Printer Friendly

"Mujeres del far west: estereotipos femeninos en el cine del oeste".

Si fuera mi mujer no estaria en esta situacion. [...] Yo nunca la habria traido aqui. Este no es lugar para una mujer.

Estas palabras, pronunciadas por el actor Randolph Scott en Ride Lonesome (Cabalgar en solitario, 1959) plasman a la perfeccion el caracter inusual de la presencia femenina en las salvajes y desoladas tierras del Oeste. Al menos a primera vista, el genero del western es esencialmente masculino, protagonizado por hombres que han de llevar a cabo hazanas a veces increibles en las que la mujer, fiel representante del sexo debil, solamente tiene cabida como elemento accesorio.

Sin embargo, la figura de la mujer ocupa un puesto vital en este universo aparentemente viril, sobre todo a nivel simbolico, incluso cuando el rol que desempena sea abiertamente secundario. Pese a estar relegados en la mayoria de las ocasiones a la categoria de victimas inermes y/o recompensas finales de los heroes en cuestion, los personajes femeninos ejercen un influjo determinante a lo largo del transcurso de la accion, aparte de encontrarse casi siempre detras de las causas o motivos de la misma. Esto puede verse claramente en la misma pelicula citada al comienzo, Ride Lonesome; como dijo su director, Budd Boetticher, "Todas mis peliculas con Randy Scott cuentan casi la misma historia, con ciertas variantes. Un hombre que busca al asesino de su mujer" (1). Asi, en este ejemplo el protagonista desea vengar la muerte de su esposa, mientras que en otra de las peliculas de la serie BoetticherScott, Comanche Station (Estacion comanche, 1960), lo que hace es llevar a cabo una busqueda incansable y sin esperanza de su companera desaparecida, secuestrada anos atras por los indios. En ambos casos se trata, pues, de restituir una situacion de armonia de la que la mujer formaba una parte esencial.

La presencia de la mujer como factor de equilibrio es una constante a lo largo del genero. Y es que, como dadora de vida, es la que garantiza el futuro de las tierras salvajes del Oeste, que sin ella acabarian muriendo esteriles, sin dejar rastro. El western retrata a la mujer y a la familia como factores decisivos para el progreso del pais: empuje para la colonizacion y para el posterior asentamiento y desarrollo. Tanto si es presentada como una victima auxiliada por el heroe, con el que despues se supone se emparejara, como si se trata de su esposa, la mujer "civiliza" su entorno, actuando como un motor de cambio destinado a procurar la estabilidad necesaria para asegurar el futuro de la pareja y de los hijos habidos de la misma. Es por esto que, como veremos, en muchas ocasiones la mujer es considerada como "el final de la aventura", pues suele ser la encargada de poner el punto y final a la vida de vagabundeo del protagonista (2).

Las femmes fatales del western

El Oeste esta poblado, en esencia, por "chicas buenas" y "chicas malas". La mujer es retratada bien como madre, esposa y companera fiel, bien como manipuladora y corruptora del hombre. Mucha de la tradicion biblica presente en el western se vierte sobre sus personajes femeninos, que unas veces hacen referencia a la condicion de Eva de "madre de la humanidad" (3) y otras a las terribles consecuencias de su debilidad ante la tentacion.

En la configuracion de sus personajes femeninos el western bebe, por tanto, de la Biblia (con seductoras malintencionadas como Dalila y Salome), pero tambien de fuentes tan diversas como los mitos y la tragedia griega, los relatos caballerescos y la literatura. Asi, por ejemplo, podemos rastrear huellas de la Carmen de Merimee (4) en el pasional personaje de Perla (Jennifer Jones) de la gran produccion de David O. Selznick Duel in the Sun (Duelo al sol, 1946); en esta pelicula, al igual que sucede en el clasico literario, es la sangre ardiente de la protagonista (india y no gitana, pero en cualquier caso hispanica) la que desencadena la tragedia, despertando la lascivia en los hombres. Del mismo modo, pueden encontrarse resabios de la tragedia griega en la pelicula de Delmer Daves Jubal (Jubal, 1956), en la que un vaquero (Glenn Ford) es acusado falsamente de haber seducido a la esposa de su jefe, que en realidad estaba despechada al verse incapaz de conquistarle; en este western, el personaje de Mae (encarnado por Valerie French) recuerda al de Fedra, que tambien precipita la desgracia a causa de su amor no correspondido (5).

Aunque sin duda gran parte de las vamps cinematograficas del genero descienden, mas que de la enganada Eva, de su predecesora Lilith, retratada en la mitologia hebrea como un demonio femenino y como la primera hembra que se rebelo ante el dominio masculino. Es por ello que mas que por sus cualidades "vampiricas", muchas de las femmes fatales del western se caracterizan por su condicion de rebeldes; no solamente no se supeditan al control del varon, sino que, al contrario, tratan de erigirse en duenas de si mismas y de su entorno. El cine ha explotado su faceta de duras propietarias sin desdenar, al mismo tiempo, su atractivo sexual, como sucede por ejemplo en peliculas como Forty Guns (1957), en la que Barbara Stanwyck encarna a una ranchera de la que se dice que
   Es una mujer que cabalga armada con un latigo. Una mujer que todos
   los hombres desean. Pero ningun hombre puede domarla.

   Le llaman la Mujer del Latigo. Ella ordena y los hombres obedecen,
   no son mas que marionetas en sus manos. (6)


Otros buenos ejemplos de feminas fuertes son dispensados en obras como Rancho Notorius (Encubridora, 1952), Johnny Guitar (Johnny Guitar, 1953), Man without a Star (La pradera sin ley, 1955) o The Missing (Desapariciones, 2003). En todas estas producciones las protagonistas (Marlene Dietrich, Joan Crawford, Jeanne Crain y Cate Blanchett, respectivamente) han conseguido, a costa de su duro trabajo y de incontables sacrificios (7), convertirse en propietarias y liberarse de la dependencia economica del varon. Muchas de ellas, como la heroina Vienna de Johnny Guitar, tratan de llegar mas lejos, superando tambien la dependencia sentimental al tener bajo su mando a su antiguo amante (Sterling Hayden), contratandolo como pistolero. Y tambien, cuando procede, hacen uso de la violencia, en principio un monopolio masculino (8).

Al contrario que sucede en otros generos (cine negro, thriller) las femmes fatales del western no son esencialmente perversas. Salvo unas cuantas excepciones, el cine del Oeste carece del estereotipo de la mujer manipuladora y siniestra que, como en las fantasias germanas de G. W. Pabst y Josef von Sternberg, Die buchse der Pandora (La caja de Pandora, 1929) y Der blaue engel (El angel azul, 1930), maneja a su antojo a los hombres que caen en sus redes hasta destruirles y reducirles a la categoria de peleles. En este sentido, aunque la cancion de la mencionada Forty Guns afirme que los hombres son marionetas en las manos de Barbara Stanwyck, la situacion no es equiparable. Y es que aunque su personaje controle con mano de hierro a los hombres, sus subalternos, su dominio pretende ser exclusivamente profesional, destinado siempre a obtener beneficios economicos y nunca motivado por el mero capricho.

De esta forma, el "delito" de estas mujeres consiste basicamente en su deseo de ser radicalmente independientes. Cuando son retratadas de modo negativo, suele deberse a su ambicion desmesurada y a su excesivo pragmatismo, como es el caso de la ranchera de Man without a Star, que, para obtener ganancias rapidamente, no duda en arruinar a sus vecinos (un comportamiento, por otra parte, identico al de otros magnates del ganado de sexo masculino) (9). En otras ocasiones, tambien impulsadas por el afan de enriquecerse, deciden cruzar la linea y aliarse con el villano, como sucede con las jugadoras y madames Frenchy (Marlene Dietrich) en Destry Rides Again (Arizona, 1939) y con Ronda (Ruth Roman) en The Far Country (Tierras lejanas, 1955). No obstante, ambas acabaran redimiendose al final, cuando mueran protegiendo con sus cuerpos al heroe (interpretado por James Stewart en las dos ocasiones).

Para el genero, pues, estas mujeres de caracter no solamente resultan sumamente atractivas, sino tambien beneficiosas. En cierto modo, muchas producciones constituyen un canto a la emancipacion femenina (logicamente, dentro de los marcos de correccion de cada epoca), puesto que plasman el Oeste como el lugar idoneo donde las mujeres pueden liberarse de muchas de sus ataduras. Asimismo, el viaje y posterior asentamiento en estos territorios supone, para muchas feminas, el aprendizaje y realizacion de trabajos propios de hombres. Una de las peliculas que deja testimonio de este proceso de transformacion es Westward the Women (Caravana de mujeres, 1951), un proyecto de Frank Capra (dirigido finalmente por William A. Wellman) que trataba sobre un grupo de mujeres que se dirigian a California a contraer matrimonio con hombres de alli, a los que previamente habian escogido por medio de fotografias. En este western podemos ver como las componentes de la caravana, solteras y viudas de diferentes procedencias y extractos sociales pero todas ellas muy "femeninas", recorren largas y agotadoras caminatas a pie, guian a las mulas, tiran de los carros cuando es necesario, disparan armas de fuego, etc., e incluso se pelean a tortazos y dejan tirados por el camino (cuando es necesario desembarazarse del lastre) sus preciados objetos de ajuar (vestidos, muebles ...). Este viaje les costara a muchas la vida, pero demostrara al protagonista, un misogino Robert Taylor, que las mujeres son tan capaces y valientes como sus companeros varones (10).

Si bien el western censura el individualismo extremo, tambien alaba la capacidad de esfuerzo y el trabajo femeninos. Por lo general, el trabajo y la liberacion de la mujer se justifican plenamente dentro del matrimonio. Este suele ser el broche final de muchas peliculas con personajes femeninos fuertes; la guerra de sexos concluye con la necesaria subordinacion de la hembra frente al varon, una dominacion que, no obstante, es aceptada alegremente en nombre del amor (11). Es asi como finaliza, mismamente, la mencionada Forty Guns: con una llorosa Stanwyck que deja atras sus "delirios masculinos" y corre tras del hombre del cual se ha enamorado.

La mujer redentora

En sus tempranos westerns, el actor y realizador William S. Hart (uno de los mas importantes cowboy stars del cine mudo) solia presentar, junto al personaje de una malvada seductora (12), a una mujer honesta que precisaba su ayuda. Pero la funcion de este personaje no consistia unicamente en requerir socorro y precipitar asi la accion, sino que ella misma tambien actuaba como un elemento de redencion para el heroe:
   Para Hart, cada mujer era una dama, que debia ser venerada y
   protegida con la generosidad de antano. Sin embargo, si la "pobre"
   chica de salon, a la que Hart habia concedido el beneficio de la
   duda, le traicionaba, !su estatus de mujer no la salvaria de una
   brutal paliza!

   [...] uno de los estereotipos de Hart [...] era el del "malo con
   buen corazon" que casi se reformaba al ver por primera vez a la
   dama protagonista. "Un malvado ve por primera vez una cosa buena"
   es lo que rezaba un intertitulo de Hell's Hinges, y seguia: "Yo
   reconozco que Dios no puede quererme mucho, senora, pero, cuando la
   miro, siento que he estado siguiendo el camino equivocado". (13)


El personaje de la "mujer redentora" es uno de los mas paradigmaticos del genero. Sin embargo, sus origenes son variados y lejanos. Una de las influencias mas claras (y que puede percibirse, mismamente, en la filmografia de Hart) es el ideal caballeresco del "amor cortes", en virtud del cual la mujer actua como un acicate para su caballero, impulsandole a actuar y sacrificarse en honor al amor que siente por ella. La figura de la dama aristocratica es venerada fielmente, pues rebosa espiritualidad y belleza, aunque este retrato sumamente idealizado contrasta con el tratamiento a veces brutal dirigido a mujeres mas terrenales y de extraccion social inferior.

Tambien podemos encontrar ciertos resabios de este estereotipo femenino en el cuento de La Bella y la Bestia (en sus dos versiones de Madame de Villeneuve y de Madame de Beaumont), del cual, a su vez, pueden rastrearse huellas mas antiguas, como por ejemplo el relato mitologico del amor entre Psique y Eros (14). En virtud de estas historias, una joven hermosa traba contacto con un monstruo que, pese a su aspecto horripilante, oculta en su interior a un hombre noble y bueno; La Bella y la Bestia contradice la teoria segun la cual la belleza exterior se corresponde con la interior, aludiendo por tanto
   [...] a la falsedad de las apariencias. La fragilidad de las
   convenciones esteticas es un gran tema romantico y tragico,
   especialmente desde el punto de vista de un enamorado bondadoso que
   tiene la desgracia de padecer un determinado, y espectacular,
   defecto fisico. El motivo se popularizo de manera especial en la
   Francia decimononica en obras tan refinadas como Cyrano, de
   Rostand, tan desaforadamente liricas como El jorobado de
   Notre-Dame, de Victor Hugo, o tan terrorificas como El fantasma de
   la Opera, de Gaston Leroux. Todas estas obras, que tendrian una
   continuidad natural en el cine, adoptan la forma de tragedias de
   heroes enamorados de beldades insensibles, incapaces de entender la
   belleza profunda de sus deformes admiradores. (15)


El western, pues, bebio de diversas tradiciones a la hora de crear este personaje emblematico. Asi, por ejemplo, una de las peliculas mas paradigmaticas en lo que respecta a la inclusion del "amor cortes" es Shane (Raices profundas, 1953), western dirigido por George Stevens (16) en el que Alan Ladd encarna a un atormentado pistolero que decide abandonar su vida anterior, espoleado en gran parte por el amor y admiracion que siente por una dama, Marian (Jean Arthur). Al igual que sucede en el ideal caballeresco, Marian es retratada como una mujer hermosa, pura y casada (y por tanto inalcanzable).

Pese a las concomitancias, el papel de la mujer redentora del western es mucho mas activo que el de la senora que inspira a caballeros y trovadores. Y es que, a pesar de que el "amor cortes" supuso
   [...] una positiva revaluacion de la mujer, como nunca antes se
   habia dado, [...] el hombre sigue estando en el centro. [...] Los
   escritores subliman el sentimiento del varon, y enfocan su atencion
   a la magnificencia del amor de este. La dama ocupa un lugar
   secundario, ademas de que puede ser arbitraria, susceptible de
   error y "sin merced" (17).


De hecho, en el genero se entremezclan las figuras de la dama iluminadora y de la bella salvadora, puesto que es la mujer la que, con su actitud y su amor, propicia una transformacion en el conflictivo protagonista. La mujer del Oeste actua como un elemento "civilizador", convirtiendo mediante el matrimonio al hombre que ama (retratado como un marginado y/o como un outlaw) en un miembro respetable de la sociedad. Todas estas producciones inciden, por lo tanto, en el importante papel desempenado por la institucion de la familia en lo que respecta al crecimiento y progreso de las tierras del Oeste. Esto puede apreciarse, por ejemplo, en peliculas tan diversas como Blood on the Moon (1948), Yellow Sky (Cielo amarillo, 1948), Hondo (1953), Run for Cover (Busca tu refugio, 1954) (18) y The Last Wagon (La ley del talion, 1956), en las que los protagonistas masculinos (Robert Mitchum, Gregory Peck, John Wayne, James Cagney y Richard Widmark, respectivamente) son redimidos/socializados por sus futuras esposas (19).

Por ultimo, en muchas ocasiones la funcion socializadora de la mujer asume tintes de salvacion religiosa. En peliculas como Angel and the Badman (El angel y el pistolero, 1947), Bend of the River (Horizontes lejanos, 1952) o Jubal (Jubal, 1956), las heroinas son hijas de patriarcas religiosos; mediante su union con ellas, los antiguos pistoleros y forajidos lavan sus pecados y se integran dentro de unas comunidades regidas por la fe en Dios y en la patria, en una suerte de trasposicion del "pueblo elegido" del Antiguo Testamento a las tierras del Oeste. En estos westerns, pues, la prescripcion biblica alcanza una sintesis perfecta con las teorias del "Destino Manifiesto" (Manifiest Destiny).

Cenicientas en los burdeles
   Creo que el desarrollo de este pais es inconcebible sin los dias
   del salvaje Oeste; cuando una chica de un salon de baile estaba
   colocada en un pedestal porque era la unica mujer entre cien
   mineros. (20)


En el cine del western nos encontramos con otro estereotipo femenino de gran importancia, que en esencia consiste en una fundicion de los dos anteriores. Se trata de la "prostituta de buen corazon", que pese a su apariencia de mujer tentadora resulta extremadamente positivo y beneficioso para el heroe.

Muchos elementos contribuyen a la configuracion de este personaje, retratado en numerosas ocasiones como una suerte de Cenicienta moderna que consigue redimirse, una vez que su profunda bondad se ha revelado a los ojos del espectador, a traves del matrimonio. Al igual que sucede con el personaje del cuento (21) la etapa de humillacion inicial sufrida por la joven es sustituida por un "happy end" en toda regla, un prometedor futuro en compania de su "principe azul". Pueden encontrarse resabios de Cenicienta en muchas de las coristas del western, de las que se destaca su soledad, su generosidad y su candor, pese a su profesion poco virtuosa (a la que, ademas, se ven abocadas por las circunstancias). Quiza uno de los ejemplos mas paradigmaticos sea el dispensado por Marilyn Monroe en River of No Return (Rio sin retorno, 1954), en el que da vida a una cantante de saloon dulce e inocente que de primeras sufre el desprecio del protagonista (Robert Mitchum), aunque al final de la pelicula este se dara cuenta de su error y se casara con ella.

Otro factor importante es el que apuntaba Fritz Lang al comienzo de este apartado, esto es, la escasez de mujeres en las regiones del Oeste, una realidad de la que dan testimonio peliculas tan diversas como Westward the Women (Caravana de mujeres, 1951) y Paint Your Wagon (La leyenda de la ciudad sin nombre, 1969) (22). Este hecho cierto, la poca abundancia de mujeres "decentes", se sumo a la concepcion del Oeste como un lugar de transformacion. La literatura y despues el cine se poblaron de hombres y mujeres "malos" avidos de una segunda oportunidad y, mientras que en el primer caso se trataban de forajidos o incluso de asesinos, en el segundo eran casi siempre prostitutas, ya que el comercio carnal
   [...] es el peor "pecado", [...] una de las trampas que el mal
   tiende al hombre a traves de la prostituta, culpable de hacer caer
   a aquel en la trampa de su libido. [...] en el fondo de muchos de
   los estudios supuestamente cientificos [del s. XIX] subyacia parte
   de la creencia, llevada a escandalosos extremos por C. Lombroso y
   G. Ferrero, de que la prostitucion era la manifestacion de la
   estructura criminal de la mujer. (23)


John Ford fue uno de los directores que mejor represento esta busqueda de la redencion por parte de los parias de la sociedad, en peliculas como The Outcasts of Poker Flat (1919), version del relato homonimo de Bret Harte, Three Bad Men (Tres hombres malos, 1926) (24), Marked Men (La fuerza de las circunstancias, 1919) y Three Godfathers (Tres padrinos, 1948), versiones muda y sonora de la novela de Peter B. Kyne y, por supuesto, la famosa Stagecoach (La diligencia, 1939).

Con la excusa de un peligroso viaje a traves de un territorio amenazado por el jefe apache Geronimo, Stagecoach desarrolla un incisivo retrato de la sociedad burguesa. Asi, en la diligencia van a confluir una serie de variopintos personajes que, pese a la amenaza india, se ven impelidos a viajar. Como representantes de los sectores mas respetables se encuentran una dama surena (Louise Platt), un comerciante (Donald Meek), el sheriff de la region (George Bancroft), el director de un banco (Berton Churchill) y un tahur que, pese a su profesion, logra ser valorado por sus companeros a causa de sus aires de caballero del Sur (John Carradine). En el lado de los parias nos encontramos con Dallas (Claire Trevor) y Boone (Thomas Mitchell), una chica de saloon y un medico borrachin que habian sido expulsados del lugar de partida de la diligencia por su conducta "degenerada", y con Ringo Kid (John Wayne), situado al margen de la ley por querer tomarse la justicia por su mano vengandose de los asesinos de su hermano. Pero en un universo reducido como es la diligencia y en una situacion limite, donde los convencionalismos no son aplicables, los pasajeros se acaban revelando tal y como son, mas alla de las apariencias (25). Stagecoach dibuja con nitidez las barreras de la clase social, unas barreras que se van rompiendo poco a poco a medida que avanza el viaje y aumenta el peligro, de tal forma que finalmente se inviertan los papeles: los marginados de la sociedad tendran un comportamiento heroico, mientras que los representantes de los sectores respetables se comportaran de forma pasiva, cobarde o traidora.

Stagecoach (La diligencia, 1939) adaptaba un relato de Ernest B. Haycox titulado Stage to Lordsburg (26) , aunque tambien muestra indicios de la obra de Guy de Maupassant Boule de Suif (Bola de sebo, 1880) (27), especialmente en la simpatia que muestra hacia la figura de la prostituta, lo que le valio no pocas dificultades con la Hays Office. Su personaje carece del descaro y la agresividad sexual de otras coristas del celuloide; mas bien al contrario, Dallas es presentada como una chica dulce, fragil, emocional y bastante desdichada, cuyo mayor deseo es ser aceptada por los demas y por la sociedad. Al final de la pelicula, Dallas sera considerada toda una senora debido a su comportamiento ejemplar en las situaciones dificiles, tanto por parte del espectador como de sus companeros en la ficcion. Stagecoach se presenta, pues, como una historia aleccionadora. Como dice en un momento uno de los pasajeros, el senor Peacock (Meek), "Dentro de todo, el viaje ha sido sumamente interesante y provechoso. ?No creen?". Lo provechoso del viaje consiste en el descubrimiento del verdadero valor de las personas, mas alla de las apariencias y de la posicion social (28).

En el proceso de "regeneracion" de la prostituta Dallas entra en juego un personaje fundamental, el de Ringo Kid, pues, "[...] de la misma forma que el no se considera a si mismo un criminal, es capaz de ver mas alla de alguien a quien se ha adjudicado injustamente un rol social." (29) Pero Stagecoach tambien propone una
   [...] reflexion metaforica [...] sobre la experiencia de los
   inmigrantes en America [...]. Como americano de origen irlandes de
   Nueva Inglaterra, Ford podia entender perfectamente la carga de
   condescendencia con la que Ringo y Dallas son tratados por sus
   "respetables" companeros de viaje. Como dice Ringo: "Supongo que no
   puedes salir de la carcel y aterrizar en la sociedad en una misma
   semana". Una de las ironias de La diligencia es que incluso sus
   personajes "respetables" dificilmente tendrian derecho a la
   respetabilidad en el Este; tanto si lo admiten como si no, todos
   son desterrados e inmigrantes en su viaje hacia el Oeste. Para
   Ford, tal vez el autentico significado de su fabula moral sea la
   lucha del inmigrante por la respetabilidad en una sociedad WASP
   arrogante y hostil que tiene problemas para sobrevivir sin su
   ayuda, rodeada como esta por unas amenazas apenas controlables de
   los subgrupos raciales. (30)


La reflexion acerca del "American Dream" es una constante a lo largo del genero, que ha dado frutos que han oscilado desde el optimismo hasta la amargura, cuando la promesa de la nueva oportunidad se ha visto defraudada. Es por ello que el western esta poblado de hombres y mujeres que han buscado desesperadamente la posibilidad de iniciar una nueva vida plena de sentido, un renacimiento que en el caso de la pelicula de Ford se ve precedido por una bajada a los infiernos, la prostitucion en el caso de Dallas y la culminacion de la venganza en el caso de Ringo. El western ha reproducido en innumerables ocasiones similares uniones de marginados que consiguen superar juntos sus deficiencias y aliviar sus sinsabores, como por ejemplo en Winchester 73 (Winchester 73, 1950), un filme que tiene no pocos ecos de Stagecoach. En este caso la pareja esta constituida por el protagonista (encarnado por James Stewart), un hombre deseoso de matar al asesino de su padre, que resulta ser su propio hermano, y por la cabaretera Lola (Shelley Winters) (31). Una vez consumado el ajuste de cuentas, una nueva vida en comun se abre ante los dos personajes.

La concepcion del Oeste como una tierra de libertad en la que el hombre y la mujer pueden dejar atras su pasado, labrar su futuro, construirse a si mismos y ser reconocidos en base a su capacidad de esfuerzo y a sus logros, tiene como logico resultado que el binomio "chica buena" y "chica mala" intercambie sus papeles con frecuencia. De esta forma el western incide en la necesidad de ver mas alla de las apariencias y de superar los prejuicios. Podemos encontrar ejemplos claros de ello en peliculas como The Spoilers (Los usurpadores/Los saqueadores, 1942) o Colorado Territory (Juntos hasta la muerte, 1949), en las que el protagonista (John Wayne en la primera y Joel McCrea en la segunda) deja de lado a la que considera una mujer facil (Marlene Dietrich y Virginia Mayo, respectivamente) para fijarse en una muchacha honesta. Sin embargo, en ambas obras la femina en cuestion traicionara sus expectativas: en The Spoilers la chica (Margaret Lindsay) resultara ser una estafadora y en Colorado Territory el personaje de Dorothy Malone vendera a su pretendiente, que estaba fuera de la ley, a cambio de una recompensa. The Spoilers se presenta, ademas como una pelicula avezada para su epoca, al afirmar en un momento de la accion que "Una mujer no tiene por que estar lustrosa como una moneda recien acunada. Las que cogen experiencia por el camino son las mejores para pasar la vida con ellas", criticando el mito de que las mujeres se dividen entre las que son buenas para pasar el rato y las aptas para el matrimonio (32).

Las madres de la nacion
   [...] lo que interesa es lo que la heroina provoca, o mejor
   dicho, lo que representa. Ella es la causa, o mas bien es la que
   inspira el amor o el temor en el heroe, pues es la preocupacion que
   siente por ella la que le lleva a actuar de esa forma. En si misma
   la mujer no tiene la menor importancia (33,34)


Ciertamente, la figura de la mujer en el western suele cumplir la funcion de acicate de la accion, encontrandose siempre o casi siempre detras de las motivaciones del heroe. Como el protagonismo se vierte en este, la mujer debe verse relegada a papeles secundarios. Y a menudo su rol se reduce a la mera categoria de comparsa, un personaje decorativo cuya presencia parece estar destinada unicamente a destacar el valor del principio masculino.

No obstante, a un nivel simbolico, la mujer posee una importancia capital. Su imagen, asociada a la institucion de la familia, actua en el western como simbolo de equilibrio, asentamiento y pacificacion del territorio; "[...] la figura de la madre es [...] objeto de veneracion: como depositaria de la tradicion, principio de continuidad y de fuerza serena, casi 'telurica'." (35) Y es que, ademas de erigirse como motor de la aventura, la mujer tambien orquesta su final. Esta cualidad "civilizadora" de las feminas queda perfectamente explicitada tanto en la literatura como en el cine:

La conversacion en voz baja y la ausencia de humo de cigarros y de tacos de botas en las ventanas de la diligencia de Wingdam, demostraba bien a las claras que entre los pasajeros habia una mujer. La tendencia de los mirones de las estaciones a congregarse ante la ventanilla, y cierta preocupacion por el aspecto de las levitas, sombreros y cuellos, indicaba, ademas, que era bonita. El senor Jack Hamlin, sentado en el pescante, advirtio todo esto con una sonrisa filosoficamente cinica. No porque despreciara el bello sexo, sino porque descubria en el un elemento perfido, cuya persecucion solia desviar a la humanidad de los igualmente inciertos halagos del poker, de los cuales, conviene observar de paso, el senor Hamlin era un excelente profesional. ("Dos amigos", Bret Harte) (36).

Estaba pensando en Perry Rountree, que era mi companero de fatigas antes de que le diera por casarse. En aquellos dias, Perry y yo odiabamos todo lo que significaba tranquilidad. Ibamos de una parte a otra sin cesar, y en todas haciamos sentir nuestra presencia. [...] Pero un dia aparecio esa Mariana Buenasnoches, y miro a Perry de reojo, y Perry se derritio como un helado a pleno sol. [...] Un dia pasaba cerca del pueblo y vi algo que parecia un hombre en el pequeno jardin de una casita, regando unos rosales con una regadera. [...] No era Perry Rountree; al menos, no el [...] que yo habia conocido: el matrimonio le habia convertido en una especie de medusa coagulada. Mariana habia perpetrado un homicidio. Perry no tenia mal aspecto, pero llevaba un cuello blanco, y zapatos, y se adivinaba en seguida que hablaba cortesmente, y pagaba impuestos, y mantenia el dedo estirado mientras bebia, lo mismo que un ganadero o un tipo de ciudad. El ver a Perry corrompido hasta aquel extremo me lleno de verguenza. ("El camino solitario", O'Henry) (37).

Es por ello que a veces la presencia de la mujer resulta un tanto "molesta", pues se supone que acaba con aquello que es divertido o que entrana algun riesgo (38). Asi es como deben interpretarse las reticencias de muchos personajes del western ante la llegada de damas a las regiones hasta entonces salvajes, pobladas unicamente por hombres.

Esta situacion es especialmente evidente en aquellos westerns "fronterizos", que desarrollan sus tramas en un punto situado a caballo entre el "salvaje Oeste", de resonancias casi feudales, y la modernidad. Estas peliculas plasman el triunfo de la civilizacion sobre el salvajismo e interpretan la llegada de la mujer como la instauracion de una sociedad mas pacifica y mas productiva, aunque tambien mas mediocre y aburrida. Asi, por ejemplo, The Rare Breed (Una dama entre vaqueros, 1965) muestra como una forastera (Maureen O'Hara) precipita una serie de cambios irreversibles en una sociedad hasta entonces cerrada y patriarcal, que se veran metaforizados en el deseo de la dama de empezar a criar ganado hereford en una Texas dominada por el omnipresente longhorn (39). En The Rare Breed, por tanto, el semental apacible y sin cuernos sustituye al toro salvaje e indomable. El western esta plagado de situaciones similares, como la aparicion de la maestra en My Darling Clementine (Pasion de los fuertes, 1946), que simboliza el principio del fin del vicio y la corrupcion de la ciudad de Tombstone. Del mismo modo que transforma el entorno, la mujer tambien modifica y "domestica" al hombre del cual se enamora, alejandole de los peligros de la vida aventurera (40). Y, en el caso en el que este se trate de un marginado, ella sera un factor esencial para su integracion, como vimos a colacion del estereotipo de la mujer redentora.

Puede afirmarse que la promesa de regeneracion del Nuevo Mundo se hace carne en la mujer del western. Su presencia asegura el futuro de las tierras del Oeste y la continuidad de los valores patrioticos; no en vano gran parte del western se concibe como un genero destinado al consumo familiar. Sin embargo, precisamente porque la mujer forma una parte muy importante de la misma esencia del pais, su mirada tambien puede ser aprovechada para evidenciar lo que no funciona en los Estados Unidos. Aunque, segun el tratamiento usual del genero, "Las mujeres y ninos encogidos de miedo como telon de fondo de las guerras indias, luchas por la tierra, batallas entre forajidos y partidas al mando de sheriffs, pistoleros buenos y malos, legitiman la violencia de los hombres, ejercida para protegerles" (41), la imagen de la mujer tambien puede tomarse para expresar muchos de los padecimientos sufridos por la sociedad civil y para denunciar los fallos del sistema. A traves del sufrimiento de la madre y de la esposa, algunos filmes recientes de trasfondo antibelicista como Ride with the Devil (Cabalga con el diablo, 1999) y Cold Mountain (Cold Mountain, 2003) han reflejado los aspectos mas sanguinarios de la guerra y la futilidad de las palabras que la sustentan. Las feminas han servido tambien, sobre todo a partir de los anos sesenta y setenta, como instrumento de critica social, particularmente en lo que se refiere a la reivindicacion de los derechos de las minorias (42).

Mencion aparte merecen, no obstante, dos variantes femeninas muy determinadas y opuestas: la dama surena y la india nativa. La primera, la elegante y pomposa dama del Sur, si bien otorga glamour a las peliculas en las que aparece, es representada de forma un tanto negativa. Estas senoritas, que visten a la moda de Londres o Paris y viven en grandes haciendas rodeadas de esclavos, personifican una etapa decadente y anticuada de la historia de los Estados Unidos. Evidentemente, es logico que el cine presente a la pionera como madre espitual de la nacion y no a un personaje propio de una sociedad clasista, racista, de corte aristocratico y vinculada a su pasado colonial europeo (43).

Muy distinto es el caso de la muchacha de raza india, nativa del territorio y por tanto genuinamente americana. Su personaje ha sido empleado por Hollywood para presentar la cara mas benevola del indigena, presentado generalmente como un ser hosco, salvaje y a veces bestial. Es por ello que el cine ha sido mas comprensivo hacia las relaciones entre hombre blanco y mujer india a la vez que ha condenado el caso inverso:
   [...] si la relacion involucra a un hombre blanco y a una mujer
   india, toda la aventura amorosa esta envuelta de una aura
   romantica, aunque dicha relacion este maldita, y la mujer india
   deba morir, o bien a manos del villano (blanco o indio) o bien se
   sacrifique a si misma para librar al hombre de la muerte o de la
   humillacion--algunas veces por simple inconveniencia. [...] Esto,
   por supuesto, implica un sistema de valores basado en el genero y
   la raza.

   La suposicion general de los realizadores de los tres primeros
   cuartos de siglo ha consistido en que el hombre tenia el rol
   dominante en las relaciones hombre-mujer, pero era impensable que
   un indio, aunque fuea hombre, pudiera dominar a una mujer blanca.
   Una mujer india--por lo general una "princesa"--podia entregarse a
   un hombre blanco, pero una mujer blanca nunca podia entregarse
   voluntariamente a un hombre indio. Por otra parte, un hombre blanco
   dominaria naturalmente a cualquier indio y a cualquier mujer, por
   lo que la seduccion y/o el enamoramiento de una mujer india seria
   tragicamente romantica y provocativa, prohibida quizas, pero
   tambien por ello excitante. (44)


Asi pues, los protagonistas masculinos entran en contacto con el universo del "piel roja" a traves de la delicada y hermosa nativa, aunque este hecho no supone en absoluto una mirada inocente hacia las relaciones entre blancos e indios. Y es que la posesion de la "princesa india" no solamente evidencia el poder del hombre sobre la mujer y del blanco sobre el indio. Tambien sirve, en caso de consumarse la relacion, para enraizar al colono con el continente americano, a la vez que le vincula "[...] con una casa noble, digna y culta [...]. Y la realeza ha sido siempre uno de los objetivos inconscientes, pero omnipresentes, del inmigrante europeo." (45)

La squaw cinematografica se presenta ademas como un icono kitsch, exhibiendo una belleza exotica pero casi siempre regida bajo los canones occidentales. Hollywood ha empleado para la mayoria de sus incitantes nativas a actrices de diferentes procedencias y nacionalidades, pero indiscutiblemente blancas. Baste citar como ejemplos a Donna Reed en The Far Horizons (Horizontes azules, 1955), Debra Paget en Broken Arrow (Flecha rota, 1950) y White Feather (Pluma blanca, 1955), Sara Montiel en Run of the Arrow (Yuma, 1957), Elsa Martinelli en The Indian Fighter (Pacto de honor, 1955), Audrey Hepburn en The Unforgiven (Los que no perdonan, 1959) o Corinna Shopei en A Man Called Horse (Un hombre llamado Caballo, 1970).

Las mujeres del western deben atesorar una serie de cualidades y de virtudes que las capaciten para ser consideradas "madres de la nacion". O, dicho de otro modo, para ser dignas de casarse con el heroe en cuestion, cuando este se presenta como depositario de una serie de valores beneficiosos para el pais. El genero, pues, muestra a estos personajes como modelos ejemplares para el espectador, de tal manera que una heroina que se precie de serlo enarbolara siempre los ideales de libertad, independencia e igualdad, y procurara la prosperidad y estabilidad de su familia, lo que redundara a su vez en la mejora de su entorno (region-pais). Logicamente, las mujeres inadecuadas seran aquellas cuya conducta sea contraria al concepto de progreso. Asi, el genero demoniza a las feminas interesadas que fagotizan a sus amantes, buscan unicamente el enriquecimiento propio y perjudican a sus vecinos, empobreciendo las tierras del Oeste y frenando el "American Dream", como puede apreciarse en la ya mencionada The Violent Men (Hombres violentos, 1955). En lo que respecta al plano ideologico, podemos encontrar un buen ejemplo en el personaje de Emma (Mercedes McCambridge) de Johnny Guitar (Johnny Guitar, 1953), una mujer reprimida e intolerante que, espoleada por sus prejuicios y por sus complejos, desencadena una espiral de violencia. Fuera de este retrato de la patria en clave sentimental quedan, no obstante, algunas mujeres cuya inclusion puede resultar conflictiva o polemica. En este sentido, en el genero son escasas las relaciones amorosas interraciales y, aunque las mujeres de origen indio, africano o latinoamericano (usualmente mexicanas) aparecen con frecuencia en roles secundarios, es extrano que se vinculen al heroe (blanco). De esta forma, el western refleja a Estados Unidos como una nacion multicultural y multirracial, pero tambien da cuenta de la preeminencia del varon anglosajon blanco y prostestante.

Filmografia citada

- Angel and the Badman (El angel y el pistolero; USA, 1946. James Edward Grant. B/N), con John Wayne, Gail Russell, Bruce Cabot y Harry Carey.

- Bad Girls (Cuatro mujeres y un destino; USA, 1994. Jonathan Kaplan. Color), con Madeleine Stowe, Mary Stuart Masterson, Andie MacDowell, Drew Barrymore y Dermot Mulroney.

- Bandidas (Bandidas; Francia-USA-Mexico, 2006. Joachim Roenning y Espen Sandberg. Color) con Penelope Cruz, Salma Hayek, Sam Shepard y Steve Zahn.

- La Belle et la Bete (La Bella y la Bestia; Francia-Luxemburgo, 1946. Jean Cocteau. B/N), con Jean Marais, Josette Day, Michel Auclair, Nane Germon y Mila Parely.

- Belle Starr/The Bandit Queen (USA, 1941. Irving Cummings. Color), con Gene Tierney, Randolph Scott, Dana Andrews y Chill Wills.

- Bend of the River (Horizontes lejanos; USA, 1952. Anthony Mann. Color), con James Stewart, Julia Adams, Arthur Kennedy y Jay C. Flippen.

- The Big Sky (Rio de sangre; USA, 1952. Howard Hawks. B/N), con Kirk Douglas, Dewey Martin, Elizabeth " Coyote " Threatt y Arthur Hunnicutt.

- Der blaue engel (El angel azul; Alemania, 1930. Josef von Sternberg. B/N), con Emil Jannings, Marlene Dietrich, Rosa Valetti, Hans Albers y Kurt Gerron.

- Blood on the Moon (USA, 1948. Robert Wise. B/N), con Robert Mitchum, Robert Preston, Barbara Bel Geddes, Walter Brennan y Phyllis Thatcher.

- Broken Arrow (Flecha rota; USA, 1950. Delmer Daves. Color), con James Stewart, Debra Paget, Jeff Chandler, Jay Silverheels, Will Geer y Arthur Hunnicutt.

- Devil's Doorway (La puerta del diablo; USA, 1950. Anthony Mann. B/N), con Robert Taylor, Louis Calhern, Paula Raymond y Edgar Buchanan.

- Die buchse der Pandora (La caja de Pandora/Lulu; Alemania, 1929. B/N), con Louise Brooks, Fritz Kortner, Francis Lederer y Alice Roberts.

- Carmen (USA, 1915. Raoul Walsh. B/N), con Theda Bara, Einar Linden, James A. Marcus y Carl Harbaugh.

- Carmen (USA, 1915. Cecil B. De Mille. B/N), con Geraldine Farrar, Wallace Reid, Horace B. Carpenter, Pedro de Cordoba y William Elmer.

- Carmen (Espana-GB-Italia, 2003. Vicente Aranda. Color), con Paz Vega, Leonardo Sbaraglia, Joan Crosas, Antonio Dechent y Maria Botto.

- Carmen Jones (Carmen Jones; USA, 1954. Otto Preminger. Color), con Dorothy Dandridge, Harry Belafonte, Pearl Bailey, Roy Glenn y Olga James.

- Cold Mountain (Cold Mountain; USA, 2003. Anthony Minghella. Color), con Jude Law, Nicole Kidman, Renee Zellweger, Brendan Gleeson, Donald Sutherland y Natalie Portman.

- Colorado Territory (Juntos hasta la muerte; USA, 1949. Raoul Walsh. B/N), con Joel McCrea, Virginia Mayo, Dorothy Malone y Henry Hull.

- Comanche Station (Estacion Comanche; USA, 1960. Budd Boetticher. Color), con Randolph Scott, Nancy Gates, Claude Akins y Skip Homeier.

- Destry Rides Again (Arizona; USA, 1939. George Marshall. B/N), con James Stewart, Marlene Dietrich, Brian Donlevy, Charles Winninger y Una Merkel.

- Duel in the Sun (Duelo al sol; USA, 1946. King Vidor. Color), con Jennifer Jones, Joseph Cotten, Gregory Peck, Lionel Barrymore, Walter Huston y Lillian Gish.

- Escape from Fort Bravo (Fort Bravo; USA, 1953. John Sturges. Color), con William Holden, Eleanor Parker, John Forsythe y William Demarest.

- The Far Country (Tierras lejanas; USA, 1955. Anthony Mann. Color), con James Stewart, Ruth Roman, Walter Brennan, Jack Elam y Royal Dano.

- The Far Horizons (Horizontes azules; USA, 1955. Rudolph Mate. Color), con Fred MacMurray, Charlton Heston, Donna Reed, William Demarest y Barbara Hale.

- Forty Guns (USA, 1957. Samuel Fuller. B/N), con Barbara Stanwyck, Barry Sullivan, Hank Worden, John Ericson y Dean Jagger.

- Gun Fury (Fiebre de venganza; USA, 1953. Raoul Walsh. Color), con Rock Hudson, Donna Reed, Lee Marvin, Phil Carey, Forrest Lewis y Neville Brand.

- Hell's Hinges (Los pilares del infierno/Las bisagras del infierno; USA, 1916. Charles Swickard y William S. Hart. B/N), con William S. Hart, Alfred Hollingsworth, Louise Glaum y Clara Williams.

- High Noon (Solo ante el peligro; USA, 1952. Fred Zinnemann. B/N), con Gary Cooper, Grace Kelly, Thomas Mitchell, Lloyd Bridges y Katy Jurado.

- Hondo (Hondo; USA, 1953. John Farrow. Color), con John Wayne, Geraldine Page, Rodolfo Acosta, Lee Aaker, Ward Bond y Michael Pate.

- The Horse Soldiers (Mision de audaces; USA, 1959. John Ford. Color), con John Wayne, Willis Bouchey, William Holden, Hoot Gibson y Constance Towers.

- The Indian Fighter (Pacto de honor; USA, 1955. Andre de Toth. Color), con Kirk Douglas, Elsa Martinelli, Walter Matthau y Lon Chaney Jr.

- Johnny Guitar (Johnny Guitar; USA, 1953. Nicholas Ray. Color), con Sterling Hayden, Joan Crawford, Ernest Borgnine, Mercedes McCambridge y Ward Bond.

- Jubal (Jubal; USA, 1956. Color), con Glenn Ford, Ernest Borgnine, Felicia Farr, Rod Steiger, Charles Bronson y Valerie French.

- The Last Wagon (La ley del talion; USA, 1956. Delmer Daves. Color), con Richard Widmark, Felicia Farr, Tommy Rettig y Carl Benton Reid.

- The Loves of Carmen (Los amores de Carmen; USA, 1948. Charles Vidor. Color), con Rita Hayworth, Glenn Ford, Victor Jory, Ron Randell y Luther Adler.

- A Man Called Horse (Un hombre llamado Caballo; USA, 1970. Elliot Silverstein. Color), con Richard Harris, Dame Judith Anderson, Corinna Tsopei, Iron Eyes Cody, Jean Gascon y Manu Tupou.

- Man without a Star (La pradera sin ley; USA, 1955. King Vidor. Color), con Kirk Douglas, William Campbell, Claire Trevor y Jeanne Crain.

- Marked Men (La fuerza de las circunstancias; USA, 1919. Jack Ford [John Ford]. B/N), con Harry Carey, J. Farrell McDonald, Winifred Westover, Ted Brooks y Joe Harris.

- Il mio corpo per un poker (Italia, 1968. Nathan Wich [Piero Cristofani]. Color), con Elsa Martinelli, Vladimir Medar, Robert Woods, Francesca Righini y George Eastman.

- The Missing (Desapariciones; USA, 2003. Ron Howard. Color), con Tommy Lee Jones, Cate Blanchett, Evan Rachel Wood, Aaron Eckhart y Val Kilmer.

- My Darling Clementine (Pasion de los fuertes; USA, 1946. John Ford. B/N), con Henry Fonda, Linda Darnell, Victor Mature, Jane Darwell y Cathy Downs.

- The Outcasts of Poker Flat (USA, 1919. Jack Ford [John Ford]. B/N), con Harry Carey, J. Farrell McDonald, Cullen Landis, Gloria Hope y Victor Potel.

- Paint Your Wagon (La leyenda de la ciudad sin nombre; USA, 1969. Joshua Logan. Color), con Lee Marvin, Clint Eastwood, Jean Seberg, Harve Presnell y John Mitchum.

- Rancho Notorius (Encubridora; USA, 1952. Fritz Lang. Color), con Marlene Dietrich, Arthur Kennedy, Mel Ferrer y Lloyd Gough.

- The Rare Breed (Una dama entre vaqueros; USA, 1966. Andrew V. McLaglen. Color), con James Stewart, Maureen O'Hara, Harry Carey Jr. y Brian Keith.

- Ride Lonesome (Cabalgar en solitario; USA, 1959. Budd Boetticher. Color), con Randolph Scott, Lee Van Cleef, James Coburn, Karen Steele y Pernell Roberts.

- Ride with the Devil (Cabalga con el diablo; USA, 1999. Ang Lee. Color), con Tobey Maguire, Skeet Ulrich, Jeffrey Wright, Jewel y James Caviezel.

- River of No Return (Rio sin retorno; USA, 1954. Otto Preminger. Color), con Robert Mitchum, Marilyn Monroe, Rory Calhoun y Tommy Rettig.

- Run for Cover (Busca tu refugio; USA, 1954. Nicholas Ray. Color), con James Cagney, Viveca Lindfors, John Derek, Jean Hersholt y Grant Withers.

- Run of the Arrow (Yuma; USA, 1957. Samuel Fuller. Color), con Rod Steiger, Ralph Meeker, Sarita Montiel, Brian Keith, Charles Bronson y Jay C. Flippen.

- Shane (Raices profundas; USA, 1953. George Stevens. Color), con Alan Ladd, Jean Arthur, Jack Palance, Van Heflin y Brandon de Wilde.

- Soldier Blue (Soldado azul; USA, 1970. Ralph Nelson. Color), con Candice Bergen, Peter Strauss, Donald Pleasance, Jorge Rivero, Bob Carraway y John Anderson.

- The Spoilers (Los usurpadores/Los saqueadores; USA, 1942. Ray Enright. B/N), con Marlene Dietrich, Randolph Scott, John Wayne, Margaret Lindsay, Harry Carey y Richard Barthelmess.

- Stagecoach (La diligencia; USA, 1939. John Ford. B/N), con Claire Trevor, Thomas Mitchell, John Wayne, John Carradine, Louise Platt, Donald Meek, George Bancroft, Berton Churchill y Andy Devine.

- Three Bad Men (Tres hombres malos; USA, 1926. John Ford. B/N), con George O'Brien, Olive Borden, J. Farrell McDonald, Tom Santschi y Frank Campeau.

- Three Godfathers (Tres padrinos; USA, 1948. John Ford. Color), con John Wayne, Pedro Armendariz, Harry Carey Jr., Mae Marsh y Ward Bond.

- The Unforgiven (Los que no perdonan; USA, 1959. John Huston. Color), con Burt Lancaster, Audrey Hepburn, Lillian Gish, Audie Murphy y Charles Bickford.

- The Violent Men (Hombres violentos; USA, 1955. Rudolph Mate. Color), con Edward G. Robinson, Barbara Stanwyck, Glenn Ford, Brian Keith y Dianne Foster.

- Westward the Women (Caravana de mujeres; USA, 1951. William A. Wellman. B/N), con Robert Taylor, John McIntire, Denise Darcel y Hope Emerson.

- White Feather (Pluma blanca; USA, 1955. Robert D. Webb. Color), con Robert Wagner, Jeffrey Hunter, Debra Paget, John Lund y Emile Meyer.

- Winchester 73 (Winchester 73; USA, 1950. Anthony Mann. B/N), con James Stewart, Shelley Winters, Stephen McNally, Will Geer, Dan Duryea y Rock Hudson.

- Yellow Sky (Cielo amarillo; USA, 1948. William A. Wellman. B/N), con Gregory Peck, Anne Baxter, Richard Widmark y James Barton.

(1) ASTRE, Georges-Albert/HOARAU, Albert-Patrick, El universo del western, Madrid, Fundamentos, 1976, p. 330.

(2) Es en este sentido como el realizador Howard Hawks interpreta en sus westerns (y en gran parte de su filmografia) a la mujer como elemento desestabilizador. Esto es lo que sucede, por ejemplo, en The Big Sky (Rio de sangre, 1952): como nos relata el narrador en off, "Dos hombres se hacen amigos. Luego aparece una mujer y pronto dejan de serlo". A lo largo de su obra, Hawks retrata a sociedades masculinas que se tambalean ante la llegada de mujeres activas, divertidas y deslenguadas que, aunque rompen la monotonia, tambien siembran la discordia entre los hombres y acaban con su antiguo modo de vida.

(3) Que en su forma mas pura se amalgamaria con la figura de Maria, "madre de Dios".

(4) La historia de perdicion relatada por Merimee fue traspasada a la opera por Bizet. El cine realizo varias adaptaciones mudas y sonoras de Carmen, aprovechando tanto el original literario como la famosa opera. Entre ellas se cuentan Carmen (1915), protagonizada por Theda Bara, Carmen (tambien de 1915), con la soprano Geraldine Farrar, The Loves of Carmen (Los amores de Carmen, 1948), con Rita Hayworth, y la interpretacion muy libre Carmen Jones (1954), con Dorothy Dandridge. La version mas moderna hasta la fecha es la espanola Carmen (2003), con Paz Vega en el papel principal.

(5) Fedra estaba casada con el heroe griego Teseo, famoso por haber dado muerte al Minotauro. Fedra, mucho mas joven que su marido, se habia enamorado locamente de su hijastro Hipolito, mas acorde con su edad. Siendo rechazada por este, fue tal su rabia que le acuso de violacion, pero al ver las terribles consecuencias de su acto (Hipolito muere por deseo de su padre) se suicido.

(6) Se trata de la cancion High Ridin' Woman, que es entonada por Jidge Carroll en diversos momentos de la pelicula a modo de leitmotiv.

(7) Asi, en Johnny Guitar, el personaje de Crawford (Vienna) reconoce que para construir su local, entre otras cosas, ha tenido que vender su cuerpo: "No me averguenzan los medios que he empleado para ello. Lo importante es que lo tengo."

(8) Esto llega al extremo en el caso de las forajidas, presentadas como unas mujeres que, empujadas por el abuso y las injusticias, han decidido convertirse en verdugos y no en victimas. Asi sucede, por ejemplo, en Belle Starr (1941) y en Il mio corpo per un poker (1968), retratos de la celebre outlaw, o en peliculas mas recientes como Bad Girls (Cuatro mujeres y un destino, 1994) y Bandidas (Bandidas, 2006).

(9) Ocurre lo mismo con la codiciosa ganadera de The Violent Men (Hombres violentos, 1955), interpretada por Barbara Stanwyck, que manipula a su marido y a su cunado y amante, soliviantandoles contra sus vecinos, para asi conseguir su sueno: poseer la totalidad del valle donde se encuentra su rancho. Aunque aprovechen los encantos de su sexo como un arma mas, la motivacion de estas mujeres es puramente economica.

(10) Es por esto que al final el personaje de Taylor, que encarnaba al estricto guia de la caravana, se casara con una de las chicas (Denise Darcel), a la que al principio habia despreciado por ser prostituta. En Westward the Women el matrimonio supone la "justa recompensa" al esfuerzo de estas mujeres.

(11) En muchas leyendas la mision del heroe consiste precisamente en "domar" a este tipo de mujeres. En los cuentos populares, las "mujeres dificiles" suelen adquirir rasgos guerreros o regios, por lo que muchos autores (como Bachofen y Graves) han querido ver en esto vestigios de un matriarcado. El noveno trabajo de Heracles consistio en la toma del cinturon de Hipolita, la reina de las amazonas, y Teseo tambien se erigio como vencedor de estas feminas guerreras, por citar dos ejemplos mitologicos. Shakespeare tambien plasmo en sus obras El sueno de una noche de verano (1595) y La fierecilla domada (1596) la eterna lucha entre los sexos, que debia ser ganada por el varon.

(12) Por ejemplo, la vampiresa encarnada por Louise Glaum en Hell's Hinges (Los pilares del infierno/Las bisagras del infierno, 1916).

(13) EVERSON, William K., El western de Hollywood. 90 anos de cowboys, indios, bandidos, sheriffs y pistoleros ademas de otros heroes y villanos, Barcelona, Odin, 1994, p. 50.

(14) Esta historia forma parte de la novela El asno de oro de Apuleyo.

(15) BALLO, Jordi/PEREZ, Xavier, La semilla inmortal. Los argumentos universales en el cine, Barcelona, Anagrama, 1997, p. 146.

(16) El guion de Shane fue escrito por Alfred Bertram Guthrie en base a la novela homonima de Jack Schaefer, publicada en 1949, y que a su vez versionaba un serial del propio Schaefer, "Rider from Nowhere", que habia aparecido en tres partes en la revista Argosy.

(17) WALDE MOHENO, Lillian von der, "El amor cortes", "Espacio Academico" de Cemanahuac, III: 35, junio 1997, p. 1.

(18) En esta ultima pelicula, dirigida por Nicholas Ray, la mujer se erige explicitamente como refugio de James Cagney, que encarna a un forastero noble pero asediado por su pasado.

(19) Interpretadas, a su vez, por Barbara Bel Geddes, Anne Baxter, Geraldine Page, Viveca Lindfors y Felicia Farr.

(20) BOGDANOVICH, Peter, Fritz Lang en America, Madrid, Fundamentos, 1972, pp. 38-39.

(21) Tanto en la version de Perrault como en la de los hermanos Grimm.

(22) Por ejemplo, Hobsbawm dice que "Mas alla de la frontera de la granja y la ciudad no existian familias: en 1870 Virginia City contaba con mas de dos hombres por cada mujer y solo el 10% eran ninos." HOBSBAWM, E. J., La era del capitalismo (1848-1875), Barcelona, Labor Universitaria, 1989, p.139.

(23) BORNAY, Erika, Las hijas de Lilith, Madrid, Catedra, 1990, p. 61. La autora cita como ejemplos las obras De la prostitution dans la ville de Paris consideree sous le rapport de lhygiene publique, de la morale et de l'administration (1836), de Parent-Duchatelet, y La donna delinquente, la prostituta e la donna normale (1893), de Lombroso y Ferrero.

(24) Adaptacion de la novela Over the Border de Herman Whittaker, con guion de John Stone y del propio Ford.

(25) De esta forma, los pasajeros de la diligencia no solo son unos personajes arquetipicos del genero, sino que estan dotados de una psicologia muy estudiada. La complejidad de las personalidades y los caracteres viene avalada por la labor de casting, realizada por el propio John Ford. Los componentes no verbales de la comunicacion tambien estan cuidados con sumo detalle, y adquieren casi mas importancia que los dialogos.

(26) Haycox publico su texto en el semanario Collier's Magazine del 10 de abril de 1937. El guion cinematografico fue realizado por Dudley Nichols.

(27) Ford dijo de Stagecoach a Bogdanovich: "En realidad era Boule de suif, y creo que de ahi saco la idea el escritor Ernie Haycox, y la convirtio en una historia del Oeste y le puso Diligencia para Lordsburg." (BOGDANOVICH, Peter, John Ford, Madrid, Fundamentos, 1983, p. 76). Y es que, aunque "[...] algunos criticos posteriores se burlaron de la pretension de Ford de que la historia procedia de Bola de sebo de Maupassant, como senalo Edward Buscombe, las dos historias muestran una aguda conciencia de clase entre la gente corriente y las vanidades y pretensiones de quienes creen ser los pilares de la sociedad." (EYMAN, Scott, Print the Legend. La vida y epoca de John Ford, Madrid, T & B Editores, 2001, p. 189).

(28) Boule de suif es mucho mas amargo y carece de este final esperanzador, ya que la prostituta protagonista realiza un acto de sacrificio para ayudar a sus companeros de viaje y no recibe mas que desprecio por ello. El relato de Maupassant deja claro que los nobles y los burgueses ricos siempre pisaran a las prostitutas, aunque las deseen e incluso les deban la vida.

(29) McBRIDE, Joseph, Tras la pista de John Ford, Madrid, T & B Editores, 2004, p. 318.

(30) McBRIDE, op. cit., pp. 319-320.

(31) El primer encuentro entre ambos recuerda a la escena inicial de Stagecoach: Lola es expulsada de la Dodge City por el sheriff (el famoso Wyatt Earp, interpretado por Will Geer), que no la queria alli durante la celebracion del 4 de julio. Lin (Stewart) intenta interceder por ella, pero no tiene exito.

(32) En la version original: "A woman don't have to wear a polish like a new dime just out of the mint. Them that picks up a little experience around the way goes just as good over the counter".

(33) Traduccion de: " [...] what counts is what the heroine provokes, or rather what she represents. She is the one, or rather the love or fear she inspires in the hero, or else the concern he feels for her, who makes him act the way he does. In herself the woman has not the slightest importance." Salvo indicacion ad hoc, las traducciones son mias.

(34) Palabras del director Budd Boetticher, recogidas en TUSKA, Jon, The American West in Film. Critical Approaches to the Western, Westport, Connecticut, Greenwood Press, 1985, p. 224.

(35) ASTRE, Georges-Albert/HOARAU, Albert-Patrick, El universo del western, Madrid, Fundamentos, 1976, p. 135.

(36) HARTE, Bret, Relatos californianos, Madrid, Club Internacional del Libro, 1987, p. 119.

(37) AAVV, Antologia de novelas del Oeste (octava seleccion), Barcelona, Acervo, 1971, pp. 200-201.

(38) Sin embargo, en el mismo cuento de O'Henry, el narrador acaba reconociendo que, pese a lo dicho, envidia a su amigo casado: "[...] cuando vi la mirada que aquella mujercita le dirigio a Perry al volverse y verle llegar sano y salvo al hogar ... Bueno, en aquel momento se me ocurrio la absurda idea de que aquella mirada suya valia mucho mas que todas nuestras diversiones, [...] y de que, de los dos, [...] el mas tonto no era precisamente Perry Rountree." (AAVV, op. cit., p. 209).

(39) Su nombre ("cuernilargo") viene dado por su extraordinaria cornamenta, que a veces puede llegar a medir 2'75 metros de punta a punta. El longhorn desciende de los bovinos andaluces llevados a Mexico por los espanoles, que se asalvajaron y evolucionaron hasta convertirse en uno de los animales tipicos de Estados Unidos (lo mismo sucederia con los mustangs). La introduccion de otras razas bovinas de crecimiento mas rapido como la hereford hizo que el longhorn perdiera mucho terreno, aunque recientemente se esta recuperando un poco debido a que su carne es mas magra y sabrosa.

(40) Cuando conoce a su companera ideal, el hombre inicia una nueva etapa de su vida. Esto es lo que sucede en la pelicula High Noon (Solo ante el peligro, 1952), en la que Gary Cooper abandona su profesion de sheriff al casarse.

(41) Traduccion de: "The women and children cowering in the background of Indian wars, range wars, battles between outlaws and posses, good gunmen and bad legitimize the violence men practice in order to protect them". TOMPKINS, Jane, West of Everything. The Inner Life of Westerns, New York (NY), Oxford University Press, 1992, p.41.

(42) Uno de los ejemplos mas representativos es la pelicula de resonancias hippies Soldier Blue (Soldado azul, 1970). Podemos encontrar una muestra temprana de la alianza entre los defensores de las minorias etnicas y los movimientos de igualdad de la mujer en el western de 1950 Devil's Doorway (La puerta del diablo).

(43) Muy distinto es, sin embargo, cuando la dama se desvincula de su ambiente original y de su pasado, como ocurre en los westerns desarrollados durante o despues de la guerra civil Escape from Fort Bravo (Fort Bravo, 1953), The Horse Soldiers (Mision de audaces, 1959) y Gun Fury (Fiebre de venganza, 1953).

(44) Traduccion de: "[...] if the relationship involves a white man and an Indian woman, the whole affair actually carries a romantic aura about it, although that relationship is also doomed, and the Indian woman will die, either at the hands of a villain (Indian or white) or by her own hand to save the man from death or humiliation - or sometimes simply inconvenience. [...] This, of course, implies a gender - as well as race-based value system. The general assumption of filmmakers for the first three-quarters of a century of filmmaking has been that the male has the dominant role in a male-female relationship, but it was unthinkable that an Indian, even though male, might have dominance over a white woman. An Indian woman -usually a "princess"- could give herself to a white man, but a white woman could never give herself willingly to an Indian man. On the other hand, a white man would be naturally dominant over any Indian or any woman, so this seduction and/or love of an Indian woman is tragically romantic and provocative, forbidden perhaps, but therefore titillating." KILPATRICK, Jacquelyn, Celluloid Indians. Native Americans and Film, Lincoln (NE), University of Nebraska Press, 1999, pp. 63-64.

(45) DELORIA, Vine, Jr., El general Custer murio por vuestros pecados. Un manifiesto indio, Barcelona, Barral, 1975, p. 9.
COPYRIGHT 2007 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Clemente Fernandez, Ma. Dolores
Publication:Area Abierta
Article Type:Report
Date:Jul 1, 2007
Words:10493
Previous Article:El fantastico de Narciso Ibanez Serrador.
Next Article:La influencia del estado en la cinematografia espanola.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters