Printer Friendly

Angel Antonio Ruiz Laboy, El tiempo de los escarabajos.

Angel Antonio Ruiz Laboy, El tiempo de los escarabajos, San Juan, Erizo Editorial, 2011.

Este ejercicio poetico, El tiempo de los escarabajos, representa para el joven poeta Angel Antonio Ruiz Laboy su primer libro completo, luego de haber lanzado en 2009, junto con Xavier Valcarcel, un libro curioso -por lo ludico de su ejecutoria-titulado Anzuelos y carnadas. Si alli existia una ausencia de direccion del yo lirico, dictada por la juguetona idea de diluir la autoria en una serie de poemas sin firma, y, por lo tanto, sin identidad del poeta de carne y hueso, hay aqui un yo evidente, que devela una personalidad literaria muy marcada, tras la huella de las andadas del poeta de carne y hueso. Liberado de la atadura de un texto sin paginacion, encuadernacion ni identificacion, Ruiz Laboy enfrenta el mercado de libros y la agenda editorial con su primer libro (bajo el signo de un simbolo antiguo (el escarabajo)), inmerso en el lago mas tetrico de la existencia humana (el tiempo). El libro comienza con un lema o dedicatoria que resalta la disyuntiva entre el silencio del yo lirico y el destinatario, posiblemente el amado. La poesia surge como una reaccion al silencio del otro: "para tu silencio que es raiz de todas mis palabras". Dividido en tres partes ("migraciones", "retornos", "relicarios"), el texto pareceria demostrar el anhelo del poeta por pautar una direccion de un viaje con dos movimientos y un tiempo de recogimiento, con el amparo de la religiosidad. El epigrafe de Vicente Aleixandre, que abre la primera seccion, denota la direccion de la poesia bajo la ironia trascendental, es decir, la conciencia de que la busqueda que se emprende es infructuosa. Se observa lo nocturno como el tiempo de encuentro y reconocimiento del ser. En la noche, el ala, carnalidad de Icaro, pugna por develar lo infinito. No se senala el objeto de la busqueda; sin embargo, el tacto carnal del ala y lo sideral de la boveda indican un contacto deseado, siempre bajo el signo del silencio, que aqui parece impulsarlo todo: el discurso poetico, como en Stephane Mallarme, Paul Claudel, Juan Ramon Jimenez, entre tantos otros poetas de la Modernidad que se vinculan con la critica poetica o con la poesia critica. Posiblemente, sin saber este vinculo, Ruiz Laboy parte de esa relacion para plasmar el reconocimiento existential anclado en el aspecto mas importante de la realidad del ser, segun lo explicaria Martin Heidegger: el tiempo. El presentimiento de lo nocturno, como se observa en el primer poema, "presentir la noche", podria expresar la pugna entre Eros y Tanatos, el reconocimiento de la imposibilidad de trascender, de oponerse a lo de arriba, a lo que oprime sin poder ser aprehendido. Afilia, a su vez, estos poemas a una tradicion antiquisima que continua ejerciendo fascinacion en la poesia contemporanea, como lo destaca Daniel Torres en la contraportada del libro. Sin embargo, aqui no sucede, como afirma Torres, que se supere a poetas como Cesar Vallejo, Constantinuis Cavafis o Vicente Aleixandre. Esta es una poesia que, por el contrario, va encaminada a fluir hacia un discurso original. Falta, no obstante, dominio sobre el ritmo--ese proscrito de la vanguardia--, seleccion de vocabulario exacto, sugerente, y eliminacion de lo coloquial--ese ara de la antipoesia--. En oposicion a la tradicion romantica, Ruiz Laboy da un giro hacia lo luminoso, maniqueismo que se observa en un poema como "Muerte de Narciso", de Jose Lezama Lima. Como en este poema, no escapa a las imagenes de lo acuatico. Siguiendo las imagenes que ya habia practicado en su libro compartido, Anzuelos y carnadas, el poema titulado "dilatar" expresa la busqueda del deseo y lo callado, del silencio que se dilata en el tiempo. El ojo de la aguja espera el hilo que lo atraviese--cuando no sea un camello--, alegoria obvia de la sexualidad. Se busca acallar ese revuelo ("los itinerarios anuncian el cierre del ojo de la aguja") para llegar al silencio ("busco descubrir el instante mas callado del silencio"). Sin embargo, lo que parecia un alejamiento es, en el fondo, una repeticion, un eterno comenzar.

Esta poesia de Ruis Laboy es, a veces, hermetica. Ya es bien sabido que el hermetismo en la poesia no es nada novedoso, desde el trovar clu de la Edad Media, pasando por los momentos grotescos y nocturnos del Barroco y del Romanticismo, hasta desembocar en el simbolismo, el surrealismo y la poesia neobarroca. Una de las vertientes dentro de ese hermetismo es la metapoesia. En "Literatura y meta-lenguaje", Roland Barthes senalaba que la literatura era un juego peligroso con su propia muerte, lo cual implicaba un estatuto tragico, pues a la literatura solo se le permite la pregunta de Edipo: "?Quien soy?"; por lo cual se le prohibe la pregunta dialectica: "?Que hacer?". Ruiz Laboy esta vinculado con una serie de poetas recientes en Puerto Rico que ya han sido identificados por su metapoesia (Noel Luna, Javier Avila, Javier Roig, Miguel Angel Nater, Mayda Colon Pagan, Aixa Audin Pauneto, Sofia Irene Cardona, Jose E. Santos, Alberto Martinez Marquez), pero mas que una poesia sobre la poesia, se trata de un discurso de impotencia ante el acto poetico, casi como si los "poetas" reconocieran que no pueden escribir "poesia". Esto resulta evidente en el poema titulado "atraganto", en el cual la grotesca imagen de atragantarse para expresar el acto poetico (o antipoetico) lleva a la relacion de la poesia con la deglucion. Se contradicen el silencio y las palabras, el eco y la mudez, la impotencia de Eco frente a Narciso:
   me atraganto en el silencio de esta herida que me nace en la
   palabra me vuelvo eco en la mudez de esta impotencia al enunciar de
   la renuncia de los nombres en huelga de significantes pero conjugo
   este dolor y trinchero desde el margen y deambulo por la estricta
   armonia de unos versos muertos que fugan a nombrar las despedidas


La ausencia de signos de puntuacion--grotesco del lenguaje que Mallarme hizo herencia clave de la poesia moderna en el poema "Un coup de des" hacia finales del siglo XIX--, salvo el punto final de cada poema, igual que la ausencia de mayusculas, contrasta con la utilidad de los titulos tradicionales que Ruiz Laboy ejecuta de manera acertada, como se observa en el poema titulado "el nombre, la ausencia y la miseria". En este ejemplo, hay una gradacion descendente que podria ser ascendente, dependiendo de la optica desde la cual se observe. Vuelve a aparecer la relacion ser / palabra / silencio, aspecto que en la poesia occidental ha trabajado George Steiner en su ensayo "El silencio y el poeta", al referir la pugna entre Apolo y Marcias como imagen de la incapacidad del lenguaje poetico para expresar lo que desea. Sin embargo, la musica, que para Steiner es lo que sustituye a la palabra impotente, ha huido de la poesia mas reciente en Puerto Rico. Ruiz Laboy continua aferrado a la idea "vanguardista" de la antipoesia que incorpora lo coloquial y lo prosaico. Hace falta pulir el ritmo para que haya poesia. No obstante, aqui se trabaja la especialidad, --como en Mallarme, Apollinaire y la poesia vanguardista--. La palabra "distancia" expresa el conocimiento de la existencia entre las palabras. A su vez, pareceria que el hombre esta en el nombre, a juzgar por la grafia que sobresale en el primer verso de la ultima estrofa. Los elementos de la escritura estan dispersos en la misma escritura, de tal manera que la poesia termina siendo una anti-poesia o no-poesia, como el hombre termina siendo no hombre en la crasis: "sabernos (N) (H)OMBRE".

Los renglones que aspiran a ser "versos" en la estetica tradicional, son innecesarios ante lo coloquial, como se desprende del texto titulado "pandemica y terrestre". Este libro de Ruiz Laboy es prosa poetica, con toda la contradiccion que encierre tal maridaje. En este texto, lo efimero, el deseo y la promiscuidad se proponen como solucion a la soledad. Sin embargo, ya en la segunda parte del libro, en el texto titulado "naufrago", se evidencia el error de esta propuesta, ya que la reiteracion de instantes es una secuela de muertes y de sufrimientos: "lastima que tu me vuelvas todo vida en un instante / y digo lastima / no por la vida / sino por el instante".

Esta seccion del libro, titulada "retornos", recupera ciertos mitos para revelar el secreto del poeta: no hay mas que conciencia del tiempo; ni la vida ni la muerte seran expresadas en la poesia, sino en el silencio. Sin embargo, faltaba trabajo sobre los textos, como puede verse en el final abrupto del primer poema, titulado "itaca profunda". Con evidente y reconocido influjo de Cavafis, no logra el impacto de la "Itaca" del griego. El desconocimiento de si mismo no destaca el viaje de conocimiento que implica Itaca. El viaje laberintico hacia el cuerpo del amado, la dispersion hacia lo sideral, podria ser una reescritura del viaje de Ulises, pero el verso final troncha lo que hubiese sido un buen poema.

El poema que da titulo al libro, ya en la tercera parte, no tiene la calidad de un poema como el que se titula "la circularidad del tiempo", en el cual se expresa "el tiempo de los escarabajos", lanzados en la mitologia egipcia hacia la eternidad. El juego eterno del ser frente a la imagen del espejo, la sed eterna de no poder aprehender lo vivido sino en un instante, la imposibilidad de recuperar lo que se fuga en el tiempo: he ahi la esencia de este libro de Angel Antonio Ruiz Laboy, de quien esperamos futura poesia, consciente de la imagen y el ritmo, del verso y sus diferencias respecto de la prosa.

Miguel Angel Nater, Ph.D.

Departamento de Estudios Hispanicos

Universidad de Puerto Rico
COPYRIGHT 2014 Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Nater, Miguel Angel
Publication:Revista de Estudios Hispanicos
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2014
Words:1761
Previous Article:El cuerpo monstruoso del texto o Mario Bellatin escribe.
Next Article:Carrion, Maria M.: Subject Stages: Marriage, Theater, and the Law in early Modern Spain.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters