Printer Friendly

Analisis de los recursos locales de Servicios Sociales destinados a las familias en situacion de riesgo psicosocial en un contexto de crisis.

Introduccion

Los Servicios Sociales comunitarios constituyen en la actualidad la red basica de soporte para muchos individuos y familias. Para el caso de Andalucia, segun las estadisticas oficiales de la Junta de Andalucia, en torno a 1.000.000 de personas acuden anualmente a este dispositivo. El actual periodo de crisis socioeconomica, acompanado del cambio de multiples factores y de la aparicion de diversos fenomenos emergentes, ha incidido en el incremento de la heterogeneidad de las necesidades sociales y en el aumento de las situaciones familiares que pueden ser consideradas de riesgo por encontrarse en estadios de vulnerabilidad y de exclusion social (Garces, 2012).

En este sentido tampoco hay que olvidar los innumerables y profundos efectos que la crisis ha provocado en la infancia y sus condiciones de vida, especialmente en nuestro pais. Condiciones intimamente ligadas a la desigualdad social tanto actual como futura y que no han sido objeto de respuestas categoricas por parte del ambito social publico. Mas bien, se puede decir que la disminucion de los recursos disponibles dedicados a la infancia ha sido significativa (Navarro y Clua-Losada, 2012).

Los Servicios Sociales constituyen un sistema de proteccion y prevencion fundamental que, segun Casado (2008), se integran como instrumento de la politica social puesta en marcha por la sociedad y los poderes publicos para atender las necesidades basicas de los individuos, familias, grupos y comunidades.

No obstante, la accion publica tambien ha sido objeto de transformaciones coyunturales de diversa indole, enmarcadas dentro de las estrictas exigencias del mercado y de la ideologia neoliberal. Esta circunstancia se ha traducido en intervenciones sociales que retornan al pasado terreno moral (Hamzaoui, 2005). Es en este punto donde, como dice Garces (2012), la percepcion economica toma un protagonismo excesivo y el Estado de bienestar vuelve a desempenar su papel primigenio en respuesta a la amenazadora inestabilidad de su funcion actual.

El desarrollo normativo del Sistema publico de Servicios Sociales se inicia dentro del marco legislativo de la Constitucion Espanola de 1978, que senala en su articulo 148.1.20 la competencia en materia de asistencia social de las distintas comunidades autonomas. Tambien se vincula al articulo 13.22 del primer Estatuto andaluz de 1981, que ratificaba la competencia en Servicios Sociales otorgada por nuestro texto constitucional. Asi, en Andalucia nace la primera Ley de Servicios Sociales (Ley 2/1988, de 4 de abril, de Servicios Sociales de Andalucia), vigente casi tres decadas y derogada por la reciente Ley 9/2016, de 27 de diciembre, de Servicios Sociales de Andalucia. La ratificacion de la competencia autonomica en esta materia tambien se contempla en el actual Estatuto de Autonomia de Andalucia (Ley Organica 2/2007, de 19 de marzo, de Reforma del Estatuto de Autonomia de Andalucia) en su articulo 61.1.a.

La nueva Ley andaluza de Servicios Sociales define el Sistema Publico de Servicios Sociales como una red integrada de responsabilidad y control publico de atencion con una funcion promotora, preventiva, protectora y asistencial (art.2.5). Se trata de un sistema de caracter universal (art. 7.1), suponiendo un derecho subjetivo y exigible (art. 3.6 y art. 7.2). Su finalidad natural se dirige hacia el impulso de la accion social para conseguir el bienestar desde el empoderamiento, la autonomia y la autodeterminacion individual y colectiva. Todo ello en base a un trabajo cooperativo entre ciudadania, agentes economicos, sociales e instituciones (art. 24.4).

El Sistema Publico de Servicios Sociales se estructura en el primer nivel de atencion en los Servicios Sociales comunitarios. Estos constituyen la estructura basica de servicios sociales y el acceso al resto de los dispositivos asistenciales que componen la estructura del sistema. Ademas, son la primera referencia en cuanto al proceso de intervencion en base a las necesidades (valoracion, planificacion, tratamiento, seguimiento y coordinacion) y la prevencion de situaciones de vulnerabilidad social. Sus caracteristicas intrinsecas mas destacadas estan relacionadas con la universalidad y con la proximidad a la comunidad (art. 26 y art. 27).

La familia. Realidad dinamica, objeto y sujeto de intervencion social

La familia, en palabras de Rodrigo y Palacios (1998), se puede definir como:
La union de personas que comparten un proyecto vital de existencia en
comun que se quiere duradero, en el que se generan fuertes sentimientos
de pertenencia a dicho grupo, existe un compromiso personal entre sus
miembros y se establecen intensas relaciones de intimidad, reciprocidad
y dependencia (p. 33).


A esta conceptualizacion se anaden cuestiones estructurales que tienen que ver con la importancia de las unidades familiares en los procesos de socializacion y reproduccion de los sistemas normativos, asi como el cuidado y la proteccion de los miembros que la integran.

En los paises que pertenecen al modelo mediterraneo de bienestar, como es el caso de Espana, la familia juega un rol clave en los procesos sociales, complementando y apoyando en numerosas ocasiones al propio sistema al actuar como pilar sustentador del individuo y, por tanto, de la sociedad. Este hecho constituye un elemento caracteristico y diferenciador del resto de modelos (Moreno, 2002; Flaquer, 2004; Flaquer, 2006; Montagut, 2008).

El contexto familiar tiene un papel fundamental para un desarrollo humano saludable. Supone la unidad basica de integracion social y, por lo tanto, la base educativa de la trayectoria individual y social a lo largo de todo el ciclo vital, con una vinculacion afectiva segura y estimulante. Este sera un proceso en constante evolucion a lo largo de toda la vida de la persona, donde el sistema familiar siempre estara presente y activo en su funcion (Rodrigo y Palacios, 1998).

Este posicionamiento de la familia como agente clave en el bienestar de las personas y sociedades esta experimentando cambios relevantes en los ultimos tiempos, derivados del incremento de diversidad de situaciones y familias, asi como de adaptaciones que tienen que realizarse para dar respuesta a las situaciones de dificultad que muchas familias viven como resultado del proceso de recesion y crisis. Todo ello genera nuevas ramificaciones tanto en la forma como en el funcionamiento de este sistema social, que en ocasiones han traido asociados fenomenos de riesgo social que empujan consigo a las familias hacia procesos de vulnerabilidad y situaciones de exclusion social.

Estamos ante lo que se denomina posmodernizacion familiar, como asegura Beck (1996), una modernizacion reflexiva que pretende significar una autotransformacion y que se refejla en un aumento en la diversidad y complejidad de situaciones de necesidad y carencia.

La pluralidad de problematicas familiares, fruto de la evolucion social y de las caracteristicas propias de un sistema de bienestar mediterraneo, se encuentra vinculada con el actual panorama de recesion economica sistemica. En este escenario concurre el deterioro de los Servicios Sociales en la mayoria de las comunidades autonomas espanolas (11 de las 17 existentes no llegan al nivel de desarrollo medio bajo). Asi lo expresa el ultimo Informe sobre el Indice de Desarrollo de los Servicios Sociales (DEC) correspondiente al ano 2015 (Garcia, Barriga, Ramirez, Zubiria y Velasco, 2016). Entre ellas y en decimo lugar se situa Andalucia, con un irrelevante nivel de desarrollo de Servicios Sociales, aun contando con una mejora en esta evolucion con respecto al ano anterior.

Esta perspectiva de recesion del sistema es ratificada en el II Informe sobre los Servicios Sociales en Espana (Lima, 2016), a partir de los discursos profesionales sobre la gestion de la crisis economica, llevada a cabo desde los poderes publicos. Los resultados de este Informe muestran un amplio consenso entre los trabajadores y las trabajadoras sociales en afirmar que las medidas de austeridad, lejos de mitigar las necesidades de las personas y familias en situacion de vulnerabilidad, las ha agravado de forma directa y contundente, sin detenerse en analizar el impacto de estas politicas en los servicios sociales, en las personas que estos atienden y, en definitiva, en la cohesion y el bienestar social.

La presencia de situaciones adversas hace que existan muchos casos en los que los sistemas familiares no pueden llevar a cabo sus cometidos con respecto a los ninos, ninas y adolescentes; ya sea bien de forma puntual o permanente y siendo ademas incapaces de solucionar los problemas por si mismos. Estas son las familias que se denominan en situacion de riesgo psicosocial y son, por lo tanto, disfuncionales (Rodrigo, Maiquez, Martin y Byrne, 2008).

En este sentido y en linea con las circunstancias adversas familiares, se encuentra el auge de las intervenciones familiares bajo el concepto de preservacion familiar y promocion de la parentalidad positiva. Aqui es donde se encuadran las llamadas intervenciones psicoeducativas, que buscan apoyar y facilitar el buen ejercicio de la responsabilidad familiar, dando respuesta a las situaciones de riesgo con un enfoque positivo, diverso y amplio de la familia, de sus transacciones y crisis y de la busqueda de respuestas especificas en cada caso concreto. Todo ello mediante actuaciones que posibilitan el desarrollo de habilidades y capacidades de afrontamiento y optimizacion funcional, una alternativa a la ya clasica finalidad reparadora o de tratamiento que descansa en la teoria del deficit y que desemboca en medidas de naturaleza punitiva (Rodrigo, Maiquez, Martin y Byrne, 2008; Rodrigo, Maiquez y Martin-Quintana, 2010; Menendez, Arenas, Perez y Lorence, 2012).

Tanto estas intervenciones psicoeducativas como el resto de actuaciones realizadas por los dispositivos de Servicios Sociales comunitarios se pueden clasificar, atendiendo a la propuesta de Gordon (1980), en tres tipos: universales (toda la poblacion), selectivas (personas, familias o grupos con ciertos requisitos, de nivel de riesgo leve o moderado o que tengan una necesidad o problematica que no implique una situacion de adversidad) e indicadas (precisan de valoracion y derivacion profesional previa y su nivel de riesgo es alto).

Realidad y necesidades de los sistemas familiares en el contexto actual

Las familias que se situan en los niveles mencionados de mayor riesgo o vulnerabilidad, asi como aquellas que se pueden considerar en situacion de exclusion social, presentan diversas necesidades de diferente naturaleza, en la mayoria de los casos interconectadas. Existen factores presentes en el nivel socioeconomico que generan consecuencias asociadas al "modelo del estres economico familiar", y que inciden de forma directa "en el ajuste parental y en la calidad de la crianza, los cuales repercuten en variables de ajuste en el adolescente" (Taylor, 2007, en Arranz y Oliva, 2010, p.24).

Los ultimos datos de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV, INE, 2016) situan, por un lado, la tasa de riesgo de pobreza del conjunto de la poblacion en el 22,1 por ciento, encontrandose los menores de 16 anos 6.7 puntos por encima (ECV del ano 2015). En cuanto al tipo de hogar, la mayor tasa de riesgo de pobreza se asienta en los hogares donde conviven menores (37,5 por ciento). Como dato a destacar, Andalucia se situa en el primer puesto a nivel autonomico con un 35,7 por ciento de tasa de riesgo de pobreza.

Por otro lado, los ingresos medios anuales de los hogares espanoles se han reducido el 0,2 por ciento respecto al ano anterior que, aunque en menor medida, siguen la tonica descendente desde que comenzo la crisis en 2008. Segun refejlan los datos sobre la situacion y las dificultades economicas de los hogares, el 13,7 por ciento de los encuestados reconocio tener mucha dificultad para llegar a fin de mes. Los hogares andaluces se presentan entre los porcentajes mas elevados en relacion con la capacidad de afrontar gastos imprevistos (55,0 por ciento) y permitirse ir de vacaciones al menos una semana al ano (55,0 por ciento).

No obstante, cabe destacar la reduccion que la tasa AROPE ha experimentado en sus tres ejes de analisis en 2015: riesgo de pobreza (0,1 por ciento), carencia material severa (0,7 por ciento) y baja intensidad en el empleo (1,7 por ciento).

Otro aspecto a tener en cuenta en el ambito de las necesidades familiares es la falta de empleo. Segun el Decreto-Ley 8/2014, de 10 de junio, de medidas extraordinarias y urgentes para la inclusion social a traves del empleo y el fomento de la solidaridad en Andalucia, el numero de familias en situacion de exclusion social o en riesgo de estarlo han aumentado considerablemente en Andalucia. Muchas familias, que antes no precisaban la atencion de los Servicios Sociales ni tampoco ayudas publicas para cubrir sus necesidades basicas, se ven abocadas a vivir bajo los umbrales de pobreza, intensificandose esta situacion en familias con menores a cargo.

Ademas de las necesidades economicas, las familias presentan necesidades vinculadas a las relaciones y al funcionamiento familiar. La presencia de dificultades de diversa indole puede conllevar conflictos relacionales que inciden en desajustes funcionales. Como dice Ruiz (1999), esta presencia de conflicto crea una atmosfera de inseguridad que dificulta el desarrollo funcional adecuado de la familia y de sus miembros.

En este tipo de necesidades, asi como en las socioeconomicas descritas, disponer de un apoyo social es un elemento de proteccion fundamental. Este, junto con el capital social, que implica diversidad en la estructura de la red y calidad de las relaciones, es uno de los elementos que favorecen la practica de la parentalidad positiva (Rodrigo, Maiquez y Martin-Quintana, 2010).

Desde este enfoque resulta relevante la proteccion de las redes familiares y la potenciacion y el fortalecimiento de una red de apoyo social informal primordial, ya que sirve de contencion en transiciones normativas naturales familiares y en aquellas extraordinarias que suponen un riesgo inesperado y que ponen a prueba los factores protectores y las habilidades de afrontamiento familiar. Aun asi, esta gran malla protectora en ocasiones no es suficiente ante situaciones que desbordan tanto las capacidades familiares como las de sus fuentes de apoyo. Es entonces cuando la red de apoyo formal pasa a formar parte de las herramientas de respuesta ante situaciones de riesgo, con el objetivo de lograr bienestar y unas condiciones de vida optimas. Cuestiones que son abordadas desde el ambito publico administrativo e institucional, especialmente, desde el Sistema Publico de Servicios Sociales.

De acuerdo con ello, el actual Sistema espanol de proteccion social intenta garantizar la atencion formal a familias con menores y que esten en situacion de dificultad, a traves de actuaciones y de apoyo familiar que se llevan a cabo desde los dispositivos de Servicios Sociales. Las politicas sociales han activado recursos de apoyo familiar, pero aunque exista respaldo legislativo e institucional, las medidas adoptadas suponen una ayuda insuficiente frente a la considerable accion social que realizan las familias, pues "a menudo el modelo se da por sentado y es por eso por lo que gran parte de las leyes y de las politicas sociales solo brindan proteccion al modelo de manera indirecta o implicita" (Naldini, 2003).

En el marco de la realidad familiar descrito, es importante destacar la escasez de investigaciones a nivel local, tanto de estudio de necesidades familiares como de analisis de los recursos sociales individuales y comunitarios destinados a las mismas. Los dispositivos locales son los que estan mas proximos a las familias, conocen las situaciones de necesidad de primera mano, realizan los diagnosticos pertinentes y los resultados de sus decisiones y acciones recaen directamente en sobre ellas.

Tener conocimiento del saber profesional desarrollado en el area de servicios sociales municipales permite discernir mejor las demandas que pueden estar generandose y que no se pueden estar teniendo en cuenta en el diseno y evaluacion de las actuaciones de mayor nivel como pueden ser planes y programas. Acciones que deben basarse en politicas innovadoras que respondan a las nuevas necesidades sociales en cada contexto (De la Red y Barranco, 2014).

Este articulo tiene como finalidad presentar la realidad de los recursos de atencion a las familias que se prestan desde los Servicios Sociales comunitarios, desde la base del conocimiento inicial de los recursos disponibles en el caso de Huelva.

La necesidad de conocer las intervenciones y recursos es algo que ya se ha puesto de manifesto previamente. Este trabajo aborda, por un lado, el estudio de las intervenciones de atencion y apoyo familiar que se implementan desde los dispositivos pertenecientes a los Servicios Sociales comunitarios y, por otro lado, se pretende analizar en que medida los recursos pueden estar relacionados con las zonas basicas de Servicios Sociales (ZBSS). La poblacion diana a la que van dirigidas estas actuaciones seran familias con hijos menores a cargo y que se encuentren en una situacion de vulnerabilidad social, segun las diversas necesidades presentes en el sistema familiar.

La difusion de los resultados del presente estudio ha contado con el apoyo del Ministerio de Educacion, Cultura y Deporte del Gobierno de Espana a traves del Programa Nacional de Formacion de Profesorado Universitario (FPU15/03909).

1. Metodo

La metodologia del trabajo ha sido fundamentalmente cuantitativa. Se plantean los siguientes objetivos especificos:

1. Examinar las caracteristicas principales de los recursos de intervencion y apoyo familiar.

2. Analizar las relaciones que pueden existir entre las caracteristicas de los recursos y las zonas a las que van destinados.

3. Explorar las caracteristicas y condiciones especificas de los programas de caracter psicoeducativo.

2. Participantes

En el estudio participaron 15 dispositivos pertenecientes al nivel basico de atencion del Sistema Publico de Servicios Sociales onubense. Nueve de ellos pertenecian a las zonas basicas de Servicios Sociales de la Diputacion Provincial de Huelva, que dan servicio a un total de 73 municipios. Los seis restantes correspondian a los Ayuntamientos de mas de 20.000 habitantes y, por ello, independientes en materia de coordinacion y gestion de sus Servicios Sociales Comunitarios. En la tabla 1 se muestran los datos descriptivos principales de los dispositivos de los Servicios Sociales Comunitarios pertenecientes a las Corporaciones Locales.

3. Instrumentos

En el trabajo de campo, realizado en el ano 2015, se han utilizado dos herramientas ad hoc de recogida de datos: ficha del recurso y ficha del dispositivo y zona. Las dimensiones y variables de ambas quedan sintetizadas en los cuadros 1 y 2 que siguen a continuacion.

La ficha del recurso aborda los objetivos primero y tercero. Para el objetivo segundo, se utiliza la ficha del dispositivo y zona.

La ficha del dispositivo y zona fue cumplimentada con datos del Instituto de Estadistica de Andalucia y otras fuentes estadisticas nacionales por la investigadora. La ficha del recurso, con formato cuestionario, fue cumplimentada por los profesionales de los Servicios Sociales comunitarios de la Diputacion Provincial.

Las variables, en relacion con los recursos, incluidas en el analisis son: intervencion de caracter psicosocial/psicoeducativo; requisito de acceso, segun clasificacion de Gordon (1980); modalidad de la intervencion y grado de sistematicidad. Con respecto a las variables de los dispositivos, se han elegido dos: contexto (rural o urbano) y nivel socioeconomico de la zona. Estas variables se han seleccionado con la logica de la intervencion social y ad hoc por el equipo investigador, dada la ausencia de criterios estandarizados y validados a este nivel territorial.

Los programas psicoeducativos se han analizado con relacion a: requisitos de acceso de la poblacion a los recursos segun clasificacion de Gordon (1980), modalidad de la intervencion y grado de sistematicidad.

4. Resultados

Los resultados de este trabajo se presentan acordes con la estructura planteada en los objetivos.

4.1. Caracteristicas principales de los recursos de intervencion y apoyo familiar, sus destinatarios y los requisitos de acceso a estos

Se han identificado y analizado un total de 278 recursos, de los que 180 son intervenciones generales en ambas corporaciones locales. El resto de recursos, que ascienden a 98, se tratan de actuaciones especificas realizadas en zonas y municipios concretos. La Diputacion provincial cuenta con 73 de estas intervenciones especificas (destacando Cuenca Minera con 11) y un total de 25 corresponden al ambito municipal de los ayuntamientos (destacando Huelva capital con 9); dos zonas con necesidades especiales.

Los dispositivos de Servicios Sociales de base que cuentan con menos recursos (generales y especificos) de atencion y apoyo familiar son la zona basica de Servicios Sociales de Almonte (14), seguida de Isla Cristina (15), Moguer (15) y Ayamonte (16). Todas pertenecen a ayuntamientos de mas de 20.000 habitantes. Huelva capital (21) presenta diferencias con respecto a las demas zonas. Los dispositivos con mayor numero de recursos pertenecen a la Diputacion, destacando la zona de necesidades de transformacion social (ZNTS) Cuenca Minera (23).

En relacion al ambito territorial de intervencion, 180 recursos son provinciales (65 por ciento), 72 comarcales (26 por ciento) y 26 municipales (9 por ciento). En cuanto al sector de intervencion, del total de recursos 180 son intersectoriales, se implementan con la colaboracion de otros dispositivos externos (65 por ciento) y un total de 98 se desarrollan exclusivamente por los dispositivos de Servicios Sociales comunitarios (35 por ciento).

En cuanto a los requisitos de acceso de la poblacion a los distintos recursos familiares, de los 278 analizados, un total de 191 (69 por ciento) requieren algun requisito previo para acceder, generalmente por pertenecer a un colectivo especifico (20,5 por ciento) o por cuestiones economicas (16,2 por ciento). Pero el mas representativo de estos requisitos es el nivel de riesgo psicosocial alto (44,2 por ciento). En este sentido, haciendo referencia a la clasificacion de Gordon (1980), los resultados muestran que el 45 por ciento son intervenciones selectivas, seguidas muy de cerca por las indicadas con el 44 por ciento y, por ultimo, las universales con el 11 por ciento.

Haciendo referencia a los destinatarios de las acciones, predominan las familias (70 por ciento), los adultos (20 por ciento), los adolescentes (7,6 por ciento), los menores en general (2 por ciento) y solo los ninos (0,4 por ciento).

En relacion al caracter de la intervencion, los recursos de caracter psicosocial/psicoeducativo (31 por ciento) y los de caracter economico (21,8 por ciento) son los mas representativos. Los menos frecuentes son los que tienen que ver con el ocio y tiempo libre (0,6 por ciento). Con valores intermedios (11 por ciento) cabe destacar las intervenciones que tienen que ver con la vivienda y el empleo. Tambien se encuentran los recursos destinados al apoyo en alimentacion (6,8 por ciento).

En referencia a los resultados descriptivos de las demas caracteristicas basicas de la intervencion, como se muestra en la tabla 2, lo mas significativo es que mas de la mitad de los recursos son de caracter individual/familiar (69,4 por ciento), frente a los recursos grupales/comunitarios (30,6 por ciento). Asi como la implementacion de los recursos de la muestra se lleva a cabo, en su mayoria, en colaboracion con profesionales de otros dispositivos externos a los Servicios Sociales comunitarios, alcanzando un total de 180 acciones intersectoriales (64,7 por ciento). Ninguno de los recursos analizados se implementan de forma totalmente externa. Las actuaciones se llevan a cabo mayormente por mandato legislativo o inclusion en planes de accion (son todas las comunes), seguido por el convencimiento profesional por deteccion de necesidades del contexto.

4.2. Relacion entre las caracteristicas de los recursos destinados a las familias y las zonas de aplicacion

A continuacion se detallan los resultados obtenidos en la variable "contexto" con respecto a los cuatro items de la ficha de recursos citados en la metodologia. En primer lugar, hablaremos de la relacion existente entre el contexto rural o urbano y las intervenciones de caracter psicosocial/psicoeducativo. Los analisis estadisticos ponen de manifesto que no existen diferencias estadisticamente significativas en este tipo de actuaciones en funcion del contexto de la zona de aplicacion ([X.sup.2] = .043; p = .836).

En segundo lugar, con respecto a la relacion entre los contextos de intervencion y la accesibilidad a los recursos (Gordon, 1980), no se observan diferencias significativas ([X.sup.2] = .226; p = .893). Tanto los contextos rurales como los urbanos siguen la misma tendencia, resultando las actuaciones selectivas e indicadas las mas habituales.

En tercer lugar, se ha puesto en relacion las modalidades de intervencion con los contextos rurales y urbanos. En este caso tampoco se han obtenido diferencias estadisticamente significativas ([X.sup.2] = .034; p = .855). En ambos contextos, la modalidad individual/familiar es la mas destacada, representando mas de la mitad de los recursos de intervencion, alcanzando el 68,9 por ciento en el ambito rural y el 69,9 por ciento en el urbano.

En ultimo lugar se han estudiado los datos que se referen a la sistematicidad de las intervenciones. Los resultados muestran que en los dos contextos la amplia mayoria de intervenciones son sistematicas, el 79,5 por ciento se desarrollan en contexto rural y el 78,2 por ciento se aplican en zonas urbanas, no observandose tampoco diferencias estadisticamente significativas en este caso ([X.sup.2] = .227; p = .893).

Se describen a continuacion las relaciones existentes entre el nivel socioeconomico de las zonas y las cuatro variables. En primer lugar, se ha analizado si varia el porcentaje de las intervenciones psicoeducativas que se desarrollan en funcion del nivel socioeconomico de la zona de aplicacion. Se observa que este tipo de recursos se encuentran en mayor proporcion en las zonas basicas de Servicios Sociales con nivel socioeconomico mas bajo (41,2 por ciento). A pesar de ello, las diferencias observadas no son estadisticamente significativas ([X.sup.2] = .306; p = .959).

Los datos obtenidos manifestan que generalmente en todas las zonas, independientemente del nivel socioeconomico, las intervenciones predominantes son las selectivas indicadas. No se observan diferencias estadisticamente significativas ([X.sup.2] = 1.340; p = .969).

En tercer lugar, los recursos de caracter individual/familiar son los mas destacados en la muestra, tanto en los niveles socioeconomicos altos como bajos. En este caso tampoco existen diferencias estadisticamente significativas ([X.sup.2] = .721; p = .868).

Por ultimo y en cuanto a la relacion entre el nivel socioeconomico y la sistematicidad de los recursos, los datos muestran que en todas las zonas, independientemente de su nivel socioeconomico, las intervenciones de atencion y apoyo familiar sistematizadas son las mas representativas, seguidas muy de lejos de las intervenciones sistematicas de forma parcial. Los recursos no sistematicos tienen muy poca presencia en todos los casos. No existen diferencias estadisticamente significativas en el grado de estructuracion de las intervenciones en funcion del nivel socioeconomico de la zona de aplicacion ([X.sup.2] = 1.768; p = .940).

4.3. Caracteristicas y condiciones especificas de los programas de caracter psicoeducativo

Para analizar la relacion entre los requisitos de acceso y el caracter psicoeducativo de las intervenciones se ha seguido tambien a Gordon (1980). Los resultados de esta relacion son muy significativos ([X.sup.2] = 13.943; p = .01), refejlando que los recursos psicosociales/psicoeducativos mayoritariamente son de acceso selectivo (58,7 por ciento); es decir, que la poblacion puede acceder a ellos si cumplen algun tipo de requisito previo.

En cuanto a la relacion entre la modalidad de intervencion y el caracter psicoeducativo o no de las intervenciones, los resultados obtenidos son tambien altamente significativos ([X.sup.2] = 148,306; p = .000). Los recursos psicoeducativos se desarrollan principalmente con modalidad grupal o comunitaria (7,5 por ciento), siendo por el contrario las intervenciones de caracter no psicoeducativo las que se aplican mayoritariamente con una modalidad individual o familiar (96,4por ciento).

Finalmente, con respecto al grado de sistematicidad las pruebas tambien son estadisticamente significativas ([X.sup.2] = 95.521; p = .000). Las intervenciones de caracter psicoeducativo son sistematicas (51,4 por ciento) o lo son parcialmente (47,7 por ciento). Solo un porcentaje muy pequeno de este tipo de recursos no sigue ningun proceso metodico previo.

5. Discusion

Los resultados de esta investigacion giran en torno a varios bloques. En cuanto a los recursos de intervencion, se observa que en situaciones de necesidad se han puesto en marcha actuaciones que tienen que ver principalmente con la promocion y la preservacion familiar (caracter psicosocial/psicoeducativo), seguido de intervenciones de apoyo economico, que toman un segundo pero destacado plano.

A partir de ahi, el apoyo en vivienda, empleo y alimentacion refluerzan el perfil de la intervencion profesional, que apuesta por el empoderamiento, el refluerzo relacional familiar y el favorecimiento del re-equilibrio familiar a traves de una proteccion sustancial.

Se pone de manifesto el incipiente cambio de perspectiva en las acciones publicas con respecto a la proteccion familiar, que ya no se limitan a los planteamientos tradicionales y meramente asistencialistas, sino que abogan por una perspectiva mas positiva, preventiva y fortalecedora de la intervencion familiar (Rodrigo, Maiquez, Martin y Byrne, 2008).

En este sentido, la perspectiva de las fortalezas dentro de la intervencion en Trabajo Social va tomando cada vez mas fuerza, posibilitando la apertura del campo de accion hacia la potenciacion individual y social y, por tanto, hacia el desarrollo de los puntos fuertes desde el descubrimiento, la transformacion, la certidumbre y el trabajo activo de las personas (De la Paz, 2011).

Las zonas de Diputacion contienen un mayor numero de recursos que los ayuntamientos, excepto en el caso de la capital. Este resultado muestra la diferencia en la capacidad de atencion entre las distintas corporaciones locales, traduciendose en detrimento de las grandes poblaciones urbanas, donde se encuentran la mayor parte de las familias con hijos, que se alojan fundamentalmente fuera de los ambitos de la Diputacion.

Las intervenciones de atencion y apoyo familiar que se llevan a cabo son en su mayoria las mismas en todas las zonas y dispositivos, ya que su aplicacion esta estipulada en la legislacion vigente. Estas representan mas del doble que las intervenciones especificas por zona, que son aquellas no obligatorias por mandato legislativo. Esto refejla una tendencia homogenea a hora de implantar medidas que cubran las necesidades de las familias que se atienden desde los Servicios Sociales comunitarios. En cuanto a las acciones especificas tampoco existe una amplia heterogeneidad.

Por otro lado, y en prueba de la especial vulnerabilidad y riesgo de exclusion social en las que se encuentran las llamadas "zonas de necesidades de transformacion social" (ZNTS), tambien presentan resultados diferentes en el numero de intervenciones de apoyo familiar que reciben con respecto al resto, contando con mayor numero de acciones especificas adaptadas a las necesidades especiales de su poblacion.

Los dispositivos trabajan principalmente en red con intervenciones intersectoriales que abarcan las problematicas familiares de forma mas integral. De esta lectura se puede deducir que los servicios de atencion publica han tenido que abrir sus puertas a colaboraciones externas, no solo por el beneficio que esto aporta a la mejora de la intervencion, sino porque las carencias de recursos ha hecho necesario la alianza entre equipos profesionales que puedan dar respuesta a las nuevas y complejas problematicas familiares.

Estas necesidades se atienden con el convencimiento de que son prioritarias y urgentes y que no pueden esperar a la burocracia legislativa e institucional, poniendose asi en manos de las entidades pertenecientes al Tercer Sector. Estas organizaciones sociales se encuentran en mejor tesitura para atender problematicas especificas que el sector publico que, bien por falta de presupuesto o de capacidad de gestion, es incapaz de absorber de forma eficiente (Buffet, Rubio y Sosvilla, 2013).

Por ello, despues de las intervenciones que son comunes en todas las zonas impuestas por imperativos legales o por planes de accion y que, por lo tanto son sistematicas, estan aquellos recursos iniciados con el convencimiento profesional de su necesidad y que cuentan con evidencias derivadas de la experiencia. Estos datos ponen de manifesto la importante labor profesional que los equipos interdisciplinares que componen los Servicios Sociales comunitarios realizan en el proceso de intervencion social y en la calidad de estos servicios.

Los recursos identificados en su mayoria no son de caracter universal, sino que la poblacion que accede a los mismos normalmente presenta alguna caracteristica especifica, generalmente un nivel de riesgo medio o alto. Es por ello por lo que el trabajo de estas intervenciones, en su mayoria preventivas, cobran una gran importancia en el ambito de la Atencion Primaria.

Los Servicios Sociales Comunitarios implementan acciones que, en su mayoria, son de modalidad individual/familiar frente a las grupales/comunitarias. En este sentido, hay que destacar que ambos tipos de recursos son ventajosos y necesarios. Por un lado, las intervenciones individuales atienden las necesidades particulares de cada miembro y, por el otro las grupales, tambien presentes en el analisis aunque en menor numero, inciden en las necesidades familiares, tomando como base que la familia es mas que la suma de sus miembros. Para conseguir que las intervenciones sean integrales y eficientes es necesario que ambas modalidades se complementen y esten lo mas equiparadas posible en cuanto al numero de recursos.

El binomio individual/grupal es un mecanismo de accion donde las familias en su conjunto son las destinatarias protagonistas en las intervenciones, seguida de los adultos y los adolescentes (Taylor, 2007, citado en Arranz y Oliva, 2010). De los recursos de apoyo en todos los dispositivos, destacan los destinados a paliar las problematicas relacionadas con estas dimensiones.

Las intervenciones de caracter psicosocial/psicoeducativo son fundamentalmente de acceso no universal, con lo que las familias beneficiarias tienen que ser derivadas por profesionales que han realizado un diagnostico previo. Los recursos psicoeducativos identificados son fundamentalmente de modalidad grupal/comunitaria y tienen un alto grado de sistematicidad, lo que implica que estas intervenciones cumplen con algunos de los estandares de los programas basados en evidencia (Small, Cooney y O'Connor, 2009).

En este sentido, cabe senalar la importancia de llevar a cabo actuaciones sistematizadas y cuyos resultados sean evaluados. Es necesario hacer una valoracion del impacto de la labor profesional proporcionando una retroalimentacion que servira, por un lado, como base para realizar mejoras en las politicas sociales y en el enriquecimiento de la toma de decisiones profesionales y, por otro, para avanzar mediante intervenciones basadas en la evidencia, contribuyendo al establecimiento de criterios de calidad que configuren un servicio de naturaleza analoga al valor individual y social que la familia posee.

Por otra parte, en relacion al deficitario desarrollo de los Servicios Sociales comunitarios de Andalucia expuesto (Garcia, Barriga, Ramirez, Zubiria y Velasco, 2016), cabe destacar que el Sistema Publico de Servicios Sociales comunitarios tiene suficientes recursos de atencion psicosocial/psicoeducativa y de caracter economico, al igual que destacan los de acceso a la informacion y asesoramiento; pero adolece de otro tipo de intervenciones como son las de ocio y tiempo libre, que parecen olvidadas y son igualmente necesarias, sobre todo en el colectivo de menores. Es necesario incidir en la importancia de una revision e impulso de las actuaciones ludicas dirigidas especialmente a adolescentes. Ademas, los grupos de ayuda mutua y grupos de apoyo no estan los suficientemente representados y son intervenciones de sobra conocidas por su necesidad de implantacion en todas las zonas y a todos los perfiles familiares (Santana, 2003).

Sin duda, la escasez de este tipo de intervenciones tiene que ver con la situacion de crisis existente desde hace casi una decada, al ser las primeras que se vieron perjudicadas por los recortes en el gasto social, desestabilizando asi la eficiencia de una intervencion integral y sistemica. Ante el incremento y complejidad de las demandas actuales, se han realizado intervenciones con objetivos muy concretos y basados siempre en un tipo especifico de prestaciones como asidero principal ante situaciones de desequilibrio, dejando a un lado otras igualmente prioritarias como las dirigidas a la construccion, mejora y enriquecimiento de las interrelaciones sociales (De la Red y Barranco, 2014).

6. Conclusiones

En cuanto a los recursos, es necesario resaltar que deben incidir por igual en los tres ejes centrales que desequilibran el sistema familiar en la actualidad: el economico, el interrelacional y el psicosocial. Todo ello desde la apuesta de la adaptacion a las necesidades reales, abarcando todas sus dimensiones y en conjunto, utilizando las modalidades de intervencion como formas complementarias para ofrecer respuestas mas enriquecedoras a las realidades existentes.

De igual forma, el empoderamiento, la autonomia y la autodeterminacion individual y colectiva, como dispone la nueva Ley de Servicios Sociales de Andalucia, son elementos de extremo valor que deben ser tenidos en cuenta en todas las implementaciones, especialmente en las dirigidas a las familias en situacion de riesgo.

Dentro de estas acciones, hay tener en cuenta que las evaluaciones de las intervenciones genera un conocimiento empirico que dirige acciones eficaces y eficientes basadas en la evidencia cientifica y en las buenas practicas profesionales. Por lo tanto, es de vital importancia otorgarle un espacio en el proceso ciclico tanto de la investigacion como de la intervencion.

Por ultimo, no podemos olvidar que el contexto de intervencion local debe tenerse en cuenta como pieza clave en la toma de decisiones a nivel provincial, bajo los principios rectores del Sistema, en especial, el de proximidad.

En este sentido, hubiera sido interesante realizar el analisis de la percepcion de las familias usuarias con respecto a los recursos de los que disponen. Otra de las limitaciones se encuentra dentro del proceso de trabajo de campo, y tiene que ver con el analisis del Tercer Sector. Una comparativa entre los dos estudios ofreceria conclusiones mas amplias sobre la forma en que la atencion familiar ha cambiado tras la crisis economica. Tambien habria sido interesante abordar el estudio de los dispositivos de atencion especializada, ampliando la fotografia del mapa de recursos para familias con hijos menores a cargo.

En definitiva, objetivos como lograr intervenciones basadas en la evidencia y apostar por el feed-back constante entre intervencion e investigacion son indispensables para alcanzar la excelencia en la intervencion familiar y en las actuaciones que desarrollan el Trabajo Social y demas profesionales afines al ambito de lo social, para lograr la cohesion y el cambio social. Un objetivo comun tan prioritario como complejo en el marco de la actual configuracion estructural de la sociedad a la que llamamos postmoderna y que esta acompanada de cambios en la familia y de su entorno. Transformaciones que dibujan otro panorama de necesidades mas holistico, multidimensional y heterogeneo y que, por tanto, necesitan de intervenciones que al mismo nivel satisfagan de forma integral estas nuevas necesidades coyunturales.

7. Referencias bibliograficas

Arranz, E. y Oliva, A. (coords.) (2010). Desarrollo psicologico en las nuevas estructuras familiares. Madrid: Piramide.

Beck, U., Giddens, A. y Lash, E. (eds.) (1996). Reflexive Modernisierung. EineKontroverse. Frankfurt: Suhrkamp. Traducido por Orestes Sandoval Lopez (1999). Modernizacion reflexiva. Archplus, 146. Disponible en: http://www.criterios.es/pdf/archplusbeckmoder.pdf

Buffet, P., Rubio, J.J. y Sosvilla, S. (2013). El tercer sector social en Espana: atributos y caracteristicas del mecenazgo y la flantropia. Informacion Comercial Espanola. Revista de Economia, 872, 79-91.

Casado, D. (2008). Los servicios sociales: carencias relativas a las situaciones de pobreza, marginacion social, exclusion y desigualdades. En: VI Informe sobre Exclusion y Desarrollo social en Espana (pp.145-156). Madrid: Fundacion Foessa.

De la Paz, P. (2011). La intervencion en Trabajo Social desde la perspectiva de las fortalezas. Cuadernos De Trabajo Social, 24, 155-163. doi:10.5209/rev_CUTS.2011.v24.36865

De la Red, N. y Barranco, C. (2014). Trabajo Social y participacion en las politicas sociales. Azarbe. Revista Internacional de Trabajo Social y Bienestar, 3, 39-45.

Flaquer, L. (2000). Las politicas familiares en una perspectiva comparada. Barcelona: Fundacion La Caixa.

Flaquer, L. (2004). La articulacion entre familia y el estado de bienestar en los paises de la Europa del sur. Papers Revista de Sociologia, 73, 27-58.

Flaquer, L. (2006). Familia y politicas publicas. En: A.M. Morales Moreno y J.M. Miquel (dirs.), Derecho, sociedad y familia: cambio y continuidad (pp. 229-239). Madrid: Facultad de Derecho de la Universidad Autonoma de Madrid.

Garces, A. (2012). Los nuevos retos de los servicios sociales en Espana. Madrid: Epraxis.

Garcia, G., Barriga, L., Ramirez, J.M., Zubiria, A. y Velasco, L. (2016). Indice de Desarrollo de los Servicios Sociales 2015. Madrid: Asociacion Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales.

Gordon, T. (1980). Parent Effectiveness Training. A preventive program and its effects on families. En: M.J. Fine (ed.), Handbook on Parent Education (pp.101-121). Nueva York: Academic Press.

Hamzaoui, M. (2005). Trabajo Social Territorializado. Las transformaciones de la accion publica en la intervencion social. Valencia: NAU Libres.

Instituto Nacional de Estadistica.. (2016). Encuesta de Condiciones de Vida (ECV). Ano 2015 (resultados definitivos). Nota de Prensa del 24 de mayo de 2016. Recuperado de: http://www.ine.es/prensa/np969.pdf

Lima, A.I. (coord.) (2016). II Informe sobre los Servicios Sociales en Espana (ISSE). Madrid: Consejo General del Trabajo Social.

Menendez, S., Arenas, A.V., Perez, J. y Lorence, B. (2012). Madres usuarias de servicios de preservacion familiar: perfil sociodemografico y evolucion. Cuadernos de Trabajo Social, 25(1), 193-203. doi: http://dx.doi.org/10.5209/rev_CUTS.2012.v25.n1.38444

Montagut, T. (2008). Politica Social. Una introduccion. Barcelona: Ariel Sociologia.

Moreno, L. (2002). Bienestar mediterraneo y supermujeres. Revista Espanola de Sociologia, 2, 41-56.

Naldini, M. (2003). The Family in the Mediterranean Welfare States. London & Portland Or.: Frank Cass.

Navarro, V. y Clua-Losada, M. (dirs.) (2012). El impacto de la crisis en las familias y en la infancia. Observatorio Social de Espana. Barcelona: Ariel sociologia.

Rodrigo, M.J., Maiquez, M.L. y Martin-Quintana, JC. (2010). Parentalidad positiva y politicas locales de apoyo a las familias. Madrid: Federacion Espanola de Municipios y Provincias.

Rodrigo, M.J., Maiquez, M.L., Martin, J.C. y Byrne, S. (2008). Preservacion familiar. Un enfoque positivo para la intervencion con familias. Madrid: Piramide.

Rodrigo, M.J. y Palacios, J. (1998). Familia y desarrollo humano. Madrid: Alianza Editorial.

Ruiz, C. (1999). La familia y su implicacion en el desarrollo infantil. Revista Complutense de Educacion, 10(1), 289-304.

Santana, I. (2003). El apoyo formal a la familia como cuidadora natural. Portularia, 3, 117-135.

Small, A.S., Cooney, M.C. y O'Connor, C. (2009). Evidence-Informed Program Improvement: Using Principles of Effectiveness to Enhance the Quality and Impact of Family-Based Prevention Programs. Family Relations, 58, 1-13.

Susana Marti-Garcia (1); Octavio Vazquez-Aguado (2); Manuela Angela Fernandez-Borrero (3)

Recibido: 22/03/2017 / Revisado: 19/04/2017 / Aceptado: 31/05/2018

Disponible on line

(1) Universidad de Huelva, Espana

susana.marti@dstso.uhu.es

(2) Universidad de Huelva, Espana

octavio@uhu.es

(3) Universidad de Huelva, Espana

manuela.fernandez@dstso.uhu.es

(*) Sistematicidad: intervenciones sistematicas cuando han sido realizadas a partir de directrices y evaluaciones en relacion a una fundamentacion de las necesidades detectadas en la poblacion. Generalmente por imperativo legal, con muchos anos de implementacion y de caracter comun en todas las ZBSS. Parcialmente sistematicas, aquellas acciones que tienen objetivos y actividades claras y descritas en un documento, pero carecen de un marco teorico, de un estudio de necesidades previo o de evaluaciones que le otorguen un caracter basado en la evidencia. No sistematicos, tienen objetivos muy generales establecidos, no siguen una metodologia y actividades prefjiadas, sino que se amoldan a las caracteristicas de los destinatarios o a cuestiones economicas para su realizacion.

(**) Disposicion profesional hacia la accion: razones profesionales que han impulsado la implementacion.

http://dx.doi.org/10.5209/CUTS.55527
Tabla 1. Descripcion basica dispositivos de Servicios Sociales en
corporaciones locales onubenses

ZBSS (*)                 Num. municipios/nucleos poblacion  Num. UTS

Diputacion
Andevalo                 13                                 6
Cinturon Agroindustrial   5                                 5
Condado Norte             6                                 4
Condado Sur               5                                 5
Costa                     3                                 4
Cuenca Minera (**)        8                                 5
Rivera del Tinto          4                                 4
Sierra Este              17                                 6
Sierra Oeste             12                                 5
Ayuntamientos
Almonte                   5                                 1
Ayamonte                  7                                 1
Huelva capital (***)      1                                 6
Isla Cristina             9                                 1
Lepe                      6                                 1
Moguer                    4                                 1

Fuente: Elaboracion propia a partir de los datos recogidos en el
trabajo de campo de la investigacion.
Nota: (**) Zona con Necesidades de Transformacion Social (ZNTS). (***)
ZNTS en tres de sus seis UTS.

Cuadro 1. Dimensiones Ficha de Analisis de los Recursos de Intervencion
y Apoyo Familiar

Dimension                   Variables

                            Nombre dispositivo
Dispositivo que realiza la  Nombre recurso
intervencion                Tipo de recurso (comun o especifico)
                            Ambito territorial actuacion
                            Sector que abarca la intervencion
                            Principio Universalidad
Requisitos de acceso        Colectivo especifico sin requisito previo
poblacion                   Colectivo especifico con requisito previo
                            Clasificacion intervencion Gordon (1987)
Destinatarios               Colectivo especifico objeto de intervencion
                            Caracter intervencion
Caracteristicas             Modalidad
intervencion                Sistematicidad
                            Caracter implementacion
                            Disposicion hacia la accion profesional:
                            Razones de eleccion o puesta en marcha del
                            recurso

Cuadro 2. Dimensiones Ficha de Analisis del Dispositivo y su Zona

Dimension                Variables

                         Nombre del dispositivo
Datos dispositivo        Zona territorial de actuacion (ZBSS)
                         Contexto rural o urbano
                         Num. UTS
Datos socioeconomicos    Zona con Necesidades de Transformacion Social
zona del dispositivo     (ZNTS)
                         Nivel socioeconomico ZBSS: desempleo
                         Nombre municipios comprendidos
                         Num. municipios
Informacion territorial  Num. nucleos poblacion
                         Centro cabecera, en su caso
                         Extension [km.sup.2]
                         Num. Habitantes zona
                         Num. Habitantes nucleos
Informacion poblacional  Num. Habitantes diseminados
                         Densidad poblacion
                         Incremento relativo poblacion en diez anos
                         (2004-2014)
                         Edad media poblacion
                         Num. hogares parejas con hijos menores
                         Num. hogares un adulto progenitor con hijos
                         menores
                         % Nucleos monoparentales
                         Num. hogares madre con hijos menores
Informacion familiar     Num. hogares padre con hijos menores
                         Tamano medio hogar
                         % Hogares todos sus miembros espanoles
                         % Hogares alguno de sus miembros extranjero
                         % Hogares con una unica generacion presente
                         Viviendas familiares principales
Recursos relevantes      Nombre recursos
objeto de analisis       Num. total recursos a analizar

Tabla 2. Descriptivos caracteristicas basicas de la intervencion

Caracteristica Basica Intervencion            Frecuencia   Porcentaje

Modalidad
Individual/Familiar                           193           69,4%
Grupal/Comunitario                             85           30,6%
Sistematicidad (*)
Si                                            219           78,8%
No                                              6            2,2%
Parcialmente                                   53           19,1%
Caracter implementacion
Solo por profesionales del dispositivo         98           35,3%
Colaboracion con otros dispositivos
y profesionales externos                      180           64,7%
Disposicion profesional hacia la accion (**)
Imperativo legal o Planes de Accion Social    222           79,9%
Convencimiento profesional
sin evidencia empirica                         40           14,4%
Datos de eficacia disponibles                  15            5,4%
Razones de accesibilidad/cercania
/conocimiento/oportunidad                       1            0,4%
Totales                                       353          100%
COPYRIGHT 2019 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:MISCELANEA
Author:Marti-Garcia, Susana; Vazquez-Aguado, Octavio; Fernandez-Borrero, Manuela Angela
Publication:Cuadernos de Trabajo Social
Date:Jan 1, 2019
Words:8261
Previous Article:"Para no estar sin hacer nada": formacion para la insercion laboral de personas inmigrantes en Barcelona.
Next Article:Parentalidad positiva, riesgo e intervencion: un analisis de los dispositivos de apoyo vigentes en Quebec.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters