Printer Friendly

Algunas casas raras. Acerca de los otros patrimonios posibles en la arquitectura domestica de la Puna Argentina, Coranzuli, provincia de Jujuy.

Some Rare Houses. About Other Possible Heritages in Domestic Architecture from Argentinian Highlands, Coranzuli, Province of Jujuy

Algumas casas raras. Sobre outros patrimonios possiveis na arquitetura domestica das terras altas da Argentina, Coranzuli, provincia de Jujuy

Introduccion

En la valoracion de las arquitecturas domesticas vernaculas del noroeste argentino las formas tecnicas y las tipologias han sido de las cuestiones mas sobresalientes y, en la mayoria de los casos, las motivaciones centrales de su consideracion dentro de un repertorio patrimonial. En este contexto, los rasgos estilisticos y compositivos que en estas mismas arquitecturas se han manifestado fueron comprendidos, la mayoria de las veces, como producciones realizadas de manera "involuntaria" (Maldonado y Vela-Cossio, 2011). Asi, no solo se ha tendido a soslayar la capacidad proyectual de las personas, sino tambien el propio contexto historico y social en el que dichas arquitecturas han sido producidas.

En este trabajo nos referiremos a un conjunto de arquitecturas domesticas presentes en el pueblo puneno de Coranzuli (provincia de Jujuy, Argentina) que definitivamente no pueden ser reconocidas y valoradas como resultantes directos del empleo de una determinada forma tecnica o de la adopcion de una tipologia definida. Por un lado, desde sus caracteristicas constructivas, son arquitecturas que sin dudas forman parte del acervo local, al que nos referiremos mas adelante. Por el otro, en la conformacion de sus espacios, la estetica de sus fachadas y la forma de su implantacion, implican un cuestionamiento al modo en el que ese mismo acervo es definido a la luz de los procesos de transformacion que han atravesado a las poblaciones pastoriles punenas desde su incorporacion al Estado nacional argentino, a comienzos del siglo XX. Sin embargo, se trata, finalmente, de arquitecturas vernaculas, de producciones locales, a las que resulta necesario aproximarse para poder observar, reconocer y tambien valorar a las arquitecturas punenas de un modo integral. Tal como lo ha planteado Ingold (2000), como ideas, como materiales, como procesos productivos, como relaciones de uso, cuyas articulaciones se dan siempre en terminos dinamicos y nunca lineales.

La eleccion de los casos que observaremos fue realizada en el marco de un trabajo de campo etnografico que estamos llevando a cabo en el pueblo de Coranzuli desde 2012 (Barada, 2015). Si bien es importante aclarar que los ejemplos aca citados forman parte de un conjunto mas amplio de experiencias presentes en la arquitectura del pueblo de Coranzuli, estos han resultado ser los mas pertinentes en funcion de exponer la problematica a la que refiere este trabajo. Su seleccion responde, por un lado, a que se trata de tres casas que poseen una presencia significativa actualmente en el pueblo y son conocidas, en general, por sus pobladores. Por el otro lado, a que han podido ser reconocidas en las fotografias historicas encontradas para el area (1). Asi, es en el dialogo entre estos registros y las memorias y el presente de las familias que las habitan que hemos podido reconstruir parte de sus historias. En este sentido, este trabajo se apoyara en tres tipos de registros: 1) en el relevamiento grafico que hemos realizado sobre la arquitectura domestica del pueblo de Coranzuli; 2) en las fotografias historicas mencionadas; y 3) en los relatos orales que hemos podido recoger a traves de entrevistas no dirigidas (Guber, 2001) con distintas familias de la comunidad local.

Con el fin de comprender las particularidades presentes en el caso y su asociacion con determinados momentos y situaciones experimentadas a nivel historico, comenzaremos este trabajo con una descripcion de algunos aspectos generales de la genesis del pueblo de Coranzuli. Luego describiremos someramente algunas de las caracteristicas constructivas y espaciales que historicamente han definido a las arquitecturas punenas y a sus registros para, finalmente, dedicarnos a la descripcion de nuestros tres casos de estudio. Intentaremos destacar aquellos rasgos y operaciones tecnicas, formales y estilisticas, que nos permitan visibilizar la intervencion de distintas ideas, conocimientos y practicas que fueron puestos en juego en su construccion. Es a partir de estas observaciones que reflexionaremos entonces sobre el modo en el que la poblacion local se reapropio de muchas de las logicas constructivas y urbanas impuestas, en principio, por el Estado, dando cuenta de los desafios que nos presenta la valoracion patrimonial en relacion con estas cuestiones, observables no solo en este caso de estudio sino en otros contextos.

El espacio de trabajo

El pueblo de Coranzuli se encuentra ubicado en el departamento de Susques, a 95 km de la ciudad de Abra Pampa y a 70 km del pueblo de Susques, cabecera departamental (Figura 1). Se emplaza en una region altiplanica localizada al este de los Andes Centrales en el norte de la Argentina que se conoce como Puna. Sus condiciones fisicas y ambientales han estado caracterizadas principalmente a partir de su altitud, de un promedio de 3 000 msnm (Cabrera, 1976).

Desde el punto de vista historico-politico, Coranzuli forma parte del Estado nacional argentino desde 1900, cuando fue creado el Territorio Nacional de Los Andes (2) (Benedetti, 2005). En 1943 este Territorio fue disuelto y su area repartida entre las provincias de Catamarca, Salta y Jujuy, de sur a norte, respectivamente. En lo que respecta a su organizacion social, ademas de ser sede de su Comision Municipal desde 1969, Coranzuli es tambien la referencia espacial a partir de la cual se organiza una comision vecinal y una comunidad aborigen. Estas ordenan, en dialogo con las principales instituciones del Estado (la escuela primaria y secundaria, el destacamento policial, la sala sanitaria) y religiosas (catolica y cristiana evangelica), las distintas pertenencias y dinamicas cotidianas de las personas en el pueblo. En terminos fisicos, el pueblo de Coranzuli hoy se extiende a lo largo de un tejido urbano de aproximadamente 10x5 manzanas distribuidas en damero y posee un total de 333 habitantes, de acuerdo con el ultimo Censo Nacional de Poblacion y Vivienda (Indec, 2010).

Los pastores y el Estado

Es sabido que las poblaciones pastoriles en los Andes en general se han caracterizado historicamente por poseer un patron de asentamiento multiple y mayormente disperso, ligado al desarrollo del pastoreo de alta movilidad como actividad productiva principal (3). Sus patrones de desplazamiento involucran no solo el traslado en funcion del aprovechamiento de pasturas para la hacienda (4), sino tambien el caravaneo como estrategia de intercambio con otros grupos. Desde comienzos del siglo XX, la accion del Estado nacional ha estado vinculada a la expresa voluntad de sedentarizacion de sus poblaciones y la ruptura de este tipo de dinamicas de movilidad. Este proceso ha estado asociado, principalmente, a la progresiva insercion de las instituciones estatales en los pueblos (particularmente el control policiaco, la educacion y la salud) y especialmente, a partir de la segunda mitad del siglo XX, a la apertura de nuevos mercados laborales, especialmente el de la mineria.

Sin embargo, la insercion al sistema estatal ha sido tambien uno de los motores principales de una transformacion formal y arquitectonica. Muchas de las tecnicas constructivas de tierra cruda que han caracterizado historicamente al area (la utilizacion de muros de adobe, piedra, cubiertas de paja y barro) han ido perdiendo notable visibilidad en el pueblo. La calamina (5), como material principal, prima en las soluciones constructivas actuales de los techados, asi como tambien revoques de cemento, ladrillos cocidos y rejas de hierro se encuentran presentes en gran parte de las fachadas de las construcciones. Del mismo modo, las formas compositivas asociadas a un patron disperso de asentamiento, conformado por la casa en el campo y sus estancias como ejes de la organizacion familiar y productiva (Gobel, 2002; Tomasi, 2011), difiere del desarrollo del tejido urbano del pueblo, compuesto por manzanas organizadas en lotes construidos de un modo compacto y cerrado en su vista desde la calle, contribuyendo a la progresiva constitucion de una "imagen urbana" (Barada, 2015) (Figura 2).

La caracterizacion de la arquitectura domestica punena

La trayectoria historica de ciertas tecnicas constructivas empleadas en las arquitecturas del noroeste argentino y especificamente en las punenas, fundamentalmente en el campo, fue una cuestion valorada desde la academia en distintos momentos y con diferentes perspectivas (Ardissone, 1937; Nicolini, 1964; Bolsi y Gutierrez, 1974; Sacriste, 1978; Gutierrez y Vinuales, 1979; Tomasi, 2011; entre otros). El adobe aparece en estos analisis como uno de los materiales mas caracteristicos de las arquitecturas en la Puna, cuya presencia ha primado tanto en la construccion de sus imagenes, como tambien en la de sus discursos. En general, si bien este se visibiliza en los pueblos de manera dominante, esta frecuentemente acompanado de la piedra, que es utilizada para la realizacion de los cimientos y sobrecimientos de las construcciones (6). Para las cubiertas, las tecnicas mas frecuentes han sido los techados de guaya, es decir, de paja y barro, con estructuras de madera con ataduras de tiento de cuero de llama (Figura 3). El complejo de conocimientos puestos sobre esta tecnica, la experiencia que requiere su realizacion y los procesos de transmision generacional de saberes, resultan claves centrales para comprender su escasa continuidad en la actualidad de las arquitecturas domesticas de los pueblos, particularmente en Coranzuli. En este sentido, la guayase encuentra estrechamente asociada a la construccion de una casa de campo (Barada, 2015).

En lo que refiere a las caracteristicas espaciales de las arquitecturas de los pastores en el campo, estas fueron referenciadas, principalmente, por aquellos trabajos que han adoptado una perspectiva mayormente etnografica en el estudio de las comunidades andinas. Asi, de acuerdo con Gobel (2002), podemos decir:
   [... que] una tipica casa de campo no consiste
   solamente en una casa sino que es mas
   bien todo un complejo de edificios e instalaciones.
   A este respecto hay que acotar, que
   en los Andes, una casa esta conformada
   por una pieza, que muchas veces tiene una
   funcion determinada (p. 276).


Una cuestion resulta central de este pasaje para poder comprender la espacialidad de las casas en el campo: estas no se definen a partir de una unica construccion, sino que lo hacen a partir de la articulacion de distintos edificios, generalmente rectangulares, alrededor de un patio desde el cual es posible acceder de modo independiente a cada uno de ellos (Figura 4). Estos recintos destinados a la habitacion de distintos miembros de la familia se denominan localmente casas (Tomasi, 2011) y su construccion responde, en general, a las necesidades cada una de las generaciones que conforman y comparten el domicilio familiar. En este sentido, la independencia relativa de estos recintos, tanto en terminos constructivos como simbolicos, se asocia a la conformacion espacial de una casa de campo, a partir de la adicion de casas a lo largo del tiempo. Esta condicion ha permitido pensar en la casa como una entidad en constante construccion asociada a los "distintos tiempos" de una familia (Tomasi, 2011). En esta misma linea, el trabajo de Arnold (1998) en las tierras altas bolivianas planteo de hecho que el termino aymara uta (casa familiar), "es aplicable no solo a la estructura fisica sino tambien al grupo social dentro de ella" (p. 42).

Asi, ademas de las casas, existen otros recintos que conforman la casa de campo. Se distinguen por su funcion y, en algunos casos, por su forma y caracteristicas constructivas. Una cocina techada y otra abierta, un deposito de mercaderia, un chiquero, un telar, un horno de barro son algunas de las estructuras que la componen y que han sido descriptas en los trabajos citados.

Observaremos a continuacion, con base en los tres casos seleccionados, como esta multiplicidad de construcciones que conforman a las casas en el campo y que responden a un determinado modo de comprender y producir la espacialidad domestica, se redefinen en el contexto del pueblo. En particular nos interesa observar como ciertos intereses y motivaciones, que sin dudas atraviesan los cambios que se dan tanto en el plano tecnico como estetico y espacial, se articulan con procesos de transformacion que operan en el plano productivo, social y simbolico.

Tres casas "raras": algunas particularidades en la arquitectura domestica coranzulena

Como mencionamos, las casas que hemos seleccionado poseen una presencia significativa en Coranzuli y se distinguen del resto por su singularidad en relacion con las caracteristicas tecnicas y espaciales que describimos anteriormente. Presentaremos primero la mas temprana de ellas, que aparece por primera vez en los registros fotograficos de 1942, y luego nos dedicaremos a las otras dos, presentes recien en la decada de 1970.

La casa de la esquina

La primera casa a la que nos referiremos aqui aparece en la fotografia de la Academia Nacional de Bellas Artes del ano 1942 (Figura 5). Su presencia llama sin dudas la atencion, dado que para entonces recien se alineaban las construcciones para la conformacion de calles y comenzaba a consolidarse el tejido urbano actual. Esta ya se encontraba, sin embargo, ocupando un terreno en esquina y conformando ochava.

Nicolas Quisco (7) fue quien construyo esta casa (8), y era pastor. Tenia su pastoreo hacia el oeste de Coranzuli, en el paraje conocido como Punta Diamante, donde residia de modo casi permanente pues al pueblo acudia solo en momentos puntuales. A su vez, los viajes de intercambio de mercaderias que solia realizar junto con otras familias lo llevaban con cierta frecuencia hacia los Valles, a la ciudad de Salta y a Uyuni, en el sur boliviano (9). En el marco de estas dinamicas, la casa en el campo y la referida en el pueblo no han sido las unicas casas por las que ha ido transitando la vida de la familia de Nicolas y sus posteriores generaciones. El unico de sus hijos varones decidio migrar a la ciudad de La Quiaca motivado por el trabajo en la mineria. Dos de sus hijas mujeres migraron a los centros urbanos de los cuales eran oriundos sus esposos. Entonces, fue Silvia, la hija mayor de Nicolas, quien ante su fallecimiento se quedo a cargo de la mantencion de su campo y la hacienda. La casa en el pueblo, la "de la esquina", paso entonces a ser tambien el lugar de residencia de la familia conformada por Silvia y su esposo, quien se dedico a la mineria hasta su jubilacion. Fue en ese momento cuando decidieron adquirir tambien una casa en Abra Pampa, donde residen temporariamente cuando deben hacer tramites o asistir a turnos medicos. Varios de los hijos de Sil via se decidieron tambien por el trabajo en la mineria y migraron a la ciudad de La Quiaca. Otros, continuaron sus estudios en otras provincias y es solamente su hija menor, Susana, empleada de la Comision Municipal de Coranzuli, quien vive en la casa junto con sus pequenos hijos. La casa en el pueblo es finalmente el sitio en el que buena parte de la familia se reune con motivo de participar de las principales celebraciones que tienen lugar en Coranzuli.

Ademas de la particularidad de su implantacion en ochava, tal vez lo mas llamativo de la casa "de la esquina" en relacion con el contexto urbano del momento de su construccion sea que se trata de la unica construccion presente en la fotografia citada que no posee techo de guaya a dos aguas sino que tiene un techado a un agua, con pendiente hacia el interior. Hacia el exterior este se encuentra oculto por una doble cornisa dentada que funciona como remate de la fachada en sus tres caras (Figura 6) y cuya altura supera la de la propia cumbrera de la techumbre, funcionando como una verdadera "fachada telon". En lo que respecta especificamente al desarrollo de esta fachada, es interesante destacar alli la presencia de tres aberturas en forma de arco. Una de ellas, situada en la ochava, conforma el acceso a la construccion. Las otras dos se encuentran tapiadas y se observa unicamente su silueta en bajo relieve sobre las caras exteriores, parcialmente revocadas. Esta ultima cuestion hace suponer que no se trata de un cerramiento realizado posteriormente sobre antiguas aberturas, sino que intencionalmente estos arcos han sido cegados. Si bien los motivos de dicha expresion pueden responder a la realizacion de algun tipo de operacion en el interior de la caja muraria, como podrian ser hornacinas (10); tambien pueden ser, en si mismas, un gesto compositivo que forma parte de la concepcion de la propia fachada en estos terminos.

En este sentido, su desarrollo y su remate en doble cornisa merecen una mayor atencion descriptiva. Ademas de las aberturas en arco, la fachada posee una progresiva disminucion de su masa hacia la parte superior. Como se observa en la Figura 6, esta se eleva por sobre el muro frontal de las casas que se encuentran sobre la calle lateral que poseen cubierta a dos aguas. Es a partir de ese nivel que se dan una serie de maniobras compositivas que disminuyen la densidad del muro de adobe para constituir el "telon". En primer lugar, se observa un bajo relieve realizado socavando alternadamente al muro con adobes posicionados en forma vertical, de modo opuesto al que se utiliza en las hiladas. Esta operacion y el modo en el que se utilizan los adobes, ademas de disminuir el espesor del muro, permite comprender que no se trata de una cuestion estructural sino que es explicitamente un gesto estetico en funcion de conformar el remate de la fachada. Sobre el nivel de este bajo relieve se desarrollan, entonces, las dos cornisas. La primera posee un friso liso que permite el "retraso" de la cornisa con respecto a la fachada, y se conforma a partir de una alternancia de llenos y vacios, de forma cuadrada. La segunda se encuentra directamente sobre esta, tambien con un friso liso y una serie (alternada tambien) de pinaculos de forma prismatica con remate en forma de torre a "cuatro aguas".

Por otra parte, en lo que respecta al interior de la casa, pudimos observar que las aberturas en forma de arco constituyen un rasgo que se encuentra presente, a su vez, en sus fachadas hacia el patio (Figura 7) (11). Este esta compuesto por una galeria delimitada por arcos sucesivos que poseen tambien una cornisa que remata en pequenas torrecitas, abierta hacia el patio desde el cual el techado de guaya oculto hacia el exterior, puede observarse con total claridad. Esto plantea una explicita oposicion en terminos expresivos entre el exterior y el interior, sugiriendo incluso una diferencia tecnica que en terminos objetivos no existe.

Muchas de las modificaciones observadas entre las fotografias historicas y el relevamiento actual fueron introducidas por las sucesivas generaciones que habitaron la casa. La transformacion en los techados, que ya insinuaba el ocultamiento del techado de guaya asociado a las arquitecturas en el campo, se consolida con el cambio por una cubierta de calamina; por su parte, la "reparacion" del remate, ante el desgaste del barro a lo largo del tiempo, fue realizada mediante el agregado de bloques de cemento prefabricados. En terminos espaciales, la conformacion espacial de la casa tambien se ha transformado. Mientras que, si bien desde su construccion tuvo un acceso por la ochava, su funcionamiento mantuvo una logica de organizacion desde el patio, al cual podia accederse mediante un acceso lateral. Fue en la decada de 1900 que la segunda generacion que la habito decidio tapiar dicho acceso, construyendo una nueva casa (numero 2 en Figura 8), que cerro completamente el frente hacia la linea municipal.

La casa de la flor

Un segundo caso que nos interesa citar aqui es el de una casa construida sobre un terreno rectangular, entre medianeras. Esta aparece en el registro fotografico tomado por Ortiz en 1970 (Figura 9), pero se encuentra deshabitada al dia de hoy. Posee una fachada plana en adobe revocado, de aproximadamente unos 10 m de ancho, con sobrecimiento de piedra. Sobre esta se observa una cuatriparticion horizontal casi equidistante realizada a partir de tres fajas verticales de sobrerrelieve de adobe de 20 cm de ancho. En la parte superior de la fachada hay otro sobrerrelieve de las mismas caracteristicas pero en sentido horizontal, que divide el desarrollo de la fachada de la cornisa lisa y el friso que se encuentra en el remate (Figura 10). En la cornisa encontramos un unico detalle ornamental de notable originalidad. Se trata de una flor realizada en barro con relieve ubicada sobre el cuerpo lateral izquierdo de la construccion. De un modo similar a lo que observamos para el caso anterior, la fachada oculta el techado de la construccion, en tanto la altura del friso es coincidente con el punto mas alto del techado, realizado en un agua hacia el interior.

La particion horizontal de la fachada se enfatiza con la posicion de sus vanos, son tres aberturas de hoja simple para acceso y dos ventanas, repartidas en cada una de las partes. Asimismo, cada una de las aberturas posee una moldura en su parte superior, a modo de dinteles.

Este recurso compositivo, que al igual que el de la particion de la fachada supone exponer parte del sistema estructural de la construccion, es frecuente en arquitecturas modernas cuya estructura es realizada con un sistema de columnas y vigas. En este caso, por el contrario, ni las fajas que subdividen la fachada, ni la separacion de la cornisa, ni tampoco los "dinteles" sobre las puertas suponen ser verdaderos elementos estructurales sino que se trata, mas bien, de una estrategia compositiva. Esto puede corroborarse a partir de lo que pudimos observar respecto de su espacialidad interior. Si bien, como mencionamos, la casa se encuentra deshabitada en la actualidad, a partir de las imagenes aereas y de los relatos de otros pobladores pudimos dar cuenta de que se trata de una unica casa con recintos ordenados alrededor de un patio, al modo en el que lo vimos anteriormente para las casas en el campo. En otras palabras, si bien la conformacion de la fachada podria conducirnos a pensar que se trata de al menos tres casas independientes a las que se accede desde la calle, existe un contraste entre la conformacion interior y el exterior que expresa su fachada, que se repite en la misma linea que lo observado para la casa "de la esquina".

La casa de los corazones

La tercera casa que citaremos tambien se encuentra entre medianeras, sobre un terreno rectangular. Es una construccion que pertenece a uno de los hombres mas ancianos que viven en la actualidad en el pueblo. Si bien el ha residido en el campo buena parte de su vida, a cargo de la hacienda, ya hace diez anos que no acude alli y no posee mas animales. Al igual que Nicolas, Remigio Perez tambien solia trasladarse en busca de mercaderias a otros sitios mas alejados, los Valles y San Salvador de Jujuy son los lugares que mayormente aparecen en su relato (12). Tambien recuerda que con frecuencia bianual solian realizar viajes de caravana a Chile, al pueblo de Toconao. Aunque el pastoreo ha formado parte de su vida, desde su juventud ha trabajado en la mineria. Segun ha descripto en una de nuestras entrevistas, fue alli donde aprendio a construir. Sin embargo, su inspiracion a la hora de construir la casa fue lo que vio en Abra Pampa en los viajes que comenzo a hacer a la ciudad por cuestiones vinculadas a su trabajo. Hace aproximadamente 15 anos decidio alquilar una casa tambien alli para poder quedarse por tiempos mas prolongados. En la actualidad, Remigio es uno de los referentes mas importantes de la iglesia Evangelica de Coranzuli.

La fachada de la casa de Remigio se encuentra revocada y tiene un sobrecimiento de piedra con juntas tomadas (13) y zocalo (Figura 12). Posee una cornisa con un doble dentado que recorre su fachada y culmina en un remate en forma de arco sobre el acceso. Este ultimo sobresale de la altura de la construccion e impide tambien la vision de la techumbre desde la calle. Asimismo, un rasgo notable de esta cornisa es que posee sobre si, tres pequenas figuras en forma de corazon talladas en piedra, dos a lo largo de la fachada y una sobre la clave del arco sobre la abertura (Figura 13). Este mismo remate de cornisa se encuentra en el edificio de la iglesia Evangelica de Coranzuli que, segun dice en su placa, data de 1950.

La fachada de la casa tambien se encuentra demarcada en una particion horizontal, no con un sobrerrelieve sino con fajas verticales pintadas que enmarcan la ochava y dividen al resto de la fachada en dos partes. En cada una de ellas se ubica una pequena ventana que posee, en su parte superior, un detalle ornamental de un dibujo con incrustaciones de vidrios de colores (Figuras 12 y 13). La misma operacion se repite sobre la puerta de acceso, ubicada en la ochava.

En lo que respecta a su insercion urbana y su conformacion espacial, esta construccion tiene una caracteristica por demas llamativa que es la de generar un "falsa" ochava en el acceso, tal como podemos observar en el detalle de la Figura 12. Esto se debe a que, como dijimos, esta casa no se encuentra ubicada en esquina, sino que se retrae de la linea municipal conformando un angulo que se cierra con la presencia de un porton lateral de acceso. Las caracteristicas de este, realizado en madera y calamina con pirca de adobe a la vista, resultan disruptivas de la estetica del resto de la construccion, lo que sugiere que se trata de un agregado posterior que explicitamente ha buscado diferenciarse del resto de la construccion. Tal como vimos en los casos anteriores, especialmente en la casa de la esquina, su conformacion espacial interna visibiliza una tension entre un modelo compacto de construccion que aparece en los recintos localizados sobre la calle y el esquema observado para las casas de campo, con una sumatoria de recintos que se ordenan en torno al patio (Figura 14). De hecho, el acceso por el porton lateral permite llegar de un modo directo hacia este, evidenciando parte del funcionamiento real de la construccion.

Resulta incluso mas interesante esta cuestion cuando observamos las fotografias historicas. A pesar de la aparente simultaneidad entre el registro de Ortiz y la fecha que data en la placa de la vivienda, la misma no aparece en su registro. En su lugar hay un terreno baldio con una unica construccion sobre la calle, en la misma posicion que la que estamos analizando, con un techado a dos aguas de paja (ver Figura 9). La manzana de la construccion esta consolidada en su totalidad, tal como lo esta actualmente y, si bien puede vislumbrarse un camino de tipo "pasaje" en la posicion en la cual encontramos la posterior ochava, no parece haber continuidad de calle con las manzanas contiguas. Es decir, que podemos pensar que si efectivamente la construccion fue realizada en un momento posterior al del registro, la voluntad de generar una ochava en dicho punto respondio mas a una intencion formal efectivamente ligada mas a una "voluntad urbana" que a una necesidad circulatoria real.

Trayectorias e intereses en la produccion de arquitectura domestica en Coranzuli

Tras haber observado las caracteristicas formales y espaciales de estas tres casas y haber dado cuenta tambien de su singularidad respecto de aquellas arquitecturas que tendieron a ser definidas como "propias" de la practica pastoril y de un sistema de asentamientos arraigado principalmente al campo, resulta necesario trazar algunas otras lineas que nos permitiran comprender su aparicion en el pueblo. En un contexto que, como dijimos, ha estado atravesado por politicas institucionales desplegadas a nivel nacional, pero que tal como observamos a partir de las trayectorias de las familias entrevistadas, se ha mantenido, en general, en los margenes del despliegue de las economias centrales y del desarrollo acelerado que han tenido buena parte de los centros urbanos de la Argentina.

Arquitecturas "urbanas" a comienzos del siglo XX

Desde finales del siglo XIX hubo en la Argentina un florecimiento de las arquitecturas academicas y eclecticas, especialmente en lo que respecta al desarrollo de los edificios institucionales e infraestructuras que posibilitaron la consolidacion del Estado nacional tanto en terminos politicos como simbolicos (Liernur, 2008). Con Buenos Aires como cabecera, la Argentina inicio un proceso de claro deslinde del pasado colonial y sus arquitecturas, en funcion de la consolidacion de una nacion fundamentalmente agroexportadora, con miras a los mercados industriales y, en particular, culturales, de las grandes capitales europeas.

Sin embargo, este tipo de arquitecturas no solamente formaron parte de los proyectos institucionales y de las arquitecturas producidas directamente por el Estado sino que, con sus matices, han sido parte tambien de la proliferacion de arquitecturas domesticas que poblaron las grandes capitales provinciales y sus periferias (Gutman y Hardoy, 2007). Esta condicion se vio reflejada tanto en las arquitecturas de las elites terratenientes liberales de finales del siglo XIX y comienzos del XX, como en las arquitecturas de los sectores trabajadores y las crecientes clases medias urbanas que proliferaron principalmente a traves de las grandes oleadas migratorias que, fomentadas por el propio Estado, llegaron de Europa a la Argentina en esa epoca.

En este contexto, las fachadas compuestas a partir de estructura tripartita de basamento-desarrollo y remate, acompanadas de una progresiva disminucion de la masa muraria hacia la parte superior, han caracterizado buena parte de estas arquitecturas. Asimismo, las aberturas en forma de arco, asi como los dinteles, frisos y cornisas son rasgos estilisticos que han estado presentes muy fuertemente en la arquitectura urbana de principios del siglo XX.

En este sentido, la politica del Estado nacional en este contexto ha estado atravesada fuertemente por los ideales de progreso economico y social promovidos por la vida en las ciudades. Siguiendo a Svampa (2006), las acciones del Estado nacional en las primeras decadas del siglo estuvieron atravesadas por el paralelo civilizar y urbanizar. Muchas de las caracteristicas de estas arquitecturas eclecticas asociadas a la conformacion de las grandes ciudades de la Argentina, pueden ser encontradas en los edificios institucionales y tambien en el progresivo desarrollo de ciudades mas pequenas e incluso pueblos. Es el caso de los entonces poblados que se encontraron atravesados por las lineas ferreas que comenzaron a conectar los distintos puntos del pais con la capital, y en particular con el puerto de Buenos Aires.

Por la cercania a nuestro caso de estudio resulta especialmente relevante mencionar el eje que consolido la ejecucion del Ferrocarril Central Norte desde Jujuy a la ciudad fronteriza de La Quiaca en 1908. Este eje, que atraviesa la provincia de sur a norte ha implicado el crecimiento de determinados pueblos que, como Humahuaca o la ciudad de Abra Pampa, asi como tambien la propia ciudad de La Quiaca, se han ido consolidando como centros urbanos de relevancia regional. En este contexto, las infraestructuras que en estos se desarrollaron, se vieron asociadas a un crecimiento urbano-arquitectonico que en muchos casos continuo con las experiencias que se venian llevando a cabo en las grandes capitales.

Esta ultima cuestion es significativa para la problematica que plantea este trabajo en tanto la cercania de Coranzuli a ciudades como Abra Pampa ha implicado el establecimiento de relaciones no solo de dependencia juridico-institucional sino tambien social y cultural que han atravesado, sin dudas, a la genesis del pueblo y a la vida de sus pobladores. Del mismo modo, la actividad minera que atraviesa a la historia de Coranzuli y en particular la de las familias que habitaron las casas en estudio, resulta un factor relevante no solo en terminos productivos sino tambien en funcion de una transformacion arquitectonica y material (Figura 15).

Intercambios, viajes y arquitectura

Por otra parte, a partir del trabajo etnografico realizado pudimos observar que el pastoreo permanece presente en las adscripciones de las familias a las que pertenecen las casas que describimos anteriormente. La movilidad como condicion de existencia de los pastores aparece entonces como una clave necesaria para pensar en la proveniencia de estas transformaciones en tension con la conformacion urbana del pueblo. Los viajes de caravaneo para el intercambio de mercaderias entre la Puna y los Valles (sentido oeste-este) han sido una constante en la poblacion punena desde el periodo colonial (Browman, 1974; Nunez y Dillehay, 1995; Gobel, 1998; Conti, 1989 y 2003; Gil Montero, 2004; Bugallo, 2008) e incluso desde tiempos prehispanicos (Nielsen, 1996). En sentido contrario, la accion del Estado en materia de vias de comunicacion ha ido consolidando, primero mediante la citada presencia del ferrocarril desde 1908, y luego, desde la decada de 1990 con la realizacion de la Ruta Nacional 9, un eje en sentido norte-sur, que ha desarticulado buena parte de estas estrategias de intercambio (Conti, 2003). Sin embargo, resulta especialmente llamativa su continuidad durante el periodo republicano incluso sorteando la presencia y el control aduanero estatal (Molina Otarola, 2008) (14). Desde los relatos orales recogidos en nuestro trabajo de campo, coincidentes con algunas de las descripciones aqui presentadas sobre las casas, pudimos reconocer al menos dos tipos de viajes: los que se dirigian hacia las tierras bajas de Jujuy y Salta (motivados principalmente por el intercambio de carne y lana por frutas y verduras) y los que se realizaban en funcion del intercambio ganadero con Chile y Bolivia (15). En relacion con el primer tipo de intercambios, estos variaban de motivacion, desde una estrategia comercial hasta una logica de articulacion productiva entre distintos pisos ecologicos que ha sido caracterizada para muchas poblaciones pastoriles en distintos sectores de los Andes (16) (Bugallo, 2008). En relacion con el segundo tipo, debemos tener en cuenta que en las primeras decadas del siglo XX, en pleno auge del desarrollo de la industria salitrera en Chile (Conti, 2003), no existian aun transportes de cargas que permitieran el traslado del ganado hacia el otro lado de la cordillera. De este modo, esta relacion de intercambio con los poblados del norte de Chile (San Pedro de Atacama, Toconao, Socaire) se dio fundamentalmente a partir de la utilizacion de estos senderos por parte de las caravanas, los que se sostuvieron por fuera de los circuitos "oficiales", exentos de buena parte de los controles aduaneros.

Por otra parte, como tambien pudimos ver a la luz de los relatos de las familias que han construido y habitado las casas descriptas, nos encontramos con una fuerte presencia de la actividad minera como estrategia economica coexistente con el sostenimiento del pastoreo. No nos ocuparemos aqui de las implicancias que ha tenido la progresiva insercion de la poblacion local a una estructura laboral que ha contribuido a la estrategia estatal de desestructuracion de buena parte de los patrones de asentamiento de la poblacion, las cuales han redefinido las propias concepciones sobre la familia y la unidad domestica (Barada, 2015). Sin embargo, existen al menos dos cuestiones que resultan relevantes para el problema planteado en este articulo. La primera tiene que ver con que el trabajo en la mineria implico, necesariamente, la migracion temporaria de parte de los miembros de una familia, generalmente varones adultos. En este sentido, los centros mineros se han constituido historicamente como nodos de intercambio y de relacion entre personas que provenian no solo de Coranzuli sino desde otras localidades de la Puna, con diferentes trayectorias de vida e incluso experiencias laborales y politicas. La segunda cuestion se asocia a las implicancias que ha tenido la progresiva incorporacion de la poblacion local a una economia mayormente asalariada. El excedente de dinero generado por la actividad en las economias familiares implico la apertura a un universo de posibilidades comerciales que el trueque o el intercambio no ofrecian y que, sin dudas puede pensarse en terminos de la adquisicion de materiales para la construccion.

Asi, las movilidades propias a los circuitos de intercambio pastoriles, el desarrollo de la actividad minera y la accion del Estado sobre los pueblos y sus arquitecturas, resultan ser factores relevantes a la hora de problematizar la genesis de las casas descriptas. De un modo evidente, muchos de sus rasgos y mas aun de sus posteriores modificaciones tuvieron que ver con el proyecto estatal de constituir al pueblo como un lugar de residencia permanente para las familias de pastores, donde se juegan, en definitiva, sentidos asociados a la comunidad pero, fundamentalmente, a la vida civica de los pueblos. Muchos de los rasgos que aparecen en estas arquitecturas tienen que ver con aquellas operaciones que, valoradas e impulsadas no solo por el Estado, sino tambien por la academia, se encontraban presentes en los centros urbanos que han atravesado las vidas de los pastores de acuerdo con sus propios esquemas de movilidad.

Si bien excede los objetivos de este trabajo realizar un analisis pormenorizado de los vinculos e influencias que ha tenido la poblacion coranzulena a lo largo del siglo para poder realmente plantear una hipotesis coherente acerca del desarrollo de estas arquitecturas, esta primera aproximacion nos permite volver sobre las tensiones planteadas en relacion con la accion estatal en el area. ?Es acaso la propia logica andina de movilidad, la cual ha sido perseguida en terminos institucionales con el objetivo del arraigo de la poblacion en el pueblo, la que en definitiva posibilita buena parte de su conformacion "urbana"? Resulta interesante entonces pensar que es la propia "liminalidad" de la poblacion coranzulena ante la logica estatal la que posibilita, en terminos arquitectonicos, una estrategia de reapropiacion que podemos denominar como "local", para su insercion dentro de un sistema arquitectonico "urbano". En definitiva, como hemos visto, ni los cambios en los techados implicaron un cambio tecnico real ni el modo en el que estas casas se organizaron espacialmente responde de un modo fidedigno a la espacialidad presente en las arquitecturas domesticas urbanas.

Reflexiones finales y algunos interrogantes sobre el patrimonio domestico

Esta claro que las construcciones que aqui destacamos poseen un interes para el patrimonio local en tanto forman parte de un conjunto de experiencias diferenciales en lo que respecta a la construccion de arquitecturas domesticas en la Puna. Sin embargo, como planteamos en el apartado anterior, si nos situamos en el contexto de su produccion, esta claro tambien que esas busquedas no formaban parte de una tradicion constructiva propia para entonces, sino que, podemos pensar, que se trata de experiencias que forman parte de un flujo de ideas e intereses vinculados con ciertas actividades productivas y sociales que articularon a Coranzuli y su poblacion con otros espacios urbanos en un contexto de tensiones entre las dinamicas propias de la poblacion local y la accion del Estado nacional, en un area que ha sido periferica para su control y para su propio desarrollo historico-politico.

En este trabajo no nos hemos enfocado en tratar de definir que aspectos pueden ser entendidos como negativos y cuales otros pueden resultar positivos en los cambios esteticos y tecnicos experimentados por la arquitectura de Coranzuli. Si hemos intentado aproximarnos a reconocer ciertos factores que sin duda han intervenido alli. La historia de las comunidades esta atravesada por estos procesos y de muchos otros que se producen en las particularidades de cada caso, a la vez que se reflejan tambien en las formas, practicas y sentidos de su produccion de arquitectura. Las situaciones expuestas en este trabajo respecto de la arquitectura observable (y conservable) al dia de hoy en Coranzuli, nos lleva a pensar justamente acerca del alcance que la conservacion patrimonial tiene y/o pudiera tener en ciertos contextos. Asi, el patrimonio, en este sentido, tambien es un espacio de conflicto (Cirvini y Gomez, 2006) donde se disputan distintos intereses y condensan sentidos sociales divergentes. Entonces ?cual es el rol que le cabe a estas producciones que no forman parte del acervo "tradicional" del area dentro de la construccion de un patrimonio dinamico e integral?

Estos cambios e incorporaciones que incluso muchas veces contribuyen a la transformacion de ciertas formas de hacer arquitectura propias de las poblaciones, nos permiten observar, sin embargo, parte de las problematicas que forman parte de ese mismo "hacer". La arquitectura, en todos los contextos, implica una practica pero tambien un pensamiento y una determinada expresion de valores. ?En que medida estas busquedas, intenciones y proyecciones sobre la propia vivienda, la calle y el espacio publico del pueblo no forman parte del universo propio de las poblaciones? ?Acaso estas experiencias no se dan en el marco de un proceso de apropiacion y (re)significacion de sentidos que se ve posibilitado a partir del sostenimiento de una logica de movilidad, que en definitiva les es propia?

En linea con lo planteado al comienzo, aun cuando estos cambios sean expresion de ciertos intereses asociados a determinadas relaciones de poder, las mas de las veces asimetricas, no podemos hacer a un lado los sentidos que desde sus propios contextos de produccion se construyen en la produccion de arquitectura y que se visibilizan en la propia historia de las familias que alli intervienen. Posicionarnos desde las historias que en las propias comunidades se construyen acerca de sus construcciones parece un camino posible para poder pensar, tambien desde alli, los procesos de transformacion presentes. La accion patrimonial, en todos los casos, implica una toma de postura y un posicionamiento sobre que es lo que debe ser valorado, cuya mayor riqueza esta en el sentido de su contexto y en un trabajo conjunto.

doi: 10.11144/Javeriana.apc29-2crpp

Articulo de investigacion

Recepcion: 10 de junio de 2016

Aceptacion: 11 de julio de 2016

Disponible en linea: Febrero 28 de 2017

Referencias

Academia Nacional de Bellas Artes (1942). Documentos de Arte Argentino. Cuaderno ll bis. Ramificaciones del Camino de la Quebrada de Humahuaca y del Camino de los Incas. Buenos Aires: Academia Nacional de Bellas Artes.

Albo, J. (1972). Dinamica en la estructura intercomunitaria de Jesus de Machaca. America Indigena, XXX//(3), 773-816.

Ardissone, R. (1937). Algunas observaciones acerca de las viviendas rurales en la provincia de Jujuy. GAEA. Anales de la Sociedad Argentina de Estudios Geograficos, V. Buenos Aires: Imprenta "Coni".

Arnold, D. (1998). La casa de adobe y piedras del lnka: genero, memoria y cosmos en Qaqachaka. En Arnold, D., Jimenez, D. y Yapita, J. Hacia un orden andino de las cosas (pp. 31-108). La Paz: Hisbol/ILCA.

Barada, J. (2015). Entre casas, departamentos y viviendas. Un analisis etnografico sobre La produccion de arquitectura domestica en un pueblo puneno. Coranzuli, Jujuy (tesis de maestria en Antropologia Social). IDES-Idaes/Unsam, Buenos Aires.

Benedetti, A. (2005). Un territorio andino para un pais pampeano. Geografia historica del territorio de los Andes (1900-1943) (tesis de doctorado). Universidad Buenos Aires, Buenos Aires.

Bolsi, A. y Gutierrez, R. (1974). Susques. Notas sobre la evolucion de un pueblo puneno. Documentos de Arquitectura Nacional, 2, 14-29.

Browman, D. (1974). Pastoral nomadism in the Andes. Current Anthropology, 15(2), 188-196.

Bugallo, L. (2008). Anos se manejaba el cambio y ahora el billete. Participacion de poblaciones de la Puna de Jujuy en ferias e intercambios entre los siglos XIX y XX. Estudios Trasandinos, 14(2), 5-30.

Cabrera, A. (1976). Regiones fitogeograficas argentinas. En Enciclopedia argentina de agricultura y jardineria (Tomo 11, fasciculo 1, pp. 1-85). Buenos Aires: Acme.

Cerri, D. (1903). (Fotografias). En Archivo Cedodal.

Cirvini, S. y Gomez, J. (2006). Los valores y significados del patrimonio vernaculo en tierra. Su relacion con la conservacion y con la construccion de nuevas obras en la region de Cuyo--Argentina. En Construir con tierra ayer y hoy. Ponencia presentada en el V Siacot (Seminario Iberoamericano de Construccion con Tierra) y el 1 Saact (Seminario Argentino de Construccion con Tierra), junio, 2006. Mendoza: Incihusa--Cricyt.

Conti, V. (1989). Articulacion economica en los Andes Centromeridionales (siglo XIX). Anuario de Estudios Americanos, separata del tomo XLVI, 423-447.

Conti, V. (2003). El norte Argentino y Atacama. Flujos mercantiles, produccion y mercados en el siglo XIX. En Benedetti, A. (comp.). Puna de Atacama. Sociedad, economia y frontera (pp. 21-52). Cordoba: Alcion.

Delfino, D. (2001). Las pircas y los limites de una sociedad. Etnoarqueologia en la Puna (Laguna Blanca, Catamarca, Argentina). En Kuznar, L. (Ed.). Ethnoarchaeology of An dean South America (pp. 97-137). Michigan: Ethnoarchaeological Series 4. international Monographs in Prehistory.

Gil, R. (2004). Poblacion, medio ambiente y economia en la Puna de Jujuy, Argentina, siglo XIX. En Revista de Demografia Historica, XXII(i), 185-208.

Gobel, B. (1998). Salir de viaje. Produccion pastoril e intercambio economico en el noroeste argentino. Estudios Americanistas en la Universidad de Bonn. Nuevas contribuciones a la arqueologia, etnohistoria, etnolinguistica y etnografia de las Americas (pp. 867-891). Bonn: Universidad de Bonn.

Gobel, B. (2002). La arquitectura del pastoreo: uso del espacio y sistema de asentamientos en la Puna de Atacama (Susques). Estudios Atacamenos, 23, 53-76.

Guber, R. (2001). La etnografia: metodo, campo y reflexividad. Bogota: Editorial Norma.

Gutierrez, R. y Vinuales, G. (1979). Arquitectura de los Valles Calchaquies. Buenos Aires: Mac Gaul.

Gutman, M. y Hardoy, E. (2007). Buenos Aires 1536-2006. Historia urbana del area metropolitana. Buenos Aires: infinito.

Indec, instituto Nacional de Estadisticas y Censos, Ministerio de Economia y Obras y Servicios Publicos, Argentina. (2010). Censo de poblacion, hogares y viviendas 2010. Resultados por localidad.

Ingold, T. (2000). The perception of the environment. Essays on livelihood, dwelling and skill. Londres: Routledge.

Liernur, F. (2008). Arquitectura en la Argentina del siglo XX. La construccion de la modernidad. Buenos Aires: Fondo Nacional de las Artes.

Mann, H. (1942). (Fotografias tomadas para la Academia Nacional de Bellas Artes). En Archivo Cedodal.

Maldonado, L. y Vela-Cossio, F. (2011). El patrimonio arquitectonico construido con tierra. Las aportaciones historiograficas y el reconocimiento de sus valores en el contexto de la arquitectura popular espanola. informes de la Construccion, 63(523), 71-80.

Molina, R. (2008, marzo 20). Relaciones transfronterizas entre atacamenos y collas en la frontera norte chilena-argentina. La desintegracion de espacios y articulaciones tradicionales indigenas. institut de recherche et debat sur la gouvernance. Recuperado de http://www.institut-gouvernance.org/fr/ analyse/fiche-analyse-408.html

Nicolini, A. (1964). El poblado y la iglesia de Purmamarca en Jujuy, Argentina. Nuestra Arquitectura, 412, 29-36.

Nielsen, A. (1996). Competencia territorial y riqueza pastoril en una comunidad del sur de los Andes Centrales (Dto. Potosi, Bolivia). Zooarqueologia de Camelidos, 2, 67-90.

Nunez, L. y Dillehay, T. (1995 [1979]). Movilidad giratoria, armonia social y desarrollo en los Andes Meridionales: patrones de trafico e interaccion economica. Anfofagasta: Universidad Catolica del Norte.

Ortiz, F. (1970). (Fotografias ineditas). En Archivo Cedodal.

Rabey, M. y Rotondaro, R. (1988). El sistema ambiental Barrancas: sociedad, cultura y tecnologia en un pueblo de la Puna. Tilcara: Publicaciones de EiDA, 3.

Rotondaro, R. (1991). Estructura y arquitectura de los asentamientos humanos. En Garcia, J. J. y Tecchi, R. (comp.). La reserva de la biosfera laguna de Pozuelos: un ecosistema pastoril en los Andes Centrales (pp. 70-82). San Salvador de Jujuy: instituto de Biologia de Altura, Universidad Nacional de Jujuy, Unesco.

Sacriste, E. (1978). La vivienda en zonas aridas y semiaridas. Summarios, iV(19). Buenos Aires: Ediciones Summa.

Svampa, M. (2006). El dilema argentino: civilizacion o barbarie. Buenos Aires: Taurus.

Tomasi, J. (2011). Geografias del pastoreo. Territorios, movilidades y espacio domestico en Susques (provincia de Jujuy) (tesis de doctorado). Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires.

Tomasi, J. y Rivet, C. (2011). Puna y arquitectura. Las formas locales de la construccion. Buenos Aires: Cedodal.

Yacobaccio, H. D., Madero C. y Malmierca, M. P. (1998). Etnoarqueologia de pastores surandinos. Buenos Aires: Grupo de Zooarqueologia de Camelidos.

Julieta Barada

ju.barada@gmail.com

Arquitecta (FADU, UBA). Magister en Antropologia Social (IDES--Idaes, Unsam). Becaria doctoral Conicet. Doctoranda de la Facultad de Filosofia y Letras de la Universidad de Buenos Aires, area Geografia. Jefa de Trabajos Practicos de la asignatura Historia de la Arquitectura III en la FADU, UBA. Es investigadora del Instituto de Arte Americano Investigaciones Esteticas "Mario A. Buschiazzo" de la FADU, UBA y del Instituto de Geografia "Romualdo Ardissone" en la FFyL, UBA. Es miembro de proyectos de investigacion en el Instituto Interdisciplinario Tilcara (FFyL, UBA) e investigadora asociada al Programa "Espacios, Politicas y Sociedades" de la Universidad Nacional de Rosario. Su investigacion doctoral aborda la relacion entre las poblaciones pastoriles indigenas de la Puna de la provincia de Jujuy (Argentina) y las agencias estatales, a partir del analisis de los procesos de produccion del espacio y la arquitectura, en particular la vivienda. Participa de diferentes proyectos de investigacion en las tematicas referidas, ha publicado articulos en revistas especializadas y participado de seminarios y congresos a nivel nacional e internacional.

(1.) Los registros fotograficos a los que nos referiremos son fotografias de: el general Daniel Cerri (1903); de Hans Mann para la Academia Nacional de Bellas Artes (1942) y las ineditas de Federico Ortiz (1970), todos ellos gentilmente cedidos por el Cedodal para este trabajo. Asimismo, contamos para este analisis con las fotografias correspondientes a otras localidades del area que forman parte del archivo fotografico del Archivo General de la Nacion.

(2.) Anteriormente, desde la independencia y hasta 1879, esta area habia pertenecido a Bolivia, y luego fue parte de Chile desde 1880 hasta 1899.

(3.) Distintos investigadores han relevado esta condicion, haciendo referencia al espacio de los pastores. Podemos mencionar como ejemplos para el caso de la Puna argentina, los trabajos realizados por Yacobaccio, Madero y Malmierca, 1998 y Delfino, 2001, desde la arqueologia; asi como tambien los llevados a cabo desde la arquitectura (Rabey y Rotondaro, 1988; Rotondaro, 1991) y desde el trabajo etnografico (Gobel, 2002; Tomasi, 2011; entre otros).

(4.) Utilizaremos cursivas para referirnos a los terminos nativos o a las expresiones utilizadas por nuestros interlocutores en el campo.

(5.) Nos referiremos con este termino a la chapa ondulada de zinc que fue incorporada de un modo significativo en la solucion de cubiertas en Coranzuli, proceso que es verificable tambien en otros sitios de la Puna argentina y de los Andes en general.

(6.) Los sobrecimientos son aquella parte de los cimientos que se encuentra por encima del nivel del terreno, quedando a la vista. En este tipo de construcciones, suelen tener aproximadamente entre 40 cm y 1 m de altura. En particular en las construcciones mas antiguas (y especialmente en el campo), se pueden ver tambien aparejos completos de piedra que completan la altura del muro. El expertisse tecnico que requiere este tipo de trabajos, acompanado de una prolongada estancia en el campo donde se encuentra el material, hace que ya no sea una tecnica frecuente en la actualidad.

(7.) Todos los nombres propios que utilizaremos en este articulo son seudonimos. Esta decision fue tomada para preservar la identidad de las personas con las que hemos compartido el trabajo de campo. Es desde el trabajo etnografico que hemos podido reconstruir la trayectoria de cada una de las casas y sus familias, en tanto no hay registros de dominio disponibles en la Comision Municipal de Coranzuli. Como veremos, solo se asientan las solicitudes de lotes para la construccion con cierta intensidad desde la decada de 1990.

(8.) A partir de las entrevistas realizadas con algunos de los miembros de su familia podemos inferir que la casa fue construida alrededor de la decada de 1920.

(9.) De acuerdo con lo planteado por Bugallo (2008) en el siglo XIX existian dos circuitos principales de intercambio: el transcordillerano hacia Chile y el salitrero hacia el sur de Bolivia. Si bien la consolidacion de las fronteras nacionales ha implicado enormes transformaciones en las logicas de estos intercambios cuyo analisis excede los objetivos de este trabajo, siguiendo a la autora podemos decir que, sin embargo, estos se han mantenido en buena medida durante la primera mitad del siglo XX. Desarrollaremos algunas de estas cuestiones mas adelante.

(10.) Las hornacinas son nichos interiores que funcionan como espacios de guardado de objetos y tambien como espacios para la realizacion de pequenos altares domesticos, colocando alli la figura de algun santo (para mas informacion sobre las caracteristicas constructivas en esa area ver: Tomasi y Rivet, 2011).

(11.) Este es un rasgo que tambien hemos podido observar en los registros fotograficos de Ortiz, 1970, en otras construcciones del pueblo, pero que no permanecen en pie al dia de hoy.

(12.) Desde mediados del siglo XIX la consolidacion de ferias de intercambio entre los pobladores de la Puna y los Valles ha implicado la consolidacion de una herramienta clave en el desarrollo de sus respectivas economias. Las mas significativas han sido las de Jujuy y Oruro, que en sus respectivos trayectos se establecieron tambien otras ferias, por ejemplo en el camino a Jujuy las de la quebrada de Humahuaca, y las de Yavi y Uyuni, hacia el norte (Conti, 1989).

(13.) Se refiere al rehundimiento del mortero de union entre ladrillos, en este caso de adobes.

(14.) De hecho, en nuestro propio trabajo de campo hemos podido ser testigos de uno de estos viajes, con destino San Pedro de Atacama, en Chile. Sin embargo, debemos tener en cuenta que los tiempos asi como los medios mediante los cuales se realizan en la actualidad estos viajes han cambiado notablemente. En la actualidad no se utilizan burros de carga sino que el traslado de mercaderia y de personas se realiza en camiones. Asimismo, muchas veces este tipo de travesias son organizadas por instituciones locales, como la Comision Municipal. Sin embargo, mientras que el dinero en efectivo se ha incorporado tambien en muchas de las transacciones que se dan en estos contextos, el trueque continua siendo la principal motivacion para la realizacion de los viajes.

(15.) De acuerdo con lo registrado en el trabajo de campo, pudimos saber que estos eran los viajes mas extensos que se realizaban, pueden durar hasta seis dias de ida y otros seis de vuelta.

(16.) Debemos atender que el tipo de articulacion a la que aqui nos referimos tiene que ver con la realizacion de intercambios comerciales y no con que una misma familia de pastores posea estancias en distintos pisos ecologicos y se traslade a lo largo de ellos durante el ano, cuestion que ha caracterizado a buena parte del area andina, aunque no a su totalidad (Albo, 1972; Browman, 1974; entre otros)..

Leyenda: Fotografia de fachada de una casa en el pueblo de Coranzuli, Puna de Jujuy, Argentina. Fuente: Julieta Barada

Leyenda: Figura 1: Mapa de la provincia de Jujuy con la localizacion de Coranzuli. Fuente: Elaboracion de la autora

Leyenda: Figura 2: Panoramica actual del pueblo de Coranzuli. Fotografia: Julieta Barada

Leyenda: Figura 3: Tecnicas constructivas en el campo: techados de guaya (sup.) y muros de piedra y adobe, e interior con estructura de madera de cardon (inf.). Fotografia: Julieta Barada

Leyenda: Figura 4: Esquema de una casa en los campos aledanos a Coranzuli. Fotografia: Julieta Barada

Leyenda: Figura 5: Coranzuli en 1942 con la localizacion de la primera construccion referida. Fotografia: Hans Mann, 1942

Leyenda: Figura 6: Imagenes de la construccion 1 en 1970 (izq.) y en la actualidad (der.) Fuente: Federico Ortiz, 1970 (izq.), y Julieta Barada (der.)

Leyenda: Figura 7: interior de la construccion en 1970 (izq.) y en la actualidad (der.) Fuente: Federico Ortiz, 1970 (izq.), y Julieta Barada (der.)

Leyenda: Figura 8: Plano de la casa de la esquina con indicacion de sus etapas constructivas, realizado a partir del redibujo de fotografias, imagenes aereas y observaciones en terreno. Fuente: Elaboracion de la autora

Leyenda: Figura 9: Fotografia de Coranzuli en 1970 con indicacion de la localizacion de las casas. Fuente: Elaboracion de la autora sobre fotografia de Federico Ortiz, 1970

Leyenda: Figura 10: Fotografia de fachada de la casa 2, a la derecha el detalle decorativo en el friso. Fotografia: Julieta Barada

Leyenda: Figura 11: Detalles de fachada de la casa 2. Dinteles y friso superior. Fotografia: Julieta Barada

Leyenda: Figura 12: Fotografia de fachada de la casa 3, a la izquierda el detalle de la "falsa ochava". Fotografia: Julieta Barada

Leyenda: Figura 13: Detalles de la casa 3, sobre cornisa (izq.) y sobre aberturas (der.). Fotografia: Julieta Barada

Leyenda: Figura 14: Plano de la casa del corazon con indicacion de sus etapas constructivas, realizado a partir del redibujo de fotografias, imagenes aereas y observaciones en terreno. Fuente: Elaboracion de la autora

Leyenda: Figura 15: La ciudad de Humahuaca, en la quebrada homonima (izq.), acto por el juramento de la bandera en la ciudad de La Quiaca en 1939 (centro) y casas para obreros en Mina El Aguilar, en las cercanias de La Quiaca (der.). Fuente: Archivo General de la Nacion. Departamento de Documentos Fotograficos. Buenos Aires, Argentina
COPYRIGHT 2016 Pontificia Universidad Javeriana - Instituto Carlos Arbelaez Camacho
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Barada, Julieta
Publication:APUNTES - Journal of Cultural Heritage Studies
Article Type:Ensayo
Date:Jul 1, 2016
Words:10060
Previous Article:La activacion de un patrimonio nacional en Norpatagonia, Argentina.
Next Article:Hacia un estado del arte de la historia urbana en Colombia: el caso de Bogota.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters