Printer Friendly

?Son problematicos para el veritismo la naturaleza y el valor del entendimiento?

1. Introduccion

En anos recientes se ha argumentado que el hecho de que la epistemologia moderna se concentrara en enfrentar el escepticismo repercutio en que el espectro de logros cognitivos estudiados en esta area de la filosofia se estrechara y abarcara solo el conocimiento y la justificacion, en vista de que son estos los logros que el esceptico pone en duda. Puesto que el conocimiento es conocimiento solo de verdades, y la justificacion es justificacion para creer que algo es verdadero, la nocion de creencia verdadera se convirtio en la piedra de toque en el estudio y la comprension de los aspectos valiosos o exitosos de la cognicion. Desde este punto de vista, la concentracion obsesiva en como conocemos la verdad ha resultado en la desestimacion de logros cognitivos cuya naturaleza, se argumenta, no puede explicarse plenamente solo en terminos de esa piedra de toque tradicional. Se piensa que uno de esos logros cognitivos desestimados es el entendimiento. (1)

Sea o no que el dominio de la creencia verdadera en la arquitectura de la evaluacion epistemica se deba a la concentracion en el escepticismo, el hecho es que ese dominio ha sido real y es identifiable en el teorizar de muchos epistemologos contemporaneos. En este trabajo, y tomando prestada terminologia introducida por Goldman (1999, cap. 3; y 2001), llamare "veritista" a un tipo de teoria de la evaluacion epistemica que considera que el valor de la creencia verdadera esta esencialmente involucrado en la explicacion de todo valor epistemico. (2) La epistemologia veritista no niega que exista una pluralidad de valores epistemicos: el conocimiento y la justificacion ofrecen ya un par de ejemplos de bienes epistemicos distintos de la creencia verdadera; lo que sostiene es solo que la explicacion del valor epistemico de esos bienes necesariamente tiene que aludir al valor de la creencia verdadera.

La tesis de que la explicacion de todo valor epistemico esencialmente debe hacer referencia al valor de la creencia verdadera es indeterminada: no dice de que manera exactamente debe hacerse referencia a tal valor. Deliberadamente doy esta caracterizacion amplia del veritismo con el fin de que abarque distintintas teorias veritistas especificas.

Algunas teorias veritistas que llamo "duras" consideran que la creencia verdadera es el unico valor epistemico fundamental; dentro de una teoria semejante, la razon especifica por la cual tiene que hacerse referencia al valor de la creencia verdadera en la explicacion de cualquier valor epistemico es que el valor epistemico de cualquier unidad que se este evaluando (un metodo, una propiedad, un rasgo de caracter, etc.) es meramente instrumental con respecto al logro de la creencia verdadera. (3) De este modo, la evaluacion distintivamente epistemica de una unidad se realiza desde el punto de vista de que tan conducente sea al logro del valor epistemico fundamental que es la creencia verdadera.

Pero no todas las teorias veritistas son duras; es decir, no todas suponen que la manera en la que el valor de la creencia verdadera esta involucrado en la explicacion de todo valor epistemico sea en calidad de unico valor epistemico fundamental con respecto al cual cualquier otro valor epistemico sea meramente instrumental. Hay teorias veritistas, que llamare "tolerantes", que permiten que el papel del valor de la creencia verdadera en la explicacion de algunos valores epistemicos sea distinto del papel monista que le atribuyen las teorias duras. por ejemplo, segun un tipo de teoria defendida por Sosa (2003 y 2007, cap. 4) y Greco (2003 y 2010), existe un tipo de valor epistemico que consiste en el merito de un sujeto al lograr una creencia verdadera mediante el ejercicio de alguna competencia cognitiva propia. De acuerdo con este tipo de teoria, el valor epistemico de ese merito no es meramente instrumental con respecto al logro de la creencia verdadera, pues un sujeto puede adquirir el mismo numero de creencias verdaderas sin merito alguno; por ejemplo, solo gracias a la ayuda externa de un angel guardian o de un genio benigno. De modo que el valor epistemico contenido en el merito de lograr la verdad mediante las competencias propias no es explicable simplemente por el hecho de que tales competencias sean conducentes a la creencia verdadera. Sin embargo, la explicacion del valor del merito epistemico todavia hace referencia de algun otro modo al valor de la creencia verdadera; en particular, lo que hace que el valor de ese merito sea distintivamente epistemico es que el bien que se le acredita al sujeto es el bien epistemico de la creencia verdadera. Si el bien que se le acreditara al sujeto en virtud del ejercicio de sus competencias no fuera la creencia verdadera sino un bien estetico, moral o atletico, entonces el merito del sujeto no poseeria un valor distintivamente epistemico sino estetico, moral o deportivo. De este modo, el valor de la creencia verdadera sigue desempenando un papel esencial en la explicacion del valor distintivo del merito epistemico.

Este tipo de teorias sobre el valor del merito epistemico son solo un ejemplo de como el valor de la creencia verdadera puede estar esencialmente involucrado en la explicacion del valor epistemico de algo, sin asumir que todo valor epistemico sea meramente instrumental con respecto al valor de la creencia verdadera. puede haber otras maneras distintas en las que el valor de la creencia verdadera puede estar involucrado en la explicacion de otros valores epistemicos, pero para los fines de este trabajo es suficiente considerar como un ejemplo la explicacion del valor del merito epistemico.

Debo subrayar que las epistemologias veritistas tolerantes, tal como las he caracterizado, no niegan que algunos valores epistemicos sean correctamente explicables como meramente instrumentales con respecto al valor de la creencia verdadera; lo que rechazan es la tesis dura de que todos los valores epistemicos sean correctamente explicables de esa manera. Al permitir que el valor de la creencia verdadera desempene mas de un unico papel en la explicacion de diversos valores epistemicos, las epistemologias veritistas tolerantes poseen, en principio, un poder explicativo superior al de las teorias veritistas duras.

En este trabajo discutire una serie de objeciones a las epistemologias veritistas segun las cuales estas no consiguen explicar satisfactoriamente la naturaleza y el valor epistemico de un tipo central de entendimiento que llamare entendimiento tematico, es decir, el entendimiento que puede lograrse de un cuerpo complejo de informacion sobre un tema, asunto u objeto. Asumo que el entendimiento tematico es un tipo de logro cognitivo que una epistemologia debe ser capaz de explicar. Argumentare que las objeciones sometidas a examen no consiguen revelar ningun deficit explicativo en las epistemologias veritistas tolerantes, tal como las caracterice antes. Este tipo de teoria veritista es suficientemente robusta para dar cuenta de todo lo que una epistemologia tendria que poder explicar acerca de la naturaleza y el valor epistemico del entendimiento. Si la epistemologia veritista sufre de deficiencias, estas deben buscarse en otra parte, no en los deficits explicativos que le imputan las objeciones que examinare.

Las secciones 2 y 3 se ocupan de objeciones que intentan mostrar que los estados cognitivos implicados en el entendimiento tienen una naturaleza sui generis que no es proposicional y que, por lo tanto, el modelo veritista de evaluacion no puede aplicarseles por estar centrado en la evaluacion de la creencia verdadera, que es necesariamente proposicional. Las secciones 4 y 5 examinan objeciones que intentan mostrar que hay aspectos del entendimiento epistemicamente valiosos que no pueden explicarse en terminos veritistas.

Antes de continuar debo hacer un par de observaciones. Primero, las objeciones al veritismo que discutire no se presentan de manera aislada en los textos de los autores que las formulan (principalmente J. Kvanvig, L. Zagzebski y W. Riggs). (4) De hecho, el proposito central de esos textos no es socavar el veritismo, sino presentar una teoria positiva sobre la naturaleza y el valor del entendimiento que no tenga las supuestas deficiencias de una teoria veritista. En este trabajo no me ocupo de las teorias positivas sobre el entendimiento propuestas por esos autores, sino solo de las objeciones que hacen al veritismo; esta es una estrategia legitima, pues si sus objeciones al veritismo fracasan, las teorias positivas que ellos proponen perderan una de sus motivaciones centrales. Segundo, los terminos que uso para describir las objeciones de esos autores no siempre coincide con la terminologia que ellos mismos usan. Esto podria dar la impresion de que las objeciones que les atribuyo realmente no se encuentran en los textos, pero esto no es asi. Ofrezco suficientes citas que muestran como el espiritu de las reflexiones de esos autores es antiveritista en el sentido que yo sostengo. Si a veces uso terminologia que ellos no utilizan para describir lo que desean objetar del veritismo es simplemente con el fin de acunar una manera uniforme de referirme a esas objeciones.

2. Entender, saber y estados doxicos

Como ya he senalado, el tipo de entendimiento del que me ocupare es el entendimiento que uno puede tener de un cuerpo complejo e integrado de informacion; se trata del entendimiento o comprension que uno puede lograr con respecto a un tema o materia. por ejemplo, entender un determinado periodo en la historia de una nacion o el funcionamiento de un artefacto. En lo que sigue se aclarara mas en que consiste este tipo de entendimiento; parte de lo que esta en juego en las objeciones antiveritistas que examinare es precisamente determinar en que consiste exactamente el entendimiento tematico.

Se ha argumentado que el entendimiento tematico no es un tipo de conocimiento proposicional. J. Kvanvig, por ejemplo, cree que "el entendimiento es un logro cognitivo distinto del conocimiento", y argumenta en contra de la concepcion segun la cual "la clase de entendimiento en cuestion cuando consideramos nuestros exitos y logros cognitivos es algun tipo de conocimiento profundo y comprensivo acerca de algun tema, topico o cuestion particular" (Kvanvig 2003, p. 188). (5) El entendimiento al que se refiere Kvanvig consiste en "una aprehension o apreciacion interna de como los variados elementos en un cuerpo de informacion se relacionan entre si en terminos de relaciones explicativas, logicas, probabilisticas y de otro tipo" (2003, pp. 192-193). La tesis en favor de la que argumenta es que el entendimiento, en ese sentido, no es una especie de conocimiento. Su argumento principal en favor de esta tesis consiste en mostrar que algo que es esencial para el conocimiento --a saber, que la creencia no sea accidentalmente verdadera-- no es esencial para el entendimiento; por lo tanto, el entendimiento no puede ser una especie de conocimiento:
   el entendimiento no refiere a los aspectos etiologicos que pueden
   ser cruciales para el conocimiento. Lo que es distintivo del
   entendimiento [...] es el ver o apreciar interno de relaciones
   explicativas e inductoras de coherencia en un cuerpo de informacion
   [...]. Cuando pensamos sobre el conocimiento [...] nuestra
   atencion se dirige inmediatamente hacia otra parte [...], tomamos
   en cuenta la posibilidad de que acertemos de manera fortuita, por
   accidente, de estar en lo correcto pero solamente por suerte.
   (2003, p. 198)


Kvanvig describe un caso en el que un sujeto tiene entendimiento de un cuerpo de informacion sin tener conocimiento de las proposiciones que integran ese cuerpo, precisamente porque el sujeto es beneficiario de una clase de suerte epistemica incompatible con el conocimiento. Juan ha leido mucho sobre la historia del dominio comanche de las planicies meridionales de Norteamerica durante el siglo xix. Los libros que Juan leyo contienen informacion correcta sobre este asunto, de modo que al leerlos Juan ha obtenido un entendimiento impresionante de ese fenomeno historico. Ahora bien, supongase que la mayoria de los libros sobre ese tema que Juan no consulto contienen informacion incorrecta sobre ese asunto. Ocurre que Juan ha consultado los libros de historia que contienen informacion correcta, pero su eleccion de libros para consulta ha sido aleatoria: facilmente podria haber consultado los libros que contienen informacion incorrecta, simplemente tuvo suerte en no consultar esos libros. Kvanvig sostiene que, debido a que Juan posee informacion correcta sobre los hechos historicos como resultado de esa suerte, Juan no tiene conocimiento de esos hechos. (6) pero Kvanvig alega que, a pesar de que Juan no tenga conocimiento de las proposiciones que componen su cuerpo de informacion acerca del dominio comanche, tiene entendimiento de ese fenomeno historico. El entendimiento sobrevive a una clase de suerte epistemica que es fatal para el conocimiento; por lo tanto, el entendimiento no puede ser una especie de conocimiento.

La tesis de que, en un caso como el anterior, la clase de suerte que se ilustra impide el conocimiento pero no el entendimiento puede cuestionarse; sin embargo, en lo que sigue concedere esa tesis y que de ella se sigue que el entendimiento tematico no es una especie de conocimiento. (7) Argumentare que aun cuando esto sea correcto, explicar la naturaleza del entendimiento no constituye un problema insuperable para un modelo veritista de los logros epistemicos.

En primer lugar, intentemos entender mejor que es exactamente el entendimiento tematico, tal como Kvanvig lo describe. En la cita anterior, Kvanvig afirma que el entendimiento "requiere [...] una aprehension [grasping] o apreciacion [appreciation] interna de como los diversos elementos en un cuerpo de informacion se relacionan entre si en terminos de relaciones explicativas, logicas, probabilisticas y de otros tipos" (2003, pp. 192-193), se trata de "el ver [seeing] o apreciar interno de relaciones explicativas e inductoras de coherencia en un cuerpo de informacion" (2003, p. 198). De acuerdo con el, alguien logra entender cuando "la persona ha visto [seen] los tipos correctos de relaciones entre las diversas piezas de informacion que aprehende" (2003, p. 193), y pone enfasis en que el mero hecho de que se den esas relaciones entre las piezas de informacion que el sujeto posee no es suficiente para que se de el entendimiento; este requiere, ademas, que "la manera en que toda la informacion encaja entre si tiene que ser parte de lo que la persona es consciente [aware of]" (2003, p. 202). (8) Tenemos que preguntar en que consiste este distintivo "aprehender", "ver", "apreciar" o "ser consciente de" las relaciones explicativas en el entendimiento. puesto que en el lenguaje ordinario los usos mas naturales de tales expresiones son facticos (es decir, se usan correctamente solo cuando la proposicion que sigue a la clausula-que que acompana a esas expresiones es verdadera), podriamos formular la hipotesis de que el significado de tales vocablos es equivalente a --o por lo menos implica-- conocimiento proposicional, pues este es el estado mental factico mas general. (9) De acuerdo con esto, "apreciar" como se integran entre si los diversos elementos en un cuerpo de informacion y "ver" las relaciones explicativas que los vinculan implicaria saber que tales relaciones se dan. Sin embargo, Kvanvig no puede asumir esta lectura natural de esos vocablos porque tal lectura haria que el saber que se dan las relaciones explicativas relevantes fuera una condicion necesaria para entender el cuerpo de informacion correspondiente, lo cual significa que uno no podria entender ese cuerpo de informacion sin tener conocimiento de las relaciones explicativas relevantes que se dan entre los elementos de informacion. pero esto parece contradecir su tesis central de que el entendimiento no es una especie de conocimiento porque uno puede entender el cuerpo de informacion sin tener conocimiento de las proposiciones individuales que lo constituyen.

Kvanvig podria replicar que el conocimiento de las relaciones explicativas entre las proposiciones que componen un cuerpo de informacion no es lo mismo que el conocimiento de las proposiciones mismas que estan relacionadas; podriamos negar que el segundo conocimiento sea necesario para el entendimiento del cuerpo de informacion (como Kvanvig lo hace con base en su ejemplo sobre la historia comanche) y aceptar consistentemente con ello que el primer conocimiento es necesario para ese entendimiento (como lo demanda la lectura factica de sus expresiones clave). Sin embargo, si el ejemplo de Kvanvig muestra que se puede entender un cuerpo de informacion sin tener conocimiento de las proposiciones individuales que lo constituyen, tambien muestra que se puede tener entendimiento sin tener conocimiento de las relaciones explicativas relevantes que se dan entre esas proposiciones. En efecto, en el ejemplo de Kvanvig, si la suerte epistemica es fatal para el conocimiento de las proposiciones individuales en el cuerpo de informacion que uno posee, tambien lo es para el conocimiento de las relaciones explicativas que se dan entre ellas, porque uno aprende acerca de esas relaciones a traves de la misma fuente de informacion, la cual es correcta, pero uno ha tenido suerte al seleccionarla. Asi pues, en su ejemplo, Kvanvig tiene que aceptar que la suerte epistemica tambien impide el conocimiento de las relaciones explicativas que se dan entre los elementos de informacion que uno posee, sin impedir el entendimiento de ese cuerpo de informacion. por lo tanto, Kvanvig no puede aceptar que el entendimiento implique el conocimiento de que tales relaciones se dan. Kvanvig no puede adoptar coherentemente la lectura natural, factica, de los terminos que usa para caracterizar la naturaleza del entendimiento.

En una lectura menos natural de los terminos clave que Kvanvig usa para caracterizar el entendimiento, ellos resultan meramente doxicos: cuando uno "aprecia" o "aprehende" que p, uno juzga --o al menos esta dispuesto a juzgar-- que p. Esta lectura hace de los estados de apreciar y aprehender que p especies de creer que p; en lo que sigue entendere "estados doxicos" como estados de creencia. puesto que toda creencia es proposicional, segun la presente lectura, el entendimiento consistiria en creer ciertos contenidos proposicionales complejos que articulan las relaciones explicativas establecidas entre las diversas piezas de informacion que uno posee. Dada nuestra discusion previa, hemos de conceder que tales creencias complejas no necesitan ser conocimiento para constituir entendimiento. No obstante, es claro que no cualquier conjunto de tales creencias complejas lo dotaria a uno de entendimiento. Si uno forma creencias de manera extremadamente descuidada que, sin embargo, articulan correctamente relaciones explicativas entre varios hechos que uno ha memorizado sobre la historia comanche, no por ello uno entiende algo sobre la historia comanche. La razon de esta carencia de entendimiento no es que la manera en la que uno llego a esas creencias no sea fiable, que facilmente podria haber conducido a la falsedad o que entregue creencias verdaderas solo por accidente. Todos estos son obstaculos para el conocimiento de esas proposiciones en el caso presente, pero hemos visto que, en la concepcion de Kvanvig, podemos carecer de ese conocimiento sin carecer del entendimiento correspondiente. La razon por la que uno carece de entendimiento en el caso que imaginamos debe ser diferente. propongo que la razon es que creemos las proposiciones que articulan las relaciones explicativas a pesar de tener razon para dudar de la fiabilidad de la fuente de esas creencias, pues sabemos que formar creencias de manera extremadamente descuidada sobre como se relacionan entre si varios hechos que hemos memorizado no es un buen camino para llegar a entender como se relacionan esos hechos entre si. En un caso tal, creemos en varias relaciones explicativas por malas razones, no conseguimos creer con justificacion adecuada.

Lo anterior sugiere que las creencias que articulan las relaciones explicativas entre diversos elementos de informacion tienen que estar adecuadamente justificadas si es que han de dar lugar al entendimiento. pero, entonces, el entendimiento se convierte en cumulos de una especie de creencia verdadera justificada y asi el veritismo puede explicar su naturaleza como un caso especial de creencia verdadera justificada. (10) En este punto, desde luego, podria haber explicaciones no veritistas del componente de justificacion de ese caso especial de creencia verdadera justificada, tal como puede haber explicaciones no veritistas de la justificacion en general. Por ejemplo, un pragmatista desearia explicar la justificacion no solo en terminos de alguna conexion adecuada con la verdad, sino ademas, y tal vez principalmente, en terminos de alguna conexion adecuada con los fines practicos de las personas. Sin embargo, el asunto que importa es que el veritismo podria dar una explicacion de los estados doxicos que, segun la presente hipotesis, constituyen los estados de entendimiento. La naturaleza del entendimiento no seria intratable para una epistemologia veritista.

La lectura doxica de los terminos clave de Kvanvig ayudaria de la manera indicada a reivindicar el veritismo en contra del cargo de que no es capaz de explicar la naturaleza del entendimiento tematico. probablemente esta sea la razon de que Kvanvig desee evitar que se interpreten los estados de aprehension y apreciacion de relaciones explicativas como estados doxicos. La base de su rechazo de la lectura doxica es que:
   cuando se logra el entendimiento, el objeto del entendimiento es un
   "trozo informacional" mas que un numero de proposiciones singulares
   [...]. Aunque uno podria saber un cierto numero de proposiciones,
   incluso junto con otras proposiciones acerca de las relaciones
   explicativas y de otro tipo inductoras de coherencia entre la
   informacion en cuestion, este conocimiento proposicional no
   constituiria entendimiento [...] hasta que ocurriera un cambio en
   el objeto de tal logro cognitivo. (2003, p. 192)


Puesto que el objeto de la creencia es proposicional, tanto como lo es el objeto del conocimiento proposicional, estas observaciones de Kvanvig implican que el apreciar relaciones explicativas constitutivo del entendimiento no puede ser una especie de creencia; el entendimiento es otro tipo de estado sui generis cuyo objeto no es proposicional, sino un "trozo informacional". pero entonces Kvanvig nos deja por completo en la oscuridad en lo que se refiere a como interpretar los estados de apreciacion implicados en el entendimiento. En vista de su meta argumentativa (i.e., defender que el entendimiento no es una especie de conocimiento), no puede adoptar de manera coherente la interpretacion natural, factica, de los estados de apreciacion de relaciones explicativas; pero tampoco desea adoptar la lectura doxica, la cual haria tratable el problema de la naturaleza del entendimiento dentro de un enfoque veritista. Kvanvig no ofrece una caracterizacion clara de los supuestamente sui generis estados cognitivos implicados en el entendimiento que, segun piensa, lo hacen problematico para un enfoque veritista. (11)

3. Vehiculos no proposicionales de entendimiento

En la seccion anterior sugeri que si interpretamos los estados de apreciacion de relaciones explicativas implicados en el entendimiento como estados doxicos, el veritismo podria tratarlos como una especie de creencias verdaderas justificadas. Algunos oponentes del veritismo siguen a Kvanvig en su rechazo a este intento de hacer el entendimiento tratable para el veritismo argumentando que los estados de entendimiento no son necesariamente proposicionales y que, por lo tanto, a fortiori, no pueden explicarse como una especie de creencias verdaderas justificadas, pues toda creencia es necesariamente proposicional. L. zagzebski, por ejemplo, cree que "entender involucra ver como las partes de un cuerpo de conocimiento encajan entre si, donde el encajar entre si no tiene el mismo forma proposicional" (2001, p. 244, las cursivas son mias). Y en el mismo espiritu, W. Riggs afirma que:

hay buenas razones para dudar que el entendimiento siempre sea proposicional. Esto es, el contenido real del entendimiento que uno tiene podria no ser plenamente explicable en terminos de creencias que puedan atribuirse de manera plausible al agente. Esto equivale a negar que el fenomeno del entendimiento pueda reducirse simplemente a una coleccion de creencias verdaderas. (Riggs 2003, p. 218)

Como Kvanvig, el tipo de entendimiento que Zagzebski y Riggs tienen en mente involucra la apreciacion de un patron de relaciones explicativas y de otro tipo que se mantienen dentro de un todo. Tal como Riggs lo indica:

La clase de entendimiento que tengo en mente es la apreciacion o aprehension de un orden o patron y de como las cosas se relacionan entre si. El entendimiento tiene una multitud de objetos apropiados, entre ellos maquinas complejas, personas, materias o disciplinas, pruebas matematicas y muchos mas. (Riggs 2003, p. 217)

Ni zagzebski ni Riggs niegan que entender un tema o una maquina involucre tener varios estados proposicionales; por ejemplo, aquellas creencias que uno expresaria verbalmente cuando articula lo que entiende. Lo que niegan es que el entendimiento consista en o sea plenamente explicable en terminos del hecho de tener esos estados proposicionales. Con el fin de justificar esta afirmacion discuten casos en los que la apreciacion o aprehension de relaciones en un cuerpo de informacion se obtiene a traves de un vehiculo no proposicional, que no seria plausible reducir a un conjunto de proposiciones creidas por la persona que obtiene el entendimiento. Riggs menciona el entendimiento que se obtiene a traves de graficas y diagramas (2003, p. 218) y Zagzebski menciona el papel de una imagen metaforica:

El genetista matematico, Sewall Wright, uso la metafora de una planicie con valles y colinas como una manera de explicar los mecanismos geneticos de adaptacion. Argumento que la seleccion natural lleva a las poblaciones cuesta arriba. Cientificos que piensan que las poblaciones buscan el nivel cercano mas bajo han sugerido invertir la imagen. De cualquier manera, la gente encuentra que la imagen les ofrece un entendimiento que de otra forma no habrian logrado. (Zagzebski 2001, pp. 241-242)

Vimos que Kvanvig sostiene que la razon por la que el entendimiento no puede reducirse a la creencia es que el objeto del entendimiento no es proposicional, sino mas bien un "trozo informacional", pero senale que no consigue dar una explicacion inteligible de que pueda ser esto si no es un conjunto de proposiciones. zagzebski y Riggs ofrecen una hipotesis mas clara de por que esa reduccion no es posible. La idea es que el entendimiento que se obtiene a traves de ciertos vehiculos (tales como un diagrama, una grafica o una imagen metaforica) no se obtendria si el "trozo informacional" relevante fuera representado (si fuera posible hacerlo) por otros medios. Ahora bien, esos vehiculos mediante los que uno obtiene el entendimiento en cuestion no tienen estructura proposicional y, por esto, ellos piensan que el entendimiento obtenido a traves de esos vehiculos no puede consistir en --o ser explicable en terminos de-- creencias verdaderas que podamos atribuir al sujeto, pues las creencias necesariamente tienen contenidos proposicionales. En su concepcion, los estados de entendimiento y los estados de creencia resultan ser estados cognitivos con tipos de contenido muy diferentes.

Una respuesta inicial a esta objecion seria que, en el mejor de los casos, solo presenta un problema local para el veritismo, pues no todos los casos de entendimiento se logran a traves de vehiculos que no tienen estructura proposicional. Si lo que hace problematicos los casos de entendimiento que zagzebski y Riggs consideran es que se logran mediante el uso de vehiculos no proposicionales, entonces todos aquellos casos de entendimiento que si se logran mediante vehiculos proposicionales (por ejemplo, leyendo o escuchando oraciones significativas) podrian ser tratados en un marco veritista como algun tipo de creencia. Sin embargo, puede cuestionarse que aun los casos de entendimiento que se logran mediante vehiculos no proposicionales sean problematicos para el veritismo. Debemos notar que una presuposicion del razonamiento de zagzebski y Riggs parece ser la idea de que si el entendimiento se logra a traves de un vehiculo que no tiene estructura proposicional, como una grafica, un diagrama o una imagen metaforica, entonces el estado de entendimiento mismo no tiene contenido proposicional. pero esta suposicion necesita defensa, pues sin duda puede ponerse en duda. Quiza el vehiculo usado para obtener entendimiento en una ocasion particular no tenga estructura proposicional, pero tal vez el estado que constituye el que uno entienda si tenga contenido proposicional. por ejemplo, una grafica puede ser un aditamento excelente para entender alguna tendencia central en los datos recabados hasta el momento en relacion con cierto fenomeno social. La representacion visual de la tendencia es sin duda un valioso auxiliar para el logro del entendimiento, y ese auxiliar puede ser dificil de reemplazar con medios alternativos de representacion que tengan los mismos efectos o ventajas. pero estos hechos se refieren a la conveniencia practica de utilizar ciertos medios especificos de representacion con el fin de lograr entender algo, no implican por si solos que el entendimiento logrado no consista en un estado mental que tenga contenido proposicional. Despues de todo, uno puede expresar el entendimiento que ha conseguido del fenomeno en cuestion diciendo que los datos recabados muestran tal-y-cual tendencia, y que esto sugiere que tal-y-cual es el caso; y estas proferencias evidentemente comunican estados proposicionales, de ahi que su formulacion contenga clausulas-que explicitas.

Las ventajas practicas de utilizar un vehiculo no proposicional pueden manifestarse no solo en la adquisicion del entendimiento, sino tambien en su transmision. puede ser que sea mas conveniente utilizar el vehiculo original que no tiene estructura proposicional en lugar de algun otro, particularmente en lugar del discurso oral sin auxilios visuales, con el fin de representar y transmitir el entendimiento que uno ha logrado. pero, de nuevo, esto no prueba que el estado de compresion que se ha logrado no tenga contenido proposicional; unicamente indica que el vehiculo original facilita el logro de ciertos propositos relevantes de comunicacion. Expresar de manera verbal el entendimiento que uno ha logrado, en comparacion con dibujar una grafica sobre el pizarron, puede ser impractico, dadas ciertas metas pedagogicas, o pragmaticas de otro tipo, porque puede no ser la mejor manera de resaltar alguna tendencia central que se manifiesta en los datos recabados y que es crucial para entender el fenomeno en cuestion. No obstante, la tendencia central manifestada en los datos puede ser representada y expresada proposicionalmente.

En cualquier caso, la cuestion importante es que zagzebski y Riggs necesitan argumentar en favor de la tesis de que en los casos de entendimiento que ellos consideran, no solo el vehiculo para conseguir, representar y transmitir el entendimiento no tiene estructura proposicional, sino que el estado mismo de entendimiento, logrado a traves de ese vehiculo, no tiene contenido proposicional. Ellos no muestran que esto sea asi y he dado razones para pensar que de hecho no es asi. (12)

No hemos encontrado hasta aqui ninguna razon convincente para pensar que la naturaleza de los estados cognitivos implicados en el entendimiento tematico, o el papel que desempenan los vehiculos a traves de los cuales uno puede lograr entender algo, sean problematicos para un enfoque veritista de evaluacion epistemica.

4 . El valor epistemico de la sistematicidad y la organizacion

Los oponentes del veritismo se interesan en plantear objeciones que se enfocan ya no en la naturaleza actitudinal de los estados cognitivos implicados en el entendimiento, ni en cual sea su tipo de contenido propio, sino en el valor epistemico de tales estados; argumentan que el veritismo no puede dar cuenta de algunos aspectos en los que el entendimiento es distintivamente valioso. Kvanvig escribe:

dominar tales relaciones explicativas [constitutivas del entendimiento] no es valioso solo porque involucre descubrir verdades nuevas, sino tambien porque descubrir tales relaciones organiza y sistematiza nuestro pensamiento acerca de un tema de una manera que va mas alla de la mera adicion de mas creencias verdaderas, o incluso de mas creencias verdaderas justificadas. (2003, p. 202; las cursivas son mias)

Esto es correcto, sin duda. El valor de entender un tema va mas alla del valor de meramente tener un numero creciente de creencias verdaderas acerca de ese tema; desde el punto de vista de Kvanvig, el valor excedente en cuestion consiste en algun tipo de organizacion y sistematizacion. podemos conceder que esto es asi, pero tenemos que preguntar si la naturaleza de ese valor es epistemica. parte del valor asociado a las virtudes de tener un pensamiento organizado y sistematico sobre algun tema es sin duda alguna epistemico. por ejemplo, la organizacion y sistematicidad propias del entendimiento de un cuerpo de informacion son conducentes a metas cognitivas que claramente tienen un valor epistemico explicable en terminos veritistas; dos de esas metas son la prediccion y la explicacion. En efecto, una prediccion y una explicacion son epistemicamente valiosas al menos porque la probabilidad de que sean verdaderas es alta, dadas las evidencias. De manera que en la medida en que las virtudes de la organizacion y la sistematicidad sean conducentes a obtener predicciones y explicaciones cuya probabilidad de ser verdaderas sea alta, en esa medida poseeran ellas mismas valor epistemico. De este modo, el valor epistemico de esas virtudes sera explicado en terminos veritistas en funcion de su capacidad de conducir a explicaciones y predicciones cuya probabilidad de resultar verdaderas sea alta, dadas las evidencias.

Pero la objecion de Kvanvig es precisamente que la organizacion y sistematizacion propias del entendimiento son valiosas por algo mas que simplemente el hecho de que hagan mas probable la adquisicion de nuevas verdades. Desde el punto de vista de Kvanvig, senalar que la organizacion y sistematizacion son epistemicamente valiosas porque son conducentes a buenas predicciones y explicaciones, y que estas, a su vez, son epistemicamente valiosas en la medida en que su probabilidad de ser verdaderas sea alta dadas las evidencias, simplemente mueve el problema de lugar sin resolverlo. En efecto, Kvanvig podria repetir su objecion ahora con respecto a la prediccion y la explicacion, alegando que estas metas no son epistemicamente valiosas solo porque tengan una probabilidad alta de ser verdaderas dadas las evidencias. Me parece que en esta coyuntura la carga de la prueba esta del lado del antiveritista: su oponente, el veritista, ha identificado un aspecto en el que una prediccion o una explicacion son epistemicamente valiosas, el cual puede explicarse en el marco de su modelo de evaluacion. Si el antiveritista considera que existen otros aspectos de esas metas cognitivas que son epistemicamente valiosas, pero inexplicables en terminos veritistas, tiene que identificarlos y mostrar que el veritismo, o cualquier teoria de la evaluacion epistemica, tendria que dar cuenta de su valor. pero, de hecho, los antiveritistas citan tipicamente como aspectos de logros cognitivos que supuestamente son intratables para el veritismo aspectos tales que no hay razon para pensar que una teoria adecuada de la evaluacion epistemica tuviera que poder dar cuenta de ellos. por ejemplo, al explicar por que el valor de las virtudes inicialmente citadas de la organizacion y la sistematicidad son problematicas para el veritismo, Kvanvig menciona los siguientes aspectos de esas virtudes como aspectos valiosos, pero cuyo valor es inexplicable en terminos veritistas:

Tal organizacion es pragmaticamente util porque nos permite razonar a partir de una parte de la informacion hacia otra informacion relacionada que es util como una base para la accion [...]. Asimismo, tales elementos organizados en nuestro pensamiento proveen un punto final al proceso de investigacion el cual es intrinsecamente satisfactorio, y produce asi una sensacion o sentido de completud en nuestra aprehension de un tema particular. (Kvanvig 2003, p. 202; las cursivas son mias.)

Es verdad que entender un tema es valioso por esas razones: por ser pragmaticamente util y por producir una sensacion satisfactoria de completud y logro en la comprension que tenemos de las cosas; pero no se nos ha dado una razon para conceptualizar esos valores como epistemicos. La practica evaluativa estandar se encuentra equipada con taxonomias no epistemicas que clasifican esos tipos de valor como, por ejemplo, practicamente util y psicologicamente agradable. Aunque la aplicacion correcta de estas categorias no excluye la presencia de algun valor epistemico, tampoco la implica. El hecho de que una explicacion sea practicamente util o psicologicamente agradable no excluye que tambien sea epistemicamente valiosa; sin embargo, puede ser practicamente util y psicologicamente agradable sin tener ningun merito epistemico, por ejemplo, porque se apoya en hipotesis erradas que solo por accidente parecen explicar el fenomeno particular del momento, pero que fallarian en cualquier otro caso. Las dimensiones de valor que Kvanvig asocia con la organizacion y la sistematicidad propias del entendimiento son reales, pero no indican necesariamente la presencia de algun valor reconociblemente epistemico que el veritismo tenga que explicar, pues el veritismo es una teoria del valor epistemico de la cognicion, no una teoria de todas las posibles clases de valor que la cognicion puede traer consigo.

5. El valor epistemico de habilidades cognitivas

otro aspecto del entendimiento que lo hace epistemicamente valioso y que se piensa que es problematico para el veritismo es el hecho de que el entendimiento se encuentra constitutivamente asociado a un rango de habilidades cognitivas. Se argumenta que el valor epistemico de tales habilidades es problematico para el veritismo porque la posesion de tales habilidades no puede explicarse simplemente atribuyendo creencias verdaderas u otro tipo de estados proposicionales al agente. El sujeto puede tener muchas creencias verdaderas --incluso abundante conocimiento proposicional-- acerca del tema sobre el que tiene entendimiento, pero se argumenta que su entendimiento no es reducible al hecho de que tenga esas creencias verdaderas o ese conocimiento proposicional, pues la posesion de las habilidades constitutivamente asociadas con el entendimiento no es equivalente a ningun conjunto de esas creencias o esos conocimientos. (13) veamos algunos ejemplos que ilustran esta nueva objecion. Riggs nos pide que consideremos a alguien que entiende los automoviles; piensa que el entendimiento de esta persona se "captura" de mejor manera en terminos de sus habilidades para predecir y diagnosticar problemas en un automovil a partir de pistas escasas. Considerese tambien a alguien que entiende cierto periodo de la historia de una nacion; esta persona desplegara su entendimiento en la forma de habilidades para imaginar y discutir competentemente que habria sucedido en cierta coyuntura historica si ciertas otras cosas hubiesen sido ligeramente diferentes en el devenir de los hechos. Riggs piensa que esta habilidad de pensar contrafacticamente de manera competente, asi como las habilidades de prediccion y diagnostico del experto en automoviles, van mas alla de meramente tener creencias verdaderas o conocimiento proposicional acerca de esos temas: (14) "este tipo de habilidades indican un alto grado de entendimiento, y con frecuencia no pueden adquirirse o explicarse en terminos de conocimiento proposicional" (Riggs 2003, p. 220). La idea detras de este razonamiento parece ser que el entendimiento involucra algun tipo de saber como y que este no puede reducirse al conocimiento proposicional, ni a ningun otro estado cognitivo proposicional del sujeto. zagzebski es mas explicita sobre este punto:
   uno no entiende una parte de un area tematica si no posee la
   habilidad de explicar su lugar dentro de una estructura teorica
   mucho mas amplia, y se adquiere la habilidad [ ability] para hacer
   esto cuando se domina una destreza [skill] [...]; el entendimiento
   es un estado que se consigue mediante el aprendizaje de un arte o
   una destreza, una techne. Uno consigue entender cuando sabe como
   hacer algo bien, y esto hace que sea una persona fiable para
   consultarla en asuntos que se refieren a la destreza en cuestion.
   (2001, p. 241)


Zagzebski no niega que saber como hacer algo traiga consigo conocimiento proposicional; al contrario, acepta que tipicamente es asi, por ello afirma que cuando uno sabe hacer algo bien se convierte en un informante fiable sobre asuntos relacionados con la destreza del caso. La cuestion es mas bien que tener ese conocimiento proposicional no basta por si solo para hacer que uno tenga la habilidad. La no reducibilidad del saber como al saber proposicional es un asunto debatido, pero por mor del argumento deseo conceder que la tesis no reductivista que Riggs y zagzebski asumen es correcta; argumentare que aun asi explicar el valor epistemico de las habilidades asociadas con el entendimiento no constituye un problema para el veritismo.

Una epistemologia veritista no niega que haya unidades objeto de evaluacion epistemica distintas de la creencia (tales como metodos, practicas y rasgos de sujetos), solamente sostiene que la evaluacion distintivamente epistemica de esas unidades debe hacer referencia de manera esencial a alguna conexion apropiada que ellas tengan con el valor de la creencia verdadera. Las habilidades cognitivas son unidades que pueden evaluarse desde ese punto de vista veritista de la siguiente manera. Las habilidades cognitivas que se piensa que estan constitutivamente asociadas con estados de entendimiento son habilidades para predecir, diagnosticar, imaginar y explicar. El ejercicio exitoso de cualquiera de estas habilidades da lugar a los resultados canonicos de tales habilidades, es decir, buenas predicciones, buenos diagnosticos, buenas descripciones contrafacticas y buenas explicaciones. Ahora bien, lo que hace que cualquiera de estos resultados canonicos de las habilidades sea epistemicamente bueno es que de alguna manera cumple con un estandar veritista de evaluacion. por ejemplo, lo que hace que una prediccion sea epistemicamente buena es (por lo menos) que se realiza a partir de evidencias que hacen que la probabilidad de que resulte verdadera sea alta. Lo que hace que una descripcion contrafactica sea epistemicamente buena es (por lo menos) que la probabilidad de que su consecuente sea verdadero es alta dada la hipotesis de que su antecedente lo es. Asi pues, podemos conjeturar que el estandar de correccion de la creencia, i.e., la verdad, se aplica a los resultados canonicos de las habilidades en cuestion; tales resultados tienen valor epistemico en la medida en que satisfacen ese estandar. puesto que cuando una de esas habilidades cognitivas sistematicamente produce resultados fallidos --i.e., predicciones de baja probabilidad, descripciones contrafacticas incorrectas, etc.-- se evalua negativamente, resulta razonable suponer que atribuimos valor epistemico a esas habilidades solo en la medida en que producen resultados que consideramos epistemicamente valiosos; las habilidades tienen valor epistemico porque sus resultados lo tienen. De este modo, el valor epistemico de las habilidades pareceria ser un tipo de valor instrumental en relacion con el valor epistemico de sus resultados canonicos.

Por mor del argumento concedimos al objetor del veritismo que el valor epistemico de las habilidades constitutivamente asociadas con estados de entendimiento no puede explicarse asumiendo que la posesion de esas habilidades sea equivalente a, o explicable en terminos de, estados de conocimiento proposicional, u otros estados proposicionales atribuibles al sujeto de las habilidades. pero el valor epistemico de esas habilidades todavia puede explicarse en terminos veritistas como una especie de valor que es instrumental en relacion con el valor de sus resultados canonicos --tales como predicciones de alta probabilidad o descripciones contrafacticas correctas-- cuyo valor epistemico se determina aplicandoles, de la manera indicada en el parrafo anterior, el estandar veritista de la verdad.

Esta respuesta al aparente problema planteado por el valor epistemico de las habilidades asociadas con estados de entendimiento da por sentado que el valor epistemico de las habilidades es instrumental, que tienen valor epistemico en virtud del valor epistemico de sus resultados canonicos. Los oponentes del veritismo podrian disputar esta suposicion instrumentalista, podrian argumentar que se pueden obtener los resultados de las habilidades sin poseer genuinamente la habilidad; por ejemplo, alguien que por mero azar, o cometiendo una serie de errores que terminan por cancelarse entre si, llega a predicciones que de hecho tienen alta probabilidad dadas las evidencias. pero lograr los resultados por medio de la habilidad --argumentarian-- es epistemicamente mas valioso que lograrlos de alguna otra manera; por lo tanto, poseer la habilidad es epistemicamente valioso por algo mas que el mero hecho de que la habilidad entregue sus resultados canonicos. ?Como podria una epistemologia veritista dar cuenta de ese valor epistemico no instrumental implicado en el ejercicio de habilidades cognitivas?

Para responder esta pregunta debemos notar que el valor epistemico adicional asociado a la posesion de la habilidad deriva del hecho de que un ejercicio genuino de la habilidad hace posible que sus resultados sean acreditables al agente o atribuibles a el como sus logros propios, lo cual no ocurre cuando los resultados se alcanzan de una manera ajena al ejercicio genuino de la habilidad; por ejemplo, por mero azar o cometiendo una serie de errores. Este tipo de valor es precisamente la clase de valor asociado con el merito epistemico que mencionamos en la seccion 1 de este trabajo como ejemplo de un valor epistemico que una epistemologia veritista tolerante, pero no una dura, puede explicar. Esto significa que, aun cuando el objetor tenga razon sobre la existencia de un valor epistemico asociado al ejercicio de las habilidades cognitivas que no es instrumental con respecto al valor epistemico de los resultados canonicos de esas habilidades, de ello no se sigue que el veritista no pueda dar cuenta de tal valor. Como senale al inicio de este trabajo, las epistemologias veritistas tolerantes poseen los recursos conceptuales para explicar el valor epistemico de ese tipo de merito. Lo que hace que el valor del merito implicito en lograr una prediccion de alta probabilidad --o una descripcion contrafactica correcta-- mediante habilidades cognitivas propias sea un valor epistemico no es nada en la estructura de evaluacion que hace posible la acreditacion de esos logros al sujeto de las habilidades, pues la misma estructura esta presente en otros ambitos no epistemicos cumpliendo la misma funcion de hacer acreditable un bien al sujeto. por ejemplo, en el ambito estetico una bailarina logra una ejecucion magistral gracias a habilidades dancisticas propias, lo cual hace posible que tal ejecucion se le acredite a ella como un logro de merito propio. (15) Asimismo, en el ambito deportivo, un futbolista logra un gol espectacular gracias a habilidades atleticas propias, lo cual hace posible que tal gol se le acredite a el como un logro de merito propio. En ninguno de estos dos casos el merito del logro alcanzado mediante el ejercicio de habilidades propias es distintivamente epistemico. Lo que hace que el merito de lograr una prediccion o una descripcion correctas mediante el ejercicio de habilidades cognitivas propias sea distintivamente epistemico es que esos resultados canonicos de la habilidades implicadas satisfacen el estandar de la verdad. De este modo, la explicacion del valor distintivamente epistemico del merito implicito en el ejercicio exitoso de las habilidades cognitivas constitutivamente asociadas con el entendimiento es explicable en el marco de una epistemologia veritista tolerante haciendo referencia esencial al valor de la creencia verdadera, sin tener que asumir que el valor epistemico de ese merito sea meramente instrumental en relacion con el valor de la creencia verdadera.

6. Conclusiones

La defensa del veritismo que se ha presentado en este trabajo ante a la acusacion de que no puede explicar la naturaleza o el valor del entendi miento tematico tiene un alcance limitado. El proposito del trabajo no ha sido mostrar que no haya nada en la naturaleza o el valor epistemico del entendimiento que sea problematico para el veritismo, sino simplemente que las objeciones aqui consideradas no consiguen mostrar que el veritismo sufra deficits explicativos. Aunque las cuatro objeciones examinadas fracasen por las razones expuestas en este articulo, ello es compatible con que exista alguna otra objecion al veritismo basada en la naturaleza o el valor del entendimiento que represente un genuino problema para la epistemologia veritista. investigar si existe un problema tal es tema para otro trabajo.

pero considero que los resultados obtenidos en la discusion de las objeciones aqui examinadas son instructivos con vistas al examen de otras potenciales objeciones al veritismo. La idea, discutida en la seccion 2, de que hay algo sui generis en los estados de apreciacion o captacion de la realidad propios del entendimiento es dificil de sostener porque cualquiera de las dos maneras de interpretar esos estados, como facticos o como meramente doxicos, hace que no sean problematicos para la evaluacion veritista. por otro lado, vimos en la seccion 3 que el hecho de que el entendimiento pueda lograrse mediante vehiculos cuya estructura no es proposicional no implica que los estados mismos de entendimiento no tengan contenido proposicional. De modo que si no se da un argumento adicional, el hecho de que en la genesis de un estado de entendimiento se encuentren vehiculos no proposicionales no puede tomarse como evidencia de que el objeto del entendimiento en esos casos no sea proposicional sino algo sui generis. En lo que se refiere al valor epistemico del entendimiento, vimos en la seccion 4 que al examinar aspectos valiosos del entendimiento debemos determinar, en primer lugar, si hay razon para pensar que el valor en cuestion sea epistemico, pues si no lo es, entonces no impone al veritismo, ni a cualquier teoria de la evaluacion distintivamente epistemica, ninguna demanda explicativa. virtudes que hacen valioso entender algo, como la organizacion y la sistematicidad, poseen un valor epistemico cuya explicacion no es problematica para el veritismo, y aunque esas virtudes poseen otros tipos de valor, hay razon para pensar que no se trata de valores epistemicos. En la seccion 5 vimos que otro aspecto que hace valioso el entendimiento es que se encuentra asociado con ciertas habilidades cognitivas; estas poseen un valor epistemico (instrumental) que incluso el veritismo duro puede explicar. Sin embargo, tambien poseen un valor de merito que no es instrumental. Expuse como este tipo de valor epistemico puede explicarlo una teoria veritista tolerante que respete la idea mas basica del veritismo: el valor de la creencia verdadera esta de alguna manera esencial involucrado en la explicacion de todo valor epistemico. Los objetores del veritismo parecen subestimar la fexibilidad explicativa de este nucleo, el mas basico, de las epistemologias veritistas.

Recibido el 26 de noviembre de 2009; aceptado el 2 de agosto de 2010.

BIBLIOGRAFIA

DePaul, M. y S. Grimm, 2007, "Review Essay on Jonathan Kvanvig's The Value of Knowledge and the Pursuit of Understanding", Philosophy and Phenomenological Research, vol. 74, no. 2, pp. 498-514.

DePaul, M. y L. Zagzebski, (comps.), 2003, Intellectual Virtue: Perspectives from Ethics and Epistemology, Oxford University Press, Oxford.

Goldman, A., 2001, "The Unity of Epistemic Virtues", en A. Fairweather y L. Zagzebski (comps.), Virtue Epistemology. Essays on Epistemic Virtue and Responsibility, Oxford University Press, Oxford.

--, 1999, Knowledge in a Social World, Oxford University Press, Oxford.

--, 1976, "Discrimination and Perceptual Knowledge", Journal of Philosophy. vol. 73, no. 20, pp. 771-791.

Greco, J., 2010, Achieving Knowledge. A Virtue-Theoretic Account of Epistemic Evaluation, Cambridge University Press, Cambridge.

--, 2003, "Knowledge as Credit for True Belief", en DePaul y Zagzebski 2003,pp. 111-134.

Grimm, S., 2006, "Is Understanding a Species of Knowledge?", The British Journal for the PhilosophyofScience, vol. 57, no. 3, pp. 515-535.

Kvanvig, J., 2003, The Value ofKnowledge and the Pursuit ofUnderstanding, Cambridge University Press, Nueva York.

Pritchard, D., 2010, "The Value Problem for Knowledge", en A. Haddock, A. Millar y D.H. Pritchard, The Nature and Value of Knowledge: Three Investigations, Oxford University Press, Oxford.

Riggs, W., 2003, "Understanding Virtue and the Virtue of Understanding", en Depaul y Zagzebski 2003, pp. 203-226.

--, 2002, "Beyond Truth and Falsehood: The Real Value of Knowing that p", Philosophical Studies, vol. 107, no. 1, pp. 87-108.

Sosa, E., 2007, A Virtue Epistemology. Apt Belief and Reflective Knowledge, vol. I, Oxford University Press, Oxford.

--, 2003, "The Place of Truth in Epistemology", en DePaul y Zagzebski 2003, pp. 155-180.

Williamson, T., 2000, Knowledge and Its Limits, Oxford University Press, Oxford.

Woodward, J., 2003, Making Things Happen: A Theory of Causal Explanation, Oxford University Press, Nueva York.

Zagzebski, L., 2001, "Recovering Understanding", en M. Steup (comp.), Knowledge, Truth and Duty. Essays on Epistemic Justification, Responsibility, and Virtue, Oxford University Press, Oxford, pp. 235-252.

Miguel Angel Fernandez

Instituto de Investigaciones Filosoficas

Universidad Nacional Autonoma de Mexico

mafv@filosoficas.unam.mx

(1) Kvanvig 2003 y Zagzebski 2001 senalan que se debe a la concentracion teorica en el escepticismo el que se hayan desestimado logros epistemicos, como el entendimiento, que ellos no consideran susceptibles de tratamiento adecuado en el marco de una epistemologia que tenga como piedra de toque la creencia verdadera. Riggs menciona la sabiduria como otro de esos logros cognitivos ignorados; de hecho, piensa que la sabiduria es el "bien epistemico mas alto", del cual el entendimiento es meramente un componente (Riggs 2003, p. 216).

(2) Debo senalar que Goldman no caracteriza exactamente de esta manera la epistemologia veritista. Cual sea la mejor caracterizacion de la tesis central del veritismo es una cuestion compleja que no puedo discutir en este trabajo. Aqui simplemente formulo lo que me parece ser el compromiso mas neutral y basico de las epistemologias veritistas.

(3) vease una discusion de este tipo de teoria veritista en pritchard 2010, secciones 1.4 y 1.5; Pritchard la llama "Monismo-V del valor epistemico".

(4) En la bibliografia puede verse la referencia completa de los textos de estos autores a los que me refiero.

(5) Las traducciones de todas las citas de textos originales en ingles son mias.

(6) Se asume que el tipo de suerte en cuestion aqui es el tipo de suerte que impide el conocimiento en un caso de granero falso [fake barn] que originalmente describio Goldman 1976.

(7) Grimm 2006 argumenta en detalle que Kvanvig se equivoca al pensar que el conocimiento y el entendimiento no van de la mano en casos como el de la historia comanche que describe. Grimm argumenta (pp. 522-530) que, dependiendo de los detalles del caso, si un sujeto no tiene conocimiento tampoco tiene entendimiento, y si tiene conocimiento tambien tiene entendimiento; como el dice: "cuando el conocimiento y el entendimiento cambian segun las circunstancias particulares, cambian juntos" (p. 530). Si el conocimiento y el entendimiento son igualmente vulnerables o igualmente inmunes a los mismos tipos de suerte epistemica, entonces Kvanvig no puede concluir que el entendimiento no es una especie de conocimiento a partir de la premisa de que el conocimiento y el entendimiento son afectados de diferente manera por esos tipos de suerte epistemica, pues esta premisa seria falsa. Sin embargo, en este trabajo deseo conceder la premisa de Kvanvig y su conclusion de que el entendimiento no es una especie de conocimiento; mostrare que, a pesar de estas concesiones, no hay razon convincente para pensar que el entendimiento sea intratable para el veritismo.

(8) Todas las cursivas en las citas de este parrafo son mias.

(9) En el sentido definido por Williamson 2000, p. 39.

(10) Lo cual es consistente con la insistencia de Kvanvig en que el entendimiento no es una especie de conocimiento, pues, tal como se acepta en la era pos-Gettier, la creencia verdadera justificada no es suficiente para el conocimiento.

(11) La concepcion positiva de Kvanvig sobre la naturaleza del entendimiento se vuelve confusa dada su afirmacion final de que "el entendimiento [...] esta constituido por creencias verdaderas subjetivamente justificadas a lo largo de un cuerpo de informacion, circunscrito de manera apropiada, que se sistematiza y organiza en el proceso en el que se logra el entendimiento" (2003, p. 202; las cursivas son mias). Con el fin de ser coherente, Kvanvig no debe querer decir que los estados de apreciacion de relaciones explicativas entre elementos de informacion, que son distintivos del entendimiento, sean ellos mismos "creencias verdaderas subjetivamente justificadas", pues entonces el objeto de tales estados seria proposicional, contrariamente a lo que hemos visto que desea sostener. Lo que debe querer decir es que los elementos de informacion entre los que uno aprecia ciertas relaciones explicativas cuando uno entiende, son "creencias verdaderas subjetivamente justificadas", dejando aun sin explicar en que consiste la apreciacion o aprehension misma de esas relaciones explicativas.

(12) Zagzebski y Riggs podrian responder retando al veritista a que en un caso especifico de entendimiento --por ejemplo, el entendimiento sobre como funciona una maquina, que se logra mediante la inspeccion de un diagrama-- de expresion completa de lo que entiende en terminos de creencias verdaderas obtenidas a traves de la inspeccion del diagrama. La cuestion de si un sujeto puede o no dar expresion proposicional completa de lo que entiende en un caso como este es una cuestion empirica que no puedo responder aqui. En cualquier caso, no tengo que contestar esta pregunta, pues mi objetivo es simplemente argumentar que del hecho (correctamente identificado por Zagzebski y Riggs) de que el entendimiento pueda lograrse mediante vehiculos no proposicionales no se sigue que el estado mismo de entendimiento no tenga estructura proposicional. La cuestion de si un sujeto puede articular y dar expresion a todos los estados mentales proposicionales que constituyen su entendimiento en un caso particular es la cuestion empirica que no es necesario contestar aqui.

(13) La terminologia de "asociacion constitutiva", "equivalencia" y "reducibilidad" no es la terminologia explicita de Riggs ni de zagzebski, pero considero que puede utilizarse para capturar el espiritu de su objecion.

(14) Woodward (2003) tambien piensa que el entendimiento debe explicarse en terminos de la posesion de ciertas habilidades, en particular habilidades para responder preguntas de la forma "?Que habria pasado si las cosas hubiesen sido diferentes?" ["what-if-things-had-been-different?" questions]; en la terminologia que usare, estas son habilidades para pensar contrafacticamente de manera competente.

(15) El ejemplo de la evaluacion de la ejecucion de una bailarina es de Sosa 2007, cap. 4.
COPYRIGHT 2010 UNAM, Instituto de Investigaciones Filosoficas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Fernandez, Miguel Angel
Publication:Dianoia
Date:Nov 1, 2010
Words:10197
Previous Article:Las concepciones aristotelicas de la vida buena y la falacia naturalista.
Next Article:Teurgia: camino de Jamblico a lo inefable.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters