Printer Friendly

ANALOGY AND SYMBOL: KEY CONCEPTS FOR THE JOINT BETWEEN NATURE AND FREEDOM IN KANT'S KRITIK DER URTEILSKRAFT/ANALOGIA Y SIMBOLO: CONCEPTOS CLAVE PARA LA ARTICULACION ENTRE NATURALEZA Y LIBERTAD EN LA KRITIK DER URTEILSKRAFT DE KANT RODRIGO MIGUEL BENVENUTO.

INTRODUCCION

Enel [section] de la Primera Introduccion a la Kritik der Urteilskraft, (1) Immanuel Kant sintetiza las facultades del animo (Gemutskrafte) en tres: "la facultad de conocer (das Erkenntnisvermogen), el sentimiento de placer y displacer (Gefuhl der Lust und Unlust) y la facultad de apetecer (das Begehrungsvermogen)" (EEKU, Ak., XX: 205-206). (2) La segunda constituye, como puede verse, el termino medio entre la primera y la tercera. Kant concibe al discernimiento (Urteilskraft) (3) como aquella capacidad donde se hallan los fundamentos de la articulacion entre la naturaleza (mundo sensible que formalmente construye el entendimiento) y la libertad (mundo suprasensible bajo la legislacion de la razon). En tal sentido, define el discernimiento en general como "la capacidad de pensar lo particular como contenido en lo universal" (KU, Ak., V: 179). A diferencia del discernimiento determinante--donde lo universal esta dado--el discernimiento reflexionante debe ascender, desde lo particular hacia lo universal, a partir de un principio trascendental que debe darse a si mismo.

La induccion y la analogia son modos de inferencia mediante los cuales opera el discernimiento reflexionante. Por medio del ejemplo se puede pensar una propiedad determinada como si perteneciera al objeto en sentido universal y, de este modo, cuando se trata de conceptos empiricos, las intuiciones se llaman ejemplos. La analogia, en cambio, permite pensar al objeto mismo a traves de la propiedad del universal. En este caso, si se trata de conceptos puros del entendimiento, las intuiciones que corresponden a ellas son esquemas. Las exhibiciones de los conceptos puros pueden darse por esquemas o por simbolos. En el [section] 59, Kant afirma, por medio de una analogia, que lo bello es simbolo del bien moral.

El objetivo de este trabajo es analizar los conceptos de analogia y simbolo en la Kritik der Urteilskraft, especificamente la formulacion del [section] 59: la belleza como simbolo de la moralidad. Este paragrafo ocupa un lugar clave en la exposicion de Kant, en tanto permite pensar el transito (Ubergang) entre los dos sistemas de legislacion (naturaleza y libertad). Este transito entre la razon teorica y la practica, a partir de los juicios de gusto, debe surgir de una concepcion de lo bello como objeto del juicio estetico que lo establezca como universal y simbolo del bien moral. (4) Ahora bien, el procedimiento por medio del cual se alcanza el simbolo es la analogia. Por ello, primero analizare el concepto de analogia y su desarrollo en el periodo critico de Kant, asi como el desplazamiento hacia la analogia simbolica en la obra de 1790. Segundo, senalare los rasgos puntuales del procedimiento analogico en la Kritik der Urteilskraft, especialmente en la "Analitica de lo bello", para exponer las diferencias entre la nocion de ejemplo y simbolo. Por ultimo, analizare la relacion entre analogia y simbolo como claves para pensar el transito entre naturaleza y libertad.

ANALOGIA Y CRITICA

Cabe senalar una cierta evolucion en el concepto de analogia que se despliega desde aquella funcion esquematica de los juicios determinantes, hasta una comprension simbolica en los juicios reflexionantes, la cual permite la sensibilizacion (Versinnlichung) de lo inteligible. (5) En este proceso destacan los distintos analisis de la nocion de analogia que Kant expone a lo largo de sus obras, especialmente en la Critica de la razon pura, los Prolegomenos, la Critica de la razon practica y las Lecciones sobre filosofia de la religion. En ellas se observa un desplazamiento conceptual en la nocion de analogia, que pasara de senalar una correspondencia (analogias en la experiencia) a establecer un conocimiento simbolico de lo suprasensible (analogia simbolica). (6) Senalare, brevemente este recorrido.

En la Critica de la razon pura, al revisar las analogias de la experiencia en la "Analitica trascendental", Kant estudia su significacion filosofica y establece una distincion fundamental respecto a su funcion matematica. (7) La analogia filosofica permite a partir de tres miembros dados, conocer solamente la relacion (Verhaltnisse) con el cuarto miembro, aunque no pueda conocerlo en si mismo, pues no se encuentra dado en la experiencia. En el analisis acerca de las analogias de la experiencia, Kant senala que el principio general de las tres analogias (permanencia, sucesion y simultaneidad como formas del tiempo que determinaran una regla, por la cual es posible determinar la existencia de cada forma respecto a la unidad del tiempo) se basa en "la unidad necesaria de apercepcion con respecto a toda conciencia empirica posible ([con respecto] a la percepcion) en todo tiempo" (KrV, A177/B220). La unidad referida es sintetica a priori (que precede a la experiencia y hace posible a partir de analogias) por medio de estos principios regulativos a priori de la existencia de los objetos de experiencia. La analogia plantea una relacion cualitativa en tanto "unidad sintetica de todos los fenomenos segun la relacion de ellos en el tiempo" (KrV, A177/B220) y expone la diferencia en el uso filosofico de la analogia respecto a su uso matematico. Al culminar su exposicion general de las analogias de experiencia, Kant senala la conexion entre los esquemas (Schemata) (8) y los principios puros del entendimiento:
Por consiguiente, mediante estos principios estaremos facultados para
componer, solo segun una analogia, los fenomenos con la unidad logica y
universal de los conceptos; y por eso, en el principio mismo nos
serviremos, por cierto, de la categoria, pero en la ejecucion (en la
aplicacion a fenomenos) pondremos en su lugar a su esquema, como clave
del uso de ella; o mas bien, se lo pondremos a aquella al lado, como
condicion restrictiva, con el nombre de una formula del primero. (KrV,
A181/B224) (9)


De este modo, las categorias y los esquemas se presentan como analogos (aunque no identicos) a partir de la distincion trascendental entre sensibilidad y entendimiento. (10) Se ha senalado brevemente el procedimiento analogico y su tratamiento en las analogias de la experiencia. El esquema determina el enlace con el multiple sensible de una regla que sintetiza la relacion de los fenomenos en el tiempo. En los casos donde el concepto es indeterminado, la imaginacion debera producir un esquema sin concepto. Este problema sera desarrollado por Kant en la Kritik der Urteilskraft, especificamente en la "Critica del discernimiento estetico". Sin embargo, un antecedente importante, en el desarrollo del concepto de analogia y simbolo, lo constituyen los Prolegomenos.

En Prolegomenos para toda metafisica futura que haya de poder presentarse como ciencia de 1783, Kant revisa el problema de la analogia a partir de la posibilidad de establecer un procedimiento analogico que permita sensibilizar aquel concepto indeterminado e indeterminable. Para ello, establece una distincion fundamental entre limite (Grenzen) y limitacion (Schranken) de la razon pura. En este caso, limite guarda un aspecto positivo (Kant piensa el ejemplo de la superficie, como limite de una determinacion espacial corporea que, al mismo tiempo, es ella misma un espacio), mientras que la limitacion solo contiene meras negaciones. Por 10 tanto, y a partir de la nocion de limite de la razon, se debe cuestionar la posibilidad de establecer una relacion cualitativa para sensibilizar un objeto que no puede ser intuido, por ejemplo Dios, con lo dado en la intuicion. Esta relacion cualitativa expone indirectamente aquellos objetos de la razon que superan los limites de la intuicion sensible. Mejor aun, "los fenomenos presuponen siempre una cosa en si misma, y por consiguiente, dan indicio de ella, ya sea que se la pueda conocer mas de cerca, o que no se pueda hacerlo" (Prol. Ak., IV: 355). El procedimiento analogico sensibiliza un concepto de la razon del cual obtiene cierta intuicion que permite presuponerlo, desde la relacion que se puede establecer con los fenomenos del mundo sensible. (11)

La relacion entre dos miembros ya no significa una semejanza imperfecta, sino "perfecta entre dos relaciones de cosas completamente desemejantes" (Prol. Ak., IV: 358). La analogia establece el limite de todo uso licito de la razon con el fin de pensar, sin extender ilimitadamente, el conocimiento empirico que puede tenerse de las cosas del mundo y, por otra parte, de no sobrepasar los limites de la experiencia. Kant alude al caso del Ser supremo y senala de que manera, a partir de la analogia, evitamos caer en el antropomorfismo dogmatico criticado por David Hume "y nos permitimos un antropomorfismo simbolico que, en verdad, atane solo al lenguaje y no al objeto mismo" (Prol. Ak., IV: 357). (12)

En Kant, la analogia simbolica permite considerar una semejanza perfecta entre dos relaciones de cosas completamente desemejantes bajo la figura del como si (als ob), esto hace posible mantener la relacion entre un Ser supremo y el mundo a partir del lenguaje sin decir nada del objeto mismo. El simbolo permite sensibilizar la Idea sin dogmatizarla ni caer en el fanatismo (Schwarmerei). Ahora bien, la nocion de esquema (Schema), desarrollada en la "Analitica trascendental. Sistema de todos los principios del entendimiento puro" de la Critica de la razon pura, no aplica a los principios de la razon practica. Esto es asi en tanto lo moralmente bueno no puede estar condicionado por la sensibilidad. Asimismo, el simbolo no puede ser reducido a un esquema, pues llevaria al peligro del fanatismo. Este problema sera resuelto en la segunda Critica.

En la Critica de la razon practica, Kant analiza el peligro de la reduccion del simbolo--producto del procedimiento analogico--en esquema. En la "Tipica de la facultad de juzgar pura practica" describe aquel proceso del entendimiento por el cual se determina el criterio que le permite reconocer un concepto. El esquematismo trascendental, por medio de la "Tipica", daba cuenta de las intuiciones (que pueden ser dadas a priori) aplicadas a conceptos (y por lo tanto a conceptos puros del entendimiento como esquemas). En el caso de la razon practica, lo moralmente bueno no puede estar condicionado por la sensibilidad, es decir, no se encuentra correspondencia con aquel objeto suprasensible en ninguna intuicion. Por lo tanto, es preciso encontrar un juicio que subsuma el particular de la accion moral bajo una ley universal y poder exhibirlo, no desde un esquema sino desde la determinacion de la voluntad por medio de una ley. Agrega Kant:
[...] pero una ley tal que pueda ser exhibida in concreto en los
objetos de los sentidos, por ende, una ley de la naturaleza, pero solo
en cuanto a la forma, como ley para la facultad de juzgar, y por esto
podemos llamar a esta ley el tipo de la ley moral. (KpV, Ak., V: 69)


La tipica de la facultad de juzgar practica previene asi de los peligros del empirismo (que ubica al bien y al mal en las consecuencias de la experiencia) como del misticismo de la razon practica (dem Mystizism der praktischen Vernunft) que:
[...] hace un esquema de aquello que solo servia como simbolo, i. e.,
funda la aplicacion de los conceptos morales en intuiciones reales y,
sin embargo, no sensibles (de un reino invisible de Dios) y divaga
hacia la exaltacion. (KpV, Ak., V: 70-71)


Kant plantea una diferencia esencial entre esquema y simbolo, a partir de la cual senala el error del misticismo. En la Critica de la razon pura habia definido los esquemas como condicion formal y pura de la sensibilidad, donde el concepto del entendimiento se ve restringido en su uso. Por ello, la libertad y el bien moral son irreductibles a toda determinacion del tiempo. (13) Ahora bien, en el [section] 84 de la Logica, Kant menciona la analogia y la induccion como dos especies de razonamiento de la Urteilskraft. La induccion concluye de lo particular a lo universal, segun el principio de generalizacion. La analogia, en cambio, concluye
[...] de la semejanza particular entre dos cosas a la semejanza total,
segun el principio de especificacion: cosas de un genero de las que se
conoce mucho que concuerda, concuerda tambien en lo restante que
conocemos en algunas cosas de ese genero pero que no percibimos en
otras. (Log. Ak., IX: 132)


En este caso, la analogia determina algo a partir de una semejanza que juzga como significativa con aquello que forma parte de un genero dado. A diferencia de la induccion, la analogia presupone la totalizacion de las propiedades de un genero y por ello tambien supone que posee todas las determinaciones posibles de ese genero, aunque no lo pueda percibir. En este punto cabe revisar el uso de la analogia para pensar el Ser supremo tal como Kant lo analiza en las Lecciones sobre filosofia de la religion. Aqui se pregunta acerca de los predicados que se pueden tomar de la experiencia y permiten compaginar con el concepto de Dios. La respuesta, teniendo en cuenta que hablamos del ens realissimum, deberia ser a partir de las realidades puras. Sin embargo, no hay nada en el mundo que posea una realidad pura, sino que "todas las cosas que nos pueden ser dadas por la experiencia son partim realia, partim negativa" (V-Phil-Th-Politz, Ak., XXVIII: 1021). Por lo tanto, a la hora de pensar el Ser supremo, la dificultad mas importante estriba en que "a mis conceptos estan adheridas muchas determinaciones que de suyo tienen defectos. Pero a Dios no se le puede atribuir unas negaciones tales" (V-Phil-Th-Politz, Ak., XXVIII: 1021).

En estas lecciones vuelve a definir la analogia como semejanza perfecta de las relaciones. Kant lo ilustra con la relacion que se establece entre la felicidad de un hombre (a partir de la supresion de la miseria) y la bondad de otro, esto es, aquella entre la felicidad de todos los hombres y la bondad de Dios. Por analogia se puede pensar al Ser absolutamente necesario por medio de relaciones, aunque no podamos demostrarlo de manera racional, pues excede los limites propios de la razon. En la busqueda de este concepto del Ser absolutamente necesario se encuentra el drama mismo de la finitud humana. (14)

Como he expuesto hasta aqui, Kant utiliza el procedimiento analogico con diversos fines, desde su primera formulacion en la Critica de la razon pura. En ese recorrido, identifico cierto desplazamiento desde la nocion de esquema hasta la de simbolo. En la Kritik der Urteilskraft, a partir de la "Analitica de lo bello", Kant analiza el modo en el cual se exponen sensiblemente los conceptos. Distinguira entre ejemplos (exhibicion de las intuiciones de conceptos empiricos) y esquemas (exhibicion de los conceptos puros del entendimiento). En la "Dialectica del discernimiento estetico", en cambio, el procedimiento analogico permitira sensibilizar aquellas ideas de la razon por medio del simbolo.

EL PROCEDIMIENTO ANALOGICO EN LA KRITIK DER URTEILSKRAFT: SU FUNCION EN LA "ANALITICA DEL DISCERNIMIENTO ESTETICO"

Las analogias operan, por medio del discernimiento reflexionante, como principios regulativos que establece una articulacion entre el conocimiento teorico y la razon practica. Esto implica presuponer la existencia de ciertos principios del juicio reflexionante que permite enlazar los ambitos de la naturaleza y la libertad, asi como pensar una legalidad en lo contingente. Entre las leyes teoricas del entendimiento y las leyes practicas de la razon, Kant introduce la conformidad a fines (Zweckma[beta]igkeit) como principio trascendental del discernimiento que permite pensar la realizacion de la libertad en la naturaleza. En este caso, la analogia reviste un caracter regulativo del discernimiento, que actua como intermediario entre el entendimiento y la razon. De este caracter regulativo, Kant afirma que:
[...] se tienen motivos para presumir por analogia que le cupiese
albergar dentro de si, no una legislacion propia, si su propio
principio para buscar en todo caso conforme a leyes un principio
subjetivo a priori que, aun cuando no le correspondiese ningun campo de
objetos como dominio suyo, si pudiese poseer algun terreno de tal
indole que justamente solo este principio pudiera resultar valido al
respecto. (KU, Ak., V: 177)


Kant analiza el modo en cuyo discernimiento reflexionante se da a si mismo este principio trascendental como ley y como presuposicion necesaria del discernimiento para juzgar acerca de lo dado, al exponer las bases de este principio trascendental:
[...] como las leyes universales de la naturaleza tienen su fundamento
en nuestro entendimiento, que las prescribe a la naturaleza (aunque
solo conforme a su concepto universal en cuanto naturaleza), las leyes
empiricas particulares han de considerarse con respecto a cuanto queda
sin determinar por esas leyes universales segun una unidad semejante,
como si (als ob) un entendimiento (si bien no el nuestro) hubiese
conferido tal unidad con vistas a nuestra capacidad cognoscitiva, para
hacer posible asi un sistema de la experiencia segun leyes particulares
de la naturaleza. (KU, Ak., V: 180)


El discernimiento reflexionante permite alcanzar un principio formal a priori con el cual podemos reflexionar sobre la naturaleza y el enlace, bajo leyes empiricas, con los objetos de experiencia que se encuentran en ella. Este principio es la finalidad formal de la naturaleza. El discernimiento exhibe la naturaleza de un modo tal que concuerde con nuestras facultades y lo hace, no desde una necesidad objetiva de los fenomenos, sino mediante un principio trascendental subjetivo que confiere una unidad para pensar los fenomenos a partir de la conformidad a fines de la naturaleza (Zweckma[beta]igkeit).

En la "Analitica del discernimiento estetico", especificamente en la seccion correspondiente a la "Analitica de lo bello", Kant analiza el juicio de gusto en cuatro momentos, recurriendo a las funciones logicas que corresponden a todos los juicios: cualidad, cantidad, relacion y modalidad. En la nota al [section] 1, define al gusto como "la capacidad de enjuiciamiento de lo bello (das Vermogen der Beurteilung des Schonen)" (KU, Ak., V: 203). Ahora bien, solo una analitica del gusto podra determinar aquello que se exige para que un objeto sea denominado como bello.

En el primer momento del juicio de gusto (es decir, segun su cualidad, Qualitat [section][section] 1-5) se establece que no es un juicio logico, sino estetico, pues su fundamento de determinacion solo puede ser subjetivo (la relacion de las representaciones se guia por el sentimiento de placer y displacer, Gefuhl der Lust und Unlust) y, por ello, nada dicen del objeto "sino que en ella el sujeto se siente a si mismo tal y como es afectado por la representacion" (KU, Ak., V: 204). Por lo tanto, el juicio de gusto debe ser desinteresado. Kant define interes como "la satisfaccion que enlazamos con la representacion de la existencia de un objeto" (KU, Ak., V: 204) y, para poder establecer el caracter desinteresado de la satisfaccion que determina por medio del juicio de gusto, demuestra la contraposicion entre una satisfaccion pura y desinteresada (gusto) y otra que enlaza con el interes (deleite). (15) De este modo, el juicio de gusto no es agradable ni bueno, sino bello:
Gusto es la capacidad de enjuiciamiento de un objeto o de un tipo de
representacion por medio de una satisfaccion o una insatisfaccion, sin
interes alguno. El objeto de una satisfaccion tal se llama bello. (KU,
Ak., V: 211)


En el segundo momento de la Analitica de los juicios de gusto (segun su cantidad, Quantitat [section][section] 6-9), Kant concluye que "Bello es aquello que sin concepto gusta universalmente" (KU, Ak., V: 219). Aqui comienza la reflexion acerca de la pretension de validez comun para todo el mundo de los juicios de gusto a partir de la misma nocion de desinteres. Puesto que dicha universalidad se funda en el sentimiento de placer y displacer, que es libre y desligado de toda satisfaccion hacia el objeto, lo bello debe darse libremente y sin concepto. (16)

En el [section] 9, Kant presenta la cuestion acerca de si el sentimiento de placer precede, en el juicio de gusto, al enjuiciamiento del objeto o viceversa. Si el sentimiento de placer precede al objeto dado y su comunicabilidad universal solo recae en la representacion del objeto, ese placer seria "el mero agrado de las sensaciones de los sentidos, y en esta medida, segun su naturaleza, solo podria tener validez privada" (KU, Ak., V: 217). Esta comunicabilidad universal del sentimiento de placer fundamenta el juicio de gusto:
[...] en tanto que condicion subjetiva suya y tiene que tener como
consecuencia el placer en el objeto. Pero solo en esta medida la
representacion es objetiva y solo asi tiene un punto de referencia
universal con el que se ve obligada a coincidir la capacidad de
representacion de todos. (KU, Ak., V: 217)


La naturaleza misma del sentimiento de placer esta fundamentada en aquella condicion subjetiva que le permite pensar sin concepto, es decir, sin ninguna determinacion conceptual que la limite a una regla del conocimiento, sino en un libre juego de las facultades del conocimiento:
Ahora bien, la imaginacion para la combinacion de lo multiple de la
intuicion, asi como el entendimiento para la unidad del concepto que
unifica las representaciones, forman parte de la representacion por
medio de la cual se da un objeto para que a partir de aqui surja, en
general, conocimiento. Este estado es un juego libre de las capacidades
cognoscitivas en una representacion por medio de la cual se da un
objeto debe poder comunicarse universalmente, pues el unico tipo de
representacion que vale para todo el mundo es el conocimiento en tanto
que determinacion del objeto con la que deben coincidir las
representaciones dadas (sea en el sujeto que sea). (KU, Ak., V: 217)


El libre juego de las facultades de la imaginacion (que esquematiza desde lo multiple sensible dado) y el entendimiento (que proporciona conceptos, pero, en el caso de los juicios de gusto, logra adecuarse sin ellos a lo aprehendido en la intuicion) permite que esta unidad subjetiva de la relacion se haga cognoscible por medio de la sensacion. Al mismo tiempo, determina al objeto con respecto a la satisfaccion que produce (toda vez que el juicio tiene como fundamento el sentimiento de placer y displacer) predicando su belleza sin necesidad de concepto alguno.

El tercer momento del juicio de gusto (segun la relacion, Relation, de los fines que se toman en consideracion en el, [section][section] 10-17) expresa que "La belleza es forma de la finalidad de un objeto en la medida en que esta se percibe en el sin la representacion de un fin" (KU, Ak., V: 236).

Por ultimo, el juicio de gusto (segun la modalidad, Modalitat, de la satisfaccion en los objetos, [section][section] 18-22), Kant define lo bello como "aquello que, sin concepto, puede reconocerse como objeto de una satisfaccion necesaria" (KU, Ak., V: 240). La modalidad determina la relacion necesaria de lo bello con la satisfaccion de un placer. Esta necesidad no es teorica ni practica, sino que:
[...] en tanto que necesidad pensada en un juicio estetico solo puede
llamarse ejemplar, o sea, es una necesidad de adhesion de todos a un
juicio que pueda considerarse como ejemplo de una regla universal que
no cabe indicar. (KU, Ak., V: 237)


A diferencia del esquema, el ejemplo es una intuicion que permite exponer la realidad de los conceptos empiricos. Ahora bien, el ejemplo no alcanza a exhibir el objeto cuando se observa la imposibilidad de encontrar una intuicion empirica adecuada a un concepto de la razon. Los esquemas, en cambio, exhiben un concepto, que el entendimiento capta, a partir de la intuicion a priori que le corresponde. El discernimiento actua segun una regla del proceder del esquematismo. En este punto, Kant analiza el procedimiento analogico y el simbolo como exhibicion indirecta del concepto.

ANALOGIA Y SIMBOLO EN LA KRITIK DER URTEILSKRAFT: LA BELLEZA COMO SIMBOLO DE LA MORALIDAD

En la "Dialectica del discernimiento estetico" los [section][section] 58 y 59 obran como goznes que articulan la primera parte de la obra con la "Critica del discernimiento teleologico". Estos paragrafos son posteriores a la disolucion de la antinomia del gusto ([section] 57) y abren la posibilidad de plantear el problema del idealismo con la finalidad de la naturaleza y del arte, en cuanto unico principio del discernimiento estetico.

El problema se presenta de la siguiente manera: el principio del gusto juzga segun fundamentos empiricos de determinacion (a posteriori de los sentidos) o juzga a partir de un fundamento racional (a priori). Si se diera el caso del empirismo en la critica del gusto, "el objeto de nuestra satisfaccion no seria diferente de lo agradable" (KU, Ak., V: 346); mientras que, en el caso del racionalismo de la critica del gusto, no seria diferente de lo bueno: "Y asi desapareceria toda belleza del mundo, y en su lugar solo quedaria un nombre particular, quiza para una cierta mezcla de los tipos de satisfaccion antes mencionados" (KU, Ak., V: 347).

Para dilucidar el conflicto entre idealidad y realidad, Kant recurre a las formaciones bellas de la naturaleza organizada. (17) Con la idealidad de la finalidad estetica descubrimos que, tanto los productos del arte del genio como los productos bellos de la naturaleza, no poseen intencionalidad en sus fines (realismo de la finalidad), sino que se exhiben desinteresadamente para nuestro goce y estimacion sin necesidad de un concepto que los fundamente. El libre juego de las facultades permite acceder a la dimension teleologica de los juicios acerca de lo bello. (18) Por un lado, la razon impide la innecesaria proliferacion de principios; por otro lado, la naturaleza exhibe, en estas formaciones libres, una propension mecanica a la produccion de formas que parecieran estar dispuestas para nuestro goce estetico. Estas son pensadas conforme a fines (Zweckma[beta]igkeit) para nuestro modo de enjuiciar. (19) De esta manera, el mecanicismo de la naturaleza y la libertad de la razon practica encuentran su articulacion a partir de la belleza.

Asi lo expone en el [section] 59 bajo el titulo de "La belleza como simbolo de la moralidad". (20) El simbolo o exposicion simbolica (symbolische Darstellung) (21) sensibiliza, por medio de una referencia analogica a un objeto de la intuicion, aquellas ideas o conceptos de la razon que escapan a toda exposicion directa por medio de la sensibilidad. En el [section] 59, Kant apunta especificamente a la exposicion simbolica de la moralidad analizando las relaciones que se establecen entre belleza y libertad. El punto de inicio sera la presentacion de la realidad de nuestros conceptos a partir de intuiciones, tal como lo habia desarrollado en su primera critica: conceptos sin intuiciones son vacios, intuiciones sin conceptos son ciegas. Estas intuiciones, en el caso de conceptos empiricos, se denominan ejemplos; mientras que en el caso de los conceptos puros del entendimiento se denominan esquemas. El problema a resolver sera la posibilidad de sensibilizar en intuiciones aquellas ideas para conocerlas teoricamente:
En tanto que sensorializacion toda hipotiposis (exhibicion, subiectio
sub adspectum) es doble: o bien esquematica, cuando para un concepto
que el entendimiento capta se da a priori la intuicion correspondiente;
o bien simbolica, cuando bajo un concepto que solo la razon puede
pensar y para el que no puede ser adecuada ninguna intuicion sensible,
se pone una intuicion en la que el proceder del discernimiento es solo
analogo a aquel que observa en el esquematizar, esto es, meramente
segun la regla de este proceder, no segun la misma intuicion, y en esta
medida solo segun la forma de la reflexion, no segun el contenido. (KU,
Ak., V: 351)


Desde una exigencia subjetiva de ampliar nuestro conocimiento surge la necesidad de obtener un correlato intuitivo, el cual permita captar aquello que, por definicion, escapa a toda sensibilizacion directa. En el caso de la esquematica, tendremos una intuicion (exhibicion directa del concepto); mientras con la simbolica obtenemos una reflexion sobre intuiciones dadas (exhibicion indirecta del concepto). Lo simbolico, a su vez, se diferencia respecto a los meros signos o caracterismos (Charachterisme) que, de manera arbitraria, pueden asociarse a un concepto; sino son exhibiciones (hipotiposis) que sensibilizan las ideas de la razon mediante una analogia. En efecto, la analogia logra presentar intuitivamente lo inteligible en lo sensible (a diferencia del signo, que tan solo representa sensiblemente). (22) En ella, el discernimiento procede de la siguiente manera:
[...] en primer lugar, aplica el concepto al objeto de una intuicion
sensible y, entonces, en segundo lugar, aplica la mera regla de la
reflexion sobre aquella intuicion a un objeto totalmente diferente, del
que el primer objeto es tan solo el simbolo. (KU, Ak., V: 352)


Por consiguiente, la analogia simbolica es un modo intuitivo indirecto de representacion que reconoce una igualdad en la relacion entre dos elementos desemejantes. En efecto, a diferencia de los esquemas (que contienen representaciones directas del concepto), los simbolos son exhibiciones indirectas que nos permiten obtener una regla para reflexionar sobre un concepto (al cual no puede corresponderle ninguna intuicion). (23)

La belleza, como simbolo de la moralidad, se podria pensar como una conformidad entre la naturaleza y los fines de la libertad. (24) En efecto, la belleza de las obras de arte representa lo moralmente bueno, mas alla del formalismo del deber, como algo deseable. Esta relacion que establece entre belleza y moralidad es natural y exigible a todos como deber, pero al mismo tiempo abre una reconciliacion, a partir de la capacidad reflexionante del discernimiento, entre el ambito de la naturaleza con el de la libertad. (25) Asimismo, el correlato de esta relacion es doble: por un lado, el animo (Gemut), se hace consciente de "un cierto ennoblecimiento y elevacion sobre la mera receptividad de un placer por medio de las impresiones de los sentidos" (KU, Ak., V: 353). Por otro lado, la esencial comunicabilidad universal que desarrolla especialmente en los [section][section] 39 y 40, "aprecia el valor de otros segun una maxima similar de su discernimiento" (KU, Ak., V: 353). A partir de lo bello, el discernimiento adquiere la autonomia de darse a si mismo una ley por medio de la cual enlaza las representaciones con el fundamento de la libertad. (26)

Los juicios de gusto, gracias a aquella doble relacion que se produce en las analogias de la reflexion, alientan nuestro deseo por lo moralmente bueno y, de este modo, desarrollan lo que Kant denomina como cultura del sentimiento moral (die Kultur des moralischen Gefuhls). (27)

En este procedimiento, el simbolo opera como resultado de una analogia que transfiere "desde la reflexion sobre un objeto de la intuicion a un concepto totalmente diferente, al que quiza nunca puede corresponder directamente una intuicion" (KU, Ak., V: 352-353). Las representaciones simbolicas (Kant toma el ejemplo de un Estado monarquico que, regido por leyes internas populares, se representa por un cuerpo animado; mientras que, cuando se maneja por la voluntad absoluta del Rey, se puede representar como una maquina, por ejemplo, un molino de mano) acaban siendo representaciones indirectas que no dan el esquema para un concepto, sino un simbolo para reflexionarlo y sensibilizarlo. Del mismo modo sucede con nuestro conocimiento de Dios:
[...] todo nuestro conocimiento de Dios es meramente simbolico, y aquel
que toma tal conocimiento por esquematico con esas propiedades de
entendimiento, voluntad, etcetera, que solo acreditan su realidad
objetiva en seres mundanos, cae en el antropomorfismo, asi como si
suprime todo lo intuitivo, cae en el deismo, con el que no cabe conocer
absolutamente nada, tampoco con un proposito practico. (KU, Ak., V: 353)


A diferencia de la exhibicion de las ideas esteticas descritas por Kant en el [section] 49 (es decir, aquellas representaciones de la imaginacion que intentan acercarse a una exhibicion de los conceptos de la razon y que, al ser intuiciones internas, ningun concepto les resulta adecuado de manera plena), las hipotiposis simbolicas apuntan a una simbolizacion de las ideas de la razon, mas que la actualizacion de los conceptos intencionales a partir de la imaginacion. (28)

Del simbolo se obtiene un conocimiento que permite representar, de manera sensible, una relacion cualitativa entre un objeto de la intuicion y un concepto totalmente diferente. Naturaleza y libertad se encuentran enlazadas en el proceso analogico que simboliza lo suprasensible. Kant enuncia brevemente los puntos de esta analogia: 1. lo bello gusta inmediatamente; 2. gusta sin interes alguno; 3. la libertad de la imaginacion se representa en el enjuiciamiento de lo bello como concordando con la legalidad del entendimiento y 4. el principio subjetivo de enjuiciamiento de lo bello se representa como universal, pero no cognoscible mediante concepto universal alguno. Belleza y moralidad son el transito de la belleza sensible al interes moral sin saltos, mientras que la imaginacion se representa en su libertad como libre juego. (29)

Las producciones libres de la naturaleza, que Kant analiza en el [section] 58, son el comienzo para pensar la naturaleza de los seres organizados y plantear una conformidad a fines en el discernimiento teleologico. (30) En efecto, estas bellas formas parecieran estar dispuestas para nuestro deleite y, al mismo tiempo, permiten ver una realizacion de la libertad en el ambito de la naturaleza.

CONCLUSIONES

Primero expuse el analisis de Kant respecto a la nocion de analogia, encontrando cierto desplazamiento desde una formulacion de las analogias de la experiencia, en el contexto de la Critica de la razon pura, hasta los desarrollos posteriores que permiten revisar la nocion de analogia, como procedimiento que hace posible una sensibilizacion de las ideas morales por medio del simbolo. En las analogias de la experiencia, el esquema traduce, en terminos temporales, aquello que es pensado en los conceptos puros. Ahora bien, los principios de la razon practica, al ser reducidos a meros esquemas, condicionarian nuestros juicios acerca de lo moralmente bueno a la sensibilidad. El peligro del misticismo de la razon practica reside en hacer un esquema de aquello que servia como simbolo, y funda la aplicacion de los conceptos de la moral en intuiciones reales no sensibles. De igual modo, expuse los rasgos generales del procedimiento analogico y su formulacion en las lecciones de Kant sobre la filosofia de la religion.

Analice la nocion de analogia en la Kritik der Urteilskraft, enfatizando la nocion de ejemplo y su desarrollo en la "Analitica de lo bello". La diferencia entre la ejemplaridad del juicio estetico y el simbolo me llevo a elaborar una breve descripcion del proceso por el cual se alcanza la nocion de ejemplo.

Por ultimo, expuse distintos argumentos de Kant para deducir que la belleza es simbolo de la moralidad. El proceder analogico, vinculado al simbolo como sensibilizacion de un concepto, parte de la forma de la reflexion y no al contenido de la misma. De este modo permite pensar en una articulacion entre el discernimiento estetico y el teleologico, a partir de la nocion de tecnica de la naturaleza. En efecto, la conexion de lo diverso en la naturaleza no puede alcanzarse desde el entendimiento. Por tal razon, el juicio reflexionante presupone que la ordenacion de la naturaleza, de lo particular a lo general y subordinando las determinaciones empiricas a principios generales, solo puede darse a partir de una presuposicion trascendental subjetivamente necesaria que suple la carencia de determinacion. Dicha presuposicion es el principio trascendental del discernimiento, pues "este no es meramente una facultad para subsumir lo particular bajo lo universal (cuyo concepto este dado), sino tambien, viceversa, para encontrar lo universal para lo particular" (EEKU, Ak., XX: 210).

La ciencia de la naturaleza encuentra un principio teleologico para pensar a los seres organizados como fines. Gracias a este, Kant establece un modo de pensar la legalidad de la naturaleza que se diferencia de la legalidad mecanica y que denominara como tecnica de la naturaleza en cuanto "la causalidad de la naturaleza, con respecto a la forma de sus productos como fines" (EEKU, Ak., XX: 219). En efecto, si nos quedamos en el marco de la representacion mecanica, no existe la posibilidad de pensar fines en la naturaleza y la libertad queda excluida de toda representacion. Sin embargo, la libertad debe efectivizar el fin dado por medio de sus leyes en el mundo sensible. Frente a esta problematica, la tecnica de la naturaleza se convierte en el hilo conductor para pensar la conformidad a fines en la naturaleza.

BIBLIOGRAFIA

Albizu, Edgardo (2014), "La critica de la facultad discretiva y la unidad sistematica de la filosofia trascendental", en Semantica experiencial. Metamorfosis de la experiencia filosofica, Buenos Aires, Biblos, pp. 159-184.

Allison, Henry E. (2001), Kant's Theory of Taste. A Reading of the Critique of Aesthetic Judgment, Nueva York, Cambridge University Press.

Allison, Henry E. (1992), El idealismo trascendental de Kant: Una interpretacion y defensa, Mexico/Barcelona, Universidad Autonoma Metropolitana/Anthropos.

Breitenbach, Angela (2009), Die Analogie von Vernunft und Natur. Eine Umweltphilosophie nach Kant, Berlin, De Gruyter.

Caimi, Mario (2011), "La metafisica de Kant", en Immanuel Kant, Los progresos de la metafisica, Mexico, Fondo de Cultura Economica, pp. VII-CLXXXVI.

Di Sanza, Silvia del Lujan (2010), Arte y naturaleza. El concepto de tecnica de la naturaleza en la Kritik der Urteilskraft, Buenos Aires, Ediciones del Signo.

Eisler, Rudolf (1984), Kant Lexicon. Nachschlagewerk zu Kants samtlichen Schriften, Briefen und handschriflichem Nachla[beta], Hildesheim, Georg Olms Verlag.

Hume, David (2011), Dialogos sobre la religion natural, Madrid, Tecnos.

Kant, Immanuel (KpV) (2013), Critica de la razon practica, Buenos Aires, Colihue.

Kant, Immanuel (EEKU) (2011a), Primera introduccion de la Critica del Juicio, Madrid, Escolar y Mayo.

Kant, Immanuel (KrV) (2011b), Critica de la razon pura, Mexico, Fondo de Cultura Economica.

Kant, Immanuel (KU) (2003), Critica del discernimiento, Madrid, Antonio Machado Libros.

Kant, Immanuel (Log.) (2000a), Logica, Madrid, Akal.

Kant, Immanuel (V-Phil-Th-Politz) (2000b), Lecciones sobre la filosofia de la religion, Madrid, Akal.

Kant, Immanuel (Prol.) (1999), Prolegomenos a toda metafisica futura que haya de poder presentarse como ciencia, Madrid, Itsmo.

Lebrun, Gerard (2008), Kant y el final de la metafisica. Ensayo sobre la Critica del Juicio, Madrid, Escolar y Mayo.

Leibniz, Gottfried Wilhelm (2002), Discurso de metafisica, Madrid, Alianza Editorial.

Leserre, Daniel (2005), "Simbolo y comunicacion: la reflexion del lenguaje en la Critica de la facultad de juzgar", Cuadernos del Sur. Filosofia, num. 34, pp. 9-22.

Marty, Francois (1980), La naissance de la metaphysique chez Kant. Une etude sur la notion kantienne d'analogie, Paris, Beauchesne.

Pringe, Hernan (2014), "El concepto kantiano de analogia y el desarrollo historico del pensamiento de Bohr", Revista Latinoamericana de Filosofia, vol. XI, num. 1, otono, pp. 29-45.

Sgarbi, Marco (2011), Immanuel Kant, Critica del Juicio, Madrid, Maia Ediciones.

Takeda, Sueo (1969), Kant und das Problem der Analogie. Eine Forschung nach dem Logos der kantischen Philosophie, La Haya, Martinus Nijhoff.

Turro, Salvi (1996), Transito de la naturaleza a la historia en la filosofia de Kant, Mexico/Barcelona, Universidad Autonoma Metropolitana/Anthropos.

Zammito, John (1992), The Genesis of Kant's Critique of Judgement, Chicago, The University of Chicago Press.

Zuidervaart, Lambert (2003), "Aesthetic ideas and the role of art in Kant's ethical hermeneutics", en Paul Guyer, Kant's Critique of the Power of Judgment. Critical Essays, Oxford, Rowman & Littlefield Publishers, Inc.

RODRIGO MIGUEL BENVENUTO

ORCID.ORG/0000-0003-0668-1399

UNIVERSIDAD NACIONAL DE GENERAL SAN MARTIN

perec450@gmail.com

RECEPTION: 13/11/2017

ACCEPTANCE: 18/04/2018

RECIBIDO: 13/11/2017

ACEPTADO: 18/04/2018

RODRIGO MIGUEL BENVENUTO: Licenciado en Filosofia por la Universidad Nacional de General San Martin y Doctorando en Filosofia. Se desempena como profesor en la Escuela de Humanidades, en el Instituto de Altos Estudios Sociales (IDAES) y la Escuela de Economia y Negocios de la Universidad Nacional de General San Martin. Ha sido profesor en la Facultad de Filosofia de la Universidad del Salvador, Colegio Maximo San Miguel. Es becario del Intercambio Cultural Aleman, Latinoamericano (Stipendienwerk Lateinamerika, Deutschland). Investigador en el Centro de Estudios Filosofi cos--Seccion de Estudios de Filosofia del Idealismo--de la Universidad Nacional de General San Martin. Investigador en el Instituto de Cultura, Sociedad y Estado de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego. Ha publicado diversos articulos y capitulos en publicaciones colectivas sobre temas vinculados a la fi losofia moderna y fi losofia politica.

D. R. [c] Rodrigo Miguel Benvenuto, Ciudad de Mexico, julio-diciembre, 2018.

(1) Las obras de Kant se citan de acuerdo con la edicion critica Kant's gesammelte Schriften, editadas por la Koniglich Preu[beta]ischen Akademie der Wissenschaften, publicadas desde 1902. El criterio utilizado para las citas es el siguiente: sigla correspondiente a la obra (se mencionan en la bibliografia junto con las traducciones utilizadas), Ak. (edicion academica, seguido del numero de tomo en numero romano y de paginas en arabigo.

(2) Kant dejo testimonio de su entusiasmo por encontrar una posibilidad de articulacion entre la facultad de conocer y la de apetecer en la carta dirigida a Karl L. Reinhold el 27 de diciembre de 1787, donde escribe: "De este modo, me ocupo ahora con la Critica del gusto en cuya ocasion se descubre una nueva especie de principios a priori con respecto a los alcanzados hasta ahora. Pues las capacidades del animo son tres: la facultad del conocimiento, el sentimiento de goce y no-goce y la facultad apetitiva. He encontrado para la primera principios a priori en la Critica de la razon pura (teorica), para la tercera en la Critica de la razon practica. Los busque tambien para la segunda, y aunque en ese entonces tuve por imposible el hallarlos, lo sistematico, que la division de las facultades del animo anteriormente consideradas me habia permitido descubrir en el animo humano y admirar, y en lo posible profundizar, puso en mis manos suficiente materia para el resto de mi vida y me hizo encontrar el camino. De modo que ahora reconozco tres partes de la filosofia, cada una de las cuales tiene sus propios principios a priori que se pueden enumerar, y se puede determinar de tal modo, con seguridad, la extension del conocimiento posible: filosofia teorica, teleologia, filosofia practica; de entre las cuales por cierto se encontrara que la del medio es la mas pobre en fundamentos de determinacion a priori. Yo espero tener esto terminado en manuscrito, aunque no impreso, antes de Pascua bajo el titulo Critica del gusto" (Br, Ak., X: 514-550, 313). Utilizo la traduccion de Silvia del Lujan Di Sanza.

(3) Opto por traducir Urteilskraft por discernimiento; siguiendo la sugerencia de Roberto Aramayo y su traduccion de la obra de 1790 y que he tenido en cuenta (Aramayo, 2003: 17-24).

(4) En este sentido, el trabajo de Di Sanza resalta el lugar de la Kritik der Urteilskraft en el proyecto critico de Kant, prestando una especial atencion al concepto de tecnica de la naturaleza y su importancia en la articulacion de naturaleza y libertad. De este modo, enfatiza que "La razon, en tanto sistema de los sistemas, tiene que examinar sus elementos y principios, pero tambien la relacion entre partes heterogeneas y el transito de una hacia la otra, y tendra que hacerlo desde un principio que contenga en si la idea de ese todo; debera proceder desde el todo, aprehendido en la idea, hacia las partes contenidas en el" (2010: 60). Del mismo modo, Edgardo Albizu destaca su importancia en tanto que "parte del punto que la KrV dejara en la oscuridad: ese talento para subsumir bajo reglas de algun modo ha de ser mediador entre razon y entendimiento, pues la actividad de juzgar, en tanto subsuncion bajo reglas, depende en cierto modo de la funcion reguladora de las ideas de la razon" (2014: 162).

(5) Varios autores dedicaron especial atencion al concepto de analogia y sus implicaciones en la filosofia kantiana. En este sentido, Sueo Takeda abrio el camino con su obra Kant und das Problem der Analogie, publicada en 1969. A partir de un exhaustivo analisis del concepto en la obra de Kant, y desde cierta influencia con los esquemas filosoficos acerca de la analogia desarrollados por el pensador jesuita Eric Przywara, el autor se concentra en mostrar como la analogia no constituye una logica restringida en la obra de Kant, sino un sistema logico fuerte al que denomina como logos. Sin duda, la obra de Francois Marty, La naissance de la metaphysique chez Kant de 1980, es una referencia ineludible en el estudio acerca del concepto de analogia en la obra kantiana. En ella, el autor intenta demostrar de que modo la nocion de analogia es la llave que permite ingresar al sistema. Del mismo modo, Angela Breitenbach, en su Die Analogie von Vernunft und Natur publicado en 2009, presenta un analisis exhaustivo de la nocion de analogia y sus implicaciones en el problema del mecanicismo de la naturaleza y la libertad de la razon.

(6) Para un analisis de las analogias de la experiencia vease Pringe, 2014: 29-45.

(7) "En la filosofia las analogias significan algo muy diferente de lo que representan en la matematica. En esta son formulas que enuncian la igualdad de dos relaciones de cantidad, y son siempre constitutivas, de manera que si son dados dos miembros de la proporcion, con ello es dado tambien el tercero, es decir, puede ser construido. Pero en la filosofia la analogia no es igualdad de dos relaciones cuantitativas, sino de dos relaciones cualitativas, en la cual, a partir de tres miembros dados solo puedo conocer y dar a priori la relacion (Verhaltnisse) con un cuarto, pero no este cuarto miembro mismo; aunque tengo, por cierto, una regla para buscarlo por experiencia y una senal para encontrarlo en ella" (KrV, A179/B222-A180).

(8) El esquema es la sintesis pura que produce la imaginacion conforme a una regla de unidad conceptual. A diferencia de la imagen, "producto de la facultad empirica de la imaginacion productiva" (KrV, A141/B181), el esquema de los conceptos sensibles "es un producto y, por asi decirlo, un monograma de la imaginacion pura a priori" (KrV, A142/B181). Esquema e imagen dependen de la imaginacion productiva. El esquema hace posible las imagenes y constituye una unidad sintetica que brinda los elementos necesarios para enlazar las representaciones y producir el conocimiento. Esto con referencia a los esquemas de los conceptos sensibles. Por el contrario, el esquema de un concepto puro del entendimiento no puede ser llevado a ninguna imagen, sino que es un producto trascendental de la imaginacion que "concierne a la determinacion del sentido interno en general, segun condiciones de la forma de el" (KrV, A142/B181).

(9) Henry Allison identifica dos sentidos que Kant otorga al procedimiento analogico: primero, equivale a los terminos matematicos de razon y proporcion, y se expresa "entre los dos terminos de la relacion expresada en la categoria y su esquema, y, por otra parte, entre la supuesta relacion entre un fenomeno dado y un relatum no especificado" (1992: 304). Este sentido de la analogia puede graficarse a partir de la relacion de causalidad. Dados los fenomenos A, B y D, C es un termino desconocido, establecido a partir de la relacion causa-efecto que "C es causa de D" como "A es causa de B". De este modo, la analogia proporciona una regla para encontrar el cuarto miembro de la relacion en la experiencia, aunque no proporcione el cuarto miembro en si (es decir, que no podamos conocer de manera determinada y directa a este cuarto miembro). El segundo sentido senala la analogia entre los conceptos puros y sus esquemas, de modo tal que el esquema "traduce a terminos temporales lo que es pensado en los conceptos puros" (Allison, 1992: 305).

(10) El caracter trascendental de la distincion resuelve los conflictos presentados al racionalismo. Como senala Allison, "Esta negacion subraya el conflicto emblematico del filosofo racionalista entre la relacion temporal de causa y efecto y la relacion logica de fundamento y consecuente. De manera mas general, esta negacion nos lleva a la <<ilusion trascendental>>, en la cual estos conceptos puros son considerados en si mismos como la fuente de principios metafisicos que se aplican a <<objetos reales>>" (1992: 305).

(11) "Si digo: estamos constrenidos a considerar el mundo como si (als ob) fuese obra de un entendimiento y de una voluntad supremos, en realidad no digo nada mas que: como un reloj, un barco, un regimiento, son al relojero, al constructor, al comandante, asi el mundo sensible (o todo aquello en lo que consiste el fundamento de este conjunto de fenomenos) es a lo desconocido que no conozco asi, ciertamente, tal como es en si mismo, pero que si conozco tal como es para mi, es decir, con respecto al mundo del cual soy una parte" (Prol. Ak., IV: 357).

(12) El [section] 57 de los Prolegomenos, ademas de establecer la diferencia senalada entre limite y limitacion en el uso de la razon, puede leerse como una toma de posicion frente a Hume y sus objeciones contra el deismo y el teismo que llevan a un antropomorfismo inadmisible. Hume lo expresa claramente en la parte V de sus Dialogues Concerning Natural Religion de 1750. Alli Filon le refuta a Cleantes el recurso a la analogia ya que, al tener limites muy difusos, conduce al antropomorfismo y al politeismo de las religiones antiguas: "Multiplicar causas sin necesidad es ciertamente contrario a la verdadera filosofia, pero este principio no es aplicable al caso presente. Si tu teoria hubiese probado anteriormente la existencia de una deidad que poseyera cada uno de los atributos requeridos para la produccion del universo, seria innecesario, lo reconozco (aunque no absurdo), suponer la existencia de cualquier otra deidad. [...] ?Y por que no convertirse en un perfecto antropomorfista? ?Por que no afirmar que la deidad o las deidades son corporeas, y que poseen ojos, nariz, boca, oidos, etcetera?" (Hume, 2011: 117).

(13) Tanto la libertad como el bien moral son irreductibles a toda determinacion temporal. Por lo tanto, al pensar a Dios desde las limitaciones del uso conforme a la razon de la analogia, se estaria jugando el sentido y la utilidad misma del procedimiento analogico. En este sentido, senala Gerard Lebrun: "al igual que la libertad, la causalidad del Ser supremo es incomprensible en terminos que encierren una determinacion del tiempo: la Creacion es, por definicion, atemporal. -De aqui nace la dificultad de la figuracion de lo suprasensible: ?como dar una <<exhibitio>> del modo de accion de los seres inteligibles, si esta prohibido recurrir al tiempo, forma de todas las representaciones y, con ello, de todas las imagenes?, ?cual es el equivalente funcional de la imaginacion, que permitira la <<representacion>> de lo suprasensible en su ausencia? En el caso del esquematismo practico, la naturaleza misma de la dificultad indica la unica salida posible [...] Pero, ?es tan facil encontrar una mediacion cuando se trata de designar al Ser supremo? [...] Pero, entonces, ?cual puede ser la funcion representativa de la idea de Dios y en que sentido merece ser llamada <<analogo de un esquema>>?" (2008: 222-223).

(14) Kant lo expresa de modo elocuente: "La necesidad absoluta, que necesitamos de manera tan imprescindible como fundamento ultimo de todas las cosas, es el verdadero abismo para la razon humana. Incluso la eternidad, por muy estremecedoramente sublime que nos la pinte un Haller, esta muy lejos de producir en el animo una impresion igual de vertiginosa; pues solo mide la duracion de las cosas, pero no las sostiene" (V-Phil-Th-Politz, Ak., XXVIII: 1033).

(15) Es asi que "de lo agradable no puede decirse meramente que gusta, sino que deleita" (KU, Ak., V: 207) y, por lo tanto, produce una inclinacion a la representacion objetiva que da lugar a aquella sensacion que estimula el deseo por aquellos objetos. A su vez, el enlace representado del sujeto con la existencia del objeto expone la satisfaccion en lo que denominamos como bueno, ya sea como medio (utilidad) o en tanto gusta por si mismo. En ambos casos se encuentra presente un interes; "pues lo bueno es el objeto de la voluntad (esto es, de una capacidad desiderativa determinada por la razon). Pero querer algo y satisfacerse en su existencia, esto es, tomarse un interes en ello, es lo mismo" (KU, Ak., V: 209). Exige una valoracion y aprobacion de un objeto.

(16) En tanto que se da sin concepto y enlaza con una pretension de validez universal, lo bello exige una conformidad de todos los hombres; lo cual hace ridiculo que alguien justifique una relacion respecto al gusto (Kant piensa en un edificio, un vestido, un concierto o un poema) diciendo que es bello para mi: "Pues no debe llamarlo bello si solo le gusta a el. Muchas cosas pueden estimularle y resultarle agradables; de ello nadie se preocupa. Pero cuando califica algo como bello exige de otros precisamente la misma satisfaccion: no juzga meramente para si, sino para todo el mundo y, por tanto, habla de la belleza como si fuera una propiedad de las cosas" (KU, Ak., V: 212).

(17) "Las bellas formaciones del reino de la naturaleza organizada hablan mucho y alto a favor del realismo de la finalidad estetica de la naturaleza, puesto que, en efecto, querria aceptarse que la produccion de lo bello ha puesto como fundamento una idea suya en la causa productora, a saber, un fin para favorecer nuestra imaginacion" (KU, Ak., V: 347).

(18) "tanto la naturaleza organizada como ciertas formaciones inorganicas de esta hablan de la posibilidad de la conformidad a fines de la misma, sin poner aun un concepto determinado como fundamento. Ellos admiten ser enjuiciados desde dos puntos de vista: logico en cuanto a su proceso de formacion mecanica, y estetico en cuanto a que se muestran conformes a fin en el libre juego de la imaginacion y el entendimiento" (Di Sanza, 2010: 222).

(19) En este punto es preciso pensar si hay una capacidad de la naturaleza para formarse libremente, esto es, sin un fin particular. Kant analiza en [section] 58 la formacion de los cristales como expresion de estas formaciones libres de la naturaleza y que se manifiestan como bellas para el enjuiciamiento. Este tipo de formaciones permite comprender de que manera "un principio de la configuracion esteticamente teleologica tambien podria adscribirse a la naturaleza y a su capacidad para formarse en su libertad, sin fines particulares orientados a ello, segun leyes quimicas, por acumulacion de la materia exigible para la organizacion" (KU, Ak., V: 349-350).

(20) John Zammito resalta el intento kantiano por recuperar aquella relacion entre estetica y moral, al menos simbolicamente; a contrapelo de la estetica del siglo XVIII que intento liberar a la estetica del ambito de la moralidad: "Perhaps the most striking phrase in the Third Critique occurs in the title of [section]59: 'Of Beauty as the Symbol of Morality.' Eighteenthcentury aesthetics fundamentally sought to liberate the realm of aesthetics from its submission to ethics, or, in another formulation, to distinguish a kind of feeling in wich no desire was implicated, but with this phrase Kant dramatically reintroduced the bond between the aesthetic and the ethica. Yet he wished to restore the linkage not discursively, not cognitively, but only symbolically" (1992: 273)

(21) El concepto de exposicion (Darstellung) sera utilizado por Kant para expresar, en este caso especifico, la simbolizacion de las ideas racionales. Sobre el uso de este concepto, Lambert Zuidervaart senala: "The concept of 'aesthetic ideas' becomes confusing unless one distinguishes the expression of aesthetic ideas in artworks from three presentational functions these expressed ideas can fulfill: the actualizing of an artist's intentional concept, the symbolizing of rational ideas, and the communicating of a special feeling. Kant sometimes uses the same term--'presentation' (Darstellung)--for all these matters" (2003: 202).

(22) Kant establece, a lo largo de la Kritik der Urteilskraft, una diferencia clave entre signo y simbolo. A diferencia del simbolo y su capacidad de sensibilizar lo suprasensible por medio de un procedimiento analogico, el signo permite comunicar ciertas representaciones que son evocadas por la imaginacion. Segun Kant, "Hay que hacer notar que de una manera que nos resulta totalmente inconcebible, la imaginacion no solo evoca los signos para los conceptos ocasionalmente, incluso desde hace mucho tiempo, sino que tambien reproduce la imagen y la figura del objeto a partir de un numero inexpresable de objetos de distintos tipos o tambien de uno y el mismo tipo" (KU, Ak., V: 234). En el [section] 59, a su vez, insiste en esta caracterizacion que vincula al signo con designaciones que "no contienen nada que pertenezca a la intuicion del objeto, sino que solo les sirven como medio de reproduccion segun la ley de la asociacion de la imaginacion y, por tanto, con proposito subjetivo" (KU, Ak., V: 352). Por ultimo, Mario Caimi senala la diferencia esencial entre signo y simbolo en tanto que "Se advierte aqui que tanto el simbolo como el esquema (como tambien el ejemplo, cuando se trata de conceptos empiricos) son intentos de exhibir en la intuicion los objetos de ciertos conceptos; y que por tanto no se los puede confundir con meros signos, que no exhiben, sino que representan a los conceptos mismos, y lo hacen con representaciones sensibles que no contienen nada que pertenezca a la intuicion del objeto (en terminos de la linguistica: son arbitrarios). A pesar de ser sensibles, los signos pertenecen al conocimiento discursivo: son tan solo medios para tener presentes los conceptos y para expresarlos cuando forman parte de formulas complejas; mientras que los simbolos pertenecen al conocimiento intuitivo, como los ejemplos y los esquemas" (2011: LXXIX).

(23) Respecto a la dimension linguistica del simbolo y su posibilidad de exhibir indirectamente los conceptos de la razon, Daniel Leserre senala que: "el simbolo adquiere de este modo significado, en relacion con lo que puede pensarse a partir de el, a partir de lo que puede <<verse>> en el. El simbolo pertenece no solo al dominio del logos, sino tambien al de la propia realidad sensible [...]. Al ubicarse en el plano intuitivo, el simbolo se ubica y prosigue la posible referencia al objeto, pero en tanto analogia expande esta presencia, mas alla de los limites de lo directamente perceptible, a lo que puede pensarse por medio del juicio reflexionante y deja, a partir de ello, abierta la posibilidad de comunicar las perspectivas desde las cuales esta expansion es percibida" (2005: 18).

(24) Como senala Angela Breitenbach, tanto la idea racional de una unidad incondicionada como la conformidad interna de la naturaleza viviente no pueden ser reconocidas por la razon teorica en tanto no reciben una intuicion adecuada. De ahi, la necesidad de simbolizarla a partir de una representacion indirecta: "Zu diesen Begriffen gehoren beispielsweise die Vernunftidee der unbedingten Einheit, mit der sich die vorhergehenden Kapitel beschaftigt haben, sowie die oben eingefuhrte Konzeption der inneren Zweckma[beta]igkeit der lebendigen Natur. Diese Ideen sind dadurch ausgezeichnet, dass sie nicht theoretisch erkannt werden konnen, weil ihnen schlechterdings keine Anschauung angemessen gegeben werden kann (KU, V 351). Nichts in der sinnlich erfahrbaren Natur konnte daher die Bedeutung eines solchen Begriffs darstellen" (2009: 73).

(25) Respecto a la relacion que establece la analogia simbolica, Zammito senala: "The principle of analogy allows the rational confirmation of a relation, but not of its determinate content. The analogy of symbol to schema allows the rational validity of a relation between an indeterminate idea of reason and a sensible intuition, even though that relation cannot establish the identity of the content" (1992: 274).

(26) "En esta capacidad, el discernimiento no se ve sometido a una heteronomia de las leyes de la experiencia, como sucederia, en caso contrario, en el enjuiciamiento empirico. Pues el discernimiento se da a si mismo la ley con respecto a los objetos de una satisfaccion tan pura, del mismo modo que la razon lo hace con respecto a la capacidad desiderativa" (KU, Ak., V: 353).

(27) "Pero como el gusto es en el fondo una capacidad de enjuiciar la sensorializacion de las ideas morales (mediante cierta analogia de la reflexion sobre ambas), del cual--asi como de la mayor receptividad que hay que fundamentar sobre ella para el sentimiento de ideas morales (que se denomina el sentimiento moral)--tambien se deriva aquel placer que el gusto declara como valido para la humanidad en general, y no meramente para el sentimiento privado de cada cual, por ello, salta a la vista que la verdadera propedeutica para la fundamentacion del gusto es el desarrollo de las ideas morales y de la cultura del sentimiento moral: pues solo cuando la sensibilidad concuerda con este, puede el autentico gusto adoptar una forma determinada e inmutable" (KU, Ak., V: 356).

(28) Es el caso del poeta, en tanto que "se arriesga a hacer sensibles ideas de la razon de seres invisibles, el reino de los bienaventurados, el infierno, la eternidad, la creacion y cosas semejantes; o tambien se arriesga a hacer sensible en una totalidad para la que no encuentra ningun ejemplo en la naturaleza aquello que aunque pueda ejemplificar en la experiencia (por ejemplo, la muerte, la envidia y todos los vicios, asi como el amor, la gloria y cosas semejantes), va sin embargo mas alla de las fronteras de la experiencia, y lo hace por medio de una imaginacion que emula el ejemplo de la razon en la obtencion de un maximo. Realmente, es en la poesia donde la capacidad de ideas esteticas puede mostrarse en toda su medida. Pero esta capacidad, considerada por si sola, realmente solo es un talento (de la imaginacion)" (KU, Ak., V: 315). En tal sentido, afirma Salvi Turro que "Las ideas esteticas o representaciones de la imaginacion superiores a cualquier concepto del entendimiento, en cuanto mediacion entre lo sensible (objeto artistico o natural) y lo inteligible (concepto de la razon), vienen a constituir asi la presencia intuitiva de lo suprasensible en el sujeto finito: la idea racional se sensibiliza a traves del objeto fenomenico porque este despierta en la imaginacion una idea estetica que lo trasciende ya en el sujeto" (1996: 143).

(29) "Por asi decirlo, el gusto hace posible el transito del estimulo de los sentidos al interes moral habitual, sin que sea un salto excesivamente violento, en la medida en que tambien representa a la imaginacion en su libertad como teleologicamente determinable para el entendimiento, y ensena a encontrar una satisfaccion libre incluso en objetos de los sentidos, tambien sin el estimulo de los sentidos" (KU, Ak., V: 354)..

(30) Efectivamente, al no poseer una regla que permita reconocer la razon en la naturaleza, el discernimiento reflexionante se da a si mismo una regla. Tanto la razon como el organismo no pueden ser esquematizados, sino simbolizados. Esto sera especialmente analizado por Kant en el [section] 65, en el ambito de la "Critica del discernimiento teleologico". Sobre la relacion entre razon y organismo, senala Breitenbach: "Wie Kant dies auch zum Ende des [section] 65 der Kritik der teleologischen Urteilskraft anspricht, konnen wir durch die Ubertragung der Idee eines zweckgerichteten Vernunftvermogens auf den Organismus gleichzeitig auch eine Eigenschaft der Vernunft beleuchten, indem wir in der konkreten, uns umgebenden Natur etwas uber uns selbst und von uns selbst auf die Natur Ubertragenes wiedererkennen. Vernunft und Organismus erhellen sich somit gegenseitig" (2009: 105-106).
COPYRIGHT 2018 Universidad Autonoma Metropolitana Iztapalapa
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Benvenuto, Rodrigo Miguel
Publication:Signos Filosoficos
Date:Jul 1, 2018
Words:11374
Previous Article:HISTORIOGRAPHY, RELIGION, AND POLITICS IN THE DEBATE ON TOTALITARIANISM.
Next Article:ANGER IN THOMAS AQUINAS AND CASSIAN: TWO APPROACHES AROUND A COMMON ISSUE/LA IRA EN TOMAS DE AQUINO Y CASIANO: DOS APROXIMACIONES EN TORNO A UN TEMA...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters