Printer Friendly

?Que se dice de la mujer y el hombre en el espanol de Chile?: estudio exploratorio de las combinaciones frecuentes de los vocablos mujer y hombre en un corpus de referencia estratificado/WHAT DO GENRES SAY ABOUT WOMEN AND MEN IN CHILEAN SPANISH? AN EXPLORATORY STUDY OF THE FREQUENT COMBINATIONS OF THE WORDS WOMAN AND MAN IN A STRATIFIED REFERENCE CORPUS.

1. INTRODUCCION

En el marco del actual interes publico por la inclusion social de la mujer a traves del lenguaje (cf., por ejemplo, Marin 2018 y Manrique Sabogal 2012) y en medio de la discusion acerca de si la lengua espanola la invisibiliza o no al usar el masculino como genero no marcado, nos hemos propuesto hacer una contribucion al tema desde la linguistica de corpus.

Siendo la lengua espejo de la cosmovision de los pueblos, un cambio linguistico requiere de un cambio cultural que se produzca y se asiente en el tiempo; y como nos muestran tambien los datos empiricos historicos y la observacion de procesos homologos contemporaneos, hay niveles mas permeables al cambio y otros menos permeables: el morfologico, que se busca modificar, negando la posibilidad de usar el masculino como genero no marcado, ha sido historicamente y en diferentes lenguas el menos permeable, junto con el fonologico; el lexico, en cambio, no solo es el mas permeable, sino tambien el mas cercano a la cosmovision de los hablantes; los usos de ese lexico, sus combinatorias, las predicaciones, no solo entregan luces sobre la mirada de un pueblo acerca de una realidad, sino que tambien pueden ser el punto de mas facil intervencion cuando se desea erradicar una asociacion conceptual indeseada o politicamente incorrecta.

Ahora bien, una intervencion en este nivel supone conocer previamente el estado de las cosas. Es por ello que nos preguntamos en este articulo que se dice del hombre y la mujer o, en terminos lexicosintacticos, que se predica de ambos cuando funcionan como sustantivos. Este estudio lexicoestadistico y lexicosintactico, por tanto, se centra en las combinaciones frecuentes de los vocablos mujer y hombre en un corpus de referencia estratificado: el Corpus Basico del Espanol de Chile (Castillo Fadic 2012). El foco esta en la combinacion de cada uno con los modificadores nominales ubicados a la derecha de cada uno de estos sustantivos: adjetivos, complementos y locuciones.

Se trata de un trabajo descriptivo y predominantemente cuantitativo, exploratorio, centrado en los niveles lexico y sintactico, sincronico y sintopico, de naturaleza empirica, finalidad pura e implicancias aplicadas, que utiliza herramientas de linguistica de corpus y linguistica computacional y que considera el factor social. Su objetivo general es precisar que modificadores nominales determinan a los vocablos mujer y hombre en el espanol de Chile. Los especificos son: a) describir estadisticamente la distribucion de mujer y hombre por mundo; b) describir estadisticamente las combinaciones lexicas frecuentes de cada vocablo; c) abstraer las construcciones sintacticas mas frecuentes que modifican a los vocablos mujer y hombre, a partir del analisis por clusters; d) precisar que modificadores nominales determinan al vocablo mujer con [F.sub.i] [mayor que o igual a]2; e) precisar que modificadores nominales determinan al vocablo hombre con [F.sub.i] [mayor que o igual a]2; f) comparar y contrastar los modificadores nominales frecuentes de ambos vocablos; g) analizar las combinaciones lexicosintacticas frecuentes para verificar la existencia de unidades fraseologicas, colocaciones o restricciones lexicas que incluyan o modifiquen a uno de estos vocablos o a ambos; h) contribuir al estudio del espanol de Chile; i) sentar bases para contribuir a los estudios de genero desde la linguistica.

Dado el alto uso de los vocablos hombre y mujer en el espanol de Chile (cf. Castillo Fadic, en referato), ambos deberian presentar escasas restricciones combinatorias y minima dependencia de variables externas. Se espera, por tanto, y a modo de hipotesis de base, un alto numero de modificadores nominales con [F.sub.i] =1 y un bajo numero de modificadores nominales con [F.sub.i]>1. Como segunda hipotesis, se espera obtener mas predicaciones con valor semantico-pragmatico positivo para hombre que para mujer y, a la inversa, como tercera hipotesis, se espera obtener mas predicaciones con valor semantico-pragmatico negativo para mujer que para hombre.

La investigacion pretende ayudar a identificar la imagen de la mujer y el hombre en la sociedad chilena contemporanea, a partir de sus representaciones linguisticas. Esta identificacion puede ser el punto de partida para abordar la posibilidad de introducir mejoras en las politicas de inclusion, equidad e igualdad de genero. Desde las politicas linguisticas, esta mejora podria considerar las estructuras adjetivas en las politicas de genero y no solo las centradas en flexion de genero gramatical.

2. FUNDAMENTO TEORICO

2.1. LEXICOESTADISTICA

La lexicoestadistica o estadistica lexica estudia cuantitativamente el nivel lexico. Puesto que opera a nivel de lengua, no se detiene en las unidades de texto o palabras, sino que se enfoca en las unidades de lexico o vocablos. Mientras las palabras--variantes--corresponden a las realizaciones a nivel textual, los vocablos--invariantes--representan un paradigma de palabras que comparten base lexica y contenido semantico. En el caso de las formas nominales, el vocablo suele corresponder a la unidad lexica en masculino, en singular y en su forma primitiva o no derivada; las palabras, en cambio, se forman a partir de la flexion o derivacion de una base lexica comun. En lo concerniente a las unidades lexicas en estudio, en la medida en que mujer y hombre no presentan flexion de genero--puesto que la nocion de femenino o masculino esta incluida en la base respectiva--, las palabras por medio de las cuales se realizan ambos vocablos solo pueden experimentar flexion de numero o derivaciones. Para hacer factible el conteo estadistico, metodologicamente se emplea tambien el concepto de tipo, unidad lexica intermedia que funciona como etiqueta para todas las ocurrencias de palabras que, agrupadas bajo un mismo vocablo por sus caracteristicas morfologicas y semanticas, comparten un mismo significante.

La estadistica lexica supone la medicion de indices estadisticos. El mas simple es el de la frecuencia: esta puede ser absoluta ([F.sub.i]) si da cuenta del numero de ocurrencias de una unidad lexica o relativa ([f.sub.i]) si se calcula sobre el tamano de la muestra ([F.sub.i]/n). En este trabajo consideraremos ambas frecuencias.

Otro indice relevante es el de dispersion compleja (D), que permite conocer cuan equilibrada es la distribucion de las frecuencias en distintos subcorpus o mundos (Worlds, en Juilland y Chang-Rodriguez 1964: XXVI) que, en esta investigacion, representan diferentes generos discursivos. Para calcular la dispersion, hemos usado la formula de Juilland, Traversa, Beltramo, y Di Blasi (1973), que considera el numero de mundos (n=5), la suma de las frecuencias por mundo ([x.sub.i]) y la suma de las frecuencias totales (T):

[D=1-[square root of [nx.sup.2.sub.i]-[T.sup.2]]/2T]

Esta formula arroja resultados que van desde 0 (dispersion minima) a 1 (dispersion maxima).

A partir de los indices de frecuencia y dispersion es posible obtener el de uso (U), consistente en el producto de la frecuencia--absoluta o relativa--por la dispersion. Puesto que los indices de dispersion y uso que empleamos en este trabajo han sido extraidos de Castillo Fadic (en referato), ambos se calculan a partir de frecuencias absolutas por dos razones: a) la primera, metodologica, radica en que se trabaja con subcorpus de tamano homogeneo, lo que vuelve irrelevante estadisticamente la consideracion del tamano del mundo (n); b) la segunda, lexicografica, estima que las frecuencias relativas, expresadas en decimales sin una parte entera, resultan menos amigables para los usuarios de un diccionario que las frecuencias absolutas, expresadas en numeros enteros.

Los dos vocablos en estudio--mujer y hombre--, forman parte del Lexico Basico del Espanol de Chile, constituido por los alrededor de cinco mil vocablos de mayor uso en la comunidad, que se caracterizan por su distribucion estable y por su tendencia atematica. Esta ultima caracteristica es directamente proporcional al rango de uso o posicion en que se ubican las unidades lexicas al ordenarlas de mayor a menor uso; este rango, a su vez, es inversamente proporcional a la dependencia de variables externas, como el genero discursivo, el tema, el estilo, etc.

Tanto el vocablo mujer como el vocablo hombre presentan alta frecuencia ([F.sub.i]), dispersion (D) y uso (U) en el Corpus Basico del Espanol de Chile, por lo que ambos se ubican en los primeros rangos entre los sustantivos de mayor uso, como se aprecia en la Figura 1.
Figura 1. Indices estadisticos de mujer y hombre

Indices                                          Mujer   Hombre

Frecuencia absoluta ([F.sub.i])                  340     502
Dispersion compleja (D)                            0,73    0,8
Uso (U)                                          248,2   401,6
Rango entre los sustantivos de mayor dispersion  392     150
Rango entre los sustantivos de mayor uso          12       7


2.2. LEXICOSINTAXIS

Si la estadistica lexica permite establecer los indices estadisticos de las unidades lexicas, esta disciplina en interrelacion con la lexicosintaxis, que observa las relaciones que se establecen entre un argumento y sus predicaciones, puede precisar tambien los indices combinatorios de dichas unidades. Esto es relevante, por cuanto las combinaciones frecuentes pueden revelar la presencia de locuciones u otras estructuras pluriverbales mas o menos lexicalizadas. Al respecto, es importante precisar que incluso las estructuras de menor lexicalizacion, las llamadas colocaciones, que antano se consideraron meras combinaciones frecuentes sin mayor intencionalidad y altamente transparentes, se entienden hoy mayoritariamente como "asociaciones entre un predicado y un conjunto restringido de argumentos que determinan una subclase lexica de mayor o menor extension" (Bosque 2001:17), puesto que la frecuencia de la combinatoria suele no ser arbitraria, sino estar sujeta a distintos factores linguisticos y extralinguisticos. De hecho, "[f]uera de la fraseologia existe un gran numero de restricciones sintacticas y semanticas, incluso en las relaciones predicado-argumento". (Barrios Rodriguez 2016: 18)

2.3. IDEOLOGIA, CAMBIO LINGUISTICO Y POLITICA LINGUISTICA

Concordamos con Ignacio Bosque (2012)--y con el pleno de la Real Academia Espanola que suscribe su informe--en que la lengua no es en si sexista o no sexista, sino que el uso que se hace de ella es el que puede serlo o no. "El lenguaje puede usarse, en efecto, con multiples propositos. Puede emplearse para describir, ordenar, preguntar, ensalzar o insultar, entre otras muchas acciones, y, desde luego, tambien puede usarse para discriminar a personas o a grupos sociales" (Bosque 2012). Coincidimos con el tambien en discrepar de quienes estiman que "el lexico, la morfologia y la sintaxis de nuestra lengua han de hacer explicita sistematicamente la relacion entre genero y sexo, de forma que seran automaticamente sexistas las manifestaciones verbales que no sigan tal directriz, ya que no garantizarian "la visibilidad de la mujer"". Nuestros reparos a esta postura se basan en la necesidad de no confundir sexo natural con genero gramatical, en el principio de economia de las lenguas y, por ultimo, en que intentar imponer una construccion morfologica de laboratorio a los hablantes, sea cual sea, implica, mas alla de las buenas intenciones, caer en un prescriptivismo a ultranza, donde un grupo decide entre cuatro paredes cual es la forma correcta de hablar, desestimando las otras y pretendiendo exiliarlas del ambito publico; algo similar, pero esta vez no en lo relativo al exilio de una variedad, sino al de una lengua, fue lo que intento Franco con el catalan, y a la vista tenemos los resultados; no en vano ya Cervantes (2004: 872) ponia en boca de Don Quijote que "cuando algunos no entienden estos terminos, importa poco, que el uso los ira introduciendo con el tiempo, que con facilidad se entiendan; y esto es enriquecer la lengua, sobre quien tiene poder el vulgo y el uso". En efecto: el vulgo y el uso; no individuos ni grupos particulares. De hecho, toda intervencion linguistica que pretenda impactar en y desde las politicas publicas debe partir del conocimiento acerca de como evolucionan las lenguas y como se generan los procesos de cambio linguistico en la historia (Cooper 1997). Como bien senala Alvar (2006),
[...] la lengua sigue siendo independiente por mas que la sociedad
pueda condicionarla; no se olvide que las motivaciones sociales actuan
lentamente, sin llegar a romper lo que la lengua tiene de inmanencia.
Cuando Stalin se enfrentaba con la realidad linguistica del ruso
senalaba los cambios sociales que se habian producido en su pais en
algo mas de cien anos: desaparicion del sistema feudal, liquidacion del
capitalismo, nacimiento del regimen socialista; se habian superado dos
bases con sus supraestructuras y habia surgido otra nueva con la suya
propia, pero el ruso actual apenas si difiere en su estructura del ruso
de Pushkin y poco despues interroga: "?Como se puede destruir la lengua
existente y crear en su lugar, en unos pocos anos, una lengua nueva sin
llevar la anarquia a la vida social y sin provocar a la propia sociedad
el riesgo de su disgregacion?"


El cambio linguistico, en efecto, no solo es resistente a las imposiciones, sino que ademas requiere de un tiempo considerable para asentarse. En esta linea, es altamente ilustrativo el caso del frances, mencionado por Moreno Fernandez (2009: 118), en el que la perdida de la /-n/ postnuclear y la nasalizacion de la vocal precedente tardo nada menos que cinco siglos.

Resumiendo, manifestamos tanto la ineficacia de intentar generar un cambio linguistico rapido (cf Alvar 2006 y Moreno Fernandez 2009), como la esterilidad de estos esfuerzos. Concordamos con Lemus (2001), en que el sexismo es un problema sociocultural, no linguistico, por lo que su solucion no pasa por intentar modificar la estructura de un idioma.

Proponemos, por ultimo, la conveniencia de trasladar la atencion del nivel morfologico al lexico; este nivel, el mas cercano a la cosmovision de los hablantes, es tambien el menos resistente al cambio linguistico, por lo que puede ser el mejor comienzo no solo para estudiar la brecha de genero, sino tambien para evaluar su potencial reduccion. Es en el lexico, su uso y combinatoria, donde mas claramente podemos observar tanto el pensamiento manifiesto como el que se esconde en el inconsciente colectivo.

2.4. EL FACTOR SOCIAL

En el caso de esta investigacion, las combinaciones frecuentes de los sustantivos mujer y hombre podrian estar motivadas por factores extralinguisticos de corte social: especificamente, por la disimil valoracion social de mujeres y hombres en Chile, que redunda en una mayor presencia masculina en la vida publica, no solo por sus mayores posibilidades de obtener y mantener un empleo bien valorado y remunerado, sino tambien por sus mayores ingresos y su mayor tiempo libre:
The gender gap in terms of jobs and earnings is large in Chile. Women
earn on average around 20% less than men, are twice as likely to be in
low-paid jobs, have a lower level of employment, and are more likely to
be unemployed. However, Chilean girls fare slightly better than boys on
tests of cognitive skills at 15 years of age. And while women feel less
safe at night than men do, the gap between Chilean men and women is
smaller than the OECD average gap. (OECD 2017:4)


Adicionalmente, mientras los hombres en Chile dedican 34,6 horas semanales al trabajo remunerado y solo 19,0 al no remunerado, las mujeres solo cuentan con 19,8 horas de trabajo remunerado y destinan 42,1 a labores no remuneradas, especialmente en el hogar. En total, los hombres trabajan 53,6 horas a la semana, mientras las mujeres trabajan 61,9 horas, lo que supone no solo menos ingresos para ellas, sino tambien menos tiempo libre para el descanso, la vida social y la realizacion de actividades recreativas o de perfeccionamiento laboral, lo que disminuye su visibilidad en la vida publica. (CEPAL - Naciones Unidas 2016)

3. METODOLOGIA

3.1. OBTENCION DEL CORPUS

El Corpus Basico del Espanol de Chile es un corpus de referencia etiquetado de 501.211 palabras en contexto. Este corpus, que recibe este nombre porque fue la base a partir de la cual se obtuvo el Lexico Basico del Espanol de Chile (Castillo Fadic en referato), se distribuye en cinco mundos de alrededor de cien mil palabras cada uno, como se aprecia en la Figura 2. Ha sido obtenido de alrededor de cuatro mil textos de autores chilenos, publicados por primera vez en espanol como lengua original entre 1981 y 2006, distribuidos en casi mil libros y mas de tres mil ejemplares de diarios de circulacion nacional, que corresponden al menos al 15% del total de publicaciones por mundo o genero discursivo en ese periodo. Para la obtencion del corpus se realizaron diversos muestreos estratificados por mundo: a) primero, para precisar cuantas oraciones se requerian para obtener cien mil palabras por mundo; b) segundo, para determinar aleatoriamente de que fuentes se extraerian las oraciones; c) tercero, para precisar las paginas; d) y cuarto, para seleccionar las lineas. En el caso de Prensa, los muestreos se estratificaron tambien por seccion, para lo cual se consideraron las cuatro secciones comunes a todos los medios de circulacion nacional del periodo, a saber, Opinion, Nacional, Deportes y Espectaculos. Para mayores informaciones sobre la obtencion y constitucion del corpus, cf. Castillo Fadic (2015: 3-5).
Figura 2. No de palabras por mundo

Mundos               Numero de palabras

Drama                100220
Narrativa            100323
Tecnico-Cientifico   100578
Ensayo               100033
Prensa               100057
Total                501211


3.2. PROCESAMIENTO DEL CORPUS

El corpus fue convertido a (*).TXT, codificacion ANSI, y se proceso con AntConc 3.2.4w.

Se realizo una busqueda de las concordancias de mujer y hombre en los cinco mundos. Dado que las realizaciones de ambos vocablos contienen la base lexica mujer y hombre, respectivamente, para la busqueda se selecciono la opcion Regex. Esto permitio obtener las concordancias de ambos vocablos (cf Figuras 3 y 4).

3.3. DESCRIPCION Y ANALISIS DE LOS DATOS

Los indices de frecuencia, dispersion y uso de ambos vocablos se obtuvieron de Castillo Fadic (en referato).

En AntConc 3.2.4w, se buscaron las combinaciones mas frecuentes mediante un analisis por clusters en opcion Regex, centrado en combinaciones de [F.sub.i] [mayor que o igual a]2 de minimo dos y maximo cinco unidades, situando a los dos vocablos en estudio a la izquierda del cluster, como se aprecia en las Figuras 5 y 6. Esto permitio generar un archivo output para cada vocablo, con las combinaciones lexicas mas frecuentes de cada uno. A partir del analisis de las concordancias y de las combinaciones lexicas frecuentes obtenidas de la busqueda por clusters, se abstrajeron las estructuras sintacticas en las que participa preferentemente cada vocablo en estudio, se evaluaron las posibles unidades fraseologicas o restricciones que les atanen y se determino que adjetivos, complementos o locuciones son los que mas los determinan.

4. RESULTADOS

4.1. INDICES ESTADISTICOS

Respecto de los indices de frecuencia, como se aprecia en las Figuras 7 y 8, la [F.sub.i] de hombre es mayor a la de mujer en todos los mundos, lo que podria atribuirse, por un lado, a la mayor representacion del ser humano masculino en los textos y, por otro, a la posibilidad del vocablo hombre de referirse al ser humano en general y no unicamente al de sexo masculino. Esta posibilidad podria explicar su mayor dispersion--D=0,8 sobre D=0,73--, ya que, como sabemos, la dispersion tiende a ser inversamente proporcional a la especificidad de un termino.

En la Figura 7 puede observarse que tanto la [F.sub.i] de hombre como la de mujer alcanzan sus mayores indices en Drama y los menores en Prensa. Sin embargo, mientras la proporcion de ambos vocablos es similar en Drama, Narrativa, Tecnico-Cientifico y Prensa, en Ensayo la [F.sub.i] de hombre practicamente triplica a la de mujer, lo que queda claramente ilustrado en la Figura 8.
Figura 7. Distribucion de vocablos mujer y hombre por mundo

         Drama   Narative   Ensayo   Tecnico-cientffico   Prensa

mujer    129      39         44      47                   31
hombre   155     108        127      68                   44

Note: Table made from bar graph.

Figura 8. Proporcion de vocablos mujer y hombre por mundo

         Drama   Narrativ   Ensayo   Tecnico-cientffico   Prensa

mujer    129      89         44      47                   31
hombre   155     108        127      68                   44

Note: Table made from bar graph.


En efecto, si revisamos la distribucion del vocablo mujer, un 38% de las realizaciones aparece en Drama y un 26% en Narrativa (cf. Figura 9), lo que arroja un 64% de ocurrencias en textos de corte preferentemente literario. El porcentaje de realizaciones en Ensayo y en Tecnico-Cientifico presenta diferencias estadisticamente marginales; ambos mundos sumados alcanzan un 27%, es decir, menos de la mitad que Drama y Narrativa juntos. Prensa, por ultimo, contiene solo el 9% de las realizaciones del vocablo.

En el caso del vocablo hombre, en cambio (cf. Figura 10), un 31% de las realizaciones tiene lugar en Drama, un 25% en Ensayo y un 21% en Narrativa. Si consideramos que en Tecnico-Cientifico se da un 14% de las realizaciones de hombre--mismo porcentaje que en ese mundo alcanza el vocablo mujer--, podemos observar que mientras el 52% de las ocurrencias de hombre se presenta en textos preferentemente literarios--Drama y Narrativa--, un elevado 39% tiene lugar en textos que tienden a ser especializados--Ensayo y Tecnico-Cientifico--, lo que contrasta con el 27% que en este tipo de textos alcanza el vocablo mujer..
Figura 9. Distribucion de mujer por mundo

Drama                38%
Narrativa            26%
Ensayo               13%
Tecnico-cientifico   14%
Prensa                9%

Note: Table made from pie chart.

Figura 10. Distribucion de hombre por mundo

Drams                31%
Narrativa            21%
Ensavo               25%
Tecnico-cientifico   14%
Prensa                9%

Note: Table made from pie chart.


4.2. COMBINACIONES FRECUENTES

Ambos vocablos se combinan preferentemente con elementos subordinantes que introducen estructuras con funcion adjetiva (cf. Figura 11).
Figura 11. Elementos subordinantes que introducen estructuras con
funcion adjetiva

         de   que   en   a(l)   con   por   sin   sobre

Hombre   53   31    15   12     6     4     2     2
Mujer    23   33     6    5     1     0     0     0

Note: Table made from bar graph.


Al sumar las frecuencias por tipo de elemento subordinante (cf Figura 12), podria pensarse que mientras la combinacion con prorrelativos--que introducen suboraciones adjetivas--es similar en ambos vocablos--[F.sub.i]=33 en mujer y [F.sub.i]=31--en hombre, la combinacion con preposiciones--que introducen complementos del nombre--es significativamente superior para hombre, con una [F.sub.i] =94, mas del doble de la [F.sub.i]=41 de mujer.

Sin embargo, debemos recordar que la [F.sub.i] de ambos vocablos es disimil, por lo que para precisar las diferencias combinatorias es necesario trabajar con frecuencias relativas ([f.sub.i]), es decir, con aquellas que se calculan sobre el total de la muestra ([f.sub.i] =F/n). Al dividir la [F.sub.i] de la combinacion de ambos vocablos con preposiciones y prorrelativos por el numero de ocurrencias de mujer y hombre, podemos observar un cambio en los graficos (cf. Figura 13).

Si bien ambos vocablos continuan combinandose preferentemente con preposiciones--y, por ende, con complementos del nombre--, la brecha que se apreciaba en la Figura 12 entre hombre + preposicion y mujer + preposicion decrece. Por otro lado, la combinacion de mujer con prorrelativos--y, por tanto, con suboraciones adjetivas--casi duplica a la de hombre.

Pese a la elevada frecuencia combinatoria con elementos subordinantes que introducen complementos del nombre y suboraciones adjetivas, tanto los complementos como las suboraciones presentan alta variabilidad: mientras solo cuatro de los primeros alcanzan una [F.sub.i][mayor que o igual a]2, ninguna de las segundas logra una [F.sub.i][mayor que o igual a]1.

Los complementos que se reiteran predican en todos los casos de hombre y solo en un caso de ambos vocablos (cf Figura 14). A saber:

hombre + de ciencia ([F.sub.i] =3)

hombre + de edad ([F.sub.i] =2) y mujer + de edad ([F.sub.i] =2)

hombre + con respuestas ([F.sub.i] =2)

hombre + de buena voluntad ([F.sub.i] =2)

Los cuatro presentan cierto grado de lexicalizacion: de edad se encuentra incluso en RAE (2014) como locucion adjetiva sin marca diatopica; de buena voluntad, otra locucion adjetiva, esta registrada en el mismo diccionario, pero solo como locucion adverbial; de ciencia, no incorporada en la mencionada obra lexicografica, es tambien a nuestro juicio una locucion adjetiva; con respuestas parece tener un grado menor de fijacion, por lo que podria clasificarse como colocacion.

Al revisar las locuciones adjetivas y la colocacion identificadas (cf. Figura 14), encontramos que las tres que predican exclusivamente de hombre--de ciencia, de buena voluntad y con respuestas--son positivas, mientras la que puede predicar de hombre o de mujer--de edad--es neutra.

Si observamos en la misma Figura 14 los adjetivos calificativos que predican de hombre y de mujer, podemos apreciar que solo dos de ellos se aplican a ambos vocablos, aunque con diferente [F.sub.i]: bueno (el doble para hombre) y maduro (el doble para mujer). En este ultimo caso, el cotexto permite observar que maduro dicho de hombre da cuenta de una condicion mental positiva, 'Que ha alcanzado la capacidad mental propia de una persona adulta' (RAE 2014, s. v. maduro, ra, acep. 3), mientras que maduro dicho de mujer se centra en una condicion fisica negativa: 'Dicho de una persona: Que ha dejado de serjoven, pero no ha llegado a la vejez'.

Los diez adjetivos restantes--la mayoria--se aplican solo a hombre o solo a mujer (cf. Figura 15). Los que predican de hombre son preferentemente positivos--fuerte, alto, libre--. Los que predican de mujer no solo son preferentemente negativos--templada ('lujuriosa'), triste, violada--, sino que ademas incluyen dos unidades lexicas--templada y violada--que por su morfologia de participio pasivo parecen dar cuenta de una mujer objeto, que recibe la accion realizada por otros.
Figura 15. Modificadores del sustantivo con [F.sub.i]
[mayor que o igual a]2

Hombre   Mujer

comun    chilena
fuerte   templada
alto     joven
libre    triste
oscuro   violada


5. CONCLUSIONES

5.1. ALCANCES METODOLOGICOS

El analisis automatico de nuestro corpus de referencia nos ha permitido alcanzar los objetivos planteados y comprobar nuestras hipotesis. En una futura fase, consideramos conveniente complementar este trabajo con una mayor aplicacion de metodos cualitativos.

5.2. PRINCIPALES RESULTADOS OBTENIDOS

Se observa que los adjetivos, las locuciones y la colocacion que modifican con mas frecuencia a hombre y a mujer son diferentes y parecen responder a valoraciones mas positivas del individuo humano masculino que del individuo humano femenino. Se confirman las tres hipotesis:

5.2.1. Alto numero de modificadores nominales con [F.sub.i] =1 y bajo numero con [F.sub.i] >1.

En efecto, por su alto uso, ambos vocablos presentan minimas restricciones combinatorias, lo que se manifiesta en el escaso numero de modificadores con [F.sub.i] [mayor que o igual a]2. No obstante, se detectan dos estructuras que modifican frecuentemente a ambos sustantivos: complementos del nombre y suboraciones adjetivas de relativo. Ademas, se identifican tres locuciones adjetivas, una colocacion y doce adjetivos que modifican a uno o a ambos vocablos con [F.sub.i] [mayor que o igual a]2.

5.2.2. Mas predicaciones con valor positivo para hombre

Las tres unidades pluriverbales que predican solo de hombre son positivas. La que predica de hombre y de mujer es neutra.

Respecto de los adjetivos, cinco de los que predican de hombre son positivos: fuerte, alto, bueno, libre y maduro ('mentalmente adulto'). Sobre los que predican de mujer, solo dos son positivos: bueno y joven.

5.2.3. Mas predicaciones con valor negativo para mujer

Solo hay un adjetivo con valor negativo que predica de hombre: oscuro ('sombrio'). En el caso de mujer, hay cuatro: templado ('lujurioso'), triste, violado y maduro ('que ha dejado de ser joven').

5.3. TEMAS PARA INVESTIGACIONES FUTURAS

A la vista de los resultados obtenidos de este estudio exploratorio, parece relevante analizar los adjetivos con [F.sub.i] =1 que determinan a cada vocablo estudiado y determinar no solo su carga valorativa, sino tambien si dan cuenta de cualidades fisicas, mentales, espirituales, etc. Esto permitiria precisar la preponderancia de una actitud positiva o negativa frente a los vocablos mujer y hombre como representaciones linguisticas de construcciones culturales de genero.

Resulta relevante, ademas, analizarlas oraciones subordinadas de relativo que predican de mujer y de hombre, con enfasis en sus nucleos verbales. ?Que hacen los hombres y que hacen las mujeres?

Estimamos de interes tambien determinar a que se debe la mayor preponderancia relativa de hombre en el genero Ensayo. ?Obedece simplemente a un uso generico (hombre= individuo) o da cuenta de la menor presencia de la mujer como tema serio o de reflexion?; esto solo podria determinarse a partir de un analisis no automatico de las unidades lexicas en contexto.

Por ultimo, esta investigacion podria extenderse a otros sustantivos con flexion de genero cuyo genero proximo sea 'individuo de la especie humana', como nino, nina, para indagar si los resultados obtenidos aqui, en cuanto a la mayor valoracion del individuo masculino, se repiten.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

ALVAR, MANUEL. 2006. Motivaciones sociologicas en el cambio linguistico. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes [en linea]. Disponible en http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/motivaciones-sociolgicas-en-el-cambio-lingstico-0/html/00eda5c4-82b2-l ldf-acc7-002185ce6064_8.html#l_0_ [Consulta 12/09/2018].

BARRIOS RODRIGUEZ, MARIA AUXILIADORA. 2016. Ignacio Bosque: gramatico autor de diccionarios que nos hacen ser conscientes de todo lo que sabemos sobre las palabras. Paremia 25: 13-19.

BOSQUE, IGNACIO. 2001. Bases para un diccionario de restricciones lexicas. Moenia 7: 11-52.

--2012. Sexismo linguistico y visibilidad de la mujer. Real Academia Espanola [en linea]. Disponible en: http://www.rae.es/sites/default/files/Bosque_sexismo_linguistico.pdf [Consulta 27/07/2018].

CASTILLO FADIC, MARIA NATALIA. 2012. Corpus Basico del Espanol de Chile [c].

--2015. Lexico Basico del Espanol de Chile: el proyecto. E-Aesla. Revista digital [en linea]. Disponible en: https://cvc.cervantes.es/lengua/eaesla/pdf/01/51.pdffConsulta 24/04/2017].

--(en referato.). Lexico Basico delEspanol de Chile.

CEPAL - NACIONES UNIDAS. 2016. Tiempo total de trabajo. Observatorio de Igualdad de Genero de America Latina y el Caribe [en linea]. Disponible en: https://oig.cepal.org/es/indicadores/tiempo-total-trabajo. [Consulta 15/08/2018].

CERVANTES, MIGUEL DE. 2004. Don Quijote de la Mancha. San Pablo (Brasil): Real Academia Espanola y Asociacion de Academias de la Lengua Espanola.

COOPER, ROBERT. 1997. La planificacion linguistica y el cambio social. Madrid: Cambridge University Press.

JUILLAND, ALPHONSE Y EUGENIO CHANG-RODRIGUEZ. 1964. Frequency Dictionary of Spanish Words, The Romance Languages and their Structures, First Series SI. La Haya: Mouton.

JUILLAND, ALPHONSE, VICENZO TRAVERSA, ANTONIO BELTRAMO Y SEBASTIANO DI BLASI. 1973. Frequency Dictionary of Italian Words. The Hague-Paris: Mouton.

LEMUS, JORGE ERNESTO. 2001. Sexismo en el lenguaje: mitos y realidades. Memorias del Encuentro de la Red Centroamericana de Antropologia, Asociacion Salvadorena de Antropologia, pp. 195-225.

MANRIQUE SABOGAL, WINSTON. 5 de marzo de 2012. ?La lengua tiene genero? ?Y sexo? El Pais [en linea]. Disponible en: https://elpais.com/cultura/2012/03/04/actualidad/1330896843_065369.html [Consulta 08/12/2017].

MARIN, PABLO. 24 de junio de 2018. ?Todes juntes? El lenguaje inclusivo como batalla cultural. La Tercera. Disponible en: https://www.latercera.com/tendencias/noticia/todes-juntes-lenguaje-inclusivo-batalla-cultural/218599/?fbclid=IwAR2GsS0 0Y_ao_CERAvzeSsdhTmgh3TMzTvUWM3kwu-wG48L6hJChSNOXK40 [Consulta 27/06/2018].

MORENO FERNANDEZ, FRANCISCO. 2009. Principios de sociolinguistica y sociologia del lenguaje (4 (a) ed). Madrid: Ariel.

OECD. Noviembre de 2017. How's Life in Chile? OECD.org [en linea]. Disponible en: https://www.oecd.org/statistics/Better-Life-Initiative-country-note-Chile.pdf [Consulta 10/05/2018].

REAL ACADEMIA ESPANOLA (RAE). 2014. Diccionario de la Lengua Espanola [en linea]. Disponible en: http://www.rae.es/diccionario-de-la-lengua-espanola/la-23a-edicion-2014 [Consulta 01/05/2018].

Maria Natalia Castillo Fadic (*) Pontificia Universidad Catolica de Chile, Chile

(*) Para correspondencia, dirigirse a: Maria Natalia Castillo Fadic (mcastilf@uc.cl). Facultad de Letras, Pontificia Universidad Catolica de Chile, Campus San Joaquin. Av. Vicuna Mackenna 4860, Macul. Santiago, Chile. Telefono: (+56) 22 3547859.

(1) Maria Natalia Castillo Fadic, 2012 [c].
COPYRIGHT 2019 Universidad de Chile, Facultad de Filosofia y Humanidades
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Fadic, Maria Natalia Castillo
Publication:Boletin de Filologia
Date:Jan 1, 2019
Words:5691
Previous Article:Rodolfo Lenz y la reforma ortografica chilena: ciencia, tradicion y politica del lenguaje/RUDOLF LENZ AND THE CHILEAN ORTHOGRAPHIC REFORM: SCIENCE....
Next Article:Trasplantes del espiritu: folclor y lengua nacional en Rodolfo Lenz/TRANSPLANTS OF THE SPIRIT: FOLKLORE AND NATIONAL LANGUAGE IN RODOLFO LENZ.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters