Printer Friendly

Alianzas estrategicas: ?adquisicion o acceso al conocimiento?

INDICE

Resumen
Abstract
1. Introduccion
2. La teoria de la firma basada en recursos
3. La teoria basada en conocimientos
   3.1. Definiciones de alianza estrategica
   3.2. La propuesta teorica de Grant y Baden-Fuller
4. Las alianzas estrategicas y el conocimiento
   4.1. Definiciones de alianza estrategica
   4.2 Motivos para formar alianzas estrategicas
   4.3 Costes y desventajas de las alianzas estrategicas
5. Alianzas estrategicas y conocimiento
   5.1 La perspectiva de las alianzas estrategicas como medios de
       adquisicion de conocimiento
   5.2 Critica a la vision de las alianzas estrategicas como vehiculos
       para el aprendizaje organizacional
   5.3 La teoria relacional
   5.4 Acceso versus adquisicion de conocimiento en las alianzas
       estrategicas. La propuesta de Grant y Baden-Fuller
   5.5 Amplitud y profundidad de la base de conocimientos mediante
       alianzas estrategicas y ambidiestrismo
   5.6 La propuesta teorica de Grant y Baden-Fuller. Critica
       y constrastacion empirica
6. Conclusiones y limitaciones
7. Referencias


1. INTRODUCCION

Existe una continuidad que va desde los primeros intentos teoricos de explicar por que existe la firma y cuales activos o actividades deben internalizarse y cuales deben ser mediados por el mercado; esto supone la definicion no solo de las razones de existencia de la firma sino de sus limites en cuanto a su ambito de accion, con consecuencias sobre los objetivos, tareas, procesos y toma de decisiones de los administradores de la empresa y, en general, sobre la estrategia (Tarzijan, 2003).

La teoria de la firma, expuesta en sus terminos originales en 1937 por Coase, fue el fundamento de los desarrollos posteriores de la teoria de la firma, especialmente gracias a los aportes de Williamson a partir de la decada de 1970. Para Coase la firma justifica su existencia pues puede producir internamente un insumo a un coste inferior (coste de coordinacion interna) al que ofrece el mercado (coste de transaccion). Existe una relacion inversa entre los costes de coordinacion y los costes de transaccion; es decir, los costes de coordinacion aumentan en la medida que disminuyen los costes de transaccion, llegando estos ser cero si la linea insumo-producto llega a integrarse completamente.

Williamson complemento el analisis de Coase con sus ideas del comportamiento oportunista poscontractual: los contratos son incompletos y su control luego de firmados resulta problematico debido a la especificidad de algunas inversiones. Las diferentes versiones de la teoria de la firma posteriores a Coase se basan sobre esas dos grandes opciones: internalizar o acudir al mercado o, como una variante del problema, acudir a formas hibridas como las alianzas estrategicas. ?Por que existen las alianzas estrategicas? Es un problema que se deriva del anterior problema de optar por la firma o el mercado y por ello, encontrar los sustentos teoricos de utilizar las alianzas estrategicas esta relacionado con la teoria de la firma en sus diferentes versiones. El punto es relevante pues una de las mas importantes tendencias en la organizacion industrial del pasado cuarto de siglo ha sido el crecimiento de la colaboracion entre companias independientes (Grant y Baden-Fuller, 2004). En este sentido, las alianzas estrategicas han recibido considerable atencion en el campo estrategico (Park, Chen y Gallagher, 2002).

Por otra parte, en las ultimas dos decadas se ha dado una importancia nunca antes vista al tema del conocimiento, aunque el cambio de paradigma inicia con la critica de Simon, ya en 1947, a la racionalidad economica (Spender y Grant, 1996). En anos recientes la gestion del conocimiento (knowledge management) ha recibido una atencion cada vez mayor, tanto de academicos como de practitioners, tanto asi que segun un analisis bibliometrico reciente (Gu, 2004, citado por Nonaka y Peltokorpi, 2006), 2727 autores han hecho 1407 publicaciones sobre el tema de knowledge management desde 1975.

Considerando los tres temas: razones de existencia y limites de la firma, auge de formas de colaboracion entre firmas -especialmente las alianzas estrategicas- e importancia estrategica del conocimiento y su gestion, es posible, a partir de diversas versiones de la teoria de la firma, como la teoria basada en recursos y la teoria basada en conocimiento, encontrar un sustento teorico a la existencia y utilizacion de las alianzas estrategicas basadas en conocimiento. El presente trabajo aborda el examen de dicha cuestion, a partir de las ideas fundamentales de la perspectiva de la firma basada en conocimientos, segun la propuesta de Grant y Baden-Fuller (2004).

Grant y Baden-Fuller (2004) distinguen entre metas de generacion de conocimiento (exploracion) y de aplicacion del conocimiento en las alianzas (explotacion). Analizan a partir de tales categorias las circunstancias en las cuales las alianzas estrategicas son mas eficientes que la coordinacion intrafirma en integrar y utilizar el conocimiento: aunque las firmas son generalmente superiores a las alianzas y a los mercados en integrar el conocimiento para producir bienes y servicios. Las alianzas pueden superar, bajo determinados supuestos, los limites de las firmas en abarcar los procesos de integracion de conocimiento altamente diferenciado, a la vez que ofrecen eficiencias en la utilizacion del conocimiento.

Asi las cosas, este trabajo consta de cuatro secciones: la primera ofrece un breve esbozo de la teoria de la firma basada en recursos. La segunda expone los principales elementos de la teoria de la firma basada en conocimientos. En la tercera seccion se examinan diversos aspectos basicos sobre las alianzas estrategicas (definicion, motivos para formarlas y los costes y desventajas de su utilizacion). La cuarta seccion analiza propiamente la teoria de Grant y Baden-Fuller (2004) sobre las alianzas un mecanismo de acceso de las firmas a conocimiento externo y complementario.

2. LA TEORIA DE LA FIRMA BASADA EN RECURSOS

La teoria de la firma basada en recursos (RBT, por sus siglas en ingles) ha explorado las caracteristicas de los recursos estrategicos de la firma. RBT sugiere que los recursos que son raros, valiosos, escasos, no imitables y no sustituibles, proveen una fuente para la ventaja competitiva sostenible de la firma (Barney, 1991, Ordonez, 2004). Asi, RBT se enfoca en la coordinacion intrafirma de tales recursos con una perspectiva estrategica.

Ordonez, Peteraf y Ventura (2007) afirman que mas que cualquier otra perspectiva teorica en el campo de la administracion estrategica, la RBT ha llamado la atencion de academicos y practitioners; e incluyen entre sus variantes las capacidades dinamicas, la Knowledge-Based View (KBV, por sus siglas o perspectiva basada en conocimiento) y la perspectiva relacional (Dyer y Singh, 1998), variantes a las que Foss (2007) denomina "modos agregativos".

La teoria basada en recursos para Foss (2007) es una "revolucion no concluida" pues todavia tiene un gran potencial para penetrar en la profunda estructura de la ventaja competitiva. Foss se pregunta si la RBV representa un caso de progreso cientifico y si por esa razon ha devenido el enfoque dominante para entender la ventaja competitiva. Segun Foss el progreso cientifico supone la idea de reduccion, en lo que parece ser una alusion al principio de la navaja de Occam. RBV es un caso de progreso cientifico porque identifica mecanismos teoricos a niveles mas bajos que los investigados en los anteriores estudios sobre estrategia. Desafortunadamente, afirma Foss, el microenfasis de la RBV dio paso en la decada de 1990 a modos mas agregativos de teorizar.

A diferencia de Foss, otros autores le critican a la RBV (Martin de Holan, 2000) la vaguedad y dificultad implicadas en la operacionalizacion de la nocion de recursos; es decir, la gran amplitud con que RBV define el concepto "recursos". Por su parte Porter (1991) critica la circularidad que puede encontrarse en los argumentos de la teoria basada en recursos: las firmas son exitosas porque poseen recursos valiosos y tales recursos deben ser desarrollados por la firma para ser exitosa.

Los proponentes de la teoria basada en conocimiento consideran que aunque la RBT reconoce la importancia del papel del conocimiento para el logro de una ventaja competitiva de la firma, esta perspectiva (RBT) no logra profundizar en la materia, pues trata el conocimiento como un recurso generico, sin examinar sus especiales caracteristicas, de modo que no distingue entre diversos tipos de capacidades basadas en el conocimiento.

3. LA TEORIA BASADA EN CONOCIMIENTOS

3.1. Definiciones de alianza estrategica

La teoria de la firma basada en conocimiento (KBT) o perspectiva basada en conocimiento (KBV) como tambien la denominan algunos autores, considera el conocimiento como el recurso estrategico mas importante de la firma. Puesto que los recursos basados en el conocimiento son usualmente dificiles de imitar y socialmente complejos, las bases de conocimiento y capacidades heterogeneas son los factores determinantes para obtener y mantener ventajas competitivas y un desempeno superior. Tal conocimiento se encuentra incorporado en diversos elementos de la firma como la cultura y la identidad, las politicas, las rutinas, documentos, sistemas y los empleados.

La teoria basada en conocimiento parte de la literatura sobre pensamiento estrategico y profundiza la teoria de la firma basada en recursos, principalmente la vertiente que parte de Penrose (1959) y de autores posteriores como Wernerfelt (1984), Barney (1991) y Conner (1991). Entre los autores que han propuesto y desarrollado esta perspectiva estan Robert Grant, Bruce Kogut, Udo Zander e Ikujiro Nonaka, cuya importancia es notoria de acuerdo con estudios bibliometricos. La tabla 1 presenta las 20 publicaciones mas influyentes en el ambito de la gestion del conocimiento, de acuerdo con Nonaka y Peltokorpi (2006).

Algunos de los articulos que se presentan en la tabla 1 ademas se consideran seminales en la KBV: Kogut y Zander (1992), Grant (1996), Spender (1996) y Nahapiet y Ghoshal (1998).

Al igual que Ordonez, Peteraf y Ventura (2007), Curado y Bontis (2006) consideran a la KBV como una extension reciente de la perspectiva basada en recursos (Resource-Based View o RVB). Para Curado y Bontis (2006), KBV ofrece una fuerte base teorica a los investigadores del aprendizaje organizacional y del capital intelectual, desde la cual el conocimiento se considera un recurso estrategico especial que no se deprecia de la manera en que los recursos tradicionales lo hacen. Curado y Bontis (2006) afirman afirman que muchos de los recursos basados en conocimiento son principalmente intangibles y dinamicos. Esto permite un desarrollo idiosincrasico por medio de path dependency (dependencia de la trayectoria anterior) y ambiguedad causal, que son las bases del mecanismo de la creacion economica de rentas en la KBV de la firma.

Segun Spender (2007) lo que actualmente se conoce acerca del conocimiento mismo y las habilidades es insuficiente; tambien califica como insuficiente el conocimiento sobre como crear, adquirir, identificar, poseer, transferir o gestionar el conocimiento y las habilidades. Tseng y Pai (2009) por su parte afirman que a pesar de que para la KBV el conocimiento puede ser una fuente de desempeno superior, a la fecha la literatura relacionada con la gestion del conocimiento aun carece de estudios empiricos en el nivel estrategico.

Nonaka es mas optimista que Spender y ha aportado varios articulos que se consideran seminales (por ejemplo Nonaka, 1994 y Nonaka y Konno, 1998) acerca del conocimiento y su creacion. Para Nonaka y Toyama (2002) las firmas enfrentan hoy muchas contradicciones: eficiencia versus creatividad, explotacion versus exploracion, velocidad versus la lenta construccion de recursos (que consume tiempo). La capacidad de una firma para sintetizar tales contradicciones es vista por Nonaka y Toyama (2002) como la clave para entender por que una firma puede ser mas eficiente que el mercado a la hora de producir conocimiento. Ello se logra gracias a varios factores de la firma: su vision del conocimiento, su ba (contexto de interaccion), sus rutinas creativas, sus sistemas de incentivos y su liderazgo distribuido en la organizacion. Coinciden de esta manera en muchos aspectos con otros autores de la KBV y en cuanto a que la integracion (proceso de coordinacion interna) del conocimiento es lo que hace que una firma sea superior al mercado en la produccion (Grant y Baden-Fuller, 2004) y flujos de conocimiento (Almeida, Song y Grant, 2002).

Nonaka, Peltokorpi y Tomae (2005) por su parte afirman que la administracion estrategica puede ser vista como un proceso mecanico (la formulacion estrategica se basa en el analisis del entorno) o como un proceso organico (los gerentes deben estar al tanto de enmarcar sus estrategias considerando los recursos internos unicos e inimitables). Nonaka, Peltokorpi y Tomae (2005) piensan que ambas heuristicas son posibles. Sin embargo, desde su perspectiva basada en conocimiento proponen que tanto los factores endogenos como los exogenos deben ser considerados en la formulacion de la estrategia debido a que las empresas estan en una interaccion dialectica con el entorno. Los componentes integrales de la estrategia basada en conocimiento, para ellos, son la vision del conocimiento, los objetivos rectores, dialogos, rutinas creativas y un contexto compartido de interaccion (ba).

Nonaka, von Krogh y Voelpel (2006) ven la creacion de conocimiento organizacional como el proceso de hacer asequible y amplificar el conocimiento creado por individuos, asi como cristalizarlo e integrarlo al sistema de conocimiento de la organizacion. Se trata de una produccion que tiene su punto de origen en los sujetos individualmente considerados. La teoria que explica este proceso, denominada teoria de creacion organizacional del conocimiento, se ha desarrollado rapidamente en las ultimas dos decadas.

Sveiby (2001) tambien ha insistido en que en la formulacion de la estrategia deben considerarse tanto los aspectos internos como externos de la organizacion. Propone expandir el ambito de la gestion del conocimiento y del capital intelectual mas alla de su enfoque operacional y tecnologico interno para crear una nueva teoria de la firma basada en la perspectiva basada en recursos, pero utilizando una epistemologia autopoietica, --segun la definicion introducida en 1973 por los chilenos Maturana y Varela y aplicada a lo cognitivo por Luhmann--que guie la formulacion de la estrategia. Segun Sveiby (2001), las personas utilizan su capacidad de actuar para crear valor principalmente en dos direcciones: transfiriendo o convirtiendo conocimiento a lo interno o a lo externo de la organizacion. El valor se incrementa cada vez que una transferencia o conversion de conocimiento tiene lugar. Los asuntos o problemas de la formulacion de la estrategia tienen que ver con como utilizar el apalancamiento o como evitar los bloqueos que obstaculizan la transferencia y la transformacion. Asi, para Sveiby (2001) las actividades que constituyen la columna vertebral de la estrategia basada en conocimiento deben estar destinadas a mejorar la capacidad de actuar tanto dentro como fuera de la organizacion.

3.2. La propuesta teorica de Grant y Baden Fuller

Como se puede notar con las posiciones de los autores citados, se hace enfasis en la estrategia de conocimiento de la organizacion y no solo en considerar al conocimiento como un recurso valioso, a la vez que tambien se subraya la doble dimension interna-externa que dicho enfoque estrategico debe asumir. De este modo, el conocimiento se relaciona con la estructura organizacional y con el entorno de la firma. A partir de estas ideas el conocimiento como recurso de la organizacion tambien debe ser considerado en relacion con lo externo a ella y especialmente el papel que juega en las relaciones de la firma con el mercado y con otras organizaciones. El tema de las alianzas estrategicas resulta relevante, entonces, en relacion con los temas de la estrategia y el conocimiento, a partir de la trayectoria trazada por la teoria de la firma.

Puesto que en este trabajo se analiza la teoria de las alianzas estrategicas como modo de acceso al conocimiento segun la propuesta de Grant y Baden-Fuller (2004), se presentan a continuacion sus principales ideas respecto a la perspectiva de la firma basada en conocimiento. Grant (2006 [2003]) advierte que mas que de una teoria se trata de un conjunto de exploraciones sobre aspectos de la firma e instituciones economicas en general, unificadas por su focalizacion en el papel del conocimiento sobre la produccion y el intercambio. No es para Grant (2006) "una teoria de la firma en sentido formal" (p. 207).

Grant enlista los supuestos basicos de dicha perspectiva:

a) El conocimiento es un recurso con una abrumadora importancia en terminos de valor de mercado y la fuente primaria de rentas ricardianas.

b) Diferentes tipos de conocimiento varian en cuanto a su transferibilidad: el conocimiento explicito puede ser articulado y facilmente comunicado entre individuos y organizaciones, mientras el conocimiento tacito es manifiesto solo en su aplicacion, por lo que transferirlo de un individuo a otro es costoso y lento.

c) El conocimiento esta sujeto a economias de escala y de ambito (scope) y la creacion de todo tipo de conocimiento es mas costosa que su subsiguiente replicacion (aunque el coste de replicacion del conocimiento tacito supera al de la replicacion del conocimiento explicito).

d) El conocimiento es creado por seres humanos y para ser eficientes en su creacion y almacenamiento, los individuos necesitan especializarse.

e) Producir un bien o un servicio tipicamente requiere la aplicacion de muchos tipos de conocimiento.

A partir de los anteriores supuestos Grant distingue entre dos tipos de actividades economicas basadas en el conocimiento: el incremento en el stock de conocimiento--"exploracion", en terminos de March (1991); "generacion de conocimiento", en terminos de Spender (1992)--y la implementacion de conocimiento para producir bienes y servicios--"explotacion", segun las categorias de March (1991) y "aplicacion de conocimiento", segun las de Spender (1992)--. "La exploracion incluye la investigacion, descubrimiento y experimentacion para la generacion de nuevo conocimiento, mientras la explotacion se refiere a la seleccion, refinacion y utilizacion para la aplicacion del conocimiento existente" (Harryson, Dudkowski y Stern, 2008, p. 748).

Esta dicotomia presenta un desafio para las organizaciones economicas, pues segun los puntos c) y d) la creacion de nuevo conocimiento requiere la especializacion mientras, segun el punto e), la aplicacion requiere diversidad de conocimientos. Debido a que el conocimiento presenta una limitada transferibilidad, segun el punto b)--lo que dificulta la tarea de los productores de conocimiento--, es necesaria una solucion: un proceso que permita a los individuos aplicar su conocimiento especializado a la produccion de bienes y servicios y que al mismo tiempo permita preservar las eficiencias de la especializacion en la creacion de conocimientos.

Se trata de un problema de coordinacion a lo interno de la firma: la clave para la eficiencia en la integracion del conocimiento es la creacion de mecanismos que reconcilien la eficiencia en la creacion de conocimiento --lo que requiere especializacion--con eficiencia en la implementacion del conocimiento--lo que requiere la integracion de muchos tipos de conocimientos--.

Para Grant y Baden-Fuller (2004) las firmas son mejores que los mercados en relacion con ambos cometidos, pues proveen un contexto superior para sustentar los mecanismos de integracion, lo cual se logra por medio de la direccion (las firmas transforman el conocimiento sofisticado y especializado en directrices, reglas y procedimientos operativos que se imponen por relaciones de autoridad) y de rutinas organizacionales. La direccion provee un metodo de bajo coste de comunicacion entre especialistas y un amplio numero de personas que no son especialistas o lo son en otros campos. Las rutinas, por su parte, son complejos patrones de coordinacion que permiten que diferentes especialistas integren su conocimiento a la produccion de bienes y servicios, a la vez que se preservan las eficiencias de la especializacion del conocimiento.

Los mercados, en cambio, afirman Grant y Baden-Fuller (2004) no proveen la continuidad de asociacion y proximidad que si aportan las firmas, necesarias para que se puedan producir las rutinas organizacionales; ademas, tienen menor capacidad de sustentar tanto la direccion como las rutinas. Aparte de ello, los mercados presentan otros problemas: a) generan costes de transaccion, b) la informacion y otras formas de conocimiento explicito se ven expuestas a problemas de no exclusividad de uso, c) la dificultad de concluir los contratos sin haber revelado antes los conocimientos, d) el conocimiento tacito requiere de lenguajes y marcos cognitivos en algun grado coincidentes, lo que supone esfuerzos y tiempo que, al ser a menudo especificos de la transaccion, generan dependencia. Estos problemas son afrontados de mejor manera dentro de las firmas, debido a un contexto social que se caracteriza por una identidad comun y a su capacidad de apropiarse de las rentas del conocimiento por medio del secreto.

Ya en 1996 Grant, en una de los articulos seminales de la KBV, habia adelantado algunas de esas ideas, entre ellas: a) las firmas aplican conocimiento en la produccion de bienes y servicios, b) el conocimiento es el recurso de la firma estrategicamente mas importante, c) el conocimiento es creado y mantenido por individuos, no por organizaciones, d) las firmas existen puesto que los mercados son incapaces de coordinar el conocimiento de especialistas individuales: este es el papel de la administracion dentro de una firma. Estas ideas fueron luego retomadas para explicar la existencia de las alianzas estrategicas de acceso al conocimiento. La capacidad de la firma para integrar el conocimiento mantenido por los individuos dentro de la organizacion crea su ventaja competitiva.

Como ve expondra mas adelante, las alianzas estrategicas pueden ser, bajo ciertas circunstancias, una mejor opcion que los mercados y las firmas (singularmente consideradas), de acuerdo con la teoria de Grant y Baden Fuller (2004).

4. las alianzas estrategicas y el conocimiento

4.1. Definiciones de alianza estrategica

Existen diversas definiciones del concepto alianza estrategica. Park, Chen y Gallagher (2002) lo definen como una forma de acuerdo organizacional para relaciones cooperativas en curso entre empresas; y agregan que, como un tipo de eleccion estrategica corporativa, las alianzas estrategicas pueden ser vistas como una respuesta adaptativa de la firma frente a cambios del entorno, es decir, como un resultado de la coevolucion de los contextos organizacional, estrategico y ambiental que la firma enfrenta a lo largo del tiempo. En resumen, es un tipo de ajuste organizacional ante las incertidumbres y oportunidades del mercado, considerando a la vez las condiciones internas de los recursos de la firma.

Marshall, Nguyen y Bryant (2005), siguiendo a Simonin y en parte Williamson, definen alianza estrategica como una relacion entre organizaciones en la cual las partes mantienen la autonomia pero permanecen bilateralmente dependientes en un grado no trivial. En otras palabras, las alianzas conducen los recursos de dos o mas firmas a un compromiso especifico, mientras las firmas mantienen la independencia de su propiedad.

Para Gulati y Singh (1998) una alianza se define comunmente como cualquier acuerdo de cooperacion iniciado voluntariamente entre firmas que supone intercambiar, compartir o codesarrollar algo y puede incluir contribuciones de las partes en capital, tecnologia o activos especificos de las firmas.

Phan y Peridis (2000) definen las alianzas estrategicas como relaciones de largo plazo basadas en la confianza que suponen altas inversiones en relaciones especificas que no pueden ser especificadas completamente con anterioridad a su ejecucion.

Por su parte, Wang y Miao (2005) afirman que una alianza estrategica es una relacion planeada en la cual dos o mas firmas independientes comparten metas comunes y persiguen un beneficio comun, pero sus operaciones se mantienen bastante independientes entre si.

Brown, Cooper, Greenwood y Hinings (1996) afirman que el concepto de alianzas estrategicas se refiere a relaciones relativamente duraderas entre organizaciones autonomas que al actuar conjuntamente buscan alcanzar un mayor beneficio que el que lograrian individualmente. Sin embargo, por tratarse de organizaciones que retienen su propia identidad e independencia, y con variabilidad de recursos, la posibilidad de la inestabilidad respecto al futuro de una alianza es algo que esta siempre presente.

4.2 Motivos para formar alianzas estrategicas

Park, Chen y Gallagher (2002) afirman que una revision de la literatura revela una extensa lista de motivos para realizar alianzas estrategicas, tales como ganar poder de mercado y acceso a recursos complementarios, adquirir legitimidad institucional y nuevas competencias, explotar competencias especificas de una firma o reducir la incertidumbre del entorno. Tambien afirman que los estudios en general atribuyen las actividades cooperativas interfirmas a cambios en el mercado o a condiciones internas de los recursos de las firmas. De esta manera, la formacion de una alianza esta inserta en el entorno competitivo de la firma y en las condiciones internas de los recursos que interactivamente afectan su incentivo y capacidad para formar una alianza.

Das, Sen y Sengupta (1998) afirman que el potencial para lograr sinergia por medio de operaciones comunes compartidas como I & D, manufactura, distribucion, ventas y publicidad, han sido bien reconocidas, pero los argumentos de creacion de valor y sinergias han sido discutidos principalmente en el contexto de la combinacion de unidades de negocios dentro de la misma firma. Sin embargo, los potenciales beneficios tambien pueden ser alcanzados por firmas independientes al formar alianzas estrategicas.

Das, Sen y Sengupta (1998), siguiendo las ideas de Williamson afirman que, puesto que el gobierno de una alianza estrategica es bilateral, el acuerdo puede ser considerado desde un punto de vista estructural, como intermedio entre una transaccion de mercado y una relacion jerarquica. Ello puede reducir los costes en la negociacion, monitoreo y control de las transacciones interfirmas y gobierno corporativo. Das, Sen y Sengupta (1998), esta vez basados en la teoria del comportamiento estrategico de Kogut y Jarillo, sugieren que las firmas entran en acuerdos de alianzas atendiendo a consideraciones estrategicas de largo plazo y no a consideraciones de coste-beneficio en el corto plazo.

Entre los propositos para formar alianzas estrategicas Wang y Miao (2005) encuentran las siguientes: obtener ventajas comparativas, adquirir nuevas tecnologias, ingresar a nuevos mercados en nuevas areas o paises, compartir o reducir el riesgo, establecer economias de escala en la investigacion o la produccion, dotar a las firmas de una mejor habilidad para proveer mas productos o servicios, acceder a recursos y tecnologias complementarios y ayudar a la firma a adaptarse a la aguda competencia y a un ambiente de rapidos cambios.

Segun Park, Chen y Gallagher (2002) los primeros estudios sobre la formacion de alianzas estrategicas se basaron en la teoria de la dependencia de recursos de Pfeffer & Salancik -de acuerdo con la cual las firmas entran en alianzas en busca de recursos valiosos de los que carecen-. La teoria del comportamiento estrategico de Kogut luego extendio el examen de las condiciones de mercado como una motivacion para la formacion de alianzas estrategicas. La perspectiva basada en recursos tambien ha sido aplicada por Eisenhardt y Schoonhoven para justificar la cooperacion interfirma como una estrategia de creacion de redes para acceder y desarrollar ventajas complementarias entre firmas.

Wang y Miao (2005) afirman que el principio detras de las alianzas estrategicas es que cada parte contribuye con su propia experticia a la relacion y gana acceso a algun recurso especial o competencia de que carece. Esto permite a la firma enfocarse en sus habilidades o competencias fundamentales mientras adquiere de su contraparte algun recurso que no posee, pero sin incurrir en los costes asociados a las fusiones o a las joint ventures. Ademas, los citados autores, afirman que una alianza estrategica puede tambien crear valor para cada parte por la via de la flexibilidad organizacional que ofrece y puede ser disuelta con rapidez cuando el mercado demanda un cambio.

De acuerdo con la teoria de la dependencia de recursos (desarrollada por autores como Barley, Freeman y Hybels; Guetzkow, Van de Ven, entre otros), la escasez de recursos externos es una motivacion para formar alianzas estrategicas. Las firmas dependen de sus entornos para la consecucion de recursos que son esenciales para su funcionamiento. Esta necesidad de adquirir recursos externos crea dependencias entre firmas y unidades externas cuya naturaleza y grado depende de cuan escasos son los recursos. Aun cuando parece contraintuitivo, la teoria sugiere que en un mercado en crecimiento, la motivacion para formar alianzas estrategicas se reducira.

En contra de lo que postula la teoria de la dependencia de recursos, la teoria del comportamiento estrategico (Kogut) afirma que en un mercado en crecimiento se espera que las firmas tengan amplias oportunidades de usar las alianzas para invertir en activos con el fin de aumentar la produccion, responder a la demanda creciente y explotar recursos y oportunidades existentes. La demanda creciente tambien creara nichos de mercado que pueden ser atendidos con nuevos productos o tecnologias, lo que aumentara la motivacion para formar alianzas estrategicas. Cuando los mercados decaen existen pocos incentivos para la formacion de alianzas.

Desde la perspectiva de los recursos internos se afirma que las diferencias en las necesidades y recursos de las firmas es una razon primaria para formar alianzas. Las firmas son heterogeneas en cuanto a su dotacion de recursos y estos estan dispersos. Dado que dicha dotacion es inmovil y que es dificil desarrollar nuevos recursos, las firmas forman alianzas para compartir recursos. Pero esta cooperacion solo sera llevada a cabo si los beneficios previstos superan a los costes y riesgos potenciales. Los recursos que una firma tenga para ofrecer a otra determinaran el numero de aliados que puede atraer y los terminos -fuertes o debiles- del acuerdo que alcance. Las firmas pobres en recursos tendran mas dificultades al respecto. Segun Park, Chen y Gallagher (2002) las firmas ricas en recursos estan mejor capacitadas para reconocer el valor y fuentes de conocimiento externo y de recursos nuevos y para procurarselos por medio de alianzas. La condicion de los recursos internos de las firmas modera entonces la habilidad de estas para formar alianzas como una respuesta estrategica frente a cambios en su mercado.

Las motivaciones para formar alianzas que dependen de la condicion de los recursos de las firmas se han clasificado en tipos pull y tipos push. Una alianza orientada al tipo pull esta basada en las necesidades de la firma y se crea para su supervivencia. Una alianza orientada al tipo push se forma para crear nuevas oportunidades por medio de la reduccion de las asimetrias de informacion entre las partes.

Asimismo, se han clasificado a las alianzas desde la perspectiva coevolucionaria segun dos categorias: a) de explotacion y b) de exploracion. En una alianza de explotacion las firmas buscan fuentes adicionales de ingresos por medio de un mejor uso del capital y de los activos corrientes, asi como de una maximizacion conjunta de los activos complementarios. En una alianza de exploracion las firmas buscan la innovacion, la diversificacion u otras actividades riesgosas para lograr un crecimiento de largo plazo y viabilidad por medio del acceso a nuevos recursos y habilidades.

4.3 Costes y desventajas de las alianzas estrategicas

Das, Sen y Sengupta (1998), afirman que las alianzas suponen tanto costes explicitos (tales como costes de operaciones compartidas), como implicitos (por negociar, monitorear y controlar el intercambio de transacciones). Los beneficios de las alianzas estrategicas, afirman Das, Sen y Sengupta (1998), pueden ser limitados por los costes, tales como aquellos atribuidos a problemas de agencia (divergencia de intereses entre administradores y accionistas) e ineficiencias contractuales relacionadas dentro de cada firma.

El problema de la agencia puede ser un elemento para entender algunas alianzas estrategicas. Si bien las consecuencias financieras ultimas de las firmas son determinadas por las decisiones y acciones de los administradores, al ser estos empleados, asumen riesgos financieros menores que los accionistas. Los administradores tienen el control sobre los presupuestos y el personal. Esto les permite tomar decisiones que tienen consecuencias en la transferencia de riqueza y sobre otros beneficios no pecuniarios. Asi, algunos administradores pueden entrar en alianzas estrategicas aunque ello no sea en interes de las firmas que representan sino del suyo propio (por ejemplo, proteger su puesto amenazado por una eventual adquisicion o fusion). Estas alianzas pueden llevar a un pobre desempeno y a una eventual reduccion del valor de las acciones de la firma. Aunque es posible monitorear tales decisiones, ello supone un coste adicional que puede resultar excesivamente oneroso. Ademas, es imposible encontrar un mecanismo para monitorear todas las alianzas que se producen para constatar si se han realizado en beneficio de los accionistas y no de los administradores; de este modo el problema de la agencia puede ser reducido pero no eliminado del todo.

Por otra parte, debe considerarse que las alianzas estrategicas son inherentemente contratos imperfectos debido a que no es posible prever todas las futuras contingencias al momento de suscribirlos. La flexibilidad de los contratos en las alianzas estrategicas lleva a la posibilidad de que los derechos de propiedad asociados con los resultados de las alianzas y los futuros ingresos no queden bien definidos. Ello expone a las firmas a una eventual explotacion oportunista por alguna de las partes, que podria conducir a una renegociacion o a un reparto desigual de utilidades; se trata del asi denominado the hold-up problem, que puede imponer serios costes a una de las partes y a la alianza.

En el caso de las alianzas de aprendizaje (learning alliances), en la cual las partes luchan por internalizar informacion o capacidades criticas de las contrapartes, tambien puede producirse comportamiento oportunista. Este problema ha sido analizado por Kale, Singh y Perlmutter (2000), quienes afirman que una de las principales razones para que las firmas participen en alianzas es aprender el know-how y las capacidades de sus contrapartes. Al mismo tiempo, las firmas desean protegerse del comportamiento oportunista de su contraparte. La mayor parte de la literatura ha considerado que ambos objetivos son mutuamente excluyentes, pero en su estudio Kale, Singh y Perlmutter (2000) proveen evidencia empirica que muestra que cuando las firmas construyen capital relacional junto con un enfoque integrativo de manejo de conflictos, son capaces de alcanzar ambos objetivos simultaneamente. El capital relacional basado en la confianza mutua y la interaccion en el nivel individual entre partes de la alianza crean una base para el aprendizaje y la transferencia de know-how a la vez que refrena el comportamiento oportunista, con lo cual se previene que se filtre know-how critico entre ellos.

La teoria de la dependencia de recursos de Pfeffer y Salancik postula que las firmas entran en alianzas en busca de recursos valiosos que no poseen. Las firmas forman o disuelven relaciones de alianzas para ganar o preservar el control sobre recursos. Aunque existe mutua dependencia o interdependencia, rara vez la relacion es simetrica. Las firmas que entran en una alianza estrategica pueden experimentar una dependencia asimetrica de recursos. Dependiendo de facilidad para conseguir recursos alternativos en el mercado y del grado de importancia del recurso para el exito en el mercado, una parte sera mas dependiente de una alianza que la otra. Las pequenas firmas a menudo son buscadas como aliados debido a su acceso a la tecnologia y a sus habilidades de investigacion; las grandes firmas son mas dependientes de las pequenas en cuanto al conocimiento tecnologico que viceversa, de modo que las ultimas tienen un mayor poder de negociacion que les permite lograr mayores proporciones de los beneficios generados por las alianzas (Das, Sen y Sengupta, 1998). En el caso de los recursos tecnologicos, estos generalmente son mucho mas criticos debido a que no abundan las fuentes alternativas que los provean, de manera que las firmas que mas buscan un aliado para acceder a tecnologia son mucho mas vulnerables a comportamientos oportunistas.

5. ALIANZAS ESTRATEGICAS Y CONOCIMIENTO

5.1 La perspectiva de las alianzas estrategicas como medios de adquisicion de conocimiento

Marshall, Nguyen y Bryant (2005) afirman que los investigadores recientemente han argumentado que el compartir conocimiento y la adquisicion de conocimiento son factores importantes para el exito organizacional y que las alianzas estrategicas son vistas como metodos cada vez mas importantes para adquirir conocimiento. Como consecuencia, el interes en los procesos de compartir y adquirir conocimiento en el contexto de las alianzas estrategicas ha crecido significativamente.

Das, Sen y Sengupta (1998), siguiendo a Teece, afirman que las alianzas tecnologicas resultan necesarias en las industrias de alta tecnologia donde el rapido paso del desarrollo de la frontera tecnologica, la complejidad de los productos y el alto coste de desarrollo de los productos hacen que la cooperacion sea beneficiosa aun para las mas sofisticadas companias. Aparte de proveer incentivos para invertir en I & D sin duplicaciones, las alianzas tecnologicas, comparadas con transacciones basadas en el mercado, ayudan a las firmas a reducir los costes de transaccion, protegen el conocimiento de la expropiacion y facilitan la transferencia del conocimiento tacito. Para Das, Sen y Sengupta (1998) en las alianzas estrategicas los costes fijos de un proyecto cooperativo pueden ser mas bajos que en un esfuerzo individual debido a las economias de escala y de alcance (scope), gastos compartidos y reduccion individual del coste de capital en equipo. Cuando las firmas varian sus estructuras de costes, el aprendizaje por medio de las alianzas estrategicas tambien puede reducir el diferencial de costes.

Segun Marshall, Nguyen y Bryant (2005) el interes en el aprendizaje organizacional, el compartir conocimiento y la adquisicion de conocimiento en el contexto de las alianzas estrategicas se ha visto incrementado en los ultimos anos y mencionan al respecto a autores que se han interesado en el tema, entre ellos Kogut, Crossan e Inpken, Lyles y Salk, Simonin. Esto se debe, explican, en parte a la transicion de una economia basada en recursos a una basada en conocimientos y a la comprension de que administrar efectivamente el conocimiento puede llevar a crear ventajas competitivas.

Un ejemplo de perspectiva basada en la adquisicion de conocimiento por medio de alianzas estrategicas, en este caso internacionales, es la expuesta por Inpken (1998). Segun dicho autor la competencia global esta forzando a las firmas a repensar el asunto de como el nuevo conocimiento organizacional se adquiere. El nuevo conocimiento provee los fundamentos de nuevas habilidades, lo que a su vez puede conducir al exito competitivo. Sin embargo, observa Inpken (1998), pocas firmas administran sistematicamente el proceso de la adquisicion de conocimiento. Al reunir firmas con diferentes habilidades, bases de conocimiento y culturas organizacionales, las alianzas crean oportunidades unicas de aprendizaje para las firmas que participan en ellas.

Al respecto Phan y Peridis (2000) definen el aprendizaje organizacional (organizational learning) como un proceso por el cual una firma adquiere informacion, conocimiento, entendimiento, know-how, tecnicas y practicas que conducen a cambios en sus rutinas. Estos cambios pueden mejorar el desempeno de las tareas de la organizacion o pueden simplemente cambiar la forma en que esas tareas son ejecutadas.

Phan y Peridis (2000) mencionan que tradicionalmente el aprendizaje organizacional es visto primariamente como una actividad interna, en el sentido que se refiere a cambios que son implementados en las rutinas de la organizacion sin considerar la fuente del estimulo o el conocimiento que engendra el proceso. El conocimiento organizacional (organizational knowledge) es definido por Phan y Peridis (2000) como el producto del aprendizaje organizacional y es representado por los codigos y rutinas que guian la accion en la firma, por lo que la creacion de nuevo conocimiento involucra la creacion o asimilacion desde el exterior de nuevos codigos y rutinas que sustituyen o adicionan los ya existentes.

En la literatura sobre alianzas estrategicas, el aprendizaje ha sido visto tradicionalmente como la eficiente asimilacion de conocimiento, proceso en el cual una firma imita las habilidades y rutinas de la contraparte o replica su tecnologia. Tambien ha existido el intento de entender la adaptacion, los ajustes y los desarrollos que tienen lugar dentro de cada organizacion como el resultado de participar en una alianza.

Para Inpken (1998), las organizaciones son sistemas que aprenden (learning systems). El interes de una firma al ingresar en una alianza estrategica desde el punto de vista del conocimiento es, segun Inpken (1998), un reconocimiento de que la contraparte tiene conocimiento util. De lo contrario, afirma, no habria razon para formar la alianza. Sostiene que los gerentes requieren mejorar los sistemas de aprendizaje de sus organizaciones y transformar el nuevo conocimiento en competencias fundamentales. Inpken (1998) afirma que algunos autores argumentan que el conocimiento es el recurso organizacional primario y que la creacion y utilizacion de conocimiento es la clave para una ventaja sostenible. Las alianzas estrategicas crean oportunidades para el aprendizaje organizacional; la formacion de una alianza representa una iniciativa estrategica que tiene el potencial de crear experiencias, acciones y elecciones estrategicas que proveen las bases para el aprendizaje, pero el que la alianza se forme no garantiza que dicho potencial se realice. En este sentido Inpken (1998) expresa que los gerentes deben realizar pasos explicitos para capitalizar tales posibilidades y presenta los siguientes puntos como claves para el aprendizaje organizacional por medio de alianzas:

a) El valor de la alianza en cuanto a conocimiento: la alianza debe proveer algun valor en cuanto a acceso al conocimiento para las partes, aunque no necesariamente estas deseen internalizar en las operaciones de sus propias organizaciones dicho conocimiento. En otros casos el objetivo si es adquirir el conocimiento de la contraparte para integrarlo a las propias operaciones.

b) Conocimiento de los factores claves de la ventaja competitiva de la contraparte: En una alianza estrategica, el conocimiento de la contraparte puede ser valioso si se elimina la ambiguedad sobre los factores de exito de esta, de modo que se puede saber por que la contraparte posee una ventaja competitiva y se puede conocer como replicar dicha ventaja. De lo contrario el interes en adquirir el conocimiento de la contraparte es menor.

c) El grado de accesibilidad del conocimiento: dos factores afectan este punto. El primero es el grado de proteccion que muestra la contraparte, que esta relacionado con la condicion de competidores, potencial o actual, de las partes. El segundo aspecto es el grado en que el conocimiento es tacito: puesto que el conocimiento tacito es dificil de formalizar y no facilmente visible, es dificil de comunicar y de compartir con la contraparte.

d) Efectividad en el aprendizaje: una parte en una alianza estrategica debe tener no solo acceso al conocimiento de su contraparte sino tambien capacidad para aprender y adquirir conocimiento, lo que se relaciona con el concepto de capacidad de absorcion (la habilidad de la firma para reconocer el valor de un conocimiento nuevo y asimilarlo para propositos comerciales).

De acuerdo con Inpken (1998) los factores que influyen en la efectividad en el aprendizaje en el contexto de una alianza estrategica son tres:

a) El establecimiento de conexiones de conocimiento entre la parte y la alianza: esto permite la migracion del conocimiento de una parte a la otra en la medida que los individuos expuestos al conocimiento de la alianza pueden compartir sus observaciones y experiencias y el conocimiento se puede conservar, aumentar y transmitir desde los individuos hacia la organizacion. Las conexiones pueden ocurrir por medio de relaciones formales o informales entre grupos e individuos. Cuatro procesos genericos gerenciales crean una conexion de conocimiento entre la alianza y la parte: transferencias personales entre la alianza y la parte, el compartir tecnologia, interacciones entre la casa matriz y la alianza (incluyendo visitas y tours a las instalaciones de la alianza) y vinculos entre la matriz y la alianza.

b) La relacion entre el conocimiento de la alianza y lo que ya se conoce: el nuevo conocimiento en un area que resulta familiar es mas facil de adquirir que en un area no familiar. Las relaciones anteriores entre las partes facilitan el aprendizaje asi como la experiencia que se tenga en la administracion de alianzas.

c) El alineamiento entre diferentes culturas organizacionales: si no se logra un adecuado alineamiento entre las culturales organizacionales el aprendizaje resultara frustrado.

Con anterioridad a Inpken (1998), Hamel afirmaba en 1991 que mientras la diferencia de habilidades entre las firmas ha sido reconocida como un motivador para la colaboracion internacional, la distincion crucial entre adquirir tales habilidades en el sentido de ganar acceso a ellas--por ejemplo, por medio de una licencia, el uso de partes subensambladas proveidas por la contraparte o confiar en los empleados de la contraparte para ciertas operaciones criticas--e internalizarlas, ha sido pocas veces clarificada. Esta distincion es para Hamel (1991) crucial: si las habilidades de la contraparte solo se incorporan en los resultados de la alianza, ellas no tienen valor fuera de los estrechos terminos del acuerdo. Sin embargo, una vez internalizadas pueden ser aplicadas a nuevos mercados geograficos, nuevos productos y nuevos negocios. Para las partes, una alianza puede ser no solo un medio para acceder a las habilidades de la otra parte (quasiinternalizacion) sino tambien un mecanismo para adquirir de hecho las habilidades de la contraparte (internalizacion de facto).

5.2 Critica a la vision de las alianzas estrategicas como vehiculos para el aprendizaje organizacional

Desde una perspectiva radicalmente distinta a la de Inpken (1998), Grant y Baden-Fuller (2004) advierten que a pesar de que la emergente perspectiva de la firma basada en conocimiento ofrece un nuevo panorama acerca de las causas y administracion de las alianzas interfirmas, el desarrollo de una efectiva teoria de la formacion de alianzas basada en el conocimiento se ha visto inhibido por una vision simplista de las alianzas como vehiculos para el aprendizaje organizacional en el cual se ha adoptado el supuesto de que las alianzas estrategicas han sido motivadas por el deseo de las firmas por adquirir conocimiento una de otra (internalizacion de facto, segun las categorias de Hamel). Los citados autores sostienen que la utilidad del enfoque basado en el conocimiento para el analisis de las alianzas estrategicas ha sido limitado por el analisis del papel del conocimiento en las relaciones que se producen en las alianzas y por el supuesto --ampliamente difundido--de que la meta de las alianzas es facilitar el aprendizaje organizacional. El enfasis en el aprendizaje, afirman, falla en reconocer el atributo central de la alianza estrategica como un modo organizacional que puede conciliar los beneficios de la especializacion del conocimiento con los beneficios de una integracion flexible.

Ahora bien, ?cual es el problema con el enfoque de las alianzas estrategicas como aprendizaje? La respuesta es la eventual ineficiencia que se puede producir por la redundancia de conocimiento. Segun Demsetz (1991): "Aunque el conocimiento puede ser aprendido mas efectivamente de manera especializada, su utilizacion para alcanzar altos estandares de vida requiere que el especialista de alguna manera utilice el conocimiento de otros especialistas. Esto no puede lograrse unicamente por el aprendizaje de lo que otros conocen, pues se socavarian asi los beneficios del saber especializado" (Demsetz, 1991, p. 172, citado en Grant y Baden-Fuller, 2004, p. 67). Y Grant (2006) afirma: "Cualquier sistema de produccion que requiere que cada individuo aprenda lo que cada uno de los otros individuos conoce, es inherentemente ineficiente" (p. 209).

5.3 La teoria relacional

Este enfasis en el acceso y utilizacion del conocimiento de la contraparte, mas que en su adquisicion, en la literatura sobre alianzas estrategicas no es exclusivo de la teoria Grant y Baden-Fuller; esta presente en de Clercq y Dimov (2008), Grunwald y Kieser (2007), Nickerson y Zenger (2004), Oxley y Sampson (2004), Dyer y Singh (1998) (2) y Mowery, Oxley y Silverman (1996), para mencionar solo algunos.

Dyer y Singh (1998), especificamente desde la perspectiva relacional, concuerdan en algunos puntos con Grant y Baden-Fuller. Desde RBV una firma individual intentaria proteger, mas que compartir, su know-how valioso para evitar fugas de conocimiento que podrian erosionar o eliminar su ventaja competitiva. Desde la perspectiva relacional, sin embargo, una estrategia efectiva para las firmas puede ser compartir sistematicamente know-how valioso con sus contrapartes en alianzas estrategicas, aceptando voluntariamente algunas fugas hacia los competidores a cambio del acceso al stock de conocimiento valioso de su contraparte. Esta estrategia solo tiene sentido cuando el valor esperado de los flujos de conocimiento a lo interno de la firma exceda la perdida o erosion esperada de ventajas debido a la fuga de conocimiento hacia los competidores.

La perspectiva relacional proveyo un marco conceptual que delineo las condiciones bajo las cuales las alianzas podrian crear un valor conjunto para todas las partes, a partir de la decision--y las consecuentes acciones--de compartir activos valiosos. En otros articulos, los pioneros de la perspectiva relacional, con otros coautores, retoman estas ideas y desarrollan estudios empiricos, por ejemplo: Dyer y Nobeoka (2000) y Dyer y Hatch (2006) acerca de que compartir activos de conocimiento puede producir rentas relacionales.

En un trabajo de 2004 Dyer, Kale y Singh examinan las condiciones bajo las cuales las firmas deberian elegir una alianza estrategica (versus una adquisicion) como un vehiculo para acceder a recursos criticos que se ubican fuera de la firma y, mas recientemente, Dyer, Kale y Singh (2008) examinan como las rentas relacionales se dividen ("como se reparte el pastel") entre las firmas que participan en una alianza, y argumentan que la distribucion de tales rentas se ve influenciada por factores que afectan tanto a los beneficios comunes generados conjuntamente como a los beneficios privados ganados por medio de la relacion de alianza; se basan en cuatro perspectivas para explicar esos varios efectos: la perspectiva de dependencia de recursos, la perspectiva de recursos relacionados y la structural holes perspective destacan las oportunidades de "explotacion" que la red de alianzas le presenta a la firma focal. En contraste, la perspectiva de desarrollo de recursos, afirman Dyer, Kale y Singh (2008), subraya los beneficios de la "exploracion" privada que una firma potencialmente deriva de su red de alianzas.

5.4 Acceso versus adquisicion de conocimiento en las alianzas estrategicas. La propuesta de Grant y Baden-Fuller

Grant y Baden-Fuller (2004) argumentan que la principal ventaja de las alianzas frente a las firmas y los mercados esta en acceder al conocimiento mas que en adquirirlo. Parten de la distincion entre generacion de conocimiento (exploracion) y aplicacion del conocimiento (explotacion), para mostrar que las alianzas contribuyen a la eficiencia en la aplicacion del conocimiento, lo que se logra de la siguiente manera: a) mejorando la eficiencia con la cual el conocimiento es integrado en la produccion de productos y servicios complejos, b) incrementando la eficiencia con la cual el conocimiento es utilizado. Estas ventajas estaticas de eficiencia de las alianzas son mejoradas en aquellas circunstancias en que existe incertidumbre sobre futuros requerimientos de conocimiento y cuando nuevos productos ofrecen ventajas a los primeros que lleguen al mercado.

De acuerdo con la perspectiva basada en conocimiento, las firmas tienen ventajas relativas sobre los mercados, las cuales se relacionan con las capacidades superiores de las firmas para crear y explotar conocimientos, como exponen Grant (1996), Spender (1996) y Kogut y Zander (1992), para quienes las firmas son mas eficientes que los mercados en la combinacion y difusion del conocimiento debido a sus superiores atributos de coordinacion y capacidades de procesamiento.

En el caso del tema de la explotacion y exploracion de conocimiento por medio de alianzas estrategicas, el punto a elucidar es bajo cuales circunstancias estas son mejores estructuras de gobernanza que los mercados o las firmas individuales. La teoria de la firma, en su version original (Coase) es insuficiente para dar una explicacion al respecto.

Grant y Baden-Fuller (2004), desde su version de la perspectiva de la firma basada en el conocimiento, lo explican de la siguiente manera: la produccion requiere de la combinacion de muchos tipos diferentes de conocimiento especializado, cada uno de los cuales esta sujeto a economias de escala y de alcance (scope), de manera que la eficiencia en la aplicacion del conocimiento depende de dos habilidades: a) la de integrar muchos y diferentes tipos de conocimiento, y b) la de utilizar el conocimiento en su capacidad maxima. Como se expuso mas arriba, para Grant y Baden-Fuller (2004), en general, las firmas son superiores a los mercados en esos cometidos. Queda por examinar cuando las alianzas estrategicas son superiores a las firmas en esa funcion.

Para Grant y Baden-Fuller (2004), el problema radica en que la eficiencia de la integracion a lo interno de la firma tiende a disminuir cuando su dominio de conocimiento se expande. De un lado, las directrices y reglas deben estandarizarse para ser eficientes como mecanismos de integracion; del otro, las rutinas organizacionales, "en la medida que son incorporadas a los valores y normas organizacionales, la cultura comun de la organizacion limita la variedad de rutinas que pueden ser eficientemente desarrolladas" (Grant y Baden Fuller, 2004, p. 69).

Debido al incremento de la diversidad del conocimiento, los mecanismos de integracion deben ser cada vez mas diferenciados, lo que supone un incremento de los costes marginales de integracion. En estas circunstancias "la eficiencia de la integracion puede ser maximizada por medio de firmas separadas que integran el conocimiento en el nivel del componente o del subsistema, con una integracion global lograda por medio de una alianza entre las firmas" (Grant y Baden-Fuller, 2004, p. 69).

Asi, las alianzas, por lo general, en tema de integracion de conocimiento, son superiores al mercado, pero inferiores a las firmas consideradas individualmente. Son los costes marginales de integracion los que determinan el punto de inflexion a partir del cual las alianzas son preferibles tanto a las firmas como a los mercados. Cuando los productos requieren una vasta gama de conocimientos y dichos costes se incrementan hasta alcanzar determinado punto, la eficiencia en la integracion se maximiza por medio de firmas que, separadamente, se especializan en diferentes areas de conocimiento y se vinculan por medio de alianzas estrategicas.

En consecuencia, cuanto mayor es la incongruencia entre el dominio de productos de la firma y su dominio de conocimientos, mayor es su propension a formar alianzas. Tal incongruencia es una funcion positiva de la amplitud del conocimiento que requieren los productos de la firma y la magnitud de las economias de alcance de ese conocimiento.

Como es notorio, la teoria de Grant y Baden-Fuller (2004) se enfoca en afirmar que el principal papel de las alianzas estrategicas no consiste en la adquisicion sino en el acceso al conocimiento. Para ello subrayan las ventajas de la eficiencia de las alianzas estrategicas (en relacion tanto con las firmas como con los mercados) en explotar activos de conocimiento. Si bien dicha teoria no pretende ser comprensiva de todas las alianzas estrategicas, pues Grant y Baden-Fuller (2004) reconocen que existen multiples motivos para formar alianzas estrategicas (consideraciones de poder de mercado, acceso a recursos diferentes del conocimiento, o incluso adquirir conocimiento mas que acceder a el), sostienen que el acceso al conocimiento provee el motivo predominante para la formacion de alianzas, especialmente dentro del sector basado en el conocimiento, donde la actividad de las alianzas ha prevalecido (industrias farmaceutica, de semiconductores, aeroespacial, de telecomunicaciones, electronica).

La teoria expuesta de Grant y Baden-Fuller retoma elementos de otras versiones anteriores de la teoria de la firma basada en conocimiento. Asi Penrose (1959) proponia que la heterogeneidad de los flujos y stocks de conocimientos dentro de las firmas, mas que la propiedad de recursos fisicos, es lo que les da su caracter distintivo. Conner (1991) sugeria que la firma elige sus limites en buena medida segun el grado en que las nuevas actividades son especificas en relacion con su base actual de activos. Para Kogut y Zander (1992) cuando las actividades son muy especificas en relacion con la firma, esta desarrolla formas propias de comunicarse y conducirse segun un codigo organizacional comun, por medio del cual la diseminacion del conocimiento se facilita y hace mas eficiente; se crea una identidad social que es la base para la coordinacion a lo interno de la firma (Kogut y Zander, 1996).

En general, esta linea de pensamiento (teoria de la firma basada en el conocimiento) recalca que el capital humano, las rutinas, el lenguaje comun y la complementariedad de activos especificos representados en el conocimiento, justifican la existencia de la firma y establecen sus limites, pero no explica cuando esos limites deben ser desbordados (como en el caso de las alianzas estrategicas) para lograr una mayor competitividad. La teoria de Grant y Baden-Fuller ofrece una explicacion para las alianzas desde la perspectiva del conocimiento sin renunciar a la perspectiva de los costes, los que estaban a la base de las versiones pioneras de la teoria de la firma de Coase y Williamson.

5.5 Amplitud y profundidad de la base de conocimientos mediante alianzas estrategicas y ambidiestrismo

Otro aspecto en que la teoria de Grant y Baden-Fuller puede tener una aplicabilidad util es en la distincion entre amplitud y profundidad de la base de conocimientos. En la creacion de conocimiento las firmas por lo general son mas eficientes que las alianzas, debido a la especializacion que se logra mediante la direccion y las rutinas administrativas; es decir, generalmente las firmas deben internalizar el proceso de profundizacion de la base de conocimientos. Este proceso alcanza un punto maximo cuando los costes marginales de integracion igualan a los beneficios, punto a partir del cual se recurre a la alianzas estrategicas (y no a los mercados debido a los costes de transaccion) para acceder a conocimientos complementarios. En la explotacion de conocimiento, las firmas son mas eficientes tambien, pero cuando se requieren conocimientos adicionales para alcanzar economias de escala o de alcance (scope) y la internalizacion no es la solucion optima, las alianzas permiten una mejor integracion del conocimiento de las partes y su mejor explotacion, sin renunciar a la especializacion de cada parte (profundidad).

De Clercq y Dimov (2008) sostienen que la profundizacion de la base de conocimientos a lo interno es una competencia que depende de la trayectoria anterior (path dependent) de la firma en esa funcion. La accion continua y la experiencia en un dominio particular crea un conocimiento mas profundo de ese dominio y mejora la capacidad de aprendizaje especializado y, en consecuencia, las competencias de la firma en tal dominio como una fuente de ventaja competitiva. Sugieren que tres mecanismos explican por que un conocimiento mas profundo conduce a la firma a aprender de mejor manera en un dominio especifico y a incrementar de ese modo su desempeno en el; asi, una mayor profundidad del conocimiento:

a) otorga a la firma un entendimiento mas comprensivo de la nueva informacion que recibe, lo que incrementa su capacidad de identificar el conocimiento valioso;

b) facilita realizar un mapeo mas abstracto del dominio de actividades de la firma y promueve un nivel mas alto de articulacion y codificacion de su base de conocimientos; estas representaciones mas abstractas permiten que la informacion recien adquirida sea asimilada de manera mas fluida en la base de conocimientos ya existente; la firma entonces puede aplicar su conocimiento a un ambito mas amplio de problemas;

c) mejora la capacidad de incorporar conocimiento adicional a las operaciones de la firma y de esa manera provee mecanismos estructurales que apoyan la explotacion de conocimiento por lapsos prolongados.

Sin embargo, de Clercq y Dimov (2008) reconocen, siguiendo en esto explicitamente a Grant y Baden-Fuller (2004), que aunque algun grado de aprendizaje se puede producir en la mayoria de relaciones interfirmas, el mero acceso de la firma focal a conocimiento externo, sin que sea relevante si desea o puede asimilarlo o absorberlo en su propia base de conocimientos, es un motivo igualmente importante para muchos acuerdos de colaboracion y es un factor que influye sobre el desempeno. De Clercq y Dimov (2008) atribuyen los beneficios de acceder a conocimiento externo a la provision de conocimiento que la firma focal necesita para completar una particular tarea.

Ahora bien, en cuanto a la ampliacion de la base de conocimientos, el no internalizarla puede deberse a los costes marginales de integracion, como lo postulan Grant y Baden-Fuller (2004), pero tambien puede obedecer al contexto, en este caso tecnologico, que por su acentuado dinamismo lleva a que las firmas encuentren en las rutinas administrativas, que evolucionan mas lentamente, un obstaculo. Las alianzas estrategicas pueden resolver en este caso las urgencias por ampliar la base de conocimientos. En los sectores de alta tecnologia la internalizacion del conocimiento puede resultar, en determinadas circunstancias, en una desventaja competitiva pues las rutinas pueden llevar a una perdida en la capacidad de reaccion y a que el proceso de generacion de conocimiento util sea mas lento.

Pero acudir al mercado puede suponer altos costes de transaccion y oportunismo, por lo que las alianzas estrategicas pueden significar una solucion. Los resultados de un estudio empirico realizado por Poppo y Zenger (1998) sobre la industria de la computacion (en 152 companias) en EE.UU., sugieren que las firmas que usaron el mercado para obtener servicios e insumos especificos a la empresa obtuvieron significativas perdidas en desempeno (esto respalda la explicacion central de las teorias basadas en los costes de transaccion). A su vez, los efectos de una mayor especificidad de los servicios realizados internamente no tuvieron un efecto significativo en el desempeno de la firma; por lo contrario, cuando se encontro un efecto estadisticamente significativo, este fue negativo (contrario a lo que podria esperarse segun la teoria de la firma basada en el conocimiento).

Segun Tarzijan (2003) esto ultimo puede deberse a que en las actividades en las cuales el avance tecnologico es alto, "las rutinas internas, lenguajes y el conocimiento interno en la organizacion se pueden convertir en rigideces que afectan negativamente el desempeno de la firma" (p. 168). En ese caso, se puede recurrir al mercado (con los consiguientes costes de transaccion y otros problemas asociados) o a las alianzas estrategicas, las cuales, segun Grant (2006) disminuyen los costes de transaccion y pueden limitar el oportunismo al convertir periodos singulares en juegos de multiples periodos.

Por esas razones Grant y Baden-Fuller consideran que las alianzas estrategicas de conocimiento son preponderantemente de explotacion y no de exploracion, de acceso y no de adquisicion de conocimiento. Y se producen en ambientes tecnologicos de rapidos cambios, en las siguientes circunstancias: a) los productos y servicios requieren una considerable amplitud de conocimientos y aplicaciones tecnologicas, b) la base de conocimientos de la firma puede, con mucha rapidez, devenir desactualizada o estrecha si la coordinacion intrafirma no responde con prontitud para ampliarla, c) el conocimiento tiende a no ser especifico de un producto y las economias de alcance (scope) son sustanciales. En este ambiente puede presentarse el problema de que la base de conocimientos este subutilizada y en la busqueda de economias de alcance se produzca una desalineacion (no coincidencia) entre el dominio de productos y servicios y el dominio de conocimientos. Si la internalizacion no es conveniente o no es posible, entonces tendra que buscarse la complementacion por medio de alianzas estrategicas.

La perspectiva teorica de Grant y Baden-Fuller tiene consecuencias para las alianzas de escala y las de complementariedad. Las primeras buscan una mayor competitividad por el aumento en el volumen de produccion; la segundas, en cambio, dan prioridad a la ventaja derivada del acceso a ciertos recursos o competencias, para los que la firma no tiene capacidad o no tiene tiempo para desarrollar, o bien no tiene un mercado, y con la ventaja adicional, frente a una adquisicion, de un menor coste o de una mayor flexibilidad y reversibilidad (Menguzzato y Alegre, 2008).

La teoria de Grant y Baden-Fuller armoniza ambos tipos de alianzas, pues para una parte la alianza es de escala, al pretender dar una mejor utilizacion del conocimiento que ya posee (economia de escala o economia de alcance), mientras que para su contraparte se trata de una alianza de complementariedad, si se supone que ya posee algun grado de conocimiento que desea aprovechar pero que debe integrar con otros conocimientos que no posee y no es conveniente que desarrolle internamente. Ambos tipos no son excluyentes en una relacion estrategica via alianzas. Asi es posible maximizar el uso del conocimiento.

Lo anterior se relaciona con el problema del ambidiestrismo--en el nivel de combinacion exitosa de bases de conocimiento amplias y profundas al mismo tiempo--, que se resuelve en la teoria de Grant y Baden-Fuller de la siguiente manera: la especializacion en la creacion de conocimiento se optimiza dentro de la firma. Pero dicho proceso alcanza un punto de inflexion cuando los costes marginales de la integracion de diversos conocimientos superan a los beneficios de la internalizacion. El ambidiestrismo tiene asi un limite.

5.6 La propuesta teorica de Grant y Baden-Fuller. criticas y contrastacion empirica

Nickerson y Zenger (2004) afirman que la literatura de la KBV se ha enfocado principalmente en el papel de las firmas en proveer un eficiente intercambio de conocimiento, mas que en su papel en la eficiente produccion de conocimiento o competencias. El proceso de creacion de conocimiento practicamente no ha sido atendido por la perspectiva basada en conocimiento de la firma, critica que segun Nonaka y Peltokorpi (2006) se puede extender a la teoria de la firma basada en recursos, pues ambas perspectivas, basadas en una ontologia positivista estatica, tienen limitadas posibilidades de dar cuenta de las firmas como procesos. Tanto en RBT como en KBV las firmas son entidades estaticas--perspectiva que intentaron superar Teece, Pisano y Shuen (1997) con su idea de dynamic capabilities--y el conocimiento es conceptualizado como un activo objetivo: "Mientras que el conocimiento es separado de otros recursos organizacionales, es objetivado, inmovilizado y funcionalizado con el fin de presentarlo como un activo estrategico" (Nonaka y Peltokorpi, 2006, p. 79). Esta critica bien puede ser de recibo en relacion con la teoria de Grant y Baden-Fuller, la cual, ademas, requiere de una amplia contrastacion empirica.

Al respecto cabe senalar que sobre la propuesta teorica de Grant y Baden-Fuller (2004) casi no existen investigaciones empiricas, aunque algunas pocas ya realizadas parten de algunos de sus supuestos, por ejemplo: Grunwald y Kieser (2007) y de Clercq y Dimov (2008). Sin embargo, de acuerdo con Simonin (2004), la carencia de investigacion empirica es un problema generalizado en materia de la relacion entre el conocimiento, las firmas y las alianzas estrategicas, por lo que cabe acoger aqui, con las limitaciones del caso, la critica que de manera general lanza: "La investigacion empirica sobre el papel del conocimiento dentro de la firma y de las alianzas dentro de la firma, se ha visto obstaculizada por la confianza generalizada en anecdotas y aseveraciones, mas que en evidencia estadistica" (Simonin, 2004, p. 407).

Grunwald y Kieser (2007) afirman que existe un amplio acuerdo en el analisis de las alianzas estrategicas en el sentido de que los miembros de las organizaciones que participan en una alianza, sin importar el motivo de ella, deben comprometerse en un intensivo aprendizaje mutuo para que sea exitosa. Pero en las alianzas estrategicas destinadas a la innovacion de productos por la recombinacion de las tecnologias existentes de las partes, el aprendizaje entre especialistas puede reducirse considerablemente sin arriesgar el exito de la alianza, lo cual se hace posible por medio de cuatro mecanismos interconectados, integrados en el concepto de aprendizaje organizacional transaccional (transactive organizational learning, o TOL, por sus siglas): a) modularizacion: permite a los especialistas de diferentes ambitos desarrollar modulos con bastante independencia unos de otros, y concentrar la comunicacion entre ellos en el diseno de interfaces entre los modulos, permitiendo la descentralizacion de la produccion y el incremento del alcance (scope) y velocidad de la innovacion, b) almacenamiento del conocimiento en artefactos en vez de hacerlo en las memorias de los miembros de la organizacion, c) la memoria transaccional, como mecanismo que permite localizar en las organizaciones que conforman la alianza, o fuera de ella, el conocimiento requerido que no esta presente en el equipo del proyecto, d) integracion del conocimiento mediante prototipos: se prueban los modulos repetidamente y se los hace interactuar hasta que se logra el producto deseado. Pero estos mecanismos no son suficientes, pues se requiere un conocimiento en comun minimo, que permita la coordinacion, y un minimo de aprendizaje entre los mismos especialistas. Estas ideas son, mutatis mutandis, de Grant (1996, 2006 [2003]) y de Grant y Baden-Fuller (2004). El aporte de Grunwald y Kieser (2007) consiste en someter a test dichas ideas con cuatro estudios de casos y encontrar un soporte empirico para ellas.

De Clercq y Dimov (2008) tambien han sometido a prueba empirica algunas de las ideas de Grant y Baden-Fuller (2004) al examinar los efectos sobre el desempeno de dos estrategias en el contexto de la inversion de capital de riesgo: a) el desarrollo interno de conocimiento, b) acceso a conocimiento externamente por medio de relaciones interfirmas (alianzas estrategicas). El estudio de de Clercq y Dimov (2008) utiliza informacion longitudinal acerca de inversiones y desempeno de 200 companias de capital de riesgo domiciliadas en EE.UU., y revela importantes interacciones entre las dos estrategias. El acceso a conocimiento externo es particularmente beneficioso cuando la inversion expone vacios en la propia experticia de la firma. En consecuencia, el acceso al conocimiento externo, es una estrategia mas efectiva cuando se produce una incongruencia entre lo que la firma conoce y lo que intenta llevar a cabo; es decir, el estudio encontro sustento empirico para el postulado de Grant y Baden-Fuller (2004) relativo a que cuando el dominio de productos y el dominio de conocimientos de una firma no coinciden y no es conveniente o posible el desarrollo interno del conocimiento requerido, se buscara acceder a conocimiento externo mediante alianzas.

Ahora bien, cabe recordar que el acceso al conocimiento externamente no es un fin en si mismo. Spender y Grant (1996) advierten que los beneficios del conocimiento no dependen de la cantidad de conocimiento disponible sino de como es recombinado y explotado.

A partir del enfoque teorico de Grant y Baden-Fuller (2004) es posible identificar algunas cuestiones de investigacion:

1. La tesis de las alianzas basadas en el aprendizaje predice que las bases del conocimiento de las partes que participan en una alianza tienden a converger en la medida que cada parte aprende de la otra. En cambio, las tesis de la alianza como acceso al conocimiento predice que las partes en las alianzas mantendran -e incluso pueden incrementar- su especializacion en el conocimiento.

2. En terminos de la longevidad y estabilidad, la tesis de las alianzas como aprendizaje predice que las alianzas tendran vidas finitas, pues su exito en aprender causara su posterior abandono y seran inestables como resultado de la competencia por aprender entre las partes; la tesis de las alianzas como acceso al conocimiento predice que las alianzas tenderan a ser de mas largo plazo y, ceteris paribus, su estabilidad incrementara en vez de decrecer con el tiempo.

3. Ambos enfoques tambien difieren en cuanto a las predicciones acerca del potencial de la firma para gestionar multiples alianzas. Si las alianzas son de adquisicion de conocimiento, entonces el numero de alianzas de cada firma estara limitado por la capacidad de absorcion. Las alianzas de acceso al conocimiento permitiran en cambio que la firma se comprometa en redes intensivas de alianzas.

A pesar de tales diferencias entre las alianzas basadas en el aprendizaje y las alianzas como acceso al conocimiento, Grant y Baden-Fuller (2004) aceptan que no existe un limite preciso en la dicotomia acceso-adquisicion del conocimiento en las alianzas estrategicas y que ello requiere una mayor clarificacion, tal y como ya lo habia sugerido Hamel (1991). Puesto que en su investigacion Grant y Baden-Fuller (2004) no presentan evidencia empirica y la que existe hasta ahora es insuficiente, cabe plantear el siguiente problema: ?cual es el peso que juega la adquisicion versus el acceso al conocimiento como variables explicativas en la formacion de alianzas? Y a partir de dicho problema es posible someter a comprobacion empirica hipotesis que pueden derivarse de los tres puntos arriba mencionados: a) convergencia y especializacion, b) longevidad y estabilidad y c) capacidad de gestion, multiple o no, de ambos tipos de alianzas estrategicas.

Si bien se han realizado algunos estudios empiricos al respecto, como los senalados de Grunwald y Kieser (2007) y de Clercq y Dimov (2008), los postulados de la teoria analizada deben aun ser comprobados mas ampliamente por futuras investigaciones.

6. CONCLUSIONES Y LIMITACIONES

Las ultimas decadas han presenciado un auge en los estudios sobre el tema del conocimiento en las organizaciones y los enfoques propuestos han recibido la influencia de las disciplinas en las que se han formado los diversos autores, de modo que no existe unidad ni acuerdo siquiera en como definir el concepto "conocimiento".

Sin embargo, las diferentes propuestas teoricas han iluminado una parte del fenomeno del conocimiento en las organizaciones y ninguna de las posiciones puede arguir exclusividad frente a las otras. Una de esas perspectivas es la teoria de la firma basada en conocimiento, la cual para muchos es una variante de la teoria de la firma basada en recursos, aspecto que resulta irrelevante si se atiende al examen de su propio valor explicativo de determinados hechos economicos y organizacionales.

Dentro de la teoria basada en conocimiento se ubica el aporte de Grant y Baden-Fuller, que en diversos estudios han propuesto un particular enfoque sobre el papel del conocimiento en las firmas y derivan consecuencias practicas para ellas. Especificamente consideran que las firmas son mas eficientes que los mercados en la creacion y la explotacion del conocimiento, debido a los mecanismos superiores de coordinacion que aporta. No obstante, la integracion interna supone crecientes costes marginales que, sumados a la busqueda de economias de escala y de alcance en la explotacion del conocimiento, conducen a la firma al acceso de conocimiento externo mediante alianzas estrategicas.

Se trata de una explicacion positivista, estatica y objetivista del conocimiento y en ello algunos criticos ven limitaciones a su pretension explicativa de dimensiones relevantes como la creacion de conocimiento. Sin embargo, la teoria de Grant y Baden-Fuller ha sido sustentada por los pocos estudios empiricos realizados a la fecha. Es claro que se requiere de mayor investigacion empirica, pero ello no niega el eventual valor practico y normativo para las organizaciones que se pueden derivar de dicha teoria. Por ejemplo: la teoria predice que las firmas se beneficiaran con las alianzas estrategicas pues pueden mantener los beneficios de la especializacion intrafirma mientras acceden externamente a conocimientos complementarios que necesitan. Ademas, las alianzas podran ampliar su longevidad y las firmas, al no estar limitadas por su capacidad de absorcion, podran comprometerse en multiples alianzas y redes.

La perspectiva de Grant y Baden-Fuller parte de un supuesto no discutido ni por ellos ni por otros autores que se refieren a su teoria, pero que esta implicito: la division social del trabajo alcanza ahora a las firmas y a las alianzas, no por la individuacion de tareas, sino bajo la forma de knowledge partitioning (Takeishi, 2002), lo que tiene profundas implicaciones para las organizaciones.

Cabe reconocer las limitaciones del presente trabajo. En primer lugar, al abordar el examen de una teoria especifica, se incurre en un sesgo: se hace girar todo el razonamiento en torno a los postulados de la teoria. Pero este sesgo tambien puede ser una ventaja, pues permite profundizar en mayor medida un conjunto de ideas sin desconocer que existen otros enfoques. En segundo lugar, el hecho de que se trata de una investigacion bibliografica deja pendiente la tarea de realizar estudios empiricos para someter a comprobacion las hipotesis, interesantes y no triviales, que de la teoria se puedan derivar y, claro esta, para valorar la capacidad la teoria misma en su funcion explicativa y de prediccion, tanto en relacion con las firmas y su estrategia (valor practico de la teoria) como en relacion con las alianzas estrategicas.

7. REFERENCIAS

Almeida, Paul, Song, Jaeyong, Grant, Robert M. (2002). Are Firms Superior to Alliances and Markets? An Empirical Test of Cross-Border Knowledge Building. Organization Science, 13 (2), 147-161.

Barney, Jay (1991). Firm Resources and Sustained Competitive Advantage. Journal of Management Studies, 17 (1), 99-120.

Brown, John L., Cooper, David J., Greenwood, Royston, Hinings, C. R. (1996). Strategic Alliances within a Big-Six Accounting Firm. A Case Study. International Studies of Management & Organization, 26 (2), 59-79.

Conner, Kathleen R. (1991). A Historical Comparison of Resource Based View and Five Schools of Thought within Industrial Organization Economics: Do we have a New Theory of the Firm? Journal of Management, 17 (1), 121-154.

Curado, Karla, Bontis, Nick (2006). The Knowledge-Based View of the Firm and its Theoretical Precursor. International Journal of Learning and Intellectual Capital, 3 (4), 367-381.

Das, Somnath, Sen, Pradyot K., Sengupta, Sanjit (1998). Impact of Strategic Alliances on Firm Valuation. Academy of Management Journal, 41 (1), 27-41.

De Clercq, Dirk, Dimov, Dimo (2008). Internal Knowledge Development and External Knowledge Access in Venture Capital Investment Performance. Journal of Management Studies, 45 (3), 585-612.

Dyer, Jeff, Singh, Harbir (1998). The Relational View: Cooperative Strategy and Sources of Interorganizational Competitive Advantage. Academy of Management Review, 23 (4), 660-679.

Dyer, Jeffrey H., Nobeoka, Kentaro (2000). Creating and Managing a High Performance Knowledge-Sharing Network: The Toyota Case. Strategic Management Journal, 21 (3), 345-367.

Dyer, Jeffrey H., Kale, Prashant, Singh, Harbir (2004). When to Ally and When to Acquire. Harvard Business Review, 82 (7/8), 109-115.

Dyer, Jeffrey H., Singh, Harbir, Kale, Prashant (2008). Splitting the Pie: Rent Distribution in Alliances and Netwoks. Managerial and Decision Economics, 29 (2-3), 137-148.

Dyer, Jeffrey H., Hatch, Nile W. (2006). Relation-Specific Capabilities and Barriers to Knowledge Transfers: Creating Advantage through Network Relationships. Strategic Management Journal, 27 (8), 701-719.

Foss, Nicolai J. (2007). Scientific Progress in Strategic Management: the Case of the Resource-Based View. International Journal of Learning and Intellectual Capital, 4 (1/2), 29-46.

Gulati, Ranjay, Singh, Harbir (1998). The Architecture of Cooperation: Managing Coordination Costs and Appropriation Concerns in Strategic Alliances. Administrative Science Quarterly, 43, 781-814.

Grant, Robert M. (1996). Toward a Knowledge Based Theory of the Firm. Strategic Management Journal, 17 (numero especial), 109-122.

Grant, Robert M., Baden-Fuller, Charles (2004). A Knowledge Accesing Theory of Strategic Alliances. Journal of Management Studies, 41 (1), 61-84.

Grant, Robert M. (2006 [2003]). The Knowledge-Based View of the Firm. En Faulkner, David O., Campbell, Andrew (Eds.). The Oxford Handbook of Strategy: a Strategy Overview and Competitive Strategy (pp. 203-227). Nueva York: Oxford University Press.

Grunwald, Roman, Kieser, Alfred (2007). Learning to Reduce Interorganizational Learning: an Analysis of Architectural Product Innovation in Strategic Alliances. The Journal of Product Innovation Management, 24, 369-391.

Hamel, Gary (1991). Competition for Competence and Inter-Partner Learning Within International Strategic Alliances. Strategic Management Journal, 12, 83-103.

Harryson, Sigvald J., Dudkowski, Rafal, Stern, Alexander (2008). Transformation Networks in Innovation Alliances--The Development of Volvo C70. Journal of Management Studies, 45 (4), 745-773.

Inpken, Andrew (1 998). Learning and Knowledge Acquisition through International Strategic Alliances. Academy of Management Executive, 12 (4), 69-80.

Kale, Prashant, Singh, Harbir, Perlmutter, Howard (2000). Learning and Protection of Proprietary Assets in Strategic Alliances: Building Relational Capital. Strategic Management Journal, 21, 217-237.

Kogut, Bruce, Zander, Udo. (1992). Knowledge of the Firm, Combinative Capabilities and the Replication of Technology. Organization Science, 3 (3), 383-397.

Kogut, Bruce, Zander, Udo. (1996). What Firms Do? Coordination, Identity and Learning. Organization Science, 7 (5), 502-518.

March, J. G. (1991). Exploration and Exploitation in Organizational Learning. Organization Science, 2 (1), 71-87.

Martin de Holan, Pablo (2000). The Dynamics of Knowledge in International Strategic Alliances: a Longitudinal Study of Service Firms. Tesis doctoral no publicada, McGill University, Montreal, Canada.

Marshall, R. Scott, Nguyen, Thang V., Bryan, Scott E. (2005). A Dynamic Model of Trust Development and Knowledge Sharing in Strategic Alliances. Journal of General Management, 31 (1), 41-57.

Menguzzato Boulard, Martina, Alegre Vidal, Joaquin (2008). Alianzas estrategicas: una opcion para una estrategia del conocimiento equilibrada. Ciencias de gestion, (66), 233-245.

Mowery, David C., Oxley, Joanne E., Silverman, Brian S. (1996). Strategic Alliances and Interfirm Knowledge Transfer. Strategic Management Journal, 17, 77-91.

Nahapiet, J., Ghoshal, S. (1998). Social Capital, Intellectual Capital, and the Organizational Advantage. Academy of Management Review, 23 (2), 242-266.

Nickerson, Jack A., Zenger, Todd R. (2004). A Knowledge-Based Theory of the Firm: The Problem-Solving Perspective. Organization Science, 15 (6), 617-632.

Nonaka, Ikujiro (1994). A Dynamic Theory of Organizational Knowledge Creation. Organization Science, 5 (1), 14-37.

Nonaka, Ikujiro, Konno, Noboru (1998). The concept of "Ba": Building a Foundation for Knowledge Creation. California Management Review, 40 (3), 40-54.

Nonaka, Ikujiro, Toyama, Ryoko (2002). A Firm as a dialectical being: towards a dynamic theory of a firm. Industrial and Corporate Change, 11 (5), 995-1009.

Nonaka, Ikujiro, Peltokorpi, Vesa, Tomae, Hisao (2005). Strategic Knowledge creation: the case of Hamamatsu Photonics. International Journal of Technology Management, 30 (3/4), 248-264.

Nonaka, Ikujiro, Peltokorpi, Vesa (2006). Objectivity and Subjectivity in Knowledge Management: A Review of 20 Top Articles. Knowledge and Process Management, 13 (2), 73-82.

Nonaka, Ikujiro, von Krogh, Georg, Voelpel, Sven (2006). Organizational Knowledge Creation Theory: Evolutionary Paths and Future Advances. Organization Studies, 27 (8), 1179-1208.

Ordonez Pablos, Patricia (2004). The Nurture of Knowledge--Based Resources through the Design of an Architecture of Human Resource Management Systems: Implications for Strategic Management. International Journal of Technology Management, 27 (6/7), 533-543.

Ordonez de Pablos, Patricia, Peteraf, Margaret A., Ventura Victoria, Juan (2007). Foreword: the Resource-Based Theory of the Firm--Challenges, New and Old. International Journal of Learning and Intellectual Capital, 4 (1/2), 1-10.

Oxley, J. E., Sampson, R. C. (2004). The Scope and Governance of International R&D Alliances. Strategic Management Journal, 25, 723-749.

Park, Seung Ho, Chen, Roger, Gallagher, Scott (2002). Firm Resources as Moderators of the Relationship between Market Growth and Strategic Alliances in Semiconductor Start-ups. Academy of Management Journal, 45 (3), 527-545.

Penrose, Edith T. (1959). The Theory of the Growth of the Firm. Londres: Basil Blackwell.

Phan, Phillip H., Peridis, Theodore (2000). Knowledge Creation in Strategic Alliances: Another Look at Organizational Learning. Asia Pacific Journal of Management, 17, 201-222.

Poppo, Laura, Zenger, Todd. (1998). Testing Alternative Theories of the Firm: Transaction Cost, Knowledge-Based, and Measurement Explanations for Make-or-Buy Decisions in Information Services. Strategic Management Journal, 19 (9), 853-877.

Porter, M. (1991). Towards a Dynamic Theory of Strategy. Strategic Management Journal, 12, 95-117.

Simonin, Bernard L. (2004). An Empirical Investigation of the Process of Knowledge Transfer in International Strategic Alliances. Journal of International Business Studies, 35 (5), 407-427.

Spender, J. C. (1992). Limits to Learning from the West: How Western Management Advice May Prove Limited in Eastern Europe. The International Executive, 34 (5), 389-410.

Spender, J. C., Grant, R. M. (1996). Knowledge and the Firm: Overview. Strategic Management Journal, 17, 5-9.

Spender, J. C. (2007). Data, Meaning and Practice: How the Knowledge-Based View Can Clarify Technology's Relationship with Organisations. International Journal of Technology Management, 38 (12), 178-196.

Sveiby, Karl-Erik (2001). A Knowledge-Based Theory of the Firm to Guide in Strategy Formulation. Journal of Intellectual Capital, 2 (4), 344-358.

Takeishi, Akira (2002). Knowledge Partitioning in the Interfirm Division of Labor: The Case of Automotive Product Development. Organization Science, 13 (3), 321-338.

Tarzijan, Jorge (2003). Revisando la teoria de la firma. ABANTE, 6 (2), 149-177.

Teece, David J., Pisano, Gary, Shuen, Amy (1997). Dynamic Capabilities and Strategic Management. Strategic Management Journal, 18 (7), 509-533.

Tseng, Chun-Yao, Pai, Da Chang (2009). Strategic Knowledge Capabilities in Taiwan's Semiconductor Industry. International Journal of Intelligent Enterprise, 1 (2), 139-155.

Wang, Ya- Hui, Miao, Der-Jin (2005). Using Strategic Alliances to Make Decisions about Investing in Technological Innovations. International Journal of Management, 22 (4), 626-634.

Wernerfelt, Birger. (1984). A Resource View of the Firm. Strategic Management Journal, 5, 272-280.

Oriester Abarca Hernandez (1)

(1) Investigador del Centro de Investigaciones Historicas de America Central (CIHAC) de la UCR, y docente en los cursos Economia Internacional, Globalizacion y Gestion Gerencial en la Sede del Pacifico de la UCR; profesor del curso Filosofia del Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica. Miembro de la Comision del programa de la Maestria en Gestion Hotelera y profesor en diversos cursos en la Maestria en Administracion y en la de Direccion de Empresas, ambas de la UCR. Doctorando en Historia (UCR) y en Direccion de Empresas (Universidad de Valencia).

(2) Cabe observar que el trabajo de Dyer y Singh (1998) para 2008 habia sido citado 561 veces, lo que lo colocaba en el puesto numero 2 del ranking de las publicaciones sobre Economia y Negocios entre el 1 de enero de 1998 y el 30 de abril de 2008, segun Essential science Indicators de Thomson Reuters; esto sugiere, sin pretensiones de incurrir en la falacia de autoridad, la importancia de la linea de pensamiento expuesta.
TABLA 1
LAS PUBLICACIONES SOBRE GESTION DEL CONOCIMIENTO MAS INFLUYENTES

Autor (es)                  Articulo                              Ano

 1. Barney, J.              Firm Resources and Sustained
                              Competitive ...                     1991
 2. Brown, J. S. &          Knowledge and organization: a
    Duguid, P.                social-practice ...                 2001
 3. Conner, K. R. &         A resource-based theory of the
    Prahalad, C. K.           firm ...                            1996
 4. Cohen, W. M. et al.     Absorptive capacity                   1990
 5. Davenport, T. et al.    Successful knowledge management
                              projects                            1998
 6. Grant, R. M.            Toward a Knowledge-Based Theory
                              of the Firm                         1996
 7. Nahapiet, J. &          Social capital, intellectual
    Ghoshal, S.               capital ...                         1998
 8. Hansen, M.              The search-transfer problem: the
                              role of weak ...                    1999
 9. Hedlund, G.             A model of knowledge management ...   1994
10. Kogut, B. & Zander,     What do firms do? coordination,
    U.                        identity ...                        1996
11. Kogut, B. & Zander,     Knowledge of the firm, combinative
    U.                        capabilities ...                    1992
12. Krogh, G.               Care in knowledge creation            1998
13. Leonard, D. &           The role of tacit knowledge in
    Sensiper, S.              group innovation                    1998
14. Nonaka, I.              A dynamic theory of organizational
                              knowledge ...                       1994
15. Nonaka, I. & Konno,     The concept of Ba: building a
    N.                        foundation for ...                  1998
16. Sanchez, R. &           Modularity, flexibility, and
    Mahoney, J. T.            knowledge ...                       1996
17. Spender, J-C.           Making knowledge as the basis of
                              a dynamic ...                       1996
18. Sveiby, K-E. &          Collaborative climate and
    Simons, R.                effectiveness ...                   2002
19. Teece et al.            Dynamic capabilities and strategic
                              management                          1997
20. Tsoukas, H.             The firm as a distributed knowledge
                              system ...                          1996

Fuente: Nonaka y Peltokorpi (2006, p. 74).
COPYRIGHT 2010 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Abarca Hernandez, Oriester
Publication:Ciencias Economicas
Article Type:Report
Date:Jul 1, 2010
Words:15193
Previous Article:La supervision indirecta como mecanismo de control en las franquicias.
Next Article:La mujer y la economia romana: una aproximacion desde la lengua del lacio.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters