Printer Friendly

<>. SERVICIOS PUBLICOS, DEMOCRACIA Y CLASES MEDIAS EN AMERICA LATINA.

<<I can't get no satisfaction>>. Public services, democracy and middle class in Latin America

I. INTRODUCCION (1)

El incremento de la clase media latinoamericana se ha convertido en la ultima decada en un interesante objeto de analisis, pues supone un claro avance en la lucha contra la pobreza (2), asi como un incremento en el ingreso y en el consumo (3), jugando ademas un papel central en la configuracion de imaginarios sociales, estilos de vida, representaciones simbolicas y aspiracion de pertenencia para la mayoria de la poblacion latinoamericana (Paramio 2012, 2013; Franco y Hopenhayn 2010). Documentos de la OCDE (Kharas 2010), CEPAL (Barcenas y Serra 2010) y Banco Mundial (Ferreira et al. 2013) coinciden en destacar cuantitativamente la emergencia de nuevas clases medias en America Latina en los ultimos anos. El Grafico I muestra este incremento, a la vez que ilustra las diversas aproximaciones a la misma.

Como presupuesto de partida, podemos suponer que estas nuevas clases medias demandaran derechos y servicios publicos para mantener o consolidar su estatus (Paramio 2012, 2013). De igual manera, parece racional esperar, entonces, que si la prestacion de estos servicios publicos se percibe de forma insatisfactoria, se incrementara la insatisfaccion con la democracia y crecera la protesta social. Por ello, este trabajo busca clarificar la forma en que la insatisfaccion con los servicios publicos afecta, o se convierte, en insatisfaccion con la democracia.

El criterio que se utilizara para medir las clases medias es el de autopercepcion respecto a la riqueza personal. Este indicador expresa un analisis de quien responde sobre la estratificacion de su sociedad, a la vez que manifiesta su posicion relativa dentro de la misma. Se conjugan en la respuesta factores estructurales (imagen institucionalizada del sistema de estratificacion, visibilidad del mismo), individuales (personalidad), situacionales (grupos de referencia), historicos-comparados (comparacion con el pasado y confianza respecto al futuro, a las probabilidades de progreso y movilidad social) y criterios de distincion personal (Hamamura 2012; Wilkinson y Pickett 2013; Germani 1963) (4). Pese a las criticas que sobre este indicador se ciernen, su amplia utilizacion en estudios de valores, formacion de opiniones y en la interpretacion de comportamientos sociales se fundamenta en la correlacion que guarda el mismo con indicadores objetivos como ocupacion, vivienda, educacion, ingreso y pobreza de base subjetiva (Germani 1963; Gasparini et al. 2008; Lora y Fajardo 2011; Amoranto et al. 2010) (5).

Sin embargo, la alegria inicial por el <<crecimiento de la clase media>> en Latinoamerica se fue convirtiendo en preocupacion, en tanto se verificaba que, por un lado, la mejora de la distribucion del ingreso era aun reducida y que los modelos productivos seguian siendo poco competitivos (esto es, asociados a estrategias primario- exportadoras), de modo que una sacudida economica o ralentizacion del crecimiento pondria en peligro los logros alcanzados (Castellani y Parent 2011; CEPAL 2013). Por otro lado, la emergencia de clases medias planteaba el surgimiento de demandas sociales que podrian resultar en serios desafios politicos y comprometer la gobernabilidad (Paramio 2012, 2013).

En terminos politicos, existen serios riesgos a la institucionalidad democratica si el Estado no es capaz de responder adecuadamente a las aspiraciones de las nuevas clases medias, esto es, de atender las expectativas positivas sobre el futuro que tienen quienes han dejado de ser pobres. Uno de ellos es la polarizacion politica de las clases medias, entre defensores autoritarios del sistema y criticos radicales del mismo. En el primer grupo estarian los sectores asentados y en el segundo, los mas insatisfechos por la situacion socioeconomica, de la que culparian a una accion equivocada y/o insuficiente del Estado. El segundo riesgo es la logica destituyente, que busca a traves de la polarizacion politica y social poner fin al mandato de un cargo electo (normalmente, el presidente de la nacion), antes de que se cumpla el plazo de su mandato y se realicen las oportunas elecciones. El tercero seria la emergencia y consolidacion de liderazgos populistas, donde un lider asume la representacion del pueblo fuera de los partidos preexistentes y frente a ellos, presentandose como el verdadero representante de sus intereses frente a los de la oligarquia. Todas las organizaciones politicas y sociales que se presenten como un obstaculo a su liderazgo, o no lo acepten, estaran condenadas a ser englobadas dentro de la oligarquia y de la partidocracia, debiendo ser, por tanto, reemplazadas por otras (Paramio 2012).

En otras palabras, el apoyo con el que contaron los gobiernos en la region podria disminuir--a la par que el apoyo al sistema democratico--si las clases medias se sienten insatisfechas y los que estan abajo ven limitadas o reducidas sus oportunidades de ascender. Ambas cuestiones tendrian que ver con el efecto tunel de Hirschman y Rothschild (1973), asi como con la frustracion de expectativas de los estratos medios (6). La mayor disponibilidad de credito o el consumo subsidiado podrian ser insuficientes si la presion inflacionaria o las intervenciones del gobierno en la vida economica y social se perciben como amenazas a un <<estilo de vida>>. Amenazas que perjudican a las clases medias como consumidores, ahorradores y pensionistas, asi como si no se concretan politicas publicas que mejoren la calidad de vida del dia a dia, ofertando servicios publicos elementales como seguridad y transporte. Esta insatisfaccion responderia a una vision aspiracional de la clase media, que la distingue de las clases populares por poseer un proyecto de futuro que va mas alla de la supervivencia y del consumo inmediato, aspirando a prolongar su estatus, su nivel social para ella y para sus hijos. Esa continuidad puede verse en riesgo incluso si el presente economico es favorable, por politicas que provoquen desequilibrios o puedan provocarlos en un futuro proximo. La falta de acceso o una reducida calidad de bienes y servicios publicos que permitan consolidar el estatus ganado y seguir proyectandose hacia arriba en la escala social seria fundamental para entender el enfado ciudadano de personas que, como relata Natanson (2014), vieron mejorar la calidad de su vida dentro de su casa, pero no fuera de ella.

Lo que cabria preguntarse, entonces, es si las protestas sociales expresan estos malestares y responden a esta hipotesis, vinculandose con el incremento de expectativas de las nuevas clases medias.

Como afirma el informe del PNUD (2012), coordinado por Fernando Calderon, el conflicto social es parte de la ecuacion politica de los procesos de cambio en democracia que hoy viven varios paises de la region latinoamericana, concibiendose como un proceso que encierra potencial de transformacion, que expresa un sentido comun portador de cierta sabiduria popular sobre los limites de los procesos de desarrollo. Claramente, los ciclos de movilizacion son muy diferentes segun el pais del que se trate, asi como los objetivos que persiguen y la radicalidad que asumen.

En dicho trabajo se distinguen tres tipos de conflictos: a) las demandas y luchas por una mejor calidad de vida, b) los conflictos que buscan mayor eficacia y legitimidad de las instituciones del Estado y c) los conflictos culturales que buscan cambiar los modos de vida (PNUD 2012: 16). El conflicto institucional--segundo tipo--nos interesa en tanto es resultado de la inconsistencia entre las demandas de la gente y la capacidad de las politicas y de las instituciones del Estado para satisfacerlas. Este tipo de conflicto expone formas directas de las disfunciones del sistema. De esta tipologia, nos interesa observar las movilizaciones que reclaman por la mejora en los servicios publicos, que segun las estimaciones del informe representan hacia 2011 el 11% de los conflictos que se desarrollan en la region, en tanto los mismos se han presentado como el detonante de las multitudinarias y mas recientes olas de movilizaciones sociales en la region.

A pesar de las diferencias que pueden hallarse entre casos--como, por ejemplo, el brasileno y el chileno--, el eje comun de las reivindicaciones busca reforzar y expandir los derechos de la ciudadania y reclamar servicios publicos de calidad, mostrandose como una demanda de acceso a recursos--demanda desde la carencia en terminos de Magrini (2011), que se constituye en indicador de la capacidad de procesamiento institucional de las demandas de la poblacion o de alguno de sus sectores (Ravinovich et al. 2011) (7)--. Sin embargo, todo sugiere que no se agotan en ello, poniendo en evidencia dos cuestiones de mayor calado: a) una lucha por la significacion y el sentido de la clase media emergente--esto es: un grupo social que quiere consolidarse y tener a acceso a bienes publicos--y b) un llamado de atencion sobre el modo de gobernar--esto es: un reclamo en pos de la trasparencia y apertura y un juicio sobre el desempeno, eficiencia y capacidad de respuesta de los gobiernos--.

Las manifestaciones estudiantiles en Chile y Colombia han sido protagonizadas por ciudadanos que se identifican como de clase media (principalmente por jovenes). En Chile, las manifestaciones que se han dado desde mayo de 2011 se nuclean en torno al reclamo educativo, aunque suponen una critica al modelo economico y social imperante, instalado por la dictadura militar y continuado en democracia. Impulsadas por organizaciones altamente estructuradas (confederaciones y federaciones de estudiantes, centros de alumnos, coordinadoras de alumnos), despliegan un amplio repertorio de acciones, creatividad y visibilidad donde no se reproducen ritualmente las formas aprendidas de expresion colectiva contenciosa, sino en donde el compromiso colectivo, la solidaridad y la colaboracion se despliegan reforzando los vinculos y la identidad del movimiento--el apoyo ciudadano nunca bajo del 70%--(Fernandez Labbe 2013; Azocar 2013).

En sentido similar, en Colombia durante 2011--pero tambien en 2013--los jovenes se manifestaron con apoyo de los sindicatos y organizaciones sociales en contra de reformas educativas y en busca de un aumento del presupuesto y gratuidad de la ensenanza publica (abrazaton y desnudaton). Por su parte, la movilizacion de los maestros en Mexico de 2013 tambien recoge una profunda insatisfaccion con el servicio educativo, pero es diferente en tanto aglutina principalmente a los maestros y al mundo academico en contra de la reforma educativa propuesta por Pena Nieto (Aboites 2013).

En el caso de Brasil las movilizaciones expresan la insatisfaccion de la poblacion de clase media emergente con la vida cotidiana, demandando derechos sociales como salud, educacion, transporte, pero tambien un buen uso del dinero publico. En este sentido, las protestas protagonizadas en Brasil en 2013 se caracterizarian por la transversalidad de sus demandas, la diversidad de su composicion de clase (inicialmente coordinadas por las clase media, integrando posteriormente a las familias pobres y negras, destacando la presencia de jovenes y trabajadores precarios que no habian participado antes en manifestaciones), por su caracter masivo, radical y de larga duracion, asi como por marcar los escenarios politicos nacionales a nivel simbolico y como instancias de contrapoder (Zibechi 2013; Domingues 2013).

En relacion a lo anterior, la insatisfaccion con los servicios publicos podria actuar como aglutinador de las protestas sociales (8). En la Tabla I se pueden observar los diferentes grados de satisfaccion ciudadana con los servicios publicos segun paises y segun estrato de clase media.

Los datos ponen en evidencia varias cuestiones de interes. Primero, una fuerte y generalizada insatisfaccion con los servicios publicos. En promedio, y salvo para el caso de la educacion, la satisfaccion con cualquiera de los servicios es siempre inferior al 50%. Especialmente preocupante es la insatisfaccion con instituciones fundamentales del Estado de derecho: la media para la region indica que cerca del 65% de los latinoamericanos esta insatisfecho con el funcionamiento de la policia y el 67% con el funcionamiento de los tribunales. Segundo, en sociedades donde las protestas sociales fueron mas notorias como la brasilena y la chilena, es donde la prestacion de los servicios asociados al bienestar como educacion y salud arroja mayores niveles de insatisfaccion, mientras que paises como Argentina, Venezuela o Mexico muestran comparativamente mayores niveles de insatisfaccion en el caso de servicios asociados a funcionamiento de la policia y la justicia. Finalmente, los diferentes estratos de clases medias se comportan de modo diferente segun los paises y los temas. Hay paises como Argentina, Uruguay y Costa Rica, donde los diferentes estratos opinan de manera similar--es decir, hay pocas variaciones en terminos de percepciones--. Y, por el contrario, casos como Peru o Mexico, donde los diferentes estratos socioeconomicos evidencian percepciones de satisfaccion mayor, en tanto los actores se autoperciben mejor en la escala de riqueza.

En relacion a estos datos, nos surgen dos interrogantes: ?A que causas o razones responde esta insatisfaccion? y ?que efectos e implicaciones suponen en relacion a la democracia?

En torno a la primera cuestion, se arguye la baja calidad de los servicios, pero tambien las mayores aspiraciones de la poblacion y la mencionada frustracion de expectativas. Las politicas sociales redistributivas y el mayor crecimiento economico experimentado elevaron el piso de la expectativa social, potenciando nuevas demandas que van mas alla del reclamo por trabajo o superacion de la pobreza. Pese a estos progresos, las deficiencias del sistema de salud, la baja calidad de la educacion publica, el caos en el transporte y el miedo a salir de la casa e incluso la sensacion de inseguridad dentro de la casa enfadan a la ciudadania. A dicha cuestion se le suman otras como: ?Que razones se esconden en la mayor o menor satisfaccion con un tipo de servicio?, ?como se relacionan o se ven influenciadas estas percepciones por las politicas publicas que hacen los gobiernos?, ?que explica la homogeneidad o divergencia de opiniones entre estratos medios?

En el siguiente apartado nos centraremos en analizar el segundo de los interrogantes: ?En que medida la insatisfaccion con los servicios publicos afecta o se traduce en insatisfaccion con la democracia?

Un estudio reciente aporta evidencias sobre que hace que los ciudadanos latinoamericanos se sientan mas o menos satisfechos con el funcionamiento de la democracia (Moreno 2015). El autor nos recuerda que la satisfaccion con la democracia es un concepto elusivo y significa diferentes cosas para diferentes personas en diferentes contextos y despierta tambien diferentes expectativas, que tienen que ver con la forma en que esas expectativas se cumplen (o no). Asi, concluye que la satisfaccion con la democracia es una medida compuesta por el desempeno politico, el desempeno de las politicas, el desempeno electoral y el desempeno economico. En este articulo, estamos particularmente interesados en el desempeno de las politicas y el desempeno politico.

La satisfaccion con la democracia es considerada variable proxy de otros conceptos como legitimidad democratica y consolidacion democratica. Normalmente, la literatura diferencia entre el apoyo ciudadano a la democracia como sistema de gobierno y a los principios basicos del regimen, y evaluacion de los ciudadanos del funcionamiento del sistema. Tal como sostuviera Easton (1975), la pregunta sobre el apoyo incondicional a la democracia como forma de gobierno alude mas a un apoyo difuso al regimen que a un juicio sobre su eficacia, lo cual anticiparia menor fluctuacion a lo largo del tiempo que la pregunta sobre satisfaccion (Montero et al. 2008: 24; Linde y Ekman 2003). Para 2010, y salvo en el caso uruguayo, el apoyo incondicional a los principios democraticos en America Latina es siempre mas alto que la satisfaccion con los resultados de la democracia, encontrandose brechas amplias en el caso de Bolivia, Peru o Venezuela. En el Grafico IV se comparan las respuestas a una y otra cuestion.

Pese a su sensibilidad a contextos institucionales, la satisfaccion con la democracia supondria una evaluacion del funcionamiento practico de la misma, la eficacia de los gobiernos para responder a las demandas sociales y las posibilidades que los ciudadanos tienen (o creen tener) de influir en las decisiones politicas. En otras palabras, la satisfaccion con la democracia estaria indicando una interpretacion individual sobre como funciona y como deberia funcionar la democracia, pero tambien una evaluacion sobre la practica y experiencia concreta sobre la capacidad de los gobiernos para responder a los problemas concretos de la gente y a su vida de todos los dias. Esto supone tomar en cuenta cuestiones sociales y economicas, dando un gran peso a la igualdad y al bienestar (Norris 1999; Linde y Ekman 2003: 403; Ai Camp 2007; Mateos 2011).

Todo esto se presenta como relevante, en tanto que la insatisfaccion con la democracia podria conducir a un mayor apoyo a salidas populistas y activaria planteamientos destituyentes. Asimismo, las movilizaciones podrian terminar comprometiendo o desalentando politicas publicas redistributivas, en tanto seria logico pensar que los gobiernos frente a la perdida de popularidad se vuelvan mas conservadores y, por tanto, reacios a cambios que comprometan su reputacion o despierten oposicion. Todo ello compromete la consolidacion de las nuevas clases medias, asi como la capacidad del Estado y de su institucionalidad para gestionar las nuevas demandas sociales. Por tanto, se hace necesario contar con claves interpretativas de este proceso.

II. VARIABLES E INDICADORES EMPIRICOS

Presentaremos a continuacion una bateria de informacion empirica que contribuye a reflexionar sobre como se comportan las percepciones de ciudadanos de 18 paises de la region. Los datos provienen de encuestas sobre muestras representativas realizadas por Latinobarometro (2011).

La satisfaccion con la democracia sera la primera variable a considerar. La pregunta que se utiliza es: <<En general, ?diria usted que esta muy satisfecho, mas bien satisfecho, no muy satisfecho o nada satisfecho con el funcionamiento de la democracia en (pais)?>>. Las respuestas se miden en una escala de 1 a 4, donde 1 es nada y 4 muy satisfecho.

El Grafico V nos permite comparar las respuestas de los ciudadanos latinoamericanos en 2000 y 2010. En terminos promedios, los niveles de satisfaccion con la democracia parecen haber aumentado en la region, con la excepcion de Colombia, Guatemala, Honduras, Mexico y Venezuela. Destaca un fuerte incremento en los casos de Brasil, donde ha pasado del 20% al 52%, y en Chile, que ha pasado del 30% al 59%. Asi las cosas, el aumento de la satisfaccion democratica entraria en contradiccion con la fuerte insatisfaccion que existe en estos dos ultimos paises respecto a los resultados de la democracia en terminos de bienes publicos como los educacionales o la sanidad. El caso de Colombia seria mas complejo, pues lo que se verifica es una caida en los terminos de satisfaccion democratica.

Entre las variables independientes que nos interesan, destaca la satisfaccion con el funcionamiento de los servicios publicos. Como se expreso en la Tabla I, los indicadores que utilizamos interrogan sobre satisfaccion con hospitales publicos, educacion publica, policia, sistema judicial, transporte publico y disponibilidad de areas verdes y espacios publicos. En cada caso los encuestados responden tomando como referencia una escala que va de 1 al 4, donde 1 es nada satisfecho y 4 muy satisfecho.

Otro grupo de indicadores que se estiman relevantes son los referentes a la confianza institucional. La literatura sugiere que los niveles de confianza institucional anticiparian el comportamiento de la confianza social y la satisfaccion con la democracia, convirtiendose en una especie de termometro de la vida publica. Si los sujetos desconfian de las autoridades y consideran a quienes ejercen tales funciones publicas inmorales injustos o poco confiables, pensaran que las otras personas tambien se comportan de ese modo en tanto la corrupcion, el engano y la traicion son tolerables. Derivado de ello, la confianza institucional y la satisfaccion con la democracia referirian al apoyo politico general e indicarian el sentimiento basico de la ciudadania sobre su sistema politico, asi como sobre el funcionamiento del mismo (Eek y Rothstein 2005; Freitag y Buhlman 2009; Offe 1999; Newton y Norris 2000; Della Porta 2000; Misher y Rose 2005; Montero et al. 2008).

Ademas de introducir la variable de confianza en los partidos politicos se introduce un indicador de identificacion partidista, utilizando una pregunta donde se consulta al ciudadano si se siente identificado con algun partido, sin importar cual. Las respuestas son 0 para quienes responden no y 1 para quienes responden que si. Las preguntas que se utilizan ilustran la confianza en sindicatos, partidos politicos, administracion publica, gobierno y el Congreso. En cada caso los encuestados responden tomando como referencia una escala que va de 1 a 4, donde 1 es nada de confianza y 4 mucha confianza.

Por ultimo, interesa conocer como intervienen y afectan a la confianza en el gobierno otras variables. En primer lugar, la confianza social. Existe una amplia evidencia que demuestra como la confianza social contribuye a un mejor funcionamiento de las instituciones y, por tanto, mejora la satisfaccion con la democracia. Aumentar la calidad de la democracia demanda una ciudadania activa e involucrada, exigente y comprometida, que se movilice y castigue a los representantes politicos incompetentes y que este dispuesta a cooperar en la realizacion de bienes publicos. Asimismo, la confianza social predice mayor cooperacion entre burocratas, entre elites de gobierno y entre el Estado y la sociedad civil, lo cual mejora el desempeno del gobierno y da lugar a politicas publicas mas eficientes, eficaces y legitimas (Putnam 1993; Boix y Postner 2000; Herreros 2012; Sides 1999; Rothstein y Uslaner 2005). La variable que utilizamos para medir confianza social es dicotomica y asigna valor 1 a quienes afirman confiar en la gente en general y 0 a quienes creen que uno nunca es lo suficientemente cuidadoso en el trato con los demas.

En segundo lugar, incorporamos la percepcion de inseguridad social. Normalmente suele entendersela como la <<otra cara>> de la confianza, es decir, como un indicador que viene a medir la falta de confianza. Sin negarlo, tambien se podria suponer que la sensacion de seguridad es un indicador aproximativo a la satisfaccion con el desempeno de las instituciones encargadas de hacer cumplir la ley y castigar a quienes la violan --mayor sensacion de seguridad indicaria mejor percepcion sobre el funcionamiento del Estado en sus tareas de policia y de castigo (Park 2012)--. Dicho esto, cabria esperar que la percepcion de inseguridad redujera la satisfaccion con la democracia en tanto vislumbra a esta como incapaz de asegurar y garantizar derechos basicos sobre la vida y la propiedad. La pregunta que utilizamos es: <<?Cree usted que vivir en su barrio es cada vez mas inseguro?>>. Los encuestados responden tomando como referencia una escala que va de 1 a 3, donde 1 es igual a mas seguro y 3 a mas inseguro.

Por ultimo, incluimos la percepcion de justicia social. La percepcion de equidad/ inequidad manifiesta un juicio de valor sobre la distribucion de la riqueza que surge de una idea sobre lo que se considera justo y moral o no, asi como de una comparacion posterior entre esta idea y la desigualdad que cada actor percibe a su alrededor. Tambien es relevante la posicion que ocupa cada sujeto en la estructura social, si avizora que puede mejorar esta posicion en un futuro proximo y de que tan visibles sean las fronteras entre las distintas clases sociales. Puede que las creencias o ideas sobre la desigualdad no sean analiticamente sofisticadas, pero son muy relevantes para comprender el comportamiento de los actores sociales y sus preferencias sociopoliticas (Hirschman y Rothschild 1973; Sen 2000; Kelley y Evans 1993; Jaime Castillo et al. 2011). Por tanto, es de esperar que la percepcion de desigualdad conspire contra la satisfaccion democratica, en tanto entiende a la democracia como incapaz de redistribuir los recursos y la riqueza social. La pregunta utilizada es: <<?Hasta que punto la justa distribucion de la riqueza esta garantizada en (pais)?>>. Los encuestados responden tomando como referencia una escala que va de 1 a 4, donde 1 es nada garantizada y 4 muy garantizada.

Otras variables de control a incluir son conocimiento de actos de corrupcion, educacion y genero. La primera es una variable dicotomica que asigna valor 1 a aquellos que han conocido por ellos mismos o por su familia algun acto de corrupcion. El interes de incluirla responde a su vinculacion negativa con la satisfaccion democratica y la confianza institucional (Hovde Hoff 2011; Gjefsen 2012). En el caso de la educacion, es una variable tipica de control a la hora de trabajar con clases sociales. En este caso, los sujetos se colocan en una escala que va de 1 a 7, donde 1 es analfabeto y 7 universitario completo. En el caso del genero, los hombres reciben valor 1 y las mujeres valor 0.

La importancia de realizar un analisis multinivel es observar la dependencia relativa de la variable dependiente, con la anidacion de las observaciones individuales. En otras palabras, nos permite controlar y estimar que proporcion de los cambios en la variable responde a percepciones y caracteristicas propias de los individuos, y cuales a dinamicas y factores macrosociales propios de cada pais. De esta forma, se gana mayor precision respecto a determinar si las variaciones en terminos de satisfaccion democratica o apoyo al gobierno responden a diferencias entre individuos o a diferencias entre paises. Como variables de segundo nivel se tendran en cuenta dos indicadores de control que son usualmente incorporados en los analisis sociales y que dan una idea sobre la riqueza de un pais y sus niveles de igualdad: el PIE y el Coeficiente de Gini, y dos indicadores mas que son relevantes para el caso: la eficacia estatal y la inflacion. La eficacia estatal porque estaria indicando la capacidad de un gobierno de llevar adelante las politicas que se propone y la inflacion porque es el fantasma que mas aterroriza y pone en cuestion los logros de la clase media.

Se utilizara el programa STATA y el comando xtmixed, tomando la variable dependiente como si fuera continua (escala que va de 1 a 4). Se estiman los modelos con maxima verosimilitud restringida, en tanto esto es lo recomendable cuando el numero de casos a nivel agregado es pequeno (Cebolla Boado 2013).
Variable dependiente: satisfaccion con la democracia

s                                 Modelo 1

Variables de Nivel 1              Coeficiente    Error
                                                Estandar

Autopercepcion dase sodal          0,064 ***      0,006
Confianza en el gobierno           0,166 ***      0,008
Confianza en el sindicato            0,012        0,008
Confianza en el Congreso           0,036 ***      0,009
Confianza en los partidos          0,049 ***      0,009
Confianza en la Admon. Publica     0,036 ***      0,009
Identification partidaria          0.068 ***      0,012
Satisfaccion con la educacion      0,055 ***      0,009
Satisfaccion con los hospitales     0,029 **      0,009
Satisfaccion con la policia          0,007        0,010
Satisfaccion con los tribunales     0,05 ***      0,010
Satisfaccion con el transporte      0,021 **      0,007
Confianza social                   0,074 ***      0,014
Percepcion de seguridad            0,039 ***      0,007
Percepcion de equidad              0,203 ***      0,009
Corrupcion                           0,011        0,018
Educacion                           -0,0004       0,004
Genero                               0,019        0,012

Variables de Nivel 2

Eficacia de Gobierno                 0,002       0,002
PIB
Inflacion
Gini
No observaciones                   14318(18)
Sd(_cons                             0,146       0,025
sd(Residual)                         0,711       0,004
Log likelihood                      -15.480

s                                 Modelo 2

Variables de Nivel 1              Coeficiente    Error
                                                Estandar

Autopercepcion dase sodal          0,06 4***      0,006
Confianza en el gobierno           0,168 ***      0,008
Confianza en el sindicato            0,010        0,008
Confianza en el Congreso           0,036 ***      0,009
Confianza en los partidos          0,050 ***      0,009
Confianza en la Admon. Publica     0,036 ***      0,009
Identification partidaria
Satisfaccion con la educacion      0,055 ***      0,009
Satisfaccion con los hospitales     0,029 **      0,009
Satisfaccion con la policia          0,007        0,010
Satisfaccion con los tribunales     0,05 ***      0,010
Satisfaccion con el transporte      0,021 **      0,007
Confianza social                   0,074 ***      0,014
Percepcion de seguridad            0,039 ***      0,007
Percepcion de equidad              0,203 ***      0,009
Corrupcion                           0,017        0,018
Educacion                           -0,0009       0,003
Genero                               0,019        0,012

Variables de Nivel 2

Eficacia de Gobierno
PIB                                 0,00002       0,015
Inflacion
Gini
No observaciones                   14318(18)
sd(_cons)                          .1289345     .0223235
sd(Residual)                       .7117626     .0042087
Log likelihood                    -15.477.661

s                                 Modelo 3

Variables de Nivel 1              Coeficiente    Error
                                                Estandar

Autopercepcion dase sodal          0,064 ***      0,006
Confianza en el gobierno           0,168 ***      0,008
Confianza en el sindicato            0,010        0,008
Confianza en el Congreso           0,036 ***      0,009
Confianza en los partidos          0,050 ***      0,009
Confianza en la Admon. Publica     0,036 ***      0,009
Identification partidaria
Satisfaccion con la educacion      0,055 ***      0,009
Satisfaccion con los hospitales     0,029 **      0,009
Satisfaccion con la policia          0,007        0,010
Satisfaccion con los tribunales     0,05 ***      0,010
Satisfaccion con el transporte      0,021 **      0,007
Confianza social                   0,074 ***      0,014
Percepcion de seguridad            0,039 ***      0,007
Percepcion de equidad              0,203 ***      0,009
Corrupcion                           0,017        0,018
Educacion                           -0,0007       0,004
Genero                               0,019        0,012

Variables de Nivel 2

Eficacia de Gobierno
PIB
Inflacion                            0,005        0,007
Gini
No observaciones                   14318(18)
Sd(_cons)                            0,151        0,026
sd(Residual)                         0,714        0,004
Log likelihood                      -15.480

s                                 Modelo 4

Variables de Nivel 1              Coeficiente    Error
                                                Estandar

Autopercepcion dase sodal          0,064 ***      0,006
Confianza en el gobierno           0,168 ***      0,008
Confianza en el sindicato            0,010        0,008
Confianza en el Congreso           0,036 ***      0,009
Confianza en los partidos          0,050 ***      0,009
Confianza en la Admon. Publica     0,036 ***      0,009
Identification partidaria
Satisfaccion con la educacion      0,055 ***      0,009
Satisfaccion con los hospitales     0,029 **      0,009
Satisfaccion con la policia          0,007        0,010
Satisfaccion con los tribunales     0,05 ***      0,010
Satisfaccion con el transporte      0,021 **      0,007
Confianza social                   0,074 ***      0,014
Percepcion de seguridad            0,039 ***      0,007
Percepcion de equidad              0,203 ***      0,009
Corrupcion                           0,017        0,018
Educacion                           -0,0007       0,004
Genero                               0,019        0,012

Variables de Nivel 2

Eficacia de Gobierno
PIB
Inflacion
Gini                                -0,006        0,009
No observaciones                  14318 (18)
Sd(_cons)                            0,149        0,026
sd(Residual)                         0,712        0,004
Log likelihood                      -15.480


Las tablas anteriores demuestran como en modelos multinivel las variables agregadas --esto es, las caracteristicas de los paises como riqueza, eficacia de su gobierno, niveles de inflacion o desigualdad--no son significativas para explicar los niveles de variacion en la percepcion individual de satisfaccion democratica. En este sentido, el Coeficiente de Correlacion Interclase parece indicar que solo un 8% se explicaria por la variacion entre paises en el caso de la satisfaccion democratica (9). La satisfaccion con la democracia responderia, mas que nada, a diferencias entre los ciudadanos en lo que refiere a confianza en las instituciones, la calidad de los servicios o percepciones sociales.

La Tabla III nos indica que la satisfaccion democratica se ve fuertemente influida por la percepcion de equidad social (0,2) y la confianza en el gobierno (0,16). Las variables asociadas a la autopercepcion de clase, y aquellas vinculadas a la satisfaccion con la provision de bienes publicos, tambien resultan significativas y en sentido positivo, pero a muy bajo nivel. En cualquier caso, ello significa que, cuanto mas arriba se autoperciben los ciudadanos en la escala de riqueza social, y mas satisfechos estan con la educacion publica, hospitales y transporte, mas satisfechos se encuentran con la democracia.

Aplicamos ahora regresiones individuales para Brasil, Chile y Colombia, paises donde las protestas sociales tuvieron mayor calado, el nivel de movilizacion fue muy alto y la percepcion sobre la calidad de los servicios publicos menor, intentando observar en que medida la autopercepcion de clase media, la satisfaccion con los servicios publicos y la confianza en instituciones influye en la satisfaccion con la democracia para el ano 2011.

Los resultados de estos modelos solo explican el 20%--incluso menos, en el caso de Colombia por ejemplo--de la varianza (10). La percepcion de equidad es la variable que se muestra como relevante en los tres casos para explicar la satisfaccion con la democracia--cuanto mas justa se ve la distribucion de la riqueza, mayor satisfaccion con la democracia-11. En contra de lo esperado, la satisfaccion con bienes publicos basicos o de bienestar no parece ser un factor determinante de la satisfaccion democratica.

En el caso de Brasil, hay cuatro indicadores que se muestran como significativos para explicar la satisfaccion democratica. Por orden de relevancia: confianza en el gobierno, percepcion de equidad, satisfaccion con el funcionamiento de los hospitales y autopercepcion de clase. Ello supone que aquellos que confian mas en el gobierno y creen que la riqueza esta distribuida de un modo justo, estan satisfechos con el funcionamiento de los hospitales y se autoubican en posiciones mas altas de riqueza personal se encuentran mas satisfechos con la democracia que el resto. En el caso de Chile destaca la confianza en los partidos y la percepcion de equidad. En Colombia, la confianza en el gobierno, la autopercepcion de clase y la confianza social que resultan significativas y positivamente correlacionadas. Tambien percepciones como la de seguridad y la de equidad se muestran relevantes y la educacion parece tener una relacion significativa, pero en terminos negativos--esto es, quienes tienen mayor educacion se sienten mas insatisfechos con la democracia--.

III. REFLEXIONES FINALES

El presente trabajo se propuso dos objetivos. El primero, problematizar la relacion que potencialmente existe entre incremento de las clases medias, protesta social y satisfaccion con la democracia. En dicha linea se aporto informacion cuantitativa sobre el crecimiento de las clases medias, sobre las demandas y movilizaciones sociales que se articulan en torno a sus aspiraciones y los riesgos politicos sociales que ello implicaba; se caracterizaron los conflictos sociales mas populares, y se aporto informacion sobre la insatisfaccion con los servicios publicos, preguntandonos hacia el final como se articulaba e impactaba todo esto en la satisfaccion con la democracia. El segundo objetivo pasaba por sistematizar informacion de encuestas sobre la materia. Utilizando los datos disponibles del Latinobarometro 2011, desarrollamos un modelo multinivel destinado a probar el peso de la insatisfaccion con los servicios publicos en la satisfaccion con la democracia y, por ultimo, unas regresiones especificas para los tres paises donde las protestas han sido mas importantes.

Los datos empiricos sugieren varias cuestiones de interes. Primero, el notorio incremento de las clases medias en la region, se mida este segun criterios objetivos y economicos como ingresos, o segun criterios subjetivos de autopercepcion. Segundo, el alto porcentaje de conflictos en la region responde a demandas institucionales, y bajo esta categoria, un alto porcentaje responde a reclamos por servicios publicos (11%). Tercero, la insatisfaccion con los servicios publicos es muy alta en la region, siendo preocupantes los altos niveles de insatisfaccion con servicios publicos elementales que prestan las fuerzas de policia (65%) y los tribunales de justicia (67%). Cuarto, los niveles de satisfaccion son mas o menos semejantes entre los diferentes estratos de clase, salvo en el caso mexicano o peruano, donde las brechas son un poco mas amplias. Quinto, el apoyo a la democracia como forma de gobierno alcanza en promedio un 66% de aprobacion, mientras que la satisfaccion con el funcionamiento de la democracia es del 46% en la region hacia 2010. Sexto, las diferencias entre paises no son importantes para explicar variaciones en materia de satisfaccion con la democracia, sino que importan mas las percepciones individuales. Septimo, la autopercepcion de riqueza como proxy de clase social no demuestra ser muy relevante para explicar la satisfaccion democratica. Octavo, la insatisfaccion con los servicios publicos resulta significativa en los modelos multinivel, pero los valores son muy bajos para explicar la satisfaccion con la democracia. Noveno, la satisfaccion democratica esta influenciada mayormente por la percepcion de equidad social (0,2) y confianza en el gobierno (0,16). Y decimo, en las regresiones implementadas para los tres paises seleccionados, la insatisfaccion con los servicios publicos no suele presentarse como muy relevante para explicar la satisfaccion democratica, sino que el indicador mas relevante continua siendo la percepcion de equidad y la confianza en el gobierno.

En vista de tales resultados preliminares, la insatisfaccion con bienes publicos que al parecer motoriza el conflicto social mas reciente, asi como el incremento de las clases medias y sus aspiraciones, no estaria sin embargo socavando la satisfaccion con la democracia, que dependeria de otras variables como la percepcion que tienen los ciudadanos sobre la justicia con la que se distribuye la riqueza en una sociedad y, por tanto, con las brechas sociales.

DOI: https://doi.org/10.14201/alh201777161187

IV BIBLIOGRAFIA

Aboites, Hugo. La rebelion magisterial de 2013. OSAL. Observatorio Social de America Latinaclacso, 2013, 34: 77-93.

Ai Camp, Roderick. Visiones ciudadanas de la democracia en America Latina. Mexico: Siglo XXI Editores, 2007.

Amoranto, Glenita; Chun, Natalie y Deolalikar, Anil. Who are the Middle Class and What Values do they Hold? Evidence from the World Values Survey. Manila: Working Paper 229, Asian Development Bank, 2010.

Arellano Cueva, Rolando. Valores e ideologia: el comportamiento politico y economico de las nuevas clases medias en America Latina. En Barcena Ibarra, A. y Serra, N. (eds.). Clases medias y desarrollo en America Latina. Mexico, D.F.: CEPAL, 2010.

Azocar, Carlos. Movimiento estudiantil y elecciones en Chile. OSAL. Observatorio Social de America Latina-CLACSO, 2013, 34: 111-128.

Barcena Ibarra, Alicia y Serra, Narcis. Clases medias y desarrollo en America Latina. Santiago de Chile: CEPAL-SEGIB-CIDOB, 2010.

Boix Serra, Carles y Posner, Daniel. Capital social y Democracia. Revista Espanola de Ciencia Politica, 2000, 2: 159-185.

Castellani, Francesca y Parent, Gwenn. Being <<middle class>> in Latin America. Paris: OCDE, Working Paper 305, 2011.

Cebolla Boado, Hector. Introduccion al analisis multinivel. Madrid: CIS, 2013.

CEPAL. Perspectivas economicas de America Latina 2013. Politicas de PYMES para el cambio estructural. OCDE-CEPAL, 2013.

De la Cuadra, Fernando. Conflicto social, hipergobernabilidad y participacion ciudadana. Un analisis de la <<revolucion de los pinguinos>>. Polis, 2007, vol. 16. En linea: https://polis. revues.org/4699#quotation.

De Witte, Hans. Job insecurity: review of the international literature on definitions, prevalence, antecedents and consequences. SA Journal of Industrial Psychology, 2005, 31 (4): 1-6.

Della Porta, Donatella. Social Capital, belief in Government and Political Corruption. En Pharr, Susan J. y Putnam, Robert D. (eds.). Disaffected Democracies. What's Troubling the Trilateral Countries. New Jersey: Princeton University Press, 2000: 202-230.

Domingues, Jose Mauricio. Las movilizaciones de junio de 2013: ?Explosion fugaz o novisima historia de Brasil? osal. Observatorio Social de America Latina-CLACSO, 2013, 34: 63-76.

Easton, David. A Re--assessment of the Concept of Political Support. Journal of Political Science, 1975, vol. 5: 435-457.

Eek, Daniel y Rothstein, Bo. Exploring a Causal Relationship between Vertical and Horizontal Trust. qog Working Paper Series, 2005.

Farias, Pedro et al. Gobiernos que sirven. Innovaciones que estan mejorando la entrega de servicios a los ciudadanos. Nueva York: bid, 2016.

Ferreira, Francisco H. G. La movilidad economica y el crecimiento de la clase media en America Latina. Washington, d.c.: Banco Mundial, 2013.

Franco, Rolando y Hopenhayn, Martin. Las clases medias en America Latina: historias cruzadas y miradas diversas. En Franco, Rolando; Hopenhayn, Martin y Leon, Arturo. Clases medias en America Latina: retrospectiva y nuevas tendencias. Mexico, D.F.: CEPAL-SEGIB-Siglo XXI, 2010: 3-23.

Freitag, Markus y Buhlmann, Marc. Crafting Trust. The role of Political Institutions in a Comparative Perspective. Comparative Political Studies, 2009, 42 (12): 1537-1566.

Gasparini, Leonardo; Sosa Escudero, Walter; Marchionni, Mariana y Olivieri, Sergio. Income, Deprivation, and Perceptions in Latin America and the Caribbean: New Evidence from the Gallup World Poll. La Plata: Latin American Research Network, Inter- American Development Bank, and Center for the Study of Distribution, Labor and Social Affairs (cedlas), 2008.

Germani, Gino. Clase social subjetiva e indicadores objetivos de estratificacion. Instituto de Sociologia, Coleccion Datos, no. 3. Departamento de Sociologia, Facultad Filosofia y Letras, Universidad de Buenos Aires, 1963: 5-31.

Gjefsen, Torbjorn. Sources of Regime Legitimacy Quality of Government and Electoral Democracy. Master Thesis. Oslo: Department of Political Science, University of Oslo, 2012.

Grimson, Alejandro. ?Gobernar sin construir hegemonia? Pagina 12, 2013. En linea: https:// www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-218597-2013-04-23.html.

Guemes, Maria Cecilia. ?Hacia un pacto social? Preferencias de las clases medias emergentes y tradicionales en America Latina. Ponencia presentada en el XI Congreso Espanol de Ciencia Politica y de la Administracion, Espana, Sevilla, 2013.

Hamamura, Takeshi. Social Class Predicts Generalized Trust But Only in Wealthy Societies. Journal of Cross-Cultural Psychology, 2012, 43: 498-511.

Herreros Vazquez, Francisco. ?Por que confiar? El problema de la creacion de capital social. Madrid: Instituto Juan March de Estudios e Investigaciones, CEACS, 2002.

Hirschmann, Albert y Rothschild, Michael. The changing tolerance for income inequality in the course of economic development. The Quaterly Journal of Economics, 1973, 87 (4): 544-566.

Hopenhayn, Martin. ?Como ha cambiado la clase media en America Latina? Elementos para el debate. En Paramio, Ludolfo (ed.). Clases medias y gobernabilidad en America Latina. Madrid: Pablo Iglesias, 2012: 25-58, 2012.

Hovde Hoff, Evoir. Delegitimizing Democracy? A multilevel analysis of the effects of corruption experiences and perceptions in the Latin American region. Master Thesis. Oslo: Department of Political Science, University of Oslo, 2011.

Jaime Castillo, Antonio M.; Marques Perales, Ildefonso y Martinez Coisinou, Gloria. Percepcion de la desigualdad y demanda de politicas redistributivas en Andalucia. Sevilla: Fundacion Publica Andaluza, Centro de Estudios Andaluces, 2011.

Kelley, Jonathan y Evans, M. D. R. The Legitimation of Inequality: Occupational Earnings in Nine Nations. The American Journal of Sociology, 1993, 99: 75-125.

Kharas, Homi. The emerging middle class in Developing Countries. Paris: OECD Development Centre, Working Paper no. 285, 2010.

LabbE, Juan Fernandez. Movimiento estudiantil en Chile (2011): repertorios de accion, marcos de accion colectiva, impactos y desafios para la politica publica. Circunstancia, 2013, no. 31.

Linde, Jonas y Ekman, Joakim. Satisfaction with democracy: a note of a frequently used indicator in comparative politics. European Journal of Political Research, 2003, 42: 391- 408.

LoPEZ-Calva, Luis F.; Rigolini, Jamele y Torche, Florencia. Is there such thing as middle class values? Class Differences, Values and Political Orientations in Latin America. Bonn: Discussion Paper series, Forschungsinstitut zur Zukunft der Arbeit, no. 6292, 2012.

Lora, Eduardo y Fajardo, Deisy Johanna. Latin America Middle Classes: The Distance between Perception and Reality. Working Paper no. 275, Inter-American Development Bank, 2011.

Magrini, Ana Lucia. La efervescencia de la protesta social. En Ravinovich, Eleonora; Magrini, Ana Lucia y Rincon, Omar (eds.). Vamos a portarnos mal. La protesta social y la libertad de expresion en America Latina. Bogota: Centro de Competencia en Comunicacion para America Latina Friedrich Ebert Stiftung, 2011: 31-52.

Mateos, Araceli. Satisfaccion con la democracia. Evolucion y explicacion America Latina. Reunion Cientifica: Opiniones de la elite parlamentaria y de los ciudadanos en America Latina. Salamanca, Espana, 2011, 12-13 de diciembre.

McLoughlin, Claire. When Does Service Delivery Improve the Legitimacy of a Fragile or Conflict-Affected State?. Governance, 2014. doi: 10.1111/gove.12091. Disponible en: https:// ssrn.com/abstract=2436327.

Mishler, William y Rose, Richard. What are the Consequences of Political Trust: A Test of Cultural and Institutional Theories in Russia. Comparative Political Studies, 2005, vol. 20 (10): 1050-1078.

Mocca, Edgardo; Giarracca, Norma y Grimson, Alejandro. Los sentidos de las cacerolas. Pagina 12, 2012, 5 de noviembre En linea: https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-207132-2012-11-05.html.

Montero, Jose Ramon; Zmerli, Sonja y Newton, Ken. Confianza social, confianza politica y satisfaccion con la democracia. reis, 2008, 122: 11-54.

Mora y Araujo, Manuel. La estructura social de la Argentina: Evidencias y conjeturas acerca de la estratificacion actua. Santiago de Chile: Serie Politicas Sociales, CEPAL, 2002.

Natanson, Jose. Nuestro ogro filantropico. Le Monde Diplomatique, Edicion Cono Sur, mayo de 2014.

Newton, Kenneth y Norris, Pipa. Confidence in Public Institutions: Faith, Culture or Performance? En Pharr, Susan J. y Putnam, Robert D. (eds.). Disaffected Democracies. What's Troubling the Trilateral Countries. New Jersey: Princeton University Press, 2000: 52-73.

Nguyen, Christoph. Labor-Market Uncertainty, Trust and Welfare States: Connecting Institutions and Individuals. APSA, Iowa, 2012.

Norris, Pipa. Critical Citizens: Global Support for Democratic Government. Oxford: Oxford University Press, 1999.

OCDE. Latin American Economic Outlook 2011. How Middle-Class Is Latin America? Paris: OECD, 2011.

Offe, Claus. How can we Trust our Fellow Citizens? En Warren, Mark E. (ed.). Democracy and Trust. Cambridge: Cambridge University Press, 1999: 42-87.

Paramio, Ludolfo. Clases medias, politica y democracia. Pensamiento Iberoamericano, 2012, 10: 273-296.

Paramio, Ludolfo. Desigualdad y clases medias. En Fernandez de Soto, Guillermo y Perez Herrero, Pedro. America Latina: sociedad, economia y seguridad en un mundo global. Madrid: Marcial Pons, 2013: 133-140.

Pareja, Alejandro et al. Simplificando vidas: calidad y satisfaccion con los servicios publicos. Nueva York: bid, 2016.

Park, C. M. Social Trust and Quality of State Institutions: Evidence from East Asia. Ponencia presentada en el XXII Congreso Internacional de Ciencia Politica, Madrid, Espana, 2012, 8-11 julio.

Portes, Alejandro y Hoffman, Kelly. Las estructuras de clase en America Latina: composicion y cambios durante la epoca neoliberal. Desarrollo Economico ides, 2003, vol. 43 (171): 355-385.

Putnam, Robert D. Making Democracy Work. Civic traditions in Modern Italy. Princeton: Princeton University Press, 1993.

Ravinovich, Eleonora; Magrini, Ana Lucia y Rincon, Omar (eds.). Vamos a portarnos mal. La protesta social y la libertad de expresion en America Latina. Bogota: Centro de Competencia en Comunicacion para America Latina Friedrich Ebert Stiftung, 2011.

Rothstein, Bo y Uslaner, Eric M. All for All. Equality, Corruption, and Social Trust. World Politics, 2005, 58: 41-72.

Sen, Amartya. Social justice and the distribution of income. En Atkinson, Antony y Bourguignon, Francois (eds.). Handbook of Income Distribution. Amsterdam: Elsevier, 2000: 59- 85.

Sides, John. It takes two: The reciprocal relationship between Social Capital and Democracy. Working Paper Institute of Governmental Studies, University of California, 1999.

Sverke, Magnus. No security: A meta-analysis and review of job insecurity and its consequences. Journal of Occupational Health Psychology, 2002, vol. 7 (3): 242-264.

Visacovksky, S. E. y Garguin, E. (coords.). Moralidades, economias e identidades de clase media. Estudios historicos y etnograficos. Buenos Aires: Antropofagia, 2009.

Wilkinson, Richard y Pickett, Kate. Sociedades disfuncionales ?por que tiene importancia la desigualdad? Dossier La Vanguardia, <<El mundo de las clases medias>>, 2013, no. 47: 59-63. Wortman, Ana. Las clases medias argentinas 1960-2008. En Franco, Rolando. Las clases medias en America Latina. Santiago de Chile: Siglo xxi-cepal, 2011: 117-167.

Zibechi, Raul. Debajo y detras de las grandes movilizaciones. osal. Observatorio Social de America Latina-CLACSO, 2013, 34: 15-36.

Esther del Campo

Universidad Complutense de Madrid/'icei, Espana

[correo] delcampo@cps.ucm.es

Maria Cecilia Guemes

GIGAPP/Universidad Carlos III de Madrid, Espana

[correo] cecilia.guemes@gigapp.org

Ludolfo Paramio

Centro de Ciencias Humanas y Sociales/CSIC, Espana

[correo] ludolfo.paramio@cchs.csic.es

Fecha de recepcion: 22 de julio del 2017

Fecha de aceptacion y version final: 2 de noviembre de 2017

(1.) Los autores agradecen los comentarios y las sugerencias de tres revisores anonimos de America Latina Hoy. Revista de Ciencias Sociales.

(2.) Segun estimaciones del Banco Mundial, 50 millones de habitantes en America Latina salieron de la pobreza en el ultimo decenio (2000-2010) y al menos el 40% de los hogares de la region han ascendido de <<clase socioeconomica>> entre 1995 y 2010 (F. H. G. Ferreira et al. 2013).

(3.) La OCDE calcula que en promedio la clase media latinoamericana tiene una capacidad de consumo del 42% en relacion al PIB (H. KhARAS 2010).

(4.) Si normalmente es dificil ponerse de acuerdo sobre un criterio para explorar la estratificacion social y, mas aun, para definir a las clases medias, la tarea se vuelve mas compleja en escenarios como el latinoamericano. Alli, la informalidad y el desempleo son particularidades no excepcionales y, por tanto, indicadores tradicionales como las posiciones que ocupan los sujetos en las estructuras productivas resultan poco ilustrativos (A. Portes y K. Hoffman 2003; OCDE 2011).

(5.) Las principales criticas son: a) es un predictor deficiente de los ingresos, educacion y ocupacion de los sujetos y b) los sujetos se resisten a colocarse en los extremos de la estratificacion social, ya que ello supondria verse como <<demasiado afortunados>> o <<condenados al fracaso>> frente al conjunto de la sociedad. Por tanto, existe una compulsion a posicionarse como clase media (L. LoPEZ-CalvA et al. 2012; F. Castellani y G. Parent 2011, 2012; R. Franco y M. Hopenhayn 2010).

(6.) Segun relatan A. Hirschman y M. RoTHSCHILD (1973), en etapas de crecimiento economico la tolerancia a la desigualdad puede ser alta. Aquellos que se quedaron atras durante una primera fase de crecimiento no manifiestan de inmediato su frustracion, pues avecinan un futuro ascenso. Sin embargo, en una segunda fase, quienes no lograron ascender pierden sus esperanzas y se convierten en enemigos del orden. El tiempo es el factor clave en este asunto.

(7.) Si el conflicto social es un elemento intrinseco a la dinamica de las sociedades e indisoluble de las relaciones sociales, la protesta social tiene un papel central en el devenir social, en tanto canaliza y expresa ese conflicto en una democracia (F. de la Cuadra 2007). Asi, en contra de quienes ven a la protesta social como <<portarse mal>>--algo que interfiere la movilidad, entorpece el paisaje, ensucia la vida publica, algo que molesta-, la protesta puede ser vista como parte de la vida en democracia: valvula de escape del conflicto, forma de participacion politica, expresion activa de demandas, frustraciones y de <<existir>>, asi como un indicador de los niveles de democracia de un regimen politico y comunicativo (E. Ravinovich et al. 2011).

(8.) Asi lo muestran los ultimos estudios del bid, que indican que los ciudadanos latinoamericanos estan demandando cada vez mas servicios publicos de mayor calidad (A. Pareja et al. 2016) o como los gobiernos pueden incrementar la confianza de sus ciudadanos mejorando los servicios publicos (P. Farias et al. 2016).

(9.) En modelos alternativos y previos se hicieron regresiones sin considerar el anidamiento por paises para los anos 2009 y 2010, tomando como variable dependiente la satisfaccion democratica. Los resultados fueron similares. La confianza en el gobierno y la percepcion de equidad eran las dos variables que se mostraban significativas en ambos anos y con valores mas o menos relevantes. Vease: M. C. Guemes (2013).

(10.) Regresiones similares con datos de 2010 en Brasil, Chile y Colombia indican que, en Brasil, solo la confianza en el gobierno y la percepcion de justicia social son significativas para explicar la satisfaccion con la democracia; en Chile, ninguna de las variables se aventura como significativa, y en Colombia, resultan significativas la confianza en el gobierno, la satisfaccion con el funcionamiento de la policia, la confianza social y la percepcion de justicia social.

(11.) Cuando los sujetos perciben su sociedad como desigual y/o violenta o creen que deben tener mucho cuidado de los demas, las probabilidades de confiar disminuyen pues se experimentan inseguros (C. McLoughlin 2014).

Leyenda: GRAFICO II CONFLICTIVIDAD Y RADICALIZACION DE LA PROTESTA EN LOS DIFERENTES PAISES DE AMERICA LATINA

Leyenda: GRAFICO III TIPOLOGIA DE CONFLICTO POR CAMPO DE CONFLICTIVIDAD SOCIAL EN AMERICA LATINA

Leyenda: GRAFICO V PORCENTAJE (%) DE PERSONAS BASTANTE SATISFECHAS Y MUY SATISFECHAS CON EL FUNCIONAMIENTO DE LA DEMOCRACIA EN AMERICA LATINA (2000/2010)
TABLA I SATISFACCION CON LOS SERVICIOS PUBLICOS EN PAISES DE
AMERICA LATINA EN % (2011)

                                   MUCHO O ALGO DE SATISFACCION CON:

PAISES

              ESTRATOS DE CLASES   EDUCACION   HOSPITALES   TRANSPORTE
              MEDIAS                PUBLICA                  PUBLICO

Argentina     clase media baja        60           56           49
              clase media             54           54           49
              clase media alta        56           57           49
Bolivia       clase media baja        56           38           34
              clase media             58           45           34
              clase media alta        55           41           39
Brasil        clase media baja        30           18           45
              clase media             34           23           31
              clase media alta        27           25           39
Chile         clase media baja        13           21           56
              clase media             17           25           36
              clase media alta        10           26           39
Colombia      clase media baja        57           32           43
              clase media             56           28           49
              clase media alta        54           34           49
Costa Rica    clase media baja        65           55           64
              clase media             74           65           42
              clase media alta        71           67           56
Republica     clase media baja        50           46           34
Dominicana    clase media             58           46           38
              clase media alta        60           36           46
Ecuador       clase media baja        74           73           53
              clase media             75           69           57
              clase media alta        74           74           58
El Salvador   clase media baja        67           56           49
              clase media             72           61           40
              clase media alta        85           82           53
Guatemala     clase media baja        67           45           50
              clase media             61           47           58
              clase media alta        64           39           45
Honduras      clase media baja        44           55           39
              clase media             49           51           34
              clase media alta        49           55           41
Mexico        clase media baja        54           47           46
              clase media             62           53           41
              clase media alta        68           59           49
Nicaragua     clase media baja        79           75           51
              clase media             80           76           54
              clase media alta        92           89           57
Panama        clase media baja        58           48           52
              clase media             67           56           48
              clase media alta        69           64           49
Paraguay      clase media baja        62           49           34
              clase media             65           60           14
              clase media alta        54           59           24
Peru          clase media baja        28           22           39
              clase media             29           22           34
              clase media alta        41           28           38
Uruguay       clase media baja        59           64           59
              clase media             59           61           63
              clase media alta        58           58           62
Venezuela     clase media baja        60           34           46
              clase media             67           44           38
              clase media alta        71           52           41
America       clase media baja        52           44           46
Latina        clase media             56           48           42
              clase media alta        59           54           46

                                   MUCHO O ALGO DE SATISFACCION CON:

PAISES        ESTRATOS DE CLASES     POLICIA           TRIBUNALES
              MEDIAS                                   DE JUSTICIA

Argentina     clase media baja         27                  26
              clase media              28                  25
              clase media alta         23                  33
Bolivia       clase media baja         20                  20
              clase media              21                  23
              clase media alta         18                  27
Brasil        clase media baja         25                  27
              clase media              24                  30
              clase media alta         26                  25
Chile         clase media baja         37                  18
              clase media              39                  20
              clase media alta         36                  24
Colombia      clase media baja         39                  37
              clase media              40                  32
              clase media alta         36                  29
Costa Rica    clase media baja         39                  41
              clase media              44                  47
              clase media alta         41                  45
Republica     clase media baja         26                  32
Dominicana    clase media              30                  32
              clase media alta         21                  25
Ecuador       clase media baja         56                  42
              clase media              53                  37
              clase media alta         52                  43
El Salvador   clase media baja         41                  38
              clase media              48                  42
              clase media alta         67                  59
Guatemala     clase media baja         25                  29
              clase media              23                  28
              clase media alta         16                  23
Honduras      clase media baja         31                  30
              clase media              37                  42
              clase media alta         42                  39
Mexico        clase media baja         14                  18
              clase media              19                  25
              clase media alta         22                  27
Nicaragua     clase media baja         61                  46
              clase media              66                  49
              clase media alta         72                  59
Panama        clase media baja         46                  37
              clase media              44                  41
              clase media alta         55                  46
Paraguay      clase media baja         23                  22
              clase media              28                  26
              clase media alta         32                  29
Peru          clase media baja         17                  11
              clase media              18                  11
              clase media alta         32                  16
Uruguay       clase media baja         44                  39
              clase media              44                  41
              clase media alta         49                  48
Venezuela     clase media baja         19                  25
              clase media              21                  27
              clase media alta         33                  33
America       clase media baja         32                  29
Latina        clase media              33                  31
              clase media alta         37                  35

Nota: La medicion de clase media se hace considerando la escala de
riqueza-pobreza personal donde 0 es muy pobre y 10 muy rico. Clases
medias altas, quienes se ubican en los peldanos 7 y 8, clase
media-media, a quienes se autoposicionan en los peldanos 5 y 6 y
clase media baja, quienes se ubican en las posiciones 3 y 4.
Fuente: Elaboracion propia con base en datos de Latinobarometro
(2011).

TABLA II DATOS DESCRIPTIVOS CORRELACIONES POR PAISES

Coeficiente de Pearson con Satisfaccion con la democracia (*)

Satisfaccion educacion (*)                  0,13
Satisfaccion hospitales (*)                 0,26
Satisfaccion con el transporte (*)          0,52
Satisfaccion con la policia (*)             0,44
Satisfaccion c/tribunales de justicia (*)   0,45
Autopercepcion clases medias (*)            0,47
pib per capita (bm, 2012)                   0,47
Variacion pib en % (2006-2012)              0,54
Gini (bm, ultimo ano disponible)            -0,23
Inflacion (bm, ultimo ano disponible)       0,42
Eficacia de Gobierno (bm, 2011)             0,13

*Datos porcentuales por paises. Fuente: Latinobarometro (2011).

Tabla III Modelos multinivel para 2011

Variable dependiente. Modelo Nulo   Satisfaccion con la democracia

No. de observaciones                            19408
No. de grupos                                     18
Coeficiente                                  2,33 (0,05)
Varianza (constante)                         0,05 (0,02)
Varianza (residual)                          0,64 (0,006)

CCI Varianza residual/varianza                   0,92
total (varianza residual y
varianza constante)

TABLA IV REGRESIONES PARA PAISES SELECCIONADOS. ANO 2011

VD satisfaccion con la democracia                 BRASIL

                                         COEF.    Std. Err.   Sign.

Autopercepcion de clase                  0,073      0,027       A
Confianza en el gobierno                 0,220      0,031      ***
Confianza en el sindicato                -0,019     0,031
Confianza en el Congreso                 -0,024     0,035
Confianza en los partidos                0,087      0,036
Confianza en la Administracion Publica   0,079      0,034
Satisfaccion con la educacion            0,020      0,037
Satisfaccion con los hospitales          0,099      0,036       A
Satisfaccion con la policia              0,023      0,039
Satisfaccion con los tribunales          0,004      0,039
Satisfaccion con el transporte publico   0,012      0,030
Confianza                                0,102      0,078
Percepcion de seguridad                  0,011      0,031
Percepcion de equidad                    0,137      0,036      ***
Corrupcion                               0,026      0,049
Educacion                                0,022      0,013
Genero                                   0,041      0,046
No. observaciones                         926
R-squared                                 0,21
Adj R-squared                             0,20

VD satisfaccion con la democracia                 CHILE

                                         COEF.    Std. Err.   Sign.

Autopercepcion de clase                  -0,006     0,030
Confianza en el gobierno                 0,059      0,033
Confianza en el sindicato                0,048      0,027
Confianza en el Congreso                 0,051      0,043
Confianza en los partidos                0,124      0,042      **
Confianza en la Administracion Publica   0,053      0,039
Satisfaccion con la educacion            -0,051     0,041
Satisfaccion con los hospitales          0,083      0,038
Satisfaccion con la policia              0,063      0,037
Satisfaccion con los tribunales          -0,030     0,040
Satisfaccion con el transporte publico   0,010      0,027
Confianza                                0,133      0,060
Percepcion de seguridad                  0,060      0,029
Percepcion de equidad                    0,110      0,039       A
Corrupcion                               -0,125     0,093
Educacion                                -0,021     0,015
Genero                                   0,029      0,044
No. observaciones                         960
R-squared                                 0,16
Adj R-squared                             0,14

VD satisfaccion con la democracia                 COLOMBIA

                                         COEF.    Std. Err.   Sign.

Autopercepcion de clase                  0,086      0,023      ***
Confianza en el gobierno                 0,189      0,029      ***
Confianza en el sindicato                -0,023     0,026
Confianza en el Congreso                 0,006      0,033
Confianza en los partidos                0,074      0,034
Confianza en la Administracion Publica   0,047      0,034
Satisfaccion con la educacion            0,048      0,033
Satisfaccion con los hospitales          0,004      0,033
Satisfaccion con la policia              0,064      0,032
Satisfaccion con los tribunales          0,033      0,033
Satisfaccion con el transporte publico   0,024      0,025
Confianza                                0,187      0,057      **
Percepcion de seguridad                  0,077      0,026      **
Percepcion de equidad                    0,161      0,034      ***
Corrupcion                               -0,016     0,066
Educacion                                -0,048     0,016      **
Genero                                   0,029      0,045
No. observaciones                         1003
R-squared                                 0,21
Adj R-squared                             0,20

GRAFICO I

EVOLUCION DE LAS CLASES MEDIAS EN AMERICA LATINA, SEGUN DIVERSAS
MEDICIONES (ULTIMOS 15-20 ANOS)

PROPIA      Ano 2010     42,6%
            Ano 2000     39,6%
CEPAL (2)   Ano 2006/7   32,5%
            Ano 1990/1   26%
CEPAL (1)   Ano 2006/7   38%
            Ano 1990/1   34%
OCDE        Ano 2010     43%
            Ano 1991     30%
BM          Ano 2009     29%
            Ano 1995     20%

Nota: Propia, clase media = quienes se autoposicionan en los
peldanos 5 y 6. BM, clase media = quienes consumen entre 10 y 50
dolares diarios (Ferreira et al. 2013). La OCDE considera clase
media a quienes consumen entre 10 y 100 dolares diarios (DAGI,
Brooking Institution). CEPAL (1) clase media segun perspectiva
ocupacional. CEPAL (2) clase media = hogares en que el ingreso
supera 4 veces la linea de pobreza per capita urbana y es inferior
al valor del percentil 95. En referencia a datos de OCDE y BM, se
grafica el % de poblacion y se considera la media para 18 paises de
la region. En cuanto a los datos de CEPAL se grafica el % de
hogares y se consideran solo los 10 paises del informe: Argentina,
Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Honduras, Mexico, Panama, Peru
y Republica Dominicana (Franco et al. 2011).

Fuente: Elaboracion propia.

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

GRAFICO IV

APOYO A LA DEMOCRACIA Y SATISFACCION CON LA DEMOCRACIA
EN AMERICA LATINA (2010)

                   La democracia es        Muy satisfecho o
                preferible a cualquier    mas bien satisfecho
                otra forma de gobierno   con el funcionamiento
                                           de la democracia

Argentina               67                         49
Bolivia                 74                         34
Brasil                  61                         52
Chile                   68                         59
Colombia                64                         41
Costa Rica              75                         62
Rep.Dominicana          64                         39
Ecuador                 69                         50
El Salvador             64                         46
Guatemala               52                         31
Honduras                60                         38
Mexico                  53                         28
Nicaragua               68                         39
Panama                  66                         58
Paraguay                51                         34
Peru                    67                         30
Uruguay                 78                         80
Venezuela               88                         51
Media de
  America
  Latina                66                         46

Fuente: Elaboracion propia con base en Latinobarometro (2011).

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.
COPYRIGHT 2017 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:del Campo, Esther; Guemes, Maria Cecilia; Paramio, Ludolfo
Publication:America Latina Hoy
Article Type:Ensayo
Date:Dec 1, 2017
Words:11021
Previous Article:LA MOVILIDAD DE ESTUDIANTES EN AMERICA CENTRAL: ?EN BUSCA DEL HEGEMONIC KNOWLEDGE?
Next Article:LA CONTRIBUCION DE LA REVISTA VITRAL AL FORTALECIMIENTO DE LA SOCIEDAD CIVIL EN CUBA.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters