Printer Friendly

Actividad cultural de los capitulares de la catedral de Calahorra (1045-1257). De scriptorium monastico a studium catedralicio.

RESUMEN: Esta pequena investigacion analiza las realidades culturales en el cabildo catedralicio de Calahorra a partir de la restauracion de la Iglesia calagurritana, tras la reconquista de la ciudad en 1045, hasta la definitiva cristalizacion del organigrama capitular a mediados del siglo XIII. Relacionamos la evolucion de las actividades culturales capitulares, desde el scriptorium de caracter monastico al studium caracteristico de un cabildo secularizado, con la dinamica interna de la propia institucion capitular, nacida como una comunidad de vida que lentamente evoluciona hacia lo que sera el modelo organizativo clasico durante las edades media y moderna. Al mismo tiempo, pretendemos aproximarnos al nivel cultural de la sede, tanto en sus realizaciones como en la formacion intelectual adquirida por sus miembros. De este modo, concluimos la interesante vitalidad del scriptorium durante los primeros anos, situacion que contrasta con el limitado desarrollo del studium y con la modesta preparacion intelectual de los capitulares calagurritanos de la primera mitad del siglo XIII.

Palabras clave: Cultura Medieval. Calahorra. "Scriptorium" Monastico. "Studium" Catedralicio.

Cultural Activities of the Chapter Members in the Cathedral of Calahorra (1045-1257). From the Monastic Scriptorium to the Cathedral Studium

ABSTRACT: The content of this brief research work is the analysis of the cultural activities within the heart of the cathedral chapter of Calahorra from the church restoration in 1045 to the eventual consolidation of its organizational structure by the middle of the 13th century. We connect the development of such cultural activity, from a monastic-like scriptorium to an studium characteristic of the secular background of the cathedrals, with the own internal dynamics of the chapter institution, born as a life community and slowly evolving into a classical related organization chart during the medieval and modern age. At the same time, we also inquire into the level of cultural tasks of the see, both their standard of production as well as the training of its members. This way, we conclude an interesting vitality of the scriptorium in its early years, a reality that contrasts with the limited development of the studium and the scarce intellectual level of the chapters in Calahorra during the first half of the 13th century.

Keywords: Medieval Culture. Calahorra. Monastic Scriptorium. Cathedral Studium.

SUMARIO: 0 Introduccion. 1 Necesidad de formacion cultural entre los capitulares. 2 Actividad cultural en la catedral de Calahorra. 2.1 "Scriptorium" monastico. 2.2 "Studium" catedralicio. 3 Nivel cultural de los capitulares calagurritanos. 4 Tablas y graficos. 5 Apendice documental.

0 INTRODUCCION

Pretendemos analizar la evolucion de las actividades culturales de los miembros del cabildo catedralicio de Calahorra entre los anos 1045 y 1257, asi como la relacion de estas labores con las dinamicas socio-economicas y organizativas que experimenta esta institucion. En funcion de este objetivo, escogemos dicho intervalo cronologico, pues en 1045 tiene lugar la reconquista de la ciudad y la restauracion de su iglesia, mientras que en torno a 1257 acontecen una serie de iniciativas trascendentales en la configuracion del organigrama de la catedral calagurritana. Las fuentes empleadas en esta pequena investigacion son aquellas que contienen informacion sobre los capitulares de Calahorra, esten o no emitidas por dicha sede. Concretamente, recurrimos a la documentacion, en su practica mayoria publicada, de las catedrales de Calahorra y Pamplona, de la Santa Sede, de la monarquia Navarra y de diversos monasterios de la zona, tales como Santa Maria de Roncesvalles, San Prudencio en Monte Laturce, Santa Maria de Leire y Santa Maria de Irache, (1). Los unicos documentos ineditos utilizados, procedentes del Archivo General de Navarra y del Archivo Catedralicio de Tudela, aparecen publicados en el apendice documental al final de este articulo.

En primer lugar, presentamos los requisitos intelectuales precisos para formar parte de un cabildo catedralicio medieval. Despues, observamos a los capitulares como receptores y docentes de unos contenidos culturales para, a continuacion, evaluar la trascendencia de la labor cultural realizada en la sede calagurritana y el nivel intelectual alcanzado por sus miembros.

1 NECESIDAD DE FORMACION CULTURAL ENTRE LOS CAPITULARES

En su doble vertiente de pastores de fieles y gestores de un patrimonio, los capitulares precisan de una formacion tanto en materias liturgicas y doctrinales esenciales, como en contenidos juridicos. La posesion de ordenes sagradas requiere unos minimos conocimientos sobre liturgia y Sagrada Escritura, esenciales para sus actividades cultuales y pastorales; de ahi que el I Concilio de Valladolid (1143) prohiba la ordenacion de clerigos ignorantes de tales cuestiones. A estas exigencias culturales, el segundo concilio vallisoletano, celebrado en 1228, anade el dominio del latin para los clerigos que disfruten de un beneficio (2).

Aquellos capitulares con responsabilidades administrativas y ejecutivas [activar tachado]dig[desactivar tachado]nidades y canonigos-[activar tachado]re[desactivar tachado]quieren una mayor instruccion (3). En la sede calagurritana, obispo y arcedianos precisan de una preparacion juridica que les habilite para oir pleitos sobre matrimonios; asi queda constatado en el Sinodo de Logrono (1240), cuando se les confia este tipo de querellas en razon de sus conocimientos de derecho (4). Del mismo modo, el chantre debe contar con una formacion acerca de la liturgia y el latin para llevar a cabo sus tareas directivas en el coro (5). En general, dignidades y canonigos necesitan cierta formacion juridica, pues resulta habitual su designacion para oir y tramitar determinados pleitos en nombre del monarca y de la Santa Sede (6).

(2) ACTIVIDAD CULTURAL EN LA CATEDRAL DE CALAHORRA

El 30 de abril de 1045, el monarca pamplones Garcia Sanchez III conquista Calahorra y restablece la iglesia de Santa Maria. Al frente de este centro religioso situa a unos clerigos que viven en comunidad, de modo similar a cualquier institucion monastica (7). Entre estos primeros clerigos calagurritanos, dedicados fundamentalmente a actividades liturgicas y culturales, no existe otro criterio jerarquico que el grado de las ordenes sagradas poseidas. Por tanto, cuando en 1124 el obispo calagurritano Sancho de Funes elige a uno de ellos para situarlo al frente del cabildo, este recibe el nombre de "prior", denominacion propia de ambientes monasticos (8).

A partir del primer tercio del siglo xII, el crecimiento patrimonial del cabildo catedralicio implica a los capitulares en la administracion de estas propiedades. En consecuencia, el constante aumento de estas propiedades catedralicias provoca un incremento del numero de capitulares y el enriquecimiento de los mas relacionados con la gestion de dicho patrimonio. Entonces, la capacidad economica se convierte en el principal criterio jerarquizador, dando lugar a una "fractura social" en el seno del cabildo calagurritano. Dicha fractura la observamos entre canonigos y, sobre todo, dignidades, quienes disfrutan de beneficios con una importante dotacion economica, pues estan vinculados a la administracion de las propiedades catedralicias, y los restantes miembros del capitulo, centrados en unas tareas liturgicas cuya remuneracion resulta bastante mas escasa. Todo ello da lugar a la progresiva desaparicion de la vida en comun, experiencia que van abandonando los capitulares conforme aumenta su riqueza, y a la perdida de trascendencia de la ordenacion sagrada, puesto que ahora es la administracion patrimonial, y no el culto sagrado, la tarea que estructura la institucion catedralicia. En resumen, al igual que el resto de los cabildos eclesiasticos peninsulares, el capitulo calagurritano experimenta un proceso de "secularizacion" (9). Esta evolucion queda reflejada en la actividad cultural de la sede, diferenciando claramente dos momentos: el scriptorium monastico y el studium catedralicio.

2.1 "Scriptorium" monastico

De la misma manera que constatamos la existencia de una comunidad vital y patrimonial en los momentos iniciales de la sede, esta impronta monastica se aprecia tambien en los primeros pasos de la andadura cultural de la catedral calagurritana. En sus primeros anos, observamos la actividad de un scriptorium, elemento tipicamente monastico. Los libros suponen un instrumento fundamental para las funciones de los capitulares, administrativas y sobre todo liturgicas; de ahi que estos aparezcan dentro de las necesidades de la sede enumeradas en la dotacion inicial de la sacristania, efectuada por el prelado Sancho de Funes en 1119 (10). Pocos anos despues, hacia 1125, obispo y cabildo confirman esta donacion y destinan nuevas rentas para este mismo fin (11). Sin duda alguna, el principal objetivo de la actividad del scriptorium calagurritano seria paliar esta carencia de volumenes.

El principal producto de este scriptorium es el Libro Blanco o de las Homilias, realizado aproximadamente entre 1121 y 1124. Esta obra, aunque tambien contiene copias de operaciones comerciales, es un leccionario de coro elaborado esencialmente a partir de los homiliarios de Paulo el Diacono y de Alain de Farfa, junto con homilias y comentarios de San Agustin, San Beda, San Gregorio, San Juan Crisostomo, San Maximo y Juan Escoto Erigena, asi como con unos versos de la Sibila; todo ello supone las homilias de domingos, desde Adviento hasta el diecisiete despues de Pentecostes, y de otras festividades. Ademas, en este codice encontramos fragmentos de Adviento y Las lamentaciones de Jeremias con notacion musical fechadas en el siglo XIII (12), concretamente, se trata de "monodia liturgica" aquitana, composiciones muy relacionadas con la orden de Cluny (13); esta vinculacion cultural, habitual en las catedrales peninsulares, puede remontarse en el caso calagurritano a principios del siglo XII, cuando constatamos la presencia del obispo Sancho de Funes entre el alumnado de la abadia cluniacense de Aux (14).

Respecto a la elaboracion de este Libro de las Homilias, disponemos de sus colofones, o suscripciones de sus autores, en prosa y verso (15). Aunque en estos colofones aparecen todos los capitulares (16), concretamente doce o catorce, no resulta factible pensar en un scriptorium constituido por ese numero de escribas. Los unicos a quienes se asigna la funcion de escribir son Juan Felices, Juan Abad y Juan Quiram (17), es decir, tres, un numero mas acorde con lo habitual en otros establecimientos coetaneos. Los capitulares restantes se dedican a otro tipo de tareas: la preparacion intelectual del trabajo o la seleccion de textos, llevadas a cabo por el fabriquero Gerardo (18); la orden de realizacion de la obra, iniciativa del capitular Pedro Marcos, quien tambien aporta las pieles de donde proceden los pergaminos utilizados (19); asi como su financiacion, responsabilidad del arcediano Pedro, quien invierte en ello los ingresos procedentes de los diezmos (200. Al final de la suscripcion en prosa se anade el compromiso de realizacion de un Obituario, obra que tambien figura recogida en el codice (21).

Otras producciones coetaneas son un pequeno compendio de sucesos historicos, posible fragmento de una Cronica (22); los Comentarios de San Gregorio papa al libro de Job (23) de mediados del siglo XII; la Biblia Sacra de hacia 1183 (24); asi como otras obras conservadas muy fragmentariamente (25).

Dentro de la biblioteca catedralicia, los libros producidos en el scriptorium, al ser hechos ex profeso, serian utilizados con frecuencia. En su inmensa mayoria, se trata de codices destinados a la labor pastoral, como los Comentarios de San Gregorio a los Moralia de Job, y al oficio y canto liturgicos, caso de las diversas Homilias y, sobre todo, de los antifonarios de monodia liturgica aquitana, cuya perfecta adaptacion a las necesidades catedralicias los convierte en indispensables en la mayoria de las sedes peninsulares. Este predominio de las obras destinadas a la predicacion y a la liturgia es habitual en las catedrales de la Espana medieval, pues la reforma gregoriana orienta la formacion de los capitulares hacia estas actividades; del mismo modo, tambien resulta frecuente la mayoritaria presencia de obras de autores altomedievales y de Padres de la Iglesia como San Agustin, San Beda, San Gregorio ... (26).

Tambien resulta factible emplear estos volumenes en la ensenanza de la lengua latina durante sus primeros estadios, aunque para avanzar en el conocimiento de esta materia deberian usarse titulos de clasicos latinos cuya presencia en la biblioteca calagurritana, si bien no documentamos, tampoco podemos negar (27). Lo mismo ocurre con las obras juridicas, de imprescindible consulta para unos capitulares cada vez mas vinculados con labores de gestion y administracion patrimonial (28).

No contamos con mas noticias sobre el scriptarium calagurritano despues de 1183, fecha de la Biblia Sacra, quizas su ultima produccion. Su desaparicion es una consecuencia mas de la quiebra de una comunidad capitular, realidad intimamente ligada al scriptorium.

2.2 "Studium" catedralicio

La ruptura de la vida en comun y la consiguiente secularizacion del cabildo traen consigo una transformacion de la actividad cultural en las sedes catedralicias. La influencia monastica se diluye, surgen los studia catedralicios y los capitulares tienen ademas la posibilidad de ampliar su formacion fuera de las escuelas locales al disponer de prebendas personales y beneficios.

La funcion docente de los studia catedralicios es una consecuencia de su labor pastoral y liturgica. Estos centros se destinan tanto a la formacion del clero catedralicio como a la educacion de laicos, generalmente hijos de aristocratas, suponiendo ello un medio de incrementar la influencia de la catedral sobre la sociedad. La aparicion de las escuelas catedralicias es un fenomeno generalizado en todo el occidente cristiano a partir del ano mil, consecuencia del resurgimiento urbano y de las nuevas necesidades de las clases urbanas y nobiliarias. De esta manera, termina el monopolio monastico de la ensenanza.

La legislacion eclesiastica potencia estos centros docentes como un medio de elevar el nivel cultural de los clerigos. Mas aun, cuando el cumplimiento de los objetivos de la reforma gregoriana exige un clero con una cierta formacion intelectual, asi como capaz de comprender la sistematizacion doctrinaria y la homogeneizacion del organigrama eclesiastico en su jerarquia y dentro de cada reino. Esta preocupacion se refleja en las diversas legislaciones conciliares. En los Concilios de Coyanza (1055) y Santiago (1063), abades y obispos deben garantizar la formacion del clero en derecho y en Sagradas Escrituras; mas adelante, el Concilio de Roma (1079) concreta esta obligacion de los prelados en la fundacion de escuelas en sus respectivas diocesis. Los Concilios de Londres (1138) y el III de Letran (1179) introducen la novedad de establecer en cada catedral un maestro de gramatica financiado mediante una prebenda o canonjia que, si es necesario, se debe habilitar al efecto. El IV Concilio de Letran (1215) va mas alla y, junto a dicho maestro de gramatica, impone otro de teologia en las principales iglesias de cada diocesis, aunque no sean catedrales. Este nuevo docente tambien se financia con cargo al sistema beneficial, pudiendo ser transformado por el metropolitano en una canonjia. El objetivo de todas estas iniciativas legislativas es la adecuada formacion en teologia, canones y artes liberales de, al menos, uno de cada diez clerigos de la sede (29).

Queda clara, por tanto, la obligatoriedad de una escuela o estudio en cada catedral. A su frente se encuentra el maestrescuela, quien hace las veces de profesor, escriba, notario y bibliotecario; aunque, desde mediados del siglo XIII, pasa a ser un gestor de la actividad docente, formando parte de las dignidades catedralicias (30).

En virtud de todo lo anterior, la catedral de Calahorra debe contar con su correspondiente studium. Este quizas se remonte a sus origenes monasticos; en el colofon del Libro de las Homilias, elaborado en el scriptorium catedralicio hacia 1124, se explicita la finalidad docente de esta obra (31). Otro dato sobre el studium lo tenemos en la constitucion XXII, aprobada en el Sinodo de Logrono en 1240. Dicha norma, al establecer las condiciones para los clerigos diocesanos que completen su formacion en teologia, enumera como destinos los estudios generales de Bolonia, Paris, Toulouse y Calahorra (32). En teoria, este dato confirma la existencia del studium, pero, a raiz de los argumentos expuestos a continuacion, conviene limitar mucho su autentica trascendencia, no comparable, ni mucho menos, con los mencionados centros de Paris, Bolonia o Toulouse.

En primer lugar, no podemos demostrar documentalmente la existencia de capitulares ejerciendo una actividad docente. Llama la atencion la ausencia de un maestrescuela en la sede calagurritana hasta el siglo XIX (33). Si constatamos la presencia del precentor entre 1163 y 1195 y la de varios capitulares con el titulo de magister (ver Tabla I y Grafico I), pero, segun veremos a continuacion, ninguno de los dos desempena funcion alguna al frente del studium catedralicio.

El precentor es el precedente del "maestrescuela" en algunas sedes (34). Sin embargo, esta realidad no podemos extrapolarla porque en otros casos da lugar a la figura del chantre (35). Seguramente, la confusion entre ambos cargos deriva de las funciones del precentor; este lleva a cabo una funcion docente al ensenar liturgia y musica a sus companeros del coro, pero tambien dirige la entonacion y recitaciones del canto, tareas que luego seran propias del chantre (36). En la sede calagurritana, el cargo de precentor funciona mas como un precedente del director del coro, o chantre, que como un educador o "maestrescuela". Nos basamos para afirmar esto en Diego, el primer precentor, y Pedro Iohannes Gomicii, el ultimo de ellos; ambos desempenan los cargos de primicerius en 1163 y cantor en 1196 respectivamente (37), siendo los dos oficios precursores del de chantre (38).

Aunque el titulo de magister figura habitualmente entre los capitulares castellanos desde mediados del siglo XII, no puede ser considerado, por lo menos no en todos los casos, como un sinonimo de profesor. Para Suarez Beltran y Guijarro Gonzalez (39), la denominacion de magister se aplica no solo a aquellos dedicados a la ensenanza (40), sino tambien a los poseedores de un cierto nivel de conocimientos juridicos y/o liturgicos. Asi, este tratamiento no presupone necesariamente una actividad docente, tambien puede referirse a una formacion que situa a sus poseedores por encima de la mayoria de la poblacion (41). Ademas, la palabra magister identifica a los "maestros de penitencias", es decir, aquellos clerigos capacitados para oir confesiones (42).

En segundo lugar, carecemos de informacion alguna acerca de los alumnos asistentes a este studium; solamente podemos aventurar su identificacion con los pueris clericis, o ninos de coro, mencionados en 1132 (43). La denominacion de scolari atribuida en 1216 a Aznar Lopez de Cadreita (44), futuro racionero y prelado calagurritano, podria suponer otro dato, pero ignoramos si su centro de formacion se encontraba en Calahorra o en Toledo, sede donde tambien disfruta de prebendas. Esta carencia documental puede atribuirse a lo temprano de nuestra cronologia; en las catedrales castellano-leonesas solo existen treinta menciones a estudiantes durante el siglo XIII (45). Segun ya hemos adelantado, en otras sedes, aparte de los clerigos y ninos de coro, el studium se destina a la educacion de los hijos de los nobles (46). La presencia de vastagos de la aristocracia local entre el alumnado del studium calagurritano es algo factible. En Salamanca, las ordenes pontificias insisten en el desempeno de los cargos capitulares por parte de los naturales de la sede para evitar los perjuicios economicos causados por la admision de foraneos; estas funestas consecuencias son de dos tipos: por un lado, la catedral no recibe testamentos y, por otro, dicha institucion pierde su influencia sobre la sociedad, pues los hijos de los nobles no acuden a recibir educacion en la escuela catedralicia (47). En Calahorra, existe esta misma preocupacion pontificia (48), pero no se explicita entre sus razones la asistencia de los hijos de los nobles al studium.

Por tanto, ante los silencios documentales constatados, somos muy prudentes a la hora de valorar la trascendencia del studium calagurritano. El escaso nivel cultural existente entre los capitulares, segun concluimos en el proximo apartado, nos aporta un nuevo sintoma de la escasa vitalidad del studium calagurritano. Este quizas quedase reducido a una oficina diplomatica, al igual que lo ocurrido en la catedral de Oviedo, muy lejos del alto nivel cultural de sedes como la salmantina o la compostelana (49). Empero, el cabildo calagurritano tampoco destaca por su produccion diplomatica o, por lo menos, eso deducimos del estudio de los autores de los documentos capitulares (ver Tabla II y Grafico II). Durante el siglo XII, la mayor parte de los escribas se identifican con miembros del cabildo, quizas a causa del caracter simple y comun de su nombre (50). De tres de ellos, no existe ninguna duda sobre su pertenencia al cabildo, nos referimos al canonigo Pedro de Albelda, autor de un documento en 1167 (51), al prior Pedro Juanes Gomez, activo entre 1179 y 1206 (52), y, sobre todo, a Pedro. La trayectoria de este ultimo es muy interesante: presente en el cabildo desde 1145, cuando es denominado presbiter, pasa luego a ser capellan en 1150 y 1152 y canciller del obispo en 1155 y 1156 (53); en definitiva, este capitular conjuga formacion intelectual y ordenacion sagrada con su protagonismo en la necesaria produccion diplomatica de cabildo y obispo.

Despues, en la primera mitad del siglo XIII, resulta mas dificil relacionar a los escribas de este momento con miembros del cabildo (54); en parte, debido a la mayor complejidad onomastica de la documentacion. Esta vinculacion solo la establecemos en el caso de Pedro Prior y Pedro Martinez (55). En cambio, si apreciamos, en consonancia con este dato, la frecuente presencia de escribas extranos al cabildo elaborando los documentos de este. Ya Pedro Juanes Gomez, escriba capitular fechado a caballo entre ambos siglos, realiza cartas para particulares (56), pero ahora estos escribas no solo trabajan para clientes extracapitulares, sino que ellos mismos son ajenos a esta institucion. El caso mas claro es el de Pedro Arnaldez, el autor de mayor numero de documentos capitulares y privados (57); en 1239, figura como un cives dentro del concilium civitatis de Santo Domingo de La Calzada (58). Todo esto resulta perfectamente comprensible si tenemos en cuenta que, en estas fechas, el cabildo calagurritano se encuentra en un grado de secularizacion muy avanzado y sus miembros suelen carecer de la formacion cultural a las ordenes sagradas mas elevadas.

En conclusion, la actividad diplomatica del studium catedralicio, probable durante el siglo XII, debe ser puesta en entredicho para la primera mitad del siglo XIII, cuando la mayor parte de los documentos capitulares responden al trabajo de escribas ajenos al cabildo.

3 NIVEL CULTURAL DE LOS CAPITULARES CALAGURRITANOS

Segun lo visto hasta ahora, el nivel cultural de los capitulares calagurritanos resulta bastante deficiente; baste con recordar el letargo del scriptorium, la escasa actividad del studium y la practica desaparicion de los clerigos catedralicios respecto a la produccion diplomatica de la sede. Mas datos al respecto los obtenemos del estudio de la biblioteca catedralicia, aunque la existencia de libros no presupone su uso (59). Aparte de los libros producidos por el scriptorium, no tenemos ninguna otra informacion acerca de la composicion de dicha biblioteca. Quizas sean fechas demasiado tempranas para que nuestra documentacion refleje estos datos; hasta el siglo XIII no abundan los libros en las catedrales castellano-leonesas y estas no hacen inventarios sobre ellos (60). La inactividad del scriptorium a partir de 1183 trae consigo la escasez de volumenes. En nuestra documentacion, tenemos ejemplos de la precariedad en la dotacion catedralicia de libros. Uno es el caso del arcediano Pedro y del canonigo Juan; estos dos personajes son absueltos del delito de simonia en 1192 por parte de Inocencio III. El contenido de su infraccion consiste en su admision en el cabildo a cambio de que Pedro escriba un libro y de que Juan done varios de ellos (61); todo ello, para solventar la necesidad de volumenes en la biblioteca catedralicia. Este pago en contraprestacion por la admision en el capitulo no nos sorprende si tenemos en cuenta el alto precio de los libros por aquel entonces (62). Tambien los avatares del pleito con Santa Maria de Najera son expresivos respecto de dicha carencia. Entre las quejas expresadas por el prior del monasterio najerino en 1193, figura la denuncia del robo perpetrado por el obispo de Calahorra contra la biblioteca de dicho cenobio (63).

Ante la deficiente formacion de los clerigos calagurritanos, los prelados Juan Perez de Segovia y Aznar Lopez de Cadreita ofrecen multiples facilidades a aquellos capitulares dedicados al estudio. A fin de mejorar el fablar latin o pronunciar de los clerigos, el Sinodo de Logrono (1240) crea dos puestos de maestros de gramatica en cada arcedianato, cuyo salario puede ser establecido por el obispo, el arcediano o el arcipreste (64). Tambien, se permite la entrada en el cabildo de clerigos foraneos siempre que su preparacion intelectual los haga utiles para la iglesia (65). Tambien se costea, con cargo al sistema beneficial, el estudio de los capitulares en centros foraneos. Esta busqueda de la formacion cultural fuera de la catedral no nos sorprende si tenemos en cuenta la escasa relevancia del studium catedralicio. El citado sinodo logrones, recogiendo las disposiciones del Concilio de Valladolid, establece el mantenimiento de los clerigos estudiantes de gramatica, reservandoles su racion durante un maximo de tres anos. Para ello, es necesario la licencia del obispo y la idoneidad del estudiante para aprovechar las ensenanzas (66). Dentro de los documentos papales que facultan al prelado para privar de su beneficio a los capitulares no residentes en 1223 y 1227, se establece la excepcion de aquellos desplazados a Roma o a estudiar a las facultades de teologia (67). De igual modo, ocurre en las constituciones del cardenal Gil Torres en 1249 (68), disposiciones donde la reserva de los beneficios llega hasta los cinco anos, periodo susceptible de ser ampliado por obispo y cabildo; durante este tiempo, las rentas de sus beneficios quedan retenidas, percibiendo integramente los ingresos correspondientes por aniversarios y defunciones (69).

Estas facilidades para la formacion cultural pueden utilizarlas por los capitulares para eludir sus obligaciones de residencia. Por ello, en las citadas constituciones de Inocencio IV se apela a la moderacion de obispo y cabildo a la hora de conceder estas "licencias por estudio", tanto en su numero y tiempo como en la idoneidad de los destinatarios. Tambien se arbitran sanciones (entre ellas, la perdida del beneficio) para aquellos que, una vez terminado su periodo de formacion, no retornan a la residencia obligatoria. A pesar de todo, no constatamos ningun capitular calagurritano cursando estudios fuera de la sede; una vez mas, la explicacion puede residir en lo temprano del periodo investigado (70).

Segun ya hemos comentado, las disposiciones normativas de concilios y sinodos insisten en mejorar la formacion intelectual de los clerigos a traves de la creacion de centros docentes, la financiacion del studium con cargo al sistema beneficial, la exigencia de cierta preparacion para disfrutar de beneficios y desempenar determinados cargos, etc. A pesar de las reservas inspiradas por aquellas disposiciones que solo hacen hincapie en los comportamientos sancionables, esta constante preocupacion por el nivel cultural del clero nos transmite una imagen bastante negativa acerca de la preparacion cultural del clero catedralicio calagurritano; un panorama similar al observado por el legado papal Juan de Abbeville en el Concilio de Valladolid (1228) (71).

Para acercamos mas a la realidad calagurritana, estudiamos aquellos capitulares cuyo titulo o tratamiento de magister o bachiller permite deducir la posesion de alguna formacion academica. En nuestra documentacion, solo encontramos el tratamiento de magister (72). Mientras en los cabildos castellano-leoneses entre 1011 y 1200 aparece una media de mas de cuarenta menciones de magister, cifra no muy disonante con lo habitual en otras partes de Europa (73), en la catedral de Calahorra y durante un periodo mas amplio, entre 1045 y 1257, solo hallamos dieciseis capitulares con este titulo (ver Tabla I y Grafico I). Aunque ya fuera del periodo de nuestro estudio, tras la muerte del obispo Esteban en 1281, la reunion de compromisarios para la eleccion del nuevo prelado confirma nuestra sospecha acerca de la deficiente formacion cultural de los capitulares calagurritanos (74). De los dieciocho capitulares calagurritanos que ratifican este documento, solo cuatro lo firman personalmente, manu propia subscribo. Cuatro de ellos, los canonigos Fernando, Jimeno Jimenez y otros dos que comparten el mismo nombre, Miguel Garcia, delegan en un procurador. Y, por ultimo, los canonigos Juan, tambien abad de Castejon, Sancho de Sepulveda y Martin Martinez, junto con Pedro Sanchez de Corella (quien, sorprendentemente, disfruta del cargo de chantre), declaran que no rubrican la carta quia scribere nesciebam (75).

Otro modo de averiguar el grado de formacion de los capitulares calagurritanos consiste en el analisis del contenido de sus testamentos; la menor o mayor presencia de libros entre los bienes del difunto supone, por consiguiente, un dato clave; mas aun, si tenemos en cuenta el caracter excepcional y las connotaciones culturales y suntuarias concedidas en esta epoca a la posesion y el manejo de estos autenticos objetos de lujo. En nuestra documentacion, ninguno de los testamentos de los capitulares (76) contiene mencion alguna a libros; situacion derivada tanto de la temprana cronologia del periodo de nuestro estudio como del bajo nivel cultural intuido para los miembros del capitulo calagurritano.

En conclusion, junto a un studium de escasa vitalidad, incluso como oficina diplomatica, constatamos una precaria dotacion de libros (sobre todo despues de la desaparicion del scriptorium), falta de informacion acerca de la biblioteca capitular, insistentes disposiciones de concilios, sinodos y constituciones destinadas a mejorar la formacion intelectual del clero, escaso numero de menciones a magister, total ausencia de capitulares donando o testando libros y, como consecuencia de todo ello, una importante porcion de miembros del capitulo analfabetos, incluida una dignidad. Todo ello nos dibuja una imagen bastante negativa acerca del nivel cultural de los capitulares calagurritanos. Las razones de esta situacion no serian ajenas a la escasa capacidad economica de Calahorra en comparacion con otras sedes peninsulares (77). Por tanto, las figuras de Fernando, arcediano de Berberiego y canciller del rey Sancho VI "el Sabio" de Navarra (78), y Andres, canonigo calagurritano y canciller del obispo de Pamplona Remiro (79), constituyen una excepcion en nuestra sede.

4 TABLAS Y GRAFICOS

[GRAFICO OMITIR]

5 APENDICE DOCUMENTAL

1

1216, enero, 13. Roma.

Inocencio III comisiona al obispo, tesorero y chantre de Calahorra para que oigan el pleito del prior y el cabildo de Tudela contra los parroquianos de dicha localidad, en la diocesis de Tarazona, que le usurpan diezmos y otros derechos.

Archivo Catedralicio de Tudela. Perg. Caja 1, let. C, no. 3 (A).

Reg.: FUENTES, F. Catalogo de los archivos eclesiasticos de Tudela. Tudela, 1944, doc. 189. GONI GAZTAMBIDE, J. "Regesta de las bulas de los Archivos Navarros, 1198-1417". Anthologica Annua, 1962, vol. X, doc. 16. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica medieval de La Rioja, IV (siglo xiii). Logrono, 1992, doc. 38.

Innocentius episcopus, servus servorum Dei, venerabili fratri episcopo et dilectis filiis thesaurario et cantori Calagurritanis, salutem et apostolicam benedictionem. Prior et conventus Tutelan vestro sunt conquestione quod parrochiani Tutelanis Tirasonensis diocesis quasdam decimas et [regalias] ad pisos de iure spectantes contra iustitiam detineret et reddere contradicunt. Ideoque discretioni vestre per apostolica scripta mandamus quatinus, partibus convocatis, auditais causam, et, appellatione remota, fine debito terminetis, facientes quod decreveritis per censuram ecclesiasticam firmiter observari. Testes autem qui fuerint nominati si se gratia, odio vel timore sustraxerint, per discrectionem eandem appellatione remota cogatis veritati testimonium perhibere. Quod si non omes hiis exequendis potueritis interesse, tam frater episcopus eum eorum altero, ea nichilominus exquaris.

Datum Laterani, idus ianuarii, ponificatus nostri anno octavodecimo.

2

1222, mayo, 22. Logrono.

El abad de San Millan y el chantre de Calahorra, jueces apostolicos, restituyen al abad Garcia en el gobierno y administracion del monasterio de Santa Marta de Leire y declaran nula la excomunion promulgada por el obispo de Pamplona como juez apostolico contra el abad y algunos monjes.

Archivo General de Navarra. Leire, no. 350 (A).

Reg.: GONI GAZTAMBIDE, J. Historia de los Obispos de Pamplona, I. Pamplona, 1979, pp. 561 y ss. GONI GAZTAMBIDE, J. "Regesta de las bulas de los Archivos

Navarros, 1198-1417". Anthologica Annua, 1962, vol. X, doc. 34. FORTUN PEREZ DE CIRIZA, L. J. "Documentacion medieval de Leire: Catalogo siglos XIII-XIV". Principe de Viana, 1992, vol. CXCV, doc. 374.

Notum sit omnibus presentem paginam inspecturis quod nos S., abbas Sancti Emiliani, et Fortunius, cantor Calagurritanensis, recepimus litteras Sumi Pontificis sub hac forma:

Honorius, episcopus servus servorum Dei, dilectis filiis Sancti Emiliani et Sancti Dominici de Calzada abbatibus, Calagurritanensis diocesis, et cantori Calagurritanensi, salutem et apostolicam benedictionem.

Abbate monasterii Legerensis nobis innotuit referente, quod cum G., sacrista Pinnatensis, et J. Lupi, monachus Iracensis, Pampilonensis et Oscensis diocesis visitatores constituti a capitulo generali, [perperam] fuissent circa eum visitacionis officium exsecuti, nos tandem quibusdam monachis eiusdem monasterii super hoc cum eo contendentibus, venerabili fratri nostro Pampilonensi episcopo et suis collegis sub certa forma direximus scripta nostra, a quibis idem abbas, cum terminum sibi a nobis ad se defendendum indultum abreviare pro sua presumerent voluntate, ac prefixum de assensu parcium quemdam alium terminum in ipsius absencia immutarent, nostram audienciam appellavit. Quo circa discretioni vestre per apostolica scripta mandamus, quatinus, si est ita, revocato in statum debitum, si quid post huiusmodi appellationem inveneritis temere atemptatum in negocio ipso iuxta primum mandati nostri tenorem, appellatione remota, racione previa procedatis. Alioquin negotium ipsum ad ipsius episcopi et suorum coniudicum remittatis examen, appellantem in [expensis] legitimis condempnantes.

Quod si non omnes his exequendis potueritis interesse, duo vestrum ea nichilominus exequantur.

Datum Lateranum, VI idus iulii, pontificatus nostri anno quinto.

Oblato ergo nobis rescripto apostolico ad huc pendente causa abbas Sancti Dominici factus est archidiachonis Alavensis et cum nondum esset alius in abbacie regimine substitutus nos [ditto] videlicet ego I., abbas Sancti Emiliani, et ego Fortunius, cantor Calagurritanensis, secundum formam commissionis cause meritum et appellattionis modum exequi ex iniucto nobis officio cupientes receptis idonearum personarum testimoniis canonice productis cognovimus appellationem legitimam fuisse et super injusta gravamina interiectam et quam nostram interest de mandato apostolico ea que post huiusmodi appellatione atemptata fuerit temere vel mutata in statum debitum revocare appellationis iures et meritum commendante habito quoque consilio cum deliberacione multorum iuris peritorum adiudicamus dicto G., abati, restitucionem Legerensis monasterii et omnium possessionum et rerum que ad dictum dinoscuntur monasterium pretinere quibus pus huiusmodi appellatione ad domnum papam interpositam per sentenciam priorum iudicum videlicet venerabilis R., Pampilonensis episcopus, et sociorum eius ipsum <a motu> invenimus ac spoliatum et administracionem suma tam in temporalibus quam in spiritualibus auctoritate apostolica ei nichilominus plenius confirmantes ipsum et monachos qui cum eo sunt et omnes fautores suos excominicacionis sentenciis que pus interpositam appellationem in [eos?] late fuerit cum nulle penitus fuerit dicimus non teneri. Si quis vero huius mandati nostri contraditores extintint vel rebelles pisos auctoritate apostolica qua fungimur in hac parte excomunicacionis vinculo innodamus.

Datum apud Lucronium, VII. kalendas junii, Era Ma. CCa. LXa.

Presentibus Paschasio, archipresbitero; Martino de Sancta Maria, capellano; Nicholao, abbate Sancte Marie Rotunde; Petro Helie, canonico Calagurritanensis; Martino Abate, operario Calagurritano; Eneco et Iohanne, canonicis Calagurritanensis; Iohanne Dominici, monacho Sancti Emiliani; fratre Dominico, monacho de Fitero; Iohanne Marini, Martino Bernardi, fratre eius, Bernardo d'Alvinel, Martino de Segovia, Poncio, Martino Michaelis, Biviano, Petro Bruno, Petro, campanero, Petro, filio eius, Iohanne de Gordon, Michaele de Soria, Stephano d'Arlanzon, Dominico, scriptore laicis.

3

1239, abril, 17. Letran.

Gregorio IX comisiona al dean, arcediano y a Rodrigo Jimenez, canonigos de Calahorra para que los judios de Tudela paguen el diezmo de las heredades que adquieren de los cristianos.

Archivo Catedralicio de Tudela. Perg. 160x147 mm. Caja 1, let. C, no. 4 (A).

Reg.: RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica medieval de La Rioja, IV (siglo XIII). Logrono, 1992, doc. 126. FUENTES, F. Catalogo de los archivos eclesiasticos de Tudela. Tudela, 1944, doc. 256.

Gregorius episcopus servus servorum Dei. Dilectiis filiis decanis, archidiaconis et Roderico Eximini, canonico Calagurritani. Salutem et apostolicam benedictionem. Transmissi nobis dilecti filii prior et capitulum ecclesie Tutelane conquestione monstrarunt quod [Banus] Papietus et quidam alii iudei de Tutela Tirasonensis diocesis decimas de terris et possesonibus quas et cristianis parrochianis ipsorum emerunt vel alio modo pervenerunt ad ipsos de quibus eidem dum possiderentur ab iltis eas [consueverunt]. Percipere ab antiquo ipsis iustitiam degenegant exhibere quocirca discretioni vestre per apostolica scripta mandamus quatinus si est ita dictos iudeos ut de possessionibus ipsis decimas prion et capitulo memoratis ut tenentur exolvant monicione premissa pro [subitattionem]. Fidelium ad quos illos [sinetesse]. Fuerunt per censuram ecclesiasticam compelli volumus et mandamus appellatione remota cogatis.

Testes autem qui fuerint nominati si se gratia, odio vel timore subtraxerint, censura simili appellatione cesante cogatis veritate testimonium perhibere. Quod si non omes hiis exequendis potueritis interesse, duo vestrum ea nichilominus exequantur.

Datum Laterani, XII. kalendas maii, pontificatus nostri anno tertio decimo.

(1) ALEGRIA SUESCUN, D. et al. Archivo General de Navarra (1134-1194). San Sebastian, 1997; GARCIA TURZA, F. J. Documentacion medieval del monasterio de San Prudencio de Monte Laturce (siglos XXV). Logrono, 1992; GONI GAZTAMBIDE, J. Coleccion diplomatica de la catedral de Pamplona (829-1243). Pamplona, 1997; JIMENO JURIO, J. M. y JIMENO ARANGUREN, R. Archivo General de Navarra (1194-1234). San Sebastian, 1998; MARTIN DUQUE, A. Documentacion Medieval de Leire, siglos IX a XII. Pamplona, 1983; MARTIN DUQUE, A. J. y LACARRA DE MIGUEL, J. Ma. Coleccion diplomatica de Irache. Pamplona, 1986; MARTIN GONZALEZ, M. Coleccion diplomatica de los reyes de Navarra de la dinastia de Champana. I: Teobaldo I (1234-1253). San Sebastian, 1987; OSTOLAZA Ma. I. Coleccion diplomatica de Santa Maria de Roncesvalles (1127-1300). Pamplona, 1978; RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica medieval de La Rioja, II (923-1168). Logrono, 1992; RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica medieval de La Rioja, III (1168-1225). Logrono, 1992; RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica medieval de La Rioja, IV (siglo XIII). Logrono, 1992; RUIZ DE LOIZAGA, S. et al. Documentacion vaticana sobre la diocesis de Calahorra y La Calzada-Logrono (463-1342). Logrono, 1995.

(2) Los concilios de Coyanza (1055) y, sobre todo, de Santiago (1056) piden a los nuevos ordenados saber de memoria el salterio, himnos y cantos liturgicos, epistolas, evangelios y oraciones. GARCIA GARCIA, A. "De las escuelas visigoticas a las bajomedievales. Punto de vista historico-juridico". En X Semana de Estudios Medievales de Najera. Logrono, 1999, pp. 39-59.

(3) Letrados e honestos, e sabidores del uso de la eglesia eleven ser los clerigos a quien dieren las dignidades, e los personajes, e las eglesias parrochiales que han cura de almas, e esso mismo deven aver en si quellos a quien diesen los mejores beneficios: assi como calongias o raciones; a la menos que sean letrados en manera que entiendanle latin, e sean sabidores del uso de la eglesia, que es leer e cantar. Partida 1, tit. XVI, ley 2. Decanus [...] .debe ser sesuda por derecho, e assossegado, e de buenas maneras ... Partida 1, tit. VI, ley 3. Si el clerigo sabe bien escribir, o fazer otras cosas que sean honestas ... Partida 1, tit. VI, ley 46. LOPEZ, G. Las Siete Partidas del sabio Rey don Alfanso X el nono, nuevamente glosadas por el licenciado Gregorio Lopez del Conseja Real de Indias de su majestad. Salamanca, 1555, pp. 53 y 65.

(4) Const. XII: Et mandamos lis que qoando dudasen en suspenitencias en algunas cosas que demanden consejo al obispo o a los arcidianos o a los que entendieren de derecho. Const. XXIV: Mandamos que no se entremetan de oyr pleyto ninguno de matrimonio mas alli o fallaren los pleytos de matrimonio embien los a nos o a los arcidianos que saben de derecho, ca este pleyto otro hombre non la deue oyr sin non aquel que sabe de derecho. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica medieval de La Rioja, IV, doc. 132.

(5) SUAREZ BELTRAN, S. El cabildo de la catedral de Oviedo en la Edad Media. Oviedo, 1986, p. 290.

(6) El prior Juan, por comision de Alfonso VIII, sentencia el pleito entre el monasterio de San Martin de Albelda y el concejo de Ausejo sobre la abadia de San Valerio en 1195. Un anos mas tarde, el arcediano Sancho es juez delegado en las diferencias entre el monasterio de Santa Maria la Real de Najera y el monasterio de Valvanera. En 1216, Inocencio III comisiona al chantre y al tesorero calagurritanos como jueces en el pleito entre el prior y cabildo de Tudela y varios de sus parroquianos acerca del pago de diezmos y otras rentas (Apendice documental, doc. 1). En 1220, Honorio III nombra juez al chantre de Calahorra en la disputa entre el abad de Santa Maria de Leire y los visitadores apostolicos (Apendice documental, doc. 2). En 1221, Honorio III designa al dean y al tesorero de Calahorra para juzgar las diferencias entre el cabildo de Pamplona y los clerigos de la iglesia de Murugarren. En 1224, el arzobispo de Toledo, siguiendo una orden de Honorio III, ordena al obispo de Pamplona, al dean de Calahorra y al prior de Tudela que, en nombre de sus respectivos cabildos, publiquen la sentencia de excomunion contra Guillermo de Roda, quien retiene el beneficio de Miranda. En 1232 y 1233, el dean y el chantre de Calahorra actuan como jueces en la disputa entre la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalen y Juan Perez de Zabaldica acerca de la iglesia de Zufia. En 1239, un canonigo, el dean y el arcediano de Calahorra son comisionados por Gregorio IX para que obliguen a los judios de Tudela a pagar los diezmos de las heredades adquiridas de los cristianos (Apendice documental, doc. 3). En 1240, el dean de Calahorra Pedro es nombrado juez en la disputa entre los cabildos de Tudela y Roncesvalles acerca de la iglesia de la Magdalena en Tudela; al no poder atender este pleito, ofrece como sustituto al canonigo calagurritano Juan Perez de Arroniz. En 1244, el dean Martin Perez, el arcediano de Calahorra Rodrigo Jimenez y el chantre Pedro Prior juzgan el pleito entre el monasterio de Fitero y varias iglesias de San Pedro de Yanguas. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, docs. 331, 365, 482 y 483; RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, docs. 53, 99, 105, 126 y 153; RUIZ DE LOIZAGA, S. et al. Documentacion, docs. 21 y 22; OSTOLAZA, M.a I. Coleccion, docs. 103-106.

(7) Los capitulares calagurritanos reciben el nombre de monachi y fratres. En 1046, los capitulares calagurritanos conviven nocte ac die y reciben su sustentamentum en la catedral; anos mas tarde, en 1095, 1124, 1129 y 1145 documentamos que siguen compartiendo un mismo techo. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, II, docs. 7, 42, 70, 77, 97 y 139.

(8) RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, II, doc. 70.

(9) Hacia 1130, aparece el primer capitular propietario de una vivienda privada; trece anos mas tarde, figura el primer capitular denominado como canonico en lugar de monachi y fratres; y, finalmente, el cargo de prior cambia su nombre por el de "dean" en 1207. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, II, docs. 124 y 133; RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, doc. 438.

(10) Ad illuminationem altaris, vel quod ibi necesse fuerint, tam in libris, quam vestimentis. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, II, doc. 56.

(11) Ibidem, doc. 80. En la sede toledana el tesorero (dignidad heredera de las responsabilidades del sacristan) era el encargado de la custodia de los libros catedralicios hasta la creacion de la Biblioteca Capitular en 1383. GONZALVEZ RUIZ, R. "Evolucion historica de la Biblioteca Capitular de Toledo". En El libro antiguo espanol IV. Salamanca, 1998, pp. 250-251.

(12) Esta datacion nos llevaria a la conclusion de que se trata de una adicion posterior que quizas no tuviese un origen calagurritano; por tanto, segun apunta Extremiana Navarro, resulta preciso un estudio mas profundo de la totalidad del codice. En el Archivo de la Catedral de Calahorra existen otros pergaminos sueltos que contienen monodia liturgica con notacion aquitana. Dentro del periodo que ahora estudiamos estarian cuatro Antifonarios de Oficio y uno de Misa, fechados todos ellos tambien en el scriptorium calagurritano. EXTREMIANA NAVARRO, P. "Monodia liturgica en el archivo de la catedral de Calahorra". Kalakorikos, 1999, vol. IV, pp. 289-293. EXTREMIANA NAVARRO, P. Monodia liturgica en La Rioja. Catedral de Calahorra, Santo Domingo de la Calzada y Seminario Diocesano de Logrono (siglos XII-XIX). Logrono, 2004, pp. 353-361, 408, 409 y 557-578.

(13) Ibidem.

(14) Figura como alumno Ossetano. SAINZ RIPA, E. Sedes episcopales de La Rioja, I (Siglos IV-XIII). Logrono, 1994, p. 303. Ademas, cuando este prelado inaugura los nuevos altares de San Emeterio y San Celedonio, en 1132, el arzobispo de Auch asiste a dicha ceremonia. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, II, doc. 102. Los antifonarios con notacion musical aquitana, gracias a su perfecta adaptacion a las necesidades catedralicias, se hallan en casi todas las sedes peninsulares de la epoca. GONZALVEZ RUIZ, R. "Evolucion", p. 239. ROCHA, P. R. "Influjo de los antifonarios aquitanos en el oficio divino de las iglesias del Noroeste de la Peninsula". En Estudios sobre Alfonso VI y la reconquista de Toledo, IV. Toledo, 1990, pp. 27-32.

(15) Ibidem, docs. 74 y 75.

(16) Al hablar de los autores del Libro de las Homilias, se dice: Huius factores libri sunt hii seniores Sedis honorate, Calagurrimis edificate. Ibidem, doc. 74.

(17) Abba pater, Felix et Quiramus alter; Conveniunt una qui voce Iohannis in una; Auxiliuo quorum fit opus, scribendo decorum. Ibidem.

(18) Frater Girardus non est piger hic neque tardus; Qui tenet ecclesie fabricam Sancte Marie; Fit studio cuius, pars maximam Codicis huius. Ibidem.

(19) Petrum Mascussi scribi prius ordine iussit, Qui dedit expensas large, pelles quoque tensas, In quibus illorum sunt gesta notata virorum. Ibidem. El alto precio del pergamino hace que quienes lo costean compartan el mismo honor, figurando junto a los autores del libro. RUIZ ASENCIO, J. M. "Escribas y bibliotecas altomedievales hispanos". En X Semana

de Estudios Medievales de Najera. Logrono, 1999, pp. 151-174. SUAREZ GONZALEZ, A. "Como se elabora un libro en el siglo xu. El proceso de confeccion bibliografica a traves de los manuscritos calagurritanos". Kalakorikos, 1999, vol. IV, p. 105-121.

(20) Petrus ..., Factis perspicuis, moribus ingenuis, Largus et ipse satis, dedit ex rebus decimatis, Magnificum precium Codicis ad studium. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, II, doc. 74.

(21) Statuimus etiam et firmamos ut quando aliquis consorciorum nostrorum obierit, nomen illius in hoc eodem libro statim scribatur et aniversaria dies illius omnibus annis peragatur. Ibidem, doc. 75. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, di. C. "Cronica-obituario de Calahorra". Berceo, 1979, vol. 97, pp. 88-120.

(22) Ibidem, doc. 77.

(23) SUAREZ GONZALEZ, A. "La edicion riojana de los 'moralia in Job' en un manuscrito calagurritano del siglo XII". Berceo, 2002, vol. CXLII, p. 77-92.

(24) Ayuso Marazuela le atribuye la fecha de 1183, siguiendo las tablas de computo dispuestas en los primeros folios del manuscrito, asi como situa su procedencia en el scriptorium calagurritano. AYUSO MARAZUELA, T. "La Biblia de Calahorra. Un importante codice desconocido". Estudios Biblicos, 1942, vol. I, pp. 241-271; "Un scriptorium espanol desconocido". Scriptorium, 1948, vol. II, pp. 13-16. Leclerqc simplemente la ubica en el siglo XII. LECLERQC, J. "Textes et manuscrits de quelque bibliotheques d'Espagne". Hispania Sacra, 1949, vol. II, pp. 91-118. En cambio, esta ultima autora considera arriesgada la fecha de 1183 pues las tablas de computo pueden ser una adicion posterior, datandola en la segunda mitad del siglo XII, seguramente en el ultimo tercio. Menos dudas tiene respecto a su origen calagurritano debido a sus claras relaciones formales con otros manuscritos conservados en el archivo de dicha sede. SUAREZ GONZALEZ, A. "La Biblia de Calahorra: notas sobre sus caracteres externos". Berceo, 1998, vol. CXXXIV, p. 75-104.

(25) RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, I: Estudio. Logrono, 1992, pp. 20 y ss. LECLERQC, J. "Textes", pp. 91-118.

(26) GUIJARRO GONZALEZ, S. "Las escuelas", pp. 61-95. Una excepcion es la catedral de Palencia, en cuya biblioteca resultan escasas las producciones teologicas altomedievales. GUIJARRO GONZALEZ, S. "Cultura e intereses libristicos en la catedral de Palencia durante el siglo xv". En La memoria de los libros. Estudios sobre la hutoria del escrito y de la lectura en Europa y America, I. Madrid, 2004, pp. 749-750. Por esos mismos anos la catedral de Toledo encarga la elaboracion de las Homilias de San Agustin al Evangelio de San Juan. GONZALVEZ RUIZ, R. "Evolucion", pp. 239-240.

(27) Asi ocurre en Salamanca y Palencia. MARTIN MARTIN, J. L. El cabildo de la catedral de Salamanca (siglos XII-XIII). Salamanca, 1975, pp. 44 y ss. GUIJARRO GONZALEZ, S. "Las escuelas", pp. 61-95. GUIJARRO GONZALEZ, S. "Cultura", p. 745. En la donacion de libros efectuada por Domingo Ibanez a la iglesia de San Cristobal de Calahorra, junto a las obras liturgicas (Homilias Dominicalibus, De caritate, De Penitencia, De Sermonibus sancti Agustini, Derivaciones, Job y Cantuum), se encuentran tambien clasicos como Vides Esopus e Imago Mundi. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, doc. 59.

(28) GUIJARRO GONZALEZ, S. "Las escuelas", pp. 61-95. De este modo, sucede en Oviedo. SUAREZ BELTRAN, S. El cabildo, p. 302. De los 265 volumenes de la biblioteca de la catedral de Palencia en el siglo xv, 82 son obras liturgicas, 92 teologicas y de Sagrada Escritura y 45 son libros de derecho, en su mayoria canonico. GUIJARRO GONZALEZ, S. "Cultura", p. 743.

(29) Similares a estas son las materias ensenadas en las escuelas catedralicias de Oviedo (artes liberales: Trivium y Cuadrivium) y Burgos (gramatica, teologia, liturgia y canto). SUAREZ BELTRAN, S. El cabildo, pp. 70 y 292.

(30) En Salamanca, este cargo capitular aparece denominado como precentor desde mediados del siglo XII. En 1190, el precentor es sustituido por el "maestrescuela"; sobre el recae la responsabilidad directa de la formacion de los clerigos en las escuelas catedralicias, teniendo que nombrar a un maestro para ensenar gramatica a los "ninos del coro". MARTIN MARTIN, J. L. El cabildo de la catedral, p. 24. En Santiago, existe desde principios del siglo xi. En la siguiente centuria, durante la reforma del obispo Diego Gelmirez (1100-1140), se refuerza la importancia del maestrescuela con el fuerte impulso cultural concedido a la sede. BARREIRO SOMOZA, J. El senorio de la iglesia de Santiago de Compostela (Siglos IX-XIII). La Coruna, 1987, pp. 171, 198 y ss. En Salamanca y Avila, el maestrescuela supervisa la redaccion de los documentos capitulares y el empleo del sello del cabildo. MARTIN MARTIN, J. L. El cabildo de la catedral, p. 26. LOPEZ AREVALO, J. R. Un cabildo catedral de la Vieja Castilla: Avila. Su estructura juridica, s. XIII-XIX. Avila, 1966, p. 88. En Oviedo, tambien debe corregir la lectura de los evangelios y demas textos liturgicos. SUAREZ BELTRAN, S. El cabildo, p. 71. El maestrescuela contaba con el estatus de dignidad y, en la catedral de Salamanca, segun las constituciones de Inocencio IV, recibia ciento cincuenta maravedies, la misma asignacion que el tesorero, y responde de sus negligencias con sus retribuciones; todo ello establecido en las constituciones de 1230. MARTIN MARTIN, J. L. El cabildo de la catedral, pp. 26 y 28. En Avila, percibe tambien ciento cincuenta maravedies, igual que el tesorero y el chantre, segun la ordenacion realizada por Inocencio IV. LOPEZ AREVALO, J. R. Un cabildo, p. 216.

(31) Dedit ex rebus decimatis, Magnificum precium Codicis ad studium (id opus). RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, II, doc. 74.

(32) Mandamos que a los clerigos que quisieren ir a escuelas, que vayan con licencia del obispo e que vayan a escuelas generales assi como a Bolonia o a Paris o a Tolosa o a Calahorra e aquel den su ration del annal por tres annos e a cabo de tres annos que torne e si vieremos nos que bien aprovecho dar lemos licencia de yr e si non aprovechare bien mandaremos que finque; empero salvo todo el derecho de aquellos que van a Theologia e de los otros que van de las eglesias cathedrales que fueren a otras scuelas. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, doc. 132.

(33) Concretamente en 1851. TERUEL GREGORIO DE TEJADA, M. Vocabulario basico de la historia de la Iglesia. Barcelona, 1993, p. 44. Del resto de las sedes del reino, solo Burgos carece tambien de este cargo. MANSILLA REOYO, D. Iglesia castellano-leonesa y curia romana en los tiempos del rey San Fernando. Madrid, 1945, p. 199.

(34) MARTIN MARTIN, J. L. El Cabildo de la Catedral, p. 24. GUIJARRO GONZALEZ, S. "Las escuelas", pp. 61-95.

(35) TERUEL GREGORIO DE TEJADA, M. Vocabulario, p. 43. La relacion entre primiclerus, precedente del chantre, y precentor tambien tiene lugar en otras catedrales como Compostela y Oviedo, en esta ultima son las mismas personas por lo menos desde el 1113, uniendo, junto a las funciones del chantre, las de educar y vigilar a los clerigos, propias del precentor. Esta situacion se mantiene hasta mediados del siglo XII, cuando el aumento del clero, la complejidad organizativa derivada del aumento patrimonial y las disposiciones conciliares al respecto dividen dichos cargos. SUAREZ BELTRAN, S. El cabildo, pp. 70 y ss.

(36) SUAREZ BELTRAN, S. El cabildo, pp. 44 y s. GUIJARRO GONZALEZ, S. "Las escuelas", pp. 61-95.

(37) RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, docs. 226, 363 y 364.

(38) En 1195 contamos con la ultima informacion sobre el precentor, un ano despues, registramos la primera mencion al cantor en un documento donde, tambien por primera vez, figura un magister sin ningun otro cargo. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, docs. 358, 363 y 364. A raiz de todo lo expuesto en el texto, no consideramos legitimo interpretar esta coincidencia como un dato sobre las actividades docentes del precentor. En la misma linea. TERUEL GREGORIO DE TEJADA, M. Vocabulario, pp. 43 y s.

(39) SUAREZ BELTRAN, S. El cabildo, p. 292. GUIJARRO GONZALEZ, S. "Las escuelas", pp. 61-95.

(40) Tambien reciben este nombre los notarios que imparten sus ensenanzas a sus discipulos. BONO, J. Historia del Derecho Notarial espanol, I y II. Madrid, 1982, p. 225. En nuestra documentacion, solo determinamos esta actividad docente en el caso de Martin que, a finales del siglo XII, recibe la donacion de un lienzo por parte de su alumna Glorieta; sin embargo, no podemos incluir a este personaje dentro del cabildo calagurritano. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, doc. 383.

(41) GUIJARRO GONZALEZ, S. "Las escuelas", pp. 61-95.

(42) En las constituciones aprobadas en el Sinodo de Logrono (1240), se hace hincapie en su funcion pastoral, debiendo velar por el alma de sus feligreses y clerigos, informandoles de dichas disposiciones sinodales: const. XXXV: "mandamos a los arcidianos eta los arciprestes e a los penitencarios nuestros so pena del nuestro amor que las fagan bien goardar que la sangre de las almas que les son comendadas non los sea demandada a ellos"; const. L: "que las lean [...] maestros de penitencias III. Vegadas en las tres pascuas et si alguno fuere fallado neglegentes sera como desobediente castigado". RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, doc. 132.

(43) RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, II, doc. 102.

(44) RUIZ DE LOIZAGA, S. et al. Documentacion, doc. 12.

(45) GUIJARRO GONZALEZ, S. "Las escuelas", pp. 61-95.

(46) En Oviedo, los alumnos son jovenes capitulares (canonigos y racioneros) carentes de la formacion necesaria para desarrollar su actividad liturgica, asi como ninos de coro, receptores ensenanzas minimas de lectura y canto, y laicos. SUAREZ BELTRAN, S. El cabildo, p. 71. De igual manera, ocurre en Santiago, donde esta destinado a la educacion de clerigos e hijos de nobles. BARREIRO SOMOZA, J. El senorio, p. 171.

(47) MARTIN MARTIN, J. L. "Cabildos catedralicios del occidente espanol hasta mediados del siglo XIII". En Homenaje a Fray Justo Perez de Urbel, OSB. Abadia de Silos, 1977, vol. II, pp. 125-136.

(48) In locus decedentium canonicorum seu portionariorum de benemeritis et idoneis servitoribus utruiusque chori taro ecclesiarum quam diocesis, indigene in utraque ecclesia secundum sui servitii meritum gradatim, tam canonici quam portionari subrogentur, nec in hoc alienigene admittantur, dum ibidem idonei potuerit reperiri, nisi pensata utriusque ecclesie utilitate vel necesitate propter litteralis scientie eminentiam et morum prerrogativam vel generis nobilitatem aliunde per episcopum et capitulum aliqui assumantur. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, doc. 186.

(49) En Oviedo, el maestrescuela hace las veces de canciller del cabildo. SUAREZ BELTRAN, S. El cabildo, pp. 70 y ss.

(50) A Pedro, escriba en 1095, lo identificamos con el arcediano Pedro, archilevita notari, suscriptor en verso del Libro de las Homilias. El escriba Raimundo en 1129 podria ser el capitular y chantre del mismo nombre entre 1130 y 1147. El escriba "D." en 1139 nos lleva a los muchos capitulares coetaneos llamados Diego y Domingo. Igual ocurre con Diego, escriba en 1165 y 1167, Pedro en 1171, 1172 y antes de 1190, Domingo en 1192 y Pedro en 1194, 1198, 1199, 1202 y 1204. Antolin, autor de un documento entre 1124 y 1148, figura en esta misma carta como prestatario de una vina catedralicia. En el ano 1185 fechamos un diploma realizado por Marcos, el unico escriba cuya pertenencia al cabildo calagurritano no podemos conjeturar. El arcediano Fernando es canciller de los monarcas navarros, pero no elabora documentos capitulares. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, II, docs. 42, 74, 97, 122/123, 124, 219, 220, 225 y 226; RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, docs. 245, 248, 286, 307, 319, 349, 350, 374, 381, 404 y 420; MARTIN DUQUE, A. J. y LAGARRA DE MIGUEL, J. M.a Coleccion, doc. 208; JIMENO JURIO, J. M. y JIMENO ARANGUREN, R. Archivo, doc. 3; MARTIN DUQUE, A Documentacion, doc. 353.

(51) RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, II, doc. 213.

(52) 1179, 1194, 1194, 1198, 1199, 1202, h. 1202 (Petrus, prior eiusdem ecclesie, qui hanc cartam scripsit) y 1204. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, doc. 272, 349, 350, 374, 381, 404, 406 y 420.

(53) Redacta cartas para el prelado en 1155 y 1156, asi como elabora documentos para el cabildo en 1147 y 1152. Tambien es el autor de dos diplomas que, aunque contienen operaciones catedralicias, se elaboran a peticion de particulares en 1145 (Petrus presbiter scripsit iussione Stephani huius donationis auctoris) y 1150 (Petrus capellanus rogatu Dominici scripsit); de ahi que no los consideremos como documentos capitulares. RODRIGUEZ RuIz DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, docs. 140, 145, 153, 161, 163, 180 y 192.

(54) Miguel de Siscar en 1203; Juan en 1204; Pedro en 1223; Pedro Cebrian en 1224; Domingo de Ubago en 1224; Diego Ortiz en 1229; Martin en 1235; Fernando Dominguez en 1243 y 1245; Pedro Miguel, escribano del concejo de Calahorra, en 1250 y 1251. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, docs. 418, 422 y 496; RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, docs. 68, 72, 90, 113, 145, 161, 192, 195, 198 y 243. Martin Lopez documenta en 1234 el ultimo notario perteneciente a la congregacion de San Isidoro de Leon; este dato estaria en consonancia con lo que observamos en Calahorra. MARTIN LOPEZ, M.a E. "El scriptorium documental de San Isidoro de Leon". En Monjes y monasterios espanoles, III. San Lorenzo del Escorial, 1995, p. 545.

(55) Pedro Prior, futuro canonigo y chantre, elabora documentos capitulares cuando solo es un mero capitular en 1222 y en 1228. En este mismo estrato se encuentra Pedro Martinez, capitular en 1223 y autor de un documento en 1248. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, docs. 60, 88 y 180.

(56) Operaciones privadas del sacristan en 1199 y 1204; asi como una compraventa entre particulares en 1201-1206. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, docs. 381, 406 y 421.

(57) Documentos capitulares en 1224, 1225, 1226, 1244, 1247, 1248 y 1250. Documentos privados para el tesorero en 1232, el chantre en 1243, el canonigo Hugo en 1234, otro canonigo en 1249 y para personas ajenas al cabildo en 1228 y 1245. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, docs. 499, 501 y 502. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica. IV, docs. 74, 81, 87, 101, 110, 143, 146, 149, 151, 175, 181, 182 y 191.

(58) RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, doc. 125.

(59) GARCIA GARCIA, A. "De las escuelas", pp. 39-59.

(60) En Oviedo no se conocen ejemplares de la biblioteca capitular, ni existen datos acerca de las donaciones de libros por parte de particulares hasta la segunda mitad del siglo XIII. SUAREZ BELTRAN, S. El cabildo, p. 289. GUIJARRO GONZALEZ, S. "Las escuelas", pp. 61-95.

(61) Scilicet Petrus in ecclesia vestra quondam ea condicione socius fieri merut, ut ad opus eius quendam librum scribere teneretur, alius vero videlicet Iohannes, canonicatum non habuit in eadem, nisi prius libros quosdam quos secum habebet, ecclesie ipsi curaret oferre. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, doc. 329.

(62) RUIZ ASENCIO, J. M. "Escribas", pp. 151-174. GUIJARRO GONZALEZ, S. "Las escuelas", pp. 61-96.

(63) RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, doc. 335.

(64) Const. XLII: Stablecemos que en cada un arcidianado lean dos maestros de gramatica en lugares convenientes e non que sepamos si son suficientes para leer e sea el su salario convenible stablecido por el obispo o por el arcidiano o por el arcipreste e los clerigos que pecharen salario non den collecha al maestro e los que fueren para aprender constringalos el arcidiano o el arcipreste que aprengan et ayan sus rationes entegramente del annas por asi que las eglesias non sean menguadas de su servitio apdado e asi non podran aver escusa que saben fablar latin o pronunciar. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica medieval de La Rioja, IV, doc. 132.

(65) Nisi pensata utriusque ecclesie utilitate vel necessitate propter litterales scientie eminentiam et morum prerrogativam ad generis nobilitatem aliunde per episcopum et capitulum aliqui assumantur. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, doc. 186.

(66) Ibidem, doc. 13. El Sinodo de Santiago (1229) encarga a los arcedianos la seleccion de los clerigos aptos para el estudio. GUIJARRO GONZALEZ, S. "Las escuelas", pp. 61-95.

(67) Nolumus tamen quod per hoc in Romana ecclesia existentibus ac etiam studentibus in theologica facultate. (LOI 29 y LOI 31). RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, doc. 506b; RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, doc. 132; RUIZ DE LOIZAGA, S. et al. Documentacion, docs. 29 y 31. De igual manera, esta excepcion queda reflejada en Las Partidas: Coger e tomar pueden sus rentas los clerigos de las Eglesias [...] maguer enellas non morasen, asi como quando fuesen en romeria, o estuviesen en escuelas. Partida 1, tit. XVI, ley 19. LOPEZ, G. Las Siete Partidas, p. 125.

(68) Decernimus enim quod tam in dignitatibus constituti quam canonici vel portionarii in dictis ecclesiis residentiam faciant continuam, nisi fuerint vel in scolis vel peregrinatione vel pro negotiu suis, que sine evidenti dispendio pretermitti non possunt, vel ipsarum ecclesiarum urgens neccesitas vel evidens utilitas eos compellat abesse, presertim pro huius ad Sedem Apostolicam veniendo licentia, propter hoc ab episcopo vel capitulo iuxta morem utriusque ecclesie perita pariter et obtenta, quam in dictis casibus nolumus, quia non convenit, denegari. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, doc. 186.

(69) Circa scolares autem studere volentes tam in numero, quam in tempore taliter moderamur ut episcopi et capituli iudicio decernatur, quot et qui magis idonei et ecclesiis plus utiles videantur ut ad studium ab ecclesiarum servitio relaxentur, et qui ad hoc fuerint relaxandi, quinquenio tamen continuo in scolari militia demorentur, beneficia sua preterquam de aniversariis et mortuariis integre percepturi ac si residentiam facerent personalem ex tunc ad ecclesias reversuri; nisi taro episcopo quam capitulo placuerit sibi gratiam facere temporis amplioris. Qui vero sicut iam dictum est, cessantibus causis antedictis noluerint residere, prestimoniorum porventus illius anni, que habent ab ecclesia, applicentur aliis per quos dictis ecclesus medio tempore serviatur, et si nec sic resipuerint tertio legitime requisiti, in roturo eis prestimonia substrahantur. Ibidem.

(70) Solo se localizan treinta estudiantes durante el siglo XIII para todo el territorio castellano-leones. GUIJARRO GONZALEZ, S. "Escuelas", pp. 61-95.

(71) GARCIA GARCIA, A. "De las escuelas", pp. 39-59.

(72) Durante el siglo XIII, apenas hay "bachilleres" y "licenciados" en las catedrales de Castilla-Leon. GUIJARRO GONZALEZ, S. "Escuelas", pp. 61-95. En la sede ovetense, tenemos ejemplos de capitulares que, a finales del siglo XIII, estudian en Paris y Roma. SUAREZ BELTRAN, S. El cabildo, p. 72.

(73) En los nueve cabildos estudiados se reunen 333 titulos de magister entre 1011 y 1200, cantidad no muy alejada de los 300 a 600 maestros que N. Orne ha estimado en este periodo en las escuelas medievales inglesas. Situacion bastante discordante con respecto a las negativas apreciaciones del legado papal Juan de Abbeville en el concilio de Valladolid (1228). GUIJARRO GONZALEZ, S. "Las escuelas", pp. 61-95.

(74) RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, doc. 389.

(75) El canonigo Juan de Bago tampoco firma quia scribere non poteram, sin que sepamos nada acerca de su formacion. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, doc. 389.

(76) RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, II, docs. 82, 90 y 124; RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, III, doc. 428/429; RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, I. Coleccion diplomatica, IV, docs. 64, 88, 176 y 180. Los testamentos de capitulares a favor de la catedral de Oviedo contienen, aunque escasas, varias referencias a libros. SUAREZ BELTRAN, S. El cabildo, p. 302. En la catedral de Toledo, hasta el siglo XIV no resultan frecuentes los capitulares que donan sus libros a dicha iglesia; excepcion hecha de los libros de rezo, muy utiles para facilitar las oraciones por el alma de los testantes. GONZALVEZ RUIZ, R. "Evolucion", p. 241.

(77) Su caracter de obispado sufraganeo, la carencia de un dominio jurisdiccional sobre Calahorra, el alto grado de senorializacion de algunos territorios diocesanos como Vizcaya, la existencia de una sede compartida entre Calahorra y Santo Domingo de la Calzada ..., motivarian dicha precariedad economica que queda reflejada en el reducido numero de capitulares. Perez Rodriguez, F. J. La iglesia de Santiago de Compostela en la Edad Media: el cabildo catedralicio (1100-1400). Santiago, 1996, pp. 36-37.

(78) Aparece en los documentos de este monarca como scriba regis en 1173 y 1176, notarius regisen 1174, 1178 y 1182, vicecancellarius entre 1176 y 1188 y cancellarius entre 1189 y 1195. ALEGRIA SUESCUN, D. et al. Archivo, docs. 48, 50, 52, 54, 60, 62, 68, 69, 74, 82, 84, 90, 94, 96, 101, 102, 103, 104, 107, 110, 111, 113, 119, 120, 123, 124, 125, 127, 133, 134, 135, 136, 137, 138 y 140; MARTIN DUQUE, A. J. y LACARRA DE MIGUEL, J. Ma. Coleccion, docs. 208 y 250; OSTOLAZA, Ma. I. Coleccion, doc. 92; GONI GAZTAMBIDE, J. Coleccion, doc. 405; JIMENO JURIO, docs. 3-6; MARTIN GONZALEZ, M. Coleccion, docs. 542 y 545.

(79) GONI GAZTAMBIDE, J. Coleccion, docs. 542 y 545.

Tomas SAENZ DE HARO

Instituto de Ensenanza Secundaria "Valle del Jerte". C/ El Cerrillo, s/n. E-10610 CABEZUELA DEL VALLE (Caceres). C. e.: TATECA@terra.es
4.1. Tabla I: Posesion del titulo de magister entre los capitulares
de la catedral de Calahorra (1045-1257).

  FECHA              NOMBRE                      CARGO

1135-1143   Pedro de Armentia          arcediano
1167-1185   Arnaldo                    arcediano
1196        Pedro Rodriguez            sin especificar
1203-1206   Juan Garcia de Agoncillo   sin especificar
1203        Guillermo de Soria         sin especificar
1222-1228   Hugo                       canonigo
1222-1255   Martin Perez               racionero, chantre y dean
1223-1224   Guillermo                  chantre
1223-1227   Bernal                     arcediano
1228-1263   Aznar Lopez de Cadreita    racionero y obispo
1228-1245   ?Juan Suarez?              arcediano
1228-1250   Diego Zapata               canonigo y arcediano
1232        Pedro Salvador             tesorero
1234        Lope                       racionero
1235        Juan Perez                 arcediano
1240        Juan Perez de Arroniz      canonigo

4.4. Tabla II. Elaboracion de los documentos del cabildo catedral de
Calahorra (1045-1257).

  FECHA           ESCRIBA           RELACION CON        N.[degrees] DE
                                     EL CABILDO       DOCUMENTOS

1095         Pedro                arcediano               1
1129         Raimundo             chantre                 1
h. 1135      Antolin              extracapitular          1
1139         D.                   desconocido             1
1147-1177    Pedro *              capellan                3
1165-1167    Diego                desconocido             4
1167         Pedro de Albelda **  canonigo                1
1171-1172    Pedro                desconocido             3
1179-1204    Pedro Juanes Gomez   Canonigo, chantre       8
                                    y prior
1185         Marcos               extracapitular          1
1192         Domingo              desconocido             1
1203         Miguel de Siscar     extracapitular          1
1204         Juan                 extracapitular          1
1222         Pedro Prior          capitular               1
1223         Pedro                extracapitular          1
1224         Pedro Cebrian        extracapitular          1
1224         Domingo de Ubago     extracapitular          1
1224-1250    Pedro Arnaldez       extracapitular          10
1229         Diego Ortiz          extracapitular          1
1235         Martin               extracapitular          1
1243-1245    Fernando Dominguez   extracapitular          2
1248         Pedro Martinez       racionero               1
1250-1251    Pedro Migueles       extracapitular          3

* Quizas el Petrus scripsit que aparece en un documento de 1150 se
refiera tambien a nuestro capellan Pedro. RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, 1.
Coleccion diplomatica, II, doc. 163.

** En 1167, aparece como Petrus Albaidensis ecclesie supranominate
scripsit canonicus. No se puede identificar con el coetaneo escriba
y capellan Pedro, pues Petrus Albaidensis canonicus fallece en 1170;
en cambio, el capellan Pedro vuelve a elaborar un documento en 1170.
RODRIGUEZ RUIZ DE LAMA, 1. Coleccion diplomatica, II, docs. 76 y
213; GARCIA TURZA, F. J. Documentacion, doc. 43.
COPYRIGHT 2006 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:VARIA
Author:Saenz de Haro, Tomas
Publication:Studia Historica. Historia Medieval
Date:Jan 1, 2006
Words:12437
Previous Article:Agua y poblamiento. Notas sobre la configuracion del territorio de Tudela andalusi.
Next Article:Brogiolo, Gian Pietro, Chavarria Arnau, Alexandra y Valenti, Marco (eds.): Dopo la fine delle ville: le campagne dal VI al IX secolo.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters