Printer Friendly

About the memory of history in Rome: the scipiones and the treachery of the celtiberians/Sobre la memoria historica en roma: los escipiones y la traicion de los celtiberos.

En el ano 133 a.C. Escipion Emiliano conquisto Numancia. Destruyo sus murallas, repartio su territorio entre los pueblos vecinos y vendio a los escasos supervivientes, reservandose algunos de ellos para exhibirlos en su triunfo. El historiador Apiano hace notar que ningun otro general logro destruir dos ciudades tan grandes, puesto que doce anos antes el mismo Emiliano habia destruido Cartago. Pero mientras que a Cartago la destruyo siguiendo una orden del senado, a Numancia la destruyo por iniciativa propia. Tal vez, sugiere Apiano como explicacion, convencido de que la gran gloria se cimenta sobre grandes desgracias (1).

La tentativa de explicacion de Apiano nos hace suponer que en realidad no era ese el motivo realmente de la iniciativa de destruir Numancia; y nos hace, igualmente, indagar en la historia romana en busca de una explicacion. Y la explicacion que nos parece mas convincente es que existia una animosidad personal, no solo de Emiliano (2), sino de la familia de los Escipiones en conjunto, hacia los celtiberos, que se remontaria hasta los primeros momentos de la conquista romana de Hispania cuando, durante la segunda guerra punica, la defeccion de los aliados celtibericos ocasiono la derrota y la muerte de Publio Escipion y de Cneo Escipion en el ano 211 a.C. La guerra contra los celtiberos se habria convertido, de esta manera, en una guerra familiar. Este caracter familiar habria sido asumido, o reivindicado, segun unas fuentes con ocasion de la arenga dada por Escipion el Mayor antes de la toma de Cartagena, segun otras con motivo de los funerales de su padre y de su tio, celebrados en esa ciudad en el ano 208 a.C. La decision de Emiliano de destruir Numancia podria comprenderse, de esta manera, como la venganza por la actitud de los celtiberos que habia acarreado la derrota romana y la muerte de sus antepasados. Pero, realmente, ?los celtiberos habian traicionado a los Escipiones durante la guerra de Anibal?, ?o este mismo hecho era una fabulacion creada en el ambito escipionico para justificar una determinada politica y, en ultima instancia, la decision tomada por Emiliano? En definitiva, el analisis de este problema nos enfrenta a la naturaleza de la memoria historica en Roma y a su constante reinterpretacion del pasado para justificar los intereses y las actitudes de los distintos grupos sociales y de las familias gobernantes romanas (3).

1. LAS GUERRAS FAMILIARES EN ROMA Y LA ASUNCION FAMILIAR DE LA GUERRA POR PARTE DE ESCIPION EN LAS FUENTES

En la Roma primitiva habian existido guerras familiares, de las cuales el ejemplo mas famoso es el de los Fabios contra Veyes, cuando esta gens en exclusiva armo un ejercito de trescientos seis gentiles y cuatro o cinco mil clientes que perecieron todos a orillas del Cremera (4). Pero con la ampliacion de las fronteras de la Republica no ya solo al horizonte de Italia sino a todo el Mediterraneo estas guerras se volvieron imposibles. No obstante, existe una serie de textos que permiten afirmar que la guerra contra los celtiberos fue vista como una guerra familiar por parte de Escipion Africano y, muy probablemente, tambien por Emiliano.

Es Apiano quien, con gran claridad, expone la concepcion familiar de la guerra que tenia Africano al referirse a las elecciones consulares del 210 a.C. (5):
   Fijaron, por consiguiente, con antelacion el dia en el que
   elegirian un general para Iberia. Al no presentarse nadie como
   candidato, el miedo se acentuo y un silencio sombrio atenazo a la
   asamblea. Finalmente Cornelio Escipion, el hijo de Publio Cornelio
   muerto en Iberia, hombre muy joven--tenia 24 anos--, pero con fama
   de prudente y noble, avanzando hasta el centro de la asamblea
   pronuncio un solemne discurso acerca de su padre y de su tio, y
   despues de lamentar su aciago destino proclamo que, por encima de
   todo, el era el vengador familiar de su padre, de su tio y de su
   patria ([TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII]). Expuso muchas otras
   razones sin pausa y con vehemencia, como un inspirado, prometiendo
   apoderarse no solo de Iberia, sino, tras ella, de Africa y Cartago
   tambien.


Livio, por su parte, expone la misma idea:
   ... habia tal desesperanza en la republica que nadie se atrevia a
   asumir el mando supremo para Hispania, cuando de pronto, Publio
   Cornelio, hijo de ese Publio Cornelio que habia caido en Hispania,
   de unos veinticuatro anos de edad, declarando que el se presentaba,
   se coloco en un lugar mas alto desde donde todos lo pudiesen ver
   [...] Luego, mandados a votar, no solo desde la primera hasta la
   ultima centuria, sino incluso cada hombre decidio que el mando
   supremo en Hispania fuera para Publio Escipion. Pero despues de
   acabada la eleccion, cuando ya se habia calmado el vehemente
   entusiasmo, surgio de repente el silencio y la callada reflexion de
   lo que habian hecho (6).


Esta misma idea, expuesta en Roma antes de la eleccion consular, la volvio a repetir, segun Polibio, durante su primera arenga a las tropas romanas en Hispania, despues de tomar en Tarragona el mando del ejercito y antes de cruzar con el el rio Ebro:
   En resumen, entonces reunio a sus tropas y las exhortaba a que no
   se alarmaran por la derrota anterior, puesto que los romanos jamas
   habian sido vencidos por la potencia de los cartagineses, sino por
   la traicion de los celtiberos, y tambien por la temeridad de los
   dos generales romanos, que se habian separado demasiado uno del
   otro, fiados en la alianza de aquellos de quienes he hecho mencion
   (7).


Esta idea del convencimiento de Escipion de la responsabilidad de los celtiberos en la derrota de su padre y de su tio, la vuelve a exponer Polibio poco mas adelante, cuando dice:
   Ya de buenas a primeras, cuando todavia estaba en Roma, habia hecho
   averiguaciones, habia investigado con detalle la traicion de los
   celtiberos y la separacion de las legiones romanas, y dedujo que en
   todo ello radicaba la causa de los desastres sufridos por los
   hombres de su padre (8).


Tito Livio cita tambien el primer discurso pronunciado ante el ejercito, segun el despues de salir de Tarraco pero antes de cruzar el Ebro en marcha contra Cartagena, de manera mas retorica y sentimental pero exponiendo substancialmente la misma idea:
   Asi pues, oh guerreros, si cuando se estaban amontonando unas tras
   otras las derrotas y los mismisimos dioses casi estaban del lado de
   Anibal, vosotros aqui con mis padres--sean, pues, honrados los dos
   tambien bajo el mismo apelativo de padre--, sostuvisteis la
   maltrecha suerte del pueblo romano, ?que cosa seria mas incoherente
   que aflojar ahora los animos cuando ya alli todos los hechos son
   favorables y gozosos? Ojala no hubiera tenido yo que lamentar con
   intimo dolor los recientes sucesos (9).


La misma concepcion familiar de la guerra queda refrendada por los funerales que Escipion celebro en Cartagena, en honor de su padre y de su tio, despues de la toma de Castulo (10). Los funerales, que debieron seguir a la recuperacion de sus restos mortales, fueron magnificos, segun narra el mismo Livio, y en ellos lucharon individuos enviados por sus regulos o ciudades para demostrar su valor y su temple, particulares que tenian diferencias sin resolver y querian dirimirlas por las armas, e incluso principes ibericos que se disputaban el trono, como Corbis y Ursua. A estos juegos gladiatorios se agregaron unos juegos funebres acordes con las posibilidades de la provincia y los recursos del campamento (11), lo que implica que el coste de los mismos debio recaer principalmente sobre las comunidades aliadas de los romanos.

2. EL RELATO DE LA DEFECCION CELTIBERICA EN LIVIO Y EN APIANO

El relato de la defeccion celtiberica (12) nos ha llegado practicamente en exclusiva a traves de Tito Livio (13), ya que esta parte de las Historias de Polio se ha perdido casi en su totalidad (14) y Apiano, por otro lado, da una version diferente de los hechos.

Livio, 25, 32,7-33,5, dice:
   Pensaron entonces que lo mejor era hacer frente a la guerra por
   toda Hispania al mismo tiempo con las tropas divididas en dos
   ejercitos, y lo hicieron de modo que P. Cornelio condujera contra
   Magon y Asdrubal a las dos partes del ejercito romano y de los
   aliados, y que Gn. Cornelio se enfrentara a Asdrubal Barca con el
   ejercito restante del primitivo ejercito ademas de los celtiberos.
   Ambos jefes y ejercitos partieron al mismo tiempo tras los
   celtiberos que iban de avanzadilla, y plantan sus campamentos junto
   a la ciudad de Amtorgis y a la vista de los enemigos, de los que
   los separaba un rio. Alli quedo Gn. Escipion con las tropas antes
   citadas y P. Cornelio partio hacia la zona de operaciones que se le
   habia encomendado.

   Cuando Asdrubal se dio cuenta de las escasas tropas romanas que
   habia en el campamento y de que todas las esperanzas radicaban en
   las tropas auxiliares de los celtiberos, conocedor como era de la
   doblez de los extranjeros y mas que nada de todos estos pueblos
   entre los que llevaba cumpliendo su oficio durante tantos anos y
   siendo facil la comunicacion al estar uno y otro campamento lleno
   de hispanos, acuerda con los jefes de los celtiberos mediante
   entrevistas secretas y a cambio de una gran recompensa que saquen
   de alli sus tropas. La accion no les parecia una atrocidad--pues no
   se trataba de que volvieran sus armas contra los romanos--y por no
   hacer la guerra se les daba una recompensa que les hubiera parecido
   suficiente incluso por hacerla, y en general se veia con agrado no
   solo la tranquilidad sino tambien el regreso a casa y la alegria de
   ver a su familia y a su hacienda (15).


Apiano (16), por su parte, cuenta las cosas de la siguiente manera:
   Los cartagineses, cuando concertaron la paz con Sifax, enviaron de
   nuevo a Asdrubal a Iberia con un ejercito mas numeroso y con
   treinta elefantes. Le acompanaban otros dos generales, Magon y otro
   Asdrubal, que era hijo de Giscon. Y a partir de entonces la guerra
   se hizo mucho mas dificil para los Escipiones, pero, incluso en
   estas condiciones, resultaron vencedores. Perecieron muchos
   africanos y un gran numero de elefantes y, finalmente, al
   aproximarse el invierno los africanos invernaron en Turditania y,
   de los Escipiones, Gneo lo hizo en Orson y Publio en Castulo. Aqui
   recibio la noticia del avance de Asdrubal. Saliendo de la ciudad
   con un destacamento pequeno para reconocer el campamento, se
   aproximo a Asdrubal sin ser visto y este despues de rodearle con la
   caballeria a el y a todos los que le acompanaban, los mato. Gneo
   que no tenia noticias de nada envio soldados a su hermano para que
   se aprovisionaran de trigo, y encontrandose con ellos otros
   africanos entablaron combate. Al enterarse Gneo salio a la carrera
   como estaba con las tropas ligeras en su auxilio. Sin embargo, ya
   habian matado a los anteriores y persiguieron a Gneo hasta que se
   refugio en una torre. Entonces le prendieron fuego a la torre, y
   Escipion y sus companeros murieron abrasados.


Se ha perdido el texto de Polibio correspondiente a ese hecho. Hist. 9,11, que se ha utilizado a veces en este sentido, dice que los romanos fueron derrotados, pero no garantiza que lo atribuyera a traicion celtiberica: <<Los generales de los cartagineses, tras haber vencido al enemigo, no lograron convencerse a si mismos. Creian que la guerra contra los romanos habia concluido y se enzarzaron en peleas entre ellos, acuciados por la ambicion y el afan de dominio, verdaderamente innatos en los cartagineses>>.

De los tres autores, como podemos ver, Livio es el que mas explicitamente atribuye la derrota romana a la perfidia omnis barbaricae etpraecipuae earum gentium, en lo que constituye claramente un topos literario acerca de la barbarie (17). Los lugares de la derrota de Publio y de Cneo Escipion son desconocidos. Los lugares mencionados por las distintas fuentes: Castulo e Iliturgi, que se habian pasado a los romanos, Munda donde habia tenido lugar una batalla entre romanos y cartagineses y, sobre todo, la referencia de Apiano a que los Escipiones invernaron en Castulo y Orson, mientras que Asdrubal inverno en Amtorgis, permiten ver que el escenario de la campana se situa en el alto Guadalquivir (18). Un pasaje de Plinio, en su Naturalis Historia, al describir el curso del rio Betis, hace referencia a la existencia de la pira de Escipion cerca de la ciudad de Ilorci, de la que huye el rio fluyendo hacia el oceano Atlantico. Se ha propuesto que esta construccion pliniana haga referencia a la zona del Tranco de Beas, donde el Guadalquivir cambia su curso cerca de la poblacion de Orcera (19).

3. PRESENCIAS Y AUSENCIAS DE LOS CELTIBEROS EN LA SEGUNDA GUERRA PUNICA (CUADRO)

La afirmacion romana de que la defeccion de los celtiberos fue la causa de la derrota y muerte de los Escipiones plantea la cuestion de si los celtiberos, entendidos en el sentido que el etnonimo tenia hacia mediados del siglo II a.C., participaron realmente en la guerra y si lo hicieron en concreto en el bando de los romanos. El cuadro I sintetiza las presencias y ausencia de los celtiberos en la segunda guerra punica y permite obtener algunas conclusiones:

La primera mencion de los celtiberos la tenemos en una fecha muy temprana, en Liv. 21, 57,5 cuando, refiriendose a los sucesos en Italia despues de la batalla de Tesino, en el invierno del 218, dice que los lusitanos y celtiberos merodeaban y saqueaban por los lugares adonde no podian llegar los numidas. Esta referencia esta en consonancia con la mencion, en la arenga que Anibal dirige a sus tropas a la vista de Italia segun el mismo Livio (20), a los montes de Celtiberia y Lusitania por los que sus mercenarios habrian pastoreado antes de tener la posibilidad de enriquecerse con el botin de las ciudades padanas, pero ambas son evidentemente falsas e interpoladas probablemente por los analistas. La segunda mencion se produce en Liv. 22,21,7-8, cuando, refiriendose a hechos posteriores a la batalla librada en la desembocadura del Ebro (217 a.C.), dice que los celtiberos, que habian enviado sus principales hombres a los romanos y les habian entregado rehenes, invadieron la provincia de los cartagineses y vencieron al mismo Asdrubal en dos combates (21).

Posteriormente a esta fecha, no se vuelve a mencionar a los celtiberos hasta el ano 213 a.C., cuando Livio dice que los Escipiones reclutaron un gran contingente de ellos, con la misma paga que obtenian de los cartagineses, en prevision de la campana del ano siguiente (212) (22). La siguiente ocasion es con motivo, precisamente, de la campana del 211 y la muerte de Publio y Cneo Escipion (Liv. 25, 32-36). En ambos casos nos falta la version de Polibio, aunque un fragmento de este (Pol. 8. 39), que se refiere al uso por parte de los romanos de las albardas de las caballerias y de las acemilas como defensas, debe hacer referencia a la estrategia utilizada por Cneo cuando fue cercado en lo alto de un monte por los cartagineses (Liv. 25, 36,7). La falta del texto de Polibio, precisamente, nos impide saber si este hacia responsables tambien a los celtiberos de la derrota de los Escipiones y, por consiguiente, los ubicaba dentro del ejercito romano. Solamente el discurso de Escipion pronunciado antes de la expedicion contra Cartagena (Pol. 10, 6,2) afirma que los romanos no habian sido vencidos por los cartagineses, sino por la traicion de los celtiberos (23), lo que implicitamente parece indicar que, efectivamente, Polibio recogia una version substancialmente parecida a la de Tito Livio. En relacion con la toma de Cartagena, Livio incluye un relato que tiene todos los visos de ser una ficcion moralizante destinada a ensalzar la continentia Scipionis, una bonita historia acerca de una hermosa rehen respetada por el general y devuelta a su novio, un principe celtiberico de nombre Allucius, que en consecuencia se habria puesto de parte de los romanos, agradecido, con mil cuatrocientos jinetes (24). Con motivo de la rendicion de Cartagena, Livio menciona entre otras fuentes a Valerio Anciate (25), y es posible que este sea el autor de la fabula.

Despues, los celtiberos no vuelven a aparecer hasta tres anos despues, en el 207 a.C., cuando segun Tito Livio un ejercito reclutado por Hannon en Celtiberia, region situada entre los dos mares (... Celtiberia, quae media inter duo maria est ...) (26), fue vencido por M. Junio Silano (27). No se conserva ninguna referencia de Polibio a estos hechos pero el historiador griego no menciona a los celtiberos ni en la batalla de Baecula (28), del ano anterior, ni en la batalla de Ilipa (29), de ese ano. Luego los celtiberos serian excitados a sublevarse, segun Livio (30), junto con los lacetanos, a instancias de Indibil y Mandonio en el 206 a.C.

Finalmente, los celtiberos aparecen de nuevo, en Africa, en la fase final de la guerra, en el ejercito cartagines. Polibio (31) dice que Sifax se persuadio a continuar la guerra contra los romanos al encontrarse cerca de la ciudad de Abba, con cuatro mil celtiberos que se habian hecho mercenarios de los cartagineses. Estos celtiberos formaron en el centro del ejercito cartagines en la batalla de los Grandes Campos durante la cual, dice Polibio, lucharon bravamente ya que si huian no podian salvarse, puesto que desconocian la naturaleza del pais, y si caian prisioneros tampoco, ya que habian traicionado a Escipion, quien en las operaciones de Hispania les habia tratado amigablemente (32). Livio refiere lo mismo al decir que los delegados punicos enviados a Sifax mencionaron que habian hallado a los celtiberos cerca de Oba, intentandole persuadir con este argumento (33). Estas ultimas referencias de Polibio, de cuya fiabilidad no parece que pueda dudarse, plantean la presencia efectiva de los celtiberos en el ejercito cartagines en la ultima fase de la guerra pero la pregunta que surge es, ?cuando se incorporaron a las fuerzas cartaginesas?

La presencia de los celtiberos en Africa plantea el problema de que no sabemos en que momento pasaron a ese continente. Anibal no los mencionaba en la inscripcion dejada en el cabo Lacinio, en la que indico las tropas con que se presento en Italia, que segun Polibio vio el mismo (34). Efectivamente, el autor griego cita a los tersitas, mastios, oretanos, iberos y olcades (35); enumeracion a la cual podemos anadir los carpetanos, citados en el relato de Tito Livio un poco mas adelante (36). Pudieron ser reclutados por Asdrubal en su huida hacia Italia, ya que segun Polibio y Livio este huyo siguiendo el Tajo aguas arriba antes de cruzar los Pirineos con destino a Italia (37), es decir, que huyo cruzando Celtiberia. Solamente Apiano (38) dice que Asdrubal cruzo los Pirineos con los celtiberos que habia reclutado, pero sin embargo no son citados en la batalla de Metauro. Ciertamente, es dificil suponer que un general en retirada pudiera reclutar tropas en un area geografica que nunca habia sido objeto del dominio directo de los cartagineses. Aunque ninguna fuente menciona los celtiberos ni en las batalla de Baecula ni en la de Ilipa, si que se les menciona entre ambas en relacion con las operaciones de M. Junio Silano contra unos celtiberos reclutados por Hannon, probablemente en la region del alto Guadalquivir (39). Apiano (40) menciona tambien la existencia de celtiberos e iberos entre las tropas cartaginesas despues de la retirada de Asdrubal de la peninsula Iberica. Los supervivientes de estas tropas fueron recogidos por Magon antes de refugiarse en Gades (41) y es posible que lo acompanaran cuando evacuo la ciudad para dirigirse, a las Baleares primero, y a Luguria e Italia despues (42).

4. LA CELTIBERIA QUE PODIAN CONOCER LOS ROMANOS Y CARTAGINESES A FINALES DEL SIGLO III ES UNA REGION SIN LIMITES PRECISOS QUE SIGNIFICA EL INTERIOR DE LA PENINSULA

La referencia de Livio a Celtiberia como una region situada entre los dos mares no puede ser mas ambigua y generica (43). Este desconocimiento de los limites precisos de Celtiberia, y el hecho de que el coronimo aparezca en este autor con un sentido equivalente al del interior de la peninsula, evidencia un conocimiento escaso de su interior por parte de las fuentes de Tito Livio. Medio siglo despues de la guerra de Anibal, Polibio no mostraba un conocimiento mucho mejor o, mejor dicho, su concepto de los celtiberos y de Celtiberia era mucho mas amplio que el que manejan Apiano y las fuentes que nos hablan de la guerra numantina, segun se desprende de un pasaje de Estrabon que dice que, segun Polibio, el Anas y el Baetis tenian su nacimiento en Celtiberia (44). Ciertamente, como hemos visto, en la relacion de las tropas que acompanaron a Anibal al pasar de Italia a Africa, que el dejo en una inscripcion en el templo de Hera Lacinia, no figuran los celtiberos, pero si otros pueblos de la Meseta meridional como los oretes, iberos y olcades. Esta ausencia nos hace sospechar que los celtiberos que hicieron defeccion de los Escipiones, caso de que hayan existido, y los reclutados por los cartagineses posteriormente, eran tropas procedentes de la Meseta meridional y no de Celtiberia propiamente dicha.

El propio nombre de Celtiberi es uno de esos decknamen o <<nombres-cajon>> que sirvieron a los griegos y romanos para comprender y articular la fragmentada realidad etnica de Iberia (45). Es imposible saber si su autoria es griega o latina y, aunque se ha propuesto que fuera Fabio Pictor quien lo utilizo por primera vez, no creemos que deban descartarse otros posibles autores, como Acilio o Cincio Alimento (46). El hecho de que sea Apiano (Hann. 20-23) quien mencione en la batalla de Cannas la existencia de quinientos celtiberos que habrian enganado y traicionado a los romanos, mientras que Polibio (3,116,6-8 y 12-13) y Tito Livio (22,48,2-5) hablan de numidas, nos parece un dato a favor de que la fuente de Apiano sea un autor romano, como Cincio, y no autores como Sosilo, Sileno, o incluso Fabio Pictor, de los cuales Polibio hace un uso casi continuado. El episodio resenado, evidentemente, es un doblete de la traicion celtiberica a los Escipiones y una prueba mas de la existencia en Roma de una vision peyorativa de los celtiberos que no se encuentra ni en ambiente griego ni cartagines.

Cuando los celtiberos comienzan a producir a traves de la epigrafia y de la numismatica referencias a su propia identidad, bien es cierto que en epoca muy posterior a la que nos estamos refiriendo, podemos observar que solamente mencionan o bien las civitates, o bien los grupos de parentesco que forman parte las mismas (Aiancum, Abulocum, Siriscum, etc.), o unidades etnicas de tamano mayor, como Belaiscon, Arevacon?, pero no el termino Celtiberi, que solamente aparece en fuentes literarias grecolatinas o bien, muy escasamente, en la epigrafia latina altoimperial. Los epigrafes monetales de Arecoratas, Lutiakos, Kaiskata, Erkauika, Sekobirikes o Kolouioku, Bursau, Karauis, Nertobis o Turiasu, Sekaisa o Bilbili, escritos en lengua celtiberica (47), hacen referencia a civitates bien conocidas por otras fuentes y que en algunos casos jugaron un papel destacado en las luchas contra los romanos. De la misma manera, la ceca de Kontebakom Bel. debe corresponderse con la importante ciudad de Contrebia Belaisca, a la cual hace referencia el individuo consignado en una tesera de hospitalidad escrita en lengua celtiberica cuando quiere expresar su origen: Lubos Alisokum Avaloke Kontebias Belaiskas (48). De las mere o partes en que Estrabon dividia a los celtiberos, solamente esta bien atestiguada por ellos mismos la de los belos, a la que se refieren los epigrafes monetales con Belaiskom y, probablemente, Belikiom. Un grafito de Numancia registra la palabra areuasikon, que estamos tentados de relacionar con el nombre de los arevacos. Ahora bien, si hemos de dar credito a Apiano (49), cuando los celtiberos quisieron hacer la paz con Marcelo, este no accedio a hacerla si no la pedian a la vez los arevacos, los belos y los titos, a los que llama ethne, y, segun podemos ver, los celtiberos se reconocian bajo dichas denominaciones (50).

Una de las mayores objeciones a la idea de que los celtiberos hubieran formado parte efectivamente del ejercito romano durante la primera parte de la guerra de Anibal la proporciona el mismo contexto de los acontecimientos y la relacion de los pueblos indigenas que en estos momentos lucharon a favor de cualquiera de las dos partes. Partiendo del hecho de que en el ano 218 los romanos no dominaban ningun territorio al sur del Ebro, vemos que incluso al norte del mismo las fuentes solamente mencionan a los bargusios, que pueden ser los mismos que posteriormente aparecen llamados bergistanos, como favorables a Roma (51). Por el contrario, los ilergetes (52) y los ausetanos (53) apoyaban a los cartagineses. Despues de la batalla del Ebro del ano siguiente y ante el avance romano hasta Cartagena, un notable llamado Abilix por Polibio y Abelux por Livio (54) se paso a ellos desde el bando cartagines; aunque el nombre puede ser explicado etimologicamente desde la onomastica de tipo celtico (55) es imposible sin embargo adscribirlo a ninguno de los pueblos prerromanos concretos que conocemos. Vemos por tanto que en estos anos, en los que se supone que ya hay un reclutamiento de mercenarios celtiberos por los romanos (56), en realidad la influencia de estos se ejercia solamente en las comarcas septentrionales de la provincia de Gerona, en el Bergada y en el Ampurdan, puesto que Ampurias y los indiketes eran la base romana (57), y que las comarcas mas meridionales de Cataluna, la Plana de Vic (Ausa) y los Llanos de Lerida estaban ya bajo control cartagines. Es decir, es un escenario militar que no sobrepasa la linea del Ebro hacia el sur y que, por tanto, no alcanza Celtiberia (58). Incluso el avance romano hacia Sagunto y la defeccion de Abilix son sospechosos de ser una invencion que duplica la toma de rehenes en Cartagena por Escipion siete anos mas tarde y que pretende exagerar la importancia de los progresos hechos por los romanos en los primeros momentos (59).

Por tanto, si todos los indicios apuntan hacia la imposibilidad de que los romanos hubieran podido reclutar tropas celtibericas en el sentido estricto de la palabra, es decir, procedentes de la Meseta septentrional, hemos de preguntarnos si la historia de la traicion de los celtiberos no es una mentira urdida por las fuentes y, en ese caso, quien seria el responsable de su fabricacion.

5. EL RELATO DE LA DEFECCION DE LOS CELTIBEROS PUEDE SER UN RELATO INVENTADO

Sobre si la traicion de los celtiberos fue la causa de la derrota de los Escipiones hay dos tradiciones diferentes: Una, representada por Apiano (Ib. 15-16), quien, como hemos visto, no hace ninguna alusion a ellos y atribuye claramente la derrota de los romanos al hecho de que, despues de la paz de Sifax con los cartagineses, estos pudieron enviar un ejercito mayor a Hispania a las ordenes de Asdrubal, auxiliado ademas por otros dos generales: Hannon y Asdrubal Giscon. Otra, que es la que comparten Polibio y Tito Livio, que responsabiliza a los celtiberos de lo sucedido, pero con matices. Quien mas claramente los responsabiliza es Tito Livio, que los presenta como aliados de los romanos desde una fecha muy temprana, el 217 a.C. (Liv. 22, 21), y habla de una leva en el ano 213 (Liv. 24, 49) y narra todo el episodio de la derrota y muerte de los generales romanos en 25, 32-36. Pero, curiosamente, cuando Escipion arenga por primera vez a las tropas al hacerse cargo de ellas en Tarraco (Liv. 26, 41), omite a los celtiberos como causa de la derrota y no los menciona para nada. Polibio en cambio no alude a ellos en la primera parte de la guerra, pero pone en boca de Escipion la acusacion de traicion en ese mismo discurso (Pol. 10, 6) y habla de que este ya se habia informado previamente de su defeccion en Roma durante sus preparativos (Pol. 10,7). En el segundo discurso de Escipion, pronunciado antes del asalto a Cartagena (Pol. 10,11; Liv. 26,43) no se hace la menor alusion a ellos.

El problema que se plantea es saber de quien tomaron Polibio y Livio la idea de la acusacion. Ambos autores comparten como vemos una tradicion comun aunque con ciertas diferencias que, en general, se atribuyen al uso que Livio hace de la analistica romana. Las distintas soluciones dadas a este problema por los distintos autores fueron resumidas por Walbank en su comentario del pasaje polibiano sobre el caracter de Escipion y la toma de Cartagena, que Polibio desarrolla en su libro X, y no parece posible ir mas lejos de las conclusiones dadas por Walbank (60). Polibio cita como fuentes propias a C. Lelio, quien es posible que en su vejez le transmitiera sus propios recuerdos de Escipion, ademas de una carta de este mismo a Filipo V narrando su estrategia en Cartagena, y a <<los historiadores>>, expresion bajo la cual podemos comprender por lo menos a Sileno y a Fabio Pictor, a los cuales cita explicitamente en distintas ocasiones. Por su parte, Livio cita como fuente para la historia de L. Marcio, el eques que salvo los restos del ejercito romano despues de la muerte de los Escipiones, los anales de Acilio (mediados del siglo II a.C.), traducidos al latin por Claudio Cuadrigario (61), y para el ataque a Cartagena a Sileno y a Valerio Anciate (62).

Como vemos, la acusacion contra los celtiberos aparece implicitamente ya en Polibio, por lo cual hemos de buscar una fuente ante quem donde se expusiera esta idea. Las opciones posibles son Sileno, Fabio Pictor, Acilio o los propios Escipiones. Es poco probable que Sileno, o cualquier otro historiador favorable a los cartagineses sea el autor de la fabula, ya que privaria del merito de la victoria a los cartagineses. Las opciones quedan reducidas, pues, a Fabio Pictor, a Acilio o al propio Escipion. Se ha atribuido a Pictor la creacion del etnonimo de celtiberos (63), pero, como hemos podido ver, Polibio todavia no tenia una nocion clara de Celtiberia en una fecha posterior a la de Fabio. Sin embargo, Acilio es un candidato a tener en cuenta como responsable de la historia de la traicion de los celtiberos. Senador asociado con el circulo de los Escipiones y su entusiasmo por la cultura griega, actuo como interprete de la embajada ateniense que visito Roma en el ano 155 a.C. (64). Como hemos visto, Livio lo cita como fuente al referir la historia de Lucio Marcio, que aparece como la consecuencia del desastre de los Escipiones, y por tanto es probable que sea la fuente tambien para toda la historia de su derrota. Es interesante que Livio cite igualmente la traduccion de Claudio Cuadrigario de la Historia de Acilio como fuente para la narracion del rechazo del tratado de las Horcas Caudinas (65), que constituye un doblete del rechazo del foedus Mancinum, pactado con los celtiberos en el ano 137 a.C. Este hecho nos sugiere que Acilio insistentemente trato de echar sobre los enemigos la responsabilidad de las derrotas romanas. Si tenemos en cuenta sus vinculos con Emiliano, la opcion que nos parece mas plausible es que fuera Acilio, y no Africano o Emiliano, que tambien son otros sospechosos, quien fabricara la primera acusacion de traicion contra los celtiberos como un medio de justificar la politica escipionica contra ellos. En todo caso, esta acusacion creemos que se fraguo en un ambiente romano.

NOTA BIBLIOGRAFICA

Para nuestro trabajo hemos utilizado las ediciones siguientes: Con caracter general, SCHULTEN, A.: Fontes Hispaniae Antiquae, fasciculo III: Las guerras del 237-154 a. deJ.C., Barcelona, 1935; para Polibio: The Histories. Polibius; with an English translation by W.R. Paton, Londres, 1922-1927 (6 vols.) (reimp. 19661968), complementado con: WALBANK, F. W.: A Historical commentary on Polibius, 3 vols., Oxford, 1967; para TITO LIVIO: FOSTER, B.O.: Livy V: books XXI-XXII, Londres, 1969; MOORE, F. G.: Livy in fourteen volumes. VI: booksXXIII-XXV; VII: books XXVI-XXVII; VIII: books XXVIII-XXX, Cambridge Mass.-Londres, 1966-70; para Apiano: Appien, Histoire romaine, tome II, livre VIL'iberique, texte etabli et traduit par P. Goukowsky, Paris, 1997.

Para las traducciones al castellano hemos utilizado en general las traducciones de Biblioteca Clasica Gredos: Polibio. Historias, traduccion y notas de ManuelBalasch Recort, 3 vols., Madrid, 2000; VILLAR VIDAL, J. A.: Tito Livio. Historia de Roma desde sufundacion, libros XXI-XXV, XXVI-XXX, XXXI-XXXV, B.C.G., Madrid, 2001; SANCHO ROYO, A.: Apiano, Historia romana I. Introduccion, traduccion y notas de, B.C.G., Madrid, 1980. Para Tito livio hemos utilizado tambien: RAMIREZ DE VERGER, A. y FERNANDEZ VALVERDE, J.: Tito Livio. Historia de Roma. La segunda guerra punica, tomo I: libros 21-25, Madrid, 1992; SOLIS, J. y GASCO, F.: Tito Livio. Historia de Roma. La segunda guerra punica, tomo II: libros 26-30, Madrid, 1992.

Para las restantes fuentes sobre Hispania antigua hemos utilizado: SCHULTEN, A.: Estrabon. Geografia de Iberia, Fontes Hispaniae Antiquae, fasc. VI, Barcelona, 1952; y BEJARANO, V.: Hispania antigua segun Pomponio Mela, Plinio el Viejo y Claudio Ptolomeo, F. H. A. VII, Barcelona, 1987.

Manuel SALINAS DE FRIAS

Universidad de Salamanca

vafio@usal.es

Fecha de recepcion: 20-VI-2011; aceptacion definitiva: 9-IX-2011

* Proyecto de la JCYL SA003A10-1: <<La formacion social hispanorromana en la cuenca del Duero: desarrollo y estructura>>.

(1.) SALINAS, M.: <<Violencia contra los enemigos: los casos de Cartago y Numancia>> en Bravo, G. y GONZALEZ, R. (eds.): Formas y usos de la violencia en el mundo romano. Madrid, 2007, pp. 31-39.

(2.) Sobre su natural vengativo, cf. App. Ib. 98.

(3.) Sobre este aspecto siguen siendo fundamentales las paginas de G. DE SANCTIS: Storia dei Romani, I: La conquista del primato in Italia. Torino, 1907, sobre la analistica y, en general, sobre las fuentes para la historia de la Roma primitiva; cf. tambien MOMIGLIANO, A.: <<Linee per una valutazione di Fabio Pittore>>, Red. Acc. Lic. Serie 8, XV, 1960, pp. 310-320, reed. en Terzo Contributo--; Ogilvie, R. M.: Roma antigua y los etruscos. Madrid, 1981 (ed. Inglesa 1976), pp. 17-30; para epocas mas recientes la situacion no mejora, sobre la historicidad de hechos y discursos del periodo de la segunda guerra punica y la posibilidad de conocerlos, cf. HARRIS, W. V.: Guerra e imperialismo en la Roma republicana, 327-70 a.C. Madrid, 1989 (ed. inglesa 1979), pp. 270-272 (<<El debate senatorial apocrifo del ano 218 en Casio Dion>>).

(4.) LIV. 2, 16,4 y 48,9; Dio. Hal. 5, 40,3; cf. HEURGON, J.: Roma y el Mediterraneo occidental hasta las guerras punicas. Barcelona, 1971, pp. 126 y 208. Se ha senalado el parecido del numero de los Fabios con el de los heroes de las Termopilas: PAIS, E. y BAYET, J.: Histoire romaine, 1.1: Des origines a l'achevement de la conquete. Paris, 1918, p. 84.

(5.) App. Ib. 18; la monografia de referencia sobre el personaje, Scullard, H. H.: Scipio Africanus, soldier and politician. Bristol, 1970, comienza a estar anticuada en sus planteamientos.

(6.) Liv. 26, 18, 6-10: desperatumque de re publica ese ut nemo audeat in Hispaniam imperium accipere, cum subito P. Cornelius, Publi Cornelii eius qui in Hispania ceciderat filius, quattuor et viginti ferme annos natus, professus sepetere, in superiore unde conspici posset loco constitit. [...] lussi deinde inire suffagium ad unum omnes non centuriae modo, sed etiam homines P. Scipioni imperium ese in Hispania iusserunt. Ceterum post rem actam, ut iam resederat impetus animorum ardorque, silentium subito ortum et tacita cogitatio quidnam egissent.

(7.) Pol. 10,6,1-2: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII].

(8.) Pol. 10,7,1: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] ...

(9.) Liv. 26,41-17-19: Quid igitur minus conveniat, milites, quam, cum aliae super alias clades cumularentur ac diprope ipsi cum Hannibale starent, vos hic cum parentibus meis --aequentur enim atiam honore nominis- sustinuisse lanatem fortunam populi romani, nunc eosdem, cum iam illic omnia secunda laetaque sunt, animis deficere? Nuper quoque quae acciderunt utinam tam sine meo luctu quam ...

(10.) Liv. 28, 21: Scipio Carthaginem ad vota solvenda deis munusque gladiatorium, quod mortis causa patrispatruiqueparaverat, edendum rediit.

(11.) Liv. 28, 21,10. Todo el pasaje de Livio tiene un cierto gusto <<homerico>> que quizas no fuese extrano al propio Escipion, cf. SALINAS, M.: <<Violencia contra los enemigos ...>>, p. 39.

(12.) RICHARDSON, J. S.: Hispaniae. Spain and the development of Roman imperialism 218-82 BC., Cambridge, 1986, pp. 41-42 que les otorga absoluta credibilidad; por el contrario, SALINAS, M.: El gobierno de las provincias hispanas durante la republica romana (218-27 a.C.). Salamanca, 1995, pp. 25-26. En la forma en que se narran, estos hechos parecen un sospechoso doblete de la actitud de los mercenarios celtibericos con Caton en el ano 195 a.C., quien intento comprar su fidelidad a los turdetanos por una soldada igual a la que aquellos les pagaban; cf. SALINAS, M.: Conquista y romanizacion de Celtiberia. Salamanca 1986, pp. 10-11.

(13.) LIV. 25, 32,1-36,16.

(14.) WALBANK, F. W.: A Historical commentary on Polibius. Vol. II, Oxford, 1967, p. 114: la muerte de los Escipiones la debio narrar Polibio en el libro IX. Otras fuentes: Silio, Pun. 13, 382 y ss.; Eutropio 3,14.

(15.) Liv. 25, 32,7-33,5: Optimum igitur rati divisis bifariam copiis totius simulHispaniae amplecti bellum, ita inter se diviserunt ut P. Cornelius duas partes exercitus Romanorum sociorumque adversus Magonem duceret atque Hasdrubalem, Cn. Cornelius cum tertia parte veteris exercitus Celtiberis adiunctis cum Hasdrubale Barcino bellum gereret. Una profecti ambo duces exercitusque Celtiberis progredientibus ad urbem Amtorgim in constectu hostium dirimente amni ponunt castra. Ibi Cn. Scipio cum quibus ante dictum est copiis substitit; P. Scipio profectus ad destinatam bellipartem.

Hasdrubal postquam animadvertit exiguum Romanum exercitum in castris et spem omnem in Celtiberorum ese, peritus omnis barbariacae et praecipuae earum gentium in quibus per tot annos militabat perfidiae, ficili lingae comercio, cum utraque castra plena Hispanorum essent, per occulta conloquia paciscitur magna mercede cum Celtiberorum principibus et copias inde abducant. Nec atrox visum facinus--non enim ut in Romanos verterent arma agebatur-et merces quanta vel pro bello satis esset dabatur ne bellum gererent, et quies ipsa, tum reditus domum fructusque videndi suos suaque grata vulgo erant.

(16.) App. Ib.16: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII]. Corregimos, para mayor claridad, la traduccion de SANCHO ROYO, A.: Apiano, Historia romana I. Introduccion, traduccion y notas de, B.C.G., Madrid, 1980, que parece sugerir que fue Publio quien mato a los cartagineses; seguimos la traduccion de GOUKOWSKY, P.: Appien, Histoire romaine, tome II, livre VIL'iberique, texte etabli et traduit par, Paris, 1997, p. 13: <<il (Publius) ne s'apercut pas qu'il etait parvenu tout pres d'Asdrubal: ce dernier l'encercla avec de la cavalerie et le tua ainsi que tous les siens>>.

(17.) DAUGE, Y. A.: Le barbare. Recherches sur la conception romaine de la barbarie et la civilisation. Bruxelles, 1981.

(18.) CORZO, R.: <<La segunda guerra punica en la Betica>>, Habis 6, 1975, 213-240; CORZO, R. y TOSCANO, M.: Las vias romanas de Andalucia. Sevilla, 1992.

(19.) N.H. 3,9: Baetis in Tarraconensisprovinciae non, ut aliqui dixere, Mentessa oppido sed Tugiensi exoriens saltu--iuxta quem Tader fluvius, qui Carthaginensem agrum rigat--, Ilorci refugit, Scipionis rogum, versusque in occasum oceanum Atlanticum provinciam adoptans petit; CAPALVO, A.: Celtiberia: un estudio de fuentes literarias antiguas, Zaragoza, 1996, 130-131, propone leer: Ilorcire fugit Scipionis rogum; Schulten, FHA. III, p. 90, suponia que la muerte de los Escipiones se habia producido cerca de Lorca (Ilorci).

(20.) Liv. 21, 43,8: satis adhuc in vastis Lusitaniae Celtiberiaeque montibuspecora consectando nullum emolumentum tot laborum periculorumque vestrorum vidistis. SCHULTEN, A.: Fontes Hispaniae Antiquae, fasciculo III: Las guerras del 237-154 a. de J.C. Barcelona, 1935, p. 55, creia que era una interpolacion de Celio Antipatro, ya que los romanos no entraron en Celtiberia hasta el 195 a.C.

(21.) Liv. 22, 21,7-8: Celtiberi, qui principes regiones suae miserant legatos obsidesque dederant Romanis, nuntio misso a Scipione exciti arma capiuntprovinciamque Carthaginensium valido exercitu invadunt. Tria oppida vi expugnant, inde cum ipso Hasdrubale duobus proeliis egregie expugnant, ad quindecim milia hostium occiderunt, quattuor milia cum multis militaribus signis capiunt.

(22.) Liv. 24, 49,7: In Hispania nihil memorabile gestum praeterquam quod Celtiberum iuventutem eadem mercede qua pacta cum Carthaginiensibus erat imperatores Romani ad se perduxerunt. CADIOU, F.: Hibera in terra miles. Les armees romaines et la conquete de l'Hispanie sous la Republique (218-45 av. J.-C.). Madrid, 2008, pp. 90-91, discutiendo con KNAPP, R. C.: Aspects of the roman experience in Iberia, 206-100 b.C. Valladolid, 1977, p. 87, los efectivos romanos en el ano 211 a.C., cree efectivamente que hubo una leva entre los celtiberos de gran magnitud, lo que justificaria que Livio se refiera al nucleo del ejercito de Cneo como exiguum Romanum exercitum y a sus efectivos de tam paucis. Esta leva habria permitido la division del ejercito que estaria en el origen del primer gran desastre romano en la peninsula. Cadiou, sin embargo, no alude a la supuesta alianza del 217, que nos parece claramente ficticia. Nosotros no discutimos que los romanos reclutaran fuerzas de la Meseta en el 211, sino que dichas fuerzas fueran efectivamente celtiberos, en el sentido en que se les consideraba a mediados del siglo II a.C.

(23.) Pol. 10,6,2.

(24.) Liv. 26,50.

(25.) Liv. 26, 49,5.

(26.) Liv. 26, 1,4.

(27.) Liv. 28,1-2,2:

(28.) Pol. 10.38, 7-39,9; Liv. 28,18.

(29.) Pol. 11.20-24; Zonaras 9, 8,8; Liv. 28,12,10-15,16.

(30.) Liv. 28, 24,3-4.

(31.) Pol. 14,7,5.

(32.) Pol. 14, 7,5 y 14, 8,8-10.

(33.) Liv. 30, 7,10; Walbank, Comm. II, 431, el episodio parece una elaboracion de Livio.

(34.) Pol. 3, 33,18 y 3, 56,4; Cic. Div. 1,48; Liv. 28, 46,16, por quien sabemos que era una tabula de bronce redactada durante el verano del ano 205 a.C.

(35.) Pol. 3, 33,9: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] ...

(36.) Liv. 21, 23,4. Polibio habla solamente de <<iberos>> y, ademas, atribuye la decision de Anibal de retornarlos a sus casas no a desconfianza, sino al deseo de tenerlos bien dispuestos para sucesivas levas.

(37.) Pol. 10, 39, 8; Liv. 27,19,1.

(38.) App. Ib. 28. Walbank, Comm. II, 251, siguiendo a Apiano, supone que Asdrubal paso el Pirineo hacia los galos por Irun o por los puertos de Otsondo o Roncesvalles. Pero al otro lado no estaban los galos, sino los aquitanos. Es un hecho que los romanos no controlaban todavia la meseta ni los puertos centrales del Pirineo. ?Por que paso tan hacia el oeste, quiza por una mayor facilidad geografica del camino?

(39.) Liv. 28, 1,1-2,12: Novus imperator Hanno in locum Barcini Hasdrubalis novo cum exercitu ex Africa transgressus Magonique iunctus cum in Celtiberia, quae media inter duo maria est, brevi magnum hominum numerum armasset, Scipio adversus eum M. Silanum cum decem haudplus milibus militum, equitibus quingentis missit. Silanus (...) tamen non solum nuntios sed etiam famam adventus sui progressus ducibus indidem ex Celtiberia transfugis ad hostem pervenit.

(40.) App. Ib. 31: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] ...

(41.) Ibid.; Liv. 28,17,13, que refiere la retirada de Magon a Gades despues de la batalla de Silpia (Ilipa) pero cita para nada celtiberos; es posible que el desastre de Hannon que refiere Apiano sea el mismo que Livio narra en 28,30,1, donde cita a cuatro mil mercenarios hispanos, aunque lo data un poco mas tarde, cuando los cartagineses ya estaban confinados en la comarca gaditana

(42.) App. Ib. 37; Liv. 28,36-37 y 28, 46,7-13.

(43.) Liv. 28,1: novus imperatorHanno in locum Barcini Hasdrubalis novo cum exercitu ex Africa transgressus Magonique iunctus cum in Celtiberia, quae media inter duo maria est, brevi magnum hominum numerum armasset...

(44.) Str. III, 2,11: <<Polibio dice tambien que el Anas y este (el Betis) fluyen de Celtiberia>>.

(45.) MORET, P.: <<Ethnos ou ethnie? Avatars anciens et modernes des noms des peuples iberes>>, en CRUZ, G. y MORA, B. (eds.): Identidades etnicas-identidades politicas en el mundo prerromano hispano, Malaga, 2004, pp. 31-62; sobre los criterios de identidad etnica en las fuentes de los pueblos hispanos del area indoeuropea y su relacion con los datos epigraficos y arqueologicos, cf. SALINAS, M.: <<Las unidades etnicas de la Meseta central en epoca prerromana>> EN CASTELLANOS, S. y MARTIN VISO, I. (eds.): De Roma a los barbaros. Poder central y horizontes locales en la cuenca del Duero, Leon, 2008, pp. 25-52; IDEM, <<Los lusitanos y los problemas de definicion etnica en el occidente peninsular>> en VII Revisiones de Historia Antigua: Romanizacion, fronteras y etnias en la Roma Antigua. El caso hispano, Vitoria, 20-22 septiembre de 2010 (en prensa).

(46.) CAPALVO, A.: Celtiberia. Un estudio de fuentes literarias antiguas. Zaragoza, 1996, pp. 23-24.

(47.) ALFARO, C. y otros: Historia monetaria de Hispania antigua. Valencia, 1997, pp. 147-157.

(48.) LEJEUNE, M.: Celtiberica. Salamanca, 1956, p. 103, P8.

(49.) App. Ib. 48.

(50.) SALINAS, M.: Conquista y romanizacion de Celtiberia. Salamanca, 1986, pp. 78-80; Idem: <<Las unidades etnicas...>>, 25-52; BELTRAN, F.: <<Nos celtis genitos et ex Hiberis. Apuntes sobre las identidades colectivas en Celtiberia>> en CRUZ, G. y MORA, B. (eds.): Identidades etnicas-identidadespoliticas en el mundo prerromano hispano, Malaga, 2004, pp. 105-109.

(51.) Pol. 3, 35; Liv. 21, 19,7 y 21, 23,2-3.

(52.) Liv. 21, 61,5; 22,2.

(53.) Liv. 21, 61,8.

(54.) Pol. 3, 98-99; Liv. 22,22; Zonaras 9, 1,3.

(55.) Polibio lo cita como <<ibero>>, con el sentido de <<hispano>>; Livio dice que era saguntino; cf. Schulten, FHA III, 71; ALBERTOS, M. L.: La onomastica personal primitiva de Hispania. Tarraconense y Betica. Salamanca, 1966, p. 3, supone que el nombre deriva de una forma * abilic(o)s que se remontaria al ie. * apelo- <<fuerza>> y que estaria relacionado con gentilicios como Ablici, Ablic(um), Abulocum, etc.

(56.) Liv. 22, 21, 7-8.

(57.) Sobre la presencia romana en Ampurias y Tarragona de acuerdo con las fuentes literarias y los hallazgos arqueologicos, cf. CADIOU, F.: op. cit. , pp. 328-350; particularmente, los hallazgos arqueologicos en la torre de Minerva permiten datar la presencia romana en Tarragona ya a finales del siglo III a.C. cf. tambien p. 365.

(58.) SCHULTEN, A.: FHA III, p. 66, cree que el avance romano hasta Cartagena despues de la batalla de Cissa es una invencion ya que segun Pol. 3, 97,5 los romanos antes de la llegada de P. Escipion no se habian atrevido a cruzar el Ebro. Tambien cree (p. 69) que la embajada de los celtiberos del ano 218 es una invencion de los analistas, probablemente de Valerio Anciate, para atribuir a Roma un exito sobre un enemigo que posteriormente habia de ser temible.

(59.) WALBANK: Comm. I, p. 432.

(60.) WALBANK: Comm. II, pp. 191-196.

(61.) Liv. 25, 39,12.

(62.) Liv. 26, 49,3.

(63.) CAPALVO, A.: op. cit., pp. 23-24; sobre la importancia de Fabio Pictor como fuente de Livio, cf. ALFOLDI, A.: Early Rome and the Latins, Ann Arbor, 1965, pp. 164-175.

(64.) WALSH, P. G.: Livy. His historical Aims and Methods. Cambridge, 1961, p. 120; Scullard, H. H.: Roman politics, 220-150 B.C. Oxford, 1973, p. 224, n. 1, p. 249; DE SANTIS, G.: Storia dei Romani, volumen I: la conquista del primato in Italia. Torino, 1907, p. 32.

(65.) Liv. 25, 39,2: auctor est Claudius, qui annales Acilianos ex Graeco in Latinum sermonem vertit...; 35, 14,5: Claudius, secutus Graecos Acilianos libros ...; cf. FORYSTHE, G.: KRAUS, C. S. y WOODMAN, A. J.: Latin Historians. Oxford, 1997, p. 61.
Cuadro I: Regesta de los celtiberos durante la segunda guerra punica

ANO         POLIBIO             LIVIO               APIANO

218         3.33.9-11: los      21.197: los
            celtiberos,         bargusios aliados
            ausentes en la      de los romanos:
            lista de los        21.23.2-3.
            pueblos
            trasladados a       721.61.5: los
            Africa.             ilergetes
                                hostiles a Roma.
            3.35:
            benevolencia de     21.57,5: los
            los bargusios       celtiberos y
            hacia Roma.         lusitanos
                                merodean en el
            3.37:               norte de Italia
            Iberia region       despues de la
            geogrAfica  junto   batalla de
            al Mar Nuestro,     Tesino.
            la otra parte no
            tiene               21-61.8:
            denominacion        los ausetanos
            comun.              aliados de
                                Cartago.
            3.72.8:
            iberos, galos y     22.2:
            africanos en la     los ilergetes
            batalla de          sublevados por
            Trebia. 3.76: no    Indibil.
            mencion de los
            celtiberos en       22.21.7-8:
            Cissa ni en los     los celtiberos
            primeros            envian emisarios
            combates.           y rehenes a Cneo
                                y son animados
                                a atacar a
                                los cartagineses.

217         3.95: batalla del   22.22: Abelux,
            Ebro. Los           cf. Zona-ras
            cartagineses        9,1,3.
            avanzan desde
            Cartagena por la
            costa.

            3.98-99:
            Abilix se pasa a
            los romanos.

216-213

212                             24.49.7-8: los      16: los
                                Escipiones          cartagineses,
                                reclutan un gran    despues de hacer
                                contingente         la paz con Sifax,
                                celtiberico en      enviaron un
                                prevision de la     ejercito mAs
                                campana del ano     numeroso, con 30
                                siguiente. Misma    elefantes y 3
                                paga.               generales.

211         9.11: los           25.32.1-36.16:      16: Cneo inverno
            generales           muerte de los       en Orson y Publio
            cartagineses se     Escipiones.         en Castulo.
            pelean entre si
            despues de haber    25.34.7: Indibil    Muerte de los
            vencido.            participa en la     Escipiones, Cneo
            Extorsion a         ofensiva en que     abrasado en una
            Indibil, que        muere P.            torre.
            habia sido          Escipion.
            expulsado de su
            reino por los       25.33-34: los
            romanos.            celtiberos
                                abandonan a Cneo,
                                causando su
                                derrota.

210-209?    10.2: elogio de                         18: dos discursos
            Escipion.                               de Esci-pion en
            Discurso y toma                         Roma como
            de Cartagena.                           candidato.
                                                    Vengador de su
            10.6: los romanos                       padre y de su
            jamAs habian sido                       tio.
            vencidos por los
            cartagineses,
            sino por la
            traicion de los
            celtiberos.

209         10.34: Edecon,      26.50: Allucio.
            rey de los          27.17.1-2:
            edetanos, se pasa   Edecon. 27.17,3 y
            a Esci-pion, e      9-17: Indibil y
            invita a hacer lo   Mandonio.
            mismo a todos los
            pueblos al norte
            del Ebro (10.35).
            Ciertas dudas de
            Pol. 10.35.1.

            10.35-38: Indibil
            y Man-donio se
            pasan a los
            romanos.

208         10.38.7-39.9:       27.19.1.            28: Asdrubal,
            batalla de                              siguiendo la
            Baecula. No se                          costa
            mencionan                               septentrional,
            celtiberos en el                        cruzo los
            ejercito                                Pirineos con los
            cartagines.                             celtiberos que

            10.39.8: Asdrubal                       habia reclutado.
            huye siguiendo el
            rio Tajo aguas
            arriba.

            10.40:
            los iberos llaman
            rey a Escipion,
            primero Edecon y
            luego Indibil y
            los suyos.

207         11.20-24: batalla   28.1; 2,1-12:       31: celtiberos e
            de Ilipa. No se     celtiberos          iberos cuyas
            mencionan los       reclutados por      ciudades se
            celtiberos.         Hannon son          habian pasado a
                                vencidos por M.     los romanos,
            11.21: Masinisa     Junio Silano. Cf.   todavia seguian
            aliado de los       Zonaras 9,8,8.      siendo
            cartagineses.                           mercenarios de
                                                    Magon.

206                             28.19-20:
                                Iliturgi arrasada
                                por pasarse a los
                                cartagineses
                                despues del
                                desastre de los
                                Escipio-nes.

                                28.24.3-4: los
                                celtiberos y los
                                lacetanos
                                incitados a
                                rebelarse por
                                Indibil y
                                Mandonio.

201         14.7.5: los
            celtiberos que
            estaban en el
            ejercito de
            Anibal en Africa
            son persuadidos a
            luchar de nuevo
            por el.

            14.8.7: 4.000
            celtiberos
            en la batalla de
            los Grandes
            Campos que
            formaban el
            centro del
            ejercito
            cartagines.

Cuadro II: Presencias de los celtiberos en la segunda guerra punica

ANO         POLIBIO             LIVIO               APIANO

218                             21,27,5: Tesino

217                             22,21,7-8:
                                embajadores a los
                                romanos

213                             24.49,7-8:
                                reclutados por
                                los Escipiones

211                             25,32-36: muerte
                                de los Escipiones

210         10.6: arenga de                         18: E. vengador
            Escipion en                             de su familia.
            Tarragona:
            venganza
            familiar.

209                             26,50: Allucius

208                                                 28: huida de
                                                    Asdrubal con
                                                    celtiberos.

207                             28,1-2:             31: celtiberos
                                celtiberos          mercenarios de
                                reclutados por      Magon.
                                Hannon.

201                             14,7-8:
                                celtiberos en el
                                ejercito
                                cartagines.
COPYRIGHT 2011 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:De Frias, Manuel Salinas
Publication:Studia Historica. Historia Antigua
Date:Jan 1, 2011
Words:8627
Previous Article:The figure of the historian in the Roman Republic/La figura del historiador en la Republica Romana.
Next Article:The city founded by M. Marius, Termes and Colenda (App, Iber. 99-100). The 104-93 B.C. War in Arevaci, Vaccaei and Vetton territories/La ciudad...

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters