Printer Friendly

Adolescencia y cancer.

INTRODUCCION

La adolescencia es un periodo de transicion desde la ninez a la edad adulta que se caracteriza por grandes cambios psicologicos, biologicos y sociales, que suponen desequilibrios y ajustes. Los adolescentes tienen que desarrollarse fisica, psicologica, sexual y socialmente.

Petersen, Kennedy y Sullivan (1991) describieron el principio de la adolescencia como una epoca de "transiciones" del desarrollo, incluyendo el cambio de la educacion primaria a la secundaria, los cambios en las expectativas de los companeros, una vida con mayor estres, y cambios en las relaciones y roles dentro de la familia y en otros contextos. Estos autores tambien se refirieron a los cambios internos a nivel cognitivo, asi como a las habilidades y las transformaciones fisicas de la pubertad (1).

Estos cambios incluyen cada vez mas independencia de los adultos, como padres y maestros, y estar cada vez mas sujeto a las evaluaciones sociales de los companeros (2). La independencia se centra en la apariencia y la autoimagen, el desarrollo de las relaciones intimas, el ajuste al crecimiento de la pubertad, asi como el establecimiento de metas para el futuro (3).

Desde la perspectiva psicologica, se describe como un periodo de vida donde se van alcanzando hitos tales como el es tablecimiento de la personalidad y la identidad del rol sexual, asi como el desarrollo de la moral y la independencia emocional, ademas las relaciones entre iguales se convierten en algo cada vez mas importante (4). El intento de los adolescentes de lograr una postura mas independiente y dejar atr s la intensa dependencia de los padres, trae consigo una especial vulnerabilidad en un adolescente enfermo, que se esfuerza por obtener la independencia de sus padres y ahora depende de maneras nuevas y diferentes (5).

La adolescencia es una etapa de transicion entre la ninez y la edad adulta. La Organizacion Mundial de la Salud (OMS) define los adolescentes como individuos entre los 10 y 20 anos de edad, mientras que en los Estados Unidos la adolescencia se definiria entre la edad de 13 a 19 anos. A los efectos de estudios de epidemilogia y de la investigacion del cancer, el National Cancer Institute (NCI) considera que el periodo de adolescencia esta asignado el rango de edad de 15 a 19 anos. A si mismo, Barr declaro que, en el contexto del cancer, la adolescencia abarca el periodo entre 15 y 19 anos (6). Los datos europeos y estadounidenses muestran que la supervivencia global a los 5 anos en adolescentes con cancer es de aproximadamente 7378%. Los adolescentes tienen una supervivencia mas baja que los ninos debido a la leucemia linfoide aguda, linfoma maligno no Hodgkin, tumor de Ewing, osteosarcoma y al sarcoma de partes blandas (7).

El adolescente con cancer tienen que tratar con dos fuentes de estres: tener un diagnostico que pone en peligro la vida y su tratamiento intensivo asociado, ademas del desafio de la transicion del desarrollo desde la ninez a la edad adulta (8). Ademas, la adolescencia es generalmente una fase del desarrollo que comprende una mayor vulnerabilidad al estres emocional que podria verse seriamente agravada por la experiencia del cancer. Esto puede ser abrumador para muchos adolescentes y afectar a su capacidad para hacer frente a las tareas normativas del desarrollo (9).

El cancer en los adolescentes plantea una serie de retos unicos tanto para el paciente como para sus familiares. El diagnostico de cancer durante este tiempo tiene un gran impacto en su bienestar psicologico y el desarrollo fisico. El tiempo fuera de la escuela y de otras actividades puede costar amistades y crear sentimientos de aislamiento en un momento en el que sentirse conectado a sus companeros es de suma importancia para el sentido de identidad del adolescente (6).

El diagnostico de cancer, el tratamiento invasivo asociado y los subsiguientes efectos secundarios extensos tales como la perdida de cabello, perdida de peso, diarrea, n useas, vomitos, cambios en la piel, fatiga, dolor o insomnio estan asociados con una fuerte tension y carga psicologica (9,10). Estos recordatorios visibles del cancer tienen el potencial de danar seriamente no solo la salud de la persona joven, sino tambien su sentido de desarrollo de la propia identidad y la imagen corporal (10).

El periodo inmediatamente posterior a un diagnostico de cancer durante la adolescencia es muy estresante (11). Sin embargo, a partir de los 18 meses despues del diagnostico, los adolescentes informan de una mejor funcion psicosocial en comparacion con su grupo de referencia (11). A pe sar de estos hallazgos, sin embargo, hay un sub-grupo de adolescentes con cancer que informan de un pobre ajuste (12).

Esto es potencialmente problem tico, ya que el grado en que estos adolescentes con cancer tienen exito para hacer frente a la enfermedad y a la angustia relacionada con el tratamiento puede influir en su capacidad para dominar las tareas apropiadas para su edad y de ese modo lograr metas sociales a largo plazo (13).

Los adolescentes con cancer tienen que hacer frente a los efectos adversos del tratamiento, los cambios en las relaciones familiares, el aislamiento social, la ruptura en la educacion, las disfunciones sexuales y las cuestiones laborales. Por tanto, psiquiatras, psicologos y trabajadores sociales deben participar activamente en su apoyo (14).

Aunque muchos de los adolescentes parecen estar resilientes, una parte de los pacientes en este grupo de edad experimentan dificultades clinicamente relevantes en la adaptacion a su diagnostico de cancer (13). Por lo tanto, son necesarios los servicios especializados de intervencion y la elaboracion de programas multidisciplinares. Esos programas deben abordar los problemas comunes, como la escuela, el trabajo y la integracion escolar y social, asi como hacer frente a las deficiencias fisicas, la imagen corporal y la asertividad debido a los efectos tardios como la amputacion u otras discapacidades fisicas (9). La prestacion de apoyo psicologico y social es hoy en dia una parte integral del tratamiento del cancer. La Sociedad Internacional de Oncologia Pedi trica (SIOP) publico una serie de directrices para los problemas psicosociales en el cancer pedi trico (15).

Los adolescentes tienden a tener un fuerte sentido de independencia y rebeldia, y pueden ser reacios a confiar en el sistema medico. Pueden retrasar el hablar acerca de sus sintomas a los padres y medicos, e incluso, cuando ven al medico, pueden dar informacion erronea (16). El intervalo entre el comienzo de los primeros sintomas y el diagnostico de cancer es mas largo en los adolescentes que en los ninos (17,18).

Las necesidades de los adolescentes con cancer solo pueden abordarse mediante personas especificamente entrenadas, con el apoyo de unidades de hospitalizacion especializadas. Asimismo, es necesaria la investigacion dedicada a programas especificos para este periodo, y que no sean parte de la atencion para ninos o adultos (16). Hay pruebas de que la centralizacion del tratamiento para adolescentes en unidades especializadas mejora las tasas de curacion y los resultados del tratamiento para estos pacientes (19). Los adolescentes con cancer que logran un cierto sentido de control sobre su tratamiento y la responsabilidad por si mismos son mas propensos a cumplir con el tratamiento (5).

El objetivo del presente estudio es realizar una revision de los articulos mas relevantes publicados en los ultimos anos que hacen referencia a los aspectos psicosociales del cancer en adolescentes y resaltar la necesidad de una intervencion psicosocial en este grupo de edad, teniendo en cuenta tanto el impacto del cancer como las necesidades especificas de esta etapa del desarrollo. La revision bibliogr fica ha sido realizada en las bases computerizadas PubMed y PsycINFO empleando las palabras clave adolescencia, cancer, adaptacion psicologica e intervencion psicologica, seleccionando los articulos desde el ano 1980 al ano 2012.

Alteraciones emocionales y estrategias de afrontamiento

La adolescencia es, generalmente, una fase de desarrollo que comprende una mayor vulnerabilidad al estres emocional que podria verse seriamente agravada por la experiencia del cancer. Esto puede ser abrumador para muchos adolescentes y afectar a su capacidad para hacer frente a las tareas normativas del desarrollo. Dadas las dificultades particulares que tienen que afrontar los adolescentes con cancer, es importante hacer frente a las necesidades emocionales de estos pacientes (20).

El diagnostico de cancer, que supone un peligro para la vida, el tratamiento invasivo asociado y los subsiguientes efectos secundarios, hacen que los pacientes tengan que enfrentar su posible muerte y la necesidad de desarrollar nuevas estrategias de afrontamiento para hacer frente a todos los nuevos retos de la situacion. Ademas, las numerosas visitas al medico y las hospitalizaciones pueden trastornar la rutina cotidiana del adolescente y su familia y afectar a sus roles sociales (20).

El cancer es una experiencia traum tica que despierta sentimientos de ira, ansiedad, miedo y tristeza. Para el adolescente con cancer, se pierden oportunidades, no solo en la vida diaria, sino tambien a traves de perdidas de eventos sociales como salidas con los amigos. Los pacientes adolescentes pueden entender las implicaciones del diagnostico de cancer, pero carecen de los recursos personales o experiencias de vida que podria capacitarlos para afrontar y dar sentido a los muchos problemas potenciales que pueden acompanar el cancer (21). Una enfermedad cronica, como el cancer, trae consigo importantes cambios en el estilo de vida, que demandan nuevas estrategias de afrontamiento en estos adolescentes.

Wu et al. compararon adolescentes con cancer en tratamiento con otro grupo sin tratamiento y con un grupo control sano. Los que estaban en tratamiento informaron de una calidad de vida mas pobre en general. De los que estaban en tratamiento, las mujeres tambien informaron de un funcionamiento psicologico y cognitivo y una vision de la vida mas pobre que las mujeres sanas (22).

Koocher et al. investigaron 115 adolescentes con cancer que habian estado en remision durante por lo menos un ano. Se encontro un numero significativo de supervivientes que experimentaban dificultades residuales en el funcionamiento psicologico, el 59% mostro sintomas psiqui tricos leves y el 12% estaban notablemente o gravemente afectados psicologicamente. El efecto secundario mas comun fueron la baja autoestima, la depresion y la ansiedad. Ademas los individuos que eran adolescentes en el momento del diagnostico eran propensos a tener problemas en el ajuste psicosocial, la socializacion, las habilidades de autoayuda y el funcionamiento intelectual (23).

Hay diversos estudios en ninos y adolescentes que estiman que entre un 1730% de los adolescentes con cancer describen angustia psicologica significativa, incluyendo sintomas de ansiedad y depresion, y que estas cifras son similares entre poblacion pedi trica y adolescente con cancer (24-26). Esto se confirma en estudios mas recientes realizados a largo plazo con supervivientes adolescentes mostrando una prevalencia tan alta como el 24,3% en trastornos clinicos tales como la ansiedad, depresion o trastorno por estres postraum tico (TEP), con distres subclinico tambien prevalerte en un 22,4% (27). M s que los supervivientes de cancer infantil, personas diagnosticadas con cancer durante la adolescencia o edad adulta joven tienen la capacidad cognitiva de entender la gravedad de su enfermedad y demuestran con frecuencia angustia y ansiedad persistente sobre la muerte, la recurrencia del cancer o los efectos tardios. Alteraciones en el aspecto fisico, cambios de peso, perdida de cabello, amputaciones, colocacion de cateteres para facilitar la administracion del tratamiento, cicatrices quirurgicas y alteraciones en la coloracion de la piel y la textura hacen que los adolescentes se sientan diferentes a sus companeros (28).

Una revision reciente de pacientes pedi tricos con cancer inscritos en ensayos clinicos en el (NIH) mostro que un 14% tenian prescrito al menos un psicof rmaco (ISRS) para tratar los sintomas de depresion y ansiedad. Muchos de los medicamentos utilizados en el tratamiento de los sintomas psiqui tricos pueden tener beneficios complementarios en los sintomas asociados con el cancer y los efectos secundarios relacionados para su tratamiento. Por ejemplo, las benzodiazepinas son con frecuencia utilizadas para tratar la ansiedad y n useas debido a los agentes quimioterapeuticos. Los medicamentos estimulantes pueden usarse para tratar la fatiga y el letargo en pacientes adolescentes con cancer (29-30).

Bleyer mostro que los efectos secundarios del tratamiento del cancer son mas graves y dificiles de sobrellevar durante la etapa de la adolescencia y que, durante el tratamiento activo, la calidad de vida es peor (31). Los adolescentes han demostrado de forma consistente mayores tasas de incumplimiento y baja adherencia respecto tanto a los ninos como a los adultos en el tratamiento del cancer. El cumplimiento y adherencia del adolescente con los tratamientos oncologicos tienen el potencial de convertirse en un campo de batalla donde la etapa del desarrollo entra en conflicto con las necesidades del tratamiento medico (5).

Von Essen et al. encontraron que el impacto del diagnostico de cancer depende de la etapa de tratamiento: mientras pacientes pedi tricos con cancer en tratamiento no difirieron de controles sanos en cuanto a sus puntuaciones en ansiedad y depresion, los pacientes sin tratamiento mostraron puntuaciones mas altas en ambas variables, asi como un menor bienestar psicologico y una menor autoestima en comparacion con la poblacion control sana (32).

Sin embargo, otros estudios han obtenido resultados contradictorios. Kaplan et al. observaron que la mayoria de los pacientes adolescentes con cancer y los sobrevivientes no estan mas angustiados, en terminos de niveles de ansiedad y depresion, y no tienen mas deterioro psicosocial que la poblacion general (33). Allen et al. no encontraron diferencias significativas en las puntuaciones de depresion y ansiedad en el grupo de cancer en relacion con un grupo control saludable emparejado por edad, aunque algunos participantes de ambos grupos tenian puntuaciones elevadas en ansiedad y depresion (25).

Se han identificado factores de riesgo en los adolescentes que favorecer n la aparicion de problemas para hacer frente a un diagnostico de cancer: las dificultades de afrontamiento de los padres, tener problemas sociales o emocionales antes del diagnostico y un estilo atribucional depresivo (34). La alta angustia en los padres ha sido fuertemente correlacionada con la desesperanza en sus hijos (35). Los resultados positivos del tratamiento, la participacion en la vida familiar, las aficiones y los estudios promueven una buena adaptacion. Muchas personas con cancer tambien utilizar estrategias que no les ayudan a hacer frente a la enfermedad, sino que les ayudan a tolerar la situacion (impotencia y creencia en el destino). Estas estrategias suelen provocar ansiedad y depresion y problemas en el manejo de las nuevas situaciones estresantes (36).

El tipo de cancer parece jugar un papel importante tambien en determinar el impacto psicologico. Los canceres del sistema nervioso central, en particular, est n asociados con mayores niveles de distres psicologico. Esto puede, en parte, ser debido a la mayor carga de deficits neurocognitivos y el mayor grado de dificultades sociales experimentados por los pacientes con tumores cerebrales adolescentes durante y despues del tratamiento (37). Los tumores oseos y osteosarcomas son tambien muy comunes con un pico de incidencia a la edad de 15 anos. Desafortunadamente, muchos de los adolescentes afectados tienen que lidiar con graves deficits funcionales debido a la reconstruccion de la extremidad o la amputacion, ademas de los efectos de la quimioterapia (por ejemplo los deficits en el desarrollo) (6). Cabria esperar que el pronostico sea un importante predictor de ajuste, aunque parecen haber pocos datos para apoyar esta hipotesis. Sin embargo, una mayor incertidumbre en el resultado del tratamiento, como en el uso de procedimientos experimentales, se ha correlacionado con una mayor distres psicologico (26).

Respecto a las estrategias de afrontamiento empleadas, Kyungas et al. encontraron que las principales estrategias de afrontamiento utilizadas por los adolescentes con cancer fueron el apoyo social, la creencia en la recuperacion y volver a la vida normal tan pronto como sea posible. Por otra parte, una actitud de vida positiva, la creencia en los propios recursos, la creencia en dios, y la voluntad de luchar contra la enfermedad fueron los recursos para hacer frente al cancer (38). En el estudio realizado por Engvall et al., en respuesta a las preguntas cerradas, la mayoria de los adolescentes informaron de que habian usado estrategias de afrontamiento basadas en la emocion (aceptacion y minimizacion), mientras que, en respuesta a las preguntas abiertas, informaron de que habian empleado mas estrategias basadas en el significado (pensamiento positivo) y centradas en el problema (resolucion de problemas). La mayoria informaron de haber usado la minimizacion y la busqueda de ayuda en respuesta a las preguntas cerradas, pero muy pocos adolescentes mencionaron el uso de estas estrategias en respuesta a las preguntas abiertas (39). La esperanza juega un papel importante para hacer frente al diagnostico y el tratamiento del cancer. El nivel de optimismo ha correlacionado con un sentido positivo de bienestar y compromiso con el tratamiento y tambien mejora la supervivencia y la autoestima (40).

Un aspecto importante de la vida de un adolescente es formar parte de un grupo de pares. Las relaciones estrechas entre pares son una fuente importante de apoyo para los adolescentes con enfermedades cronicas. Mientras que los padres continuan desempenando el papel de los cuidadores primarios, los amigos y los companeros proporcionar apoyo emocional mediante la aceptacion de su amigo enfermo y de sus limitaciones fisicas (39). Los adolescentes con cancer y sus familias necesitan apoyo social para hacer frente a su enfermedad y los cambios que ha causado. El apoyo social que se recibe de los padres, amigos y profesionales de la salud es el recurso mas importante para los adolescentes con cancer (36).

El personal de oncologia juega un papel importante en el apoyo de los pacientes y sus familias. El personal de salud ocupa un lugar privilegiado para reconocer los desafios psicosociales unicos que enfrentan los adolescentes. Sin embargo, los problemas de car cter psicosocial con frecuencia son sobrestimados por el personal. Tanto los medicos como las enfermeras suelen ser bastante precisos en estimar la angustia fisica en adolescentes con cancer, sin embargo, ambos sobreestiman los niveles de ansiedad y depresion. Asi, la identificacion y la adopcion de medidas en relacion al malestar psicologico deben basarse en la comunicacion directa entre los adolescentes y el personal (41).

Autoestima, imagen corporal, relaciones sexuales y fertilidad

La adolescencia y el inicio de la edad adulta es el momento en que se produce la experimentacion personal, el desarrollo de nuevas relaciones, la exploracion de la conciencia sexual y la iniciacion de la actividad sexual, consider ndose tareas esenciales en esta etapa del desarrollo. La autoestima y la salud sexual tienen un impacto significativo en la formacion de la identidad del adolescente, especialmente en aquellos pacientes jovenes que tienen que hacer frente a un diagnostico de cancer. El conocimiento de la salud sexual, las relaciones interpersonales y los problemas de imagen corporal son factores que tienen un impacto en el desarrollo de la autoestima durante la transicion a la edad adulta (42). Durante el desarrollo de este periodo, un adolescente con cancer puede experimentar ciertos desafios en el establecimiento de una identidad sexual positiva (28).

Obst culos al acceso del conocimiento de una adecuada salud sexual, dificultades en las relaciones interpersonales (38,43), y las preocupaciones de la imagen corporal (44) pueden ser dificultades que los adolescentes y adultos jovenes con cancer tienen que afrontar y comprometen el desarrollo de una adecuada autoestima (45). La merma de las relaciones sociales con el grupo de iguales debido a las continuas visitas clinicas, tratamientos o infecciones que requieren continuos ingresos hospitalarios y tiempo perdido de asistencia al aula, se anaden a las dificultades en el desarrollo de un sentido de si mismo y los sentimientos de agrado de uno mismo (42). La carga adicional de los efectos secundarios del tratamiento de cancer tal como la alopecia o la perdida de peso, cicatrices, efectos cut neos, trastornos del crecimiento o infertilidad pueden influir en la imagen corporal, la autoestima y la identidad sexual del adolescente (46).

La formacion de la identidad sexual y la capacidad reproductiva son claves en las tareas del desarrollo en la adolescencia. El impacto del diagnostico y tratamiento del cancer, tanto en la fertilidad, como en la identidad psicosexual, puede ser potencial mente devastadores, sobre todo si no son detectados y atendidos en esta etapa (47).

Se ha visto que los supervivientes de cancer infantil experimentan retrasos en las citas e iniciar contactos sociales (48,49), en el matrimonio (50,51) y en la primera vez que tienen relaciones sexuales (52,53). Suelen ser menos propensos a ser sexualmente activos y tal vez menos satisfechos con las relaciones interpersonales y la vida sexual (54).

Normalmente, cuando un nino madura, los padres ajustan sus pr cticas de supervision para permitir mas libertad e independencia en la toma de decisiones por parte del adolescente (55). Sin embargo, los padres de adolescentes con cancer tienden a ser mas sobreprotectores con sus hijos. Con la experiencia de la enfermedad de su hijo, los padres podr n ver a su hijo como particularmente vulnerable para las relaciones interpersonales o el inicio de las relaciones sexuales (56). Del mismo modo, el adolescente puede experimentar esta sobreproteccion no solo por parte de los miembros de la familia incluso tambien por parte de sus companeros de clase y profesores. Esta sobreproteccion y el mensaje de vulnerabilidad pueden desalentar al adolescente en la realizacion de esfuerzos hacia la individuacion y el desarrollo de su propia identidad sexual (56).

Schover resume los impactos fisiologicos de los tratamientos de cancer en la sexualidad en que los tratamientos contra el cancer pueden danar uno o mas sistemas fisiologicos necesarios para una respuesta sexual sana, incluyendo el sistema hormonal, elementos vasculares, neurologicos y psicologicos de la funcion sexual. Como resultado de estos factores, la disfuncion sexual puede ser caracterizada por trastornos en el deseo sexual y/o en los cambios psicofisiologicos asociados con la respuesta sexual humana (57). Mientras que las mujeres supervivientes pueden describir mas sintomas sexuales que los hombres supervivientes, los hombres pueden experimentar mas malestar asociado con las dificultades sexuales (46).

Cuestiones como la preservacion de la fertilidad pueden tener poco peso o interes en un joven adolescente (58), pero puede ser de interes primordial para la misma persona en la vida adulta (46). Un joven de 13 anos de edad que no haya empezado a masturbarse puede verse enfrentado a tomar una decision de tener su esperma congelado al mismo tiempo, y en medio, de tener que hacer frente a un diagnostico y tratamiento del cancer. Durante la etapa de la adolescencia, no es raro que los jovenes presten poca atencion a su potencial fertilidad (43). Es importante plantear este problema con conciencia de que el joven se beneficiar de discutir a fondo sobre el grado real de riesgo para su potencial reproductivo y sobre las opciones disponibles para la preservacion de la fertilidad. La evaluacion objetiva y la comunicacion honesta son fundamentales en la orientacion de una persona joven y su familia en la toma de decisiones en torno a la fertilidad. Se debe hacer un esfuerzo para evitar la impresion de que las discusiones y decisiones son apresuradas o urgentes, y el asesoramiento deberia efectuarse de forma accesible a los jovenes para el apoyo en la toma de decisiones.

Las tecnologias que estan disponibles para la preservacion de la fertilidad para los adolescentes con cancer en la mayoria de los casos deben llevarse a cabo antes del tratamiento con quimioterapia (59). La opcion establecida (no experimental) para los hombres es la criopreservacion de espermatozoides, y para las mujeres las opciones establecidas son la transposicion ov rica y la criopreservacion de embriones. Hay opciones experimentales disponibles tanto para hombres como para mujeres como son la criopreservacion de ovocitos, testicular, y la criopreservacion de tejido ov rico (59). En algunos casos, el medico puede decidir que para un paciente adolescente no es posible retrasar el tratamiento del cancer y de no poder establecer una opcion de preservacion de la fertilidad. Sin embargo, la necesidad de considerar la preservacion de la fertilidad depende en ocasiones de varios factores como la capacidad fisica y de desarrollo del paciente, el pronostico, circunstancias economicas y los valores religiosos, culturales y eticos (60). Se debe prestar especial atencion a los valores y deberes de las partes interesadas y a los potenciales conflictos que pueda surgir.

Aunque es logisticamente mas sencillo para los varones sexualmente maduros, la preservacion de la fertilidad no est exenta de problemas, y el banco de esperma no debe ser minimizado por su capacidad de ser particularmente estresantes para el, estres que se suma a un ya muy cargado contexto de enfermedad en que les toca vivir (61). Pero los desafios para la conservacion de la fertilidad en las mujeres jovenes es mas complejo y dificil con algunas tecnicas probadas disponibles en la actualidad (62). Las mujeres jovenes pueden necesitar apoyo para llegar a un acuerdo sobre los riesgos para su fertilidad. La toma de decisiones sobre preservacion de la fertilidad puede ser muy dificil para los jovenes que aun no se han considerado su futuro como padres, sobre todo en una situacion en la que han de enfrentarse a su mortalidad. Por lo tanto, es importante que estos temas se traten y haya informacion a su disposicion, en particular en su transicion hacia la supervivencia. Consejo, apoyo e informacion acerca de la fertilidad y la evaluacion de la reproduccion asistida debe estar disponible para afrontar la realidad de sus decisiones y la forma en que influir en sus vidas adultas (47).

Intervencion psicologica en adolescentes con cancer

Las mejoras en los tratamientos medicos del cancer han conllevado que surja una creciente poblacion de supervivientes en la edad del adolescente y joven adulto que han superado la enfermedad (7). Se ha visto que los supervivientes adolescentes de cancer tienen una peor calidad de vida que los supervivientes de cancer infantil (63), y que su grupo de iguales sanos (64). Los supervivientes adolescentes han mostrando a largo plazo una prevalencia alrededor del 24,3% en trastornos clinicos tales como la ansiedad, depresion o trastorno por estres postraum tico (TEP) (27). Sin intervencion, estos problemas de salud mental representan una amenaza significativa para el ajuste psicologico de los supervivientes a mas largo plazo. Programas de apoyo psicosociales apropiados y basados en la evidencia est n fuertemente indicados para los supervivientes adolescentes enfermos de cancer (65).

Las intervenciones psicologicas adyuvantes est n indicadas para reducir la angustia y malestar psicologico relacionado con el cancer en la adolescencia, son por lo tanto una parte fundamental de tratamiento multidisciplinario. Desde la PsicoOncologia se tiene que considerar los aspectos del desarrollo especificos de la adolescencia, esta revision resume los estudios empiricos que han valorado la eficacia y la efectividad de las intervenciones psicosociales para los pacientes adolescentes con cancer.

En la variedad de intervenciones con adolescentes con cancer, et al. se plantean como objetivo la mejora del rea psicosexual (66). El objetivo del componente educativo era facilitar informacion sobre el impacto de la terapia del cancer sobre el desarrollo sexual y la fertilidad, ayudar a los participantes a explorar el impacto de sus tratamientos del cancer en las relaciones entre iguales y la identidad sexual en adolescentes con enfermedad hematologica y tumores solidos. Se realiza mediante intervenciones individuales de asesoramiento en 2 sesiones, con grupo intervencion y grupo control en lista de espera. Los resultados demuestran un aumento significativo de los conocimientos sobre el efecto del cancer sobre la sexualidad y fertilidad, la mejora de la imagen corporal, menos ansiedad y disminucion en el nivel general de malestar psicologico en la evaluacion posterior a la intervencion en el grupo experimental (66).

El objetivo del estudio piloto de Baider y Kaplan De-Nour con adolescentes con cancer estaba encaminado a trabajar las estrategias de afrontamiento y preparar a los participantes para facilitar el apoyo mutuo. Se facilitaba la experiencia de compartir y discutir preocupaciones motivadas por su diagnostico y su tratamiento de cancer, asi como su patron de afrontamiento individual en sesiones de grupo de orientacion psicodin mica. Los resultados de Baider y Kaplan De-Nour parecian no haber descubierto cambios significativos en el grupo de intervencion a lo largo del tiempo. Sin embargo, cuando se comparaba a los adolescentes que estaban en tratamiento activo del cancer y aquellos que no, considerados por separado, aumentaban las medidas de distres psicologico para pacientes en tratamiento activo y disminuia en los pacientes que no estaban en tratamiento (67).

Hay una extensa evidencia de estudios que apoyan la eficacia de la Terapia Cognitivo Conductual en el tratamiento de ansiedad y depresion en adolescentes afectados de cancer, asi como en la prevencion de dichos trastornos (68,69). Un meta-analisis de 130 estudios mostro que este tipo de programas normalmente consigue efectos al menos moderados (70). No hay estudios que hayan examinado la eficacia de la terapia grupal cognitivo-conductual en una poblacion de adolescentes con cancer. Datos experimentales sugieren, sin embargo, que adolescentes con cancer responden positivamente a las habilidades y tecnicas cognitivo-conductuales y que incorporan estas habilidades en su vida cotidiana. En consonancia con esto, una revision reciente de las intervenciones con adolescentes con enfermedades cronicas, (incluyendo cancer) basadas en competencias altamente eficaces en el tratamiento de problemas emocionales o conductuales, muestran que producen un efecto de mediano a grande (71). Estos datos recomiendan la terapia cognitivo-conductual en grupo como un tratamiento prometedor, como forma de intervencion psicologica en adolescentes que conviven con cancer (71). Tambien se resalta la importancia de la modalidad de terapia: entre grupo de apoyo de iguales basada en terapia dirigida a adolescentes y adultos jovenes supervivientes del cancer (72). Los grupos de apoyo de iguales pueden abordar el sentimiento de aislamiento y desarrollar la conexion con su grupo de iguales de la misma edad, facilitando el contacto con pacientes dispersos, mientras est n en tratamiento (73). De hecho, son muy receptivos a terapias de apoyo mutuo como una forma de intervencion (74). La opcion de unidades de apoyo para la discusion y para compartir estrategias de adaptacion entre adolescentes, resulta positivo. Es importante evaluar el aislamiento geogr fico y demogr fico y ante demandas buscar soluciones innovadoras para facilitar la interaccion entre iguales, teniendo en cuenta que los adolescentes actuales son usuarios de Internet (entre 1-3 horas de uso diario), y realizan muchas de sus interacciones entre iguales en linea (75), lo que lleva a desarrollar terapias apoyadas en Internet. El uso de Internet en psicoterapia, ha sido aclamado como una nueva forma de superar problemas de equidad en la accesibilidad y el estigma asociado con la busqueda de ayuda de profesionales de la salud mental por parte de los jovenes (76). Cada vez hay un mayor desafio en ofrecer programas basados en competencias mediante las nuevas tecnologias y modelos de intervencion, que valoran el uso de la terapia cognitivo-conductual gru pal, via Internet en los jovenes despues del tratamiento contra el cancer, demostrando mejoria en la calidad de vida (77).

Un novedoso programa de intervencion para los adolescentes con cancer es el programa descrito por Shama y Lucchetta. Este programa ofrece una innovadora intervencion terapeutica mediante la conexion entre los adolescentes con cancer, ayudando a superar el aislamiento social haciendoles participar en eventos 'normales'. La respuesta registrada hasta el momento es prometedora (78). Por otra parte, Barrera et al. describen dos grupos de intervencion y apoyo para jovenes con cancer. Para uno de esos programas pilotos, valoran los sintomas de ansiedad y depresion pre y post intervencion, asi como habilidades sociales; se trata de un programa en desarrollo de que desafortunadamente todavia no se han descrito resultados (79).

Hay una serie de limitaciones en los estudios anteriormente descritos, que necesitan ser consideradas. En primer lugar, cabe senalar que la mayoria de los estudios se basaban en muestras relativamente pequenas, parcialmente debidas a su car cter de proyecto piloto. Analizando en conjunto, los estudios que valoran las intervenciones psicologicas basadas en evidencias para adolescentes con cancer en la actualidad son todavia muy escasos. Hay muy pocos estudios identificados que valoren la intervencion psicologica para el adolescente con cancer con medidas de resultado estandarizadas. No hay duda que existe una gran brecha entre las intervenciones que est n clinicamente disponibles para los adolescentes con cancer y las pocas que empiricamente se han investigado (80).

CONCLUSIONES

Los adolescentes con cancer no cuentan con los recursos de afrontamiento necesarios para hacer frente a una situacion que pone en riesgo la vida y que implica un importante cambio en su estilo de vida. El diagnostico de cancer supone una nueva carga en un momento de la vida en el que el adolescente trata de ganar autonomia y establecer una identidad independiente

Algunos estudios no encuentran diferencias entre un grupo control y un grupo de adolescentes con cancer en la presencia de alteraciones emocionales (32,33). Sin embargo, otros autores si han encontrado estas diferencias (5,22,23,31). Esta disparidad de resultados puede estar indicando que, aunque en general los adolescentes con cancer no desarrollan alteraciones emocionales, existe un subgrupo que si las est n presentando.

Hemos de tener en cuenta que la adolescencia es una etapa del desarrollo en la que existe una mayor vulnerabilidad al estres y que los adolescentes con cancer deben hacer frente a una mayor carga que puede afectar a la consecucion de las tareas normativas del desarrollo, se hace necesaria una atencion especializada para detectar la presencia de las posibles alteraciones emocionales que puedan presentar.

Se han identificado como factores de riesgo la angustia de los padres y las dificultades de afrontamiento de los mismos (25,34). Las estrategias de afrontamiento por parte de los adolescentes que ayudan a prevenir las alteraciones emocionales y que podrian ser trabajadas por los equipos y unidades de oncologia serian el apoyo social, la creencia en la recuperacion y la vuelta a su vida cotidiana lo antes posible (36).

Tanto el diagnostico de cancer como el tratamiento consiguiente son particularmente dificiles para los pacientes adolescentes. En las instituciones tanto pedi tricas y como de adultos, a menudo existe una falta de conciencia de los problemas y necesidades psicosociales de los jovenes con cancer. Esto significa que los adolescentes est n rodeados de pacientes mucho mayores o mas jovenes que ellos mismos, que aumenta su sentido de aislamiento y refuerza su percepcion de que son diferentes de sus companeros. Las intervenciones psicologicas orientadas a reducir la angustia y malestar psicologico deberian ser una parte fundamental del tratamiento multidisciplinar. Para ello, seria necesaria la inclusion de los profesionales de salud mental en los equipos, con el objetivo de detectar los problemas y necesidades psicosociales y construir una alianza terapeutica con el adolescente y la familia para apoyarles en el afrontamiento de los problemas que puedan surgir durante todo el proceso.

La atencion medica, a diferencia de cualquier otra parte de la sociedad occidental, tiene en gran parte a los adolescentes ignorados como un grupo que requiere especial atencion, se encuentra entre las estructuras asistenciales de reas pedi tricas y la de los modelos de adultos. Sin embargo, cada vez se reconoce que los adolescentes dentro de los sistemas de atencion de salud requieren servicios especificos por edad, incluyendo la transicion de pediatria a servicios para adultos. En la actualidad existe un creciente cuerpo de profesionales internacionales que abogan por que los adolescentes con cancer necesitan ser atendidos por profesionales que son expertos en su enfermedad junto a profesionales que son expertos en este grupo de edad.

Es importante que toda la experiencia con el cancer, los jovenes tengan la oportunidad de seguir viviendo una vida tan normal como sea posible, para efectuar las tareas de desarrollo, y participar en los muchos hitos que se producen durante esta etapa de la vida. Si los equipos de tratamiento pueden mostrar mas flexibilidad y acercamiento a las posturas y necesidades del adolescente en el tratamiento, los momentos de consulta y los procedimientos, se puede recorrer un largo camino en favorecer la adherencia y la cementacion de una relacion de confianza con el paciente adolescente.

DOI: 10.5209/rev_PSIC.2015.v12.n1.48909

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

(1.) Petersen AC, Kennedy RE, Sullivan P. Coping with adolescence. In Colten ME, Gore S, editors. Adolescent stress: Causes and consequences. Hawthorne, NY: Aldine de Gruyter, 1991.p.93-110.

(2.) Buitelaar JK. Adolescence as a turning point: for better and worse. Eur Child Adolesc Psychiatry 2012;21:357-9. Doi: 10.1007/s00787-012-0296-3.

(3.) Gavaghan MP, Roach JE. Ego identity development of adolescents with cancer. J Pediatr Psychol 1987;12:203-13. Doi: 10.1093/jpepsy/12.2.203

(4.) Havinghurst RJ. Developmental tasks and education. New York: David McKay, 1992

(5.) Abrams AN, Hazen EP, Penson RT. Psychosocial issues in adolescents with cancer. Cancer Treat Rev 2007;33:622-30. Doi:10.1016/j.ctrv.2006.12.006

(6.) Barr RD. The adolescent with cancer. Eur J Cancer 2001;37:1523-7. Doi:10.1016/ S0959-8049(01)00161-7

(7.) Desandes E. Survival from adolescent cancer. Cancer Treat Rev 2007;33:609-15. Doi:10.1016/j.ctrv.2006.12.007

(8.) Lewis IJ, Cancer in adolescence. Br Med Bull 1996;52:887-97.

(9.) Seitz DC, Besier T, Goldbeck L. Psychosocial interventions for adolescent cancer patients: A systematic review of the literature. Psychooncology 2009;18:683-90. Doi: 10.1002/pon.1473.

(10.) Offer D, Ostrov E, Howard KI. Adolescent: What is normal? Am J Dis Child 1989;143:731-6.

(11.) Jorngarden A, Mattsson E, von Essen L. Health-related quality of life, anxiety and depression among adolescents and young adults with cancer: a prospective longitudinal study. Eur J Cancer 2007;43:1952-8. Doi:10.1016/j.ejca.2007.05.031

(12.) Mattsson E, El-Khouri B, Ljungman G, von Essen, L. Empirically derived psychosocial states among adolescents diagnosed with cancer during the acute and extended pha se of survival. Ann Oncol 2009;20:17227. Doi: 10.1093/annonc/mdp066.

(13.) Collins JJ, Byrnes ME, Dunkel IJ, Lapin J, Nadel T, Thaler HT, et al. The measurement of symptoms in children with cancer. J Pain Symptom Manage 2000; 19:363-77. Doi:10.1016/S0885-3924(01)00375-X

(14.) Stiller CA, Desandes E, Danon SE, Izarzugaza I, Ratiu A, Vassileva-Valerianova Z. Cancer incidence and survival in European adolescents (1978-1997). Report from the Automated Childhood Cancer Information System Project. Eur J Cancer 2006;42: 2006-18. Doi:10.1016/j.ejca.2006.06.002

(15.) Spinetta JJ, Masera G, Jankovic M, Oppenheim D, Martins AG, Ben Arush MW, et al. Valid informed consent and participative decision-making in children with cancer and their parents: A report of the SIOP Working Committee on psychosocial issues in pediatric oncology. Med Pediatr Oncol 2003;40:244-6. Doi:10.1002/mpo.10262

(16.) Ferrari A, Bleyer A. Participation of adolescents with cancer in clinical trials. Cancer Treat Rev 2007;33:603-8. Doi:1 0.1 01 6/j. ctrv.2006.11.005

(17.) Andersen BL, Cacioppo JT. Delay in seeking a cancer diagnosis: Delay stages and psychophysiological comparison processes. Br J Soc of Psychol 1995;34:33-52. Doi:10.1111/j.2044-8309.1995.tb01047.x

(18.) Kyungas HA, Kroll T, Duffy ME. Compliance in adolescents with chronic diseases: A review. J Adolesc Health 2000;26:379-88.

(19.) Selby P, Bailey C. Cancer and the adolescent. London: BMJ Publishing Group, 1996.

(20.) Kazak AE, Simms S, Rourke MT. Family systems practice in pediatric psychology. J Pediatric Psychol 2002;27:133-43. Doi:10.1093/jpepsy/27.2.133

(21.) Whyte F, Smith L. A literature review of adolescence and cancer. Eur J Cancer Care 1997;6:137-46. 1 0.1 046/j.1 365 2354.1997.00022.x

(22.) Wu E, Robison LL, Jenney ME, Rockwood TH, Feusner J, Friedman D, et al. As sessment of health related quality of life of adolescent cancer patients using the Minneapolis-Manchester Quality of Life Adolescent Questionnaire. Pediatric Blood Cancer 2007;48:678-86. Doi: 10.1002/ pbc.20874

(23.) Koochar GP, Omally JE, Grogan JL, Foster DJ. Psychological adjustment among paediatric cancer survivors. J Child Psychol Psychiatry 1980;21:163-73.

(24.) Kashani J, Hakami N. Depression in children and adolescents with malignancy. Can J Psychiatry 1982;27:474-7.

(25.) Allen R, Newman SP, Souhami RL. Anxiety and depression in adolescent cancer: Findings in patients and parents at the time of diagnosis. Eur J Cancer 1997;33:1250-5. Doi:10.1016/S0959-8049(97)00176-7

(26.) Patenaude AF, Kupst MJ. Psychosocial functioning in pediatric cancer. J Pediatr Psychol 2005;30:9-27. Doi: 10.1093/jpepsy/jsi012

(27.) Seitz DCM, Besier T, Debatin KM, Grabow D, Dieluweit U, Hinz A, et al. Posttraumatic stress, depression and anxiety among adult long-term survivors of cancer in adolescence. Eur J Cancer 2010;46:1596-606. Doi: 10.1016/j.ejca.2010.03.001.

(28.) Evan EE, Kaufman M, Cook AB, Zeltzer LK. Sexual health and self-esteem in adolescents and young adults with cancer. Cancer 2006;107(7 Suppl):1672-9.

(29.) Pao M, Ballard ED, Rosenstein DL, Wiener L, Wayne AS. Psychotropic medication use in pediatric patients with cancer. Arch Pediatr Adolesc Med 2006;160:818-22. Doi:10.1001/archpedi.160.8.818.

(30.) Kersun LS, Kazak AE. Prescribing practices of selective serotoninre-uptake inhibitors (SSRIs) among pediatric oncologists: A single institution study. Pediatr Blood Cancer 2006;47:339-42. Doi:10.1002/pbc.20484

(31.) Bleyer WA. Cancer in the older adolescents and young adults: epidemiology, diagnosis, treatment, survival, and importance of clinical trials. Med Pediatr Oncol 2002;38:1-10. Doi:10.1002/mpo.1257

(32.) Von Essen L, Enskar K, Kreuger A, Larsson B, Sjoden PO. Self-esteem, depression and anxiety among Swedish children and adolescents on and off cancer treatment. Acta Paediatr 2000;89: 229-36. Doi:10.1111/j.1651-2227.2000.tb01221.x

(33.) Kaplan SL, Busner J, Weinhold C, Lenon P. Depressive symptoms in children and adolescents with cancer: A longitudinal study. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 1 987;26:782-7. Doi:1 0.1 097/00004583198709000-00028

(34.) Sanger MS, Copeland DR, Davidson ER. Psychosocial adjustment among pediatric cancer patients: A multidimensional assessment. J Pediatr Psychol 1991;16:46374. Doi: 10.1093/jpepsy/16.4.463

(35.) Greenberg H, Kazak A, Meadows A. Psychological functioning in 8-16 yearold cancer survivors and their parents. J Paediatr 1989;114:488-93. Doi:10.1016/ S0022-3476(89)80581-5

(36.) Lungton, J. The nature of social support as experienced by women treated for breast cancer. J Adv Nurs 1997;25:1184-91. Doi: 1 0.1 046/j.13652648.1997.19970251184.x

(37.) Butler RW, Mulhern RK. Neurocognitive interventions for children and adolescents surviving cancer. J Pediatr Psychol 2005;30:65-78. Doi: 10.1093/jpepsy/jsi017

(38.) Kyungas H, Mikkonen R, Nousiainen EM, Rytilahti M, Seppanen P, Vaattovaara R, et al. Coping with the onset of cancer: Coping strategies and resources of young people with cancer. Eur J Cancer Care 2001;10:6-11. Doi: 10.1046/j.13652354.2001.00243.x

(39.) Engvall G, Mattsson E, von Essen L, Hedstrom M. Findings on how adolescents cope with cancer--a matter of methodology? Psychooncology 2011;20:1053-60. Doi: 10.1002/pon.1809.

(40.) Cantrell MA, Lupinacci P. A predictive model of hopefulness for adolescents. J Adolesc Health 2004;35:478-85. Doi:10.1016/j.jadohealth.2004.02.011

(41.) Hedstrom M, Kreuger A, Ljungman G, Nygren P, von Essen L. Accuracy of assessment of distress, anxiety, and depression by physicians and nurses in adolescents recently diagnosed with cancer. Pediatric Blood Cancer 2006;46:773-9. Doi: 10.1002/pbc.20693

(42.) Eccles JS, Midgley C, Wigfield A, Buchanan CM, Reuman D, Flanagan C, et al. Development during adolescence: The impact of stage-environment fit on young adolescents' experiences in schools and families. Am Psychol 1993;48:90-101. Doi:10.1037/0003-066X.48.2.90

(43.) Manne S, Miller D. Social support, social conflict, and adjustment among adolescents with cancer. J Pediatr Psychol 1998; 23:121-30. Doi: 10.1093/jpepsy/23.2.121

(44.) Pendley JS, Dahlquist LM, Dreyer Z. Body image and psychosocial adjustment in adolescent cancer survivors. J Pediatr Psychol 1997;22:29-43.

(45.) Felder-Puig R, Formann AK, Mildner A, Bretschneider W, Bucher B, Windhager R et al. Quality of life and psychosocial adjustment of young patients after treatment of bone cancer. Cancer 1998;83:69-75. Doi: 1 0.1 002/(SICI)1 09701 42(1 9980701)83:1 %3C69::AIDCNCR10%3E3.0.CO;2-A

(46.) Zebrack BJ, Foley S, Wittmann D, Leonard M. Sexual functioning in young adult survivors of childhood cancer. Psychooncology 2010;19:814-22. Doi: 10.1002/ pon.1641.

(47.) Morgan S, Davies S, Palmer S, Plaster M. Sex, drugs, and rock 'n' roll: Caring for adolescents and young adults with cancer. J Clin Oncol 2010;28:4825-30. Doi: 10.1200/JCO.2009.22.5474.

(48.) Vannatta K, Gerhardt CA, Wells RJ, Noll RB. Intensity of CNS treatment for pediatric cancer: prediction of social outcomes in survivors. Pediatr Blood Cancer 2007;49:716-22. Doi: 10.1002/pbc.21062

(49.) Van Dijk EM, van Dulmen-den Broeder E, Kaspers GJL, van Dam EW, Braam KI, Huisman J. Psychosexual functioning of childhood cancer survivors. Psychooncology 2008;17:506-11. Doi: 10.1002/ pon.1274

(50.) Langeveld NE, Stam H, Grootenhuis MA, Last BF. Quality of life in young adult survivors of childhood cancer. Support Care Cancer 2002;10:579-600.

(51.) Rauck AM, Green DM, Yasui Y, Mer tens A, Robison LL. Marriage in the survivors of childhood cancer: A preliminary description from the childhood cancer survivor study. Med Pediatr Oncol 1999;33:60-63. Doi: 10.1002/ (SICI)1096-911X(199907)33:1<60::AIDMPO11>3.0.CO;2-H

(52.) Kokkonen J, Vainionpaa L, Winqvist S, Lanning M. Physical and psychosocial outcome for young adults with treated malignancy. Pediatr Hematol Oncol 1997;14:223-32.

(53.) Puukko LR, Sammallahti PR, Siimes MA, Aalberg VA. Childhood leukemia and body image: Interview reveals impairment not found with a questionnaire. J Clin Psychol 1997;53:133-7. Doi:10.1002/ (SICI)1097-4679(199702)53:2<133::AIDJCLP6>3.0.CO;2-U

(54.) Mackie E, Hill J, Kondryn H, McNally R. Adult psychosocial outcomes in long-term survivors of acute lymphoblastic leukaemia and Wihms' tumour: A controlled study. Lancet 2000;355:1310-4.

(55.) Dishion TJ, McMahon RJ. Parental monitoring and the prevention of child and adolescent problem behavior: A conceptual and empirical formulation. Clin Child Fam Psychol Rev 1998;1:61-75.

(56.) Madan-Swain A, Brown RT, Sexson SB, Baldwin K, Pais R, Ragab A. Adolescent cancer survivors: Psychosocial and familial adaptation. Psychosomatics 1994; 5:45-9. Doi:10.1016/S0033-3182(94)71739-4

(57.) Schover LR. Sexuality and fertility after cancer. Hematology 2005;1:523-527.

(58.) Aslam I, Fishel S, Moore H, Dowell K, Thornton S. Fertility preservation of boys undergoing anti-cancer therapy: A review of the existing situation and prospects for the future. Hum Reprod 2000;15:2154-9. Doi:10.1093/humrep/15.10.2154

(59.) Committee opinion no.607. Gyneco logic concerns in children and adolescents with cancer. Obstet Gynecol 2014;124;403-8. Doi: 10.1097/01. AOG.0000452746.44206.18.

(60.) Quinn GP, Murphy D, Kanapp C, Stearsman DK, Bradley-Klug KL, Sawczyn K, Clayman ML. Who Decides? Decision making and fertility preservation in teens with cancer: A review of the literature. J Adolescent Health 2011;49:337-46. Doi: 10.1016/j.jadohealth.2011.01.005.

(61.) Chapple A, Salinas M, Ziebland S, McPherson A, MacFarlane A. Fertility issues: The perceptions and experiences of young men recently diagnosed and treated for cancer. J Adolesc Health 2007;40:69-75. Doi:10.1016/j.jadohealth.2006.07.010

(62.) Wallace WHB, Anderson RA, Irvine DS. Fertility preservation for young patients with cancer: Who is at risk and what can be offered. Lancet Oncol 2005;6:209-18. Doi: 10.1016/S1470-2045(05)70092-9

(63.) Kazak AE, Derosa BW, Schwartz LA, Hobbie W, Carlson C, Ittenbach RF, et al. Psychological outcomes and health beliefs in adolescent and young adult survivors of childhood cancer and controls. J Clin Oncol 2010;28:2002-7. Doi: 10.1200/ JCO.2009.25.9564.

(64.) Stam H, Grootenhuis MA, Caron HN, Last BF. Quality of life and current coping in young adult survivors of childhood cancer: Positive expectations about the further course of the disease were correlated with better quality of life. Psychooncology 2006;15:31-43. Doi:10.1002/pon.920

(65.) Van Dongen-Melman JE. Developing psychosocial aftercare for children surviving cancer and their families. Acta Oncol 2000;39:23-31.

(66.) Canada AL, Schover LR, Li Y A pilot intervention to enhance psychosexual de velopment in adolescents and young adults with cancer. Pediatr Blood Cancer 2007;49:824-8. Doi:10.1002/pbc.21130

(67.) Baider L, Kaplan De-Nour A. Group therapy with adolescent cancer patients. J Adolesc Health Care 1989;10:35-8.

(68.) Cartwright-Hatton S, Roberts C, Chitsabesan P, Fothergill C, Harrington R. Systematic review of the efficacy of cognitive behaviour therapies for childhood and adolescent anxiety disorders. Br J Clin Psychol 2004;43:421-36. Doi:10.1348/0144665042388928

(69.) Compton SN, March JS, Brent D, Albano AM 5th, Weersing R, Curry J. Cognitive-behavioral psychotherapy for anxiety and depressive disorders in children and adolescents: An evidence-based medicine review. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 2004;43:930-59.

(70.) Butler AC, Chapman JE, Forman EM, Beck AT. The empirical status of cognitive-behavioral therapy: A review of meta-analyses. Clin Psychol Rev 2006;26:17-31. Doi:10.1016/j.cpr.2005.07.003

(71.) Sansom-Daly UM, Peate M, Wakefield CE, Bryant RA, Cohn RJ. A Systematic Review of psychological interventions for adolescents and young adults living with chronic illness. Health Psychol 2011;31:380-93. Doi: 10.1037/a0025977.

(72.) Butow PN, Kirsten LT, Ussher JM, Wain GV, Sandoval M, Hobbs KM et al. What is the ideal support group? Views of Australian people with cancer and their carers. Psychooncology 2007;16:1039-45. Doi:10.1002/pon.1172

(73.) Roberts CS, Piper L, Denny J, Cuddeback G. A support group intervention to facilitate young adults' adjustment to cancer. Health Soc Work 1997;22:133-41.

(74.) Santacroce SJ, Asmus K, Kadan-Lottick N, Grey M. Feasibility and preliminary outcomes from a pilot study of coping skills training for adolescent-young adult survivors of childhood cancer and their parents. J Pediatr Oncol Nurs 2010;7:1020. Doi: 10.1177/1043454209340325.

(75.) Schiffman JD, Csongradi E, Suzuki LK. Internet use among adolescent and young adults (AYA) with cancer. Pediatr Blood Cancer 2008;51:410-5. Doi: 10.1002/ pbc.21616.

(76.) Rickwood DJ, Deane FP, Wilson CJ. When and how do young people seek professional help for mental health problems? Med J Aust 2007;187(7 Suppl):S35-S39.

(77.) Sansom-Daly UM, Wakefield CE, Bryant RA, Butow P, Sawyer S, Patterson P, et al. Online group-based cognitive-behavioural therapy for adolescents and young adults after cancer treatment: A multicenter randomised controlled trial of Recapture Life-AYA. BMC Cancer 2012;12:339. Doi: 10.1186/1471-2407-12-339.

(78.) Shama W, Lucchetta S. Psychosocial issues of the adolescent cancer patient and the development of the Teenage Outreach Program (TOP). J Psychosoc Oncol 2007;25:99-112. Doi: 10.1300/ J077v25n03_06.

(79.) Barrera M, Petingola S, Fleming C, Mayer J. Support and intervention groups for adolescents with cancer in two Ontario communities. Cancer 2006; 107(7 Suppl.):1680-5.

(80.) Seitz DC, Besier T, Goldbeck L. Psychosocial interventions for adolescent cancer patients: A systematic review of the literature. Psychooncology 2009;18:683-90. Doi: 10.1002/pon.1473

Ascension Bellver Perez [1] y Helade Verdet Martinez [2]

[1] USSR Hospital Universitario Dr. Peset de Valencia. Universitat de Valencia.

[2] Departamento Salud La Fe de Valencia.

Correspondencia:

Ascension Bellver Perez

USSR. Hospital Universitario Dr. Peset de Valencia. C/Juan de Garay No. 21. 46017 VALENCIA. E-mail: bellver_asc@gva.es
COPYRIGHT 2015 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Bellver Perez, Ascension; Verdet Martinez, Helade
Publication:Psicooncologia
Date:Jan 1, 2015
Words:9092
Previous Article:Eficacia de la terapia cognitivo conductual en mujeres con cancer de mama.
Next Article:Evaluacion y rehabilitacion cognoscitiva en cancer pediatrico: un estudio de caso.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters