Printer Friendly

Analisis, desde la psicologia positiva, de la salud mental en alumnos universitarios de primer ano de Concepcion (Chile).

An approach from positive psychology to mental health of university freshmen in Concepcion (Chile)

Introduccion

La vida universitaria enfrenta a sus jovenes alumnos a multiples estresores, como la sobrecarga academica que exige dedicar horas de estudio presenciales y en el hogar (Kember, 2004, en Figueiredo-Ferraz, Cardona & Gil-Monte, 2009), o el cambio que implica a nivel del sistema de vida de quienes se encuentran terminando su adolescencia. Ingresar a la universidad conlleva aproximarse a un mundo desconocido, vivir experiencias nuevas y poner a prueba las expectativas del entorno cercano y las propias. Adicionalmente, en algunos casos, esto requiere dejar el hogar, la familia, los amigos y el entorno cotidiano (Dyson & Renk, 2006), lo que produce una interrupcion significativa de las redes de apoyo de los sujetos (Beck, Taylor & Robbins, 2003).

De esta manera, no es extrano que los estudiantes presenten dificultades de adaptacion y se expongan a varios factores que amenazan su bienestar (Cova et al, 2007), lo que hace deseable y necesario aproximarse a la realidad de estos alumnos, no solo desde sus caracteristicas cognitivas, afectivas o sociales, como se ha hecho tradicionalmente, sino tambien desde su salud mental. Esto, sobre todo, si consideramos que la salud mental puede afectar la capacidad de los alumnos para insertarse en este nivel educativo marcado por exigencias academicas, personales y sociales; mantenerse en el y lograr los aprendizajes necesarios para su posterior desarrollo profesional.

Cambio de enfoque: la psicologia positiva

Hasta ahora el enfoque predominante para estudiar la salud mental se ha centrado en investigar los trastornos y problemas que las personas pueden presentar en el area, algo de lo que Chile ha caracterizado la investigacion en la poblacion adulta (Vicente et al, 2002; Kohn et al, 2005; Vicente et al, 2005) y tambien en poblacion universitaria (Cova et al, 2007).

Lo anterior es coherente con la medicina tradicional, de enfoque biomedico, cuyo eje ha estado en el diagnostico y tratamiento de las enfermedades; modelo que gradualmente ha cedido el paso a un modelo biopsicosocial con mayor interes, en terminos practicos, en reducir el costo de la atencion directa, el numero de vidas y anos de vida perdidos, y el sufrimiento humano. Este modelo, en terminos teoricos, se ocupa mas del rol de los estilos de vida en la salud de las personas que en los mecanismos que producen la enfermedad, con una aproximacion preventiva hacia la salud, donde se busca la participacion y responsabilidad de la poblacion (Perales, Sogi & Morales, 2003).

Coherente con este enfoque, el abordaje tradicional de la salud mental, centrado en los problemas, puede complementarse con una mirada desde la psicologia positiva. Esta perspectiva de la psicologia se inicia oficialmente en 1999 en el discurso inaugural de Martin Seligman como presidente de la APA (Vasquez, Hervas & Ho, 2006), quien propone abordar cientificamente las fortalezas y virtudes humanas, esto es, los rasgos individuales e institucionales que facilitan el desarrollo, favorecen una mayor calidad de vida, reducen la probabilidad de psicopatia y trascienden al individuo, beneficiando a la sociedad en que este se inserta (Contreras & Esguerra, 2006).

Si bien no representa una perspectiva totalmente nueva, si enfatiza la necesidad de complementar la aproximacion habitual de los fenomenos psicologicos (Vasquez et al, 2006), llevando la atencion de la psicologia a los aspectos mas positivos del ser humano (Garcia, 2003). Esto, pues el enfasis en la patologia lleva a formarse una imagen de seres humanos fragiles, victimas del ambiente adverso o incluso de una genetica debil, lo que etiqueta al hombre como sobreviviente, mas que como un ser capaz de crecer (Martinez, 2006).

Si bien, de acuerdo con esta perspectiva, existen aspectos estables en el tiempo y posiblemente hereditarios, como el sentimiento de felicidad, que determinan el nivel de experiencias positivas que una persona puede experimentar en su vida; tambien sostiene que existen aspectos dinamicos del individuo: las fortalezas del caracter (Contreras & Esguerra, 2006).

Las fortalezas del caracter son caracteristicas psicologicas que el sujeto expresa ante circunstancias determinadas y provocan emociones positivas autenticas, como el optimismo, la fe, la esperanza, la honestidad, la perseverancia, la capacidad de fluir (flow o experiencia optima), la competencia percibida, etcetera. Todas experiencias que actuan como barrera ante las enfermedades y favorecen el bienestar fisico, emocional y social de los sujetos (Contreras & Esguerra, 2007).

Lykken (2000, citado en Contreras et al., 2007) sostiene que estas fortalezas pueden ser puestas en practica y reforzadas intencionalmente por los sujetos para aumentar sus niveles de bienestar. En este sentido, es clave el rol de la interpretacion subjetiva que las personas hacen de su realidad objetiva para generar y mantener la felicidad.

En el presente estudio, y desde la optica de la psicologia positiva, se analizaran tres caracteristicas psicologicas que representan una percepcion subjetiva mas positiva de si mismo, del entorno presente y de las oportunidades futuras, y que se relacionan con emociones positivas y un mayor nivel de salud mental: autoestima, satisfaccion vital y optimismo.

Primera fortaleza: autoestima

Cuando hablamos de autoestima apuntamos a dos componentes diferentes: la valia y el sentimiento de capacidad personal. En el primer caso, nos referimos a la valoracion que el sujeto hace de su autoconcepto; en el segundo, nos referimos a las expectativas que el sujeto tiene de su propio desempeno, esto es, su autoeficacia. En la adolescencia, la autoestima esta aun en configuracion -al igual que la personalidad- y podria verse afectada por los cambios corporales o del ambiente, incluso de la formacion valorica que el sujeto esta recibiendo, y que al ser contraria a la del hogar puede generar en el sujeto sentimientos de inseguridad (Tarazona, 2005).

En los estudiantes, la autoestima puede ser un factor relevante, pues aquellos que fortalecen su autoestima al cumplir con sus expectativas academicas y personales en ambientes universitarios presentan un estado de animo mas saludable y menores problemas de salud mental (Amezquita et al, 2003). Esto se corrobora en un estudio de Prieto, Goncalves, Buela-Casal & Machado (2004), donde se encontro que el nivel de autoestima de los sujetos con depresion es significativamente menor al de aquellos que la presentan.

Dentro de las variables que influyen en la autoestima, destaca el peso que las familias tienen en su desarrollo, tal como lo demuestra un estudio realizado con adolescentes de la comuna de Concepcion por Gonzalez & Mendez (2006), donde se hallo que el nivel de autoestima de los adolescentes se relaciona directamente con una mayor disponibilidad percibida en ambos padres e inversamente con la rabia que se siente hacia ellos. Asi mismo, los que presentan un apego seguro tienen una mayor autoestima que los que manifiestan un apego alterado.

Segun Tarazona (2005), el nivel socioeconomico influiria en el nivel de autoestima de las personas interactuando con el sexo de estos. Al respecto, este autor descubrio que los hombres de nivel socioeconomico alto tendrian una mayor autoestima que las mujeres de nivel socioeconomico bajo.

Considerando las variables independientemente, Rojas-Barahona, Zegers & Foster (2009) encontraron en adultos chilenos que las personas de nivel ingresos altos tenian mayores niveles de autoestima que las de ingresos bajos. No obstante, a diferencia del estudio de Tarazona (2005), las mujeres presentaban un mayor nivel de autoestima. En este mismo analisis, se observo que en la adultez joven el nivel de autoestima, medido con la Escala de Autoestima de Rosenberg, promediaba en 32,37 puntos. Antecedente relevante dado que en el presente estudio se utilizara el mismo instrumento.

Satisfaccion con la vida, una segunda fortaleza

Ademas de una percepcion positiva de si mismo, la salud mental pasa por una percepcion positiva del entorno, esto es, estar satisfecho con las propias condiciones de vida. La satisfaccion vital corresponde al componente cognitivo del bienestar subjetivo, e implica el sentimiento de bienestar en relacion consigo mismo en la vida. Es un aspecto subjetivo de este que lo diferencia de la aprobacion o satisfaccion con las condiciones objetivas de la vida (Undurraga & Avendano, 1998, citado en Tarazona, 2005).

En este sentido, la dimension objetiva se refiere a la disponibilidad de bienes y servicios, mientras que la dimension subjetiva se refiere a la valoracion de la presencia de ello en la propia vida. Este componente subjetivo tendria a su vez una dimension cognitiva: la satisfaccion vital, ya sea como evaluacion global o de dominios especificos, y el componente afectivo, que aludiria a los sentimientos positivos, que algunos autores denominan felicidad. Pese a esto, otros autores consideran que la felicidad es un concepto mas inclusivo, al que el bienestar y la satisfaccion se subsuman (Myers, 2000, citado en Cuadra y Florenzano, 2003).

La evidencia empirica muestra que las personas con una alta felicidad son menos autorreferentes, hostiles, abusadoras y vulnerables a las enfermedades, y, por el contrario, son mas generosas, sociales y cooperativas, estan mas dispuestas a perdonar, son mas tolerantes, confiables y decididas, y tienen mas energia (Cuadra & Florenzano, 2003). Especuficamente, las personas con una alta satisfaccion vital poseerian una mayor salud mental, menor estres, depresion, afectos negativos o ansiedad (Atienza, Pons, Balaguer & Garcia-Merita, 2000, citado en Tarazona, 2005). Por ultimo, Tarazona (2005) identifico que la satisfaccion con la vida presenta una variacion similar en torno al nivel socioeconomico de las personas al encontrado con la variable autoestima.

En Chile, aplicando el cuestionario de Satisfaccion Vital de Diener, se encontro que los adultos mayores percibian en general su vida positivamente, obteniendo una media de 23,8 puntos en un estudio de Mella et al. (2004). Esto es coincidente con las investigaciones a nivel mundial que muestran que las personas tienden a reportarse al menos como moderadamente felices. Sin embargo, en este estudio no se hallaron diferencias por sexo, edad o ingresos familiares (Cuadra & Florenzano, 2003). Estos ultimos resultados discrepan con los observados por un analisis de Moyano & Ramos (2007) en poblacion chilena de la Region del Maule, donde se encontro que las mujeres poseen un nivel de satisfaccion vital mayor al de los hombres. Estas diferencias parecen relevantes, pues, si bien las mujeres estaban mas satisfechas que los hombres, en este estudio no se vieron diferencias de genero en torno a la sensacion de felicidad, lo que se explicaria porque, si bien las mujeres experimentan con mayor intensidad las emociones, lo hacen tanto con las emociones positivas como negativas, lo que equilibraria ambos afectos, obteniendo puntajes similares a los hombres. En este mismo estudio, se encontro que las personas entre 17 y 25 anos, el grupo etario del universitario tipico, presenta un nivel de felicidad inferior al resto de la poblacion, lo que es concordante con otros analisis que muestran que los adultos-jovenes evaluan mas negativamente su calidad de vida, aparentemente, debido a las altas expectativas respecto a sus metas de futuro y recursos.

Una percepcion positiva del futuro: el optimismo

Como tercera caracteristica, aparece la evaluacion positiva hacia el futuro: el optimismo, que es un rasgo disposicional, con componentes cognoscitivos, emocionales y motivadores, que media entre los eventos externos y la interpretacion personal, de forma tal que al pensar en el futuro se espera que ocurran los resultados deseados y se actua de manera que esos resultados sean mas probables (Carver & Scheier, 2002). Scheier & Carver (1987, citados en Contreras & Esguerra, 2006) lo definen, en otras palabras, como una disposicion o creencia estable y generalizada de que ocurriran cosas positivas.

El optimismo se relaciona con las expectativas que las personas tienen, en funcion de su historia, de sus logros, necesidades y del conocimiento de sus fortalezas y debilidades (Martinez, 2006); se asocia con una forma mas adaptativa de afrontar problemas (resolucion de problemas, busqueda de soporte emocional) y conduce a la obtencion de resultados positivos (Scheier y Carver, 1985). Pese a lo anterior, Cuadra y Florenzano (2003) distinguen entre un optimismo absoluto e incondicional y un optimismo inteligente: el primero seria una forma de escape patologico, poco realista y que en algunas ocasiones puede hacer perder tiempo valioso para llevar a cabo otras estrategias mas efectivas. El segundo implicaria una forma realista de ver la realidad.

Numerosos estudios empiricos han demostrado que los optimistas son psicologica y fisicamente mejor adaptados que los pesimistas (Chang, 2002), e incluso se ha encontrado que el optimismo tiene efectos favorables sobre el curso de una enfermedad, al aumentar la sobrevida en pacientes terminales e influir en la percepcion de bienestar y salud en general, y tambien se asocia con resistencia a la enfermedad y resultados mas favorables en la evaluacion de su salud. Por el contrario, las personas pesimistas presentan un peor estado de salud y bienestar, y una vida mas corta (Contreras & Esguerra, 2006).

Sumado a esto, las personas pesimistas poseen ocho veces mas posibilidades de deprimirse ante la adversidad; tienen un peor desempeno deportivo, academico y laboral; rinden menos en los estudios, en los deportes y en la mayoria de los trabajos; y mantienen relaciones interpersonales mas inestables (Contreras & Esguerra, 2006). Al respecto, en poblacion universitaria espanola, un estudio de Remor, Amoros y Carrobles (2006), utilizando el Test de Orientacion Vital Revisado, LOT-R, observo que los alumnos que presentaban una menor intensidad de malestar fisico en la semana tenian mayores niveles de optimismo (M = 16,17; D.E. = 4,00) que quienes lo presentaban en mayor intensidad (M = 12,72; D.E. = 5,37).

Un elemento esperanzador al respecto es el que exponen Avia y Vasquez (1999, Cuadra & Florenzano, 2003), que, pese a considerar que el optimismo es una dimension de la personalidad relativamente estable que se configura en parte por la herencia y en parte por las experiencias tempranas, de todas formas se puede aprender en la edad madura. Esto es sobre todo positivo si se tienen en cuenta las investigaciones que muestran que ensenar optimismo a los ninos puede ser efectivo para prevenir en ellos sintomas depresivos, utilizando el entrenamiento cognitivo y la terapia de resolucion de problemas sociales (Contreras & Esguerra, 2006).

Objetivo del estudio

El presente trabajo se propone analizar la salud mental de los estudiantes universitarios de primer ano de una universidad privada en Concepcion, desde la perspectiva de la psicologia positiva. Con este fin, en primer lugar, describira el nivel de autoestima, satisfaccion con la vida y optimismo disposicional de este grupo; posteriormente, evaluara la relacion de estas tres variables con caracteristicas sociodemograficas de los alumnos (sexo, edad, tipo de establecimiento de egreso de la ensenanza media y religion) y, finalmente, identificara su relacion con los tres problemas de salud mental mas prevalentes en Chile en la poblacion adulta (Vicente et al, 2002; Kohn et al, 2002; Vicente et al., 2005) y universitaria (Cova et al., 2007), a saber: sintomatologia depresiva, sintomatologia ansiosa y consumo del alcohol.

En linea con lo anterior, las hipotesis que fueron sometidas a prueba en el estudio pueden sintetizarse de la siguiente forma: 1) Existe relacion directa entre las variables psicologicas que corresponden a fortalezas de la salud mental de las personas, esto es, autoestima, satisfaccion con la vida y optimismo; 2) las caracteristicas sociodemograficas como sexo, edad y tipo de establecimiento donde se curso la ensenanza media estan asociadas a diferencias en el nivel en que se presentan estas fortalezas; 3) debido a su rol como factor protector, el profesar una religion se vincula con una mayor autoestima, satisfaccion con la vida y optimismo; y 4) en tanto fortalezas, estas variables correlacionan inversamente con los problemas de salud mental antes mencionados.

Metodo

Para cumplir con el objetivo anterior, se realizo una investigacion cuantitativa, de alcance correlacional, empleando un diseno no experimental transversal.

Participantes

A traves de un muestreo probabilistico estratificado por carreras, se selecciono aleatoriamente a 554 estudiantes que en el 2009 se habian matriculado en primer ano en los programas de pregrado de una universidad privada. Posteriormente, se elimino a 10 sujetos que presentaban mas de un 5% de valores perdidos, obteniendo una muestra final de 544 alumnos, de los cuales 58,7% eran mujeres (n = 325) y un 41,3% (n = 229), hombres, cuyas edades oscilaron entre los 18 y 34 anos con una media de 19,96 anos (D.E. = 2,31).

La muestra obtenida representaba 33 programas de pregrado diferentes, que correspondian a 30 carreras distintas, ya que tres ellas se impartian en dos campus de la universidad. El grupo con mayor numero de participantes fue pedagogia en matematicas, con 28 sujetos (5,1%), y el que tuvo una menor representacion fue odontologia, con 4 alumnos (0,7%). Se obtuvo un promedio de 18,47 participantes por programa.

Del total de la muestra, 436 alumnos (78,7%) reportaron estar estudiando su primera carrera, 104 (18,8%) respondieron haber estudiado al menos una carrera antes sin haberla terminado y 7 (1,3%) dijeron haber estudiado y terminado una carrera previa. Siete sujetos no respondieron esta pregunta. Adicionalmente, un 41,6% (n = 226) de la muestra habia egresado de ensenanza media desde establecimientos municipalizados; un 40,4% (n = 220), de establecimientos particulares subvencionados; y un 18,0% (n = 98), de establecimientos particulares pagados.

Por ultimo, tambien fue consultada la religion de los sujetos, que es descrita como un factor protector del desarrollo y la salud mental de los alumnos (Florenzano, 2007). Asi, 318 estudiantes (57,4%) reconocieron profesar una religion; 232 (41,9%) respondieron explicitamente que no lo hacian; y 4 (0,7%) no contestaron la pregunta. Entre quienes profesaban una religion, el grupo mayoritario lo constituian los catolicos (n = 197; 35,6%), seguido de los evangelicos (n = 63; 11,2%).

Instrumentos

Como parte del estudio, los alumnos respondieron una bateria de cuestionarios pertenecientes a un proyecto de investigacion mayor, luego de firmar un consentimiento informado en el que se les explicaban los objetivos del estudio, el tipo de participacion solicitada y la confidencialidad y voluntariedad de este.

En este articulo, se muestran los resultados de aquellos referidos a la salud mental, desde una perspectiva positiva: autoestima, satisfaccion con la vida y optimismo, que constituyen el centro del trabajo. Adicionalmente, se incluiran tres instrumentos para medir problemas de salud mental (depresion, ansiedad y consumo de alcohol) y un ultimo cuestionario sociodemografico, ya que se busca evaluar su relacion con los tres primeros.

Escala de Autoestima de Rosenberg. Es una escala de 10 items tipo Likert con cinco alternativas de respuestas (1: muy en desacuerdo a 5: muy de acuerdo). Fue desarrollada por Rosenberg para evaluar la autoestima en adolescentes, a partir de la medicion de los sentimientos de respeto y aceptacion de si mismo (Rojas-Barahona, zegers & Foster, 2009). En un estudio realizado por Salvo & Melipillan (2008) en alumnos de ensenanza media, este instrumento presento un coeficiente Alfa de Cronbach de 0,84 y sus items tuvieron adecuada capacidad discriminativa. En el presente estudio, arrojo una confiabilidad de 0,836 segun el coeficiente Alfa de Cronbach.

Escala de Satisfaccion con la Vida de Diener. Creada por Diener, Emmons, Larsen y Griffin (1985, citados en Cabanero et al, 2004), corresponde a una escala unidimensional (Tarazona, 2005) tipo Likert constituida por cinco items con cinco alternativas de respuesta cada uno (1 = muy en desacuerdo; 2 = en desacuerdo; 3 = indiferente; 4 = de acuerdo y 5 = muy de acuerdo), donde un mayor puntaje indica una mayor satisfaccion con la propia vida. Este instrumento ha demostrado tener correlaciones significativas con las escalas de apoyo social percibido, depresion y autorreporte de salud (Mella et al, 2004). En la aplicacion de esta investigacion mostro una confiabilidad de Alfa = 0,852.

Test de Orientacion Vital Revisado. LOT-R. El LOT-R fue creado por Scheier, Carver y Bridges (1994, citado en Ferrando et al., 2002), consta de 6 items de contenido, 3 de los cuales estan redactados en sentido positivo y 3 en sentido negativo. Ademas, existen 4 items distractores, que proporcionan una puntuacion de optimismo disposicional. Presenta cinco alternativas de respuesta para cada item (1 = muy en desacuerdo; 2 = en desacuerdo; 3 = indiferente; 4 = de acuerdo y 5 = muy de acuerdo). La confiabilidad mostrada en este estudio fue de Alfa = 0,515.

Inventario de Depresion de Beck-II, BDI-II. Version actualizada del BDI elaborada por Beck, Steer y Brown (1996), y adaptado al espanol por Sanz, Navarro y Vazquez (2003, citados en Sanz, Perdigon & Vazquez, 2003). Es un cuestionario autoaplicado disenado para evaluar sintomatologia depresiva en adolescentes y adultos con 13 anos o mas, de forma mas consistente con los criterios diagnosticos del DSM-IV (Beck, Steer & Brown, 1996). Presenta 21 items con cuatro alternativas de respuesta, a las que se asignan puntajes de 0 a 3 segun la intensidad de la sintomatologia depresiva (Beck et al, 1996). En estudios chilenos, este instrumento ha mostrado una estructura factorial y consistencia interna semejantes a las obtenidas en estudios de otros paises (Melipillan, Cova, Rincon & Valdivia, 2008). En el presente analisis, mostro una confiabilidad de Alfa = 0,876.

Inventario de Ansiedad de Beck. Es un inventario de autoinforme de 21 items que busca medir ansiedad, diferenciandola de la sintomatologia depresiva (Steer, Rissmiller & Ranieri, 1993). En una aplicacion de Sanz y Navarro (2003) en Espana, mostro una adecuada consistencia interna y capacidad discriminativa para identificar ansiedad patologica en la poblacion no clinica. En la presente investigacion, arrojo un coeficiente de confiabilidad de Alfa = 0,899.

Test de Identificacion de los Trastornos Debidos al Consumo de Alcohol (Audit). La Organizacion Mundial de la Salud (OMS) diseno este instrumento como una herramienta de screening para detectar consumo excesivo de alcohol, y especialmente para identificar a aquellas personas que podrian beneficiarse con un menor consumo. Tiene 10 preguntas que evaluan nivel de consumo, dependencia y presencia de problemas asociados a la ingesta de alcohol, ante las cuales se debe elegir entre alternativas que representan niveles crecientes de consumo problematico (Babor, Higgins, Saunders & Monteiro, 2001). En este estudio, mostro una confiabilidad de Alfa = 0,845.

Cuestionario sociodemografico. Instrumento de preguntas cerradas sobre el sexo, edad de los participantes y situacion familiar del estudiante, ademas de antecedentes academicos y religion.

Analisis de datos

El analisis de los datos se realizo en tres momentos.

En el primero, se efectuo un analisis descriptivo de los niveles de autoestima, satisfaccion con la vida y optimismo en los estudiantes, para lo cual se evaluo tendencia central, dispersion y distribucion de las variables.

En el segundo, se llevo a cabo un analisis de la relacion entre estas variables y con las caracteristicas sociodemograficas de los estudiantes y su religion, para lo cual se utilizaron tecnicas parametricas: prueba t de Student para muestras independientes, Anova de un factor y coeficiente de correlacion producto momento de Pearson.

Y finalmente, se evaluo la relacion de las variables estudiadas con tres problemas de salud mental: depresion, ansiedad y consumo problematico de alcohol. Dada la distribucion asimetrica de estas ultimas, para este analisis se uso el coeficiente de correlacion Rho de Spearman.

Se utilizo el paquete estadistico para las ciencias sociales, SPSS, version 15.0, para apoyar el analisis.

Resultados

En relacion con el analisis descriptivo, se identifico que las tres variables presentaban una asimetria negativa, evidenciando una tendencia de los sujetos a obtener puntajes altos en estas variables (tabla 1). Esta asimetria era leve en el caso del nivel de optimismo, medido con la escala LOT-R, lo que posteriormente permitiria realizar analisis parametricos con la variable. Sin embargo, en el caso de autoestima y satisfaccion vital, se observaron niveles moderados de asimetria, lo que hacia inadecuado el uso de tecnicas parametricas.

Debido a lo anterior, se opto por transformar las ultimas dos variables, calculando el cuadrado de las puntuaciones originales. A partir de este procedimiento, se obtuvieron distribuciones con mejor ajuste a la curva normal, presentando estadisticos de asimetria de -0,368 para la variable de autoestima modificada y de -0,111 para la variable de satisfaccion con la vida modificada.

En la segunda etapa del analisis, empleando estas ultimas dos puntuaciones modificadas mas la puntuacion original de optimismo, se evaluo la relacion entre las tres variables, mediante el coeficiente de correlacion producto momento r de Pearson, con base en un contraste unilateral (tabla 2). De esta forma, se encontro una relacion positiva, estadisticamente significativa y con un tamano del efecto grande entre optimismo y autoestima, r (542) = 0,459; p < 0,001, lo que muestra que los sujetos que realizan una mejor evaluacion de si mismos tambien tienen expectativas generales mas positivas sobre el futuro.

Entre autoestima y satisfaccion con la vida tambien se hallo una relacion positiva estadisticamente significativa y con un tamano del efecto moderado, r (542) = 0,416; p < 0,001, mostrando que los alumnos que se evaluan mas positivamente a si mismos tambien lo hacen con su vida actual.

De la misma manera, se observo una relacion positiva, estadisticamente significativa y con un tamano del efecto grande, entre el nivel de optimismo y la satisfaccion con la vida de los encuestados, r (542) = 0,250; p < 0,001, evidenciando que aquellas personas que esperan mejores resultados a futuro son aquellas que mejor evaluan sus condiciones de vida actuales.

Como siguiente paso, se analizo la relacion de estas variables con otras caracteristicas sociodemograficas del alumno: sexo, edad y religion.

En primer lugar, para evaluar las diferencias asociadas al sexo, se utilizo la prueba t de Student para muestras independientes con base en un contraste bilateral, asumiendo varianzas iguales. Al realizar estos analisis, no se encontraron diferencias estadisticamente significativas entre hombres y mujeres, a nivel de su optimismo, t (542) = -1,243; p = 0,214, satisfaccion vital, t (542) = -0,284; p = 0,777 y autoestima, t (542) = 1,584;p = 0,114.

Al evaluar la relacion con la edad de los estudiantes, usando el coeficiente de correlacion r de Pearson, no se hallo una relacion estadisticamente significativa con los niveles de optimismo, r (533) = 0,008; p = 0,860 ni con los niveles de autoestima, r (533) = -0,012; p = 0,780. Pero si se observo una relacion inversa estadisticamente significativa, con un tamano del efecto pequeno, entre edad y nivel de satisfaccion vital, r (533) = -0,115;p < 0,01, mostrando que los alumnos mas jovenes estaban mas satisfechos con sus vidas que los de mayor edad.

Considerando como referente el estudio de Tarazona (2005), que indicaba diferencias asociadas a los niveles socioeconomicos, se busco aproximarse a esta comparacion evaluando las diferencias de las fortalezas de la salud mental asociadas al tipo de establecimiento del que habian egresado los alumnos. Se eligio esta variable, pues en Chile los establecimientos municipalizados concentran a alumnos de menor nivel socioeconomico (Contreras y Elacqua, 2005). Para esto, se utilizo la prueba Anova de un factor, encontrando que no habia diferencias estadisticamente significativas en los niveles de satisfaccion vital y optimismo de los egresados de centros municipalizados, particulares subvencionados y particulares pagados, obteniendose resultados de F (2, 541) = 2,780; p = 0,063 y F (2, 541) = 1,440; p = 0,238, respectivamente. Si se vieron diferencias en sus niveles de autoestima, F (2, 541) = 3,576;p < 0,05.

Para determinar que grupos diferian entre si, se efectuo un analisis post hoc de diferencia de medias con base en el estadistico HSD de Tukey, el que permitio concluir que, si bien los egresados de establecimientos particulares subvencionados (M = 40,45; D.E. = 6,13) no diferian de ninguno de los otros dos grupos, los alumnos que provenian de establecimientos municipalizados (M = 39,00; D.E. = 7,14) presentaban menores niveles de autoestima que los egresados de colegios particulares pagados (M = 40,66; D.E. = 5,95).

En cuanto a la religion, se comparo a los sujetos que se definian a si mismos como profesantes y no profesantes utilizando la prueba t de Student para muestras independientes, con base en un contraste unilateral. De esta forma, no se hallaron diferencias estadisticamente significativas entre ambos grupos en sus niveles de optimismo t (540) = 1,228; p = 0,110, o en su autoestima t (540) = 0,835; p = 0,404. Si se identificaron diferencias significativas en la satisfaccion con la vida que estos grupos reportaban, t (540) = 1,861; p < 0,05 (con un tamano del efecto pequeno, g = 0,16), ya que los estudiantes que informaron profesar una religion exhibian una evaluacion mas positiva de sus propias vidas que quienes se reconocieron como no profesantes.

Finalmente, se evaluo la relacion entre la autoestima, la satisfaccion con la vida y el optimismo, con los problemas de salud mental mas prevalentes en la poblacion: depresion, ansiedad y consumo problematico de alcohol. Para esto, se utilizo una prueba no parametrica, el coeficiente de correlacion Rho de Spearman, con base en un contraste unilateral, pues las ultimas tres variables presentaban una marcada asimetria positiva, con estadisticos de asimetria de 1,32; 1,38 y 1,51, respectivamente.

De este modo, se observo que el nivel de autoestima de la muestra indicaba relaciones estadisticamente significativas e inversas con la sintomatologia ansiosa, rho (542) = -0,380; p < 0,001, y depresiva, rho (542) = -0,488; p < 0,001. Asi, ambos problemas de salud mental demostraron presentarse en menor medida en aquellos estudiantes que reportaron una autoevaluacion mas positiva. No se encontro una relacion estadisticamente significativa entre autoestima y consumo del alcohol, rho (542) = -0,058;p = 0,087.

En el caso de la satisfaccion con la vida, se hallaron relaciones inversas y estadisticamente significativas con depresion, rho (542) = -0,375; p < 0,001; ansiedad, rho (542) = -0,269; p < 0,001, y consumo problematico de alcohol, rho (542) = -0,122; p < 0,001. Esto indica que los alumnos evaluan de manera mas positiva su vida, muestran menores niveles de ansiedad y depresion, y, asi mismo, enfrentan menos problemas asociados al consumo de alcohol. La intensidad de estas relaciones, no obstante, diferia, pues mostraban relaciones moderadas en los dos primeros casos y debiles en el ultimo.

Finalmente, en relacion con los niveles de optimismo, estos mostraron una relacion inversa, estadisticamente significativa, aunque debil, con la presencia de sintomas ansiosos y depresivos, con estadisticos de rho (542) = -0,121; p < 0,001 y rho (542) = -0,195; p < 0,001, respectivamente. Esto demuestra que el alumnado con una vision general mas positiva del futuro posee menores niveles de ansiedad y depresion. No se encontro una relacion estadisticamente significativa entre estas variables y el consumo problematico de alcohol, rho (542) = -0,021; p = 0,310.

Discusion

Al evaluar la salud mental de alumnos en su primer ano de universidad, se observa una distribucion asimetrica negativa, lo que indica una tendencia del estudiantado a ubicarse en los puntajes altos de cada variable. Lo anterior puede mostrarnos una tendencia de la poblacion a evaluarse positivamente a ellos mismos, sus situaciones actuales y sus oportunidades futuras, toda vez que no se cuenta con baremos chilenos de los instrumentos utilizados que permitan clasificar a los participantes de forma mas precisa. Sin embargo, pese a esto, si comparamos los resultados obtenidos con los de otros estudios (Mella et al, 2004; Remor et al, 2006; Rojas-Barahona et al, 2009), se observa que la muestra de la presente investigacion obtuvo medias superiores en las tres variables, lo que apoya la inferencia inicial.

En segundo lugar, al evaluar la relacion entre estas variables, estas aparecen como un conjunto altamente interrelacionado de aspectos positivos de la salud mental, donde el nivel de autoestima es el que reporta la relacion mas intensa con los otros constructos. En este sentido, la valoracion positiva de las caracteristicas que los estudiantes se atribuyen a si mismos y una mayor aceptacion de estas en un momento determinado hace posible una mejor evaluacion de la vida que le ha tocado a aquel si mismo en aquel momento. Asi, quienes no son capaces de ver positivamente su entorno y aceptarlo genuinamente, dificilmente podran hacerlo con ellos mismos como individuos insertos en el.

Por otro lado, quien es capaz de aceptarse y valorarse tambien muestra una vision mas benevola de las alternativas que le depara el futuro. Ello parece ir mas alla de apreciar el contexto en que se vive y proyectarlo al manana, sino que implicaria tener autoconfianza en las propias capacidades como agente de cambio para producir o aprovechar las oportunidades que vienen. De esta forma, si bien la relacion entre optimismo y satisfaccion vital es de moderada intensidad, demostrando que el estado actual se asocia pero no necesariamente garantiza al alumno (o lo sentencia a) un estado futuro de similares caracteristicas, si lo hace el grado de confianza y amor propio que este tenga. De este modo, el futuro podria ser una puerta tan abierta como las capacidades que el sujeto se atribuya o se conceda a si mismo.

En el estudio, igualmente, fueron evaluadas las relaciones de estas variables con el sexo y la edad de los sujetos. En el primer caso, no se encontraron diferencias, lo que refuta hallazgos realizados en otras investigaciones. Sin embargo, vale hacer notar que los resultados de Rojas-Barahona et al. (2009) y Tarazona (2005) al estudiar autoestima eran contradictorios en este punto, y, en este sentido, parece que este ultimo estudio devela las razones al indicar que, mas que una relacion univoca entre sexo y autoestima, lo que ocurre es una interaccion del genero con otras variables. Dado que esta investigacion abordo un grupo relativamente homogeneo en edad que cursaba el mismo nivel educativo, pudo haber controlado -por diseno- el efecto de aquellas otras variables, anulando las diferencias que suelen aparecer en torno al sexo.

Esto se veria apoyado por el mayor nivel de autoestima que presentaron los egresados de colegios particulares pagados, lo que mostraria que efectivamente el estatus social puede influir en el grado en que los alumnos se aceptan a si mismos. Al comparar la imagen real de si mismo con un ideal marcado en nuestra cultura por enfasis economicistas, quienes lo hacen desde niveles mas acomodados encuentran una mayor similitud con la imagen deseada, o perciben mayores posibilidades de alcanzarlo, que quienes tienen menores ingresos y menor acceso a las oportunidades sociales.

En el caso de la edad, si se identifico una relacion significativa aunque debil entre edad y satisfaccion vital, lo que puede vincularse al significado que la edad tiene para el grupo estudiado: aquellos sujetos mas jovenes, con 18 anos, se encuentran cursando primer ano de la universidad en la edad en que socialmente se espera que esto ocurra. Dada la relevancia que la universidad tiene en Chile para la futura insercion laboral y economica de los sujetos, el hallarse realizando a tiempo su ingreso a la educacion superior es objetivamente un indicador de que -al menos en este aspecto- el sujeto esta cumpliendo con las expectativas de la sociedad. Aquellos sujetos de mayor edad, que reportaron menores niveles de satisfaccion, por el contrario, estarian atrasados de acuerdo con el parametro social, lo que puede medrar su bienestar subjetivo. Sumado a lo anterior, este tipo de retrasos frecuentemente se relaciona con retardo en la ensenanza media, retiros tempranos de otras carreras universitarias o retrasos en el ingreso a la educacion superior que pueden estar condicionados tanto por problemas economicos como por malos resultados previos en los procesos de seleccion, todo lo cual puede influir negativamente en la vision que el sujeto tiene de su situacion. Pero ?por que no afectaria la evaluacion de si mismo y del futuro? En primer caso, y asumiendo que es necesario hacer investigaciones posteriores al respecto para verificarlo, es posible hipotetizar que evidenciaria una tendencia a realizar atribuciones externas para justificar el retraso, lo que generaria un contexto menos valorado pero dejaria intacta la autoimagen. En el segundo caso, independiente del retardo en el ingreso, se encuesto a todos ya estando dentro de la universidad, momento en el que las oportunidades de desarrollo profesional futuro se encontrarian constantes y todavia no estarian influidas por el desempeno academico, ya que todos recien inician sus estudios.

En cuanto a la religion, esta mostro ser un factor asociado a la satisfaccion con la vida actual, pero no a las otras dos variables. La primera razon que podria estar a la base de este fenomeno deriva de las redes de apoyo social que suelen estar asociadas a los grupos religiosos, las que pueden de forma objetiva mejorar la calidad de vida de las personas. Por otro lado, eventualmente las caracteristicas que la vida actual presenta para los profesantes, sean cuales sean, tienen un sentido a partir de su doctrina y una trascendencia que las hacen mas llevaderas y valorables. Esto no se aplica en el caso del optimismo, puesto que dentro del esquema religioso catolico o evangelico -las religiones mayoritarias en la muestra- el valor del futuro no esta determinado por si es mejor o peor, sino por la probidad del comportamiento que el sujeto puede tener en el.

Finalmente, la relacion de las variables estudiadas con la sintomatologia ansiosa y depresiva --aunque no con consumo de alcohol-- evidencia el importante rol que pueden llegar a tener como factores protectores de la salud mental de los sujetos. En este sentido, sin menoscabar el peso que pueden tener en estos dos trastornos la genetica, las creencias irracionales, la falta de recursos afectivos y cognitivos, y los problemas objetivos que los sujetos enfrentan, si es posible afirmar que --desde la psicologia positiva-- se pueden realizar intervenciones centradas en las potencialidades humanas: en la aceptacion y amor por la persona y sus circunstancias, complementado con intervenciones clinicas dirigidas al problema.

Es mas, considerando lo anterior, parece mas plausible aun para una universidad iniciar actividades preventivas promoviendo la aceptacion de lo que soy, la valoracion de lo que tengo y la confianza en lo que viene, en lugar de apoyar la realizacion o derivacion de grupos terapeuticos o tratamientos individuales. De esta forma, se podria promover la salud mental, sobre todo en un contexto --el ingreso a la educacion superior-- que por novedoso y complejo es potencialmente nocivo para el estudiantado, un escenario donde la universidad no puede eludir su responsabilidad.

Fecha de recepcion: 10 de mayo de 2010

Fecha de aceptacion: 20 de enero de 2011

Referencias

Amezquita, M. E., Gonzalez, M. E. & Zuluaga, D. (2003). Prevalencia de la depresion, ansiedad y comportamiento suicida en la poblacion estudiantil de pregrado de la Universidad de Caldas, ano 2000. Revista Colombiana de Psiquiatria, 32(4), 341-356.

Babor, T., Higgins, J., Saunders, J. & Monteiro, M. (2001). Audit: cuestionario de identificacion de los trastornos debidos al consumo de alcohol: pautas para su utilizacion en atencion primaria. Ginebra: OMS.

Beck, A., Steer, R. & Brown, G. (1996). BDI-II. Beck Depression Inventory (2nd edition). San Antonio: Psychological Corporation.

Beck, R., Taylor, C. & Robbins, M. (2002). Missing home: sociotropy and autonomy and their relationship to psychological distress and homesickness in college freshmen. Anxiety, Stress, and Coping, 16(2), 155-166.

Cabanero, M., Richard, M., Cabrero, J., Orts, I., Reig, A. & Tosal, B. (2004). Fiabilidad y validez de la Escala de Satisfaccion con la Vida de Diener en una muestra de mujeres embarazadas y puerperas. Psicothema, 16, 448-455.

Carver, C. & Scheier, M. (2002). Control processes and self-organization as complementary principles underlying behavior. Personality and Social Psychology Review, 6(4), 304-315.

Chang, E. (2002). Optimism-Pessimism and Stress Appraisal: Testing a Cognitive Interactive Model of Psychological Adjustment in Adults. Cognitive Therapy and Research, 26(5), 675-690.

Contreras, D. & Elacqua, G. (2005). El desafio de la calidad y equidad en la educacion chilena. En Foco, 43, 1-48.

Contreras, F. & Esguerra, G. (2006). Psicologia positiva: una nueva perspectiva en psicologia. Diversitas, 2(2), 311-319.

Cova, F., Alvial, W., Aro, M., Bonifetti, A., Hernandez, M. & Rodriguez, C. (2007). Problemas de salud mental en estudiantes de la Universidad de Concepcion. Terapia Psicologica, 25(2), 105-112.

Cuadra, H. & Florenzano, R. (2003). El bienestar subjetivo: hacia una psicologia positiva. Revista de Psicologia de la Universidad de Chile, 12(1), 83-96.

Dyson, R. & Renk, K. (2006). Freshmen adaptation to university life: depressive symptoms, stress, and coping. Journal of Clinical Psychology, 62(10), 1231-1244.

Figueiredo-Ferraz, H., Cardona, S. & Gil-Monte, P. (2009). Desgaste psiquico y problemas de salud en estudiantes de psicologia. Psicologia em Estudo, 14(2), 349-353.

Florenzano, R. (1997). El adolescente y sus conductas de riesgo. Santiago: Universidad Catolica de Chile.

Garcia, L. (2003). La psicologia positiva: del modelo de la reparacion al modelo del fortalecimiento. Revista Hojas Informativas de los Psicologos de las Palmas, 56, 1-5.

Gonzalez, L. & Mendez, L. (2006). Relacion entre autoestima, depresion y apego en adolescentes urbanos de la comuna de Concepcion, Chile. Terapia Psicologica, 24(1), 5-14.

Kohn, R., Levav, I., Caldas, J. M., Vicente, B., Andrade, L., Caraveo-Anduaga, J. et al. (2005). Los trastornos mentales en America Latina y el Caribe: asunto prioritario para la salud publica. Revista Panamericana de Salud Publica, 18(4/5), 229-240.

Martinez, M. L. (2006). El estudio cientifico de las fortalezas trascendentales desde la psicologia positiva. Clinica y Salud, 17(3), 245-258.

Melipillan, R., Cova, F., Rincon, P. & Valdivia, M. (2008). Propiedades psicometricas del Inventario de Depresion de Beck en adolescentes chilenos. Terapia Psicologica, 26(1), 59-69.

Mella, R., Gonzalez, L., D'Appolonio, J., Maldonado, I., Fuenzalida, A. & Diaz, A. (2004). Factores asociados al bienestar subjetivo en el adulto mayor. Psykhe, 13(1), 79-99.

Moyano, E. & Ramos, N. (2007). Bienestar subjetivo: midiendo satisfaccion vital, felicidad y salud en poblacion chilena de la Region Maule. Universum, 22(2), 1127-1136.

Perales, A., Sogi, C. & Morales, R. (2003). Estudio comparativo de salud mental en estudiantes de medicina de dos universidades estatales peruanas. Anales de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 64(4), 239-246.

Prieto, M. F., Goncalves, O. F., Buela-Casal, G. & Machado, P. (2004). Analisis comparativa del estilo atribucional y de la autoestima en una muestra de pacientes depresivos y sujetos normales. Actas Espanolas de Psiquiatria, 32, 532-542.

Remor, E., Amoros, M. & Carrobles, J. A. (2006). El optimismo y la experiencia de ira con relacion al malestar fisico. Anales de Psicologia, 22(1), 37-44.

Rojas-Barahona, C., Zegerz, B. & Foster, C. (2009). Validacion para Chile en una muestra de jovenes adultos, adultos y adultos mayores. Revista Medica de Chile, 137(6), 791-800.

Salvo, L. & Melipillan, R. (2002). Predictores de suicidalidad en adolescentes. Revista Chilena de Neuropsiquiatria, 46(2), 115-123.

Sanz, J. & Navarro, M. (2003). Propiedades psicometricas de una version espanola del Inventario de Ansiedad de Beck (BAI) en estudiantes universitarios. Ansiedad y Estres, 9(1), 59-84.

Sanz, J., Perdigon, A. & Vazquez, C. (2003). Adaptacion espanola del Inventario para la Depresion de Beck-II (BDIII): propiedades psicometricas en poblacion general. Clinica y Salud, 14(3), 249-280.

Scheier, M. & Carver, S. (1985). Optimism, coping, and health: Assessment and implications of generalized outcome expectancies. Health Psychology, 4(3), 219-247.

Steer, R., Rissmiller, D. & Ranieri, W. (1993). Structure of the computer-assisted Beck Anxiety Inventory with psychiatric inpatients. Journal of Personality Assessment, 60(3), 532-542.

Tarazona, D. (2005). Autoestima, satisfaccion con la vida y condiciones de habitabilidad en adolescentes estudiantes de quinto ano de media. Un estudio factorial segun pobreza y sexo. Revista IIPSI, 8(2), 57-65.

Vasquez, C., Hervas, G. & Ho, S. (2006). Intervenciones clinicas basadas en la psicologia positiva: fundamentos y aplicaciones. Psicologia Conductual, 14(3), 401-432.

Vicente, B., Kohn, R., Saldivia, S., Rioseco, P. & Torres, S. (2005). Patrones de uso de servicios entre adultos con problemas de salud mental, en Chile. Revista Panamericana de Salud Publica, 18(4/5), 263-270.

Vicente, B., Rioseco, P., Saldivia, S., Kohn, R. & Torres, S. (2002). Estudio chileno de prevalencia de patologia psiquiatrica. Revista Medica de Chile, 130(5), 527-536.

CRISTHIAN PEREZ VILLALOBOS, ** CARMEN BONNEFOY DIBARRAT, ADHERYS CABRERA FLORES, SHILA PEINE GRANDON, CLAUDETTE MUNOZ RUIZ, MARJORIE BAQUEDANO RODRIGUEZ, JORGE JIMENEZ ESPINOZA

Universidad San Sebastian, Chile

* Agradecimiento: Este articulo presenta los resultados iniciales del Proyecto DGIE 5068: "La salud mental como factor clave en el proceso educativo: estudio longitudinal", financiado por la Direccion General de Investigacion y Extension de la Universidad San Sebastian.

** Correspondencia: Cristhian Perez Villalobos. Direccion postal: Carlos Oliver 5409, Villa Perales, Talcahuano (Chile). Telefono: 56-41-226 8773. Correo electronico: cperezvillalobos@me.com.
Tabla 1. Descriptivos de las mediciones de optimismo,
satisfaccion vital y autoestima

                   Min.    Max.        M        Md

Escala LOT-R       8,00    30,00     22,40     23,00
(optimismo)

Escala de Diener   5,00    35,00     25,05     26,00
(satisfaccion
con la vida)

Escala de          14,00   50,00     39,89     41,00
Rosenberg
(autoestima)

                   D.E.     RI     Asimetria

Escala LOT-R       3,58    5,00      -0,44
(optimismo)

Escala de Diener   6,79    9,00      -0,76
(satisfaccion
con la vida)

Escala de          6,57    9,00      -0,86
Rosenberg
(autoestima)

Fuente: elaboracion propia.

Tabla 2. Correlaciones entre optimismo, autoestima y
satisfaccion con la vida (n = 183)

                        1           2           3

1. LOT-R        r   0,515 (a)
(optimismo)     p
                N      544

2. Escala de    r   0,459 **    0,836 (a)
Rosenberg       p     0,000
(autoestima)    N      544         544
-
transformada

3. Escala       r   0,250 **    0,416 **    0,852 (a)
de Diener       p     0,000       0,000
(satisfaccion   N      544         544         544
con la
vida) -
transformada

Se indica la confiabilidad obtenida por el instrumento
segun el coeficiente Alfa de Cronbach.

Fuente: elaboracion propia.
COPYRIGHT 2011 Universidad del Rosario
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Perez Villalobos, Cristhian; Bonnefoy Dibarrat, Carmen; Cabrera Flores, Adherys; Peine Grandon, Shil
Publication:Avances en Psicologia Latinoamericana
Article Type:Report
Date:Jun 1, 2011
Words:8070
Previous Article:Modificacion de variables de personalidad mediante la aplicacion de un programa psicoeducativo de conciencia plena [mindfulness] en estudiantes...
Next Article:Evaluacion de la validez de constructo y la contabilidad del inventario de masculinidad y femineidad en adolescentes y adultos jovenes colombianos.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters