Printer Friendly

?Que esta mal con el dogmatismo de Piyor?

"What's Wrong with Pryor's Dogmatism?".

Qui demelera cet embrouillement? La nature confond les pyrrhoniens, et la raison confond les dogmatiques. Poseed

Introduccion

Una de las preguntas centrales que articula la reflexion epistemologica tradicional es aquella que inquiere por el caracter epistemico de las creencias en general: cuando una creencia adquiere el estatus de conocimiento, cuando el estatus de una creencia justificada, etcetera. Para el caso de las creencias empiricas, la respuesta mas natural suele establecer un vinculo entre este pedigree epistemico y la experiencia; por ejemplo, mi creencia de que tengo manos se justifica apelando a mi experiencia visual de percibir mis manos frente a mi. Asi, la experiencia perceptiva es presentada como la fuente inmediata del estatus epistemico de las creencias empiricas.

Desde la Antiguedad, muchos autores han considerado que el caracter intuitivo de este tipo de respuestas es suficiente para articular posiciones epistemologicas positivas, entre las cuales destaca el dogmatismo--la tesis segun la cual hay creencias que gozan de un estatus epistemico inmediato, esto es, sin necesidad de apelar a la justificacion que el sujeto tiene a favor de alguna otra creencia. Recientemente, varios autores han rehabilitado el dogmatismo en tanto teoria que supuestamente logra dar cuenta del estatus epistemico de las creencias perceptivas (1). En este trabajo, analizamos una de las posiciones neo-dogmaticas mas influyentes en los ultimos anos--la defendida por James Pryor (2)--, para concluir, de manera pesimista, que dicha posicion no logra dar cuenta del estatus epistemico de las creencias perceptivas debido, principalmente, a que padece una debilidad frente al escepticismo relativo a la justificacion perceptiva, al que pretende evitar.

En un primer momento (seccion 1), intentamos mostrar que el desafio esceptico que inquiere por el estatus epistemico de las creencias empiricas en general (v.g. "?como sabes que tu percepcion es fiable?") es una pregunta de segundo orden distinta de las de primer orden ("?como sabes que lo que ves ahora son manos?"), que si pueden ser resueltas simplemente apelando a la facticidad de las creencias empiricas ("lo se porque hay un par de manos frente a mi y las veo"). De ahi que, como trataremos establecer, el desafio esceptico solo puede ser erradicado atendiendo la dimension doxastica de la justificacion y no solo su aspecto proposicional. En segundo lugar (seccion 2), analizamos el dogmatismo de Pryor, sus motivaciones y su argumento principal, para despues (seccion 3), mostrar las razones por las que consideramos que no es una teoria satisfactoria de la justificacion perceptiva.

De manera general, intentamos motivar la idea de que el dogmatismo de Pryor se enfrenta a un dilema: o, por un lado, se limita a ser exclusivamente una teoria epistemologica sobre la justificacion de nuestras creencias perceptivas de primer orden (justificacion proposicional)--pero entonces no tendria el mordiente antiesceptico que pretende tener--, o por otro, si es que se decide a enfrentar el desafio esceptico, Pryor se ve obligado a defender sus dogmas en un segundo orden (justificacion doxastica)--lo cual resultaria imposible, so pena de circularidad o regresion viciosa--. En cualquier caso, el dogmatismo resulta esteril frente al escepticismo, por lo que pierde gran parte de su atractivo.

1. Requisitos metaepistemolagicos y escepticismo

El tradicional problema esceptico consiste en desafiar el estatus epistemico (3) que atribuimos ordinariamente a nuestras creencias apelando a escenarios contrafacticos (o hipotesis escepticas, HE en adelante) en los que nuestra experiencia perceptiva es identica a la experiencia en el mundo real. Sin embargo, en dichos casos la percepcion no garantiza el estatus epistemico de las creencias empiricas: ?como sabes que p es el caso si no sabes que no eres un cerebro en una cubeta?; o bien: ?que razones tienes para creer que p es el caso si no estas justificado en creer que tu percepcion es fiable? Donde p puede ser cualquier proposicion empirica, por ejemplo: "hay un par de manos frente a mi en este momento". Por otro lado, preguntas como "?tienes manos?" o "?estas siendo enganado por un genio maligno ahora mismo?" serian preguntas de primer orden. Respuestas a estas ultimas preguntas (quidfacti) no cuentan como respuestas a las preguntas de segundo orden (quid juris) que inquieren por el estatus epistemico de las creencias: afirmar que tengo manos no implica que se que tengo manos, pues bien podria ser el caso que estuviera en alguna HE en la que mi percepcion no fuera fiable. La estrategia esceptica consiste, asi, en imponer un requisito metaepistemico (RM en adelante) como condicion necesaria para la atribucion de conocimiento y/o justificacion:

Requisito metaepistemico para el conocimiento: para saber que p, necesitas saber que no estas en alguna HE (4).

Requisito metaepistemico para la justificacion: para tener justificacion para creer que p, necesitas tener justificacion para creer que no estas en alguna HE.

Tradicionalmente, dichos requisitos han sido introducidos apelando a ciertos valores epistemicos que pretenden fungir como ideales regulativos de nuestras practicas epistemicas, tales como la no-arbitrariedad (una proposicion solo puede contar como una razon para el sujeto si esta, a su vez, epistemicamente apoyada por otras razones) y la autonomia intelectual (la idea de que el sujeto, al conducir una investigacion, debe tener control sobre las creencias que cuentan como su evidencia) (5). Mientras que la no- arbitrariedad proscribe las atribuciones de conocimiento (y/o justificacion) ex nihilo, la autonomia intelectual intenta evitar casos en los que el estatus epistemico de las creencias sea completamente independiente de las creencias a las que tiene acceso el propio sujeto. Las posiciones internistas en epistemologia se articularon mayoritariamente bajo este asidero axiologico, de ahi que, desde esta perspectiva, un sujeto solo es racional si apoya sus creencias en razones que estan bajo su control, razones que--al menos en principio--le son accesibles desde la perspectiva de la primera persona (6).

Volviendo a nuestro ejemplo, RM exige que para saber que estas viendo un par de manos es necesario saber que no estas en una HE compatible con tu evidencia perceptiva, pero incompatible con el estatus epistemico de conocimiento atribuido a la creencia de que hay un par de manos. Lo mismo sucede con el estatus epistemico de justificacion: para que mi experiencia perceptiva de consultar el termometro me justifique en creer que hay 27[grados]C de temperatura ambiente, es necesario tener justificacion independiente para creer que el termometro esta funcionando de manera fiable. RM establece una relacion de dependencia epistemica entre las creencias de primer orden y la creencia de segundo orden, relacion que se ha concebido tradicionalmente de manera asimetrica y transitiva.

Vale la pena reparar en que RM puede ser visto como una exigencia doxastica que el esceptico impone al conocimiento: el sujeto necesita saber --o tener razones--en un segundo orden, que lo que afirma su creencia es el caso (7). La dimension doxastica de la justificacion ha sido rechazada por las posiciones externistas en tanto condicion necesaria para la atribucion del estatus epistemico de las creencias. Para los externistas, basta con el hecho de que la proposicion en cuestion este justificada para el sujeto, independientemente de si este tiene o no, acceso a dicha justificacion. Esta distincion entre ambas dimensiones de la justificacion se suele trazar de la siguiente manera (8): la justificacion proposicional es una propiedad que tiene una proposicion p con relacion a un sujeto Sy se refiere al estatus epistemico que p tiene para S independientemente de si S cree o no que p; mientras que la justificacion doxastica es una propiedad que tiene una creencia y hace referencia al estatus epistemico que una proposicion p adquiere en virtud de si el sujeto cree que p sobre bases que son accesibles a S y que S considera "buenas bases".

Este ultimo tipo de justificacion exige mas que la primera, pues una creencia bien podria estar justificada proposicionalmente sin estarlo doxasticamente (piensese en el famoso caso de los sexadores de pollos). En cambio, si S basa su creencia sobre la evidencia que justifica proposicionalmente, ello es suficiente para que dicha creencia este justificada doxasticamente. Tradicionalmente, la justificacion proposicional se ha asociado con el externismo, pues el estatus epistemico de la creencia justificada proposicionalmente no requiere la satisfaccion de ninguna condicion adicional por parte del agente epistemico (9) (la fiabilidad, por ejemplo, se ha modelado bajo esta intuicion).

En contra de esta posicion, los internistas han arguido que este tipo de justificacion atenta contra la autonomia intelectual: los sujetos que solamente tienen justificacion proposicional para creer que p, no adquieren compromisos racionales con p ni con las creencias que cuentan como parte de su justificacion. De ahi que la justificacion doxastica se haya asociado con la concepcion internista, pues para que la creencia justificada doxasticamente adquiera su estatus epistemico, es necesario que S satisfaga el requisito de segundo orden (RM), el cual (como vimos anteriormente), esta modelado para satisfacer los valores de la no-arbitrariedad y la autonomia intelectual. Asi, las distintas agendas epistemologicas de internistas y externistas estan determinadas por la inclusion o exclusion de RM: mientras que los internistas (entre los que se cuenta el esceptico tradicional) trabajan con un concepto epistemico de conocimiento y justificacion--pues buscan en las creencias de los sujetos las condiciones necesarias y suficientes para que algo cuente como conocimiento y/o justificacion--, los externistas operan con un concepto metafisico de conocimiento--pues buscan las condiciones necesarias y suficientes para el conocimiento fuera de la esfera epistemica del sujeto.

De esta manera, el esceptico establece que para lograr conocimiento del mundo externo--y/o justificacion perceptiva para creer en su existencia-- , el sujeto debe estar en posicion de satisfacer RM; no basta con la justificacion preposicional de sus creencias perceptivas.

Es frente a este tipo de razonamiento esceptico que el dogmatismo resulta atractivo, pues abre la posibilidad de que la experiencia perceptiva garantice el estatus epistemico de las creencias empiricas sin necesidad de satisfacer el RM impuesto por el esceptico. A pesar de que, como muchos autores han senalado, la justificacion doxastica es una concepcion demasiado exigente, es la concepcion sobre la que descansa el tradicional desafio esceptico. De ahi que consideremos que cualquier estrategia antiesceptica que pretenda erradicar incluso la mas debil forma de escepticismo, debe dar cuenta (diagnosticar y explicar) de la intuicion que opera detras de la justificacion doxastica; de lo contrario no vemos que es lo que quedaria de "anti-esceptico" en una posicion que eludiera esta demanda.

Aunque Pryor (10) explicitamente ubica su dogmatismo dentro de lo que denomina un proyecto antiesceptico modesto (que tiene por objetivo disolver el desafio esceptico cuestionando los supuestos teoricos sobre los que descansa), no es del todo claro que no tenga simpatias con el proyecto antiesceptico ambicioso--consistente en refutar la posicion esceptica--, ya que, despues de todo, su reivindicacion de la prueba refutatoria de Moore (11) y su rechazo a RM, tradicionalmente han sido asociados con este proyecto. En la seccion 3 volveremos de manera mas prolija sobre este punto.

Ahora bien, incluso dentro del proyecto antiesceptico modesto la disputa entre dogmaticos y escepticos se ha vuelto una disputa metodologica: ?es realmente RM impuesto por el esceptico una condicion necesaria para establecer el estatus epistemico de las creencias perceptivas? El dogmatico considera que aceptar RM genera un regreso esceptico de la justificacion e insiste en que su posicion es la unica alternativa para escapar de dicho regreso: si hay conocimiento (y/o justificacion), este debe comenzar en algun punto, lo que abre la posibilidad para rechazar el caracter irrestricto de RM. El siguiente movimiento del dogmatico consiste en apelar a ciertos estados mentales que justifican otras creencias al tiempo que ellos mismos estan justificados (sin embargo, su justificacion no proviene de otras creencias), de lo contrario este movimiento seria vulnerable al cargo de arbitrariedad mencionado anteriormente. Este es, grosso modo, el nucleo de la posicion dogmatica.

Dogmatismo y escepticismo son pues, posturas mutuamente excluyentes, por lo que la correccion del dogmatismo tiene que pasar por mostrar la incorreccion del escepticismo. Antes de exponer nuestra critica al dogmatismo de Pryor, consideremos primero las razones a su favor.

2. Dogmatismo a la Pryor

Una teoria epistemica de la percepcion es correcta cuando logra explicar dos fenomenos considerados evidentes: (1) que la experiencia perceptiva es la fuente de la mayoria de nuestro conocimiento y justificacion empirica, y (2) que la experiencia perceptiva garantiza el estatus epistemico de la mayoria de nuestras creencias empiricas. El primer desideratum tiene un caracter meramente descriptivo, mientras que el segundo--que es el que nos interesa en este trabajo--es paradigmaticamente normativo y dentro del cual cabe la pregunta por el estatus epistemico de las creencias empiricas.

Como se menciono anteriormente, la experiencia perceptiva ha sido considerada intuitivamente responsable del estatus epistemico que atribuimos a nuestras creencias empiricas. ?Pero de que manera la experiencia justifica dichas creencias? Las posiciones neo-dogmaticas comparten una version minima de la tesis dogmatica:

Dogmatismo: hay creencias que gozan de un estatus epistemico (cuentan como casos de conocimiento o estan justificadas) inmediato, esto es, que dicho estatus no proviene, ni siquiera parcialmente, de la justificacion a favor de alguna otra creencia.

Por ejemplo, mi creencia de que tengo manos esta justificada, pero no debido a una inferencia que hago a partir de otras creencias, sino que es el mero hecho de tener una experiencia que me representa como percibiendo manos, lo que le otorga su estatus epistemico. Asi, en las discusiones contemporaneas, el dogmatismo ha resultado atractivo por al menos dos razones adicionales a su caracter intuitivo: por un lado, ofrece una alternativa al regreso esceptico de la justificacion y por otro, permite elaborar un diagnostico epistemicamente positivo de la celebre prueba de Moore.

Recientemente, Pryor ha rehabilitado la posicion dogmatica para la justificacion perceptiva, esto es, que podemos aceptar la fuerza justificatoria de la experiencia sin satisfacer ningun RM. Para el caso de la justificacion perceptiva el dogmatismo de Pryor reza asi:

Dogmatismo epistemico respecto a la justificacion perceptiva: "cuando a un sujeto S le aparece perceptivamente como si p fuera el caso, entonces S tiene una clase de justificacion para creer que p que no presupone o descansa sobre nada mas que pudiera ser citado en un argumento a favor de p. Para tener esta justificacion a favor de p basta con tener una experiencia que represente a p como siendo el caso. Ningun tipo de autoconciencia o reflexion sobre creencias previas es requerido (12).

Piyor considera que lo que justifica las creencias perceptivas es el caracter fenomenico de la experiencia: el hecho mismo de que la experiencia nos representa proposiciones afirmativamente (13).

En este punto consideramos importante analizar detenidamente los supuestos sobre los que descansa el dogmatismo de Pryor. En primer lugar, tal y como se aprecia en los pasajes anteriormente citados, este tipo de dogmatismo es fundacionista, pues las creencias empiricas justificadas perceptivamente de manera inmediata hacen las veces de las denominadas "creencias basicas" en el modelo fundacionista. Sin embargo, se debe reparar en que dogmatismo y fundacionismo, a pesar de aparecer juntas en la propuesta de Piyor, son posiciones logicamente independientes: el fundacionismo implica--en contraste con el dogmatismo--tesis sustantivas sobre la estructura de la justificacion (la relacion de justificacion entre las creencias basicas y las no-basicas es lineal, unidireccional y asimetrica).

Ademas, el dogmatismo de Pryor esta comprometido con la concepcion mentalista (14) de la evidencia, segun la cual, los hechos que justifican son estados mentales internos a la perspectiva de los sujetos--creencias perceptivas, creencias a priori, hechos psicologicos, intuiciones racionales, etcetera. Este tipo de mentalismo tambien es compatible con el dogmatismo de Pryor, aunque este no contiene tesis metafisicas sobre los hechos que justifican las creencias perceptivas.

Por otro lado, y en lo relativo al acceso que tenemos a nuestra evidencia perceptiva--posicion sobre la que esta articulado el tradicional debate internismo versus externismo--, intentaremos mostrar que la posicion de Piyor es inestable, por lo que a pesar de sus simpatias expresas (15) por el intemismo, no es posible ubicarlo con claridad en alguno de estos bandos.

El externismo epistemico simplemente niega el internismo epistemico (IE)--el estatus epistemico de las creencias esta determinado exclusivamente por hechos a los que el sujeto siempre tiene acceso, al menos en principio. Asi, de acuerdo con el externismo epistemico, los hechos que determinan el estatus epistemico de las creencias podrian no ser accesibles al sujeto (relaciones causales, la fiabilidad de ciertos procesos psicologicos formadores de creencias, estados perceptivos subpersonales, etcetera (16)), sino que requieren de una investigacion empirica para determinar cuales de nuestras creencias cuentan con dicha propiedad que trasciende la perspectiva epistemica del sujeto. Asi, para el externista, una creencia podria contar como justificada aunque el sujeto careciera de acceso a--o no fuera consciente de--las razones que la justifican, lo cual cancela la posibilidad de satisfacer el principio iterativo del conocimiento SS.

A pesar de que Pryor caracteriza a la justificacion perceptiva como algo a lo que el sujeto puede acceder, al menos en principio--y en este sentido satisface la definicion intemismo epistemico--por otro lado rechaza explicitamente RM, maniobra que, como se menciono antes, es un punto en comun entre las distintas posiciones externistas:

Notese que el dogmatico no esta diciendo que tu justificacion para creer p descanse sobre tu conciencia de tus experiencias. Su posicion es que tienes justificacion para creer que p simplemente en virtud de tener una experiencia de que p. Desde esta perspectiva, tus experiencias te dan justificacion para creer que p, pero seria erroneo llamar a dichas experiencias tu "evidencia" para creer que p. Decir que tus experiencias son tu evidencia para una creencia perceptiva sugiere que tu justificacion para una creencia perceptiva depende, parcialmente, de premisas acerca de tu experiencia--como si fueras introspectivamente consciente de tus experiencias y tu creencia perceptiva estuviera basada sobre algun tipo de conciencia. El dogmatico niega que necesites "evidencia" de este tipo para tus creencias perceptivas (17).

Ademas, Pryor tambien declara explicitamente que su dogmatismo trata a la justificacion perceptiva como justificacion proposicional y no como justificacion doxastica; otra de las maniobras preferidas de los externistas:

La justificacion no necesita ser sofisticada y reflexiva. Afirme que la justificacion es una propiedad que puede tener una hipotesis para ti: pueden ser hipotesis para las que tienes justificacion para creer, no importa si de hecho las crees. Esto es lo que suele llamarse "justificacion proposicional"18.

Ciertamente, estas dos maniobras de corte extemista generan inestabilidad con la caracterizacion internista de la evidencia perceptiva de Pryor; no obstante, un problema adicional para catalogar la posicion de este dentro de la tradicional dicotomia intemismo/externismo proviene de su rechazo a esta terminologia, la cual es sustituida por otra que acuna el propio Pryor. Dado a su rechazo a cualquier RM, Pryor se hace llamar no un extemista, sino un "liberal".

El liberalismo es una posicion psicologicamente economica pues sostiene que la experiencia es suficiente por ella misma para establecer el estatus epistemico de las creencias perceptivas; ningun otro requisito--ni de primer ni de segundo orden--es necesario. Este relajamiento de los requisitos epistemicos es, como se vio antes, una de las notas distintivas de las posiciones extemistas. En cambio, los denominados "conservadores" (paradigmaticamente Wright (19)) adoptan RM y senalan que la experiencia solo puede establecer el estatus epistemico de las creencias perceptivas si previamente el sujeto tiene justificacion independiente para creer algo mas (que existe el mundo externo o que la percepcion es fiable). En ausencia de dicha justificacion independiente, la experiencia no garantiza el estatus epistemico de las creencias perceptivas.

Liberales y conservadores son dogmaticos, pero no respecto a lo mismo: los liberales son dogmaticos frente a ciertas creencias de primer orden como las creencias perceptivas--que estan justificadas proposicionalmente por la experiencia--, pero respecto a ciertas creencias de segundo orden (como el hecho de saber que, o tener razones para creer que, existe el mundo externo, que no estas en alguna HE, que la percepcion es fiable, etcetera) no son dogmaticos, pues consideran que estas creencias no pueden justificarse de manera inmediata --al menos no frente a un esceptico que las niega y exige una justificacion doxastica de las mismas. Los conservadores defienden la perspectiva opuesta: ellos son dogmaticos respecto a las creencias de segundo orden--las cuales consideran que estamos "acreditados" (entitled) a tomar como conocimiento sin contar con evidencia a su favor--, pero no respecto a las creencias de primer orden, pues estas requieren la satisfaccion de RM para establecer su estatus epistemico, es decir, requieren justificacion doxastica (20). Un liberal toma la experiencia en su valor aparente, mientras que los conservadores consideran que la satisfaccion de algun RM es una condicion necesaria para que la experiencia tenga la fuerza justificatoria que ordinariamente le atribuimos.

Asi pues, consideramos que este tipo de deslices extemistas no solo generan inestabilidad en el dogmatismo de Pryor (el cual pretende ser una forma de internismo epistemico), sino que ademas son, a nuestro modo de ver, lo que vicia su proyecto antiesceptico. Establecer este ultimo punto es el objetivo de la siguiente seccion.

3. Antiescepticismo: Mooreanismo y Liberalismo

Desde nuestra perspectiva, uno de los principales problemas que enfrenta el dogmatismo de Pryor es de caracter metodologico y tiene que ver con la manera en que se intenta establecer. Pryor no ofrece un argumento que establezca de manera directa la plausibilidad de su dogmatismo, sino que se limita a apelar a su caracter intuitivo (21): el dogmatismo es correcto porque hay una gran clase de proposiciones que intuitivamente consideramos justificadas debido solamente al hecho de que la experiencia nos representa dichas proposiciones como siendo el caso. Pryor sostiene que esta manera de justificar su dogmatismo se ajusta a la metodologia filosofica estandar, si una teoria es intuitiva y no hay objeciones que nos obliguen a abandonarla, entonces dicha teoria adquiere una presuncion de verdad a su favor:

Notese que solamente estoy proponiendo una historia dogmatica sobre la naturaleza de la justificacion. Mi argumento para establecer que la justificacion tiene esta naturaleza no es el mismo, dogmatico. El argumento para establecer que la justificacion tiene dicha naturaleza procede via la metodologia filosofica estandar: comenzamos con lo que parece intuitivamente natural decir sobre la percepcion y conservamos esa perspectiva natural a menos que encontremos objeciones que nos obliguen a abandonarla (22).

Si bien es cierto que esta ha sido la metodologia filosofica estandar, recientemente se ha visto desafiada desde varios frentes: inicialmente, algunos autores23 mostraron que las intuiciones son falibles, por lo que no pueden considerarse como el criterio de correccion de las posiciones filosoficas; esto es asi debido a que el caracter intuitivo de una posicion filosofica es logicamente independiente de su verdad. Por otro lado, los denominados "filosofos experimentales" han recabado evidencia empirica para combatir uno de los supuestos mas arraigados en la metodologia filosofica estandar, a saber, que las intuiciones de los filosofos son las intuiciones del resto de la gente. Estas investigaciones empiricas tambien han dejado en claro que muchas de estas intuiciones son sensibles a distintos factores como las diferencias culturales, niveles de experticia, diferencias de genero, etcetera, por lo que ni siquiera tienen el caracter universal que la metodologia filosofica estandar les atribuye (24).

Finalmente, y de manera mas puntual, Neta (25) ha cuestionado el supuesto caracter intuitivo de las proposiciones justificadas por la experiencia ofrecidas por Piyor ("cuando Moore tiene experiencia perceptiva de un par de manos frente a el, entonces tiene justificacion para creer que tiene manos"), pues dichas proposiciones involucran el termino "experiencia perceptiva", que es un termino filosofico sujeto a disputa y, por lo tanto, dificilmente intuitivo. Ahora bien, Neta concede la posibilidad de que Piyor este mas bien apelando a nuestras intuiciones pre-teoricas sobre la percepcion, pero aun asi, Pryor no ha dado una explicacion de como es que dichas intuiciones representan nuestra experiencia perceptiva ni tampoco de la variacion contextual de esas mismas intuiciones: cuando las HE son introducidas, desaparece la fuerza justificatoria que, de acuerdo con el dogmatismo, intuitivamente deberiamos atribuir a la experiencia perceptiva.

Nuestra critica al dogmatismo, en cambio, pretende mostrar que incluso aceptando la correccion de la metodologia filosofica estandar, el dogmatismo solo puede establecerse una vez superadas las principales objeciones en su contra, como el tradicional desafio esceptico. De manera general, nuestro argumento en contra del dogmatismo de Pryor tiene la siguiente forma:

1. De acuerdo con la metodologia filosofica estandar, si queremos establecer el dogmatismo debemos eliminar las principales objeciones en su contra.

2. El escepticismo es una de las principales objeciones en contra del dogmatismo, pues la correccion del primero implica la falsedad del segundo y viceversa.

3. El dogmatismo no logra desactivar el desafio esceptico, pues rechazar RM no es suficiente para mostrar la falsedad de la conclusion esceptica que niega el estatus epistemico de las creencias empiricas.

4. Por lo tanto, no es posible establecer el dogmatismo, ni siquiera a traves de la metodologia filosofica estandar.

La premisa (1) es simplemente la caracterizacion de la metodologia filosofica que el propio Pryor suscribe, la premisa (2) ha quedado establecida en la seccion 1, mientras que la premisa (3) es la que intentaremos defender en lo que resta de esta seccion. Si tenemos exito, entonces la conclusion (4) quedara establecida y con ella nuestra critica al dogmatismo de Piyor.

Ahora bien, Pryor (26) ha intentado desactivar las principales objeciones a la nocion de justificacion inmediata, y en este sentido ha insistido en que el adjetivo "inmediato" es compatible con el caracter derrotable y falible de la justificacion, asi como con el hecho de que este tipo de justificacion no es epistemicamente autonoma: muchas otras creencias pueden intervenir (y de hecho lo hacen) en el origen y comprension de las creencias justificadas perceptivamente. Por otro lado, "inmediato" tampoco es sinonimo de "ex nihilo", pues "inmediato" solo excluye que la justificacion provenga de otras creencias. En cuanto a las objeciones que niegan que la experiencia pueda justificar--dado que carece de contenido proposicional (27)--, Pryor (28) las enfrenta apelando a las razones que algunos autores (29) han dado a favor del caracter proposicional de la experiencia. Este tipo de posturas casan muy bien con la propuesta de Pryor, pues le permite encontrar en la experiencia perceptiva el tipo de estado que justifica al tiempo que no precisa (ni puede) ser justificado. Con este recurso, Piyor pretende mostrar que satisfacer el RM no es la unica manera de evitar el cargo de arbitrariedad que desde la Antiguedad ha pesado sobre el dogmatismo: si llegamos a un punto (estados perceptivos) donde la cadena de justificacion se detiene, y la naturaleza misma de esos estados los hace inmunes a la demanda de justificacion, entonces no es que el dogmatico arbitrariamente estipule que en ese preciso estado se detiene la justificacion, sino que es un hecho mismo de la arquitectura de la justificacion perceptiva el que nuestros estados perceptivos no precisen de justificacion antecedente --?que contaria como justificacion de mi sensacion de tener sed? (30)--. Este es el fundacionismo dogmatico defendido por Pryor.

Apelando a estos estados perceptivos, Pryor elabora una estrategia antiesceptica inspirada en una idea mooreana segun la cual, es posible tener conocimiento de una proposicion sin ser capaz de justificarla. Ahora bien, si por mooreanismo entendemos la posicion que sostiene que a traves de una inferencia deductiva que parte de creencias perceptivas que gozan de un estatus epistemico prima facie, podemos llegar a establecer--en contra del esceptico--el estatus epistemico de la creencia en la existencia del mundo externo, entonces Piyor considera que el mooreanismo es tambien un subconjunto del dogmatismo. De hecho, la exegesis de la prueba de Moore ha sido uno de los puntos centrales que articula la polemica liberales us. conservadores: conservadores como Wright (31) y Davies (32) han diagnosticado la prueba de Moore como un caso de peticion de principio. Por otro lado, el diagnostico de Pryor (33) es mas complejo: el piensa que la prueba de Moore no sufre de ninguna falla epistemica (no hay ningun fallo en la transmision de la justificacion de las premisas hacia la conclusion), por lo que puede ser utilizada para obtener justificacion perceptiva para creer en la existencia del mundo externo. Sus razones para rechazarla son mas bien de orden dialectico: cuando la prueba es ofrecida en contra del esceptico, quien niega de entrada la conclusion de la prueba, esta no logra convencerlo de la existencia del mundo externo. Ahora bien, aunque la mayoria de los autores que han reivindicado el liberalismo (Peacocke (34) y Davies, ademas de Piyor), tambien han reivindicado el mooreanismo, Neta (35) ha senalado que no hay un vinculo necesario entre ambas posiciones, pues mientras que el liberalismo es una posicion sobre que es lo que justifica las creencias perceptivas, el mooreanismo es una posicion sobre la relacion entre la justificacion perceptiva y la justificacion para creer alguna proposicion anti-esceptica; de manera que es posible ser liberal sin pretensiones anti-escepticas. Mas adelante senalaremos que hay cierta tension entre el liberalismo y el mooreanismo de Pryor, tension que proviene del hecho de que, para Pryor, el mooreanismo es una consecuencia del liberalismo (36).

Anteriormente, senalamos que el propio Pryor inscribe su dogmatismo en un proyecto antiesceptico modesto, pues considera que el dogmatismo solo es util para desactivar cierto tipo de escepticismo local sobre la justificacion perceptiva, el mismo que descansa sobre un argumento supuestamente distinto del argumento esceptico clasico que pone en cuestion el conocimiento empirico en general:

Argumento esceptico clasico:

1E) No sabes que no estas en alguna HE.

2E) Si no sabes que no estas en una HE, entonces no sabes que p. [ejemplar del Principio de Clausura Deductiva (PCD en adelante)] (37).

3E) Por lo tanto, no sabes que p (modus ponens de 1 y 2).

Para Piyor, esta formulacion del desafio esceptico es incorrecta por varias razones: en primer lugar, porque solo funciona para desafiar la posibilidad del conocimiento, mas no acepta una transicion hacia un desafio sobre la posibilidad misma de la justificacion. Para ver esto con claridad, tomese el caso de la primera premisa (1E) pero ahora para la justificacion:

(1EJ): No tienes justificacion para creer que no estas en alguna HE.

Incluso los sujetos que se encuentran en alguna HE podrian estar justificados en creer que no estan en dicho escenario, con lo que la restriccion que esta premisa impone al conocimiento en el argumento esceptico clasico no se conserva cuando es aplicada a la justificacion. Esto es asi porque, mientras que el conocimiento es un estado mental factico, la justificacion no lo es.

Ademas, Piyor afirma (38) que la segunda premisa del argumento clasico (2E) tampoco acepta una transicion hacia la justificacion, la cual quedaria de la siguiente manera:

(2EJ) Si no tienes justificacion para creer que no estas en una HE, entonces no tienes justificacion para creer que p.

Esta premisa introduce el RM impuesto por el esceptico; no obstante Pryor la rechaza porque considera que no recoge el tipo de dependencia epistemica impuesta por RM para la justificacion. Esto es asi porque (2EJ) esta articulada en terminos del PCD, el cual solo establece una dependencia logica entre la verdad del antecedente y del consecuente. Es por ello que Pryor senala que el RM mas bien debe ser motivado por un principio analogo pero que apele al caracter defectuoso de las HE y al que denomina "Principio esceptico para la justificacion" (PEJ en adelante). Pero veamos primero la estructura general del argumento esceptico frente al cual Pryor considera promisorio su dogmatismo, para despues ver la manera en que PEJ se inserta en este argumento:

Argumento esceptico en la version de Pryor (39):

IP) Si tienes justificacion para creer que no estas en alguna HE, dicha justificacion debe descansar, parcialmente, en cierta justificacion perceptiva con la que cuentas para creer algo sobre el mundo externo.

2P) Las HEs son "malas" respecto a cualquier curso de experiencia E y respecto a cualquier creencia perceptiva p.

3P) Siempre que tienes justificacion perceptiva para creer algo sobre el mundo externo sobre la base de tu experiencia perceptiva, debes tener justificacion antecedente para creer que no estas en alguna HE.

4P) No tienes justificacion antecedente para creer que no estas en alguna HE.

Por lo tanto: (5P) No tienes justificacion perceptiva para creer algo del mundo externo.

Ya de entrada la premisa (1P) es problematica, pues tiene celebres detractores (40), quienes defienden que podemos estar justificados a priori en creer que no estamos en alguna HE. Dado que esta no es la posicion defendida por Pryor, pasare por alto estas criticas y asumire la correccion de esta premisa por mor del argumento.

Al igual que ocurre en el argumento esceptico clasico, la premisa (2P) apela a las HE como casos "malos" en el sentido de que son incompatibles con el supuesto estatus epistemico de las creencias empiricas, pero compatibles con el curso de la experiencia subjetiva (41). La premisa (3P) es la que introduce RM, pero a diferencia de lo que ocurre en la premisa (2E) del argumento clasico, esta version no descansa en el PCD, sino que mas bien apela a otro principio, al que Pryor denomina "principio esceptico para la justificacion", el cual reza asi:

PEJ: Si tienes justificacion para creer p sobre la base de ciertas experiencias o fundamentos E, entonces para cada q que es "mala" respecto a E y p, debes tener justificacion antecedente para creer que q es falsa-- justificacion que no descansa sobre, ni presupone justificacion alguna basada en E, la cual pudieras tener para creer p (42).

Apoyada en PEJ, la premisa (3P) establece que si la experiencia tiene la fuerza justificatoria que intuitivamente le concedemos, es necesario que estemos independientemente justificados en creer que no estamos en una HE. Es este principio--y la correspondiente premisa (3P)--el que Pryor intenta rechazar (43).

Ahora bien, cabe preguntar aqui por la relacion entre PCD y PEJ. Como se menciono antes, Pryor sostiene que ningun caso de PCD sirve para establecer la prioridad epistemica de las creencias de segundo orden introducidas por el esceptico sobre las creencias de primer orden, pues PCD solo establece dicha dependencia en terminos de condiciones necesarias (44), mas no dicen nada sobre el caracter epistemico de dicha dependencia, lo mismo que--a los ojos de Pryor--es la esencia de RM. Ciertamente, la formulacion de ambos principios difiere, pero pese a lo que sostiene Pryor, no son logicamente independientes. Esto puede verse con claridad al reparar en el hecho de que cualquier caso en el que se viola (3P) es tambien un caso en el que se viola (2EJ), lo cual muestra que PEJ es un subconjunto PCD: S tiene justificacion perceptiva para creer que tiene manos, a pesar de no tener justificacion independiente para creer que no esta en alguna HE. La proposicion (a) "tengo manos", implica logicamente (b) "no estoy en alguna HE". PCD dice--al menos en la version (2EJ)--que si S tiene justificacion para (a), ipso facto deberia tener tambien justificacion para (b). No obstante, esto no es asi, porque la justificacion de (a) depende del hecho de que (b) este previamente justificada: la experiencia perceptiva de manos justifica la creencia de S de que tiene manos, pero no justifica su creencia de que no esta en alguna HE. PCD no se cumple pero PEJ tampoco: S no tiene justificacion independiente de su experiencia para creer que no esta en alguna HE y sin embargo--de acuerdo con el dogmatismo--, esa misma experiencia si lo justifica en creer que tiene manos (45). Consideramos que esto es asi porque ambos principios estan disenados para dar cuenta de la justificacion doxastica, ya que ambos exigen la satisfaccion de un tipo de RM por parte del sujeto. Dos cosas deben acotarse aqui: primero, que si PEJ es equivalente a PCD, la reconstruccion del argumento esceptico propuesta por Piyor es superflua, ya que RM bien puede ser (y de hecho ha sido) introducido en el argumento esceptico como un caso de PCD. En segundo lugar, parece haber una tension entre el antiescepticismo de Piyor y su defensa del mooreanismo: el antiescepticismo de Moore acepta PCD ("si no sabes que no estas en una HE, entonces no sabes que p") para concluir, por modus tollens con los casos paradigmaticos de conocimiento ("se que tengo manos"), que sabe que no esta en una HE. En cambio, el anti-escepticismo de Pryor pretende rechazar PCD (al menos en su version PEJ). De manera que el rechazo de PEJ solo parece un eufemismo para rechazar PCD, lo cual compromete el proyecto antiesceptico modesto de Piyor.

En general, el argumento esceptico al que se enfrenta Piyor pretende dejar en claro que existe una dependencia epistemica entre la justificacion perceptiva para creer algo del mundo externo y la justificacion para creer que no estamos en una HE. De acuerdo con el RM del esceptico, la segunda es (pace Piyor) una condicion necesaria para la primera. De hecho, Piyor (46) argumenta que la ausencia de razones para creer que estamos en HE es una condicion suficiente para que la experiencia tenga fuerza justificatoria (lo que nuevamente ilustra que incluso el escepticismo sobre la justificacion perceptiva puede ser reconstruido recurriendo solamente a PCD). Las dudas introducidas por el esceptico ciertamente parecen socavar la justificacion doxastica que proporciona la experiencia perceptiva para creer que no estamos en alguna HE, pero no la justificacion proposicional.

Ahora bien, incluso concediendo que la experiencia justifica proposicionalmente a las creencias empiricas de primer orden, ello no es suficiente para rechazar la conclusion esceptica (5P), pues el esceptico bien podria contraatacar insistiendo en que no se ha satisfecho RM (la dimension doxastica de la justificacion). Parece que entramos aqui en un impasse muy comun en este tipo de discusiones, pues entonces el dogmatico suele responder que dicha insistencia comete peticion de principio en su contra, ya que su posicion esta disenada precisamente para evitar RM. Sin embargo, que el liberalismo de Piyor resulta esteril frente al esceptico, se hace evidente si reparamos en que la conclusion de los argumentos escepticos esta cifrada en segundo orden: (3E) No sabes que p, (5P) No tienes justificacion perceptiva para creer que no estas en alguna HE. De manera analoga a lo que ocurre con el extemismo, el dogmatismo liberal solo logra, en el mejor de los casos, asegurar el estatus epistemico de las creencias perceptivas de primer orden, pero no dice nada (porque no es su cometido) sobre si el agente epistemico sabe o tiene razones para creer que su percepcion esta funcionando de manera fiable: la experiencia perceptiva nos da razones para creer (justificacion proposicional) en la existencia del mundo externo, incluso aunque no tengamos justificacion doxastica para creer en ello. El problema es que el liberalismo de Pryor no resuelve el problema de segundo orden que exige una vindicacion de nuestros procesos epistemicos en general (quid juris) (47). Es debido precisamente a este deficit explicativo, que la justificacion perceptiva es incapaz de generar conviccion racional en los sujetos para creer en la existencia del mundo externo.

El dogmatico bien podria rechazar estos cargos enfatizando que el esta comprometido exclusivamente con la justificacion proposicional (tal y como lo hace el propio Pryor) (48), pero entonces el esceptico estaria preparado para revirar que, incluso aunque toda la justificacion perceptiva se comportara de dicha manera, ello no tendria el alcance antiesceptico deseado por el dogmatismo: los agentes epistemicos no sabrian que sus creencias estan justificadas perceptivamente aunque de hecho lo estuvieran. El dogmatismo liberal de Pryor no parece ser de mucha utilidad a sus pretensiones anti-escepticas mooreanas.

Ciertamente nos parece justo reconocer que el dogmatismo de Pryor esta disenado para dar cuenta de la justificacion proposicional que proporciona la experiencia perceptiva a nuestras creencias empiricas de primer orden, y en ese sentido esta exento de satisfacer los RM del esceptico. Lo que queremos enfatizar es, simplemente, que es precisamente por esas mismas razones que el dogmatismo carece de mordiente antiesceptico.

Algo parecido ocurre con la prueba de Moore: la experiencia perceptiva de manos justifica proposicionalmente la proposicion "no estas en alguna HE" y por ello la prueba es util en los contextos dialecticos en los que no se han introducido los RM del esceptico. Sin embargo, una vez introducida la exigencia de justificacion doxastica, hasta el propio Piyor reconoce la ineficacia de la prueba de Moore, pues la misma experiencia de manos resulta insuficiente para generar un compromiso racional por parte del sujeto con la creencia de que no esta en alguna HE. El peligro que vemos con el diagnostico liberal de Pryor es que abre la posibilidad de ser mooreano sin pretensiones antiescepticas (lo que traicionaria el espiritu mismo del mooreanismo), ya que parece establecer que una prueba como la de Moore solo funciona (justifica su conclusion tanto preposicional como doxasticamente) para el que previamente esta convencido de su conclusion (49).

Consideramos que introducir la distincion entre justificacion preposicional y doxastica permite elaborar un diagnostico alternativo de la prueba de Moore, pero tambien permite esclarecer el error en que incurre la estrategia antiesceptica de Piyor: al igual que ocurre con todas aquellas estrategias antiescepticas que apelan a alguna version del externismo que privilegia la justificacion preposicional, el dogmatismo no logra dar cuenta de los RM impuestos por el esceptico, pues no atiende la dimension doxastica de la justificacion. De esta manera, Pryor tiene razon al afirmar que su explicacion dogmatica despeja el camino para la justificacion perceptiva siempre y cuando esta sea entendida como justificacion proposicional, la misma que, como intentamos mostrar aqui, es insuficiente para atender las demandas del esceptico.

4. Conclusion

Despues de evaluar el dogmatismo de Pryor, resulta evidente que lo que constituye su principal atractivo es tambien su principal defecto: su rechazo a los requisitos metaepistemicos en general y a RM para la justificacion perceptiva en particular.

Mas alla de la nueva nomenclatura (liberales y conservadores), consideramos que el rechazo a RM es un punto en comun entre el liberalismo de Pryor y las tradicionales posiciones externistas en epistemologia. Por ello, hemos intentado establecer que cualquier teoria que echa mano de las supuestas ventajas antiescepticas de las nociones externistas, hereda tambien sus vicios; despues de todo, quien pretende lidiar con el esceptico desde una perspectiva extemista o desde una liberal, es como si lanzara dardos en la oscuridad: incluso si diera en el blanco no estaria en posicion de saber que ha hecho diana (50).

Jorge Ornelas

Universidad Autonoma Metropolitana, Iztapalapa

Armando Cintora

Universidad Autonoma Metropolitana, Iztapalapa

* Este trabajo se gesto en el Seminario sobre Escepticismo que ambos autores coordinan en la Universidad Autonoma Metropolitana (Unidad Iztapalapa). Agradecemos a todos los participantes por las fructiferas discusiones que han tenido lugar en dicho foro. Algunas de las ideas que aparecen en este texto fueron presentadas en el Segundo encuentro de la Escuela Latinoamericana de Filosofia Analitica, celebrado el 17 de marzo de 2011 en el Instituto de Investigaciones Filosoficas de la Universidad Nacional Autonoma de Mexico (UNAM), asi como en el III Coloquio Internacional de la Sociedad Chilena de Filosofia Analitica, celebrado el 11 de mayo de 2011 en Santiago de Chile. Agradecemos a las distintas audiencias por sus comentarios y criticas. Tambien estamos en deuda con Ekain Garmendia; sus comentarios y sugerencias contribuyeron sustancialmente al mejoramiento de este texto.

(1) El ancestro mas inmediato de las posiciones neo-dogmaticas es, sin lugar a dudas, Moore, G.E. ("Proof of an External World", en: Proceedings of the British Academy, XXV (1939), pp. 273-300), aunque el particularismo de Chisholm, R. (Theory of Knowledge, 3ra edicion, Nueva Jersey: Prentice-Hall, 1989) tambien es un punto de referencia obligado. Entre las posiciones neo-dogmaticas mas influyentes en nuestros dias destacan: Pollock, J. (Knowledge and Justification, Princeton: Princeton University Press, 1974 y Contemporary Theories of Knowledge, Maryland: Rowman and Littlefield Publisher, 1986), Brewer, B. (Perception and Reason, Oxford: Oxford University Press, 1999), Huemer, M. (Skepticism and the Veil of Perception, Maryland: Rowman and Littlefield, 2001 y "Phenomenal Conservatism and the Internalist Intuition", en: American Philosophical Quarterly, XLIII, 2 (2006), pp. 147-158), Burge, T. ("Perceptual Entitlement", en: Philosophy and Phenomenological Research, LXVII, 3 (2003), pp. 503-548), entre otros.

(2) Pryor, J., "Problems for Credulism", en: Tucker, C. (ed.), Seemings and Justification. New essays on dogmatism and phenomenal conservatism, Oxford: Oxford University Press, 2013, pp. 89-131; "When Warrant Transmits", en: Coliva, A. (ed.), Mind, Meaning, and Knowledge. Themes from the philosophy of Crispin Wright, Oxford: Oxford University Press, 2012, pp. 269-303; "Is There Immediate Justification?", en: Turri, J. y otros (eds.), Contemporary Debates in Epistemology, MA: Blackwell Publishing, 2005, pp. 181-202; "What's Wrong with Moore's Argument?", Philosophical Issues, 14 (2004), pp. 349-378 (en adelante, MA); "The Skeptic and the Dogmatist", Nous, 4 (2000), pp. 517-549 (en adelante, SD).

(3) En esta seccion, cuando hablamos del estatus epistemico de las creencias en general, nos referiremos indistintamente tanto al estatus epistemico factico de conocimiento, como al estatus epistemico no-factico de justificacion. A partir de la siguiente seccion, y a menos que se indique lo contrario, nos referiremos exclusivamente al estatus epistemico de justificacion.

(4) Lo que aqui llamamos requisitos metaepistemicos son ejemplares del principio iterativo del conocimiento (SSp) segun el cual, si S sabe que p, entonces S sabe que sabe que p: Sp [flecha diestra] SSp. De ahi que varios autores sostengan que la suerte del escepticismo esta atada a la de este principio. Cf. Williamson, T., Knowledge and its Limits, Oxford: Oxford University Press (2000), cap. 5.

(5) Para una reconstruccion exhaustiva de los valores epistemicos detras de los requisitos metaepistemicos para el conocimiento y la justificacion, vease: Cling, A. ("Reason, Regresses, and Tragedy: The epistemic regress problem and the problem of the Criterion", en: American Philosophical Quarterly, XLVI, 4 (2009), pp. 333-346, p. 339) y Leite, A. ("A Localist Solution to the Regress of Justification", en: Australasian Journal of Philosophy, LXXXIII, 3 (2005), pp. 395-413, p. 406 y "Believing one's reasons are good", en: Synthese, CLXI (2008), pp. 419-441, p. 423).

(6) Alston, W., Epistemic Justification: Essays in the Theory of knowledge, Ithaca: Cornell University Press, 1989, cap. 3, fue de los primeros en criticar este "voluntarismo doxastico".

(7) El RM al que apela el esceptico, tal y como lo presentamos aqui, ha estado presente desde la Antiguedad. Sexto Empirico, por ejemplo, lo enuncio en los siguientes terminos: "Si imaginaramos a algunas personas buscando oro en un cuarto oscuro lleno de tesoros y sucediera que cada uno de ellos, apoderandose de un objeto, creyera que ha encontrado oro, ninguno de ellos estaria todavia seguro de haberlo hallado--incluso si fuera el caso que hubieran encontrado oro" (Sexto Empirico, Adversas Mathematicos: 7.52). Asi, Sexto establece que cualquier posicion epistemica que no atiende RM carece de alcance antiesceptico, incluso si fuera correcta su descripcion de la manera en que los sujetos adquieren conocimiento y/o justificacion. Stroud, B. ("Understanding Human Knowledge in General", en: Proceedings of the Aristotelian Society: Supplementary Volume, 1994) y Fumerton, R. (Metaepistemology and Skepticism, Cambridge, Mass: Rowman and Littlefield Publishers, 1995) han rehabilitado esta objecion en contra del fiabilismo de Goldman. No obstante, consideramos que la objecion es extensiva a cualquier estrategia antiesceptica que apele a alguna forma de extemismo epistemico.

(8) El locus classicus es Firth, R. ("Are Epistemic Concepts Reducible to Ethical Concepts?", en: Goldman, A. y J. Kim, (eds.), Values and Morals, Dordrecht: D. Reidel Publishing Company, 1978, pp. 215-230).

(9) Por ejemplo, Nozick, R. (Philosophical Explanations, Cambridge: Harvard University Press, 1981, p. 281) considera que la aceptacion del principio iterativo del conocimiento (SSp) es la nota distintiva de las posiciones internistas, mientras que su rechazo es lo que amalgama las posiciones externistas. Pryor en "Highlights of Recent Epistemology", en: British Journal for the Philosophy of Science, LII (2001), pp. 95-124, p. 105, tambien suscribe esta idea.

(10) SD, p. 517.

(11) Cf. MA.

(12) SD, p. 519 (todas las traducciones del ingles son nuestras). Aunque Piyor se concentra en la justificacion, reconoce que la misma posicion dogmatica puede desarrollarse para el conocimiento perceptivo: "Cuando a un sujeto S le parece perceptivamente como si p es el caso, entonces, en ocasiones, dicha experiencia es suficiente para que S sepa que p es el caso". Esta posicion tiene grandes similitudes con el disyuntivismo epistemico defendido por McDowell, principalmente porque ambos abrazan un tipo de extemismo epistemico al rechazar RM. Para un analisis critico del disyuntivismo de McDowell vease: Ornelas, J., ("Extemismo, Disyuntivismo y Antiescepticismo en McDowell", en: Stepanenko, P. (ed.), La Perspectiva de la Primera Persona, Mexico: UNAM-CEPHCIS, 2012, pp. 163- 194).

(13) "En mi posicion, lo que explica por que nuestras experiencias nos dan la justificacion inmediata que de hecho nos dan ... es la peculiar 'fuerza fenomenica' o la manera en que nuestras experiencias nos presentan proposiciones. Nuestra experiencia representa proposiciones de una manera que 'se sienten como si' pudieramos afirmar que esas proposiciones son verdaderas--y que estamos percibiendolas como verdaderas-- exclusivamente en virtud de tenerlas asi representadas" (SD, p. 547, n. 37). Vease tambien: MA, p. 357. No obstante, Williams, M. ("Skepticism, Evidence and Entitlement", en: Philosophy and Phenomenological Research, LLC (2011), pp. 1-37, p. 22) ha criticado que dicha caracterizacion de la experiencia sea suficiente para que desempene el papel epistemico atribuido por Pryor.

(14) Cf. Conee, E. y R., Feldman ("Intemalism Defended", en: Komblith, H. (ed.), IntemaUsm and Extemalism, Malden, MA: Blackwell, 2001, pp. 231-260, p. 233).

(15) Piyor, J., "When Warrant Transmits", p. 296; "Problems for Credulism", p. 96.

(16) Goldman, A. ("Internalism, Externalism and the Architecture of Justification", Journal of Philosophy, CVI (2009), pp. 309-338) ha argumentado que las reglas epistemicas (justificadoras) que permiten la formacion y/o retencion de actitudes doxasticas, ya sean inferenciales (como las relaciones logicas o probabilisticas en las que basamos nuestras creencias) o no-inferenciales (como experiencias perceptivas y memorias ostensibles), son mayoritariamente factores externos en tanto que no dependen de la mente de los sujetos. Con relacion a las reglas no-inferenciales, y en particular sobre la percepcion, Goldman sostiene que en la mayoria de los casos las operaciones del sistema visual que permiten la formacion de creencias visuales precisas, no son accesibles al sujeto que percibe, por lo cual, no constituyen estados mentales sobre los cuales pueda hacerse descansar la justificacion como pretende el internista. Consideramos que esta caracterizacion del externismo ilustra muy bien que el hecho de hacer descansar la justificacion perceptiva en estados mentales (experiencias perceptivas) no implica necesariamente ningun compromiso con el internismo respecto al acceso.

(17) SD, p. 519.

(18) MA, p. 352, Cf. Pryor, J. ("Is There Immediate Justification", pp. 182-183; "When Warrant Transmits", p. 275) para senalamientos en la misma direccion.

(19) Wright, C., "(Anti-)sceptics Simple and Subtle: Moore and McDowell", en: Philosophy and Phenomenological Research, LXV, 2 (2002), pp. 330-348 y "Warrant for Nothing (and Foundations for Free)?", en: Proceedings of the Aristotelian Society: Supplementary Volume, LXXVIII, (2004), pp. 167-212.

(20) Aunque las acreditaciones epistemicas (epistemic entitlements) de Wright tienen por objetivo extender la nocion de justificacion (warrant) mas alla de los limites de la tradicional nocion de evidencia, consideramos que la manera en que Wright las introduce, respeta las exigencias de la justificacion doxastica, ya que pretenden explicar por que--incluso ante la falta de evidencia a su favor--tenemos compromisos racionales con dichas acreditaciones. Asi, el dogmatismo de Wright parece ser una posicion internista mas estable que la de Pryor.

(21) SD, p. 539.

(22) Ibid., p. 538.

(23) Kripke, S., El Nombrar y la Necesidad, M. Valdes (trad.), Mexico: UNAM-IIF, 1970, p. 42.

(24) Cf. Weinberg, J. y otros, "Normativity and Epistemic Intuitions", en: Philosophical Topics, XXIX (2001), pp. 429-460, y "Meta-skepticism: meditations in Ethno- epistemology", en: Luper-Foy, S. (ed.), The Skeptics: contemporary essays, Hampshire: Ashgate Publishing Limited, 2003, pp. 227-248; Machery, E., y otros, "Semantics Cross-Cultural Style" en: Cognition 92 (2004): B1-B12; Knobe, J., "The Concept of Intentional Action: A Case Study in the Uses of Folk Psychology" en: Philosophical Studies, CXXX, (2006), pp. 203-231 y tambien nuestro "Platonismo cum Extemismo en la Epistemologia de los Experimentos Mentales", en: Ludus Vitaus. Revista de Filosofia de las Ciencias de la Vida, XX, 37 (2012), pp. 33-46, para una discusion sobre el papel de las intuiciones en la epistemologia de los experimentos mentales.

(25) Neta, R., "Perceptive Evidence and the New Dogmatism", en: Philosophical Studies, CXIX, (2004), pp. 199-214, p. 204-5.

(26) SD, [seccion] 3 y "Is There Immediate Justification", o.c., [seccion] 3-6.

(27) Sellars, W., "Empiricism and the Philosophy of Mind", en: Minnesota Studies in the Philosophy of Science, I, (1956), Feigl, H. y M. Scriven, (eds.), pp. 253-329.

(28) Piyor, J., "Is There Immediate Justification?", p. 191.

(29) McDowell, J. (Mind and World, Cambridge Mass: Harvard University Press, 1994) y Brewer, B., (o.c., cap. 5).

(30) Huemer, M. (Skepticism and the Veil of Perception, o.c., p. 97) sostiene que es un error categorial exigir que las experiencias perceptivas tengan un estado epistemico positivo transmisible a las creencias que se infieren de estas. Es por ello que el dogmatismo de Huemer considera erronea la pregunta por la justificacion de las experiencias perceptivas. Pryor parece sostener algo parecido.

(31) Cf. Wright, C., "(Anti-)sceptics Simple and Subtle: Moore and McDowell" y "Warrant for Nothing (and Foundations for Free)?", en: Philosophy and Phenomenological Research, 65 (2002), pp. 330-348.

(32) Davies, M.,"Extemalism, Architecturalism and Epistemic Warrant", en: Knowing Our Own Minds: Essays on Self-Knowledge, Wright, C., Macdonald, C. y B. Smith, (eds.), Oxford: Oxford University Press, 2000, pp. 321-361.

(33) MA.

(34) Peacocke, C., The Realm of Reasons, Oxford: Oxford University Press, 2004.

(35) Neta, R., "Liberalism and Conservatism in the Epistemology of Perceptual Belief", en: Australasian Journal of Philosophy, LXXXVIII, (2010), pp. 685-705, p. 693.

(36) Pryor (en "Problems for Credulism", p. 96) sostiene que la relacion entre dogmatismo y mooreanismo no es una cuestion de definicion, sino una tesis sustantiva a favor de la cual el mismo argumenta. Por ejemplo Silins, N. ("Basic Justification and the Moorean Response to the Skeptic", en: Hawthorne, J. y T. Gendler (eds.), Oxford Studies in Epistemology, vol. 2, Oxford: Oxford University Press, 2008, pp. 108-140, p. 118 y ss.), ha defendido una version del liberalismo que rechaza explicitamente el mooreanismo. De hecho, la ventaja principal que Silins ve en el liberalismo frente al conservadurismo es precisamente que el liberalismo esta exento de dar cuenta de la dimension doxastica de la justificacion perceptiva. Consideramos que esta version del liberalismo es mas robusta que la de Pryor, pues al no tener pretensiones antiescepticas (o mooreanas), evita la critica que intentamos hacer aqui en contra del liberalismo de Pryor.

(37) PCD: Si sabes que p y sabes que p implica q, entonces sabes p.

(38) Ibid., p. 526.

(39) Ibid., p. 530-2.

(40) Por ejemplo los denominados "racionalistas moderados": Goldman, A. ("A priori Warrant and Naturalistic Epistemology", en: Philosophical Perspectives, XIII, (1999), pp. 1-28), Bon-Jour, L. (In Defense of Pure Reason, Cambridge: Cambridge University Press, 1998), Plantinga, A. (Warrant: The Current Debate, Oxford: Oxford University Press, 1993), Peacocke, C. ("Explaining the A Priori: The Programme of Moderate Rationalism", en: New Essays on the A Priori, Boghossian, P. y C. Peacocke, (eds.), Oxford: Oxford University Press, 2000, pp. 255-85).

(41) Hay distintas maneras de describir el caracter defectuoso de las situaciones epistemicas en que se encuentran los sujetos en las HE, aunque todas ellas coinciden en espiritu: Pryor define una hipotesis como mala "solo en caso de que esta sea incompatible (y se reconozca que lo es) con lo que se pretende saber, pero que, no obstante, es "permitida' por la propia evidencia E" (SD, p. 527). Stanley, J. (Knowledge and Practical Interests, Nueva York: Oxford University Press, 2005, p. 27) define una situacion "mala" como "aquella en la cual estoy teniendo las experiencias que estoy teniendo ahora, pero dichas experiencias no son veridicas (quiza porque soy un cerebro en una cubeta experimentando una alucinacion no veridica)".

(42) SD, p. 531.

(43) No obstante, Brown, J. ("Immediate justification, perception and intuition", en: Tucker, C. (ed.), Seemings and Justification, Oxford: Oxford University Press, 2013, pp. 71-88, p. 77) ha sostenido que no es necesario abrazar el dogmatismo para rechazar la premisa (3P) del argumento esceptico, pues es posible sostener que mi creencia de que tengo manos y mi creencia de que no estoy en alguna HE estan justificadas de manera simultanea por una inferencia a la mejor explicacion: ambas proposiciones son parte de la mejor explicacion de mi experiencia perceptiva.

(44) Piyor (MA, p. 359) ha defendido que los casos mas emblematicos de dependencia epistemica que se establecen entre la conclusion y las premisas de un argumento deductivo son aquellos en los que la verdad de la conclusion figura como una condicion necesaria, o bien para la verdad, o bien para la justificacion de las premisas. No obstante, Pryor argumenta que ninguno de estos tipos de dependencia es epistemicamente vicioso, ya que ocurre en la mayoria de los argumentos deductivos bonafide.

(45) Los autores que han recurrido a la reconstruccion bayesiana de la prueba de Moore (White, R. ("Problems for Dogmatism", en: Philosophical Studies, CXXXI (2006), pp. 525-557), Wright, C. ("The Perils of Dogmatism", en: Nucetelli, S. y G. Seay (eds.), Themes from G. E. Moore: New Essays on Epistemology and Ethics, 2007, pp. 25-48), Sibns, N. (o.c.), Cohen, S. ("Bootstrapping, Defeasible Reasoning, and A Priori Justification", en: Philosophical Perspectives, XXIV (2010): pp. 141-159)) expresan el mismo punto de la siguiente manera: la experiencia perceptiva que Moore tiene de sus manos hace decrecer su confianza en que no esta en alguna HE, cuando lo que se esperaba es que la incrementara. Esto es asi, porque HE es compatible con la experiencia de Moore, por lo que la respuesta normal a su experiencia es el incremento de su confianza en que esta en HE. No obstante, Piyor ("When Warrant Transmits", p. 282; "Problems for Credulism", p.98) se muestra esceptico sobre la posibilidad de modelar la justificacion epistemica en terminos probabilisticos.

(46) SD, p. 534.

(47) Recientemente, Pryor ("When Warrant Transmits", o.c., p. 297) ha reparado en esta objecion pero solamente se ha limitado a afirmar, retoricamente, que "si el dogmatismo es correcto, ?no deberia ser posible para nosotros (eventualmente) estar justificados [ warranted] en creer que es correcto?". Sin embargo, no dice como ni por que el dogmatismo podria responder las preguntas de segundo orden.

(48) Pero incluso en este punto el dogmatismo tendria que enfrentar otro problema--senalado por Cohen, S. ("Basic Knowledge and the Problem of Easy Knowledge", en: Philosophy and Phenomenological Resarch, LXV, (2002), pp. 309-329 y "Bootstrapping, Defeasible Reasoning, and A Priori Justification")--segun el cual, el dogmatismo permite que los sujetos obtengan justificacion perceptiva de una manera muy facil, pues admite que una fuente de justificacion (como la percepcion) proporcione justificacion a un sujeto S, aunque S no este justificado anteriormente en creer que dicha fuente es fiable. Consideramos que este problema es un sintoma mas del privilegio que Pryor otorga a la justificacion proposicional sobre la doxastica.

(49) Cling, A. ("Justification-Affording Circular Arguments", en: Philosophical Studies, CXI (2002), pp. 251-275, p. 270) parece estar de acuerdo con Pryor cuando afirma que los argumentos epistemicamente circulares tienen una virtud epistemica consistente en que, a pesar de ser incapaces de generar justificacion a favor de su conclusion, si pueden aumentar la justificacion que la audiencia en cuestion tiene para creer en ellas. Pryor y Cling comulgan con la idea de que predicar entre conversos siempre termina pagando dividendos epistemicos, una idea que esta en franca oposicion con el valor de la autonomia intelectual defendido por el esceptico.

(50) Sexto Empirico, Adversus Mathematicos: 8.325.
COPYRIGHT 2014 Pontificia Universidad Catolica del Peru
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Pryor, James, filosofo
Author:Ornelas, Jorge; Cintora, Armando
Publication:Arete
Article Type:Ensayo critico
Date:Jan 1, 2014
Words:10801
Previous Article:Rosenzweig: la temporalidad de la redencion como principio teologico-politico.
Next Article:Filosofia y exegesis en las Eneadas: las alas del alma plotiniana en su lectura del Fedro platonico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters