Printer Friendly

Analisis de los movimientos-red contemporaneos desde una perspectiva comunicacional y freiriana. Desbordamientos, transformaciones y sujetos colectivos.

Analysis of Contemporary Networked Movements from a Communicational and Freirean Perspective. Overflows, Transformations and Collective Subjects

INTRODUCCION

"Desbordamientos" e "indisciplinas" son dos terminos que sirven para referirse tanto a procesos contemporaneos de transformacion social como al trabajo teorico de reflexion sobre este cambio social. Cuando se contemplan movimientos-red como la primavera arabe, el 15-M (Espana) o Passe Livre (Brasil), mas alla de las diferencias entre unos y otros, se descubre un nucleo comun de desbordamiento de los marcos institucionales desde los que se venia organizando la accion colectiva y la participacion politica.

Este movimiento de desbordamiento institucional viene acompanado de otros desbordamientos e indisciplinas teoricas que, desde diversos lugares, dejan ver los limites y naturalizaciones desde los que historicamente se ejercio la construccion del conocimiento en el seno de la modernidad dominante. "Indisciplinar las ciencias sociales" (Walsh y Castro-Gomez, 2002), "Abrir las ciencias sociales" (Wallerstein, 1996) o las propuestas en torno a las Epistemologias del Sur (De Sousa Santos, 2011) son algunas de las puntas del iceberg de este movimiento teorico de critica y de propuesta de alternativas en el campo del conocimiento.

Tomando como punto de partida esta praxis, el presente trabajo tiene como principal objetivo su analisis desde una perspectiva comunicacional. Desde finales del siglo XX, al tiempo que los movimientos altermundialistas (en primer lugar) y los movimientos-red (en un ciclo posterior) planteaban la critica y el diseno de alternativas al capitalismo global, el campo de la comunicacion, en su vertiente practica y teorica, ha ido ganando protagonismo. Por utilizar una de las metaforas emergidas de los Foros Sociales Mundiales, la comunicacion ha dejado de ser el faro del coche para convertirse en su motor. Es decir, de un saber meramente instrumental y secundario, la comunicacion ha pasado a ser el eje transversal tanto de la accion social transformadora como de la teoria social que reflexiona sobre estas practicas.

Es por ello que tambien se puede hablar de desbordamientos y de indisciplinas comunicativas. En esta tarea, nuestra perspectiva se va a centrar en reflexionar sobre estos procesos desde una perspectiva freiriana. El trabajo del educador brasileno Paulo Freire (1970, 1973) forma parte de la tradicion de la denominada comunicologia de la liberacion latinoamericana (Chaparro, 2014, 2015), cuyos referentes praxicos se inician con las radios mineras de Bolivia y con Radio Sutatenza (Colombia) en los anos 40. Posteriormente, durante la decada de los 60' y siguientes, las articulaciones teoricas surgidas en el contexto del enfoque de la dependencia haran que cristalicen algunos de los pilares teoricos sobre los que este pensamiento comunicacional ha seguido evolucionando hasta la actualidad.

La multidimensional y amplitud de este trabajo obliga, necesariamente, a un ejercicio de acotacion. Por ello, en las siguientes paginas nos vamos a centrar en las siguientes dimensiones. En primer lugar, realizaremos una aproximacion al concepto de desbordamiento desde el punto de vista comunicativo. En segundo lugar, tomaremos una de las vetas mas representativas de la mirada freiriana al campo de la comunicacion: el impulso de unos imaginarios, teorias y practicas sociales que vinculan indisolublemente la comunicacion con la transformacion social. Finalmente, se analizaran los movimientos-red aludidos desde una de sus ambiguedades y contradicciones: mientras que en estas movilizaciones para evidente el papel del individuo conectado tecnologicamente y sensibilizado socialmente, no acaba de quedar claro cual es el papel del "nosotros".

DESBORDAMIENTOS COMUNICATIVOS

El cambio social se desvela como imprevisible. Tanto cuando es para introducir en la sociedad mas dosis de desigualdad e injusticia social (crisis de 2008) como cuando es para impulsar procesos de signo contrario, dirigidos a poner freno a la explotacion de las mayorias empobrecidas y al fascismo social (De Sousa Santos, 2011) que, en una logica diabolica, va pasando de la generacion de procesos estructurales de marginacion social a la exclusion social y, finalmente, a la aniquilacion social de grandes mayorias de seres humanos que son considerados como sobrantes para el capitalismo global.

Las practicas contemporaneas de movilizacion social en red estan prenadas de novedad, motivo por el cual se puede hablar de una dinamica de desborde. Por utilizar la terminologia de Cornelius Castoriadis, son practicas instituyentes tras las cuales bulle un magma social ante el cual las incipientes cristalizaciones (institucionalizaciones) no acaban de dar cuenta del potencial que albergan.

Lo instituyente nos remite, por asociacion y conexion tematica, a uno de los terminos que forma parte del paisaje conceptual actual: el concepto de desborde. En forma de sustantivo, esta palabra aparece en relacion a aquellas practicas politicas lideradas por la ciudadania en las que se desbordan los limites institucionales establecidos. Este desborde politico-institucional tiene su derivada en el plano comunicativo. En la actualidad se observa un nutrido numero de practicas comunicativas que desbordan los estrechos limites teoricos desde los que la comunicacion social y politica ha sido historicamente pensada.

Estas movilizaciones, calificadas por la antropologa mexicana Rossana Reguillo (2017) como paisajes insurrectos, dan cuenta de unas "multitudes conectadas capaces de crear la situacion para otros modos de imaginar la vida, de dar sentido a las relaciones sociales; practicas de insurreccion y resistencia que irrumpen en distintas partes configurando un paisaje insurrecto" (Ibid: p, 45).

La propia idea de desborde, aplicada al campo politico, realmente no es ni nueva ni fruto del pensamiento europeo. Encontramos un referente explicito en la obra del antropologo peruano Jose Matos, titulada El desborde popular (1984). En este trabajo Matos relee las practicas de movilizacion popular que tienen lugar en Peru desde los anos 40 del siglo XX, para descubrir como los movimientos populares y la ciudadania han desbordado al Estado, ante el cual no se sienten representados.

Dira Rodriguez Villasante (2006) que "el concepto de "desborde popular" esta vinculado a las redes de lo cotidiano. En algunos momentos, muchas veces inesperados - plantea Villasante- ocurren movilizaciones que nos sorprenden a todos, incluidos a los propios participantes, porque algun factor de lo cotidiano acaba por desbordar una situacion que acumulaba ya bastantes contradicciones. Este desborde popular deviene en desborde creativo cuando lo social es visto mas como dinamicas caoticas y vitales que como personas y agregados sociales estancos. La creatividad aparece en lo social, en la mirada teorica a lo social y en las metodologias de IAP (Investigacion-Accion-Participativa) que son capaces de actuar como transductores o catalizadores de los procesos de transformacion social.

Estas caracteristicas que van asociadas al concepto de desborde en su manifestacion politica pueden ser aplicadas en su vertiente comunicacional. La creatividad social y la potencialidad de estas practicas comunicativas para la transformacion social desbordan los limites desde los que historicamente han sido construido los enfoques comunicacionales al uso. Lo social desborda los intentos de disciplinamiento y resurge con fuerza ante los nuevos esfuerzos de institucionalizacion y encasillamiento a los que asistimos en la actualidad.

Deciamos anteriormente que el termino desborde aplicado a la comunicacion es nuevo, aunque su sentido ultimo esta presente, de algun modo, en la obra de autores fundamentales del campo comunicacional. Un claro movimiento de desbordamiento en la investigacion en comunicacion tiene lugar, en la disciplina, al redefinir sus objetos de estudio centrales. Podemos hablar de desbordamiento al pasar del estudio prioritario de los medios de comunicacion y de sus productos comunicativos a investigar los procesos de comunicacion social. Un movimiento de desborde que tiene en el clasico de Jesus Martin Barbero (1987) un antecedente ineludible, pero que viene acompanado de otros anclajes teoricos y movimientos similares.

De estos y otros procesos da cuenta con sobrada solvencia la reconstruccion teorica propuesta por el boliviano Erik Torrico (2016) en su trabajo "La Comunicacion pensada desde America Latina" (1960-2009). En la introduccion a esta obra dira su autor que, a lo largo de las cinco decadas en las que se centra el estudio

(...) en America Latina se fue estructurando un pensamiento teorico especializado en comunicacion que, aunque inscrito en el horizonte epistemologico de la Modernidad, adquirio rasgos peculiares en razon de su insercion, por origen y referencia, en el contexto sociopolitico y cultural de la region, que le hizo distinguirse por un predominante compromiso intelectual y practico con la busqueda de respuestas para las necesidades y demandas macrosociales de independencia, desarrollo y democracia surgidas del mismo en creciente interaccion con las dinamicas del escenario internacional (Torrico, 2016: p, 12.).

La articulacion entre: 1) pensamiento comunicacional; 2) profundizacion de la democracia; 3) busqueda de justicia social y 4) cuestionamiento del poder dominante marcara, por tanto, algunas de las lineas de desborde acontecidas en el contexto latinoamericano desde los anos 60' hasta la actualidad.

COMUNICAR PARA TRANSFORMAR, TRANSFORMAR PARA COMUNICAR

El antropologo y filosofo Michel de Certeau (1999) afirmaba que los imaginarios marchan por delante de nuestras practicas para abrirles camino. Una bella metafora que retomamos ahora para explicitar las ineludibles conexiones existentes entre los imaginarios y las practicas sociales relacionados con el campo comunicacional. En una revision critica de los imaginarios (Castoriadis, 1983, Pintos, 2005) que han predominado en las teorias desde las que se ha pensado y practicado historicamente la comunicacion social (Mattelart y Mattelart, McQuail, Chaparro, Rizo) (2) se descubre que son dos los imaginarios dominantes: la comunicacion como transmision de informacion y la comunicacion como persuasion.

Estos imaginarios no han estado presentes unicamente en el espacio academico, sino que tambien se han hecho presentes en las organizaciones sociales (movimientos sociales, ONG) que han aplicado al campo solidario estrategias de caracter comunicativo. Desde el primero de los imaginarios dominantes, la comunicacion es reducida a la mera transmision de informacion. En este sentido, una organizacion social dominada por el imaginario de la transmision tendra en el centro de su estrategia comunicativa la consecucion de un impacto en los medios de comunicacion. Tratara de ser una noticia en los medios. En terminos freirianos hablariamos de un enfoque bancario de la comunicacion, donde la organizacion social reproduce el esquema comunicativo dominante que los medios han impuesto previamente.

El segundo imaginario reduccionista (la comunicacion como persuasion) encuentra su origen en las primeras teorias de la comunicacion desde las que se penso la comunicacion de masas. Con una clara orientacion funcionalista y conductista, la Mass Communication Research pretende persuadir al potencial comprador de un producto comercial o al potencial votante si hacemos referencia al espacio electoral. Este mismo funcionalismo es el que orienta las politicas modernizadoras que, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, despliegan en Latinoamerica las principales fundaciones estadounidenses en sus estrategias desarrollistas para la region.

El boliviano Luis Ramiro Beltran sera uno de los pioneros en articular la critica hacia este enfoque comunicacional. En textos como el clasico "Adios a Aristoteles: la comunicacion horizontal" (1979) somete a discusion el paradigma funcionalista de la comunicacion, para proponer como alternativa un enfoque de raiz freiriana.

Asi, Beltran afirmara que:

Los analistas latinoamericanos recordaron que los padres fundadores de la ciencia de la comunicacion habian considerado a la propaganda una necesidad, como Lasswell, quien la veia como "el nuevo martillo y yunque de la solidaridad social" (Lasswell, 1927). Estaban conscientes dichos analistas de que la Segunda Guerra Mundial fue el origen de la teoria, de la investigacion y de la practica moderna de la comunicacion de masas (Beltran, 1976, pp.15-42).Y tuvieron razones para sentir que el paradigma tradicional era bien apropiado para los fines que perseguian los Estados Unidos de America y Europa Occidental en la postguerra en cuanto a la expansion de ultramar economica, politica y cultural de tipo imperial que mantiene a paises como los de America Latina en una situacion de subdesarrollo que se asemeja a la de la epoca colonial (Cockroft, Frank y Johnson, 1972).

El imaginario persuasivo de la comunicacion emerge en nuestros dias bajo nuevos ropajes, no solo de la mano de la publicidad y de la propaganda emanada desde el mercado y la comunicacion institucional, sino tambien por parte de aquellas ONG y organizaciones solidarias que apelan al impulso de una "imagen de marca". Los defensores de este imaginario persuasivo de la comunicacion en el campo de lo social apelan al posicionamiento de su organizacion como una marca mas en el competitivo mercado de la solidaridad, y para ello subsumen la actividad comunicativa bajo la logica de la mercancia. Esta "comunicacion mercadeada" (Erro, 1999) pone en juego una mirada instrumental hacia la comunicacion, que la entiende preferentemente como una estrategia eficaz para captar recursos humanos (voluntarios) y recursos financieros (donativos, fundraising).

Ninguno de estos dos imaginarios (transmisor y persuasivo) resultan idoneos en el campo de la accion social transformadora, ya que impiden pensar la comunicacion en terminos de emancipacion social. Parafraseando al educador popular mexicano Carlos Nunez (1996), podriamos decir que el tercer imaginario de la comunicacion posible plantea una relacion indisoluble entre el acto de comunicar y el acto de transformar la realidad. En esta linea, podemos ver que el listado de teoricos latinoamericanos que piensan y han pensado la comunicacion desde modelos horizontales, dialogicos, participativos, alternativos al modelo de comunicacion dominante, es numerosa. Muchos de estos teoricos encuentran en Freire un referente fundamental en esta tarea de critica a las tendencias hegemonicas y de diseno de propuestas alternativas. Entre los muchos investigadores e investigadoras que impulsan este trabajo teorico se encuentran Antonio Pasquali (1963), Frank Gerace (1973), Juan Diaz Bordenave (1969), Francisco Gutierrez (1973), Fernando Reyes Matta (1983), Cicilia Peruzzo (2008), Mario Kaplun (1987), Rosa Maria Alfaro (1993) y tantos otros que, desde entonces, continuan impulsando y ampliando los horizontes de la comunicologia latinoamericana de la liberacion.

Una de las novedades de esta escuela consiste en pensar lucidamente en las interrelaciones existentes entre comunicacion, cultura y poder desde las practicas sociales y politicas de caracter emancipatorio. En este contexto, una de las aportaciones del pensamiento comunicacional inspirado en Paulo Freire consistira en establecer una circularidad entre una cierta teoria del conocimiento, unas determinadas teorias de la comunicacion y una praxis transformadora de la realidad. Un esquema que se puede poner en relacion con el denominado circulo hermeneutico propuesto por la filosofia de la liberacion (Dussel, 1992: p, 141; Scanonne, 2009).

Si, para Scanonne (2009: p, 62) "la Filosofia de la Liberacion (FL) se plantea, segun un circulo hermeneutico cuya primera fase implica una lectura y discernimiento filosoficos (etico-antropologicos) de la realidad historica, usando la mediacion de las ciencias correspondientes; y la segunda, una relectura de todos los grandes temas de la filosofia a partir de nuevo horizonte abierto por la opcion preferencial por los pobres", podriamos decir ahora que, una comunicologia que se quiera situar en la misma longitud de onda planteara, igualmente, la reflexion y la accion comunicativa a partir de los procesos de accion liberadora impulsados historicamente. Es asi como ha ido sucediendo en el seno de esta corriente de comunicacion, desde las radios mineras de Bolivia a fines de los anos 40' hasta los movimientos-red actuales, pasando por la multiplicidad de radios comunitarias y de otras tantas mediaciones y practicas comunicativas que han planteado una alternatividad comunicativa inserta, a su vez, en los procesos economicos, politicos y culturales de resistencia y transformacion frente al capitalismo dominante.

EL LUGAR DEL NOSOTROS EN LOS MOVIMIENTOS DE RESISTENCIA GLOBALES

El hilo conductor que conecta unas practicas comunicativas contrahegemonicas con otras llegaria hasta movilizaciones contemporaneas como las de los indignados. Autores como Barbas y Postill (2017) plantean que estas movilizaciones han sido una especie de escuelas de iniciacion politica desde la praxis. Reguillo (2017) realiza una mirada convergente hacia estas mismas movilizaciones globales, aunque en este caso resaltando el papel de los jovenes en la construccion de estos paisajes insurrectos.

La emergencia, en el siglo XXI, de practicas tecnopoliticas como las referidas en este trabajo suponen un reto para la investigacion social ya que desbordan, haciendo insuficientes, los paradigmas desde los que historicamente se ha pensado lo politico, lo comunicativo y lo tecnologico, asi como sus multiples intersecciones. No obstante, existe el riesgo de caer en un cierto adanismo teorico si se pretende ver unicamente la novedad y lo instituyente de estas practicas, sin caer en la cuenta de lo viejo que permanece en ello, asi como sus contradicciones y ambivalencias.

En este ultimo sentido, una de las criticas que se le podria realizar a este movimiento tendria que ver con el papel del nosotros en estos procesos de movilizacion. Mientras que el rol del individuo queda suficientemente claro, no lo esta tanto el papel de un nosotros previo a la movilizacion, que sea algo mas que la mera agregacion tecnologica de individuos aislados los unos de los otros.

El movimiento de los indignados, al menos en sus manifestaciones iniciales (2011) mostro un claro rechazo a la participacion de cualquier tipo de partidos, sindicatos u ONG en cuanto tales, dejando unicamente la posibilidad de participacion a titulo individual. Unas tonicas similares han seguido las movilizaciones que se han sucedido, con posterioridad, en otros lugares. Con ello manifiestan el rechazo a lo institucional que caracteriza nuestro periodo historico, en diversos ordenes de la vida social, incluido el de la accion sociopolitica. Pero, por otro lado, esta exaltacion del individualismo conectado (Wellman et al, 2001) no deja de ser una radicalizacion de los procesos de individualizacion generados por la modernidad occidental y analizados en profundidad por autores como Giddens (1995) y, previamente a el, por clasicos como como Durkeim o Simmel.

Esta Modernidad Liquida (Bauman, 2001) derrite solidos como las estructuras sociales y las mediaciones colectivas de participacion politica articuladas en etapas anteriores al capitalismo global y digital. La ambiguedad de una participacion politica como la que estamos apuntando se pone de manifiesto en categorias tan difundidas como la de "autocomunicacion de masas", apuntada por el sociologo Manuel Castells (2010) para analizar las formas contemporaneas de participacion y de comunicacion politica mediadas tecnologicamente. El foco puesto por Castells en el esquema individuomasas evidencia unos presupuestos de la comunicacion cuyo analisis desbordaria los limites de este trabajo. Por ello, nos centraremos unicamente en la disolucion del nosotros que implican afirmaciones como esta.

Desde una perspectiva situada fuera de la modernidad occidental llama la atencion la negacion y desplazamiento de lo comunitario que se evidencia en el individualismo conectado al que se apela en estas movilizaciones. El enfasis en una multitud conectada que niega o infravalora el rol de una colectividad organizada anteriormente a esa eclosion tecnopolitica fundacional no deja de ser una manifestacion mas de unas epistemologias que infravaloran lo comun, lo comunitario y lo colectivo.

Por el contrario, esta valorizacion del nosotros se ha dado, historicamente, en corrientes como la comunicacion popular y la comunicacion comunitaria, de matriz freiriana, con una fuerte implantacion y tradicion en el continente latinoamericano. Para la brasilena Cicilia Peruzzo (2008), esta comunicacion (popular, alternativa, participativa, comunitaria) es una forma de expresion de segmentos empobrecidos de la poblacion, en un proceso de movilizacion dirigido a suplir sus necesidades de supervivencia y de participacion, con vistas a establecer la justicia social (Ibid: p, 368).

En un sentido similar, los imaginarios indigenas en torno al Buen Vivir (Sumak Kawsay) que estan sirviendo en el siglo XXI como sustento de nuevos imaginarios y marcos teoricos para la accion social, politica y comunicativa, remiten a una centralidad de lo comunitario y de lo comun que desborda, colectivamente, a los imaginarios excesivamente individualistas emanados de practicas y de elaboraciones teoricas claramente eurocentricas.

No obstante, el hecho de que predomine el imaginario del individualismo conectado en las movilizaciones tecnopoliticas contemporaneas no supone que no haya otros imaginarios tecnologicos, comunicativos y politicos que otorguen un mayor protagonismo a lo colectivo. Desgraciadamente, lo que se pone de manifiesto es el triunfo, en Internet, de un imaginario excesivamente individualista y comercial que ha desplazado a otras "utopias informacionales" (Juris, 2004) en las que lo colectivo y lo comun ocupaba una centralidad mayor. Asi, en los origenes de Internet, el papel de la comunidad hacker y de los pioneros del software libre (como Richard Stalmman) fueron manifestaciones de imaginarios y practicas tecnopoliticas imbuidas de un fuerte y original sentido de lo colectivo.

Son, sin duda, matrices culturales de las que podrian surgir otros imaginarios y practicas instituyentes donde el nosotros tuviese una mayor presencia, a partir de las cuales generar nuevas estrategias de desbordamiento. En este caso, un desbordamiento del individualismo tecnopolitico. La idea de Freire de que "nadie educa a nadie, nadie se educa solo, los seres humanos se educan en comunion, mediatizados por el mundo" tiene aqui una clara traslacion al campo comunicativo que abre vias para la superacion del individualismo apuntada.

Referencias bibliograficas

Alfaro Moreno, R. M. (1993). Una comunicacion para otro desarrollo: para el dialogo entre el norte y el sur. Calandria, Asociacion de Comunicadores Sociales, Lima.

Barbas, A y Postill, J. (2017). Communication activism as a school of politics: Lessons from Spain's indignados movement. Journal of Communication. Vol. 67, no. 5, International Communication Asociation (ICA), Washington, pp. 646-664.

Bauman, Z. (2001). Modernidad Liquida. Fondo de Cultura Economica, Mexico.

Beltran, L.R. (1981). Adios a Aristoteles. La Comunicacion "horizontal, Comunicacion y Sociedad. no. 6, Sao Paulo, pp. 5-35. (Traduccion del original en ingles: Farewell to Aristotle: Horizontal Communication. International Commission for the Study of Communication Problems, 48. UNESCO, 1979, vol. 11)

Beltran, L.R. (1976). Alien Premises, Objects, and Methods in Latin America Communication Research, in Communication and Development: Critical Perspectives (ed. Everett M. Rogers). London, Sage.

Castells, M. (2009). Comunicacion y poder. Alianza, Madrid.

Castoriadis, C. (1983). La institucion imaginaria de la sociedad. Tusquets, Barcelona.

Cockroft, J.D., Frank, A. G; and Jhonson, D (1972). Dependence and Underdevelopment: Latin America's Political Economy. Garden City: Anchor Books/Doubleday.

Chaparro, M. (2014). Comunicologia de la liberacion, desarrollismo y politicas publicas. Luces de Galibo, Malaga.

Chaparro, M. (2015). Claves para repensar los medios y el mundo que habitamos. La distopia del desarrollo. Desde abajo, Bogota

De Certeau, M. (1999). La invencion de lo cotidiano. Universidad Iberoamericana, Mexico.

De Sousa Santos, B. (2011). Epistemologias del sur. Utopia y Praxis Latinoamericana. Ano 16, n.o 54, Universidad de Zulia, Venezuela, pp. 17-39.

Diaz Bordenave, J. (1969). La comunicacion y el desarrollo rural. Comunicacao e Problemas, n.o 4 (1).

Dussel, E. (1992). Hermeneutica y liberacion. De la "fenomenologia hermeneutica" a una "filosofia de la liberacion". Analogia Filosofica: Revista de Filosofia, Investigacion y Difusion, 6 (1).

Erro, J. (1999). Las practicas comunicativas de las ONGD. De la comunicacion mercadeada a la construccion de una mirada comunicacional, en: Directorio de ONGD 2000, CONGDE, Madrid, pp. 51-72.

Freire, P. (1970). Pedagogia del oprimido. Siglo XXI, Mexico.

Freire, P. (1973). ?Extension o comunicacion? La concientizacion en el medio rural. Siglo XXI, Mexico.

Gerace, F. (1973). La Comunicacion Horizontal. Studium, Lima.

Giddens, A. (1995). Modernidad e idenfidad del yo. El yo y la sociedad en la epoca contemporanea. Peninsula, Barcelona.

Gutierrez, F. (1973). El lenguaje total: una pedagogia de los medios de comunicacion. Humanitas, Buenos Aires.

Juris, J. (2004). Indymedia: de la contrainformacion a la utopia informacional, en Mari, Victor (coord.) (2004). La Red es de Todos. Cuando los movimientos sociales se apropian de la red, Editorial Popular, Madrid, pp. 154-177.

Kaplun, M. (1987). El comunicador popular. Humanitas, Buenos Aires.

Lasswell, H. (1927). Propaganda Tecnnique in the World War. New York: Alfred A. Knofp.

McQuail, D. (1991). Introduccion a las Teorias de la Comunicacion de Masas. Paidos, Barcelona.

Martin Barbero, J. (1987). De los medios a las mediaciones. Comunicacion, cultura y hegemonia. Gustavo Gili, Barcelona.

Mattelart, A. y Mattelart, M. (1997). Historia de las Teorias de la Comunicacion. Paidos, Barcelona.

Matos, J. (2004). Desborde popular y crisis del Estado: veinte anos despues. Fondo Editorial del Congreso del Peru, Lima.

Nunez, C. (1996): Educar para transformar, transformar para educar. Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario, Guadalajara.

Pascuali, A. (1963). Comunicacion y cultura de masas. Monte Avila, Caracas.

Peruzzo, C. (2008). "Conceitos de comunicacao popular, alternativa e comunitaria revisitados. Reelaboracoes no setor". Palabra clave. Volumen 11, n.o 2, Universidad de la Sabana, Chia, pp. 46-61.

Pintos, J.L. (2005). "Comunicacion, construccion de la realidad e imaginarios sociales". Utopia y Praxis Latinoamericana. Ano 10, no 29, Abril-Junio, Universidad de Zulia, Maracaibo, pp. 9-36.

Reguillo, R. (2017). Paisajes insurrectos. Jovenes, redes y revueltas en el otono civilizatorio. Ned Ediciones, Barcelona.

Reyes Matta, F. (1983). Comunicacion alternativa y busquedas democraticas. Instituto Latinoamericano de Estudios Transnacionales, Mexico.

Rizo, M. (2012). Imaginarios sobre la comunicacion. Algunas certezas y muchas incertidumbres en torno a los estudios de comunicacion, hoy. Instituto de la Comunicacion, Barcelona.

Rodriguez Villasante, T. (2006). Desbordes Creativos: estilos y estrategias para la transformacion social. Ediciones Catarata, Madrid.

Scannone, J.C. (2009). La filosofia de la liberacion: historia, caracteristicas, vigencia actual, Teologia y Vida. Ano 3, n.o 9, Pontificia Universidad Catolica de Chile, Santiago, pp. 59-73.

Torrico, E. (2016). La comunicacion pensada desde America Latina. Comunicacion Social Ediciones, Sevilla.

Walsh, C y Castro-Gomez, S. (2002). Indisciplinar las ciencias sociales: Geopoliticas del conocimiento y colonialidad del poder. Perspectivas desde lo andino. Editorial Abya Yala, Quito.

Wallerstein, I. (Ed.). (1996). Abrir las ciencias sociales: informe de la Comision Gulbenkian para la reestructuracion de las ciencias sociales. Siglo XXI, Mexico.

Wellmann, B; Quan-Haase, A. Q; White y Hampton, K. (2001). Does the Internet Increase, Decrease or Supplement Social Capital? Social Networks, Participation and Community Commitment, American Behavior Scientist. Vol. 45, n. o 3, Sage, London, pp. 436-455.

(1) Este trabajo forma parte del proyecto de I+D del MINECO (CSO2014-52005) titulado "Evaluacion y monitorizacion de la Comunicacion para el Desarrollo y el Cambio Social en Espana: diseno de indicadores para la medicion de su incidencia social" (2015-2017).

(2) A modo indicativo, resenamos algunos de los trabajos que han revisado criticamente los modos hegemonicos de pensar la comunicacion social, asi como sus alternativas: Mattelart y Matterlart (1997); McQuail (1991); Chaparro (2015); Rizo (2012).

Victor Manuel MARI SAEZ

victor.mari@uca.es

ORCID: https://orcid.org/0000-0003-4939-3776

SCOPUS-ID: 55220185200

Universidad de Cadiz, Cadiz, Espana

Este trabajo esta depositado en Zenodo: DOI: http://doi.org/ 10.5281/zenodo.2427046
COPYRIGHT 2018 Revista Utopia y Praxis Latinoamericana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Ensayos
Author:Mari Saez, Victor Manuel
Publication:Utopia y Praxis Latinoamericana
Date:Oct 15, 2018
Words:4799
Previous Article:El valor educativo de la hermeneutica de Ernst Junger.
Next Article:La lectura, la experiencia y la formacion vistas desde algunas nociones de la hermeneutica de Hans-Georg Gadamer y Paul Ricoeur.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters