Printer Friendly

APUNTES SOBRE AMOR Y RISA.

NOTES ON LOVE AND LAUGHTER

La risa loca no es unicamente una respuesta al principio del placer ni tampoco su copia o reproduccion: es la sublimacion, es la metafora del placer.

Octavio Paz, Conjunciones y disyunciones.

Nuestra cultura se halla atravesada desde sus origenes por la gravedad y la risa. Ambas manifestaciones aparecen en los respectivos relatos fundacionales griegos y mesoamericanos, no obstante su diferente significacion existencial. Igualmente, un tipo de risa se asocia en estas culturas y tambien en la hebraica desde sus comienzos con la pasion amorosa.

De hecho la risa aparece asociada al juego erotico, por ejemplo, cuando "Isaak se rie [sakhaq, 'retozar', 'entregarse a juegos amorosos' (Soggin, 1997, p. 349)] con su mujer Rebeca", en la Biblia Hebraica (Genesis 26, p. 8), o cuando en un poema nahuatl, la joven le dice a su amado: "Habremos de reir, nos alegraremos, habra deleite" (Leon-Portilla, 1978, p. 186). Homero (1959) caracteriza a la diosa del amor, Afrodita, como la diosa "amante de la risa" (Iliada, III, p. 424), y en un poema maya leemos:
   todas las mujeres mozas,
   [tienen en] pura risa
   y risa
   sus rostros (...), porque saben
   que es porque daran
   su virginidad femenil
   a quienes ellas aman
   (De la Garza, 1992, p. 363),


En unos versos quechuas se afirma que "al recordar esos tus ojos reidores quedo maravillado" (Bendezu Aybar, 1992, p. 16) y Pablo Neruda (1968: I, p. 945) alude metaforicamente a Afrodita (1) en su poema Tu risa cuando escribe:
   Junto al mar en otono,
   tu risa debe alzar
   su cascada de espuma,
   y en primavera, amor,
   quiero tu risa como
   la flor que yo esperaba,
   la flor azul, la rosa,
   de mi patria sonora.


***

"El hombre es el unico de los animales que rie", escribe Aristoteles (2000b) en su tratado sobre las Partes de los animales (III: 10, 673a, pp. 8-9). Sin embargo, esta forma de expresion propia de los seres humanos es tan variada y multiple, que necesariamente debemos preguntarnos por su origen, naturaleza y su funcion. La risa es un fenomeno cultural inestable que se transforma en el devenir historico y varia de una comunidad a otra. Ella es, como destaca Bergson (1943, p. 15), una manifestacion social, de manera que "para comprender la risa hay que reintegrarla a su medio natural que es la sociedad".

En una primera aproximacion a la risa resulta apropiado distinguir entre aquella que surge como una manifestacion afectiva y pasional de la alegria de vivir, y aquella otra de notacion cerebral, que surge segun Schopenhauer, en palabras de Borges (1996, IV, p. 330) (2), ante "la paradojal e inesperada inclusion de un objeto a una categoria que le es ajena y a nuestra brusca percepcion de esta incongruencia entre lo conceptual y lo real". En consecuencia--y para senalar tan solo algunos ejemplos-, quienes han reflexionado sobre esta relacion y sus componentes han definido como fuente de la risa

--la "repentina transformacion de una tensa expectacion en nada" (Kant, 1966: [seccion] 54, 276).

--la colision entre "lo rigido, lo hecho, lo mecanico por oposicion a lo flexible, a lo vivo, a lo que esta siempre cambiando" (Bergson, 1943, p. 99).

--"todo contraste entre el fondo y la forma, el fin y los medios, [...] contradiccion esta, por la cual la accion se destruye a si misma y el fin se aniquila al realizarse". (Hegel 1970: III, p. 527).

--"la remocion de una coercion interna" (Freud 1967, I, p. 910).

--"la percepcion de una situacion o idea en dos marcos de referencia o contextos asociativos coherentes en si mismos, pero incompatibles reciprocamente" (Koestler en Berger, 1998, p. 74).

Igualmente nos reimos cuando a traves de un orden convencional excluyente se trasluce la realidad excluida (Ritter, 1974, p. 79), o al observar un sistema de normas ante el trasfondo de sus rupturas y desviaciones (Fietz 1995, p. 20). Asi, por ejemplo, Nicanor Parra coloca en sus Artefactos visuales bajo un crucifijo vacio la leyenda "voy y vuelvo", de donde la risa que produce la evocacion y trasluce de la realidad excluida--el solemne anuncio de la parusia (3)--a traves de un inesperado giro de caracter coloquial.

Desde los origenes, la risa y el amor, la "risa loca que es la metafora del placer", aparecen excluidos del espacio publico y relegados al ambito privado. Es asi como Zeus le recuerda a Afrodita, "la diosa sonriente" (Iliada, IV, p. 211), que "a ti no te han sido asignadas las acciones belicas, antes por el contrario, ocupate de los placenteros afanes del matrimonio, pues de aquellas otras ya se encargan el impetuoso Ares y Atenea" (Iliada, V, pp. 428 ss.). Ellos, el amor y la risa, quedan marginados del mundo oficial regido por la autoridad de la fuerza y de la razon, lo cual le aporta a Occidente el fundamento mitico del triunfo de la gravedad.

No obstante, Aristofanes propone en su Lisistrata el principio: "Nada de fuerza [...]. Sensatez, discrecion: eso es lo que se necesita" (1991, p. 215), como medio para solucionar los problemas publicos. El autor actualiza esta maxima cuando relaciona en el texto la razon con el amor y, pensando en Afrodita, con la risa y la pasion.

Se trata de poner fin a la guerra del Peloponeso para lo cual las mujeres se conjuran de no tener trato con sus maridos porque, como dice Lisistrata, "si el dulce Eros y Afrodita infiltran en nuestros senos y en nuestras caderas un atractivo ardor y ellos, sin sus caricias, andan con bastones duros por delante, segura estoy que nos han de llamar justamente los griegos: las que acaban con la guerra" (Aristofanes, 1991, p. 217). Las atenienses y espartanas se valen exitosamente de su poder: la risa y el amor, relegado al espacio privado e intimo como medio para solucionar los problemas de la ciudad. Los mundos se invierten: "?De modo que los problemas pubicos van a desenredarse como si fueran hilos de lana en husos?" (p. 218), pregunta escandalizado el Comandante de la Acropolis--inversion de mundos que se despliega en una pluralidad de situaciones que causan hilaridad en el espectador. La alianza entre el amor y la risa y la razon se impone sobre la violencia guerrera, la union entre Afrodita y Atenea es mas poderosa que la relacion entre Ares y Atenea, las fuerzas que prevalecen en el quehacer del estado y los gobiernos se subordinan a los poderes que actuan en la privacidad.

Sin embargo, Platon (1969) ratifica en sus escritos el triunfo de la gravedad porque, como afirma en el Filebo, 48c, "la risa es, en suma, un vicio" y solo es necesario conocer lo risible para evitarlo, por cuanto constituye algo alejado de lo normal. "Es preciso", escribe en las Leyes, 817a, "es preciso conocer lo comico [...], a fin de nunca hacer ni decir por ignorancia y contra todas las conveniencias cosas risibles". Y Aristoteles (2000a), por su parte, si bien reconoce en la Etica Nicomaquea, 1127b y 1177a, "que en la vida hay tambien momentos de descanso, en los que es posible la distraccion con bromas", subraya y enfatiza que la vida feliz "es la vida conforme a la virtud, y esta vida tiene lugar en el esfuerzo, no en la diversion", que "son mejores las cosas serias que las que provocan risa y son divertidas" y que "la felicidad no esta en tales pasatiempos, sino en las actividades conforme a la virtud".

Los pensadores romanos hacen suyo el valor que los filosofos griegos le asignaban a la virtud, que Aristoteles define como "modo de ser elogiable" (2000a, I: 1102b). Para ellos, pensamos por ejemplo en Ciceron (1968, II, p. 236) (pero tambien en Platon y Aristoteles), la risa proviene del ambito de lo feo e indecoroso, y nos reimos cuando aquello es senalado decorosamente, es decir, de una manera que sea aceptable para la sociedad. Para los romanos la risa debe contribuir a advertir y corregir una desviacion de la norma y de las buenas costumbres, pero debe hacerlo sin vulnerar los principios de gravitas y prudentia concebidos en funcion de esas normas para delimitar el campo de lo risible.

Se trata, pues, de una risa que surge desde el poder de las estructuras sociales, pero que Plauto suspende en sus comedias para que pueda surgir la otra risa, la risa carnavalesca (Graf, 1999), que es expresion de liberacion de las convenciones y restricciones que conforman el molde regulatorio al que debe adaptarse la vida cotidiana en la sociedad. No obstante, para Horacio, quien habla desde las estructuras de poder, aquello es atentatorio contra la urbanitas que le debe poner limites a la licentia, exigencia esta que lo lleva a criticar a Plauto cuando recuerda que gracias a la urbanitas podemos distinguir entre el chiste ingenioso y la broma grosera y de mal gusto (Horacio, 1967, pp. 270-274).

Gravitas, auctoritas, prudentia, urbanitas: estimamos que son estos los valores en nombre de los cuales, conjuntamente con la tradicion biblica, se busca controlar sino rechazar la risa--pensamos, por ejemplo, en los versos del Eclesiastes, 7:3: "Mas vale llorar que reir", y en Lucas, 6:21: "Bien aventurados los que llorais ahora, porque reireis"--conformaran el ideal de la vida cristiana en el medioevo.

Segun Hugo Plessner (1970, p. 39), la risa se manifiesta como una irrupcion informe e incontrolada del cuerpo emancipada de todo dominio de la voluntad. El hecho que esta repentina relajacion, esta liberacion de la reprimida condicion corporea del ser humano produzca placer, hace comprensible que en el Medioevo se sospeche de la risa, que se la rechace o se la haga objeto de reglamentacion y control. En un mundo que exalta el alma por sobre el cuerpo, que condena el placer fisico y presenta la gravitas sacerdotalis como camino hacia la beatitud, no se puede sino desconfiar de la risa que, gracias a su naturaleza corporal y caracter placentero, representa en palabras de Jorge de Burgos, el monje que aparece en la novela El nombre de la rosa de Umberto Eco (1989, p. 467), "la debilidad, la corrupcion, la insipidez de nuestra carne".

Jacques Le Goff distingue en la Edad Media tres tendencias en relacion a la risa: una primera durante la Alta Edad Media, que busca reprimirla, una segunda durante los siglos XII y XIII que se esfuerza por controlarla mediante la distincion entre una risa aceptable y otra censurable y una tercera tendencia que abarca el final de la Baja Edad Media y que se caracteriza por querer reglamentarla. En la segunda fase--la de la vigilancia e inspeccionse recurre a la diferencia que establece la Biblia Hebraica (4) entre una risa feliz y desenfrenada que llama sakhaq y otra burlona y denigrante que denomina la'ag, en terminos cristianos, entre una risa moral y decorosa y otra zumbona. Los paradigmas para estos dos tipos de risa los ofrece el Nuevo Testamento, para la burlesca, el episodio en que Jesus es objeto de mofas, por ejemplo, en Lucas 23:36: "Tambien los soldados se burlaban de el", y para aquella otra, la risa que surge asociada al amor que es caridad y piedad, entrega incondicional, en anticipacion jubilosa del Reino de Dios, la mencionada en Mateo 5:12: "Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa sera grande en los cielos". Veremos mas adelante como el Cristianismo reinterpreta la risa festiva, la sakhaq hebrea, que acepta como manifestacion espontanea y natural de la fuerza del amor-virtud, pero que rechaza como expresion del placer terrenal que se vive en el amor-pasion.

Segun Bajtin, el hombre medieval "participa al mismo tiempo de dos existencias separadas: la vida oficial y la del carnaval; dos formas de concebir el mundo: una de ellas piadosa y seria y la otra comica" (1995, p. 90). Por cierto que esta segunda concepcion de la realidad se actualiza a traves de la fiesta popular, rigurosamente regulada a traves del ano por la Iglesia y el Estado. La fiesta oficial intenta "consagrar la estabilidad, la inmutabilidad y la perennidad de las reglas que regian el mundo". Por el contrario, las festividades, especialmente las de las ferias y el carnaval, buscan suspender provisionalmente "las relaciones jerarquicas, privilegios, reglas y tabues" (p. 15). Rige en estas fiestas el principio de la risa ambivalente, por cuanto es "alegre y llena de alboroto, pero al mismo tiempo burlona y sarcastica, niega y afirma, amortaja y resucita a la vez" (p. 17).

No obstante la represion--violencia, prohibiciones y restricciones--ejercidas por las estructuras de poder en la sociedad feudal, el referente permanente y ultimo de la risa en la Edad Media es la muerte ante la cual bien puede constituirse en una expresion de jubilo por haberla vencido en Jesucristo, risa-agape, expresion de piedad y desasimiento, fundada en la certeza de la resurreccion y la vida eterna. Sin embargo, ademas de esta risa-sakhaq aceptada en cuanto reinterpretada como manifestacion del amor-virtud, existe aquella otra basada en el amor-pasion, risa-sakhaq tambien ella, pero reglamentada, porque al confundirse con el inagotable fluir, destruccion y creacion de formas individuales deviene en una--como diria Schopenhauer--expresion jubilosa y triunfante de la voluntad de vivir. Es la risa que desafia a la muerte y que en cuanto celebracion de la vida supera la conciencia de finitud, porque--en terminos de Bajtin--"era una expresion de fuerza, de amor, de procreacion y fecundidad: estaba vinculada a la abundancia, la comida, la bebida, la inmortalidad terrenal del pueblo, el porvenir, la novedad que abria nuevos caminos" (p. 90). En consecuencia, este ultimo tipo de risa aparece en el mundo medieval--y por cierto que con mas fuerza aun en el Renacimiento--como un acto de liberacion de la intimidacion y el miedo, derivados tanto de las estructuras de poder que pesan sobre los seres humanos como de la gravedad que significa la permanente advertencia de su condicion mortal.

Es curioso observar que la risa en su expresion erotica cumple una funcion parecida en el mundo cultural nahuatl. De hecho leemos en los huehuetlahtolli del Codice Florentino (Leon-Portilla, 1978, p. 291)--se trata de los consejos que el padre le da a su hija--que "para que no siempre andemos gimiendo, para que no estemos llenos de tristeza, el Senor nuestro nos dio a los hombres la risa, el sueno, los alimentos, nuestra fuerza y nuestra robustez, y finalmente el acto sexual, por el cual se hace siembra de gentes. Todo esto embriaga la vida en la tierra, de modo que no se ande siempre gimiendo".

Destacamos y vinculamos la risa y el acto sexual en esta enumeracion de bienes que arrebatan y extasian, por cierto que no antojadizamente sino porque tambien en otras ocasiones se las relaciona. Es asi como en los versos de un poeta mexica:
   Mi gran jefe, llego: yo vengo a reir.
   Soy cara traviesa, flor es mi cancion.
   (Garibay, 2000c, p. 39)


"vengo a reir" puede significar literalmente lo que la mujer dice, pero de la misma manera que viene dispuesta a hacer el amor (5). Y esta ultima significacion de la risa la encontramos tambien en el Canto de las mujeres de Chalco:
   Ven a tomarla, ven a tomarla: mi alegria:
   oh, mijito, damete, hijito mio.
   Entre alegres gozos estaremos riendo,
   entraremos en alegria y yo aprendere.
   (Garibay, 2000c, p. 56)


En consecuencia, en esta primera aproximacion al sentido de la risa apreciada en la dimension cotidiana del mundo cultural mexica, debemos retener, por una parte, su tajante oposicion a la tristeza y al dolor--"no hay lugar de bienestar en la tierra, no hay alegria, no hay felicidad", habiamos leido en huehuetlatolli antes citado--y, por otra, su rol reconfortante cuando, en cercania con lo que el Medioevo denominaba el loco amor, se asocia al goce y deleite erotico como asimismo con el sexo, la fertilidad y la vida.

En general podemos decir que nos reimos en funcion de una norma o de un sistema de normas que conforman el orden establecido. Es por eso que distinguimos entre dos formas opuestas de risa:

--una que surge como una practica de poder para censurar desde el punto de vista de su coherencia y cohesion internos, la vulneracion del orden vigente y contribuir de esta manera a su fortalecimiento y perpetuacion, y

--otra que brota como un acto de resistencia ante el poder establecido, cuando se lo enfocan en sus contradicciones e incoherencias para develar de esta manera sus inconsistencias y fragilidad.

Umberto Eco sintetiza esta dinamica de la risa en su estudio Elogio de Franti cuando anota que "el primer modo de creer [en el orden existente] es no reirse de el" (1988, p. 148). Consecuentemente, cuando la risa surge desde dentro y a partir de esa realidad consagrada, no es sino una manifestacion de desprecio y una orgullosa expresion de triunfo sobre aquello que se aparta del orden y las instituciones. No obstante, tambien es posible reir desde dentro pero sobre ese orden consagrado de las instituciones, porque "solo frente a la risa la situacion mide su fuerza: lo que sale indemne de la risa es valido; lo que se derrumba, debe morir" (1988, p. 149) (6).

Por cierto que el primer tipo de risa constituye una expresion de superioridad de aquel que se identifica con el orden establecido, mientras que el segundo es una manifestacion de independencia por cuanto esta risa supone la capacidad de distanciarse del orden de las instituciones vigentes y sancionadas a perpetuidad. Platon y Aristoteles sospechan de este nucleo anarquico y subversivo presente tanto en la risa festiva como en la del tipo cerebral, razon por la cual la temen y busquen eliminar--o, por lo menos, domesticarla. Es por eso que Aristoteles recomienda en la Etica Nicomaquea respetar el termino medio al provocar hilaridad, lo cual logran los ingeniosos que son "los que divierten decorosamente" y los que tienen el tacto de "decir y oir lo que le conviene a un hombre distinguido y libre" (1128a) -tacto y decoro que pertenecen ambos al modo de ser intermedio "y en ello radica precisamente la virtud" (1106b).

Una buena caracterizacion de la risa que surge desde el orden imperante nos la da Aristoteles en la Retorica cuando afirma que causa placer--y la risa causa placer--decir "cosas inesperadas", algo contrario a la opinion y no conforme [...] con el parecer que se tenia antes" (1412a). Consecuentemente, lo risible es aquello que se aparta de la norma y, por eso, como anota en la Poetica, "un defecto, una fealdad" (1449a). Es la "interminable risa de los dioses afortunados" (Homero, Odisea VIII, p. 326) ante el espectaculo que ofrecen Afrodita y Ares, cuando yacen atrapados en las redes de Hefesto, el marido enganado y ofendido, y que la Biblia Hebraica denomina la'ag, risa burlona que aparece, por ejemplo, cuando Sara, entonces nonagenaria, se mofa de Yahveh cuando este le anuncia su proximo embarazo: "Ahora que estoy pasada, ?sentire el placer, y ademas con mi marido viejo?" (Genesis 18:12). Sara asume el punto de vista de la naturaleza y desde las leyes que en ella rigen se rie de Dios.

No obstante, en ocasiones es Dios quien se rie de los seres humanos, por ejemplo, en el Salmo 2:1 y 4:
   ?Por que se agitan las naciones
   y los pueblos mascullan planes vanos?
   ...
   El que se sienta en los cielos se rie,
   Yahveh se burla de ellos.


--risa desde el poder, ironica y zumbona, que tambien encontramos en el Libro de Job 5:22-23, pero entonces con una notacion diferente, definitivamente inquietante y enigmatica:
   Pero todo da igual, y por eso digo:
   El extermina al intachable y al malvado,
   si: un azote acarrea la muerte de improviso,
   El se rie de la angustia de los inocentes.


Y otra vez llama la atencion que en la cultura nahuatl de Mesoamerica encontremos esa misma risa como, por ejemplo, en el Codice Florentino (Leon-Portilla 1979, pp. 199 ss.), donde leemos:
   Nuestro Senor, el Dueno del Cerca y del Junto,
   piensa lo que quiere, determina, se divierte.
   [...]
   En el centro de la palma de su mano nos tiene colocados, nos
   esta moviendo a su antojo.
   [...]
   Le somos objeto de diversion: de nosotros se rie.


Pero el dios que se rie de los seres humanos, el Dueno del Cerca y del Junto, el Dador de la Vida, Tezcatlipoca (7) no solo goza de la desazon, muerte y desolacion de los seres humanos, sino que de la misma manera celebra la creacion, el crecimiento y la vida. Su risa es, en consecuencia, ambigua, tanto destructiva como fundacional:
   !Ah, el Dador de la Vida de nosotros se mofa:
   solo un sueno perseguimos, amigos.
   ...
   Aun dolientes gocemonos en la primavera,
   en medio de colores nos hace vivir El que da la Vida.
   (Garibay 2000b, p. 125)(8)


La risa--goce y deleite--surge en el ambito humano como resonancia y en consonancia con la risa creadora del dios. En ella no solo vibra la hermosura de la naturaleza:
   Nos ataviamos, nos enriquecemos
   con flores, con cantos:
   esas son las flores de la primavera:
   !con ellas nos adornamos aqui en la tierra!
   (Garibay 2000a, p. 51)


y de la creacion artistica:
   Dentro de ti vive,
   dentro de ti escribe,
   crea, el Autor de la vida.
   (Garibay, 2000a, p. 83)

   Variada pintura es mi corazon
   es mi canto:
   vengo a dar placer, vengo a recrear al que da la vida,
   aqui sobre la florida estera.
   (Garibay, 2000a, p. 21)

   Te vengo a dar deleite,
   vengo a acabar con tu tristeza.

   [...]
   Soy cantor,
   vengo a deleitar,
   vengo hacer reir al dios.
   (Garibay, 2000b, p. 17)


La risa se convierte en metafora de la poesia, poesia de inspiracion divina destinada a consolar a los hombres y a complacer al dios. Obviamente, esta risa que deviene de la dimension creativa opuesta a la dimension destructiva de Tezcatlipoca, libera y exime a quien participa de ella--al igual que la risa cuando significa deleite sexual--transitoriamente, de las amarguras, pesares y pesadumbres, de las angustias de la existencia.

Estamos ante la risa de Tezcatlipoca, risa ambigua, destructiva y creadora, que tambien resuena en la risa de los seres humanos pero que ellos buscan controlar en su efecto devastador. Veamos algunos ejemplos:

--La risa burlona que humilla, risa que surge como expresion de independencia ante las estructuras y practicas de poder, solo se permite en el mundo mexica--pensamos que en atencion a su poder disolvente, desolador--como medio de provocacion belica. Al respecto recuerdese tan solo el episodio que lleva a la guerra entre Tenochtitlan y Tlatelolco, porque las mujeres "mostraban sus posaderas con gesto despreciativo a los encolerizados visitantes tenochcas" (Vaillant, 1960, p. 85). Pero en la vida cotidiana se prohibe la mofa, por ejemplo, cuando se trata de personas que sufren algun impedimento o invalidez: "Y no te rias" leemos en los discursos, los huehuetlahtolli, destinados a la educacion de los jovenes, "no te burles, no hagas bromas (...) de aquel en quien la enfermedad esta, o de aquel que sufre con los errores, o de quien frente a ti incurrio en faltas, de quien las cometio. [.] Solo asi, con ello, seras discreto" (Leon Portilla, 1993, p. 59).

Ciertamente que en este caso se trata de la risa que brota desde la norma y el orden como manifestacion de desprecio y expresion de triunfo de la normalidad sobre todo aquello que sea, en terminos de Aristoteles, un "defecto o fealdad" (Poetica, 1449a) o "contrario a la opinion comun" (Retorica, 1412a). En oposicion a ella se postula el principio de la moderacion, en ultima instancia, el llamado a humanizarse en funcion de los ideales de mesura y moderacion: "si te burlas de la gente, asi no saldras humano", leemos un poco mas adelante en el texto citado, apelacion de llegar a ser humano humanizandose en el ejercicio del respeto, practica de la compostura y la consideracion.

--Y otro tanto sucede con la risa asociada al deleite sexual, no obstante su capacidad de embriagar y, en consecuencia, de eximir a los seres humanos de los dolores, las angustias y penurias de la vida. Porque, como leemos en otro de los huehuetlahtolli, en los consejos que le da la madre a su hija, "no iras jadeando, no iras riendote", "si [un hombre] se burlara de ti, no le rias [...], no iras viendo de reojo [...] para que lo provoques, para que no excites al depravado", (Leon-Portilla y Silva Galeana, 1993, pp. 92 y 95 s.). Pensamos que esta prohibicion se explica por cuanto a la ahuianime se la caracteriza en el Codigo Matricense como "la alegradora [que] con su cuerpo da placer [.] vuelve el ojo arqueando, se rie, andase riendo" (LeonPortilla, 1998, p. 70).

Claramente la cultura nahuatl reconoce el aspecto placentero, gozoso del amor erotico, pero de la misma manera teme su fuerza transgresora, anarquica, contraria a los codigos morales, las normas y las instituciones. Es por eso que busca domesticar su fuerza, someterla a reglas, imponer sobre ella el principio del decoro, el recato y de la honestidad, porque "solo asi, en el medio, esta lo que corresponde a la comunidad, la honra" (LeonPortilla y Silva Galeana, 1993, p. 92). Otra vez, al igual que en el caso de la risa zumbona, surge ante la risa asociada al placer erotico el proposito de controlar su caracter disolvente, conturbador.

Los nahuas se esfuerzan por regular y dominar a la risa, porque identifican en ella el eco de la risa de Tezcatlipoca y saben de su poder destructivo para los seres humanos y para las instituciones en que se fundamenta la sociedad. Pero ellos comprenden tambien que esa fuerza devastadora es la consecuencia del poder creador que palpita y pulsa a traves de la risa y que en su exuberancia destruye las formas y estructuras de su creacion. Tezcatlipoca se rie del empeno que los seres humanos ponen en controlar esa fuerza destructora que opera en el poder creador, porque es esa misma fuerza la que deviene en individuos e instituciones, pero que una y otra vez disuelve su obra llevado por su impetu creador--frenesi que siempre tiende a proyectarse mas alla de lo alcanzado. Los humanos se aferran a sus creaciones en un esfuerzo que causa la hilaridad del dios (9).

Recapitulemos. Estos apuntes sobre amor y risa nos permiten adelantar las siguientes conclusiones, por cierto que parciales y fragmentarias:

--En general hemos podido distinguir dos tipos de risa, una festiva y otra altanera, ambas propias del genero humano, radicadas en las sociedades e insertos en el devenir.

--No obstante, la separacion entre las variadas manifestaciones de la risa vital y festiva y la del tipo zumbona en sus diversas formas y variedades, no es tan tajante como pareciera, y mas bien parece tratarse de un problema de prevalencia de una por sobre la otra, segun el momento y la ocasion.

--El origen de la risa debe buscarse en la sorpresiva percepcion de una incongruencia cuyos terminos cambian conforme a la situacion y la circunstancia, en el contexto del respectivo momento historico, cultural y social.

--La risa vital y festiva aparece intimamente relacionada en una de sus expresiones con el amor-pasion, "el loco amor del mundo", en expresion del Arcipreste de Hita (1967), por lo que a ambos se los busca confinar en el espacio privado de la sociedad.

--En las culturas hebrea, clasica y mexica, la risa, aunque no prohibida, se la desea controlada, y siempre aparece desvalorizada cuando se relaciona la risa con la gravedad--acaso porque en ella vibra un incontrolable impulso de vitalidad.

--En cuanto "celebracion de la vida"10, la risa-pasion es profundamente transgresora, destructora de todo limite y creadora de un impulso vital libre e infinito.
   Ayer te vi reir
   y los barrotes se quebraron
   el sol entro en mis ojos
   y me recorrio entera

   La primavera se paseo por los pasillos
   rompiendo puertas
   y en tus carcajadas
   los muros se hicieron polvo
   y los candados se cambiaron por campanas
   y cantaron
   el nacimiento de la libertad
   sobre los escombros carcelarios.
   (Herrera, 1988, p. 14)


Recibido: 09.03.17. Aceptado: 18.06.17.

REFERENCIAS

Aristofanes (1991). Lisistrata, en: Las once comedias. Mexico: Ed. Porrua.

Aristoteles (1974). Poetica. Madrid: Ed. Gredos.

--. (1990). Retorica. Madrid: Ed. Gredos

--. (2000a). Etica Nicomaquea, en: Etica de Nicomaquea. Etica Eudemia.

Madrid: Ed. Gredos.

--. (2000b). Partes de los animales, en: Partes de los animales. Marcha de los animales. Movimiento de los animales. Madrid: Ed. Gredos.

Bajtin, M. (1995). La cultura popular en la edad Media y en el Renacimiento. Madrid: Alianza Editorial.

Bendezu Aybar, E. (21992). Literatura quechua. Caracas: Biblioteca Ayacucho.

Berger, P. L. (1998). Erlosendes Lachen. Das Komische in der menschlichen Erfahrung. Berlin---New York: Walter de Gruyter Verlag.

Bergson, H. (1943). La risa. Buenos Aires: Ed. Losada.

Biblia Hebraica (1997). Stuttgart: Deutsche Bibelgesellschaft.

Biblia de Jerusalen (2009). Bilbao, Espana: Editorial Desclee De Brouwer.

Borges, J. L. (1996). Enjoyment of laughter, de Max Eastman, en: Obras completas IV. Barcelona: Emece Editores, p. 329 s.

Ciceron (1968). De oratore, Munchen: Goldmann Verlag.

De la Garza, M. (21992). Literatura maya. Caracas: Biblioteca Ayacucho.

Eco, U. (1988). "Elogio de Franti", en: Diario minimo. Barcelona: Ed. Peninsula, p. 137 ss. --. (1989). El nombre de la rosa. Barcelona: Ed. Lumen.

Fietz, L. (1995). Moglichkeiten und Grenzen einer Semiotik desLachens, en: Fietz et al., Semiotik, Rhetorik und Soziologie des Lachens. Vergleichende Studien zum Funktionswandel des Lachens vom Mittelalter zur Gegenwart. Tubingen: Max Niemeyer Verlag, p. 7 ss.

Freud, S. (1967). El chiste y su relacion con lo inconsciente en: Obras completas I. Madrid: Ed. Biblioteca Nueva, p. 825 ss.

Garibay, A. M. (2000a). Poesia nahuatl I. Mexico: UNAM. --. (2000b). Poesia nahuatl II. Mexico: UNAM. --. (2000c). Poesia nahuatl III. Mexico: UNAM.

Graf, F. (1999). "Cicero, Plautus und das romische Lachen", en: Bremmer, J. --Rodenburg, H. (Hrsg), Kulturgeschichte des Humors. Von der Antike bis heute. Wissenschaftliche Buchgeselschaft, p. 32 ss.

Herrera, V. (1988). Poesia prisionera. Escritura de cinco mujeres encarceladas. Santiago: Ediciones Literatura Alternativa.

Hegel, G. W. F. (1970). Vorlesungen uber die Asthetik III. Frankfurt am main: Suhrkamp Verlag.

Heyden, D. (1989). "Tezcatlipoca en el mundo nahuatl", en: Estudios de cultura nahuatl, 19, (Mexico), UNAM: Instituto de Investigaciones Historicas.

Homero (1959). Iliada. Mexico: Ed. Porrua. --. (1979). Ilias / Odyssee. Munchen, dtv.

Horacio (1967). "De arte poetica", en: Werke. Munchen: Ernst Heimeran Verlag, p. 230 ss.

Johannson, P. (1991). "El cuecuechcuicatl: canto travieso de los aztecas", en: Estudios de cultura nahuatl, 21, UNAM: Instituto de Investigaciones Historicas, pp. 83-97.

Kant, I. (1966). Kritik der Urteilskraft. Stuttgart: Reclam.

Le Goff, J. (1999). "Le rire dans la societe medievale", en: Le Autre Moyen Age. Paris: Editions Gallimard, p. 1341 ss.

Leon-Portilla, M. (1978). Literatura del Mexico Antiguo. Caracas, Biblioteca Ayacucho. --. (1979). La filosofia nahuatl. Mexico: UNAM. --. (1993). Huehuehtlahtolli. Testimonios de la antigua palabra. Mexico, FCE. --. (1998). Quince poetas del mundo nahuatl. Mexico: Ed. Diana.

Neruda, P. (1968). Los versos del capitan en: Obras Completas I. Bs. As.: Ed. Losada, p. 941 ss.

Planchart Licea, E. (2000). Lo sagrado en el arte: la risa en Mesoamerica. Xalapa, Veracruz, Mexico: Universidad Veracruzana.

Platon (1969). Filebo o del placer y Leyes, en: Obras Completas. Madrid: Ed. Aguilar, p. 1218 ss. y p. 1274 ss., respectivamente.

Plessner, H. (1970). Lachen und Weinen, en: Philosophische Anthropologie. Frankfurt am Main: S. Fischer Verlag, p. 19 ss.

Ritter, J. (1974). Uber das Lachen, en: Subjektivitat. Frankfurt am main: Suhrkamp Verlag, p. 62 ss.

Ruiz, J. el Arcipreste de Hita (1967). Intellectum tibi dabo, en: Libro de buen amor. Madrid: Ed. Gredos.

Salinas, M. (1996). Risa y cultura en Chile. Santiago: Universidad ARCIS, Documentos de trabajo e informes.

Schopenhauer, A. (1977). Die Welt als Wille und Vorstellung I: 1. Zurich: Diogenes.

Soggin, J. A. (1997). Das Buch Genesis. Darmstadt: Wissenschaftliche Buchge-sellschaft.

Vaillant, G. C. (1960). La civilizacion azteca. Mexico: FCE.

DIETER OELKER, Profesor Emerito de la Universidad de Concepcion. Concepcion, Chile. Correo: doelker@ udec.cl

(1) Remiten a la diosa griega de la belleza, el amor, el deseo y la pasion, las metaforas la rosa que es la flor de Afrodita, la espuma, porque la mitologia griega se refiere a la diosa como la "surgida de la espuma", y en cuanto a la primavera leemos en Lucrecio, De rerum natura, v 738: "viene la primavera y Venus".

(2) Vease tambien Schopenhauer, 1977: I, 1: [seccion] 13, p. 96.

(3) Vease, por ejemplo, en el Evangelio segun Mateo 16: 27 del Nuevo Testamento, Biblia de Jerusalen.

(4) Consultese, como ejemplo, el Genesis, 18:12 (la'ag) y 26:8 (sakhaq).

(5) "Ya nihuetzcatihuitz, "yo llego riendome": el verbo huetzca significa "reir" pero designa tambien el acto sexual cuando es acompanado del vocablo cihuatl "mujer", de ahi la ambiguedad fundamental de la expresion que implica aqui un sema que establece la isotoia: sexo".

"Xochitl in nociuc, "flor es mi canto". Esta expresion aparentemente muy inocente [...], esconde otro sentido. Xochitl, "la flor", de hecho se ve asociada frecuentemente con el sexo entre los indigenas mexicanos. Si nuestra interpretacion de estos dos primeros versos es correcta: "flor (sexo) es mi canto (danza)" da la tonalidad al conjunto del texto. [...] La flor se ajusta entonces a la isotopia sexual sin dejar de ser "flor" como tal" (Johannson, 1991, p. 87 s).

(6) Encontramos ambos tipos de risa en la novela El nombre de la rosa, de Umberto Eco: la triunfante, cuando Jorge de Burgos rie mientras engulle la Segunda Parte de la Poetica, de Aristoteles: "Y se echo a reir, justo el, Jorge. Era la primera vez que lo oia reir", y la critica que resuena a traves de todo el texto en oposicion y pugna con la gravedad de un orden sancionado por una vez y para siempre, por cuanto "la tarea del que ama a los hombres consiste que estos se rian de la verdad, lograr que la verdad ria, porque la unica verdad consiste en aprender a liberarnos de la insana pasion por la verdad" (1989, pp. 473 y 484).

(7) Para los diversos de nombre de Tezcatlipoca, consultese Heyden (1989).

(8) "En este canto estamos ante un gozo y una risa creadora vinculada a la dimension estetica, a traves de la cual se logra encontrar un sentido al escapar de las garras del devenir; no solo le roba el autor retazos de eternidad a la deidad sino que se materializa a traves de la creacion" (Planchart Licea, 2000, p. 34).

(9) Consultese al respecto Planchart Licea, 2000, p. 43.

(10) Esta expresion sintetiza un aspecto de la risa segun lo estudiado en Salinas (1996).
COPYRIGHT 2017 Universidad de Concepcion- Atenea
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Oelker, Dieter
Publication:Atenea (Chile)
Date:Sep 22, 2017
Words:6156
Previous Article:CUATRO IDEAS SOBRE LA VIDA DESDE EL HORIZONTE DE LA TECNICA.
Next Article:LIMITES DE LA LIBERTAD DE EXPRESION, FLANCOS DE LA VERDAD DE LO EXPRESADO: LA INDEPENDENCIA DE JOSE MARIA BLANCO WHITE EN EL ESPANOL.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters