Printer Friendly

?Podremos vivir juntos? el destino del hombre en la aldea global. Alain Touraine. buenos aires, fondo de cultura economica. 1997. 335 p.

La produccion del sociologo frances Alain Touraine en la decada de los noventa del pasado siglo fue de la mayor relevancia. Textos como La critica de la modernidad, ?Que es la democracia?, mostraban el rendimiento de un pensamiento ante el reto de dar cuenta de un presente cada vez mas elusivo e incierto. Si, es que la sociologia contemporanea no puede dejar de lado el desafio que el actual momento epocal le plantea, en tanto ella pretende ser una forma de autorreflexion sobre la modernidad y en particular, sobre el hoy de la modernidad tardia.

Y es este tipo de reflexion o de inmersion en la problematica del presente el que encontramos en el libro ?Podremos vivir juntos? De entrada el autor nos confronta con un termino, quiza extrano para todos aquellos que conocen las disputas sobre la modernidad y su sentido. Es el termino desmodernizacion. En dicho concepto se resume para el autor el fruto de la disociacion que genera la crisis misma de la modernidad tardia:
   [...] es la disociacion de los dos universos, el de las tecnicas y
   los mercados y el de las culturas, el de la razon instrumental y el
   de la memoria colectiva, el de los signos y el del sentido. En este
   fin de siglo, el curso de nuestra experiencia se topa con la
   disociacion --si retornamos los terminos antiguos-- entre la
   extension y el alma, la economia y las culturas, los intercambios y
   las identidades. (p. 33).


Esta disociacion y el vivir la experiencia de la misma, es de mayor importancia para Touraine que las discusiones, mas bien con tono de obsolescencia, sobre si estamos ya, en la posmodernidad. La disociacion entre economia y cultura, entre mercados e identidades hace que la situacion de epoca, de todas formas, deba pensarse bajo los signos de la turbulencia y las transformaciones. Y la no resolucion de dicha disociacion, haria cada vez mas traumatico, nuestro discurrir por la modernidad. Imaginemos un mundo con mercados desbocados en su logica, con un sistema economico en apariencia autopropulsado y por el otro, unas culturas e identidades, aferradas a su particularismo, a sus rasgos identitarios, para ver como entrariamos al escenario del mundo desgarrado Hegeliano: mercados omnipotetentes y excluyentes frente a identidades nacionalistas y fundamentalistas, igualmente sectarias.

Pero el texto de Touraine no se queda alli, en una especie de diagnostico de catastrofe. Avanza, columbra esperanzas por el lado de la tematizacion del sujeto y de sus avatares contemporaneos. Es en este libro donde el autor inicia esa rica reflexion sobre el sujeto, la subjetividad y la subjetivacion, que lo llevaran en el ano 2000, en el libro sobre la modernidad, a defender lo que denomina una sociologia del sujeto. Viraje esencial en el pensador frances. Muy bien. El sujeto fue un Leitmotiv socorrido por los llamados posestructuralistas, como Foucault, Deleuze y Derrida. Ya que la invocacion al sujeto podia salirle al paso a la anterior moda de abolir cualquier referencia al mismo, a nombre de la hegemonia de las estructuras.

?Y que es, finalmente, el sujeto para Touraine?
   El sujeto no es otra cosa que la resistencia, la voluntad y la
   felicidad del individuo que defiende y afirma su individualidad
   contra las leyes del mercado y las de la comunidad. Es abajo y ya
   no arriba, en la individuacion y ya no en la identificacion, donde
   actua y se manifiesta el sujeto (p. 86).


Declaracion paradojica y en apariencia tenida de individualismo. Pero si la situamos en contexto, vemos como el autor defiende la opcion de la individuacion, contra la doble trampa del fundamentalismo de mercado y el integrismo de las identidades y de las cerrazones nacionalistas. Individuacion contra identificacion. Opcion por la resistencia contra las servidumbres subjetivas, entre ellas las que nos conminan a identificarnos con el otro en la sumision y la sujecion. Poder ser sujeto, devenir sujeto, es no estar sujetado.

Sin embargo, la idea de sujeto tiene un componente esencial. Es aquel que pone en juego la resistencia como caracteristica de la subjetividad. Y la capacidad de resistencia invoca el componente de voluntad subjetiva para deshacer las cadenas y las coacciones a la subjetivacion. No hay sujeto, sin voluntad de subjetivacion. Y es aqui donde entra la resistencia, esta voluntad no puede ejercerse con prescindencia de los otros. Ellos entran en el campo de la configuracion de la subjetividad. Por relacion al otro donde, yo, reconozco los componentes de sujeto, asumo la subjetivacion del si mismo, pero, ahora como proyecto colectivo: como movimiento social.

Pero, cuando se entra al domino del sujeto como movimiento social, debemos reconocer la pluralidad de figuras del movimiento. Y asi, lo hace Touraine. Los movimientos sociales, articulan la protesta social y la accion politica. Estos movimientos, unos clasicos, como el movimiento obrero, el campesino, el indigena, otros mas contemporaneos, como los nuevos movimientos indigenas, las luchas de los sin tierra en el Brasil, los zapatistas reivindicando tierra y democracia, los indigenas del movimiento Pachacutick en Ecuador, representan una forma de resistencia donde lo politico y lo social se conjuntan, predominando en ocasiones, la dimension societal. Asi los zapatistas, marchan sobre ciudad de Mexico, pero no para tomarse el poder, sino para exigir mejores condiciones sociales y el respeto a sus derechos.

Touraine en un esfuerzo de clasificacion bien interesante, apela a la diferencia entre movimientos sociales y movimientos culturales, estos ultimos tendrian como referente de analisis la pertenencia a un origen o el afincarse en una forma de identidad, en una politica de la identidad. Menciona los casos y las luchas de las mujeres, reivindicandose como mujeres, los movimientos nacionalistas que defienden una identidad nacional, formas de ecologismo que hacen una critica radical del antropocentrismo "los nuevos movimientos culturales [...] apelan al Sujeto mismo, a su dignidad, a su autoestima." (p. 113).

Y en el campo de los nuevos movimientos historicos entran aquellos, cuyas luchas invocan la puesta en cuestion del nuevo modo de desarrollo de la sociedad capitalista. En este caso, es el modelo neoliberal y globalizador el objeto de las confrontaciones. Movimientos antiglobalizacion, cuya variopinta composicion no permite definir una opcion social definida. Segun Touraine, es preciso analizar la relacion compleja entre neoliberalismo, globalizacion y papel del estado para situar las coordenadas de estos movimientos historicos.

El autor dedica capitulos de profundos analisis del multiculturalismo, como una nueva concepcion de la diversidad cultural y como forma de encarar las diferencias y las singularidades en el mundo contemporaneo. El mayor enemigo de una politica multicultural es hoy, la cerrazon nacionalista o comunitarista. Estas dos afecciones de la identidad obnubilan la posibilidad de convivir en el espacio de la diferencia y la identidad. Ello reclama el dialogo llamado intercultural y el encuentro de los diversos.

Un capitulo final tiene como eje la escuela. No podria ser de otra manera. La sociedad contemporanea se vertebra en los ejes del derecho y de la educacion. Una escuela del sujeto es el capitulo 8 del libro que nos ocupa. Touraine define la escuela del hoy en terminos de escuela de la libertad del sujeto, pues, se trata de la construccion de proyectos de vida con sentido. Escuela de la comunicacion, ya que es esencial propiciar el dialogo entre los diferentes y horizontalizar el ejercicio comunicativo. Finalmente, escuela democratizadora, ya que sin democracia en la escuela es dificil apostarle a la democracia en la sociedad. Tres componentes esenciales de la escuela en el mundo actual que bien podrian resumirse en el enunciado: la formacion del sujeto.

Leer el libro de Touraine ?Podremos vivir juntos?, es poder recurrir a una catedra de sociologia viva, de sociologia inmersa en el acontecer del presente. De discurso atento a los multiples devenires sociales e historicos. Es hacer de la disciplina sociologica un quehacer activo, creativo y potenciador de respuestas para una incierta actualidad. Para la comprension de un tiempo actual que reclama la medicion de sus diversas superficies. Es un arte de las superficies sociales el que se renueva con Touraine.

Marco Antonio Velez Velez *

* Magister en Filosofia, Instituto de Filosofia de la Universidad de Antioquia. Profesor asociado del Departamento de Sociologia de la Universidad de Antioquia. Coordinador del Grupo de Investigacion Cultura, Politica y Desarrollo Social. Correo electronico: marco_wg@yahoo.es.
COPYRIGHT 2005 Universidad de Antioquia, Escuela Interamericana de Bibliotecologia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2005 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Velez Velez, Marco Antonio
Publication:Revista Utopia Siglo XXI
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2005
Words:1501
Previous Article:El problema del conocimiento en psicologia.
Next Article:Libros.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters