Printer Friendly

?Derechos de las personas o derechos de las teorias?

?Existimos las personas?

Sabemos que desde esta unidad entre sujeto que conoce, objeto estudiado y leyes del estudio, la Modernidad--ya aludamos al jusnaturalismo propiamente moderno, ya al empirismo que se impuso en el siglo XX a traves de las teorias sobre la justicia--situo en virtud del metodo una circularidad en la que los elementos aparentemente finales adelantaban lo que podia ser dicho sobre la justicia; pues se trataba de crear doctrinalmente un poder que por el hecho de operar segun las condiciones ya determinadas en la sintesis inicial, volviera justo lo decidido por el. Esta forma de proceder no represento a los moderni un problema especial, porque ellos entendian que dominaban los resortes de la racionalidad, ya que la representacion moderna de la conciencia consistia en una conciencia de si que se concibe absolutamente, de forma que el pensamiento puro aparece como algo que es frente a la conciencia, sin que permita alguna representacion que se entienda que proviene mas alla de ella. Esta fue la intuicion basica cartesiana: un ipsum esse subsistens que es pensamiento. De 62 63 forma coherente, este filosofo nego la validez cientifica de los datos proporcionados por los sentidos y tomo como guia las leyes de la geometria y de la mecanica (64).

Veamos el punto previo, el que exige la cientificidad para las elaboraciones racionalistas, que es el de la distincion entre el contexto de justificacion y el contexto de presentacion; para no confundir al lector con los terminos que uso ahora, adelanto que entiendo que una realidad es el contexto de justificacion, y otra los contextos de representacion o de las representaciones. Pues si a lo expuesto concretamente en estos libros lo podemos llamar presentacion, al metodo seguido para exponer eso lo podemos designar como regla de justificacion o de validez. Pero reitero que para hablar con un minimo de seguridad debieramos contrastar el concepto presentado con el modo como alcanzamos ese concepto concreto, pues si aquel primer momento presenta, este segundo momento hace posibles esas representaciones plurales. Una cosa es, pues, el criterio universal de justificacion o de validez (que no existe) y otra los contextos de las representaciones o los contextos de representacion.

Pero el problema estetico que surge desde este otro planteamiento es tremendo. Para la mentalidad moderna, lo que es mas, o mejor, o mas excelente, es lo universal, que ha de ser absolutamente solitario. Lo universal asi entendido ha de ser alcanzado mediante negaciones porque, por una perversa inclinacion del psiquismo humano, toda negacion parece introducir una universalidad. Al desaparecer lo universal, desaparece el espiritu imperial y, con el, la grandeza de espiritu. Los soldados franceses que en 1810 aclamaban a su Empereur y que hubieran deseado que, una vez muertos, pudieran salir de sus tumbas para seguir el sueno imperial, hubieran quedado defraudados si hubieran tenido que combatir por su ciudad o por su region. Como es previsible, Descartes y Kant solo admitieron como prueba valida de la existencia de Dios el argumento ontologico (65): pues la totalidad majestuosa, siempre identica a ella misma, ha de ser anterior a cualquier determinacion concreta.

La conciencia quedo convertida en su propio tema de estudio (66) y, dada la unidad de lo que es al caso, el objeto estudiado, el sujeto que investiga y las leyes del conocimiento quedaron apresados en un unico acto vital. Es razonable explicar que esto sea asi, porque cada conocimiento concreto tiene mucho de configurador en el acto racional en el que es algo aprehendido. Pero algunos filosofos independizaron las leyes del sujeto y del objeto, y supusieron un mundo, noumenico de hecho tanto para Hume como para Kant, que normaba las relaciones del hombre con su entorno. Tenemos derecho a preguntar que por que motivo o motivos esta racionalidad es afirmada como objetiva o universal: la filosofia cartesiana, patente especialmente en sus derivaciones mas tardias, se mueve en una especie de argumento ontologico que no alcanza solamente a Dios, sino ante todo a la universalidad del noumeno en que supone que consiste el universo, lo que implica ademas que el universo racional es transparente al hombre (67). Reiteremos: ?De donde surgia y como fundamentaron este noumeno omnipresente? Hobbes y Locke explicaron que provenia desde el power of things (68), pero atribuyeron tambien tantas capacidades configuradoras del conocimiento a la mente humana, que esta explicacion les quedo insuficiente. No pudieron explicar las fuentes y el fundamento de los criterios de validez de las teorias epistemologicas que proponian. Podriamos hablar de presencia, de inmediatez, de instantaneidad, etc., como criterios decisivos para entender sus propuestas (69), pero lo cierto es que elaboraron cuerpos doctrinales que superaban con mucho lo que podian ofrecer la presencia instantanea de cada objeto. Hobbes se comporto como un investigador inmaduro cuando separo los laws of reason del resto de las manifestaciones de la humanidad. El mas incongruente fue David Hume, quien en realidad ironizo sobre si mismo, pues no fue capaz de percibir que su cuestionamiento de los 'objetos' percibidos arrastraba consigo la negacion de sus propias capacidades cognoscitivas o investigadoras. El teorico de la ciencia que introdujo honestidad more germanico fue Kant cuando propuso ese Entendimiento o Verstand a priori que normaba el conocimiento de todos los hombres individuales (70).

Si concretamos este discurso descartando expresamente otras facetas y adaptamos este reproche al tema que quiero tratar, tenemos derecho a preguntar que donde esta ese punto en el que el sujeto se capta el a si mismo siendo simultaneamente pensamiento objetivo y ser individual. Descartes adopto una actitud incoherente, pues tenia que haber optado entre el radical ego cogito o los siempre precisos cogitata impersonales; desde el yo pienso no se deduce ningun mundo logico objetivo (71), y desde el mundo logico universal y por ello impersonal no se llega al yo, que en principio es incomunicable por irreductible. Cabalmente, Descartes pretendio una filosofia de esencias matematicas, segun su sueno de la matematica universal (72), que no podia dar razon de las existencias de las realidades siempre concretas. Una consecuencia de este planteamiento es que el hombre ha de vivir dejandose guiar solo por esta racionalidad que cree contemplarse a si misma.

Este mundo tan intelectual, noumenico, perdio de vista a las personas, pues los seres humanos somos las 'cosas' maximamente no reconducibles a un esquema objetivo o universal, hecho que vemos especialmente claro en las explicaciones medievales cuando indican que las tres notas constitutivas de la personalidad son la incomunicabilidad, la soledad y la dignidad. Juan Duns Scoto escribia que cada persona constituye la ultima soledad del ser (73). Los autores mas recientes que se han embarcado en las naves empiristas no usan la expresion de persona, pero es mas que patente que esta es la imagen del hombre que tienen permanentemente ante su vista Isaiah Berlin o Jurgen Habermas en el momento de redactar sus obras (74). Pero en las teorias la primacia la tiene el homo noumenon afirmado a priori, y la persona concreta aparece como un apendice de aquel noumeno, pero sin que estos filosofos expliquen la razon por la que la persona emerge como un ser autoconsciente o libre. Pues parece que la persona es aquel ser que irrumpe en la vida con su propia oferta, y que al mismo tiempo que esta sometida a leyes que determinan en buena medida su actuacion, trasciende esas leyes mediante una autonomia que no puede ser explicada desde esas legalidades. Esta autonomia no es necesariamente la del genero humano en su conjunto, o la propia de cualquier moral positiva, sino tambien la que apunta a la espontaneidad y a las decisiones reflexivas de los seres humanos concretos, a veces irreductibles a ordenes de legalidad previamente establecidos (75).

Fueron comprensibles la reaccion kantiana y las filosofias personalistas posteriores, porque la negacion de las personas hecha desde bases fenomenistas o idealistas produjo, como por un movimiento pendular de la afectividad, la afirmacion de la maxima libertad de los hombres, y Kant hubo de acunar dos terminos nuevos: el de Person en el contexto de la moralidad, y el de persona juridica o juristische Person para explicar el derecho. En ambos casos la Person presentada es ante todo libre, aunque la autonomia moral kantiana poco tiene que ver con lo que muchos entienden bajo esta expresion. Es cierto que el momento historico en el que vivia Kant habia tasado sus posibilidades argumentativas: bajo la vision newtoniana del mundo, la naturaleza era el ambito de la necesidad o Nothwendigkeit (sigo la grafia alemana del siglo XVIII), de leyes que se cumplen inexorablemente; por el contrario y dialecticamente, el mundo humano habia de ser el mundo de la libertad o del arbitrio (76). Pero ni Kant ni sus discipulos estuvieron en condiciones de explicar como surge el arbitrio individual desde el orden ideal a priori. No es que no lo explicaran de hecho: sucedia mas bien que sus axiomas les vedaban tal explicacion. Kant recurrio al hecho innegable del deber para derivar desde el, postulandola, la realidad y objetividad del mundo moral, y esta base para el arranque de su doctrina sobre la moral constituyo sin duda un axioma valido no solamente en el conjunto de su teoria, sino tambien para las teorias eticas de todos los tiempos. Pero es una base muy parcial.

Pero es dificil conciliar el mecanicismo universal en el que el creia con la incomunicabilidad de las personas. De hecho, estamos autorizados a preguntar: ?Cual puede ser el puesto del ser humano en el mundo de Newton? Del mismo modo que Dios, la persona quedaba fuera del mundo, y asi como hablamos de un Deus ex machina, podriamos hablar de unapersona extra machinam (11).

Kant se habia dejado llevar por la intuicion basica de Rousseau, al que el llamaba el Newton del mundo moral. Rousseau no creia en la ley moral en el sentido usual de la expresion, ni en la ley natural en el sentido mas corriente en el Iluminismo. Tampoco creia en las personas como seres solitarios e incomunicables. Su doctrina etica fue, mas bien, el intento mas radical hasta entonces para mostrar la moral como realidad universal, en la que naufragaban las voluntades e inclinaciones individuales. Estas inclinaciones individuales unicamente formaban la volunte de tous, es decir, la voluntad realmente expresada, que habia de ser rechazada en el plano de la teoria moral porque los hombres tendemos a comportamos mal. Opuso la idealidad siempre objetiva de la voluntad general a las voluntades efectivamente existentes; la abstraccion engullo a las particularidades individuales. Kant quedo influido decisivamente en este punto, y condeno los 'moviles' que llevan a los hombres realmente a actuar (a los que designo algo despectivamente con el termino Triebfeder) con la verdadera voluntad universal.

Rousseau presento a unos individuos indiferentes unos a otros en el estado de naturaleza, que solamente alcanzaban la eticidad o moralidad a traves de un nervio de su existencia social. Este nervio no podia ser la personalidad individual (esta seria mas bien en el el principio de toda injusticia (78)), sino aquel interes verdaderamente comun de la humanidad que llegamos a conocer despojando a los seres humanos de sus particularidades (79). Las personas no eran reconocidas como tales, sino que unicamente componian esa materia bruta del derecho que le era imprescindible para componer su teoria etica que abocaba a la voluntad siempre justa e igual para todos. La sintesis a priori roussoniana adelantaba a unos seres humanos que solo tenian 'sentido' desde la vision final del sistema etico propuesto. Es cierto que algunas obras suyas tienen un tinte mas personalista, pero en el "Du contrat social" expuso bastante rotundamente este pensamiento, tal como destaco Jellinek polemicamente (80).

En cualquier caso, tomemos a los empiristas, a Kant o a Rousseau, permanecio como ocupacion propiamente cientifica el estudio de un unico corpus de normas. Esta exigencia arrastraba tras si otras dos: una la primacia del corpus logicum sobre el estudio de las personalidades; la otra, la primacia del estudio formal de los nervios puramente formales de ese cuerpo sobre el analisis y sintesis de las exigencias de las situaciones concretas que tal conjunto de normas regula; la primera negaba a las personas, y la segunda a las posibilidades de la ontologia. Porque las doctrinas de los siglos XVII y XVIII ante todo quisieron explicar en terminos unitarios la genesis y operatividad de los conjuntos juridicos, de forma que la misma nota que hacia injusta a una determinada hipoteca, dictara la injusticia de la actuacion de un padre con sus hijos. Esta excesiva insuficiencia de esta pretension universal hizo que las opiniones se dividieron en el momento de determinar cual habia de ser ese factor que reclamaba la para si a todas las fuentes de la justicia (81). Las relaciones entre las personas y el ordenamiento juridico fueron explicadas por principios teoricos, no practicos (82), que trataban de exponer la genesis en la razon del orden juridico como tal. En vano, por lo general, buscaremos en ellos referencias a la justicia que podria ser reclamada por las personas en tanto que personas, en nombre las concreciones de su dignidad generica, o de sus necesidades diversas por reales. Estamos ante dos planos. Uno es el de las personas, que escapa al estudio de la ontologia porque la ontologia no puede dar razon de la universalidad que porta todo ser humano. El otro es el de las determinaciones de las personas con las cosas, porque al derecho no le interesa unicamente saber que soy una persona y que por tanto he de exigir para mi lo directamente derivado de mi dignidad, como es disponer de una vivienda digna, sino que tambien se ocupa de temas mas perifericos a las personalidades, como es que el profesor explique con claridad y que el conductor conduzca con prudencia. Este segundo momento si es el de la ontologia en el derecho. Es un momento dificilmente apreciable por quienes centren sus estudios en la universalidad de la persona, etc., sin tener en cuenta la intuicion que guiaba a Tomas de Aquino cuando escribia que Persona est homo larvatus (83), ya que a la persona le son tan humanas sus determinaciones como su universalidad.

La diversidad debe reclamar sus derechos

El investigador renuncia a descubrir una imagen unitaria del mundo. Heidegger denunciaba que las expresiones imagen del mundo e imagen moderna del mundo mientan el mismo hecho, porque solo el hombre moderno se hizo la ilusion de poder encapsular el la realidad, distanciarse de ella y de poder entender conjuntamente lo que vive (84). ?Cuales serian los instrumentos hermeneuticos-cognitivos que conectan de una forma tan radical al hombre con su cotidianidad? Sabemos que esta ilusion vino de las esperanzas que suscito el nuevo metodo cientifico; y sabemos que estas esperanzas no se han mostrado--al menos aun--fundadas. Incluso en el tema mas basico, los dos cientificos quiza mas relevantes del siglo XX discreparon asperamente: segun Einstein, la logica solo admitia el es/no es. Planck mantuvo la necesidad de la logica trinomica: es/no es/ puede ser. La uniformidad de otros tiempos ha perdido su base cientifica.

Pero la pretension de lograr la unidad cientifica, con su implicada imagen unica o unitaria del mundo, es mucho mas que una aspiracion simplemente cognoscitiva o teorica. La ingenuidad cientifica a la que he aludido en otros momentos estaria tentada a pensar que, puesto que paso el momento de la unidad, la diversidad debe ahora reclamar sus derechos. Pero el hombre que surgio desde el Iluminismo es apasionado, y asi como la Inquisicion proceso a Galileo cuando era patente a todos que la verdad estaba en la afirmacion del sistema solar, el espiritu colectivo todavia dominante reclama la reductio ad unum de nuestra vision del mundo. Incluso las teorias actuales sobre el caos siguen esta mentalidad. Hoy, la mentalidad veteromecanica esta siendo sustituida por la sistemica; pero Luhmann o Teubner siguen dependiendo de la representacion imaginaria de esa protorealidad omnipresente que adopta formas distintas en sus cambios; mantienen que las mutaciones siguen los movimientos intracelulares: permanecen en el interior del esquema binomico, al que no pueden abandonar sin renunciar a su materialismo facil. Ellos entienden que el significado del derecho consiste en ser una funcion que solamente toma funciones como su argumento, es decir, una funcion que tematiza un conjunto de funciones de los sistemas, de forma que lo explicado satisface solamente a una cierta condicion del entorno segun razones de oportunidad y de exigencias de diferenciacion. Pero, frente a los sistemicos, es preciso reconocer que la complejidad persiste. Somos ya conscientes de que las simplificaciones se refieren a realidades que funcionalmente son ya complejas.

Es preciso insistir en que las leyes que nos gobiernan tienen naturalezas diversas. La capacidad cientifica suficiente para hacer la tabla periodica de los elementos ha creado la ilusion de que todos los procesos, minerales, vegetales, animales y humanos, pueden ser explicados en terminos de combinaciones (por decirlo asi) de esos elementos. Esta afirmacion es tan cierta como insuficiente. Hobbes negaba la libertad del hombre indicando que es la ultima deliberacion la que arrastra al apetito (85): pero todas las escaleras tienen un escalon ultimo, sin el cual no pueden ser pensadas. El investigador ordena y expone sus ideas gracias a diversos instrumentos de escritura; pero no piensa que sus estudios seran distintos segun que use la pluma estilografica o un boligrafo. Es lamentable que los boligrafos hayan sustituido, tambien en los trabajos mas sedentarios, a las estilograficas: nada iguala a la viveza y a la fuerza del trazo hecho con la pluma estilografica. Pero, a pesar de la verdad de esta afirmacion, el investigador sabe que el uso de uno o el otro instrumento no determina lo que expondra finalmente.

Abusando de la paciencia del posible lector, he de indicar, otra vez, que rompo una cierta linealidad presumible porque quiero descartar mas opciones para retener la que interesa ahora. Ya que estoy hablando de la unidad conseguida por el viejo metodo cientifico entre sujeto, objeto y mundo intelectual, y de las esperanzas que aun hoy suscita la posibilidad de alcanzar esta unidad, saco a colacion la discusion sobre la posibilidad de acceder a un corpus logicum de validez (86) indiscutible, o al menos dificilmente discutible, cuyo conocimiento nos explique lo que es y ha de ser la reflexion sobre el derecho. En otras palabras, quiero aludir a algunas facetas de los intentos de establecer una 'Teoria del Derecho', tal como las redactaron Knapp, Bergbohm, Kelsen, Bobbio, Hart o Dworkin. Estos autores fueron positivistas, y el positivismo nacio y se desarrollo de la mano de 'teorias', es decir, de explicaciones compactas, coherentes y transmisibles intersubjetivamente con cierta facilidad. Las teorias, siempre de la mano de una imagen del mundo mas amplia que esta en su base (87), han pivotado sobre las limitaciones que establece un plano de justificacion aceptado sin discusiones y, normalmente, sin matizaciones. Las teorias juridicas positivistas han sido posibles desde la negacion de cualquier justicia de alcance universal. Recordemos las palabras de Bergbohm: "Nos preguntan si no 'sentimos' que hay que cumplir la palabra dada, respetar la propiedad ajena, castigar a los malhechores, etc. Esta manera falsa de generalizar no tiene sentido. Nadie, absolutamente nadie, siente igual" (88). En un segundo momento, estas explicaciones situan el limite entre lo normativo y lo no normativo juridicamente en lo que alcanza a normar un criterio de validez intrametodico: podemos llamar positivistas a todas las explicaciones sobre la estructura o la funcion del derecho que establecen que sera derecho lo que dicte el Rey, el Papa, el Emperador, el Parlamento. He tocado este tema en otros momentos (89), y mi intencion ahora es tratar de profundizar, de modo mas abstracto, en la estructuras de las Teorias del derecho, no criticar las pretensiones de un criterio solitario de validez.

La pretension sistematica

Tratar este tema es asunto complejo, porque no partimos desde cero: la historia nos ha dejado diversos tipos de explicaciones sobre el derecho, y tambien varias clases de modos argumentativos, mas amplios, para construir una explicacion sobre la filosofia practica. Quiero poner el dedo en esos 'modos argumentativos' al filo de los cuales hemos ido construyendo las teorias juridicas y en general practicas. El lector puede retener la distincion, de pedigree kantiano, entre doctrina y teoria: aunque no sigo a Kant, distingo la una de la otra. Una teoria es una propuesta logico-intelectual que sirve para explicar alguna realidad; no nos interesan las explicaciones sobre el tipo del movimiento que estudian los fisicos, sino las explicaciones sobre los movimientos o problemas humanos en tanto que humanos, es decir, en tanto que intencionales por rationales. Un problema es, en ultima instancia, una insuficiencia: puede que sea una insuficiencia en los medios necesarios para alcanzar un fin, o la ausencia de un criterio claro para resolver la perplejidad que suscita alguna antinomia o una interferencia de intereses. Las teorias consisten en esas propuestas intelectuales que determinan la seleccion de los criterios para resolver toda una clase de problemas. La exigencia propiamente sistematica provoca la expulsion del estudio de los problemas que no pueden ser reconocidos como tales segun las limitaciones puestas por el sistema, y en tal caso los sistematicos o positivistas diran que un problema no es juridico, sino que responde a un simple interes, o que es de naturaleza moral. El positivismo es la actitud de quienes, ante todo, excluyen.

Este ensayo llega a un momento delicado: ?a quien hemos de recurrir para saber y criticar lo que es un sistema o una argumentacion sistematica? Como los positivistas no acaparan el uso de las tecnicas para crear teoria, las explicaciones de Kant pueden ser utiles para este fin. Pues Kant se distinguio por su rigor, pulcritud y honestidad intelectual; fue un autor que--a diferencia de Hobbes, Locke o Hume--no queria enganarse ni enganar a los demas. Recapitulemos, al modo como va haciendo Husserl continuamente en sus "Meditaciones cartesianas". Tenemos, en Kant, un constructo intelectual, varios problemas definidos que buscan su explicacion, y un modo de argumentar que el va desgranando segun las reglas de ese constructo, y que tienden (es su razon de ser) a resolver esos problemas. Nos interesa la estructura de esos 'modos de argumentar', es decir, de los puntos de referencia que el usa, y como los usa, para resolver sus tres problemas: el de la demostracion de la existencia de una moral de validez objetiva, el de la inmortalidad del alma, y el de la existencia de Dios.

En su "Dialectica trascendental" propone la existencia de un 'sistema de fines' en fuerza del cual nada puede existir aisladamente o sin sentido: es asi que existe el deber, luego han de existir 'las cosas' que requiere el deber. El hace encajar cada paso argumentativo concreto en un sentido superior que proviene desde ese sistema universal de fines. La segunda y la tercera parte de su Critica de la razon pura, a las que llamo "Dialectica trascendental" y "Sistema trascendental del metodo", componen textos extremadamente argumentativos: Kant ha sido el filosofo por excelencia de la argumentacion abstracta: a su lado, Tomas de Aquino o David Hume pecan por excesivamente intuitivos y por ellos necesitados (desde el punto de vista kantiano) de mas reflexion. La forma argumentativa que el usa mas es la de suponer que la distancia o el espacio que media entre la existencia del deber y la regia moral objetiva que hace posible el deber, no puede quedar sin explicacion, pues no existen vacios: non datur vacuum formaram (90). Luego es necesario que exista una explicacion racional que explique el paso desde el deber a la regla y desde la regla al deber. El lector de estos textos suyos 've', de una forma practicamente tactil, como la existencia de una realidad provoca como una succion que arrastra tras de si la necesidad de las existencias (noumenicas) de las realidades que son necesarias para que exista aquella primera cosa afirmada. Las expresiones que mas usa son el 'es necesario' y el adverbio 'necesariamente': es necesario que si existe C haya de existir B, porque C es la letra que, en el alfabeto, va despues de B. Afirmado las existencias de la cosas que requieren una afirmacion, forma sistemas de sentido locales, y finalmente todos ellos han de encajar en un 'sistema universal de fines'. Nada existe a modo de un verso suelto: si existen versos es porque ya existe necesariamente el poema completo. Procediendo de este modo expone un corpus logicum extremadamente coherente y que, cara a los lectores mas incautos, presenta ademas la ventaja de que no es facilmente comprensible.

En realidad, Kant siguio el metodo de los fisicos teoricos de su tiempo, porque completando lo que sabemos que es con lo que ha de ser para explicar la existencia y operatividad de aquella primera realidad, diseno un sistema especialmente completo, es decir, singularmente coherente y omnicomprensivo. Parece que es una inclinacion la razon humana descansar mas placidamente cuando reposa sobre un sistema suficientemente logico y que aleja de si lo que no puede ser explicado en el; desde luego, gana en seguridad subjetiva gracias al dogmatismo que adquiere, un dogmatismo que le lleva a expulsar fuera de la ciencia lo que esa teoria no es capaz de explicar. Y Kant, precisamente por atender al espiritu de la mecanica clasica permanecio preso en las redes materialistas que imposibilitan entender la nocion de persona. Sucede que esta mecanica atiende a legalidades universales sin que pueda explicar a lo concreto como tal. La afirmacion del unico momento cientifico universal o formal creo una enorme negacion que, como toda negacion, dio origen a una universalidad simplemente negativa (91); esta mentalidad, tambien conocida como mos geometricus, solamente afirmo el momento formal desvinculado de lo real en lo que vive. Pero la geometria, tan formal como negadora se vio desgarrada por sus contradicciones internas, y Hegel se sintio en la obligacion de explicar que el punto es la negacion del espacio (92). De forma paralela, la persona, que es el serahi o el ser-para-si, ha de ser negada permanentemente en el espiritu de la ciencia moderna, porque viene a ser el punto que niega permanentemente la infinitud del espacio. Kant se contento con un premio de consolacion cuando mantuvo que el 'individuo' se reconoce como tal gracias al principio puro a priori de la apercepcion trascendental.

El espiritu no sistematico

El fisico del siglo XX ha tenido que renunciar a esa seguridad que proporciona una teoria cuando esta bien construida segun los patrones de la coherencia y de la seguridad personal. Se ha de contentar con estar en condiciones de poder predecir grosso modo, al margen de exactitudes. Le quedan problemas que pueden ser explicados de la mano de una teoria parcial que no se deja reconducir a una legalidad superior, y ya no piensa en que una profundizacion de la mano de los moldes metodicos heredados deshara los absurdos que el no puede explicar. La nocion de ley (Gesetz) ha perdido su exigencia de universalidad y ha quedado como la descripcion de algo meramente general: asi lo mostro Franz von Weizsacker en los ciclos de conferencias que dio sobre el impacto de la mecanica cuantica en la filosofia de Kant.

Superamos el Caribdis de la ciencia al comprobar que no existe un metodo unico que pueda dar cuenta, segun los mismos criterios, de las leyes distintas. Aunque el cientifico divida y vuelva a subdividir, siempre se encontrara con que lo dividido sigue a veces unos criterios de individuacion que se oponen a los de su genero superior; lo que indica que no existe tal genero anterior y mas comprehensivo, y que el nuevo arbol de la ciencia ha limitarse a yuxtaponer lo que es distinto. La fe en el dios unico ha derivado hacia el politeismo. El jurista supera tambien la Scila tambien cuando comprueba que no trabaja en el caos, porque el orden juridico no es enteramente convencional, ya que sabe que cuando trabaja como profesor ha de explicar con claridad, y cuando conduce ha de conducir con prudencia. Supera esta mentalidad de verdades parciales que parece conllevar nuestra epoca (93).

Los autores sistemicos han avivado un ultimo chispazo del espiritu sistematico al proponer un esquema intelectual que daria razon, siquiera fuera muy formalmente, del comportamiento de lo que es. Luhmann, nada modesto en sus pretensiones, hace partir a sus consideraciones desde "Las tinieblas originarias" para llegar, de la mano del esquema del movimiento que el propone, a los sistemas actuales (94). Surgen dos observaciones posibles: una, que estas explicaciones son inverificables, en todos los sentidos y alcances de este termino. La otra, que la racionalidad binomica y siempre progresiva le trae sin cuidado al profesor cuando sabe que ha de preparar sus clases o que ha de conducir su automovil de la forma que exige el trayecto que esta recorriendo, porque ambas son conductas excesivamente distintas como para que puedan ser explicadas desde un principium unicum que se desarrolla desdoblandose binomicamente.

Es preciso seguir la orden de Hobbes cuando nos mandaba que fueramos 'realistas': ?Acaso no nos hacemos acompanar de otros cuando viajamos? Seamos realistas ahora nosotros, como nos ordena Hume en plena contradiccion con el resto de su filosofia: "Si observamos a los hombres en cada interrelacion de negocios o de placer, en cada discurso o conversacion, en parte alguna encontraremos, excepto en las escuelas, que se dude acerca de este tema" (95). Si hacemos caso a este consejo tan sensato hemos de reconocer que existen los otros, es decir, que la aparente sencillez de un discurso empirista oculta muchas cosas heterogeneas que no debieran haber sido veladas en nombre de la uniformidad de las sensaciones fenomenicas. Este es un tema de juristas, no de filosofos. Un investigador que trabaje como filosofo no hara pie en el momento de introducirse en el mundo del derecho; es posible que cuando trate de la verdad de un enunciado normativo quede empantanado en la literatura analitica del siglo XX; es mas que posible que consuma su vida academica tratando de mostrar el sentido de una frase como "El cretense mentiroso dice que miente". Pero el investigador que hace profesion de jurista impone su aparente tosquedad sobre la superficial finura de las distinciones analiticas y explica, junto con Pedro de Bellapertica, que Difficultates multiplicare non est solvere.

Efectivamente, la rudeza del que estudia derecho le hace deshacer los nudos gordianos, pero no al modo de Alejandro, que corto el nudo con su espada (segun la leyenda) sino, mas sencillamente, mostrando que esa dificultad puede ser resuelta desde la cotidianidad. Reitero que el profesor sabe, en un plano normativo, que ha de explicar con claridad en el momento de la docencia, y que ha de conducir con prudencia en el momento de la conduccion. Sabe tambien que estos dos deberes no se pueden explicar desde una teoria unica que establezca una misma base y un solo cauce de desarrollo de las argumentaciones para explicar la justicia de ambos problemas. Este momento mas de la concrecion es el de la base ontologica de las decisiones sobre la justicia (96). El investigador de estos temas, si se ocupa del derecho, vuelve su vista hacia el casuismo porque comprueba la realidad de lo indicado: que conducir comporta sus exigencias propias y que explicar en clase comporta otras exigencias distintas (97), y que ambos tipos de normatividades no se dejan deducir desde un mismo dato o teoria porque proceden desde contextos presentativos y justificativos distintos. Un materialista que mantenga que no existen distintos powers encontrara mas dificultades para explicar estos hechos plurales (98). Efectivamente, existen muchos fines en el derecho (99), y es preciso admitir una heterogenia de los principios practicos.

Quiza el investigador no se hubiera expresado asi veinte anos antes, cuando la comunidad universitaria estaba condicionada por las complicaciones que situaban los de Viena. Pero el hundimiento de la filosofia empirista, otra vez, en el siglo XX, le lleva a cuestionar con mas facilidad las bases no solo de Otto Neurath, sino igualmente las de Habermas, Rawls o Saussure. Cuando lee a David Hume le extrana comprobar que al final de su "Tratado sobre el conocimiento humano" condene a la papelera a los libros escolasticos porque los argumentos de estos libros no estan montados sobre las posibilidades argumentativas de los numeros y de las figuras. Es extrana esta condena porque Hume publico varios libros relativamente extensos sin hacer ninguna referencia a la geometria ni a la matematica. El escandalo se agudiza cuando comprobamos el trato tan diferente que Hume otorga, en sede cientifica, a las explicaciones de las leyes cientificas y de las propiedades privadas: es patente que este teorico de la ciencia, como todo ingles juicioso, tenia muy presente que no se juega con el dinero. Propongo ser 'realista', como Hobbes, y tomar en serio, como si fuera una cuestion economica (100), la explicacion, por ejemplo, del deber del profesor de explicar claramente.

Los condicionantes, positivos o negativos, que provienen desde las cosas, se le manifiestan a veces con claridad. Los que se remiten al ensayo de Heidegger sobre la obra de arte para negar cualquier derecho a la entidad y diversidad, esto es, a la realidad y objetividad de las cosas en sede de filosofia practica, debieran ser conscientes de que las bebidas alcoholicas producen un cierto bienestar, pero que es una comprobacion muy cientifica que tambien obnubilan el juicio; sabemos con toda certeza que el que esta bebido no debe conducir porque existe un nexo de causalidad entre la ingestion de alcohol y la perturbacion de las facultades del que esta bebido. ?Es que hay que admitir universalmente la ley de la causalidad, al modo como plantea Kant este problema en su explicacion sobre los principios a priori del Entendimiento? Es preciso perder de vista estas cuestiones tan generales: a un jurista le preocupa poco el tema de la validez universal de la ley de la causalidad en los temas fisicos; este problema no es muy relevante para el porque el carezca de aficiones teoricas o humanistas, sino porque sabe sencillamente, y sin duda alguna, que el alcohol deja en malas condiciones para conducir; y que esto es asi aunque no sea posible definir universalmente lo que es la causalidad. Parece mas puesto en razon De Andres cuando indica (en sede de ciencia fisica pero aplicable parcialmente a la filosofia practica) que "Por muy paradojico que resulte el camino <el que arranca de Descartes>, la res cogitans se nos acaba de morir, ya que solo queda la res extensa ... Si el cogito, si pensar, consiste en una pura capacidad racional o formal, pertenece tambien a la maquina extensa material. En la res extensa hay mas logos y capacidad de logos de lo que nunca penso el racionalismo" (101).

Estas comprobaciones llevan a entender la relativa verdad del casuismo practico. Porque si el investigador parte desde la ley de la causalidad, en la generalidad en la que la plantea Hume, comparte las dudas de este filosofo. Pero si se aproxima a su problema concreto como docente--?debe preparar las clases?--las dudas desaparecen. En los casos se manifiestan mas claramente las dependencias concretas de las decisiones juridicas desde los condicionantes y posibilitantes existentes (102). Es posible que alguien con prevenciones hacia lo que los metafisicos llamaban el mundo del ser, mire con recelo a lo que es, viendolo como algo que tiene que superar la libertad humana; a veces es asi, pero tengo la capacidad de explicar con libertad ante mis alumnos porque trabajo en la 'cosa' de la docencia universitaria. Cuando el investigador se introduce por los campos mas amplios que tratan de explicar que es la justicia, que es la ley o que es la interpretation de las reglas generales, pierde seguridad, e intuye la profunda razon de John Austin (1830) cuando explicaba que pertenece a la naturaleza de la verdad el ser concreta (103). Quiza es por esta razon por la que los juristas han sido historicamente tan poco dados a reflexionar sobre las lineas mas generales de su trabajo. En la epoca en la que brillo mas alto el Derecho Comun, sus juristas apenas reflexionaron sobre las estructuras formales de las nociones que estudiaban o que ellos usaban. Hubo que esperar a la guerra que los humanistas montaron contra los juristas, en el Renacimiento, para ver como algunos juristas como Conan, Hopper o Bolognettus explicitaron las categorias mas generales de lo que ellos hacian (104).

Los humanistas nos hicieron un flaco favor porque su exigencia del jus in artem redigere hizo que la reflexion juridica se apartara de las concreciones y que el orden juridico apareciera como un orden abstracto expuesto en los libros segun frases generales. Los Romanos y los tratadistas del Derecho Comun habian dispuesto de tecnica suficiente (como mostro el siglo XVI) para componer tratados breves y abstractos sobre el derecho, pero se abstuvieron de hacer esto porque sabian que la exposicion abstracta de los principios juridicos conllevaba la perdida de los contenidos de estos principios: Austin reprochaba esto al codigo civil frances (105), y se burlaba del Allgemeines Landrecht prusiano porque el legislador germano habian dispuesto que los jueces consultaran sus dudas al legislador: en pocos anos, el legislador aleman habia publicado algo mas de treinta volumenes despejando dudas (106).

Los codigos consiguieron una cierta unificacion juridica nacional, pero la doctrina hubiera podido lograr este mismo resultado de forma menos traumatica por estar mas adherida a la realidad. El problema que nos ocupa ahora estuvo en que se produjo una cierta Absonderung de los conceptos juridicos frente al suelo nutricio del derecho, y esto determino que hicieran falta dos logicas paralelas: una que se ocupaba del metodo del derecho--como si las reglas juridicas pudieran existir al margen de las necesidades humanas-, y otra de la explication mas amplia del derecho en el conjunto de la vida humana. Los juristas como Austin insistieron en la primera, y los nuevos filosofos y teoricos del derecho--pensemos en Ahrens, Trendelenburg o Stammler--se ocuparon de la segunda.

Este empeno por explicar lo que eran las nociones mas formales del derecho, necesariamente presentes en todo orden juridico, lo habia emprendido John Austin a comienzos del siglo XIX, luego de haberse formado en Alemania bajo Gustav Hugo. Pero Austin no compuso filosofia ni teoria del derecho segun los sentidos que estas expresiones alcanzaron mas tarde. Este autor examino las instituciones juridicas romanas mas importantes, en el campo del derecho privado, y mostro sus fundamentos, sus conexiones comunes y sus (relativas) posibilidades de relacion. Buscaba que el lawyer se convirtiera en jurist gracias al dominio de una base teorica mas amplia que la que poseian los profesionales de su tiempo (107), que se formaban en los bufetes de los abogados, sin estudios universitarios, y que conocian de memoria amontonamientos de acciones y excepciones con las que complicaban los juicios en demasia porque no estaban en condiciones de argumentar debidamente (108). Pero la empresa de Austin fue perdida rapidamente, ya que poco tiempo despues se impusieron los "Elements of Jurisprudence" de Thomas Erskine Holland, una obra que mas bien sienta los fundamentos del Estado y las relaciones del Estado con el derecho. No era una obrajuridica en el sentido austiniano, y quiza porque respondia mejor a las nuevas exigencias politicas, obtuvo aparentemente un exito mas rapido y extenso (109). Indico que su exito fue parcial porque durante siglo y medio un fragmento de las Lectures de Austin ha constituido una ley maximamente normativa para el Tribunal Supremo norteamericano. Parece que despues de Bartolo de Sassoferrato, el jurista mas influyente en la practica juridica ha sido John Austin. Pero ambos, Austin y Holland, fueron incluidos en la Analytical School, y esta denominacion comun ha cubierto sus profundas diferencias (110).

Para terminar

Hobbes levanto la bandera del 'realismo'. Reitero que tambien nosotros hemos de serlo. La necesidad de tener en cuenta las bases ontologicas se comprueba ante todo en lo concreto: quien entienda que los argumentos que hay de dar a un estudiante que no estudia, a un profesor que tampoco lo hace, o al policia que admite sobornos han de ser argumentos necesariamente distintos, entendera mejor el planteamiento de este problema.

Desde las comprobaciones de las exigencias de los casos concretos no obtendremos un sistema de etica completo que de razon de algunos primeros principios de la conducta del hombre y que senale una meta clara para cada vida. No perdamos de vista que estamos en sede del derecho, no en la de la teologia, de la filosofia practica mas general o de la politica. Por ejemplo, no hace mucho tiempo el gobierno espanol decreto que todas las personas mayores de 65 anos que no tuvieran fuentes de ingresos habian de recibir de la Seguridad Social una pension no-contributiva. Un jurista como tal, frente a esta cuestion politica opina como un ciudadano mas; esta cuestion, una vez que ha sido legislada, se convierte en una fuente del derecho, y entonces si ha de intervenir el jurista. En cuanto a los principios mas fundamentales de la vida, que normalmente se enraizan en la teologia, hay que recordar el dicho medieval que indicaba que Ubi desinit ethicus ibi incipit theologus. En efecto, no podemos cargar sobre las espaldas del filosofo del derecho la fundamentacion de diversas reglas generales ni, mucho menos, la orientacion de toda la vida. Pero, en muchos temas basicos, el filosofo del derecho si puede preguntarse sobre el caracter personal del ser humano y, en un plano general, debe senalar la contradiccion de reivindicar para el hombre algunos derechos que, sin embargo, le son negados en un principio desde unas bases teoricas que se contradicen a si mismas. Pues es frecuente que algunos universitarios no reconozcan la indole personal del ser humano: ?Son sinceras estas declamaciones? Indicaba Ollero, siguiendo a Vigo, que este tipo de declaraciones no traspasa el ambito de los libros academicos (111). En un plano mas concreto debe reivindicar para cualquier metodo juridico la necesidad y el derecho de tener en cuenta las exigencias innegables que arrastra consigo cada situacion humana. Pues el orden juridico es el conjunto de reglas socialmente instituidas para resolver 'las' necesidades humanas: no todas las necesidades, sino las que puedan tener un arreglo desde la sociedad (112).

Pero queda que hacer para domesticar la experiencia prerreflexiva (113) que sigue operativa aun hoy fuera ya de sus contextos cientificos. A muchos se les escapa lo no construido, y no pueden admitir que haya un avance en el modo de estudiar las conductas del hombre que no descanse en la creacion racional entendida segun este modo filosofico creador: han de rechazar cualquier clase de realidad que porte sus propias virtualidades, de modo que ella se desarrolle desde si misma en la mente del que la estudia. Pero, frente a la mentalidad que solo entiende de 'creaciones', los deberes del profesor son exigencias que porta en si la cosa de la docencia, a la que alcanzamos racionalmente sin necesidad de desarrollos especialmente creativos.

Desde luego, a esta mentalidad denunciada le repugna que lo que debiera ser el resultado de su reflexion, consista mas bien en un 'dato' que ha de constituir el inicio de sus razonamientos. De proceder asi su racionalismo resultaria superfluo: ?Que sucederia con la figura del dialogo ideal si Habermas reconociera simplemente este deber de los profesores? Nuestra cotidianidad esta repleta de situaciones que portan en si sus propias medidas: como marido, padre, profesor o ciudadano dispongo de margenes de discrecionalidad en mis acciones (114). Desde luego, siempre permanecera en pie lo que Allen llamaba el "atomo irreductible de la voluntad individual"115, pero normalmente es inutil tratar de filtrar estas situaciones basicas por la figura omnipresente de un dialogo ideal. Segun Austin estas situaciones constituyen 'cualidades' no conjuntos de derechos y deberes (116). Son hechos desde los que surge el derecho (117) porque ellos introducen una cualidad nueva en la cotidianidad.

Si la argumentacion sustituye a las argumentaciones porque esta pretendida argumentacion unica se emancipa de los datos reales de la mano de una exigencia enteramente prerreflexiva del empirismo sobreviviente, comienzan a aparecer las insuficiencias y las contradicciones. Como contradiccion suprema siempre permanecera la que denunciaba Ferguson en la segunda mitad del siglo XVIII: que los que niegan la existencia de la conciencia tambien tienen ellos conciencia (118). Es dificilmente comprensible mantener un inicio empirista del estudio de la imagen del hombre para declarar despues la existencia de un cuasi-noumeno. Rawls, mas en el estilo anglosajon, propuso en un primer momento un individuo egoista que busca favorecer racionalmente sus intereses. Como en este planteamiento esta ausente una referencia al deber, mas tarde nos animo, en tono vigoroso, a participar cooperativamente en el seno de una sociedad democratica: un discurso propio de predicador dominical. El empirismo vuelve imposible hablar del corazon de la etica, que es el deber. Esta imposibilidad se vuelve a mostrar cuando un autor propone una teoria omnicomprensiva porque es unica, es decir, una explicacion que solamente reconoce un punto de partida y unas leyes uniformes del desarrollo de las argumentaciones. Estas teorias, ya que no doctrinas, nacen fracasadas--a pesar de su amplia audiencia popular--porque las raices de los deberes son plurales. No existe una lex permissiva originaria, como mantenian los discipulos de Kant a comienzos del siglo XIX (119), ni una lex constrictiva originaria, como parece mantener Kelsen con la funcion que otorga a la categoria logica del Sollen. Ninguna de estas dos figuras logicas alcanza a explicar los contenidos concretos y sustantivos que han de tener las reglas juridicas. Si perdemos de vista las determinaciones del dia a dia, nos perderemos en las discusiones academicistas que levanta cada teoria etica que agrada al publico.

Cabe preguntarse si este volver a recuperar despues lo que en un inicio fue declarado falso o incapaz, es una contradiccion soportable que hace honor a la complejidad de la realidad. ?Estamos ante personas de espiritu amplio y elastico capaces de dar razon de las contradicciones, o estamos ante recursos retoricos que denotan falta de creatividad e insuficiencia de los axiomas? Parece que si se propone como sistema de etica un conjunto logico que parte desde una base empirista, y que para ello es imprescindible declarar equivocadas las eticas existentes que estan fundamentadas ante todo en manifestaciones del sentido para la justicia, no es licito volver a recuperar aquello cuya imposibilidad componia la principal razon de ser del nuevo metodo propuesto. No parece correcto despojar a los seres humanos de su personalidad para, en un segundo momento, negar la individualidad en nombre de la personalidad (singular o colectiva) ya desdenada antes (120).

Estas aperturas de espiritu son posibles en un sistema etico del tipo del aristotelico, que juega en todo momento con un combinado de relatives de distinta procedencia y diferente estatuto epistemologico y ontologico, por lo que renuncia a la exactitud logico-cientifica segun el estilo moderno: Michel Bastit ha reeditado recientemente algunas tablas logicas clasicas (121), precisamente porque este sistema de logica abre la posibilidad de lograr este juego en el que se combinan en cada caso una cierta cantidad heterogenea de principios con relevancia normativa. Tomas de Aquino consideraba que la ira es uno de los pecados mas graves: uno de los 'pecados capitales' segun la teologia moral. Pero, se plantea el, ?es bueno dejar llevarse por la ira? No solamente es bueno, sino necesario, porque si un hombre no reacciona airadamente cuando es agraviado, y especialmente cuando es agraviado personalmente, ese hombre deviene triste, y la tristeza es el peor mal, que hace que el hombre pierda hasta su propia naturaleza (122). Resulta patente que el de Aquino afirma al hombre sobre las argumentaciones morales, y no lo hace mediante desarrollos logicos desde un principium fundamentador unico, sino desde las manifestaciones vitales de la cotidianidad. Porque uno es el momento para deducir desde los principios y otro es el momento para inducir desde la realidad seleccionando los principios que se han de aplicar en cada caso (123).

Para terminar de alguna forma elegante, entre las varias maneras posibles y justificadas de abandonar por el momento este tema, parece que el problema aludido se ha nos planteado ante todo por la afirmacion de la funcion omniabarcante de la conciencia objetiva que es propia de la geometria. Esta conciencia representa el momento de la imaginacion o, dicho con mayor precision, de la Vorstellung alemana. Para ella es imprescindible el plano llano, de modo que todo relieve constituiria una excepcion (124); le es igualmente imprescindible la polarizacion de este plano unico; procede mediante la posicion de puntos o negaciones, y tiene razon Hegel cuando indica que el punto, asi entendido, es la negacion del espacio. Este ultimo matiz es fundamental, porque desde el siglo XVII muchos autores tienen presente desde inicio de sus consideraciones (aunque no explicitan esto: otra manifestacion de la experiencia que actua pre-reflexivamente) un espacio o mundo humano uniforme y sin determinaciones. Planteado asi el espacio del hombre, toda posicion positiva, como seria la de estar casado o tener 'una' profesion, es vista como una negacion radical de la igualdad originaria: ?Que quedaria de la nocion moderna de libertad individual si no aceptaramos esta nocion del espacio humano ya puesta subliminalmente?

Hoy, tras la experiencia cientificas que hemos acumulado desde la Modernidad, no es posible barrer de nuestra cultura cientifica y filosofica lo que no interesa a cada investigador: dejemos estas actitudes para los que son mas dogmaticos y no osan afirmar decididamente la cualidad personal del hombre. Ya indique que hemos de contar necesariamente con la sintaxis que impone la mecanica clasica porque las formas argumentativas mas basicas de este modo de entender los movimientos naturales se han convertido en patrimonio universal durante estos ultimos cuatro siglos, de forma que hemos de tenerlas necesariamente en cuenta. Pero como ya existen razones tambien cientificas para superarla cuando sea el caso, dejemos entrar vientos nuevos, unos vientos que, cabalmente, son mas viejos que las grandes leyes de la termodinamica de Newton. Lo triste es que por afirmar un momento de nuestra vida que nos es necesario, prescindamos de nosotros mismos.

(1) Vid., per totum, A. Cortina, Razon comunicativa y responsabilidad solidaria, Sigueme, Salamanca, 1985.

(2) En esta linea, A. Ollero nos indica que "Resultara facil constatar que buena parte de la resistencia de los juristas a reconocer como derechos proprio vigore los llamados derechos humanos es su opcion --con frecuencia acritica--por una perspectiva normativista, que simplifica la realidad presentando al derecho como un sistema de normas, positivadas de una vez por todas y listas en consecuencia para una aplicacion tecnica sin ulteriores juicios de valor". Derechos humanos entre la moral y el derecho, UNAM, Mexico, 2007, pag. 139.

(3) Vid. Reine Rechtslehre, 2a ed., Franz Deuticke, Wien, 1960, [seccion]_33.

(4) La perspectiva como forma simbolica, trad. Virgina Careaga, Fabula Busquets Editores, 3a ed. 2008, pag. 26.

(5) Vid. La persona es el Actor o Autor, el owner o dominus de una accion. Leviathan, or the matter, form and power of a Commonwealth ecclesiastical and civil. London, 1839, Chap. 16, pag. 148. La persona es la representante de palabras o acciones como suyas o como propias, o de otra cosa cualquiera (mediante una ficcion). Leviathan .., cit., Chap. 16, pag. 147. Mas tarde, Locke mantuvo, coherentemente con Hobbes, que el termino persona "is forensic term" para afirmar que unas acciones son apropiadas a un ser humano. Essay of Human Understanding, "The Works of John Locke", London, 1823, vol. II, pag. 69.

(6) Vid. mi estudio Imputatio, en "Rivista Internazionale di Filosofia del Diritto" LXXXI (2004) pags. 25-78.

(7) Herbart indicaba que "Das so gestaltete Naturrecht ist es, von welchen kurz darauf Schleimacher behauptete: es scheine keinen andern Ursprung zu haben, als die Negation des Begriffes von der Sittlichkeit; es bestehe aus den ungleichartigsten Dingen; es sey entstanden aus den Aufgabe, zu dem was in der Staatskunst als ein Willkuhrliches und Positives erscheine, das Naturliche und Nothwendige zu finden;--man konne es kaum fur mehr gelten lassen als fur ein groteskes Spiel des wissenschatliches Strebens; und es folge unmittelbar, das eine rechte Ethik diese Unform zerstoren musse". Analytische Beleuchtung des Naturrechts und der Moral, Gottingen, 1836, [seccion] 76.

(8) Vid. Liber de Veritate Catholicae Fidei contra errores infidelium seu "Summa contra Gentiles", Marietti, Torino, Roma, 1961, [seccion] 2225. In Aristotelis libros Peri Hermeneias et Posteriurum Analyticorum, Marietti, Torino, 1964, [seccion] 363. En otros momentos indica que conocemos las 'esencias' solo por sus efectos. Vid. Quaestiones Disputatae, Edizioni Studio Domenicano, Bologna, 1992, q. 10, art. 1. Las definiciones solo pueden tener en cuenta los efectos de las cosas definidas. Vid. In tres libros de Anima, Antwerpiae, 1612, vol. III, [seccion] 13. Es logico que escriba que "Non est eadem ratio veritatis et rationis". Suma teologica, I-II, q. 93, art. 1. Entiende que en las demostraciones conocemos sin comprender la ratio de la demostracion. Sum. Gent. [seccion] 2323. El motivo definitivo lo expresa en Sum. Gent, [seccion] 2310: Es excesiva la desproporcion entre la capacidad de la razon y lo que ha de entender.

(9) Mantiene que conocemos el quia del intelecto, no su quid. Sum. Gent. [seccion] 2183.

(10) Su actitud se puede resumir en la idea expuesta en Suma teologica, I-II, q. 91, art. 3, cuando explica que "Ratio non est mensura rerum sed potius e converso".

(11) Vid. In octo libros Physicorum Aristotelis Expositio, Marietti, Torino-Roma, 1965, [seccion] 461.

(12) Suarez no expuso una doctrina unitaria. En su Tractatus de legibus propuso una metafisica esencialista, tanto mas rigida conforme avanzo la redaccion de esta obra. En sus "Disputaciones metafisicas" expuso de otro modo su vision de la realidad.

(13) "Creer que los cuerpos vivos pueden ser estudiados como el sistema solar, matematicamente, esta es una cierta metafisica desarrollada tras los descubrimientos de Galileo, pero que verdaderamente es la metafisica natural del espiritu humano". Bergson, L 'evolution creatrice, en " ffiuvres ", PUF, Paris, 5a ed., 1991, pag. 511.

Gerhard Frey aludia a la genesis posible de este hecho y explicaba que algunos conceptos constituyen una parte integral de la metafisica cientifica porque representan el resultado final de la evolucion del pensamiento humano del pasado. Vid. La matematizacion de nuestro universo, trad. J. Barrio, Gregorio del Toro Editor, Madrid, 1972, pag. 72.

(14) Vid. Fisicayfilosofia, trad. F. Tezanos, Ediciones La Isla, Buenos Aires, 1959, pag. 39.

(15) Ferdinand Gonseth indicaba el escandalo que producia este hecho a mediados del siglo XX. Vid. Mon itineraire philosophique, "Dialectica" 20 (1966) pag. 418. En sentido mas preciso con la tesis indicada arriba, a saber, la validez de teorias incompatibles pero todas necesarias sobre los atomos, Heisenberg, Los nuevos fundamentos de la ciencia, cit., pag. 44.

(16) Vid. "Die Physik der Gegenwart und das physikalische Weltbild", en Die Naturwissenschaften 29, fasciculo 13, 1941, pags. 185-194. Citado por Martin Heidegger en Conceptos fundamentales. Curso del semestre de verano, Friburgo, 1941, trad. M. E. Vazquez, Alianza, Madrid, 1984, pags. 93 y ss.

(17) Pero este constructivismo geometrico no fue creacion moderna: estuvo presente en las obras de bastantes filosofos de la Antiguedad y de la Baja Edad Media. Hobbes fue el primero, en el segundo milenio, en ser lo suficientemente desvergonzado para elevar a un plano unico lo que hasta entonces no habia sido sino un momento del conocimiento.

(18) Vid. Saumells, La geometria euclidea como teoria del conocimiento, Rialp, Madrid, 1970, pag. 62.

(19) El espiritu solamente puede ser entendido en el sentido que lo hace Helvetius en De l'Esprit, esto es, como conciencia de la necesidad.

(20) Hobbes, que reducia la filosofia a geometria, como manifiesta de forma especialmente clara en sus Elements of Philosophy, indicaba que la geometria no es distinta de la geometria misma. Vid. entre otros lugares de esta obra, pag. 89.

(21) En su Critica de la razon pura, trad. de P. Ribas, Alfaguara, Madrid, 1988, A 762, declara que la razon no es una llanura, sino una esfera.

(22) La conciencia medieval y moderna percibio esta analiticidad, y capto pronto que las figuras geometricas no se prestaban a explicaciones matematicas: de ahi las denuncias de Alejandro de Ales, ya en el siglo XIII, y ahi tambien la desconfianza de Descartes frente a los datos proporcionados por los sentidos: todas las denuncias que hace en su Discurso del Metodo se refieren a las falacias a que llevan las explicaciones racionales de los constructos geometricos. Es obvio que desconfiaba ante todo de los datos proporcionados por la vista.

(23) Vid. Elements of Philosophy, cit., pag. 84.

(24) Esta es la tesis que recorre el Curso de Saussure.

(25) Saussure indica que "Mientras que el lenguaje es heterogeneo, la lengua asi delimitada es de naturaleza homogenea: es un sistema de signos en el que solo es esencial la union del sentido y de la imagen acustica, y en el que las dos partes del signo son igualmente psiquicas". Curso de linguistica general, trad. M. Armino, Akal, Madrid, 3a reimpresion, pag. 41. Mas adelante es bastante mas explicito: "Todas las demas instituciones humanas ... estan fundadas, en diverso grado, en las relaciones naturales de las cosas ... La lengua, por el contrario, no esta limitada en nada en la eleccion de sus medios, porque no vemos que podria impedir asociar una idea cualquiera con una secuencia cualquiera de sonidos. Para que se comprendiera bien que la lengua es una institucion pura, Whitney insistio, con toda razon, en el caracter arbitrario de los signos; y con ello situo a la linguistica en su verdadero eje". Op. cit., pags. 114-115.

(26) Saussure explicaba que "La imagen grafica de las palabras nos impresiona como un objeto permanente y solido, mas idoneo que el sonido para constituir la unidad de la lengua a traves del tiempo. Aunque este vinculo sea superficial y cree una unidad puramente cientifica, es mucho mas facil de captar". Curso de linguistica general, trad. M. Armino, Akal, Madrid, 3a reimpresion, 1987, pag. 54. La misma tesis la sostiene Ayer: "Cuando ensenamos ostensivamente a alguien el nombre de lo que en la teoria esta clasificado como objeto publico, lo colocamos en una situacion en la que asumimos que el tendra, digamos, una experiencia visual que es semejante a la nuestra propia, y que le dara una interpretacion semejante". Los problemas centrales de la filosofia, trad. R. Fernandez Gonzalez, Alianza, Madrid, 1984, pag. 102.

(27) Habermas explica que las filosofias de la conciencia abandonan ya el horizonte usual, con su modelo de conocimiento basado en la percepcion y representacion de objetos. En lugar del sujeto aislado, que se orienta hacia los objetos, y se convierte el mismo en objeto en el proceso de reflexion, no solamente aparece la idea de un conocimiento mediado linguisticamente y referido a la accion, sino tambien el nexo entre la praxis y la comunicacion cotidianas, en la que se inscriben las realizaciones cognitivas que en su origen son intersubjetivas al tiempo que cooperativas. Que este nexo se estudie como forma vital o como mundo vital, como praxis o interaccion mediada linguisticamente, como juego de habla o conversacion, como trasfondo cultural, tradicion o historia de influencia, es un hecho que resulta indiferente. Conciencia moral y accion comunicativa, trad. de R. Garcia Cotarelo, Peninsula, Barcelona, 1985, pag. 19.

La fundamentacion de este rechazo de las filosofias de la conciencia posee un caracter singular con su propuesta de una vuelta al 'sentido comun': "Lo decisivo es que todos estos conceptos de sentido comun alcanzan un rango que hasta ahora estaba reservado a los conceptos fundamentales de la epistemologia, sin que por lo demas tengan que funcionar como estos. Las dimensiones de la accion y del habla no tienen por que anteponerse a la cognicion". Ibidem.

(28) Vid. Elements of Philosophy, cit., pags. 20-26. A pesar de esta exigencia, los teoricos de la justicia actuales hablan de la coherencia personal, de tener agallas, de decencia, o de noumenos. Debieran haber hablado de estas 'realidades' como hizo Hobbes al tratar del alma, que segun el es un "Thin, fluid, transparent body". Vid. De corpore politico, en "The Works of Thomas Hobbes", London, 1840, pag. 309.

(29) Los iluministas tendieron a considerar que la razon habita o se desarrolla en un 'espacio logico', de modo que los contenidos mentales del tipo que fueran habian de ser elevados a la condicion de servidores de un entendimiento puro que revistiera alguna forma propiamente geometrica. Kant muestra esta vinculacion intima entre espacio y razon cuando escribe que "Nuestra razon no es una especie de llanura de extension indefinida y de limites conocidos solo de un modo general, sino que mas bien ha de ser comparada con una esfera cuyo radio pueda encontrarse partiendo de la curvatura de su superficie ... desde ahi podemos igualmente senalar con seguridad el volumen y los limites de la esfera". Critica de la razon pura, cit., A 762.

(30) Vid. Elements of Philosophy, cit., pag. 109.

(31) Sobre la relevancia del principio de accion-reaccion, vid. Hobbes, Elements of Philosophy, cit., pag. 391.

(32) Descartes prefiere la palabra 'imagination'. Vid. Seconde meditation, en Qkvres et lettres, Gallimard, Paris, 1953, pag. 280. Saumells define a la conciencia objetiva como "El ambito de una cierta forma de presencia propia de los objetos en tanto que estan destinados a su conocimiento". La geometria euclidea, cit., pag. 34.

(33) Fue J. Gaspar Bluntschli en su Allgemeine Staatslehre, uno de los manuales de derecho del Estado (Staatsrecht, una expresion dificilmente traducible para nosotros) mas conocido en el siglo XIX, quien hizo operativas estas ideas en la reconstitucion poietica de la convivencia politica. El Staatsrecht tuvo problemas de pureza metodica, aun en las manos de Moser y Putter, ya que dependia excesivamente de la Ciencia Politica (Kameralwissenschaf) mas general. Bluntschli comenzo esta obra distinguiendo cinco saberes distintos: la Historia de la Nacion, la Estadistica, la Economia nacional o politica, la Doctrina sobre la sociedad (Lehre der Gesellschaft), y el Staatsrecht. Las cuatro primeras son ciencias auxiliares del Staatsrecht, pues este no es ni una ni otras, ni el conjunto de ellas, sino el es el Estado: "Der Staat, wie er ist, in seinen geordneten Verhaltnissen, das ist das Staatsrecht". El derecho se comporta sobre la politica como el orden sobre la libertad, ya que el Staatsrecht examina la juridicidad de las situaciones, y la politica se ocupa de la correccion (Zweckmassigkeif) de esas mismas situaciones. Ambos saberes, el derecho y la politica, consideran el Estado indiscriminadamente (im grossen und ganzen), pero cada una de estas consideraciones cientificas lo estudia desde unos puntos de vista y direcciones distintas. El derecho que constituye el Estado y el Estado constituido por el son una misma realidad: tenemos asi una ciencia que no se distingue de su objeto, al que crea al mismo tiempo que lo considera, de forma que no existe diferencia entre el criterio puro ordenador y aquello que es creado mediante la ordenacion.

No es que Bluntschli propusiera separar Staatsrecht y Politik: "No es licito separar el derecho del Estado y la Politica. El Estado real vive, esto es, es la union de derecho y politica". No parece que Gaspar Bluntschli fuera original: Feuerbach y Kielruff en Alemania, Austin y Holland en Inglaterra habian dejado claro que lo que puede ser correcto desde el punto de vista especificamente juridico, puede ser incorrecto desde otros puntos de vista. Pero Bluntschli se atrevio a preparar en mayor medida a las mentes--entre otras cosas gracias a la enorme difusion de su obra--para esta consideracion autonoma del mundo legal, de forma que de ahora en adelante ya no era sino cuestion de tiempo que alguien identificara expresamente y con mas pretensiones de exclusividad el Estado con las mismas leyes dictadas por el.

He utilizado la 6a edicion de la obra de Bluntschli, Stuttgart, 1886. Entonces ya habia sido publicado en Francia, traducido por A. de Riedmatten, bajo el titulo de Le Droit Public General, y tuvo dos ediciones, en 1880 y 1885. Tambien estaba publicado en Italia, como Dottrina Generale dello Stato Moderno, version de G. Trono.

(34) Gabriel Biel, en la segunda mitad del siglo XV, distinguia limpiamente ambos contextos: "Tertium notandum: quod est duplex actus intellectus, aprehensivus et judicativus. Primus est respectu cuiuscumque potentiae terminare actus potentiae cognitivae, sive sit complexum, vel incomplexum. Sic aprehendimus terminos propositionis, et ipsas propositiones, argumenta et syllogismos, demonstrationes: et universaliter omnia, quae respiciunt objective a potentia intellectiva. Actus judicativus est actus intellectus, quod assentit, vel dissentit propositioni verae, vel falsae: et illa est tantum respectu complexi propositionalis ... intellectus habet duos actus scil. aprehensivum et judicativum. Et sunt separabilis, primus a secundo". Commentarii doctissimi in IV Sententiarum libros. Brixiae, 1574, Prologus, Quaestio Prima. Domingo de Soto, desde una posicion filosofica general distinta, tambien distinguia ambos momentos, y escribia que "Unde cum duae sint partes scientiae, ut rem intelligas, altera ut credas". In Dialecticam Aristotelis Commentarii. Salamanticae, 1580. Quaestio Prima super Prologum Porphyrii, pag. 13.

(35) Este ha sido un tema recurrente en la historia de la filosofia. El mismo Descartes lo expresaba con precision: "Car l'action de la pensee par laquelle on croit une chose, etant celle par laquelle on connait qu'on le croit, elles sont souvent l'une sans l'autre". Discours de la methode, ed. cit., Troisieme partie, pag. 141.

(36) Lord Shaftestury ya indicaba perspicazmente que las actitudes dogmaticas surgen desde el miedo. Vid. The Moralist: A philosophical Rhapsody, en "Characteristics of Men, Manners, Opinions, Times", vol. II, G. Olms, Hildesheim-New York, 1978 (1711), vol. II, pag. 187.

(37) Hegel escribia que "Las experiencias, los experimentos, las observaciones no saben lo que en realidad hacen, no saben que el unico interes que se toman por las cosas es precisamente la certeza inconsciente interior de la razon de encontrarse en la realidad misma". Lecciones sobre la historia de la filosofia, trad. de W. Roces, F.C.E., Mexico 1985, vol. III, pag. 223. Efectivamente, la razon de cada individuo quiere para si la (relativa) seguridad del objeto que conoce porque en el conocimiento se produce ese estado personal que describia Heidegger: "En el ambito mas proximo de lo ente nos creemos en casa. Lo ente es familiar, seguro, inspira confianza". La epoca de la imagen del mundo, en "Caminos del bosque", trad. de H. Cortes y A. Leyte, Alianza, Madrid, 1997, pag. 46.

(38) Realmente, la determinacion del estatuto cientifico de estas explicaciones plantea serias dificultades por la falta de fronteras con otras disciplinas cientificas. No sabemos si hemos de hablar de logica, de experimentacion, de psicologia. Alfred Julius Ayer explica que Hume no aplica sus criterios a su propia filosofia, pero con toda probabilidad considero que estaba dentro del area del razonamiento experimental. Indica que aun no se habia acotado lo que era 'cientifico', ni siquiera existia este termino. Hume penso estar haciendo psicologia. Vid. Los problemas centrales de la filosofia, cit., pag. 35.

(39) Vid. Elements of Philosophy, cit., pag. 104, entre otros lugares.

(40) Segun Hobbes, una sustancia es una 'cosa' que subsiste por si misma y que ocupa un lugar en el espacio. Vid., por ejemplo, Elements of Philosophy, cit., pag. 102.

(41) Aludia al mito indio que mantenia que la Tierra es sostenida por los hombros de un gigante, y que el gigante se apoya sobre una tortuga. ?Sobre que se apoya la tortuga? Vid. Essay of Human Understanding, en "The Works of John Locke", London, 1823, pag. 167.

(42) "Secundum totam essendi potestatem". Sum. Gent., cit., [seccion] 260.

(43) Asi lo indicaba Bertalanffy: "La simple 'reduccion' de las particulas elementales y las leyes ordinarias de la fisica no parece ser factible. En comparacion con el proceder analitico de la fisica clasica, con la resolucion en elementos componentes y causalidad lineal o unidirectional como categoria basica ...". Teoria general de los sistemas. Fundamentos, desarrollos, aplicaciones, trad. J. Almela, F. C. E., Mexico D.F., 1989, pag. XVI.

(44) Desde Hobbes, las ciencias han dejado de ser descriptivas, porque al establecer las condiciones para la aceptacion de los datos iniciales desde los que ha de arrancar el razonamiento, ya introducen sintesis a priori en los datos que componen la estructura de tal momento genetico. Esta forma de proceder ha existido siempre, y presumiblemente seguira siempre operativa.

Pero el momento que diferencia a esta ciencia reside en la voluntaria autolimitacion de las posibilidades cognoscitivas. Todos argumentamos para alcanzar un fin, y la institucion mas conocida que ha instituido la sociedad a este efecto es la de la abogacia. Pero los abogados rozan los limites de la honestidad tratando (mediante zorrerias de juzgado) de declarar invalidas las pruebas, no es el prototipo de este profesional.

(45) Entendi que la 'persona juridica' asi entendida fue obra kantiana. Vid. mi estudio La independencia y autonomia del individuo: los origenes de la "persona juridica", en "Anuario de Filosofia del Derecho" (1987) pags. 477-522. Mas tarde hube de rectificar. Vid. Historia del derecho natural. Un ensayo, UNAM, Mexico, 1999, pags. 232-252.

(46) Este tema lo introduce mas tematicamente en la Critica de la razon pura, a partir de A 322.

(47) Al hablar de contradicciones no me refiero tanto a las posibles incoherencias que yo pudiera creer observar en las bases de estas filosofias--pues una explicacion sobre el hombre no puede ser descalificada sin mas por la denuncia de una contradiccion como de tipo logico en la base de un sistema filosofico--como a las contradicciones concretas y puntuales que cualquiera encuentra en sus explicaciones. Si denunciara simples antinomias logicas me haria acreedor a los reproches de Fichte cuando escribe que "Mas, ?que dice este tan temible principio logico de contradiccion, con el cual se pretende derribar por el suelo, de un golpe, nuestro sistema? Hasta donde me es conocido, nada mas que esto: si un concepto esta ya determinado por una cierta nota, no puede ser determinado por otra opuesta a la primera. Pero por que nota haya de estar determinado primitivamente un concepto, no lo dice, ni puede, por su naturaleza, decirlo, pues el principio supone como ya habida la determinacion primitiva, y solo tiene aplicabilidad en tanto se la supone como habida. Sobre la determinacion primitiva habra que ir a buscar noticia en otra ciencia". Introduccion a la teoria de la ciencia, trad. de J. Gaos. Sarpe, Madrid, 1984, Segunda introduccion, paragrafo 7, pags. 126-127.

(48) J. F. Herbart, el teorico de la moral quiza mas conocido del siglo XIX aleman, echaba de menos el sistema en Aristoteles, y nos indicaba que "Beym Aristoteles konnte man dagegen genau bestimmte Begriffe erwarten. Anstatt aber dem Platonischen dikaion sich auszuschliessen, streitet er gegen die Ideen des Guten, indem er sich in die Vieldeutigkeit verwickelt". Analytische Beleuchtung.., cit., [seccion] 4. Es una cita valiosa porque muestra claramente como la idea de sistema va unida a la de una sola realidad que ha de ser explicada o desarrollada, que Herbart la situa en la idea platonica del Bien.

(49) Esta es una de las tesis mas basicas de Hobbes. Vid., por ejemplo, Elements of Philosophy, cit., pag. 75.

(50) Diderot explicitaba con brevedad digna de agradecimiento lo que otros muchos ilustrados exponian tras muchas paginas: "La independencia absoluta de un solo hecho es incompatible con la idea de totalidad; y sin la idea de totalidad ya no hay filosofia". Sobre la interpretation de la naturaleza, trad. de J. Mateos, Anthropos, Barcelona, 1992, [seccion] XI, pag. 23.

(51) Los medievales no entendian que el espacio fuera uniforme. Tomas de Aquino establecia una adecuacion entre la cosa y el espacio que esta habia de ocupar, de modo que ante todo el locus habia de ser adecuado (dignus) a la cosa de que se trataba. Vid. In octo libros Physicorum Aristotelis Expositio, Maiietti, Torino-Roma, 1965, [seccion] 446. Por lo demas, el entendia que el espacio tenia naturaleza circular. Vid. In octo libros Physicorum.., cit., [seccion] 461. Mas adelante, en el [seccion] 476 de esta obra, anade que el espacio tiene muchas dimensiones invicem penetrantes.

(52) La perspectiva como forma simbolica, cit., pag. 18.

(53) Tomas de Aquino escribia "Quod locus sit unum de quattuop scil. vel materia, vel forma, vel aliquod spatium inter extrema continentis; vel si nullum spatium est inter extrema continentis, quod habeat aliquas dimensiones, praeter magnitudinem corporis quod ponitur infra corpus continens, oportebit dicere quartum, scilicet quod habeat aliquas dimensiones...". In octo libros Physicorum.., cit., [seccion] 456. Poco despues, en el [seccion] 461, rechaza la nocion de espacio como un continuum indefinido.

(54) Segun Carl Schmitt, Pufendorf solo fue el heredero de Suarez. Vid. Escritos politicos, trad. F. J. Conde, Doncel, Madrid, 1975, pag. 17. Tambien expuesto en El concepto de lo politico, trad. E. Molina y V. R. Crisafio, Folios Ediciones, Buenos Aires, 1984, pag. 80.

(55) Malte Diesselhorst explica esta exigencia en Hobbes: "Diese resolutiv-kompositive Methode wendet Hobbes auch auf die moral--und Gesellschaftsphilosophie an. Dabei sind zunachst zwei Pramissen dieser Methodenubertragung klarzustellen: a) Auch der Mensch ist ein Korper; auch seine Handlungen ergeben sich mechanisch notwendig als Bewegungen, die durch die Bewegungen anderer Koper vermittels der Sinneseindrucke mechanisch notwendig hervorgerufen werden. b) Die Menschen schaffen durch diese (mechanisch) notwendigen Handlungen den Staat und folgeweise die burgerlichen Gesetze auch. So, wie etwa ein Wurfel auf die gleichformige Bewegung einer Flache im Raum zuruckgefuhrt werden kann, diese wiederum auf die gleichformige Bewegung einer Linie und diese schlieBlich auf die gleichformige Bewegung eines Punktes, und so wie der Wurfel nach dieser Auflosung wieder entsprechend zusammenzusetzen ist, so lost sich der Staat in die ihn mechanisch notwendig ergebenden Vorasussetzungen auf, und so kann man schlieBlich seine Zusammensetzung apriorisch demonstrieren". Ursprunge des modernen Systemdenkens bei Hobbes, W. Kohlhammer, Stuttgart-Berlin-Koln-Mainz, 1968, pag. 10.

(56) Vid. Horkheimer-Adorno, Dialectica del Iluminismo, Trad. H. A. Murena, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1987, pags. 102-103. Denis Diderot escribia, expresivamente que "L'independance absolue d'un seul fait est incompatible avec l'idee de tout; et sans l'idee de tout, plus de philosophie". Pensees sur l'nterpretation de la nature, Anthropos. Barcelona, 1992, [seccion] XI, pag. 22.

(57) Condorcet mantenia que el esquema general del mundo psicologico del ser humano es tan necesario por insertarse tan exactamente en el unico esquema existente, que debe ser llamado 'metaphysique'. Vid. Esquisse d'un tableau historique desprogres de l'esprithumain, Flammarion, Paris, 1988, pag. 80. En cambio, el lenguaje que nos une a los hombres es cosa lograda 'par des moyens artificiels'. Vid. pag. 79.

(58) Segun algunos estudiosos Locke no fue materialista. Asi lo afirmaba, entre otros muchos, David Hume. Vid. De la moraly otros escritos, trad. de D. Negro, CEC., Madrid, 1982, pag. 170, [seccion] 248.

(59) Lecciones.., ed. cit., vol. III, pag. 329. Christian Wolfflo explicaba en terminos omnicomprehensivos y aun rudimentarios: "La perfeccion de una cosa en general reside en la concordancia (Uebereinstimmung) de lo multiple en uno, o de varios que estan separados entre si en una sola cosa. Esta concordancia es la determinacion (Bestimmung) a traves de la cual todo lo que es cierto tiene un destino comun". Grundsatze des Natur--und Volkerrechts worin aller Verbindlichkeiten und alle Rechte aus der Natur des Menschen in einem bestandigen Zusammenhange hergeleiten werden, Hallae im Magdeburgischen, 1754, libro I, [seccion] 9. El titulo del libro es ya casi tan significativo en si mismo como la cita expuesta.

(60) De l 'Esprit, Paris, 1759, pag. 326, nota a pie. El materialismo estaba sustituyendo la intuicion de las formas por la imaginacion de la materia en la imaginacion o conciencia objetiva: solamente les resultaba una pura res extensa sin racionalidad. El problema radica en que esta res extensa es mas pensante de lo que parece.

(61) Condorcet explicaba que "Ainsi, l'analyse de nos sentiments nous fait decouvrir, dans le developpement de notre faculte d'eprouver du plaisir et de la douleur, l'origine de nos idees morales, le fondement des verites generales qui, resultant de ces idees, determinent les lois immuables, necessaires du juste et de l'injuste; enfin, les motifs d'y conformer notre conduite, puises dans la nature meme de notre sensibilite, dans ce qu'on pourrait appeler, en quelque sorte, notre constitution morale. Cette meme methode devint en quelque sorte un instrument universel; on apprit a l'employer pour perfectionner celle des sciences physiques, pour en eclaircir les principes, pour en apprecier les preuves; on l'etendit a l'examen des faits, aux regles du gout". Esquisse.., cit., pag. 223.

(62) Henricus Gandavus explicaba tardiamente que "Unde cum impossibile sit quod eadem sit et aliqualis certitudo sciendi in omnia ... impossibile est omnino quod sit idem modus sciendi, sive idem modus scientiam investigandi in omnibus". Summa quaestionum, Paris, 1520, art. 5, q. 5.

(63) Summa quaestionum, cit., art. 25, q. 2.

(64) Vid. Lecciones sobre la historia de la filosofia, cit., vol. III, pag. 276, en donde escribe que "Descartes ve flotar ante el vagamente la idealidad y se halla muy por encima de la realidad de las cualidades sensibles, pero no pasa a la particularizacion de esta idealidad. Se detiene, pues, en el mundo de la mecanica en sentido estricto".

(65) Sobre el argumento ontologico en Descartes, vid., entre otros lugares, Seconde Meditation, ed. cit., pags. 289-290. Kant mantuvo una actitud algo equivoca en este tema. Introduce el problema en A 585. En A 592 rechaza este argumento alegando que una idea no tiene por que existir solo porque la razon la necesite. A partir de A 602 cambia algo el tino de su argumentacion, y en A 625 acepta este argumento como el unico posible, sin dar mas explicaciones.

(66) Hay que agradecer la claridad de Locke cuando indica expresamente que el situa sobre su entendimiento. Vid. Essay of Human Understanding, cit., pag. 4. Poco mas adelante, en la pagina 13, declara que expondra en su obra una copia de su mente.

(67) Este hecho lo seguimos observado hoy: autores como Maturana, Luhmann, Teubner, o Habermas no cuestionan en ningun momento el caracter empirista--al menos en un primer momento--de la ciencia. Un sector de teoricos del siglo XX--entre ellos Luhmann o Habermas--imponen a la filosofia empirista como el cauce tasado desde el que ha de partir todo el que reflexione sobre la ciencia, tambien sobre la etica. Sucede que todo materialismo tiene una vertiente necesariamente trascendente, por lo que podemos hablar de la trascendencia de la materia o de un espiritu absoluto que vive en ella. Un materialismo sin capacidad trascendental es insuficiente teoricamente. Cuando Apel y Habermas afirman sus noumenos no contradicen lo que son en si sus teorias, sino lo que ellos explican--a su propia costa--cuando establecen sus bases empiristas. No en falso explicaba Lorimer que al utilitarismo le falta un homo noumenon kantiano porque si no, desemboca en un puro solipsismo. Vid. The Institutes.., cit., pag. 51.

Es propio de los empiristas entender que desde el dato de la igual libertad es preciso establecer una regla de traduccion general que, como en cualquier funcion proposicional en ese contexto, pueda ser transformada en una funcion proposicional concomitante en la que aparecen otros conceptos. En tal caso, construir un concepto sobre otros conceptos (pensemos en construir la justicia partiendo desde la igualdad) es indicar la definicion construccional o constitucional que ha de ser realizada sobre la base de esos otros conceptos: esta seria la esencia del mas exquisito constructivismo. Pero reparemos en que esta conciencia que sabe construir supone un yo innato que construye las interpretaciones de sus experiencias: ?Son innatos los algoritmos? Un constructivismo radical habria de mantener que los elementos del conocimiento estan en las mentes de las personas y que los sujetos no pueden obrar de otro modo; entonces habria que suponer que el hombre se adapta a su entorno mediante su conocimiento, de modo que esta adaptacion seria la unica razon de ser de lo conocido. Pero una explicacion asi nos llevaria otra vez a la oposicion entre sistemas cerrados y sistemas abiertos, sobre la necesidad de que los sistemas hayan de ser pensados en un primer momento como cerrados para, mas tarde, o simultaneamente, mantener que son abiertos porque reciben conocimientos con los que elaboran la informacion gracias a la que sobreviven.

(68) Vid. Hobbes, Elements .., cit., pag. 391. Locke remato esta tesis explicando que no existen powers distintos. Essay .., cit., vol. I, pag. 239.

(69) Sobre la necesidad de la instantaneidad en Hobbes, vid. Human nature, or the Fundamentals Elements of Policie, en "The Works of John Hobbes", London, 1840, pag. 15.

(70) Este es un punto dificil en Kant, porque el fue deliberadamente ambiguo cuando atribuyo ese recipiente de principios al psiquismo humano: en realidad el no proponia una introspeccion de tipo psicologico--en cuyo caso seria licito hablar de psiquismo--sino que lanzo un mundo categorial a priori en el sentido estricto del termino, que le distancio decisivamente de sus maestros, Leibniz y Wolff, a los que el reprochaba haber propuesto solamente una sintesis retorica, no verdaderamente trascendental.

Cuando Fichte se presento modestamente, pidiendo disculpas por pretender ofrecer la verdadera interpretacion de Kant, unicamente mostraba la modestia personal de la que hizo gala en el resto de su vida; en este punto--el de la modestia--si se distanciaron verdaderamente el y Kant

(71) Entre nosotros, Alfredo Garcia Suarez ha mostrado la imposibilidad de superar este solipsismo personal-logico, aunque referido a los empiristas. Pero su critica vale igualmente para Descartes. Vid. La logica de la experiencia. Wittgenstein y el problema del lenguaje privado, Tecnos, Madrid, 1976, pags. 20 y ss. La lectura de Los problemas centrales de la filosofia, de Ayer, nos confirma en que este fue el mayor obstaculo del empirismo logico.

Es logico que se haya planteado reiteradamente esta objecion. Hegel descalifico sin mas a los ensayos empiristas denunciando esta imposibilidad. Escribia que Ya HEGEL se ocupo de esta denuncia. Explico que "Lo que yo siento solamente es mio, me pertenece a mi como individuo particular, pero como la lengua expresa siempre lo universal, yo no puedo expresar lo que es un sentimiento mio exclusivamente. Lo que no puede ser nombrado ni comunicado, es decir, las sensaciones y los sentimientos no es lo que hay de mas importante ni mas real; es, por el contrario, lo mas insignificante y lo menos verdadero. Cuando yo digo: lo individual, este individuo, aquiy ahora--todas estas frases son universalidades, y bien que por todos y cada uno, aunque se trate de un aquiy ahora sensibles, se quieren designar cosas individuales, todas estas palabras designan lo general". Enzyklopadie der philosophischen Wissenschaften. Zweiter Teil, [seccion] 254. Cito por la edicion de Suhrkamp, Frankfurt am Main, 1970, [seccion] 20. La traduccion es mia.

Lo extrano es que el siglo XX haya vivido con esta contradiccion y que solamente haya sido denunciada cuando el neoempirismo habia caido bajo sus propias insuficiencias.

(72) Estas deducciones se componen de teoremas, y podemos preguntarnos si los pasos argumentativos que permiten avanzar teoricamente a tales teoremas tienen naturaleza logica, geometrica, matematica, de utilidad, de conveniencia segun el fin ya propuesto. Ningun autor de los siglos XVII y XVm que yo conozca trato en este tema. Se lo plantearon expresamente Peano y, mas tematicamente, Frege. Aun asi, no parece que haya acuerdo, y nuestros silogismos viven ahora en el mismo estado asilvestrado que hace siglos.

(73) "Quia ad personalitatem requiritur ultima solitudo sive negatio dependentiae actualis et aptitudinalis ad personam alteri naturae". Super TertioSententiarum, Lyon, 1530, L. III, q. 1, art. 3.

(74) Como la persona asi entendida es inargumentable desde los esquemas mas generales y obvios que ellos siguen, los seres humanos permanecimos inexplicables en un universo movido de hecho por leyes mecanicas, lundamentalmente por la ley de la igualdad en la accion-reaccion: ?Que quedaria de Habermas o de Rawls si prescindieramos del esquema que subliminalmente nos presta esta ley? Desde el siglo XVIII a hoy casi nadie se atreve a hablar de personas, y los que si se refieren a ellas, hacen esto es porque han asumido un tono religioso o confesional, normalmente catolico.

(75) La circularidad a la que aludia lineas arriba, la apreciamos de forma especialmente clara en los elementos finales kantianos, los que orientan la creacion de su sistema universal de fines: las exigencias abstractas requeridas para fundamentar la existencia del orden moral objetivo o la inmortalidad del alma, adelantaban en virtud del propio metodo, lo que podia ser dicho sobre la filosofia practica. Algunos filosofos mantienen que Dios, en Kant, es solo un parasito de la moral; y lo mismo podriamos decir de la persona humana. Si salimos del campo de la filosofia de la ciencia, y de la moral--que es donde Kant nadaba mas a gusto--y atendemos a su Metafisica del derecho (Metaphysik des Rechts), vemos tambien claramente el funcionamiento de esta sintesis a priori. Kant establece 'personas', llamadas personas juridicas que han de realizar por si mismas un orden moral objetivo; pero al reservar todos sus esfuerzos para la moral, al de Konisberg le faltaron las fuerzas y los recursos argumentativos para explicar el derecho.

Este aparece en su doctrina unicamente como una coaccion socialmente organizada que trata de buscar las mayores esferas posibles de libertades individuales: pero era una explicacion simplificadora en exceso, porque el orden juridico que vivimos realmente todos los dias no se limita simplemente a hacer posible el respeto a nuestro plan de vida personal. Ademas, la igual libertad ha de operar en unos momentos, y no en otros: pues si se destruye en algunos momentos la igualdad, lo procedente es explicar que el principio de la igualdad no es completo en si mismo, tomado de forma absoluta.

(76) Es sintomatico que estos filosofos, que historie en La Cabeza de Jano, usaran siempre el termino Willkuhr, arbitrio, y no el notablemente mas complejo de libertad, Freiheit.

(77) Alejandro Llano destaco la disolucion de la persona en el pensamiento kantiano. Vid. La nueva sensibilidad, Espasa-Calpe, Madrid, 1988, pag. 98. Fue logico que Kelsen, imbuido en el mundo casi-noumenico de las normas, explicara que la persona juridica es solo el punto de 'atribucion' (Zuschreibung) de un sector de las normas del ordenamiento juridico. Vid. Reine Rechtslehre, cit., [seccion] 31, pag. 192, por ejemplo.

(78) Los moderni habian insistido en la philautia o amor a si mismo como el rasgo distintivo y orientador de las actuaciones individuales. Por tanto, todo lo que pusiera amistosamente--por asi decir--en contacto a un hombre con otro no podia consistir en disposiciones o actuaciones personales (transidas de egoismo por definicion) sino en algun tipo de orden logico o noumenico que supliera lo que falta en las personalidades reales. Hobbes dio ejemplo de este tipo de argumentacion al corregir al jus naturale a traves de los laws of reason.

(79) Un tema que no aborda Rousseau es la diferencia hegeliana entre particularidad o Besonderheit y peculiaridad o Einzelheit.

(80) Vid. Die Erklarung der Menschen- und Burgerrechte, Duncker und Humblot, Munchen und Leipzig, 1927.

(81) Hugo Grocio y Samuel Pufendorf habian hablado confusa y contradictoriamente de fomentar la sociabilidad, motivo por el que un sector de la doctrina alemana del siglo XVIII los conocio como los 'socialistas'. Thomasius recurrio al vivere diuturne et foelicissime como fin ultimo que concedia sentido a todo el derecho. Locke de fomentar la libertad en el uso y transmision de las propiedades privadas segun lo que el llamaba la Ley Fundamental de la Propiedad. Diversos teoricos alemanes hablaron del Estado de Derecho, Rechtsstaat, porque entendian que la funcion de la sociedad politica era la de proteger los tres Urrechte o derechos fundamentales del ser humano--la propiedad, la libertad y la igualdad--que peligraban en el estado de naturaleza; usaban la expresion Urrechte y no la mas precisa de Menschenrechte porque una sentencia del Reichcammergericht habia prohibido su uso por sus connotaciones demasiado innovadoras.

(82) Sobre las acusaciones de sustituir los principios practicos por los teoricos, vid. L. Cabrera Caro, Modernidad y Neoescolastica: Anselmo Desing, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cadiz, 2001, pags. 182 y ss.

(83) In IV Sententiarum (In Primum et Secundum Sententiarum), en "Opera Omnia", Tomus Sextus, Romae, 1570, L. I, Dist. 23, q. 1. Es logico que mas tarde explicara en Suma teologica I, q. 29, art. 1, que la persona es la substantia prima de Aristoteles. En todo este tema anda en juego su nocion de conciencia y consciencia personal como Cum alio scientia. Vid. Suma teologica, I, q. 31, art. 3, o In IV Sententiarum.., cit., L. II, Dist. 24, art. 2.

John Austin destaco reiteradamente que en primer lugar hay que estudiar el derecho de cosas, y solo despues el derecho de personas. Vid. Lectures on Jurisprudence or the Philosophie of Positive Law, John Murray. London, 5a ed., 1911, pag. 721, entre otros muchos lugares. Su tesis mas basica es que las cosas determinan el alcance del derecho de cada persona. Vid. op. cit., pag. 46. Efectivamente, mis posibilidades personales vienen determinadas por mis condiciones de profesor o conductor. No en vano opinaba Lorimer, citando a Hegel, que la jurisprudence es de algun modo el reino de la libertad realizada. Vid. The Institutes of Law, Edinburgh, 2a ed., 1880, pag. 2.

(84) Vid. La epoca de la imagen del mundo, en "Caminos del bosque", cit.

(85) Las negaciones que hace Hobbes de la libertad son numerosas. Vid., por ejemplo, Leviathan.., cit., pag. 32, o Elements of Philosophy, cit., pags. 408-409. La idea expuesta arriba se corresponde literalmente con lo que el expone en Human nature.., cit., pag. 68.

(86) El criterio de validez del derecho dista de estar claro. Ante todo, el lector puede advertir que lo que llama contexto de justification o de validez de una teoria es una realidad mas amplia que no el criterio estrictamente juridico de la validez. Para una clarification de esta expresion, vid. J. Delgado Pinto, La validez del derecho como problema de la filosofia juridica, en Estudios de filosofia del derecho", CEC, Madrid, 2006, pags. 193-236.

(87) Un estudio ontologico de la realidad que nos rodea repara en realidades diversas: las instituciones juridicas son muchas. Pero desde el siglo XVIII a hoy la ontologia, o el estudio ontologico de la realidad, se ha vuelto sinonimo de asumir o mantener toda una Imago mundi que abarca uniformemente a todo lo que nos rodea. Esto es palpable, por ejemplo, en Habermas. Vid., entre otras muchas fuentes, su Teoria de la accion comunicativa, trad. R. Garcia Cotarelo, Peninsula, Barcelona, 1988, vol. I, pags. 73 y ss.

(88) "Sie fragen uns, ob wir es denn nicht 'fuhlten', das Versprechen gehalten, fremdes Gut respektieren, Ubelthater bestraft werden mussten und dgl. Diese einerseits abstrakte falsch generalisierende Weise verschliesst jedoch den Weg zur Einsicht. Niemand, schlechthin niemand 'fuhlt' dergleichen". Jurisprudenz undRechtsphilosophie, Leipzig, 1892, pag. 467.

(89) Vid mi articulo "Regla de reconocimiento, o contexto de reconocimiento", en El positivismo juridico a examen. Estudios en homenaje a Jose Delgado Pinto, Universidad de Salamanca, 2006, pags. 171-195.

(90) Un aristotelico nunca hubiera aprobado este modo de proceder en la ciencia. Tomas de Aquino mantenia que el movimiento solamente procedia 'ex natura', nunca 'ex vacuo'. Vid. In octo libros Physicorum.., cit., [seccion] 521.

(91) Kant hizo de esta forma de postular las realidades el quicio de su filosofia. En la Critica de la razon pura, ed. cit., A 571, escribe que "Toda cosa se halla igualmente, desde el punto de vista de su posibilidad, sometida al principio de la completa determinacion segun el cual tiene que convenirle uno de cada par de predicados opuestos, en la medida en que hayan sido confrontados con sus contrarios todos los predicados posibles de las cosas".

(92) En la Enzyklopadie der philosophischen Wissenschaften, Zweiter Teil, [seccion] 254, explica que "Der Punkt, das Fursichsein, ist deswegen vielmehr die und zwar in ihm gesetzte Negation des Raums". Cito por la edicion de Suhrkamp, Frankfurt am Main, 1970.

(93) Ollero toca este tema tan elemental preguntandose si "?Existe un fundamento 'natural' capaz de justificar determinadas exigencias deontologicas, lleguen estas o no a cobrar rango juridico?, ?son todas ellas, por el contrario, fruto de codigos convencionales, escritos o no? Si nos remitimos al ambito de las profesiones sanitarias ... queda fuera de toda duda que la elaboracion de codigos eticos, o la formulacion de protocolos indicativos de una parte de la praxis, no pretende tanto levantar acta de lo que masivamente se viene haciendo como establecer--ante una posible dispersion o multiplicidad de actitudes--lo que razonablemente debera hacerse". Derechos humanos.., cit., pag. 83.

(94) Luhmann se atreve a mas y, para abordar este problema, el se situa en los inicios de todo, al modo del Libro del Genesis, y escribe que "En las tinieblas originarias ... el mundo ya diferenciado presenta distinciones, discontinuidades y procesos de formacion sistemica. Solo en referencia a una diferencia ya dada puede el sistema elegir una estrategia de diferenciacion ambiental. Vid. Fin y racionalidad en los sistemas. Sobre la funcion de los fines en los sistemas sociales, trad. J. Nicolas Muniz, Editora Nacional, Madrid, 1983, pag. 186. Tesis atrevida, ciertamente, ya que Aristoteles solamente se atrevio a mantener la eternidad de la materia. Teubner sigue esta misma actitud, mas moderadamente, y alude a los procesos moleculares que tienen lugar en las celulas y en los procesos neuronales del sistema nervioso. A falta del original, vid. la traduccion italiana de A. Febrajo y C. Pernnisi, Il diritto come sistema autopoetico, Giuffre, Milano, 1966, pag. 42.

(95) De la moral y otros escritos, cit., pag. 132, [seccion] 218. La intensidad es mia. En la cita transcrita se refiere a la utilidad como base de la moralidad. En la pagina 173 de esta obra, [seccion] 251, declara que las oscuridades que se observan a veces en la fisica, no alcanzan al estudio de la moral, porque la moral se fundamenta en unas observaciones mas sencillas que las de la fisica. El suele partir desde el 'hecho humano', cognoscible mediante la experiencia (vid. [seccion] 187) y dice frecuentemente que el sigue en su tratamiento de la etica un metodo verdaderamente 'filosofico'

(96) Podemos hablar de bases ontologicas, naturales, etc. Tanto da: la 'naturaleza' no ha instituido la conduccion de los automoviles, pero nuestra cotidianidad es lo mas nuestro. Sir James Harrington reconocia la realidad de la intuicion aristotelica: que la naturaleza se encarna en lo cotidiano. Vid. Oceana and others Works, London, 1771, pag. 225. Una advertencia que hay que completar con la observacion de Allen: que la ciencia juridica no necesita de la etica ni de la metafisica. Vid. Legal Duties and other Essays in Jurisprudence, Clarendon Press, Oxford, 1931, pag. 17. Lo que no le impide reconocer, en la pag. 112 de esta obra, que la moral es el maximo fundamento del derecho.

(97) Segun Adam Smith el casuismo se debio a la influencia 'papista' a traves del sacramento de la confesion. Vid. The theory of morals sentiments, Clarendon Press. Oxford, 1979 (1759) pag. 333. Es mas preciso Smith cuando reconoce la verdad de la intuicion, expuesta reiteradamente por los juristas del Jus Commune, que expresa que la principal fuente de la justicia y de la moralidad es la necesidad. Vid. Theory.., cit., pag. 90. Perdio de vista--hecho comprensible en un momento historico transido del deseo de leyes generales--que donde mejor observamos la necesidad es en los supuestos concretos. Pues si el profesor debe explicar con claridad, ello no se deduce desde su buena voluntad, o por un contrato concluido con sus alumnos, sino por la necesidad que entrana la docencia.

En las discusiones de aquel momento, Lord Kames, reclamando mas atencion hacia lo concreto, destacaba lo poco eficaces que son los conceptos y las teorias generales. Vid. Essays on the Principles of morality and Natural Religion, London, 1758, pag. 70. Segun el, las teorias abstractas son "Too sublime and too remote" para mover a los hombres. Vid. op. cit., pags. 83 y 86, y no pasan de ser "Castles in the air". Vid. op. cit., pag. 92.

(98) Locke niega la distincion de los powers. Vid. Essay.., cit., pag. 239.

(99) Austin destaca esto reiteradamente. Programaticamente, vid. Lectures.., cit., pag. 34.

(100) Kant proponia invitar a una apuesta a quien creyera estar seguro de algo: "El criterio corriente para distinguir si lo afirmado por alguien es mera persuasion o constituye al menos una conviccion subjetiva, es decir, una creencia firme, es la apuesta". Critica de la razon pura, cit., A 824. Hume seguramente no hubiera apostado.

(101) Homo cybersapiens. La inteligencia artificialy la humana, Eunsa, Pamplona, 2002, pag. 79.

(102) En ellos aparece mas claramente la razon de la tesis de AGAZZI: "Si se quieren hacer las cosas con el debido rigor, no puede darse lo que se denomina 'calculo puro', si no se 'apoya' en alguna evidencia intuitiva, es decir, si no va a remolque de alguna proposicion verdadera". La logica simbolica, Herder, Barcelona, 1986, p. 316. Citado por Tirso de Andres, Homo cybersapiens.., cit., pag. 63.

(103) Vid. Lectures.., cit., pag. 115. Aqui indica que la naturaleza de la verdad general es distinta que la de la verdad concreta. Tomas de Aquino hizo esta misma distincion, e indico que han de existir dos entendimientos en el hombre, uno que considera las reglas generales y otro que razona con los datos concretos. Vid. Liber de veritate Catholicae Fidei.., cit., [seccion] 1247.

(104) Sobre la reflexion juridica de este momento historico, vid. M. J. Rodriguez Puerto, La Modernidad discutida. Iurisprudentia frente a iusnaturalismo en el sigloXVI, Universidad de Cadiz, 1998.

(105) Vid. Lectures.., cit., pag. 670.

(106) Vid. Austin, Lectures.., cit., pag. 667.

(107) Sobre las diferencias entre unos y otros, vid. John M. Lightwood, The Nature of Positive Law, London, 1883, pag. 63.

(108) Thomas E. Holland indicaba que "In England ... legal nomenclature is a mosaic of many languages and the law itself, as expounded by Coke and Blackstone, except so far as it has been deduced with much logical, punctiliousnee from the theory of feudal tenure, is little more than a collection of isolate rules". The Elements of Jurisprudence, Oxford, 13a ed., 1924, pag. V

(109) James Bryce declaraba que el metodo de Austin habia quedado anticuado. Vid. The Methods of Legal Science, en "Studies in History and Jurisprudence", Oxford, 1901, vol. II, pag. 181.

(110) Allen indicaba que lo mas claro de la Escuela analitica es que ella componia un movimiento poco claro. Vid. Legal duties.., cit., pag. 13.

(111) Andres Ollero, de la mano de Luis R. Vigo, alude a esta moral doble. Vid. Derechos humanos. Entre la moral y el derecho, UNAM, Mexico DF, 2007, pag. 240.

(112) Vid. mi estudio La crisis del Estado en la Edad Posmoderna, Thomson-Aranzadi, 2012, pags. 141 y ss.

(113) Esta frase la tomo del articulo de L. Sanchez Rueda Segregacion o domesticacion de la experiencia prerreflexiva, en "Volubilis" 4 (1996) pags. 35-53. Nadie puede llevar a cabo la caza de brujas que denuncia este autor, en la pag. 37: "?No es propio del Logos filosofico, tomado como razon discursiva, un momento de segregacion, de expulsion, de la inteligencia prereflexiva--si es que la hay--como extrana a las exigencias de la logica de la argumentacion, en la que la conciencia reflexiva esta consciente a si misma?". En la pag. 38 situa mas tematicamente la finalidad de su estudio: "El nuevo proyecto de ilustracion, que ha llegado a definirse a si mismo como un proyecto de reconstruccion del Logos socratico, parece expulsar toda alianza entre saber y experiencia prereflexiva al identificar a esta ultima, bien con una expresion de irracionalidad pura y ciega, bien con una inverosimil aprehension pura de "lo otro de la razon" que ha sido inventada por las asechanzas del misticismo. Con ello queda negada a priori la posibilidad de una interpenetracion productiva entre actos prereflexivos y actos especificos de la razon. Una concesion en este punto parece poner en juego, una vez mas, a la razon misma, cuyo corazon es, como se vera mas adelante, de acuerdo con la ultima generacion de la Escuela de Frankfurt, la logica de la justificacion argumentativa".

Esta presentacion del problema depende aun de la negacion de la racionalidad a los factores que son aparentemente anteriores a la reflexion. Los juristas, como nos reprocha Luhmann, tendemos a permanecer en el interior de los problemas, y este hecho, lejos de ser un lastre, es el que nos habilita para situar puntos necesarios de referencia para las actuaciones practicas. Para Apel y Habermas es irracional aquello que no procede del discurso reflexivo; pero estos filosofos no pueden entender, quiza por seguir implicitamente el consejo de Luhmann, que un discurso practico reiterativo que solo gira en torno a la igualdad de los sujetos, es un discurso poco racional, porque desde la sola igualdad que se desprende desde la estructura dialogica de la comunicacion humana, el profesor no sabe por que ha de diferenciar las situaciones de explicar en clase y de conducir su automovil. Son 'cosas' distintas cada una de las cuales porta sus propias exigencias de racionalidad.

Luhmann explicaba que "Dado que el jurista esta acostumbrado a pensar en el interior de instituciones juridicas singulares...". Vid. Sistema juridico y dogmatica juridica, trad. Ignacio de Otto Pardo. C.E.C, Madrid, 1983, pag. 117.

(114) Extranamente, Kelsen reconoce la existencia de estos 'hechos normativos', tal como comprobamos en su Reine Rechtslere, cit., [seccion] 4, cuando explica que los actos que se exteriorizan por palabra o por escrito pueden llevar en si mismos su propia significacion, Selbstbedeutung. Pero en lugar de examinar la relevancia de este tipo de situaciones para el derecho, hace depender tal Bedeutung del ajuste de esos actos a una norma juridica. Y cuando se plantea mas tematicamente este problema, se lanza por los campos de la macroetica aludiendo a la imposibilidad de derivar normas practicas desde la naturaleza inmutable o desde Dios creador de la naturaleza.

(115) Vid. Legal duties.., cit., pag. 112.

(116) Vid. Lectures.., cit., pag. 697.

(117) Vid. Lectures.., cit., pags. 700-701.

(118) Vid. Un Ensayo sobre la historia de la sociedad. civil, trad. J. Rincon. IEP, Madrid, 1974 (1777), pag. 42. En la literatura jusfilosofica es raro encontrar denuncias que destaquen expresamente estas contradicciones.

(119) Vid. Mi estudio La Cabeza de Jano, Universidad de Cadiz, 1989, 21 y ss., y 43 y ss.

(120) Los sistemas eticos pretendidamente cientificos, desde sus bases conductistas o behavioristas, optan por la individualidad a costa de la personalidad. Frankl nos indica que "?Cuales son las razones que llevan al psicologo con ceguera para la autotrascendencia y, consecuentemente para la captacion de sentidos y razones? Si es un psicoanalista, querra sustituir los motivos por ciertas tendencias e instintos como causas de la conducta humana. Si es un behaviorista, querra ver en la conducta humana el mero efecto de los procesos de condicionamiento y aprendizaje. Si no existen sentidos ni razones, ni elecciones, deben suponerse otros determinantes, de una manera u otra, para reemplazarlos. En tales circunstancias, la condicion misma de humanidad se deja de lado en la observacion de la conducta humana. Si la psicologia o, en este caso, la psicoterapia, ha de ser rehumanizada, debe hacerse siendo conscientes de la autotrascendencia mas bien que ignorandola". La idea.., cit., pag. 29.

(121) Tables de logique. Sur 1'Introduction de Porphyre, les Categories, l,'Interpretation et les Premiers Analytiques d 'Aristote, L'Harmattan, Paiis-Budapest-Torino, 2003.

(122) Vid. Liber de Veritate Catholicae Fidei.., cit., [seccion][seccion] 801 y 805.

(123) En Suma Teologica, I-II, q. 94, art. 3 escribe que "Ad tertium dicendum quod ratio illa procedit de actibus secundum seipsos consideratis. Sic enim, propter diversas hominum condiciones, contingit quod aliquid actus sunt aliquibus virtuosi, tanquam eis proportionati et convenientes, qui tamen sunt aliis vitiosi, tanquam eis non proportionati".

(124) Tiene razon Panofski cuando indica que "Si queremos garantizar la construccion de un espacio totalmente racional, es decir, infinito, constante y homogeneo...". La perspectiva como forma simbolica, cit., pag. 12.

Francisco Carpintero

Universidad de Cadiz

Francisco Carpintero Benitez, Catedratico de Filosofia del Derecho. Universidad de Cadiz. Espana. Email: francisco.carpintero@uca.es
COPYRIGHT 2013 Universidad de Los Andes, Centro de Investigacion Juridicas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Publication:Revista Dikaiosyne
Article Type:Ensayo
Date:Jan 1, 2013
Words:18725
Previous Article:?Derechos de las personas o derechos de las teorias?
Next Article:Una ecuacion es para siempre.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters