Printer Friendly

An Age of Risk. Politics and Economy in Early Modern Britain.

Emily C. Nacol, An Age of Risk. Politics and Economy in Early Modern Britain, Princeton University Press, Princeton, 2016. 184 paginas. ISBN: 9780691165103.

Emily C. Nacol (1) centra el argumento de este libro, el primero de la autora, en la cuestion del riesgo. Segun Nacol, el riesgo no es solo un elemento con el que debemos lidiar de manera habitual, sino tambien una de las nociones indispensables para comprender el mundo contemporaneo. Sin embargo, la gran presencia que el riesgo tiene en nuestras vidas no debe hacernos olvidar, a su juicio, que dicha nocion no siempre estuvo ahi. En sus palabras, "el riesgo surgio en unos momentos y lugares concretos como una nueva forma de entender el futuro y los peligros o posibilidades que podia acarrear" (p. 1) (2).

La palabra "riesgo" aparecio en 1661 en el Oxford English Dictionary. Nacol senala que su auge estuvo unido al surgimiento del calculo probabilistico, cuyas primeras teorias fueron enunciadas en el siglo diecisiete, periodo durante el cual se fundaron nuevas instituciones politicas y economicas, como los bancos centrales o los mercados de seguros, disenadas para hacer frente a las incertidumbres politicas y comerciales, pero tambien, para gestionar un futuro improbable en funcion de conceptos como la probabilidad o, como nos ocupa en este caso, el riesgo. La autora afirma que:
A medida que el riesgo se convirtio en Gran Bretana a comienzos de la
epoca moderna en una manera con la que la gente describia lo que podia
suceder en el futuro, el correspondiente desarrollo en la epistemologia
comenzo a afianzarse (p. 2) (3).


Por ello, considera que es posible examinar las teorias de pensadores como Thomas Hobbes (1588-1679) o David Hume (1711-1776) a la luz de dicho concepto.

El libro se divide en seis capitulos, el primero de los cuales sirve a su vez de introduccion. El segundo capitulo, "La experiencia no concluye nada de forma universal" (4), alude en su titulo a una celebre frase del filosofo Thomas Hobbes contenido en su libro Elementos de Derecho Natural y Politico (1640). Dicho capitulo se ocupa del filosofo ingles, quien, en opinion de la autora, representa una de las primeras tentativas modernas de aproximacion al problema del riesgo.

Como es sabido, la experiencia de la guerra civil inglesa (1642-1651) tuvo una influencia directa en el Leviatan (1651), de modo que dificilmente puede comprenderse del todo tal obra sin aludir a dicho conflicto. Suele olvidarse que la conocida teoria politica de Hobbes, expuesta en ese y otros ensayos, fue acompanada de un sistema epistemologico que tambien debia servir para alejar la incertidumbre de la vida social de una vez por todas. En De Cive (1642), por ejemplo, Hobbes afirma que a los filosofos morales les habria ido mejor de haber seguido el camino de los geometras, y en "Seis lecciones para los profesores de matematicas", ultilogo a su ensayo De Corpore (1655), arguye que la filosofia debe ser demostrable, siguiendo el ejemplo de la geometria.

Con todo, Nacol considera que "el esfuerzo de Hobbes por fusionar la politica absolutista con un sistema unificado de conocimiento modelado en la geometria resulta ser bastante fragil" (p. 35) (5), lo que explica que dicho sistema quedase obsoleto de manera casi inmediata. Sin embargo, supuso un rico precedente, abriendo camino a otros filosofos modernos, y es aqui donde, a juicio de la autora, se justifica la relevancia del sistema hobbesiano. Por un lado, hizo de la incertidumbre un concepto ineludible para pensadores ulteriores; por ejemplo, para el ingles John Locke (1.32-1704) era "la caracteristica mas permanente de la politica y la economia politica, una condicion que solo puede ser manejada por el razonamiento probabilistico y el buen juicio" (p. 40) (6). Por otro lado, la relacion que establecio entre politica y conocimiento seguro allanaba el camino de lo que andando el tiempo seria la teoria del riesgo.

Siguiendo esta linea, el tercer capitulo se ocupa del pensamiento de John Locke. Segun la autora, el concepto de riesgo atraviesa la teoria economica, politica y epistemologica del pensador ingles, y sus reflexiones sobre la confianza que la sociedad deposita en los gobernantes, expuestas sobre todo en sus Dos tratados sobre el gobierno civil (1690), pueden entenderse como una respuesta al problema que estamos abordando. Cabe recordar que Locke no solo sento las bases teoricas para la fundacion del Banco de Inglaterra en 1694, sino que fue uno de los impulsores de la llamada "Gran Reacunacion" emprendida en 1696 por el matematico ingles Isaac Newton (1643-1727), con vistas a acabar con la falsificacion de moneda y a restaurar la confianza de la poblacion en el Tesoro. En palabras de la autora:
Gobernar los riesgos del intercambio no solo dependia del control de
los especuladores caprichosos..., sino tambien de restaurar el
significado compartido y la confianza publica en la moneda como unidad
de valor e intercambio, y quizas a la vez la confianza de las personas
en el Estado(p. 68) (7).


El cuarto capitulo se centra en la obra del filosofo y economista escoces David Hume. Es reconocida la pericia de Hume a la hora de abordar cuestiones como las pasiones, y lo expresado en su Tratado sobre la naturaleza humana (1739) sobre la probabilidad lo vuelve especialmente sugestivo a ojos de Nacol. Sin embargo, lo mas destacable del capitulo es el aspecto de la obra humeana que la autora realza y que, por lo general, no suele ser muy tenido en cuenta: a saber, la explicita voluntad de Hume por mover a sus lectores hacia una actitud optimista y proclive a la toma de riesgos. Tal y como explica la autora, Hume utiliza los mimbres del ensayo convencional para tejer sugerentes exhortaciones a aventurarse, intentando que sus ensayos sirvieran de aldabonazo a unos lectores britanicos que, por lo general, se mostraban renuentes al riesgo. Nacol sostiene que detras de algunas de sus obras como Investigacion sobre los principios de la moral (1751) o Ensayos morales, politicos y literarios (1758) se encuentra la determinacion de "hacer que sus lectores tengan menos aversion al riesgo cuando se trata de comercio" (p. 96) (8).

Continuando con otro filosofo escoces de la misma epoca, el quinto capitulo presta atencion a la evolucion intelectual del economista y filosofo escoces Adam Smith (1723-1790). En La riqueza de las naciones (1776) el riesgo tiene que ver con la conducta patologica que ejercen algunos comerciantes corruptos, determinados a manipular el curso de las politicas; una vision pesimista que, tal y como senala Nacol, es indisociable de la critica del escoces a los monopolios. En sus revisiones de 1790 a la Teoria de los sentimientos morales (1759), Smith atribuye a la figura del comerciante una serie de virtudes, como la prudencia, que no solo lo hacen digno de confianza, sino que permiten fortalecer un clima de seguridad en que las politicas mercantiles se vuelven en cierto modo previsibles. En dicha obra, Smith critica al "hombre del sistema", entendido como el planificador que distorsiona precios y altera el mercado, como quien mueve piezas en un tablero de ajedrez, ajeno a los intereses generales y sin jugarse nada en ello. En opinion de Nacol, dicha critica sugiere que "los esfuerzos encaminados a enfrentar los riesgos deben darse a pequena escala, en las actividades del prudente" (p. 122) (9).

Por ultimo, el sexto capitulo sirve de breve recapitulacion del libro. Es probable que, viendo cernirse el final del ensayo, el conocedor eche en falta algunos nombres mas, a pesar de que la brevedad de este no permite una investigacion mas dilatada. La autora, sin embargo, justifica su eleccion.
Los pensadores en este estudio que aceptan la incertidumbre son
tambien, creo yo, los unicos que son capaces de abrazar y desarrollar
una nocion de riesgo como elemento central tanto para la politica como
la economia politica (p. 128) (10).


An Age of Risk es un libro de interes tanto para estudiosos como para novatos. Su lucido repaso de las teorias de Hobbes, Locke, Hume y Smith lo convierten en una lectura muy recomendable para todo aquel interesado en conocer los fundamentos de la teoria politica britanica. El conocedor tambien lo encontrara disfrutable, pues la muy personal aproximacion de Nacol a algunos conceptos de sobra conocidos para el estudioso hacen de este ensayo un libro original e incisivo que, para colmo, se lee en poco tiempo. En pocas ocasiones es tan cierto que "la brevedad es el alma del ingenio", como se lee en el Hamlet (1609) de William Shakespeare (1564-1616). Quede, por tanto, recomendada su lectura para legos y eruditos, cualesquiera sean sus formaciones academicas. Tanto economistas como filosofos o politologos encontraran en sus paginas fuentes de inspiracion.

Nadia Khalil

Universidad Autonoma de Madrid (Espana)

nadiakhaliltolosa@gmail.com

(1) Emily C. Nacol, doctora en Ciencia Politica por la Universidad de Chicago, es profesora en el Departamento de Ciencia Politica de la Universidad de Toronto. Lleva estudiando desde hace anos los inicios de la teoria politica britanica, lo que la ha llevado a realizar el prologo del libro de Dennis C. Rasmussen, The Pragmatic Enlightenment: Recovering the Liberalism of Hume, Smith, Montesquieu, and Voltaire (Cambridge University Press, Cambridge, 2013) y la entrada de "Mercantilismo" en la Encyclopedia of Political Theory, editada por Mark Bevir (Sage Publications, 2010), entre otros trabajos.

(2) "[R]isk emerged in specific times and places as a new way of understanding the future and what harms or possibilities it might hold".

(3) "[A]s risk became a way for people in early modern Britain to describe what could lie ahead, a corresponding development in epistemology started to take hold".

(4) "Experience concludeth nothing universally".

(5) "Hobbes effort to fuse absolutist politics with a unified system of knowledge production modeled on geometry turns out to be quite fragile".

(6) "[T]he most permanent feature of politics and political economy, a condition that can only be managed by probabilistic reasoning and good judgement".

(7) "[G]overning the risks of exchange depended not only on controlling wayward profiteers..., but also on restoring the shared meaning of and public confidence in the coin as a unit of value and exchange, and perhaps in turn the confidence of the people in the state".

(8) "Make his readers less risk averse when it comes to commerce".

(9) "[E]fforts to confront risks must take place on a small scale, in the activities of the prudent".

(10) "[T]he thinkers in this study who accept uncertainty are also, I argue, the ones who are able to embrace and develop a notion of risk as central to politics and political economy".

http://dx.doi.org/10.5209/FOIN.61520
COPYRIGHT 2018 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Khalil, Nadia
Publication:Foro Interno
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2018
Words:1912
Previous Article:Rethinking Sexual Citizenship.
Next Article:Good Neighbors. The Democracy of Everyday Life in America.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters