Printer Friendly

Analysis of evidence in decision-making research between 2002 and 2012/Analisis de evidencia en investigaciones sobre toma de decisiones entre 2002 y 2012/Analise de evidencia em pesquisas sobre toma de decisoes entre 2002 e 2012.

La Toma de Decisiones (TD) es una actividad mental que, con algunas excepciones como las tareas rutinarias o mecanizadas por el habito, es transversal a todas las actividades del ser humano. Una persona empleara mayor o menor esfuerzo y tiempo para decidir, dependiendo de la complejidad del escenario, el numero de opciones disponibles, los valores relativos de las opciones y la trascendencia de la eleccion. El comun denominador de toda situacion de eleccion sera la deliberacion previa, lo que permite hablar de la TD dentro de los procesos de pensamiento.

La toma de una decision exige el concurso de varios procesos mentales: se requiere percibir y valorar dos o mas alternativas disponibles, eligiendo una mientras se descartan las restantes, en orden de conseguir un objetivo o recompensa. Una decision es pues, mas que un resultado, una actividad transversal a diversos procesos de pensamiento, como razonamiento, juicio, solucion de problemas y planeacion (Baron, 2008; De Vega, 1984; Holyoak & Morrison, 2005; Thagard, 2008). Dichos procesos se solapan considerablemente durante la TD, es probable que para resolver un problema, se razone acerca de las consecuencias de las posibles conductas y se decida entre conductas alternativas. Tomar una decision es, a menudo, un problema que requiere razonamiento (Holyoak & Morrison, 2005). No obstante, a pesar de lo anterior, el proceso de pensamiento con el que se asocia la TD con mayor frecuencia es la elaboracion de juicios. El juicio y la TD involucran la evaluacion del valor intrinseco o la probabilidad de que una opcion arroje cierta recompensa (juicio) emparejada con la eleccion entre alternativas (toma de decisiones). Si se considera el conocimiento sobre la naturaleza de la mente humana, oculto tras la forma en que elegimos, asi como las implicaciones sociales, politicas y economicas derivadas de dicho conocimiento, la TD se convierte en un tema de cardinal importancia para la investigacion psicologica. Dicha importancia trasciende las fronteras de la investigacion en psicologia basica, estableciendose como un tema crucial para diversas disciplinas, "Virtualmente todas las ciencias sociales--incluyendo la psicologia, sociologia, economia, ciencias politicas y derecho--dependen de modelos de comportamiento en toma de decisiones" (LeBoeuf & Shafir 2006, p. 243).

El interes de la psicologia por la TD, de acuerdo con autores como Slovic, Fischhoff y Lichtebstein (1977) y Kahneman (2003), surge durante la decada de 1950 cuando los modelos basados en el comportamiento decisorio, bajo condiciones naturales y experimentales, complementaron las nociones fundamentales de la Teoria de Eleccion Racional (ER) propias de la microeconomia. Dicho interes en la actualidad es indiscutible si se observa el creciente aumento en la produccion investigativa sobre TD durante los ultimos 60 anos. Un muestreo realizado en bases de datos afines a la psicologia y las ciencias de la conducta (APA PsycNET, Dialnet, EBSCO, JSTOR, PNAS, Redalyc, Science Direct y Web of Science), que se resume a continuacion en la figura 1, da cuenta de dicho crecimiento.

El aumento exponencial de la evidencia procedente de estudios sobre TD obliga a hacer la pregunta de si dicha evidencia favorece en la actualidad una mayor comprension del tema, dicha pregunta justifica llevar a cabo estudios en donde se establezca, a partir de criterios claros y definidos, el nivel de evidencia y grado de recomendacion para los resultados disponibles sobre TD. Un analisis metodologico de este tipo, denominado Revision Sistematica (RS), cuya utilidad ha sido ampliamente argumentada en el ambito de la salud, permite reunir, analizar, sintetizar y discutir de manera critica la informacion sobre un tema de investigacion determinado (Emparanza & Urreta, 2005; Fernandez, Borrell & Plasencia, 2001).

La RS surge en el ambito de la investigacion medica, de acuerdo con Manterola y Zavando (2009), porque su metodologia da cuenta de un orden jerarquico en la calidad de la evidencia de los estudios, para determinar si estos justifican acciones clinicas. La RS obedece a la logica de la medicina basada en la evidencia (MBE) y afronta el problema del aumento progresivo de resultados publicados y del tiempo requerido para leerlos valorando de manera adecuada la informacion.

En el ambito de la investigacion en psicologia, por otra parte, si bien es ya tradicional el articulo de revision, preparado por expertos en los contenidos, se habla del riesgo de incurrir en sesgos y conclusiones contradictorias (Mulrow, citado en Gilbody & Sowden, 2000). En respuesta a esta dificultad, se propone la RS, que abarca un amplio espectro de investigaciones sobre un tema en particular, proporciona una vision panoramica del tema revisado e indica areas particulares de incertidumbre sobre este. Con base en este planteamiento, en el presente articulo se hace enfasis en la valoracion y clasificacion de cuatro aspectos fundamentales: (a) los disenos de investigacion, instrumentos utilizados y controles establecidos para la recoleccion de la informacion; (b) el alcance del estudio, es decir si este describe, compara, correlaciona o explica el fenomeno investigado; (c) el nivel de evidencia, resultado de la coherencia entre los dos primeros aspectos evaluados y (d) el grado de recomendacion de dichos resultados para su consideracion en las discusiones teoricas actuales.

Metodo

En la actualidad son frecuentes los estudios documentales, categoria a la que pertenecen la investigacion de revision documental, el meta-analisis y la revision sistematica. El metodo aqui utilizado corresponde a esta ultima. Una revision sistematica permite, por una parte, establecer el contexto conceptual en el que se formulan las preguntas de investigacion y, por otra, examinar en detalle la evidencia empirica que fundamenta las respuestas dadas a dichas preguntas. A partir de este examen, es posible definir las tendencias teoricas presentes en un campo especifico de conocimiento.

En este articulo se presentan los resultados del examen de la evidencia encontrada en una muestra de investigaciones sobre TD en psicologia, sobre la base de su soporte metodologico, el tipo y nivel de los estudios, los controles aplicados y los procedimientos de analisis de informacion utilizados. Con base en dichos datos se establece, mediante criterios de nivel de evidencia y grado de recomendacion, el poder y alcance de los resultados examinados.

Fuentes documentales

Se seleccionaron los articulos de investigacion que se encontraron al consultar las siguientes bases de datos: APA PsycNET, Dialnet, EBSCO, JSTOR, Proceedings of the National Academy of Sciences, PNAS, Red de Revistas Cientificas de America Latina y el Caribe, Espana y Portugal Redalyc, Redalyc, Science Direct, Web of Science.

La busqueda se delimito mediante un conjunto de criterios de inclusion/exclusion. Los articulos seleccionados debian cumplir con un conjunto de criterios: estar publicados en revistas indexadas, durante el periodo comprendido entre los anos 2002 y 2012; provenir de investigaciones dentro del marco de la psicologia y el pensamiento; corresponder a investigaciones cuyo tema central fuera la toma de decisiones; estar escritos en idiomas ingles y espanol y encontrarse disponibles en texto completo (full text) en las bases de datos consultadas. Asi mismo, se excluyeron aquellos articulos publicados en revistas no indexadas, las resenas, boletines o documentos que no fueran producto de investigacion, la produccion anterior a enero de 2002, los estudios procedentes de areas diferentes a la psicologia o el pensamiento, los articulos en idiomas diferentes al ingles y el espanol y las publicaciones no disponibles en texto completo en las bases de datos seleccionadas.

La muestra recogida dista de ser representativa del volumen de publicaciones senalado en la figura 1. De este modo, por restricciones inherentes al proceso de investigacion, se reconoce la posible exclusion de material relevante para la discusion metodologica y teorica y se senala que los resultados y conclusiones presentados en este informe dan cuenta de las caracteristicas metodologicas y las tendencias en la muestra recogida y que, como tal, constituye un ejemplar de lo que puede obtenerse mediante una busqueda delimitada de acuerdo con los criterios de inclusion/exclusion relacionados, mas adelante, en el apartado dedicado a los procedimientos.

Por tal motivo, las afirmaciones y conclusiones presentadas se presentan matizadas, algunas veces, al enfatizar los aspectos limitantes mencionados. En las ocasiones en que este tipo de aclaraciones no se explicite, en aras de permitir una lectura mas agil, deben ser tenidas en cuenta las limitaciones aqui relacionadas.

Instrumentos

La clasificacion, analisis y valoracion de los articulos se llevo a cabo de acuerdo con los criterios de la Scottish Intercollegiate Guidelines Network (SIGN), que se describe a continuacion. Se eligio esta clasificacion debido a su especial enfasis en aspectos metodologicos y de diseno por encima de las implicaciones economicas o clinicas de las medidas recomendadas. De acuerdo con Manterola y Zavando la SIGN, a pesar de su orientacion clinica "considera la calidad metodologica de los estudios que componen las RS, situacion que es de interes dada la alta produccion anual de revisiones" (2009, p. 588), estos autores senalan el enfasis que la SIGN hace sobre el analisis cuantitativo y la reduccion del error sistematico. No obstante, este excesivo acento en los aspectos metodologicos y de diseno (operacionalizacion de variables, control de fuentes de error), considerado problematico para aplicacion de esta clasificacion en el ambito de la salud, se convierte en una ventaja para los objetivos de una revision sistematica en el ambito de la psicologia basica. Los criterios de clasificacion de la SIGN se resumen en la tabla a continuacion:

Procedimiento

Se llevo a cabo la busqueda de articulos hasta el 23 de mayo de 2013, restringiendo el periodo entre los anos 2002 y 2012. Se establecio el perfil de busqueda mediante las palabras clave [Decision Making] (Toma de decisiones), [OR] [Choice] (Eleccion), [AND] [Judgment] (Juicio). Se excluyeron de la busqueda aquellos resultados relacionados con estudios realizados en el campo de la medicina y la economia, que investigan la toma de decisiones en ambitos diferentes al del pensamiento [NOT] [Clinical, Healtcare, Patient, Policymaker,] (Clinico, Cuidados en salud, Paciente, Legislador en salud). (1) Los articulos seleccionados se registraron y clasificaron mediante una ficha de ingreso de informacion para luego realizar el analisis de evidencia y establecer los grados de recomendacion. El analisis de los datos, a partir de las categorias de informacion se realizo mediante el programa SPSS (StatisticalPackage for the Social Sciences) version 21.

Resultados

Clasificacion de los datos

Se revisaron 66 articulos, de los cuales a continuacion se relacionan las frecuencias relativas encontradas en cuanto a algunos criterios de inclusion, el tipo de investigacion, su alcance y su diseno.

La produccion disponible sobre TD fue mayor en idioma ingles (92.4%), que en espanol (7.6%). Los articulos fueron encontrados en las bases de datos, asi: 22.7%, en, APA PsycNET; 19.7%, en Science Direct; 16.7%, en PNAS; 16.7%, en JSTOR; 13.6%, en EBSCO; 4.5%, en Redalyc; 3.0%, en Dialnet y 3.0%, en Web of Science. Se observa, en cuanto a los tipos de investigacion, una mayor prevalencia de investigaciones empirico-analiticas (84.8%) frente a una menor proporcion de estudios de revision documental (15.2%).

Asi mismo, se observa una mayor cantidad de estudios de alcance comparativo (42.4%), seguido por los estudios correlacionales (33.3%). Ambos niveles constituyen el grueso de la muestra. Una porcion mucho menor se distribuyo entre estudios documentales (15.2%), explicativos (7.6%) y descriptivos (1.5%). Los disenos de investigacion, por su parte, fueron en su mayoria de cuasi-experimentales (39.4%) y transversales (30.3%), mientras que los disenos experimental (12.1%) y longitudinal (3.0%) tuvieron una representacion mas limitada.

Clasificacion de la evidencia

Para establecer los niveles de evidencia y grados de recomendacion se tuvieron en cuenta los controles aplicados, tanto a la muestra como a los datos; el tipo de muestreo y la validez del constructo. Habiendo aclarado esto anterior, se procede a informar acerca de los niveles de evidencia y grados de recomendacion de los estudios revisados.

Todos los articulos recomendados con grado A (recomendacion buena) correspondieron al nivel de evidencia 1b (7.6%), es decir, estudios basados en ensayos controlados y aleatorios, esto significa que en la muestra no se hallaron meta-analisis, a los cuales corresponde el nivel de evidencia mas alto: 1a.

Por otra parte, el grado de recomendacion B (Moderada) agrupo la mayoria de las investigaciones encontradas (77.3%), de las cuales solo una pequena porcion alcanzo el nivel de evidencia IIa, correspondiente a estudios prospectivos bien disenados y controlados. La mayoria de los estudios clasificados en este grado de recomendacion presentaron niveles de evidencia III (estudios no experimentales, comparativos, correlativos o de casos y controles) y IIb, (evidencia procedente de un estudio cuasi experimental).

Finalmente, bajo el grado de recomendacion C, se agrupo el total de los estudios clasificados con nivel de evidencia IV, correspondiente a criterios expertos y revisiones documentales no sistematicas. Estos resultados se resumen en la tabla 2.

El listado de articulos, categorizado mediante listado por autores se presenta al final del articulo en el Anexo.

Discusion

Como se menciono anteriormente, el principal objetivo de este articulo es informar acerca de los niveles de evidencia y grados de recomendacion hallados en una muestra de investigaciones sobre TD. Se espera que estos sirvan como criterios guia para que los investigadores interesados en la TD como proceso de pensamiento puedan seleccionar fuentes empiricas con base en la calidad de sus resultados. A continuacion, se discutiran los resultados obtenidos de acuerdo con las categorias de analisis utilizadas.

Tipo de estudios

El predominio de estudios empirico-analiticos (84.8%) sobre un 15.2% de estudios documentales senala un claro interes de los investigadores por aportar datos que fortalezcan o discutan teorias actuales sobre TD, a la vez que sugiere una escasa conceptualizacion orientada a la coherencia entre modelos. Esta situacion ya habia sido senalada por otros autores (Katsikopoulos & Lan, 2011), segun los cuales existe un mayor interes por parte de los investigadores en producir efectos novedosos, a expensas del desarrollo teorico.

De este modo, las investigaciones empiricas podrian, en lugar de aportar datos, aportar metodos y conclusiones orientados a explicar el problema de la eleccion, limitarse a presentar argumentos acerca de por que su modelo puede hacerlo o el de los otros no puede. Una deficiencia similar ya habia sido observada por otros autores en otros ambitos de la psicologia social y cognitiva (Gigerenzer 1998). Es evidente entonces un aumento en la produccion de resultados de investigacion, disociado de un esfuerzo similar por convertir los datos en un cuerpo coherente de conocimiento (sobre este aspecto se profundizara mas adelante cuando se analicen los niveles y disenos de investigacion).

Los estudios documentales, por su parte, a pesar de contribuir a la conceptualizacion y discusion teorica que reclaman los datos producidos por la investigacion empirica, distan del caracter concluyente que el analisis de evidencia confiere a los estudios meta-analiticos y de revision sistematica. La anterior afirmacion no pretende poner en duda el valor de las revisiones conceptuales, sino enfatizar el soporte que brinda a la discusion teorica el analisis de los metodos utilizados

y la necesidad de que dicho analisis sea integrado a la practica de la revision documental, mediante la realizacion de estudios de revision sistematica y meta-analisis.

Alcance de los estudios

Se destaca un elevado numero de estudios empiricos de caracter descriptivo-comparativo, una cantidad similar de estudios descriptivos-correlacionales y, finalmente, una escasa presencia de estudios explicativos.

La gran cantidad de estudios comparativos encontrados indica, en primer lugar, un interes por el estudio de variables asociadas al desempeno en tareas de decision; en segundo lugar, una propension a argumentar a favor o en contra de un modelo determinado y en tercero y ultimo (y en linea con el argumento inicial de la discusion) una inclinacion hacia la produccion de efectos novedosos. De este modo, se observa en los estudios de nivel comparativo una tendencia a poner a prueba modelos teoricos al uso sobre reconocimiento heuristico; asi como a establecer si el mecanismo utilizado por los participantes era el propuesto por un autor o por otro, frecuentemente con mayor interes en demostrar la preferencia por el uso de un mecanismo que en desentranar su mecanismo o naturaleza.

Sin desconocer el valor que los estudios comparativos tienen, en la medida que responden a las dos primeras motivaciones mencionadas, es necesario que estos favorezcan a un mayor desarrollo de los modelos disponibles, en torno a unos principios generales.

Por otra parte, en los estudios de caracter correlacional se aprecio una notable preferencia por el uso de medidas electrofisiologicas: resonancias magneticas funcionales (fMRI), Electro-encefalografias (EEG) y Registro del aumento de la conductancia electrica de la piel (ECR). Los estudios correlacionales, a diferencia de los comparativos, evidenciaron una mayor tendencia a la comprobacion/falsacion de hipotesis derivadas de modelos especificos. La categoria correlacional presenta entonces estudios cuyos resultados aportan en mayor medida al desarrollo teorico. En este nivel predomina, aunque no es exclusivo, el estudio de los correlatos entre la TD y la activacion de areas cerebrales especificas involucradas en el procesamiento de expectativas y recompensas, en especial la corteza ventro-medial pre-frontal y la corteza dorso-lateral pre-frontal. De estas lineas de investigacion se derivan algunas de las pocas investigaciones de nivel explicativo encontradas en la presente revision.

Por su parte, la categoria de estudios explicativos, como se menciono anteriormente, presenta una frecuencia mucho menor, coincidiendo en dicha categoria los disenos experimentales, es decir, aquellos que efectuan los controles mas rigurosos para la recoleccion y analisis de sus datos. Los articulos clasificados como explicativos fueron aquellos basados en el analisis de tareas perceptuales y conductuales, asi como en el registro electrofisiologico durante las tareas, la unica excepcion a esta descripcion fue uno hecho con roedores, donde se relaciono la tarea analizada con el abuso de alcohol inducido (Nasrallah, Yang & Bernstein, 2009).

Lo anterior no significa que el uso de medidas electrofisiologicas o de altos controles experimentales sea equivalente al nivel explicativo. No obstante, es valido inferir que solo alcanzaron el nivel explicativo aquellos estudios que, en condiciones de control adecuadas y suficientes, informaron acerca de relaciones claras entre aspectos concretos (variables operacionales) del comportamiento decisorio. La distribucion de los estudios, segun su alcance, de acuerdo a su nivel de evidencia se muestra a continuacion en la figura 2.

Diseno de investigacion

La mayoria de los articulos revisados se baso en disenos cuasi experimentales, el segundo diseno mas utilizado fue el transversal, unos pocos utilizaron experimentos propiamente dichos y, por ultimo, solo dos llevaron a cabo estudios longitudinales. A pesar de que muchos investigadores llaman "experimento" a las tareas (y en algunos casos a los cuestionarios) aplicados a sus muestras, la cantidad de estudios cuyos instrumentos y controles permiten clasificar su diseno como experimental es minima. Muchas investigaciones revisadas, que aplicaron tareas en condiciones experimentales con controles adecuados, presentaron, en su mayoria, limitaciones relacionadas con caracteristicas de la muestra (estudiantes de psicologia) o con las condiciones de recoleccion de los datos (ensayos de entrenamiento y grupos de control).

Es comprensible entonces que a pesar de la idoneidad del diseno experimental y cuasi experimental para investigar la TD, muy pocos articulos puedan clasificarse en estas categorias. El comun denominador de los articulos clasificados aqui como experimentales fue la aplicacion de estrictos controles sobre la muestra evaluada, asi como sobre las condiciones de recoleccion de los datos y los analisis de los resultados.

Por ultimo, respecto a los disenos de investigacion, solo se hallaron dos estudios longitudinales (Dhami, 2003; Iyengar, Wells & Schwartz, 2006). Las investigaciones en las que se implemento este diseno buscaban hallar variaciones intra-individuales, dependientes de otras variables, a lo largo de un periodo limitado. No se encontraron pues estudios longitudinales que apuntaran a dar cuenta de cambios dependientes del desarrollo, de efectos de aprendizaje, o de transferencia de habilidades de un dominio de desempeno a otro. La escasez de este tipo de diseno contradice el que se supondria un objetivo principal de la investigacion aplicada sobre TD, a saber, la determinacion de patrones de mejora (dependientes de desarrollo, aprendizaje o entrenamiento) en la capacidad para tomar decisiones para su implementacion en programas de intervencion. La distribucion de los disenos, de acuerdo con su nivel de evidencia se presenta a continuacion en la figura 3.

Se concluye entonces, respecto al analisis de los disenos de investigacion, la necesidad de que los investigadores implementen mayores controles, tanto para la seleccion de las muestras como para la recoleccion y analisis de los datos. Tanto este aspecto, referido a las caracteristicas de la muestra, como los relacionados con los disenos merece ser discutido de forma mas profunda, lo cual se hara a continuacion.

La representatividad muestral

A pesar de que podria considerarse a priori que un muestreo intencional (usado por la mayoria de los articulos revisados) afectaria negativamente la calidad de los resultados, este no es el unico o mas alto estandar para la generalizacion de los resultados (Argibay, 2009); una muestra no representativa, utilizada en un diseno experimental o cuasi experimental, puede ser compensada mediante controles adecuados sobre esta, una robusta validez de constructo, un estricto control de las variables independientes y fuentes de error, y un adecuado analisis estadistico de los resultados. De alli que, con independencia del tamano muestral, se puedan atribuir niveles de evidencia y grados de recomendacion altos a algunos estudios experimentales y cuasi experimentales revisados. Bajo este mismo criterio, muchos estudios, a pesar de contar con muestras amplias, no alcanzaron niveles de calidad alta, debido a deficiencias de controles mencionadas en el apartado anterior. (2)

La calidad de la evidencia y su grado de recomendacion

Una lectura global de los resultados muestra un reducido numero estudios cuya calidad de evidencia es alta. La distribucion indica un interes moderado por la discusion teorica (el grado C), un enorme interes de los investigadores por los datos empiricos (grado B) y un preocupante vacio de datos que aporten al desarrollo de los modelos, a la delimitacion del campo teorico y a la formulacion de una teoria o modelo de TD que contemple la generalidad y sus excepciones, que se traduce en una enorme divergencia teorica, especialmente en investigaciones de psicologia basica y social.

No obstante, una excepcion a la mencionada divergencia teorica se encuentra en el estudio de los correlatos neurofisiologicos de expectativas y perdidas, en esta area, con independencia de los modelos teoricos, prevalece un interes por la comprobacion/falsacion de hipotesis sobre la conducta decisoria, sobre argumentacion de la superioridad o inferioridad de una teoria frente a otra. Fue en este conjunto de estudios donde se hallo mayor coherencia y desarrollo teorico, a la vez que una tendencia a alcanzar niveles explicativos.

A partir de la revision metodologica, del material disponible para los investigadores interesados en TD, los autores del presente estudio llegamos a las siguientes conclusiones. En primer lugar, existe un creciente numero de resultados de investigacion empirica sobre TD disociado de la cantidad de revisiones documentales disponibles sobre esta. A su vez, entre los estudios de revision documental faltan revisiones que informen sobre la calidad metodologica de la investigacion empirica, esto se traduce en la necesidad de que se lleven a cabo meta-analisis y mas revisiones sistematicas sobre la TD como proceso de pensamiento.

En segundo lugar, mayor cantidad de estudios comparativos en psicologia basica frente a una mayor cantidad de estudios neuropsicologicos correlacionales coincide con la divergencia y multiplicidad teorica en la primera (por la tendencia a comparar entre modelos) frente a un mayor desarrollo y coherencia teorica en los segundos (por la tendencia a probar los modelos mediante disenos diferentes).

Persisten entonces, limitaciones como la mencionada por Katsikopoulos y Lan (2011) y discutido por otros autores en revisiones teoricas aqui incluidas (Betsch & Glockner, 2010; Glockner & Betsch, 2011), impuestas al desarrollo teorico como la abundancia de modelos (algunos derivados de otros), la busqueda de resultados a favor de un modelo o en contra de otro, y la busqueda de resultados originales en detrimento de la adecuacion de los instrumentos utilizados. Si al creciente volumen de datos empiricos se suma un esfuerzo por clasificar, mediante la revision metodologica, la investigacion que respalda dichos datos, sera posible dar forma a un cuerpo coherente de evidencia orientado a una teoria general de la TD como objeto de estudio en psicologia.

Doi: dx.doi.org/ 10.12804/apl33.01.2015.08

Referencias

Antonides, G., & Kroft, M. (2005). Fairness judgments in household decision making. Journal of Economic Psychology, 26, 902-913.

Argibay, J. C. (2009). Muestra en investigacion cuantitativa. Subjetividad y procesos cognitivos, 13(1), 13-29.

Baron, J. (2008). Thinking and Deciding. New York: Cambridge University Press.

Bartels D. M., & Medin D. L. (2007). Are Morally Motivated Decision Makers Insensitive to the Consequences of Their Choices? Psychological Science, 18(1), 24-28.

Basten, U., Biele, G., Heekeren, H. R., & Fiebach, C. J. (2010). How the brain integrates costs and benefits during decision making. Proceedings of the National Academy of Sciences, 14(107), 21767-21772.

Bechara, A. (2004). The role of emotion in decision-making: Evidence from neurological patients with orbitofrontal damage. Brain and Cognition, 55, 30-40.

Bechara, A., Damasio, A. R., Damasio, H., & Anderson, S. W. (1994). Insensitivity to future consequences following damage to human prefrontal cortex. Cognition, 50(1-3), 7-15.

Beer, J. S., Knight, R. T., & D'Esposito, M. (2006). Controlling the Integration of Emotion and Cognition: The Role of Frontal Cortex in Distinguishing Helpful from Hurtful Emotional Information. Psychological Science, 17(5), 448-453.

Betsch, T., & Glockner, A. (2010). Intuition in Judgment and Decision Making: Extensive Thinking without effort. Psychological Inquiry, 21, 279-294.

Brown, J. C. (2006). The effects of behavioral and outcome feedback on prudent decision making under conditions of present and future uncer tainty. Judgment and Decision Making, 1 (1), 76-85.

Bush, G., Vogt, B. A., Holmes, J., Dale, A. M., Greve, D., Jenike, M. A., & Rosen, B. R. (2002). Dorsal anterior cingulate cortex: A role in reward-based decision making. Proceedings of the National Academy of Sciences, 00(1), 523-528.

Chuang, S. (2007). Sadder but Wiser or Happier and Smarter? A Demonstration of Judgment and Decision Making. The Journal of Psychology, 141(1), 63-76.

Contreras, D., Catena, A., Candido, A., Perales, J., & Maldonado, A. (2008). Funciones de la corteza prefrontal ventromedial en la toma de decisiones emocionales. International Journal of Clinical and Health Psychology, 8(1), 285-313.

Denburg, N. L., Recknor, E. C., Bechara, A., & Tranel, D. (2006). Psychophysiological anticipation of positive outcomes promotes advantageous decision-making in normal older persons. International Journal of Psychophisiology, 61, 19-25.

Dhami, M. K., (2003). Psychological Models of Professional Decision Making. Psychological Science, 14(2), 175-180.

Dobbins, I. (2009). Rules Versus Evidence in Memory and Non-Memory Decision-Making. Military Psychology, 21(1), 113-122.

Emparranza, J., & Urreta, I. (2005). Revision sistematica y meta-analisis. Anales de pediatria continuada, 3(6), 1-9.

Ermer, E., Cosmides, L., & Tooby, J. (2008). Relative status regulates risky decision making about resources in men: evidence for the co-evolution of motivation and cognition. Evolution andHuman Behavior, 29, 106-118.

Fernandez, E., Borrell, C., & Plasencia, A. (2001). El valor de las revisiones y el valor de revisiones. Gaceta Sanitaria, 15(4), 1-2.

Ferreira M. B., Garcia-Marques, L., Sherman S. J., & Sherman J. W. (2006). Automatic and Controlled Components of Judgment and Decision

Making. Journal of Personality and Social Psychology, 9(5), 797-813.

Fletcher, J. M., Marks, A. D., & Hine, D. W (2011). Working memory capacity and cognitive styles in decision-making. Personality and Individual Differences, 50, 1136-1141.

Forstmann, B. U., Anwander, A., Schafer, A., Neumann, J., Brown, S., Wagenmakers, E. J.... Turner, R. (2010). Cortico-striatal connections predict control over speed and accuracy in perceptual decision making. Proceedings of the National Academy of Sciences, 107(36), 1591615920.

Forstmann, B. U., Dutilh, G., Brown, S., Neumann, J., von Cramon, D. Y., Ridderinkhof, K. R., & Wagenmakers, E. J. (2008). Striatum and preSMA facilitate decision-making under time pressure. Proceedings of the National Academy of Sciences, 105(45), 17538-17542.

Galotti, K. M. (2007). Decision Structuring in Important Real-Life Choices. Psychological Science, 18(4), 320-325.

Garcia-Retamero, R., & Hoffrage, U. (2009). Influencia de las creencias causales en los procesos de toma de decisiones. Revista mexicana de psicologia, 26(1), 103-111.

Garcia-Retamero, R., Muller, S. M., Catena, A., & Maldonado, A. (2009). The power of causal beliefs and conflicting evidence on causal judgments and decision making. Learning and Motivation, 40, 284-297.

Gehring, W., & Willoughby, A. (2002). The medial frontal cortex and the rapid processing of monetary gains and losses. Science, 295(5563), 2279-2282.

Gigerenzer, G. (1998). Surrogates for Theories. Theory & Psychology, 8(2), 195-204.

Gilbody, S., & Sowden, A. (2000). Systematic Review in mental healt. En: N. Rowland & S. Goss (Eds.), Evidence-Based Counselling and Psychological Therapies (pp. 147-170) Londres: Routledge.

Glockner, A., & Witteman, C. (2010). Beyond dual-process models: A categorization of processes underlying intuitive judgement and decision making. Thinking and Reasoning, 16(1), 1-25.

Glockner, A., Betsch, T. (2011). The empirical content of theories in judgment and decision making: Shortcomings and remedies. Judgment and Decision Making, 6(8), 711-721.

Gordillo, F., Salvador, J., Arana, J. M., Mestas, L., Meilan, J. J. G., Carro, J., & Perez E. (2010). Estudio de la toma de decisiones en una variante de la Iowa Gambling Task. Revista Electronica de Emocion y Motivacion, 13(34), 88-107.

Green, L., Myerson, J., & Macaux E. W., (2005). Temporal discounting when the choice is between two delayed rewards. Journal of Experimental Psychology, 31(5), 1121-1133.

Hajcak, G., Holroyd, C. B., Moser, J., & Simons, R. (2005). Brain potentials associated with expected and unexpected good and bad outcomes. Psychophysiology, 42, 161-170.

Hajcak, G., Holroyd, C., Moser, J., & Simons, R. (2007). It's worse than you thought: The feedback negativity and violations of reward prediction in gambling tasks. Psychophysiology, 44, 905-912.

Halberstadt, J., & Catty, S. (2008). Analytic Thought Disrupts Familiarity-Based Decision Making. Social Cognition, 26(6), 755-765.

Han, S., Lerner, J. S., & Keltner, D. (2007). Feelings and Consumer Decision Making: The Appraisal-Tendency Framework. Journal of consumer psychology, 17(3), 158-168.

Hartwigsen, G., Baumgaertner, A., Price, C. J., Koehnke, M., Ulmer, S., Siebner, H. R., (2010). Phonological decisions require both the left and right supramarginal gyri. Proceedings of the National Academy of Sciences, 107(38), 16494-16499.

Hewig, J., Trippe, R., Hecht, H., Coles M. G., Holroyd, C. B., & Miltner, W. H. (2007). Decision-making in Blackjack: An electrophysiological analysis. Cerebral Cortex, 17, 865-877.

Hilbig, B. E., Erdfelder, E., & Pohl, R. F. (2012). A Matter of Time: Antecedents of one-reason Decision Making Based on Recognition. Acta Psychologica, 141, 9-16.

Hill, S. E., & Buss, D. M. (2010). Risk and relative social rank: positional concerns and risky shifts in probabilistic decision-making. Evolution and Human Behavior, 31, 219-226.

Holroyd, C. B., Krigolson, O. E., Baker, R., Lee, S., & Gibson, J. (2009). When is an error not a prediction error? An electrophysiological investigation. Cognitive, Affective, & Behavioral Neuroscience, 9(1), 59-70.

Holroyd, C., Nieuwenhuis, S., Yeung, N., & Cohen, J. (2003). Errors in reward prediction are reflected in the event-related brain potential. Neuroreport, 14(18), 2481-2484.

Holyoak, K., & Morrison, R. (2005). Thinking and Reasoning: A Reader's Guide. En K. Holyoak. & R. Morrison (Eds.), The Cambridge Handbook of thinking and reasoning (pp. 1-9). New York: Cambridge University Press.

Iyengar, S. S., Wells, R. E., & Schwartz, B. (2006). Doing better but feeling worse: looking for the best job undermines satisfaction. Psychological Science, 17(2), 143-150.

Jones, C. S., & Kaplan, M. F. (2003). The Effects of Racially Stereotypical Crimes on Juror Decision-Making and Information-Processing Strategies. Basic and Applied Social Psychology, 25(1), 1-13.

Kahneman, D. (2003). A perspective on judgment and choice: Mapping bounded rationality. American Psychologist, 58(9), 697-720.

Kareev, Y., & Avrahami, J. (2007). Choosing between Adaptive Agents: Some Unexpected Implications of Level of Scrutiny. Psychological Science, 18(7), 636-641.

Katsikopoulos, K. V, & Lan, C. H. (2011). Herbert Simon's Spell on Judgment and decision making. Judgment and decision making, 6(8), 722-732.

Lavin, C., San Martin, R., Bravo, D., Contreras, L., & Isla, P. (2011). Potenciales cerebrales relacionados a feedback en el estudio del aprendizaje y la toma de decisiones economicas. Revista Latinoamericana de Psicologia, 43(3), 455-471.

LeBoeuf, R. A., & Shafir, E. B. (2006). Decision Making. En K. Holyoak & R. Morrison (Eds.), The Cambridge Handbook of thinking and reasoning (pp. 243-266). New York: Cambridge University Press.

Manterola, C., & Zavando, D. (2009). Como interpretar los "niveles de evidencia" en los diferentes escenarios clinicos. Revista Chilena de Cirugia, 61(6), 582-595.

Mills, C. M., & Grant, M. G. (2009). Biased decision-making: developing an understanding of how positive and negative relationships may skew judgments. Developmental Science, 12(5), 784-797.

Nasrallah, N. A., Yang, H. W., & Bernstein, I. L. (2009). Long-term risk preference and suboptimal decision making following adolescent alcohol use. Proceedings of the National Academy of Sciences, 106(41), 17600-17604.

Nieuwenhuis, S., Yeung, N., Holroyd, C., Schurger, A., & Cohen, J. D. (2004). Sensitivity of electro physiological activity from medial frontal cortex to utilitarian and performance feedback. Cerebral Cortex, 14, 741-747.

Osman, M., & Shanks, D. R. (2005). Individual differences in causal learning and decision making. Acta Psychologica, 120, 93-112.

Pachur, T., & Olsson, H. (2012). Type of learning task impacts performance and strategy selection in decision making. Cognitive Psychology 65, 207-240

Paul, I., Wearden, J., Bannier, D., Gontier, E., Le Dantec, C., & Rebai, M. (2011). Making decisions about time: Event-related potentials and judgements about the equality of durations. Biological Psychology, 88, 94-103.

Peters, E., Vastfjall, D., Slovic, P., Mertz, C. K., Mazzocco K., & Dickert, S. (2006). Numeracy and Decision Making. Psychological Science, 17(5), 407-413.

Prencipe, A., & Zelazo, P. D. (2005). Development of Affective Decision Making for Self and Other: Evidence for the Integration of Firstand Third-Person Perspectives. Psychological Science, 16(7), 501-505.

Reniers, R., Corcoran, R., Vollm, B. A., Mashru, A., Howard, R., & Liddle, P F. (2012). Moral decision-making, ToM, empathy and the default mode network. Biological Psychology, 90, 202-210.

Richter, T., & Spath, P (2006). Recognition Is Used as One Cue Among Others in Judgment and Decision Making. Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, and Cognition, 32(1), 150-162.

Russo, J. E., Carlson K. A., & Meloy, M. G. (2006). Choosing an Inferior Alternative. Psychological Science, 17(10), 899-904.

Sagi, A., & Friedland, N. (2007). The cost of richness: the effect of the size and diversity of decision sets on post-decision regret. Journal of Personality and Social Psychology, 93(4), 515-112.

San Martin, R., Manes, F., Hurtado, E., Isla, P, & Ibanez, A. (2010). Size and probability of rewards modulate the feedback error-related negativity associated with wins but not losses in a monetarily rewarded gambling task. NeuroImage, 51(3), 1194-1204.

Sanfey, A. G., Hastie, R., Colvin, M. K., & Grafman, J. (2003). Phineas gauged: decision-making and the human prefrontal cortex. Neuropsychologia, 41, 1218-1229.

Simon, D., Krawczyk, D. C., & Holyoak, K. J. (2004). Construction of Preferences by Constraint Satisfaction. Psychological Science, 15(5), 331-336.

Stanley, D. A., Sokol-Hessner, P, Mahzarin R., Banaji, M., & Phelps, E. A. (2011). Implicit race attitudes predict trustworthiness judgments and economic trust decisions. Proceedings of the National Academy of Sciences, 108(19), 7710-7715.

Slovic, P, Fischhoff, B., & Lichtebstein, S. (1977). Behavioral Decision Theory. Annual Review of Psychology, 28(1), 1-39.

Tan, L. H., Chan, A. H., Kay, P, Khong, P. L, Yip, L. K., & Kang-Kwong, L. (2008). Language affects patterns of brain activation associated with perceptual decision. Proceedings of the National Academy of Sciences, 105(10), 4004-4009.

Thagard, P. (2008). La Mente. Introduccion a las ciencias cognitivas. Madrid: Katz.

Tollner, T., Rangelov, D. R., & Muller, H. J. (2012). How the speed of motor-response decisions, but not focal-attentional selection, differs as a function of task set and target prevalence. Proceedings of the National Academy of Sciences, 109(8), 11086-11095.

Van't-Wout, M., & Sanfey, A. G. (2008). Friend or foe: the effect of implicit trustworthiness judments in social decision-making. Cognition, 108, 796-803.

Vega de, M. (1984). Introduccion a la psicologia cognitiva. Madrid: Alianza.

Velez, A. E., Borja, K. C., & Ostrosky-Solis, F. (2010). Efectos del consumo de marihuana sobre la toma de decision. Revista Mexicana de Psicologia, 27(2), 309-315.

Vlaev, I., & Chater, N. (2006). Game Relativity: How Context Influences Strategic Decision Making. Journal of experimental Psychology: Learning, Memory, and Cognition, 32(1), 131-149.

Weller, J. A., Levin, I. P, Shiv, B., & Bechara, A. (2007). Neural Correlates of Adaptive Decision Making for Risky Gains and Losses. Psychological Science, 18(11), 958-964.

Wua, S., Delgado, M., & Maloney, L. T. (2009). Economic decision-making compared with an equivalent motor task. Proceedings of the National Academy of Sciences, 106(15), 6088-6093.

Yamagishi, K. (2003). Effects of valence and framing in decision making II: Estimating subjective weighting. Japanese Psychological Research, 45(3), 173-187.

Yechiam, E., Busemeyer, J. R., Stout, J. C., & Bechara, A. (2005). Using Cognitive Models to Map Relations between Neuropsychological Disorders and Human Decision-Making Deficits. Psychological Science, 16(12), 973-978.

Zaki, J., & Mitchell, J. P. (2011). Equitable decision making is associated with neural markers of intrinsic value. Proceedings of the National Academy of Sciences, 108(49), 19761-19766.

Fecha de recepcion: 4 de junio de 2014

Fecha de aceptacion: 29 de septiembre de 2014

Anexo

Listado de articulos, identificado por autores y clasificado por niveles de evidencia encontrados.

1b.A: Nasrallah, Yang y Bemstein, 2009; Forstmann, Anwander, Schafer, Neumann, Brown, Wagenmakers, Bogacz y Turner, 2010; Hartwigsen, Baumgaertner, Price, Koehnke, Ulmer y Siebner, 2010; San Martin, Manes, Hurtado, Isla y Ibanez, 2010; Tollner, Rangelov, y Muller, 2012.

lla. B: Dhami, 2003; Iyengar, Wells y Schwartz, 2006.

llb. B Bush, Vogt, Holmes, Dale, Greve, Jenike y Rosen, 2002; Gehring y Willoughby, 2002; Holroyd, Nieuwenhuis, Yeung y Cohen, 2003; Sanfey, Hastie, Colvin y Grafman, 2003; Nieuwenhuis, Yeung, Holroyd, Schurger y Cohen, 2004; Hajcak, Holroyd, Moser, y Simons, 2005; Osman y Shanks, 2005; Denburg, Recknor, Bechara y Tranel, 2006; Ferreira Garcia-Marques, Sherman y Sherman 2006; Richter y Spath, 2006; Vlaev y Chater, 2006; Hajcak, Holroyd, Moser y Simons, 2007; Hewig, Trippe, Hecht, Coles Holroyd y Miltner, 2007; Hilbig, Erdfelder y Pohl, 2012; Ermer, Cosmides y Tooby, 2008; Forstmann, Dutilh, Brown, Neumann, von Cramon, Ridderinkhof y Wagenmakers, 2008; Holroyd, Krigolson, Baker, Lee y Gibson, 2009; Wua, Delgado y Maloney, 2009; Basten, Biele, Heekeren y Fiebach, 2010; Gordillo, Salvador, Arana, Mestas, Meilan, Carro y Perez, 2010; Paula, Wearden, Banniera, Gontiera, Le Dantecc y Rebaia, 2011; Zaki y Mitchell, 2011; Pachur y Olsson, 2012.

III. B Reniers, Corcoran, Vollm, Mashru, Howard y Liddle, 2002; Jones y Kaplan, 2003; Yamagishi, 2003; Simon, Krawczyk y Holyoak, 2004; Antonides y Kroft, 2005; Green, Myerson y Macaux, 2005; Prencipe y Zelazo, 2005; Beer, Knight y D'Esposito 2006; Brown, 2006; Peters, Vastfjall, Slovic, Mertz, Mazzocco y Dickert, 2006; Russo, Carlson y Meloy, 2006; Bartels y Medin, 2007; Chuang, 2007; Kareev y Avrahami, 2007; Sagi y Friedland, 2007; Weller, Levin, Shiv y Bechara, 2007; Halberstadt y Catty, 2008; Tan, Chan, Kay, Khong, Yip y Kang-Kwong, 2008; Van't Wout y Sanfey, 2008; Dobbins, 2009; Garcia-Retamero, Muller, Catena y Maldonado, 2009; Mills y Grant, 2009; Hill y Buss, 2010; Velez, Borja y Ostrosky-Solis, 2010; Fletcher, Marks y Hine, 2011; Stanley, Sokol-Hessner, Mahzarin Banaji y Phelps, 2011.

IV. C Bechara, 2004; Yechiam, Busemeyer, Stout y Bechara, 2005; Galotti, 2007; Han, Lerner y Keltner, 2007; Contreras, Catena, Candido, Perales y Maldonado, 2008; Garcia-Retamero y Hoffrage, 2009; Betsch y Glockner, 2010; Glockner y Witteman, 2010; Glockner y Betsch, 2011; Lavin, San Martin, Bravo, Contreras y Isla, 2011.

Jorge Ivan Fernandez Arbelaez, Johny Villada Zapata *

Universidad de Antioquia

* Jorge Ivan Fernandez Arbelaez, Departamento de Psicologia, Universidad de Antioquia; Johny Villada Zapata, Departamento de Psicologia, Universidad de Antioquia.

La correspondencia relacionada con este articulo debe ser dirigida a Jorge Ivan Fernandez Arbelaez, Departamento de Psicologia, Universidad de Antioquia. Correo electronico: fernandezarbelaez@gmail.com

(1) Termino utilizado por los estudios desde perspectivas economicas orientados a la discusion sobre politicas publicas.

(2) Como se menciono en el apartado metodologico de este articulo, el especial enfasis que la SIGN hace, sobre el control en aspectos metodologicos, es la razon por la cual se considera una clasificacion idonea para su aplicacion en revisiones sistematicas en psicologia.
Tabla 1

Clasificacion de los niveles de evidencia y grados de recomendacion
basados en la clasificacion de la Scottish Intercollegiate
Guidelines Network (SIGN)

Niveles de evidencia

I.a. La evidencia cientifica procede de revisiones siste maticas,
meta-analisis, de experimentos controlados y aleatorios.

I.b La evidencia cientifica procede de, al menos, un experimento
controlado y aleatorio.

II.a La evidencia cientifica procede de, al menos, un estudio
prospectivo controlado, bien disenado y sin aleatorizar.

II.b La evidencia cientifica procede de, al menos, un estu dio
cuasi experimental, bien disenado.

III La evidencia cientifica procede de estudios descripti vos no
experimentales, bien disenados, como estudios comparativos, de
correlacion o de casos y controles.

IV La evidencia cientifica procede de documentos u opiniones de
expertos y/o experiencias clinicas de autoridades de prestigio.

Grados de recomendacion

A Corresponde a los niveles de evidencia cientifica I.a y I.b.
Existe una evidencia 'buena' con base en la investigacion para
apoyar la recomendacion.

B Corresponde a los niveles de evidencia cientifica II.a, II.b y
III. Existe una evidencia 'moderada' con base en la investigacion
para apoyar la recomendacion.

C Corresponde al nivel de evidencia IV La recomendacion se basa en
la opinion de expertos o en un panel de consenso.

Tabla 2

Niveles de evidencia y grados de recomendacion

Investigaciones

Nivel de evidencia   Frecuencia   Porcentaje

I.a                       0            0%
I.b                       5          7.6%
II.a                      2          3.0%
II.b                     23         34.8%
III                      26         39.4%
IV                       10         15.2%
Total                    66          100%

Investigaciones

Grado de             Frecuencia   Porcentaje
recomendacion

A                         5          7.6%
B                        51         77.3%
C                        10         15.2%
Total                    66          100%

Figura 1. Estudios sobre toma de decisiones durante el periodo
1950-2012

            Toma de decisiones

1950-1960   11
1961-1970   57
1971-1980   180
1981-1990   375
1991-2000   870
2001-2012   4818

Note: Table made from bar graph.

Figura 2. Nivel de evidencia de los estudios de acuerdo
con su alcance

                            I.b   II.a   II.b   III   IV

Descriptivo                                     1
Descriptivo-Comparativo           2      10     16
Descriptivo-Correlacional   2            12     9
Explicativo                 3            1
Revision documental                                   10

Note: Table made from bar graph.

Figura 3. Nivel de evidencia de los estudios de acuerdo con
su diseno

                        I.b   II.a   II.b   III   IV

Cuasiexperimental                    19     7
Experimental            5            3
Longitudinal                  2
I Revision documental                             10
Transversal                          1      19

Note: Table made from bar graph.
COPYRIGHT 2015 Universidad del Rosario
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Arbelaez, Jorge Ivan Fernandez; Zapata, Johny Villada
Publication:Avances en Psicologia Latinoamericana
Date:Jan 1, 2015
Words:6930
Previous Article:Social skills rating system--Brazilian version: new exploratory and confirmatory factorial analyses/Version brasilena del sistema de evaluacion de...
Next Article:Transformations of memory: articulations between Sigmund Freud and Eric Kandel (transformations of memory)/As transformacoes da memoria: articulacoes...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters