Printer Friendly

Actores no estatales y la politica internacional: el caso de Al-Qaeda frente a la hegemonia norteamericana.

INTRODUCCION

Al-Qaeda deberia tener mayor significacion en el estudio de la politica contemporanea del poder internacional. Es cierto que Al-Qaeda, como un actor no estatal, es incapaz de transformar el sistema internacional dominado por los Estados--los atentados del 11/S y los sucesivos ataques no representaron ningun trastorno significativo en ese sentido--. Si asumimos, ademas, que los actores no estatales son y continuaran siendo incapaces de adquirir o dominar los recursos de poder con que cuentan los Estados, y que el equilibrio y la hegemonia seguiran siendo los mecanismos dominantes de las relaciones internacionales, se vuelve aun mas dificil encontrar y explicar el vinculo entre este tipo de actores con la politica internacional. Aqui, sin embargo, creemos que es posible encontrarlo y sostendremos que ese vinculo es preeminentemente realista. (2) Hasta este momento, los enfoques estado-centricos de las relaciones internacionales carecen de tal marco de comprension (como afirma Jervis, 2009, p. 203), (3) pero debido a que Al-Qaeda ha sido uno de los actores no estatales que mayor impacto ha tenido en el sistema interestatal--por el uso de la violencia terrorista a gran escala contra la politica exterior norteamericana en el Medio Oriente--, lo primero que debemos hacer es encontrar un enfoque viable que incorpore a los actores no estatales en la logica de la politica del poder internacional. Este tipo de enfoques hace necesariamente mas incluyente y permite capturar la realidad actual de los diversos fenomenos y actores que influencian el comportamiento internacional de los Estados (como sugieren Viotti y Kauppi, 2009, pp. 14 y ss).

Este vinculo realista parte de dos principios: los Estados siguen siendo los principales actores en el sistema internacional, y, de hecho, los actores no estatales pueden depender ampliamente de los Estados y ser forzados por estos a seguir un curso de accion, mientras los debilitan, pero tambien revitalizarlos (como Hizbullah, algunas multinacionales petroleras o las Organizaciones Intergubernamentales) (Holsti, 1994; Mearsheimer, 1994; Glaser, 2003, pp. 409-414, 2010). En segundo lugar, en tanto que la esencia de un actor no estatal esta definida segun criterios--realistas--relacionados con la geo-estrategia y la politica del poder internacional. (4) Al-Qaeda es concebido en este estudio como un actor no estatal con un grado de independencia considerable--asi como algunas multinacionales pueden influenciar a algunos Estados debiles o poderosos, y Greenpeace, Amnistia o Wikileaks tratan de cambiar el curso de algunas politicas estatales.

Este tipo de actores no estatales, cuando adquieren un reconocimiento internacional relevante, pueden llegar a ser considerados como unidades del sistema con capacidad de agencia. (5)

Para abordar el papel de Al-Qaeda en la politica del poder internacional, lo haremos a traves de la incorporacion de una estrategia epistemologica que encuentre un vinculo entre el supuesto basico realista segun el cual el sistema internacional esta dominado por los Estados--que compiten por el poder y la seguridad en un entorno anarquico (Waltz, 2000; Mearsheimer, 2001)--, y la caracterizacion de los actores no estatales como agentes racionales que pueden influenciar el comportamiento estatal. Para ello se sugerira la siguiente hipotesis sobre el comportamiento de esos actores: los actores no estatales--como Al-Qaeda y otros actores independientes, ademas de algunos subordinados a los Estados--no solo generan amenazas al sistema de Estados, sino que pueden responder a las amenazas que emanan de estos sobre aquel como parte de una logica realista. Especificamente, sostendremos que Al-Qaeda intenta (o es capaz o no es capaz de) promover, acelerar o alterar el curso de accion de la politica exterior estadounidense y, en otro extremo, intenta transformar las relaciones y/o la estructura de poder imperantes en el sistema internacional--esto es, la hegemonia y la unipolaridad norteamericanas--mediante una estrategia de equilibrio asimetrico, sin que ello los lleve a derrumbar la logica sistemica dominada por los Estados.

Ahora bien, un proceso similar ocurre con los Estados revisionistas; (6) de hecho, este proceso es tipicamente estatal. La hegemonia norteamericana actual se ha enfrentado a un ciclo habitual de transicion recurrente en la historia de las relaciones internacionales, donde normalmente los efectos de la sobre-expansion imperial (para usar el termino de Paul Kennedy) llevan a las potencias hegemonicas a usar mal su poder y donde, por otra parte, algunos actores emprenden una carrera hacia el equilibrio; a partir de 2003, de hecho, tras la invasion a Irak, la hegemonia norteamericana se ha visto enfrentada a este doble proceso. (7)

Las hegemonias compelen a la busqueda del equilibrio. Ahora, si bien Al-Qaeda se circunscribe en esta misma logica, eso no quiere decir que sea el principal catalizador del eventual declive de la hegemonia norteamericana y el ascenso del equilibrio mundial. (8) Pero Al-Qaeda ha contribuido a acelerar esta tendencia. Esta relacion es compleja, y, mas aun, puede ser tomada como una exageracion. Como consecuencia de las respuestas asimetricas contra-hegemonicas de Al-Qaeda, los Estados Unidos han implementado estrategias preventivas o agresivas que, a su vez, llevan a los demas Estados a oponerse a la forma como los norteamericanos usan su poder en el mundo, implementando aquellos tambien respuestas asimetricas, la intencion de incrementar sus capacidades, o simplemente tipos de diplomacia "suave". Por otra parte, los Estados revisionistas bien podrian encontrar otros pretextos diferentes a los de la "guerra global contra el terrorismo" para generar respuestas contra-hegemonicas; con o sin esta, el resultado deberia ser el mismo. Lo mismo cabe decir de la actitud norteamericana, ya que podria encontrar otros pretextos para expandirse por el mundo--ahi esta el intervencionismo liberal en Libia o Siria para probarlo--. (9) Sin embargo, una particularidad del sistema internacional contemporaneo radica en el hecho de que un actor no estatal haya podido generar una turbulencia de gran magnitud que lleva a darle prelacion a la relacion que identifica tanto a Al-Qaeda como a los Estados revisionistas cuando utilizan estrategias asimetricas para disuadir a los Estados Unidos. Despues de todo, las respuestas asimetricas son tambien formas de equilibrio.

Para responder a este objetivo--como Al-Qaeda puede influenciar el comportamiento de los Estados a traves de estrategias asimetricas--, el presente articulo se divide en varias partes: primero estudiaremos a las organizaciones politicas que usan la violencia para lograr los fines politicos que se plantean; luego se contextualizaran estas acciones en las relaciones de poder imperantes en el sistema internacional; y finalmente se analizara como la estrategia del equilibrio asimetrico afecta directa o indirectamente el comportamiento de los Estados Unidos.

UNA INTERPRETACION REALISTA DE AL-QAEDA

El terrorismo y la guerra contra el terrorismo han llevado a muchos autores a considerar la creciente influencia de los actores no estatales y el subsecuente socavamiento de la preponderancia del Estado; estos autores, ademas, aseguran que prevaleceran las guerras "pos-modernas" en lugar de las rivalidades tradicionales entre las grandes potencias (van Creveld, 1991; Gordon, 2007; un balance en David, 2009). Sin embargo, aqui hay mucho de exageracion. Es cierto que los actores no estatales que utilizan la violencia terrorista, como Al-Qaeda, se han beneficiado de la globalizacion y las nuevas tecnologias, por no nombrar el supuesto resquebrajamiento de las sociedades donde ellos operan; tambien lo es el hecho de que los atentados perpetrados desde el 11/S han planteado otros retos a la seguridad tradicional, y, de hecho, los conflictos y las estrategias asimetricas estan siendo utilizados por los Estados y los actores no estatales que rivalizan entre si y especialmente con los Estados Unidos. Pero las rivalidades tradicionales entre los Estados aun siguen marcando la gran politica del poder y la seguridad internacionales; de hecho, los Estados aun siguen dominando la escena internacional (Layne, 2004).

?De que manera, entonces, podemos abordar el estudio de Al-Qaeda en la politica del poder contemporanea? Si asumimos a priori una optica realista, ?ha modificado el terrorismo y la guerra asimetrica los marcos de comprension del equilibrio del poder y la hegemonia como instrumentos analiticos centrales de las relaciones entre los Estados?

Creemos que es posible incorporar a Al-Qaeda en esta logica del poder internacional. Desde una optica realista, Al-Qaeda puede ser interpretada de dos maneras, ninguna excluyente de la otra: la primera se relaciona con las organizaciones politicas que usan la violencia para conseguir sus fines politicos. Y la segunda con la estrategia del equilibrio asimetrico. Veamos.

AL-QAEDA Y LA GEOPOLITICA MUNDIAL

Aparte del hecho de que Al-Qaeda es un movimiento delineado por la practica y el discurso de las sociedades islamicas y el Islam Politico, (10) sus actividades son tambien reconocidas como un tipo de comportamiento politico habitual en la politica internacional, consistente en "el uso de la violencia armada contra un Estado (o Estados) para alcanzar el objetivo politico claramente definido" (Layne, 2004, p. 107). La violencia terrorista tiene ciertas particularidades. Una de ellas es que los actos terroristas estan cargados con un fuerte valor inquisitivo. Se ha sugerido superar ese dilema creando cierto relativismo: mientras que para alguien es un acto terrorista, para otro es un luchador por la libertad (cfr. Johnson, 2004a, 2004b). Algunos estudiosos han preferido centrarse en una explicacion sociologia de los movimientos sociales y la violencia politica. Estos autores tienden a mezclar los actos terroristas con otras formas de violencia colectiva, y conciben estos actos como reivindicaciones violentas globales de destruccion coordinada, respuestas letales o campanas de aniquilacion dirigidos contra la propiedad y las personas (cfr. Bergesen y Lizardo, 2004, p. 40; Koopmans, 1993). Los actos terroristas son sin duda formas de violencia colectiva y destruccion coordinada, pero no tienen necesariamente logicas causales y vinculos teoricos con los demas incidentes violentos que llevan a cabo otros movimientos sociales--de raza, sindicales, protestas socials--. Mas bien, como dice Bruce Hoffman, el terrorismo es "sobre poder: la busqueda del poder, la adquisicion del poder y el uso del poder para lograr un cambio politico" (Hoffman, 2006, pp. 14-15). La violencia terrorista que lleva a cabo Al-Qaeda es, en esencia, politicamente revolucionaria.

El terrorismo internacional puede ser definido como el uso o amenaza del uso deliberado de la violencia por un actor no estatal o estatal dirigido contra la poblacion civil para conseguir un objetivo politico (cfr. Mann, 2004; un balance sobre las definiciones oficiales de terrorismo, que solo incluyen a los actores no-estatales, en Wilkinson, 2005); es internacional porque sus perpetradores y sus objetivos involucran al menos dos paises u objetivos internacionales al interior de un pais. Por tanto, si bien se reconoce que el terrorismo es una forma de violencia politica, esta denominacion pretende aparecer como una categoria neutral--los Estados tambien pueden implementar practicas terroristas--, con sus logicas causales independientes -aunque interconectadas--con otras variables teoricas que van mas alla de la violencia social tradicional. Una de sus particularidades es, justamente, que aparece como una forma racional de conflicto asimetrico, en tanto que es un medio que usan los debiles contra los fuertes (Clausewitz, 1999; Betts, 1998).

El uso racional de la violencia para avanzar en su objetivo politico, fue implementado por Al-Qaeda como una estrategia claramente disenada contra "la hegemonia geo-cultural de Estados Unidos" (Layne, 2004, pp. 107-108). Al-Qaeda no solo es heredero del islamismo anticolonialista de finales del siglo XIX y la primera mitad del XX (adaptado a las versiones salafistas saudies y puritanas egipcias del islamismo politico), sino tambien el producto de una aventura geopolitica: la invasion sovietica a Afganistan en la que justamente es fundado. En la actualidad, los discursos y las practicas geopoliticas de Estados Unidos se han vuelto el foco del descontento de los islamistas. Esas practicas van desde el apoyo decidido a Israel, pasando por las guerras de invasion a Irak, Afganistan y Chechenia, la presencia de bases o tropas de entrenamiento norteamericanas en el Cuerno de Africa, la Peninsula Arabiga, el Magreb y el Sudeste Asiatico, hasta el apoyo politico que da Estados Unidos a las autocracias represivas de la region (Mearsheimer, 2011; Burgat, 2006; Hansen, 2000).

Con esta perspectiva, es claro que los ataques tienen un objetivo geopolitico. Y tienen, ademas, una concepcion estrategica: al querer eliminar a sus enemigos cercanos y lejanos, los ataques terroristas buscan provocar una reaccion violenta exagerada de los Estados Unidos, y asi incitar el descontento popular de los musulmanes que llevaria eventualmente al derrocamiento de los regimenes arabes y el desgaste militar y la quiebra economica de los Estados Unidos (Farrall, 2011; Riedel, 2007).

LA HEGEMONIA NORTEAMERICANA EN DECLIVE Y EL EQUILIBRIO EN ASCENSO

En principio, la hegemonia norteamericana exacerba, o fomenta, los grupos radicales como Al-Qaeda. Los Estados experimentan un proceso similar. Por otra parte, se ha sostenido que la hegemonia norteamericana es tan inusualmente poderosa que estara destinada a ser la gran potencia mundial por muchos anos mas. Segun esa concepcion, los 3, que ademas de Al-Qaeda incluye a algunos Estados disidentes--China, Rusia, Iran, Siria, Corea del Norte, Venezuela y Cuba-, no podran resistirse a la "benevolencia" del poder norteamericano. La primacia norteamericana, concentrada en grandes capacidades de poder duro y blando, puede canalizarse para atraer las mentes y corazones de las personas para luchar contra el terrorismo y promover regimenes democraticos que haga mas seguro a su pais y al mundo, ya sea frente a los terroristas, los Estados canallas o los poderes en ascenso. La hegemonia norteamericana es benevolente simplemente porque es una hegemonia liberal (Nye, 2010; Haass, 2008; Thayer, 2006; Mastanduno, 2009; Jervis, 2009; una revision actualizada del debate en Keohane, 2012).

Es cierto que Estados Unidos sigue siendo una potencia hegemonica y, desde la decada del 90, ha contado con grandes capacidades de poder para actuar en el mundo de acuerdo a sus intereses estrategicos, ampliando su alcance geografico--en la OTAN, por ejemplo--y en la implantacion de una ideologia liberal y globalizada que beneficiaria a sus aliados, pero que tambien situaria mas Estados en su orbita (cfr. Layne, 2006; y Mearsheimer, 2011). (11) Actualmente, los Estados Unidos siguen contando con diversas herramientas para ejercer el poder y lograr algunos objetivos politicos en el mundo: disuasion nuclear frente a Rusia y China; armas y ejercitos convencionales capaces de derrumbar en semanas regimenes como en Afganistan e Irak o a traves de coaliciones militares, como en Libia; incentivos economicos, cuando busca acercar gobiernos reticentes y ambiguos en la lucha contra el terrorismo, como Pakistan; y, finalmente, una diplomacia ambivalente entre el multilateralismo y el unilateralismo, en muchos casos en menoscabo de la ONU. La actual "primavera arabe" es una prueba de que Estados Unidos puede seguir liderando la alianza occidental para promover un mundo a su imagen y semejanza, esto es, pacifico, liberal y democratico.

Sin embargo, el hecho de que la hegemonia norteamericana no sufriera una seria contestacion en la inmediata posguerra fria se debio a una consideracion de poder, y no a su intrinseca benevolencia liberal. Ademas, los Estados Unidos han experimentado dos procesos caracteristicos que son recurrentes en una hegemonia imperial: en primer lugar, el descenso de sus capacidades relativas de poder, haciendolo incapaz de conseguir algunos resultados politicos deseados. Esta fase esta relacionada con los costos de la "sobre-expansion" imperial, como veremos despues (Kennedy, 1989, p. 627; Walt, 2009, 2011). (12) Y en segundo lugar, en tanto que una hegemonia se enfrenta normalmente al ascenso de otros competidores. En politica internacional, como dice Kenneth Waltz (2000, 1993), una gran acumulacion de poder conlleva desconfianza, inestabilidad y temor por parte de otros Estados, que buscan necesariamente equilibrarse para mejorar su situacion. Los Estados confian esencialmente en las capacidades de poder como mecanismos compensatorios (un balance en Zakaria, 2000; Mearsheimer, 2001; Layne, 2004; Rodman, 2000; Waltz, 2000). Como veremos, esos Estados han hecho frente a la creciente expansion de Estados Unidos en Asia Central y el Medio Oriente, esto es, a la guerra global contra el terrorismo--y en general a las formas de "intervencionismo liberal"--a traves de diversas estrategias.

HACIA EL EQUILIBRIO ASIMETRICO

Las hegemonias producen respuestas contra-hegemonicas. Los Estados Unidos, de hecho, representan adicionalmente una amenaza a la seguridad de los demas actores desde que se dejo arrastrar por la idea de una hegemonia revestida de dominacion global (Mearsheimer, 2011). No solo los Estados se han rebelado. Sin duda, Al-Qaeda ha reaccionado al imperialismo norteamericano y de hecho lo exacerba. Al-Qaeda, en ese sentido, surge principalmente como una "reaccion militar islamica provocada por el ataque de los no musulmanes a la fe islamica, a los musulmanes, al territorio musulman, o a las tres" (Scheuer, 2004, pp. 7-8). Ahora bien, ?podemos atribuir a las respuestas violentas de Al-Qaeda alguna forma de equilibrio? La violencia terrorista, en otras palabras, ?puede encajar en las concepciones clasicas del equilibrio del poder? Si nos atenemos a una caracterizacion clasica del equilibrio, deberiamos responder que "no". Tal caracterizacion refleja en principio un mecanismo de relacion entre Estados. Segun la teoria del equilibrio, los Estados buscan generar contrapesos a traves de la generacion de capacidades de poder --especialmente militares y economicas--o la formacion de alianzas--o una combinacion de ambas, que podria incluir el recurso de la guerra--, para tratar de mantener una situacion favorable frente a una eventual o real potencia hegemonica (Layne, 2004).

Si seguimos esa version clasica del equilibrio del poder, por tanto, son los Estados quienes pueden emprender mecanismos de equilibrio internacional. Ahora bien, en el sistema contemporaneo se pueden incluir dos formas mas de equilibrio: el "suave" y el "asimetrico" (un balance en Paul, 2004). Las respuestas asimetricas se definen esencialmente por presentar diversas etapas, que van desde la busqueda de objetivos limitados hasta la moral que provee el "proposito". Dice Layne: "El equilibrio del proposito refleja las asimetrias en la motivacion: si los riesgos son mayores para el poder mas debil, podria estar dispuesto a asumir mayores riesgos, y pagar costos mas altos que los que un defensor considera como el riesgo menos vital para sus propios intereses de seguridad" (2004, p. 116). A pesar de que Al-Qaeda carezca de las capacidades materiales y el estatuto de legalidad que les permite a los Estados llevar a cabo una practica de equilibrio mediante la consecucion de recursos de poder, representa, sin embargo, algunos de los atributos clave del equilibrio: la idea de un contrapeso, oposicion o resistencia a una hegemonia (Layne, 2004; cfr. Paul, Wirtz, y Fortmann, 2004; y Mearsheimer, 2011).

Al-Qaeda ha implementado una tactica sofisticada de equilibrio asimetrico. Tal situacion se refleja de cuatro maneras. En primer lugar, Al-Qaeda puede socavar la hegemonia norteamericana politicamente, en la medida en que intenta deslegitimar su presencia en el mundo arabo-musulman, debilitando su liderazgo y legitimidad mundiales y particularmente generando resistencias en algunos de sus socios militares en diversas campanas de ocupacion imperial, como las llevadas a cabo en Afganistan e Irak. (13) En ese sentido, Al-Qaeda busca crear divisiones dentro de la alianza internacional encabezada por Estados Unidos atacando socios clave de dicha coalicion. Los ataques terroristas en Madrid y Londres estaban destinados a castigar a esos paises por apoyar la invasion a Irak y enviar tropas a ese pais. Antes de 2010, Al-Qaeda intento bombardear algunas instalaciones espanolas y holandesas en Afganistan, y otros intentos fueron frustrados en Espana y Alemania. Al final, la opinion publica en muchos de esos paises aliados se manifesto en las urnas, llevando al poder a diversos partidos que prometieron retirarse de Irak, como sucedio con Holanda, Espana, Japon y otros aliados (Hoffman, 2010).

En segundo lugar, llevando a aumentar los costos--sin beneficios--de mantener o atraer la hegemonia imperial estadounidense en diversos escenarios belicos. Aunque Al-Qaeda no estaba pensando en una invasion a Irak, una vez que Estados Unidos lo hizo en el 2003, la insurgencia suni se unio rapidamente a su orbita. Evacuado y desmilitarizado a fines de 2011, en un principio la invasion reflejo una facil conquista militar, y aunque entre 2007 y 2010 la violencia haya disminuido notoriamente--recuerdese el plan Surge, llevado a cabo por el general Patreus, que en realidad funciono gracias al apoyo de las tribus en el terreno--, el resultado deseado no refleja los planes iniciales presentados en el momento de la invasion (Kaplan, 2013). Aparecen diversos tipos de factores: la impopularidad de una guerra emprendida a traves de la mentira--aparte del falso pretexto de las armas de destruccion masiva, estaba el tambien falso vinculo de Saddam Hussein con Al-Qaeda--; las mas de 4.500 tropas norteamericanas dadas de baja, cerca de 32.000 heridas y mas de 50.000 inutilizadas; o una campana presidencial que llevo a Obama al poder, despues de una crisis moral y economica, obligandolo a replantear la estrategia contrainsurgente en Irak y decidiendo trasladar las tropas a Afganistan--otro atolladero-; o un sobrecosto total que se estima entre 2 y 3 billones de dolares, incluyendo los gastos adicionales del presupuesto de Estados Unidos. La invasion a Irak, paradojicamente, abrio las puertas a la influencia irani, al chiismo politico--que en verdad fue un gran catalizador de la salida norteamericana--y a la violencia sectaria, un factor que seguramente sera manipulado por fuerzas regionales, como Turquia, utilizandolo como un instrumento mas del equilibrio regional frente a Siria e Iran. Y finalmente, si agregamos que Estados Unidos pretendia con la invasion apropiarse de la riqueza petrolera iraqui, ?que es lo que explica, por ejemplo, que los mayores contratos petroliferos esten en manos de companias chinas? (un balance en Parker, 2012; el debate en Blinken, 2012).

La imparable violencia confesional y politica en Irak, ademas de las tensiones internas, reafirma el doble fracaso norteamericano para debilitar la tactica de Al-Qaeda centrada en ataques escalados a traves de celulas clandestinas, y la imposibilidad de sostener un gobierno que deberia generar estabilidad en su nombre. Al igual que en Irak, Libia vive un caos generalizado. Una de las principales razones que llevaron a Estados Unidos y sus socios a intervenir en Libia durante la primavera y el verano de 2011 fue la zozobra que les producia la posibilidad de que llegase al poder un grupo afiliado a Al-Qaeda. En efecto, la revuelta libia fue iniciada por una coalicion entre diversas tribus y grupos islamistas afiliados a Al-Qaeda. Tras la intervencion "humanitaria" de la OTAN, que rapidamente implemento la doctrina del cambio de regimen, el nuevo gobierno libio, que no controla sino algunos barrios de Tripoli, ha chocado con las verdaderas relaciones de poder que dominan la sociedad libia: el tribalismo y el islamismo militante de Al-Qaeda o el Grupo Islamico de Combate Libio. Estados Unidos, a su vez, se ha limitado a responder o contener el caos con medidas poco energicas, como lo hizo frente al ataque a su consulado en Bengazi del 11 de septiembre de 2012.

Al igual que en Libia, la "primavera" siria comenzo siendo un proceso de reivindicacion democratico no violento (Dalacoura, 2013, 2012; cfr. Ramadan, 2012), pero rapidamente el islamismo militante se constituyo en una de las mas representativas alternativas que canalizaria los descontentos y responderia a la violencia represiva del regimen sirio. Esto se puede corroborar por el hecho de que Al-Qaeda en Irak (AQI) y el Frente al-Nusra esten comandando miles de combatientes en la guerra civil siria, y de que se desplacen a traves de la frontera iraqui o turca con todas las facilidades (cfr. Wong, 2013). El rol de Al-Qaeda en ese pais se refleja a traves de una logica realista: al operar en el terreno, busca evitar que Estados Unidos o sus apendices regionales--Arabia y Qatar--apoyen a los rebeldes seculares que instaurarian un nuevo gobierno en su nombre (o alternativamente atraer su presencia y combatirlo en su propio terreno, como se verificara en los momentos precedentes de Afganistan e Irak).

Estados Unidos es consciente de que la amenaza a sus intereses proviene de la posibilidad de que Al-Qaeda expandan sus actividades, adquiera armas quimicas y genere inseguridad e inestabilidad en algunos paises vecinos como Jordania, Israel y Turquia (Tabler, 2013). El presidente Obama, por tanto, se ha visto enfrascado en el dilema de seguir apoyando a los rebeldes seculares o esperar que el regimen de Al-Assad pueda seguir contando con algunas capacidades para contener el avance de los islamistas, lo que ha hecho que su apoyo a los rebeldes sirios sea muy pasivo (Sharp y Blanchard, 2013; Lutwak, 2013).

Esto no quiere decir que el presidente Obama hubiese abandonado el enfoque militarista de la politica exterior norteamericana; de hecho, al retirar las tropas de Irak, lo primero que se verifico es que no tenia pensado implementar una estrategia de retraimiento. Una vez establecido en la Casa Blanca, el presidente Obama replanteo la politica contrainsurgente y decidio trasladar las tropas a Afganistan--otro atolladero-. Los intentos de expulsar y derrotar a los taliban en Afganistan han sido costosos y de hecho han fallado. A pesar de la enorme superioridad militar de Estados Unidos, en Afganistan los estrategas no han logrado conseguir los resultados deseados: la insurgencia, el tribalismo y el nacionalismo religioso--desempenan un rol crucial a la hora de entender las razones del fiasco estadounidense (Downes, 2010; cfr. Walt, 2011; Layne, 2006; Boot, 2013).

No hay duda de que Estados Unidos infravaloro todas las opciones --contraproducentes--que conllevaban una guerra asimetrica en suelo afgano para "cazar" a los "terroristas". La ocupacion afgana, de hecho, ha consumido unos 8 billones de dolares. Afganistan no es la repeticion de un Vietnam--por lo menos no del todo--, y aunque Al-Qaeda no es el responsable exclusivo de esta situacion, los costos de la guerra y la disminucion de sus recursos e influencia diplomatica pueden considerarse como una prueba del repliegue de la hegemonia norteamericana. Estados Unidos no solo se ha visto obligado a retirar sus tropas en el 2014, sino a negociar con los taliban, mientras que su principal instrumento en el terreno, el presidente Karsai, a lo sumo, controla algunos barrios de Kabul (el debate en Malkasian y Weston, 2012; Hadley y Podesta, 2012). (14)

En tercer lugar, quizas un resultado favorable de la guerra global contra el terrorismo haya sido que Al-Qaeda no represente una amenaza real a la seguridad internacional; pero esta "guerra", al mismo tiempo, ha conllevado otro efecto inesperado para la elite de la politica exterior norteamericana: el uso de respuestas asimetricas por parte de las grandes potencias emergentes. (15) Como vimos, la guerra contra el terrorismo refleja el resultado de una estrategia deliberada de Al-Qaeda para atraer la presencia militar de Estados Unidos en el Medio Oriente y atacarlos en su territorio. Si la estrategia norteamericana en la guerra global contra el terrorismo ha incorporado el instrumento de los ataques y guerras preventivas, ?por que no habrian de temer las potencias emergentes un eventual ataque contra ellas o simplemente ver amenazada su seguridad? Bajo esta hipotesis, que refuerza la creencia en la necesidad de buscar equilibrios, es que las respuestas asimetricas pueden constituirse en el instrumento mas adecuado de los demas Estados que compiten o tratan de repeler la hegemonia cuando todavia no cuentan con las capacidades necesarias.

Una respuesta asimetrica consiste sencillamente en una confrontacion indirecta de los menos poderosos frente a los mas poderosos. Algunos Estados, como Iran y Siria, promueven a los grupos radicales para desafiar la dominacion israeli y norteamericana en el Medio Oriente. La creciente intervencion de Estados Unidos en Asia Central, junto con el abatimiento de bin Laden, ha llevado a deteriorar las relaciones con Pakistan y a provocar un profundo anti-americanismo en ese pais. El hecho de que Pakistan mantenga una posicion ambigua en la guerra contra el terrorismo, demuestra en uno u otro caso que utiliza a los "terroristas" como una estrategia asimetrica para asegurar su supervivencia en un entorno plagado de enemigos cercanos y lejanos (Rassler, 2009; Laub, 2013).

Por ultimo, el uso de los drones como el principal instrumento para combatir a Al-Qaeda durante el gobierno Obama ha impulsado a diversos Estados revisionistas a que generen sus propios dispositivos o las armas indispensables para destruirlos cuando atraviesan su suelo. Ese fue el caso de Iran, que derribo un avion no tripulado y construyo su propia capacidad basada en la tecnologia de este (Ria Novosti, 2013; Europapress. es, 2013).

Una cuarta consecuencia que ha provocado la guerra global contra el terrorismo es que las potencias emergentes o revisionistas se pueden oponer al poder hegemonico desde un punto de vista diplomatico. China, por ejemplo, ha utilizado una retorica agresiva contra los Estados Unidos por la violacion de la soberania pakistani en el operativo contra bin Laden (The Economic Times, 2011), lo que ha llevado a los chinos y los pakistanies a generar una "sociedad estrategica" muy cercana. El abatimiento de bin Laden ha hecho sospechar a Beijing de las motivaciones estrategicas de los Estados Unidos a largo plazo, es decir, que Washington--como en efecto ha verificado--emprenda una politica dirigida a ampliar su presencia en una region que China considera su patio trasero (Lin Limin, citado en Becker, 2011; Sun, 2013). En ese sentido, China ha venido apoyando a Pakistan en la "formulacion e implementacion de actividades anti-terroristas sobre la base de sus condiciones nacionales" (segun Jiang Yu, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, citado en Dasgupta, 2011). En realidad, China ha ido mas alla del simple apoyo discursivo, pues comparte tecnologia militar e invierte en grandes proyectos de infraestructura en Pakistan, asi como en la transferencia de misiles balisticos de corto alcance, la provision de aviones de combate JF-17 (producidos conjuntamente con Pakistan) y misiles crucero anti-buque (Pant, 2012). Esa estrategia va dirigida no solo contra los Estados Unidos, sino frente a las posibles agresiones de la India, azuzadas por Washington en el marco del acuerdo de cooperacion nuclear entre estos dos ultimos paises (Bajoria y Pan, 2010).

La oposicion a la guerra de Irak de 2003 y a la intervencion liberal en Libia en el 2011 y Siria en el 2013 son otros ejemplos de equilibrio o diplomacia "suave" emprendidos por los aliados democraticos de Estados Unidos y las potencias no democraticas. Tambien puede ocurrir el caso en que las potencias regionales busquen alianzas para impedir que Estados Unidos penetre en los territorios vecinos para llevar a cabo operaciones militares, como el de los paises de Asia Central a traves de la Organizacion para la Cooperacion de Shanghai, o los alineamientos de Corea del Norte con China. En el sistema internacional contemporaneo las potencias emergentes no han forjado mecanismos de compensacion militares como los que se generaron antes de las dos guerras mundiales o durante la guerra fria, pero algunas alianzas--como el BRIC--, ademas del hecho de que algunos Estados esten fomentando alineamientos con otras potencias regionales, refuerza la necesidad de compensacion del poder que genera el comportamiento norteamericano.

La actual revelacion del subcontratista de la CIA, Edward Snowden, del programa de espionaje estadounidense ha generado un delicado expediente diplomatico para los Estados Unidos frente a sus socios occidentales. Hasta ahora unos 35 paises, aparte de los propios ciudadanos estadounidenses, han sido victimas del espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional. El presidente Obama ha tenido que emprender un curso de accion diplomatico que no tenia previsto para calmar a los aliados mas reticentes --aunque seguramente una bravuconada momentanea--, como las que se presentaron en Alemania, Francia o Brasil (The Washington Post, 2013). Exagerado o no, lo que debe ser pertinente para nuestro estudio es que la "ciberguerra" contra Al-Qaeda emprendida por los Estados Unidos se constituye en otro ejemplo del desastroso enfoque de la "guerra global contra el terrorismo" a la que ha obligado la permanente amenaza que le genera Al-Qaeda a los Estados Unidos.

Recapitulacion y conclusiones

En este articulo vimos que los actores no estatales deberian tener mayor cabida en el estudio de la politica del poder internacional. El estudio de AlQaeda y el impacto que puede tener en el sistema internacional dominado por los Estados, buscaba llevar a cabo esa tarea. Para ello se propuso tener en cuenta dos principios:

1. Los Estados son los actores preponderantes en el sistema y pueden influenciar o determinar la conducta de los actores no estatales. Al-Qaeda, sin embargo, presupone una naturaleza distinta.

2. La naturaleza de los actores no estatales se concibe segun la realidad internacional anarquica y las dinamicas sociales y politico-estrategicas. En ese sentido, los actores no estatales, cuando son independientes de los Estados, pueden influenciar, promover o acelerar procesos de cambio en las relaciones internacionales, cuyos mecanismos de interaccion preponderantes son el equilibrio del poder y la hegemonia.

Como un actor no estatal internacional, Al-Qaeda puede cumplir con dos funciones basicas en el sistema internacional: sus actos se perciben como una forma de reaccion o respuesta contra-hegemonica y sus acciones pueden--o mas bien intentan--acelerar la politica del equilibrio mundial. Debido a su posicion de inferioridad, este proceso lo lleva a cabo Al-Qaeda recurriendo a respuestas asimetricas con el fin de lograr una compensacion estrategica. Atacan alli donde su enemigo es mas vulnerable. De acuerdo a los principios nombrados anteriormente, este mecanismo de compensacion se circunscribe en una logica particular del sistema internacional contemporaneo: a) las hegemonias producen respuestas contra-hegemonicas; b) los actores no estatales--asi como los Estados que buscan el equilibrio--, intentan o consiguen--o simplemente no logran nada--vulnerar las capacidades de sus rivales, donde sobresale justamente Estados Unidos y la forma como usa su poder en el mundo. ?Que ha logrado Al-Qaeda?

Al-Qaeda adquirio una logica ascendente mientras la hegemonia norteamericana expandia su poder en el Medio Oriente. En ese sentido, sus acciones buscan alterar esa politica mediante tacticas asimetricas violentas. Al lograr "atraer" la presencia norteamericana hacia el suelo musulman, Al-Qaeda y sus filiales no solo buscan cooptar a los musulmanes que se sienten desprotegidos por la represion de sus gobiernos, sino enfrascar a los Estados Unidos en una lucha costosa por la dominacion. Estados Unidos, al mismo tiempo, se ve enfrentado a una doble crisis: la que le hace perder legitimidad entre la poblacion musulmana una vez que lleva a cabo medidas represivas--la guerra contra el terrorismo, el uso de los drones, los bombardeos--contra ellos, y la que lo ha sumergido en diversas crisis economicas y politico-diplomaticas con los paises aliados. La actual guerra civil siria es el ejemplo mas reciente donde se puede percibir toda la dimension de esta crisis.

Por otra parte, la "guerra global contra el terrorismo" tambien profundizo la inseguridad de diversos Estados que se vieron directamente amenazados por la invasion a Irak y a Afganistan; ademas de las fuerzas especiales y la inteligencia contra-terrorista, el uso de aviones no tripulados para "cazar terroristas" en Pakistan, Yemen o el Cuerno de Africa, no hace sino reforzar esa sensacion. Mientras Estados Unidos sigue produciendo un ambiente mas inseguro, se profundizaran las respuestas contrahegemonicas tanto de los Estados como de los actores no estatales.

Al asumir que la hegemonia de Estados Unidos comenzo una fase pronunciada de declive, no solo porque carece de la capacidad para influenciar ciertos procesos, sino tambien porque se ha dejado llevar por la "trampa" de la dominacion imperial, deberiamos admitir en principio que las acciones de Al-Qaeda lograron vulnerar la preponderancia norteamericana.

Ahora bien, el equilibrio contra-hegemonico que implementan los actores no estatales internacionales que utilizan la violencia terrorista u otros tipos de medidas no violentas no lleva a la revision de los enfoques tradicionales del equilibrio del poder, un mecanismo de relacion inherente de los Estados. Los Estados revisionistas pudieron emprender estos mecanismos compensatorios independientemente de la existencia de la "guerra global contra el terrorismo". Al-Qaeda tampoco es el responsable exclusivo de los gastos que conlleva la dominacion estadounidense en el mundo musulman. Los costos de la sobre-expansion presuponen a priori tanto la ejecucion de tareas de dominacion global como su eventual retraimiento. Es evidente, por otra parte, que la expansion de Estados Unidos se venia fraguando desde antes del 11/S, y que tal guerra pudo haberse manifestado alternativamente mediante otros pretextos o instrumentos--por ejemplo, el imperialismo liberal, como el de Clinton u Obama. Pero una de las particularidades del sistema internacional contemporaneo es que, en gran medida, las acciones de los Estados son la respuesta a un sistema inseguro que surgio de las entranas de la "guerra global contra el terrorismo"--una forma especifica de intervencionismo--, asi como el hecho de que Estados Unidos se ve forzado a involucrarse cada vez menos en tareas de dominacion global, como lo demuestra el caso sirio. Las estrategias asimetricas que han implementado los actores estatales y no estatales han logrado contener--aunque sea momentaneamente--la expansion y/o el dominio norteamericano en el mundo.

Los actos de Al-Qaeda, por tanto, pretenden lograr cambios en la gran estrategia de Estados Unidos, y en parte han logrado generar un mecanismo de equilibrio a traves de "acciones" asimetricas o indirectas de los Estados revisionistas dirigidas a socavar la hegemonia estadounidense en la politica mundial.

A pesar de que se constituye como un actor que desafia la primacia norteamericana y la seguridad internacional, es poco probable que AlQaeda tambien pueda alterar el tablero mundial de las polaridades, en el sentido especifico de que llegue a constituirse en un actor estatal/califal paralelo a otros Estados. Y aparte de que haya logrado acelerar la tendencia hacia el equilibrio, la importancia de Al-Qaeda radica justamente en que ha demostrado que los actores no estatales pueden influenciar el comportamiento de los Estados y en que pueden generar respuestas contrahegemonicas independientemente de la posicion que ocupen en el sistema internacional.

Fecha de recepcion: 13/09/2012

Fecha de aceptacion: 29/01/2013

REFERENCIAS

Bajoria, J. & Pan, E. (2010, noviembre 5). The U.S.-India Nuclear Deal. Council on Foreign Relations. Recuperado de: http://www.cfr.org/india/us-india-nuclear-deal/p9663

Becker, A. (2011, mayo 6). After Osama, China fears the next target. Although relieved with bin Laden's death, many Chinese are scared where Washington will focus its attention next. Al Jazeera. Recuperado de:

http://www.aljazeera.com/indepth/features/2011/05/201156132839140238.html

Bergesen, A. y Lizardo, O. (2004). International Terrorism and the World-System. Sociological Theory, 22, 38-52.

Betts, R. (1998). The New Threat of Mass Destruction. Foreign Affairs, 77, 1, 26-41.

Blinken, A. (2012). Is Iraq on Track?: Democracy and Disorder in Baghdad. Foreign Affairs , 91, 4, 152-154.

Blyth, M. (2013). The Austerity Delusion: Why a Bad Idea Won Over the West. Foreign Affairs, 92, 3, 41-56.

Boot, M. (2013). The Evolution of Irregular War: Insurgents and Guerrillas from Akkadia to Afghanistan. Foreign Affairs, 92, 2, 100-114.

Burgat, F. (2006). El islamismo en tiempos de al-Qaida. Barcelona: Ediciones Bellaterra. Clausewitz, K. (1999). De la guerra: tactica y estrategia, Barcelona: Idea Books.

Creveld, M. (1991). The Transformation of War: The Most Radical Reinterpretation of Armed Conflict since Clausewitz. Nueva York: Free Press.

Dalacoura, K. (2013). The Arab Uprisings Two Years On: Ideology, Sectarianism and the Changing Balance of Power in the Middle East. Insight Turkey, 15, 1, 75-89.

Dalacoura, K. (2012). The 2011 Uprisings in the Arab Middle East: Political Change and Geopolitical Implications. International Affairs, 88, 1, 63-79.

Dasgupta, S. (2011, mayo 3). China backs Pakistan govt after Osama bin Laden's death. Times of India. Recuperado de:

http://articles.timesofindia.indiatimes.com/2011-05-03/china/29498615_1_pakistani government-pakistan-government-zardari

David, Ch-Ph. (2009). La guerra y la paz. Enfoques contemporaneos sobre seguridad y estrategia. Barcelona: Icaria.

Downes, A. (2010). Catastrophic Success: Foreign-Imposed Regime Change and Civil War. Duke University. Recuperado de:

http://www.duke.edu/~downes/DOWNES_CATASTROPHIC%20SUCCESS_JULY2010.pdf

Europapress.es (2013b, febrero 24). Iran derriba un supuesto 'drone' extranjero. Recuperado de:

http://www.europapress.es/internacional/noticia-iran-iran-anuncia-captura-droneextranjero-intentaba-penetrar-espacio- aereo-20130224030414.html

Farrall, L. (2011). How al Qaeda Works. What the Organizations Subsidiaries say about its Strenght. Foreign Affairs, 90, 2, 128-136.

Ferguson, N. y Kotlikoff, L. (2003). Going Critical: American Power and the Consequences of Fiscal Overstretch. The National Interest, 73, 22-32.

FMI (2013). Perspectivas de la economia mundial, abril de 2013. Recuperado de http://www.imf. org/external/spanish/pubs/ft/weo/2013/01/pdf/texts.pdf

FMI (2011). Perspectivas de la economia mundial. Desaceleracion del crecimiento, agudizacion de los riesgos.

Recuperado de: http://www.imf.org/external/spanish/pubs/ft/weo/2011/02/pdf/texts.pdf

Finnemore, M. (2009). Legitimacy, Hypocrisy, and the Social Structure of Unipolarity: Why Being a Unipole Isn't All It's Cracked up to be. World Politics, vol. 61, No. 1, 58-85.

Ghotme, R. (2011). La configuracion del poder en el sistema internacional contemporaneo. Revista de Relaciones Internacionales, Estrategia y Seguridad, 6, 1, 47-74.

Ghotme, R. (2012). La reconduccion estrategica de al-Qaeda: ?del liderazgo de Osama bin Laden a la dimension masiva-popular? Civilizar, 12, 22, 111-128.

Gilpin, R. (1999 [1981]). War and Change in World Politics. Nueva York: Cambridge University Press.

Glaser, C. (2003). Structural Realism in a Complex World. Review of International Studies, 29 (3), 403-414.

Glaser, C. (2010). Rational Theory of International Politics: The Logic of Competition and Cooperation. Princeton: Princeton University Press.

Gordon, P. (2007). Can the War on Terror Be Won. Foreign Affairs, 86, 6, 53-67.

Hadley, S., y Podesta, J. (2012). The Right Way Out of Afghanistan: Leaving Behind a State That Can Govern. Foreign Affairs, 91, 4, 41-53.

Haass, R. (2008). The Age of Nonpolarity: What Will Follow U.S. Dominance. Foreign Affairs, 87, 3, 44-56.

Hansen, B. (2000). Unipolarity and the Middle East. Richmond: Curzon Pres.

Hoffman, B. (2010, Jan 10). Al-Qaeda has a new strategy. Obama needs one, too. The Washington Post. Recuperado de: http://articles.washingtonpost.com/2010-01-10/opinions/36929469_1_ al-qaeda-qaeda-director-michael-hayden

Hoffman, B. (2006). Inside Terrorism. Columbia University Press.

Holsti, K. (1995). International Politics: a Framework for Analysis. N. J.: Englewood CliffsPrentice-Hall International.

Ikenberry, J., Mastanduno, M. y Wohlforth, W. (2009). Introduction: Unipolarity, State Behavior, and Systemic Consequences. World Politics, 61, 1, 1-27.

Jackson, R. (2011). Culture, identity and hegemony: Continuity and (the lack of) change in US counterterrorism policy from Bush to Obama. International Politics, 48, 2/3, 390-411.

Jervis, R. (2009). Unipolarity. A Structural Perspective. World Politics, 61, 1, 188-213.

Johnson, C. (2004a). Las amenazas del imperio: militarismo, secretismo y el fin de la republica. Barcelona: Critica.

Johnson, C. (2004b). Blowback: costes y consecuencias del imperio americano. Pamplona: Laetoli.

Kaplan, F. (2013). The End of the Age of Petraeus: The Rise and Fall of Counterinsurgency. Foreign Affairs, 92, 1 , 75-90.

Keck, M y Sikkink, K. (1998). Activist Beyond Borders: Advocacy Networks in International Politics. Cornell University Press.

Kennedy, P. (1989). Auge y caida de las grandes potencias. Barcelona: Plaza y Janes Editores.

Keohane, R. (2012). Hegemony and After: Knowns and Unknowns in the Debate over Decline. Foreign Affairs, 91, 4, 114-118.

Koopmans, R. (1993). The Dynamics of Protest Waves: West Germany, 1965 to 1989. American Sociological Review, 58, 637-58.

Layne, C. (2012, enero 27). The (Almost) Triumph of Offshore Balancing. The National Interest. Recuperado de: http://nationalinterest.org/commentary/almost-triumph-offshorebalancing-6405

Layne, C. (2004). The War on Terrorism and the Balance of Power: The Paradoxes of American Hegemony. En T. V. Paul, J. Wirtz, y M. Fortmann (eds.), Balance of Power: Theory and Practice in the 21st. Century. Stanford: Stanford University Press, 103-126.

Layne, C. (2006). Impotent Power? Re-examining the Nature of Americas Hegemonic Power. The National Interest, 85, 41-47.

Laub, Z. (2013, noviembre 18). Pakistan's New Generation of Terrorists. Council on Foreign Relations. Recuperado de: http://www.cfr.org/pakistan/pakistans-new-generationterrorists/p15422

Luttwak, E. (2013, agosto 24). In Syria, America Loses if Either Side Wins. The New York Times. Recuperado de: http://www.nytimes.com/2013/08/25/opinion/sunday/in-syria-americaloses-if-either-side-wins.html?_r=0

Malkasian, C., y Weston, J. K. (2012). War Downsized: How to Accomplish More With Less. Foreign Affairs, 91, 2, 111-121.

Mallaby, S. (2004). NGOs: Fighting Poverty, Hurting the Poor. Foreign Policy, 2004, 51-58.

Mann, M. (2004). El imperio incoherente: Estados Unidos y el nuevo orden internacional. Barcelona: Paidos.

Mastanduno, M. (2009), System Maker and Privilege Taker: U.S. Power and the International Political Economy. World Politic, 61, 1, 121-154.

Mearsheimer, J. (2011). Imperial by Design. The National Interest, 111, 16-34.

Mearsheimer, J. (2001). The Tragedy of Great Power Politics. Nueva York: Norton.

Mearsheimer, J. (1994). The False Promise of International Institutions. International Security, 19 (3), 5-49.

Morgan, K. (2013). America's Misguided Approach to Social Welfare: How the Country Could Get More for Less. Foreign Affairs, 92, 1, 153-164.

Nye, J. (2010). The Future of American Power: Dominance and Decline in Perspective. Foreign Affairs, 89, 6, 2-14.

Pant, H. (2012). The Pakistan Thorn in China India-U.S. Relations. Center for Strategic and International Studies. The Washington Quarterly, 35 (1). Recuperado de: http://csis.org/files/ publication/twq12winterpant.pdf

Parent, J. y MacDonald, P. (2011).The Wisdom of Retrenchment: America Must Cut Back to Move Forward. Foreign Affairs, 90, 6, 32-47.

Parker, N. (2012). The Iraq We Left Behind: Welcome to the World's Next Failed State. Foreign Affairs, 91, 2, 94-110.

Paul, T. V. (1994). Asymmetric Conflicts: War Initiation by Great Powers, Cambridge: Cambridge University Press.

Paul, T. V. (2004). Introduction: The Enduring Axioms of Balance of Power Theory and Their Contemporary Relevance. En T. V. Paul, J. Wirtz, y M. Fortmann, (eds.), Balance of Power: Theory and Practice in the 21st. Century. Stanford: Stanford University Press, 1-25.

Ramadan, T. (2000). El reformismo musulman: desde sus origenes hasta los Hermanos Musulmanes. Barcelona: Edicions Bellaterra.

Ramadan, T. (2012). The Arab Awakening: Islam and the New Middle East. Nueva York: Oxford University Press.

Rassler, D. (2009, junio 15). Al-Qaida's Pakistan Strategy. Combating Terrorism Center. Recuperado de: http://www.ctc.usma.edu/posts/al-qaida%E2%80%99s-pakistan-strategy

Ria Novos ti (2013, septiembre 27). Iran empieza produccion en serie de drones de combate. Recuperado de: http://sp.ria.ru/Defensa/20130927/158186577.html).

Riedel, Bruce. (2007). Al-Qaeda Strikes Back. Foreign Affairs, 86, 3, 24-40.

Rynning, S. y Ringsmose, J. (2008). Why Are Revisionist States Revisionist? Reviving Classical Realism as an Approach to Understanding International Change. International Politics, 45, 19-39

Rodman, P. (2000). The World's Resentment: Anti-Americanism as a Global Phenomenon. The National Interest, 60, 33-41.

Roy, O. (2007). El islam y el caos: el mundo islamico ante los retos del siglo XXI. Barcelona: Ediciones Bellaterra.

Jeremy M. Sharp, Christopher M. Blanchard (septiembre 6, 2013). Armed Conflict in Syria: Background and U.S. Response. Congressional Research Service. Recuperado de: https:// www.fas.org/sgp/crs/mideast/RL33487.pdf

Schweller, R., y Priess, D. (1997). A Tale of Two Realisms: Expanding the Institutions Debate. Mershon International Studies Review, 41, 1-32.

Schweller, R. (2003). The Progressiveness of Neoclassical Realism. En C. Elman y M. Fendius Elman (eds.), Progress in International Relations Theory: Appraising the Field (pp. 311347). Cambridge, MA: MIT Press.

Slaughter, A. (2004). A New World Order, Princeton, Princeton University Press.

Snyder, G.H. (2002). Mearsheimers World. Offensive Realism and the Struggle for Security. A Review Essay. International Security, 27, 149-173.

Sun, Y. (2013, enero 31). March West: China's Response to the U.S. Rebalancing. Brookings Institution. Recuperado de: http://www.brookings.edu/blogs/up-front/posts/2013/01/31china-us-sun

Thayer, B. (2006). In Defense of Primacy. The National Interest, 86, 32-38.

The Economic Times (2011, mayo 20). China asks US to respect Pak's sovereignty, independence. Recuperado de:

http://articles.economictimes.indiatimes.com/2011-05-20/news/29565072_1_pakistan-s ambassador-pakistan-china-pakistan-media

The Washington Post (2013, octubre 26). NSA spying threatens to undermine US foreign policy; Obama, Kerry try to quell furor abroad. Recuperado de:

http://www.washingtonpost.com/politics/federal_government/nsa-spying-threatensto-undermine-us-foreign-policy-obama- kerry-try-to-quell-furor-abroad/2013/10/26/ a89bfd00-3e0e-11e3-b0e7-716179a2c2c7_story.html

Viotti, P. y Kauppi, M. (2009). International Relations and World Politics. Security, Economy, Identity. Nueva Jersey: Pearson.

Walt, S. (2011). The End of the American Era. The National Interest, 116, 6-16.

Walt, S. (2009). Alliances in a Unipolar World. World Politics, 61, 1, 86-120.

Walt, S. (2005). Taming American Power: The Global Response to U.S. Primacy. Nueva York: W.W. Norton.

Walt, S. (1987). The origins of alliances. Ithaca: Cornell University Press.

Waltz, K. (2000). Structural Realism after de Cold War. International Security, 25, 1, 5-41.

Waltz, K. (1999). Globalization and Governance. PS: Political Science and Politics, 32 (4), 693700.

Wilkinson, P. (2005). Internacional Terrorism: the changing threat and the EU's response. Institute for Security Studies, Chaillot Paper, No. 84.

Williams, P. (2002). Transnational Organized Crime and the State. En R. B. Hall y T. J. Biersteker (eds.), The Emergence of Private Authority in Global Governance (pp. 161-181) Cambridge University Press.

Wong, K. (2013, octubre 20). Foreign jihadists surpass Afghan-Soviet war, storm Syria in record numbers. The Washington Times. Recuperado de:

http://www.washingtontimes.com/news/2013/oct/20/foreign-jihadists-surpass-afghan-soviet-war-storm-/?page=all

Zakaria, F. (2000). De la riqueza al poder. Los origenes del liderazgo mundial de Estados Unidos. Barcelona: Gedisa.

Rafat Ghotme, Intemacionalista e historiador. Magister en Historia. Doctorando en Historia. Profesor Asociado e investigador del Programa de Relaciones Internacionales y Estudios Politicos, UMNG. Correo electronico: rafat.ghotme@unimilitar.edu.co

(1) Este articulo es un extracto de una investigacion en curso llevada a cabo por el autor con el titulo de Al-Qaeda y la politica internacional: una reflexion teorica, en el Centro de Investigaciones de la Facultad de Relaciones Internacionales, Universidad Militar Nueva Granada (UMNG), Bogota.

(2) Los principios que aqui se presentan son parte de mi propuesta realista, que se asumen como presunciones para inferir hipotesis a desarrollar en un marco general de las relaciones entre los actores noestatales y los Estados. Tales principios se fundamentan, si bien no son sus planteamientos, en la obra de teoricos realistas, como veremos.

(3) El realismo no ha negado ni la existencia ni la relevancia de los actores no estatales. Como dice Kenneth Waltz (1986, p. 329): "la estructura nunca nos dice todo lo que queremos saber. En lugar de ello nos dice un pequeno numero de grandes e importantes asuntos". Sin embargo, las escuelas realistas que han insistido en darle mayor enfasis a los actores no estatales son el Realismo Clasico y el Realismo Neo-clasico, en Glaser (2003, 2010); Schweller y Priess (1997); Schweller (2003).

(4) Vale la pena detenerse a justificar por que los enfoques globalistas--tradicionalmente encargados de darle relevancia a los actores no estatales--no son aplicables a este marco: la globalizacion, como generadora de una red de comunicaciones mundiales, no constituye mas que un instrumento al servicio de la estrategia yihadista; y si la consideramos como una red de gobernanza global, a lo sumo podra dar explicaciones satisfactorias para las dinamicas de relaciones entre los actores sub-estatales, los Estados y las organizaciones intergubernamentales en el marco de los problemas comunes y las salidas legitimas de los grandes Estados, quienes siguen controlando estas redes esporadicas (para una perspectiva globalista de los actores no estatales, vease, principalmente, Slaughter, 2004, pp. 18-23, 261-271; Keck y Sikkink, 1998; Mallaby, 2004; y Williams, 2002. Una critica realista del enfoque globalista en Kenneth Waltz, 1999).

(5) Al-Qaeda no solo se define de acuerdo a ese criterio internacional. Tambien se concibe como un movimiento de vanguardia revolucionaria que rechaza los autoritarismos seculares y las monarquias neopatrimoniales --la crisis economica tambien aparece en el discurso islamista, pero no con el sentido de urgencia que tienen, por ejemplo, los movimientos de izquierda. En terminos generales, tanto la represion como el desencanto que produce el fracaso de los proyectos seculares nacionalistas, normalmente dirigidos desde arriba por una elite autocratica excluyente, termina arrojando a miles de descontentos a los brazos del Islam Politico (Ramadan, 2000; Burgat, 2006). Al mismo tiempo, Al-Qaeda ha evolucionado en la conduccion de su estrategia. Al ser expulsada por las tropas norteamericanas de Afganistan en el 2001, esta organizacion sufrio duros reveses e intento por todos los medios reorganizarse en la frontera pakistani. Su lucha por la supervivencia lo llevo luego a concebir una estrategia yihadista--mas globalconsistente en su dispersion y revelada en la aparicion de redes y nuevos liderazgos locales de grupos que en el futuro se fusionarian o asociarian a la base en las denominadas ramas o franquicias (Al-Qaeda en la Peninsula Arabiga, Al-Qaeda en Irak, Al-Qaeda en el Magreb Islamico, Al-Shabaab y el Frente al-Nusra en Siria) (este aspecto lo desarrollo en otra parte, Ghotme, 2012).Tomadas en conjunto estas dos variables--la internacional y la islamista--, Al-Qaeda sera entendido en este estudio como un actor no estatal unitario y racional. Ver la nota 11.

(6) Aqui haremos referencia a los Estados revisionistas como aquellos que no se sienten satisfechos con la estructura de poder y el orden mundial imperantes. Debido a que este articulo esta influenciado principalmente por el realismo neo-clasico (aunque tambien por el realismo ofensivo), creemos que los Estados se ubican en una escala que va desde aquellos que defienden el statu quo hasta los revisionistas, una situacion que se genera en la medida en que se vean satisfechos o insatisfechos por la posicion en la que se encuentran en un ambiente anarquico. Por ejemplo, mientras que Estados Unidos vea desafiada su posicion de hegemonia, seguira intentando mantenerla, al mismo tiempo que Estados como China, Rusia, Siria, Iran o Corea del Norte (entre otros), intentaran equipararse mediante diversos mecanismos: aumento de sus capacidades de poder, alianzas--como el BRIC--, oposicion en los escenarios multilaterales, o tratando de modificar las normas internacionales, cuyo ejemplo mas importante es el intento de reforma al Consejo de Seguridad de la ONU. Otros Estados--como algunos europeos o latinoamericanos--simplemente se "acomodan", una situacion que en principio no es permanente. Un balance en Walt (1987); Mearsheimer (2001); Zakaria (2000); Snyder (2002); y Rynning y Ringsmose (2008).

(7) Las fases transicionales hegemonicas son procesos en los que sobresalen principalmente los Estados. En el mundo contemporaneo, la busqueda del equilibrio mundial entre los Estados relevantes del sistema lo llevan a cabo algunas potencias mundiales emergentes como Rusia, China, entre otros, que compiten y, al mismo, tiempo cooperan con los Estados Unidos en algunos asuntos, como el caso irani, norcoreano e, incluso, en la lucha global contra el terrorismo, un proceso que se verificara tan solo mientras se consiga el equilibrio (Lyane, 2012; Walt, 2011). Como se ha notado, este articulo se dedica principalmente al rol que desempenan los actores no estatales, y la forma como estos y los Estados revisionistas se involucran y socializan sus intereses mediante el equilibrio "asimetrico".

(8) En este punto es preciso aclarar que la estrategia de Al-Qaeda no es la variable independiente, sino que aparece como una variable interviniente.

(9) En este punto es preciso aclarar que la estrategia de Al-Qaeda no es la variable independiente, sino que aparece como una variable interviniente.

(10) El Islam Politico tiene tres vertientes principales: los movimientos moderados o liberales, que buscan cambiar el sistema politico a traves de reformas graduales; los salafistas, quienes pretenden instaurar un Estado Islamico depurado de influencias "externas" y basado exclusivamente en la ley islamica; y los yihadistas, cuyo ideario es instaurar un Estado Islamico a traves de metodos revolucionarios o violentos. Al-Qaeda cabe dentro de esta ultima categoria (cfr. Dalacoura, 2013, 2012; Ramadan, 2000). Los movimientos yihadistas que se oponen a la forma como Estados Unidos usa su poder en el mundo musulman son diversos, pero muchos de ellos orbitan alrededor de Al-Qaeda: el Grupo Salafista para la Predicacion y el Combate de Argelia, Fatah al-Islam en el Libano, Abu Sayaf en Filipinas, Ansar al Islam en Irak, Lashkar e-Taiba o la red Haqqani en Pakistan. Por tanto, si bien existen algunos movimientos no afiliados a AlQaeda con un discurso y una practica anti-imperialistas--el islamismo chiita en Irak, Libano y Siria--, en este articulo consideraremos a Al-Qaeda como el mas importante actor yihadista del mundo musulman, ya sea por su capacidad operativa, o ya sea por su alcance global. Ver la nota 5.

(11) Estados Unidos aun sigue siendo el mayor inversor en armamento y tecnologia militar, superando los gastos hechos por los demas paises del mundo de manera combinada. La superioridad que representa su vasta flota maritima y aerea le permiten controlar las diversas rutas oceanicas y terrestres en cualquier parte del mundo, y su dominio del espacio es incontestable. Sin embargo, como veremos mas adelante, es incapaz de conseguir los resultados deseados en contextos de guerras asimetricas. Ver la nota 14.

(12) Despues de los atentados del 11/S, Estados Unidos reforzo su presencia estrategico-diplomatica en el mundo, pero el 11/S fue tanto un catalizador como una consecuencia de la "sobre-expansion" imperial, independientemente de si Bush tuviese o no un enfoque militarista de las relaciones internacionales; los imperativos del sistema estaban ya en marcha. Por otra parte, la concepcion del terrorismo y la guerra global contra el terrorismo--las guerras preventivas, la eliminacion del liderazgo de Al-Qaeda y el combate de las ideas "extremistas" con ideas "democraticas"--ha demostrado mas continuidades que cambios en la elite de la politica exterior norteamericana y la opinion publica, desde el gobierno de Reagan hasta el de Obama (cfr. Jackson, 2011).

(13) Sobre el papel del liderazgo y la legitimidad en el sistema internacional, ver Gilpin, 1999 [1981], pp. 30-34.

(14) A traves de sus medios de propaganda, Al-Qaeda manifiesta que la quiebra de Estados Unidos fue provocada por su estrategia de ataques sistematicos contra los intereses norteamericanos, que a su vez llevo a ese pais a una costosa "guerra global contra el terrorismo". Aunque exagerado, buena parte de la deuda y la crisis fiscal norteamericana si esta relacionada con los costos que conllevaron la ocupacion de Irak y Afganistan.

Los costos del mantenimiento de la supremacia militar norteamericana--tanto sus compromisos diplomaticos estrategicos, como los gastos reales del presupuesto federal de defensa--, han disminuido a un 4% del PIB, mientras los "retornos" en la inversion han disminuido. Por ejemplo, mientras los fondos para la adquisicion de armas no pasan del 60% del presupuesto, los costos reales de la adquisicion superan el 120% (Parent y MacDonald, 2011). Ademas, Estados Unidos se enfrenta a una doble crisis fiscal: el deficit imparable del presupuesto federal y el deficit en la balanza comercial que, a su vez, se ha visto reflejado en los problemas de la clase media, el aumento de los desposeidos y desempleados, y la inmigracion (segun los terminos del FMI, 2013, 2011; Morgan, 2013; Masters, 2013; para un balance de la decada anterior, ver Ferguson y Kotlikoff, 2003; y Layne, 2006; cfr. Kennedy, 1989, pp. 641-642).

(15) La economia norteamericana tambien sigue siendo la mas grande del mundo--aun es el principal exportador de bienes y servicios--, pero su posicion decrece paulatinamente y de hecho esta en una verdadera situacion de "peligro". Entre 1999 y 2010, la participacion de Estados Unidos en el PIB mundial paso del 23 al 20%; en el 2012 volvio a descender--al 17%--y se pronostica que el "salto" de la economia china, que paso del 7% a representar un PIB mundial del 13% en el 2012, podria igualar e, incluso, superar la de Estados Unidos alrededor de 2015 (Lyane, 2012; Parent y MacDonald, 2011).

Sobre las estrategias asimetricas, ver Layne, 2004; Paul, 1994.
COPYRIGHT 2013 Instituto Tecnologico y de Estudios Superiores de Monterrey
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ghotme, Rafat
Publication:Revista Confines
Date:Jun 1, 2013
Words:10378
Previous Article:Espana frente el referendum europeo: o de la democracia y sus debilidades.
Next Article:Mediaciones en el conflicto armado colombiano. Hallazgos desde la investigacion para la paz.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters