Printer Friendly

Acaparamiento de territorios y politicas agrarias en America Latina en el siglo 21: analisis de procesos y propuestas normativas.

1. INTRODUCCION

Los conflictos por el control de los recursos naturales han sido una constante en la historia de America Latina. A inicios del siglo XXI, sin embargo, un conjunto de nuevos procesos de transformacion de los territorios rurales que involucran nuevos y viejos actores estan teniendo lugar en el continente. Esta situacion genera conflictos y tambien alianzas, cuyas implicaciones para el diseno e implementacion de las politicas alimentarias y de superacion de la pobreza es necesario analizar.

El argumento que guia al presente documento es que la cuestion agraria en America Latina esta actualmente vinculada a dos principales procesos de acaparamiento de tierras, que es necesario diferenciar. Por una parte estan los acaparamientos vinculados a agronegocios, para la produccion de cultivos con multiples usos (e.g. soya, cana de azucar, palma aceitera, maiz, etc.); y, por otra parte, los agronegocios vinculados a empresas <<extractivas>>. En el primer caso los acaparamientos conducen a monocultivos para la exportacion, sustituyendo a los anteriores sistemas productivos agricolas, con graves riesgos para la seguridad alimentaria de la poblacion en general. En el segundo, los acaparamientos conducen a la extraccion de hidrocarburos, biocombustibles, minerales y productos forestales, mediante la expansion de las fronteras de recursos, con graves riesgos tanto para los derechos de propiedad y uso de los territorios de la poblacion local como para la sustentabilidad de los ecosistemas locales.

A diferencia de la cuestion agraria que caracterizo a los siglos precedentes, cuando los conflictos por la tierra basicamente se centraron en las relaciones entre hacendados versus <<campesinos sin tierra>> (los trabajadores agricolas) y <<campesinos>> (o pequenos productores rurales), la cuestion agraria del siglo XXI tiene como eje central el acaparamiento y la mercantilizacion de tierras, aguas y bosques, con miras a la expansion de productos de exportacion, con la activa participacion de agentes financieros globales; y, en muchos casos, con el apoyo (explicito o implicito) de los Estados nacionales.

El acaparamiento de tierras-sin embargoesta tambien relacionado con otros tres procesos de transformacion de los territorios rurales, de mas larga data y que-en gran medida-siguen ocurriendo paralelamente, o que crecientemente tienden a estar subordinados a los dos primeros: i) los procesos en los que aun predominan los agricultores familiares vinculados al consumo domestico y/o a los mercados dinamicos nacionales; ii) los procesos de diversificacion productiva y de fuentes de ingreso de los hogares rurales, debido a sus crecientes vinculos con los centros urbanos y los mercados dinamicos; y, iii) los procesos en los que predominan poblaciones <<campesinas>> y/o etnias indigenas y afrodescendientes, total o parcialmente excluidas, de los mercados dinamicos.

El documento tiene como objetivos responder a las siguientes preguntas: ?como conceptualizar a los principales actores en estos procesos?; ?que caracteristicas especificas asume cada proceso en los paises de la region?; ?cuales son sus resultados desde el punto de vista del crecimiento economico, el bienestar de las poblaciones rurales, la equidad social, el manejo de los ambientes biofisicos y las garantias al cumplimiento de los derechos humanos?

Ademas de esta introduccion y las conclusiones, el articulo esta estructurado en tres partes. En la primera se caracteriza el contexto global, y se esboza el papel que desempenan las agencias internacionales en estos procesos. En la segunda parte se analizan los cuatro procesos transformacion de los territorios rurales anteriormente mencionados. En la tercera parte se identifican los papeles que desempenan los Estados, las empresas, las organizaciones (nacionales) de la sociedad civil y las organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos de las poblaciones rurales. Por ultimo, en las conclusiones, se identifican algunos de los retos que estos procesos plantean a fin de garantizar la seguridad y soberania alimentaria, la superacion de la pobreza rural y la sustentabilidad del contexto biofisico de los territorios rurales.

2. EL CONTEXTO GLOBAL DE LOS PROCESOS TERRITORIALES RURALES LATINOAMERICANOS A INICIOS DEL SIGLO XXI

2.1. LA GOBERNANZA GLOBAL DE LOS SISTEMAS AGROALIMENTARIOS

La nocion de gobernanza global se refiere a las reglas (formales) y normas (informales) que, hasta cierto punto, determinan como las relaciones de poder son ejercidas entre diferentes tipos de actores (e.g., los Estados nacionales, las agencias internacionales, las organizaciones de la sociedad civil y las entidades del sector privado) en busqueda de objetivos comunes.

En ausencia de un Estado global, los mercados agroalimentarios globalizados son regulados por un conjunto de tratados y acuerdos internacionales en los que participan los Estados nacionales, las agencias multilaterales vinculadas a Naciones Unidas (2), las agencias financieras internacionales, las empresas privadas y-aunque todavia en menor grado-, los movimientos sociales y las organizaciones intergubernamentales que buscan promover los intereses de la sociedad civil a escala global (3).

No obstante, la estructura de relaciones de poder que subyace a este sistema global de gobernanza esta basada en una matriz de empresas dominantes que se provisionan de trabajo y recursos naturales donde quiera que sean mas baratos y vende sus productos donde quiera que generan las mayores ganancias. Actualmente, un conjunto de tratados comerciales tienden a favorecer la exportacion de los productos de los paises industrializados, los monopolios de patentes y los subsidios a los combustibles fosiles baratos a todo el sistema.

Los papeles que desempenan las agencias multilaterales y las agencias financieras internacionales son vitales en todo el proceso. No obstante, una parte importante de la gobernanza del sistema global aun forma parte de las atribuciones de los gobiernos nacionales, lo que-en ocasiones-plantea la posibilidad de que respondan a las demandas generadas por los productores rurales, los consumidores, las organizaciones de la sociedad civil, y los movimientos sociales comprometidos con sus luchas y reivindicaciones (cfr. Hendrikson, Wilkinson, Heffernan & Gronski, 2008).

Segun algunos criticos, las organizaciones de desarrollo internacional como tambien las agencias financieras emergidas del acuerdo de Breton Woods, suelen proclamar su compromiso con el principio de igualdad de soberania. Pero, en gran medida, tanto el diseno de la agenda como los mecanismos de toma de decisiones reflejan los diferentes poderes de los Estados miembros (Lipson, 2006). Por lo que Ziervogel & Ericksen (2010) concluyen que:

<<Treinta anos de investigacion y de intervenciones a fin de proteger o incrementar la seguridad alimentaria (desde los escritos de Amartya Sen (4)), han demostrado que el derecho a la alimentacion inherente a la definicion de seguridad alimentaria de la FAO depende del desempeno de instituciones como los mercados, los programas de los gobiernos, los tratados de comercio internacional, y las obligaciones de paises donantes. Tanto los procesos politicos como las relaciones de poder, entre y al interior de los paises, son los determinantes clave de la efectividad de esas instituciones>> (Ziervogel & Ericksen 2010, pp. 525526).

Desde un punto de vista normativo, el fortalecimiento de la participacion de las organizaciones de la sociedad civil en la regulacion del sistema a diferentes escalas (global, nacional, y sub-nacional) es un objetivo de vital importancia con el fin de garantizar tanto los derechos de las poblaciones rurales sobre los territorios en que habitan, como el poder para establecer los criterios de calidad y seguridad de los alimentos (Hendrikson et al, 2008).

2.2. CAMBIOS EN LOS MERCADOS Y EN LAS CADENAS DE VALOR GLOBALES

Existe una extensa literatura academica sobre los procesos estructurales que condujeron a la convergencia entre las crisis financiera, energetica

y agroalimentaria a escala global. Desde fines de la decada de 1970, cuando la crisis de la deuda comenzo, los compromisos adquiridos por los paises perifericos con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial los obligaron a privilegiar el pago del servicio de sus deudas en detrimento tanto de sus inversiones productivas como de sus programas de reduccion de la pobreza y bienestar social. Los resultados fueron, por una parte, el <<paquete>> de politicas neoliberales; y, por la otra, el incremento de inversiones especulativas orientadas hacia la exportacion de productos agricolas y hacia la extraccion de hidrocarburos y productos bioenergeticos, minerales, plantaciones maderables y especies con usos agroindustriales como el caucho, a fin de generar divisas con miras a la exportacion (Cotula, 2012).

A inicios de la decada del 2000 la crisis irrumpio en el sector financiero e inmobiliario de Estados Unidos, para luego convertirse en una gran recesion que golpeo a Estados Unidos, Europa y Japon. En 2007-2008-y nuevamente en 2010-la crisis se traslado al complejo agroalimentario global, cuando los incrementos en los precios de los alimentos evidenciaron que las politicas neoliberales adoptadas en las decadas anteriores por los paises perifericos-al no haber abordado las causas de su endeudamiento-, no habian producido los resultados esperados (5).

Otros procesos, sin embargo, anadian aun mas complejidad al contexto de mercados globales enfrentado por los paises perifericos. Por el lado de la demanda, el crecimiento demografico y los cambios en los patrones alimentarios generaba cambios en las tendencias generales de consumo, como por ejemplo el creciente consumo de proteinas animales producidas con base en granos basicos. Por el lado de la oferta, las reservas internacionales de granos se reducian sensiblemente, incrementando las amenazas a la seguridad alimentaria (Borras, Kay, Gomez & Wilkinson, 2012; McMichael, 2010).

3. LOS PROCESOS TERRITORIALES RURALES DE AMERICA LATINA A INICIOS DEL SIGLO XXI

3.1. LOS PROCESOS DE ACAPARAMIENTO DE TIERRAS Y CONTROL DE LOS TERRITORIOS RURALES POR GOBIERNOS, EMPRESAS TRANSNACIONALES Y AGENTES FINANCIEROS GLOBALES

Segun Holt-Gimenez (2010), las crisis globales inmobiliaria, financiera, energetica y alimentaria y sus complejos vinculos constituyen el origen de los actuales procesos de acaparamiento de tierras en Africa, Asia y America Latina:

<<Los precios (de los alimentos) se incrementaban debido a que los inversionistas crearon una demanda inducida financieramente, imponiendo asi una considerable escasez artificial en el mercado de alimentos global (...) Este mecanismo financiero comenzo con la creacion de los indices de alimentos comercializables, convirtiendolos en activos especulativos por los especuladores financieros. Al hacer crisis la burbuja inmobiliaria en los paises europeos, seguida por la recesion economica, las agencias internacionales de inversion se refugiaron en los no-regulados fondos de materias primas>> (p. 39).

A estas presiones se anadia un componente adicional: los paises con importantes deficits en la produccion de alimentos y/o con excedentes financieros, como los Estados petroleros del Golfo (6), mas China, India, Corea del Sur, Japon, Rusia, Ucrania, entre otros, se volcaron a negociar por diferentes vias la adquisicion de amplios territorios en los paises donde aun era posible encontrarlos con el objetivo de explotar directa o indirectamente sus recursos a fin de satisfacer sus necesidades energeticas y de alimentos (ICAARD, 2006).

Cotula (2012) precisa, sin embargo, que estos procesos de <<acaparamiento>> de tierras, conocidos en la literatura en ingles como land grabbing, no solo fueron determinados por la dinamica de los mercados globales anteriormente descrita, sino tambien por las politicas de los paises arriba mencionados. El objetivo que perseguian era protegerse del incremento en los precios de productos agropecuarios, mineros o de servicios vinculados a los territorios rurales.

En otras palabras, aunque el acaparamiento de tierras y control de territorios comparte una larga historia con los anteriores procesos de colonizacion por los paises europeos, con posterioridad a 2007 grandes lotes de territorio y recursos asociados comenzaron a ser comprados, arrendados o adquiridos mediante relaciones contractuales de diferente tipo tanto por los Estados deficitarios de alimentos como por empresas trasnacionales y entidades financieras (e.g, los fondos de inversion de los ahorristas de los paises industrializados) (GRAIN, 2011).

El actual proceso de acaparamiento de tierras esta vinculado a dos principales tipos de inversionistas: por una parte, los agronegocios (vinculados a la produccion de cultivos con multiples usos); y, por la otra, las empresas extractivas (vinculadas a las empresas petroleras, mineras, de bioenergia, de productos maderables, y de especies con usos agro-industriales como el caucho) (7). Analicemos cada uno de estos procesos por separado.

3.2. LOS PROCESOS DE ACAPARAMIENTO DE TIERRAS Y CONTROL DE TERRITORIOS LIDERADOS POR LOS AGRONEGOCIOS

Los procesos liderados por los agronegocios, generalmente vinculados a los mercados internacionales, debido a la creciente demanda de algunos cultivos (e.g. soya, cana de azucar, palma aceitera, maiz, etc.), debido a sus avances tecnologicos y al desarrollo de sus mercados disponen de multiples usos (como aceites vegetales, alimentos, o biocombustibles), ya que su utilizacion depende de los precios de sus diferentes sub-productos. Por ejemplo, si los precios del aceite de soya o del azucar estan bajos, los cultivos pueden ser utilizados para producir etanol, lo que otorga gran flexibilidad a la inversion del capital inicial. Esto ocurre porque, en la medida en que los precios de sus sub-productos fluctuan en cada mercado, para el inversionista es posible especular con sus diferentes usos (Bebbington, 2009; Borras Jr., Franco, Gomez, Kay & Spoor, 2012).

En estos procesos no solo desempenan importantes papeles las empresas trans-nacionales (financieras o productivas), sino tambien las de capitales latinoamericanos, con frecuencia asociadas a entidades publicas de sus Estados de origen. Segun Wilkinson, Reydon & Di Sabatto (2012), el gobierno de Brasil-por ejemplo-promueve la adopcion de cana de azucar y de soya en diferentes paises de America Latina y de Africa, a traves de la inversion directa de capital via su banco estatal de desarrollo (el BNDES), ofreciendo tecnologia a traves de su empresa publica de investigacion agricola (la EMBRAPA). El objetivo de la politica de Brasil, sin embargo, es acceder con estos productos a los mercados de Estados Unidos y la Union Europea, gracias a las ventajas ofrecidas por los tratados de libre comercio suscritos con los gobiernos de ambos bloques comerciales.

Desde la perspectiva de este articulo, una de las consecuencia mas graves de estos procesos es que los pequenos agricultores estan compitiendo directamente con los poderosos inversionistas internacionales por el control de los recursos naturales de sus territorios, los recursos naturales e incluso su propia fuerza de trabajo, ya que el resultado final de estos procesos es el control sobre el trabajo de las poblaciones rurales y no necesariamente un cambio en la situacion de tenencia de la tierra. En otras palabras, los pequenos productores rurales no necesariamente son expulsados de sus tierras, sino que -con frecuencia- son contratados como asalariados o como proveedores de insumos por los agronegocios.

El acaparamiento de recursos por los agronegocios tambien puede generar graves consecuencias para la seguridad alimentaria de las poblaciones locales. El informe de la Evaluacion Internacional del Papel del Conocimiento, la Ciencia y la Tecnologia en el Desarrollo Agricola, IAASTD (2008), auspiciado por cinco de las agencias de las Naciones Unidas y el Banco Mundial, y cuyos autores fueron mas de cuatrocientos cientificos y expertos en desarrollo de unos ochenta paises, concluyo que el acaparamiento implica una violacion al derecho a una alimentacion adecuada, y concluye que, debido a los peligros para la salud de la poblacion generados por del sistema alimentario industrial dominante en Europa y Estados Unidos (8), por lo que--entre otras medidas--seria necesario incrementar y fortalecer la investigacion y la adopcion de metodos apropiados localmente y democraticamente controlados, basados en la experticia local, el germoplasma local, y los sistemas de semillas locales, manejados por los agricultores (cfr. Holt-Gimenez, 2010).

Lo importante a destacar, sin embargo, es que en cada pais y territorio rural los agronegocios asumen caracteristicas especificas dependiendo no solo de la cadena de valor a las que estan asociados (e.g. la cadena de soja o la cadena lactea), sino tambien de la evolucion historica y las caracteristicas biofisicas del territorio en cuestion (e.g., la Patagonia argentina, el territorio <<bra.sigua.io>> del este de Paraguay, el sur y el sureste de Brasil o sus areas de expansion en El Cerrado y la Amazonia, las grandes irrigaciones de la costa peruana, las explotaciones forestales o fruticolas del centro y sur de Chile, entre otros).

Dependiendo del territorio y de la cadena de valor, en el eslabon de la produccion agropecuaria es posible encontrar a algunos agricultores de pequena escala vinculados a las grandes empresas de agronegocios, debido a la capacidad de los productores domesticos para supervisar el trabajo familiar en tareas que requieren mayor precision o cuidado. No obstante, existen tambien algunas evidencias de tendencias al predominio de los vinculos entre las grandes corporaciones y los agricultores de mayor escala cuando las actividades desempenadas requieren de grandes inversiones productivas o del acceso a infraestructuras a las que los pequenos agricultores no tienen acceso. Aunque tambien es frecuente el caso de empresas que proporcionan el acceso a estos activos por via de la agricultura bajo contrato (Cotula, 2012).

3.3. LOS PROCESOS DE ACAPARAMIENTO DE TIERRAS Y CONTROL DE TERRITORIOS LIDERADOS POR LAS EMPRESAS EXTRACTIVAS

Las empresas involucradas en el acaparamiento de tierras y el control de territorios en America Latina tambien incluyen a otros tipos de empresas: extractivas (e.g, las companias petroleras o mineras), automovilisticas, o de produccion de biocombustibles (Borras et al, 2012a; Cotula, 2012).

Son multiples los argumentos esgrimidos por las empresas extractivas para justificar sus inversiones en estos negocios. Ademas de la existencia de millones de hectareas de tierras supuestamente <<ociosas>> (como por ejemplo, en la Amazonia) y que existen mercados seguros para sus negocios, los productos como los biocombustibles proporcionan, segun estas empresas energia <<verde>> en gran escala, reemplazando los combustibles fosiles y contribuyendo al control del calentamiento global (McMichael, 2010).

Un caso paradigmatico de este proceso es la produccion de etanol y biodiesel, los dos componentes principales del programa de biocombustibles en Brasil y Argentina. En Argentina, el programa de biodiesel comenzo en 2004, como posible solucion al colapso de la economia tradicional de produccion de algodon y ganado en la region semiarida del nordeste. La oferta de biodiesel se apoya en la inmensa produccion de soya, oleaginosa que lidera las exportaciones del pais. Por su parte, la produccion de biocombustibles en Brasil se basa en las plantaciones de palma aceitera en las regiones amazonicas, de soya en las regiones centrales, de cana de azucar, yuca y sorgo en las cooperativas agricolas del sur; y de Jatropha curcas (o pinon) para la produccion de biodiesel (Wilkinson & Herrera, 2010; Valente, 2010).

Una de las consecuencias mas preocupantes de los procesos de transformacion generados por el acaparamiento de territorios para la produccion de biocombustibles es que, en general, su expansion se orienta hacia zonas que son consideradas por los entes estatales como de <<propiedad estatal>> o <<publica>>. Pero-de hecho-, estos territorios constituyen el habitat ocupado historicamente por poblaciones campesinas o de origen etnico minoritario bajo una amplia gama de relaciones de tenencia y uso de tipo <<comunal>> o <<colectivo>>, lo que genera gran inseguridad juridica para estas poblaciones rurales.

3.4. LOS PROCESOS EN LOS QUE PREDOMINAN LOS AGRICULTORES FAMILIARES VINCULADOS AL CONSUMO DOMESTICO Y/O A LOS MERCADOS DINAMICOS (NACIONALES O EXTRANJEROS)

Las nociones de <<agricultura familiar>> y de <<hogar rural agricola>> son dos tipos ideales que subsumen a una diversidad de pequenas y medianas empresas productivas con diferentes estrategias, trayectorias y resultados economicos, dependiendo de sus vinculos con los mercados (productivos, financieros y laborales), como con las unidades domesticas.

En muchos territorios rurales, con dificultades de acceso y pequena poblacion, la agricultura familiar suele estar vinculada a unidades de pequena escala. Este rasgo generalmente supone dificultades de acceso tanto a los activos productivos como a los mercados mas dinamicos.

Con posterioridad a la decada de 1990, en algunos paises del Cono Sur la nocion de agricultura familiar ha estado vinculada tanto a su adopcion por los movimientos sociales agrarios-a fin de articular las demandas sociales de un heterogeneo conjunto categorias sociales-, como al diseno de politicas publicas dirigidas al fortalecimiento de las actividades de pequena escala en algunos sectores productivos, donde su sostenibilidad peligraba como consecuencia del auge de los agronegocios. La literatura tambien senala la reciente creacion de diferentes formas asociativas entre los agricultores familiares, cuyo principal objetivo es superar las limitaciones que establece la pequena escala productiva, a fin de integrarse en forma autonoma a los mercados mas dinamicos (Schneider & Niederle, 2007).

En general, sin embargo, en la mayoria de los paises los agricultores familiares de pequena escala estan vinculados a cadenas de valor cortas, caracterizadas por relaciones de mercado donde lo mas importante no es tanto la distancia o el transporte, sino que los productos llegan a los consumidores imbuidos de informaciones confiables sobre la calidad o los metodos de produccion empleados vis-a-vis la comunicada por las cadenas corporativas. Es el caso, por ejemplo, de las medianas y grandes empresas productoras de frutas, hortalizas y semillas dirigidas hacia los mercados externos en la region central de Chile; o de los pequenos y medianos empresarios de las regiones centro-oeste y sur de Brasil que utilizan tecnologias de punta para la produccion de algodon, soya y carne de aves destinadas a los mercados externos (da Silva, 2010); o de los pequenos y medianos productores de papa y hortalizas del municipio Rangel del estado Merida, en los Andes venezolanos, donde los exitos logrados por sus estrategias de vida se deben tanto al empoderamiento logrado por la construccion de formas autogestionarias de organizacion como a sus vinculos con los mercados dinamicos (cfr. Llambi, 2012).

Es el caso tambien de los vinculos de los pequenos y medianos agricultores con los mercados de alimentos de calidad especifica, tales como organicos, nutraceuticos, de comercio justo y de denominacion de origen. Es un proceso que para algunos productores de quinua en Bolivia ha constituido una excelente oportunidad para revalorizar productos autoctonos anteriormente marginados (Laguna, Caceres Benavides & Carimentrand, 2006).

No obstante, existen notables diferencias en los diferentes paises entre los diferentes tipos de agricultores familiares y los procesos de transformacion rural en que estan insertos, e incluso dentro de cada pais en diferentes territorios. De alli la necesidad de analizar a mucha mayor profundidad los vinculos de estos procesos con temas distributivos vinculados a la equidad entre agricultores, entre agricultores y los demas agentes a lo largo de las cadenas de valor, asi como los impactos de las politicas publicas dirigidas a fortalecerlos y garantizar su supervivencia.

3.5. LOS PROCESOS DE DIVERSIFICACION PRODUCTIVA Y DE FUENTES DE INGRESO DE LOS HOGARES RURALES DEBIDO A SUS CRECIENTES VINCULOS CON LOS CENTROS URBANOS Y LOS MERCADOS DINAMICOS

Otro conjunto de procesos esta vinculado a lo que algunos autores denominan la <<desagrarizacion>> creciente de los territorios rurales, debido a la perdida de peso de las actividades agricolas en su base economica, con manifestaciones a nivel de los hogares debido a la diversificacion de fuentes de empleo e ingresos (Reardon, Berdegue & Escobar, 2001). Tales procesos, por otra parte, suelen comportar profundas transformaciones en los vinculos urbano-rurales (e.g., el surgimiento de zonas periurbanas, con flujos de transporte frecuente entre areas agricolas y no-agricolas a lo largo de corredores entre dos o mas ciudades, la formacion de barrios residenciales de trabajadores urbanos en zonas anteriormente rurales, la ocupacion por actividades de produccion industrial o de servicios de areas anteriormente rurales y agricolas, etc.) (Perez & Farah, 2006).

Este proceso de desagrarizacion tambien se manifiesta en cambios dentro de los nucleos domesticos como en el incremento de sus actividades productivas no-agricolas, al igual que en el incremento de empleos rurales no-agricolas (ERNA) y de ingresos rurales no-agricolas (IRNA) (Reardon et al, 2001).

En America Latina algunos autores senalan la creciente importancia de la <<pluriactividad>> (agricola y no-agricola), asi como la diversificacion productiva y de fuentes de ingreso de los hogares rurales, en ocasiones incluso como estrategia a fin de asegurar la permanencia en el medio rural y los vinculos con el patrimonio familiar (Barrett, Lee & McPeak, 2005; Schneider, 2006). Otros, por el contrario, analizan tanto los efectos positivos que los flujos migratorios y las remesas familiares pueden generar en los territorios rurales de origen, como sus impactos negativos, principalmente como resultado de cambios generacionales y de perdida de su capital humano (Dustmann & Mestres, 2010).

En general las teorias convencionales del desarrollo regional pronosticaban que el crecimiento economico nacional, al reducir los costos de transporte y reducir los costos de transaccion entre las zonas urbanas y rurales, tenderian a intensificar los vinculos urbano-rurales, convirtiendo a las comunidades rurales en multi-espaciales. Los habitantes rurales, quienes crecientemente tenderian a participar de ambos espacios, dependerian cada vez mas de los mercados laborales, de productos y de servicios urbanos, asi como de las remesas de dinero provenientes de los empleos urbanos. En este contexto, solo sobrevivirian las empresas rurales con ventajas economicas en sectores especificos, lo que incluye tanto a las industrias extractivas basadas en recursos naturales que requieren de proximidad temporal o espacial al punto de extraccion o produccion, o que preferentemente empleen mano de obra menos calificada.

No obstante, segun estos mismos enfoques, a medida que los procesos de urbanizacion avanzan los mismos factores que condujeron a economias de escala, de proximidad o de aglomeracion, rapidamente conducen a la congestion urbana y al incremento de costos. En este nuevo estadio del proceso de crecimiento, las actividades productivas o de servicios tenderan a localizarse al exterior de las areas urbanas, a lo largo de corredores de transporte entre las ciudades o donde los recursos sean mas baratos (Start, 2001).

La literatura academica reporta interesantes casos de estudio sobre procesos de crecimiento endogeno en diferentes entornos rurales de America Latina. Segun Martinez-Valle (2000), Pelileo-una comunidad de artesanos textiles en la Sierra central de Ecuador-revela que, en la presencia de condiciones iniciales favorables (como por ejemplo una buena infraestructura vial, el acceso al servicio electrico y la proximidad a un importante centro comercial; en este caso, la ciudad de Ambato), se generan condiciones para un crecimiento economico sostenible. Similarmente, para Renard (1999), Soconusco-una zona indigena de pequenos productores de cafe organico en la Sierra Madre del estado de Chiapas en Mexico-revela condiciones fisico-naturales favorables para la produccion de un cafe de calidad Premium. Asi mismo, tiene la ventaja de la proximidad a la ciudad de Tapachula, desde donde es relativamente sencilla la vinculacion a los mercados nacionales e internacionales. Segun Rebai (2010), las redes de productores agroecologicos en la provincia de Azuay, en Ecuador, tambien revelan que los vinculos con los entornos urbanos constituyen un factor fundamental para el sostenimiento de a economia domestica; y, a largo plazo, pudieran ser claves para el dinamismo regional.

Estos casos demuestran la gran flexibilidad, en general, de los hogares rurales para ajustarse a las crisis generadas por los cambios en su entorno economico o politico, como tambien la vulnerabilidad de los hogares que no disponen de suficientes recursos (fisicos, financieros, humanos o sociales) a fin de sobrevivir como productores independientes durante prolongados periodos de crisis. Ambos casos revelan tambien que la creacion de organizaciones economicas por parte de los hogares rurales mas pobres puede ser una eficiente solucion institucional, a fin de incrementar su poder de negociacion como productores en mercados no-competitivos y segmentados y a fin de encontrar soluciones colectivas a sus problemas. No obstante, ambos casos tambien demuestran la dificultad para compatibilizar las estrategias de corto plazo de los hogares rurales mas pobres (particularmente en la medida en que estan apremiados por urgentes necesidades de supervivencia), al ser contrastadas con la necesidad de las organizaciones de disenar estrategias flexibles y de mas largo plazo a fin de sobrevivir como empresas, en particular cuando el entorno de mercados y de politicas les es adverso.

3.6. LOS PROCESOS EN LOS QUE PREDOMINAN LAS POBLACIONES <<CAMPESINAS>> Y LOS GRUPOS ETNICOS MINORITARIOS, TOTAL O PARCIALMENTE EXCLUIDOS DE LOS MERCADOS DINAMICOS

Un cuarto tipo de procesos que, a pesar de haber perdido peso recientemente en la literatura sigue teniendo gran vigencia en terminos demograficos y sociales, es el vinculado a las poblaciones identificadas en los diferentes paises como <<campesinos>> o como <<indigenas>> y <<afrodescendientes>> (los grupos etnicos minoritarios a escala nacional) (9).

La nocion de <<campesino>> es un tipo ideal que subsume a actores con multiples caracteristicas culturales y origenes historicos10. Estas poblaciones rurales, dependiendo de sus condiciones de acceso a los activos productivos y a los mercados, pero tambien de las condiciones climaticas y biofisicas de los territorios donde estan localizadas, frecuentemente han sido excluidas de los procesos de capitalizacion que caracterizan a los procesos anteriores (11). Por lo tanto, aunque es posible identificar algunas semejanzas entre este tipo de procesos en los diferentes paises, tambien es posible destacar multiples diferencias.

Un notable caso es Guatemala, pais donde un 43% de poblacion indigena es de ascendencia Maya-Q 'eqchi. A inicios del siglo XIX el auge de la produccion cafetalera genero el desplazamiento de gran parte de la poblacion indigena y campesina hacia el norte del pais. Ademas de trabajar en las plantaciones, la poblacion indigena se asento mayoritariamente en el altiplano occidental y se dedico al cultivo de maiz y frijol. Segun Reyes (2013), al finalizar el conflicto armado interno -con los Acuerdos de Paz en 1996--la mayoria de las familias campesinas e indigenas despojados de sus tierras no recibieron compensaciones adecuadas, lo que no les permitio su reconversion hacia otras actividades.

Con posterioridad al 2000 y segun AlonsoFradejas, Caal Hub & Chinchilla Miranda (2011), las tierras bajas del norte--principalmente pobladas por los Maya-Q'eqchi--se convirtieron en la zona de expansion de los agronegocios vinculados a la produccion de cana de azucar y de palma aceitera.

Segun estos autores,

<<Los mecanismos para expandir la superficie con cana y palma en las tierras bajas del norte son: i) el arrendamientos de tierras por 25 anos sobre todo a grandes terratenientes; ii) las alianzas con terratenientes para venderselas a los agronegocios; ni) la compra directa para establecer sus propias plantaciones mediante la re-concentracion de medianas y grandes fincas en mega-plantaciones de palma (Polochic-Fray y Sayaxche) y de cana (Polochic-Valle) y la concentracion de parcelas campesinas (Ixcan, Chisec, Fray y Sayaxche). (Ademas de) mecanismos para el lavado de dinero por parte del narcotrafico, bajo la figura de 'ganaderos en recoversionproductiva)'>> (Alonso-Fradejas et al, 2011, p. 35).

Y concluyen:

<<Basicamente, las plantaciones agroindustriales necesitan la tierra de la poblacion rural, pero no su trabajo, y requieren tambien de los servicios y bienes de los ecosistemas pero solo por unos pocos ano. Sin apoyos para la intensificacion/ diversificacion agropecuaria, y en ausencia de otros sectores de actividad economica (industria y servicios) que logren ocupar de manera pertinente a las crecientes masas de familias despojadas y j uventud rural sin tierra, es preciso ir mas alla de soluciones coercitivas que tachan y criminalizan como el nuevo 'enemigo interno' a la poblacion rural bajo desesperadas condiciones de mira-subsistencia (...) Y es que el capitalismo agrario flexible de los agronegocios de la cana y de la palma genera un cambio radical no solo en las relaciones de produccion propias de los mercados de trabajo capitalistas, sino que tambien impacta en el caracter de las relaciones sociales intra-comunitarias: descomunalizandoyreiiicando (monetarizando) las tradicionales relaciones de economia moral (...)>> (Alonso-Fradejas et al. 2011, p. 180).

4. LOS PRINCIPALES ACTORES Y SUS AGENCIAS

A escala nacional, la gobernanza de la tierra y de los sistemas agroalimentarios es el proceso por medio del cual los actores implicados toman decisiones en relacion con el acceso y uso de la tierra y sus recursos naturales, los mecanismos mediante los cuales las decisiones de politica son implementados y las formas como los conflictos de intereses entre los actores participantes son reconciliados.

4.1. LOS ESTADOS NACIONALES

A pesar de las tendencias anteriormente senaladas hacia la gobernanza compartida de los sistemas agroalimentarios, los Estados nacionales continuan siendo actores clave para su regulacion. Solo los Estados disponen de soberania, aunque crecientemente otros entes publicos subnacionales (12) tambien tienden a involucrarse en las negociaciones internacionales, actuando independientemente, o incluso en ocasiones en forma diferente a la de los respectivos gobiernos nacionales. Por el contrario, las organizaciones internacionales estan conformadas por Estados: su estatus como miembros les otorga la autoridad para actuar.

Los Estados nacionales, ademas de generar las condiciones para la superacion de las fallas de mercado estan en capacidad para proporcionar bienes publicos (e.g, infraestructuras, servicios, marcos legales, etc.), generando oportunidades tanto para el crecimiento economico como para la reduccion de las desigualdades de ingreso. No obstante, la diferencia crucial entre el exito o el fracaso de sus politicas es la existencia de una infraestructura legal e institucional, es decir, una <<buena>> gobernanza publica (Tabellini, 2004). Cambios institucionales nacionales. Actualmente, la mayoria de los paises latinoamericanos reconocen en sus Constituciones el derecho a la tierra para las poblaciones que dependen de ella para su subsistencia. Adicionalmente, en varios paises de la region andina la soberania alimentaria ha sido reconocida como un mandato constitucional. Segun Diez (2011), sin embargo:

<<En las ultimas decadas, es posible observar como se estan instaurando nuevas 'reglas de juego' respecto de los derechos de propiedad sobre la tierra, la mayor parte de las veces, con el fin de promover el desarrollo de mercados de tierras que favorecen usos intensivos de para actividades agricolas y no agricolas (...) Cambios constitucionales recientes modifican las condiciones a traves de las cuales los Estados garantizan la propiedad de campesinos, pobladores rurales e indigenas, poniendo en juego su subsistencia. Ademas, la creacion de normas de menor jerarquia vulnera los derechos de estas poblaciones>> (Diez, 2011; prefacio a Castillo, 2011).

No obstante, a pesar de estos avances en las normas constitucionales de los paises que garantizan los derechos humanos en sus constituciones (13), muchas de estas reformas constitucionales no llegan a concretarse en politicas publicas efectivas. Esto se debe a la incapacidad o ineficiencia de los entes legislativos y administrativos encargados de su implementacion.

Otro grave problema institucional es el que se evidencia cuando las agencias publicas privilegian criterios de rentabilidad en detrimento de la equidad. Este es el caso de los enfoques adoptados por diversos gobiernos latinoamericanos para la profundizacion de una matriz primarioexportadora que privilegia la presencia de grandes capitales en actividades mineras, gasiferas, petroliferas y forestales, afectando no solo a los pequenos agricultores desvinculados de los mercados dinamicos y a las comunidades etnicas minoritarias, sino tambien la sostenibilidad de los ecosistemas vulnerables donde ellos habitan (14). En consecuencia, todo esto ha generado intensos debates en varios paises.

Por ejemplo, en Colombia (Felbab-Brown, 2005), el Estado decidio redefinir los territorios de las poblaciones afrodescendientes a fin de incentivar las inversiones de capital en grandes plantaciones forestales, la expansion de las areas destinadas a la ganaderia, y la explotacion tanto de bosques nativos como las plantaciones de bosques maderables de rapido crecimiento.

Por su parte, en Peru (CEPES, 2013), el Estado formulo una politica de transferencia de derechos sobre los territorios y sus recursos bajo la forma de concesiones para la conservacion ambiental y el turismo. Lo preocupante--sin embargo--es que esas concesiones incluyan de rechos exclusivos y excluyentes de explotacion de los ecosistemas y los paisajes adyacentes, ya que de esa forma estan contribuyendo a las estrategias de acaparamiento de tierras y recursos naturales, limitando los derechos territoriales tanto de las comunidades campesinas como de grupos etnicos indigenas.

Mas preocupante aun es que, en muchos casos, los gobiernos han calificado las protestas tanto de las poblaciones afectadas como de las redes y organizaciones sociales orientadas a garantizar los derechos humanos de sus miembros, como <<terrorismo>> o <<extorsion>>. En estos casos utilizan argumentos como los siguientes: <<Estos recursos pertenecen a la nacion, no a las poblaciones locales o a los indigenas>> (Bebbington, 2009, p. 18).

4.2. LAS EMPRESAS PRIVADAS

El sector privado -como un todo-, ciertamente es un actor crucial en cualquier tipo de gobernanza de los sistemas productivos, particularmente en los sistemas agroalimentarios. El sector incluye, sin embargo, una gran variedad de empresas y organizaciones con diferentes perspectivas y estrategias; e, incluso, con intereses diversos y a veces contradictorios. De hecho, pudiera argumentarse que lo unico comun a las empresas privadas es su objetivo de generar ganancias como recompensa para sus operaciones.

En particular, las empresas transnacionales (ETNs)--un sub-tipo de este tipo de actores--, desempenan importantes papeles tanto en la gobernanza global como nacional de los sistemas agroalimentarios. De hecho, en la economia global estas empresas ejercen un control dominante sobre los intercambios comerciales, las inversiones y las transferencias tecnologicas. Paralelamente, las ETNs tambien disponen de un considerable poder a escala nacional y global.

Es importante tambien reconocer que la inversion directa extranjera de las ETNs, tanto en los paises <<centrales>> como <<perifericos>>, estaria en capacidad no solo de generar empleos, sino tambien (en ocasiones) de promover el logro de los derechos humanos. Es innegable, sin embargo, que este tipo de empresas frecuentemente cometen violaciones a dichos derechos; particularmente ante la relativa ausencia de marcos regulatorios de sus actividades a diferentes escalas (global, nacional, sub-nacional), como tambien debido a la frecuente ausencia de mecanismos de monitoreo sobre su acatamiento a las regulaciones existentes.

4.3. LAS ORGANIZACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL

La nocion de <<sociedad civil>> es otro termino paraguas que cubre una gran variedad de actores individuales y organizaciones--al exterior de los partidos politicos--quienes se organizan para influenciar los mecanismos como se deciden las reglas de juego globales del sistema agroalimentario.

No obstante, durante las dos ultimas decadas esas organizaciones se han convertido en actores clave, tanto como fuentes de informacion y asesoramiento tecnico en una gran variedad de temas (incluyendo los derechos humanos y la conservacion del ambiente biofisico), como en el cabildeo y monitoreo de los Estados, las organizaciones internacionales y las empresas privadas.

Un sub-tipo de estas organizaciones son los movimientos sociales. Es una categoria que abarca diferentes tipos de redes y organizaciones sociales orientadas a garantizar los derechos humanos de sus miembros, a promover su presencia ciudadana y a influenciar a los decisores de politica en el logro de los objetivos economicos, sociales y politicos de sus miembros. Los movimientos sociales surgen bajo especificas condiciones historicas. Su estatus legal y caracteristicas sociales y politicas pueden variar segun el contexto, pero su caracteristica comun es el objetivo de fortalecer las capacidades de las organizaciones que estan vinculadas a ellos.

Particular mencion merecen en este articulo los movimientos sociales internacionales como la Via Campesina, debido a su activa participacion y compromiso con las reivindicaciones de las organizaciones de la sociedad civil y los movimientos sociales nacionales por la reforma agraria y la soberania alimentaria en America Latina. Desde su origen en 1993, uno de los objetivos principales de Via Campesina ha sido generar los espacios politicos para la construccion de sistemas alimentarios alternativos basados en el principio de soberania alimentaria. En otras palabras, definiendo los alimentos como un bien publico en lugar de como una mercancia, argumentando que los alimentos son tan importantes para la humanidad que no pueden ser convertidos en mercancias (Jarosz, 2009).

Otra organizacion con caracteristicas similares es la Plataforma Latinoamericana de la Coalicion Internacional para el Acceso a la Tierra (InternationalLand Coalition), cuya mision es: <<promover el acceso seguro y equitativo a la tierra, asi como su control para las mujeres y hombres pobres a traves de la incidencia, el dialogo, el intercambio de conocimientos y la formacion de capacidades>> (Diez, 2011; Prefacio, u.p).

5. CONCLUSIONES Y PROPUESTAS NORMATIVAS

Este articulo centro su atencion en los procesos de acaparamiento de tierras y control de territorios rurales que estan teniendo lugar en America Latina, en un contexto global marcado por las crisis. En ambos procesos, a pesar de sus diferencias, lo preocupante es el avance de la desestructuracion de las economias campesinas y de las sociedades etnicas minoritarias. No obstante, estos procesos no son homogeneos en todos los territorios latinoamericanos. Aunque en algunos casos las poblaciones rurales experimentaron nuevos procesos de proletarizacion, en otros se acentuaron diferentes formas de trabajo precario. Pero tambien es cierto que en multiples casos, la pequena produccion de las economias campesinas esta experimentando profundas transformaciones al vincularse crecientemente a los mercados laborales o al diversificar sus sistemas productivos e ingresos (urbanos o rurales).

5.1. REFORMAS ESTRUCTURALES

Al estar vinculados a regimenes institucionales globales y estructuras de poder economicas y politicas nacionales (a diferentes escalas), estos procesos son de naturaleza estructural. Por tanto, las soluciones tienen que ser abordadas a diferentes niveles y fundamentalmente son de naturaleza politica. En un futuro previsible, los Estados nacionales continuaran siendo los principales ejes de las reformas, aunque tambien son las estructuras institucionales las que igualmente mas necesitan de reforma. Esto significa que la solucion seria lograr el consenso entre la multiplicidad de actores involucrados, a fin de empoderar a los actores que experimentan los mayores riesgos, ya sea de perdida del control de sus territorios, o porque sus condiciones de acceso a los recursos (tanto fisicos como culturales) son mas vulnerables a la inseguridad alimentaria. El apoyo a las reformas necesarias por estos actores seria quizas la mayor garantia del exito.

La prioridad, por lo tanto, debe ser otorgada a las politicas estructurales. En particular, deben orientarse a un nuevo tipo de reforma de las estructuras agrarias y, en general rurales, dirigidas a garantizar la seguridad de los derechos de las poblaciones locales sobre sus territorios (particularmente de los mas pobres), asi como politicas que garanticen la soberania alimentaria, con base en un enfoque de derechos humanos.

La experiencia historica con las reformas agrarias de America Latina demostro que si los pequenos productores no cuentan con organizaciones para la defensa de sus intereses, con acceso a los mercados en condiciones equitativas y con acceso a tecnologias apropiadas para participar eficientemente en los mercados, en la mayoria de los casos terminan optando por vender sus tierras a las grandes empresas o a otros agentes economicos.

El objetivo central de la agenda normativa deberia ser, por lo tanto, ampliar las capacidades de los pobres rurales. Este rasgo-en generalsupone compartir con ellos conocimientos sobre su propia situacion y generar oportunidades de debate, a fin de fortalecer sus organizaciones para que puedan participar tanto en el diseno y monitoreo de las politicas del Estado, como en la construccion de sus propios proyectos. En gran medida la capacidad de los pobres rurales para implementar sus estrategias de vida y generar suficiente ingresos y proteger sus recursos, depende del desarrollo de sus propias capacidades.

Los territorios rurales donde predominan los grupos etnicos <<minoritarios>> (e.g. indigenas, afrodescendientes, etc.) plantean un desafio adicional: como compatibilizar su autodeterminacion con politicas publicas a fin de reducir las brechas de ingreso y de acceso al conocimiento, a fin de satisfacer sus necesidades basicas y garantizar sus derechos (Dirven, 2007).

5.2. SOBERANIA ALIMENTARIA SUSTENTADA EN PRINCIPIOS AGROECOLOGICOS

Desde sus inicios en la decada de 1970, el objetivo de la revolucion verde era supuestamente resolver los problemas alimentarios a nivel global. En realidad genero graves problemas para la salud de la poblacion en general, como consecuencia de la adopcion de tecnologias que incluian semillas hibridas, fertilizantes sinteticos, pesticidas y herbicidas agroquimicos, cultivos geneticamente modificados, asi como la perdida de las practicas alimentarias y los conocimientos tradicionales de las poblaciones rurales. Por otra parte, las politicas de combate al hambre implementadas en las ultimas decadas por muchos gobiernos en America Latina (e.g., la fijacion de precios de garantia para algunos productos agricolas, los subsidios a la produccion, las transferencias monetarias, la entrega de alimentos en especie y los programas de transferencias monetarias condicionadas) tampoco resolvieron el problema.

Segun Hendrikson et al. (2008), el eje central de la propuesta normativa de la soberania alimentaria es fortalecer la capacidad de decidir ?quien produce los alimentos?, ?cuales?, ?como se producen? y ?quienes pueden y deben consumirlos? En otras palabras, la propuesta de soberania alimentaria de organizaciones como la Via Campesina es restaurar la capacidad de toma de decisiones de los actores sociales (rurales y urbanos) y de las organizaciones de la sociedad civil, sobre las estrategias mas adecuadas a fin de satisfacer sus necesidades de alimentacion. Esto supone cambios tecnologicos que integren estrategias tradicionales con tecnologias <<de punta>>; es decir, con base en principios agroecologicos que nos garantizar la salud y bienestar de productores agricolas y consumidores, sin sacrificar la productividad de los sistemas agricolas.

Sin embargo, es importante senalar tambien que satisfacer las demandas de los mercados nacionales utilizando estrategias agroecologicas sustentables es un reto considerable. Ademas, por otra parte, la satisfaccion de las estrategias de vida de los pequenos productores rurales en ocasiones tambien depende de disminuir la vulnerabilidad de sus ingresos a traves de estrategias de diversificacion productiva (agricolas y no agricolas), asi como de fortalecer sus capacidades para enfrentar los retos de la transformacion de sus entornos biofisicos, a la vez que incrementen su resiliencia.

Sin embargo, para Altieri (2004) la construccion de sistemas agroecologicos no solo debe reproducir los niveles de biodiversidad y el funcionamiento basico de los ecosistemas locales. Senala que, para que estos agroecosistemas esten realmente en capacidad de garantizar la seguridad alimentaria y la conservacion de la biodiversidad,

<<se requieren grandes cambios en las politicas, las instituciones y el desarrollo de la investigacion a fin de asegurar que las intervenciones agroecologicas realmente beneficien a los pequenos agricultores al garantizarles su acceso a la tierra y otros recursos, a mercados equitativos, a tecnologias alternativas, pero sobre todo a fin de empoderarlospara que sean losprmcipales agentes de su propio desarro11o>> (Altieri, 2004, s.p.).

5.3. DESARROLLO RURAL CON ENFOQUE TERRITORIAL

La agenda debe estar sustentada en un enfoque territorial, que supere las reducidas visiones agricolas (e incluso agraristas) de enfoques de desarrollo rural anteriores, mediante la construccion de programas y proyectos territoriales especificos basados en un fuerte liderazgo de las organizaciones de la sociedad civil y de los gobiernos locales. Dependiendo de la especificidad de los territorios rurales, esto puede suponer proyectos de inversion que requieran la colaboracion entre los pequenos productores rurales, las empresas privadas y el Estado. No obstante, el desarrollo territorial rural siempre requerira que el Estado provea los bienes publicos necesarios (e.g, infraestructura y transporte, escuelas, servicios de salud, investigacion, entre otros), ademas de acceso a un financiamiento equitativo y confiable.

Es necesario, sin embargo, superar los tradicionales programas de extension basados en la generacion y transferencia lineal de conocimientos y tecnologias <<desde arriba>> y su sustitucion por enfoques participativos de dialogo de saberes, investigacion y cambio tecnologico.

5.4. ADAPTACION AL CAMBIO CLIMATICO Y MONITOREO DE LOS IMPACTOS AMBIENTALES

El cambio climatico, y en particular la reduccion o perdida de acuiferos, los efectos del calentamiento global; y, en algunas regiones, el alza de los niveles del mar, plantea nuevos retos para tanto para la seguridad alimentaria como para la superacion de la pobreza rural.

Segun Castillo (2011), los paises donde existen politicas para enfrentar estos cambios estan dominadas por enfoques de mitigacion y no de adaptacion, lo que convierte en poco eficiente el uso de los escasos recursos publicos para enfrentar los problemas. La gestion publica ambiental, particularmente en los paises andinos, segun su trabajo es esencialmente reactiva y sectorial, al tiempo que no toma en cuenta la relevancia de los conocimientos tradicionales de las poblaciones rurales a fin de domesticar el agua y recrear la biodiversidad de los territorios donde habitan.

La adaptacion a estos cambios supone, por lo tanto, la construccion de una institucionalidad adecuada a diferentes escalas para el monitoreo y seguimiento tanto de los procesos globales como de los impactos ambientales de las practicas de produccion agricola; todo ello con la finalidad de garantizar, no solo la proteccion contra el agotamiento de los suelos y la perdida de la biodiversidad, sino tambien el bienestar tanto de las poblaciones rurales como urbanas.

5.5. DEMOCRACIA PARTICIPATIVA Y EMPODERAMIENTO

Pero no hay que llamarse al engano. Si el problema es de naturaleza politica, la clave del exito esta en el real empoderamiento de los actores sociales y sus organizaciones a fin de que esten en capacidad para disenar sus propios proyectos y de monitorear la implementacion y los resultados de las politicas publicas (Friedman, 1992). Esto, evidentemente, requiere generar cambios institucionales a los diferentes niveles de gobierno (territorial, nacional, y global). El problema, por lo tanto, no es fundamentalmente de diseno o tecnico. No se trata de proponer soluciones, como por ejemplo la adopcion o diseno de nuevas tecnologias independientemente del contexto social, economico y politico para su implementacion; o de pretender que los problemas se resuelven solo con dinero. Por una parte, frecuentemente quienes toman las decisiones desde los organismos publicos no conocen los problemas a escala local. Pero, por la otra, la participacion de las organizaciones de la sociedad civil <<desde abajo>> tampoco es facil, ya que generalmente requiere de conocimientos y habilidades tecnicas especificas que es necesario desarrollar gradualmente.

Mas alla del debate sobre las politicas publicas, por lo tanto, son necesarios cambios concretos en sus mecanismos de diseno e implementacion: e.g, en las reglas de reparticion de los presupuestos publicos, a fin de que la infraestructura y los servicios de calidad lleguen a todos los ciudadanos y particularmente a los mas desfavorecidos. Es necesario tambien vincular las politicas de seguridad alimentaria con el crecimiento economico y la equidad social. En este punto, son necesarios cambios en las estructuras productivas, asi como tambien nuevas reformas agrarias. Es decir, no basta solo con el reparto de tierras, sino tambien deben aunarse el acceso al agua, los conocimientos tecnologicos, las infraestructuras y los servicios productivos. Solo el fortalecimiento de la sociedad civil organizada y su participacion en la toma de decisiones, implementacion, monitoreo y evaluacion de las intervenciones externas (del Estado, las ONG y la cooperacion internacional) pueden garantizar la eficacia y la sostenibilidad de las agendas de desarrollo rural territorial y de sus programas.

La puesta en practica de estas recomendaciones supone, sin embargo, asumir dificiles decisiones politicas a los diferentes niveles de los sistemas agroalimentarios, con una perspectiva tanto de incrementar la coherencia de todo el sistema, como de fortalecer en todo momento los procesos de toma de decisiones en forma democratica. Esto supone una efectiva coordinacion entre las iniciativas generadas <<desde abajo>> con las iniciativas y la capacidad tecnica que solo pueden ser proporcionadas por las iniciativas generadas <<desde arriba>>.

Recibido: 28-02-2014 Revisado: 30-08-2014 Aceptado: 12-02-2015

REFERENCIAS

Abramovay, R. (2006). Para una teoria de los estudios territoriales. En Manzanal, M., Neiman, G. & Lattuada, M. (comps.), Desarrollo rural. Organizaciones, instituciones y territorios (p p. 51-70). Buenos Aires: Ediciones Ciccus.

Alami, M. (2014). Land grabbing--A new political strategy for Arab countries. Retrieved from http://www.ipsnews.net/ 2014/07/land-grabbing-a-new-political-strategy-for-arab-countries/

Alonso-Fradejas, A., Caal Hub, J. L. & Chinchilla Miranda, T. (2011). Plantaciones agroindustnales, dominacion y despojo indigena-campesino en la Guatemala del s. XXI. Guatemala: CONGECOOP (inedito).

Altieri, M. A. (2004). Agroecology versus ecoagriculture: Balancing food production and biodiversity conservation in the midst of social inequity. Commission on Environmental, Economic & Social Policy (CEESP), Occasional Papers, 8-28.

Armbrecht, I., Cetrangolo, H., Gonzales, T. & Perfecto, I. (2008). Evaluacion internacional del conocimiento, ciencia y tecnologia en el desarrollo agricola (IAASTD) America Latina y el Caribe. Recuperado de http://www.unep.org/ dewa/agassessment/docs/ LAC_SDM_220408_Spanish_Final.pdf

Barrett, C. B., Lee, D. R. & McPeak, J. G. (2005). Institutional arrangements for rural poverty reduction and resource conservation. World Development, 33(2), 193-197.

Bebbington, T. (2009). The new extraction: Rewriting the f the Andes? NACLA Report on the Americas, 12-40.

Borras Jr., S. M., Franco, C. F., Gomez, S., Kay, C. & Spoor, M. (2012a). Land grabbing in Latin America and the Caribbean. Journal of Peasant Studies, 39(3-4), 845-872.

Borras Jr., M. S., Kay, C., Gomez, S. & Wilkinson, J. (2012a). Land grabbing and global capitalist accumulation: Key features in Latin America. Canadian Journal of Development Studies, 33(4), 402-416.

Brown, L. (2013). Food, fuel, and the global land grab. The Futurist, 47(1). Retrieved from http://www.wfs.org/futurist/ january-february-2013 -vol-47-no-1/food-fuel-and-global-land-grab

Castillo, P. (2011). Sene marcos legales de acceso a la tierra. Estudio Peru, 3. Lima: Coalicion Internacional para el Acceso a la Tierra. Recuperado de http:// americalatina.landcoalition.org/node/2401

Catholic Online (2013). South American nations move to limit foreign ownership of agricultural land. Retrieve from http:// www. catholic. org/news/international/ americas/story.php?id=41514

Centro Peruano de Estudios Sociales, CEPES. (2013). Conservacion y ecoturismo: ?Proteccion de los recursos naturales o herramienta del acaparamiento? Boletin Observatorio Tierra y Derechos, 3 (octubre), 8. Lima: CEPES.

Cotula, L. (2012). The international political economy of the global land rush: A critical appraisal of trends, scale, geography and drivers. Journal of Peasant Studies, 2012, 1-32.

Da Silva, G., Del Grossi, M. E. & De Franca, C. G. (2010). The fome zero (zerohunger) program: The Brazilian experience. Brasilia: Ministerio de Desarrollo Agricola.

Diez, A. (2011). Prefacio. En Castillo, P. (autor), Serie marcos legales de acceso a la tierra. Estudio Peru. Lima: Internacional Land Coalition 3. Recuperado de http:// americalatina.landcoalition.org/node/ 22401

Dirven, M. (2007). Pobreza rural y politicas de desarrollo: avances hacia los objetivos de desarrollo del Milenio y retrocesos de la agricultura de pequena escala. Serie Desarrollo Productivo, 183. Santiago de Chile: CEPAL.

Dustmann, C. & Mestres, J. (2010). Remittances and temporary migration. Journal of Development Economics, 92, 62-70.

Felbab-Brown, V. (2005). The coca connection: Conflict and drugs in Colombia and Peru. The Journal of Conflict Studies, 25(2), 104-128.

Friedmann, J. (1992). Empowerment: The politics of alternative development. Cambridge, Mass: Blackwell.

GRAIN. (2011). Pension funds: Key players in the global farmland grab. A Contrapelo, 20. Recuperado de http://www.grain.org/ es/article/entries/4287-pension-funds-key-players-in-the-global-farmland-grab

Hendrikson, M., Wilkinson, J., Heffernan, W. & Gronski, R. (2008). The global food system and nodes of power. Retrieved from http://www.sm.com/ abstract = 1337273

Holt-Gimenez, E. (2010). Grassroots voices: Linking farmers' movements for advocacy and practice. Journal of Peasant Studies, 37(1), 203-236.

Jarosz, L. (2009). Energy, climate change, meat, and markets: Mapping the coordinates of the current world food crisis. Geography Compass, 3(6), 2065-2083.

Laguna P., Caceres Benavides, Z. A. & Carimentrand, A. (2006). Del altiplano sur boliviano hasta el mercado global: Coordinacion y estructuras de gobernancia en la cadena de valor de la quinua organica y del comercio justo. Agroahmentana, 12(22), 65-76.

Lipson, M. (2006). Dilemmas of global governance: Organized hypocrisy and international organization. Articulo presentado en la reunion annual de la Asociacion Canadiense de Ciencia Politica, Toronto (inedito).

Llambi, L. (2000). Procesos de globalizacion y sistemas agroalimentarios: los retos de America Latina. Agroahmentana, 6(10), 91-102.

Llambi, L. (2012). Procesos de transformacion y agendas de desarrollo rural: el municipio Rangel y la Asociacion de Productores Integrales del Paramo (PROINPA) en los Andes venezolanos. Agroahmentana 18(35), 19-30.

Llambi, L. & Perez, E. (2007). Nuevas ruralidades y viejos campesinismos: agenda para una nueva sociologia rural latinoamericana. Cuadernos de Desarrollo Rural, 50, 37-62.

Martinez Valle, L. (2000). Economias rurales: actividades no-agricolas. Quito: Centro Andino de Accion Popular (CAAP).

McKeon, N. (2009). The United Nations and civil society: Legitimating global governance: Whose voice? London: Zed Books.

McMichael, P. (2010). Agrofuels in the food regime. Journal of Peasant Studies, 37(4), 609-629.

Perez, E. & Farah, M. A. (2006). La nueva rurahdad en Colombia. Bogota: Pontificia Universidad Javeriana (inedito).

Persson, T. & Tabellini; G. 2004. Political economics and public finance. En Auerbach, A. & Feldstein, M., (Eds.), Handbook of public finance (pp. 1549-1659). Amsterdam: North-Holland.

Reardon, T., Berdegue, J. & Escobar, G. (2001). Rural non-farm employment and incomes in Latin America: Overview and implications. World Development 29(3), 15-59.

Rebai, N. (2010). Agricultura comercial y resistencia territorial: Analisis de las relaciones campo-ciudad en la provincia de Azuay. Eutopia, Revista de Desarrollo Economico Territorial, 1, 69-81.

Renard, M. C. (1999). Los intersticios de la globailzacion: un label (Max Havelaar) para los pequenos productores de cafe. Mexico: Departamento de Sociologia Rural (Mexico-T excoco)-Universidad Autonoma de Chapingo.

Reyes, E. V. (2013). Las concesiones forestales comunitarias de Guatemala: de territorios en disputa a territorialidades ensambladas. (Tesis inedita de doctorado). Universidad de Wageningen, Paises Bajos.

Ruiz, M. (2010). La crisis agroalimentana global y el nuevo ciclo de revueltas en la periferia mundial. Recuperado de http:// www.rebelion.org

Schneider, S. (2006). Politicas publicas, pluriactividade e desenvolvimento rural no Brasil. Ponencia presentada en el VII Congreso de la Asociacion Latinoamericana de Sociologia Rural (ALASRU), Quito, 20-24 de noviembre.

Schneider, S. & Niederle, P. A. (2007). From resistance to reaction: styles of farming and rural livelihood of family farms in the South of Brazil. XXII Congress of the European Society for Rural Sociology: Abstracts. The Netherlands: Wageningen (ESRS).

Sen, A. (1981). Poverty and famines: An essay on entitlements and deprivation. Oxford: Clarendon Press.

Start, D. (2001). The Rise and fall of the rural non-farm economy: Poverty impacts and policy options. Development Policy Review, 19(4), 491-505.

Stoian, David (2005). Making the best of two worlds: Rural andperi-urban livelihood options sustainedby non timber forest products from the Bolivian Amazon. Turrialba, Costa Rica: CATIE.

Tabellini, G. (2004). The role of the state in economic development. Working Paper Senes, 265, IGIER, Bocconi University.

Valente, M. (2010). Energia: arrancan los agrocombustibles argentinos. Recuperado con http://www.ipsnoticias.net/2010/02/ energia-arrancan-los-agrocombustibles-argentinos

Wilkinson, J. & Herrera, S. (2010). Biofuels in Brazil: Debates and impacts. Journal of Peasant Studies, 37(4), 749-768.

Wilkinson, J., Reydon, B. & Di Sabatto, A. (2012). Concentration and foreign ownership of land in Brazil in the context of global land grabbing. Canadian Journal of Development, 33(4), 417-438.

Ziervogel, G. & Ericksen, P. J. (2010). Adapting to climate change to sustain food security. WIRE's Climate Change (Advance Review), 1, 425-450.

Llambi Insua, Luis (1)

(1) Sociologo (Universidad Catolica Andres Bello-UCAB, Venezuela); M.Sc. en Sociologia Rural (Universidad de Wisconsin, EE.UU.); Diplome d'Etudes Approfondi (DEA) en desarrollo economico (Instituto Agronomico Mediterraneo de Montpellier-CIHEAM, Francia); Diplome d'Etudes Approfondi (DEA) en geografia economica (Universite Paul Valery, Montpellier, Francia); Doctorado en ciencias del desarrollo (CENDES, Universidad Central de Venezuela). Investigador emerito del Centro de Antropologia del Instituto Venezolano de Investigaciones Cientificas (IVIC). Direccion postal: Chalets La Boyera 6-1, Av. El Hatillo, Urb. La Boyera. Caracas, Venezuela Tele-fax: +(58)(212) 5041047; e-mail: llambiluis@gmail.com

(2) E.g., la Organizacion para la Agricultura y la Alimentacion (FAO), el Fondo Internacional para el Desarrollo Agricola (IFAD) y el Programa Alimentario Mundial, las tres organizaciones internacionales vinculadas con las Naciones Unidas, que fueron creadas con el objetivo de eliminar el hambre y la pobreza.

(3) En 1945, a la conclusion de la II Guerra Mundial, los Acuerdos de Bretton Woods establecieron las reglas de juego del orden economico de la postguerra: tasas de cambio fijas y reducciones graduales a las tarifas de comercio. Estados Unidos, como potencia hegemonica global del periodo, promovia un orden global basado en los principios de soberania nacional, el libre comercio, y la movilidad sin restricciones para los flujos de capital (McKeon, 2009). No obstante, cuando en 1971 Estados Unidos abandono el acuerdo, todos los Estados-independientemente de su tamano- fueron obligados a ajustar sus politicas a un nuevo e inseguro escenario. En 1986 Estados Unidos llamo a una nueva ronda de negociaciones multilaterales, la Ronda Uruguay, en un intento por <<re-regular<< los mercados globales. En 1995 la firma del Acuerdo que dio origen a la Organizacion Mundial del Comercio tenia como objetivo la creacion de un orden economico mundial basado en el libre flujo de bienes y servicios, y de recursos financieros, una <<economia global<<, a fin de facilitar la movilidad de los capitales y superando asi las barreras creadas por las fronteras nacionales y por la intervencion de los Estados en las relaciones economicas. En 2009, Olivier de Schutter, Relator Especial del Derecho a la Alimentacion de Naciones Unidas reclamo reformas estructurales a fin de fortalecer la agricultura de pequena escala y construir sistemas alimentarios para la proteccion de los derechos de los trabajadores rurales mediante la reconstruccion de <<redes de salvamento<< y la estabilizacion de la volatilidad de precios como respuesta a la vinculacion de las crisis alimentaria, energetica y financiera (Llambi, 2000; Jarosz, 2009).

(4) Academico hindu, autor dePobreza y hambruna: un ensayo sobre los derechos y la deprivacion (Sen, 1981), donde argumento que el hambre no es la consecuencia de la falta de alimentos sino de desigualdades en sus mecanismos de distribucion.

(5) En 2008-2009 se registraron conflictos en torno al abastecimiento alimentario en Asia, Africa, Medio Oriente y America Central (Ruiz, 2010).

(6) En particular, Arabia Saudita, Bahrain, Kuwait, Oman, Catar y Emiratos Arabes Unidos (ver Catholic Online, 23 mayo de 2011; Brown, 2013; Alami, 2014).

(7) Aunque algunos autores, como Cotula (2012) incluyen tambien a empresas de servicios vinculadas a recursos naturales como el turismo.

(8) Por ejemplo, los residuos de pesticidas que se acumulan en el cuerpo, el consumo de productos animales y vegetales modificados geneticamente y las sustancias con efectos endocrinos que pasan hacia los alimentos desde los materiales de empaque como el plastico.

(9) Es importante destacar que, en algunos paises, la normativa institucional vigente ha reconocido la identidad etnica y los derechos territoriales de otros grupos etnicos (como los montubios en Ecuador).

(10) La economia politica clasica concibio al campesinado como una categoria social internamente heterogenea, que abarcaba tanto a una variedad de trabajadores rurales independientes (siervos, aparceros, arrendatarios) como a pequenos agricultores independientes en el contexto del origen y consolidacion de una economia de mercado. En la literatura academica contemporanea una <<finca campesina<< suele ser definida como una explotacion agricola de pequena escala, administrada por un hogar rural y trabajada por los miembros de la familia, cuya produccion se orienta al consumo del grupo domestico y/o a los mercados locales o regionales (Llambi & Perez, 2007).

(11) Es importante hacer la salvedad, sin embargo, que la literatura latinoamericana tambien reporta multiples casos de procesos en los que productores rurales anteriormente excluidos han sido capaces de generar procesos autogestionarios de organizacion y creacion de redes (Renard, 1999; Stoian, 2005; Abramovay, 2006; Llambi, 2012).

(12) Por ejemplo, los estados (o provincias) y municipios (o cantones).

(13) Es importante destacar--sin embargo--que a diferencia de las constituciones precedentes, al plantear garantias al cumplimiento de los derechos humanos las nuevas constituciones se han transformado en una de las principales herramientas de lucha de los movimientos sociales vinculados a las reivindicaciones de las poblaciones rurales vulnerables y a la proteccion de los ecosistemas fragiles.

(14) Muchas veces en contradiccion con sus supuestos principios ideologicos.
COPYRIGHT 2015 Universidad de Los Andes, Centro de Investigacion Agroalimentaria
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Llambi Insua, Luis
Publication:Revista Agroalimentaria
Date:Jan 1, 2015
Words:10237
Previous Article:El Sistema Alimentario Venezolano (SAV): evolucion reciente, balance y perspectivas.
Next Article:Desempeno de la agricultura venezolana en el contexto de la soberania alimentaria nacional.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters