Printer Friendly

?Interlocutoras del Estado? El caso de las destinatarias de programas sociales y las referentes de organizaciones territoriales en la Argentina.

Interlocutors of the State? The Case of Beneficiaries of Social Welfare and of Representatives of Territorial Organizations in Argentina

Sumario: 1. Introduccion; 2. Algunos antecedentes significativos del tema y herramientas teoricas; 3. Aspectos Metodologicos; 4. Hallazgos de la investigacion: identificando acciones de mediacion; 4.1. Las beneficiarias de los PTC: atender la ventanilla, hacer promocion en salud; 4.2 Referentes y cuidadoras comunitarias: la busqueda de turnos y vacantes; 5. Conclusiones; 6. Referencias bibliograficas.

1. Introduccion

En la Argentina, las mujeres de sectores populares se desempenan como coordinadoras de las organizaciones comunitarias con una fuerte inscripcion territorial, referentes en sus barrios, beneficiarias de programas sociales asistenciales, entre otros papeles. A traves de esta labor cotidiana las mujeres recortan--en un territorio determinado--un campo de actuacion que se delimita por una problematica especifica (por ejemplo, entregar mercaderia a las familias, conseguir un turno en un centro de salud, cuidar ninos y ninas del barrio), una poblacion con la cual trabajan de manera cotidiana (los ninos, las ninas, sus familias) y un territorio que es definido geograficamente y simbolicamente. En el desarrollo de esta labor diaria, las mujeres son portadoras de un conocimiento especifico del territorio, sus poblaciones, sus demandas y necesidades, al mismo tiempo que articulan con diversas agencias del Estado y sus burocracias.

En este trabajo nos proponemos describir algunos de los rasgos esenciales que asume esta tarea examinando como las mujeres de sectores populares median entre poblaciones especificas y las agencias locales del Estado y sus burocracias. De alguna manera, la hipotesis que nos guia es que, a traves de esta labor cotidiana, se transforman en mediadoras e interlocutoras de las burocracias estatales-asistenciales--, especialmente de las "burocracias de la calle" (3).

En funcion de tal proposito, en primer lugar, recuperamos una serie de trabajos academicos que nos brindan algunas herramientas teoricas y conceptuales. En las ultimas decadas se ha producido un importante numero de estudios que se preguntan--desde diversos horizontes epistemologicos y posturas disciplinares--en torno a la relacion de las mujeres con la politica social asistencial, en particular bajo la forma de programas sociales asistenciales (alimentarios, de empleo transitorio, de transferencia de ingresos condicionados). Estos trabajos no solo constituyen aportes de caracter empirico sino que han contribuido a renovar las preguntas de investigacion, a revisar categorias y conceptualizaciones, a proponer estrategias metodologicas y a cuestionar--al mismo tiempo--lecturas androcentricas y estado centricas en torno a las relaciones que establecen las mujeres pobres con el Estado (Paura y Zibecchi, 2017).

En segundo lugar, nos centraremos en reconocer algunos rasgos esenciales de las relaciones que establecen estas mujeres con el Estado y sus burocracias a traves de la descripcion de dos casos que son nuestro principal interes empirico: (i) como receptoras de los programas sociales asistenciales que se implementaron en los ultimos anos, destacando las practicas que despliegan en distintos espacios de interaccion; (ii) como cuidadoras y referentes de organizaciones territoriales comunitarias que se desarrollaron en el campo popular en la Argentina.

2. Algunos antecedentes significativos del tema y herramientas teoricas

En primer lugar, resulta preciso destacar que las nuevas interpretaciones sobre el quehacer cotidiano de las mujeres pobres en sus territorios se enmarcan en la confluencia de perspectivas disciplinares y estrategias metodologicas diversas que habilitaron lecturas microscopicas de las areas estatales, que abrieron preguntas y agendas de investigacion que contribuyeron a dar cuenta de la complejidad del Estado y los estados y, en particular, sobre los procesos de implementacion de los programas sociales asistenciales discutiendo miradas estado centricas (Paura y Zibecchi, 2014) (4). Asi, en el reconocimiento de la heterogeneidad y complejidad del Estado se insinuo la presencia de los multiples actores estatales, la diversidad de los roles y de las representaciones y los mapas cognitivos de los funcionarios de diferente jerarquia (entre ellos: los "burocratas de la calle") (5). El aporte de renovadas interpretaciones sobre el estado (nacional), los estados (provinciales, municipales) y sus burocracias en las cuales se superan abordajes dicotomicos--entre lo micro y lo macro-, han marcado el modo en que se investigan las politicas sociales en tanto permiten reconocer la diversidad de escenarios con fronteras difusas, en donde los actores estatales y no estatales operan y se relacionan. Asimismo, estas interpretaciones implican ver los margenes del Estado:

"[...] sitios en donde la naturaleza puede ser imaginada como salvaje y descontrolada y donde el estado esta constantemente redefiniendo sus modos de gobernar y de legislar. Estos sitios no son meramente territoriales: son tambien (y quizas sea este su aspecto mas importante) sitios de practica en los que la ley y otras practicas estatales son colonizadas mediante otras formas de regulacion que emanan de las necesidades apremiantes de las poblaciones, con el fin de asegurar la supervivencia politica y economica" (Das y Poole, 2008, p. 24).

Estas nuevas lecturas sobre el estado y los estados y la discusion en torno a las miradas estado centricas, dieron lugar tambien al reconocimiento de la heterogeneidad y complejidad de las agencias y escenarios. En el marco de las lecturas microscopicas de areas estatales, algunos estudios nos alertan sobre la necesidad de situar las investigaciones sobre el estado --en terminos conceptuales y empiricos--en sus niveles mas capilares y mundanos, en los "encuentros burocraticos" (Gupta, 1995), aparentemente banales.

Siguiendo estas premisas metodologicas es que encontramos relevante el estudio de como los programas sociales "se hacen" en diversas escenas, donde resulta preciso revisar distintos puntos de observacion para captar como diversos actores median, resignifican y recrean la politica social asistencial. En este contexto, la indagacion de estas formas de interaccion de las mujeres pobres con el Estado y sus burocracias cobra un importante protagonismo.

En segundo lugar, encontramos el desarrollo de otros abordajes en torno al protagonismo de las mujeres en relacion con los programas sociales asistenciales, en particular los programas de transferencia de ingresos condicionados (PTC). Estos abordajes innovaran en el estudio de las concepciones implicitas que tienen los PTC en relacion con las mujeres, en el sentido que gran parte de la profusa literatura sobre la politica social asistencial fue realizada desde sesgos androcentricos en la medida en que no daba cuenta de las concepciones en tomo a la mujer, o bien utilizaban categorias con sesgos masculinos en torno al trabajo, invisibilizaban el trabajo de cuidado que realizaban las mujeres e impedian reconocer experiencias disimiles de ellas en relacion con el Estado y sus burocracias. En este sentido, numerosos trabajos--algunos de perfil mas academico y otros productos de consultorias con organismos internacionales efectuados por expertas--han comunicado como las mujeres desempenan numerosos "papeles" algunos impuestos por las propias logicas de diseno de los programas: "beneficiarias", "titulares", "responsables de las condicionalidades", "responsables de las contraprestaciones" (Serrano, 2005; Daeren, 2004; Faur, 2014; Molyneux, 2007; Arriagada y Mathivet, 2007). En particular, destacan que las condicionalidades en salud y educacion--como caracteristica central y definitoria de los PTC--tienen importantes implicaciones en la vida de las mujeres: como principales responsables del cuidado de las personas dependientes, en el uso del tiempo que demandan estas tareas (por ejemplo, largas filas para cumplir con la obtencion de certificados que deben presentarse para acreditar el cumplimiento de las condicionalidades, los encuentros y charlas educativas a las cuales deben asistir). Sin embargo, esta tarea las ha ubicado en una nueva dimension ciudadana en tanto funcionan como "interlocutoras" con un Estado "proveedor", poniendolas en una posicion relacional con las instituciones estatales que antes no existia como tal (Rodriguez-Enriquez, 2012) (6). La intensidad y relevancia de estas tareas y la visibilidad que le ha dado, en parte, la implementacion de PTC en America Latina ha dado lugar a lo que otros autores llaman el maternalismo en el acceso a los servicios sociales: los servicios sociales estatales se orientan a atender mujeres en funcion de su papel reproductivo o de cuidados (Martinez-Franzoni y Voorend, 2008).

Tambien encontramos otra linea de trabajos que ha demostrado como la labor cotidiana de las mujeres se encuentra articulada con las logicas de poder territoriales y de las organizaciones a traves de las cuales desempenan diferentes roles y funciones: referentes barriales, de organizaciones comunitarias (comedores, guarderias) y de movimientos sociales. De este modo, las mujeres han sido analizadas en su capacidad de liderar y de actuar en territorios determinados. Asi, se destaca que las mujeres establecen y recortan un campo de actuacion que se va constituyendo en la practica y que se delimita segun las problematicas especificas y las poblaciones con las que trabajan cotidianamente (Bottaro, 2010; Magarinos, 2012). Por su parte, el estudio del lugar particular que desempenaron las mujeres en las estrategias familiares de sobrevivencia y el abordaje de como su trabajo no remunerado es lo que ha absorbido--en gran parte--los costos sociales del ajuste estructural sera un aporte sustancial de los estudios de genero. En particular, diversos trabajos se centraron en el analisis de las modalidades de participacion de las mujeres con especial enfasis en las practicas alimentarias (ollas populares, comedores, compras comunitarias, distribucion de alimentos) (Fernandez, 1992). Estudios mas recientes han destacado el rol de las mujeres en la construccion de redes alimentarias como una forma de articulacion social producida por las mismas mujeres (Garrote, 2003).

Finalmente, desde perspectivas etnograficas se han investigado las interacciones cotidianas en las ventanillas y salas de espera, analizando las relaciones entre agentes y usuarios. Investigaciones centradas en la burocracia asistencial de Francia examinan--desde esta perspectiva--el intenso trabajo relaciona! que efectuan las mujeres en las ventanillas frente a los profesionales del sector publico--para recibir subsidios para viviendas sociales, pensiones, entre otras-. En estos casos los saberes practicos administrativos de las mujeres pobres, su inversion de tiempo, su trabajo de cuidado son claves para entender como se concreta la politica social a nivel local y, al mismo tiempo, se constituye en un "telon de fondo" en el cual se mezclan practicas burocraticas e interpelaciones para alcanzar derechos y protecciones (Schijman y Franqois-Lae, 2011). Desde un abordaje etnografico similar pero centrandose en el caso argentino, se ha estudiado a las mujeres que "peregrinan" por los pasillos de la burocracia estatal (Auyero, 2013).

Retomando los aportes de estas investigaciones nos interesa abordar las relaciones que establecen estas mujeres con el Estado y sus burocracias asistenciales. Nuestro principal interes empirico se circunscribe en este articulo a dos casos--que seran desarrollados a continuacion--cuyo estudio consideramos central como insumo para comprender como se concreta la politica social en un sentido amplio (programas sociales, PTC, politicas sectoriales como salud y educacion) a nivel local.

3. Aspectos metodologicos

En los apartados que siguen se desarrollan dos casos. El primero se centra en las mujeres como receptoras de los PTC que se implementaron en los ultimos anos, destacando las practicas que despliegan en los espacios de interaccion; y el segundo en las mujeres como cuidadoras y referentes de organizaciones territoriales que se desarrollaron en el campo popular en la Argentina. Consideramos que ambos casos pueden resultar claves para el estudio de las mujeres en su interaccion con el Estado--sus instituciones y sus burocracias--y esto obedece a una serie de criterios epistemologicos y metodologicos que delimitan el enfoque elegido.

* La relevancia de poner el foco empirico en las practicas relacionales de las mujeres con el Estado--sus burocracias e instituciones--segun sea el caso o situacion que se analice. Es decir, nuestro interes en este trabajo no esta puesto en el programa en si (por ejemplo, las caracteristicas programaticas del PTC) o la organizacion territorial de la que se trate (un comedor comunitario, una guarderia comunitaria), como tampoco lo esta en una politica especifica (salud, educacion), sino en una dimension relacional: las practicas que permiten mediar, generar reciprocidades y formas de sociabilidad en el mundo asistencial y que llevan adelante las mujeres a traves de diversos papeles (receptoras de PTC, referentes de organizaciones territoriales, cuidadoras) y en distintos contextos (una organizacion territorial, el barrio, la ventanilla de una oficina publica).

* Considerar que los encuentros cotidianos de estas mujeres con las burocracias estatales le dan forma y marco concreto a lo que seria de otra forma una gran abstraccion (El Estado) y, al mismo tiempo, constituyen la construccion cotidiana del Estado (Gupta, 1995). En este sentido, nos interesa ubicarnos en la tension entre no personalizar al Estado--en tanto se plantea considerarlo como un espacio polifonico en el cual se relacionan y se expresan diversos grupos--pero, al mismo tiempo, la relevancia de personalizar al Estado en cuanto son las personas que lo producen y lo actualizan con sus practicas cotidianas (Bohoslavsky y Soprano, 2010).

* Problematizar no solo las relaciones de clase que establece el Estado sino tambien las relaciones de genero, en tanto las burocracias emplean simbolos culturales para relacionarse con la poblacion que recibe ayuda social y establecen criterios acerca de las personas que son o no merecedores de asistencia. Como veremos a continuacion, es el mismo Estado quien coloca en esta posicion relacional a las mujeres cuando, por ejemplo, les solicita como condicion para cumplir con un PTC que atienda una ventanilla de una oficina publica porque considera que reune ciertos atributos para hacerlo (entre otros: ser mujer, madre). Segun destaca Ana Laura Rodriguez-Gusta (2014), algunas corrientes dentro de las teorias feministas del Estado han examinado las interacciones entre actores publicos y poblaciones destinatarias de los programas sociales. Segun la autora:

Ello ocurre, primordialmente, porque las burocracias responsables por las intervenciones sociales no son meras poleas de transmision de construcciones culturales sino que tienen interpretaciones respecto del trabajo remunerado, del papel normativamente asignado a mujeres y hombres y del valor de la reproduccion social (actividades de cuidado y domesticas). Desde este angulo, las creencias y las representaciones de los funcionarios publicos (definidos en un sentido amplio) influyen en las orientaciones de las politicas al incidir en las acciones micro que hacen a la implementacion (Goodwin, 1997 citado en Rodriguez-Gusta, 2014, p. 561).

* A un nivel empirico, entonces, podemos pensar que estas burocracias interactuan cotidianamente con mujeres, en tanto son mayoria en la poblacion pobre, son las principales demandantes de subsidios y servicios estatales, las principales encargadas el cuidado de sus familias y conocedoras de sus necesidades en relacion con los servicios sociales, las responsables de cumplir con las condicionalidades y contraprestaciones que imponen los PTC, para nombrar algunos aspectos que explican el hecho que los encuentros cotidianos del Estado con los pobres tiene una dimension de genero que ocupa un lugar central en el analisis (7).

Como veremos en los casos que se describen a continuacion, los espacios de indagacion son diversos. En efecto, en esta relacion entablada entre las mujeres y el Estado--a traves de los programas--los escenarios en los cuales se centraran los analisis podran ser los lugares donde efectuan las contraprestaciones (organizaciones territoriales, los municipios), donde se cumplen las condicionalidades vinculadas a la certificacion de la salud y la escolaridad de los hijos/as (los centros de salud, las escuelas), las propias oficinas vinculadas con la burocracia asistencial (las ventanillas) donde interactuaran cara a cara con los "burocratas de la calle", entre otros. En ese sentido, tanto la realizacion de entrevistas en profundidad como de observaciones permiten habilitar estas lecturas y hacer inteligibles fenomenos antes invisibilizados. Los casos se construyeron a traves de los hallazgos empiricos de dos trabajos de campo. En primer lugar, se presentan algunos de los resultados provenientes de entrevistas a mujeres beneficiarias de PTC (en particular del Plan Jefes y Jefas de Hogar y el Programa Familias) que efectuaban su contraprestacion en diversas organizaciones territoriales y en instituciones estatales (oficinas municipales, escuelas, centros de salud) ubicadas en la Region Metropolitana de Buenos Aires (RMBA) de la Argentina, en particular en zonas de alta concentracion de pobreza e indigencia. En relacion con las cuidadoras y referentes de organizaciones territoriales se efectuaron entrevistas a mujeres en villas y barrios perifericos de la RMBA que desempenaban tareas de conduccion y cuidado--en calidad de referentes, cuidadoras--en organizaciones territoriales que cuidaban ninos y ninas en contextos de pobreza (guarderias, jardines comunitarios). (8)

4. Hallazgos de la investigacion: identificando acciones de mediacion

4.1. Las beneficiarias de los PTC: atender la ventanilla, hacer promocion en salud

Bajo la finalidad de comprender el contexto de esta accion de mediacion resulta importante destacar que la crisis de 2001-20039 marca un punto de inflexion en las formas de intervenir frente a la pobreza del Estado argentino. A partir de este periodo, comienzan a implementarse los PTC cuyo caso mas emblematico ha sido el Plan Jefes y Jefas de Hogar (PJJHD) que tuvo un componente de actividades comunitarias--al igual que los programas de empleo transitorio que lo precedieron--y si bien no contemplo un cupo para mujeres, entre sus filas de receptores reunio a un alto porcentaje. Se trataba de una transferencia monetaria de suma fija, destinada a jefes o jefas de hogar desocupados con hijos de hasta 18 anos de edad o discapacitados de cualquier edad, o a hogares en los que la jefa de hogar o la conyuge, concubina o cohabitante del jefe estuviera en estado de gravidez.

En este contexto, veremos a continuacion el caso de Paulina, una joven receptora del PJJHD en tanto resulta significativa su experiencia y permite observar como las mujeres receptoras colaboraron con los tecnicos municipales inscribiendo a otros receptores, recibiendo la documentacion, atendiendo consultas y demandas, siendo la "cara visible" del PJJHD en las ventanillas del Estado en el contexto de la crisis 2001-2003. Atendiendo a cierta logica de reclutamiento de las mujeres beneficiarias por parte de las "burocracias de la calle" que pueden colaborar en la tarea diaria y cotidiana del Estado, la misma se basa en ciertos atributos y cualidades de las cuales ellas son portadoras (mujeres, madres) y otros como el nivel educativo alcanzado--Paulina ya habia culminado los estudios secundarios y comenzaba a transitar sus primeros pasos por la universidad-, sus deseos imperiosos por cumplir con la contraprestacion, entre otros aspectos. (10)

Asi, a partir de los primeros dias del lanzamiento del plan, como receptora del PJJHD es convocada a sumarse para inscribir a otros beneficiarios y, de esa manera, realizar la contraprestacion requerida. Tal primera experiencia es recordada como muy dolorosa por las historias que escuchaba de los potenciales receptores y por la imposibilidad de poder seguir inscribiendo luego de la fecha limite del cierre del plan. Paulina que, como tantas otras personas, nada sabia acerca de la fecha limite para la inscripcion, conto haber sentido mucha culpa cuando atendio a un hombre y le dijo que vuelva la semana siguiente, porque le faltaba un papel. De hecho, cuando los vecinos del barrio se enteraron que Paulina "inscribia para el Jefes" pronto fueron a buscarla:
   Y las historias de vida que escuchaba ... cada cosa !eran tristes!
   Aparte yo conocia un monton de beneficiarios porque trabajaba en la
   zona donde vivia... Al lado de mi casa habia un hotel, !cuando se
   enteraron que yo inscribia, te imaginas que fueron todos a buscarme
   ...!


Terminado el periodo de inscripcion al PJJHD, la siguiente actividad de Paulina como receptora consistio en informar a otras personas asistidas por el plan sobre las fechas de pagos del subsidio, lo que para ella significaba transmitir a la poblacion la informacion, "poner la cara" y, ademas, recibir la demanda permanente.
   era junio, !y eran los reclamos de la gente que no salia
   beneficiaria del plan y se habia anotado en un primer momento y no
   salia beneficiada! Eran motivos por desorden administrativo,
   nosotros juntabamos planillas y poniamos la documentacion adentro,
   y no es un sistema muy seguro ... se traspapelaba ... aparte las
   personas encargadas de cargar los datos era gente beneficiaria del
   plan y algunos eran gente capacitada, pero otros no, no eran gente
   capacitada, muy alto el nivel de error ... y yo tenia que atender a
   toda esa gente ... Porque ellos me hacian poner la cara a mi ....
   [...] yo laburaba un monton: laburaba de lunes a viernes, sabia
   todo lo de Jefes y Jefas, sabia todo de los beneficiarios, lo que
   vos me preguntabas, yo lo sabia ...


En el marco del PJJHD otras mujeres efectuaron otra modalidad de contraprestaciones, por ejemplo, Lorena se desempeno como promotora en salud y otras actividades vinculadas a la implementacion del PJJHD y el Programa Familias en su barrio. (11) El testimonio que presentamos a continuacion refleja, por un lado, la alta valorizacion de esta tarea al punto tal de considerarla como un encuentro de la vocacion, al mismo tiempo que le permitio sentirse valorizada y reconocida. Por otra parte, muestra la intensa actividad de mediacion que realizaba entre el Estado y las poblaciones en territorios delimitados: capacitaciones, actividades de promocion en salud, censos para las familias, entre otras de vital importancia para un Estado que necesita que su poblacion beneficiaria sea objetivable y manejable bajo los imperativos de la focalizacion. La historia de Lorena y como fue "reclutada" para realizar estas tareas tambien se relaciona con la violencia de genero que atraviesa todo su relato. En busqueda de ayuda--separada y con cinco hijos a cargo--y estando desocupada fue atendida por parte de los profesionales del area de accion social del municipio quienes le fueron proponiendo contraprestaciones y condicionalidades a traves de los diversos programas sociales que tuvo desde fines de los anos noventa (programas de empleo transitorio, PTC, entre otros) (12).
   bueno termina este [PEL] (13) y vamos a la capacitacion en prevencion
   de enfermedades que nos la dan medicos, enfermeros ... nos dan
   diferentes capacitaciones en distintas tematicas: diabetes, HIV,
   planificacion familiar [...] !Esto nos fascino! !Nos hizo sentir
   que podiamos dar al otro, ayudarlo con una prevencion! !Y nos
   fascino sobre todo la planificacion familiar! Porque casi todas las
   mamas, somos de mas de 4 o 5 hijos, entonces, cuando nos hizo el
   "clic" es como que comprendimos lo de poder buscar un hijo, la
   felicidad de esperarlo, ... muchas cosas que no teniamos en claro por
   estar viviendo otro momento de nuestras vidas. bueno, nos gusto
   tanto que empezamos a trabajar fuertemente con esto. trabajabamos
   como promotoras de salud en la sala, se trabajo mucho con la parte
   de epidemiologia tambien, y despues de esto nosotras elegimos
   trabajar fuertemente con planificacion familiar y en prevencion del
   HIV [...] siempre con el acompanamiento de varias trabajadoras
   sociales del municipio del area de salud [...] bueno trabajamos un
   tiempo mas en esto y llega el tiempo del Programa Familias [...] me
   dan la oportunidad de hacer el censo para el Familias, [...] en
   algunas cosas nos ponian para poder ganar un poco de dinero
   nosotras como asistentes de talleres, cuando hubo talleres de
   Familias para las condicionalidades [...] siempre nos dieron
   oportunidad, siempre nos dieron libertad, me he encontrado con
   gente maravillosa de verdad, que nos dejo crecer, que creyo en
   nosotros que eso es lo mas importante.


Ahora bien, ?por que estas experiencias pueden ser significativas como puntos de observacion? Paulina, se transforma en su barrio en la "cara visible" del Estado en tanto inscribia a otros receptores y atendia sus reclamos, es decir Paulina era para otros receptores/as o vecinos del barrio, que necesitaban ingresar al plan, la presencia del Estado en sus vidas cotidianas. Lorena, por su parte, efectuaba capacitaciones y talleres para que otras mujeres pudieran cumplir con las condicionalidades que impone la politica asistencial. No menos importante, es su participacion censando familias para ingresar a los programas, colaborando en el llenado de formularios, entre otras acciones.

Como puede observarse, a un nivel cotidiano y microsocial, el Estado construye poblaciones objeto (en este caso, familias pobres) parar intervenir (adjudicarles un PTC) y para controlar (a traves de imponer requisitos en condicionalidades en salud y educacion que deben cumplir las madres pobres). Las mujeres, por su parte, dependen de este Estado en su condicion de beneficiarias, donde un atributo central de esta relacion reside en su condicion de madres y cuidadoras. Al mismo tiempo, acceden a un programa--como dispositivo de intervencion y manifestacion de la accion estatal--que estructura y da forma a las relaciones de genero: las ubica en una nueva posicion relacional que les permite interactuar de otro modo con poblaciones y con el Estado y sus agencias, pero al mismo tiempo las somete al cumplimiento y el control de las condicionalidades y contraprestaciones.

A traves de estas acciones las mujeres generan nuevas formas de sociabilidad y de mediacion entre el mundo publico--el Estado y sus programas--y el privado--otras mujeres como ellas, sus familias y los vecinos del barrio-. En otros terminos, en los diversos escenarios de interaccion (las ventanillas, las organizaciones territoriales), estas mujeres encarnan la figura de lo publico y del Estado, con toda la complejidad que reviste que sujetos privados (la receptora del PJJHD, la beneficiaria del Programa Familias) resuelva asuntos de interes publico (recepcion de demandas, censos, inscripcion a programas sociales).

4.2 Referentes y cuidadoras comunitarias: la busqueda de turnos y vacantes en el territorio

La participacion de la mujer en las organizaciones territoriales se enmarca en el fenomeno de la feminizacion del mundo comunitario, definiendolo a este ultimo como un espacio en el que se cruzan las necesidades de los sectores populares, las politicas sociales implementadas por el Estado a traves de las diferentes organizaciones sociales que hacen las veces de mediador entre ambos. En dicho mundo, las mujeres ocupan el lugar de "referentes", "beneficiarias", "voluntarias", entre otros roles (Bottaro, 2010). Como consecuencia de dicho fenomeno, se observa que en el caso de las organizaciones territoriales dedicados al cuidado de ninos y ninas --guarderias, jardines comunitarios--existe una presencia casi exclusiva de mujeres en diversos cargos, inclusive en los de decision, como referentes y coordinadoras. De modo que las organizaciones territoriales que proveen cuidado comunitario son espacios protagonizados y dominados por mujeres (Zibecchi, 2015).

El centrarnos en este tipo de organizacion territorial como espacio de indagacion nos brinda un punto de vista estrategico para analizar la mediacion que realizan las mujeres entre las burocracias locales y las poblaciones a las que asisten. Esto es asi porque gran parte de las politicas y programas sociales asistenciales de los ultimos anos han sido los principales generadores de recursos--dinero, becas, alimentos, capacitaciones--a las organizaciones que proveen de cuidados comunitarios imprimiendo, al mismo tiempo, dinamicas particulares a las practicas cotidianas de las mujeres que alli trabajan (Zibecchi, 2015). Al mismo tiempo, este tipo de organizacion depende en gran medida de diversos servicios e instituciones estatales: asistencia de trabajadoras sociales del estado local--que puedan colaborar en la derivacion de casos y necesidades de ninos y ninas-, centros de salud y hospitales, escuelas y jardines de infantes oficiales dependientes tambien de los municipios (Pautassi y Zibecchi, 2010).

En sintesis, al complejo soporte politico institucional en el cual se insertan las guarderias y jardines comunitarios se suma el entramado que se construye diariamente--tambien a traves de una labor intensa por parte de las mujeres--en los territorios, lo que le da otra particularidad a este tipo de organizaciones: la forma de trabajo asociada y/o en red. Mas alla de que algunas organizaciones conformen una red exclusiva, en la mayoria de los casos se vinculan con otras instituciones del territorio en el cual se encuentran insertos, en particular se relacionan con los centros de salud y sus profesionales y con las escuelas primarias--principalmente, de gestion estatal municipal--a las que asisten los ninos y ninas una vez que egresan del jardin.

Ahora bien, ?como se articulan estas acciones estatales y programas sociales con el trabajo cotidiano de cuidado a nivel local? ?Como se llevan adelante estas logicas de trabajo articuladas con otras instituciones del territorio? Ciertamente, se presentan tantas situaciones como casos explorados. En efecto, estas organizaciones territoriales presentan apoyos de distintos programas sociales, al mismo tiempo que muestran distintas dinamicas de relaciones con los estados municipales, provinciales y nacionales. Sin embargo, una particularidad que se presenta de manera recurrente es el trabajo de mediacion permanente que estas organizaciones realizan entre los estados y las poblaciones a las cuales asisten y, dentro de ellas, el trabajo de las referentes y cuidadoras de estos espacios territoriales ocupa un lugar muy protagonico. Como lo destaca una coordinadora de un jardin comunitario:
   Digamos ... la red la establecemos bastante nosotros, si bien el
   gobierno nos da herramientas sobre violencia familiar, violencia de
   genero, como funciona una defensoria. nos acercan esa informacion y
   hay capacitaciones a lo largo del ano o reuniones informativas.
   Tambien es verdad que cada [organizacion] arma sus redes en funcion
   del territorio, tomando algunas instituciones publicas que brindan
   determinados servicios y son del barrio [...] nos reunimos una vez
   por mes, intercambiamos propuestas, en que anda cada uno, sobre
   todo conocernos, si uno tiene que hacer alguna derivacion o alguna
   consulta podemos darnos una mano.


Si bien la intensa tarea relacional de mediacion de las mujeres puede observarse a traves de los diversos programas y dispositivos estatales programas alimentarios, becas estudiantiles, subsidios a las organizaciones territoriales--a continuacion se describen dos situaciones en las cuales las mujeres son permanentemente mediadoras, esto es, el acceso al sistema educativo (nivel inicial estatal) y el sistema sanitario.

En efecto, dependiendo de los casos y del nivel de cobertura que tengan (de salitas o grados segun grupo etario), algunos ninos/as deberan asistir al preescolar o a primer grado de la escuela primaria obligatoria (14). En este contexto, el vinculo establecido por las mujeres (generalmente, referentes o coordinadoras de las organizaciones) con los jardines de infantes estatales se toma imprescindible. Dado el escaso nivel de institucionalizacion bajo la cual muchas de las organizaciones efectuan tareas educativas y de cuidado, frecuentemente no cuentan con los medios para extender certificados y credenciales que acrediten efectivamente los de los anos de asistencia, los saberes y aprendizajes de los ninos/as. Alli radica, entonces, la importancia de ciertos actores que puedan recomendar, reservar vacantes y establecer relaciones con otras instituciones del Estado a nivel local. Impulsadas por los requisitos impuestos por escuelas de la zona, algunas coordinadoras y referentes de organizaciones territoriales desarrollaron estrategias con vistas a poder extender un certificado o constancia que demuestre, precisamente, que los y las ninas transitaron por esas organizaciones como parte de su formacion. Asimismo, similares estrategias fueron implementadas para lograr tener la Clave Unica de Establecimientos (15) y que las familias puedan rendir el cumplimiento de las condicionalidades.

En este contexto, entonces, una recomendacion, un buen contacto a traves de una maestra, que una organizacion o jardin tenga "buena fama", un llamado por telefono para reservar una vacante, se torna un medio central --estrategico--para que estos ninos y ninas puedan acceder a instituciones estatales (por ejemplo, al preescolar en un contexto de escasa oferta publica).

En relacion con el sector salud, estas mujeres establecen relaciones con las salas de primeros auxilios, centros de salud comunitarios u hospitales del barrio en situaciones y bajo formas bien precisas: (i) cuando un nino/a se lastima o se descompone, asisten inmediatamente o llaman a la ambulancia ; (ii) campanas de vacunacion y prevencion, a partir de las cuales muchas veces los profesionales de los centros de salud se acercan a las organizaciones territoriales; (iii) contactos con profesionales (asistentes sociales, pediatras, psicologos) de las unidades sanitarias para resolver controles medicos cotidianos (en especial, de peso y de alimentacion) y problematicas especificas (ninos/as que han sufrido violencia y maltrato fisico, etc); (iv) de modo frecuente son las cuidadoras educadoras las que solicitan certificados de salud o de vacunacion y envian a los padres a la sala para tener la documentacion al dia, del mismo modo lo hacen si detectan un nino/a enfermo; (v) se observa que cuando se efectuaron capacitaciones, estas fueron originadas por la propia iniciativa de las mujeres referentes y cuidadoras de las organizaciones que tienen acceso a la informacion y a contactos personales con especialistas y profesionales que efectuan ciclos de charlas y capacitaciones. Cualquiera sea el caso, el trabajo de acompanamiento, atencion, busqueda de turnos, controles de vacunacion lo realizan ellas:
   ... Nosotros tenemos la salita a cuatro cuadras, entonces, con la
   autorizacion de los padres, los llevabamos a un control medico. El
   pediatra nos esperaba, cuando terminaba de atender a todos sus
   pacientes, nos atendia a todos los nenes. Ibamos con el carnet de
   vacunacion con la autorizacion del padre y los vacunabamos, les
   haciamos un control y, bueno, de ahi nos derivaba si necesitaba
   hierro, algun estudio ya eso se encargaban los padres. Ya despues
   de hacer esto muchos anos de llevarlos, traerlos, un dia nos llama
   el pediatra y nos dice: "No vengan, que vamos a ir nosotros ?eh?".
   Asi que vino el pediatra y las enfermeras y le hicieron un control
   a todos los nenes. (Coordinadora de un jardin comunitario)

   ... tenemos una pediatra que es hija de una chica de la
   Cooperativa, que tambien viene a hacer los controles, no siempre.
   Pero una vez por mes viene y mira toda la vacunacion que este todo
   en orden. Viene porque la mama trabajo mucho tiempo con nosotros,
   ahora esta trabajando en fabrica y conoce la labor nuestra,
   entonces, ella por amor que nos tiene. (Coordinadora de un jardin
   comunitario que depende de una cooperativa de trabajo).


Las referentes y coordinadoras de las organizaciones median permanentemente entre el Estado y sus burocracias (escolares, sanitarias, asistenciales) y las poblaciones mas necesitadas a traves de la negociacion permanente, con reglas formales e informales, para acceder a diversos recursos, servicios, pero sobre todo a derechos. Asi, se produce una labor intensa relacional de las mujeres de las organizaciones con las burocracias del Estado, en particular con los "burocratas de la calle" y que conlleva recorridos por diversas instituciones y oficinas del Estado local en busqueda de vacantes, prestaciones, servicios, derivaciones, tumos.

5. Conclusiones

Las premisas teoricas y metodologicas planteadas al comienzo fueron la hoja de ruta que permitio hacer una lectura de los dos casos empiricos presentados, habilito un acercamiento a la participacion de las mujeres de sectores populares en lo social que se aparta necesariamente de una mirada que las ubica en un lugar desinteresado, altruista--que participan solo por voluntad, por gratitude--, manipuladas por relaciones clientelares o subsumidas por la relacion de opresion y dominacion que les imprime el Estado. Por el contrario, la propuesta fue empezar a entender esta problematica desde otra perspectiva: las mujeres como protagonistas y constructoras de un entramado de relaciones con el Estado, sus burocracias e instituciones a traves de las cuales desarrollan practicas, saberes y mediaciones especificas. Por otra parte, los casos elegidos permitieron hacer inteligible esta labor diaria y delinear algunos de sus principales rasgos que a continuacion se enumeran.

En primer lugar, observamos que las mujeres analizadas (beneficiarias del PTC y/o referentes de las organizaciones territoriales) no forman parte de la estructura del Estado, no forman parte de el en un sentido estricto del termino: no son agentes oficiales, tampoco trabajadoras estatales, no forman parte de la estructura burocratica. Sin embargo, estas mujeres aparecen como referentes del espacio publico y recrean expresiones de lo publico y de lo estatal.

En segundo termino, en el cumplimiento de estas funciones median continuamente entre la poblacion destinataria de la politica social asistencial (mujeres pobres y madres, como ellas) y diversos "burocratas de la calle". Es decir, las mujeres, en calidad de mediadoras, tienen relacion cara a cara con maestros, medicos, trabajadores sociales, burocratas asistenciales, entre otros, y las poblaciones destinatarias generando nuevas formas de sociabilidad, son agentes que pueden tramitar problemas sociales y colaboran a la formacion local del Estado.

En tercer lugar, a un nivel mas especifico, en el primer caso revisado advertimos que las mujeres receptoras de PTC son mediadoras entre estos dispositivos de intervencion estatal y otras poblaciones, que al igual que ellas son potencialmente destinatarias de estos programas y demandantes de los mismos. Las mujeres receptoras de los PTC desempenan numerosas funciones como lo destacan las investigaciones del tema que en este articulo hemos mencionado. La lista es amplia y extensa: acreditar el cumplimiento de las condicionalidades, cumplir con las contraprestaciones laborales que impone el propio diseno de los programas, convertirse en promotoras y organizar encuentros y charlas para que otras mujeres--beneficiarias, madres y pobres--"cumplan" con lo propio, realizar reclamos en las ventanillas para cobrar el subsidio, atender reclamos, efectuar las colas, recorrer las oficinas de los servicios sociales, esperar respuestas.

En cuarto termino, en el segundo caso se pudo constatar que las mujeres cuidadoras y/o coordinadoras de las organizaciones recortan en un territorio determinado, un campo de actuacion que se delimita por una problematica especifica (el cuidado que puede proveer la comunidad), una poblacion con la cual trabajan de manera cotidiana (los ninos, ninas y sus familias) y un territorio que es definido geograficamente y simbolicamente (ellas son del barrio, conocen los problemas de la gente, de las familias). A su vez, son portadoras de un conocimiento especifico del territorio (vecinos que pueden colaborar, infraestructura sanitaria y escolar del territorio, burocracias con las cuales deben lidiar de manera diaria), al mismo tiempo que articulan con diversas instancias del Estado local (escuelas, salas de primeros auxilios, centros de salud).

Como ya destacamos, los saberes practicos administrativos de las mujeres pobres, su inversion de tiempo, su trabajo de cuidado son claves para entender como se concreta la politica social a nivel local. Pero ademas es importante entender que se trata de actividades cotidianas, subrepticias silenciosas pero constantes (Schijman y Franqois-Lae, 2011). Asumiendo el riesgo de senalar algunas cuestiones recurrentes, se puede destacar que las mujeres realizan las siguientes practicas que conllevan saberes especificos: organizando y dictando talleres de prevencion y de cuidado a las familias, realizando llamados por telefono o haciendo largas filas, acompanando a las familias a las instituciones, asignando becas, estableciendo vacantes y conformando poblaciones a atender a traves de las organizaciones que lideran, realizando denuncias por violencia de genero en las comisarias de la mujer, distribuyendo comida (a traves del comedor, a traves de viandas), completando formularios, organizando legajos, y la lista continua. A traves de esta intensa tarea aprenden un lenguaje especifico, conocen procedimientos administrativos, burocraticos y judiciales, reconocen el valor de los documentos, aprenden a organizar legajos, manejan relaciones cara a cara con los profesionales del sector publico, llevan adelante una propia contabilidad y administracion de los recursos que llegan a la organizacion y que deben ser distribuidos.

Finalmente, estos casos permiten revisar nuevas teorias acerca del Estado (16) que nos alertan, no sin razon, que ya no es posible tratar a la naturaleza opresiva del Estado sobre las mujeres a priori de modo tal que no permite captar como las mujeres han obtenido nuevas posiciones--en este caso, como mediadoras, como interlocutoras--con una fuerte inscripcion en sus subjetividades--posicionarse como referentes de una organizacion, ser reconocidas por los otros, encontrar una vocacion, ser la cara visible de un programa, de una organizacion en el barrio-. Al mismo tiempo, no subestimar el ejercicio de control social del Estado sobre las mujeres: que deben cumplir con las contraprestaciones y condicionalidades y, ademas, hacer que otras mujeres lo cumplan.

6. Referencias bibliograficas

Amagada, I. y Mathivet, Ch. (2007). Los programas de alivio a la pobreza Puente y Oportunidades. Una mirada desde los actores. Chile: CEPAL.

Auyero, J. (2013). Pacientes del Estado. Argentina: Eudeba.

Bohoslavsky, E.L. y Soprano, G. (Eds.). (2010). Un Estado con rostro humano. Funcionarios e instituciones estatales en Argentina (desde 1880 hasta la actualidad). Argentina: Prometeo-UNGS.

Bottaro, L. (2010). Organizaciones sociales, representaciones del trabajo y universo femenino en el espacio comunitario. En G. Kessler, M. Svampa, I. Gonzalez-Bombal, I. (Comps.) Reconfiguraciones del mundo popular. El conurbano bonaerense en la postconvertibilidad (pp. 125-178). Buenos Aires: UNGS/Prometeo.

Daeren, L. (agosto, 2004). Mujeres Pobres: Prestadoras de servicios o sujetos de derecho? Los programas de superacion de la pobreza en America Latina desde una mirada de genero. En Seminario Internacional Politicas y programas de superacion de la pobreza desde la perspectiva de la gobernabilidad democratica y el genero. Quito, Ecuador.

Das, V. y Poole, D. (2008). El estado y sus margenes. Etnografias comparadas. Cuadernos de Antropologia Social, (27), 19-52.

Faur, E. (2014). El cuidado infantil en el Siglo XXI: mujeres malabaristas en una sociedad desigual. Argentina: Siglo Veintiuno Editores.

Fernandez, A.M (Comp.). (1992). Las mujeres en la Imaginacion Colectiva: Una historia de Discriminacion y Resistencia. Argentina: Paidos.

Garrote, N. (2003). Redes alimentarias y nutricion infantil. Una reflexion acerca de la construccion de poder de las mujeres a traves de las redes sociales y la proteccion nutricional de ninos pequenos. Cuadernos de Antropologia Social, (17), 117-137.

Gupta, A. (1995). Blurred Boundaries: The Discourse of Corruption, the Culture of Politics, and the Imagined State. American Ethnologists, 22(2), 375-402.

Lipsky, M. (1980). Street-Level Bureaucracy: dilemmas of the Individual in Public Services. New York: Russell Sage.

Magarinos, P. (2012). Lideres localizadas: perfiles de mujeres actuando en territorios. En N. Gherardi (Dir.) Lidera: participacion en Democracia. Experiencias de mujeres en el ambito social y politico en la Argentina (pp.115127), Argentina: Equipo Latinoamericano de Justicia y Genero.

Marques-Pereira, B. (1993). Estado y Estado benefactor: metodologias feministas. Revista Mexicana de Sociologia, 55(3), 121-131. doi: 10.2307/3540925.

Martinez-Franzoni, J. y Voorend, K. (2008). Transferencias condicionadas, regimenes de bienestar e igualdad de genero: ?blancos, negros o grises? Revista de Ciencias Sociales, (122), 115-131. Doi: 10.15517/RCS.V0I122.9879.

Molyneux, M. (2007). Change and Continuity in Social Protection in Latin America. Mothers at the service of the State? Switzerland: United Nations Research Institute for Social Development.

Oszlak, O. (Comp.) (1984). Teoria de la burocracia estatal: enfoques criticos. Buenos Aires: Paidos.

Paura, V. y Zibecchi, C. (2014). Dinamicas institucionales, logicas de los actores y territorio en el estudio de la politica social. Veinte anos de investigacion en la Argentina. En L. Pautassi (Dir.) Marginaciones sociales en el area metropolitana de Buenos Aires. Acceso a la justicia, capacidades estatales y movilizacion legal (pp. 333-396). Argentina: Biblos.

Paura, V y Zibecchi, C. (agosto, 2017). Mujeres actuando en los margenes del Estado: aportes de los estudios, escenarios de reconocimiento y contextos de produccion. En II Congreso Latinoamericano de Teoria Social y Teoria Politica "Horizontes y dilemas del pensamiento contemporaneo en el sur global". Instituto de Altos Estudios Sociales (IDAES). Buenos Aires, Argentina.

Pautassi, L. y Zibecchi, C. (2010). La provision de cuidado y la superacion de la pobreza infantil. Programas de transferencias condicionadas en Argentina y el papel de las organizaciones sociales y comunitarias. Chile: CEPAL. Unicef.

Rodriguez-Enriquez, C. (2012). Politicas de atencion a la pobreza y las desigualdades en America Latina: una revision critica desde la economia feminista. En V. Esquivel (Coord.) La economia feminista desde America Latina. Una hoja de ruta sobre los debates actuales en la region (pp. 390-437). Santo Domingo: ONU Mujeres.

Rodriguez-Gusta, A.L. (2014. Una misma politica social, tres efectos de genero disimiles: la implementacion local de un programa de transferencia condicionada en la Argentina. Trabajo y Sociedad, 17(22), 559-576.

Schijman, E. y Frangois-Lae, J. (2011): Las rondas de las mujeres por las ventanillas del Estado. Etnografia de un trabajo invisible. Trabajo y Sociedad, 15(16), 67-83.

Serrano, C. (2005). La politica social en la globalizacion. Programas de proteccion en America Latina. Chile: CEPAL.

Skocpol, T. (1985). Bringing the State back in strategies of analysis in current research. Introduccion. En B. Evans, D. Rueschemeyer y T. Skocpol (Comps.) Bringing the State Back in (pp, 3-43). Cambridge University Press.

Zibecchi, C. (2013). Trayectorias Asistidas. Un abordaje de los programas sociales en Argentina desde el enfoque de genero. Argentina: EUDEBA.

Zibecchi, C. (2015). Cuidando en el territorio: El espacio comunitario como proveedor de cuidado. Argentina: Equipo Latinoamericano de justicia y de genero.

Carla Zibecchi (2)

Universidad del Valle. Recibido: 31/07/2018 Aprobado: 09/11/2018

ISSN: 0122-1213 ISSN-e: 2389-993X Doi: 10.25100/prts.v0i27.726

(1) El trabajo que aqui se presenta forma parte del proyecto: Politicas sociales, campo de poder y actores locales: mujeres beneficiarlas, organizaciones territoriales y burocratas de la calle como mediadores de los programas sociales, llevada adelante por la autora en el marco de su labor de investigacion para el Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CONICET) de Argentina durante el periodo 2016-2018.

(2) Doctora en Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina. Investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CONICET) y del Centro de Investigaciones en Politicas Sociales Urbanas de la Universidad Tres de Febrero (CEIPSU--UNTREF). Profesora Adjunta de la Universidad de Buenos Aires. Correo electronico: czibecchi@untrefedu.ar.

(3) Segun Lipsky (1980), los "burocratas de calle" (maestros, policias, jueces, trabajadores sociales, trabajadores de la salud) ocupan un lugar decisivo en la re-hechura de las politicas publicas y su tarea se caracteriza por la interaccion cotidiana "cara a cara" con los gobernados, la alta discrecionalidad en aspectos importantes de la implementacion de politicas, la relativa autonomia respecto de las autoridades de la organizacion y las expectativas de una actitud de apoyo activo hacia los gobernados, mas alla del contenido especifico de las politicas o de los atributos extra-organizacionales de los agentes. En este articulo haremos uso de este termino para englobar bajo este rotulo al subconjunto de una agencia publica o institucion gubernamental donde trabajan tecnicos y profesionales que tienen contacto directo con miembros del publico en general (tecnicos municipales, maestros, medicos, entre otros).

(4) Como ya destacamos en otro trabajo (Paura y Zibecchi, 2014), es sabido que no puede obviarse una distincion entre los individuos o grupos de la sociedad como actores sociales y el Estado y sus representantes en distintos niveles, en la medida en que estos gozan de una autoridad legal y de facultades y atribuciones suficientes como para imponer su decision y forzar las reglas del juego; y al mismo tiempo, los funcionarios y las areas estatales,--en tanto actores--tienen sus propios intereses. Sin embargo, considerar al Estado como actor -traer al Estado de regreso, en palabras de Theda Skocpol (1985)---posibilita, entre otras virtudes, reconocer la complejidad de su composicion heterogenea y sus contradicciones internas. Ya en un trabajo "fundante" en Argentina, Oscar Oszlak (1984) habia llamado la atencion sobre el caracter contradictorio del funcionamiento del aparato estatal, en tanto arena de conflicto politico, como un rasgo constitutivo, antes que como una 'incongruencia' o 'patologia'.

(5) En el sentido en que los ha definido Lipsky (1980), los "burocratas de calle" ocupan un lugar decisivo no solo en la re-hechura de las politicas publicas sino tambien en la definicion de la experiencia de gobierno.

(6) En relacion con los cambios en la vida cotidiana de las mujeres que perciben los PTC se destaca: la salida de sus hogares y mayor participacion en los espacios comunitarios, las mujeres se sienten mas comodas y confiadas a la hora de hablar en publico (Zibecchi, 2013; Daeren, 2004). Tambien se ha constatado que el hecho de que sean las mujeres las que perciben el ingreso, les otorga cierta autonomia financiera con todas las implicancias subjetivas que esto acarrea: elevacion de la autoestima, estatus en la comunidad, entre otros importantes efectos (Molyneux, 2007).

(7) Como destaca Marques-Pereira (1993) si bien no se puede hablar de la existencia de una teoria feminista del Estado, esta claro que la reflexion metodologica del enfoque del Estado a partir de las relaciones de genero constituye hoy una postura teorica importante. Como destaca el autor, los estudios mas recientes del Estado benefactor y las mujeres demuestra que este no es monolitico ni todopoderoso frente a la evolucion de las relaciones de poder, rechazando la reduccion de las relaciones de genero solo a las condiciones materiales de produccion y considerando a estas relaciones en sus dimensiones sociales y politicas.

(8) En relacion con los PTC las entrevistas y observaciones fueron realizadas durante el periodo 2003-2009 que fue el momento en el cual en la Argentina se implementaron los PTC--el Plan Jefes y Jefas de Hogar se implemento desde el ano 2002 y el Programas Familias desde el 2006--ya que a partir del ano 2009 los mismos fueron reemplazados por la Asignacion Universal por Hijo para la Inclusion Social. En relacion con las entrevistas a las referentes y cuidadoras de las organizaciones territoriales, las mismas se efectuaron durante el periodo 2010-2014.

(9) Se trato de la crisis institucional, politica y economica mas importante de la historia argentina luego de una recesion economica de casi 5 anos, con un deterioro profundo de los principales indicadores sociales.

(10) De modo que es preciso tambien desentranar los conflictos que esta nueva posicion relacional trae consigo en particular vinculados con los criterios de merecimiento que manejan y construyen las mujeres en los territorios en los cuales se encuentran insertas (con las "burocracias de la calle", con las familias "beneficiarias"). En otro trabajo (Zibecchi, 2013) dimos cuenta de como las burocracias escolares o sanitarias frecuentemente estigmatizaban a estas mujeres como "las del plan" en su labor diaria.

(11) El Programa Familias para la Inclusion Social consistio en la entrega de una transferencia monetaria a familias en situacion de pobreza, con hijos/as menores de 19 anos, cuya recepcion estaba condicionada a la atencion del cuidado de la salud de las mujeres embarazadas y los/as ninos/as y la permanencia de estos ultimos en el sistema educativo, y la promocion familiar y comunitaria, mediante acciones de promocion en terminos de educacion, salud, capacitacion para el trabajo y desarrollo comunitario.

(12) Para mas desarrollo de este tema, ver Zibecchi (2013).

(13) El Programa de Emergencia Laboral (PEL) se trato de un programa de empleo transitorio para personas desocupadas mayores de 18 anos y preferentemente jefe o jefa de hogar que proponia obras o servicios a la comunidad. Se implemento en la Argentina durante el periodo 2000-2002, antes del PJJHD.

(14) La educacion inicial en Argentina comprende a los/as ninos/as desde los cuarenta y cinco (45) dias hasta los cinco (5) anos de edad inclusive, siendo obligatorio los dos ultimos anos.

(15) El CUE es un numero que identifica a cada una de las escuelas de la Argentina. Algunos jardines comunitarios ya lo han logrado y los ninos que alli asisten pueden acreditar la asistencia escolar de la misma forma que si asistieran a un jardin publico de gestion estatal. No obstante, no todas las organizaciones lo han logrado, esta en continuo proceso esta acreditacion siendo, por cierto, un motivo de lucha de los diversos jardines.

(16) Al respecto se puede ver la revision que efectua Marques-Pereira (1993).
COPYRIGHT 2019 Universidad del Valle
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Zibecchi, Carla
Publication:Prospectiva
Date:Jan 1, 2019
Words:9051
Previous Article:Ensayo sobre la cuestion social.
Next Article:Tramas fallidas en la intersectorialidad de la politica asistencial uruguaya.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters