Printer Friendly

A las palabras ya no se las lleva el viento: apuntes para una historia cultural del fonografo en Mexico (1876 -1924).

En el presente trabajo indagaremos sobre los usos sociales y expectativas generadas en la vida cotidiana mexicana por uno de esos milagros de la modernidad finisecular: el fonografo. La maquina del sonido, creada por Thomas Alva Edison en la decada de 1870 y perfeccionada en los anos posteriores, fue una pieza imprescindible en el inventario cultural de una epoca, cuyas matrices comunicativas se transformaron con el funcionamiento extensivo de la radio durante la decada de 1920.

Durante este periodo, la utilidad del novedoso invento no se limito a fines musicales, sino que inundo todos los ambitos de la vida nacional. En 1890, Mexico se convirtio en la primera nacion en firmar un contrato para utilizar los fonografos en el servicio postal. (2) El gobierno mexicano habia observado en el nuevo invento una ventaja para que los miles de ciudadanos analfabetos pudieran grabar sus mensajes sin necesidad de acudir a la escritura. No era extrano entonces que los amantes porfirianos pensaran enviar sus declaraciones pasionales en discos, llevando a cabo "nuevas operaciones sensoriales" que afectaban lo que Niklas Luhmann llama "semantica del amor". (3) Al mismo tiempo, los juristas planteaban su utilizacion en los tribunales, mientras las ninas de fin de siglo pedian a las hadas europeas o a las virgenes mexicanas la posibilidad de estrechar una muneca fonografica.

Por estos anos, los fonografos tambien alteraron las formas de circulacion y socializacion de la cultura politica. Los discos con las palabras de Porfirio Diaz, los corridos de la Revolucion y las narraciones actuadas de la intervencion francesa, llegaron a los oidos de miles de obreros y campesinos que jamas pisaron una escuela ni podian descodificar la escritura. Estos discursos sonoros muestran otras practicas, formatos y espacios para entender la construccion de la memoria popular de sucesos importantes del calendario nacional.

Lejos de ser visto como un instrumento curioso de la vida elitista, el fonografo aqui es una puerta de entrada para pensar, desde otras claves, una historia social de la comunicacion en Mexico. Asuntos centrales de la vida politica y cultural del pais, como las estrategias estatales sobre la explotacion de los medios de comunicacion, las mediaciones de las empresas estadounidenses en la construccion de la cultura politica, asi como los usos populares de las tecnologias de la informacion, son revelados al explorar los procesos de produccion, circulacion y consumo del asombroso artefacto.

Sin embargo, a pesar de su impacto en la vida cotidiana, sorprende la escasa atencion prestada al aparato en los manuales de comunicacion y las investigaciones latinoamericanos, en comparacion con el interes mostrado hacia otros medios como el cine, la television y la radio. (4) Entre quienes lo han tenido como foco de su preocupacion teorica puede senalarse a Marshall McLuhan. En un breve ensayo titulado "El fonografo. El juguete que encogio el pecho nacional", el pensador canadiense senala dos cuestiones que retomamos en este trabajo. la primera es la recuperacion, protagonizada por el fonografo, junto con el telegrafo y el telefono, del "mundo vocal, auditivo y mimetico, oprimido por la palabra impresa" durante varias centurias de dominio gutenbergiano. (5) otra cuestion senalada por McLuhan es lo que el llama el aporte de un repertorio musical internacional de tres siglos "en el que la cancion popular china era tan accesible como la hungara". (6) En el caso mexicano el amplio muestrario musical fonografico no solo permitio la importacion de ritmos foraneos como el danzon, ampliamente adaptado a la vida cotidiana nacional, sino tambien la consagracion y legitimacion de nuevos generos manados de la cultura politica popular, como el corrido. (7)

La grabacion de diferentes generos musicales tambien incidio en la circulacion cultural entre grupos sociales diversos. Mientras muchos campesinos, imposibilitados de pagar las entradas a los grandes teatros, tuvieron acceso a las operas sin la necesidad de presenciar la interpretacion, (8) los sectores cultos pudieron degustar las composiciones tipicas de la cultura popular, aunque tambien rescatarlas con fines antropologicos y utilizarlas como estrategia nacionalista.

Ademas de sobrepasar las fronteras sociales, los fonografos aliviaron las nostalgias de los migrantes, ya que pudieron viajar con los sonidos de sus pueblos y naciones en el equipaje o adquirir esos discos en el pais receptor. Como dato relevante podemos senalar que la empresa estadounidense Victor, consciente del gran mercado interno de inmigrantes, habia lanzado para 1920, de acuerdo con datos ofrecidos por el musicologo cubano Cristobal Diaz Ayala, "cerca de 6,000 numeros etnicos, ofreciendo grabaciones en lituano, ucraniano, holandes, serbio, croata, yidish, rumano, eslovaco, finlandes y otros idiomas". (9) Para el interes de este trabajo, el fenomeno migratorio con Estados Unidos posee caracteristicas insoslayables. Los discos con la musica mexicana, interpretada por artistas nacionales y grabada por companias estadounidenses, permitieron a los migrantes disfrutar de su "cultura de origen" y recrearla en actividades colectivas y privadas. (10) Debe tenerse en cuenta que estas grabaciones tambien fueron consumidas a lo largo y ancho del territorio mexicano. Por su parte, el transito fronterizo no se limito a los discos, segun puede observarse en los partes aduanales; los migrantes aprovecharon tambien para ingresar al pais algunos fonografos que podian traer como regalo a sus familiares o para acompanar sus estancias definitorias o vacacionales.

El estudio de estos procesos de comunicacion coloca sobre la mesa de debate un asunto ineludible para los teoricos de la cultura: la lucha entre la dominacion de la maquina, y tras de ella las elites, y la resistencia del consumidor, el cual no siempre debia ser popular. Al abordar la puesta en practica de este nuevo "contrato comunicativo", la historiografia parece dividirse entre los estudios que privilegian el analisis de las caracteristicas tecnologicas del artefacto, los anuncios publicitarios y la divulgacion musical, y aquellos que ponen enfasis en la reconstruccion de las practicas de los consumidores, ambito en el que destaca el articulo de Lizabeth Cohen titulado "Encountering Mass Culture at the Grassroots: The Experience of Chicago Workers in the 1920s", (11) sobre el cual volveremos mas adelante. (12)

En el presente trabajo, si bien se integran algunas preocupaciones metodologicas de ambas lineas historiograficas, no se agotan los multiples temas y problemas teoricos que pueden desprenderse del analisis del invento decimononico. Mi proposito, ademas de llamar la atencion de los historiadores sobre un tema poco trabajado en Mexico, se limita a responder tres preguntas que dan cuenta de la influencia de la "maquina del sonido" en la sociedad mexicana, a partir de los intereses y las experiencias de diferentes grupos sociales: ?cuales fueron las opiniones, propuestas y debates que se expresaron en torno a la utilidad de la "maquina parlante" en las paginas de la prensa nacional? ?Mediante cuales estrategias sectores sin un elevado nivel adquisitivo pudieron acceder al consumo de estos aparatos? ?Es posible encontrar fuentes que permitan reconstruir estas experiencias? Expedientes judiciales, discos fonograficos, articulos periodisticos y testimonios impresos y orales posibilitan llevar a cabo este primer acercamiento, que forma parte de una travesia academica mayor.

EL CORREO, LA JUGUETERIA Y LA SORDERA. DIFERENTES DEBATES DESDE LA PRENSA MEXICANA SOBRE LA UTILIDAD DEL FONOGRAFO

El 5 de mayo de 1878, poco tiempo despues de la invencion del fonografo, el periodico capitalino El Combate reprodujo un articulo publicado en la prensa madrilena en el que, al mismo tiempo que se calificaba al artefacto como "uno de los prodigios mas inverosimiles del cerebro humano", se alertaba al publico mexicano sobre sus aplicaciones cotidianas. A partir de ese momento, senalaba el rotativo, se convertiria en una mentira el antiguo axioma: "a las palabras se las lleva el viento". Ademas, el fonografo y su capacidad de grabar y preservar las conversaciones ponia contra la pared a politicos y amantes mentirosos. De aqui que la ciencia se ponia al servicio de los mas debiles en las relaciones de clase y las diferencias de genero. A las jovenes "credulas y sensibles" se les daba el siguiente consejo: "armaos cautelosamente de un fonografo y cuando el falso os jure amor eterno y os ofrezca su vida, su alma etc., depositad sus falaces juramentos en el precioso aparato, para cuando llegue la ocasion". (13) Asimismo, el articulista "a favor de las damas" se preguntaba sobre la posibilidad de convertir la pesada maquina al tamano y forma de un abanico, con el proposito de cumplir mejor su funcion encubierta. (14)

El interes por la utilidad del fonografo manifestado en este articulo no representaba una actitud aislada. Desde la decada de 1870, los rotativos internacionales comenzaron a publicitar el nacimiento del nuevo artefacto y sus multiples aplicaciones en la vida cotidiana. La prensa porfiriana no fue la excepcion. Sus paginas, ademas de reproducir cables extranjeros y articulos especializados sobre el tema, tambien divulgaron los debates internos acerca de las implicaciones fonograficas en el progreso nacional.

En un articulo titulado "El nuevo fonografo Edison", publicado en el Mexico Grafico en 1890, se hacia referencia al uso del fonografo en el mundo epistolar vinculado a la efectividad de la pequena empresa. El escrito senalaba lo siguiente:
   Supongase que un comerciante desea escribir una carta. Se acercara
   a la embocadura de su fonografo, y poniendo el motor en movimiento
   por un sencillo contacto, pronunciara lo que desee con el ordinario
   timbre de voz. Una vez listo retirara la palanca de metal que habra
   quedado impura, pudiendola remitir por correo al interesado.

      El destinatario, al recibirla, la colocara en su fonografo, y
   moviendo el motor, el mismo instrumento hara la lectura del
   contenido con el tono empleado por el dictador y mas claro y
   caracteristico que lo de un telefono de los usados hasta ahora.
   (15)


El ejemplo del comerciante como consumidor poseia una doble funcionalidad: al mismo tiempo que senalaba a un comprador potencial del producto, dados sus altos precios en esta primera etapa, indicaba la utilidad de la maquina en el sector economico. Asimismo, la palabra grabada en su estado natural, sin la necesidad de reproducirla en codigos graficos, ofrecia rapidez y menos intermediarios--es decir, alguien que escribiera o mecanografiara--en el proceso de emision y recepcion del mensaje. La intensidad del sonido reproducido por el fonografo, "dos veces mas potente que lo que dara ningun telefono", catalizaba la claridad del mensaje, asi como su caracter privado, pues, como senalaba el articulista, "no ha de convenir al comerciante que oiga el contenido de la carta el personal todo del escritorio". (16)

No era esta una vision aislada dentro de las aplicaciones, presentes y futuras, atribuidas al artefacto. Precisamente, el 8 de marzo de 1890, Manuel Romero Rubio, secretario de Estado del gobierno porfiriano, y Manuel Peniche, representante de Thomas Alva Edison, se reunieron para modificar un primer convenio del 8 de noviembre del ano anterior, en el cual se habia acordado utilizar los fonografos en el servicio de correos mexicano. El acuerdo creo tanta conmocion que llego a celebrarse una conferencia en el Teatro Principal de la capital, donde Ramiro Ortiz, uno de los directivos mas respetados del servicio postal mexicano, leyo las consideraciones de un profesor de la escuela de ingenieria de la ciudad. El texto, ademas de senalar a los cientificos de la epoca "encerrados en sus laboratorios" como "los verdaderos revolucionarios", resaltaba tambien el impacto de la fotografia, el telefono y el fonografo en la transformacion "del registro del lenguaje y la escritura". (17)

Para la fecha, la prensa de otros estados ya se habia hecho eco de la noticia que convertia a Mexico en la primera nacion dispuesta a llevar a cabo semejante salto en el sistema de comunicaciones. El periodico oficial del gobierno de Campeche publico, el viernes 3 de enero, los detalles del primer contrato. El articulo, firmado por el Partido Liberal, mostraba --tras las multiples ventajas del aparato en el servicio postal mexicano--la postura de un gobierno de vanguardia ante las innovaciones de la ciencia. Se senalaba, en este sentido, la atinada actuacion del senor Romero Rubio, asi como el papel pionero desempenado por la nacion mexicana en la introduccion del fonografo en el sector de las comunicaciones. (18)

Pero concretamente, ?que ventajas propiciaria el fonografo en el servicio de correos mexicano? En primer lugar, segun argumentaba la cronica, este medio permitiria oir la voz de los familiares y reproducirla cuantas veces el destinatario lo considerara necesario. Y mejor aun, la ausencia de escritura, asi como el bajo precio del servicio, permitiria el acceso a los sectores iletrados. El servicio postal fonografico tambien aseguraria la privacidad de las cartas, teniendo en cuenta que las firmas eran mas faciles de falsificar que la voz. En el contrato convenido con Edison los gastos para Mexico serian minimos ya que "el servicio de los fonografos, asi como su instalacion, conservacion y reparacion corren por cuenta de la empresa". (19)

Vale destacar, respecto a las clausulas referidas a las ganancias, que realmente el contrato no parecia "tan ventajoso para el publico y el Gobierno" como aseguraba el texto. (20) Por una parte, es cierto que el Estado mexicano podia rescindir el contrato en los proximos seis meses, sin que la empresa estadounidense tuviera derecho a exigir indemnizacion, asi como permitir a las "autoridades superiores" hacer uso del invento en actividades oficiales. Sin embargo, por la otra, quedaba senalado que 90% de las ganancias generadas en el servicio postal engrosarian las arcas "edisonianas", ademas de cuatro pesos mensuales por cada artefacto. El convenio era explicado de esta forma: "Del producto bruto de cada fonografo se separaran mensualmente cuatro pesos para la empresa, y del resto, que se considerara como producto liquido, se entregara al Gobierno el diez por ciento, quedando el noventa por ciento restante en favor de la misma Empresa". (21)

Lo cierto es que desde anos atras las aplicaciones del fonografo en Mexico habian llamado la atencion de Porfirio Diaz, quien quiso tomar cartas en el asunto legislando en favor de Thomas Alva Edison, el 29 de septiembre de 1888. Apoyandose en lo convenido en la ley del 7 de mayo de 1832 y en su reglamento de 12 de julio de 1852, el presidente concedio diez anos de privilegio exclusivo al inventor estadounidense. 150 pesos era el monto que debian pagar "los interesados" por derechos de patente. (22)

A pesar de la investidura presidencial, no puede separarse a Porfirio Diaz de las reacciones de asombro y esperanza ocasionadas por el fonografo en el cambio de siglo. Tampoco puede olvidarse que el reconocimiento y la aplicacion pionera del artefacto reforzaban la imagen progresista que abanderaba su gobierno. Ambos aspectos, la fascinacion ante la tecnologia y la audacia politica, pueden desprenderse de su conducta, cuando en 1890, durante las negociaciones acerca de la aplicacion de los fonografos en el servicio postal mexicano, envio en un cilindro palabras de agradecimiento a Edison por su invencion. (23)

La relacion entre Porfirio Diaz y Thomas Edison continuaria en las siguientes decadas. En 1894, Edison obsequio al presidente como regalo de cumpleanos "una lujosa maquina de cilindros asi como una gran cantidad de las primeras copias cilindricas de musica mexicana", hechas meses antes en la ciudad de Mexico. (24) Diaz, por su parte, agradecio al inventor estadounidense en una misiva grabada "en un cilindro maestro de cera" con fecha 15 de agosto de 1909, en respuesta a una carta enviada por Edison el 8 de julio de ese ano. En el mensaje fonografico, "reproducido y vendido al publico de Mexico y Estados Unidos",25 el caudillo oaxaqueno no solo se referia a Edison como "estimado y buen amigo", sino que tambien lo colmaba de elogios llamandolo "heroe del talento", "triunfador del trabajo" y, a la vez, lo ubicaba entre los "grandes benefactores de la humanidad". (26) Diaz hizo referencia tambien al aporte social de los fonografos calificandolos de "maravillosos aparatos" que habian permitido "perpetuar" "la carinosa voz de los seres amados reproduciendo todos los ritmos, todos los acentos y todas las modulaciones del lenguaje humano". (27)

No siempre la utilidad epistolar del fonografo se tomo como un asunto muy serio. El rotativo Comico publico una secuencia de dibujos donde se desarrollaba una "declaracion de amor por fonografo". La escena, construida a partir de codigos propios del humor mexicano, concluye con la rendicion de la dama abrazada a la maquina, mientras escucha el mensaje de su amado, cuya jocosidad pudo consistir en la referencia falica del "tubo del aparato". El amado confesaba: "yo la adoro a usted y si usted no me es indiferente y quiere hacerme dichoso, acuda usted a mis brazos, a oir mi tubo". En el segundo cuadro de la secuencia, se aprecia un parlamento de la desesperada amante que puede ser mucho mas revelador sobre los usos sociales del fonografo: "ya no puedo contenerme. Que Edison sea el interprete de mi amor y que diga usted que [...]". (28)

La frase, en dialogo con una gran cantidad de noticias publicadas en la prensa, nos muestra una sociedad en la cual, como plantea Jonathan Crary, "cualquier diferencia entre vida y tecnica comienza a evaporarse". (29) En esta epoca, los inventores, artifices de su mito, constantemente respaldado por la opinion publica impresa, dejan de ser aburridos y locos senores enclaustrados en las universidades, para convertirse en figuras heroicas de una modernidad que los reivindica y los necesita.

Pero el correo no fue el unico rubro de explotacion atribuido al invento. El periodico El Partido Liberal publico, para marzo de 1892, una noticia que incidiria en el mundo de la jugueteria: la invencion de una muneca fonografica. Llevando en su interior un pequeno fonografo, este juguete de "fin de siglo" podia hablar "como una persona natural". la noticia tambien auguraba la existencia de otras munecas capaces de "pronunciar discursos filosoficos", "entonar cancioncillas", "recitar versos" y hasta citar a Emilio Zola. Tambien aqui, como se planteo anteriormente, quedaban eliminados los limites entre la ciencia y la vida ordinaria, en una relacion donde la primera respondia a la transformacion y mejoramiento de la existencia cotidiana. En este sentido, se afirmaba la importancia de la muneca fonografica en la unidad de los nucleos familiares ya que "la muneca que se contentaba con decir papa y mama era ya del todo insuficiente. Llegaba a ser degradada, a medida que los lazos de familia se debilitaban mas y mas". (30) Estos cambios tecnologicos, daban cuenta de lo que el articulista calificaba como una "revolucion bienhechora". Sin embargo, es posible que el interesante invento, a pesar de ser deseado por ninas de todos los estratos, solo haya sido disfrutado por aquellas que pertenecian a los grupos de mejor posicion economica.

las aplicaciones del fonografo tambien comenzaron a ser pensadas en torno de los problemas de la atencion, cuya centralidad en los debates cientificos se consolido en la segunda mitad decimononica. De acuerdo con Jonathan Crary, entre 1810 y 1840 se produjo una ruptura con el regimen visual clasico, con lo cual "el funcionamiento de la vision paso a depender de la constitucion fisiologica, compleja y contingente del observador, convirtiendo la vision en algo defectuoso, poco fiable, o como se llego a decir, en algo arbitrario". (31) Los diversos debates llevados a cabo en la prensa revelan que la percepcion visual no fue el unico problema tratable para la medicina decimononica. A los fonografos se les encomendo la tarea de mejorar las deficiencias auditivas.

En 1898, el periodico El Mundo transmitio a la sociedad mexicana una asombrosa aplicacion medica del fonografo, vinculada al tratamiento medico de la atencion "audible": "la curacion de los sordos y sordo-mudos". El articulo daba a entender, sobre la base de este padecimiento especifico, que las deficiencias en el organismo humano eran curables en la medida en que avanzara la tecnologia apropiada. Las ventajas de un microfonografo eran descritas de la siguiente forma:
   Estamos pues en posesion de un aparato automatico de hablar,
   facilmente manejable para los ejercicios auditivos necesarios a la
   recuperacion y aprendizaje de la palabra en los sordomudos cuya
   curacion va a poder emprenderse y realizarse sobre nuevas bases,
   pues hasta ahora por falta de medios apropiados se habia descuidado
   el organo defectuoso del oido abandonado a su falta nativa o
   accidental de funcionamiento. (32)


Tres anos mas tarde el rotativo especializado La Medicina Cientifica dio a conocer la factibilidad del fonografo en el tratamiento de la hipnosis "a distancia":
   Consiguientemente, cuando el medico pudiese hallarse junto al
   enfermo en todos los casos precisos, y no creyese conveniente
   recurrir a la ayuda de un tercero, debera examinar si es el caso de
   ejercer su obra benefica desde lejos y recurrir al hipnotismo a
   distancia con los medios de transmision que le ofrecen los sistemas
   a distancia entre una persona y otra. Y los medios de que podremos
   comunmente disponer son el envio de una carta, el telefono, el
   telegrafo y aun el fonografo, ultima de las maravillas edisonianas.
   (33)


En este caso, el artefacto no solo posibilitaba la veracidad del testimonio, la privacidad de la recepcion y la repeticion confiable del mensaje, como se aclaro anteriormente, sino que tambien acortaba las distancias comunicativas entre el medico y el paciente, sin la presencia fisica del tratante, tal como ocurrio en el ambito musical con la figura del interprete. (34) En una vision diacronica la capacidad de separar la voz y el cuerpo tambien propicio la preservacion y repeticion de la primera, mas alla de los limites mortales del segundo. Es en esta "larga" duracion que los fonografos dejaron de ser maquinas de actualidad, para convertirse en instrumentos de memoria y de nostalgia.

Debe precisarse que las multiples especulaciones sobre lo que muchos llamaron el mejor invento de la epoca no siempre fueron unidireccionales en torno de sus beneficios. Por ejemplo, El Monitor Republicano, contraponiendo la experiencia del receptor ordinario a las aseveraciones cientificas, refirio el caso de Felipe Perez, un "individuo" que, de acuerdo con una fuente periodistica sin precisar, se quejo de "haberse enfermado de los oidos despues de haberse aplicado a los conductos auditivos los audifonos de un fonografo". A pesar de no ofrecer otras pruebas acerca del suceso, el breve comentario de la noticia termina sentenciando que "realmente esos audifonos pueden ser vehiculos de varias enfermedades contagiosas". (35)

Estos debates sobre la aplicacion del fonografo a la vida nacional alcanzaron otros rubros como la jurisprudencia, donde la maquina serviria para grabar los juicios e incluso para dejar constancia de los testamentos. Sin embargo, conforman solo una cara de la moneda. Otras incognitas, mucho mas dificiles de rastrear, se esconden tras las estrategias de posesion y consumo.

ESTRATEGIAS PARA POSEER. UNA MIRADA AL ALQUILER DE LOS FONOGRAFOS

En las primeras decadas del siglo XX, la imprenta capitalina Guerrero, ubicada en la calle Correo Mayor numero 101, publico un impreso donde se anunciaban unas coplas de fonografo. El dibujo que acompanaba la letra de una cancion, posiblemente grabada en algun disco de la epoca, no habia sido obra de un dibujante mexicano, sino que formaba parte de una campana publicitaria de la empresa de Thomas Edison. (36) En el mensaje visual, ahora consumido por el publico capitalino mediante un formato de amplia circulacion, se mostraba una imagen vertical del consumo fonografico: una pareja de ricos propietarios que ensenan a sus empleados domesticos el invento edisoniano. ?En que medida seria posible contradecir esta imagen? ?Fueron las clases altas las unicas propietarias del invento edisoniano?

Con un costo aproximado de entre 150 y 400 pesos, al menos cuando estaban nuevos, los fonografos podian considerarse articulos de lujos para el nivel de vida promedio de la epoca. (37) Aun asi la publicidad comercial, inserta en las paginas de la prensa nacional, no dejo de buscar a un publico con bajos ingresos. En un interesante articulo sobre la revista CROM, Engracia Loyo analiza como la publicacion, a pesar de estar dirigida a un publico obrero, exhortaba a sus lectores a adquirir productos que superaban, muchas veces de forma exagerada, el valor de sus sueldos. Ademas de terrenos en elegantes zonas de la ciudad, lujosas prendas de vestir, novedosos efectos electrodomesticos y muebles exclusivos, la CROM publicito la venta de "fonografos al contado" con un valor entre 80 y 400 pesos, importe que, segun la historiadora mexicana, oscilaba "entre uno y medio y siete salarios mensuales". (38)

A pesar de los altos precios, (40) la informacion recopilada en Mexico nos conduce a reconocer que, en algunos casos, las clases medias y populares tuvieron acceso a las maquinas. Este desfase entre el valor monetario de los artefactos y la presunta adquisicion de los sectores con medios y bajos recursos, conlleva a proponer una cuestion metodologica interesante: ?mediante cuales estrategias estos grupos pudieron acceder al codiciado invento?

Las formulas que permitieron una ampliacion de los usos sociales de los fonografos en la vida cotidiana hacia sectores sin abundante solvencia fueron multiples y pueden escapar a los moldes de la teoria y la imaginacion del historiador. Por ejemplo, en los archivos judiciales se conservan casos de robo y estafa que permitieron la circulacion de las maquinas hacia sectores que en general tenian bajos recursos. Tambien es posible pensar en estrategias comunitarias y familiares, como la compra colectiva de los artefactos.

En otras situaciones, la posibilidad de convertirse en propietario dependio mas de la suerte que de las posibilidades economicas y las practicas ilegales. Este fue el caso de las rifas, las cuales le permitian a las empresas comercializadoras aprovechar una demanda con bajos recursos y mucha fe.

El periodico capitalino El Popular se hizo eco en 1902 de una rifa propuesta por J. Morales Cortazar y Cia. Por solo 10 pesos, las personas de bajos ingresos podian lograr el sueno de convertirse en propietarios de un sofisticado fonografo y varias decenas de discos:
   Regalamos por cada diez pesos al riguroso contado, neto, un billete
   para la rifa de un fonografo legitimo de Edison, marca Triunfo,
   ultimo modelo con Micro-reproductor Bettini (propio para familia),
   y dotado con 36 fonogramas (impresionados en nuestro gabinete), o
   su equivalente en otra clase de fonogramas, o del mismo fonografo
   equipado con todos sus accesorios necesarios para explotarlo,
   incluyendo una dotacion de cincuenta fonogramas de nuestra
   impresion. (41)


En ocasiones los concursos donde se sorteaban fonografos podian tener una complejidad mayor. Por ejemplo, la cerveceria Moctezuma organizo una rifa de la XX: los concursantes debian comprar cervezas pertenecientes a la marca; por cada caja de bebida comprada se entregaban dos boletos, por la mitad se recibia uno. Tambien se daba la posibilidad de canjear 30 corcholatas por un billete, cambio que podia hacerse a cualquier hora habil en el establecimiento comercial La Perla de La Paz. Una maquina de coser New Home, un juego de muebles austriacos y un fonografo portatil Victor eran los premios prometidos. (42)

En este apartado, lejos de agotar el estudio de las mas diversas estrategias adquisitivas de la epoca, se prefiere profundizar en un fenomeno especifico: el alquiler. Tal eleccion no solo se fundamenta en la riqueza informativa hallada en los archivos mexicanos, sino tambien en las peculiaridades de una practica escasamente abordada por la historiografia y con matices particulares.

En la decada de 1920, la Compania Industrias Unidas, cuyas oficinas tenian sede en la calle Balderas, adopto una tactica que le permitia atraer a un publico incapacitado de comprar al contado las "maquinas del sonido". El alquiler permitia que los arrendatarios, y seguramente sus familiares y vecinos, usufructuaran los servicios de los fonografos mas avanzados de la epoca.

Gracias al atraso del pago de los clientes y a las demandas judiciales promovidas por la empresa, contamos con algunos "contratos por alquiler". Estos documentos, de indiscutible riqueza historica, permiten dilucidar las clausulas establecidas en los convenios, el costo de las rentas, asi como el nombre y la residencia de algunos clientes.

Sabemos que el 9 de marzo de 1923, Rosa A. de Acevedo, residente en la calle Plaza de Santiago, numero 83, firmo un contrato de arriendo con la compania industrias Unidas. 40 pesos fue el pago inicial por un fonografo Magnatone estilo I. La clienta se comprometio a ingresar 20 pesos mensuales por tiempo indefinido. (43) Un dia despues, el ciudadano Pablo Flores se dirigio hacia las mismas oficinas con un proposito semejante. Esta vez el arrendatario acepto pagar 40 pesos en el momento de la firma del convenio, asi como otros 10 pesos semanales, para llevarse a su casa, ubicada en la calle Hidalgo, numero 10, un fonografo Magnatote estilo IV. (44) Ambos clientes pagaron precios iniciales similares. Esto no ocurrio dos meses mas tarde, exactamente el 15 de mayo, cuando Jose Preve firmo su contrato. (45) El logro rentar un Magnatote estilo i por solo 16 pesos de pago inicial y otros 5 de manera decenal "durante el tiempo que conserve en su poder el fonografo". Es posible que Preve haya recibido un mejor trato por sus cualidades negociadoras o por un cambio en la estrategia de la empresa, sin embargo, el elemento reflejado en el contrato que marca la diferencia con los otros clientes es el modelo del fonografo alquilado. Mientras Pablo Flores y la senora de Acevedo seleccionaron un Magnatone estilo IV, Preve se contento o solo pudo pagar inicialmente un modelo menos sofisticado.

Resulta valido pensar que para la decada de 1920 las fronteras de la distincion social no se tendieran solo en la posesion de un fonografo, como se refleja en el grabado de la imprenta Guerrero, sino en el tipo de modelo adquirido. La competencia tecnologica en el perfeccionamiento del aparato generaba esta velocidad en los cambios de estilo, a la que solo los mas solventes podian adaptarse.

Al parecer, para 1924 la compania industrias Unidas introdujo otra formula. Ademas de los fonografos, alquilaria discos. Asi, cuando el 3 de marzo de 1924 Zenaido Hernandez, vecino de la calle Moctezuma, numero 52, en Tacuba, se dirigio a Balderas para rentar un Magnatone estilo i, tambien integro en su convenio 18 discos. (46) Lo mismo acordo Guadalupe G. viuda de Echegaray, residente en la calle Aquiles Serdan, numero 29 en altos, quien alquilo un Magnatone estilo III y dos discos. (47) En caso de perdida, aclaraba el contrato, la viuda debia pagar 150 pesos por la maquina reproductora y 5 mas por ambos discos.

El compromiso de pagar integramente el fonografo y en los ultimos casos tambien los discos quedaba establecido en todos los convenios. La clausula correspondiente lo referia de esta manera: "si faltara el arrendatario al pago puntual de cualquier alquiler clausula, sea cual fuere el motivo, la Compania podra dar por terminado el alquiler, y por lo tanto, exigir la devolucion del fonografo, o a falta de ella, el pago inmediato de su precio". En este sentido, siempre se acordaba el precio integro del fonografo. Estos fluctuan, en el marco de los casos estudiados, entre 80 pesos, valor del Magnatone i rentado por Preve, hasta 200 pesos, precio fijado para la maquina alquilada por la viuda de Acevedo. No obstante, los precios podian duplicar la ultima cifra si se trataba de un modelo mas sofisticado. Por ejemplo, el senor Everardo S. de Montellano, vecino de la calle i de Zacatecas, numero 4, rento en febrero de 1923 un Magnatone estilo V, valorado en 500 pesos. (48) Si el arrendatario deseaba convertirse en propietario debia pagar el precio fijado y se le reconocia el monto de las cuotas por alquiler: "El arrendatario podra hacer suyo el fonografo pagando a la compania, el precio fijado en la clausula anterior, y en este caso del precio se abonaran al arrendatario las cantidades que haya cubierto como alquiler". (49)

En los casos senalados la empresa intento controlar la ubicacion de los fonografos alquilados, estipulando en la primera clausula de los contratos la siguiente orientacion: "El arrendatario recibe en perfecto estado el fonografo objeto de este estado, obligandose a conservarlo en su propia casa como cosa alquilada y para su uso particular". Indudablemente, la permanencia de los artefactos en el ambito espacial de las viviendas contribuia a la adecuada conservacion de las maquinas, pero era el subarriendo la mayor preocupacion de la empresa. Tal accion, ademas de generar la sobreexplotacion de los fonografos, le restaba potenciales clientes a la compania.

En algunos contratos, esta especificacion se aclaraba textualmente. En el documento firmado por Jose Alberto Tapia el 13 de septiembre de 1922, el arrendatario acordaba que no podia "transmitir el dominio" del Magnatone estilo V alquilado, como tampoco traspasarlo, venderlo ni subarrendarlo. (50) El subarriendo no resulta una hipotesis desestimable. Este pudo llevarse a cabo de varias formas: la primera seria el traslado del fonografo hacia otras casas del barrio para ser rentado por un dia o varios; la otra forma dependia de una demanda de personas capaces de pagar, por determinado tiempo la escucha de los discos. Ambas practicas resultaban factibles en el plano economico para un publico incapaz de pagar los arriendos mensuales y los pagos iniciales exigidos por las companias.

Seria dificil precisar que las personas que se acercaron a las empresas para alquilar fonografos lo hicieron pensando desde el comienzo en la posibilidad de incumplir el arrendamiento y quedarse con las maquinas. Lo cierto es que los precios observados en los contratos continuan siendo altos para los trabajadores con salarios mas modestos. En estas circunstancias es posible pensar en la factibilidad de la renta en dos sentidos. Por una parte, servia para disfrutar el artefacto mientras se pagaba a plazos, es decir, una especie de credito sin intereses; por otro lado, podemos sospechar que muchos clientes pudieron rentar las maquinas para alguna actividad especial como una boda o un cumpleanos. No se descarta que, en el caso de los menos solventes, se recogiera dinero entre los familiares e invitados para el alquiler. (51)

No obstante, puede senalarse que existieron opciones para comprar fonografos nuevos o de uso a precios mas favorables. Por ejemplo, un anuncio publicado en 1909 por el Mexican National Phonograph, con sede en Tacuba, daba a conocer un amplio rango de precios de los fonografos Edison que oscilaba entre 32 y 275 pesos. Ademas de los artefactos, tambien se anunciaban los fonogramas con costos inferiores a la tasacion establecida en los contratos de alquiler de la compania Industrias Unidas: fonogramas Amberol a 1.30 pesos, fonogramas Edison comunes a 1 peso y fonogramas de opera, 2 pesos. (52)

Otra de las opciones para el publico con menos recursos fueron los remates de fonografos usados en el marco de procesos judiciales. Por ejemplo, el 8 de abril de 1925, el juzgado numerario del distrito de Merida, en Yucatan, anuncio el remate de un fonografo al asequible precio de 20 pesos. (53) Este, junto con otros bienes, correspondia al "juicio ordinario mercantil promovido por Alejandro Pena contra Diego Dominguez". otro juicio, esta vez catalogado como "ejecutivo mercantil" y celebrado en 1922, promovia el remate de un fonografo Victor en 50 pesos. (54) Un anuncio, publicado en el Diario Oficial del Gobierno Socialista del Estado de Yucatan, tal como sucedio en el caso anterior, proclamaba lo siguiente:
   Se hace saber al publico, en convocacion de postores, que en el
   juicio ejecutivo mercantil seguido por Eusebia Poot contra
   Francisco oropesa Lopez, se ha senalado el dia treinta del actual,
   las once horas del dia y el local de este Juzgado para que tenga
   lugar el remate, en primera almoneda, de los siguientes bienes: un
   armazon con vidrios y el mostrador con vidriera, avaluado en
   $150.00; un ropero de roble con lunas, avaluado en $100.00; un
   juego de muebles americanos compuesto de catorce piezas, avaluado
   en $170.00; una cama de roble avaluada en $100.00; un tocador de
   roble con luna, avaluado en $80.00, y un fonografo "Victor,"
   avaluado en $50.00. (55)


En otros estados tambien se abrio dicha posibilidad de compra. El martes 4 de junio de 1912, se anuncio en el juzgado de Monterrey, para el proximo dia habil, el remate de un fonografo Edison. El anuncio no dio detalles de la valuacion del aparato embargado en un juicio ejecutivo mercantil. (56)

Sin embargo, no siempre los fonografos embargados en los tribunales tenian precios bajos. Por ejemplo, en 1919 el Diario Oficial de Yucatan anuncio el remate de un fonografo Victor valuado en 150 pesos, fruto de un juicio civil "seguido por el senor Ramon Bazan contra el senor Marcos Duarte Villamil". (57)

Detras de cada compra y alquiler se esconde un mundo de estrategias economicas y deseos de posesion que una vez mas dan la razon a autores que, como Nestor Garcia Canclini, aseveran que "el consumo sirve para pensar". (58) Sin embargo, la necesidad de acceder a los artefactos no es suficiente para intentar completar el complejo e inagotable rompecabezas de la recepcion. En este sentido, las denuncias por el retraso en el pago del alquiler de los fonografos, anteriormente estudiadas, poseen algunas limitaciones y beneficios para el analisis historico. Si bien omiten informaciones necesarias para determinar la clase social de los deudores, como podria ser el nivel de ingresos y el oficio que ocupaban, por otro lado cabe precisar que las direcciones de los implicados y la necesidad de acudir al alquiler permiten deducir la existencia de clientes que, tal vez por dificultades de solvencia, no pudieron pagar una maquina al contado. (59)

TESTIMONIOS PARA PENSAR LA RECEPCION. EN BUSCA DE UNA HISTORIA POSIBLE

Al pensar los usos cotidianos del fonografo, no debe olvidarse una de sus particularidades: en comparacion con la radio y la television, el funcionamiento de estos artefactos permitia un consumo mucho mas critico, ya que el receptor podia elegir, cuestionar luego de escuchar y sobre todo decidir la repeticion. Tales posibilidades fueron ofrecidas a los receptores decadas mas tarde por otras innovaciones como la cinta de cassette, invento que, segun reconoce Eric Hobsbawn, trajo consigo una revolucion en el mundo musical y la cultura politica de los anos sesenta. (60)

Pero, ?como encontrar los rastros de la recepcion fonografica? La dificultad de la pregunta ayuda a entender por que los historiadores, en su mayoria, se sienten comodos estudiando los discursos producidos por las industrias culturales, sin ni siquiera intentar reconstruir los procesos de consumo o al menos preguntarse por su existencia. El estudio de esta otra cara de los procesos de comunicacion continua siendo el mayor reto de la historiografia latinoamericana, no solo por la dificultad y el esfuerzo que reclama la busqueda de estas fuentes, sino por la riqueza metodologica y las nuevas preguntas de investigacion que puede mostrarnos este mundo de estrategias insospechadas.

Lizabeth Cohen puede considerarse entre las pocas historiadoras que logro visualizar el complejo mundo del consumo cultural fonografico, exponiendo sus herejias metodologicas. En su trabajo "Encountering Mass Culture at the Grassroots: The Experience of Chicago Workers in the 1920s", la estudiosa estadounidense pudo reconstruir las experiencias de diferentes grupos de consumidores y demostrar como los usos sociales cotidianos de medios como el cine, la radio y los fonografos revelan experiencias que contradicen la repetida homogeneidad de la cultura de masas. Para lograr este objetivo, propuso abandonar la "escena nacional", debido a la dificultad de encontrar documentacion suficiente sobre el consumo, para concentrarse en el Chicago de los anos veinte, teniendo en cuenta la amplia documentacion producida por las investigaciones de sociologos, politologos, trabajadores sociales y estudiantes durante esta decada. Gracias a los testimonios de obreros mexicanos, polacos e italianos y sus descendientes, Cohen evidencio, en una breve pero sustancial exposicion, que estos actores sociales consumian en sus hogares y reuniones comunitarias grabaciones en sus idiomas originarios. Por tanto, los fonografos, lejos de propiciar una "americanizacion" del consumo, permitieron a estas familias mantener viva su cultura ("in story atter story they related how buying a victrola helped keep Polish or Italian culture alive by allowing people to play foreignlanguage records, often at ethnic social gathering"); incluso, como senala la autora, se llegaron instalar tiendas para comercializar discos con musica mexicana. (61)

?Hasta que punto es posible seguir las huellas al consumo fonografico en Mexico? Con el proposito de comenzar a reconstruir esta historia, pletorica de silencios y esparcida en fragmentos, proponemos revisar algunos relatos y datos estadisticos de la epoca. A diferencia de los expedientes judiciales sobre el retraso del pago de alquiler estudiados en el apartado anterior, en estas fuentes se muestra un registro mas amplio de los consumidores y, en algunas ocasiones, se llegan a ilustrar sus experiencias ante el fonografo en escenarios concretos.

Por ejemplo, el antropologo y etnografo Alfonso Villa Rojas, nacido en 1898, lego importantes testimonios manados de sus observaciones de campo en el mundo rural yucateco, que ayudan a probar que los sectores mas marginales si aprovecharon las diferentes ofertas que propiciaba el mercado mexicano. Con un tono matizado por la queja, Villa Rojas constato la recepcion de los fonografos por los indigenas, cuyo poder adquisitivo era favorecido por la cosecha del chicle:
   En 1936 y 1937 el chicle fue vendido a 44 pesos quintal (5
   marquetas), precio que a los nativos parecia demasiado bajo en
   comparacion con el de anos anteriores [...]. No teniendo los
   indigenas aspiraciones de mejoramiento social, malgastaban el
   dinero asi obtenido [en la explotacion del chicle] en grandes
   borracheras o articulos superfluos, tales como fonografos, maquinas
   de coser o lamparas de mano, todo lo cual quedaba pronto inservible
   por falta de costumbre y destreza en su manejo. (62)


Esta apreciacion no capto un fenomeno particular y asilado. Un estudio realizado en las aereas rurales mexicanas entre 1931 y 1932 revelo datos interesantes sobre la composicion racial de las comunidades y la presencia de elementos de la cultura material "moderna", entre ellos los fonografos. El estudio, llevado a cabo en 703 comunidades de indios revelo que 53.8% de estas poseian los artefactos. Por su parte la encuesta de 956 comunidades mestizas y blancas develo, contra todo pronostico, que solo 41.5% de estos asentamientos contaban con fonografos, es decir, 12.3% menos respecto al primer grupo. (63) Sin embargo, un elemento decisivo que escapa a las tablas estadisticas es la recepcion colectiva de los aparatos, relacionada con espacios, practicas festivas y redes de clientes entre los miembros de la comunidad.

Los fonografos tambien ambientaron las escenas de la Revolucion. En el marco del combate y en las tertulias de campamento fueron un medio de relajamiento ante los pesares de la guerra. Un testigo de la batalla de Juarez recuerda como soldados y trabajadores, gracias al entretenimiento de "guitarras, fonografos y pianos", no sintieron el peligro generado por el constante enfrentamiento armado:
   Mientras los unos ocupaban los techos y ponian fuera de combate a
   los tiradores federares de las torres y de las azoteas, otros
   horadaban las paredes de adobe y los demas fumaban, comian lo que
   podian encontrar y algunos entretenian a los trabajadores tocando
   guitarras, fonografos, pianos o cualquier otro instrumento de
   musica que se encontraban en las casas. (64)


En algunos casos, la circulacion y recepcion de los artefactos se asoman a la memoria de los principales lideres del proceso revolucionario. El general Lazaro Cardenas, por ejemplo, recordo que en 1908 su padre, tras una estancia en la capital por asuntos medicos, llego a su casa con un fonografo que ambiento, desde ese dia, los festejos hogarenos. Elementos como la circulacion de los artefactos en un plano interestatal, asi como la recepcion colectiva de los discos, se entretejen en la trama de sus recuerdos de la siguiente manera:
   A fines de 1908 mi padre padecio de la vista y se traslado a la
   ciudad de Mexico, en donde fue operado de un ojo. La operacion la
   costeo su primo Ramon Pinedo, que radicaba en la capital. Volvio a
   Jiquilpan y nos trajo como regalo un pequeno fonografo de bocina.
   La tarde de ese mismo dia se tocaron los discos, escuchando el
   primero, El cuarto poder. Fue una fiesta en toda la tarde y parte
   de la noche con la reunion de amistades y familiares que tomaron
   parte en el festejo, por el regreso de mi padre. (65)


Por su parte, John Reed aporto un interesante testimonio que senala el vinculo de los artefactos con la imagen de la Revolucion. Cuando el general Tomas Urbina le pidio que lo retratara en el patio de su casa, ubicada en el poblado de las Nieves, alguien trajo a proposito un fonografo para que ambientara la escena.
   Durante la hora siguiente estuve tomando fotografias del general
   Urbina a pie, con espada y sin ella; el general Urbina cabalgando
   sobre tres caballos distintos; el general Urbina con su familia y
   sin ella; los tres ninos del general Urbina, a caballo y a pie; la
   madre del general Urbina y su concubina; toda la familia armada con
   espadas y pistolas; tambien el fonografo--traido a proposito--y uno
   de sus ninos sosteniendo un cartel donde estaba escrito con tinta:
   <<General Tomas Urbina R.>>. (66)


Los artefactos tambien formaron parte del inventario hogareno de uno de los altos oficiales surenos. El 26 de noviembre de 1914, un reportero anonimo de El Sol y del Mexican Herald visito la casa del general zapatista Maximino V. Iriarte, ubicada en Xochimilco. La descripcion que el reportero publico de la vivienda destruida por los carrancistas deja ver la presencia de un fonografo, calificada como indispensable, sin que desentonara de la humildad del recinto familiar, donde residian su mujer y un hijo. Fueron estas sus palabras: "penetramos a la pequena casa ubicada frente al Cuartel general. Ni lujos, ni cuadros, ni colgaduras: unas cuantas sillas, una mesa y el indispensable fonografo". (67)

la presencia y los efectos del invento edisoniano no siempre estuvieron del lado de los revolucionarios. Ante la invasion zapatista a las haciendas de Tenango y Santa Clara, a mediados de abril de 1913, los propietarios Luis y Joaquin Garcia Pimentel habian encontrado en la diversion de los fonografos un medio mucho mas eficiente contra la desesperacion, que la posibilidad de confesarse y recibir la comunion. (68) En esos dias cercanos a la muerte, los hermanos Garcia Pimentel, quienes solo contaban con una guarnicion de 10 soldados comandados por un oficial frances, levantaron el animo escuchando "roncos discos de fonografos", con un repertorio que incluia "discursos patrioticos, escenas historicas, canciones y piezas de musica". (69)

En el testimonio no se precisan los acontecimientos relatados en los discos. Sin embargo, debe senalarse que, desde inicios del siglo XX, las principales empresas disqueras estuvieron interesadas en grabar a cantantes populares y actores cuyas voces tocaran el alma patriotica del mercado mexicano. (70) El actor Julio Ayala fue una de esas estrellas teatrales que inmortalizaron en las placas acontecimientos trascendentales del devenir nacional, antes y durante el proceso revolucionario. La ultima batalla, el discurso recientemente pronunciado por el lider revolucionario, asi como la memoria de la gesta anticolonial, forman parte de un amplio repertorio, patrocinado por la empresa estadounidense Columbia. (71) Entre los discos que sobreviven podemos leer titulos como: Delirio y muerte del general Zaragoza, Tragedia de Aquiles Serdan, Discurso de Francisco I Madero en Puebla la noche del 18 de julio de 1911, Batalla del Monte de las Cruces, Escandalos en la Camara de Diputados y en las calles de la Mexico, Fusilamiento de Hidalgo, Resumen de la batalla de Ciudad Juarez, Batalla del 5 de mayo, Aviso del levantamiento al Ministro de la Guerra.

Estas obras formaban parte de un amplio catalogo de grabaciones realizadas en Mexico por companias estadounidenses como Victor, Columbia y Edison durante las primeras decadas del siglo XX, las cuales abarcaron los mas diversos generos musicales. John Koegel marca "el inicio de la industria de grabaciones de musica mexicana" en 1904, tomando como hecho fundacional el envio de un equipo de la Edison Company encabezado por el ingeniero George J. Werner. (72) Sumado a ello, el investigador estadounidense senala que, antes de la expedicion de Werner, "en algun momento alrededor de 1904, los cilindros y fonografos Edison que contenian muchos tipos de musica hecha en los Estados Unidos ya estaban disponibles para su venta en diversos lugares del pais". (73)

Un anuncio publicado el lunes 3 de noviembre de 1902 en el Semanario Literario Ilustrado abre nuevas interrogantes a las consideraciones de Koegel. Dos anos antes de la visita de Werner, en el periodico capitalino se promovia la venta de algunos fonogramas de Julio Ayala sobre relevantes acontecimientos de la historia mexicana: "A toda persona que tenga fonografo se le recomienda que pasen a la cerca de Sto Domingo, num 12, taller mecanico para aparatos electricos y cientificos a comprar los fonogramas mas acreditados de episodios historicos nacionales y de actualidad por Julio Ayala". (74)

La primera parte de la serie de tres discos trataba la "salida de las tropas francesas de la capital de la republica"; la segunda se dedicaba a la "prision de Maximiliano en el convento de Capuchinas [Queretaro]", mientras el tercer disco se consagraba al "fusilamiento de Maximiliano, Mejia y Miramon en el Cerro de las Campanas". A pesar de que el anuncio mostraba el interior del local donde se grababan los fonogramas y senalaba el nombre del actor protagonico, es decir, mostraba la escena de la ficcion discursiva, en la vida cotidiana muchas personas creyeron que se trataba de las palabras de los verdaderos protagonistas.

La relacion entre el nacionalismo y los fonografos atraviesa tanto los procesos de consumo como los de produccion y circulacion. Los discos transmitieron y generaron una memoria nacional que circulo hacia los sectores menos favorecidos y muchas veces analfabetos, una memoria donde el acontecimiento y la ficcion se abrazaron y reelaboraron en los procesos heterogeneos del recuerdo popular. Sin olvidar, por supuesto, que se trata de una produccion musical mediada por las companias fonograficas estadounidenses, que vieron en los acontecimientos patrioticos una tematica rentable, con un avido mercado existente en el territorio nacional y las comunidades de inmigrantes mexicanos.

Este mundo que escapa a las historias tradicionales y los manuales escolares muestra sus atisbos en las palabras de Ceferino Juarez, campesino nacido en 1902 en el municipio potosino Villa de Juarez:
   Cuando tenia cinco o seis anos ya le habia aprendido la soneria a
   mi padre. Se me habia grabado en la mente. En 1913 nos fuimos para
   Agua de En medio. Se vino la Revolucion, y para el 15 ya no pudimos
   estar. Nos radicamos en Cerritos [...]

      Tambien andando con mi papa grabaron unos discos de fonografo,
   eran unos tubitos anchitos y larguitos; los metian en el fonografo y
   chillaban: sss sss ... se ponia uno las tripitas en los oidos. Eso
   fue en el ano del 17. Ahi quedo la musica grabada. Mi hermano la
   tenia, pero se le descompuso el motorcito. Todo quedo en nada, pero
   me quede con la base mas o menos de lo que el tocaba [...]. (76)


Su testimonio tambien provoca la necesidad de ir en busca de otros testigos que informen sus experiencias fonograficas en la primera mitad del siglo XX. ?Mostraran estas memorias otras formas de utilizar los artefactos en la vida cotidiana que escaparon a los documentos escritos? ?Acaso podran revelar parte del amplio repertorio musical que circulo en los discos? ?Quedaran restos de las cajas parlantes en las casas de los campos mexicanos, tal vez de adornos, de mesitas de noche o convertidas en improvisados instrumentos de percusion? ?Cantaran aun los abuelos a los nietos aquellos corridos de Francisco Villa y Emiliano Zapata que escucharon en los discos de la Victor y Columbia, articulando una memoria politica que escapa a los manuales de la historia oficial? Las interrogantes ponen fin a este primer intento por desentranar una historia poco abordada, pero al mismo tiempo generan un compromiso con la continuidad de recorrer otras paginas, de indagar en nuevos archivos y, sobre todo, de grabar viejas voces. (77)

Fecha de recepcion: 8 de julio de 2014

Fecha de aceptacion: 4 de agosto de 2015
SIGLAS Y REFERENCIAS

AGN    Archivo General de la Nacion, Mexico.


BEJARANO, Ignacio Actas de Cabildo del Ayuntamiento de la ciudad de Mexico, 1887.

CARDENAS, Lazaro Apuntes, una seleccion, Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, 2003.

COHEN, Lizabeth "Encountering Mass Culture at the Grassroots: The Experience of Chicago Workers in the 1920s", en American Quaterly, 41; 1 (mar. 1989), pp. 6-33.

CRARY, Jonathan Suspensiones de la percepcion. Atencion, espectaculo y cultura moderna, Madrid, Akal, 2008.

DIAZ AYALA, Cristobal Cuba canta y baila. Discografia de la musica cubana, 18981925, San Juan, Fundacion Musicalia, 1994. Consultado 3 de febrero de 2015 en http://latinpop.fiu.edu

DUENAS, Pablo "La magia del fonografo", en www.ciudadanosenred.com.

GARCIA CANCLINI, Nestor "El consumo sirve para pensar", en Consumidores y Ciudadanos. Conflictos multiculturales de la globalizacion, Mexico, Grijalbo, 1995, pp. 41-55.

GITELMAN, Lisa "Reading Music, Reading Records, Reading Race: Musical Copyright and the U. S. CopyrightAct of 1909", en The Musical Quarterly, 81: 2 (verano 1997), pp. 265-290.

GONZALBO AIZPURU, Pilar Y Milada BAZANT Tradiciones y conflictos. Historias de la vida cotidiana en Mexico e Hispanoamerica, Mexico, El Colegio de Mexico, El Colegio Mexiquense, 2007.

HOBSBAWN, Eric Historia del siglo XX, traduccion de Juan Faci, Jordi Ainaud y Carme Castells, Buenos Aires, Critica, 2002.

KOEGEL, John "Grabaciones tempranas de musica y musicos mexicanos", en Discanto, Ensayos de Investigacion musical, Veracruz, Universidad Veracruzana, 2008, t. II.

LOYO, Engracia "Gozos imaginados, sufrimientos reales. La vida cotidiana en la revista CROM (1925-1930)", en Gonzalbo Aizpuru y Bazant, 2007.

LUHMANN, Niklas El amor como pasion. La codificacion de la intimidad, Barcelona, Peninsula, 1985.

MARTINEZ, J. R. "introduccion del fonografo en San Luis Potosi", en Cuadernos Potosinos de Cultura Cientifica del Museo Casa de la Ciencia y el Juego, 1:1 (2008), pp. 1-18.

MCGOWAN, Gerald L. (coord.) La Revolucion Mexicana a traves de sus documentos, Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, 1987, t. III.

MCLUHAN, Marshall Comprender los medios de comunicacion. Las extensiones del ser humano, Barcelona, Paidos, 2009.

MILHE BRUNO, Guadalupe Una vision de 1890 hacia el futuro: el correo y Tomas A. Edison, Mexico, Miguel Angel Porrua, 1991.

PINEDA GOMEZ, Francisco La revolucion del sur, Mexico, Era, 2005.

REED, John Mexico insurgente, Tafalla, Txalaparta, 2005.

SUNKEL, Guillermo El consumo cultural en America Latina: construccion teorica y lineas de investigacion, Bogota, Convenio Andres Bello, 2006.

TANNENBAUM, Frank "Technology and Race in Mexico", en Political Science Quarterly, 61: 3 (sep. 1946), pp. 365-383.

THOMPSON, Emily "Machines, Music, and the Quest for Fidelity: Marketing the Edison Phongraph in America. 1877-1925", en The Music Quaterrly, 79: 1 (primavera 1995), pp. 131-171.

VILLA ROJAS, Alfonso "Los mayas del actual territorio de Quintana Roo", en Estudios etnologicos. Los mayas, Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, 1995.

WOMACK, John Zapata y la Revolucion Mexicana, Mexico, Siglo Veintiuno editores, 2014.

Jaddiel Diaz Frene

El Colegio de Mexico

(1) Agradezco los comentarios y sugerencias de Guillermo Zermeno, Engracia Loyo, Pilar Gonzalbo, Yvette Jimenez de Baez, Viviana Bravo y John Koegel. Cristobal Diaz Ayala, siempre atento, me ofrecio las primeras pistas sobre archivos con grabaciones mexicanas.

(2) Vease Periodico Oficial del Estado Libre. Y soberano de Campeche, Campeche (viernes 3 ene. 1890), p. 3. Mas adelante hago referencia al articulo.

(3) LUHMANN, El amor como pasion, p. 9.

(4) No obstante, habria que senalar que en el ambito estadounidense y europeo han proliferado los estudios sobre la industria fonografica, asi como el rescate de la musica atesorada en los discos.

(5) MCLUHAN, Comprender los medios de comunicacion, p. 321.

(6) MCLUHAN, Comprender los medios de comunicacion, p. 325.

(7) Varias agrupaciones cubanas grabaron discos con danzones entre 1910 y 1917, los cuales llegaron seguramente al publico mexicano. En este sentido sobresalen la orquesta del Teatro Alhambra, dirigida por Jorge Anckermann, la orquesta de domingo Corbacho, la de Felix Gonzalez y la de Enrique Pena. Entre estas figuras sobresale el musico Babuco, de nombre Tiburcio Hernandez, quien ademas de grabar danzones en Mexico en 1910, fue llevado a la capital mexicana una decada mas tarde para tocar en el Salon Mexico, conocido como "el santuario del danzon mexicano". Vease Diaz, Cuba canta y baila, consultado en http://latinpop.fiu. edu/discography.html

(8) GITELMAN, "Reading Music", p. 265.

(9) DIAZ AYALA, Cuba canta y baila, consultado en http://latinpop.fiu. edu/discography.html

(10) Del mismo modo, las grabaciones con musica estadounidense les posibilitaron aprender el inventario musical del pais receptor para adaptarse a sus codigos culturales y mejorar sus habilidades linguisticas.

(11) COHEN, "Encountering", pp. 8-9.

(12) Vease THOMPSON, "Machines, Music, and the Quest for Fidelity", p. 134.

(13) El Combate, Mexico (5 mayo 1878), p. 1.

(14) Sobre la aplicacion del fonografo en el trabajo de la imprenta vease "El fonografo en la tipografia", en La Convencion Radical Obrera, organo de la sociedad del mismo nombre y de las clases obreras de toda la republica, ciudad de Mexico, 9 de septiembre de 1894 [p. 3,], cols. 2-3.

(15) Mexico Grafico, Mexico (18 abr. 1890), p. 7.

(16) Mexico Grafico, Mexico (18 abr. 1890), p. 7.

(17) MILHE, Una vision de 1890, pp. 23-24.

(18) Segun el articulo, Mexico era "la primera nacion" que introducia "en su servicio postal esa mejora", dato que habria que corroborar. Vease Periodico Oficial del Estado Libre y Soberano de Campeche, Campeche (viernes 3 ene. 1890), p. 3.

(19) Periodico Oficial del Estado Libre y Soberano de Campeche, Campeche (viernes 3 ene. 1890), p. 3.

(20) El convenio quedo sin efecto debido a la aparicion del telefono, que logro la comunicacion oral a larga distancia. Vease Milhe, Una vision de 1890, p. 25.

(21) Periodico Oficial del Estado Libre y Soberano de Campeche, Campeche (viernes 3 ene. 1890), p. 3.

(22) Periodico Oficial del Gobierno del Estado de Hidalgo, Hidalgo (11 abr. 1889), pp. 12-13.

(23) Edison le habia enviado un fonografo a Diaz como obsequio. Vease Daily Pacific Commercial Advertiser, Honolulu (27 dic. 1889), p. 2.

(24) Koegel, "Grabaciones tempranas de musica y musicos mexicanos", p. 66.

(25) Koegel, "Grabaciones tempranas de musica y musicos mexicanos", p. 66.

(26) Vease "Porfirio Diaz a Thomas Edison", grabacion de 1909, en http:// www.gutemberg.com/etext/10255. Agradezco a John Koegel por esta referencia.

(27) "Porfirio Diaz a Thomas Edison", grabacion de 1909, en http://www. gutemberg.com/ etext/10255.

(28) Comico, Mexico (25 mar. 1900), num. 12, t. V, sin paginar.

(29) CRARY, Suspensiones de la percepcion, p. 22.

(30) El Partido Liberal, Mexico (4 mar. 1892), p. 2.

(31) CRARY, Suspensiones de la percepcion, p. 21.

(32) El Mundo, Mexico (16 ene. 1898), p. 42.

(33) La Medicina Cientifica, Mexico (1 abr. 1895), p. 104.

(34) GITELMAN, "Reading Music", p. 265.

(35) El Monitor Republicano, Mexico (3 mar. 1895), p. 3, col. 2.

(36) GITELMAN, "Reading Music", p. 280.

(37) LOYO, "Gozos imaginados, sufrimientos reales".

(38) LOYO, "Gozos imaginados, sufrimientos reales", p. 357.

(39) Coleccion de hojas sueltas de la imprenta de Eduardo Guerrero, con "Corridos historicos de la revolucion mexicana desde 1910 a 1930 y otros notables de varias epocas". Consultado en la Coleccion Especial de la biblioteca de El Colegio de Mexico.

(40) En la decada de 1920, de acuerdo con la informacion recopilada por Engracia loyo, un "choufer" ganaba menos de 25 pesos mensuales, un burocrata 27 con descuento y un cobrador de camion 35 pesos, mientras que un "empleado de oficios varios" podia llegar a percibir 60 pesos. Aunque no existia un salario minimo obligatorio, la Secretaria del Trabajo, Industria y Comercio estimaba, en un estudio llevado a cabo a fines del periodo, que era de 1.50 pesos diarios. Tambien se revelaba que el ingreso promedio de los obreros ferroviarios era de 80 pesos, aunque un trabajador especializado podia ganar 156 pesos al mes. Loyo, "Gozos imaginados, sufrimientos reales", p. 374.

(41) El Popular, Mexico (domingo 6 abr. 1902), sin paginar.

(42) Boletin de Informacion, Baja California (oct. 1928), p. 4.

(43) AGN, Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, c. 1864, fol. 336779.

(44) AGN, Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, c. 1864, fol. 336778.

(45) AGN, Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, c. 1864, fol. 336731.

(46) AGN, Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, c. 1890, fol. 342239.

(47) AGN, Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, c. 1890, fol. 342241.

(48) AGN, Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, c. 1890, fol. 342240.

(49) AGN, Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, c. 1890, fol. 342240.

(50) AGN, Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, c. 1890, fol. 336778. Tambien se expresaba que la maquina debia conservarse en su "propia casa" "como cosa alquilada y para su uso particular".

(51) Agradezco a la doctora Viviana Bravo Vargas por sus valiosos comentarios sobre este tema.

(52) El Mundo Ilustrado, Mexico (25 abr. 1909), sin paginar.

(53) Diario Oficial del Gobierno Socialista del Estado de Yucatan, Merida (8 abr. 1925), p. 13.

(54) En otros casos no eran los discos ni las maquinas para reproducirlos los ofrecidos en los remates judiciales. Como resultado de un juicio ejecutivo mercantil llevado a cabo en un juzgado civil capitalino en 1914, se ofrecia al publico "una comodita de encino, de una puerta para guardar discos de fonografos", por el precio de 10 pesos. Diario de Jurisprudencia, Mexico (martes 31 mar. 1914), p. 8.

(55) Diario Oficial del Gobierno Socialista del Estado de Yucatan, Merida (28 sep. 1922), p. 10.

(56) Periodico Oficial del Gobierno Libre y Soberano de Nuevo Leon, Nuevo Leon (4 jun. 1912), p. 16.

(57) Diario Oficial del Gobierno Socialista del Estado de Yucatan, Merida (27 sep. 1919), p. 4289.

(58) Nestor Garcia Canclini, "El consumo sirve para pensar".

(59) Claro esta que la ubicacion de las viviendas pudo ser inventada, sobre todo si desde el momento de firmar el contrato se intentaba incumplirlo.

(60) HOBSBAWM, Historia del siglo XX, p. 496.

(61) COHEN, "Encountering Mass Culture at the Grassroots", pp. 8-9.

(62) VILLA ROJAS, "Los mayas del actual territorio de Quintana Roo", p. 162.

(63) TANNEMBAUM, "Technology and Race in Mexico", p. 383.

(64) MCGOWAN (coord.), La Revolucion Mexicana, p. 169.

(65) CARDENAS, Apuntes, p. 25.

(66) REED, Mexico insurgente, pp. 49-50.

(67) PINEDA, La revolucion del sur, p. 498.

(68) Citado por WOMACK, Zapata y la Revolucion Mexicana, p. 180.

(69) Citado por WOMACK, Zapata y la Revolucion Mexicana, p. 180.

(70) Sobre el tema vease KOEGEL, "Grabaciones tempranas de musica y musicos mexicanos".

(71) Las primeras pistas sobre los fonogramas de Julio Ayala las obtuve de un trabajo del periodista e investigador Pablo Duenas. Vease Duenas, "La magia del fonografo".

(72) En este empeno destaco la figura de Rafael Cabanas, gerente de la empresa en Mexico, quien intervino en la seleccion de los "ejecutantes y el repertorio a grabar". Durante la visita a la capital mexicana, Werner grabo 303 cilindros. La edicion facsimilar de The Edison Phonograph Monthly revela, como muestra Koegel, un amplio repertorio conformado por "zarzuelas mexicanas y espanolas, corridos, coplas populares de la escena de zarzuela mexicana, extractos de opera, danzas vocales e instrumentales, valses, polcas, chotises y otras danzas de salon". Vease Koegel, "Grabaciones tempranas de musica y musicos mexicanos pp. 70-73.

(73) KOEGEL, "Grabaciones tempranas de musica y musicos mexicanos", p. 70.

(74) Semanario Literario Ilustrado, Mexico (lunes 3 nov. 1902), p. 740.

(75) Tomada de DUENAS, "la magia del fonografo", 2010.

(76) Entrevista realizada por Eliazer Velasquez, fragmento tomado de MARTINEZ, "Introduccion del Fonografo en San Luis Potosi", p. 18.

(77) El rescate de los testimonios orales sobre la recepcion de los fonografos constituye uno de los objetivos futuros de esta investigacion.

Leyenda: Imagen 1 Hoja suelta de la imprenta Guerrero. (39)

Leyenda: Imagen 2 Promocion de los discos de Julio Ayala en el periodico Semanario Literario Ilustrado, 1902. (75)
COPYRIGHT 2016 El Colegio de Mexico, A.C.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:iaz Frene, Jaddiel
Publication:Historia Mexicana
Date:Jul 1, 2016
Words:11674
Previous Article:?Heroe o villano? Porfirio Diaz, claroscuros. Una mirada desde la caricatura politica.
Next Article:Memorias en accion. Un nino en la Revolucion Mexicana de Andres Iduarte Foucher.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters