Printer Friendly

?De asalariados rurales a ...? Acceso a la tierra en el norte uruguayo.

From rural wage workers to ...? Land access in the Uruguayan north

Introduccion

Durante la historia agraria del Uruguay los asalariados rurales no aparecieron en los procesos de restructuracion agraria, sino que solamente fueron parte de las reconfiguraciones del mercado de trabajo. En la estructura social agraria el asalariado rural aparece como clase desde la relacion salarial y no como clase vinculada al acceso a la tierra, lo que explica en buena medida su ausencia en el debate sobre la cuestion de la tierra (Oyhantcabal y Carambula, 2011).

No obstante este escenario general, las luchas de los asalariados rurales de la cana de azucar organizados en la Union de Trabajadores Azucareros de Artigas (UTAA) muestran un caso donde la reivindicacion del acceso a la tierra ha sido y es una de las pautas centrales de su accionar, junto con las reivindicaciones mas estrictamente sindicales (salario, condiciones de trabajo, etc.). La lucha por la tierra es una consigna ligada a la UTAA desde su fundacion en 1961 que ha pasado por distintas etapas a lo largo de la historia (Moraes, 2012), pero que recien se traduce en experiencias significativas de acceso a la tierra luego de intensas movilizaciones en el marco de la llegada al gobierno del Frente Amplio (FA) en 2005. En este nuevo escenario, el FA impulsa el denominado proyecto sucroalcoholero a traves de la empresa ALUR SA (Alcoholes del Uruguay), que relanzo la produccion de cana de azucar en Bella Union, y reactivo el Instituto Nacional de Colonizacion (INC) -un ente publico cuyo cometido es la distribucion de la tierra- luego de casi 30 anos de inaccion (Toledo, 2014).

Entre estas experiencias, la Colonia Raul Sendic Antonaccio (CRSA), creada en 2010 por el INC para colaborar con el incremento del area canera para el proyecto sucro-alcoholero, ha sido la mas relevante, por el area total colonizada con 2.033 ha, y por la cantidad de trabajadores beneficiados, con 52 adjudicatarios organizados en seis grupos bajo modalidad asociativa. De los seis grupos, cuatro se conformaron por adjudicacion directa de las fracciones de tierras a organizaciones de trabajadores de Bella Union, entre otras la UTAA, que aporto 11 trabajadores asalariados (Echeverriborda et al., 2014).

Este proyecto configura un caso relativamente novedoso en el pais, en la medida en que han sido escasas las experiencias de acceso a la tierra por parte de asalariados rurales sindicalizados, y en particular integrantes del sindicato rural que historicamente planteo la cuestion del acceso a la tierra en Uruguay. Mas cuando ocurre en el marco de un contexto nacional profundamente adverso para los productores mercantiles no-capitalistas (en general definidos como productores familiares) en franco retroceso de la estructura agraria nacional desde 1960 (Pineiro y Cardeillac, 2014).

Estas experiencias de acceso a la tierra por parte de trabajadores "sin tierra" pueden entenderse como contradictorias con la tendencia a la diferenciacion social (Foladori, 1986) tipica de las sociedades capitalistas, que separa, y no reune, a los productores directos de los medios de produccion. Hocsman (2003) las denomina procesos de recreacion campesina. En estos procesos el propio capital, segun el contexto historicoespacial, reproduce unidades de produccion no-capitalistas en las que el trabajo se subsume de forma hibrida en el capital (Marx, 2012) (1) con el objetivo de apropiar plusvalor y producir fuerza de trabajo latente en el campo. Mientras que Oliveira (2004) ubica estos procesos como parte del desarrollo combinado y contradictorio del capitalismo que, al tiempo que reproduce formas de subsuncion formal y real del trabajo en el capital, reproduce contradictoriamente formas de subsuncion hibrida que subordinan al productor directo de mercancias al proceso de valorizacion.

La literatura reciente sobre este nuevo periodo en la historia social y agraria ha abordado la movilizacion social, la situacion de los trabajadores y la lucha por la tierra (Otero, 2011; Panizza, 2012; Pereira, 2011; Sarachu et al., 2013; Silva, 2015). En el caso de las experiencias de acceso a tierra, destacan los trabajos de Moraes (2012) sobre "Campo Placeres" -la primer experiencia de acceso a tierra impulsada en 2006 por ALUR-, y de Chiappe y Espasandin (2014) sobre la constitucion y los conflictos en el proceso de creacion de la CRSA. Tambien existen investigaciones a nivel nacional sobre experiencias de acceso a tierra por parte de asalariados de diversos rubros con foco en los procesos asociativos (Toledo, 2014).

No obstante, y con excepcion del trabajo de Moraes (2012), la literatura no ha abordado los cambios en las formas de subsuncion en el capital que produce el pasaje de asalariado a colono-productor mercantil, sus impactos sobre la conciencia de clase, entendida como la representacion consciente de las relaciones que objetivamente se establecen en la produccion, y como se insertan estos procesos en la tendencia global a la diferenciacion social de los productores mercantiles.

Este articulo se propone aportar conocimiento sobre las caracteristicas del proceso de pasaje de asalariados a productores-colonos a partir del caso de los trabajadores de la UTAA que ingresaron a la CRSA en el periodo 2010-2012. Para esto se propone responder las siguientes preguntas: (1) ?hay un cambio de clase en el proceso de pasaje de asalariado a colono-productor?, y de haberlo, ?que caracteristicas adquiere?; (2) ?como impacta este cambio en su conciencia de clase?, y (3) ?como se inscribe el proceso de colonizacion en el marco del proceso general de diferenciacion social en el campo uruguayo?

Para la investigacion se utilizaron tres tecnicas para la produccion de datos: entrevistas semiestructuradas y observacion participante para la produccion de datos primarios, y analisis documental de informacion secundaria, fundamentalmente actas del directorio del INC y apuntes de campo del autor resultantes de su trabajo como extensionista en la zona entre 2008 y 2012. Durante el segundo semestre de 2012 fueron entrevistados ocho colonos de la conformacion inicial del grupo y tres informantes calificados, seleccionados en funcion de su conocimiento directo de la experiencia. Con ambos tipos de entrevistados se utilizo un formulario semiestructurado especifico. Las entrevistas fueron grabadas con previa autorizacion del entrevistado para su posterior desgrabacion y analisis. Asimismo se participo en cuatro jornadas de trabajo completas durante la zafra de la cana 2012 sin asumir tareas laborales.

Ademas de esta introduccion, el articulo aborda en un segundo apartado las caracteristicas del complejo sucroalcoholero en Bella Union, los principales rasgos de la CRSA y del grupo de asalariados de la UTAA que accedio a esta. En un tercer apartado se analizan las transformaciones que acarreo la transformacion de los asalariados en colonos. En el cuarto apartado se discuten las principales preguntas de esta investigacion, referidas al cambio de posicion y conciencia de clase, y a las particularidades del proceso de diferenciacion social en el complejo sucroalcoholero. El quinto apartado presenta las principales conclusiones del articulo.

1. El complejo sucro-alcoholero y el acceso a la tierra en Bella Union

1.1 Alcoholes del Uruguay SA

Bella Union es conocida en Uruguay fundamentalmente porque de 1940 a la fecha es practicamente el unico territorio donde se produce cana de azucar. El impulso a la produccion e industrializacion de cana para obtener azucar refinada tiene su origen en el marco del periodo de industrializacion por sustitucion de importaciones (1946-1959). Este proceso consolidara a dos sujetos centrales de los ultimos 60 anos de historia local: los "caneros" -plantadores de cana herederos de la tradicion agricola de la zona, tambien conocidos como los "gringos"-, y los "peludos"2 el proletariado agricola que se instala en la zona ante la demanda de fuerza de trabajo para el nuevo cultivo (Moraes, 1990).

La agroindustria azucarera pasara por varias etapas en su historia, desde el impulso inicial, una primera crisis en la decada del 60, el polo de desarrollo impulsado durante la dictadura militar (1973-1985) que hara del ingenio azucarero de la Cooperativa Agraria Limitada Norte Uruguayo (CALNU) el eje del proyecto, la segunda crisis dinamizada por la implementacion del neoliberalismo (1992-2005), y finalmente la reactivacion de la produccion de cana en el marco de la llegada del FA al gobierno (2005) que impulso el denominado proyecto sucroalcoholero. El FA creo la empresa Alcoholes del Uruguay SA (ALUR SA) de propiedad estatal pero en la egida del derecho privado. Sus accionistas iniciales fueron la empresa estatal de combustibles, ANCAP, con el 90 % de las acciones, y la Corporacion Nacional de Desarrollo con el 10 %, que luego vendio sus acciones a la petrolera estatal venezolana, PDVSA (Echeverriborda et al., 2014). Segun Moraes (2012), los objetivos del nuevo gobierno con ALUR incluyeron: la generacion de empleo, la utilizacion de recursos y capacidad instalada en la zona, la produccion de azucar con materia prima nacional, garantizar la produccion de combustible (etanol) en el marco de la diversificacion de la matriz energetica, y la generacion de energia electrica para el proceso industrial y la venta del excedente.

Para la promocion de la cana de azucar ALUR favorecio una intensa integracion del complejo agroindustrial, financiando el cultivo y la asistencia tecnica, lo que permitio llevar el area canera de 3.000 a 9.500 ha entre 2006 y 2014. La expansion del area se dio en tierras de privados, de caneros que expandieron su area e incluso en campos antes destinados al arroz, y en tierras publicas, en particular mediante tres iniciativas: "Campo Placeres", arrendado por ALUR y distribuido entre 39 trabajadores en 2006 (Moraes, 2012), la CRSA creada por el INC en 2010 y la Colonia Eliseo Salvador Porta creada por el INC en 2014.

La nueva etapa que abrio el proyecto ALUR configuro el complejo sucroalcoholero, que desde la perspectiva de los complejos agroindustriales (Buxedas, 1984) puede ser analizado en cuatro fases productivas: la preagricola, la agricola, la industrial y la comercial. En la fase preagricola se ubican los agentes que proveen los insumos para la produccion de cana (fertilizantes, herbicidas, maquinaria, agua). En esta fase destacan proveedores de insumos y concesionarios de maquinaria, entre los cuales tiene especial relevancia ALUR, principal distribuidora y financiadora de insumos. En esta fase tambien destacan los sistemas de riego que proveen de agua a los productores de cana que, en el caso de los sistemas de riego CALPICA y CALAGUA, son controlados por los principales productores de cana y presentan mayores tarifas.

La fase agricola se organiza en torno a la produccion de cana de azucar para el ingenio. En 2009 la produccion de cana la realizaron 215 establecimientos, de los cuales 156 eran productores individuales y 59 grupales, con una importante heterogeneidad en relacion a la superficie controlada (Sarachu et al., 2013). Entre los productores de cana se encuentran pequenos productores que utilizan mano de obra familiar complementada con trabajo asalariado, grandes empresarios que contratan a la gran mayoria de los 1.200 asalariados y controlan la mayor parte del area de cana, y el propio ALUR, que produce cana en campos arrendados y realiza tareas productivas en predios de otros productores. ALUR tambien se hace presente en la fase agricola a traves de sus tecnicos que asesoran y supervisan de forma gratuita a los productores que reciben insumos y financiamiento de la empresa.

La fase industrial del complejo es desarrollada exclusivamente por ALUR, en tanto posee el unico ingenio en el pais que compra y procesa cana de azucar, lo que lo vuelve un monopsonio (unico comprador). Inicialmente el ingenio se dedico exclusivamente a la produccion de azucar, pero con la inauguracion de la destileria en el ano 2010 comenzo la produccion de etanol, y con la inauguracion de la nueva caldera comenzaron a vender remanentes de energia electrica. En el ingenio trabajan alrededor de 600 obreros durante la zafra (Otero, 2011).

La fase la comercial incluye las tareas de acopio, distribucion y comercializacion de los productos elaborados en el ingenio. En el caso del azucar la comercializacion esta bajo control directo de ALUR que se encarga de su distribucion en todo el pais. En lo que refiere a la distribucion y venta del etanol, esta tarea es realizada por la empresa CABA SA, perteneciente al grupo ANCAP (Echeverriborda et al., 2014).

ALUR desarrolla una estrategia orientada a la integracion vertical de todo el complejo; incide e intenta direccionar todas sus fases, lo que supone un proceso tendiente a la monopolizacion del territorio (Oliveira, 2004) para apropiar el plusvalor generado por productores directos (que utilizan su propia fuerza de trabajo) o bajo relaciones salariales, en cuyo caso la disputa es con los empresarios caneros. La efectivizacion de la monopolizacion del territorio incluye entre otros mecanismos: la definicion del precio de la cana de azucar, el financiamiento de todas las fases del cultivo, el suministro de insumos, la presencia de un equipo de tecnicos que asesora y controla/supervisa la produccion de cana de azucar, el control relativo del precio final del azucar, el control del precio final del etanol en tanto el precio lo fija la empresa estatal ANCAP, el control de la comercializacion del azucar y del etanol, y el financiamiento de la compra de maquinaria e infraestructura para los proveedores de servicios locales (Echeverriborda et al., 2014).

1.2 La Colonia Raul Sendic Antonaccio

La CRSA, ubicada en el departamento de Artigas, 30 km al sur de la ciudad de Bella Union se creo con la compra por parte del Instituto Nacional de Colonizacion de un campo de 2.033 hectareas por una suma cercana a los US$ 6 millones para "promover los emprendimientos asociativos y favorecer el pasaje del asalariado rural del cultivo de cana de azucar a productor" (INC, 2009, p. 1), y al mismo tiempo fomentar la produccion de cana de azucar para abastecer al ingenio de ALUR. La CRSA es una colonia dirigida segun lo establecido por el articulo 7[grados] inciso 10[grados] de la Ley 11.029, de forma que los colonos deben producir cana.

La colonia se dividio en 6 fracciones de forma que tuvieran similar superficie sembrable con cana de azucar. Inicialmente se proyectaba sembrar el 80 % de la superficie con cana (1.600 ha) destinando el 20 % restante (400 ha) para la diversificacion productiva. A cada una de las fracciones ingreso en febrero de 2010 un grupo de entre 7 y 11 trabajadores bajo la modalidad de arrendamiento en disfrute precario con una duracion de dos anos, para producir en forma colectiva. La definicion del numero de integrantes por fraccion tomo como supuesto que un emprendimiento canero con rubros de diversificacion productiva es rentable para el sustento de una familia a partir de 35 ha en produccion (INC, 2009).

El periodo de definicion de los aspirantes estuvo marcado por intensas y conflictivas negociaciones entre el INC y las organizaciones de asalariados UTAA, SOCA (Sindicato de Obreros de la Cana de Azucar) y SUCAL (Sindicato Unico de Calagua), y las organizaciones de productores familiares APAARBU (Asociacion de Pequenos Agricultores y Asalariados Rurales de Bella Union) y Gremial Granjera, que finalmente se integraran a la CRSA. La negociacion se dilato porque mientras las organizaciones exigian que todos los colonos provinieran de sus miembros, el INC proponia que solo un tercio proviniera de las organizaciones. Finalmente, se acordo que cuatro de las seis fracciones se adjudicaran directamente a grupos de aspirantes seleccionados por las organizaciones, y las dos restantes se adjudicaran a traves de un llamado abierto (resolucion del INC del 19/08/2009).

El criterio para la seleccion de los colonos de las organizaciones implico que estas propusieran candidatos con posterior aprobacion del directorio del Instituto. Segun el INC (2009), los criterios establecidos fueron: asalariados rurales con experiencia de por lo menos tres anos en el cultivo de cana de azucar, dispuestos a integrarse en un grupo de produccion; grupos de asalariados rurales con experiencia de por lo menos tres anos en el cultivo de cana de azucar e historia de funcionamiento grupal; pequenos productores caneros, con superficie de cultivo propio no mayor de 15 has con tres anos de entrada de cana en el ingenio dispuestos a integrarse en un grupo de produccion; hijos de pequenos productores caneros con experiencia de por lo menos tres anos en el cultivo de cana de azucar, y la posibilidad de considerar situaciones de pequenos productores caneros con nucleos familiares numerosos cuyos miembros se encuentren en edad de trabajar.

La adjudicacion de la tierra a los colonos se efectivizo en febrero de 2010, pero las actividades productivas en el campo comenzaron a fines de 2008, luego de un acuerdo entre el INC y ALUR para que este ultimo comenzara con la siembra de cana empleando mano de obra asalariada, que en muchos casos fue provista por los futuros colonos. De esta forma, los grupos ingresaron a un campo con buena parte de la cana sembrada (mas de 500 has), lo que los obligo a asumir una deuda con el INC y ALUR al momento de firmar el contrato de adjudicacion. Ademas de la deuda, las condiciones de ingreso implicaron un periodo de prueba (disfrute precario) de dos anos en el que no estuvieron establecidos de antemano los criterios para la evaluacion, la ausencia de condiciones para la radicacion de las familias, y la falta de recursos financieros suficientes para las inversiones necesarias (transporte, maquinaria, infraestructura, diversificacion), aspectos que quedaron en manos de ALUR.

En lo relativo a la radicacion, los colonos ingresaron a la CRSA sin colonizarla, lo que se explica por la falta de una politica de radicacion explicita por parte del INC, en la medida en que es posible desarrollar la actividad productiva viviendo en Bella Union, y porque no todos los colonos tienen la voluntad de radicarse; muchos prefieren mantener separado el espacio productivo del reproductivo.

Las caracteristicas de las familias de los colonos al ingresar a la Colonia estan sintetizadas en el censo de poblacion realizado por Toledo (2011). La poblacion de la CRSA incluye 48 hogares y 220 personas, con un promedio de 5 personas por hogar, de las cuales 120 son hombres y 100 mujeres. La edad promedio era de 24 anos y la mitad de la poblacion tenia 18 anos o menos. El 62,7 % de la poblacion estaba en edad de trabajar (138 personas), de las cuales el 64,5 % era activa economicamente (89 personas). Sin embargo, como las familias no estan radicadas en el campo, las cifras totales no refieren a la poblacion que vive en la CRSA, sino a las familias de los colonos que viven en Bella Union. En promedio los hogares recibian antes de ingresar a la Colonia por concepto de los diversos ingresos un monto total de unos US$ 820 mensuales, unos US$ 200 per capita, cifra que indicaba que el 79 % de los hogares y el 85 % de las personas se encontraban en 2010 por debajo de la linea de pobreza para el interior del pais. Segun consigna el Censo, en ese ano el conjunto de hogares tendria que haber incrementado un 65 % sus ingresos monetarios mensuales para salir de la pobreza.

Toledo (2011) caracteriza a las familias de colonos en tres estratos: asalariados predominantemente zafrales sin especializacion; asalariados de caracter mas permanente con algun grado de especializacion, y pequenos productores familiares horticola-caneros. El primer estrato representa fundamentalmente a los asalariados de la cana. Es el estrato mayoritario que abarca el 50 % (24) de los hogares, con todos los hogares bajo la linea de pobreza y varios cercanos a la linea de indigencia.

1.3 El grupo Peludos del Norte

Los once trabajadores provenientes de la UTAA conformaron el grupo "Peludos del Norte". El mismo se integro a partir de una lista de aspirantes elaborada por el sindicato con aquellos afiliados que mas activamente participaron de su comision de tierras y que manifestaron su intencion de ingresar a la CRSA; a ellos se sumaron tres trabajadores que habian ingresado a "Campo Placeres" en 2006.

Todos los integrantes del grupo se ubican dentro del estrato asalariados predominantemente zafrales sin especializacion propuesto por Toledo (2011), lo que da cuenta de su condicion de cortadores de cana zafrales, con niveles de ingreso per capita promedio por debajo de la linea de la pobreza, bajos niveles de educacion formal y capacitacion. Entre los 11 integrantes, con edades entre los 30 y los 50 anos, habia solo dos mujeres titulares, y una de ellas delegaba las tareas productivas en su pareja.

Las trayectorias laborales de todos los integrantes estan marcadas por el trabajo rural zafral desde jovenes (despues de los 13 anos), en especial en la cana, pero con trabajos eventuales en otros rubros, en muchos casos combinados con trabajo zafral en la construccion en Montevideo y Maldonado, especialmente durante el periodo de crisis de la industria azucarera (decada del 90), en una estrategia que combinaba corte de cana en invierno e industria de la construccion en verano. El perfil predominante de las familias, muestra un numero de integrantes por encima del promedio nacional, padres y hermanos que tambien fueron/son en muchos casos cortadores de cana en Bella Union, varios vinculados a la UTAA, y madres dedicadas sobre todo a tareas domesticas. Al ingresar a la CRSA, era el grupo con mas integrantes (70 personas), de los cuales 41 eran hombres y 29 mujeres, y con mas integrantes jovenes (77% con menos de 29 anos en 2010).

El grupo no tenia trayectoria previa como colectivo de trabajo, aunque algunos de sus integrantes si tenian trayectorias comunes, hecho que es relevante destacar. En particular se identifican cuatro tipos de trayectorias en comun. La primera, y una de las mas influyentes, es el parentesco: de los 11 titulares, tres son hermanos entre si y otros dos tambien son hermanos entre si. La segunda esta vinculada con el origen comun de tres titulares que llegaron a la CRSA desde "Campo Placeres", a donde habian ingresado en 2006 gracias a su condicion de dirigentes de UTAA (Moraes, 2012). La tercer trayectoria, la mas evidente quizas, esta dada por la condicion de militante/afiliado a la UTAA, lo que marca un origen y una identidad comun. No obstante este elemento en comun, no todos los titulares tuvieron el mismo nivel de involucramiento con el sindicato, habiendo desde dirigentes y militantes de la comision de tierras, hasta trabajadores con un vinculo mas debil, que vieron en el sindicato una via de acceso a la tierra principalmente. Por ultimo, algunos trabajadores tuvieron una trayectoria comun como asalariados en los trabajos de preparacion y siembra de cana en la CRSA antes de la adjudicacion.

La escasa experiencia grupal y las diversas trayectorias han condicionado su devenir, siendo uno de los grupos que mas cambios sufrio desde su conformacion. El grupo se fracciono en dos, apenas seis meses despues de su ingreso, lo que origino "Peludos del Norte 1", con 6 titulares, y "Peludos del Norte 2", con 5 titulares. Este fraccionamiento fue posteriormente aprobado por el INC. La division fue resultado de la interaccion de varios factores, aunque se encuentran algunos elementos centrales relacionados con las trayectorias comunes antes mencionadas.

La division no fue el unico cambio que experimento el grupo. En Peludos del Norte 2, a fines de 2011 es expulsado uno de sus integrantes, que no era el colono titular sino que representaba a su companera, y que luego de gestiones realizadas por el INC fue aceptado en otro de los grupos de la CRSA. Esta situacion obliga al grupo a incorporar otro integrante. Por su parte, Peludos del Norte 1 tiene a comienzos de 2012 una subdivision en tres subgrupos, uno de tres integrantes, otro de dos y el ultimo individual. Esta division no fue aceptada por el INC, pero se operativizo por la via de los hechos en tanto ALUR le abrio a cada subfraccion una cuenta personalizada para el financiamiento y el suministro de insumos. El patron central de este segundo reagrupamiento fue el parentesco.

2. La insercion de los nuevos colonos en el complejo sucroalcoholero

El ingreso a la CRSA supuso para los colonos una reinsercion en el complejo sucroalcoholero, en la medida en que dejaron de vender su fuerza de trabajo y pasaron a gestionar emprendimientos productivos. Para su mejor comprension se analizan los cambios que produjo el acceso a la tierra, las nuevas formas de subordinacion que experimentan y los margenes de autonomia que permite la nueva insercion, y por ultimo, su rol como compradores de fuerza de trabajo.

2.1 Cuando tenga la tierra

El reclamo de politicas de acceso a la tierra por parte de los asalariados nucleados en la UTAA responde a la necesidad de superar una forma de subsuncion (real) en el capital altamente precaria, caracterizada por bajos niveles salariales, que los coloca en condiciones de pobreza e insatisfaccion de necesidades basicas, alta zafralidad, en tanto solo tienen trabajo estable durante la cosecha de cana (junio a octubre); alta penosidad, en tanto se trata de un trabajo fatigante en extremo, y subordinacion respecto de los empresarios caneros.

En este plano, el acceso a la tierra implico objetivamente la superacion, al menos parcial, de las condiciones de trabajo tipicas de los asalariados rurales de la cana, ya que genero una insercion laboral estable, mejor remunerada y de menor penosidad. La mejora en la calidad de vida tiene que ver directamente con el incremento de los ingresos. Comparado con el trabajo asalariado para una misma zafra, mientras que en el ano 2012 la remuneracion por cortar cana -a un promedio de 2,5 toneladas por dia- generaba un ingreso mensual liquido de $11.100 pesos uruguayos desde junio a octubre (5 meses), un colono promedio en la Sendic obtenia $15.000 pesos uruguayos por mes todo el ano por concepto de mantenimiento (pagado por ALUR), mas un posible ingreso extra en funcion del resultado productivo. Esta cifra en las primeras zafras supero los $100.000 pesos uruguayos por colono por ano. La mejora en los ingresos permitio elevar sus niveles de consumo -accedieron a bienes que antes estaban fuera de sus posibilidades-, mejoraron su alimentacion, su vivienda y adquirieron medios de transporte para sus familias.

Otro aspecto objetivable, y que es valorado por los colonos, es el incremento en el nivel de autogestion, de toma de decisiones y manejo del tiempo personal, en comparacion con el trabajo asalariado. En la CRSA son ellos los que toman parte de las decisiones productivas, regulan sus tiempos y su rutina. En lo referido a la division social del trabajo, la concepcion de las tareas productivas resulto de la negociacion entre los tecnicos de ALUR y cada grupo, en una ecuacion en la que tendio a primar el saber tecnico por sobre la opinion de los trabajadores. Por su parte, la ejecucion de las tareas recayo en diversos agentes. El trabajo mecanizado fue asumido por los colonos, en el caso de que poseyeran la maquinaria correspondiente, y en el caso contrario se tercerizaron las tareas con empresas de servicios, entre otras ALUR. El trabajo manual lo realizan mayormente trabajadores asalariados, bajo la direccion de los colonos, aunque hay casos puntuales en los que estos colaboran con la tarea. En el caso particular de Peludos del Norte 2, en 2012 durante el corte de cana la relacion asalariados/colonos fue de 8 a 1, mientras que el resto del ano la relacion fue de 4-5 a 1, lo que evidencia el alto uso de trabajo asalariado en todo el proceso productivo. Por ultimo, las tareas relacionadas con la gestion (registro, pago de salarios, balances anuales, abastecimiento de insumos) son asumidas por los colonos, salvo la liquidacion de sueldos que se terceriza en estudios contables.

La division del trabajo en el interior de los grupos tiende a mantenerse a lo largo del tiempo, no obstante lo cual han ido rotando en las tareas, asi como tambien tienen acuerdo de complementar o cubrir a un companero del grupo de ser necesario. Esta flexibilidad y rotacion en el proceso de trabajo es una novedad altamente valorada, ya que como asalariados estaban restringidos casi exclusivamente a las tareas manuales (corte, riego, aplicacion de herbicidas, etc.).

Otro de los aspectos que se modifico radicalmente fue la rutina de trabajo. De una rutina pautada anualmente por el ciclo del cultivo, y que durante los momentos de zafra implicaba como maximo una jornada de 8 horas de trabajo -saliendo del pueblo a las 6 de la manana y regresando entre las 14 y las 16- pasaron a una rutina mas variable dia a dia, con jornadas que a veces superan las 12 horas de trabajo, a lo que se suma la necesidad de pernoctar en el campo de forma rotativa. Como contrapartida, el nuevo ritmo de trabajo es mas flexible, y permite, segun la etapa del cultivo, periodos de vacaciones rotativas entre los integrantes del grupo (fundamentalmente en la prezafra) y, en caso de necesidad y en acuerdo con el grupo, la posibilidad de faltar sin que haya repercusiones en sus ingresos. La contracara de este proceso es la mayor ausencia en el hogar (Ingold, 2014).

Esta ultima situacion esta altamente condicionada por la no radicacion en la CRSA, que configura en los hechos la separacion entre la unidad productiva y reproductiva de las familias. Esto se explica por la falta de condiciones habitacionales y de servicios para el conjunto de las familias, asi como porque la distancia entre el predio y los hogares de los colonos posibilita el traslado diario al campo, que ocupa aproximadamente dos horas por dia. Asimismo, esta separacion entre unidad reproductiva y productiva responde a que buena parte de los colonos prefiere mantener separado el espacio de trabajo del de reproduccion, y/o porque parte de la familia no tiene voluntad de dejar sus espacios de vida y socializacion.

2.2 Nuevas subordinaciones

Los nuevos colonos se insertan en el complejo sucroalcoholero como proveedores de cana de azucar financiados por ALUR en su estrategia de monopolizacion del territorio (Echeverriborda et al., 2014). Esta insercion supuso objetivamente un cambio en la modalidad de subsuncion del trabajo en el capital. De relaciones salariales (subsuncion real) pasaron, gracias al acceso a parte de los medios de produccion, a autogestionar parcialmente su trabajo. Sin embargo, la nueva situacion supone un nuevo tipo de subordinacion, caracterizada por la subsuncion hibrida del trabajo en el capital (Foladori, 1986; Marx, 2012), en la que el trabajo de los colonos es subordinado, indirectamente, al capital industrial representado por ALUR. Esta nueva forma de subsuncion se produce porque la industria pauta los procesos y tiempos productivos, define el precio de la cana y el paquete tecnologico, supervisa la ejecucion de las tareas, financia la produccion, el trabajo de los colonos y los jornales de los asalariados. El acceso a la tierra empalma con la estrategia de monopolizacion del territorio, generando para los colonos una forma de subsuncion del trabajo, ya no mediada por el salario, sino por la mercancia cana de azucar.

Son varios los aspectos que determinan la subordinacion al ingenio. En primer lugar, la especializacion en la produccion de cana de azucar debido a que la CRSA fue creada para producir cana para ALUR. Al ingresar a la Colonia, los colonos firmaron un contrato con el INC que los compromete a producir cana, y con ALUR para producir y vender cana al ingenio a cambio de financiamiento y asistencia tecnica. A la especializacion en la cana se le suman las dificultades para desarrollar proyectos de diversificacion por la falta de financiamiento y de fuerza de trabajo familiar radicada en la Colonia.

La dependencia tambien se refuerza porque todos los colonos perciben el "mantenimiento" mensual por parte de ALUR, que a mediados de 2012 era de 15.000 pesos uruguayos por mes. El mantenimiento es un adelanto por concepto de su trabajo que luego se cobra con intereses al rendir el balance de la zafra, y que por la via de los hechos oficia como un salario, aunque sea un prestamo, ya que permite que los colonos tengan un ingreso mensual asegurado todo el ano, hecho que garantiza su reproduccion material y por ende su compromiso laboral con la produccion de cana. El mantenimiento condensa en si la contradiccion entre la generacion de autonomia y la dependencia con el ingenio, ya que, mientras garantiza un ingreso mensual para la reproduccion de los colonos y sus familias, al mismo tiempo tambien garantiza su dependencia con la empresa ya que no les seria posible mantenerse todo el ano sin este aporte. Tambien la dependencia es reforzada por la deuda que asumieron al ingresar a la CRSA con el INC y ALUR por concepto de la cana implantada, y por la posibilidad de quedar endeudados con el ingenio en caso de obtener malos resultados economico-productivos.

El aspecto que con mayor claridad expresa la subordinacion de los colonos es el margen de toma de decisiones que tienen para autogestionar el proceso productivo. Esta situacion tambien es contradictoria, porque al tiempo que siendo colonos logran mayores niveles de autogestion que como asalariados, esto no significa que efectivamente controlen el proceso productivo. Al respecto, es importante identificar los niveles de toma de decisiones en que participan los colonos. En lo que refiere a la ejecucion tactica de las tareas, los colonos tienen importantes niveles de control, deciden si aplicar herbicida de dia o de noche, por donde comenzar el corte de cana, etc. Sin embargo, las decisiones estrategicas que afectan la produccion, vinculadas al mantenimiento del cultivo, a la organizacion de la cosecha, a las variedades a sembrar no son resorte de los colonos, sino de la empresa, que a traves de sus tecnicos de campo indica que hacer.

Para operacionalizar esta subordinacion son claves los tecnicos agricolas de ALUR, que ofician como el agente de mediacion entre la empresa y los grupos, y que, muchas veces gracias al vinculo de confianza y respeto que tienen los colonos por el saber tecnico, facilitan su trabajo. Uno de los tecnicos de campo de ALUR manifesto con claridad su tarea:
   mi funcion basicamente es productiva, yo lo que trato es que ellos
   ... que ALUR el dinero que este invirtiendo en ellos, provoque una
   ... haya un resultado productivo (...) es que yo no dejo, por
   ejemplo, que lo hagan cuando ... yo digo hay que hacerlo esta
   semana, esta semana quiero que lo hagan, porque entiendo que es el
   momento (...) alguien la tiene que hacer; o la hacen ellos o la
   hacemos nosotros, pero lo que no puede pasar es que dejemos perder
   esa hectarea de cana (...) o sea, no, esas cosas hay que hacerlas,
   si o si hay que hacerlas.


Porque ademas el tecnico de campo, como mediador entre la empresa y los colonos, es evaluado por el resultado productivo

El ingenio es asi la figura omnipresente en todo el proceso productivo de la cana de azucar y en la organizacion general del trabajo, al punto que todos los colonos reconocen que sin este la CRSA no produce mas cana. De esta forma, ALUR es al mismo tiempo la empresa que los subordina y que los viabiliza, o si se quiere, que los viabiliza subordinadamente, al punto que se puede sostener la tesis de que sin ALUR la CRSA nunca hubiera existido, ni en su origen ni en su desarrollo ulterior. Es por eso que todos los colonos reconocen la importancia y la relevancia que tiene la empresa para el funcionamiento de su emprendimiento productivo mas alla de su logica empresarial, ya que en definitiva fue la que les permitio dejar de ser asalariados y volverse productores directos (aunque sean subordinados).

En una situacion diferente a la de ALUR aparece el INC, que oficia como el terrateniente del proceso productivo en tanto se apropia de plusvalor bajo la forma de renta del suelo, que canaliza para la adquisicion de nuevas tierras. Su presencia en la Colonia tiene dos expresiones claras, una mas fiscalizadora, que recae en la Gerencia Regional que controla el cobro de las rentas (subsidiadas con respecto al precio de mercado) y el cumplimiento de la Ley de Colonizacion, y otra mas promotora, que recae en la Gerencia de Procesos Asociativos y que, entre otras tareas, tiene a su cargo el fortalecimiento de los grupos de la CRSA.

Los colonos le reclaman al INC mayor participacion y apoyo, al tiempo que le critican que "solo aparece para cobrar", y que prolongo por la via de los hechos el comodato precario mas alla de los dos anos iniciales. Es indudable que, luego de entregada la tierra, la mayor dependencia de los colonos es con ALUR y no con el INC, ya que este incide muy poco en los procesos productivos, los colonos tienden a ver mejor el rol de ALUR en tanto esta presente con apoyos concretos mientras que el INC solo se interesa por cobrar la renta y fiscalizar el funcionamiento grupal. Sin embargo, y mas alla de la apreciacion que tienen los colonos del Instituto, este tiene un alto interes en el exito de la CRSA como proyecto socioproductivo, no solo como proveedor de materia prima para ALUR, sino como espacio de "experimentacion social" en el que colectivos de asalariados rurales mejoran sus condiciones de vida a traves del trabajo colectivo.

Un ultimo actor a destacar, que oficia a la vez como rentista y prestador de servicios, y que tiene un peso determinante en la estructura de costos, es el sistema de riego de CALPICA (Cooperativa Agropecuaria Limitada de Produccion e Industrializacion de la Cana de Azucar). Su presencia es mucho menos visible que la de ALUR y el INC, no obstante lo cual su condicion de proveedor exclusivo de agua en dicha zona le permite cobrar precios monopolicos, por encima de su precio de produccion, con los cuales se apropian de una masa creciente de plusvalor. Para tener una referencia, en el verano de 2010, cuando las lluvias hicieron practicamente innecesaria la utilizacion del sistema de riego, el costo del mismo alcanzo los US$ 300/ha, cuando la renta del suelo ese ano estaba por debajo de los US$ 100/ha.

2.3 Autonomias posibles

En este escenario general de subordinacion es pertinente abordar los margenes de accion de los nuevos colonos. Una forma de hacerlo es comparar su situacion con otros grupos de la CRSA y, en particular, con el caso de "Campo Placeres", la primer experiencia de acceso a la tierra en el marco del proyecto sucroalcoholero.

En la CRSA las condiciones de acceso a la tierra fueron practicamente las mismas para todos los grupos, lo que hace que los niveles de subordinacion al ingenio sean muy similares. No obstante, como surge del estudio de Moraes (2014) sobre los diferentes grupos de la CRSA, es posible identificar grupos que, al lograr buenos resultados economico-productivos e invertir en maquinaria, incrementaron sus niveles de autogestion al depender menos del ingenio y/o de prestadores de servicios de maquinaria. Mientras, otros grupos por conflictos internos y magros resultados economicos tendieron a delegar tareas en ALUR, lo que decanto en un espiral de subordinacion con el ingenio que los dejo mas cerca de la condicion de proletarios con tierra. En este escenario, Peludos del Norte 2 es uno de los grupos que logro un proceso de incipiente acumulacion e incremento de autonomia, mientras que Peludos del Norte 1 venia por una senda similar hasta la subdivision de comienzos de 2012, que los llevo a una etapa de incertidumbre.

El otro caso paradigmatico de comparacion es la experiencia de los asalariados pertenecientes a la UTAA que ingresaron a "Campo Placeres". Moraes (2012) evidencia como los trabajadores de esta experiencia quedaron totalmente subordinados a ALUR que, ademas, en este caso oficio de subarrendatario de parcelas de 10 hectareas por adjudicatario. En la CRSA los colonos tienen la posibilidad de ser adjudicatarios de la tierra e iniciar un proceso de radicacion con seguridad en la tenencia de la tierra, perciben todo el ano una mayor partida por concepto de mantenimiento, han invertido en maquinaria y han controlado los niveles de endeudamiento, mientras que en "Campo Placeres" la tenencia de la tierra es sumamente precaria (por solo 10 anos), no tienen acceso ni a maquinaria ni al credito, el mantenimiento es mas bajo y es zafral, y los niveles de deuda son practicamente incobrables.

El contraste entre las experiencias es ejemplificador, ya que muestra que mas alla de un escenario general de subordinacion al ingenio, fruto de su estrategia de monopolizacion del territorio, es posible generar margenes de autonomia si estan dadas las condiciones objetivas (superficie, acceso a credito y maquinaria) y subjetivas (unidad y cohesion del grupo).

2.4 Nuevos patronos

El acceso a la tierra para los colonos no contiene como unico movimiento el cambio de subsuncion en el capital, ya que la gestion de los medios de produccion abre otra posibilidad en la sociedad capitalista: la compra de fuerza de trabajo. En el caso de Peludos del Norte, pero es una tendencia generalizada en toda la CRSA, esta posibilidad se volvio realidad en la medida que los colonos utilizan fuerza de trabajo asalariada en practicamente todas las fases del proceso productivo, sobre todo durante la cosecha, el riego, la aplicacion de herbicidas y fertilizantes. En Peludos del Norte 2 la relacion asalariados/colonos fue, durante 2012, de 8 a 1 durante la cosecha de la cana y de 4-5 a 1 el resto del ano. Por su parte, en Peludos del Norte 1, durante toda la zafra 2011 pasaron por el grupo de corte entre 80 y 90 trabajadores (no simultaneamente).

La cosecha de la cana es la tarea donde es mas comun el uso de trabajo asalariado. Los factores materiales que explican una practica generalizada en casi toda el area canera son: la necesidad objetiva de trabajo concentrado en el tiempo de zafra, y la disponibilidad de fuerza de trabajo barata para realizar la tarea, lo que vuelve posible evitar una tarea agobiante y degradante fisicamente que supone cortar y trasladar en el hombro mas de 2,5 toneladas de cana de azucar por dia. A estos, se suma la legitimacion ideologica de que el corte de cana se realiza con trabajo asalariado.

En otras tareas, como el riego, el control de herbicidas y la fertilizacion, tambien aparece la necesidad de fuerza de trabajo extragrupal, asi como incide la mayor eficiencia del trabajo manual en algunas tareas. Sin embargo la generalizacion del trabajo asalariado no responde solo al deficit estacional de trabajo, sino a la posibilidad objetiva de consumir menos su propia fuerza de trabajo.

Practicamente todos los entrevistados reconocen que el trabajo asalariado es una necesidad, en tanto en los picos de demanda de fuerza de trabajo no dan abasto, por lo que varia su opinion ante esta situacion. Mientras algunos colonos lo ven como algo positivo porque ayudan a otro trabajador que precisa ingresos, otros identifican una contradiccion en usar asalariados y no ser todos socios o familiares. La eleccion de los asalariados a contratar sigue un patron en el que la primera prioridad la tienen los familiares (hijos, hermanos, cunados), y luego conocidos y/o trabajadores del sindicato que esten desempleados.

Los colonos coinciden que la relacion con sus asalariados es muy buena, sin problemas, ya que cumplen el convenio y son "uno mas". A esto se deberian agregar las relaciones de parentesco que en cierto sentido encubren una relacion de explotacion que no desaparece aunque se trate de un familiar, ya que no esta planteada ni la socializacion de los ingresos de la produccion entre los asalariados ni su incorporacion como socios estables a los grupos.

El uso de trabajo asalariado impone nuevas preocupaciones como la dificultad para conseguir trabajadores eficientes y comprometidos con el proceso de trabajo, problema parcialmente resuelto a partir de la forma de seleccion de los asalariados (familiar, amigo, vecino); no obstante los colonos sostienen que cada vez mas se les dificulta conseguir buenos trabajadores. Ante esta dificultad es que aparece como alternativa la mecanizacion del corte de cana, que comenzo a viabilizarse con la compra de tres cortadoras de cana a granel por parte de ALUR, lo que permitiria cubrir el deficit de fuerza de trabajo y reducir costos.

La funcion como patrones los coloca en un nuevo rol en el proceso de trabajo que los diferencia de los asalariados, ya que deben velar por la maximizacion en el uso de la fuerza de trabajo comprada asumiendo el rol de capataces. Sin embargo, este no es el unico factor de diferenciacion. A diferencia de los asalariados, ahora los colonos tienen mejores ingresos y han accedido a medios de produccion y consumo vedados a los primeros -cuyo caso paradigmatico son los vehiculos-. El nuevo estatus se observa tambien en otras practicas cotidianas como la seleccion de los lugares para almorzar o la comida que consumen.

Todos estos aspectos estan relacionados con el hecho de que ahora los colonos son apropiadores de plusvalor. Plusvalor que no necesariamente retendran para iniciar un proceso de acumulacion, ya que, como se vio, la subordinacion al ingenio dificulta su apropiacion. Esta situacion los coloca como intermediarios entre el capital (ALUR) y la fuerza de trabajo (asalariados), en tanto garantizan el proceso de explotacion del trabajo que valoriza el capital. Los colonos experimentan esta situacion y son conscientes de que un mayor costo de la fuerza de trabajo reduce sus ganancias de igual modo que un trabajo mal hecho o poco productivo. Se quejan del poco compromiso de los asalariados en tanto ya no hay trabajadores como "los de antes", aquellos que trabajaban de sol a sol, cortaban bien la cana y aguantaban toda la zafra. Tampoco aparece como posibilidad modificar la forma de remunerar la fuerza de trabajo.

3. ?Yo se quien soy?

El recorrido realizado hasta aqui sobre las transformaciones y las nuevas contradicciones por las que han pasado los colonos permite responder las principales preguntas que orientaron esta investigacion.

3.1 Clase, en transicion

Los trabajadores de Peludos del Norte experimentan dos movimientos simultaneos, en parte contradictorios entre si: por un lado, un proceso de viabilizacion como productores directos subordinados al ingenio en un figura que se asimila a la del "proletario con tierras" (Foladori, 1986) por los niveles de subsuncion hibrida en el capital; y por otro lado, se consolidan como una figura intermediaria entre el capital industrial y la fuerza de trabajo, que garantiza la apropiacion de plusvalor en una figura simil a la del capataz, en la medida en que se apropian pero no retienen plusvalor.

La sintesis de estos dos movimientos es una figura hibrida, inestable y tendencialmente transicional, en la medida en que, o podran iniciar un proceso de acumulacion a partir de la explotacion virtuosa de la fuerza de trabajo que les permita crecer en area, medios de produccion y trabajo asalariado, o podra iniciar un proceso de creciente subordinacion al ingenio que los consolide como proletarios con tierra que paulatinamente delegan tareas en otros agentes, como ha sucedido en el caso de "Campo Placeres" (Moraes, 2012).

Esta clase combina la condicion del productor mercantil directo que utiliza su fuerza de trabajo e intenta retener la mayor parte del valor que genera, y la condicion de capitalista que se apropia de plusvalor generado por el trabajo asalariado, sea extendiendo la jornada laboral, intensificando el proceso productivo o pagando bajos salarios. Hay entonces un cambio de clase para los trabajadores que eran asalariados y ahora ocupan esta figura hibrida que los ubica en una posicion intermedia y transicional entre las clases polares del modo de produccion capitalista. Este cambio de clase se produce por la combinacion de una serie de factores.

En primer lugar es posible por la estrategia de monopolizacion del territorio de ALUR que genera condiciones para la reproduccion de relaciones de produccion no-capitalistas que, a traves de mecanismos hibridos de subsuncion del trabajo en el capital, foncionalizan a los proveedores de cana de azucar al proceso de valorizacion. Segundo, la reactivacion del INC, que comenzo a comprar y entregar tierras para viabilizar el proyecto sucroalcoholero. Se trata de dos politicas promovidas por el Estado que se complementan en el territorio de la Colonia Sendic, y que son resultado de la etapa inaugurada con la llegada al gobierno del FA. Sin embargo, son dos politicas con logicas diferentes: mientras el objetivo de ALUR es netamente empresarial, el INC aparece como el socio terrateniente pero sin una racionalidad capitalista, en tanto sus objetivos incluyen generar condiciones que habiliten la reproduccion social de trabajadores a partir del acceso a la tierra.

No obstante, la CRSA no se hubiera configurado tal como es sin el proceso de movilizacion de los trabajadores rurales, con especial protagonismo de la UTAA que, fruto de una correlacion de fuerzas favorable, consiguio la asignacion directa de tierra para sus trabajadores. Aunque no se puede afirmar que fue la movilizacion de la UTAA la que provoco la creacion de la Colonia, es indudable que esta si determino que buena parte de los nuevos colonos fueran seleccionados directamente por las organizaciones de trabajadores de Bella Union.

De esta forma confluyen en la CRSA los intereses objetivos de trabajadores que quieren convertirse en productores directos pero no tienen medios de produccion para iniciar el proceso productivo, y de ALUR, que precisa de productores especializados en la cana de azucar, para lo cual financia todo el proceso productivo. Esto genera una situacion de reciprocidad contradictoria en la medida que los colonos precisan de ALUR para producir, ya que sin ese apoyo no podrian ni desarrollar el proceso productivo en su totalidad ni sobrevivir de la produccion de cana de azucar, al tiempo que el ingenio precisa de los colonos como fuente de materia prima. La contradiccion aparece porque asi como ALUR es imprescindible para viabilizar la CRSA, al mismo tiempo cuestiona la apuesta de generar colectivos de trabajadores autogestionados. Por eso la dependencia con la industria puede al mismo tiempo ser tanto una limitante para el desarrollo autonomo de los grupos como una oportunidad para su dinamizacion.

Para ALUR la viabilizacion de relaciones de produccion no-capitalistas, a diferencia de la relacion tipicamente capitalista, aparece en este caso como una ventaja en la medida en que los colonos tienen mayor compromiso y responsabilidad con la produccion pues de esta dependen sus ingresos, y para ello adaptan sus tiempos de vida a los tiempos de la produccion, lidiando asi con la division temporal del trabajo que imponen los ciclos biologicos al desarrollo del capitalismo en el campo. Se esta entonces ante un caso en el que, al decir de Kaustky (1986), el capital reproduce al productor directo o, al decir de Oliveira (2004), el capital reproduce relaciones de produccion no-capitalistas cuando monopoliza el territorio.

Pareceria que esta confluencia de intereses podria configurar un proceso tipico de recreacion campesina (Paulino, 2006), es decir, de produccion de nuevos productores familiares subsumidos al capital. Sin embargo, las caracteristicas especificas de la forma de colonizacion de la CRSA truncan esta posibilidad, generando la figura hibrida antes conceptualizada, que poco tiene en comun con el productor familiar tipico y que, parafraseando a Shanin (1988), se parece mas a un obrero especializado de una linea de montaje que a un campesino.

Los factores que truncan este proceso tienen que ver por un lado con la ausencia de trabajo familiar en todo el proceso productivo, en la medida en que los que aportan fuerza de trabajo propia son unicamente los colonos titulares, dado que los familiares que trabajan en la Colonia lo hacen como asalariados, no como fuerza de trabajo familiar. Es evidente que el proceso de produccion de cana de azucar en la CRSA no requiere del trabajo familiar, en tanto se viabiliza a partir del trabajo de colonos, asalariados y tecnicos agricolas, asi como el proyecto colonizador del INC, dirigido a la produccion de cana de azucar para ALUR, tampoco requiere familias radicadas en el campo.

Esta particularidad aleja a los colonos de las caracteristicas tipicas de la produccion familiar donde coexisten unidad productiva y reproductiva, y donde adquiere centralidad el trabajo familiar como rasgo especifico; y, por el contrario, los acerca a las condiciones tipicas del trabajo asalariado donde el espacio de reproduccion esta separado del espacio productivo.

El otro movimiento que define a este nuevo sujeto y que a la vez trunca el proceso de recreacion de productores mercantiles con trabajo familiar es su consolidacion como intermediario entre el capital industrial y la fuerza de trabajo, en la medida en que compra fuerza de trabajo financiado por ALUR, y supervisa y controla la ejecucion de las tareas buscando la mayor eficiencia posible en la explotacion de la fuerza de trabajo, aunque luego tiene dificultades para retener el plusvalor por los niveles de subsuncion en el capital. Esto ultimo es lo que objetivamente lo distingue de los empresarios caneros, que al poseer medios de produccion y capital para autofinanciarse tienen condiciones para retener y acumular el plusvalor que apropian en el proceso productivo; de los productores familiares que se basan en el uso de trabajo familiar y no en la generalizacion del trabajo asalariado; y de los propios asalariados cuya fuerza de trabajo ahora compran.

3.2 Conciencia de clase, en transicion

El cambio de clase analizado impacto en la autopercepcion de los colonos como clase, al punto que se identifica un proceso en transicion en el cual coexisten conflictivamente elementos de su conciencia anterior, como asalariados, con elementos relativos a la nueva posicion de clase. Esta tension da cuenta de un proceso en el que la nueva base material determina la conciencia (Marx, 2008).

Los colonos constatan que estan ante una nueva situacion que deriva del cambio de insercion en el proceso de produccion. Reconocen que siguen siendo trabajadores que han accedido a la tierra y que ahora son "duenos" de su trabajo. No obstante, coexiste con lo nuevo la afirmacion de su conciencia de asalariados, al punto que para algunos en nada se altero su identidad: "yo siempre les digo 'yo siempre voy a ser peludo, voy a seguir peludo nomas', un asalariado que tiene la oportunidad de tener un area de cana".

El aspecto en el que esta tension entre lo nuevo y lo viejo se hace mas evidente es en su definicion con respecto a las clases polares del modo de produccion, los claramente asalariados y los claramente burgueses. Con respecto a sus excompaneros de clase la tendencia es a negar su rol como patrones, afirmando su condicion de iguales:
   Yo para mi sigo siendo lo que era antes, una trabajadora nada mas,
   y mismo el vinculo con los trabajadores, somos uno mas, estamos con
   ellos ahi todo el dia, trabajamos con ellos, estamos con ellos. Y
   no hay esa diferencia, viste (...) tomamos del mismo mate,
   comemos, a veces hacemos un asado entre nosotros.


Pero esta afirmacion que niega la diferencia convive con la aceptacion del uso generalizado de trabajo asalariado, que inclusive es presentado como un rasgo positivo en tanto "estan generando trabajo".

La forma de lidiar con esta contradiccion no es economica, a partir de otras formas de remunerar la fuerza del trabajo por ejemplo, dado que la mayoria de los colonos se oponen al ingreso de nuevos socios a sus grupos porque supondria dividir los ingresos de la produccion entre mas integrantes, e implicaria poner a los nuevos colonos en pie de igualdad a la hora de organizar colectivamente la produccion.

Por el contrario, se enfrentan a la contradiccion enunciando una etica segun la cual se afirma la igualdad como trabajadores a pesar de los distintos roles, la necesidad de seguir trabajando y de tener otro tipo de vinculo con los asalariados. Esta "etica empresarial" supone que los colonos que compran fuerza de trabajo no son como los empresarios caneros, y esto es asi porque tienen el mismo origen de clase como asalariados:
   [los empresarios] vienen de cuna de oro, como quien dice, el peon
   es una herramienta, los trabajadores para ellos es una herramienta,
   solo eso. A diferencia de eso, nosotros venimos de ser esa
   herramienta y no pensamos que el trabajador que vaya a estar con
   nosotros sea una herramienta, sino que es una persona, que detras
   de ella hay una familia y que tiene esa necesidad de trabajar


3.3 Organizacion, en transicion

Los cambios de clase y en la conciencia no podian sino afectar su vinculo con sus excompaneros de la UTAA, el espacio donde construyeron su identidad y desde el cual se organizaron para acceder a la tierra. Estos cambios provocan, al igual que en las otras dimensiones analizadas, una situacion transicional en la que, al tiempo que se mantiene la fidelidad y la identificacion con su organizacion de origen, los colonos identifican y exploran alternativas de organizacion para defender sus intereses.

El cambio mas claro ha sido su distanciamiento del sindicato, ya que este organiza y representa a los asalariados que trabajan en la Colonia Sendic, de forma que defiende intereses de clase diferentes a los suyos. Varios colonos manifestaron que ahora no van mas al sindicato porque
   Los trabajadores asalariados nos discriminan porque hoy tenemos
   cana (...), es el gran problema que hay entre los trabajadores que
   no aceptan que un trabajador tenga cana, tenga tierra (...) Delante
   del sindicato nosotros somos unos patrones, capaz que con los
   dirigentes de UTAA no tenemos problema, ninguno tenemos problema,
   es con la base.


No obstante este distanciamiento, siguen afirmando su fidelidad con el sindicato, a la que le deben el ingreso a la Colonia y le reconocen un rol supervisor en el funcionamiento de los grupos que accedieron la tierra. En el mismo sentido, han apoyado la demanda de mas tierra para los asalariados y han colaborado en diversas movilizaciones del sindicato, asi como defienden la necesidad de juntar a los pequenos productores con el sindicato para fortalecer la lucha por la tierra.

Esta fidelidad con la UTAA no es contradictoria con la necesidad de generar una organizacion especifica de pequenos productores, desde la cual defender sus intereses especificos, ahora marcados por la gestion de un emprendimiento economico. Esta nueva organizacion se piensa por fuera del sindicato, ya que la UTAA es un sindicato de trabajadores, pero tambien por fuera de la organizacion patronal, la Asociacion de Plantadores de Cana del Norte Uruguayo (APCANU). El dispositivo organizativo que estan construyendo los colonos expresa el cambio de clase que estan atravesando, ya que no se reconocen representados ni en la UTAA ni en la APCANU, lo que a su vez es coherente con el esbozo de una nueva conciencia que niega su condicion de asalariados y de patrones.

Sin embargo, el distanciamiento entre los colonos y la UTAA no responde solo a las acciones de los primeros, en la medida que el sindicato es corresponsable de la situacion. El sindicato no tiene una estrategia deliberada que intente organizar a los trabajadores una vez que entran a la tierra, mas alla de las dificultades estructurales que supone contener en una misma organizacion a compradores y vendedores de la fuerza de trabajo. Pareceria que la UTAA disocia la ideacion de nuevas relaciones de produccion en el campo -con trabajadores afincados en la tierra- de la implementacion de dichos proyectos cuando se concretan. Su rol protagonico ha quedado restringido a la etapa de lucha por la tierra, para luego distanciarse paulatinamente de los proyectos productivos.

Este distanciamiento de los emprendimientos productivos puede explicarse, al menos de forma hipotetica, porque la pauta central de los casi 1.000 afiliados a la UTAA es estrictamente sindical, es decir, esta relacionada con la defensa del salario y las condiciones de trabajo, quedando en segundo lugar la demanda de tierra, lo que ha dificultado organizar a los trabajadores que el sindicato coloca en la tierra. Y esto porque la UTAA es ante todo un sindicato que aglutina asalariados, y no de trabajadores/campesinos sin tierra, como sucede en otros lares de Latinoamerica.

Los dirigentes de UTAA reconocen ese distanciamiento, pero, mas que reclamar la organizacion de los colonos en el sindicato, exigen que no olviden quien "los puso en la tierra", ni pierdan su identidad de clase. Al mismo tiempo reconocen que hay una contradiccion en el hecho de que los colonos usen trabajo asalariado, pero que esta "contradiccion se da por que, porque hay algo, si no hubiera nada... no pasaria nada".

3.4 Diferenciacion social en la CRSA

El ultimo aspecto a abordar refiere a las caracteristicas especificas del proceso de diferenciacion social en la produccion de cana de azucar, que opera como una fuerza centrifuga que impide la consolidacion del productor directo de mercancias con base en el trabajo familiar. Estos rasgos especificos determinan la condicion transicional, tanto de la posicion como de la conciencia de clase, en la medida en que la insercion de los nuevos colonos en la fase primaria del complejo sucroalcoholero es inherentemente inestable y, por tanto, o devendra en un proceso de incipiente acumulacion que los consolide como intermediarios entre el capital y el trabajo asalariado, o en un proceso de creciente subordinacion, a traves de mecanismos hibridos de subsuncion en el capital que, de forma tendencial, generen un proletario con tierras.

De esta forma la CRSA no genera sino que impide un proceso de recreacion de productores mercantiles, en la medida que reproduce la clase hibrida antes analizada. El caso analizado muestra diferencias con la experiencia colonizadora de "Campo Placeres" que, a juicio de Moraes (2012), produjo proletarios con tierra, un continuo trabajador-asalariado-subarrendatario que no esta siquiera en un proceso de reproduccion simple.

En este sentido, el acceso a la tierra en el marco del proyecto sucroalcoholero se muestra en primera instancia como contratendencial al proceso de diferenciacion social tipico de las economias capitalistas, en la medida en que los que fueron diferenciados como asalariados tienen la posibilidad de recuperar medios de produccion. Sin embargo, esta recuperacion es viabilizada como parte de la reproduccion capitalista de la relacion no-capitalista, e inmediatamente los nuevos colonos se ven enfrentados a la obstinada tendencia a la diferenciacion social (Foladori, 1986) que impide su consolidacion como productores de mercancias, en la medida en que o los diferencia hacia arriba acumulando capital, o los diferencia hacia abajo subordinandolos totalmente al capital.

Conclusiones

La investigacion identifico que los nuevos colonos dejaron de vender su fuerza de trabajo para pasar a autogestionar parte de los medios de produccion, lo que provoco un cambio de clase que resulta del pasaje de la forma real de subsuncion en el capital a formas de subsuncion hibrida, fruto de la estrategia de monopolizacion del territorio de ALUR. La estrategia del ingenio, junto al rol terrateniente del INC, viabiliza subordinadamente relaciones de produccion no-capitalistas funcionales al proceso de valorizacion del capital, en un formato especifico que no requiere de trabajo familiar ni de la radicacion de las familias en el campo. Sin embargo, este cambio no solo incluye una nueva forma de subsuncion en el capital, sino que ademas coloca a los colonos como intermediarios entre el capital y la fuerza de trabajo, en una figura tipo capataz donde supervisan y garantizan la explotacion de la fuerza de trabajo que compran financiados por ALUR.

De ambos movimientos surge una clase hibrida, transicional e inestable, que contiene elementos del productor directo de mercancias subsumido en el capital con elementos capitalistas, en tanto apropiadores de plusvalor que, sin embargo, dificilmente retienen por los mecanismos de subsuncion.

Este cambio en las relaciones sociales de produccion provoca cambios en su autopercepcion como clase, que ahora contiene elementos de su vieja conciencia como asalariados, con elementos relacionados con su nueva insercion en el proceso de produccion. En esta nueva conciencia de clase aparece la legitimacion de la explotacion de la fuerza de trabajo a partir de una etica que los iguala a los asalariados por su origen de clase y, al mismo tiempo, los diferencia de los empresarios caneros. Esta conciencia es transicional, en tanto esta en proceso de transformacion, mientras se adapta a la nueva posicion economica de los colonos sin terminar de renegar de su vieja conciencia como asalariados.

La condicion transicional de ambos procesos se explica por las caracteristicas especificas del proceso de diferenciacion social en la fase primaria del complejo sucroalcoholero que impiden la consolidacion de los colonos como productores mercantiles, en la medida en que o los diferencia hacia arriba acumulando capital generalizando el trabajo asalariado, o los diferencia hacia abajo subordinandolos totalmente al capital. De esta forma, el acceso a la tierra en el marco del proyecto sucroalcoholero es plenamente funcional al proceso de valorizacion de capital y no logra instituir un proceso contratendencial al proceso de diferenciacion social tipico de las economias capitalistas.

Referencias

Buxedas, M. (1984). Enfoques para el analisis: el sistema agropecuario y los complejos agroindustriales. En CIEDUR (Ed.), La cuestion agraria en el Uruguay (pp. 25-37). Montevideo: Fundacion de Cultura Universitaria.

Chiappe, M., y Espasandin, N. (Eds.) (2014). Acceso a la tierra en cuestion: dependencia y autonomia en la Colonia Raul Sendic Antonaccio en Bella Union. Montevideo: Letraene.

Echeverriborda, M., Espasandin, N., Ingold, M., Moraes, A., Otero, M., y Oyhantcabal, G. (2014). El complejo sucroalcoholero. En M. Chiappe y N. Espasandin (Eds.), Acceso a la tierra en cuestion: dependencia y autonomia en la Colonia Raul Sendic Antonaccio en Bella Union (pp. 57-83). Montevideo: Letraene.

Foladori, G. (1986). Proletarios y campesinos. Mexico: Universidad Veracruzana.

Hocsman, L. D. (2003). Reproduccion social campesina. Tierra, trabajo y parentesco en el chaco arido serrano. Argentina: Centro de Estudios Avanzados--Universidad Nacional de Cordoba.

Ingold, M. (2014). Genero y generaciones. En M. Chiappe y N. Espasandin (Eds.), Acceso a la tierra en cuestion: dependencia y autonomia en la Colonia Raul Sendic Antonaccio en Bella Union (pp. 170-194). Montevideo: Letraene.

Instituto Nacional de Colonizacion (INC). (2009). Informe de la Regional Artigas del Instituto Nacional de Colonizacion. Artigas. Inedito.

Instituto Nacional de Colonizacion (INC). Actas directorio 2008-2013. Recuperado de http://www.colonizacion.co m.uy/content/view/975/165/

Kaustky, K. (1986) [1899]. A questao agraria. Sao Paulo: Nova Cultural.

Marx, K. (2008) [1859]. Contribucion a la critica de la economia politica. Mexico DF: Siglo XXI.

Marx, K. (2010) [1872]. El capital: El proceso de produccion del capital. Tomo I. Buenos Aires: Siglo XXI.

Marx, K. (2012). El capital: Tomo I Capitulo VI (inedito). Resultado delproceso inmediato de produccion. Rosario: Puno y Letra.

Merenson, S. (2016). Los peludos. Cultura, politica y nacion en los margenes del Uruguay. Buenos Aires: Gorla.

Moraes, A. (2012). ?Campo en disputa?Estudio de la experiencia de los trabajadores de UTAA en el campo de Placeres del proyecto sucroalcoholero (Tesis Ingeniero Agronomo). Universidad de la Republica. Facultad de Agronomia Montevideo, Uruguay). Recuperada de http://biblioteca.fagro.edu.uy/cgi-bin/wxis.exe/iah/?IsisScript=iah/iah .xic&lang=E&base=TESIS

Moraes, A. (2014). Tierra para el que la trabaja: Conflictos entre lo individual y lo colectivo. En M. Chiappe y N. Espasandin (Eds.), Acceso a la tierra en cuestion: dependencia y autonomia en la Colonia Raul Sendic Antonaccio en Bella Union (pp. 124-145). Montevideo: Letraene.

Moraes, M. I. (1990). Bella Union: De la estancia tradicional a la agricultura moderna (1853-1965). Montevideo: Banda Oriental.

Oliveira, A. U. (2004). Geografia agraria: perspectivas no inicio do Seculo XXI. Trabajo presentado en II Simposio Nacional de Geografia Agraria. SINGA, San Pablo, Noviembre 2003. Recuperado de http://es.scribd.com/doc /25346227/Perspectivas-Da-Geografia-Agraria-22

Otero, M. (2011). De la lucha a la fabrica. La intervencion del Estado en el complejo sucro-alcoholero: una aproximacion a los diversos modos de uso de la fuerza de trabajo (Tesis Licenciado en Trabajo social inedita). Universidad de la Republica. Facultad de Ciencias Sociales, Montevideo, Uruguay.

Oyhantcabal, G. y Carambula, M. (2011). Lucha por la tierra en el norte de Uruguay. Astrolabio, 7, 284-312.

Panizza, M. (2012). Bella Union: Luchas sociales en el primer gobierno del Frente Amplio. Periodo 2005-2010. Montevideo: Extension Libros.

Paulino, E. T. (2006). Por uma geografia dos camponeses. Sao Paulo: Editora de UNESP.

Pereira, F. (2011). Tierra: Relaciones entre las organizaciones caneras y el Estado. La complejidad de una construccion. (Tesis Licenciado en Sociologia inedita). Universidad de la Republica. Facultad de Ciencias Sociales, Montevideo, Uruguay.

Pineiro, D. y Cardeillac, J. (2014). Produccion familiar y agronegocios: dos modelos en conflicto. ALASRU, 10, 187-205.

Sarachu, G., Rossi, V., Echeverriborda, G., Torrelli, M., Riero, A., Riet, J., Gonzales, V., y Bandera, G. (2013). Desarrollo local, encadenamientos y potencial asociativo en Bella Union: estrategias economico-productivas desde la participacion de los trabajadores. Informe final para la CSIC-UdelaR del llamado a Proyectos de vinculacion Universidad -Sociedad y Produccion (2011-2012). Inedito.

Shanin, T. (1988). Naturaleza y logica de la economia campesina. Madrid: Anagrama.

Silva, J. E. (2015). Los procesos de subjetivacion politica de la Union de Trabajadores Azucareros de Artigas. (Tesis Magister en Ciencias Agrarias Inedita) Universidad de la Republica. Facultad de Agronomia, Montevideo, Uruguay.

Toledo, M. (2011). Relevamiento Colonia Raul Sendic Antonaccio. Uruguay: Instituto Nacional de Colonizacion. Inedito.

Toledo, M. (2014). Nuevas politicas de colonizacion y trabajo asociativo. (Tesis de Maestria en Sociologia inedita). Universidad de la Republica. Facultad de Ciencias Sociales, Montevideo, Uruguay.

Notas

(1) La exposicion de las formas de subsuncion se encuentran en varios pasajes de la obra de Marx, aunque destacan en particular el capitulo XIV del Tomo I de El capital (Marx, 2010) donde expone someramente las caracteristicas centrales de las tres formas de subsuncion: formal, real e hibrida; y el Capitulo VI Inedito (Marx, 2012). Muy someramente, la subsuncion formal refiere a aquella forma en la cual el capital se apropia del proceso de produccion precapitalista tal cual estaba, pero lo organiza de forma capitalista (con trabajo asalariado). La subsuncion real refiere a lo que Marx llama el modo de produccion especificamente capitalista, en tanto es la forma en la cual se revolucionan las condiciones de produccion dadas las leyes de la competencia, provocando la produccion de plusvalia relativa fruto de una "revolucion total" en el modo de produccion, en la productividad del trabajo y en la relacion entre el capitalista y el obrero. Finalmente la subsuncion hibrida refiere a aquellas formas en las que al productor se le extrae plusvalor sin que se verifique la subsuncion formal (trabajo asalariado), en tanto el capital aun no se apodero directamente del proceso productivo. Es la forma en la que se subordina, en el momento de la circulacion, a los productores directos de mercancias (campesinos, artesanos), en particular por la accion del capital mercantil o usurario. Segun Marx (2010) esta es una forma que, de predominar, excluye al modo de produccion especificamente capitalista, pero que ha operado historicamente como forma de transicion hacia este, y que incluso es reproducido por el propio capitalismo, como evidencia lo que denomina como industria domiciliaria moderna o patio trasero de la gran industria.

(2) "Peludos" es la categoria nativa con la que se reconoce y reconocen los cortadores de cana de azucar en Uruguay. La misma alude a un animal de la zona (el tatu peludo), y seguramente se empezo a utilizar con el comienzo de la produccion de cana de azucar (decada de 1940), aunque segun Merenson (2016) muchos trabajadores la identifican con la llegada de Raul Sendic Antonaccio a la zona a fines de los 50, quien en su condicion de procurador y dirigente del Partido Socialista fundo la UTAA (y anos despues el Movimiento de Liberacion Nacional-Tupamaros).

Gabriel Oyhantcabal Benelli

Universidad de la Republica, Uruguay.

gaboyha@gmail.com

https://doi.org/10.24215/15155994e076

Recibido: 15 de julio de 2016--Aceptado: 05 de febrero de 2018--Publicado: 26 de marzo de 2018
COPYRIGHT 2018 Universidad Nacional de la Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Oyhantcabal Benelli, Gabriel
Publication:Mundo agrario: Revista de estudios rurales
Date:Apr 1, 2018
Words:12888
Previous Article:Memoria e identidade: o processo de sucessao e heranca no Mercado Municipal de Montes Claros--MG, Brasil.
Next Article:Las corporaciones agrarias de Argentina y Brasil ante la crisis de las negociaciones por el ALCA.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters