Printer Friendly

"The most disordered race in the world": the dinamycs of kinship among Catalan Calos/<>: la dinamica del parentesco entre los calos catalanes.

Introduccion

El concepto de <<presencia>> evoca, en un sentido filosofico, las nociones de <<estar en el mundo>>, <<estar presentes en la historia>> a traves de la cultura (de Martino, 1977). El estilo de vida--de estar en el mundo--, cultural y sociologicamente contingente y en constante reformulacion de los roma (1) los ha transfigurado en buenos para pensarlos simbolicamente, buenos para discriminarlos politicamente, pero indigestos para pensarlos antropologicamente (Piasere, 1994). Es notoria la dificultad de la antropologia para encajar en los marcos establecidos la fuerza singular de los roma, asi como la ignorancia de sus contribuciones a la disciplina antropologica (Williams, 1994). En los ultimos anos se ha avanzado considerablemente en el estudio de las comunidades locales que forman el entramado de una gypsy way (Stewart, 1997), le romanes (Olivera, 2007) o l'ensemble romanes, un conjunto fuzzy y politetico desde un punto de vista categorial y disperso desde un punto de vista geografico (Piasere, 2015: 12). Este conjunto romanes lo conforma una gran variedad de grupos y de personas que dicen vivir o simplemente hacer las cosas a la manera romanes, expresion de un orden cosmologico diferente o en ocasiones opuesto al gagikanes (2015: 19-20). Este <<aire de familia>> entre grupos y personas (Piasere, 1995) es el punto de referencia de una posible etnologia de la totalidad roma (Williams, 2011), la cual se construye idealmente a condicion de partir de cero, haciendo fabula rasa con cada comunidad local (Williams, 1994) y, en consecuencia, adoptando una vigilancia epistemologica respecto a las generalizaciones y las extrapolaciones acriticas respecto a los grupos y personas roma.

En esta linea, nuestra tentativa consiste en repensar aspectos clave de una etnografia (Lagunas, 2005) que describe la presencia de un grupo gitano local perteneciente a esta totalidad romanes, los calos catalanes (2). Para ello, pretendemos arrojar luz sobre el debate acerca del sistema de parentesco calo a traves de una actitud metodologica de contextualizacion en consonancia con la etnografia y los ejemplos empiricos concretos que se aportan como evidencia de la organizacion familiar y social de la sociedad calo. Este esfuerzo de contextualizacion se construye de dos formas:

Por un lado, tomando como punto de partida la propuesta de Piasere (1998 y 2015) para el estudio del parentesco a partir de las clasificaciones politeticas y la logica fuzzy. Asi, el analisis del sistema de parentesco no es cuestion de <<todo o nada>> sino de gradacion y de conexion entre valores medios, los cuales forman parte de un conjunto impreciso, matizado y borroso. De acuerdo con el analisis de Olivera (2007: 15), el conjunto romanes, a lo Wittgenstein, es una totalidad en movimiento--sin limites--que solo puede ser aprehendido desde el interior, no a partir de <<cosas>> concretas o abstractas, gestos y creencias que lo definirian, sino a traves de los <<hechos>>, las acciones en un contexto particular.

Por otro lado, frente a un exceso de abstraccion y de conceptos teoricos, se parte de la base de la aceptacion informada de los terminos y descripciones de los calos. Durante nuestro trabajo de campo, uno de los discursos que nos resultaron de dificil comprension fue el que da titulo a este texto: <<los Calos somos una de las razas mas desordenadas del mundo porque mas alla de los abuelos ya no nos acordamos de los parientes>>. Aunque esta descripcion hace referencia a la amnesia genealogica, trato de entender en un sentido amplio esta metafora como traduccion de la fluidez y flexibilidad de la organizacion familiar y social calo.

Es obvio que cada metodologia sucesiva privilegia un campo y en el curso de los ultimos anos el estudio de los sistemas de parentesco ha sido relegado por los antropologos, imaginando que la familia ha llegado a su fin. En el fondo ello puede ser una ilusion ideologica. Schneider (1984)--y antes Needham (1971) (3) --critico la especializacion de la antropologia y se posicionaba frente a los antropologos que habian hecho del parentesco un medio privilegiado para imaginar que los lazos creados por la procreacion tenian un valor particular, como era el caso de la cultura occidental. El estudio del parentesco se ha revitalizado en anos recientes con un nuevo cuerpo de perspectivas e ideas. Carsten (2004), por ejemplo, plantea un giro epistemologico de la antropologia del parentesco en torno a la problematica de la relacion entre lo biologico y lo social--ver Barry (2000), sobre el <<renacimiento>> del parentesco--.

La pregunta a la que intento responder es acerca de la originalidad del sistema parental y familiar de los calos, cual es la logica de sus estructuras internas y como funcionan sus sistemas conceptuales como mecanismos clave en la reproduccion cultural. Nos ubicamos en ambitos de la antropologia del parentesco como el estudio de los sistemas de descendencia y residencia, los sistemas de alianza y los sistemas de clasificacion terminologica. Varios autores entre los que cabe destacar a Reyniers (1992), quien analiza a los manouches de Francia y Belgica, Piasere (1985) y los slovensko roma--entre Italia y Eslovenia--, Williams (1984) y los rom parizoske, se interesan tanto por la reproduccion cultural y familiar como la identidad de grupo construida desde la genealogia, con el fin de estimular la comparacion cultural.

Nuestro analisis plantea una critica al modelo de parentesco jural, basado en la teoria de linajes, propio del estructural-funcionalismo britanico cuyo paradigma ha ido decayendo en la antropologia de los roma y en las etnografias sobre los gitanos en particular. Partimos de la hipotesis de que el estructural-funcionalismo se caracterizaria por una gran riqueza etnografica reducida a un molde rigido e inerte a causa de su actitud de defensa en pro de su carta de estatuto cientifico. Ello con el fin de que otras disciplinas respetaran su objeto cientifico, los pueblos exoticos, buscando que se produjera una interrelacion e interdisciplinariedad y provocando que estas otras disciplinas se interesaran por ellos para validar sus modelos. En relacion a la teoria de linajes, el primer investigador en tratar la estructura de linaje fue Evans-Pritchard (1977), describiendola en su monografia sobre los nuer. Posteriormente, Radcliffe-Brown (1972) proporcionaria un tratamiento teorico. Sin embargo, no sera hasta el trabajo de Fortes (1957, 1967) sobre los tallensi donde logra su principal formulacion.

La categoria <<linaje>> aparece recurrentemente en la etnografia espanola para describir la organizacion social y familiar de los gitanos en el periodo comprendido entre mediados de los anos 70 del siglo pasado y el nuevo milenio (San Roman, 1976; Ardevol, 1987; Anta, 1994; Gimenez Adelantado, 1994; Alvarez y Sanchez, 1995; Mendez, 1999: 25-32). La etnografia de Gay y Blasco (1999: 142-148) sobre los gitanos de Jarana, Madrid, aun apunta al concepto de linaje puesto que se refiere a la existencia de patrigrupos, unidades politicas activas que comparten la afiliacion a una raza--que en la terminologia de San Roman (1976) se define como un linaje de filiacion patrilineal--compuesta por hombres y mujeres de filiacion patrilineal, con un nombre en comun y ciertas obligaciones como grupo con personalidad juridica. Gamella (1996) identifica un sistema de parentesco cognatico y bilateral en la poblacion gitana de Andalucia. Senala que <<estos grupos amplios de parentesco parecen ser clanes bilaterales con cierta preferencia patrilineal y patrilocal>> (1996: 379), y define a las parentelas mas operativas como <<secciones de clanes bilaterales>> (1996: 108). A pesar de lo problematico de esta afirmacion y de que no aporta ejemplos empiricos, lo interesante de su aporte es que empieza a dudar del paradigma aceptado hasta ese momento: <<otros estudiosos (sobre todo San Roman) han creido que tales grupos de parentesco eran patrilinajes, esto es, linajes agnaticios y por tanto unilineales. Seguimos investigando este aspecto del parentesco gitano>> (1996: 379). Con esta ultima aseveracion, Gamella demuestra que tiene muy presente la dinamica y de la dialectica de las relaciones de parentesco, intuyendo la direccion hacia la cual apuntaban en ese momento.

Por mi parte, en las etnografias realizadas con los gitanos catalanes de Mataro y los gitanos andaluces de La Mina en Cataluna (Lagunas, 2005 y 2010), describo sistemas de parentesco cognaticos y bilaterales con un colorido/gradacion patrilineal. Con ello, pretendo mostrar el paso de una ideologia androcentrica a un sistema bilateral, elastico, flexible y con un funcionamiento solo relativamente estructurado, pero muy diferente al concepto de <<linaje>>, el cual es mas propio del modelo folk de los gitanos. En lugar de la imagineria arborescente del sistema de linajes, estatica y dicotomica, el modelo parece funcionar como un rizoma, a lo Deleuze y Guattari, como red abierta, flexible y dinamica (Ferrari, 2010: 102 y ss.), pero se asemeja mucho mas a lo que Piasere (2015) describe como un <<bloque>> compacto.

Posteriormente, Manrique (2008) ratifica la bilateralidad del sistema de parentesco de los gitanos de Morote y San Juan en Granada. Manrique muestra como la fuerte ideologia androcentrica se superpone a una organizacion bilateral del parentesco, lo cual habria transfigurado a los ojos de varios investigadores un sistema de filiacion cognatico a un sistema patrilineal (2008: 24).

La insistencia en la teoria de linajes es parte de un problema mas general en los estudios sobre los roma como el empleo de teorias de segunda mano que no solo se autorrealizan sino que se perpetuan y perduran tenazmente, como indica la nuerizacion de la gitanologia (Piasere, 1991: 152 y 2004). No cabe soslayar que estos problemas aparecen porque los gitanos, y por extension los roma, no han estado en igualdad de condiciones. La tentativa de este texto no consiste en la desacreditacion de conceptos con capacidad explicativa y peso analitico como el de <<linaje>> sino en el rechazo a la aplicacion de los utiles epistemologicos tomados de las etnografias africanas y, en especifico la teoria fortesiana, a los contextos propios de las comunidades gitanas ibericas.

Cuestiones de cultura gitana

La institucionalizacion de los estudios gitanos en la antropologia espanola fue influida por la necesidad de legitimacion, al igual que el estructural-funcionalismo en sus origenes. El intento de establecer academicamente la antropologia sobre los gitanos condujo a los primeros antropologos espanoles a intentar establecerse como cientificos desde mediados de los anos 70 del siglo pasado, redundando en el estatuto cientifico y academico de la antropologia, adquiriendo prestigio social y espacios en la institucion universitaria tras el regimen franquista (Prat, 1992; Capel, 2009). El problema de la tendencia estructural-funcionalista en la etnografia espanola es que hubo muy poco dialogo y flexibilidad para aceptar que aparecian temas que alteraban su metodologia, con lo cual se opto por no alterar la metodologia y no centrarse en las ambiguedades tal como si hizo Edmund Leach en sus obras tanto en Birmania como en la antigua Ceilan. La tradicion etnografica nacional, obstinada por la metodologia estructural-funcionalista, habria buscado la coherencia metodologica y condicionado los estudios sobre el parentesco de los gitanos espanoles. La falacia del estructural-funcionalismo es que inicialmente presenta una coherencia aparente, pero subestima las divergencias entre los contextos y los elementos empiricos, con lo cual los estudios han carecido de una adecuada contextualizacion. Podemos afirmar que la excesivamente esquematica teorizacion constituiria una falla academica (Lagunas, 2005: 95-96). En el tratamiento de los sistemas de parentesco gitanos se presentan ambiguedades y ambivalencias que orientan a plantear el tema con un esfuerzo traductor y dialogo con otras etnografias.

Inicialmente, recurrimos a los conceptos de base del parentesco (sangre, semen, parentela) para describir los fundamentos de la reproduccion cultural de los calos. El problema a resolver consiste en como se produce el transito de una ideologia fuertemente androcentrica y falocentrica a una sociedad bilateral de facto a partir de un nucleo de parientes de <<sangre>> prototipico que se extiende a los afines y a los parientes rituales. En otros terminos, nos interesa la dialectica entre un parentesco imaginado y un parentesco real a lo Morgan. A partir de aqui, destacamos dos dimensiones: por un lado, la nocion de la <<sangre>> como definidora del parentesco y la identidad familiar; y por el otro, las alianzas matrimoniales como un elemento estructurador y politico de las familias y de reproduccion social de la comunidad.

El simbolo de la sangre (sang) explica la importancia de la consanguinidad entre los calos, aunado a una conceptualizacion particular de la etnoprocreacion. A partir del simbolo de la sangre se asigna mayor peso simbolico al <<ser>> (la sangre, ser descendiente de gitano) respecto al <<hacer>> (la ley, comportarse como gitano). La sangre no es un simbolo totalizador, sino que en la vida de los calos hay que tener presente otros aspectos como la convencion social a la hora de la definicion del parentesco, el cual se construye tambien con relaciones no-consanguineas. Los calos afirman que en la comunidad local <<todos somos familia>>. Esta metafora se hace realidad a traves de procesos activos que dotan de contenido emocional a las relaciones sociales. La consanguinidad es pensada simultaneamente como construida a traves de las practicas cotidianas y como un modelo pensado como innato (la herencia de la sangre). Ello denota la flexibilidad entre lo innato y lo construido, entre lo biologico y social. En este sentido, los calos describen el roce y el trato, los afectos y las emociones cultivadas en la cotidianidad de la vida social compartida, como acciones, conductas, que tambien construyen el parentesco. En la clasificacion de parientes y no-parientes de sangre se omiten los atributos de conducta, pero el roce y el trato son parte del lenguaje de los afectos que crean relaciones de parentesco.

Piasere (1985: 106-107) describe la parentela de los slovensko roma, la zlahta, no como un grupo social ni como pura categoria, ni tampoco como un grupo exogamico o grupo ceremonial, sino como una categoria pragmatica que incluye a los considerados como parientes por ser frecuentados. Entre los xoraxane roma, el grupo amplio de consanguineos, la familja, constituye un grupo personal que individualiza a los parientes por medio de la inclusion en circulos cuyo centro es ego y no por su colocacion en una linea de descendencia. De este modo, no se forma un grupo aislado de la sociedad ni un grupo corporado y el limite de la familja varia segun la memoria genealogica (Piasere, 1991: 9-10). Entre los calos, por un lado, la parentela no tiene proyeccion social al ser unica para cada individuo; y por otro, el marco de referencia para la organizacion social de la <<sangre>> compartida no es el unico sino hay que agregar el grupo de residencia local. Tanto la amnesia consanguinea y la distancia residencial (Heritier, 1981: 148) son funcionales al sistema cognatico para la categorizacion de parientes: consanguinidad--familia carnal, de sang, molta familia--, localidad--todos somos familia aqui--y afinidad--familia politica--.

El parentesco se vincula, por otro lado, con las representaciones culturales sobre las formas en que el cuerpo masculino y femenino se distinguen en relacion a las ideologias de la concepcion, lo que denominamos la etnoembriologia. El modelo ideologico dominante sostiene que el hombre aporta el semen y el cuerpo de la mujer se constituye como receptaculo, el cual ejerce una causalidad metonimica sobre el esperma que recibe; e. g., en relacion al nacimiento un onclo (varon adulto) me explicaba por que dos hijos de un padre que se ha casado dos veces son hermanos, mientras los hijos de distinto padre de una mujer que se ha casado dos veces son hermanastros: <<por la sangre, porque el hombre da el linaje>>. Este deslizamiento semantico de la sangre como concepto bilateral de consanguinidad al de sangre paterna como lazo creador y transmisor de los genes refleja el peso simbolico de los hombres en la concepcion y la filiacion. Los hombres son los que transmiten los genes de la raza (4) gitana, y ello indica que <<linaje>> se emplea como sinonimo de pedigri o linea sanguinea. Significativamente, las mujeres responden a ello reivindicando una causalidad metonimica con el material que llevan encima: <<la mujer lleva al feto en la panza y le da la sangre>>.

Las mujeres destacan la importancia del utero (la panxa) frente al semen: el nino se alimenta de la sangre materna y despues de su nacimiento de la leche materna. Los hijos <<son hijos>> del grupo de mujeres locales, parientes o afines entre si, mas cercanos o lejanos, con o sin vinculos de consanguinidad, en una extension sororal de la identidad local. En consecuencia, observamos como la transmision a los hijos de la sangre paterna (semen) y la sangre materna (sangre y naturaleza de la mujer--matriz--) construye el parentesco bilateral. La primera identidad en la infancia se construye desde un concepto bilateral y extenso del parentesco, aunque este influida por un fuerte androcentrismo social. Ello tambien se articula con la representacion social en relacion a la pureza sexual de la novia y la propincuidad, la tendencia de residencia virilocal que contribuye a estabilizar y dar colorido patrilineal a la estructura de la comunidad. La virginidad de la novia es impuesta para garantizar la paternidad del hombre. La pureza sexual aparece como condicion asegurando la continuidad del <<linaje>> y patrimonio a los hijos. La importancia de la virginidad se simboliza en el peso simbolico de la sangre-esperma de los hombres.

Es imprescindible que este sistema asegure la transmisibilidad de las relaciones de alianza y de afinidad. El sistema de alianzas distingue entre consanguineos no-esposables (primos-hermanos) y consanguineos esposables (primos segundos), asi como afines--los primeros hijos de afines no-parientes disponibles en la cadena colateral y los mas cercanos genealogicamente--que se convierten en esposables (el primo del primo). Ambas categorias, consanguinidad y afinidad, estan jerarquizadas de forma que la consanguinidad engloba a la afinidad. Un afin o un no-pariente puede convertirse en un conyuge prohibido, como si fuera un consanguineo, por medio de la frecuentacion y el lazo afectivo (roce, trato) con un ego. Por ello, estas posiciones relativas (englobante/englobado) son reversibles, con lo cual las transformaciones contextuales son posibles: un consanguineo alejado puede ser clasificado como un afin y un afin cercano puede ser clasificado como consanguineo.

La practica cotidiana entre los jovenes calos/is de llamarse entre si costina, compare/comare no es un mero juego linguistico, sino que expresa un tipo de hermandad construida en el tiempo. Desde la adolescencia, los jovenes de ambos sexos se relacionan afectivamente y anticipan el compadrazgo. Hablan de ello, juegan a ello y utilizan terminos de apelacion y expresiones cotidianamente para ir seleccionando de facto a sus futuros compadres y comadres, intensificando su relacion de amistad o de parentesco o bien instaurando nuevas relaciones. Ello tambien se articula con el hecho de que los jovenes son disuadidos de casarse con aquellos con los que han tenido roce, amistad o lazos afectivos, demostrando que no estan tan alejados entre si respecto a los parientes de sangre. Por tanto, existe una red de cuasi hermanas/os y parientes por el hecho de vivir juntos en la localidad, como si nos refirieramos a primos y primas clasificatorias segmentadas localmente. La complementariedad de los lazos de compadrazgo, cuya operatividad es efectiva respecto a los hechos parentales (Pitt-Rivers, 1975), construye lazos afectivos y de reciprocidad.

Esta segmentacion del grupo a nivel de localidad no se expresa en ningun termino clasificatorio que designe a los hombres y las mujeres de una localidad como <<hermanas/os>>. No obstante, se repite el mismo discurso: los de Mataro somos asi; los de la plaza de Espana son diferentes; los de Gracia hacen esto o lo otro. Por tanto, si hablamos de segmentariedad, y esta se revela parcialmente en el grupo local--no de parentesco (descendencia)--, se trata de una segmentariedad de localidad que construye una hermandad/sororato en la que un grupo de hombres y mujeres se piensan como si fueran familia. Asi pues, hombres y mujeres tienen una doble identidad social: a) local: compartida por todos los hombres y las mujeres de una localidad, en la que se produce una ficcion segmentaria residencial expresada en terminos de parentesco de consanguinidad (todos somos familia aqui); y b) lineas de descendencia: no constituyen linajes ni clanes sino parentelas centradas en torno a egos masculinos con una fuerte ideologia androcentrica. Esto ultimo coincide parcialmente con la descripcion que realiza Olivera (2007: 276) de la parentela entre los gabori compuesta por grupos de descendencia, abstractos y maleables, e individuos constituidos en unidades domesticas. Del mismo modo, Manrique (2008: 314) se refiere a la indiferenciacion entre los dos conceptos de <<familia>> entre los gitanos de Morote y San Juan: por un lado, la familia nuclear en tanto grupo de parentesco egocentrado; por otro, la familia extensa, basada en el reconocimiento de la descendencia de antepasados eponimos, semejante a la vica de los rom kalderash de Williams, y simbolizada en los sobrenombres familiares. La combinacion entre consanguinidad y residencia construye el concepto <<familia>>: si se trata de grupos de parentesco dotados de una cierta permanencia es la descendencia comun de un ancestro seleccionado la que forja el grupo, y nos referimos a la parentela; si el factor de permanencia es el grupo residencial, hablamos del grupo domestico.

En suma, este nivel de segmentacion del grupo articula la identidad de localidad. El comunalismo, la identidad que confiere el lugar de residencia, implica que el punto de referencia resulte mas o menos constante. El hecho de vivir juntos en la misma localidad convierte a los calos en un poco mas parientes entre si.

La presencia

Si los calos han de mantener, segun su tradicion, los lazos que les unen como grupo diferenciado, las alianzas matrimoniales entre las diversas familias constituyen el proceso a traves del cual la comunidad se reproduce, se perpetua fiel a si misma, y mantiene una presencia en el mundo. Ello se plantea desde dos puntos de vista: por un lado, considerando el potencial politico del matrimonio en la estructuracion del orden social (Piasere, 2015: 9); por el otro, identificando el sistema matrimonial como parte del conjunto romanes.

El sistema calo tiene una gran plasticidad que le permite dilatar o constrenir el espacio de relaciones sociales a traves de las alianzas matrimoniales y alianzas politicas. Entre los calos, casarse con un individuo de fuera de la localidad es mas usual que casarse con alguien de la misma por el hecho de haber convivido y haber crecido juntos. La exogamia de localidad es una opcion mas riesgosa puesto que las familias locales son mejor conocidas. El intercambio matrimonial y la exogamia de localidad obligan al intercambio y transferencia de dones rituales entre sujetos y grupos de otras localidades catalanas, siendo algunas de ellas mas propensas al intercambio, especialmente las comunidades calos del barrio de Gracia y Hostafrancs de Barcelona. Esta articulacion regional de las redes de intercambio se articula con un primer nivel de endogamia en el ambito de la parentela cercana de la propia comunidad o de otra; un segundo nivel endogamico que incluye a otros no-parientes o parientes lejanos de la misma u otra comunidad; y un tercer nivel exogamico, intercultural (payos--no gitanos--, gitanos castellanos), mas abierto.

La fluidez del mundo social calo y el aspecto coyuntural en sus logicas dan lugar a efectos particulares. En este sentido, el ideal matrimonial de casarse entre calos y con familias conocidas--mas factible si hay relaciones de parentesco cercanas--es un elemento ideologico, considerandose ejemplar para el sostenimiento del orden social. Estadisticamente este ideal es importante, ya que aproximadamente un 30% de las alianzas matrimoniales se realizan con <<el primo del primo>>, el 20% entre primos de segundo grado, mientras que el matrimonio con el primo hermano es residual. Estas practicas matrimoniales reflejan una parte de las continuidades del conjunto romanes que define Piasere (2015). Por un lado, en los matrimonios entre primos de segundo grado, la gradacion patrilineal se identifica en la preponderancia de los matrimonios entre primos paralelos patrilaterales, ratificando una linea consanguinea patrilateral masculina. Esta preferencia por casarse con los primos paralelos patrilineales de segundo grado es semejante a la tendencia observada entre los roms abruzzessi (Manna, 1996: 48; Lagunas, 2005: 259; Piasere, 2015: 92). Probablemente, evidencie la realizacion, en version <<debil>>, del <<principio agnatico>> de Laurent Barry, atenuado por el caracter ampliamente cognatico de la sociedad (2015: 93).

Por el otro, el matrimonio con <<el primo del primo>>, descrito por un interlocutor calo como una <<cadena>>, ha llamado la atencion de varios etnografos: reencadenamiento de alianzas (Jolas, Verdier, Zonabend), primos indirectos (Ferry y Guignard), primos de primos (Solinas), coafinidad (Barry). En el conjunto romanes tambien ha sido registrado entre los travellers irlandeses y los slovensko roma (2015: 96-97). Este tipo de matrimonio reemplaza al matrimonio con el primo de primer grado, prohibido por los codigos civiles y canonicos payos, cumpliendo la funcion, en terminos de Patrick Williams, de <<coagulacion>> del grupo (2015: 98).

Las estadisticas muestran que, contra la endogamia sociobiologica, la endogamia no es tan cierta, ya que los primos segundos la eluden, al igual que el matrimonio del <<primo del primo>>. Los limites de la familia son difusos y se recurre a la memoria genealogica, la cual empieza a fallar a partir de la segunda generacion ascendente (Gay-Blasco, 2001), para ratificar los limites de la exogamia hasta los primos segundos. Practicamente la mitad de los matrimonios se realizan tanto en el espacio de la consanguinidad, alli donde cesan las prohibiciones, como en la afinidad que rodea el espacio de la parentela, el cual coincide con las parentelas consanguinizadas. No obstante, un matrimonio abre automaticamente las posibilidades de otro matrimonio entre los miembros de las mismas familias o de las mismas parentelas (2015: 127). Esta combinacion proporciona un sistema alterno de alianzas que refuerza la estructura de parentesco bilateral. La ideologia androcentrica existente no refleja una estructura formal de linajes como si se tratara de grupos corporados, los cuales se casaran entre si por derecho publico o por una teoria de relacion politica. Pero el acto matrimonial es politico a nivel de hecho familiar, como muestran las preferencias puesto que se insiste en el hecho de buscar personas conocidas (ser de buena familia). La preferencia por casarse con gitanos catalanes es una expresion del ethos comunitario. No obstante, existe un porcentaje significativo de alianzas con payos (15%) que no compromete las fronteras simbolicas, lo cual denota la relativa apertura al intercambio con la sociedad global, mas favorable para los hombres calos que se casan con payas que para las mujeres calis.

Por tanto, el sistema de parentesco se bilateriza a cada generacion. El principio exogamico de familia de sangre hasta los primos hermanos funciona para abrir la alianza al campo de la parentela no aislada y de la afinidad. Aunque la consanguinidad une a padres a hijos y es bilateral, existe una tendencia a la residencia posmarital virilocal y/o patrilocal (transitoria) en la que la corresidencia favorece la familia extensa. En esto consistiria el fondo historico de la continuidad y el hecho de la propincuidad a la hora de escoger conyuge, ya sea en la consanguinidad (mas diluida) o la afinidad, que mantiene la interrelacion de las parentelas. La propincuidad trabaja a favor del androcentrismo social pues favorece la estabilizacion de los varones en la localidad, asi como la gradacion patrilineal en las identidades sociales asociadas a los sobrenombres familiares ya que hay mas probabilidades de que los hijos varones casados residan cerca de su familia. Y a pesar de que la residencia posmatrimonial refleja una tendencia patri y virilocal que estabiliza parcialmente las lineas agnaticias, la pareja recien casada escoge la localidad donde residir tambien por motivos pragmaticos.

Fluidez y flexibilidad social

La cuestion de las solidaridades y estructuras agnaticas es un tema clave en el analisis de la organizacion social de los calos. En el analisis de los sistemas de parentesco gitanos no existen topicos sino relaciones dialecticas y representaciones, lo cual no se ha reflejado suficientemente en las etnografias donde aparecen confusiones frecuentes respecto a las categorias empleadas (linaje, familia, clan). Los calos emplean terminos como raza, linaje, familia o clan con diversos significados. Los calos no tienen un concepto de clan como la definicion antropologica (conjunto de linajes exogamicos), sino que lo emplean como metafora de la agrupacion de parientes. Paralelamente, emplean nombres y apodos familiares para segmentar las redes de parientes que no son estrictamente patrilineales ni son <<linajes>>. El origen de estos apodos es diverso en funcion de si designa la localidad de origen, caracteristicas fisicas, apellidos, etc. La funcion de identificacion y el nivel generacional de quien los emplea se encuentran imbricados: <<los sobrenombres de familia es una cosa mas de los viejos. Son razas ... bueno, no son razas, es para saber de que familia eres>>.

El hecho de que todos se consideren parientes, en mayor o menor grado, se extiende a toda la comunidad. Olivera (2007: 269) indica, en relacion a los roms gabori de Transilvania, que esta locucion <<Sa jek njamo>> (todos somos parientes) no es solo una manera de hablar, sino que los gabori son parientes efectiva y potencialmente. La consideracion de que <<aqui todos somos parientes>> aparece recurrentemente en las etnografias sobre los roma, siendo emblematica de un principio de eleccion cultural romanes: en las comunidades locales no es posible leer los lazos por si solos, no existen las tramas de una red, y los <<hilos>> saturan el espacio; lo que finalmente aparece es un <<bloque>> compacto, el cual se construye con la ayuda de todos los lazos estrechos posibles (Piasere, 2015: 125-126).

Paralelamente, es importante senalar la enorme diversidad y creatividad cultural de los gitanos en relacion a los sistemas de parentesco. Por ejemplo, Manrique (2013) identifica una preponderancia de los lazos uterinos en el uso de los terminos chachi y chacha en las designaciones de la consanguinidad y la afinidad de las mujeres gitanas, de manera opuesta a la ideologia fuertemente androcentrica entre los gitanos de Morote y San Juan. En este sentido, Williams (1996: 290) afirma que los rasgos culturales de los roma no se limitan a aquello de lo cual son su signo como es el caso del analisis comparativo realizado por Piasere (1994) de los sistemas de parentesco de los xoraxane roma, los rom vlax de Hungria, los slovensko roma, y los rom kalderash de Francia. Piasere demuestra que en estas comunidades la logica de los terminos de parentesco utilizados no remite a sus sistemas originarios, sino que depende de las instituciones propias de cada comunidad, siendo susceptible de modificarse en el tiempo segun las variaciones de la situacion historica especifica de cada comunidad.

La perspectiva del linaje como ideologia (Watson, 1985; Holy, 1986) constituye una abstraccion y un objeto de critica en la etnografia de los gitanos. Nuestro analisis parte de la relacion entre fenomenos sociales y culturales segun un criterio de densidad de las relaciones sociales que tienen lugar. La densidad de relaciones entre las redes y mallas familiares en forma de <<bloque>> y su naturaleza fluida y flexible contradice un hipotetico sistema segmentario de linajes. En sentido estricto, en un sistema de linajes, cuando un elemento social dialoga le responde un elemento social homologo. A diferencia de la teoria, entre los calos puede aparecer una historia de relaciones conflictivas entre la red familiar, pero no mutuas y simetricas con segmentos de igual condicion.

La filiacion, como concepto antropologico, es una manera de pensar que conduce facilmente al concepto de linaje. Se postula la relacion de unas personas concretas con unos antepasados fundadores de ese orden social. Para la existencia de un linaje es necesaria la referencia a una idea de un antepasado comun fundador--no la relacion de parentesco--. En sentido estricto, la funcion del linaje es ritual (culto a los antepasados) y politica (derechos corporativos de los miembros del linaje). Adicionalmente, el parentesco brinda una segmentacion del linaje. Lo importante en un sistema de linajes es el acto fundacional y creador del orden social, formulando los derechos de los individuos--no la relacion de parentesco--. Ello implica la distincion entre parentesco y familia: la familia es una institucion mas excluida de los derechos de parentesco si este lo entendemos como linaje. Asi, en el modelo africano, la identidad del individuo proviene del linaje, no de la familia, el cual constituye un postulado ideologico.

En el caso que nos ocupa, debemos anotar un aspecto importante y que ha generado cierta confusion. Si bien entre los calos la terminologia es bilateral y no hay una sociologia de parentesco patri o matrilineal, la cultura e identidad de linea de descendencia--con el mayor peso simbolico de los hombres--es muy importante. Esta identidad de linea se realiza cotidianamente en sus diversos aspectos (identidad, politica, conflicto, etc.), si bien ello no se refleja en la terminologia de parentesco. Podria pensarse en criterios que permitan discernir grupos de parentesco, pero ello es una virtualidad por varias razones. Primero, porque no existen grupos o patrigrupos operativamente definidos para la actividad en comun segun criterios normativos y de derecho de pertenencia. Segundo, el reclutamiento hipotetico para esos grupos no esta definido de manera precisa; solo cuando hay un conflicto pueden verse las lealtades familiares mas alla de la familia nuclear y la parentela cercana. Y tercero, los calos reconocen la descendencia, pero se supedita a un criterio de reconocimiento del parentesco a traves de la colateralidad horizontal (<<su padre y mi madre primos hermanos>>); es una cuestion de enfasis, ya que proyectan la descendencia desde un enfoque colateral--mas que lineal--como un mapa cognitivo.

La trama del parentesco entre los calos no es equiparable al caso tallensi y la estructura de linajes clasica descrita por Fortes (1957 y 1967). El sistema calo no se construye a partir de la fusion e integracion social, politica y de parentesco de los tallensi. Fortes senala que su experiencia entre los tallensi le mostro que estos poseian un modelo--no elaborado conscientemente--que constituia una estructura equilibradora, mientras que Radcliffe-Brown lo teorizaba como una idea abstracta, no como institucion equilibradora. Los calos no poseen la idea abstracta de un orden, el cual, y cumpliendo una serie de condiciones (consistencia, coherencia y continuidad) como describe Fortes, actue como principio organizador de las practicas sociales. El mayor inconveniente de la teoria de Fortes es la propia totalidad del modelo: todo queda explicado a partir de este principio rector, el linaje, cuando este principio puede reflejar meramente los intereses de un grupo dominante (ver la critica de Worsley, 1956).

El modelo de linajes presenta fisuras en su propia formulacion, pues no resulta tan monolitico como aparenta, tanto en el momento que Fortes lo enuncia como cuando se proyecta posteriormente al resto de Africa, Asia y Oceania, incluso Europa. Y las comparaciones han sido generalmente dificiles (Blok, 1974, sobre la mafia en Sicilia; Lopez Bargados, 2003, sobre el caso mauritano). La teoria de linajes se construye como ideologia y no constituye una explicacion total de la sociedad, sino que puede verse como posicion parcial, intentando ver si existen otras ideologias y como es que predominan unas sobre otras. El linaje, bajo este punto de vista, debe entenderse como un elemento de estudio y no como una herramienta de explicacion total. Asi, la idea del linaje como un grupo corporado que celebra su unidad ritual y que esta basado en una descendencia demostrable de un ancestro comun (en menor medida el concepto de clan y tribu) ha podido dar pie a la confusion entre una linea de descendencia y un linaje corporado organizado en torno a los principios de descendencia (Watson, 1982: 594).

Por nuestra parte, el concepto de linea de descendencia lo empleamos en relacion a los calos en el sentido de una cadena genealogica lineal de un antepasado a un Ego, en la cual los anillos de la cadena pueden ser masculinos o femeninos o ambos. Este termino se acomoda a las sociedades que hacen uso de un principio de descendencia pero que no forman grupos (Arioti: 211), aunque pueden transmitir nombres, titulos u otros derechos. Casi todos los calos tienen una linea o mas trazada a partir de la patrilinea o la matrilinea, o ambas, no un trazo unilateral que conforme un grupo de parientes por sangre. Esta nocion simbolica de pertenencia tiene una dimension categorial--no grupal, no corporada--y es funcional en la identificacion de familia que discrimina categorias de parientes dentro de la descendencia. En suma, los calos construyen una identidad social de lineas de descendencia sanguineas cuyo funcionamiento es laxo.

Los sistemas de nominacion (nombre propio--diminutivos, aumentativos ...--, apodos--individuales y familiares--, apellidos, malnoms, etc.) son la expresion de los sistemas de clasificacion que ayudan a clasificar e identificar a los individuos, y que ademas pueden agregarseles connotaciones simbolicas. Asi ocurre cuando un apellido se utiliza para representar una red determinada de parientes o cuando la invocacion a una linea sanguinea puede simbolizar la virtud de pertenecer a una familia de atractivo fisico o atributos que se suponen comparten todos sus miembros y se transmiten generacionalmente. En especifico, el sistema calo se relaciona con el cambio de una sociedad que invoca pedigries (no equivalentes a <<linajes>>) y estatus a nuevas formas sociales.

Las parentelas consanguinizadas son operativas, sin transformarse en un grupo corporado que actue como tal (Appell, 1983). En este sentido, la grupalidad es parte de una categorizacion selectiva del universo de parientes y se produce asi un uso mnemotecnico y perpetuacion de los pedigries y las genealogias. No obstante, este es un proceso abierto en el cual puede surgir el conflicto entre la ideologia y la practica. Tampoco se observan actividades o transmision de derechos y obligaciones propias de linajes o grupos corporados: exogamia, reglas de tipo clasificatorio o relaciones de reciprocidad propias de las sociedades patrilineales.

Tanto hombres como mujeres pueden crear mayor gradacion patrilineal o matrilineal, siendo estos ideologicamente equivalentes. Si bien la orientacion patrilineal en la transmision de apodos familiares se expresa como ideologia del recuerdo de antepasados masculinos, este colorido patrilineal puede ser una de esas apariencias (Heritier, 1996: 43) de la existencia de la filiacion patrilineal en sociedades, de hecho, bilaterales. La identificacion del numero de colaterales es similar a la de lineales (tres generaciones: abuelo/padre/nieto) y de ahi la importancia de una bilateralidad en el campo de la afinidad compensada por el lado paterno y materno. Esta importancia de la bilateralidad esta en consonancia con la disyuncion que Olivera (2007: 273) identifica en los gabori entre la verticalidad de la ideologia y la logica de la filiacion lignagere respecto a la horizontalidad de la colateralidad y la alianza, prevaleciente en la practica de la parentela a nivel cotidiano.

La terminologia de referencia y apelacion refleja tanto los ordenes de familia como el orden social y politico. La terminologia tiene un fuerte componente clasificatorio a traves del uso extensivo de terminos de respeto a los mayores y ancianos de la comunidad--onclo/tia--, asi como horizontalmente--prima/o, cosi/cosina, compare/comare--. El hecho de ser pariente y/o corresidente atenua la distincion entre terminos de apelacion y referencia puesto que los terminos se encuentran atravesados por los afectos y el significado moral que posibilita un uso tactico (Bloch, 1971).

Tanto la autoridad de los hombres de respeto como la importancia de los difuntos, la fusion terminologica y la utilizacion de pocos terminos que cubren diversas categorias de parientes, asi como los apodos familiares serian parte de las <<apariencias de un sistema de linajes>> (Williams, 1984). Lo que algunos autores denominan linajes o clanes son en realidad parentelas centradas en torno a egos masculinos que pueden funcionar ocasionalmente como patrigrupos, pero que son fundamentalmente diferentes de los linajes (Kaprow, 1978 y 1980; Williams, 1984; Piasere, 1991; Lagunas, 2005). A nivel simbolico e ideologico, la identidad de grupo--bilateral--es atravesada por el fuerte androcentrismo social. Con ello, se expresa, por un lado, una memoria larga, la cual se intersecta con el espacio particularmente dinamico de la parentela, de memoria corta y sujeto a contingencias. Por otro, refleja la tentativa de retener el tiempo del fluir generacional (Palumbo, 1997: 57-67) en donde los muertos tambien cuentan como antepasados eponimos. La identidad y el colorido patrilineal en la antroponimia grupal la tienen mas los muertos que los vivos. El colorido debe hacerlo la gente, i. e., los integrantes vivos de las lineas consanguineas. Asi, se van perdiendo terminos a medida que la misma lateralidad se va perdiendo. Es una perdida tanto de estructura general de la sociedad--la extincion de los apodos familiares existentes--asi como de la cantidad de miembros vivos que los integran.

Conclusion

La brecha entre las clasificaciones y el parentesco, asi como las relaciones fluidas en materia de parentesco y filiacion, muestran que las practicas sociales ensenan mas de lo que los conceptos y los simbolos ocultan. La organizacion social y familiar de los calos es una dimension clave en la reproduccion cultural de la comunidad, el <<adentro>>, y el parentesco constituye una dimension insoslayable. Al final de este recorrido hallamos un sistema de parentesco complejo a nivel de realizaciones, pero no de terminologia; la existencia de una ideologia del recuerdo de los difuntos y una identidad en el tiempo; y una naturaleza fluida y flexible en su organizacion social y familiar con una tematica de reciprocidad en el interior del grupo. La congruencia de todo ello es que los calos son y se piensan como parientes en el interior del <<bloque>>.

La estructura social es fluida, de cambio continuo, a partir del ciclo de reproduccion domestico--determinando la identidad del individuo a partir del ciclo domestico en que se encuentra--, reflejando una enorme fluctuacion y dinamismo en el nivel territorial. La identidad individual y social viene determinada por lineas de sangre y parentelas que van transformandose segun el ciclo de la vida. Se trata de un fenomeno social fluctuante y amorfo que no tiene una relacion de correspondencia de tipo segmentaria. Los calos combinan de manera flexible dos grandes principios: la afinidad y la consanguinidad, la lateralidad y la linealidad, la alianza y la descendencia. Ello nos indica que son creativos culturalmente y alternan diversos criterios en su edificio social para afrontar mejor las complejidades sociales. Por tanto, no dialogan con lo que esperamos ni tampoco aparece el lenguaje del parentesco clasico, sino que su sistema dialoga con un sistema igualmente complejo como el nuestro expresando su libertad de eleccion.

La unidad social es una potencialidad que se cultiva cada dia a traves de las relaciones de reciprocidad. Es la idea de estar juntos, la frecuencia fluctuante concreta de coincidencia y recurrencia, la que construye las identidades. Es la sensacion de comunidad, no una realidad objetiva, la que se capta. El deseo de estar juntos y hacer las cosas juntos--una idea muy vaga pero aplicable--construye el edificio de la sociedad calo. El hecho es que con la vida en comun en el espacio de la comunidad local los amigos se convierten en parientes. No se trata de relaciones ficticias sino de relaciones construidas y reales a la vez. Estas relaciones muestran que los terminos de parentesco no corresponden solamente a relaciones genealogicas sino a relaciones entre categorias de individuos manteniendo las mismas relaciones que se esperan entre parientes consanguineos.

?Que peso tiene la alianza y que peso tiene la descendencia como medio de organizacion? La alianza posibilita la permanencia de la presencia en el mundo de los calos, mientras la ideologia de la consanguinidad construye una sociedad de tipo bilateral. La dimension clave para el analisis es el mantenimiento de la presencia de los calos (la division payo/ gitano) a traves de la red de alianzas local y regional que prioriza casarse dentro del grupo. Ello se realiza poniendo en cuestion una supuesta endogamia sociobiologica, argumentando que la combinatoria permite eludir la consanguinidad y ubicar la eleccion en los limites de la parentela.

Los calos construyen y reformulan permanentemente un sistema de parentesco que se bilateriza a cada generacion. La bilateralidad tambien se explica por el reconocimiento--parcial--de la identidad y las actividades del genero femenino. Por ello, se revelan las tensiones y relaciones dialecticas entre un sistema de parentesco fuertemente agnatico a nivel ideologico y una realidad bilateral. El colorido patrilineal es un aspecto de enfasis y peso simbolico de los hombres en la etnoembriologia, la antroponimia, las pautas residenciales, las estrategias matrimoniales y en los asuntos publicos. Entre los calos, la antroponimia grupal expresa la acumulacion de capital simbolico de las familias, con lineas de sangre preferentemente patrilineales. Si bien la terminologia es bilateral y no aparece una sociologia de parentesco patrilineal en strictu sensu, la cultura e identidad patrilineal atraviesan la bilateralidad.

El parentesco es un dinamismo y es una trama. Constituye un conjunto de relaciones que se expresa en formas sociales y culturales dinamicas. Los calos expresan el dinamismo y la fluidez de sus sistemas de organizacion social de forma poetica: somos <<la raza mas desordenada del mundo>>. Probablemente ello sea una metafora de su creatividad cultural. Las historias familiares y el ciclo de reproduccion domestico construyen la historia de este pueblo, continuamente fluctuante. Hemos tratado con individuos y familias que se asocian fluidamente haciendo una unidad general--unica regla de asociacion social--y es ese tejido de fuerzas que va densificandose en un momento determinado lo que captamos. Asi es como los calos pueden hacer la sociedad que quieren y tanto el hecho generacional como el hecho sexual son dos constrenimientos importantes que construyen el edificio politico del parentesco.

David Lagunas Arias

Universidad de Sevilla

Enviado: 08.01.2015

Aceptado: 15.05.2018

DOI: 10.11156/aibr.110206

Referencias Bibliograficas

Alvarez, A. y Sanchez, J.A. (1995). Sabor de rumba. Identitat social i cultural dels gitanos catalans. Lleida: Pages.

Anta, J.L. (1994). Donde la pobreza es marginacion. Un analisis entre gitanos. Barcelona: Humanidades.

Appell, G.N. (1983). Methodological Problems with the Concepts of Corporation, Corporate Social Grouping, and Cognatic Descent Group. American Ethnologist, 2(10): 302-311.

Ardevol, E. (1984). Antropologia urbana de los gitanos de Granada. Granada: Ayuntamiento de Granada.

Arioti, M. (2000). Introduzione all'antropologia della parentela. Milano: Angeli.

Barry, L.S., (Sous dir). (2000). Question de parente. L Homme, 154-155.

Bloch, M. (1971). The Moral and Tactical Meaning of Kinship Terms. Man, n.s. 1:79-87.

Blok, A. (1974). The Mafia of a Sicilian Village, 1860-1960: A Study of Violent Peasant Entrepreneurs. Cambridge: Waveland Press.

Capel, H. (2009). La antropologia espanola y el magisterio de Claudio Esteva Fabregat. Estrategias institucionales y desarrollo intelectual en las disciplinas cientificas. Scripta Nova, Revista Electronica de Geografia y Ciencias Sociales, Universidad de Barcelona, X777(287). En http://www.ub.edu/geocrit/sn/sn-287.htm. Accedido el 10 de abril de 2014.

Carsten, J. (2004). After Kinship. Cambridge: Cambridge University Press.

De Martino, E. (1977). La fine del mondo. Turin: Einaudi.

Evans-Pritchard, E.E. (1977). Los Nuer. Barcelona: Anagrama.

Ferrari, E (2010). O Mundo Passa. Uma etnografia dos Calon e suas relacoes com os brasileiros. Tesis doctoral. Sao Paulo.

Fortes, M. (1967). The Dynamics of Clanship among the Tallensi, being the First Part of an Analysis of the Social Structure of a Trans-Volta Tribe. London: Oxford University Press.

Fortes, M. (1957). The Web of Kinship among the Tallensi. The Second Part of an Analysis of the Social Structure of a Trans-Volta Tribe. London: Oxford University Press.

Gamella, J.F. (1996). La poblacion gitana en Andalucia. Un estudio exploratorio de sus condiciones de vida. Sevilla: Junta de Andalucia.

Gay y Blasco, P. (2001). We Don't Know Our Descent: How the Gitanos of Jarana Manage the Past. The Journal of the Royal Anthropological Institute, 7(4): 631-647.

Gay y Blasco, P. (1999). Gypsies in Madrid. Sex, Gender and the Performance of Masculinity. Oxford: Berg.

Gimenez Adelantado, A. (1994). El grupo etnico en el medio urbano: gitanos en la ciudad. Tesis Doctoral. Universidad Complutense de Madrid, Madrid.

Heritier, F. (1996). Masculino y femenino. Barcelona: Ariel.

Heritier, E (1981). Lexercice de la parente. Paris: Gallimard.

Holy, L. (1986). Strategies and Norms in a Changing Matrilineal Society. Descent, Succession and Inheritance among the Toka of Zambia. Cambridge: Cambridge University Press.

Kaprow, M.L. (1980). Review of the Kalderash of Eastern Canada. Matt T. Salo and Sheila M. G. Salo. American Anthropologist, 82: 639-640.

Kaprow, M.L. (1978). Divided we Stand: A Study of Discord Among Gypsies in a Spanish City. Tesis doctoral. Columbia University.

Lagunas, D. (2010). Segregar, producir, contestar. Una etnografia con gitanos andaluces de La Mina. Madrid: Entimema.

Lagunas, D. (2005). Los tres cromosomas. Modernidad, identidad y parentesco entre los gitanos catalanes. Granada: Comares.

Lopez Bargados, A. (2003). Arenas coloniales. Los Awlad Dalim ante la colonizacion franco-espanola del Sahara. Barcelona: Ediciones Bellaterra.

Manna, E (1996). Rom abruzzesi: nomadi o sedentari? En Italia Romani. L. Piasere (a cura di). Roma: CISU.

Manrique, N. (2013). Un vocabulaire de parente gitan. Une terminologie marquee par le don. LHomme, 205: 35-54.

Manrique, N. (2008). 'Sois genereux!' Du don comme principe structurant de l'organisation sociale des Gitans de deux petits bourgs andalous (Espagne). Tesis de Antropologia Social. Paris: EHESS.

Mendez, C. (1999). Travesias soterradas. Las trayectorias de la poblacion gitana en dos barrios diferenciados: La Mina y Torre Romeu. Trabajo de Investigacion para la obtencion del titulo de Master en investigacion basica y aplicada en antropologia social y cultural. Universitat Autonoma de Barcelona.

Needham, R. (1975). Polythetic classification. Man, 10:349-367.

Needham, R. (1971). Remarks on the Analysis of Kinship and Marriage. En Rethinking Kinship and Marriage. R. Needham, Comp. London: Tavistock.

Olivera, M. (2007). Romanes: ou L'integration traditionnelle des Gabori de Transylvanie. Nanterre: Universite Paris X.

Palumbo, B. (1997). Identita en el tempo. Saggi di antropologia della parentela. Lecce: Argo.

Piasere, L. (2015). Mariages romanes. Une esquisse comparative. Firenze: Seid.

Piasere, L. (2004). I rom dEuropa. Una storia moderna. Bari: Laterza.

Piasere, L. (1998). Le culture della parentela. Un approccio cognitivo fuzzy. En Le culture della parentela e l'esogamia perfetta. L. Piasere y P. G. Solinas. Roma: CISU.

Piasere, L. (1995). Introduzione. En Comunita girovaghe, comunita zingare. L. Piasere (a cura di). Napoli: Liguori Editori.

Piasere, L. (1994). Les Tsiganes sont-ils 'bons a penser" anthropologiquement? Etudes Tsiganes, 4(2): 19-38.

Piasere, L. (1991). Popoli delle discariche. Saggi di antropologia zingara. Roma: CISU.

Piasere, L. (1985). Mare Roma, categories humaines et structure sociale. Une contribution a l'ethnologie tsigane. Paris: EHESS.

Pitt-Rivers, J. (1975). Parentesco: seudoparentesco. En Enciclopedia Internacional de las Ciencias Sociales, VII. D. Sills, Ed. Madrid: Aguilar.

Prat, J. (1992). Antropologia y Etnologia. Las Ciencias Sociales en Espana. Historia inmediata, critica y perspectivas. Madrid: Universidad Complutense de Madrid/ Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid.

Radcliffe-Brown, A.R. (1972). Estructura y funcion en la sociedad primitiva. Barcelona: Peninsula.

Reyniers, A. (1992). La roue et la pierre. Contribution anthropo-historique a la connaissance de la production sociale et economique des Tsiganes. Tesis doctoral. Universite de Paris V-Sorbonne.

San Roman, T. (1976). Vecinos gitanos. Madrid: Akal.

Schneider, D. (1984). A critique of the Study of Kinship. Ann Arbor: The University of Michigan Press.

Stewart, M. (1997). The Time of the Gypsies. Boulder: Westview Press.

Watson, J. (1982). Chinese Kinship Reconsidered: Anthropological Perspectives on Historical Research. China Quarterly, 92: 586-622.

Watson, R.S. (1985). Inequality Among Brothers. Class and Kinship in South China. Cambridge: Cambridge University Press.

Williams, P. (2011). Une ethnologie des Tsiganes est-elle possible ? LHomme, 197: 7-23.

Williams, P. (1996). Ethnologie, deracinement et patrimoine. A propos de la formation des traits culturels tsiganes. En LEurope entre cultures et nations. D. Fabre, Ed. Paris: Ed. de la Maison des Sciences de l'Homme.

Williams, P. (1994). Introduction. Etudes Tsiganes, 4(2): 4-7.

Williams, P. (1984). Marriage Rom. Une ceremonie de fiancalles chez les Rom de Paris. Paris: L'Harmattan.

Worsley, P.M. (1956). The Kinship System of the Tallensi: a Revaluation. Journal of the Royal Anthropological Institute, 86: 37-75.

(1.) El termino roma engloba la diversidad de grupos existentes en Europa que hablan o no hablan la lengua romani, asi como las personas que se identifican a si mismas como gitanos (calos), de origen iberico.

(2.) Los datos aportados provienen de la comunidad de calos de Mataro, Barcelona, cuya etnografia fue realizada entre 1994-1998.

(3.) Needham consideraba el parentesco una categoria imprecisa, <<politetica>>, que designaba fenomenos heterogeneos y distintos (Nedham, 1975; Piasere, 1998: 67-70). Schneider examino las categorias, simbolos y significados del parentesco norteamericano en relacion a dos ordenes culturales: el orden natural (sustancia biogenetica compartida) y el orden del derecho (codigo de conducta). Mas adelante vuelvo a ellos.

(4.) Los calos se refieren a razas sociales, aunque piensan que son una raza--biologicamente hablando--distinta al resto. Por respeto y fidelidad al contexto empleo el termino.
COPYRIGHT 2016 Asociacion de Antropologos Iberoamericanos en Red
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link >: la dinamica del parentesco entre los calos catalanes.&body=%22"The most disordered race in the world": the dinamycs of kinship among Catalan Calos/<>: la dinamica del parentesco entre los calos catalanes.%22 %0d%0afrom Literature and Periodicals Library provided by thefreelibrary.com%0d%0a%0d%0aURL%3a http%3a%2f%2fwww.thefreelibrary.com%2f%2522The%2bmost%2bdisordered%2brace%2bin%2bthe%2bworld%2522%253a%2bthe%2bdinamycs%2bof%2bkinship...-a0497672472">Email Feedback
Author:Arias, David Lagunas
Publication:Revista de Antropologia Iberoamericana
Date:May 1, 2016
Words:8654
Previous Article:Empirical construction of gay and lesbian parenting: the need for a qualitative approach/Construccion empirica de la homoparentalidad: necesidad de...
Next Article:Liisa H. Malkki: The Need to Help. The Domestic Arts of International Humanitarism.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |