Printer Friendly

#XCOL: Experimentacion para la etnografia contemporanea.

Estalella, Adolfo y Sanchez Criado, Tomas (Eds.). 2018. Experimental collaborations: Ethnography through fieldwork devices (Vol. 34). Nueva York: Berghahn Books.

Este libro forma parte de una serie de publicaciones producidas desde la European Association of Social Anthropologist (EASA). Fue en el congreso bianual de 2014 de esta misma red donde se establecieron las conversaciones, las condiciones y el impulso necesario para la creacion de Experimental collaborations: Ethnography through fieldwork devices, y la posterior red de EASA, #Colleex--Collaboratory for Ethnographic Experiments. Editado por Adolfo Estalella y Tomas Sanchez Criado, el libro recoge diversos proyectos etnograficos en Africa, America y Europa que se distanciarian de lo que la antropologia clasica ha consolidado como su modo etnografico de produccion de conocimiento: la observacion participante. Los distintos capitulos nos van mostrando formas de hacer que se vienen a llamar colaboraciones experimentales. Colaboraciones porque existe un compromiso social con/en el campo y experimentales porque surgen como una especie de desviacion de la observacion participante, que no pretende desplazarla, pero que transforma las normas y las relaciones en el campo.

En cuanto a la estructura de este monografico, se inicia con un prefacio escrito por George E. Marcus y finaliza con un epilogo de Sarah Pink donde se incide sobre los aspectos novedosos y los nucleos problematicos del libro. En la introduccion escrita por los editores, Estalella y Sanchez Criado, se recogen aspectos del metodo etnografico que debemos problematizar y nos aportan una guia de conceptos como dispositivos, experimentacion o colaboraciones experimentales. Estas ultimas pueden presentarse segun los autores de tres formas distintas:

Modo 1: La colaboracion se encuentra integrada en practicas de trabajo de campo de larga duracion que es extractiva y con unas claras relaciones asimetricas.

Modo 2: La forma de abordar el trabajo de campo infundido por un gesto de compromiso politico o etico donde la colaboracion se enmarca, en estas circunstancias, como una estrategia para articular la responsabilidad etica y los compromisos politicos de los antropologos en el campo, hasta el punto que, en algunos casos, obliga a la antropologa a sacrificar sus objetivos de investigacion por los de sus homologos y a adaptar el trabajo de campo a las situaciones que ellos podrian predefinir.

Modo 3: Define el espacio conceptual y practico para concebir la colaboracion como innovacion en el metodo, una experimentacion para intentar crear una forma diferente de trabajo de campo que se comprometa metodologicamente en exploraciones epistemicas conjuntas.

A pesar de esta categorizacion, como podemos ver a lo largo de los ocho capitulos, todas son opciones variables que se prestan a la transformacion. No obstante, es el Modo 3 la que considero que merece mas atencion y que aporta otras formas de hacer y pensar la etnografia. Asi, el Modo 3 nos aproxima a la experimentacion etnografica donde el etnografo, junto a sus homologos, se adentra en la creacion de espacios de produccion/creacion de conocimiento a traves de procesos e intervenciones materiales y sociales que convierten el campo en un sitio de colaboracion epistemica, un sitio para la construccion y la problematizacion conjunta. Por tanto, la experimentacion nos abre la puerta a las imaginaciones etnograficas, transformando a los informantes de campo en companeros epistemicos y buscando formas de remediar la forma en la que la etnografia se acompana de los otros.

Haciendo un breve recorrido por los capitulos de este libro, nos encontramos en primer lugar con el capitulo escrito por Emma Garnett, "Experimenting with Data: 'Collaboration' as Method and Practice in an Interdisciplinary Public Health Project". En este capitulo, la autora explora las relaciones y practicas colaborativas en un proyecto multidisciplinario de salud publica donde se centra en abordar los desafios de la colaboracion que enfrentan los cientificos del proyecto y ella misma como antropologo. Asi, reflexiona sobre algunas de las formas en que los roles de cientifico/colaborador, antropologo/colaborador fueron negociados y desarrollados a lo largo del proyecto.

En el segundo capitulo, "The 'Research Traineeship': The Ups and Downs of Parasiting Ethnography", Maria Schiller reflexiona sobre el impacto de la colaboracion en su investigacion y nos sugiere algunas consideraciones que plantearnos para la realizacion de etnografias colaborativas en organizaciones estatales. En el tercer capitulo, "Finding One's Rhythm: A 'Tour de Force' of Fieldwork on the Road with a Band", Anna Lisa Ramella nos lleva en movimiento y nos sumerge en ritmos de una gira. Su propia experiencia movil y ritmica le llevan a la necesidad de buscar metodos de campo mas creativos, sensoriales e intuitivos. De forma muy interesante Ramella utiliza un vocabulario que nos habla de ritmos y movilidad para sumergirnos en su narracion de practicas de trabajo de campo.

Andrea Gaspar en el cuarto capitulo, "Idiotic Encounters: Experimenting with Collaborations between Ethnography and Design", nos sumerge en un compromiso con las practicas del diseno especulativo. Gaspar se inspira en la figura del idiota de Stengers que Mike Michael problematiza, proponiendo el potencial de los objetos idiotas para la investigacion social y la idiotez proactiva como una forma de interrogarnos acerca de lo que estamos haciendo como investigadores sociales (Michael 2012a, 2012b). De esto modo, la figura del idiota llevada al campo de la etnografia abre la posibilidad de forjar otras relaciones con otras formas de saber. Ademas, Gaspar hace un interesante ejercicio recogiendo las multiples fricciones que surgieron en su trabajo de campo. Estas fricciones como dispositivo de participacion en el trabajo nos hacen ser conscientes de que se requiere ser creativo en terminos de diseno, pero que ademas estamos expuestos a los efectos transformadores de nuestras practicas de campo.

De las investigaciones incluidas en este volumen, el que mas se alinea con mi interes actual es el quinto capitulo, "Fieldwork as Interface: Digital Technologies, Moral Worlds and Zones of Encounter", de Karen Waltorp. En este articulo Karen llama la atencion sobre como la tecnologia digital permite la formacion interactiva del conocimiento y la retroalimentacion continua de manera especifica. Tambien discute como la creacion de conocimiento en su proyecto ha integrado la forma en que los interlocutores y ella misma utilizan los medios sociales. Recientemente junto a Marta Morgade Salgado, en una investigacion que comparte ciertos puntos con la de Waltorp, documentamos la vida cotidiana de los jovenes inmigrantes institucionalizados en centros de menores y su uso de los medios digitales, y como la inclusion de estos medios digitales supuso una transformacion en nuestras practicas de campo (Mendoza y Morgade, en prensa).

En el sexto capitulo, "Thrown into Collaboration: An Ethnography of Transcript Authorization", Alexandra Kasatkina, Zinaida Vasilyeva y Roman Khandozhko nos presentan una pieza colaborativa que recoge una investigacion basada en entrevistas que buscan documentar la vida y las carreras de los cientificos involucrados en el proyecto nuclear Obninsk. Este trabajo nos hace reflexionar sobre como el propio proceso de autorizacion crea un nuevo espacio comunicativo incierto, donde todos los participantes se encuentran constantemente con la necesidad de improvisar y comprometerse. Asi, veremos como transitar por ese nuevo espacio incognito y en constante cambio exige esfuerzos mutuos significativos.

El septimo capitulo, "A Cultural Cyclotron: Ethnography, Art Experiments, and a Challenge of Moving towards the Collaborative in Rural Poland", de Tomasz Rakowski centra la practica etnografica entendida como una hibridacion entre la accion social y artistica. En detalle nos muestra como introducir elementos del arte en la etnografia procurando no establecer relaciones de dominacion, desigualdad simbolica y cultural en regiones rurales y desfavorecidas de Polonia. Este interesante capitulo nos hace reflexionar sobre como las practicas relacionadas con el arte pueden transformar lo que entendemos por arte y etnografia.

En el ultimo trabajo, "Making Fieldwork Public: Repurposing Ethnography as a Hosting Platform in Hackney Wick, London", Isaac Marrero-Guillamon nos da cuenta de un inesperado devenir colaborativo que se aleja de lo que debia haber sido un ejercicio clasico de trabajo de campo. Sumergido en una trayectoria inesperada en estrecha colaboracion con artistas, nos plantea que una reimaginacion exitosa de la etnografia requiere del esfuerzo colectivo para encontrar formas de reconocer, asimilar y transmitir las formas de conocimiento concomitantes a los foros a los que apelamos.

Todos los capitulos que componen esta obra resultan de gran utilidad, especialmente, para aquellos investigadores que deseen o necesiten, por las caracteristicas de su objeto de estudio, encontrar nuevas formas de relacionarse con la vida cotidiana. Asi, este libro es una invitacion a jugar con la etnografia para hacerla mas interesante para los investigadores y los participantes. Podriamos decir que la etnografia no deja de ser un proceso de aprendizaje incierto tanto para los participantes como para los investigadores quienes estan probando mejores formas de relacionarse. Como hemos visto esto no es tarea facil y el etnografo debera caracterizarse por su apertura y su capacidad para adaptarse a los acontecimientos inesperados.

De este modo, la investigacion siempre tendra un caracterperformativo y sera una practica desordenada y fragil que se mezcla con los fenomenos que estudia. El reto de la experimentacion no es tomar la improvisacion o lo incierto como un fracaso metodologico, sino como una inspiracion para pensar el metodo de una manera mas inclusiva. Recordamos que lo experimental tambien senala la etica, la colaboracion, que adapta constantemente las relaciones de investigacion a fin de maximizar las posibilidades de que los investigadores y los participantes se comprendan un poco mejor. Por lo tanto, ese Modo 3 es un intento por evitar el pensamiento reduccionista, donde la desestabilizacion del metodo nos abre un mundo de encuentro productivo con los cuerpos, espacios, hechos, sucesos.

Karmele Mendoza Perez

Dpto. Psicologia y Antropologia

Universidad de Extremadura

karmelemp@unex.es

Bibliografia

Mendoza Perez, Karmele; Morgade Salgado, Marta (en prensa). "Mobility and the Mobile: A Study of Adolescent migrants and their use of the mobilephone". Mobile Media & Communication.

Michael, Mike (2012a). "De-signing the Object of Sociology: Toward an "Idiotic" Methodology". The Sociological Review, 60 (S1): 166-83.

--(2012b). "What Are We Busy Doing?: Engaging the Idiot". Science, Technology, & Human Values, 37 (5): 528-54.

http://dx.doi.org/10.5209/RASO.63776
COPYRIGHT 2019 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Experimental collaborations: Ethnography through fieldwork devices
Author:Mendoza Perez, Karmele
Publication:Revista de Antropologia Social
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2019
Words:1831
Previous Article:La reproduccion asistida en los tiempos de la globalizacion: un crisol de perspectivas, una red de conexiones.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters