Printer Friendly

AGROEXPORTACION ORGANICA EN CHILE: DESEOS SUSTANTIVOS, FORMALIZA CION DE LAS PRACTICAS Y RELACIONES NEOCOLONIALES.

1. INTRODUCCION

La creciente insatisfaccion con la calidad de los alimentos industrializados y la demanda <<verde>> --que moviliza preferencias de consumo eticas han dinamizado un mercado de productos ecologicos, tipificados como organicos (Lockie, 2002). Esta demanda de consumidores de altos ingresos del <<Norte Global>> es mayoritariamente satisfecha desde paises agroexportadores tradicionales, como es el caso de Chile. En estos lugares la produccion organica certificada se ha constituido en un nicho para pequenos y medianos productores capitalizados--con vinculos con el movimiento agroecologico--que ven en la produccion organica una linea de negocio rentable y a la vez etica. Esta situacion reabre la pregunta por la relacion economica Norte-Sur, ahora en el marco de productos verdes con sello etico: ?Como se traduce realmente la demanda ecologica del <<Norte>> en el ambito de las practicas productivas en el <<Sur>>?, lo que se traduce en un conjunto de preguntas menores: ?Cuales son las razones de la llamada <<conversion organica?; ?Que factores permiten sostener la produccion organica en un mercado hegemonizado por la gran industria?; y, finalmente, ?Cuan pertinentes son los sistemas globales y estandarizados de certificacion para la gobernanza local de estos procesos?

Estas preguntas fueron parte de una investigacion mayor que abordo la diversidad de practicas economicas no convencionales y experimentales en las regiones de Biobio, Talca y Valparaiso, en el centro-sur de Chile (2). Dicha investigacion abordo grupos disimiles incluyendo redes de curadoras de semillas, organizaciones de agricultura urbana, sindicatos campesinos, vinificacion tradicional, redes de economia solidaria, turismo comunitario y organizaciones de agricultores organicos. La investigacion en su conjunto se pregunto por la sostenibilidad economica y relaciones de gobernanza en cada uno de estos grupos. Y para cada uno de ellos fueron surgiendo hallazgos y nuevas preguntas especificas. En particular este texto se detiene los discursos y las practicas agricolas y economicas de agricultores organicos orientados a mercados <<ecologicos>> del norte global, reconociendo en ellos a sujetos profundamente tensionados, tanto en su subjetividad como en su relacion con sistemas globales de certificacion. Se concentra en productores organicos certificados y capitalizados--con capacidad de credito bancario y conexion establecida a mercados formales--ubicados en el centro-sur de Chile. Si bien existe amplia diversidad en tamano de la explotacion --desde 6 a 200 ha--, todos ellos se orientan a mercados de elite; principalmente exportacion de berries y alternativamente a mercados domesticos de nicho. Se realizaron dos ciclos de entrevistas en profundidad, en los anos 2010 y 2015, completando un total de 20 entrevistas que se enfocaron en las significaciones ideologicas, practicas productivas y cadena de valor de los productores. Asi tambien se desarrollaron entrevistas con los principales dirigentes de organizaciones de productores organicos y con los gerentes de las dos principales certificadoras del pais.

Se muestra que si bien mantienen un discurso etico--basado en la agroecologia--, en las practicas se instalan como un producto exclusivo y de nicho que participa en la misma estructura de agronegocios global que la agroecologia ha cuestionado. Se argumenta que estos productores son sujetos contradictorios que transitan desde una politica sustantiva de los deseos--con preocupaciones ambientales y de relaciones economicas justas--hacia practicas hibridas donde coexisten: elementos de gobernanza alternativa, practicas fuertemente convencionalizadas y una insercion en el mercado no siempre favorable. Se explora tambien en los factores que subyacen esta tension, especificamente la relacion Norte-Sur en la industria exportadora y los sistemas de certificacion organica; asi como tambien domesticamente en las instituciones regulatorias del Estado.

2. CONTEXTO: CHILE, POTENCIA ALIMENTARIA

Desde la decada de 1980 hasta el presente Chile ha tenido un importante desarrollo empresarial de agronegocios exportadores, especialmente fruta mediterranea de contratemporada, vino premium, salmon atlantico y foresteria. Su desarrollo se vio beneficiado por: 1) el bajo precio de la tierra durante la contrarreforma agraria; 2) el apoyo estatal en investigacion y desarrollo en el sector agroalimentario para el aprovechamiento de ventajas comparativas, tales como la contra estacionalidad mediterranea y la baja recurrencia de plagas; 3) un mercado laboral flexibilizado por la dictadura; y, 4) un clima abierto y desregulado a la entrada de la inversion extranjera. Estos factores resultaron en una expansion de la agroexportacion corporativa, caracterizada por monocultivos, agroquimicos, trabajo temporal y proletarizacion de campesinos y agricultores (Kay, 1996). Dicho modelo fue continuado en democracia; de hecho, durante la ultima decada el gobierno chileno ha promovido explicitamente el lema <<Chile: Potencia Agroalimentaria>> como lineamiento estrategico para sus politicas agricolas (Cid, 2011).

Como contra-tendencia a los procesos descritos se ha desarrollado tambien un amplio espectro de vibrantes propuestas agroecologicas, que transitan desde movimientos campesinos hasta grupos de permacultura (Cid, 2011). Si bien los agricultores organicos colaboran activamente en areas de esta contra-tendencia, por otra parte se instalan como un producto exclusivo en la estructura de agronegocios hegemonica. Ello ocurre especificamente respondiendo al creciente consumo de productos ecologicos certificados en los mercados del hemisferio norte, a traves de packings con lineas de productos organicos especializados.

Este sistema de produccion organica ha sido regulado mayoritariamente bajo sistemas de gobernanza privadas, donde tanto la norma como los sistemas de inspeccion y sancion son implementados por empresas certificadoras internacionales y donde los productores solicitan la certificacion como mecanismo de acceso a mercados de nicho (Konefal, Mascarenhas & Hatanaka, 2005). Solo el ano 2007 comenzo a operar el Sistema Nacional de Certificacion de Productos Organicos--Ley No.20.089, 2006--que establece un reglamento oficial y define al Servicio Agricola y Ganadero (SAG) como el encargado de la fiscalizacion del mismo. La norma chilena busco compatibilidad tanto con la norma europea como con la norteamericana, siendo en consecuencia mas estricta que las normas de los mercados de consumo. Desde ahi coexisten dos sistemas de fiscalizacion--el publico y el privado--, no siendo inusual que haya productos que salen a exportacion con la etiqueta organica de acuerdo con la certificacion privada, pero que sin embargo no pueden ser comercializados en Chile con el mismo rotulo.

Existen dos elementos que han sido ampliamente criticados respecto de la Ley 20.089 (2006). El primero de ellos refiere a las excesivas restricciones que pesan sobre las certificaciones participativas. Los procesos de certificacion individuales son muy onerosos, siendo en consecuencia excluyentes con la pequena agricultura. Ante ello, la Ley permite certificaciones participativas con inspecciones internas, pero solamente admitiendo a dichos productores la venta directa; prohibiendo transacciones de productos certificados con exportadores, elaboradores y revendedores, lo cual limita seriamente el mercado de los mismos. Por otra parte, la Ley establece un conjunto de obligaciones a los agricultores organicos--tales como la necesidad de mantener distancia con plantaciones de transgenicos y aplicacion de pesticidas por aspersion--, pero no establece protecciones para los agricultores respecto de las externalidades de sus vecinos. En palabras de un antiguo productor: <<No hay una proteccion para los organicos, (...) porque yo hice la inversion y todo y viene otro y se instala al lado con otro negocio y ese negocio es incompatible con el mio y yo sueno>> (entrevista a agricultor organico).

3. LO FORMAL Y LO SUSTANTIVO EN EL REGIMEN AGROALIMENTARIO

La demanda por productos ecologicos se relaciona con una demanda mas amplia por la reintroduccion de principios eticos en las--supuestamente neutrales--relaciones economicas (Raynolds, 2000). A este respecto, vale la pena recuperar el clasico vocabulario Polanyiano (y de raices weberianas) que da cuenta de dos maneras distintas de pensar las relaciones economicas: lo formal versus lo sustantivo. Weber distingue entre una racionalidad formal y una racionalidad sustantiva como formas distintivas de orientacion de la accion. La primera de ellas remite al control consciente de la realidad desde la elaboracion de conceptos abstractos; comprendiendo aqui tanto el calculo de capital como las reglas procesales abstractas del derecho. En ambos casos hay un calculo instrumental preciso de medios eficaces economicos o juridicos--para el control de la naturaleza y de otros seres humanos. La racionalidad sustantiva por su parte ordena la accion social en patrones basados en postulados de valor, que no pueden justificarse racionalmente pero remiten a la ideologia de un grupo (Leff, 2004). Esta distincion de racionalidades la usa Polanyi (2009) para dar cuenta de distintas formas de pensar la economia. Una economia sustantiva, remitiria al proceso empirico, socialmente instituido, de como los seres humanos producen sus condiciones materiales de existencia desde su ambiente social y natural. Este proceso no pone como horizonte unicamente la maximizacion de utilidad sino la satisfaccion de las necesidades humanas y el cuidado del medio ambiente. Central en ello es la idea de arraigo, que da cuenta de que los seres humanos no actuan economicamente de forma aislada, sino desde el marco etico normativo dado por las instituciones sociales, politicas y culturales de una sociedad (Polanyi, 2009). Durante el texto se hablara de economia y agricultura sustantivas para dar cuenta del arraigo de la accion en obligaciones socioculturales y principios eticos. La economia en el sentido formal, por su parte, remite en Polanyi a los discursos hegemonicos que naturalizan--desarraigan--la actividad economica. Esto es la construccion de un homo oeconomicus, racional, maximizador de utilidad y en situacion de escasez--y un conjunto de leyes que constituyen un modelo logico deductivo de calculo que excluye la reflexion etico-politica de la cuestion economica. Asi tambien, la regulacion economica formal esta apegada al calculo y a ciertas formas o procedimientos, antes que a principios ultimos y valores sustantivos.

La agroecologia aparece como propuesta sustantiva que busca re-arraigar a la agricultura bajo una comunidad bio-antropo-etica, la cual -luego de la Revolucion Verde--se ha organizado bajo principios de maximizacion que ignoran la ecologia del suelo y el bienestar de las comunidades. Sevilla (2006) define a la agroecologia como el manejo ecologico de los recursos naturales a traves de formas de accion colectiva que presentan alternativas a la crisis de la modernidad mediante propuesta de desarrollo participativo. Elementos centrales de la propuesta agroecologica son el equilibrio entre medio ambiente y desarrollo; la autonomia de gestion y control del proceso productivo; la minimizacion de externalidades negativa (tales como contaminacion y uso excesivo de agua); potenciar circuitos cortos de produccion como mercados locales; y la utilizacion del conocimiento local del manejo de recursos naturales. Desde aqui se busca construir alianzas economicas y politicas entre proveedores, agricultores, minoristas, trabajadores y consumidores, con miras a establecer redes agroalimentarias autosustentables basadas en la confianza y la cooperacion.

El movimiento organico--por su parte--nace en la primera mitad del siglo XX, articulando grupos de actores--organizaciones de consumidores, grupos de justicia medioambiental y social, asi como asociaciones de productores--para movilizar la disponibilidad a pagar de los consumidores, de acuerdo con fines ambientales y sociales. En 1972 se constituye formalmente la International Federation of Organic Agriculture Movements (IFOAM) (Bacon, 2005). La certificacion organica se desarrollo en la decada de 1970 como un sistema de certificacion voluntaria que instala estandares acerca de reciclaje de desechos, polucion del agua, uso de insumo quimicos y manejo de la calidad del suelo, ofreciendo sobreprecios a productores que re-arraigaran la agricultura y ganaderia bajo procesos ecologicos (Raynolds, 2000; Muradian & Pelupessy, 2005). Los sistemas de certificacion fueron animados inicialmente por productores organicos y, en algun grado, por comerciantes involucrados en el mercado de comida organica, como una manera de proteger dicho mercado del fraude y garantizar la autenticidad de la etiqueta (Raynolds, 2003; Gonzalez & Nigh, 2005).

Ahora bien, el regimen alimentario corporativo (Friedmann, 1993, 2000) ha incorporado selectivamente estas propuestas al interior de su propia logica de operacion, desarrollando lo que se ha venido a llamar regimenes de certificacion, por lo cual la demanda por localizacion alimentaria es traducida en estandares capaces de ser leidos y valorados en el mercado. Ello tendria como consecuencia la <<convencionalizacion>> de la etiqueta organica, la cual aparece organizada desde una logica comercial, con criterio ecologico minimalista y abierta al capital corporativo y los intereses agroindustriales (Raynolds, 2003; Gomez Tovar, Martin, Gomez Cruz & Mutersbaug, 2005). Segun Buck, Getz & Guthman (1997) y Goodman (2005) los productores convencionalizados desarrollan una definicion de lo organico minima, cinica, pragmatica y orientada a mercado--reducida finalmente al cumplimiento de una lista de insumos permitidos-, al mismo tiempo que se mantendrian las practicas de la agricultura convencional, tales como los monocultivos y el empleo de mano de obra temporal (Raynolds, 2003).

Estos regimenes de certificacion se caracterizarian por: 1) su verticalidad colonial, por la cual las normas de produccion son organizadas segun los intereses de consumidores del primer mundo, con baja o nula participacion de los productores (Gonzalez & Nigh, 2005); 2) reproducir y acentuar las desigualdades existentes, debido a su alto costo y requisitos burocraticos que favorecen a agricultores grandes de estilo agroindustrial (Raynolds, 2003; Gomez Tovar et al, 2005); 3) obscurecer la distincion entre productos cultivados bajo criterios organicos minimalistas y aquellos de perfil agroecologico, los cuales--pese a encarnar estructuras de costo completamente diferentes-, compiten bajo la misma certificacion y para segmentos de mercado similares (Klonsky, 2000; Gomez Tovar et al, 2005); y, 4) su rol en atraer intereses corporativos que se han apropiado de los segmentos mas lucrativos de la cadena de valor (Lyons, Burch, Geoffrey, & Lockie, 2004).

La convencionalizacion de la etiqueta organica muestra las tensiones y articulaciones entre modelos sustantivos y formales de produccion alimentaria. Por una parte, la demanda sustantiva apoya la localizacion y personalizacion de la produccion agricola, acortando las cadenas de comercializacion y valorando la produccion campesina y agrogastronomica, <<the food from somewhere>> de Campbell (2009)--opuesta a la <<food from nowhere>>--. Por otra parte, esta demanda se articula a un capitalismo verde que funge como una nueva forma de colonialismo (Friedmann, 2005), por el cual la gobernanza de la cadena de valor es liderada por consumidores privilegiados y la apropiacion del excedente por corporaciones alimentarias. Asi, la demanda por arraigo de los consumidores no necesariamente se traduce en formas mas incluyentes con productores y el medio ambiente. Este es, sin embargo, un colonialismo reformulado capaz de incorporar y estabilizar esta demanda etica, llamado por Friedmann (2005) como un regimen alimentario corporativo-ambiental, el cual presenta preocupacion ambiental efectiva, armonizada en estandares e indicadores internacionales. Como consecuencia de ello, distintos actores incluyendo movimientos sociales--tienen cierto impacto en los cambios de las practicas productivas dominantes (Campbell, 2009). De esta manera, se expanden nuevas gobernanzas que incluyen la diversidad, flexibilidad y ciertas consideraciones acerca de lo ambiental y lo saludable (Le Heron, 2003), dando cuenta de las contralogicas sustantivas al sistema agroalimentario dominante (Busch & Juska, 2007). Desde aqui el regimen de certificacion organico y otros afines, son el resultado--quizas inesperado y decepcionante--de los movimientos sociales alimentarios (Campbell, 2009).

4. IDEOLOGIAS Y CONVERSION ORGANICA: DESEOS DE OTRA FORMA DE PRODUCIR

Los productores organicos certificados y orientados a mercado no se identifican con una clase campesina tradicional, sino que en su mayoria son profesionales (muchos de ellos del agro) que consideran a la agricultura como su negocio. Su formacion fue en general muy convencional, con limitada formacion en produccion ecologica. Su entrada a la produccion organica obedece a una combinacion de factores donde pr edominan aquello s de orden ideologico--lo eticamente deseable--y donde los aspectos estrictamente economicos parecen tener un peso menor. Entre los elementos mas relevantes se encuentran un sentimiento de nostalgia, consideraciones ambientales y politicas. Detras de ellas subyace una ideologia que, como se mostrara, alberga elementos muy progresivos acerca de la relacion entre seres humanos y naturaleza; pero que tiende a atraparse en una racionalidad que defiende lo <<propio>>: el propio cuerpo, el propio predio, como tambien el propio patrimonio genetico y economico.

La primera--y quizas mas frecuente razoncon que los productores justifican su opcion por lo organico es un difuso sentimiento de nostalgia respecto de las formas tradicionales de agricultura--normalmente asociadas a recuerdos de infancia <<como te ensenan a ti de la casa>>--y que se perciben como mas sustentables. En palabras de un productor: <<en el tiempo de los abuelos ellos no usaban estos productos quimicos, sino que usaban puras cosas naturales, como guano todas esas cosas, y tenian unas producciones excelentes>> (Entrevista a agricultora organica).

Junto con la nostalgia aparece un amplio espectro de consideraciones ambientales que transitan desde la preocupacion por la contaminacion del ambiente inmediato, hasta la preocupacion por el suelo y la biodiversidad. Ahora bien, muchas de estas consideraciones estan ancladas en el propio bienestar fisico y material. El nodo de la preocupacion ambiental comienza en lo intimo: los agroquimicos se perciben como peligrosos para el propio cuerpo, el de la familia, de los trabajadores agricolas y los consumidores:

Uno sabe de los pesticidas que matan personas, que hay ninos invalidos que hay partos que no son, o que son con malformaciones por los pesticidas (...) cuando decis oye voy a plantar lechuga, a chuta pero yo no le voy a echar esta <<cochina>> que salio en el diario la otra vez que le dejo labio leporino a los ninos o a los trabajadores, entonces uno empieza a evitar eso. (Entrevista a agricultor organico)

De esta manera la decision economica de entrar en el negocio organico se arraiga con la preocupacion politica personal por cuidar el propio cuerpo y el de los hijos:

Mis cabras chicas no pueden comer esto. Y ahi empezamos primero a producir pa' nosotros, pa' la casa y despues unos amigos se fueron interesando, les empece primero a llevar, despues ya les empece a vender y asi surgio todo el cuento. (Entrevista a agricultora organica)

Junto a la preocupacion por las toxinas, que pueden afectar el propio cuerpo, existe una preocupacion por el agroecosistema especificamente por la composicion del sueloesta vez asociada al rendimiento sustentable a largo plazo: <<No podian aguantar los rendimientos mientras no mejoraran las bases fisicas del suelo (...) nosotros le damos vida al suelo y los convencional no le dan vida al suelo sino que le dan solamente vida al cultivo>> (entrevista a agricultor organico).

Desde la preocupacion por la productividad del propio predio se constituye un discurso mas complejo acerca del salvaguarde de los ciclos de la vida y la biodiversidad:

Si tu no permites que exista la biodiversidad que en el fondo implica que este todo en. en armonia, en equilibrio no puedes producir en forma organica; o sea, necesitas que haya cierta cantidad de insectos beneficos, otros insectos que sean daninos para que los beneficos se alimenten de estos daninos y asi con los hongos y asi con las enfermedades en general, o sea tiene que haber biodiversidad. (Entrevista a agricultor organico)

En suma, las consideraciones ambientales se presentan en un continuo; que por una parte, se ancla en el propio cuerpo y el propio patrimonio, pero que por la otra llega a consideraciones amplias acerca de la naturaleza. Estas ultimas resuenan en la subjetividad y los deseos de los entrevistados, como uno de ellos senala: <<Yo habia estudiado para otra cosa ... no para andar recomendando veneno>>.

Pese a la relevancia de las consideraciones anteriormente senaladas, la totalidad de los productores entrevistados considera a la agricultura organica su principal fuente de ingresos y, por tanto, requieren viabilidad economica. Es por ello que un elemento muy importante de conversion es la exposicion a experiencias positivas--en terminos productivos y economicos--de agricultura ecologica. Esto es de vital importancia, porque la mayoria de los profesionales del agro no solo son formados en las categorias de la revolucion verde, sino que se les ensena una fuerte desconfianza a formas de producir que se perciben como atrasadas. Es por ello que la experiencia de pasantias para conocer experiencias de agricultura organica a escala comercial y exitosa, aparecen como determinantes para la conversion. En palabras de un agricultor: <<Me encontre con la sorpresa de que la cosa era inmensa>>. Asi tambien es de gran importancia la existencia en la region de agricultores organicos exitosos, lo que actua como una forma de difusionismo.

Solo una minoria de los productores declara que lo economico fue determinante en la conversion. Estos senalan el sobreprecio asociado a productos certificados en mercados de nicho--los retornos por parte de las empresas exportadoras eran bastante mas que por un producto convencional--y tal vez mas importante, la posibilidad de asegurar la venta del producto-->>si tu tenias producto organico te lo compraban porque no lograban jamas satisfacer esa demanda por producto organico>>--. Respecto a esto ultimo, debido al aun limitado numero de productores organicos, quienes efectivamente se encuentran certificados tienen compradores practicamente asegurados en los packing exportadores. Ahora bien, esta consideracion economica no es necesariamente excluyente de consideraciones mas sustantivas, de base experiencial:

En el camino se van dando cuenta de una conexion que van teniendo consigo mismos a lo mejor en lo profundo cuando eligieron trabajar en la agricultura, el pajarito, el medio ambiente el aire, viento (...) empiezan a darse cuenta que no tienen las manos con veneno, que la gente no se enferma, despues les cuesta mucho volver a ser convencionales. (Entrevista a certificador organico)

Finalmente, un cuarto factor de conversion declarado remite a consideraciones acerca de lo publico, mas alla de lo estrictamente ambiental. Algunos de ellos incluso la vinculan directamente con un relato ideologico, viendo en lo organico una forma de continuar--en la vida economica--con militancias politicas y de expresar en ella imaginaciones y deseos de relaciones socioproductivas distintas. Un primer elemento propiamente politico--que aparece repetidamente--es un cuestionamiento a la logica de crecimiento desarrollista, que se asociaria a un conjunto de problemas de sostenibilidad. Como fue expresado por una productora, <<para que nuestros futuros hijos, nietos puedan seguir disfrutando de la naturaleza, tenemos que hacer ciertos sacrificios, entonces a lo mejor un sacrificio es que va a haber una disminucion de produccion>>. Ello se traduciria en una opcion por negocios de escala reducida opuestos a la logica productivista:

Todo a exportar y exportar, y a crecer y a crecer (...) pero resulta que si a mi no me interesa crecer mas porque yo quiero que mi negocio sea acotado (...) porque creo que en lo pequeno tambien esta el secreto. (Entrevista a la misma productora)

Asociado a ello, en las entrevistas aparece el deseo de establecer relaciones justas de trabajo: <<Crear estas condiciones mas justas, (...) no es que este haciendo obra social, no, (...) pero si fomentar lajusticia social>> (idem), como tambien de consumo.

Los dirigentes de perfil manifiestamente mas politico desarrollan militancia en temas de soberania alimentaria, defensa de la semilla y biodiversidad, todos ellos temas que son menos conocidos--o totalmente desconocidos--por el resto de los productores. De hecho, para los dirigentes, la opcion por la produccion organica es vista incluso como continuidad con luchas historicas. En este escenario, lo organico--en un sentido sustantivo--se entiende como una alternativa a una crisis sistemica: <<Este es un sistema que va en picada va a caer como una mole, y van a haber grupos humanos que van a dar respuesta, desde la parte agricultura, los organicos los permacultores, los biodinamicos>> (Entrevista a certificador organico). Un dirigente en particular considera a la agricultura ecologica como una forma de ejercer <<poder popular>> local frente a las transnacionales alimentarias:

Si tu estas organizado te aseguro que en esa comunidad en ese lugar, en esa zona, esa zona geografica que domina el poder popular, te aseguro que no va a pasar, que no sale ni una semilla, significa que el poder lo tiene el pueblo, lo tienen las organizaciones, lo tienen las comunidades, y sabe que es su semilla y su semilla. (Entrevista a dirigente organico).

En suma, los productores ofrecen un discurso politico que si bien es heterogeneo, alberga consideraciones ambientales significativas e incluso, en algunos dirigentes, plantea una mirada critica global acerca de la produccion alimentaria y las relaciones economicas en general.

Mas alla de los factores de conversion, el rechazo a la transgenia aparece como uno de los elementos ideologicos mas transversales en los productores. Este rechazo tambien transita desde un principio de autoproteccion de la propia capacidad productiva, hasta una mirada militante y casi escatologica acerca de los peligros de la transgenia. En el ambito mas proximo, la primera amenaza que se percibe es el riesgo de la contaminacion cruzada, por la cual el material genetico de las propias semillas es afectado por genes transgenicos via procesos de polinizacion: <<La abejita va a volar de uno a otro y va a mezclar el polen>> (Entrevista a agricultor organico).

Esto se constituye en una amenaza economica directa a los productores organicos, no solo por la contaminacion y eventual perdida de su material genetico, sino que tambien por sus efectos a los--bastante caros--procesos certificatorios: <<Uno no puede producir organico si esta al lado de un transgenico, hasta ahi no mas te llega lo organico. En la practica ya no es organico y la certificadora no te da la autorizacion, no te certifica>> (Entrevista a agricultor organico).

Esta preocupacion que se enfoca en la proteccion del patrimonio--genetico y economico--se expresa en una politica organizada de <<no en mi patio trasero>>; esto es, el garantizar las medidas adecuadas de salvaguardia respecto de la contaminacion cruzada. Caben aca racionalidades basadas en el cuidado de lo propio, con expresiones tales como <<yo ahi en mi reducto mientras no lo haga, no me da miedo>>; o <<nuestros cultivos estan bajo plastico, pa' tratar de algun modo aminorar el tema>>. En esta misma linea se entiende la polemica decision de la directiva de la Agrupacion de Agricultura Organica de Chile (AAOCH) de participar en la Mesa Nacional de Transgenicos, con el objetivo politico de obtener y hacer publico un mapa de localizacion de transgenicos. Ello ocurrio en contra de la opinion de algunos de sus asociados, quienes llamaban a no legitimar dicha Mesa con la participacion. Esta decision refleja una accion politica orientada al salvaguarde del propio patrimonio, antes que la defensa sustantiva de principios ambientales.

Mas alla de esto, la mayoria de los productores manifiesta tambien un principio precautorio, en palabras de uno de ellos: <<Ante la duda, mejor abstente>>. Algunos de los productores manifiestan la contradiccion politica de la transgenia con los principios de la agricultura organica. E incluso algunos utilizan un lenguaje escatologico acerca de lo indebido que es interferir en los ciclos de la naturaleza: <<Algo que tenga un gen de otro reino, no lo haria,porque es algo aberrante (...) es algo, es algo, es un monstruo>> (Entrevista a agricultor organico). Interferencia que no solo viola las leyes de la naturaleza, sino tambien las normas mas basicas de convivencia social: <<Los transgenicos ganan plata, mucha plata, pero no les importa matar a las personas>> (Entrevista a agricultor organico).

Las perspectivas respecto de la transgenia sintetizan muy bien lo que sucede en el panorama ideologico de los productores organicos. En general, comparten ampliamente posturas sustantivas de proteccion de la naturaleza y del trabajo; sin embargo, se anclan primero en la autoproteccion de lo propio--cuerpo, predio, semillas y patrimonio-. Solo despues aparecen consideraciones politicas y ambientales mas generalizadas y politicamente significativas, llegando a albergar propuestas politicas transformadoras respecto de las relaciones de trabajo, consumo y poder. A pesar de esto, como se vera mas adelante, las practicas productivas de los agricultores--en gran parte debido a las condiciones bajo las cuales las desarrollan--no se condicen necesariamente con estos principios declarados.

5. LOS LIMITES DE LAS PRACTICAS

De acuerdo con el articulo No. 2 de la Ley 20.089, Se entiende por <<productos organicos agricolas>> aquellos provenientes de sistemas holisticos de gestion de la produccion en el ambito agricola, pecuario o forestal, que fomenta y mejora la salud del agroecosistema y, en particular, la biodiversidad, los ciclos biologicos y la actividad biologica del suelo. (Ley No. 20.089, 2006, art. 2)

Tales principios se corresponden con la idea sustantiva de agroecologia. En este apartado se vera como las practicas desarrolladas por los productores--en gran parte debido a la presion cuasi-colonial de las exportadoras y certificadoras--, no siempre encarnanlos principios declarados por sus propias visiones ideologicas.

5.1. INSUMISMO ORGANICO

Uno de los desafios de la agroecologia es superar el llamado <<insumismo>> o <<apropiacionismo>> (Goodman, Sorj & Wilkinson, 1987), definido como la dependencia de la produccion agricola de la industria agroquimica y el traslado de fases del proceso productivo desde el predio a la agroindustria. La superacion de esta dependencia a insumos permite a los productores autonomia productiva e independizarse de los ciclos de deuda.

La mayoria de productores organicos entrevistados no solo no han superado el insumismo, sino que han entrado en una suerte de insumismo organico. Particularmente los agricultores compran casi la totalidad de insumos requeridos en el ciclo agricola (con un promedio de nueve insumos por cada producto), cautelando que todos ellos esten entre los aceptados como inocuos por la norma organica. Se llega incluso--en algunos casos--a comprar el compost, que es de preparacion intrapredial tradicional, necesario para completar el ciclo biologico del suelo. La mayor parte de estos insumos se compra a empresas agroquimicas, las que desarrollan lineas especializadas para organicos; solo una parte menor se compra a otros productores especializados en la produccion de compost y guano. Diversos factores promueven este insumismo, siendo el mas relevante la escala de produccion asociada a la agricultura organica de exportacion, que requiere una significativa cantidad de insumos cuya produccion intrapredial es dificil y laboriosa:

El tema del compost porque necesitas igual harto material, harto material verde, para conseguirte <<pa>> poder hacerlo; y otro es que yo tendria que hacerlo todo a pala con el trabajador. Entonces la verdad es que hoy en dia pa' mi, no es practicable. (Entrevista a agricultora organica).

Ahora bien, la escala productiva no es totalmente excluyente con la produccion intrapredial de insumos, en tanto precisamente dos de los productores mas grandes entrevistados han desarrollado complejos sistemas intraprediales. Es el caso por ejemplo de un productor de hortalizas (de mas de 200 ha.) que mantiene una pequena lecheria organica, con el objetivo de producir guano y purines organicos como abono; tambien el de un productor de carne biologica que produce organicamente la totalidad del pasto.

Un segundo factor que promueve el insumismo refiere a las demandas de homogeneidad en apariencia y organoleptica asociadas a las exportadoras y las cadenas de supermercado, que en consecuencia no permiten la diversidad genetica y morfologica de las semillas locales, a la vez que presionan para la estandarizacion de la aplicacion de insumos por la via de asesorias tecnicas. En las palabras de una productora:

Te llega de la exportadora un mail diciendo que debido a las lluvias que afectaron a nuestra zona tienes que aplicar un fungicida para los hongos, y existen productos que estan aprobados por la normativa organica (...) Al final termina siendo una agricultura de sustitucion, mas que una agricultura organica por filosofia. (Entrevista a agricultora organica).

Incluso las mismas exportadoras compran insumos organicos en forma mayorista para revenderlos a bajo precio entre agricultores y, de esta manera, estandarizar el producto y reducir los precios finales.

Finalmente, los procesos certificatorios desincentivan la produccion intrapredial de insumos, en tanto la trazabilidad exige la evaluacion tecnica de los mismos como requisito para la certificacion. Ello potencialmente encarece el proceso certificatorio y promueve el uso de insumos estandarizados y aprobados por la norma:

Yo voy a usar compost que es tierra de hoja compostada con otras cosas y antes de aplicarla tengo que hacer un analisis microbiologico para ver si tiene algun contaminante, y eso tiene un costo y caro porque es un laboratorio especializado y no cualquiera. Eh ... si tu quieres aplicar cualquier otro producto casero que tu lo hagas te dicen ok ningun problema, usted hagalo pero antes vaya al laboratorio y me trae el papelito que me dice que eso esta limpio de contaminacion (Entrevista a Agricultor Organico).

En suma, distintos actores del negocio de exportacion organica--las exportadoras, certificadoras, y los propios productorespromueven una agricultura por sustitucion de insumos. Paradojicamente, el insumismo organico parece ser mas oneroso que el convencional, puesto que los agroquimicos autorizados para la agricultura organica estan gravados por un sobreprecio y suelen requerir trabajo mas intensivo para su aplicacion:

<<Los productos organicos para producir son mas caros (...) de ahi yo tengo que pagar (mano de obra intensiva) por ponerle a mi producto organico y ellos no tienen que pagar, y ahi ya mis costos se me van para arriba>> (Entrevista a Agricultor Organico).

Este hecho se expresa en que los productores menos insumistas sostienen que producir organico es mas barato que convencional-->>Como una lechuga te va a costar eso, si mas encima no tiene productos quimicos, gastaste menos en producirlo>> (Entrevista a agricultor organico)--; mientras que los mas insumistas sostienen que es significativamente mas caro y que solo se justifica con un sobreprecio importante. A ello se suma la carga simbolica asociada a las logicas transferencistas, que desvalorizan saberes locales y promueven la dependencia a un saber tecnico acunado por los profesionales de las empresas compradoras y certificadoras.

5.2. RELACION CON LAS EMPRESAS EXPORTADORAS

La agroecologia como movimiento promueve los mercados locales y el acortamiento de la cadena de valor. La agricultura organica en Chile, sin embargo, no se desarrollo localmente, sino en vinculo con mercados de nicho y de exportacion. Esto es altamente paradojico, pues produce una enorme huella ecologica por el transporte de productos. Como lo senalo un dirigente:

La agricultura organica se supone que deberia producir alimentos que no viajen grandes distancias, sino que sean alimentos locales y que se consumen en forma local. Eso es lo que le da sentido a la agroecologia, a la agricultura organica, pero no ha sido el caso de Chile (...) la agricultura organica chilena partio siendo una agricultura netamente de exportacion. (Entrevista a dirigente organico).

Ademas de la huella ecologica, una segunda consecuencia es la disminucion de la autonomia de los productores, reeditando de manera menos dura las ya conocidas formas de dependencia a la industria alimentaria. Detras de esta paradoja radica que solo mercados muy especificos otorgan sobreprecio a productos certificados: mercados de paises desarrollados y supermercados nacionales de elite. En ambos casos existen barreras que impiden a productores medianos el acceso directo a los mismos. De hecho, solo los productores certificados grandes--o aquellos con lineas de productos de exclusiva (tales como hierbas medicinales)--pueden acceder a estos nichos. Entre las barreras existentes, estan: 1) las demandas de regularidad de la oferta y homogeneidad del producto en las distintas estaciones del ano, lo que es dificil para un productor organico que no usa todos los agroquimicos para promover el crecimiento vegetal invernal:

Te dice ok, traigame 300 lechugas todos los lunes durante todo el ano. Oiga, pero las lechugas se producen entre no se pos, entre noviembre y marzo de cada ano no mas, el resto no hay lechugas. A no pos ... si no es capaz de traerme todo el invierno entonces no le compro. (Entrevista a agricultor organico).

Tambien dentro de las barreras estan: 2) la gran fragilidad de ciertos productos--tales como los berries, en los cuales muchos productores se han especializado-, no resiste almacenaje ni trasporte, lo que previene a los agricultores de asistir a ferias y otras instancias de venta directa. Ademas, estos requieren rapida congelacion o procesamiento, con tecnologias que muchas veces no tienen en sus predios. Ambos factores los incentiva a ofrecer sus productos al rapido y seguro mercado de las empresas exportadoras; y, 3) con respecto a los mercados internacionales, la complejidad de un proceso de exportacion introduce un conjunto de barreras que son practicamente insalvables para la mediana produccion. Entre ellos los permisos del Servicio Agricola y Ganadero, los diversos tramites de aduana, impuestos, controles sanitarios, gestion del transporte, asi como tambien la recepcion de la fruta en el puerto de destino, que finalmente se asocia a costos de viaje y uso de otros idiomas:

Ahora que conozco la aduana, que conozco el SAG, que conozco como es el recibimiento en otros paises y que conozco como es el sistema de pago jamas lo hago, porque normalmente vas a perder, el que es chico va a perder. (...) no es tan facil y tu te entusiasmas porque te dicen a ver cuanto te paga Hortifrut, 3 dolares y alla 7 dolares (...) y despues te das cuenta que sacaste 0. (Entrevista a agricultor organico).

Se produce entonces una fuerte dependencia material y simbolica con las empresas exportadoras como efectivas facilitadoras del acceso al mercado. Como correlato, los productores manifiestan ser incapaces de acceder al mercado en forma autonoma, a la vez que desconfian de procesos cooperativos, por lo que les aparece preferible una relacion desigual con la empresa. Asi tambien, esta funcion de las empresas como coordinadoras se extiende a la compra de insumos: los productores no generan acuerdos para comprar insumos mas baratos de forma colectiva, pero si confian en las empresas exportadoras esta gestion.

Expresiones de esta dependencia material aparecen primero en terminos economicos. Los mercados domesticos no solo no pagan el sobreprecio organico, sino que son incapaces de consumir la totalidad producida, por lo cual la totalidad de la comercializacion esta mediada por las exportadoras. Esto hace a los productores vulnerables a los sistemas de calculo, pago y rechazo de las empresas. Como senala un productor: ((Al final todas las empresas terminan obviamente en que el retorno alproductor es menos de lo que tu te esperas>>.

Junto a ello hay tambien una dependencia tecnica. Con el objetivo de homogeneizar la calidad del producto final, las empresas exportadoras ofrecen asesoria directa de agronomos y procesos de capacitacion. En palabras de un productor: ((hacen todas las recomendaciones tecnicas, te mandan los agronomos y te dicen: 'no, oye esto hay que podarlo asi'...>>. Esto es generalmente apreciado por los agricultores, pero aquellos con mas sensibilidad agroecologica resienten el criterio de monocultivo y sustitucion de insumos, preferido por la asesoria agronomica. Asi tambien existen ocasiones en que las empresas facilitan--y en consecuencia, intermedian--en procesos certificatorios. Para la exportacion no es solo relevante homogeneizar la calidad del producto, sino tambien homogeneizar los sistemas de trazabilidad, por lo cual algunas empresas articulan los procesos certificatorios de los productores:

Ellos nos pagaban la certificacion; nosotros no teniamos mucho que ver ahi, eh. ellos pagaban, nos pedian la documentacion, la mandaban o sea, se entregaba a la certificadora, despues llegaban los certificados y nos decian ya tanto nos debe por certificado (...) pero de las cosechas nos descontaban a nosotros lo que habian pagado. (Entrevista a agricultor organico).

Pese a esta dependencia, los productores con certificacion organica parecen acceder a mejores condiciones de negociacion que los convencionales, principalmente por satisfacer un mercado de nicho donde la demanda excede la oferta. De esta manera, mientras los agricultores convencionales enfrentan una guerra de precios y encuentran altas tasas de rechazo, los productores organicos encuentran un mercado casi asegurado y con cierto nivel de sobreprecio, posibilitado por la aun escasa competencia entre los productores. Por ejemplo, en el caso de la mediacion en procesos certificatorios, es clara la existencia de espacios de agencia y negociacion: (Ellospensaron que nosotros estabamos obligados a venderles el 100% de nuestra produccion. (...) nosotros teniamos clarito que no, nosotros somos duenos de vender nuestra fruta donde nos paguen mejor>> (Entrevista a Agricultor organico).

6. LO FORMAL VERSUS LO SUSTANTIVO: MAS ALLA DE LA SUSTITUCION DE INSUMOS

La totalidad de los productores entrevistados son certificados y lo asumen como parte de la estructura de costos de su negocio. En este apartado se analiza el tipo de discurso que se establece en torno al proceso certificatorio y como este se construye--tanto por parte de los certificados como de los certificadores--desde una logica formal, organizada por los procedimientos y el apego a normas, que llega a ser opuesta y contradictoria a la racionalidad sustantiva que anima una produccion ecologica.

Todos los entrevistados asumen el proceso certificatorio como un asunto estrictamente comercial: (Un gran negocio>> en las palabras de un productor mediano; o en las palabras mas moderadas de otro productor: <<Un sello comercial porque a mi me van a pagar como producto organico si tiene la certificacion organica>>. Esta evaluacion es incluso formulada por uno de los certificadores entrevistados: <<Lacertificacion existeporque hay que hacer comercio y el comercio requiere de por medio un control de quienes estan involucrados (...) yo estaba con el tema de que hay que hacer crecer las plantas de sentir la brisa, de ver los colores, y termino sentado viendo, controlando de que la gente no haga fraude>>.

Asi tambien esta instalada la idea de que lo que realmente se certifica es el producto--y su inocuidad para la salud humana--y no el proceso productivo que lo subyace. Esta situacion guarda alta coherencia respecto a lo anteriormente senalado acerca de la prevalencia de una politica y una ideologia centradas en el cuerpo:

<<No esta diciendo que ese agricultor es organico y tampoco esta diciendo que ese campo es organico, lo que esta diciendo es que ese producto que se llama manzana, se puede poner una etiqueta que dice organico. (...) Yo no certifico agricultores organicos ni predios organicos, certifico manganas, vinos,productos>> (Entrevista a Certificador).

La certificacion aparece como el mecanismo para instituir procesos de acreditacion y estandarizacion de la confianza, controlando la posibilidad de fraude, como principio organizador del intercambio. En palabras de un productor: <<Es sumamente necesario porque hay gente sinverguenza>>, donde el sobreprecio asociado a la etiqueta organica lleva a que: <<Hay mucha gente que se dice organica y te cobra el doble por una lechuga normal y resulta que de organico no tienen nada>> (Entrevista a Agricultora Organica).

Ahora bien, el sello certificatorio tampoco es percibido como un salvaguarde etico de los principios agroecologicos, en tanto seria posible enganar a la certificadora. Para los agricultores mas pequenos, la escala masiva de produccion en monocultivos es indicador de fraude: <<Una persona normal no planta 100 hectareas de arandano organicas, porque no es tan facil y, bueno y las malas lenguas tu sabes que siempre hablan por ahi, que son 'los organicos de dia y los quimicos de noche'>> (Entrevista a Agricultora Organica).

Asi mismo se percibe que el proceso certificatorio no es necesariamente confiable; en las palabras de un certificador: <<Muchas certificadoras son parte del circo>>, existiendo inspecciones poco rigurosas y a una suerte de venta de la certificacion: <<Hay certificadoras que pasan en avion, !en avion!, por los campos de bananas (...) son tremendamente fraudulentos, ?cachai?, y hay certificadoras que no pescan, les da lo mismo, cobran no mas>> (Entrevista a Certificador). De esta manera, el mecanismo de gobernanza privada para garantizar la credibilidad de la etiqueta genera desconfianzas incluso entre productores certificados. Asociado a ello, se instala un clima de vigilancia entre los agricultores para cuidar el prestigio del grupo:

A mi me avisan agricultores organicos o campesinos o agroecologicos de que tal persona, tal campesino esta transgrediendo la norma organica (...) nosotros tenemos que tener una etica pero.... cero cero falta entonces, lo que yo hago es antes de avisarle al SAG [Servicio Agricola y Ganadero] le aviso a la [certificadora] BCS para que confirme el problema. (Entrevista a agricultor organico).

Esta fallida institucionalizacion de la confianza y la generacion de nuevos espacios de desconfianza aparecen en contradiccion con la posibilidad de implementar sistemas participativos de certificacion, basados precisamente en la confianza grupal. Los sistemas de certificacion participativa disminuyen los costos del proceso certificatorio para organizaciones de pequenos productores, por la via de combinar inspecciones mutuas con auditorias externas a una muestra aleatoria de los agricultores. Ahora bien, la desconfianza discursivamente instalada en la practica certificatoria hace dificil implementar sistemas participativos, cuya naturaleza esta basada en la cohesion interna del grupo. En las palabras de una agricultora, <<(...) cuando usted certifica individualmente se hace mas responsable. Eh ... cuando certifica grupal no se, no le da esa seguridad que si su companero va a hacer las cosas bien>>.

Paradojicamente incluso el exceso de confianza o cercania emocional entre algunos miembros del grupo es visto como un riesgo para el grupo en general, en tanto las relaciones interpersonales de una diada actuarian como impedimento para los sistemas de control interno:

No era confiable porque existe mucha amistad tambien. Si usted tiene un amigo y le va a revisar su huerto lo ve que esta haciendo algo mal le dice: <<oye, no se puede hacer esto>>, pero en el fondo no lo sanciona>> (Entrevista a agricultora organica).

Mas alla de la fallida confianza, existen otros elementos problematicos en relacion con los procesos certificatorios. La naturaleza de la certificacion es un registro--trazable--de los procesos e insumos usados. Esto es en si mismo un ejercicio de poder sobre el productor, que obliga al uso o desuso de ciertos insumos y procedimientos, la mantencion de sistemas de registro y estandarizacion, como tambien a la formalizacion de los procesos. En otras palabras, es una interferencia en la autonomia de los productores. En palabras de un certificador: <<Lo vamos metiendo en un esquema (...) va ordenando su actuar enseguida en la forma en que nosotros le vamos preguntando>>.

Se la percibe ademas como muy cara y excluyente, especialmente para los agricultores pequenos: <<Para mi que soy agricultor chico sale casi al mismo precio que un agricultor que tiene 4 o 5 veces mas que yo>> (Entrevista a agricultor organico). Precio que se encarece en la medida que es necesario certificar otras fases del proceso productivo, como el compostaje y la agregacion de valor. Por ello es general el comentario de que <<No es gran negocio para los chicos el estar certificado organicamente>> (Entrevista a agricultor organico).

Como consecuencia no es de extranar que entre los productores agroecologicos exista un rechazo activo a la participacion en procesos certificatorios. Sin embargo es interesante notar que incluso entre productores certificados existen amplias criticas al proceso. Una productora certificada senalo: <<Los que no pueden certificarse, es gente que las tengo muy profundo en mi corazon porque normalmente son los mas honrados de todos, porque son los que realmente estan produciendo en forma ecologicapor un tema de conviccion 100%%>>; e incluso un certificador agrego: <<Yo aqui le compro a gente que ni siquiera esta certificada organica, pero yo se que hace organico>>.

Existen tres ejemplos donde se manifiesta explicitamente la contradiccion entre la logica formal del proceso certificatorio y la logica sustantiva que subyace a la ideologia de muchos productores organicos. El primer caso desarrollado mas arriba en este mismo articulorefiere al requerimiento certificatorio de trazar y examinar los distintos insumos aplicados en el ciclo agricola, lo que desincentiva la produccion intrapredial de insumos, que es central en la propuesta agroecologica.

El segundo caso refiere a la certificacion de productos elaborados que contienen azucar: mermelada y manjar, que requieren <<azucar organica, que en Chile no se produce>>. Por ello y con miras a obtener la certificacion, se importa azucar desde Paraguay y Brasil, lo cual--si bien garantiza la trazabilidad del producto--incrementa enormemente su huella ecologica. De esta manera, una mermelada o manjar no certificado, que utiliza azucares locales, termina con una huella ecologica probablemente menor que un producto equivalente que si porta las certificaciones.

El tercer caso refiere a la produccion de harinas organicas. Existen al menos dos grupos de productores que han hecho el ejercicio de producir trigo organico, recuperando semillas tradicionales de alta rusticidad, eliminando el uso de quimicos y reemplazando la roza de la broza por la reincorporacion--con arado--, de dicho material organico a la tierra (en un proceso muy demandante de trabajo). Este trigo es posteriormente molido en forma separada para producir harina organica integral de alta calidad. Uno de dichos productores se certifico exitosamente, mientras que el otro grupo de productores rechaza activamente participar de dicho proceso. Lo paradojico del primer caso es que, habiendo obtenido certificacion organica, no le fue posible obtener resolucion sanitaria. Esto se explica porque el Reglamento Sanitario de los Alimentos obliga a las harinas comerciales a incorporar aditivos y preservantes, requisito que es incompatible con la certificacion organica. Como consecuencia, ninguna harina que cumpla con el Reglamento Sanitario puede obtener certificacion organica y ninguna harina autenticamente organica logra cumplir con el Reglamento Sanitario. De esta manera el productor no pudo distribuir legalmente su producto certificado.

7. REFLEXIONES FINALES

Los discursos y practicas relevadas entre los agricultores organicos agroexportadores plantean preguntas respecto del llamado <<Capitalismo Verde>>, esto es, el crecimiento de una demanda y un negocio global que recodifica los deseos sustantivos de consumidores y productores dentro de las categorias de la economia formal. Los productores entran al negocio organico desde convicciones ambientales genuinas, las que sin embargo estan demasiado ancladas en su entorno inmediato--la salud del propio cuerpo, el bienestar de la familia, la proteccion de las propias semillas, y la productividad del propio predio--, lo que limita emancipar una politica amplia de los deseos. Existe en los productores un genuino interes en ecologizar lo propio; sin embargo, esto no se extiende a deseos de una ecologizacion de lo social. El ejemplo mas claro de esto es la fuerte dependencia--en terminos de insumos y comercializacion--a empresas exportadoras, en las cuales se deposita la confianza para resolver cuestiones centrales del proceso productivo y comercializador. Ello actua como anverso de un fuerte temor y desconfianza a formas economicas colectivas, cooperativas y autogestionadas.

La produccion organica orientada a mercado puede ser descrita entonces como una deslocalizacion de la produccion ecologica. El estandar organico se establece como un patron eficiente, movil e inmutable a traves del espacio, que define el como producir de manera formalmente ecologica, a la vez que ignora o prescinde de las particularidades locales--los valores, saberes, practicas y socioecologias locales-. Este estandar es definido, monopolizado y movilizado por certificadoras y por los segmentos de la cadena de valor mas cercanos a los consumidores y alejados de los productores directos: retail, exportadoras y certificadoras. Existe una dimension neocolonial en esta deslocalizacion. Tanto la demanda de productos ecologicos como el proceso de certificacion se encuentran subordinados a distintos actores del norte global: consumidores dispuestos a pagar un sobreprecio por el cual demandan inocuidad; retail y certificadoras que demandan ser capaces de trazar dicha inocuidad. Esto es gravitante en distanciar lo formal y lo sustantivo en el proceso certificatorio; en tanto practicas que desde un contexto local responden a una racionalidad sustantiva--ecologica y social--, no se ajustan a la racionalidad formal estandarizada y deslocalizada demandada por el retail. En otras palabras, procesos que ecologizan la vida en el espacio local muchas veces no son capaces de demostrarse como tales bajo los criterios homogeneizadores de la certificacion y trazabilidad estandarizada. Asi mismo el mercado de productos alternativos es incapaz de leer los criterios sustantivos propuestos por los productores.

En otras palabras las relaciones Norte-Sur que se establecen en torno a la produccion organica, no son muy distintas a otras formas de produccion agricola, de tal manera que las empresas exportadoras y las agencias de certificacion constituyen dispositivos de ejercicio de poder por el cual los deseos y demandas de los consumidores del norte global y del retail organizan hacia abajo--material, ideologica, simbolica y tecnicamente--la cadena de valor. Como consecuencia, los productores pierden control y autonomia sobre su proceso productivo (Lewontin, 2000), pese a que sin embargo logran negociar una parte atractiva del excedente.

La participacion en el mercado global de produccion ecologica transita por carriles distintos que la produccion localizada agroecologica, desarrollada por ejemplo por la red de curadoras de semillas (Cid & Hinrich, 2015). Incluso es posible especular que se contraponen, en tanto la produccion organica mina elementos simbolicos de distincion y posibles consumidores a la produccion agroecologica. Ello se articula con las llamadas hipotesis de convencionalizacion de la etiqueta organica. Los mismos productores son sensibles y criticos respecto de esta contradiccion:

Lo organico ahora estan produciendo una sola cosa, un monocultivo, entonces pa' mi eso ya no es ecologico; es ecologico cuando tu vas haciendo una cadena de manejo que una cosa sirve pa' la otra, y otra pa' la otra y asi, y por supuesto que estay cuidando el medio ambiente, esa es mas la diferencia, con lo organico pa' mi veo bastante mas separada esos dos nucleos, lo ecologico va mas con la vida, y este otro lo organico se esta viendo por la parte de produccion, mas comercial, nada mas. (Entrevista a agricultor organico)

Se encuentra eso si una relacion neocolonial transformada que incorpora criterios de sustentabilidad cautelados formalmente, tecnicamente acreditados, legibles al mercado y susceptibles de ser valorados con sobreprecio. Sin embargo, como se ha senalado, algunos de estos aspectos formales se contradicen ampliamente con el sentido sustantivo de la produccion agroecologica. Ello refleja por una parte lo dificultoso--y tal vez siempre incompleto--esfuerzo de ecologizar los sistemas agroalimentarios en un contexto donde las transacciones y los principales actores estan hegemonizados por el mercado; como tambien por la otra, los intentos del mercado por leer y traducir los codigos de productores y consumidores eticos, de manera de resignificarse y reestabilizarse frente a los cuestionamientos a la hegemonia agroalimentaria. Finalmente ello releva la necesidad de descolonizar los sistemas productivos alternativos, relocalizando la produccion desde sus propias practicas, sistemas de certificacion y estandares autonomos.

REFERENCIAS

Bacon, C. (2005). Confronting the coffee crisis: Can fair trade, organic and specialty coffees reduce small-scale farmer vulnerability in Northern Nicaragua. World Development, 33(3), 497-511.

Buck, D., Getz, C., & Guthman, J. (1997). From farm to table: The organic vegetable commodity chain of Northern California. Sociologia Ruralis, 37(1), 1-20.

Busch, L., & Juska, A. (1997). Beyond political economy: Actor network and the globalization of Agriculture. Review of International Political Economy, 4(4), 688-708.

Campbell, H. (2009). Breaking new grounds in food regime theory: Corporate environmentalism, ecological feedback and food from somewhere regime. Agriculture and Human Values, 26(4), 309-319.

Cid Aguayo, B. (2011). Agroecologia y agricultura organica en Chile: entre convencionalizacion y ciudadania ambiental. Agroalimentaria, 16(32), 15-27.

Cid Aguayo, B. E., & Hinrich, J. S. (2015). Curadoras de semillas: entre empoderamiento y esencialismo estrategico. Estudos Feministas, 23(2), 347-370. http:// dx.doi.org/10.1590/0104-026X2015v23n2p347

Congreso Nacional de Chile. (17 de enero de 2006). Ley que crea el Sistema Nacional de Certificacion de Productos Organicos Agricolas. [Ley No. 20.089]. Recuperado de https:// legislacion-oficial.vlex.cl/vid/certificacion productos-organicos-agricolas-241356530

Friedmann, H. (1993). The political economy of food: A global crisis. The New Left Review, 1(197), 29-57.

Friedmann, H. (2000). What on the earth is the modern world system: Food getting and territory in the modern era and beyond. Journal of World System Research, IX(II. Special Issue: Festschrift for Immanuel Wallerstein. Part 1), 480-515.

Friedmann, H. (2005). From colonialism to green capitalism: Social movements and emergence of food regimes. Research in Rural Sociology and Development, (11), 227-264.

Goodman, D. (2005). Organic and conventional agriculture: Materializing discourse and agroecological managerialism. Agriculture and Human Values, (17), 215-219.

Goodman, D., Sorj, B., & Wilkinson, J. 1987). From farming to biotechnology: A theory of agro-ndustrial development. New York: Blackwell.

Gomez Tovar, L., Martin, L., Gomez Cruz, M. A., & Mutersbaug, T. (2005). Certified organic agriculture in Mexico: Market connections and certification practices in large and small producers. Journal of Rural Studies, 21(4), 461-474.

Gonzalez, A. A., & Nigh, R. (2005). Smallholder participation and certification of organic farm products in Mexico. Journal of Rural Studies, (21), 449-460.

Kay, C. (1996). Globalizacion, agricultura tradicional y reconversion en Chile. Comercio Exterior, 46(8), 625-631.

Klonsky, K. (2000). Forces impacting the production of organic food. Agriculture and Human Values, (17), 233-243.

Konefal, J., Mascarenhas, M., & Hatanaka, M. (2005). Governance in the global agro-food system: Backlighting the role of transnational supermarket chains. Agriculture and Human Values, (22), 291-302. https://doi.org/10.1007/s10460-005-6046-0

Leff, E. (2004). Racionalidad ambiental. La apropiacion social de la naturaleza. Mexico: Siglo XXI Editores.

Le Heron, R. (2003). Creating food futures: Reflections on food governance issues in New Zealand's agri-food sector. Journal of Rural Studies, (22), 291-302.

Lewontin, R. C. (2000). The maturing of capitalist agriculture. In hungry for profit; the agribussiness threat to farmers, food and the environment. En Magdoff, F., Buttel, H. & Foster, J. B. (Eds.), Hungry for profit: the agribusiness threat to farmers, food, and the environment (pp. 93-106). New York: Monthly Review Press.

Lockie, S. (2002). The <<Invisible mouth>>: Mobilizing <<the consumer>> in food production-consumption networks. Sociologia Ruralis, 42(4), 278-292.

Lyons, K., Burch, D., Geoffrey, L. & Lockie, S. (2004). Contrasting paths of corporate greening in antipodean agriculture: Organic and green production. In Jansen K., & Vellema, S. (Eds.), Agribusiness and society: Corporate responses to environmentalism, market opportunities and public regulation (pp. 91-113). London: Zed Books.

Muradian, R., & Pelupessy, W. (2005). Governing the coffee chain: The role of voluntary regulatory systems. World Development, 33(12), 2029-2044.

Polanyi, K. (2009). El sustento del hombre. Madrid: Ed. Capitan Swing Libros, S.L.

Raynolds, L. (2000). Re-embedding global agriculture: The International organic and fair trade movements. Agriculture and Human Values, (17), 287-309.

Raynolds, L. (2003). The globalization of organic agro-food networks. World Development, 32(5), 725-743.

Sevilla Guzman, E. (Ed.). (2006). De la sociologia rural a la agroecologia. Barcelona, Espana: Icaria Editorial.

Cid Aguayo, Beatriz Eugenia (1)

Recibido: 27-01-2017 Revisado: 27-06-2017 Aceptado: 13-09-2017

(1) Licenciada en Sociologia (Pontificia Universidad Catolica de Chile, UC); M.Sc. en Sociologia de la Modernizacion (Universidad de Chile-UC); Ph.D. en Sociologia (York University, Canada). Docente en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Concepcion. Direccion postal: Victor Lamas 1140. Concepcion, Chile. Codigo 4030000. Telefono: +56 962085430; e-mail: beatrizcid@udec.cl

(2) Investigacion financiada por CONICYT, proyecto FONDECYT No. 1116186, <<Cartografias de Heterogeneidad Economica, estudios de casos regiones Valparaiso y Biobio>>.
COPYRIGHT 2018 Universidad de Los Andes, Centro de Investigacion Agroalimentaria
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Aguayo, Cid; Eugenia, Beatriz
Publication:Revista Agroalimentaria
Date:Jan 1, 2018
Words:9454
Previous Article:Presentacion.
Next Article:REPRESENTACOES SOCIAIS SOBRE O MUNDO RURAL ENTRE ESTUDANTES DE CIENCIAS AGRARIAS DO SUL DO BRASIL.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters