Printer Friendly

?Es realmente posible otro mundo? O el lema de la revolucion francesa reconsiderada (1).

RESUMEN

Este texto ha sido preparado para la conferencia de la UNESCO CERES, <<Enfrentando las transformaciones sociales en el siglo XXI: Una conferencia sobre la desigualdad, el pluralismo y el medio ambiente>>, 29-30 de junio de 2006, Universidad de Utrecht. En efecto, luego de realizar un repaso a la crisis estructural de la economia-mundo capitalista en los recientes anos y reforzando un conjunto de preguntas-guias, I. Wallerstein se interroga: ?Es realmente posible otro mundo? Y si lo es, ?como deberia ser? ?Y como podriamos nosotros estar mas cerca de crearlo? Las respuestas que formula se orientan sobre tres temas claves: el pluralismo, el medio ambiente y la inequidad.

PALABRAS CLAVE: sistema-mundo, pluralismo, ciudadania, fraternidad, libertad, igualdad, medio ambiente.

ABSTRACT

This text was prepared for the UNESCO CERES Conference Facing social transformations in the 21st century. A conference on inequality, pluralism and environment, held in 29-30 June 2006 at the University of Utrecht. After reviewing the structural crisis of the economy and the capitalistic world in the last few years, and after reinforcing the set of guiding questions, I. Wallerstein wonders if another world is really possible? And if so, how should it be? And how could we build it? His replies deal with three key issues: pluralism, the environment and inequality.

KEY WORDS: World-system, pluralism, citizenship, fraternity, freedom, equality, environment.

El famoso lema de la revolucion francesa fue <<libertad, igualdad, fraternidad>>. En el transcurso de dos siglos el mundo ha demostrado tanto las contradicciones de este lema como el grado tan limitado en el que cualquiera de estos tres elementos ha sido logrado en algun lugar del sistema-mundo moderno.

La pregunta hoy es si en un futuro sistema-mundo, hay maneras de hacer este trio mas compatible. No estamos tratando aqui de la triada de la Revolucion Francesa, sino sobre la relacion entre la desigualdad, el pluralismo y el medio ambiente. Es dificil explicar lo que harian los revolucionarios franceses respecto a esta discusion. El pluralismo fue exactamente lo contrario a sus aspiraciones, puesto que deseaban eliminar a todos los intermediarios entre el individuo y el Estado de todos los ciudadanos. El medio ambiente estaba enteramente fuera de su vision. Y la desigualdad fue asumida como inevitablemente destinada a desaparecer precisamente por el triunfo de su revolucion.

Pero estas interrogantes sobre ambas triadas se mantienen hoy sin resolver. Las proximas decadas seran un periodo de decision colectiva mundial precisamente sobre estas situaciones, sobre si otro mundo es realmente posible en un futuro proximo. Comenzare por discutir el menos debatido, de hecho el mas largamente olvidado elemento de la triada de la Revolucion Francesa, la fraternidad. Es solo en las decadas recientes que la fraternidad ha retornado a la vanguardia de nuestras preocupaciones colectivas, pero ha vuelto ciertamente como una venganza.

?Que significa para nosotros la fraternidad? Para estar seguro, el primer problema con cualquier definicion o elaboracion del concepto -un concepto que es ahora obvio pero que no lo fue en el tiempo de la Revolucion Francesa ni en el transcurso de la primera mitad del siglo XIX por lo menos- es el termino en si mismo. Es un concepto masculino, y de ese modo deja afuera a mas de la mitad de la poblacion mundial. Los revolucionarios franceses mantenian un historial terrible en el debate de los derechos de las mujeres. En 20 de julio de 1789, a menos de una semana despues de la toma de la Bastilla, Abbe Sieyes, en un informe a la asamblea nacional, puso a la mujer, junto con ninos y extranjeros, en la categoria de ciudadanos pasivos, en oposicion de los ciudadanos activos. Sobre esta distincion el dijo que:
   <<Cada uno se da derecho para gozar de las ventajas de la sociedad,
   pero solamente aquellos que contribuyen al sistema publico son los
   accionistas verdaderos de la gran empresa social. Solamente ellos
   son los ciudadanos activos, los verdaderos miembros de la
   asociacion>> (Sieyes, 1789, 193-194).


En 22 de diciembre de 1789, la Asamblea Nacional excluyo formalmente a las mujeres de su derecho a votar. Y cuando en 1793, la Sociedad de Mujeres Republicanas fue fundada y comenzo a hacer campana por los derechos de las mujeres, el Comite de Salud Publica designo a un comite para considerar si las mujeres podian ejercer sus derechos politicos y si ellas debian ser permitidas participar en asociaciones politicas. La respuesta a ambas seria no. El comite juzgaba que las mujeres no tenian <<las cualidades morales y fisicas>> para el ejercicio de sus derechos politicos (George, 1976-77: 434).

Pero este sexismo era solamente una de las restricciones sobre el concepto de la fraternidad. Aun cuando la fraternidad fue puesta como un cimiento de los valores universales, casi nunca significo tener una aplicacion global. La fraternidad era para todos los ciudadanos de un pais determinado. Tal nacionalismo no fue una caracteristica unicamente de los movimientos politicos de clase media y de aquellos con valores burgueses. Durante los siglos XIX y XX, los sentimientos nacionalistas constantemente superaron el universalismo profesado tambien por los movimientos obreros y marxistas. Los trabajadores del mundo podian haber abjurado la unidad, pero como sabemos casi los mas importantes partidos de los trabajadores y socialistas que emergieron en este periodo eran nacionalistas en su alcance y, en ultimo caso, fueron nacionalistas en sus objetivos.

Debemos agregar que esta fraternidad casi nunca fue una realidad transracial. La division percibida y construida entre el mundo blanco y los otros no-blancos parecia virtualmente evidente en si misma por un tiempo muy largo. Y cuando en decadas recientes esta division ha sido vigorosa y eficazmente desafiada por movimientos de no-blancos, ha reaparecido sutil y enmascarada como la division cultural o meritocratica. El discurso ha cambiado, pero los resultados son duramente los mismos.

?Y que es igualdad? Obviamente significa homogeneidad o por lo menos similitud en algo, ?pero en que? Dentro de ella radica un campo terminologico que es un polvorin ideologico. Para algunos, el termino significa iguales oportunidades de vida -la ausencia de barreras socialmente construidas para un cierto estandar de vida o de otras medidas de igualdad economica. Para otros, esto no significa la igualdad de las oportunidades de vida sino la igualdad de los exitos logrados en la vida. Sin embargo, para otros como Marx, en la famosa cita <<a cada uno segun sus necesidades>>, es un concepto que reconoce que las gentes estan desigualmente dotadas (pero exactamente ?que significa esto?), por lo tanto tienen diferentes niveles de <<necesidades>> y podrian consecuentemente no coincidir en porciones identicas sino la porcion que cada persona <<necesita>>.

La igualdad tambien ha sido interpretada de una forma bastante diferente como significado de meritocracia -cada uno obtiene lo que se merece-. Esta es una variante de la igualdad de oportunidades de vida. Se dice que cada uno de nosotros comienza desde un punto mitico identico para llegar hasta donde nuestro trabajo e inteligencia lo permitan. Pero por supuesto, no comenzamos desde puntos identicos. Intentos para compensar este decreto social es lo que entendemos como <<accion afirmativa>>, la cual es criticada algunas veces por ser un <<racismo en reversa>> y otras por ser un programa que desgasta el principio meritocratico. En los Estados Unidos, las autoridades hacen lo humanamente posible para negar que la accion afirmativa quiere decir en realidad cuotas, y han insistido en que el punto de partida de todos los acuerdos debe ser la igualdad individual. Ellos estan en ese sentido apoyando verbalmente la posicion de los revolucionarios franceses en lugar de adherirse a algun concepto de pluralismo. Otros paises se muestran menos reticentes respecto a reconocer los derechos de los grupos y en consecuencia imponer cuotas rotundas. Suiza ha tenido durante largo tiempo cuotas linguisticas en su servicio civil. La India se encuentra debatiendo si ademas de la reserva del 22.5% de las vacantes en las universidades estatales para las castas y tribus <<programadas>> (scheduled castes), como actualmente sucede, se debe reservar otro 27% para las <<otras castas atrasadas>>, una categoria social mas alta que la de castas y tribus <<programadas>>, pero menor que la mitad de la poblacion.

La igualdad ha sido promovida tambien en la esfera politica. Una definicion mas sencilla es que todos los ciudadanos tienen los mismos derechos -y por consiguiente, suprime cualquier distincion, tal como entre los aristocratas y los plebeyos, entre el mas educado y el menos educado, o la de Sieyes, entre ciudadanos activos y pasivos. Estos derechos pueden estar relacionados con las elecciones (votacion, derechos a cargos), con la justicia (igualdad ante la ley), o la propiedad (derecho a lo propio, derecha a la herencia). Pero claro, un camino hacia la igualdad politica es negar todos los derechos a lo distintivo. El reciente debate en Francia sobre los derechos de las mujeres musulmanas de usar sus velos (foulards) fue resuelto por una ley que prohibia el uso de simbolos religiosos obvios (evidentes) en personas que practican una fe religiosa. Esto significo una igualdad impuesta, en consecuencia muchos se opusieron a ella basandose en que esta ley violaba los derechos individuales y colectivos de libertad de credo y, por lo tanto, el uso de simbolos religiosos.

Si la igualdad es ambigua en su sentido mas basico, ya que hay amplio desacuerdo acerca de lo que significa ser igual a otro, hay aun mas ambiguedad sobre el concepto de libertad. ?Que es la libertad? Innumerables autores han escrito sobre este tema, que ha sido materia de no pocos debates publicos y preocupaciones a la vez que de florilegios retoricos. Esta la famosa pregunta de donde esta la linea que separa los derechos de uno de los de los demas. Y tambien esta la otra igualmente famosa pregunta sobre la linea entre el derecho de hacer lo que uno cree adecuado y el derecho de la colectividad -a la cual uno tambien pertenece (?pero que significa ser un miembro de la colectividad?)-, de proteger los intereses del grupo y quizas su sobrevivencia. Derecho colectivo que probablemente requiera limitar o anular incluso los derechos que uno ejerce individualmente.

Hoy nos encontramos en una curiosa situacion en la que virtualmente cada uno -desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda- declara que esta a favor, y que evidentemente defiende, la libertad. Pero claro, los significados practicos que se le dan a esta afirmacion no son solo radicalmente diferentes sino con frecuencia totalmente opuestos unos de los otros. Por consiguiente, la defensa de la <<libertad>> se ha convertido en una construccion retorica, la demanda de una virtud que tiene escaso valor.

Desde luego que no solo los tres elementos del lema estan involucrados en el debate y la confusion terminologica, sino que la relacion de una parte con las otras tiene tambien una historia igualmente ambigua. El debate mas famoso es acerca de la relacion entre libertad e igualdad. Muchos, tal vez la mayoria de analistas y publicistas, han propiciado que uno tenga que escoger entre estos dos objetivos, al menos en terminos de prioridad.

Los argumentos extremos de estas perspectivas ilustran la profundidad del abismo. Por un lado, estan los defensores de la prioridad de la libertad que deducen que la busqueda de la igualdad en realidad pone en peligro la practica de la libertad. Frecuentemente ellos argumentan que para lograr equidad, se necesitaria una imposicion social de igualdad -esto es, acciones estatales para igualar la distribucion de bienes y otras cosas. Esta situacion, indican, necesariamente se inicia con un Estado totalitario, que por definicion es el que no deja en absoluto ningun espacio para la libertad

No obstante, por el otro lado estan aquellos defensores de la prioridad de la igualdad. Estos argumentan que la busqueda de la libertad conduce al establecimiento de reglas formales que ponen en peligro y ciertamente contradicen cualquier expectativa de lograr igualdad. Anatole France sintetiza la base de esta postura en su bien conocida ironia: <<La ley, en su majestuosa igualdad, prohibe tanto al rico como al pobre mendigar en las calles, robar pan o dormir bajo un puente>>.

En lo que concierne a la fraternidad, en cuanto se apoya el sentir grupal y se coloca el grupo de uno sobre los grupos de otros, se tiende a contradecir la idea de igualdad. Y en cuanto se apoya la defensa del grupo antes que la individual, se tiende a contradecir la idea de libertad que proclama que cada uno puede hacer lo que considere conveniente.

Para el siglo XXI hemos llegado, en cierto modo, a estar exhaustos de los meritos del lema de la Revolucion Francesa. Pocos lo invocan. Aun menos creen que este se ha logrado o que es posible de ser logrado en algun lugar. No obstante, demasiados aseguran que el lema esta mas vigente en su propio pais que en los otros, transformando asi la lucha por aquellos valores en un alarde nacionalista, o peor aun, en una excusa para la guerra.

Con todo, la subyacente idea del lema, de que puede construirse un mundo en el que estos valores pueden ser ampliamente mantenidos, queda como una inspiracion para todos aquellos que se niegan a aceptar la inevitabilidad de las manifiestas injusticias del mundo en el que vivimos y los sistemas-mundo en los que previamente vivieron nuestros ancestros.

Los que han estado en el Foro Social Mundial proclaman sus objetivos en un lema que se ha difundido como: <<Otro mundo es posible>>. Entonces legitimamente preguntamos: ?Es realmente posible otro mundo? Y si lo es, ?como deberia ser? ?Y como podriamos nosotros estar mas cerca de crearlo? Tratare de responder las interrogantes al delinear lo que esta en discusion en los tres temas que hemos establecido: el pluralismo, el medio ambiente y la inequidad.

Defender el pluralismo es plantear una pregunta basica sobre la construccion historica del sistema de Estado moderno. Dentro de las leyes internacionales que hemos construido, los estados se precian de ser soberanos. Esta idea significa dos cosas. Externamente, argumenta que cada Estado decide por si mismo y en autonomia cuales seran sus leyes de gobierno y sus politicas de Estado. Esto, asimismo, representa un rechazo a los intereses extranjeros de interferir en este proceso. Internamente, significa que ninguna institucion dentro de los limites del Estado puede objetar las decisiones legitimas de la suprema autoridad central.

La soberania es una idea unificante y homogeneizadora. La Revolucion Francesa no se aventuro en el concepto pero ilumino sus implicaciones. Desde que los revolucionarios franceses comenzaron a crear lo que ellos y otros posteriormente consideraron un Estado diferente, basado en principios diferentes, estaban declarando que ningun otro Estado podia forzarlos o influenciarlos para desistir. Por supuesto, como sabemos, ellos no fueron responsables de iniciar las guerras europeas en 1792, en la cual Francia se vio involucrada por las sucesivas dos decadas.

Pero como tambien sabemos, acto seguido los franceses violaron la esencia de soberania que defendian al proclamar su derecho a combatir la tirania en todo lugar y a diseminar a traves de la invasion militar los presumiblemente valores universales de la Revolucion Francesa.

La vision externa de soberania ha sido siempre una ficcion. Estados mas fuertes constantemente han interferido sobre los procesos internos de los Estados mas debiles. Lo han hecho invocando los llamados valores universales de tal modo que se han permitido combatir la barbarie e insistir sobre la superioridad de sus propias culturas y tecnologias. Esta declaracion de diferencias culturales sirvio como justificacion de inequidades resultantes de las practicas de poder. Pero, cuando los estados mas debiles trataron de adoptar los valores de los estados mas fuertes para deponer esta justificacion, se dijo que tenian que hacerlo sobre bases que garantizaran la apertura de sus fronteras a divisiones desiguales de labor y otros mecanismos que mantuvieran, y en cierto modo magnificaran, las desigualdades. (ver Wallerstein, 2006).

Como una doctrina interna, los revolucionarios franceses interpretaron la soberania como el jacobismo -esto es, el derecho de imponerse uniformemente en todo el reino: unificar el sistema judicial, abolir los intermediarios, hacer del frances el unico idioma legitimo, crear un unico sistema de pesos y medidas, crear el Estado secular. En 1792, el marques de Clermont-Tonnerre dijo en la Asamblea Nacional: <<Los judios deben ser negados todo como nacion separada y concedidos todo como individuos>> (Davies, 1996: 73). Sin embargo, la version jacobina en Francia es considerada el ejemplo extremo de esta posicion, el homogeneizante concepto interno de soberania fue tacitamente o aun explicitamente adoptado por casi todos los Estados en el sistema-mundo moderno en los siglos XIX y XX.

Es recien en los pasados 30 o 40 anos que han aparecido serias objeciones politicas a este concepto de uniformidad nacional. La premisa basica de estas objeciones es que todas las <<minorias>> tienen solo una eleccion: si los individuos que pertenecen a ellas desean ser ciudadanos en el completo sentido del termino, tienen que ser <<asimilados>> -esto es, adoptar tanto como les sea posible las caracteristicas del grupo dominante dentro del Estado. Para empeorar la situacion, las minorias podrian ser legitimamente excluidas, ya sea formal o informalmente, de los derechos o de la ciudadania. En muchos casos el grupo <<dominante >> efectivamente constituia una mayoria en la poblacion -por tanto, la razon de que nos refirieramos a los demas como <<minorias>>. Pero hay no pocos casos en que las <<minorias>> son en realidad la mayoria de la poblacion.

Este grupo <<dominante>> puede ser definido en terminos raciales, etnicos, linguisticos, religiosos o sus diversas combinaciones. Pero lo que siempre ha sido obvio para todos es quienes eran y como estaban definidos, aun si la definicion evolucionaba en tiempo y lugar. El grupo <<dominante>> lo fue, claro, no solo en un sentido cultural, sino tambien politico, economico y socialmente. Defendiendose de las criticas, el grupo dominante argumenta que la integracion cultural es la puerta de ingreso de las <<minorias>> al logro de su equidad politica, economica y social. Pero lo cierto es que lo opuesto es mas frecuente. La integracion cultural no impulso la igualdad. Las realidades desiguales de algun modo continuaron (si bien menos obviamente), pero la ideologia de la integracion cultural despojo al grupo que estaba siendo <<integrado>> de la fuerza politica colectiva que ellos podrian haber usado para luchar por lograr mayor igualdad. Por consiguiente, la llamada <<asimilacion>> ha sido sobre todo un medio efectivo para preservar las desigualdades dentro del Estado.

El concepto de pluralismo fue una respuesta a la presion mundial y nacional del proceso de homogeneizacion. Proceso que los grupos mas debiles o <<minorias >> creyeron que aseguraba la continuacion de las desigualdades que habian sufrido. Pluralismo significa reconocer la existencia de multiples grupos dentro del Estado y en consecuencia, reconocer los derechos de estos grupos tanto en el sistema-mundo como en cada Estado. Estos grupos quiza sean llamados indigenas, y probablemente sean racial, etnica, linguistica o religiosamente diferentes del grupo <<dominante>> en el sistema-mundo o en cada Estado. El pluralismo fue una demanda tanto por los derechos colectivos como por el reconocimiento y la compensacion por los abusos del pasado que constituyeron una base estructural para desigualdades de hoy en dia.

El hito historico en la demanda del pluralismo fue la revolucion mundial de 1968. Esta revolucion estallo en parte por el despertar y/o la profundizacion de las demandas pluralistas en el periodo subsiguiente a 1945, y en parte por la efectiva elaboracion de doctrinas pluralistas contra la ideologia liberal dominante que siempre habia rechazado el reconocimiento de la legitimidad del pluralismo. Aunque en 1968 el pluralismo no triunfo, en su lugar gano droit de cite. Tampoco significo la muerte de la asimilacion como doctrina, pero esta perdio estatus como una propuesta incuestionable en si misma. Una batalla abierta habia comenzado, y ahora por supuesto, aun continua.

La historia de las preocupaciones ambientales no es muy diferente. El deterioro del medio ambiente dentro del sistema-mundo moderno no es del todo nuevo. Ha estado presente a lo largo de toda esta etapa historica. Pero fue ocasionado por una simple idea de derechos sobre la propiedad. Se dijo que cada individuo, pero particularmente cada empresario, podria manejar sus propiedades como estimara conveniente. A esto siguio que cada uno buscara minimizar los costos y el esfuerzo que implicaba producir para el mercado. Habia tres maneras por las cuales un empresario podia reducir costos reales de produccion al <<exteriorizarlos>>.

La primera medida fue tratar los residuos, especialmente los residuos toxicos, expulsandolos de las propiedades hacia espacios publicos. Desde que hubo mucho espacio publico y poca supervision sobre lo que sucedia en este espacio, este modelo de eliminacion de residuos fue tan facilmente utilizado como desapercibidamente socializado. Esto constituyo el patron de gastos y preocupaciones minimas por parte de los productores, y se convirtio entonces en una practica comun, virtualmente universal.

La segunda medida fue cerrar los ojos ante el grado en el que la utilizacion de ciertos inputs (particularmente materias primas) agotaba los recursos, tanto a nivel local como mundial. Los productores estan ampliamente orientados al corto plazo y normalmente no dedican atencion ni dinero a la preservacion de los recursos terrestres en el largo plazo. Las necesidades de sus descendientes no son el centro de la toma de decisiones empresariales, ni lo podran ser si sus ojos estan enfocados en las posibilidades del beneficio rapido y en consecuencia, en la acumulacion de capital.

La tercera medida fue convencer a las autoridades politicas de proporcionar infraestructura, particularmente de invertir en la mejora el potencial del transporte de la produccion y la facilidad de las comunicaciones. Una vez mas, es cierto que un incremento de la velocidad de ambos, a la vez que una reduccion de los costos, incrementara la posibilidad y la cantidad de los beneficios y, en consecuencia, sera una bendicion para los productores.

Lo que hemos descubierto recientemente, con el incremento del tamano de la poblacion mundial y la densidad de los asentamientos, es que el costo de estas operaciones se ha elevado, en primer lugar por la relativa desaparicion de espacio publico sin utilizar, por el genuino agotamiento de algunas materias primas y por la elevacion de los niveles salariales.

La <<exteriorizacion>> de los costos puede haber significado una bendicion para los productores, pero lo cierto es que estos costos fueron solamente trasladados de lugar -al publico, esto es, a los estados-. Y como la cuenta comienza a ser mas de lo acordado, los costos de la limpieza toxica, la renovacion de recursos y el mantenimiento de infraestructura comienzan a ser aun mas altos. Ademas, la necesidad de ocuparse inmediatamente de esos costos se ha hecho todavia mas urgente por las consecuencias negativas a largo plazo de la negligencia publica.

El resultado ha sido la emergencia del movimiento ecologista que represento mas que la preocupacion de mantener areas conservadas (reservas) e implico necesariamente una fuerte inversion de alguien. Nuevamente, en el periodo posterior a 1945, se dio inicio tanto a la conciencia ecologica como a la movilizacion politica, aunque estas tomaran la fuerza considerable despues de 1968.

Finalmente, la historia fue paralela a nuestras preocupaciones sobre la desigualdad. Notese la version negativa que usamos en el presente comparada con la version del lema de Revolucion Francesa. Hay una simple razon para esto. Hubo, por supuesto, partidarios de las jerarquias tradicionales quienes creyeron que la igualdad era estructuralmente imposible y socialmente indeseable. Pero como los liberales centristas ganaron terreno en el siglo XIX, la mayoria de personas comenzo a aceptar que la igualdad era teoricamente posible y socialmente deseable. Hubo sin embargo, dos versiones sobre esta creencia. Estaba la version centrista de que el proceso de modernidad traeria gradualmente y sin esfuerzo la rectificacion de las jerarquias sociales. La convergencia sobre esto fue mas o menos inevitable. Y estaba tambien la version mas radical sobre esta creencia: la igualdad era inevitable, pero solo porque la combinacion de la socializacion de las practicas productivas con los esfuerzos politicos en su favor la harian inevitablemente posible.

Las nuevas preocupaciones sobre las desigualdades emergen despues de 1945 y se acentuan luego de 1968 precisamente porque comienza a ser reconocido que no solo no habia convergencia sino que en realidad se estaba acentuando la divergencia. El vacio estaba creciendo. Para ser claros, nadie queria admitirlo, y hay muchos intentos de manipular las estadisticas y decir que esto no era asi, pero mas y mas analistas no radicales estan comenzando a aceptar esta realidad, aun en periodicos FMI (Pritchett, 1996).

Ahora juntemos las piezas. Para comenzar, tomemos las tres partes del eslogan de la Revolucion Francesa -libertad, igualdad, fraternidad-. No pueden ser analizadas por separado o puestas una contra otra. Libertad entre desiguales es un oximoron. Si alguien tienen significativamente mas que los otros, tiene mas poder y mayor influencia y puede, en consecuencia, imponer facilmente su voluntad sobre la de los demas, en cuyo caso aquellos con significativamente menos, no son libres de ejercer su voluntad individual o grupal como deseen.

Pero la igualdad sin libertad es tambien un oximoron. Si cada uno de nosotros no tiene el mismo grado de derechos politicos en la practica, entonces no somos iguales en el significado, y tampoco lo seremos en lo material en mucho tiempo. El poder politico (que implica una ausencia de <<libertad>> para los menos poderosos), es rapidamente convertido en desigualdades reales, por medida que estuviera.

Asimismo, ni la libertad ni la igualdad tienen significado sin el sentido de solidaridad humana que involucra la fraternidad. Solidaridad es empatia, y el significado social de la empatia es que cada uno de nosotros apoya la libertad e igualdad del otro. Si limitamos nuestra empatia unicamente a unos cuantos, entonces estamos estableciendo una asignacion desigual de beneficios sociales y por consiguiente, afectando la libertad de quienes excluimos. Ni la libertad ni la igualdad pueden sobrevivir mucho tiempo sin el sustento de los demas a quienes apelamos con el concepto de solidaridad.

Demasiado para los seudo debates que el siglo XIX y la mayor parte del XX se consintieron sobre las prioridades de las tres partes del lema de la Revolucion Francesa. Esta es la razon de por que hoy en dia, es mas util concentrarse en la relacion entre el pluralismo, el medio ambiente y las desigualdades.

El pluralismo es sin embargo una doctrina muy escurridiza. Si un grupo es privado de sus derechos de igualdad, su busqueda politica por superar este desbalance puede atraer el apoyo de muchos ajenos al grupo. De este modo, una demanda grupal es usualmente considerada de izquierda o democratica, o de algun modo merecedora de adhesion. Pero el proceso de movilizacion grupal inmediatamente ocasiona ciertos peligros tipicos. El <<grupo>> puede demandar el apoyo absoluto de todos sus miembros. Sin embargo, desde que todos sin excepcion pertenecemos a multiples grupos, casi siempre esta demanda entra en conflicto con las demandas de los otros grupos a los que tambien pertenecemos. Entonces, el grupo intrinsecamente puede suprimir las libertades individuales de algunos de sus miembros por asegurar la libertad colectiva de todos ellos.

Ademas, esta la frecuente trayectoria de los grupos que imponen sus derechos, y que cuando dejan de ser los menos favorecidos y se trasladan a la posicion dominante, acto seguido, repiten el comportamiento hacia los demas del que se quejaban cuando este era hacia ellos mismos. Sobre este punto, los derechos colectivos han llegado a ser <<mayoritarios>> en su intento de ser equitativos. Conjuntamente, la solidaridad, que supone la movilizacion por los derechos grupales, tiende a soslayar la diversidad de pertenencias grupales coexistentes en cada persona, y en consecuencia, de soslayar las legitimas demandas de los otros grupos del sistema-mundo. Esta es la queja cotidiana y continua de que los movimientos nacionalistas y/o etnicos en sus movilizaciones y aun en sus triunfos politicos ignoran las demandas legitimas hechas sobre las bases de clase, genero y un sinnumero de otras bases de agrupacion plural.

Este panorama llega a ser aun mas complejo una vez que introducimos los requerimientos de la racionalidad ecologica. Las demandas ecologicas son hechas no solo en nombre de las miles de personas en el mundo que injustamente han sufrido danos ecologicos, sino tambien en nombre de las generaciones por venir. Esto implica, en consecuencia, la suma de un cuarto grupo etario al trio en el que constantemente nos dividimos: los jovenes, los que estan en edad de trabajar y los ancianos. El cuarto grupo es ahora los no ya nacidos.

Si un gobierno construye o permite la construccion de una gran represa, por ejemplo, podria argumentar que su proposito es incrementar los beneficios economicos de muchos -sus ciudadanos, sus productores y otros-. Pero indiscutiblemente, la misma represa dana a muchos habitantes y quizas dane aun mas a los que todavia no nacen. El dano puede ser economico, puede ser sanitario, puede tambien afectar sus capacidades de sobrevivencia como grupo. Las demandas de racionalidad y justicia requieren el balance de multiples pros y contras, la mayoria de los cuales son extremadamente dificiles de medir, inclusive de aproximar. Con todo, los productores toman decisiones, los gobiernos toman decisiones y los movimientos sociales toman decisiones.

Mientras tanto, las inequidades establecidas en nuestro sistema estan creciendo mas. Un quinto superior se beneficia mientras que el quinto inferior o los cuatro quintos inferiores se ven empobrecidos en lo relativo y en lo absoluto. En estas transacciones, las pugnas de algunos grupos bajo el influjo del pluralismo y las pugnas de otros influenciados por las preocupaciones ambientales pueden en realidad, profundizar las desigualdades en la practica.

Para mi, es obvio que las luchas en pro de que otro mundo sea posible dependen de dos factores: el grado de crisis en el que el presente sistema-mundo se encuentra y subsiguientemente se inclina al cambio radical; y el grado en el que aquellos que consideran una alternativa fundamental al presente sistema-mundo puedan coordinar un programa lucido que pueda movilizar la fuerza necesaria para imponerse sobre la eleccion historica que el mundo esta tomando.

He escrito mucho sobre la crisis estructural de la economia-mundo capitalista en los recientes anos, y no utilizare este foro para repetir los argumentos al detalle. Solo senalare brevemente mi perspectiva, y luego virare al programa politico que esto implica. En los cinco siglos pasados, ha habido tres tendencias seculares en la economia-mundo capitalista: el incremento del costo del personal en las empresas, el creciente costo socioeconomico de exteriorizar los costos de produccion (particularmente residuos toxicos y la renovacion de recursos usados) y los costos de la inversion publica en educacion, salud y seguros de vida.

Cada uno de estos costos de produccion ha crecido globalmente, al punto que sus combinaciones han creado serios limites en las posibilidades de acumulacion incesante de capital. La consecuencia primaria de esta restriccion de beneficios es que el sistema-mundo ha ingresado a una crisis estructural. El sistema esta ahora severamente inestable, se bifurca y hay un conflicto politico mundial sobre que clase de sistema-mundo alternativo crear. Las dos alternativas basicas son las que denomino el espiritu de Davos y el espiritu de Porto Alegre. La primera busca establecer un sistema que, aunque nuevo, mantenga dos caracteristicas cruciales del presente sistema-mundo: privilegios jerarquicos y polarizacion sistemica. La segunda busca establecer un sistema un tanto diferente que sea relativamente democratico y relativamente igualitario.

En una transicion sistemica anarquica es intrinsecamente imposible predecir cual de las dos ramas de la bifurcacion sera dominante y sera la base de un nuevo sistema organizado. Por otro lado, tambien es cierto que en una transicion anarquica, la habilidad de cada actor social para afectar el resultado es considerablemente ampliada por la ausencia de presiones efectivas para retornar el equilibrio. Esto puede ser denominado como el triunfo temporal de la libre voluntad sobre el determinismo. (Wallerstein, 1998).

Dada esta perspectiva sobre la situacion estructural en la que nos encontramos, retomo los tres temas sobre los que hemos estado discutiendo: pluralismo, medio ambiente y desigualdades. Me parece que la promocion y la implementacion de un enfasis pluralista en nuestros procesos y objetivos politicos es un correctivo indispensable para los errores historicos que hemos tenido al tratar de transformar el moderno sistema-mundo. Solo un enfasis pluralista permitira que el enorme numero y variedad de <<minorias>> oprimidas logre primero su auto afirmacion y segundo una mayor aproximacion a la igualdad de derechos politicos, economicos y sociales.

Sin embargo, tenemos que reconocer que el pluralismo es una herramienta peligrosa, desde que puede esgrimirse facilmente para defender los intereses de grupos en particular, los que podrian originar una violencia intergrupal dificil de acabar una vez comenzada. No hay formulas aqui. Es poner en marcha un mecanismo peligroso para obtener resultados positivos. Este mecanismo puede ser necesario, pero debemos de ser prudentes en su uso ya que es tambien peligroso.

La historia no es muy diferente cuando nos aproximamos al asunto de como manejar saludablemente nuestro medio ambiente global. Es tan obvio el grave maltrato que hemos ocasionado al mundo natural, que el fuerte clamor por la necesidad de tratar los errores fundamentales y desgracias es ciertamente legitimo. Por otro lado, esta la pregunta de que hacer en lugar de maltratar. No queremos que la cura sea peor que la enfermedad.

Como senale, veo el uso y la distribucion de los recursos naturales como una decision compartida entre los cuatro grupos generacionales: los jovenes, los que estan en edad de trabajar, los ancianos y aquellos que aun no nacen. Cada grupo tiene sus legitimos derechos y la desatencion a alguno de los cuatro es profundamente irracional ya que genera serias consecuencias negativas. Pero balancear las necesidades de las cuatro generaciones no es de ningun modo sencillo. Una negociacion materialmente racional entre los que toman la palabra por cada una de estas generaciones puede ser dificil de establecer, y mucho menos ser capaz de encontrar, soluciones adecuadas.

Y finalmente, en lo tocante a las desigualdades, nos hemos dado cuenta no solo de que nunca han sido tan grandes como lo son hoy, sino que no hay una forma simple de rectificar esta polarizacion. El mayor problema es que, en el corto plazo, no parece haber ninguna solucion <<gana-gana>> para todos. Una seria redistribucion de los recursos mundiales que favorezca al ultimo quinto, mitad, o tres cuartos inferior de la poblacion mundial representaria una significativa disminucion de lo que el quinto superior o aun la presente mitad superior tiene como su estandar de vida. Politicamente, esto no sera facil de lograr, aun si se argumenta que en el mediano plazo todos lograran beneficios acumulativos.

Entonces, ?cual es el punto crucial de las conclusiones politicas que hemos esbozado? Por un lado, estoy personalmente convencido de que lo que quiero que suceda sobre el pluralismo, el ambiente y las inequidades es totalmente incompatible con los procedimientos de la economia-mundo capitalista. Por otro lado, solo he dicho que lo que pienso de este sistema-mundo esta llegando a su fin y sera reemplazado por algo mas, aun imposible de definir. Me parece que a continuacion debo hacer dos cosas: una posterior elucidacion de que clase de sistema-mundo encontraremos aceptable, y con esto generar discusiones y debates sobre ello; y utilizar este periodo actual de transicion anarquica para implementar, aunque imperfectamente, cualquier cosa que podamos lograr, local, nacional, regional o mundialmente En conclusion, debemos actuar tanto en el corto como en el mediano plazo al mismo tiempo. Y todo esto mientras intentamos mantener una mirada lucida sobre nuestras posibilidades y las consecuencias de lo que nos proponemos.

BIBLIOGRAFIA

DAVIES, Norman

1996 Europe: A History. New York: Oxford Univ. Press.

GEORGE, Margaret

1976-77 <<The 'World Historical Defeat' of the Re-publi-caines-Revolutionnaires>>, Science and Society, XL, 4, Win-ter, 410-437.

PRITCHETT, Lane

1996 <<Forget Convergence: Divergence Past, Pre-sent, and Future>>. Finance & Development, XXXIII, 2, June 40-43.

SIEYES, Emmanuel-Joseph

1789 <<Preliminaire de la Constitution, lu les 20 et 21 juillet 1789, au Comite de Constitution>>, in Re-ceuil des pieces authentiques approuves par l'Assemblee Na-tio-nale de France, Geneve, I, 178-200.

WALLERSTEIN, Immanuel

1998 Utopistics, or the Historical Choi-ces of the Twenty-first Century. New York: New Press. [en espanol: Utopistica, o las opciones historicas del siglo XXI. Mexico: Siglo XXI de Mexico, 1998]

2006 European Universalism: The Rhetoric of Power. New York: The New Press.[a parecer en espanol, Siglo XXI de Mexico].

(1) Texto preparado para la conferencia de la UNESCO CERES, <<Enfrentando las transformaciones sociales en el siglo XXI: Una conferencia sobre la desigualdad, el pluralismo y el medioambiente>>, 29-30 de junio de 2006, Universidad de Utrecht. Traducido por Cesar Espinoza Claudio e Irene Cristobal Ponce. Revisado por el autor en enero del 2007.

Immanuel Wallerstein

Binghamton University

immanuel.wallerstein@yale.edu
COPYRIGHT 2006 Universidad Nacional Mayor de San Marcos
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Wallerstein, Immanuel
Publication:Investigaciones sociales
Geographic Code:4EUFR
Date:Jul 1, 2006
Words:6606
Previous Article:Poder local y participacion ciudadana: la experiencia del presupuesto participativo en Villa El Salvador.
Next Article:El problema de la violencia: conceptualizacion y perspectivas de analisis desde las ciencias socials.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters