Printer Friendly

Almacenar o construir memoria? La educacion patrimonial y el pensamiento critico.

Store or build memory? Heritage education and critical thinking.

Introduccion

Generalmente se asume que el patrimonio cultural es signo de identidad. Han sido muchos los cambios ocurridos en torno a su categorizacion, proteccion juridica, conservacion, interpretacion y difusion. Sus limites se han ampliado mas alla de las obras de arte, monumentos, conjuntos historicos y sitios arqueologicos. Por patrimonio cultural se entiende bienes y comportamientos que abarcan desde sitios naturales y tradiciones orales, pasando por rituales y artes del espectaculo, hasta un sinfin de elementos y manifestaciones tangibles o intangibles, entre las que se hallan incluso dietas gastronomicas como la mediterranea, declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en el ano 2010.

Algo esta cambiando, tanto en las nuevas relaciones que han surgido entre patrimonio y cultura como en la sensibilidad de la sociedad, que reivindica la recuperacion de las costumbres que la identifican y diferencian para convertirlas en elementos culturales. Esta nueva sensibilidad ha hecho posible que el patrimonio adquiera una dimension mas antropologica, dando paso a la transformacion del patrimonio cultural en una cultura patrimonialista. Actitud que en tiempos recientes se ha convertido en una de las tablas de salvacion para muchos lugares, que han visto emerger su economia y/o atractivo turistico gracias a la promocion y al uso realizados del patrimonio existente.

En las ultimas decadas la toma de conciencia sobre el papel del patrimonio en la sociedad se presupone inherente al proceso de su puesta en valor. Desde el ano 2005 esta concepcion cobra mayor fuerza. Es entonces cuando el Consejo de Europa organiza en la ciudad de Faro la Convention on the Value of Cultural Heritage for Society.

Entre los acuerdos adoptados figura el compromiso de desarrollar la ensenanza del patrimonio cultural en todos los niveles de educacion. Reforzar la cohesion social, mediante el fomento del sentido de responsabilidad compartida de la accion ciudadana. Promover la cualificacion profesional de quienes participan en la gestion sostenible del patrimonio. Aprovechar al maximo el potencial economico de este respetando sus valores. Fomentar el papel de iniciativas voluntarias interesadas en su conservacion, como complemento a las funciones de las autoridades publicas. Incentivar el acceso y la participacion democratica al patrimonio. Asi como desarrollar el uso de las nuevas tecnologias en la difusion de sus contenidos.

A traves de sus documentos, el Consejo insiste en iniciativas para tomar conciencia del valor y de la pluralidad de formas en que el patrimonio se manifiesta a lo largo de la historia. Entre otras, destacan los programas educativos, impartidos dentro y fuera del aula, con el objetivo de fomentar el conocimiento y la comprension del patrimonio cultural. En este contexto, Espana, segundo pais en bienes declarados patrimonio de la Humanidad, esta poniendo en marcha un Plan Nacional de Educacion y Patrimonio desde 2013, para desarrollar acciones formativas orientadas al aprendizaje de contenidos relacionados con el patrimonio, su puesta en valor y disfrute social.

Durante mucho tiempo, se ha tenido la falsa idea de que invertir en la conservacion del patrimonio suponia un gasto extraordinario y excesivo que jamas podia verse rentabilizado. Sin embargo, se ha demostrado que una buena gestion del patrimonio implica que este sea rentable no solo desde el punto de vista social y cultural, sino tambien economico (Moreno, 1997).

Los valores economicos y sociales del patrimonio vienen fundamentados por su dimension artistica, historica y de memoria, pero tambien por su capacidad de crear nuevos servicios que resulten productivos y de ofrecer diferentes canales de informacion que estimulen el mejor conocimiento de los elementos culturales que existen a nuestro alrededor (Hernandez, 2002). Este uso del patrimonio al servicio de la ciudadania ha de enmarcarse dentro de una dinamica de desarrollo sostenible, que compagine la correcta interpretacion con una oferta cultural de calidad, contribuyendo a su proteccion y conservacion.

Por eso, en los ultimos tiempos se viene insistiendo en la creacion de politicas culturales que favorezcan la gestion del patrimonio, como elemento clave del desarrollo social y economico. Todo ello con el maximo respeto hacia la diversidad cultural. En este proceso la educacion formal, no formal e informal tiene un papel fundamental. A traves de ella se puede afirmar que la dimension cultural es un aspecto importante de la vida de las personas, que estas han de integrarla de forma positiva y que ha de provocar una sensibilidad capaz de crear nuevos habitos de conocimiento y uso del patrimonio. Esta actitud debiera resultar de la transmision cientifica, critica e historica que proporciona la educacion patrimonial. Con ella se puede contribuir a fomentar el respeto y la valoracion social, que ha de estar en la base de cualquier actuacion relativa al patrimonio cultural.

El concepto de patrimonio a revision

Todo lugar de memoria posee dos niveles de lectura, como objeto conceptual y como objeto real. A nivel teorico, Maurice Halbwachs (1992) ya decia que la nocion de memoria aplicada a la nacion, a la colectividad y a la sociedad se habia convertido en algo obvio. Los lugares del pasado son osarios de tradiciones, parques arqueologicos de la nostalgia conservadora y fuentes de relatos legendarios (Flor, 1998). Normalmente la dimension memorial es reivindicada y manipulada a traves de la gestion turistica.

La polarizacion turistica que sufren muchas ciudades historicas no solo incide en la sobrecarga de los monumentos, tambien en la banalizacion de su espacio publico y patrimonio. Su conservacion no se destina en todos los casos a reconstruir una version de la identidad para consumo local, sino turistico. Los turistas en vez de percepciones y experiencias autenticas, contemplan una tradicion escenificada y ambientaciones forzadas. Una etnicidad reconstruida que convierte la escena urbana en producto (Calle, 2002).

Desde la Carta de Turismo Cultural adoptada por ICOMOS en 1976 se insiste en que la puesta en valor del patrimonio ha de ser una practica interpretativa en vez de un ejercicio tecnico e instrumental (Criado y Gonzalez, 1996). De esta recomendacion deriva la necesidad de desarrollar un proceso valorativo del patrimonio que permita reconstruir su uso actual. Se trata de escoger elementos patrimoniales como materia prima y reintroducirlos en un contexto actual donde adquiere valores nuevos. Ahi es donde debe entrar en escena la educacion patrimonial, para que los agentes implicados realicen una correcta gestion educativa del patrimonio.

Para conseguirlo hay que partir del concepto actual de patrimonio, ampliamente revisado en las dos ultimas decadas. En el ambito cientifico parece estar superada la vision de patrimonio desde una perspectiva historico-artistica y monumental, pero en la sociedad esta concepcion aun sigue siendo una constante. La introduccion del concepto de patrimonio cultural en los anos ochenta, fue un avance para la superacion de esta acepcion, sin embargo, a dia de hoy vuelve a resultar incompleta ya que implica, en la mayor parte de las veces, la exclusion del patrimonio natural. De hecho, esta es la vision que se mantiene en la legislacion educativa y en la mayor parte de los ambitos sociales; lo natural comienza a ser tenido en cuenta a partir del concepto de paisaje cultural, en el que la naturaleza y la obra humana comienzan a ser indisociables (Lopez, 2014).

En los ultimos anos, el creciente interes y la recuperacion de los paisajes como elemento fundamental del patrimonio cultural marca nuevas formas de explotacion, promocion y gestion del patrimonio en el marco de la planificacion territorial (Dury, 2002; Fairclough y Rippon, 2002; Ermischer, 2002; Guido, 1999). Esta es una de las prioridades de las organizaciones europeas e internacionales. Desde 1992, la Convention concerning the Protection of World Cultural and Natural Heritage incluye los paisajes culturales como categoria de declaracion. El European Landscape Convention, promovido por el Consejo de Europa en el 2000, considera al paisaje como un elemento clave del bienestar social. En este sentido algunos paises han adoptado medidas para la proteccion y gestion de los paisajes culturales, como el English Heritage Historic Landscape Characterisation Programme o el Dutch Belvedere Programme.

Al amparo del programa Cultura 2000 de la Comision Europea, se crea Pathways to Cultural Landscapes, una asociacion de instituciones publicas y privadas que atiende a los paisajes culturales de toda Europa, a traves de la investigacion cientifica, la comunicacion y la gestion sostenible. Lo mas interesante de su contribucion es que se dedica a regiones fronterizas, a paisajes marginales y a aquellos cuya imagen es la pobreza y la insignificancia historica. Paisajes que a menudo no son percibidos como tales, pero que son la base y la expresion del patrimonio y la diversidad cultural. A pesar de las particularidades de cada uno, todos ellos tienen una cosa en comun, la vulnerabilidad frente a la sociedad de hoy. Los proyectos realizados por esta red ayudan a crear conciencia de las necesidades de estos paisajes, fomentan el sentido de pertenencia de la poblacion local (rutas culturales, centros de informacion, formacion de guias, intercambios escolares, etc.) y ayudan a establecer planes de desarrollo sostenible.

La nocion de patrimonio avanza cada vez mas hacia un enfoque integral. En este sentido, cabe destacar las aportaciones en las que se amplia y reformula el concepto anadiendo un elemento clave: las personas (Fontal, 2003). Existe una relacion clara entre patrimonio y personas, que se puede conformar en torno al conocimiento, comprension, respeto, valoracion, disfrute y transmision (Fontal, 2007). Bajo esta optica, el patrimonio no son lugares, cosas u objetos, sino los vinculos que las personas establecen con lugares, cosas, recuerdos, etc. Sin personas non hay patrimonio, pues son quienes hacen que algo sea considerado o no patrimonio, mediante el proceso de patrimonializacion. El factor humano es fundamental porque aporta identidad e introduce el debate sobre la contemporaneidad del patrimonio.

La educacion patrimonial: una perspectiva critica

Partiendo del Documento de Nara sobre la autenticidad (1994) todas las culturas y sociedades estan arraigadas en formas particulares y en medios de expresion tangible e intangible, que constituyen su herencia y deben respetarse. Materiales y disenos, usos y funciones, tradiciones y tecnicas, localizacion y contexto, espiritu y sentimientos, son factores que han de valorarse en la gestion y conservacion del patrimonio para evitar la exclusion de minorias. Los principales problemas que afectan al patrimonio en general, y al inmaterial en particular, son los procesos de globalizacion y la aceleracion de las transformaciones sociales, pues suponen riesgos de deterioro, desaparicion y destruccion de su autenticidad (ICOMOS, 2011).

La educacion patrimonial comunitaria, que implica a toda la sociedad, puede resultar peligrosa para los poderes que hacen uso del patrimonio en terminos economicos. Incluso incomoda para contextos donde el patrimonio encarna mensajes ideologicos ya caducados. La educacion patrimonial es necesaria para que las personas, en base a sus emociones y conocimiento, se identifiquen criticamente con el patrimonio, para que se abra el proceso selectivo de su identidad y para que las comunidades se auto-organicen en la custodia de su memoria. No se trata de mitificar los hitos, como tantas veces se viene realizando en manos del turismo. Tampoco primar la contundencia de los hitos arquitectonicos, su popularidad y monumentalidad visible, que oculta el valor del resto del conjunto. Sino de revisar el paisaje cultural como espacio de almacenamiento de la memoria y reconocer en el valores para la convivencia ciudadana.

Algo es patrimonio cultural porque alguien le otorga un valor representativo de su comunidad, mas alla, en muchas ocasiones de lo legalmente protegido; por tanto, es una construccion social (Lopez, 2014). Lo patrimonial es una cualidad anadida por las personas y por tanto sujeta a los cambios en las percepciones y el comportamiento humano (Cuenca, 2013). Esto conduce a procesos de despatrimonializacion (Llonch, 2015) y a cuestionar el discurso oficial.

Esta claro que el concepto de patrimonio tiene un caracter polisemico, inacabado y complejo de definir. Una vision completa es la concepcion holistica y simbolico-identitaria (Cuenca, Estepa y Martin, 2011), a partir de la que se concibe la educacion patrimonial como una disciplina que lleva a construir valores de identidad, fomentar el respeto intercultural y el cambio social. Formar una ciudadania socioculturalmente comprometida. Entre sus objetivos estarian los propiamente educativos, los que revierten en los elementos patrimoniales -conservar y proteger-, y otros como el desarrollo territorial o la socializacion del patrimonio (Cuenca, 2013).

La educacion patrimonial comienza a adquirir importancia a finales de la decada de los noventa. Desde entonces se tiene avanzado considerablemente en el diseno de sus componentes: objetivos, contenidos y metodologia. La educacion patrimonial no constituye un fin en si mismo, sino que debe integrarse en las metas establecidas para la educacion reglada, especialmente en la formacion de la ciudadania, pues desde una perspectiva critica asume toda una serie de finalidades: procesos de identificacion (individual, colectiva y supra-colectiva), comprension de las sociedades pasadas y presentes, defensa y proteccion de los elementos patrimoniales, etc. En realidad, no debiera existir una materia especifica sobre educacion patrimonial, sino que su ensenanza habria que incorporarlo al resto de asignaturas. En cuanto a los contenidos, es necesario que sean coherentes con los propositos que se persiguen pudiendo ser conceptuales, procedimentales y actitudinales. Adquirir claves interpretativas para poder aplicarlas al presente. Y metodologicamente el eje fundamental seria partir del entorno y de problemas e intereses proximos al alumnado, recogiendo informacion de diversas fuentes hasta llegar a conclusiones sobre los problemas formulados inicialmente (Cuenca, Estepa y Martin, 2011). En suma, con la educacion se incide en la seleccion patrimonial.

En los modelos educativos patrimoniales existentes es interesante destacar el diseno de la sensibilizacion como estrategia de enorme potencialidad. El esquema a seguir es el siguiente: conocer para comprender, comprender para respetar, respetar para valorar, valorar para cuidar, cuidar para disfrutar, disfrutar para transmitir y transmitir para conocer (Fontal, 2007). La valoracion es el elemento clave, el indicador de sensibilizacion.

Las posibilidades de abordar el patrimonio en la didactica de las ciencias sociales son muy amplias. Ademas de la adquisicion de competencias y contenidos (Calaf y Marin, 2015), los procesos de identificacion que provoca favorecen la creacion y el refuerzo de los vinculos identitarios entre las personas y su entorno. Esto es clave para fomentar el desarrollo socioeconomico del territorio. Desde que en los anos setenta Hugues de Varine redefine el museo ampliando su dimension de edificio a region, de coleccion a patrimonio regional, de publico a comunidad regional participativa, el triangulo territorio-patrimonio-comunidad se establece como el fundamento de la nueva museologia. Para integrar a la poblacion en su accion, se apuesta por nuevos metodos de comunicacion y de gestion basados esencialmente en reflejar la identidad de los pueblos y asociarla a proyectos de futuro. Estos ecomuseos, o museos comunitarios como tambien se les conoce, llevan funcionando desde entonces con mas o menos acierto. Saber extraer las potencialidades importantes de la identidad cultural, saber interpretarlas y difundirlas en los nuevos museos o centros de interpretacion implica, el exito o el fracaso de una iniciativa cultural. Por eso cada vez es mas importante recurrir a formulas con enfoque creativos y particulares que desde la educacion patrimonial permitan revisar la practica museologica, y asi adaptarla a las limitaciones y posibilidades de cada territorio.

Esta mirada renovadora tambien puede ser aplicada a los itinerarios culturales, que se presentan como una alternativa valida a la preservacion patrimonial. Mas alla de su vinculacion con rutas tradicionales, pueden ser vistos con una significacion mayor. Asi como la nocion de monumento se ha ido ampliando, de obra aislada o singular a la conjuncion de esta con su entorno, los itinerarios pueden conferir a la preservacion del patrimonio una amplitud territorial y una integracion cultural (Garcia, 2002). Basta revisar a autores como Eleonora Berti (2012) para comprobar investigaciones en el campo del paisaje y la identidad, dentro del programa de los Itinerarios Culturales creado por el Consejo de Europa. Con todo, y como ya apuntaba Anthony Giddens, la globalizacion impulsa el resurgimiento de identidades culturales locales, de modo que este movimiento de ida y vuelta de la escala de lo global a lo local, permite revisar las oportunidades de los itinerarios como estrategias de conocimiento y puesta en valor. Al mismo tiempo, los itinerarios permiten trabajar con las influencias reciprocas, entre los lugares centro y los llamados perifericos, en tiempos de gran conectividad.

La sostenibilidad como resultado de aprendizaje

Decia Paulo Freire (2003:34) que en la medida en que nos tornamos capaces de intervenir, capaces de cambiar el mundo, de transformarlo, de hacerlo mas bello o mas feo, nos volvemos seres eticos. Si una persona se sensibiliza con algo, porque previamente su emocion le ha despertado el interes de conocerlo y comprenderlo, esta mucho mas preparada para reivindicar su conservacion. Esta actitud de defensa respecto al patrimonio debe enfocarse desde una perspectiva que promueva el desarrollo de valores eticos y civicos para aprender no solo a respetar nuestra herencia, sino tambien la de los otros. Caminar desde el respeto por el patrimonio mas personal hasta aquel mas universal y ligado a nuestro presente historico. La sensibilizacion a la hora de trabajar estos vinculos y conexiones parece el camino mas adecuado para conseguir la implicacion de las personas.

La educacion en materia de comportamiento civico y patrimonio cultural exige la participacion social y la integracion de campanas dentro y fuera de los sistemas educativos: acciones educativas en centros de ensenanza, acciones educativas formativas para madres y padres, acciones educativas para jovenes dentro de un programa municipal de ocio alternativo saludable, asi como la puesta en marcha de campanas de sensibilizacion. En esta linea de trabajo se desarrolla el Plan Ruas (Regeneracion Urbana Arte Santiago). Un programa para la conservacion de la zona historica de Santiago de Compostela (A Coruna) libre de pintadas y para la recuperacion de espacios mediante la intervencion artistica, que lleva a cabo la entidad Vella Escola especializada en actividades relacionadas con cultura urbana (Figura 1). Se trata de una iniciativa educativa en valores que apuesta por la sostenibilidad y la conservacion preventiva como resultado de aprendizaje.

El graffiti en Santiago de Compostela es un fenomeno con clara presencia en la periferia de la ciudad (medianas, edificios ruinosos, tuneles). En los ultimos anos ha ido creciendo y ganando presencia en la zona nueva metropolitana (persianas de negocios, senales, contenedores) llegando a afectar al casco historico de la ciudad, en el que se han visto danados espacios y monumentos de alto interes patrimonial. La complejidad y el elevado coste que suponen para las administraciones publicas y los particulares los tratamientos de limpieza y restauracion de los bienes danados, requieren la puesta en marcha de programas educativos destinados a este fin. La mayor parte de los ayuntamientos disponen de ordenanzas municipales de limpieza y en materia de sanciones, pero en pocas ocasiones se han desarrollado programas educativos consistentes, orientados a la formacion e informacion de los jovenes para la prevencion de este tipo de conductas. Teniendo en cuenta la situacion de Compostela, el ayuntamiento dispuso la necesidad de desarrollar el Plan Ruas orientado a la prevencion, ya que las medidas sancionadoras adoptadas hasta el momento no resultaban lo suficientemente disuasorias como para evitar futuras intervenciones en este campo. El Plan se ha disenado para ser implementado durante un ano y medio en dos fases, la primera desde marzo de 2016 a marzo de 2017 y la segunda fase de marzo a septiembre de 2017.

Con este programa se persigue prevenir la aparicion de nuevas pintadas y rescatar espacios publicos afectados, logrando beneficios visibles a corto plazo (recuperacion de muros y fachadas) y a medio plazo (disminucion de pintadas). La finalidad es mejorar la imagen de las calles de Santiago de Compostela y preservar el patrimonio historico y cultural libre de pintadas, desarrollando un programa de prevencion centrado en acciones informativas y actividades educativas dirigidas principalmente al colectivo juvenil de la ciudad.

La metodologia pasa por consolidar la cultura de prevencion del vandalismo y de las practicas antisociales concernientes a las pintadas y al graffiti en la ciudad. Para ello se hace necesario brindar un espacio de expresion entre los miembros de la comunidad y los graffiteros, promoviendo el muralismo como expresion de arte urbano. De este modo, el mural aporta ademas otros valores como el refuerzo de la identidad de los barrios y el mensaje social positivo. Tambien se impulsan medidas de concienciacion social y ciudadana, como el fomento del graffiti autorizado en espacios abiertos, exhibiciones, talleres, festivales, etc.

La participacion es el criterio de exito y para conseguirlo la informacion es clave. Si la ciudadania al completo es consciente de la gravedad de las pintadas, en coste economico y de imagen para la ciudad, estara mas sensibilizada y dispuesta a colaborar y evitarlas. La sociedad en general debe descubrir el grafiti como una forma de expresion artistica que, si cumple los requisitos legales, se puede disfrutar en la ciudad.

El Plan prioriza las actuaciones preventivas frente a las correctivas, haciendo participe a los diferentes colectivos de la ciudad (asociaciones juveniles, culturales, vecinales, sociales ...) en la recuperacion de los espacios afectados por las pintadas, a traves de un proceso de cambio que suponga el paso de una ciudad llena de pintadas a una ciudad libre de ellas y referente turistico del arte urbano (muralismo) con pinturas que hablen de la ciudad y de la identidad de sus barrios. De hecho, preve la restauracion de zonas afectadas y muros en mal estado con obras murales que versen sobre la ciudad y sobre elementos que identifiquen el barrio donde se lleve a cabo la intervencion artistica. Con ello se buscar potenciar el sentimiento de pertenencia y conseguir una mayor implicacion y participacion social en el programa.

Apuntes finales

El patrimonio cultural nunca esta aislado, hay un contexto y dentro de el las personas. Sin ellas no tiene sentido. Si su conservacion depende en buena parte de la comprension ciudadana, parece claro la importancia de aumentar el conocimiento sobre el. Dado que no hay deficit de reconocimiento de la educacion en la legislacion patrimonial y tampoco en la educativa, es necesario impulsar la educacion patrimonial de manera efectiva en los ambitos formal, no formal e informal, para que la sociedad pueda acceder al patrimonio con una mediacion profesional. Este aprendizaje ha de mejorar su interpretacion y valoracion del patrimonio como recurso formativo, al tiempo que turistico. La educacion patrimonial puede facilitar las herramientas necesarias y las claves interpretativas para dar respuesta al presente y emprender acciones de mejora. Contribuir, asimismo, al desarrollo del pensamiento critico, la capacidad de seleccion, la construccion de la identidad y la identificacion de valores. Y es que la educacion patrimonial, valiendose de los simbolos como instrumento de trabajo, es en si misma conocimiento. Como recoge Llorenc Prats (1997: 13) de una inscripcion en una pintura naif Aprende, si eres sensato, pues mas vale ciencia que herencia.

Bibliografia

Berti, E. (2012). Itinerari cultural delConsigiio d'Europa. Tra ricarca diidentita e progetto dipaesaggio. Florencia: Firenze University Press.

Calaf, R. & S. Marin (2012). Adolescencia y educacion patrimonial. Aula de innovacion educativa, 208, 18-21.

Calle Vaquero, M. (2002). La ciudad historica como destino turistico. Barcelona: Ariel.

Criado Boado, F. & C. A. Gonzalez Perez (1996). Fichas e redes, sitios e paisaxes: das bases de datos os sistemas de informacion, dos inventarios estaticos os catalogos interactivos. En Fontenla San Juan, C. (coord.). Os prufasionais da Historia anta o Patrimonio Cultural: Unas metodoioxioas (103-121). Santiago da Compostela: Direccion Xeral de Patrimonio Cultural.

Cuenca Lopez, J. M. (2003). Analisis de concepciones sobre la ensenanza del patrimonio en la educacion obligatoria. Ensenanza de las Ciencias Sociales, 2, 37-45.

Cuenca Lopez, J. M. (2013). El papel del patrimonio en los centros educativos: hacia la socializacion patrimonial. Tajuelo: Didactica de la Lengua y la Literatura. Educacion, 19, 7G-96.

Cuenca Lopez, J. M.; Estepa Jimenez, J. & M. J. Martin Caceres (2011). El patrimonio cultural en la educacion reglada. Patrimonio Cultural de Espana, 5, 45-57.

Dury, P. (2002). The historic and cultural dimensions of landscape. Naturopa, 98, 12-13.

Ermischer, G. (2002). H ow to gain European understanding of the cultural landscape. Recuperado de: http://www.pcleu.de/project/virt_lib/understanding.pdf.

Fairclough, G. & S. Rippon (ed.) (2002). Europe's cultural lanscape: archeologists and the management of change. Brussels: Europa Archeologiae Consilium.

Flor, F. R. (1998). Los lugares de la memoria: el intelectual y el aura de la ciudad historica entre dos fines de siglo. En Castillo Oreja, M. A. (Ed.). Centros Historicos y conservacion deipatrimonio (127-141). Madrid: Fundacion Argentaria.

Fontal Merillas, O. (2003). La educacion patrimonial. Definicion de un modelo integrai y diseno de sensibilizacion. Tesis doctoral. Oviedo: Universidad de Oviedo.

Fontal Merillas, O. (2007). El patrimonio cultural del entorno proximo: un diseno de sensibilizacion para secundaria. Ensenanza de las Ciencias Sociales, 6, 31-47.

Freire, P. (2003). El grito manso. Buenos Aires: Siglo XXI.

Garcia Miranda, R. (2002). Inventarios de itinerarios culturales en los tiempos de la globalizacion. En AA.VV. El patrimonio intangible y otros aspectos relativos a los itinerarios culturalas. Congreso Internacional del Comite Internacional de itinerarios Culturales (CIIC) de ICCMCS(123-128). Navarra: Institucion Principe de Viana.

Guido, M. R. (1999). Landscape: a natural and cultural Heritage. Naturopa, 91, 15.

Halbwachs, M. & A. C. Lewis (1992). On collective memory. Chicago: University of Chicago Press.

Hernandez Hernandez, F. (2002). El patrimonio cultural: la memoria recuperada. Gijon: Trea. ICOMOS (2001). El valor intangible del patrimonio. Recuperado de: http://www.esicomos.org/Nueva_carpeta/LIBRO_CRITERIOS/SEVILLA.htm.

Lopez Cruz, I. (2014). La Educacion Patrimonial. Analisis del tratamiento didactico del patrimonio en ios libros de texto de CCSS en ia Ensenanza Secundaria. Tesis doctoral. Huelva: Universidad de Huelva.

Llonch Molina, N. (2015). La educacion patrimonial como herramienta de "rebeldia ciudadana". Educacao historica e educacao patrimonial-novos desafios. En Sole, G. (coord.). II Seminario Internacional de Educacao Patrimonial: Contributes para a construcao de uma consciencia patrimonial (37-52). Braga: Universidade do Minho, Instituto de Educacao.

Moreno de Barreda, F. (1997). La dimension economica del patrimonio arquitectonica: punto de partida para soluciones nuevas. Patrimonio Cultural y Derecho, 1, 213-230.

Prats, Ll. (1997). Antropologia y patrimonio. Barcelona: Ariel.

Notas

(1) Agradecimientos. Este trabajo forma parte de la investigacion financiada por el Plan Nacional de I+D+i del MINECO (EDU2015-65621-C3-1-R) y cofinanciado con fondos FEDER de la UE.

por Belen M. Castro Fernandez y Ramon V. Lopez Facal

Universidad de Santiago de Compostela, Espana

belen.castro@usc.es, ramon.facal@usc.es

Recibido: 31/05/2017--Aceptado: 12/06/2017

Leyenda: Figura 1. Plan Ruas, Santiago de Compostela.
COPYRIGHT 2017 Universidad Nacional de la Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Castro Fernandez, Belen M.; Lopez Facal, Ramon V.
Publication:Clio & Asociados: La historia ensenada
Date:Jan 1, 2017
Words:4810
Previous Article:Primeros resultados de una prueba piloto para evaluar el pensamiento historico de los estudiantes.
Next Article:"Los indios estaban cabreros". Historia, sociedad y politicas de la historia en los cambios del relato escolar sobre la conquista de America.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters