Printer Friendly

Analisis de la participacion ciudadana del programa quiero mi barrio: el caso de Valparaiso.

Analysis of citizen participation in I Love My Neighborhood Program: Valparaiso Case Study

INTRODUCCION

En los ultimos anos, los sistemas democraticos de los paises occidentales han experimentado un proceso de desafeccion politica de sus instituciones de representacion tradicionales, como son el caso del Parlamento y de los partidos politicos. Dicha situacion ha impulsado a diversos gobiernos a implementar mecanismos de participacion ciudadana con el proposito de legitimar sus politicas publicas.

Lo anterior no es ajeno a los paises de America Latina, donde podemos constatar iniciativas participativas como los presupuestos participativos en Brasil, la Ley sobre Asociaciones y Participacion Ciudadana en Chile o los mecanismos de democracia directa integrados en los textos constitucionales de 16 paises de la region (Zovatto, 2010).

Bajo este contexto, la politica de vivienda y urbanismo de Chile, que desde inicios del siglo pasado se ha concentrado en la produccion de unidades habitacionales y en resolver el problema social y sanitario de los asentamientos irregulares, comienza a integrar desde el ano 2006 conceptos como calidad de vida y participacion ciudadana en sus programas y proyectos.

Dichos conceptos son integrados como una manera de responder a los efectos no deseados de las politicas de vivienda de decadas pasadas, que al estar enfocadas en reducir el deficit cuantitativo de viviendas generaron la segregacion social y espacial de las familias mas pobres, las que solo podian optar a terrenos lejanos a los servicios basicos y con un bajo valor del suelo.

A partir de lo senalado en el punto anterior es que surge el Programa "Quiero mi Barrio". Dicho programa es creado durante el periodo presidencial correspondiente a Michelle Bachelet (2006-2010) y guiado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU). El objetivo del PQMB es mejorar la calidad de vida de los habitantes de barrios con vulnerabilidad social, a traves de la implementacion de un proceso participativo de recuperacion de los espacios publicos. Al respecto, la inclusion de la participacion ciudadana en la politica de vivienda es implementada con el proposito de mejorar la calidad de vida de las familias pobres y, tambien, de integrarlas a ciudades donde han sido segregadas social y espacialmente.

De este modo, el presente estudio busca analizar la participacion ciudadana implementada por el PQMB en la comuna de Valparaiso, focalizando el estudio en dos de los cinco barrios intervenidos por dicho programa en la comuna, los que son Rodelillo y Porvenir Bajo Costa Brava/Vista al Mar.

Para responder al objetivo de investigacion, primero se describen los fundamentos teoricos del estudio, los que surgen desde investigaciones internacionales y nacionales. Posteriormente, se describe la metodologia usada, la que consiste en un estudio de caso que utiliza entrevistas semiestructuradas y el tratamiento de datos de caracter secundarios. A continuacion del apartado de metodologia, se realiza el analisis de las entrevistas cualitativas y, por ultimo, se exponen las reflexiones finales.

LA PARADOJA DEMOCRATICA EN AMERICA LATINA

Como han planteado Alain Touraine (2000) o Amartya Sen (1999), la democracia es una idea nueva, un producto del siglo XX, que como forma de organizacion politica consolida su protagonismo a fines del siglo pasado con los derrumbes de los regimenes autoritarios del Este y del Sur del mundo. Sin embargo, en las ultimas decadas los sistemas democraticos de los paises occidentales experimentan una crisis de legitimidad de sus instituciones de representacion, como son los casos de los partidos politicos y los parlamentos, ademas de la percepcion, por parte de la ciudadania, de la escasa posibilidad de influir en la gestion de los asuntos publicos. Dicha situacion ha sido caracterizada por algunos autores como el "deficit democratico" de las democracias modernas (PNUD, 2004).

Lo anterior no es ajeno a los paises de America Latina, que a pesar de que en la actualidad presentan un avance democratico, sus gobiernos deben convivir con la desconfianza de parte de los ciudadanos hacia el Estado, a los partidos politicos y al poder legislativo. Al respecto, el Latinobarometro de 2011 identifica que el Parlamento solo tiene un 32% de confianza entre los latinoamericanos, lo que lo situa en el lugar 12 entre 16 instituciones estudiadas. La situacion para los partidos politicos es peor, dado que, con un 22%, es la institucion de la democracia que generaria menos confianza en los ciudadanos.

Bajo este contexto, crecen, en numero y en calidad, las iniciativas gubernamentales para fortalecer el capital social y la participacion ciudadana. Un ejemplo de ello son el aumento de mecanismos de democracia directa en los textos constitucionales de los paises de la region. De hecho, Daniel Zovatto (2010) plantea que hasta el 2010 son 16 los paises de la region que regulan en sus constituciones, o a traves de reformas constitucionales, los diferentes mecanismos de democracia directa.

PARTICIPACION CIUDADANA: ?DEMOCRACIA DIRECTA O REPRESENTATIVA?

La situacion descrita en el punto anterior ha generado un debate sobre si la participacion es sinonimo de democracia directa o, mas bien, es un mecanismo que genera la ocupacion de espacios de poder hasta ahora controlados por centros de poder no democraticos (Bobbio, 2001) y de este modo, una oportunidad para enfrentar los descontentos que la ciudadania tiene sobre el funcionamiento de la democracia representativa.

Al respecto, Alain Touraine, plantea que la democracia "... no puede existir si no es representativa" (Touraine, 2000b: 325), incluso, observa con desconfianza las referencias a la democracia directa, ya que tendrian relacion con el poder estatal, con ideologias autoritarias o con el rechazo a las minorias (Touraine, 2000a). En cambio, de acuerdo a lo senalado por este autor, la democracia representativa permitiria la formacion de movimientos sociales, lo que obliga a los partidos politicos a someterse mas o menos a las decisiones ciudadanas.

No obstante, Touraine reconoce que la democracia no se puede reducir a la organizacion de elecciones libres (Touraine, 2000a) y si existe un descontento por su funcionamiento, se deberia exigir a los partidos e instituciones politicas que entreguen mayores medios para que los desfavorecidos puedan participar en la vida publica (Touraine, 2000a).

Una postura similar podemos constatar en las reflexiones de Norberto Bobbio (2001), quien considera que la aplicacion de mecanismos de democracia directa en los actuales sistemas democraticos no resulta insensata. Sin embargo, para Bobbio una participacion permanente es imposible material y eticamente, puesto que el individuo que participa de noche y de dia seria un ciudadano total, que no es mas que la cara de un Estado total, lo que puede estar vinculado a una democracia totalitaria, a "... la politizacion integral del hombre [a]. la eliminacion completa de la esfera privada en la esfera publica" (Bobbio, 2001: 51).

En relacion al contexto politico chileno, Edgardo Boeninger (2007) expresa que no existiria otro regimen mas democratico que la democracia representativa. En tal sentido, las propuestas de democracia directa, como por ejemplo los plebiscitos, no serian mas que el rechazo a las instituciones formales de la democracia en favor del apoyo ciudadano, el que con sus multiples puntos de vista seria incompatible con la institucionalidad democratica.

Desde esta perspectiva, "... las demandas de plebiscitos nacionales, de gobierno ciudadano o empoderamiento ciudadano. apuntan al mismo objetivo de saltarse las restricciones institucionales, las imperfecciones o intereses propios de los partidos politicos, el poder empresarial u otras limitaciones" (Boeninger, 2007: 255). Para Boeninger entregar poder de decision a los ciudadanos implica un "alto riesgo" de reducir la capacidad que tienen los partidos politicos para articular las demandas sociales.

En oposicion a los argumentos que identifican a la participacion ciudadana como un peligro para el desarrollo democratico, Pierre Rosanvallon (2010) senala que las nuevas experiencias de participacion en la gestion publica no deben ser definidas como democracia directa. Esta asociacion solo perjudicaria la comprension de dichas experiencias, que para Rosanvallon se vinculan mas con una democracia de interaccion, en donde a menudo son los gobiernos los que generan los espacios participativos. A su vez, los objetivos de dichas experiencias nunca son reemplazar los mecanismos de representacion y, ademas, son experiencias que se dan en campos limitados (Ej.: medio ambiente, gobernanza local).

En general, el concepto de participacion ciudadana se puede vincular a una manera de legitimar un discurso de gobierno o como un mecanismo para fortalecer la democracia representativa o la accion social de los y las ciudadanas. Al respecto, el presente trabajo entiende el concepto de participacion ciudadana a partir de los enfoques que sugieren que la democracia representativa no es contraria a la implementacion de mecanismos de participacion ciudadana.

LA RELACION ENTRE PARTICIPACION CIUDADANA Y GESTION PUBLICA

A continuacion se aborda un enfoque particular de la relacion entre participacion ciudadana y democracia representativa. Dicho enfoque aborda el como los gobiernos han integrado instancias de participacion ciudadana en las politicas publicas con el proposito de legitimar la gestion publica que llevan a cabo.

En este sentido, Bernardo Kliksberg (1999) expresa que la participacion ciudadana puede ser una alternativa para legitimar las decisiones que toman los gobiernos, una alternativa opuesta a la ejecucion tradicional de las politicas publicas.

Para Gonzalo Delamaza (2009b), el rol legitimador de la participacion ciudadana en las politicas publicas resulta insuficiente para fortalecer las capacidades de los ciudadanos. Segun Delamaza es mas adecuado que la participacion ciudadana se funde en derechos, y que ademas, su institucionalizacion sea flexible, con pertinencia tematica y territorial, y que a su vez, presente objetivos de proteccion social.

La reflexion anterior apunta a que el discurso gubernamental en torno a la participacion suele centrarse mas en la entrega de informacion, que en la posibilidad de que los ciudadanos puedan participar en la toma de decisiones o en el control de las politicas publicas. Dicha situacion, implica que la participacion en la gestion publica sea de "... un estilo netamente instrumental, fragmentado, no vinculante, focalizado en los mas pobres y dependiente de los fondos publicos" (Delamaza, 2009: 699).

Con el proposito de facilitar la comprension de los diferentes enfoques de participacion ciudadana implementados por los Estados, la siguiente figura nos muestra la "escalera de participacion" de Sherry Arnstein (1969. En Fernandez, y Ordonez, 2007)), quien definio la participacion a traves de diferentes niveles, y a pesar de que dicha escalera fue desarrollada hace mas de cuatro decadas, resulta una herramienta util para comprender en la actualidad los diferentes enfoques de participacion ciudadana.

[FIGURA 1 OMITIR]

Segun Arnstein (1969), en los niveles mas bajos de la escalera, no existe una participacion efectiva, sino mas bien, una manipulacion de los mecanismos de participacion por parte de las agencias publicas. Subiendo por la escalera nos encontramos con los niveles de informacion y de consulta. El primero trata sobre el acceso a la informacion y el segundo aborda los procesos de toma de decision, en los que se toma la opinion y consejos de la ciudadania y se integran en los proyectos o programas (Ministerio de Vivienda y Urbanismo, 2010).

Los niveles descritos en el parrafo anterior tendria un caracter ilusorio segun Hernandez Bonilla (2007): "... la informacion es un requisito indispensable para cualquier politica que quiera favorecer la participacion ciudadana, pero no posibilita ni exige participar en nada, tan solo informa de lo que se ha hecho, se hace o se hara (Pindado, 2000: 42).

En cuanto a los niveles superiores de la escalera de Arnstein (1969), podemos constatar que cada uno aborda un mayor grado de "empoderamiento" de los participantes, esto quiere decir que a medida que se sube por estos tres niveles existe una mayor disposicion a entregar poder a las personas involucradas en la participacion. En dichos niveles "... los ciudadanos se apropian de las iniciativas y de las politicas publicas y se supone un ejercicio de control social sobre ellas, adquiriendo un rol preponderante en la toma de decisiones; promoviendo temas relacionados a la iniciativa" (Secretaria Ejecutiva de Medio Ambiente y Territorio, s.f.: 13).

Otro aporte teorico que entiende la participacion ciudadana como una escalera, es el de Andrea Peroni (2009), quien distingue los siguientes niveles de participacion:

a) instrumental: es una participacion pasiva, en donde la oferta esta predefinida por la administracion correspondiente.

b) informativa: nivel mas basico de participacion y consiste en la facilitacion, por parte del Estado, de canales informativos sobre los derechos y deberes de los ciudadanos.

c) Consultiva: puede ser vinculante, donde las opiniones tienen relacion directa con las decisiones finales, o no vinculante, donde la participacion es informativa.

d) Gestionaria: se participa en la toma de decisiones, los participantes son gestores de los programas. Aqui se desarrollan los liderazgos de los ciudadanos.

e) Control ciudadano: los participantes pueden fiscalizar la gestion publica (evaluacion o auditoria).

Como empoderamiento: aca existe una participacion en la toma de decisiones, control y gestion. Se desarrollan capacidades y destrezas de los participantes y se forman alianzas.

La participacion ciudadana en la gestion publica chilena

Segun datos de la Comision Economica para America Latina y el Caribe (CEPAL), el nivel de pobreza en Chile ha disminuido desde un 38,6% en 1990 a un 11% en 2011, lo que se suma a la reduccion de la pobreza extrema, que descendio de un 13% a un 2,8% en igual periodo de anos (Encuesta de Caracterizacion Socioeconomica. CASEN, 2011). Estos datos conviven con altos niveles de desigualdad y exclusion social, de hecho, el Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD correspondiente al ano 2013, muestra que de un total de 134 paises, Chile esta entre los veinte con el coeficiente de Gini de ingresos mas alto, es decir, es uno de los paises mas desiguales del mundo.

Ademas de la desigualdad de ingresos, en Chile se experimenta el descontento con los sistemas de representacion. Lo anterior podria explicar la integracion, durante la campana electoral de 1999, de la participacion ciudadana en la agenda politica (Delamaza, 2009). No obstante, para Gonzalo Delamaza (2009b) estas posibles causas serian secundarias, puesto que el hecho decisivo seria el cambio en el escenario politico de 1997, en donde la coalicion de gobierno perdio mas de un millon de votos.

En cuanto a las iniciativas para integrar a la participacion ciudadana en las politicas publicas del pais, podemos comentar que dichos intentos tienen origen en los gobiernos de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet (2000-2010). En el primero de ellos, se desarrollaron iniciativas para potenciar la Agenda de Probidad y Transparencia y se elaboro el primer Instructivo Presidencial sobre Participacion Ciudadana (2002), cuyo objetivo era que los ministerios incluyeran la participacion ciudadana en sus politicas y programas.

Durante el gobierno de Michelle Bachelet (periodo 2006-2010) constatamos que uno de sus ejes primordiales fue la idea de "gobierno ciudadano". Asi es como se elaboro la Agenda Pro Participacion Ciudadana y el segundo instructivo Presidencial sobre Participacion Ciudadana (2008), en el que se establecen cuatro mandatos para todos los organismos de la Administracion Publica: a) Elaborar una normativa general de participacion ciudadana. b) Rendicion anual de la gestion y ejecucion presupuestaria. c) Establecer Consejos Consultivos de la Sociedad Civil. d) Poner a disposicion de la ciudadania los planes y proyectos publicos (Delamaza, 2009).

La etapa de institucionalizacion definitiva de la participacion ciudadana sucede el 16 de febrero de 2011, con la aprobacion, por parte del Congreso Nacional, de la Ley 20.500, sobre Asociaciones y Participacion Ciudadana en la Gestion Publica. Con la aprobacion de esta Ley, las iniciativas de participacion ciudadana se enmarcan en una normativa concreta, en la que tambien surgen exigencias para implementar participacion ciudadana en la administracion local y nacional.

En el ambito nacional, la Ley 20.500 crea diversas iniciativas sobre participacion en la gestion publica, entre las que encontramos un Fondo para el Desarrollo de la Sociedad Civil, algunas regulaciones sobre voluntariado, directrices generales sobre rendicion de cuentas para las Administraciones del Estado, mecanismos de consulta para la adopcion de politicas, planes y programas calificados como de "interes publico", entre otros (Soto, 2013).

En cuanto a la participacion a nivel local, se reemplazan los Consejos Economicos y Sociales Comunales (CESCOS), los que presentaban una baja representatividad y un bajo interes por participar en ellos (Delamaza, en Ministerio Secretaria General de la Presidencia, 2009), por los consejos comunales de organizaciones de la sociedad civil, los que tendran facultades para dialogar en forma permanente con las Juntas de Vecinos y otras organizaciones comunales, en relacion al funcionamiento del Municipio (Soto, 2013). Otro punto a senalar en relacion al nivel local de la Ley 20.500, es la necesidad que ahora tienen los Municipios de especificar cuales seran las organizaciones de la comunidad y como participaran en las diversas modalidades de participacion del Municipio.

LA PARTICIPACION EN LAS POLITICAS PUBLICAS DE VIVIENDA: NUEVO ENFOQUE DE CIUDAD

El continuo y acelerado proceso de urbanizacion del planeta, especialmente de los paises en vias de desarrollo, tiene un impulso decisivo en las primeras decadas del siglo XX, donde la migracion campo-ciudad genera, entre otras cosas, la concentracion de la poblacion en las ciudades industriales o el problema de los alquileres de habitaciones en las ciudades (Giddens, 2009). Durante estas decadas, en el caso de los paises latinoamericanos, encontramos las primeras villas obreras, con un modelo de patronazgo industrial, e identificamos los primeros planes de financiamiento para la construccion de viviendas sociales (Fernandez, y Sepulveda, 2006).

Durante la decada del 50, en Chile se hace visible, a traves de los asentamientos irregulares, el fenomeno de la pobreza urbana. Esta situacion impulsa al Estado a desarrollar politicas de vivienda enfocadas en la demanda, las que tienen el objetivo de reducir el deficit cuantitativo de viviendas. Para Raul Fernandez Wagner y Ruben Sepulveda Ocampo (2006), este tipo de politicas se conocen con el nombre de primera generacion. Posteriormente, las generaciones de politicas comenzaron a enfocarse en la entrega de servicios basicos y en regularizar los asentamientos irregulares de viviendas.

Las politicas de primera generacion consiguieron reducir la falta de viviendas, pero a la vez provocaron consecuencias no deseadas, como la segregacion social y espacial de las familias mas pobres en las periferias de las ciudades, como tambien la baja movilidad habitacional y la baja calidad de las viviendas entregadas por subsidios (Simian, 2010).

A raiz de lo anterior, surgen en la decada pasada, las politicas de vivienda de cuarta generacion. Dichas politicas tienen un enfasis en los ejes de calidad e integracion social, y su proposito es mejorar los espacios publicos comunes y las condiciones sociales y economicas de los ciudadanos a traves de un enfoque participativo (Fernandez Wagner, y Sepulveda Ocampo, 2006). Un ejemplo de dichas politicas es el Programa de Mejoramiento de Barrios "Quiero mi Barrio" del MINVU. Este programa incluye aspectos cualitativos y sus compromisos son: continuar con la reduccion del deficit de viviendas de los sectores que viven en pobreza; ampliar a dos habitaciones las viviendas subvencionadas; entregar 100 mil subsidios para mejorar o reparar viviendas existentes; y recuperar 200 barrios en vulnerabilidad social y deterioro urbano (Siclari, 2009).

Las caracteristicas de esta "Nueva Politica Habitacional" se pueden constatar en el Discurso Presidencial de Michelle Bachelet del 21 de mayo de 2006, en el que se expresa la necesidad de integrar los ejes de cantidad, calidad e integracion social en la politica de vivienda. Ademas, se propone la construccion de ciudades amables para que los y las habitantes las sientan propias, en donde el enfasis no va en la construccion de viviendas, que es lo que ha predominado en las ultimas dos decadas, sino que lo central es la construccion de barrios.

Ahora bien, para resolver la segregacion social y espacial de las ciudades y fortalecer las relaciones sociales de los ciudadanos, la actual politica de vivienda integra la participacion ciudadana dentro de sus programas y planes publicos (Ducci, 1997).

El "Quiero mi Barrio": nueva politica de vivienda en es cena

La nueva politica de vivienda se hace cargo de las caracteristicas que Ruben Sepulveda Ocampo, Jorge Larenas, Vanessa Prado, Barbara Prat y Juan Alvarez (2009), adjudican a las politicas de vivienda de cuarta generacion, es decir, es integradora e incluye participacion ciudadana. Dicha politica es concretada a traves del Decreto Supremo No.14 del ano 2007, el que expresa que el "Quiero mi Barrio" (QMB) tiene como objetivo: "... contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de barrios que presentan problemas de deterioro urbano, segregacion y vulnerabilidad social, a traves de un proceso participativo de recuperacion de los espacios publicos" (Decreto Supremo No.14, (V. y U.). 2007: 2).

Para llevar a cabo este objetivo, el QMB interviene en los barrios con un plan intensivo de acciones sobre las condiciones fisicas del entorno y con otro plan dirigido a la cohesion social del sector, el cual apunta al fortalecimiento de las organizaciones sociales y la convivencia comunitaria (Aguirre, D y Varas, L. En Minvu, 2009). Tanto la mejora de las condiciones fisicas como tambien el plan de cohesion social son parte del Proyecto Integral de Intervencion del QMB, en el que durante todo su desarrollo incorpora un proceso participativo (Secretaria Regional del MINVU, 2011).

La seleccion de los barrios fue guiada por medio de las siguientes caracteristicas: compromisos presidenciales de Michelle Bachelet e integracion del criterio de revitalizacion de las ciudades puerto y de mesas regionales (presididas por el Intendente Regional e integradas por el Consejo Regional, la Asociacion Chilena de Municipalidades y el MINVU). En funcion de lo anterior, es que se seleccionan 19 barrios criticos y 181 vulnerables pertenecientes a 80 comunas distribuidas a lo largo del pais. Estas comunas fueron identificadas segun situacion de pobreza, localizacion geografica (comunas con mas de 70 mil habitantes o que son parte de las ciudades conurbanas de 100 mil habitantes y que presenten a lo menos un 10% de pobreza), deterioros fisicos, vulnerabilidad social, entre otros. En el caso especifico de la Region de Valparaiso, el programa piloto del QMB intervino en 22 barrios, de los cuales cinco se encuentran en la comuna de Valparaiso.

En cuanto a la ejecucion del programa, constatamos la existencia de cuatro etapas, las que se desarrollan en un periodo de 2 a 4 anos segun el tipo barrio. La primera de estas etapas es la Fase 0 y consiste en el momento de instalacion del programa, en donde se realizan los acuerdos de cooperacion entre el MINVU y los Municipios, con la consecuente definicion de la modalidad de operacion (Municipalidad o consultora). Aqui tambien se comunican a las comunidades los objetivos del programa y, con ellas, se identifican posibles obras de confianza.

Al pasar a la Fase 1, se realiza un diagnostico compartido entre los vecinos y los equipos de barrio que se encuentran en terreno implementando el programa. En este punto se identifican las fortalezas y los problemas del barrio, los que se integraran en los Estudios Tecnicos de Base. Ademas, en esta etapa se crea el Consejo Vecinal de Desarrollo (CVD) y se elabora, entre el CVD y los otros actores involucrados en el programa, el Plan Integral de Recuperacion de Barrio, el que esta compuesto por el Plan de Gestion de Obras (PGO) y por el Plan de Gestion Social (PGS). Al finalizar esta etapa se suscribe el "Contrato de Barrio".

El PGo contiene los proyectos vinculados a la programacion fisica y financiera que se llevaran a cabo en el barrio. Dichos proyectos son priorizados por la comunidad desde las soluciones a los problemas identificados en la etapa de diagnostico. Por otra parte, el PGS incluye las "... iniciativas para fortalecer la convivencia y el tejido asociativo de los barrios, mejorar sus niveles de integracion social y potenciar la identidad positiva de los habitantes con su barrio" (Secretaria Regional del MINVU, 2011: 24-25).

En cuanto a la Fase 2, Daniela Aguirre y otros (2008), plantea que en esta etapa la participacion del CVD es relevante, ya que es la organizacion que debe monitorear el cumplimiento de los compromisos del "Contrato de Barrio". Asimismo, la Fase 2 es la de mayor extension y consiste en la ejecucion del PGO y el PGS.

La ultima Fase consiste en el balance y evaluacion conjunta del proceso y resultados del QMB. El producto de dicha etapa es la construccion de una Agenda Futura, cuyo objetivo es asegurar la continuidad de un plan de desarrollo barrial, gestionado por el CVD y la Municipalidad. La Agenda Futura de desarrollo de los barrios se elabora segun los avances logrados por el "Contrato de Barrio" y las necesidades existentes.

METODOLOGIA DEL ESTUDIO

Con el proposito de analizar la participacion ciudadana implementada por el PQMB en la comuna de Valparaiso, especificamente en los barrios de Rodelillo y Porvenir Bajo Costa Brava/Vista al Mar, se recurre a una metodologia cualitativa de estudio de caso. Esto significa que la investigacion busca el analisis profundo e intenso de una unidad social y no la generalizacion de resultados (de Andrade Martins, y Renato Theophilo, 2007; Vasilachis de Gialdino, 2006).

Sin embargo, para entregar mayor validez a los resultados, la investigacion es complementada con el analisis de datos estadisticos secundarios, los que son facilitados por la Oficina de Sistema de Informacion Geografica (SIG) de la Municipalidad de Valparaiso. Dicha integracion de metodologias no es contraria al estudio de caso, de hecho, una de sus caracteristicas es recurrir a procedimientos cuantitativos y cualitativos (Yin, 1994. En Vasilachis de Gialdino, 2006).

Definicion de tecnica de muestreo y de participantes

De acuerdo con la problematica del estudio, la muestra son los y las dirigentes de los barrios Rodelillo y Porvenir Bajo Costa Brava/Vista al Mar que participaron en el desarrollo del QMB en sus respectivos barrios. Ambos barrios fueron incluidos dentro de los 200 intervenidos por el PQMB a nivel nacional. Asimismo, y para entregar mayor confiabilidad a la investigacion, se realizan entrevistas a una funcionaria tecnica encargada de la coordinacion del programa a nivel nacional y a un teorico vinculado a la elaboracion del QMB.

Para la recoleccion de los datos se utilizaron dos tipos de muestreo, uno de ellos es el muestreo teorico, que para Strauss y Corbin (2002) consiste en que la recoleccion de datos es guiada por conceptos vinculados a los referentes teoricos y por las comparaciones que se realizan al llegar a lugares, personas o acontecimientos, lo que permite descubrir variaciones entre los conceptos. En dicho muestreo, la seleccion de los y las entrevistadas es intencional y se lleva a cabo segun la relevancia y el proposito teorico de los "casos". En tal sentido, el numero de entrevistados carece relativamente de sentido (Taylor, y Bogdan, 1987). Los entrevistados deben tener las siguientes caracteristicas: ser miembros de las Juntas de Vecinos; ser integrantes del CVD; ser funcionarios del MINVU vinculados con el PQMB.

La otra tecnica de muestro utilizada es el muestreo de bola de nieve, en donde la seleccion de los participantes se realiza a traves de un criterio estrategico personal, que en este caso corresponde al escaso tiempo disponible para realizar el trabajo de campo y a la falta de financiamiento.

Es importante mencionar que la recoleccion de datos "... no acaba hasta que dejan de aparecer nuevos conceptos y categorias, es decir, que se alcanza el nivel de saturacion" (Ruiz Olabuenaga, 2009: 65). Lo anterior significa que la integracion de nuevos datos finaliza cuando no emerge nada nuevo (Flick, 2004). Al respecto, la saturacion de datos del presente estudio se obtuvo con 10 entrevistas.

Estrategia para la recoleccion de datos

Las fuentes de datos utilizadas son de caracter primario, pues surgen de las entrevistas con los dirigentes de los dos barrios estudiados y de las entrevistas al teorico vinculado al diseno del programa y a la tecnica involucrada en la implementacion del mismo. Ademas, se cuenta con fuentes secundarias, las cuales fueron facilitadas por la Municipalidad de Valparaiso.

Para un control minimo de calidad de los datos se cuenta con la triangulacion dentro del metodo, es decir, dentro de la metodologia cualitativa utilizamos diferentes tecnicas de recoleccion de datos (Denzin, 1989. En Flick, 2007). La primera tecnica empleada son las entrevistas semiestructuradas y como segunda tecnica utilizamos la revision de documentos publicos, con el proposito de complementar la informacion recolectada por las entrevistas. De este modo, se cuenta con documentos institucionales del MINVU sobre el PQMB.

Tecnica de analisis de datos

La tecnica usada para el analisis de los datos es el analisis de contenido en su vertiente cualitativa, el que deja de lado las tecnicas estadisticas multivariadas o los metodos tabulares simples que son empleados en estudios sobre medios de comunicacion (Ruiz Olabuenaga, 2009). Dicho analisis, comprende la revision de las unidades de informacion facilitadas por las entrevistas transcritas, y una de sus caracteristicas es el uso de categorias, que pueden estar definidas previamente a traves de los referentes teoricos, pero que necesariamente deben ser llevadas al campo de estudio para evaluarse repetidamente (Flick, 2004). Las pre-categorias fijadas en el presente trabajo fueron: significado de la participacion ciudadana, caracteristicas de la participacion ciudadana del QMB, obstaculos para participar, conflictos entre las asociaciones barriales y liderazgos del barrio.

ANALISIS DEL PROCESO DE PARTICIPACION CIUDADANA: BARRIOS SIMILARES PERO DIFERENTES

Los barrios estudiados tienen una relacion directa con la morfologia de la comuna de Valparaiso. De hecho, la imagen de "anfiteatro natural" que es conformada por 42 cerros que en forma de herradura miran hacia el Oceano Pacifico, entrega a la comuna caracteristicas morfologicas unicas en el pais. En la parte central de Valparaiso, los cerros tienen una orientacion Norte-Sur y presentan una forma mas larga que ancha, en cambio los cerros del sector Norte-Oriente son de mayor dimension y longitud, lo que genera grandes y largas quebradas. Es en este ultimo sector donde se ubica el barrio de Rodelillo. Por otra parte, el area Sur-Poniente constituye el cerro de mayor dimension de la ciudad, Playa Ancha, aqui se ubica Porvenir Bajo.

[FIGURA 2 OMITIR]

En el caso especifico de Rodelillo constatamos que su ubicacion entre las quebradas Santos Ossa y Cabriteria genera una percepcion de isla dentro de Valparaiso, ya que las principales vias urbanas de la comuna, como son las Avenidas Espana y Santos Ossa, no tienen conectividad a las calles principales del barrio. El poblamiento de Rodelillo comienza en la decada del 70 a traves de asentamientos irregulares, situacion que podemos constatar con la condicion precaria de sus viviendas. Asimismo, Rodelillo presenta un escaso desarrollo de iniciativas inmobiliarias privadas, por lo que la oferta de vivienda ha sido guiada desde el Estado a traves de la regularizacion de las "tomas de suelo" y del equipamiento de servicios basicos.

Con respecto a la zona de intervencion del QMB en Rodelillo, es necesario comentar que el programa no intervino en la totalidad del sector, sino mas bien en algunas de sus unidades vecinales. El total de la poblacion de dichas unidades vecinales, y que aca identificaremos como el barrio de Rodelillo, se divide en 8.469 hombres y 8.984 mujeres, los que en conjunto suman el 6,3% del total poblacional de la comuna de Valparaiso (2). Este porcentaje expresa que Rodelillo es el barrio de mayor escala demografica dentro de las intervenciones del QMB en la comuna. Dicha caracteristica, junto a la amplitud geografica, surge en las entrevistas como un elemento disgregador de la poblacion, lo que representaria un obstaculo para la interaccion entre los y las vecinas.

Al contrario de Rodelillo, Porvenir Bajo se ubica en el sector SurPoniente de la comuna, es decir, en el sector de Playa Ancha, cerro que se asemeja a una peninsula con un llano a media altura y acantilados escarpados. Este barrio esta conformado por tres poblaciones creadas en los ultimos anos de la dictadura, las que reciben el nombre de Costa Brava I, construida el ano 1988, Costa Brava II en 1992 y Vista al Mar, entregada en 1990. Las tres poblaciones juntas conforman 28 edificios de tres niveles, en donde se instalan viviendas sociales. La unidad vecinal que representa a dichas poblaciones es la numero 38, la que esta constituida por 2.268 mujeres y 2.149 hombres.

Una de las caracteristicas de Porvenir Bajo es el alto porcentaje de personas con vulnerabilidad social que residen en dicho barrio. De hecho, de un total de 3.557 personas entrevistadas en Porvenir Bajo para el desarrollo de la Ficha de Proteccion Social (FPS, 2012), un 84,7% se encuentra en los quintiles 1 y 2. Esta cifra supera en 7 puntos porcentuales a las personas vulnerables de Rodelillo (3). Sumado a lo anterior, se percibe un alto deterioro de sus espacios urbanos, lo que provoca una mayor percepcion de segregacion. Asi lo expresa una vecina de Porvenir Bajo: "nosotros hemos sido siempre abandonados en este sector (...) aqui no viene nadie (politicos, funcionarios de las administraciones locales)".

Lo anterior coincide con los efectos que presentaron las politicas de vivienda en decadas pasadas, las que generaron subproductos no deseados (Siclari, 2009), como la concentracion de la pobreza y la segregacion socioespacial de los mas pobres en zonas alejadas de los servicios urbanos y sociales.

?De que participacion ciudadana estamos hablando?

En las entrevistas se percibe una influencia del contexto politico y socioeconomico que ha experimentado el pais en las ultimas cuatro decadas en el significado que los participantes le atribuyen a la participacion ciudadana. De hecho, para los vecinos, la funcionaria y el teorico entrevistados, los 17 anos de dictadura militar (1973-1990) serian una causa para la falta de participacion de los vecinos, tanto de los jovenes como de los adultos, en el desarrollo de sus barrios:

"(...) diecisiete anos de oscuridad (dictadura) que yo le llamo asi, me hago responsable, ya, porque no teniamos derecho a reunirnos, no teniamos derecho a ninguna cosa (...) los dirigentes mas antiguos los fuimos para la casa, los jovenes no traian pa donde iba la cosa, porque no tenian la costumbres de organizarse, porque habian nacido y criado en una limitante de que no se podian reunir mas de dos, tres personas" (Vecino de Rodelillo).

La limitante de reunion para las organizaciones sociales, entre otras medidas represivas, habrian contribuido a generar una ciudadania pasiva, lo que se fortalece con la llegada de los gobiernos democraticos, que a pesar de abrir espacios de participacion social, sobre todo con los procesos electorales, sus politicas sociales profundizaron una relacion de asistencialismo entre el Estado y la ciudadania. En tal sentido, un teorico de la sociologia urbana nos comenta la resistencia que ha generado la participacion ciudadana en la politica de vivienda, resistencia que es institucional como tambien de los ciudadanos: "(...) acostumbrado a un sistema en el cual la institucionalidad les da o no les da".

Sobre lo anterior, Gonzalo Delamaza (2009b) plantea que desde la decada del 90 las relaciones entre Estado y sociedad tienen dos dimensiones, una "por arriba", donde el Estado garantiza las condiciones para el rol exportador de la economia chilena, y otra "por abajo", caracterizada por politicas sociales enfocadas en los mas pobres y sin una base en derechos universales de integracion social, donde la participacion no es vinculante y dependiente de los fondos publicos de financiamiento. Para Delamaza (2009a) el mecanismo de los fondos publicos obliga a las organizaciones de la sociedad civil a competir entre ellas para obtener pequenos montos de recursos y, ademas, a desarrollar sus iniciativas sociales con el lenguaje tecnico de los "proyectos sociales", lo que ha relegado las posibilidades de asociatividad y de fiscalizacion y control ciudadano de la gestion publica.

Bajo este contexto, uno de los significados de la participacion ciudadana identificado en las entrevistas tiene relacion con la informacion que facilita el Estado para el funcionamiento de las organizaciones sociales, y especialmente de los fondos de financiamiento para el desarrollo de proyectos en areas como el emprendimiento, desarrollo urbano, entre otras. De hecho, ante la pregunta sobre que significa la participacion ciudadana, un dirigente de Rodelillo nos manifiesta que: "(...) para mi la participacion ciudadana es que tengamos acceso, ya, (...) tener no el control, sino que el acceso a todo lo que el Estado los ta mostrando". A partir de la cita senalada, se puede establecer que la participacion ciudadana facilitada por el Estado estaria vinculada con la posibilidad de conocer sus diferentes fondos de financiamiento y de conocer los procesos de postulacion a los mismos.

Para Diego Palma (1999), dicho enfoque tendria un caracter funcional para el Estado, pues se encuentra subordinado a las oportunidades que el gobierno facilita. Esto impediria la construccion de una participacion sustantiva, cuyo proposito es el desarrollo personal de los ciudadanos a traves de la integracion de la iniciativa y la responsabilidad.

No obstante, la definicion de participacion ciudadana que tiene un mayor numero de referencias dentro de las entrevistas, es la vision que rompe con una cultura pasiva de interaccion entre los vecinos, algo mas vinculado al "(...) trabajar por todos" (Vecino de Rodelillo). De esta manera, tendriamos otro enfoque de participacion ciudadana, relacionado con la capacidad de los dirigentes de las organizaciones sociales para motivar, guiar y trabajar por los vecinos y vecinas.

Por el contrario, existen algunos entrevistados que identifican la participacion ciudadana con la posibilidad de influir, a traves de consultas y de mecanismos de votacion, en los planes o programas publicos. En este sentido, un dirigente vecinal de Rodelillo expresa que la participacion es: "(...) donde yo tenga derecho realmente a que la autoridad me escuche, ya, y que se sienta conmigo a, en seminario de cara cara a decirnos las cosas". Esta ultima acepcion de participacion ciudadana, si bien se encontraria en un nivel superior en las escalas de participacion de Arnstein (1969) y de Peroni (2009) que la definicion relacionada a la entrega de informacion sobre los fondos de financiamiento para proyectos sociales, no entrega poder de decision a los y las vecinas de los barrios intervenidos en los procesos de consulta.

En sintesis, por medio de las entrevistas identificamos tres enfoques sobre el significado de la participacion ciudadana, los que en ningun caso fueron asociados a mecanismos de democracia directa, por ende, tiene sentido la vision de Pierre Rosanvallon (2010), quien senala que las actuales instancias de participacion ciudadana no estan vinculadas a una democracia directa. El primero de dichos enfoques tiene un caracter instrumental o funcional y esta relacionado con la disponibilidad y entrega de informacion para la postulacion a fondos de financiamiento (desarrollo de proyectos). El segundo es mas individual o de lider, cuya caracteristica es la disposicion que tienen los dirigentes para trabajar por y para toda la comunidad. Por ultimo, encontramos un enfoque colectivo, en donde lo que define a la participacion ciudadana son los medios utilizados en la interaccion entre el Estado y la ciudadania, dichos medios estarian relacionados a la participacion consultiva de la escalera de participacion de Andrea Peroni (2009).

Proceso de participacion en los Barrios

En cuanto a la implementacion de la participacion se pueden observar tres etapas vinculadas al ciclo de vida del QMB. La primera etapa es previa a la llegada del programa y se relaciona con el grado de participacion de los vecinos en el desarrollo de sus barrios. En la segunda, se presentan las caracteristicas de la participacion desarrollada por el QMB, las que estan relacionadas con la creacion del CVD y con los conflictos entre las organizaciones tradicionales de los barrios (Juntas de Vecinos, Cubes Deportivos, entre otros) y esta nueva organizacion barrial. La ultima etapa, identifica los efectos que genero la participacion del QMB.

La participacion de los vecinos antes del QMB

La participacion en las organizaciones sociales antes de la llegada del QMB presenta algunas diferencias entre los barrios analizados. En Rodelillo, los participantes expresaron que las organizaciones sociales del barrio antes de la llegada del programa presentaban divisiones internas, es decir: "(...) cada uno era pa, pa su santo (interes propio) como vamos a ponerle, todos, (...) el que queria hacer algo lo iba a la Municipalidad, eh hacian proyectos con Fondeve, cosas asi" (Vecino de Rodelillo).

La falta de cohesion de las organizaciones, sobre todo de las Juntas de Vecinos, se manifestaba a traves de una desorganizacion entre los vecinos, con un reducido numero de lideres, de los que la mayoria trataba de controlar la participacion de los vecinos en el Barrio: "(...) eran la mayoria, el 99% eran cacique, es decir, tenian su Junta de Vecinos y solamente ellos los que funcionaban" (Vecino de Rodelillo).

Situacion similar se percibe en Porvenir Bajo, donde la desorganizacion de los vecinos se manifiesta con el desinteres de la gente del barrio por salir de sus casas a conversar, a conocer, a participar con los vecinos: "(...) Lo que pasa es que la gente no se mueve no mas po, o sea de su puerta padentro". Una vecina expresa que de los 28 blocks de edificios del barrio, son muy pocas las personas que participan. Una frase representativa de dicha situacion senala que los vecinos de Porvenir: "(...) no estan ni ahi con nadie".

Durante el QMB: ?trabajo conjunto o consulta ciudadana?

Para conocer el proceso de participacion en el momento de la llegada del programa a los barrios y de las propias dinamicas que se instalaron en las localidades, primero es necesario identificar cuales fueron los niveles de participacion facilitados por las administraciones publicas vinculadas al programa.

Niveles de participacion implementados por el QMB

La pregunta que podemos realizarnos en este momento es si la participacion ciudadana implementada por el QMB permitio subir en los niveles de la escalera de participacion de Arnstein. En este punto debemos recurrir a Hernandez Bonilla (2007), quien plantea que el nivel de participacion ciudadana dependera del ambito espacial intervenido. Lo anterior quiere decir que el control total y la delegacion de poder resultan imposibles en unidades espaciales grandes, en cambio, las unidades espaciales mas pequenas tienen una mayor ventaja para descentralizar, delegar poder y la toma de decisiones puede ser transferida a la ciudadania.

Segun lo anterior, el barrio seria el espacio mas viable para la implementacion de la participacion ciudadana. Esto se deberia a que en este tipo de conjunto habitacional, los ciudadanos se pueden responsabilizar de la planeacion, gestion, administracion y mantenimiento de las obras u otros proyectos de transformacion, es decir, el barrio es el ambito espacial ideal para que las personas puedan participar en los niveles superiores de la escalera de Arnstein (1969) y de Peroni (2009).

En cuanto al QMB, constatamos que en algunos momentos existe una participacion activa y en otras mas pasiva. Al igual que en el apartado anterior, esta afirmacion difiere segun los barrios. De hecho, se constata que en Rodelillo a pesar de que antes de la llegada del QMB existia una reducida participacion, durante la implementacion del programa surge un nuevo proceso de organizacion, en el que dirigentes que no se conocian deben reunirse para conformar el Consejo Vecinal de Desarrollo.

A pesar del aporte del QMB a la participacion de los vecinos de Rodelillo, uno de los dirigentes entrevistados plantea que la participacion ciudadana implementada por el programa es de "arriba para abajo". Esta situacion se manifestaba principalmente con el plan de obras, donde: "(...) venian algunos (proyectos) estructurados de abajo o vistos con la empezada (...) como tambien nosotros nos impusimos y dijimos "no po", queremos esto tambien porque esto lo necesitamos".

Una vecina de Rodelillo reafirma lo anterior: "Los proyectos, los bosquejos, las maquetas, todo lo hacen, viene listo ya, es poco lo que uno puede intervenir (...) la obra en si se suponia que se hacian cosas de acuerdo a las necesidades de los pobladores pero muchas cosas no son asi. La

realidad no es asi".

Lo anterior quiere decir que solo se facilitaba informacion, pero no se entregaba la posibilidad de tomar decisiones en el ambito tecnico de las intervenciones de las obras fisicas. Esta situacion no era distinta en cuanto a la elaboracion de documentos o en la organizacion de reuniones, situacion que se puede comprobar en la escasa participacion en la etapa de diseno de las intervenciones urbanas fisicas y sociales.

Al observar las entrevistas de Porvenir Bajo, comprobamos lo identificado en los parrafos anteriores: "(...) los proyectos ya venian como listos". En el caso particular de Porvenir, es necesario comentar que la llegada del QMB al barrio se deberia no solo por la alta vulnerabilidad social del barrio, sino tambien por el deficit estructural de las instalaciones en las poblaciones que componen el barrio, especialmente de las escaleras de acceso a sus viviendas, por ende, los proyectos urbanos de intervencion venian preparados, porque se conocia el principal deficit, pero no por un proceso participativo.

En consecuencia, la participacion implementada por el programa se concentra en niveles bajos, mas bien ligados a mecanismos de consulta y sobre todo en la etapa del diagnostico, en donde un equipo de consultores externos identificaba las necesidades mas urgentes de los vecinos. Es necesario comentar que la participacion en dichas asambleas y en las consultas se realizaba sin abrir espacios de decision en la parte tecnica de los proyectos, por lo que en ocasiones surge en los entrevistados la percepcion de que los equipos de Barrio y que los funcionarios del MINVU no tomaban en cuenta la opinion de los vecinos, por lo que se sentian "pasados a llevar".

En general, podemos destacar que en las entrevistas a los dirigentes existe una vision de continuar el trabajo realizado en el proceso de participacion a traves de la construccion de la agenda futura que definia el QMB, y que segun lo expresado en las entrevistas con los tecnicos, seria una etapa de facilitacion de niveles mas altos de participacion.

CVD: nueva entidad, viejos conflictos

Durante la implementacion de la participacion ciudadana surgieron conflictos relacionados con la creacion de una nueva entidad, como es el CVD. Dichos conflictos fueron asociados a la escasa representatividad que presentaban los lideres de dicha entidad. De hecho, en las entrevistas realizadas en Rodelillo constatamos un conflicto recurrente entre las organizaciones funcionales del barrio, las Juntas de Vecinos y el CVD. En Porvenir la situacion no era diferente, pues la relacion conflictiva tambien se centro entre el CVD y la unica Junta de Vecinos del sector.

Lo anterior es parte de una variedad de obstaculos que influyeron en los posteriores resultados del proceso de participacion, los que en la mayoria se relacionan con la creacion del CVD. Uno de dichos obstaculos es el "caudillismo" de lideres historicos de los barrios, los que han sido excluyentes con nuevos liderazgos y que se encuentran des legitimados por nuevos dirigentes. Para una dirigente de Rodelillo los lideres historicos: "(...) querian siempre estar ahi, ahi, na mas, y no dejaban nadie mas que participara".

Esta situacion es mencionada constantemente como uno de los factores que desmotivan a participar en las organizaciones vecinales, principalmente de los jovenes: "(...) los jovenes empezaron a disgregarse y despues empezaron ellos por su lado a hacer sus cosas solos, porque fue por el egoismo (...) los adultos, ya, por decirlo asi, los mas viejitos empezaron como a discriminar" (Vecina de Rodelillo).

En Porvenir la situacion ha llegado a un punto de separacion entre las dirigentes que permanecieron en el CVD y los demas vecinos. El hecho que los vecinos no presenten motivacion para participar es argumento para no comunicar lo que realiza esta nueva entidad. Asi lo expresa una dirigente del CVD de Porvenir: "nosotros estamos haciendo todo como para callao, cosa de cuando llegue el proyecto y vengan la gente a trabajar (...) ahi que se de cuenta la gente. Porque usted invita, invita a la gente a la reunion, nadien va a la reunion".

La tematica del liderazgo es relevante, ya que muchas veces se utiliza por parte de las administraciones como un argumento para no entregar mayores niveles de participacion. Por lo tanto, las caracteristicas que los entrevistados de Rodelillo y Porvenir identifican de los lideres tradicionales, vinculadas con la ambicion de poder y al individualismo, representan el principal obstaculo para que la gente de los barrios participe de forma activa.

Despues de implementada la participacion en los Barrios

El ultimo momento temporal se enmarca en la etapa final de intervencion del programa, momento en el que aun quedan obras por terminar y en el que se comienza a elaborar lo que sera una agenda futura de desarrollo para los barrios. Al respecto, este apartado busca describir los resultados asociados al proceso de participacion.

Uno de los resultados del proceso participativo que fue mencionado por la mayoria de los y las entrevistadas es que la participacion permitio que los vecinos y vecinas se conocieran, percepcion que es muy evidente en Rodelillo, donde todos los participantes identificaron dicho resultado: "(...) ahora se unieron todos, o sea todo se conoce y todos sabemos quien es el presidente de cada Junta de Vecinos (...) Se conocio la gente, para bien o para mal, se conocieron".

La reflexion que hacemos de Rodelillo, es que antes de la implementacion del programa existia un deficit de participacion. Es despues del proceso implementado por el QMB donde se percibe un aumento de la participacion de los vecinos, una reduccion de las discusiones entre los dirigentes, la renovacion de los mismos, y ademas, un aumento en el interes por realizar mas cosas de las que hasta ahora hacian las Juntas de Vecinos: "(...) nos desperto otro interes, de no quedarnos (...) un deseo de lucha, de seguir trabajando, ya, de, de como, como lograr despertar al resto de la gente".

Contrariamente a lo que se ha experimentado en Rodelillo, en Porvenir Bajo parece ser que la participacion no ha producido los resultados esperados o deseados. Aun cuando una vecina plantea que a traves del programa comenzaron a reunirse mas, el resultado indica que los vecinos terminaron divididos: "(...) se dividieron mucho las poblaciones, ahi fue cuando yo me retire tambien po (...) se dividio mucho, la poblacion en si".

Es necesario comentar que en este barrio las participantes fueron todas mujeres, y ellas mismas senalaron que son las mujeres las que mas participan en el desarrollo del barrio, algo que coincide con los datos que nos entrega la FPS de 2012, la que muestra que en Porvenir la jefatura de hogar es mas femenina que masculina, en una relacion de 57,2% a 42,3% respectivamente. Una posible conclusion al respecto es que en Porvenir las jefas de hogar serian las que tienen una mayor participacion.

En sintesis, los resultados de la participacion ciudadana del QMB se pueden asociar a un remedio para la "Agorafobia Urbana", concepto que hace referencia el miedo al espacio publico y que el geografo y urbanista Jordi Borja ha teorizado como un concepto que describe a una ciudad segregada de guetos de ricos y pobres, que por medio del automovil y el habitat protegido intenta aislarse aun mas del espacio publico (Borja, 1998).

El rol como medicamento de la participacion del QMB que permitiria sanar esta fobia lo identificamos con la posibilidad que entrega el programa para reunirse con los vecinos, una posibilidad que permite conocerse: (...) gracias a este Programa los podemos conocer con los vecinos, yo me puedo codear (relacionarse) con la gente que antes no lo hacia, con la gente de Las Lomas, con la gente de mucho mas arriba y yo soy de aca abajo (Vecino de Rodelillo).

REFLEXIONES FINALES

En la actualidad la participacion ciudadana surge como una alternativa o un complemento tanto a los mecanismos tradicionales de la democracia representativa como al modus operandi de las politicas publicas. En este sentido, como plantea Daniel Zovatto (2007), la integracion de la participacion ciudadana en las politicas publicas no se debe confundir con el desplazamiento de los mecanismos tradicionales de la democracia representativa.

Segun lo anterior, las politicas de vivienda y urbanismo tienen la posibilidad de enfrentar las consecuencias no previstas de sus enfoques de las ultimas decadas del siglo pasado, las que focalizaban sus esfuerzos solo en reducir el deficit habitacional, dejando de lado los aspectos cualitativos del devenir urbano. Es asi como identificamos que en Chile se ha implementado, a traves del QMB, una innovacion en politica de vivienda y urbanismo, la que integra como uno de sus ejes fundamentales a la participacion ciudadana.

De este modo, la presente investigacion identifica que a traves del proceso participativo del QMB los vecinos han "vuelto a verse las caras", lo que ha permitido a su vez, desprenderse de la participacion pasiva, que despues de las conquistas de los movimientos sociales de las decadas pasadas y tras la dictadura militar que minimizo los espacios participativos, se definia a traves de una relacion clientelista entre el Estado y los ciudadanos.

Ahora bien, con respecto al objetivo del programa de mejorar la calidad de vida por medio de la participacion ciudadana, surge una dificultad en Porvenir Bajo, cuya situacion es la que mas se asemeja al desarrollo de las politicas de vivienda y urbanismo de las decadas del 80 y 90 en Chile, es decir, entrega de vivienda, pero generando segregacion social y espacial. Es justamente en este barrio donde la participacion tiene un mayor deficit, por lo que el QMB, el CVD y los propios vecinos tienen una desventaja con respecto a Rodelillo.

En el caso de este ultimo podemos mencionar que experimento un antes y un despues de la implementacion de la participacion ciudadana del QMB. Su caso llama la atencion, ya que a pesar de ser la zona de mayor extension territorial dentro de los barrios estudiados, es donde la participacion tiene mayores resultados positivos, contradiciendo la vision de Hernandez Bonilla (2007), quien senala que a menor escala es mas operativa la aplicacion de la participacion ciudadana.

Un elemento necesario de comentar es que a pesar de que la participacion del QMB ha permitido una serie de factores como el volver a interactuar, el permitir salir de sus casas y conocer a sus vecinos, aun existen factores que impiden senalar el proceso de participacion ciudadana del QMB como exitoso. Reflejo de ello son los obstaculos para fortalecer dicha participacion y que en este estudio identificamos con el liderazgo excluyente de gran parte de los dirigentes vecinales.

En relacion al objetivo general de nuestra investigacion, se puede senalar que la participacion ciudadana implementada por el QMB en los barrios Rodelillo y Porvenir Bajo de la Comuna de Valparaiso se concentra en los niveles bajos de participacion, los que estan vinculados con los procesos de consulta y entrega de informacion, es decir, en los niveles medios y bajos de las escalera de participacion de Sherry Arnstein (1969) y de Andrea Peroni (2009). Lo anterior nos permite concluir que las decisiones de los y las vecinas de los barrios analizados no son totalmente vinculantes.

Sin embargo, se identifica que la constitucion de una agenda futura de desarrollo, llevada a cabo entre el CVD y los ejecutores del PQMB, seria un espacio de participacion relacionado con los niveles mas altos en las escaleras de participacion revisadas. Dicha agenda seria ejecutada sin la presencia del PQMB, por lo tanto, su gestion, control e implementacion dependeria totalmente de las personas que habitan en los barrios intervenidos, es decir, la participacion despues del QMB es pensada desde la autoridad como de "empoderamiento" a los vecinos y vecinas.

Es necesario comentar que los resultados de la presente investigacion tienen de una limitante metodologica, la que tiene relacion con la falta de capacidad de generalizacion de los estudios cualitativos, esto quiere decir, para el caso del presente articulo, que al analizar el proceso de participacion del PQMB en solo dos barrios, estamos relegando las caracteristicas sociales, economicas y culturales de los otros barrios intervenidos por el PQMB en la comuna de Valparaiso y en el pais.

Es por lo mismo que se hace necesario hacer una distincion sobre todo con las diferencias sociales, culturales y economicas de cada barrio, puesto que el nivel de participacion no solo depende de lo ofrecido por el QMB, sino tambien de las dinamicas de las organizaciones sociales de cada sector. Lo anterior, lo constatamos en Porvenir, donde antes de la llegada del QMB la organizacion social era escasa y presentaba liderazgos excluyentes, situacion que resulto en un obstaculo para el QMB.

Otro factor a considerar es la dimension territorial de cada barrio, la que con este estudio pierde sentido como factor de influencia del exito o fracaso de la participacion, puesto que en teoria unidades mas pequenas serian las mas indicadas para implementar la participacion ciudadana. Sin embargo, Porvenir Bajo, el mas pequeno de los barrios, es el que tiene menor participacion.

Por ultimo, se presentan algunas lineas de investigacion futuras, tanto para investigaciones como para programas publicos vinculados a las politicas de vivienda y urbanismo y que tengan como uno de sus pilares la participacion ciudadana.

En tal sentido, el estudio nos muestra que existen diferencias en las experiencias con la participacion ciudadana de cada barrio. Esto resulta fundamental tener en cuenta para una futura intervencion, ya que conocer elementos como los identificados en Porvenir Bajo, como la alta vulnerabilidad social, la conflictividad interna antes de la llegada del QMB y la deslegitimacion de los lideres vecinales, podrian ser causas del exito o el fracaso de un programa publico.

Dentro de las categorias identificadas en el campo de estudio, observamos que los tipos de liderazgo de los dirigentes serian uno de los factores determinantes para la motivacion o el rechazo de la participacion en el desarrollo de los barrios. Es por lo mismo que se hace necesario profundizar sobre la estructura de las organizaciones vecinales y realizar campanas de informacion a los ciudadanos sobre la importancia de participar en el desarrollo de sus comunidades. De este modo, se podria comenzar a democratizar un area que se encuentra dominada por "caciquismos" que desmotivan y generan conflictos permanentes en sus barrios.

Otra area a integrar en desarrollos futuros de este tipo de investigaciones, es la del capital social. Dicho concepto hace referencia a las caracteristicas de la organizacion social, tales como la confianza, las normas y valores compartidos, la capacidad de asociatividad, entre otras, que facilitan acciones coordinadas, aumentando la eficiencia de la sociedad (Tenorio, y Monje-Reyes, 2010). La integracion del capital social en el analisis de la participacion ciudadana implementada por el QMB, podria ser util para comprender las diferencias de participacion de cada barrio y para identificar la influencia que tiene la mayor o menor presencia de dicho capital en la participacion realizada por los y las vecinas de los barrios intervenidos.

BIBLIOGRAFIA

Aguirre, D., Aravena, S., Gonzalez, M., Morales, N., Sandoval, A. (2008). Programa "Quiero mi Barrio": Avances y desafios. Reflexiones a partir de la experiencia metropolitana. Revista Temas Sociales, 60, 112.

Aguirre, D. y Varas, L. (2009). Programa de Recuperacion de Barrios: Genesis, metodologia y enfoques. En Ministerio de Vivienda y Urbanismo. Programa Recuperacion de Barrios: Lecciones aprendidas y buenas practicas. Santiago de Chile: Ministerio de Vivienda y Urbanismo. Pp. 46-73.

Bobbio, N. (2001). El futuro de la democracia (3a ed.). Mexico, D. F.: Fondo de Cultura Economica.

Boeninger, E. (2007). Politicas Publicas en Democracia: Institucionalidad y experiencia chilena 1990-2006. Santiago de Chile: Uqbar Editores.

Borja, J. (1998). Ciudadania y Espacio Publico. Revista Ambiente y Desarrollo, 14(3), 13-22.

Corporacion Latinobarometro (2012). Informe 2011. Disponible en: http://www.latinobarometro.org/latino/LATContenidos.jsp

De Andrade, G. y Theophilo, C. (2007). Metodologia da Investigagao Cientifica para Ciencias Sociais Aplicadas. Sao Paulo, Brasil: Atlas.

Delamaza, G. (2009a). Tan lejos tan cerca: Politicas publicas y sociedad civil en Chile. Santiago de Chile: LOM Ediciones.

Delamaza, G. (2009b). Del Elitismo Democratico a la Ciudadania: Desafio de la Participacion en Chile. En: Heinrich Von Baer, Editor General. Pensando Chile desde sus Regiones. Temuco: Ediciones Universidad de la Frontera. Pp. 697-706.

Delamaza, G. (2009c). La institucionalizacion de la participacion en las politicas publicas en Chile. Estado actual y desafios. En Participacion y nuevos desafios politico-institucionales. Serie Estudios, Vol. III. Santiago de Chile: Ministerio Secretaria General de la Presidencia.

Ducci, M. (1997). Chile: el lado oscuro de una Politica de Vivienda exitosa. Revista Eure, 23(69), 99-115.

Flick, U. (2004). Introduccion a la investigacion cualitativa. Madrid y A Coruna: Ediciones Morata, S. L. y Fundacion Paideia Galiza.

Fernandez, M. y Ordonez, M. (2007). Participacion ciudadana en la agenda gubernamental de 2007: Caracterizacion de los compromisos. Taller de Titulacion. Pontificia Universidad Catolica de Chile, Instituto de Sociologia. Santiago de Chile. Disponible en: http://www.innovacionciudadana.cl/portal/imagen/File/barometro/Info rme%20final%20S.E. .pdf

Giddens, A. (2009). Sociologia (6a ed.). Madrid, Espana: Alianza Editorial.

Guilherme Tenorio, F. y Monje-Reyes, P. (2010). Ciudadania, participacion y desarrollo local. Santiago de Chile: Editorial Arcis.

Hernandez Bonilla, M. (2007). Participacion ciudadana y el rescate de la ciudad. Revista INVI, 22(59), 13-54.

Kliksberg, B. (1999). Seis tesis no convencionales sobre participacion. En: Buenos Aires sin Frontera: Un Espacio para el Dialogo.

Ley No.. 20.500, Sobre Asociaciones y Participacion Ciudadana en la Gestion Publica. Congreso Nacional de Chile. Disponible en: http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1023143&buscar=Ley+20. 500

Ministerio de Desarrollo Social (2012). Encuesta de Caracterizacion Economica 2011. Disponible en: http://observatorio.ministeriodesarrollosocial.gob.cl/layout/doc/casen/ publicaciones/2011/CASEN_2011.pdf

Ministerio de Vivienda y Urbanismo (2007). Texto Actualizado del Decreto Supremo No.14, (V. y U.), de 2007 D.O. de 12.04.07. Disponible en: http://www.minvu.cl/opensite_20061113165715.aspx

Ministerio de Vivienda y Urbanismo (2010). Inventario de Metodologias de Participacion Ciudadana en el Desarrollo Urbano. Santiago de Chile: Autor.

Palma, D. (1999). La participacion y la construccion de ciudadania. Santiago de Chile: U.ARCIS, Departamento de Investigacion, Universidad de Arte y Ciencias Sociales. Disponible en: bibliotecavirtual. clacso. org. ar/ar/libros/chile/arcis/palma.rtf

Peroni, A. (2009). La participacion ciudadana en el sector de la salud: un estudio cualitativo de la realidad chilena. Revista de Fomento Social, 254 (abril-junio), 287-320.

Pindado, F. (2000). La participacion ciudadana en la vida de las ciudades. Barcelona, Espana: Ediciones del Serbal.

PNUD (2004). La Democracia en America Latina: Hacia una Democracia de Ciudadanas y Ciudadanos. Buenos Aires: Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara, S.A.

PNUD (2010). Nuestra Democracia. Mexico, D.F.: PNUD, Secretaria General de la Organizacion de los Estados Americanos, Fondo de Cultura Economica.

Rosanvallon, P. (2010). La legitimidad democratica: imparcialidad, reflexividad y proximidad. Barcelona: Ediciones Paidos Iberica.

Ruiz Olabuenaga, J. (2009). Metodologia de la investigacion cualitativa (4a ed,). Bilbao, Espana: Universidad de Deusto.

Secretaria Ejecutiva de Medio Ambiente y Territorio (s.f.). Manual Participacion Ciudadana para Iniciativas del Ministerio de Obras Publicas. Disponible en: http://especiales. mop. gov.cl/participacion/ wp content/uploads/2010/08/Manual_PAC.pdf

Secretaria Regional del MINVU (2011). Memoria Programa Recuperacion de Barrios, Region de Valparaiso 2006-2010. Valparaiso, Chile: MINVU y Secretaria Regional Ministerial de Vivienda y Urbanismo.

Sepulveda Ocampo, R., Larenas Salas, J., Prado Barroso, V., Prat Waldron, B., Alvarez Gonzalez, J. (2009). Bicentenario: Oportunidad de Repensar las Politicas Urbano-Habitacionales en Chile. Revista 1NV1, 24(67), 21-67.

Sepulveda Ocampo, Ruben y Fernandez Wagner, Raul (2006). Un analisis critico de las politicas de vivienda en America Latina. San Jose, Costa Rica: Centro Cooperativo Sueco.

Siclari Bravo, P. (2009). Instrumentos de integracion social en la nueva politica habitacional y urbana de Chile. Revista Centro- h, No. 3, abril: 63-75.

Simian, J. (2010). Logros y desafios de la politica habitacional en Chile. Revista Estudios Publicos, 117, 269-322.

Soto, F. (2013). El desafio de la participacion: Referendo e iniciativa legislativa popular en America Latina y Europa. Santiago de Chile: LOM Ediciones.

Strauss, A. y Corbin, J. (2002). Bases de la investigacion cualitativa. Tecnicas y procedimientos para desarrollar la teoria fundamentada. Colombia: Universidad de Antioquia.

Taylor, S. y Bogdan, R. (1987). Introduccion a los metodos cualitativos de investigacion: La busqueda de significados. Barcelona, Espana: Paidos Basica.

Touraine, A. (2000a) ?Podremos vivir juntos?: Iguales y diferentes. Santafe de Bogota, D.C., Colombia: Fondo de Cultura Economica.

Touraine, A. (2000b) Critica de la modernidad (2a ed.). Mexico, D.F: Fondo de Cultura Economica.

Vasilachis de Gilardio, I. (2006). Estrategias de Investigacion cualitativa. Barcelona: Editorial Gedisa.

Zovatto, D. (2010). Las instituciones de la democracia directa a nivel nacional en America Latina. Balance comparado: 1978-2010. Revista de Sociologia, 24, 87-124.

Constantino Villarroel Rios (1)

Recibido: Noviembre, 2013 // Aceptado: junio, 2014

(1) Magister en Gestion y Politicas Publicas. Universidad de La Coruna, Espana, Pontificia Universidad Catolica de Chile y Universidad Central de Chile. Lineas de investigacion: participacion ciudadana, analisis y evaluacion de politicas sociales. Direccion: Balmaceda 1990. Depto. 53, Recreo. Vina del Mar, Chile. Telefono: 8548-5164.

E-mails: constantino.v.r@gmail.com; cvillarroeli@uc.cl

(2) Segun datos del Censo de Poblacion y Vivienda del ano 2002.

(3) Datos facilitados por la Oficina de Sistema de Informacion Geografica (SIG) de la Ilustre Municipalidad de Valparaiso.
COPYRIGHT 2014 Universidad de Los Lagos, Centro de Estudios del Desarrollo Local y Regional
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Villarroel Rios, Constantino
Publication:Revista LIDER: Revista Labor Interdisciplinaria de Desarrollo Regional
Article Type:Ensayo
Date:Jan 1, 2014
Words:11849
Previous Article:Propuesta de Zonificacion para la Comuna de Huara-Primera Region.
Next Article:Metodologia de educacion ambiental autogestionada, comunidad de Camorra Vinales, Cuba.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters