Printer Friendly

A 40 anos de su secuestro, el "Landshut" sera un simbolo antiterrorista.

Diana Mull fue elegida la primera pasajera en ser ejecutada por el comando que tenia en su poder el Boeing 737 de Lufthansa, si las autoridades de Dubai se negaban a rellenar de combustible la aeronave. Con un revolver apuntando a la cabeza de la joven, un terrorista comenzo la cuenta; pero antes de llegar al final y disparar, obtuvo lo que queria. Ese fue el episodio mas dramatico del secuestro del Landshut en octubre de 1977, y la propia Diana lo relata en un libro 40 anos despues, cuando el gobierno aleman decidio recuperar ese avion, llevarlo a suelo teuton y convertirlo en un "simbolo contra el terrorismo"

BERLIN.--Diana Mull sintio en la sien el canon del revolver, frio como hielo. Segundos despues una sensacion de anestesia recorrio todo su cuerpo: su verdugo comenzo entonces la cuenta de sus ultimos 10 segundos de vida ...

Al llegar al nueve y cuando Diana mentalmente ya habia recorrido sus 19 anos de vida y se habia despedido de su familia, por la radio de comunicacion de la cabina llego una voz distorsionada: "!Alto! !Llenaremos el deposito! !Llenaremos el deposito!".

Era el mediodia del 16 de octubre de 1977 y Diana Mull era una de las 91 personas a bordo del Boeing 737 de la aerolinea alemana Lufthansa que tres dias antes habia sido secuestrado por un comando de origen palestino.

El secuestro del Landshut, nombre de la aeronave, tuvo en vilo al pais los cinco dias que duro y represento el punto mas critico del denominado Otono Aleman, cuando el terrorismo de la Fraccion del Ejercito Rojo (RAF, organizacion alemana de izquierda radical) aterrorizo a la Republica Federal Alemana.

A 40 anos de aquellos sucesos, el Landshut volvio a acaparar los titulares de los medios alemanes pero esta vez por su poco convencional historia: tras ser el telon de fondo de aquel funesto evento de la historia y tras haber volado 30 anos mas, habria acabado su vida convertido en chatarra comprimida en un deshuesadero del norte de Brasil. Pero el gobierno aleman se encargo de que la aeronave de Lufthansa tuviera otro destino y emprendio la titanica tarea de traerlo de nuevo a suelo teuton para convertirlo en un monumento contra el olvido.

Cinco dias de terror

A las 13:00 horas del 13 de octubre de 1977 el Boeing 737 despego de Palma de Mallorca, Espana, con destino a la ciudad alemana de Frankfurt. A bordo viajaban cinco tripulantes y 86 pasajeros. La mayoria eran alemanes, pero tambien habia noruegos, austriacos, holandeses, estadunidenses, griegos, espanoles, suizos, una finlandesa y cuatro palestinos--dos hombres y dos mujeres--que, despues se sabria, pertenecian al Frente Popular para la Liberacion de Palestina.

Una hora despues del despegue las autoridades aeronauticas francesas comunicaron el desvio de la ruta de la nave y media hora mas tarde las italianas reportaron un mensaje recibido desde el Landshut por parte de quien se hacia llamar "capitan Martyr Mahmud": un comando liderado por el tenia secuestrada la nave y exigia como condicion para no matar a los pasajeros ni volar el avion en el aire la liberacion de 11 dirigentes de la RAF que estaban en distintas carceles alemanas.

Asi comenzo una de las peores pesadillas vividas en la Republica Federal Alemana y que coloco al entonces canciller federal, Helmut Schmidt, en la situacion mas dificil de su administracion: ceder o no ante los terroristas para salvar la vida de los rehenes.

La cronologia de lo sucedido los siguientes cinco dias quedo plasmada en detalle en el protocolo del gabinete de crisis que el gobierno aleman instalo para darle solucion al caso y que muchos anos despues, en 2008, fue publicado por el semanario Der Spiegel.

Tras cambiar la ruta original, el avion viro a la derecha y a las 15:45 aterrizo en Roma. Ahi los terroristas exigieron que se rellenara el tanque de combustible y alrededor de dos horas despues ordenaron un nuevo despegue. La noche de ese mismo 13 de octubre la aeronave aterrizo en el aeropuerto de Larnaca, en Chipre.

De nuevo con amenazas de ejecutar a pasajeros y miembros de la tripulacion, Mahmud logro que el avion fuera cargado con combustible y la nave volvio a volar.

El viernes 14 de octubre antes del mediodia, el Landshut aterrizo sorpresivamente en Dubai, en los Emiratos Arabes Unidos. Horas antes le habian negado el aterrizaje tanto en Beirut, Libano, como en Damasco, Siria.

Para ese momento ya era clara la demanda de los terroristas: el denominado Comando Siegfried Hauser y la Organizacion para la Lucha contra el Imperialismo Occidental pedian la liberacion de los dirigentes de la RAF alemana y de dos palestinos presos en Turquia, asi como un pago de 15 millones de dolares. El ultimatum vencia el domingo 16 de octubre de 1977.

Reinas de belleza

A bordo viajaban ocho jovenes alemanas quienes en distintos momentos de ese ano habian sido coronadas reinas de belleza de la discoteca mas popular de Mallorca, Graf Zeppelin. Las ocho, que no llegaban a los 22 anos, habian recibido como premio una semana de vacaciones en la isla espanola. Ese 13 de octubre de 1977 regresarian a Alemania en el Landshut luego de haber vivido siete dias de fiesta. Una de ellas era Diana Mull, de 19 anos y cuyo padre tiene raices mexicanas.

Con motivo del 40 aniversario del secuestro de la aeronave, Mull publico este otono en Alemania el libro Mogadiscio, el secuestro del Landshut y mi dramatica liberacion, en el que relata detalladamente lo vivido dentro del avion aquellos dias.

Como ella, el resto de los pasajeros padecieron la crueldad y sadismo de sus raptores. En los cinco dias que duro el secuestro nadie pudo moverse libremente dentro de la aeronave. Durante muchas horas tampoco pudieron beber o comer y desde el primer dia los banos quedaron rebosados. Mas aun, ante la prohibicion de moverse, los rehenes sin excepcion hicieron sus necesidades en sus propios asientos. La mayoria de las mujeres jovenes comenzaron a tener su menstruacion sin ninguna posibilidad de asearse. Sin aire acondicionado, la temperatura dentro del Landshut sobrepaso los 50 grados centigrados. El aire era irrespirable; el hacinamiento total. Muchos colapsaron.

"Fue la experiencia mas horrible que cualquier ser humano puede soportar. Hoy, a 40 anos de aquello, estoy bien porque gracias a la terapia aprendi a vivir con ese recuerdo. Pero hasta el fin de mi vida vivire con ese trauma", asegura Mull en entrevista telefonica.

Y es que, ademas de todo, la hoy estilista estuvo a solo un segundo de morir cuando aquel 16 de octubre el ultimatum de los secuestradores estaba por vencer. Martyr Mahmud queria dejar a toda costa Dubai pero las autoridades se rehusaban a llenar el tanque de combustible. Enfurecido, el terrorista eligio a su primera victima, Mull, y apuntando con su revolver a la sien de la joven la presento en la puerta abierta del avion. No habia duda de que la mataria si no cumplian su demanda.

Tras dos dias estacionado en Dubai y luego de que las autoridades cedieron, el avion volvio a tomar vuelo con direccion a Aden, entonces capital de Yemen del Sur. Pese a no tener permiso para aterrizar en suelo yemeni, el capitan, Jurgen Schumann, se vio obligado a realizar un aterrizaje de emergencia en la pista de arena aledana a la de aterrizaje, pues el combustible de la aeronave se agotaba.

Fue en esta breve estancia en tierra cuando Schumann fue ejecutado, luego de bajar del avion para hacer una revision del tren de aterrizaje y tardar demasiado tiempo en volver a la cabina.

En schock por la muerte del capitan, el copiloto Jurgen Vietor tuvo que encargarse del vuelo siguiente. La instruccion fue dirigirse hacia el cuerno de Africa. Dos horas despues, la madrugada del 17 de octubre, el Landshut aterrizo en Mogadiscio, capital de Somalia.

A punto de vencer el plazo dado por los terroristas, y cuando estos ya habian incluso atado a todos los rehenes y les habian rociado alcohol, llego el mensaje que esperaban. El gobierno aleman cedia ante sus pretensiones y solo les pedia cuando menos siete horas mas para trasladar a los terroristas liberados hasta Mogadiscio.

Pero era una mentira. Helmut Schmidt siempre tuvo claro que no se someteria a las exigencias del grupo, pero al mismo tiempo intentaria salvar la vida de los rehenes. Para ello echaron mano de la unidad de elite de la Policia Federal Alemana, el GSG 9, cuyos integrantes fueron quienes realmente se desplazaron a Somalia.

A las 00:05 horas del 18 de octubre dio inicio la Operacion Feuerzauber. Miembros del GSG 9 irrumpieron por sorpresa a traves de todas las puertas del avion. Al grito de "!cabezas hacia abajo!", los policias alemanes dispararon dentro de la aeronave matando a tres de los cuatro terroristas e hiriendo a la cuarta. A las 00:38 horas la radio alemana dio la noticia de la liberacion del avion sin que ninguno de los rehenes resultara herido o muerto.

Chatarra aeronautica

El episodio de Mogadiscio, aunque con un final afortunado, dejo profundas cicatrices en quienes lo vivieron y en el pais en general.

"El secuestro destrozo no solo la vida de las mas de 90 personas que estabamos dentro del avion, sino la de nuestras familias. A mi me tomo cuando menos 10 anos procesar y superar el asunto, pero mis padres todavia no lo logran", asegura a Proceso Diana Mull. Por ello, abunda, le resulta hasta el dia de hoy dificil pensar en un perdon para sus captores. "Hay gente que puede perdonar, pero yo no", dice.

Despues de ese tragico octubre de 1977, el Landshut siguio funcionando como avion de pasajeros hasta 1985, cuando Lufthansa lo vendio. Brindo servicio a distintas aerolineas y en su ultima etapa opero como avion de carga para una empresa brasilena. En 2008 fue dado de baja y desde entonces estuvo estacionado junto con otras aeronaves viejas en el aeropuerto Pinto Martins de Fortaleza, en el norte de Brasil.

Su destino seria convertirlo en chatarra. Pero el gobierno aleman dispuso otra cosa. El Ministerio de Asuntos Exteriores compro el Landshut por 20 mil euros.

En agosto de este ano un equipo de tecnicos y mecanicos de Lufthansa viajo a Brasil con la tarea de llevarlo de vuelta a casa. Cuatro semanas duro la Operacion Landshut, que incluyo desarmar y desmontar los motores, la cola y las alas. El reto para los tecnicos fue enorme, pues habria que hacerlo sin danar el viejo avion y ademas buscar la forma idonea de transportarlo.

Para esto ultimo, los especialistas alemanes echaron mano de uno de los aviones de carga mas grandes del mundo: el Antonov, de manufactura ucraniana. Este avion es utilizado normalmente para transportar equipo militar, como helicopteros y submarinos. Solo dentro de este gigante cabe un Boeing 737, con las alas desmontadas.

Fue asi que para conmemorar el 40 aniversario de su secuestro, el Landshut volvio a suelo aleman. Su nueva casa sera el Museo Domier, en la ciudad de Friedrichshafen, donde una vez restaurado sera exhibido junto a informacion sobre los turbulentos episodios vividos en ese otono aleman.

"La idea de convertirlo en un simbolo contra el terrorismo y exponerlo me parece fantastica y muy importante. Sobre todo porque la historia no debe olvidarse. Todos los que la vivimos moriremos, pero ese episodio no debe quedar en el olvido y las nuevas generaciones deben conocerlo", considera Mull, quien confiesa sentir un poco de temor de volver a subir al Landshut una vez que quede listo y luzca exactamente como hace 40 anos.

Leyenda: Dentro de un Antonov. Regreso a Alemania
COPYRIGHT 2017 CISA Comunicacion e Informacion, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Alcaraz, Yetlaneci
Publication:Proceso
Date:Nov 12, 2017
Words:2153
Previous Article:El "show punitivo" del gobierno de Macri.
Next Article:Las exequias de la Revolucion de Octubre.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters