Printer Friendly

?Juventud chilena, juventud <>?

Si bien se necesitan investigadores sobre la juventud, en primer lugar, debe haber realmente una juventud a investigar. Brunei y Pizzi, 2013.

En este articulo ensayare una reflexion critica sobre la conceptualizacion generica de la juventud actual como <<generacion millennial>>. Tras desarrollar esta critica, esbozo tres vinetas sociologicas con las que intento evidenciar la heterogeneidad juvenil, ilustrandola a partir de la realidad de tres grupos de jovenes socialmente diferenciados. Mediante este ejercicio, busco problematizar la concepcion excesivamente unitaria de <<lo juvenil>> que a veces emerge en el lenguaje cotidiano. Sugiero, en cambio, la necesidad de insistir en la nocion de diferencia intrageneracional para una mejor comprension de la realidad de las y los jovenes, particularmente en el contexto de una sociedad como la nuestra, marcada por diversas desigualdades.

UNA GENERALIZACION: <<MILLENIAL>>

Segun Ogg y Bonvalet (2006), un grupo generacional es <<un grupo de edad que comparte a lo largo de su historia un conjunto de experiencias formativas que los distinguen de sus predecesores>> (Bosh, 2017, p.7). La generacion opera entonces como <<una medida estandar de un determinado grupo poblacional que coincide en terminos de la cronologia objetiva (tiempo de vida expresado en anos) y de la cronologia subjetiva (formas de interpretar el mundo)>> (Alvarado et al., 2009, p.99). En relacion con esto, hoy en dia se ha popularizado en el lenguaje cotidiano la expresion <<millennials>>, a traves de las cual se hace referencia a un grupo generacional particular. A los millennials se los identifica como la generacion de jovenes nacidos aproximadamente entre 1985 y 1995 (cronologia objetiva)--aunque debemos tener presente que no existe acuerdo en la literatura sobre donde fijar el rango de nacimiento de la generacion millennial--y se describe a sus integrantes como adictos a las redes sociales y los viajes, propensos a cambiar de trabajo con frecuencia y poco interesados en ser madres/padres (cronologia subjetiva), entre otras cosas. En todo caso, existe escasa literatura acerca de como se manifiesta la identidad millennial en el contexto latinoamericano.

Los padres de aquellos jovenes que ocupan un lugar de marginacion en el sistema educativo, al ver que sus hijos han logrado niveles de estudios impensables para ellos, creen que los jovenes pueden cumplir las aspiraciones que tenian ellos en la epoca anterior.

Para ciertos autores, la pretension de conocimiento generalizado sobre la realidad juvenil que acarrea la expresion <<millennials>> es problematica. El reconocido sociologo frances Pierre Bourdieu ejemplifica notablemente esta postura. Bourdieu considera que, mas alla del atajo conceptual de los grupos generacionales, la juventud en ningun caso representa una unidad social, sencillamente porque integra realidades sociales heterogeneas, asociadas a determinadas variables de desigualdad social como clase, genero, etnia, etc. (Brunet y Pizzi, 2013). Aunque suena de perogrullo, no es lo mismo una joven que un joven varon; un joven de la elite que un joven marginado. Estas diferencias son mayormente omitidas en el discurso cotidiano sobre <<los millennials>>.

Al enmarcar la juventud en un sistema de relaciones sociales, Bourdieu critica la practica de los investigadores que imponen las fronteras de edad en el analisis de la juventud de forma aprioristica, externa al objeto de estudio y basandose habitualmente en criterios biologicos que luego traducen en rangos etarios. La misma critica puede extenderse al uso exacerbado de los grupos generacionales como forma de comprension cotidiana de la realidad juvenil. Alternativamente, la postura del sociologo frances consiste en que, en el estudio de la juventud, ha de estudiarse la emergencia de lo juvenil conforme a las reglas especificas de distribucion del poder y el reconocimiento en cada campo social (economico, politico, cultural, sexual, religioso, etc.,) en que se mueven los jovenes (Brunet y Pizzi, 2013).

Asi pues, cuando en nuestras sociedades se habla de la juventud mediante expresiones como <<los millennials>>, se estaria haciendo referencia a realidades heterogeneas, tratando como terreno llano un paisaje multiforme. Al decir esto, no pretendo negar por completo la utilidad del concepto millennial. En su conjunto, los rasgos reunidos en esta expresion pueden dar lugar a una semblanza elocuente para describir a ciertos grupos de jovenes, quizas preferentemente jovenes de la elite. Al mismo tiempo, sin embargo, la masificacion del concepto parece comportar cierta inconciencia de los alcances y limites de su aplicacion en una sociedad como la nuestra, que no solo presenta altos niveles de desigualdad socioeconomica, sino tambien de genero, orientacion sexual, etc. Estas diferencias restringen la aplicabilidad de una nocion unitaria de grupo generacional.

A continuacion, propongo tres vinetas con las que intento abordar parcialmente la diversidad intrageneracional en la que enfatiza la postura de Bourdieu. Tomo, en particular, la dimension socioeconomica como elemento configurador de un campo de distincion social. Sobre estas bases, intento esbozar dinamicas actuales que podrian ayudarnos a captar mejor parte de la realidad que experimentan grupos de jovenes socialmente diferenciados en nuestro pais, en particular jovenes marginados, jovenes de elite y jovenes de clase media.

JOVENES MARGINADOS Y LUCHA TRANSGENERACIONAL

La masificacion de la escolarizacion en Chile no ha erradicado la presencia de jovenes marginados y socialmente excluidos. Aunque la distincion <<escolarizado --no escolarizado>> se minimiza con el ingreso masivo al sistema educativo, la exclusion persiste bajo la forma de profundas desigualdades educativas entre los propios jovenes escolarizados, asi como tambien a traves de la extrema segmentacion y segregacion de la oferta educativa: la marginacion no se produce afuera, sino dentro del sistema. Sugiero que esta experiencia de exclusion esta marcada por una lucha transgeneracional, cargada de expectativas y frustraciones individuales y familiares.

Por un lado, los padres de aquellos jovenes que ocupan un lugar de marginacion en el sistema educativo (falta de recursos, precariedad docente, bajas expectativas, etc.), al ver que sus hijos han logrado niveles de estudios impensables para ellos, creen que los jovenes pueden cumplir las aspiraciones que tenian ellos en la epoca anterior. Pero, como bien senala Brunet y Pizzi (2013), lo que no se tiene en cuenta es que la generacion de los padres y la de los hijos se han producido en contextos diferentes y que por tanto las recompensas que se podian obtener anteriormente, con un determinado nivel de acumulacion de capital educativo, no tienen por que ser validas en otro periodo.

Por su parte, los jovenes marginados se autoperciben en deuda y exigidos de responder al privilegio generacional de acceder a <<estudiar>>. Como senala Canales et al. (2016), <<son, antes de empezar el juego, deudores de las penurias de sus padres y, aun antes, de los padres de aquellos, en una historia que se pierde en los recodos de la memoria contada a trozos (...). Ellos se sienten, y asi les hacen ver, los jovenes de la epoca de las oportunidades, invitados a <<ser alguien>>>> (p.99). Asi, la experiencia de los padres, transmitida mediante el relato familiar que cruza las generaciones, marca profundamente a estos jovenes que, con el estigma de la primera generacion, reciben la dificil encomienda familiar de <<reparar>> en sus vidas, las carencias y sufrimientos de sus progenitores, <<reparacion transgeneracional de la exclusion, que implica el deber ser mejor que los padres>> (ibid., p.99).

Quizas lo mas duro de esta lucha transgeneracional es que se les impone a los jovenes el titanico desafio de reparar con un logro personal una historia de necesidades que se arrastran de varias generaciones hacia atras. Esa expectativa de superacion es, ademas, no solo de los padres, <<sino que se escucha como la voz total del grupo: es la norma, cargada de suenos historicos familiares>> (Canales et ai, 2016, p.96). Y es una norma impregnada con el discurso de la meritocracia, que se estrella contra las imposibilidades objetivas de un acceso realmente meritocratico a mejores oportunidades educativas y profesionales. En efecto, para los jovenes marginados la esperanza de triunfar en la lucha transgeneracional se traduce en la posibilidad de continuar estudios superiores y apuntar a la profesionalizacion. Sin embargo, esta esperanza <<viene recortada a instituciones no selectivas y acentuada en lo que evita--el trabajo simple, no calificado--mas que en lo que promete>> (Canales etai, 2016, p.82-83). En definitiva, <<no es la orientacion vocacional, sino la evitacion del trabajo simple lo que otorga sentido y da razon al camino>> (ibid., p. 88). Hoy esta lucha transgeneracional contra la exclusion determina significativamente parte de la vida e identidad de los jovenes marginados de nuestro pais: ?como podria la nocion de <<generacion millennial>> dar cuenta de una particularidad como esta?

JOVENES DE ELITE Y PROLONGACION DE JUVENTUD

La modernizacion cientifico-tecnologica de la economia ha acarreado una prolongacion y complejizacion de los procesos educativos y de formacion profesional, contribuyendo a retrasar el ingreso de los jovenes al mercado laboral. ?De los jovenes en general? Mas precisamente, de aquellos jovenes de la elite que pueden acceder a puestos de trabajo mas sofisticados, de mayor reconocimiento economico y social; aquellos puestos para los cuales efectivamente hoy se exige mayor estudio y preparacion. El retraso en la iniciacion laboral de estos jovenes miembros de la elite se manifiesta en la postergacion de la emancipacion economica, de la independizacion de las familias de origen, de la formacion a un proyecto familiar y/o de la decision de procrear.

De acuerdo a Benedit (2004), el fenomeno de prolongacion del periodo de juventud no es exclusivamente resultado de estudios mas prolongados, asociados a la mencionada sofisticacion economico-productiva. Se deberia tambien a un <<nuevo modelo de socializacion durante la juventud; un modelo de experimentacion, donde la identidad adulta es construida a traves de experimentos sucesivos, una serie de intentos de identidad social. Identidades y aspiraciones sociales que ya no se definen de una vez y para siempre. En cambio, ahora se piensa la juventud como una fase de la vida durante la cual identidades y aspiraciones son probadas y redefinidas>> (p.70). Sin embargo, no todos los jovenes tienen la libertad y/o el privilegio de pensar y vivir asi su juventud. Solo algunos pueden darse el lujo de esta <<experimentacion>>, que tiene como requisito excluyeme contar con el privilegio del tiempo, ese valioso tiempo del que se encuentran privados aquellos que estan apremiados por la urgencia de colaborar en la propia economia familiar, pagar creditos estudiantiles o, mas dramaticamente, generar ingresos indispensables para la subsistencia basica.

En una vena similar, Galland (1994) senala que la prolongacion de la juventud se daria por la extension de lo que podria denominarse post-adolescencia, etapa ubicada aproximadamente entre los veinte y los veinticinco anos. Durante este periodo, los jovenes adoptarian modos de vida denominados <<intermedios>>, intercalando su vida entre la familia de origen y la familia de procreacion: vida en solitario, convivencia con pares, vida ocasional en pareja, etc. Esta dinamica se cumpliria para jovenes que disponen de una posicion social acomodada. Galland senala que la emancipacion mediante la entrada a la vida adulta seria vista por estos jovenes [de la elite] como una privacion, mientras que este periodo transitorio les permitiria aprovechar la juventud y diversificar las experiencias vitales tras la convivencia familiar. De esta manera, los jovenes disfrutan de las ventajas de no haber salido definitivamente de la familia de origen, y al mismo tiempo de los beneficios de no haber entrado definitivamente en la familia de procreacion. Esta experiencia contrasta, si se quiere, con <<el apuro por crecer y cooperar>>, premura de otra <<clase>> de juventud.

JOVENES DE CLASE MEDIA Y TRANSMISION CULTURAL

En paralelo a la experiencia de exclusion transgeneracional, que marca a la juventud marginada, y al fenomeno de prolongacion de la juventud que viven los jovenes de la elite, para la clase media me atrevo aventurar como vineta sobresaliente una cierta crisis de transmision cultural. En palabras de Jose Joaquin Brunner: <<Nuestra epoca es la epoca de la crisis simbolica de la funcion de la autoridad paterna. Mas alla de cualquier explicacion tecnica, esto significa un corte o discontinuidad en la transmision de sentidos. Una verdadera ruptura generacional, con multiples causas y manifestaciones, pero que, al final, debe entenderse como un vacio de sentido. Significa que la generacion adulta no tiene un legado que transmitir>> (2017, p.155).

La crisis, que Brunner asocia a los jovenes en general, yo la circunscribo particularmente a la experiencia de los jovenes de clase media. Es entre ellas y ellos donde podemos observar mas patentemente esta discontinuidad en la transmision de sentidos; y no tanto en la elite ni en las clases mas marginadas. Desde mi perspectiva, esto se debe a que la experiencia de nacer en cualquiera de estos dos polos sociales asegura una impronta identitaria, <<para bien o para mal>>, sobre los jovenes. El privilegio y la marginacion producen identidad, constituyen verdaderas culturas inmersivas de las que los sujetos aprenden practicas, lenguajes, modos, etc. No ocurre lo mismo con los jovenes nacidos en la clase media, mas dispersa en su identidad, como suele ocurrir con todo aquello que se define por la logica del termino medio: mas definido por la negacion de los extremos que por su propia identidad. Pues, ?cual es la identidad transmitida a los jovenes de clase media? Algunos sostienen que la clase media en Chile se encuentra fundamentalmente definida por la etica de la meritocracia. Sin embargo, la presencia de este atributo definitivamente no se da de manera excluyeme en esta clase social, estando tambien presente en los jovenes de la elite, asi como entre jovenes socialmente marginados: en todos estos grupos, a traves de distintas cosmovisiones, la etica de la meritocracia emerge como un discurso socialmente transversal, pero no como elemento distintivo de ninguna clase social en particular. Sostengo, pues que la juventud de clase media esta marcada por esta experiencia que podria llamarse <<orfandad cultural>>, receptores de una herencia ambigua, poco nitida.

Como consecuencia, lo juvenil en la clase media aparece <<en funcion de la inestabilidad de las estructuras en las que se produce>>, conformando <<identidades con temporalidades menos <<largas>>, mas precarias, dotadas de una plasticidad que amalgama ingredientes que provienen de mundos culturales diversos>> (Alvaradoeta/., 2009, p.95). En consecuencia, se vuelve dificil determinar que valor tienen para los jovenes de clase media cuestiones como <<la creencia en la sociedad del trabajo y su promesa del pleno empleo, la fe en el desarrollo cientifico y el respeto por el poder politico, entre otras>>. Asi, la clase media queda definida (mas bien indefinida) no tanto por el acogimiento o rechazo de un conjunto reconocible de patrones culturales o experiencias sociales distintivas, sino mas bien como <<masa>>.

HETEROGENEIDAD JUVENIL

Mediante las vinetas esbozadas, intento evidenciar la necesidad de atender la heterogeneidad social detras de la realidad juvenil. En definitiva, frente a la generalizacion de <<la juventud>> bajo la nocion de <<generacion millennial>>, es preciso ponderar adecuadamente el peso de las desigualdades, particularmente la socioeconomica, como elemento esencial de diferenciacion intrageneracional. Siguiendo una vez mas a Bourdieu, <<para el estudio de las <<generaciones>> es necesario tener en cuenta tanto las diferencias <<intergeneracionales>>, derivadas de las variaciones temporales en las formas sociales y materiales de produccion de los individuos, como las diferencias <<intrageneracionales>>, derivadas de las posiciones sociales que ocupan los miembros de una generacion cronologica determinada>> (Brunet y Pizzi, 2013, p.26).

JORGE BLAKE

Sociologo, Socio BCO Consultores.

Referencias

Bendit, R. (2004). La modernizacion de la juventud y modelos de politicas de juventud en Europa. Construccion de Politicas de Juventud: analisis y perspectivas, 15.

Brunet, i., & Pizzi, A. (2013). La delimitacion sociologica de la juventud. Ultima decada, 21(38), 11-36.

Brunner, J. J. (2017). Juventud Chilena: Cultura de Masa, Minorias Activas y Tensiones de Epoca. Estudios Publicos, (148).

Canales. M et al. (2016). Salir del cuarto: Expectativas juveniles en el Chile de hoy. Ultima decada, 24(44), 73-108.

Galland, O. (1994). Adolescence et post-adolescence: la prolongation de la jeunesse. Jeunesses et societes, 71-77.

Bibliografia consultada

Alvarado, S. V. et al (2009). Contextualizacion teorica al tema de las juventudes: una mirada desde las ciencias sociales a la juventud. Revista latinoamericana de Ciencias sociales, ninez y juventud, 7(1), 83-102.

Bosh, M. J (2017). Estudio de nuevas generaciones en Chile. Cuadernos ESE.

Duarte, K. (2000). ?Juventud o juventudes? Acerca de como mirar y remirar a las juventudes de nuestro continente. Ultima decada, (13), 3.
COPYRIGHT 2019 Residencia San Roberto Bellarmino
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Blake, Jorge
Publication:Mensaje
Date:Aug 1, 2019
Words:2957
Previous Article:Los jovenes hoy.
Next Article:Juventud, afectividad y sexualidad.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters