Printer Friendly

"Sola una de vuestras hermosas manos": desmembramiento petrarquista y diseccion anatomica en la venta (Don Quijote, I, 43).

Cuando Maritornes y la hija del ventero cuelgan a Don Quijote por la muneca de un agujero en el muro de la venta, este siente "tanto dolor, que creyo o que la muneca le cortaban o que el brazo se le arrancaba" (I, 43; 511).(1) Esta escena le merece a Nabokov el mismo juicio que el resto de Don Quijote: "This is an excellent scene from the artistic point of view but its cruelty is appalling" (147-48). Nabokov considera la crueldad como un desagradable atributo secundario, como un defecto a pesar del cual la escena es excelente. Mi opinion es que la crueldad es el ingrediente fundamental de esta escena, que es excelente desde el punto de vista artistico precisamente por su crueldad. Esta es una crueldad en su sentido mas primario, en su sentido etimologico de carne viva y sangrante, de desmembramiento.(2)

En un periodo en que la nueva ciencia anatomica estaba redefiniendo la relacion entre el cuerpo y sus partes, la imagen del desmembramiento causaba una reaccion de ansiedad y risa nerviosa (Hillman y Mazzio xviii).(3) Cervantes aprovecha y potencia este doble efecto del desmembramiento recurriendo al metodo tan cervantino de contrastar las fantasiosas convenciones de un genero literario con la cruda realidad.(4) En concreto, Cervantes contrasta el desmembramiento textual de la amada de tradicion petrarquista con la crudeza de la diseccion anatomica de cadaveres en la epoca. El resultado es comico y horrendo simultaneamente, la imagen de un galante Don Quijote convertido en un cadaver colgado y listo para su diseccion.

La descripcion del cuerpo de la amada como un conglomerado de partes es uno de los aspectos del petrarquismo que mas influye en la poesia europea.(5) En sus Rime sparse, Petrarca nunca nos presenta el cuerpo de Laura como un todo, sino sometido a una operacion de desmembramiento textual. Los ojos, la boca, los cabellos, el cuello y las manos de Laura estan diseminados por el texto.(6) Hasta el mismo Don Quijote utiliza esta fragmentacion al describir a Dulcinea en su platica con el caminante Vivaldo: "[Q]ue sus cabellos son oro, su frente campos eliseos, sus cejas arcos del cielo, sus ojos soles, sus mejillas rosas, sus labios corales, perlas sus dientes, alabastro su cuello, marmol su pecho, marfil sus manos" (I, 13; 141-42).(7)

A pesar de que en su creacion en verso Cervantes--como todos los poetas de su epoca--presenta claras influencias petrarquistas, en ocasiones se burla de los aspectos ridiculos del petrarquismo (Fucilla 181).(8) Asi, en el episodio de Dulcinea encantada, la descripcion que Sancho da de Dulcinea y que Don Quijote no deja de recriminarle es una clara parodia del petrarquismo: "Bastaros debiera, bellacos, haber mudado las perlas de los ojos de mi senora en agallas alcornoquenas, y sus cabellos de oro purisimo en cerdas de cola de buey bermejo, y, finalmente, todas sus faciones de buenas en malas, sin que le tocarades en el olor, que por el siquiera sacaramos lo que estaba encubierto debajo de aquella fea corteza; aunque, para decir verdad, nunca yo vi su fealdad, sino su hermosura, a la cual subia de punto y quilates un lunar que tenia sobre el labio derecho a manera de bigote, con siete o ocho cabellos rubios como hebras de oro y largos de mas de un palmo" (II, 10; 709-10).

Tambien en este episodio de la venta que estamos analizando se parodian los excesos del petrarquismo. Maritornes le suplica a Don Quijote que introduzca por el agujero "sola una de vuestras hermosas manos" (I, 43; 507). Estas palabras proceden del soneto de Petrarca que comienza "O bella man" (345), cuyos ecos resuenan en numerosas composiciones de la literatura renacentista y posterior. Gongora, Gutierre de Cetina o Argensola, entre otros muchos, lo imitan al cantar las bellas o hermosas manos de sus amadas.(9)

Esta burlesca peticion de Maritornes de "una de vuestras hermosas manos" da comienzo a una escena llena de discursos y acciones que evocan la tradicion petrarquista de desmembramiento. Don Quijote reconoce el tono petrarquista en las palabras de Maritornes y se presta a participar en este juego eroticodesmembrativo. No solo accede a meter la mano por el agujero sino que tambien el utilizara topicos del petrarquismo al describirles a las dos muchachas la mano que estan contemplando. Para ello, adapta la formula tradicionalmente aplicada a las blancas manos femeninas en la poesia petrarquista y describe su propia mano como mano virginal "a quien no ha tocado otra de mujer alguna" (I, 43; 508).

Con estas acciones y palabras Don Quijote esta realizando una comica feminizacion de su propio cuerpo. Ademas, la descripcion que Don Quijote hace de su mano recurre a calificativos que, aunque no sean feminizantes de por si, lo son en el contexto en que se profieren. Don Quijote comienza asi la descripcion su mano dentro del agujero: "Tomad, senora, esa mano, o, por mejor decir, ese verdugo de los malhechores del mundo" (I, 43; 508). Esta descripcion conforme a modelos de fuerza y valor guerrero tan aparentemente masculinos adquiere, sin embargo, un tono feminizante en el contexto petrarquista en que se encuentra. Es tipico del petrarquismo describir la mano femenina como mano guerrera vencedora, cruel y sanguinaria (Mirollo 34). Asi hace Argensola al describir las manos de su amada Ana, "manos que a tantos han vencido" (Rivers 201).

Esta descripcion en terminos belicos de la mano femenina se debe a que el poeta no la ve como un objeto pasivo, sino como el agente causante de su enamoramiento. La mano tiene en la epoca una fuerza erotica que hoy nos resulta dificil de comprender. Como sinecdoque, la mano representaba todos los encantos ocultos de la amada. La vision de la blanca mano femenina que se movia desenfadada en las fiestas era lo que causaba el enamoramiento del poeta.(10) Cuando Don Quijote accede a meter la mano en el agujero, le advierte a la hija del ventero "[n]o os la doy para que la beseis, sino para que mireis" (I, 43; 508). Comicamente, Don Quijote es consciente de la fuerza de enamoramiento de su "hermosa mano," cuya mera vision va a agravar la pasion amorosa de la hija del ventero.

Pero la descripcion que de su mano hace Don Quijote es petrarquista no solo en el contenido, sino tambien en la forma. Aunque la descripcion es en prosa, Don Quijote utiliza un recurso formal caracteristico de la poesia laudatoria del cuerpo femenino: la repeticion anaforica. Cuando el enamorado poeta describe una parte del cuerpo de su amada, intenta decir algo diferente y original. Ante la imposibilidad de describir la parte del cuerpo de su amada de una manera definitiva, el poeta tiene que acudir a retrocesos y avances, a acumulaciones descriptivas que llevan a callejones sin salida que le obligan a volver a empezar. Esta forma de describir se caracteriza por una estructura de descripcion inicial negativa "no x, sino y." Estas dubitaciones se manifiestan a nivel formal en la abundancia de anaforas, en un volver a comenzar una y otra vez la frase con la parte del cuerpo que se esta intentando alabar. Este discurso anaforico es el mismo que Don Quijote utiliza al describir su mano: "Tomad, senora, esa mano, o, por mejor decir, ese verdugo de los malhechores del mundo; tomad esa mano" (I, 43; 508).(11)

Los continuos retrocesos y la anafora son especialmente frecuentes en el blason poetico, un subgenero que lleva hasta sus ultimas consecuencias la fragmentacion petrarquista (Tomarken 148). El blason poetico se origina de la combinacion de dos generos altamente sinecdoquicos que tienen en comun el utilizar partes del cuerpo humano: la poesia petrarquista y la heraldica.(12) El blason se diferencia de la poesia petrarquista en que pierde de vista el total del cuerpo femenino que esta describiendo al concentrarse en las minucias de la parte. "Beau tetin" de Clement Marot (1530), que se considera el comienzo del genero, es una tipica muestra de esta tecnica de fragmentacion en que la parte desplaza al todo. Los excesos en que caen los autores de blasones dan lugar a la aparicion del contrablason, un genero burlesco en el que se denigran las partes menos nobles del cuerpo. Aunque en Espana no existe una tradicion del blason per se, los poemas de Quevedo a partes del cuerpo pertenecen claramente a este tipo de poesia en que el desmembramiento retorico ha sido llevado hasta sus limites. Estos excesos desmembrativos del blason poetico hacen tambien que se le llame con el significativo nombre de "blason anatomico."(13)

La coincidencia entre anatomia y poesia es caracteristica de la epoca. Aunque el desmembramiento poetico del cuerpo femenino se remonta a Petrarca, e incluso a la poesia cortesana anterior, su auge coincide con el de la diseccion anatomica de cadaveres en la segunda mitad del XVI y principios del XVII. Ambas practicas, la literaria y la medica, son parte de lo que Sawday, en su libro The Body Emblazoned: Dissection and the Human Body in Renaissance Culture, llama "la cultura de la diseccion." Durante la Edad Media la diseccion de cadaveres no se habia apenas practicado por considerarse innecesaria para el aprendizaje de la medicina, ya que los libros de Galeno contenian todo lo que se necesitaba saber. Sin embargo, a partir del siglo XV, desde la Universidad de Padua se va extendiendo por toda Europa la practica de diseccionar cadaveres para la ensenanza de la medicina. A partir de la decada de 1530 se produce una eclosion de los libros y grabados anatomicos, que no solo son adquiridos por medicos, barberos y cirujanos, sino tambien por el publico culto en general, que esta fascinado por esta nueva terra incognita interior.(14) El ano 1543 es un hito en este interes por las ilustraciones anatomicas. En este ano se publica con enorme exito el De humani corporis fabrica de Vesalio, seguido a los pocos meses por un epitome. La gran novedad de este libro es que contiene numerosos dibujos de las muchas disecciones que Vesalio habia realizado. El libro gozo de una popularidad sin precedentes para un libro medico. Se hicieron mas de 25 ediciones legales en los 250 anos siguientes, y los plagios de sus laminas son numerosisimos.(15)

En Espana el interes por la diseccion estaba muy extendido, ya que muchos de los profesores de las universidades espanolas se habian formado en la Universidad de Padua (Garcia Ballester, Historia 1: 90). Andreas Vesalio mismo ejercio en Espana como medico personal de Carlos V y Felipe II, a quienes dedico la Fabrica y el epitome.(16) No es de extranar que hubiera tambien un gran interes por los libros anatomicos. Entre 1475 y 1599, ademas de numerosas hojas volanderas, se publicaron en Espana 541 libros medicos, la mayoria con ilustraciones anatomicas, como la Historia de la composicion del cuorpo [sic] humano (1556) del palentino Juan Valverde, que reproduce en parte los grabados de Vesalio (Granjel 54-55).(17)

Otra manifestacion de este interes generalizado por la diseccion en la epoca son los llamados teatros anatomicos. Eran auditorios asociados a las universidades para la instruccion de estudiantes de medicina, que podian contemplar alli las disecciones realizadas por sus profesores. Dado el interes general por el tema, se obligaba a los catedraticos de anatomia a realizar varias disecciones publicas al ano. En Salamanca se abrio un teatro anatomico en 1552, al que todo el publico podia acudia varias veces al ano a presenciar disecciones. En ocasiones, los teatros anatomicos cobraban entrada y sentaban al publico en diferentes gradas segun su categoria social. El ambiente ludico de las sesiones anatomicas estaba asegurado por celebrarse con frecuencia durante el carnaval. El mes de febrero era el mas adecuado para evitar la putrefaccion de los cadaveres ya que la leccion anatomica podia extenderse durante dias. El espectaculo producia una mezcla de horror, curiosidad e hilaridad entre los asistentes, quienes algunas veces tenian que ser amonestados por su comportamiento, e incluso ser sancionados con multas por robar partes del cuerpo diseccionado para burlas macabras.(18)

Esta y otras anecdotas similares muestran que los asistentes al teatro anatomico y los lectores de los libros ilustrados de anatomia no tenian un interes puramente cientifico. Los animaba un deseo erotico por el cadaver anatomizado similar al de los poetas por los cuerpos de las amadas que desmembraban en sus composiciones (Sawday 43 et seq.). La misma conexion entre desmembramiento y deseo erotico se expresa en el mito de Orfeo desmembrado por las Bacantes, cuyos avances habia rechazado. En "El celoso extremeno," Cervantes presenta una imagen de deseo y desmembramiento similar cuando Loaysa--a quien por su habilidad musical se le compara con Orfeo--entra finalmente a la casa. Las mujeres lo sientan en un estrado y se ponen a su alrededor:

Y tomando la buena Marialonso una vela, comenzo a mirar de arriba a abajo al bueno del musico, y una decia: "iAy, que copete que tiene tan lindo y tan rizado!" Otra: "iAy, que blancura de dientes! iMal ano para pinones mondados que mas blancos ni mas lindos sean!" Otra: "iAy, que ojos tan grandes y tan rasgados! Y por el siglo de mi madre que son verdes, que no parecen sino que son de esmeraldas!" Esta alababa la boca, aquella los pies, y todas juntas hicieron del una menuda anatomia y pepitoria. (2: 125)

Esta conexion entre diseccion y erotismo se muestra tambien en el lenguaje de deseo que Vesalio utiliza al describir sus furtivas salidas nocturnas a la busqueda de cuerpos de ajusticiados para sus disecciones. Vesalio presenta la secreta cita nocturna con el objeto de su deseo--el cuerpo muerto--con un lenguaje procedente del amor cortes (Sawday 197). Igualmente, este erotismo de la diseccion se muestra en los libros de anatomia de la epoca. El libro De dissectione partium corporis humani (1545) del anatomista frances Charles Estienne contiene numerosos grabados anatomicos de atractivos jovenes de ambos sexos aun vivos--una convencion de los libros anatomicos de la epoca--y en posiciones claramente eroticas. Estos modelos se muestran con las piernas abiertas, ensenando sus organos genitales, o recostados languidamente en sugestivos dormitorios o idilicos paisajes, como invitando al lector a poseerlos, a pesar de las horrendas mutilaciones de sus cuerpos.(19)

Pero el erotismo de la diseccion no se limita al cuerpo ajeno, sino que se dirige tambien al cuerpo propio. De las ilustraciones de los libros de anatomia de la epoca, las mas inquietantes son las imagenes de cuerpos que, cuchillo en mano, se diseccionan a si mismos. Una de las imagenes mas famosas de este tipo esta en el citado libro del espanol Valverde, que contiene un grabado de un hombre que se ha desollado a si mismo. En una mano empuna todavia el cuchillo con que se ha depellejado, y en la otra sostiene la piel arrancada.(20) Otras ilustraciones contienen disecciones del cuerpo propio en sus capas mas profundas. Asi, muestran cuerpos que se levantan los tejidos externos para mirarse adentro. En estas imagenes, el deseo de alcanzar el interior aparece asociado con el dolor inevitable que esto supone (Sawday 6 et seq.). Don Quijote realiza una operacion de diseccion semejante al describir su mano dentro del agujero. Sus palabras muestran esta misma combinacion de diseccion y erotismo dirigidos hacia el cuerpo propio. Las consecuencias seran, inevitablemente, dolorosas.

Don Quijote retoricamente levanta la piel y los tejidos de su mano dentro del agujero para mostrarles a las dos muchachas "la contestura de sus nervios, la trabazon de sus musculos, la anchura y espaciosidad de sus venas" (I, 43; 508). Este lenguaje es similar al de los libros anatomicos de la epoca. En la Historia de la composicion del cuorpo [sic] humano, Valverde dedica extensos capitulos a los movimientos de la mano mediante musculos y tendones. Por ejemplo, en el en capitulo XVIII del libro segundo, "De la carne que se halla en la parte de dentro de la mano," Valverde escribe:

Este cuerpo no es del todo carnoso...antes blanquea, como seso o gordura nerviosa, y esta lleno de muchos cabos de nervios, y de unas venas, que le hazen parecer entre carne y gordura endurecida, y sirve como estrado o cama a estos niervos [sic], y mediante los niervos toda la parte de dentro de la mano tiene excelente sentido. Sirve tambien por consiguiente a que las cuerdas que pliegan los dedos no se magullen cuando damos alguna palmada recio. Sirve mas allende desto de hazer los dedos yguales, hinchiendo los vazios de los huessos, la cual cosa ayuda mucho a que mejor palpemos con la mano. (46(r))

Aunque hoy nos resulte extrano, la mano es uno de los organos que mas curiosidad despertaban en la epoca y a cuya diseccion los tratados de anatomia dedicaban mas texto e imagenes. Parte de esta fascinacion anatomica por la mano se debia a la paradoja de que la mano diseccionaba a la mano, que era a la vez el organo diseccionador y el diseccionado. Vesalio senala que, etimologicamente, la palabra "cirugia" significa "labor de la mano" (Hecksher 73, 140-41 nota 79). Pero el principal motivo por el que la mano fascinaba a los anatomistas es que es el unico organo exclusivamente humano. Ya desde la Antiguedad se resalta la especificidad humana de la mano, el "instrumento de instrumentos" que la llama Aristoteles en su De partibus animalium (4.10). Su ductilidad permite al ser humano adaptarse a todos los medios, distinguiendolo asi de los animales. Aristoteles llega a afirmar en De anima (2.9) que la mano hace al hombre, y no al contrario. Uno de los libros de anatomia mas influyentes de la Antiguedad, De usu partium de Galeno, significativamente comienza con un extenso analisis de la mano. Tanta es la importancia de la mano en la anatomia renacentista, que muchos anatomistas se hacen retratar diseccionando una mano. Este es el caso de Vesalio en el famoso frontispicio de su Fabrica, o del retrato de Rembrandt Leccion de anatomia del doctor Nicolaes Tulp, en que este anatomista aparece comenzando la diseccion de un cadaver por la mano.(21)

La mano tambien fascina a los anatomistas por ser el organo que mejor representa el resto del ser humano.(22) En esta misma conexion entre la mano y la totalidad de la persona se basa la quiromancia--adivinacion del destino por la palma de la mano--, una practica tan en boga en la epoca que en el siglo XVII se llego a ensenar en las universidades con el consentimiento tacito de la Iglesia. Se publicaron tratados de quiromancia que fueron ampliamente leidos, como el De humana physiognomonia (1586) de Giambattista della Porta. La mano, junto con la boca, tiene la capacidad de comunicar algo superior a ella. Los manuales de retorica y las instrucciones a los actores en los textos teatrales contienen consejos de como expresarse con los gestos de la mano. Las manos de Cristo y los santos expresan complejos significados en pinturas y estatuas. La heraldica y los emblemas utilizan tambien este valor de sinecdoque de la mano que, al sujetar objetos de todo tipo, da lugar a significados alegoricos que solo los iniciados pueden interpretar.(23) En su tratado de quiromancia, Della Porta conecta la mano y el resto del cuerpo al afirmar que la posesion de una mano grande indica una fuerza grande en todo el cuerpo (Sorell 27-34; Hecksher 150 nota 121). El mismo Cervantes se muestra muy consciente del poder de la mano para representar al resto de la persona. En la famosa descripcion que hace de si mismo en el prologo a las Novelas ejemplares--y tambien en el prologo a la segunda parte del Quijote--, alude a su mano inutil como simbolo fehaciente de su valerosa participacion en la batalla de Lepanto.(24) En este episodio, Don Quijote esta realizando una conexion semejante entre la mano y el resto de su cuerpo cuando, tras describir los musculos, nervios y venas de su mano, advierte a las dos jovenes: "de donde sacareis que tal debe de ser la fuerza del brazo que tal mano tiene" (I, 43; 508).

Sin embargo, Maritornes cuestionara la validez de esta conexion sinecdoquica que Don Quijote acaba de establecer entre su mano y el resto de su cuerpo: "Ahora lo veremos--dijo Maritornes. Y haciendo una lazada corrediza al cabestro, se la echo a la muneca y, bajandose del agujero, ato lo que quedaba al cerrojo de la puerta del pajar, muy fuertemente' (I, 43; 508). Don Quijote queda entonces de pie sobre la silla de su caballo, dolorosamente estirado y temiendo quedar colgando en el aire si Rocinante se mueve.(25) Don Quijote que, segundos antes, habia conectado retoricamente su mano con el resto de su cuerpo, trata ahora inutilmente de deshacer esa conexion. Para ello, le advierte a la hija del ventero: "[N]o la trateis tan mal [mi mano], pues ella no tiene la culpa del mal que mi voluntad os hace, ni es bien que en tan poca parte vengueis el todo de vuestro enojo" (I, 43; 508).

Esta accion de Maritornes de atar la mano de Don Quijote da un doloroso giro realista a la vaga conexion retorica que este habia establecido entre la mano y el resto de su cuerpo. Maritornes actualiza los elementos disectivo-anatomicos implicitos en el discurso petrarquista que Don Quijote estaba utilizando. Don Quijote se da cuenta de este doloroso giro justo en el momento en el que Maritornes esta procediendo a atarle la muneca con el cabestro del Rucio: "Mas parece que vuestra merced me ralla que no que me regala la mano" (I, 43; 508). Don Quijote, que retoricamente habia diseccionado su mano para mostrarles a las muchachas sus venas y musculos, se encuentra ahora con que, del otro lado del muro, las dos muchachas han empezado una operacion disectiva real.

Pero sera al amanecer cuando lo que comenzo como un jugueteo erotico-literario de desmembramiento alcance el punto algido en este giro realista de la diseccion anatomica. Don Quijote ha pasado la noche de pie sobre Rocinante, pues "aunque el quisiera sentarse y ponerse en la silla, no podia sino estar en pie o arrancarse la mano" (I, 43; 509). Al amanecer, un caballo de unos viajeros que llegan a la venta se aproxima a oler a Rocinante, que reacciona devolviendo el saludo. Entonces, Don Quijote pierde pie y queda dolorosamente colgado de la muneca, "cosa que le causo tanto dolor, que creyo o que la muneca le cortaban o que el brazo se le arrancaba" (I, 43; 511). Esta posicion es la misma en la que los grabados de Vesalio y otros libros de anatomia de la epoca representan los cuerpos anatomizados (figura 1). Era practica frecuente diseccionar los cuerpos no tumbados sobre una mesa, sino en posicion vertical (Singer 87). En esta posicion, la gravedad ayudaba a apartar los musculos y tejidos exteriores, con lo que el anatomista podia acceder mas facilmente al interior del cuerpo. En el grabado que abre el tratado de Theodor Kerckring Spicilegium anatomicum (1670), aparece la ciencia anatomica representada como una mujer que disecciona un cadaver que cuelga de un cuerda atada a su muneca (figura 2).(26) Don Quijote, que ha empezado su aventura galante fantaseando sobre la diseccion de su propia mano--el primer paso de la diseccion segun los grabados de la epoca--ha terminado convertido en un especimen anatomico listo para ser diseccionado en su totalidad.

El placer erotico ha sido suplantado por el dolor que caracteriza la diseccion, por mas que se realizase en un cadaver insensible. Tortura y diseccion estaban intimamente conectadas, pues la diseccion era vista como parte del ceremonial del castigo. Foucault ha establecido claramente la conexion entre ciencia y poder, que hacen del cuerpo del delincuente el lugar del que extraen la verdad en forma de confesion publica de la culpa mediante la tortura y la ejecucion. La diseccion del cadaver es el paso siguiente de esta ceremonia del poder sobre el cuerpo (47 et seq.). De hecho, los cuerpos que se usaban para las anatomias procedian casi siempre de las ejecuciones. Es mas, ante las quejas de los medicos por la perenne escasez de cadaveres y la dificultad de preservarlos, era frecuente que las autoridades los complaciesen haciendo coincidir las fechas de las ejecuciones con las de las sesiones anatomicas. En ocasiones, incluso permitian a los medicos elegir un tipo de ejecucion que no estropeara el futuro especimen anatomico (Singer 75).(27) Vesalio mismo explica que durante su infancia se aficiono a observar los cuerpos de los ejecutados que se exponian en un patibulo cercano a su casa (Le Breton 75). Existen documentos de la Universidad de Salamanca que confirman esta practica en Espana. Por ejemplo, una disposicion del Consejo Real firmada por Carlos V en 1552 comunica:

[A] vos el que es o fuere nuestro corregidor o juez de residencia de la ciudad de Salamanca...que los meses de noviembre y diciembre y enero y hebrero de cada ano se pueda hacer anatomia de un cuerpo de los que se condenaren por delitos graves a pena de muerte o se ejecutare en ellos la dicha pena. (Beltran de Heredia 5: 484)

La conexion entre la posicion en que Don Quijote esta colgado y la tortura aparece claramente en el texto mismo al aludir al tormento de la garrucha:

[Don Quijote] quedo tan cerca del suelo, que con los estremos de las puntas de los pies besaba la tierra, que era en su perjuicio, porque como sentia lo poco que le faltaba para poner las plantas en la tierra, fatigabase y estirabase cuanto podia por alcanzar al suelo, bien asi como los que estan en el tormento de la garrucha, puestos a "toca, no toca" (I, 43; 511).

El dolorido cuerpo de Don Quijote colgado del agujero en el muro por la muneca se convierte en el cuerpo torturado y anatomizado, una imagen de dolor que proporciona un conocimiento a quienes lo observan. Esta conexion entre castigo, diseccion y conocimiento aparece en los libros de anatomia de la epoca en la forma del mito de Marsias, el satiro que desafio a Apolo a un concurso de flauta y fue atado a un arbol y desollado vivo en castigo a su osadia. La segunda edicion de la Fabrica de Vesalio (1555) contiene una reproduccion del desollamiento de Marsias en la decoracion de la letra inicial V. El libro de Estienne ya citado tambien contiene un grabado de Marsias atado a un arbol y desollado. La imagen de Valverde antes mencionada del hombre que con un cuchillo se ha arrancado la piel deriva igualmente de las representaciones de Marsias (Sawday 185-87).

Como Marsias, Don Quijote es la victima expiatoria a traves de cuyo dolor podemos conocernos. La asociacion entre el cuerpo diseccionado y Cristo es frecuente en la epoca. Por ejemplo, el cuadro de Rembrandt La leccion de anatomia del doctor Joan Deijman (figura 3) representa el cadaver diseccionado en una pose inspirada en el Cristo difunto de Andrea Mantegna (Gross 240). Esta conexion entre los cuerpos diseccionados y la figura de Cristo esta reforzada por la abundancia en la epoca de imagenes del Sagrado Corazon de Jesus, que se abre el pecho para que a traves de su interior podamos acceder a nuestra salvacion (Sawday 117). Esta identificacion entre cuerpo anatomizado y victima expiatoria se muestra inequivocamente en algunos grabados de la epoca, como un grabado en los Commentaria del anatomista Berengario da Carpi, que para ilustrar los musculos presenta la imagen de un Cristo crucificado al que se le ha arrancado la piel. Curiosamente, Nabokov hace la misma conexion al final de su comentario de la escena en la venta: "Then some horsemen approach, Rocinante moves, and Don Quixote is left hanging, we may suggest from the shadow of a cross" (148, enfasis mio).

La comica crueldad de esta escena refleja la ansiedad que la practica disectiva causa en un periodo en el que esta surgiendo el concepto moderno de "individuo." La diseccion cuestiona la unidad del cuerpo, una de las bases de esta nueva individualidad. El individuo--in-dividuus, no divisible--se postula partiendo de un cuerpo singular y autonomo, un cuerpo como unidad ontologica. La practica disectiva desmiente esta unidad y unicidad del cuerpo al revelarlo como un conglomerado divisible en componentes genericos de orden inferior.(28) Cervantes capta esta tension al parodiar la facil tradicion petrarquista de desmembrar y volver a ensamblar el cuerpo de la amada. Para ello, utiliza el metodo tan cervantino de confrontar las artificiosas convenciones literarias del desmembramiento petrarquista con la cruda realidad de la diseccion anatomica en la epoca. El resultado es una escena simultaneamente cruel y comica, una escena en la que el galante ofrecimiento de Don Quijote de "tomad, senora, esa mano" gradualmente da paso a una diseccion. Don Quijote termina convertido en un cadaver colgado listo para su diseccion, y el placer erotico del fantasioso desmembramiento petrarquista se transforma en el dolor realista y cruento de la nueva diseccion anatomica.

1 Las referencias son por parte, capitulo y pagina al primer volumen de la edicion de Rico.

2 El etimo del latin crudelis y cruor es la raiz indoeuropea kreu, que significa la carne desollada cubierta de sangre (Pokorny 1: 621).

3 Este potencial comico del desmembramiento no es exclusivo de la epoca. Bakhtin en su analisis del cuerpo grotesco muestra el caracter comico que el desmembramiento tiene desde antiguo. La satira, genero que Frye denomina "anatomia," actua tambien desde antiguo mediante un desmembramiento del discurso (308-14).

4 La misma practica de mostrar lo fantasioso de un genero literario al contrastarlo con la realidad es la base sobre la que se construye todo el Quijote, cuyo principal objetivo es, al fin y al cabo, burlarse de los libros de caballerias (Eisenberg, Interpretacion 86).

5 Una introduccion al petrarquismo en Espana son las monografias de Fucilla y de Navarrete.

6 Para la fragmentacion del cuerpo de Laura, veanse Vickers y DalMolin.

7 Comparese esta descripcion con el soneto 90 de Petrarca "Erano i capei d'oro a l'aura sparsi" (193). Sobre esta descripcion de Don Quijote, vease Rabin.

8 "Parodia" y "parodiar" hay que entenderlos en el sentido que los entendia Cervantes en la epoca, como una forma de imitacion burlesca que, sin embargo, muestra respeto por un original cuya fama y valia reconoce (Eisenberg, Interpretacion 75).

9 Para un estudio de esta rima y su influencia en la literatura europea, vease Mirollo.

10 Este poder de lo contemplado hay que entenderlo dentro del debate de la epoca de si la vision procede del ojo o del objeto (Siegel 76). Para un resumen de las teorias de la vision en la epoca, vease Lindberg.

11 Clemencin en su edicion comenta que este estilo es una parodia del estilo lleno de repeticiones, antitesis y encadenados retruecanos de Feliciano de Silva (3: 285).

12 Otro genero contemporaneo que abusa de las partes del cuerpo con valor simbolico y sinecdoquico es el emblema. Vease en el catalogo de emblemas de Henkel la abundancia de partes del cuerpo en el indice por temas.

13 Para una historia del blason, veanse Saunders y Yandell.

14 El padre de Cervantes era cirujano y sabemos al menos de dos libros de medicina que le embargaron en Valladolid: Libro o pratica en cirugia, de Juan de Vigo, y el Libro de las cuatro enfermedades cortesanas de Luis Lobera de Avila (Rodriguez Marin 213). No seria descabellado suponer que en algun momento hubiera poseido hojas volanderas con imagenes anatomicas, como los famosos grabados de Adan y Eva mostrando sus entranas, que eran material de uso profesional para cirujanos y barberos. Sobre la popularidad de estas hojas volanderas con grabados anatomicos, veanse Crummer y Carlino.

15 Un detallado analisis de la evolucion de la ilustracion anatomica lo ofrece Herrlinger.

16 Para la conexion de Vesalio con Espana, veanse los capitulos 9 y 10 de O'Malley (187-268). En contra de lo que a veces se ha dicho, la Iglesia y la Inquisicion nunca se opusieron a las disecciones, sino que, muy al contrario, llegaron a publicar edictos aprobandolas. Asi hizo el Papa Sixto IV, quien habia practicado disecciones durante sus estudios en la Universidad de Bolonia. En 1523 Clemente VII expresamente aprobo el uso de la diseccion para el estudio de la anatomia (Kevorkian 41). En Espana, en 1550 Carlos V consulto la licitud de la practica de las disecciones con la Universidad de Salamanca, que dio su aprobacion (Prieto Carrasco 30).

17 Un aspecto poco estudiado de la medicina en la Espana de la epoca es la abundancia de medicos moriscos. Sin embargo, los musulmanes no practicaron la diseccion tanto por un tabu religioso como por haber sido precisamente ellos quienes conservaron traducidos los textos galenicos, cuya influencia fue el mayor freno al desarrollo de la nueva ciencia anatomica experimental. Vease Garcia Ballester, Moriscos.

18 El mejor estudio de los teatros anatomicos es el de Ferrari.

19 Para un estudio de este libro, vease Talvacchia.

20 Para un estudio de Valverde y su obra, con especial atencion a sus ilustraciones, vease Riera.

21 En realidad, la mano era uno de los ultimos organos en ser diseccionados. El orden de la diseccion en la epoca comenzaba casi siempre por el estomago y la cavidad toracica, que se descomponian rapidamente ante la falta de medios de conservacion. Piernas y brazos, menos sujetos a la putrefaccion, eran dejados para el final de la sesion. La abundancia de retratos de anatomistas diseccionando manos como el primer o unico paso de una diseccion es una convencion consecuencia de la fascinacion por este miembro.

22 En las obras de Shakespeare la mano es el organo simbolico por excelencia, organo que habla por el individuo, como ocurre en Titus Andronicus (Neill). Sobre el rico valor simbolico de la mano en la epoca, veanse Rowe y Casanova.

23 Curiosamente, en este mismo episodio del Quijote hay varias referencias a la heraldica de la mano y a su uso en la representacion teatral. Cuando, al final del episodio, unos viajeros se acercan a la venta, Don Quijote les dice que no llamen tan de manana a las puertas del castillo. Cuando estos le corrigen que es venta, y no castillo, Don Quijote les replica:

Castillo es--replico don Quijote--y aun de los mejores de toda esta provincia, y gente tiene dentro que ha tenido cetro en la mano y corona en la cabeza.

Mejor fuera al reves--dijo el caminante--: el cetro en la cabeza y la corona en la mano. Y sera, si a mano viene, que debe de estar dentro alguna compania de representantes, de los cuales es tener a menudo esas coronas y cetros que decis. (I, 43; 510)

24 Un interesante estudio del uso metaforico que Cervantes hace de su estropeada mano izquierda lo ofrece Hampton (290-93).

25 Esta escena parodia sucesos galantes de los libros de caballerias, como el episodio del Caballero Metabolico en el Cirongilio de Tracia, y se remonta a una famosa anecdota atribuida a Virgilio (Eisenberg, Romances 140-41).

26 La diseccion de un cuerpo colgado aparece en el libro ya citado del espanol Valverde, quien reproduce el grabado septimo de los musculos del hombre de la Fabrica de Vesalio: un cuerpo a medio diseccionar colgado por el maxilar superior (figura 1).

27 El prestigio que la ciencia anatomica adquiere hace mas facil para los anatomistas conseguir cadaveres legalmente. Paradojicamente, este mismo exito de la anatomia hace que se necesiten cada vez mas cuerpos, por lo que los anatomistas no pueden prescindir completamente de sus macabras excursiones al cementerio o al cadalso, como las que Vesalio emprendia en su juventud. Detallados estudios historicos de esta practica--y en especial del Anatomy Act de 1820 en Inglaterra--son Richardson y Montgomery.

28 Para esta contradiccion entre la formacion del individuo y su division, vease Hillman y Mazzio xv. Para el desarrollo del concepto de individuo y subjetividad, vease Smith.

OBRAS CITADAS

Aristoteles. De anima. Ed. y trad. W. D. Ross. Oxford: Clarendon P, 1963.

-----. De partibus animalium. Ed. y trad. D. M. Balme. Oxford: Clarendon P, 1972.

Bakhtin, Mikhail. "The Grotesque Image of the Body." Rabelais and his World. Tr. Helen Iswolsky. Cambridge, MA: M.I.T. P, 1968. 303-67.

Beltran de Heredia, Vicente. Cartulario de la universidad de Salamanca. 5 vols. Salamanca: Universidad de Salamanca, 1972.

Berengario da Carpi, I. Commentaria cum amplissimis additionibus super anatomia Mundini. Bolonia: Hieronymus de Benedictis, 1521.

Carlino, Andrea. Paper Bodies: A Catalogue of Anatomical Fugitive Sheets 1538-1687. London: Wellcome Institute for the History of Medicine, 1999.

Casanova, Wilfredo. "La Araucana, epopeya de las manos." Bulletin Hispanique 95 (1993): 99-117.

Cervantes Saavedra, Miguel de. Don Quijote de la Mancha. Ed. Francisco Rico. 2 vols. Barcelona: Critica, 1998.

-----. Novelas ejemplares. Ed. Harry Sieber. 2 vols. Madrid: Catedra, 1987.

Clemencin, Diego, ed. Miguel de Cervantes Saavedra. El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. 1833-39. Madrid: Castilla, 1966.

Crummer, Leroy. "Early Anatomical Fugitive Sheets." Annals of Medical History 5 (1923): 189-209.

DalMolin, Eliane. "Petrarch and the Fragmented Body of Laura: The Lyric of the Fragment." Cutting the Body: Representing Woman in Baudelaire's Poetry, Truffaut's Cinema, and Freud's Psychoanalysis. Ann Arbor: U of Michigan P, 2000. 33-39.

Della Porta, Giambattista. De humana physiognomonia. Napoles: 1586.

Eisenberg, Daniel. La interpretacion cervantina del Quijote. Trad. Isabel Verdaguer. Madrid: Compania Literaria, 1995.

-----. Romances of Chivalry in the Spanish Golden Age. Newark, DE: Juan de la Cuesta, 1982.

Estienne, Charles. De dissectione partium corporis humani libri tres. Paris: Simon de Colines, 1545.

Ferrari, Giovanna. "Public Anatomy Lessons and the Carnival: The Anatomy Theatre of Bologna." Past and Present 117 (1987): 50-106.

Foucault, Michel. Discipline and Punish: The Birth of the Prison. Trad. Alan Sheridan. Harmondsworth: Penguin Books, 1977.

Frye, Northrop. Anatomy of Criticism: Four Essays. Princeton: Princeton UP, 1971.

Fucilla, Joseph G. Estudios sobre el petrarquismo en Espana. Anejo 72 de la Revista de Filologia Espanola. Madrid: CSIC, 1960.

Galeno. On the Usefulness of the Parts of the Body. Tr. M. T. May. 2 vols. Ithaca: Cornell UP, 1968.

Garcia Ballester, Luis. Los moriscos y la medicina: Un capitulo de la medicina y la ciencia marginada en la Espana del siglo XVI. Barcelona: Labor, 1984.

-----. Historia social de la medicina en la Espana de los siglos XIII al XVI. 2 vols. Madrid: Akal, 1976.

Granjel, Luis. Historia general de la medicina espanola II: La medicina espanola del Renacimiento. Salamanca: Universidad de Salamanca, 1981.

Gross, Charles G. "Rembrandt's The Anatomy Lesson of Dr. Joan Deijman." Trends in Neurosciences 21 (1998): 237-40.

Hampton, Timothy. Writing from History: The Rhetoric of Exemplarity in Renaissance Literature. Ithaca: Cornell UP, 1990.

Hecksher, William. Rembrandt's Anatomy of Dr. Nicolas Tulp: An Iconological Study. Nueva York: New York UP, 1958.

Henkel, Arthur, y Albrecht Schone. Emblemata. Handbuch zur Sinnbildkunst des XVI und XVII Jahrhunderts. Stutgart: J.B. Metzler, 1967.

Herrlinger, Robert. History of Medical Illustration: From Antiquity to AD 1600. Nijkerk, Holland: Pitman, 1970.

Hillman, David y Carla Mazzio. "Individual Parts." Introduccion. The Body in Parts: Fantasies of Corporeality in Early Modern Europe. Nueva York: Routledge, 1997. xi-xxix.

Kevorkian, Jack. The Story of Dissection. Nueva York: Philosophical Library, 1959.

Kerckring, Theodor. Spicilegium anatomicum. Amsterdam, 1670.

Le Breton, David. La chair a vif: Usages medicaux et mondains du corps humain. Paris: Metailie, 1993.

Lindberg, David C. Theories of Vision from Al-Kindi to Kepler. Chicago: U of Chicago P, 1976.

Mantegna, Andrea. Cristo difunto, c. 1490. Pinacoteca di Brera, Milan.

Mirollo, James V. "In Praise of La bella man: Aspects of Late Renaissance Lyricism." Comparative Literature Studies 9 (1972): 31-43.

Montgomery, Horace. "Resurrection Times." Georgia Review 43 (1989): 531-44.

Nabokov, Vladimir. Lectures on Don Quixote. Ed. Fredson Bowers. Nueva York: Harcourt Brace Jovanovich, 1983.

Navarrete, Ignacio. Los huerfanos de Petrarca: Poesia y teoria en la Espana renacentista. Trad. Antonio Cortijo Ocana. Madrid: Gredos, 1997.

Neill, Michael. "Amphitheaters in the Body: Playing with Hands on the Shakespearean Stage." Shakespeare Survey 48 (1995): 23-50.

O'Malley, C. D. Andreas Vesalius of Brussels, 1514-1564. Berkeley: U California P, 1964.

Petrarca, Francesco. Petrarch's Lyric Poems: The Rime sparse and Other Lyrics. Ed. y trad. Robert M. Durling. Cambridge, MA: Harvard UP, 1976.

Pokorny, Julius. Indogermanisches etymologisches Worterbuch. 2 vols. Berna: Francke, 1951.

Prieto Carrasco, Casto. Dos estudios sobre la ensenanza de la medicina en la universidad de Salamanca. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 1986.

Rabin, Lisa. "The Reluctant Companion of Empire: Petrarch and Dulcinea in Don Quijote de la Mancha." Cervantes 14.2 (1994): 81-91.

Rembrandt, Harmenszoon van Rijn. Leccion de anatomia del doctor Nicolaes Tulp. 1632. Mauritshuis, La Haya.

-----. Leccion de anatomia del doctor Joan Deijman. 1656. Amsterdam Historical Museum, Amsterdam.

Richardson, Ruth. Death, Dissection and the Destitute. London: Routledge and Kegan Paul, 1987.

Riera, Juan. Valverde y la anatomia del Renacimiento. Valladolid: Universidad de Valladolid, 1981.

Rivers, Elias L. Poesia lirica del Siglo de Oro. Madrid: Catedra: 1994.

Rodriguez Marin, Francisco. "Nuevos documentos cervantinos." 1914. Estudios cervantinos. Madrid: Atlas, 1947. 175-350.

Rowe, Katherine A. "Dismembering and Forgetting in Titus Andronicus." Shakespeare Quarterly 45 (1994): 279-303.

Saunders, Alison. The Sixteenth-Century Blason Poetique. Berna: Peter Lang, 1981.

Sawday, Jonathan. The Body Emblazoned: Dissection and the Human Body in Renaissance Culture. Londres: Routledge, 1995.

Siegel, Rudolph E. Galen's System of Physiology and Medicine: An Analysis of his Doctrines and Observations on Bloodflow, Respiration, Humors and Internal Diseases. Basilea: S. Karger, 1968.

Singer, Charles. A Short History of Anatomy from the Greeks to Harvey. 1925. Nueva York: Dover, 1957.

Smith, Paul. Discerning the Subject. Minneapolis: U of Minnesota P, 1988.

Sorell, Walter. The Story of the Human Hand. Indianapolis: Bobbs-Merrill, 1967.

Talvacchia, Bette. "Mythology, Sexuality and Science in Charles Estienne's Manual of Anatomy." Taking Positions: On the Erotic in Renaissance Culture. Princeton: Princeton UP, 1999. 161-87.

Tomarken, Annette y Edward. "The Rise and Fall of the Sixteenth-Century French Blason." Symposium 29 (1975): 139-63.

Valverde de Hamusco, Juan de. Historia de la composicion del cuorpo [sic] humano. Roma: A. Salamanca y A. Lafreri, 1556.

Vesalius, A. De humani corporis fabrica. Basilea: J. Oporinus, 1543.

-----. De humani corporis fabrica. Epitome. Basilea: J. Oporinus, 1543.

Vickers, Nancy J. "Diana Described: Scattered Woman and Scattered Rhyme." Critical Inquiry 8 (1981): 265-79.

Yandell, Cathy. "A la recherche du corps perdu: A Capstone of the Renaissance Blasons Anatomiques." Romance Notes 26 (1985): 135-42.
COPYRIGHT 2001 Cervantes Society of America
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2001 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:TT: "One of thy fair hands": Petrarchian dismemberment and anatomical dissection in the hostel scene (Don Quixote I, 43).
Author:Fernandez, Enrique
Publication:Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America
Date:Sep 22, 2001
Words:7021
Previous Article:Cervantes y la Quixotic Fiction: el hibridismo generico.
Next Article:Themes of Exile in Thomas Mann's "Voyage with Don Quixote".
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters