Printer Friendly

Agricultural sciences as a tool for economic growth: an analysis based on four extensive crops/ Las ciencias agropecuarias como herramienta de crecimiento economico: un analisis basado en cuatro cultivos extensivos/ As ciencias agropecuarias como ferramenta de crescimento economico: uma analise baseada em quatro cultivos extensivos.

Introduccion

La investigacion cientifica, desarrollada mayoritariamente en los paises industrializados, ha desempenado un papel central en el desarrollo de conocimiento y tecnologia agropecuaria. Un ejemplo de esto vinculado a la agronomia fue el desafio impuesto por la prediccion maltusiana acerca del desfasaje entre el crecimiento de la poblacion humana y la capacidad de proveer alimentos, que tuvo una respuesta contundente con el desarrollo de las variedades de alto rendimiento de cereales durante las decadas de los 60 y 70 (Bourlaug, 2000). Estos avances en el mejoramiento genetico de algunos cereales, combinados con tecnologias de produccion que incluian una mayor utilizacion de insumos, multiplicaron a un nivel inedito la produccion de cereales de paises de America y Asia principalmente y, naturalmente, fueron el fruto de una intensa investigacion cientifica (Borlaug, 2000). Otro hito mas reciente de la agricultura contemporanea, el desarrollo de cultivos geneticamente modificados en combinacion con la labranza reducida del suelo y el uso de herbicidas totales, tambien ha significado un progreso tecnologico sin precedentes, particularmente por la simplificacion del proceso productivo (Satorre, 2005) y por las posibilidades de ampliar la frontera agropecuaria (Paruelo et al., 2005). Sin embargo, estas tecnologias que han impactado sobre las practicas agricolas del mundo entero han sido, en su mayoria, disenadas en paises con gran desarrollo economico e intelectual, que suelen asignar a la investigacion agropecuaria una importante fraccion de su producto bruto interno, aun cuando este sector no necesariamente sea clave en sus economias. Los paises menos desarrollados, en muchos de los cuales el sector agropecuario si resulta central para su economia, suelen adoptar y beneficiarse de esas tecnologias, frecuentemente adaptandolas a sus propios contextos agroecologicos y socioeconomicos (Benech-Arnold et al., 2012).

En algunos paises, la actividad agropecuaria contribuye sensiblemente a su producto bruto interno (PBI) y genera un gran volumen de divisas por medio de exportaciones de granos, si bien los recursos asignados para la investigacion agropecuaria (cantidad de investigadores, acceso a recursos materiales y capital monetario) pueden diferir notablemente. Dos casos extremos de esta heterogeneidad lo conforman los EEUU y la Argentina, dos paises centrales para la produccion mundial de grano. En el primero, la agricultura representa ~1% de la fraccion total del PBI pero este pais lidera la generacion de conocimiento cientifico agropecuario. En el caso de la Argentina, la actividad agropecuaria representa mas del 9% de su PBI pero la inversion en ciencia y tecnologia agropecuaria es muy limitada, lo que determina que la generacion de conocimiento en esa area del conocimiento tambien lo sea (Oesterheld et al., 2002). En efecto, los EEUU invierten mas del 2,5% de su PBI al desarrollo cientifico y tecnologico mientras que la Argentina invierte menos del 0,5% de su PBI (RICYT, 2000).

El exito que, en terminos de volumen de granos producidos, han tenido muchos de los paises clasificados recientemente como 'economias emergentes', tales como Argentina, Rusia, Brasil, India, China y otros (Dow Jones, 2010), dispara el interrogante acerca de en que medida estos paises deberian asignar recursos a la investigacion basica agropecuaria. En otras palabras, si la combinacion de condiciones agro-ecologicas sobresalientes y alta tasa de adopcion de tecnologias generadas en economias centrales ha sido suficiente como para incrementar la produccion agricola en estas economias emergentes, [??]es realmente necesaria la generacion de conocimiento agropecuario en estos paises? Una respuesta afirmativa a tal interrogante se fundamenta en la necesidad de i) garantizar la sustentabilidad de estos nuevos sistemas de produccion, y ii) agregarle valor a la produccion agricola a traves de, por ejemplo, la generacion de tecnologias cuya exportacion permita percibir divisas a partir del cobro de regalias. En un articulo reciente, Benech-Arnold et al. (2012) proponen ejemplos surgidos de la investigacion en ciencia y tecnologia de semillas, que muestran el poder de esta disciplina, como el de otras pertenecientes a la gran area de ciencias agricolas, para detectar y ajustar componentes de los nuevos sistemas de produccion que puedan sufrir modificaciones como resultado de la adopcion de una nueva tecnologia. Claramente, estos hallazgos constituyen herramientas para el desarrollo de tecnologias sustentables y especialmente adaptadas a estos sistemas (Benech-Arnold et al., 2012).

La produccion de conocimiento cientifico evaluada a traves de la publicacion de articulos en revistas periodicas ha sido muy utilizada como herramienta para evaluar el desempeno cientifico y tecnologico de instituciones, individuos, disciplinas e incluso de naciones y regiones del mundo (May, 1997; Lomonte y Answorth, 2000; King, 2004; Anastasiadis et al., 2009; Albarran et al.; 2010; Dimitri, 2010). Estas evaluaciones, si bien encierran una considerable cantidad de sesgos y limitaciones para todas las disciplinas en general (Spinak, 1995), y para las ciencias agropecuarias en particular (Ekboir, 2003), resultan utiles para vislumbrar la complejidad de elementos que determinan el desarrollo cientifico de una sociedad. Por ejemplo, un estudio realizado casi una decada atras mostro que el Reino Unido, un pais que ha liderado tradicionalmente la produccion de conocimiento en numerosas disciplinas, era particularmente deficitario en los campos de la fisica y la ingenieria (King, 2004). Estos analisis tambien contribuyen a disenar herramientas concretas de politica cientifica, tal como lo describe Niaz (2000), para Venezuela. En el campo de las ciencias agropecuarias, un trabajo previo mostro que en la Argentina mas de la mitad del conocimiento se genera en universidades nacionales y que el 40% de los trabajos publicados entre 1996 y 1998 correspondio a una sola de las mas de veinte facultades de agronomia de ese pais (Oesterheld et al., 2002).

El objetivo del presente trabajo fue analizar la relacion que vincula la produccion de grano y la produccion de conocimiento para producirlo, en distintos paises lideres de productos agricolas. Sobre la base de indicadores economicos y trabajos publicados en revistas cientificas se deseribe, para los principales productores mundiales de soja, maiz, girasol y trigo, de que manera se relacionan la produccion de estos cultivos con la generacion de conocimiento cientifico y tecnico acerca de ellos y con la inversion estatal en investigacion y desarrollo. Si bien la evaluacion de cualquier sistema cientifico deberia incluir dimensiones como la formacion de recursos humanos y la inversion en infraestructura y equipamiento del sector cientifico (Blake et al., 2002), la cantidad de articulos publicados en revistas cientificas de aparicion periodica, que utilizamos en nuestra aproximacion metodologica, constituye un indicador que permite, de una manera relativamente sencilla, comparar razonablemente la produccion de conocimiento de cada pais (May, 1997).

[FIGURA 1 OMITIR]

Materiales y Metodos

Se analizo la produccion cientifica sobre cuatro cultivos de relevancia para la agricultura argentina: soja, maiz, girasol y trigo. Sobre la base de las estadisticas brindadas por la Food and Agriculture Organization (FAOSTAT, 2005) se identificaron los principales paises productores de cada uno de estos cultivos y se cuantifico su contribucion relativa al total mundial producido de cada cultivo entre los anos 2000 y 2005. La produccion cientifica se estimo a traves del numero de articulos publicados en revistas cientificas incluidas en la base de datos de CAB Abstracts[R] (2012). Esta base de datos es una de las mas completas y abarcadora en el area agronomica ya que incluye titulos de publicaciones mas locales o de menor circulacion que no son indizadas por otras bases de datos como Scopus o Web of Science. En el caso particular de los cuatro cultivos analizados en este trabajo esta base de datos permitio recuperar un 60% mas de citas que Scopus, en promedio para el conjunto de paises estudiados, y mas del doble para casos como la India, China o Rusia. Para cada cultivo, se combino el nombre del cultivo en alguna seccion de la cita completa y el pais en los datos de afiliacion de los autores. A fin de asignarles una medida de impacto a los articulos, se los agrupo de acuerdo a si estaban publicados en revistas 'indizadas' o 'no indizadas' por el Science Citation Index (SCI) correspondiente al ano 1999 (ISI, 1999). El nivel de inversion estatal en ciencia y tecnologia se obtuvo a partir de los indicadores provistos por el Banco Mundial correspondientes al 2005. Las relaciones entre la contribucion de cada pais al conocimiento y a la produccion de grano, relativa al total de los paises estudiados, y entre la cantidad de articulos y el dinero invertido en ciencia y tecnologia se analizo por medio de regresiones lineales simples.

Resultados

La distribucion de la produccion entre los paises difirio notablemente para los cuatro cultivos objeto de estudio (soja, maiz, girasol y trigo; Figura 1). En el caso de la soja EEUU, Brasil, Argentina, China, India y Canada representaron el 94% de la produccion mundial. La produccion norteamericana resulto equivalente a la de Argentina y Brasil en conjunto. En el caso del maiz EEUU, China, Brasil, Argentina, Francia e India fueron los mayores productores, con el 72% de la produccion mundial). En el caso del girasol, el liderazgo productivo fue menos evidente que en los cultivos anteriores ya que seis paises explicaron el 66% de la produccion mundial (Rusia, Argentina, Ucrania, China, Francia y EEUU. Finalmente, la produccion de trigo mostro una distribucion aun mas equitativa que la de girasol ya que el 77% de la produccion mundial se repartio entre 14 paises (China, India, EEUU, Rusia, Francia, Canada, Alemania, Australia, Turquia, Pakistan, Ucrania, el Reino Unido y la Argentina). Sin embargo, la Argentina, EEUU, China, Rusia, India y Canada constituyen mas de la mitad de la produccion mundial (Figura 1).

[FIGURA 2 OMITIR]

[FIGURA 3 OMITIR]

Los EEUU resulto el pais con mayor produccion de articulos cientificos sobre soja, equivalente a la que suman Brasil e India, los otros dos paises que mayor cantidad de trabajos publicaron durante el periodo analizado (Figura 2). Argentina, si bien es uno de los mayores productores mundiales de esta oleaginosa, mostro una produccion cientifica muy inferior al resto. En el caso del maiz, el patron productivo de articulos cientificos resulto similar al de la soja pero con una mayor cantidad promedio de articulos. Por ejemplo, EEUU, que lidera la produccion de grano de ambos cultivos, produjo dos veces y medio mas articulos cientificos sobre maiz que sobre soja, para el periodo analizado. La produccion de articulos sobre girasol fue significativamente inferior a la del resto de los cultivos en todos los paises excepto para la Argentina, cuya cantidad, si bien tambien fue inferiores a la registrada para otros cultivos, mostraron una diferencia menos contrastante entre cultivos con respecto a los otros paises. Los EEUU, cuya produccion de grano fue la menor de los seis paises descriptos, lidero la produccion de articulos sobre esta oleaginosa, con un promedio anual de casi 60 articulos. A diferencia de lo documentado para los otros cultivos, la produccion de articulos sobre trigo estuvo liderada por India, con mas de 600 articulos, y le siguieron EEUU y China con una cantidad algo inferior de articulos (Figura 2).

El analisis de la produccion cientifica, incluyendo una medida de su impacto o visibilidad sobre la comunidad cientifica internacional, mostro que los paises difieren en sus patrones de publicacion en revistas indizadas y no indizadas por el ISI (Science Citation Index, 1999). En terminos generales, los paises industrializa dos del grupo estudiado (EEUU, Canada y Francia) publicaron una amplia proporcion de sus articulos en revistas indizadas, mientras que los paises con economias emergentes en general publicaron la mayor proporcion en revistas no indizadas (Figura 3). Dentro de este ultimo grupo, Argentina representa el unico caso cuyo patron de produccion se asemeja mas al de los paises industrializados, es decir, con la mayor proporcion de los trabajos publicados en revistas indizadas. Excepto para los casos de Argentina y China, las revistas indizadas mas frecuentemente elegidas por los investigadores de cada pais correspondieron a su propio pais de origen (Tabla I). En Argentina, las revistas indizadas mas frecuentemente elegidas coincidieron ampliamente con las mas elegidas por los investigadores de los Estados Unidos (Tabla I). Practicamente en la totalidad de los casos, las revistas no indizadas mas elegidas por los cientificos de cada pais fueron locales (Tabla I). El espectro mas amplio de revistas indizadas correspondio a los investigadores de los EEUU, que durante el periodo analizado publicaron en casi 500 revistas indizadas y casi 200 revistas no indizadas (datos no mostrados). Los articulos publicados por investigadores de la Argentina, que en general representaron el volumen mas pequeno del conjunto analizado, se distribuyeron entre unas 100 revistas indizadas y 50 no indizadas (datos no mostrados).

El analisis de la relacion, para cada pais, entre la produccion de un cultivo y la generacion de conocimiento acerca de el mostro una correlacion positiva para los cuatro paises analizados (p<0,0001; F = 24; [r.sup.2] = 0,52; Figura 4). En todos los casos los EEUU mostro una produccion cientifica proporcionalmente mayor a la del resto de los paises, independientemente de la produccion de grano. En cambio, Argentina en todos los casos, excepto para girasol, produjo una baja proporcion de articulos, independientemente de la produccion de grano (Figura 4).

El dinero utilizado en investigacion y desarrollo, que vario entre paises desde 700 x [10.sup.6] USD (Argentina) a 300 x [10.sup.9] USD (EEUU) estuvo correlacionado significativamente con la produccion de articulos de cada pais (p = 0,004; F = 10,4; [r.sup.2] = 0,32; Figura 5).

[FIGURA 4 OMITIR]

[FIGURA 5 OMITIR]

Discusion

Los resultados mostraron que, para el conjunto de paises y de cultivos analizados, existio una relacion positiva, no necesariamente causal, entre los niveles de produccion de un cultivo y de produccion de conocimiento acerca de el. Sin embargo, los paises industrializados presentaron una tendencia a producir proporcionalmente mas conocimiento que grano. El impacto o visibilidad del conocimiento producido tambien difirio entre ambos grupos de paises. Los paises industrializados presentaron la mayor proporcion de sus articulos en revistas indizadas, de mayor impacto sobre la comunidad cientifica y tecnologica, mientras que los paises no industrializados mostraron un patron opuesto, excepto la Argentina, que tambien presento una mayor proporcion de su produccion en revistas indizadas. El gasto en investigacion y desarrollo vario visiblemente entre paises, tanto en cantidad absoluta como proporcional a su PBI, y la cantidad de articulos publicados se asocio positivamente a la cantidad de recursos asignados a este rubro.

La clara relacion positiva entre la produccion de grano y la de conocirelento de los paises industrializados sugiere que en ellos esta fuertemente arraigada la idea de que la ciencia opera como motor del desarrollo economico y social de las naciones. Incluso en los paises con una superficie de explotacion relativamente pequena, la inversion en conocimiento siernpre resulto proporcionalmente superior a la contribucion de esos paises a la produccion del cultivo. La produccion de articulos por parte de los EEUU siempre resulto entre un cuarto y la mitad de la produccion del conjunto de paises analizados, en coincidencia con lo documentado por May (1997) y King (2004) para la ciencia en general. Segun estos autores, durante los anos noventa EEUU lideraba las publicaciones sobre ciencia en general con un 35% de la produccion cientifica mundial. En el caso de los paises no industrializados, que en general presentaron una contribucion relativa al conocimiento inferior que su contribucion a la produccion mundial de grano, se destacan los casos de Brasil, China e India, que para algunos de los cultivos presentaron una produccion de conocimiento proporcionalmente mayor. Esta mayor cantidad de produccion cientifica generada en India refleja el patron de los ultimos anos documentado para las ciencias de las plantas en general, que entre 1992 y 2002 presento un crecimiento de los articulos publicados del 70% en comparacion al 25% que crecieron los articulos norteamericanos durante el mismo periodo (Raghuram, 2004).

La visibilidad o impacto de los articulos, inferida a partir de su publicacion en revistas indizadas, modifico sobre todo el posicionamiento de la Argentina en el conjunto de paises estudiados, a la vez que revelo algunas similitudes llamativas entre los paises desarrollados y aquellos con economias emergentes. El cambio de posicionamiento de la Argentina al analizar los articulos indizados consiste en que 60 a 80% de los articulos fue publicado en revistas de ese grupo, lo que representa un patron intermedio entre ambos grupos de paises. Esta proporcion es similar a la documentada para todos los articulos agronomicos argentinos del periodo 1996-1998 (Oesterheld et al., 2002) y las diferencias entre cultivos parecerian relacionarse con la actividad de algunos grupos de investigacion especificos que en un sistema tan pequefio tienen mayor impacto (Blake et al., 2002). En relacion con las similitudes que mostraron ambos grupos de paises, excepto para la Argentina y China, que no poseen revistas locales incluidas en el SCI, el resto de los paises estudiados publico sus trabajos en revistas indizadas pero con una fuerte impronta local (Tabla I). En otras palabras, las tres revistas indizadas mas elegidas por los investigadores canadienses, donde publicaron ~20% de sus trabajos, fueron canadienses. El caso de Francia resulto similar, ya que mas del 15% de sus trabajos se publicaron en revistas francesas. Este patron orientado a la publicacion en foros indizados nacionales fue particularmente notorio en Brasil y Rusia, con mas del 50% de los trabajos publicados en esa categoria de revistas (Tabla I). En cierta medida, si bien los sistemas cientificos de estos paises han logrado generar un volumen y una calidad de ciencia suficiente como para contar con revistas de circulacion internacional, resulta evidente su tendencia a publicar en foros locales. En cambio, en paises como Argentina, que carece de revistas agropecuarias incluidas en el SCI, el patron de publicacion en revistas indizadas no difirio del de los investigadores estadounidenses, con una coincidencia practicamente total en las revistas indizadas mas utilizadas (Tabla I).

Finalmente, dos ejemplos en los que el aumento en el volumen de articulos publicados ha sido notorio son India y China. En el caso de la India, si bien su sistema cientifico parece estar en un proceso de crecimiento, nuestro analisis revela que la mayor parte de su produccion cientifica en ciencias agropecuarias correspondio a trabajos publicados en revistas locales no indizadas, que generalmente estan asociadas a un menor impacto real sobre la comunidad cientifica mundial. En el caso de China, la reforma relativamente reciente de su sistema cientifico ha incorporado la evaluacion cuantitativa como herramienta de diagnostico y de evaluacion de sus investigadores, de modo que en la actualidad los cientificos chinos han orientado fuertemente la publicacion de sus investigaciones a las revistas incluidas en el SCI (Jin y Rousseau, 2004; Wu et al., 2004). En este sentido, si bien muchos de los analisis que comparan la produccion cientifica de los paises lo hacen exclusivamente a traves de lo publicado en revistas incluidas en el SCI, entendemos que resulta mas adecuado utilizar bases de datos mas abarcadoras que incluyan el universo mas completo posible de publicaciones periodicas, como en este caso. Esto es particularmente critico cuando se pretende comparar paises con niveles de desarrollo muy disimiles. Por otro lado, si bien la discriminacion de los trabajos publieados en funcion de la inclusion o no de cada revista en el SCI proporciona una medida de la visibilidad promedio de los trabajos producidos en cada pais, resulta importante considerar el hecho que algunas revistas no incluidas en el SCI tienen un indice de impacto similar a otras que si estan incluidas (Galetto y Oesterheld, 2010).

Los resultados del presente trabajo sugieren que la mayor cantidad de recursos asignados a ciencia y tecnologia promueven la generacion de conocimiento. Si bien la relacion entre el desarrollo economico de las naciones y su actividad cientifica depende de numerosos factores, nuestros resultados coinciden con la relacion positiva documentada por Jaffe (2005) para los paises con un PBI per capita >1000 USD. Del grupo de paises estudiados, Argentina destino la menor cantidad de dinero a esta actividad, tanto en terminos absolutos como en relacion a su PBI, mientras que EEUU, Francia y Canada destinaron las mayores proporciones. En el caso de la India, Raghuram (2004) sostiene que mayor soporte publico para la investigacion en ciencias agropecuarias genera un impacto economico para ese pais porque contribuye al sostenimiento de su tendencia actual de crecimiento y consolida las ganancias de la actividad agropecuaria. En la transicion de China hacia una economia basada en el conocimiento, el gasto en investigacion y desarrollo ha sido considerado como un importante indicador para evaluar la inversion del pais en su base de conocimiento. Su proporcion del gasto bruto en esta area ha erecido exponencialmente durante la ultima decada y, en solo cinco anos crecio del 0,7 al 1,3% (Zhou y Leydesdorff 2006). Si bien el presupuesto para investigacion y desarrollo de los EEUU es varios ordenes de magnitud superior al de la mayoria de los paises, se ha estancado en los ultimos anos, al igual que lo documentado para Francia y Alemania (Brumfiel, 2006).

Los resultados muestran que el aumento en la produccion de articulos fue menos que proporcional al aumento en la inversion de dinero. Por ejemplo, para EEUU y Argentina, una inversion de dinero 400 veces mas grande se correlaciono con una produccion de articulos tan solo 40 veces mayor para los EEUU con respecto a la Argentina. Una interpretacion rapida de esta relacion podria sugerir una mayor eficiencia economica del sistema cientifico de los paises emergentes, lo cual podria ser cierto en parte ya que los cientificos de los paises emergentes suelen percibir un menor salario y sus laboratorios poseen menos infraestructura que los de los paises desarrollados. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, dentro de la inversion total en ciencia y tecnologia, las ciencias agropecuarias pueden ocupar una proporcion distinta frente a otras disciplinas. Por ejemplo, mientras que la investigacion en ciencias agropecuarias en la Argentina explica practicamente un 20% de la inversion total, para los EEUU esta proporcion es apenas del 2% (RICyT, 2000). Por otro lado, posiblemente el liderazgo cientifico y tecnologico de una nacion, en cualquier disciplina, necesite superar un cierto umbral de inversion en valor absoluto por debajo del cual sea imposible liderar una disciplina, aun maximizando la eficiencia del sistema cientifico y tecnologico.

Este trabajo muestra que la provision mundial de alimentos depende en buena medida de la produccion de paises perifericos, cuyas economias se encuentran en un marcado proceso de crecimiento. La competitividad de estos paises pareceria estar mas fuertemente basada en sus condiciones agroecologicas y en la rapida adopcion de tecnologias nuevas del sector agropecuario que en la generacion propia de conocimiento y tecnologia. Si bien en muchos de estos paises se verifica un crecimiento sostenido de sus sistemas cientificos y tecnologicos, los indicadores de productividad cientifica e inversion en ese sector sugieren que las politicas de desarrollo deberan ser cuidadosamente analizadas a fin de contribuir a la produccion sostenible de alimento durante el presente milenio.

AGRADECIMIENTOS

Los autores agradecen los valiosos aportes de Antonio Hall, Pablo Corradi, Edy Ploschuk, Jose Paruelo y tres revisores anonimos. El trabajo fue financiado por la Universidad de Buenos Aires y la Agencia de Promocion Nacional Cientifica y Tecnologica, Argentina.

Recibido: 23/05/2011. Modificado: 20/05/2012. Aceptado: 23/05/2012.

REFERENCIAS

Albarran P, Crespo JA, Ortuno I, Ruiz-Castillo J (2010) A comparison of the scientific performance of the U.S. and the European union at the turn of the 21st century. Scientometrics 85: 329-344.

Anastasiadis AD, de Albuquerque MP, de Albuquerque MP (2009) A characterization of the scientific impact of Brazilian institutions. Braz. J. Phys. 39: 511-518.

Benech-Arnold R, Semmartin M, Oesterheld M (2012) Seed science in the 21st century: its role in emerging economies. Seed Sci. Res. 22: 3-8.

Blake R, Fereres E, Henzell T, Powell W (2002) Las ciencias agropecuarias en la Argentina. Ciencia Hoy 12: 31-51.

Bourlaug NE (2000) Ending world hunger. The promise of the biotechnology and the threat of antiscience zealotry. Plant Physiol. 124: 487-490.

Brumfiel G (2006) The scientific balance of power. Nature 439: 646-647.

CAB Abstracts (2012) www.cabi.org

Dimitri PJ (2010) Compilacion bibliografica de documentos sobre bibliometria escritos por autores argentinos, e-lis, e-prints in library and information science. http://eprints.rclis.org/handle/10760/14861#.T3CTNxEaP8w (Cons. 10/04/2012). 35 pp.

Dow Jones (2010) www.dowjones.com

Ekboir J (2003) Why impact analysis should not be used for research evaluation and what the alternatives are. Agric. Syst. 78: 166-184.

FAOSTAT (2012) www.fao.org Galetto L, Oesterheld M (2010) Impacto de revistas ecologicas no indexadas e indexadas por ISI: una propuesta para promover un cambio de valoracion. Ecol. Aust. 20: 89-93.

ISI (1999) http://ip-science.thomsonreuters.com

Jaffe K (2005) Science, religion and economic development. Interciencia 30: 370-373.

Jin B, Rousseau R (2004) Evaluation of research performance and scientometric indicators in China. En Moed HF, Glanzel W, Schmoch U (Eds.) Handbook of Quantitative Science and Technology Research. Kluwer. Dordrecht, Holanda. pp. 497-514.

King DA (2004) The scientific impact of nations. What different countries get for their research spending. Nature 430: 311-316.

Lomonte B, Ainsworth S (2000) Desarrollo cientifico en Costa Rica: un analisis bibliometrico a traves del Science Citation Index, durante el periodo 1980-1998. En Desarrollo Cientifico y Tecnologico en Costa Rica: Logros y Perspectivas. Tomo III. Academia Nacional de Ciencias de Costa Rica. pp. 81-114.

May RM (1997) The scientific wealth of nations. Science 275: 793-796.

Niaz M (2000) Investigacion y la riqueza de una nacion, Interciencia 25: 37-40.

Oesterheld M, Semmartin M, Hall A (2002) Analisis bibliografico de la investigacion agronomica en la Argentina. Ciencia Hoy 12: 52-62.

Paruelo JM, Guerschman JP, Veron SR (2005) Expansion agricola y cambios en el uso del suelo. Ciencia Hoy 15: 14-23.

Raghuram N (2004) Indian publishing: enduring the boom. Trends Plant Sci. 9: 9-12.

RICYT (2000) www.ricyt.org

Satorre EH (2005) Cambios tecnologicos en la agricultura argentina actual. Ciencia Hoy 15: 24-31.

SCI (1999) http://ip-science.thomsonreuters.com

Spinak E (1995) Quantitative analyses of scientific literature and their validity for judging Latin American production. PAHO Bull. 29: 352-359.

Wu Y, Pan Y, Zhang Y, Ma Z, Pang J, Guo H, Xu B, Yang Z (2004) China scientific and technical papers and citations (CSTPC): History, impact and outlook. Scientometrics 60: 385-397.

Zhou P, Leydesdorff L (2006) The emergence of China as a leading nation in science. Res. Policy 35: 83-104.

Maria Semmartin. Doctora, Profesora, Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina. Investigadora, Conicet, Argentina. Direccion: Instituto de Investigaciones Fisiologicas y Ecologicas Vinculadas a la Agricultura, IFEVA, Facultad de Agronomia, UBA. Av. San Martin 4453, C1417DSE, Buenos Aires, Argentina. e-mail: semmartin@agro.uba.ar

Maria Virginia Bollani. Licenciada. Ayudante de primera, UBA, Argentina.

Martin Oesterheld. Doctor. Profesor, UBA, Argentina. Investigador, Conicet, Argentina.

Roberto Benech-Arnold. Doctor. Profesor, UBA, Argentina. Investigador, Conicet, Argentina.
TABLA I
REVISTAS, INDIZADAS O NO POR EL ISI, EN LAS QUE SE PUBLICARON
MAS FRECUENTEMENTE ARTiCULOS SOBRE SOJA, MAIZ, GIRASOL Y/O TRIGO,
ENTRE 2000 Y 2005 *

            Revistas indizadas por ISI
Pais        Titulo                 Proporcion

                                   N
Argentina   Field Crop Research    7,5

            Crop Science           4,8
            Agronomy Journal       2,9

Brasil      Revista Brasileira     27,4
            de Zootecnia

            Pesquisa               23,6
            Agropecuaria
            Brasileira

            Brazilian Archives     4,4
            of Biol, and Tech,

Canada      Canadian Journal of    13,4
            Plant Science

            Canadian Journal of    3,6
            Soil Science

            Canadian Journal of    2,7
            Plant Pathology

China       Asian Australasian     4,9
            J, of Animal
            Sciences

            Agricultural Water     2,4
            Management

            Euphytica              1,5
Estados     Crop Science           8,1
Unidos
            Agronomy Journal       5,1
            Journal of Animal      1,4
            Science

Francia     Theoretical and        6,0
            Applied Genetics

            Agronomic              4,4
            OCL Oleagineux,        4,1
            Corps Gras, Lipides

India       Indian Journal of      18,3
            Agricultural
            Sciences

            Indian Journal of      11,7
            Agronomy

            Indian Journal of      5,4
            Animal Sciences

Rusia       Russian Journal of     44,4
            Plant Physiology

            Chemistry of Natural   10,0
            Compounds

            Cell Biology           3,5
            International

Ucrania

            Revistas no indizadas por ISI
Pais        Titulo                 Proporcion

                                      (%)
Argentina   Rev, de la Fac, de        6,8
            Agron, Univ, de
            Buenos Aires

            Helia                     6,3
            Revista Argentina de      4,9
            Produccion Animal

Brasil      Ciencia Rural             8,4

            Revista Brasileira        8,0
            de Milho e Sorgo

            Ciencia e                 7,8
            Agrotecnologia

Canada      Journal of Animal         15,5
            and Veterinary
            Advances

            Better Crops with         11,1
            Plant Food

            Canadian Biosystems       9,8
            Engineering

China       Acta Agronomica           3,9
            Sinica

            Scientia Agricultura      5,4
            Sinica

            Soybean Science           5,4
Estados     Maize Genetics            7,6
Unidos      Cooperation
            Newsletter

            Crop Management           4,4
            International             1,6
            Journal of Poultry
            Science

Francia     Phytoma                   30,1

            Fourrages                 13,5
            Cahiers Agricultures      2,7

India       Annals of                 3,2
            Agricultural
            Research

            Crop Research Hisar       2,6

            Journal of the            1,4
            Indian Society of
            Soil Science

Rusia       Zashchita i Karantin      30,6
            Rastenii

            Russian Agricultural      9,9
            Sciences

            Agrokhimiya               6,9

Ucrania     Helia                     33,3
            Russian Agricultural      13,3
            Sciences

            Tsitologiya i             13,3
            Genetika

*, Se indica la proporcion promedio de articulos de los cultivos
analizados que se publicaron en cada revista, considerando por
separado las indizadas de las no indizadas, ISI: Institute for
Scientific Information.
COPYRIGHT 2012 Interciencia Association
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:REPORTS/COMUNICACIONES/COMUNICACOES
Author:Semmartin, Maria; Bollani, Maria Virginia; Oesterheld, Martin; Benech-Arnold, Roberto
Publication:Interciencia
Date:Jun 1, 2012
Words:4795
Previous Article:Evaluation of commercial tomato genotypes for their resistance to begomoviruses/ Evaluacion de genotipos comerciales de tomate por su resistencia a...
Next Article:Quality and shelf life of the adductor muscle of lion's paw scallop Nodipecten subnodosus transported and stored whole in refrigeration/ Calidad y...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |