Printer Friendly

Antonio Zirion Quijano, historia de la fenomenologia en Mexico.

ANTONIO ZIRION QUIJANO, HISTORIA DE LA FENOMENOLOGIA EN MEXICO, MORELIA, JITANJAFORA, 2003, 479 P. (1)

El texto que nos presenta Antonio Zirion es el resultado de una investigacion llevada a cabo entre 1996 y 1999, misma que culmino en una tesis doctoral en la Facultad de Filosofia y Letras de la Universidad Nacional Autonoma de Mexico. En tanto que es un trabajo historico resulta limitado, aunque no supone un demerito a su valor, ya que conlleva un enorme esfuerzo de comprension fenomenologica, en particular, de la surgida en las obras de Edmund Husserl (o lo que derivo de ellas) y no en la multiplicidad de fenomenologias filosoficas o cientificas, que han circulado al menos desde el siglo XVIII hasta hoy; sin embargo, advierte Zirion que en ese acotado marco de fenomenologia husserliana no existe un concepto dominante de ella surgido de los procesos interpretativos de las obras del mismo Husserl. En tales circunstancias, el autor considera una falta de sentido historico fijar una unica nocion de fenomenologia para utilizarla como punto de referencia. Pero no puede evitar mencionar que ahora, con la gran cantidad de investigacion y publicaciones que se llevan a cabo en todo el orbe, puede verse con mayor claridad:
   [...] lo que ha habido de parcialidad, de confusion, de
   apresuramiento e incluso ignorancia e incomprension, en muchas de
   las nociones de fenomenologia y en las ideas sobre la fenomenologia
   que a lo largo del siglo se difundieron por todas partes y tambien
   en Mexico. (p. 13)


En ese contexto, el autor de esta Historia de la fenomenologia en Mexico encuentra un amplio problema en los procesos interpretativos en varios momentos del periodo abordado, por ello es claro que en esta historia se encuentra el origen de todas las desorientaciones y malos entendidos respecto de la fenomenologia. En este sentido es que se quiere mostrar que la manera poco clara de comprender la fenomenologia en Mexico no es solo asunto de los interpretes mexicanos, puesto que gran parte de ese concebir la fenomenologia es herencia de otras latitudes. Como consecuencia, advierte Zirion con cierta tristeza, en Mexico no ha existido un movimiento fenomenologico de importancia dada la falta de coherencia y de sentido de finalidad o proposito que deberia caracterizar a todo movimiento filosofico; asimismo no se encuentran obras que desarrollen aspectos fenomenologicos con suficiente calidad o trabajos de investigacion excepcionales. De tal suerte que no se pudo consolidar una escuela filosofica enfocada a la fenomenologia, aun cuando en este pais se publicaron las principales obras al respecto, pero que a fin de cuentas terminaron por ser obras didacticas o de divulgacion. De esta manera se explica el por que la fenomenologia perdio atractivo despues de un cierto periodo de apogeo que se puede situar entre 1950 y 1965 dando paso a "otros movimientos o tradiciones" (p. 25), ademas de considerarla historicamente como el paso previo al existencialismo en Martin Heidegger y Jean Paul Sartre.

Otro de los factores que influyeron en la perdida de rumbo de la fenomenologia, menciona con autoridad el autor, es el considerar que esta es mas un metodo que una disciplina o una ciencia, sin tener presente que la fenomenologia designa un metodo que permite fundar una ciencia o disciplina ordenada, sistematica y rigurosa de interes cognoscitivo (cfr., p. 390), algo que pocos tomaron en cuenta y que la mayoria se quedo con la simple concepcion de metodo fenomenologico tomada de autores extranjeros y promovida en mayor grado por Jose Gaos, mismo que con sus interpretaciones fusiona la reduccion fenomenologica con la reduccion eidetica (concepcion del sujeto trascendental como una idealidad) y genera una serie de confusiones en autores posteriores (cfr., p. 400) que toman estas interpretaciones de manera dogmatica, sin un minimo de reflexion. Respecto a las particularidades de esta historia, se hace un recuento de reconocidos personajes en el ambito de la filosofia que de una u otra forma se integran al estudio, trabajo o interpretacion de la fenomenologia en donde, lamentablemente, la constante parece ser un horizonte de interpretaciones sesgadas y equivocas. Desde este tenor, el autor considera que la primera recepcion que se tiene en el pais de la fenomenologia husserliana se encuentra en Adalberto Garcia de Mendoza, quien tras haber residido siete anos en Alemania, se vuelve el principal promotor de la filosofia alemana contemporanea (desde su regreso a Mexico en 1927 y hasta la decada de 1930) en la Universidad Nacional de Mexico. (2) De manera lamentable sus escritos referentes a las tesis epistemologicas y ontologicas resultan demasiado elementales y plagados de vaguedad y confusion, en donde "las citas apocrifas no escasean" (p. 37). En Antonio Caso y en Jose Vasconcelos, resulta por demas interesante, la manera como les retira la imagen de grandes pensadores (fama de la cual siempre gozaron en la Universidad Nacional de Mexico, antes y despues de su autonomia) dejandolos en un plano de profesores limitados o mal informados. Con el primero menciona que cuando tiene su acercamiento con la fenomenologia husserliana, el ya es un profesor distinguido en la Facultad de Filosofia y Letras de la UNAM, se nutre de las publicaciones de la Revista de Occidente, que no son muchas, y ello redunda en un desarrollo un tanto parco en sus exposiciones que a decir del autor eran "de nivel elemental y no dirigidas a un publico especializado" (p. 49). Sin embargo, su posicion universitaria y su caracter de intelectual de la epoca provocaron una mayor difusion de sus escritos acerca de la fenomenologia. Con el segundo, existe una actitud hostil hacia la fenomenologia que no se halla fundamentada en una oposicion teorica o intelectual, es mas bien una repulsion visceral que para Zirion es caer en lo vulgar del insulto. Vasconcelos miraba con desden la fenomenologia por considerarla una ciencia de esencias contaminada de logicismos que solo busca el rigor de pensamiento y no la verdad, por caer en la busqueda de esencias y en el platonismo mas anacronico, totalmente alejado de la vida concreta y de la ciencia. Vasconcelos en su afan de autenticidad, de nacionalismo y de latinoamericanismo pretende alejarse del pensamiento espanol, de la Revista de Occidente, asi como de Jose Ortega y Gasset, cuya influencia se dejo sentir en varios paises de America, cual si fuera la nueva forma de colonialismo dictado por el Madrid decadente que solo traduce y adapta, que es incapaz de ser autonomo. En pocas palabras, Vasconcelos veia en la fenomenologia un autentico peligro para nuestra cultura y habia que combatirla, pues se encontraba en aumento su presencia en las aulas.

Por otro lado, entre los jovenes que iniciaban caminos propios en el ambito de la fenomenologia y que alguna vez fueron alumnos de Caso o Vasconcelos, sobresalen Samuel Ramos, Jose Romano Munoz, Eduardo Garcia Maynez y Adolfo Menendez Samara, asi como aquellos identificados con otras corrientes o escuelas filosoficas, como Francisco Larroyo, Miguel Angel Cevallos y Oswaldo Robles; lamentablemente, todos ellos, lo mismo que sus profesores, se caracterizan por una burda exposicion de la reduccion fenomenologica o epoje. Lo anterior es muestra clara de que el contacto con el pensamiento de Husserl dista de ser un contacto serio por parte de todos los personajes mencionados, es decir, utilizan expresiones fenomenologicas poco desarrolladas, aisladas, que solo trasladan conceptos o tesis pertenecientes a algun analisis propiamente fenomenologico y que ilustran las vicisitudes que se han vivido en los medios academicos mexicanos para alcanzar una comprension adecuada de la fenomenologia.

Respecto de los trasterrados espanoles y su influencia en la difusion (3) de la fenomenologia en Mexico, Zirion Quijano les dedica un capitulo, iniciando con Joaquin Xirau y Jose Gaos como los de mayor relevancia. El autor es enfatico al senalar que la fenomenologia no fue traida por vez primera al pais por los espanoles ni fue lo unico que trajeron, pero lo que es de reconocer en ellos es que a traves de sus publicaciones y sus cursos lograron la institucionalizacion en las aulas de una disciplina metodica, rigurosa y de dificil acceso, pero significativa en el ambito de la filosofia. Ello le valio prestigio a la fenomenologia (dudoso y equivoco) ademas de considerarla historicamente como el paso previo al existencialismo en Heidegger y Sartre. El climax de ese existencialismo fenomenologico se alcanza en 1948 con la aparicion del grupo Hiperion conformado, entre otros, por Emilio Uranga, Jorge Portilla, Joaquin Sanchez MacGregor, Luis Villoro, Ricardo Guerra, etcetera. Como dato importante hay que senalar el surgimiento de la investigacion del ser de lo mexicano o del mexicano, sustentandose en la fenomenologia como el metodo indicado para encontrar esa esencia o ese tipo ideal que el adjetivo nacional designa desde el nivel ontologico. Para mala fortuna de los estudiosos del tema, el compartir los puntos de vista de corte gaosiano los llevo a fundar tesis debiles y hasta contradictorias respecto de la busqueda de esa esencia nacional. Curiosamente a lo largo de toda esta historia se observa un total desden por todos aquellos profesores desaparecidos, una minima consideracion para aquellos companeros de la Facultad de Filosofia y Letras, el rechazo total para aquellos presuntos intelectuales que emiten opiniones ligeras acerca de la fenomenologia (Gustavo Escobar, Mario Albarran, Eduardo Garcia, Eli de Gortari, Mario Bunge, etcetera) y todo el apoyo al llamado circulo latinoamericano de fenomenologia, que preside el mismo Antonio Zirion.

(1) Aun cuando el texto esta fechado en 2003, su comercializacion en Morelia es en 2004 y en la Ciudad de Mexico se presento en 2005.

(2) Debe senalarse que la Universidad Nacional de Mexico es el antecedente mas cercano de la Universidad Nacional Autonoma de Mexico (UNAM), antes de que se le otorgara la autonomia universitaria en 1929.

(3) Es importante mencionar que el auge del pensamiento fenomenologico husserliano en el pais se debe en gran medida al trabajo desarrollado por este grupo de filosofos, de los cuales dice Zirion: "los estudios de fenomenologia no cobraron verdadero auge y trascendencia en nuestro pais hasta el primer lustro de los anos cuarenta, gracias al grupo de filosofos que emigro a Mexico al final de la guerra civil espanola" (p. 139).

LORENZO ESPINOSA, Profesor de la Universidad Autonoma Metropolitana-Iztapalapa, lore@xanum.uam.mx
COPYRIGHT 2006 Universidad Autonoma Metropolitana Iztapalapa
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Espinosa, Lorenzo
Publication:Signos Filosoficos
Date:Jul 1, 2006
Words:1896
Previous Article:Ser y Tiempo: semejanzas con la Etica Nicomaquea.
Next Article:The Ethics of Peace and War, Iain Atack.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters