Printer Friendly

"MALOS PADRES QUE LOS ENGENDRARON EN PECADO E HIJOS DE IRA": LA OTREDAD INDIGENA EN LA RELACION DE LAS COSAS DE YUCATAN DE FRAY DIEGO DE LANDA.

LA RELACION DE LAS COSAS DE YUCATAN EN EL CONTEXTO DE UN ENFRENTAMIENTO

LA Relacion de las cosas de Yucatan de fray Diego de Landa se considera, ademas de un valioso testimonio historiografico, "un escrito tendencioso" (Garibay K. XV) que no puede desvincularse del contexto que motivo su redaccion. En efecto, los acontecimientos que rodean esta obra resultan fundamentales para entender la representacion tan controvertida que hace el fraile franciscano de la civilizacion maya. Es por eso que el texto de Landa requiere, antes de emprender cualquier analisis, enmarcar su relato dentro del proceso de acusaciones y defensas que en buena medida lo genero.

Fray Diego de Landa escribe su obra hacia 1566 a partir de su experiencia como misionero en Yucatan. La escritura la realiza durante su estancia en Espana para declarar ante el Consejo de Indias por el procedimiento que el obispo de Yucatan, fray Francisco de Toral, habia abierto contra el. Toral, alarmado por los metodos evangelizadores del fraile y por las divisiones internas entre los espanoles, lo acusaba de abusar de su autoridad de provincial franciscano local ante su ausencia. Una ausencia en la que nuestro autor asumio funciones propias del cargo de obispo e inquisidor, lo que le llevo a celebrar en 1562, en el pueblo de Mani, un auto de fe precedido de un proceso inquisitorial de extrema violencia contra el mantenimiento de las creencias y los ritos religiosos prehispanicos entre los indigenas. A pesar de los testimonios que Toral logro reunir para demostrar la crueldad y el radicalismo del proceso, finalmente Diego de Landa fue absuelto y, en 1573, regreso a Yucatan con el cargo de obispo. (1)

La actuacion de nuestro autor se vio favorecida por la privilegiada situacion de los franciscanos en la Nueva Espana. (2) la orden serafica tenia el monopolio de la evangelizacion en Yucatan, donde contaba con ocho monasterios en funcionamiento a finales de 1561 (Clendinnen, "Disciplining the Indians" 33). El mensaje misional franciscano fue asi asumiendo, durante los primeros anos de la colonizacion, una dimension politica, social y cultural basada en el cristianismo como principio civilizador. (3) En este sentido, el bagaje religioso-cultural de Diego de Landa, y su particular interpretacion del legado franciscano, condicionara su manera de idear al otro y explicara sus acciones misioneras. Como es comun a todas las cronicas de Indias, la imagen que el fraile proyecta de la alteridad revelara "tanta informacion sobre lo nuevo, lo desconocido, cuanto sobre la cultura de origen de quien las escribe" (Martinell Gifre y Valles Labrador 118).

Texto esencial para el estudio de la civilizacion maya y de la realidad yucateca de los inicios de la segunda mitad del siglo xvi, la Relacion de las cosas de Yucatan excede las tradicionales limitaciones historiograficas del genero "relacion". Landa sigue la inercia continuista y al mismo tiempo rupturista que experimentan los generos historiograficos en su adaptacion al contexto americano. (4) la obra, que recopila conocimientos historico-geograficos, investigaciones etnograficas, observaciones naturalistas y valoraciones morales, amplia las fronteras del genero y lo acerca a la exhaustividad casi cientifica de cronicas mayores como la Historia de los indios de la Nueva Espana de fray Toribio Motolinia o la Historia general de las cosas de Nueva Espana de fray Bernardino de sahagun. (5)

La mayor parte de la bibliografia especializada sobre la Relacion de las cosas de Yucatan se ha centrado exclusivamente en el valor documental de la obra--de gran relevancia para la mayistica--, pero son muy pocos los trabajos que han reflexionado sobre la necesidad de analizar el texto desde su valor retorico e ideologico como expresion discursiva de los metodos evangelizadores en la epoca colonial. Considero fundamental, bajo este panorama, abordar de manera especifica las distintas visiones que plasma landa del indigena para buscar una explicacion a las ambivalencias que se observan en esas visiones, situadas a medio camino entre una actitud de rechazo y recuperacion de la cultura maya.

"TENIAN RAZON LOS INDIOS AL DEFENDER SU LIBERTAD": EL OTRO COMO SUJETO

Para estudiar los mecanismos ideologicos que intervienen en el proyecto evangelizador del fraile franciscano hay que partir de la diferenciacion entre el Landa misionero-protector y el Landa inquisidor-represor. (6) Debido en parte al caracter apologetico de la Relacion, la primera de estas dos facetas sera la que protagonizara los comienzos del texto, dominados por el exito de la predicacion del Evangelio y por la colonizacion del imaginario religioso prehispanico desde dentro de la sociedad indigena yucateca, empezando por la catequesis entre los mas jovenes:

Que la manera que se tuvo para adoctrinar a los indios fue recoger a los hijos pequenos de los senores y gente mas principal [...], y estos ninos, despues de ensenados, tenian cuidado de avisar a los frailes de las idolatrias y borracheras y rompian los idolos aunque fuesen de sus padres [...]. Que de esta manera aprovecharon tanto los mozos en las escuelas y la otra gente en la doctrina, que era cosa admirable. (76-77)

Ahora bien, la pedagogia evangelizadora de Diego de Landa no se reduce solo al ambito religioso: tambien va acompanada de responsabilidades politicas. De ahi la problematica relacion entre encomenderos y franciscanos, de la que se habla abiertamente en la Relacion. Como defensor de los derechos de los naturales en la nueva sociedad colonial, y como testigo de la manipulacion interesada por parte de los colonos de los sistemas de proteccion y evangelizacion de los indigenas, Landa critica duramente los mecanismos de organizacion social, economica y politica del Nuevo Mundo. Este discurso beligerante se inscribe dentro de los planteamientos misioneros del franciscanismo, cuyo programa ideologico llego a explorar, durante el auge del humanismo y de algunos movimientos reformistas, utopias en busca de la sociedad y el hombre ideales. (7)

En la Relacion se denuncia con toda claridad la violencia de los espanoles. Landa arremete contra las crueldades que se estan cometiendo en Yucatan en nombre de la urgente expansion mundial del cristianismo. Nuestro autor es consciente de las dificultades que anade a la estrategia de atraccion de los indigenas la identificacion entre espanol-colono y cristiano (Borges 189-201):

Hicieron [en los indios] crueldades inauditas cortando narices, brazos y piernas, y a las mujeres los pechos y las echaban en lagunas hondas con calabazas atadas a los pies; daban estocadas a los ninos porque no andaban tanto como los otros, cortabanles las cabezas por no pararse a soltarlos [...]. Los espanoles se disculpaban en decir que siendo pocos no podian sujetar tanta gente sin meterles miedo con castigos terribles. (73) (8)

La tutorizacion del indigena, nos viene a decir hasta aqui Landa--ya veremos como evoluciona su discurso--, no justifica la violencia, sobre todo si esa violencia tiene un interes mas material que espiritual. Si la cristianizacion se pone en manos de los colonos y de las autoridades seculares, la mision esta abocada al fracaso. Estas quejas del fraile se podrian enlazar con las propuestas mas liberales de intelectuales como Francisco de Vitoria o Francisco Suarez, cuyos objetivos no eran "legitimar cualquier forma de violencia y extorsion de los indigenas recien apropiados, sino establecer un codigo y control del proceso colonizador mismo, en el que los intereses jurisdiccionales de la Iglesia y la corona encontrasen un justo medio negociado" (Subirats 287). (9)

Cabria preguntarse, en cualquier caso, cual seria el significado de ese "justo medio negociado" para Landa, que consideraba su particular interpretacion franciscana de la evangelizacion como la unica valida para afrontar con exito "el negocio de la conversion de los indios" ("Memorial de Fray Diego de Landa" 417).

El misionero menor se muestra muy critico con la degeneracion de la encomienda, que, mas que un reparto justo de indios con un fin tutorial, supone el encubrimiento, bajo una apariencia institucional, de un sistema de esclavitud. (10) Si bien los fundamentos eticos de la encomienda conectan con esa actitud paternalista que enseguida va a adoptar el franciscanismo en el Nuevo Mundo, la perversion de los propositos espirituales de ese paternalismo obstaculizara la fundacion en America de un cristianismo nuevo y de una Iglesia nueva, apegada a sus valores primitivos y distanciada de la degeneracion moral de la cristiandad europea:

Habia muchos estorbos de parte de los espanoles que eran absolutos senores y querian que se hiciese todo enderezado a su ganancia y tributos, y de parte de los indios que procuraban estarse en sus idolatrias y borracheras [...]. Que los espanoles tomaban pesar de ver que los frailes hiciesen monasterios y ahuyentaban a los hijos de los indios de sus repartimentos, para que no viniesen a la doctrina. (Relacion de las cosas de Yucatan 75-76)

La tutela paternalista de Landa--frecuente, como hemos dicho, en las actuaciones misioneras de los franciscanos--no esta renida con el reconocimiento en el otro de su autonomia, su dignidad humana y su estado de civilizacion. (11) Si se deja a un lado todo lo relativo a la religion de los yucatecos, que va a determinar la forma de ver al indigena, el otro aparece no como objeto sino como sujeto, valorado con un grado de racionalidad y moralidad similar al del hombre europeo. Apenas sorprende, pues, la solidarizacion de Landa con los indigenas y la reivindicacion de su libertad. Frente a la violencia irracional, la ambicion y la explotacion como praxis colonizadora: "tenian razon los indios al defender su libertad" (Relacion de las cosas de Yucatan 73).

ENTRE LA PERDICION Y EL EMBAUCAMIENTO: LA DEMONIZACION DEL OTRO

Las ambivalencias de la Relacion de las cosas de Yucatan no estan en esa defensa por parte de Landa de la situacion de los indigenas--muy habitual en los autores franciscanos de la epoca--, (12) sino en la convivencia de ese discurso con otro menos indulgente. La cultura maya, a la que nuestro autor se acerca con un interes casi enciclopedico, aparece en su obra como "interesante material etnografico pero no como forma de pensamiento en su propio derecho" (Mignolo 32).

Landa, que tenia conocimientos de la lengua maya y se sirvio para su Relacion del testimonio de algunos indigenas, se situa bajo esa perspectiva franciscana en la que el exito del mensaje evangelizador dependia del contacto personal del misionero con los naturales. Esa integracion en el contexto social, cultural y religioso del otro, si bien es cierto que abria el camino para el estudio sistematico de las civilizaciones prehispanicas, tambien suponia el establecimiento de las condiciones necesarias para justificar la dependencia del indigena a la tutorizacion religiosa.

La evangelizacion se entiende, para Landa, desde un paternalismo providencialista. El horizonte ideologico de su pensamiento tiene algunos puntos de conexion con el milenarismo francisano, que interpreta el Descubrimiento "dentro de una historia de la Salvacion" (Segundo Guzman s. p.). En un periodo de crisis en el catolicismo, la salvacion de los indigenas implica confiar en la recuperacion del cristianismo. A fin de cuentas, las consecuencias de la conversion o no del otro tienen un trasfondo providencial que afecta tanto al Nuevo Mundo como al Viejo. No sorprende, por lo tanto, que Landa, antes de hacer una descripcion exhaustiva del calendario maya, advierta lo siguiente:

No es mi intento sirvan de mas de materia [alude a sus explicaciones sobre el calendario maya] de alabar a la bondad divina que tal ha sufrido y tal ha tenido por bien remediar en nuestros tiempos, para que advirtiendolo con entranas cristianas le supliquemos por su conservacion y aprovechamiento en buena cristiandad y los que a su cargo lo tengan, los favorezcan y ayuden porque por los pecados de esta gente o los nuestros, no les falte la ayuda, o ellos no falten en lo comenzado y asi vuelvan a sus miserias ni a sus yerros y les acaezcan cosas peores que las primeras, tornando los demonios a las casas de sus almas, de donde con trabajosos cuidados hemos procurado echarlos, limpiandoselas y barriendolas de sus vicios y malas costumbres pasadas; y no es mucho temer esto viendo la perdicion que hace tantos anos hay en toda la grande y muy cristiana Asia y en la buena y catolica y augustisima Africa, y las miserias y calamidades que el dia de hoy pasan en nuestra Europa y en nuestra nacion y casas. (Relacion de las cosas de Yucatan 125)

El tono de disculpa que adopta el fraile por dedicar una buena parte de su texto a explicar la cosmovision maya, revela uno de sus rasgos mas caracteristicos: la tension entre recuperacion y destruccion de la civilizacion maya. Al ver en la religion nativa la intervencion del demonio, Landa desautoriza de manera fulminante la herencia religiosa que han recibido los yucatecos del siglo XVI. (13)

La imagen del otro cambia bruscamente cuando se trata desde un enfoque teleologico en el que el cristianismo constituye "la logica finalidad y culminacion de cualquier historia del hombre que partia de un estado barbaro" (Elliott, El Viejo Mundo y el Nuevo 66). Los indigenas estan embaucados por el demonio, lo que conlleva un intento de anulacion por parte de la mayoria de los misioneros de su sistema conceptual de interpretacion del mundo. (14) Asi, sobre el computo cronologico de los mayas a traves de la rueda de los Katunes, Landa escribe: "Quien esta cuenta de los Katunes ordeno, si fue el demonio, hizo lo que suele ordenandola a su honor; y si fue hombre, debia de ser buen idolatra porque con estos sus Katunes anadio todos los principales enganos y agueros y embaucamientos con que esta gente andaba allende de sus miserias del todo embaucada" (Relacion de las cosas de yucatan 159).

La presencia embaucadora del demonio es casi el leitmotiv del texto. La polarizacion que sufre el discurso de Landa, apoyado en las nociones cristianas del bien y el mal, acaba por radicalizar su actitud respecto al otro y lo otro. Tanto es asi que, si el indigena no ha sido cristianizado, su humanidad y su racionalidad se ponen en cuarentena. La mision evangelizadora adquirira un caracter de cruzada en la que no se luchara contra el otro sino contra el demonio, de modo que, aunque Landa denunciaba la violencia de los encomenderos por esconder unos intereses economicos, en la cristianizacion de los naturales el fraile interpretara la violencia en un sentido pedagogico. Desde el argumentario providencialista del religioso, el fin si justifica ahora los medios. En juego esta la perdicion de los indigenas y de la Iglesia misma: (15)

Yerran mucho los que dicen que porque los indios han recibido agravios, vejaciones y malos ejemplos de los espanoles, hubiera sido mejor no los haber descubierto, porque vejaciones y agravios mayores eran los que unos a otros se hacian perpetuamente matandose, haciendose esclavos y sacrificandose a los demonios [...], y cuanto mas es evangelica la doctrina, los malos ejemplos y los escandalos son necesarios. (Relacion de las cosas de Yucatan 199)

Si en la vision de la otredad interfieren elementos religiosos prehispanicos, la humanidad de los indigenas se va animalizando hasta el punto de ver en la violencia la expresion de la voluntad divina. Una violencia que se extrema cuando se aplica al apostata, que ya ha sido educado en el cristianismo y voluntariamente reincide en la idolatria: "De parte de Dios es justisimamente permitido para que, pues si no se quieren regir por la luz de la razon que el les ha dado comiencen en esta vida a ser atormentados y a sentir parte del infierno que merecen" (Relacion de las cosas de Yucatan 173-174).

PARA CONCLUIR

Diego de Landa aboga por una tutorizacion pacifica y protectora del indigena yucateco pero, cuando tiene que enfrentar el problema de lo que Pedro Borges ha llamado "religiones yuxtapuestas" (517-525), concibe la mision evangelizadora de manera necesariamente violenta, debido en parte a la explicacion del mantenimiento de las practicas religiosas mayas desde la perspectiva "de una posible recaida mas que de una sorda continuidad" (Gruzinski 149-150).

Sea como sea, la proyeccion del demonio sobre el hombre americano nos presenta, tal como ha matizado John H. Elliott, a "un hombre enganado en lugar de defectuoso" (Espana y su mundo 87). De ahi que Landa ponga en cuarentena la humanidad de los naturales pero no la niegue. De todos modos, el engano al que esta sometido el indigena va a permitir la destruccion del imaginario prehispanico para su sustitucion inmediata por un imaginario cristiano occidental que, ademas de redentor, es civilizador: (16)

No ha dado Dios acrecentamiento a los indios con la nuestra nacion espanola de las cosas dichas tan necesarias al servicio del hombre, que por solas ellas no pagan con lo que dan o daran a los espanoles, tan solamente; pero les han ido sin paga las que no se pueden comprar ni merecer, que son la justicia y cristiandad y paz en que ya viven; por lo cual deben mas a Espana ... que a sus primeros fundadores, malos padres que los engendraron en pecado e hijos de ira. (Relacion de las cosas de Yucatan 198)

Desde una mirada contemporanea, el pensamiento evangelizador de landa parece tener algunas ambivalencias e incoherencias. Sin embargo, los problemas que plantea el fraile franciscano en su Relacion merecen analizarse desde el propio contexto evangelizador del siglo xvi (Ricard 106). Para nuestro autor, la conversion del indigena implicaba una confianza en sus capacidades y una igualacion con el hombre europeo. Los naturales que ya habian sido cristianizados tenian, por lo tanto, los mismos derechos y deberes que un cristiano europeo. Frente a aquellos que tenian en cuenta la condicion de neofitos de los indigenas--y que proponian, en consecuencia, un regimen juridico mas flexible para ellos--, (17) Landa no ve a los naturales convertidos como ninos ignorantes. Esta convencido de la capacidad de los indigenas para recibir la doctrina catolica, por lo que, una vez evangelizados, su vuelta a la idolatria la entiende como una "eleccion consciente mas que el producto de habitos arraigados" (Griffiths 76): (18)

Traigo una informacion de la cual constara a Vuestra Majestad haber sido los indios predicados y bastantemente instruidos en las cosas de nuestra santa fe catolica y no haber errado de ignorancia sino de gran malicia, pues se confesaban ya muchos de ellos y algunos recibian el santisimo sacramento, y estan mas expertos ya en estas cosas muchos de ellos que alguna gente labradora de Espana, y tuvieron algunos habilidad para renegar la fe y hacer pactos con el demonio ("Memorial de Fray Diego de Landa al Rey y al Consejo de las Indias presentando varias probanzas y documentos para su defensa en el asunto de la idolatria de los indios" 393).

La apostasia de algunos indigenas supone una ruptura voluntaria con los compromisos del cristianismo, una ruptura que Landa combate como lo haria con un hereje europeo: con castigos derivados de un proceso inquisitorial. El fraile tiene clara su posicion respecto al debate surgido durante el siglo XVI sobre si los indigenas eran capaces de comprender la fe catolica y, en relacion con esto, si se podia culpar de herejes a unos recien convertidos (Greenleaf 121-153). Y es que Landa nunca se planteo "las limitaciones y los peligros de un modelo normativo y represivo que tal vez era adecuado para la metropoli pero impropio e incluso arriesgado en un territorio recien conquistado y aun mal controlado" (Alberro 21).

OBRAS CITADAS

Alberro, Solange. Inquisicion y sociedad en Mexico, 1571-1700. Fondo de Cultura Economica, 1988.

Baudot, Georges. La pugna franciscana por Mexico. Alianza Editorial Mexicana, 1990.

Bernand, Carmen y Serge Gruzinski. De la idolatria. Una arqueologia de las ciencias religiosas. Fondo de Cultura Economica, 1992.

Borges, Pedro. Metodos misionales en la cristianizacion de America. siglo xvi. Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, 1960.

Clendinnen, Inga. Ambivalent Conquests. Maya and Spaniard in Yucatan, 1517-1570. 2nd ed., Cambridge UP, 2003.

--. "Disciplining the Indians: Franciscan Ideology and Missionary Violence in Sixteenth-Century Yucatan." Past & Present, vol. 94, no. 1, 1982, pp. 27-48. JSTOR, jstor.org/stable/ 650489.

Elliott, John H. El Viejo Mundo y el Nuevo (1492-1650). Alianza, 1972.

--. Espana y su mundo, 1500-1700. Alianza, 1990.

Esteve Barba, Francisco. Historiografia indiana. 2nd ed., Gredos, 1992.

Garcia Bernal, Manuela Cristina. "Fray Diego de Landa: destruccion y recuperacion de la memoria historica de Yucatan." El espanol de America, editado por Cesar Hernandez Alonso y Leticia Castaneda San Cirilo, Diputacion de Valladolid, 2007, pp. 319-32.

--. Poblacion y encomienda en Yucatan bajo los Austrias. Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 1978.

Garibay Kintana, Angel Maria. Introduccion. Relacion de las cosas de Yucatan, de Diego de Landa, Porrua, 1966, pp. ix-xviii.

Greenleaf, Richard E. Inquisicion y sociedad en el Mexico colonial. Porrua Turanzas, 1985.

Griffiths, Nicholas. La cruz y la serpiente. La represion y el resurgimiento religioso en el Peru colonial. Pontificia universidad Catolica del Peru, 1998.

Gruzinski, Serge. La colonizacion de lo imaginario. Sociedades indigenas y occidentalizacion en el Mexico espanol. Siglos XVI-XVIII. Fondo de Cultura Economica, 2016.

Landa, Diego de. "Memorial de Fray Diego de Landa." Scholes y Adams, pp. 416-23.

--. "Memorial de Fray Diego de Landa al Rey y al Consejo de las Indias presentando varias probanzas y documentos para su defensa en el asunto de la idolatria de los indios." Scholes y Adams, pp. 392-94.

--. Relacion de las cosas de Yucatan, editado por Miguel Rivera Dorado, Dastin, 2002.

Lara Cisneros, Gerardo. "La idolatria de los indios americanos: el enemigo invencible?" la idolatria de los indios y la extirpacion de los espanoles, editado por Gerardo Lara Cisneros, UNAM/Colofon, 2016, pp. 27-52.

Maravall, Jose Antonio. Utopia y reformismo en la Espana de los Austrias. Siglo XXI, 1982.

Martinell Gifre, Emma, y Nuria Valles Labrador. "Voluntad informativa y grados de competencia linguistica en las cronicas." Oesterreicher, pp. 111-24.

Mignolo, Walter. "Occidentalizacion, imperialismo, globalizacion: herencias coloniales y teorias postcoloniales." Revista Iberoamericana, vol. LXI, nos. 170-171, 1995, pp. 27-40. doi.org/10.5195/reviberoamer.1995.6392.

Oesterreicher, Wulf, et al. Competencia escrita, tradiciones discursivas y variedades linguisticas. Aspectos del espanol europeo y americano en los siglos XVI y XVII. Gunter Narr, 1998.

Ricard, Robert. La conquista espiritual de Mexico. 2nd ed., Fondo de Cultura Economica, 1986.

Rocher Salas, Adriana. "La politica eclesiastica regia y sus efectos en la diocesis de Yucatan." Revista Complutense de Historia de America, vol. 30, 2004, pp. 53-76, revistas.ucm.es/index.php/RCHA/article/view/RCHA0404110053A.

Roulet, Eric. "La Inquisicion novohispana y los indios. Los limites de una institucion europea." Iidentidades y fronteras culturales en el mundo iberico de la Edad Moderna, editado por Jose Luis Betran, et al., Universitat Autonoma de Barcelona, 2017, pp. 361-77.

Scholes, France V. y Eleanor B. Adams, editores. Don Diego Quijada, alcalde mayor de Yucatan. 1561-1565. Antigua Libreria Robredo de Jose Porrua e Hijos, 1938, 2 vols.

Segundo Guzman, Miguel Angel. "El descubrimiento de America en la ultima hora del mundo: la hermeneutica franciscana." Nuevo Mundo, Mundos Nuevos (Debats), 2012. doi.org/10. 4000/nuevomundo.63661.

Stoll, Eva. "Generos en la historiografia indiana: modelos y transformaciones." Oesterreicher, pp. 143-68.

Subirats, Eduardo. El continente vacio. La conquista del Nuevo Mundo y la conciencia moderna. Anaya & Mario Muchnik, 1994.

Timmer, David E. "Providence and Perdition: Fray Diego de Landa Justifies His Inquisition against the Yucatecan Maya." Church History, vol. 66, no. 3, 1997, pp. 477-88. JSTOR, jstor. org/stable/3169452.

Toral, Francisco de. "Carta al Rey del Obispo de Yucatan, don Fray Francisco de Toral, sobre los excesos de los frailes franciscos en aquella diocesis. Merida, 3 de junio de 1564." Scholes y Adams, pp. 93-4.

--. "Carta del obispo de Yucatan, Fray Francisco de Toral, a Su Majestad, dando relacion del estado de las cosas en la provincia y pidiendo remedio. Merida, 3 de marzo de 1564." Scholes y Adams, pp. 68-73.

Valcarcel, Simon. las cronicas de Indias como expresion y configuracion de la mentalidad renacentista. Diputacion Provincial de Granada, 1997.

ALBERTO SANTACRUZ ANTON

Universidad de Alicante

(1) Fray Francisco de Toral apostaba por una evangelizacion pedagogica y pacifica de "la mas bendita gente esta que yo he visto en Indias y mas preparada para la predicacion evangelica recibir" ("Carta al Rey del Obispo de Yucatan, don Fray Francisco de Toral, sobre los excesos de los frailes franciscos en aquella diocesis" 94). Como veremos mas adelante, esta imagen del indigena yucateco contrasta con el ideario de Landa, menos optimista. La politica religiosa "blanda" de Toral llega incluso a aduenarse de la historia religiosa prehispanica, "contemplada como una etapa preparatoria para desembocar en la cristiandad" (Baudot 11): "Antes que viniesen los espanoles ya tenian en poco a sus idolos" ("Carta del obispo de Yucatan, fray Francisco de Toral, a Su Majestad, dando relacion del estado de las cosas en la provincia y pidiendo remedio" 69). Se pueden consultar los documentos relativos a Landa, Toral y las disputas entre ambos en Scholes y Adams.

(2) Diego de Landa defendio su actuacion como autoridad inquisitorial con la bula Exponi nobis fecisti (1522) del papa Adriano VI, conocida tambien como la "Omnimoda" por los grandes privilegios que se le concedian a las ordenes mendicantes para la evangelizacion del Nuevo Mundo. Esta bula, reproducida por Jeronimo de Mendieta en el cap. 6 del Lib. III de su Historia eclesiastica indiana, "atribuia a los misioneros todos los poderes inquisitoriales en las tierras donde no habia un obispo establecido o si se estaba a mas de dos dias de viaje de la sede episcopal" (Roulet 362).

(3) Sobre el franciscanismo en el contexto evangelizador de la Nueva Espana, son fundamentales los trabajos de Robert Ricard, Pedro Borges y Georges Baudot. Serge Gruzinski analiza, por su parte, el proceso de occidentalizacion del imaginario prehispanico.

(4) A proposito de los generos textuales en la historiografia indiana y sus actualizaciones en el continente americano, vease Stoll.

(5) El texto de la Relacion de las cosas de ucatan que hoy conocemos se lo debemos al abate Charles Etienne Brasseur de Bourbourg, que lo descubrio en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia de Madrid y lo publico en 1864. Conviene matizar, no obstante, que "no es el original, sino una refundicion anonima hecha hacia 1616 en la que solo algunos capitulos parecen haberse conservado integros. El original se perdio, no sin haber sido antes utilizado por Herrera y otros historiadores, y, sin embargo, la importancia de lo que queda sigue siendo grande" (Esteve Barba 319).

(6) Son de interes el libro de Inga Clendinnen (Ambivalent Conquests) y el articulo de David E. Timmer.

(7) Las utopias politico-religiosas de los franciscanos en la Nueva Espana ya han sido estudiadas por Jose Antonio Maravall (79-110).

(8) Apenas se ha senalado la posible influencia de Bartolome de las Casas en fragmentos como este, muy similares a algunos de los de la Brevisima relacion de la destruccion de las Indias.

(9) Sobre la limitacion del poder de los franciscanos en Yucatan y sus conflictos con el clero diocesano (a partir, sobre todo, del siglo XVII), vease Rocher Salas.

(10) Como apunta Manuela Cristina Garcia Bernal: "Las denuncias de los frailes acerca del descontrol que existia en la tributacion y los servicios personales requeridos a los indigenas determinaron [...] no solo la primera tasacion oficial de los tributos de Yucatan, aprobada por la Audiencia de los Confines en 1549, sino tambien el envio en 1552 del licenciado Tomas Lopez, oidor de dicha Audiencia, para que revisara las tasaciones anteriores y suprimiera el servicio personal de los encomenderos. Es mas, la gran autoridad moral de los franciscanos [...] les permitio interferir en todas las materias de jurisdiccion civil que afectaban a los indios" ("Fray Diego de Landa: destruccion y recuperacion de la memoria historica de Yucatan" 323). Puede consultarse tambien, de la misma autora, Poblacion y encomienda en Yucatan bajo los Austrias.

(11) El tono mas maravillado y entusiasmado de Landa con lo otro llega cuando habla de la arquitectura maya: "Si Yucatan hubiere de cobrar nombre y reputacion con muchedumbre, grandeza y hermosura de edificios, como lo han alcanzado otras partes de las Indias, con oro, plata y riquezas, ella hubiera extendidose tanto como el Peru y la Nueva Espana, porque es asi en esto de edificios y muchedumbre de ellos, la mas senalada cosa de cuantos hasta hoy en las Indias se han descubierto, porque son tantos y tantas las partes donde los hay y tan bien edificados de canteria, a su modo, que espanta" (Relacion de las cosas de Yucatan 163).

(12) Simon Valcarcel analiza brevemente, a partir de la obra historiografica de fray Toribio de Benavente, fray Bernardino de Sahagun y fray Jeronimo de Mendieta, el nuevo enfoque en la imagen del otro que aportan los cronistas franciscanos de la Nueva Espana (198-202).

(13) La identificacion del demonio en las religiones prehispanicas "era un procedimiento equivalente al que se habia aplicado desde hacia siglos a las practicas religiosas no cristianas en Europa" (Lara Cisneros 41).

(14) Sahagun tambien pretendera extirpar cualquier rastro demoniaco pero su lucha no optara por la violencia sino por la investigacion y la valoracion positiva de una buena parte de la cultura indigena.

(15) David E. Timmer destaca las connotaciones apocalipticas del termino "perdicion" y lo enlaza con la tendencia del pensamiento cristiano espanol a concebir la historia a partir de periodos de destruccion y restauracion (486).

(16) Cabe aludir al pasaje en el que Landa reconoce la destruccion de numerosos codices mayas: "Hallarnosles gran numero de libros de estas sus letras, y porque no tenian cosa en que no hubiese supersticion y falsedades del demonio, se los quemamos todos, lo cual sentian a maravilla y les daba pena" (Relacion de las cosas de Yucatan 160).

(17) "En 1539 el famoso proceso del indio principal de Texcoco, don Carlos Chichimecatecuhtli Ometochtzin, quien fue quemado por idolatra, fue el punto que llevo a la Corona a urgir a los arzobispos novohispanos un cambio en sus criterios sobre el castigo de las faltas cometidas por la poblacion indigena, y se prohibio expresamente la pena capital a los indios por faltas en materia de fe. La razon principal para juzgar a los indios de manera distinta del resto de la poblacion era que se les consideraba gente desamparada y de menores capacidades presa de su 'ignorancia invencible', la cual seria aprovechada por el demonio para fomentar la supersticion" (Lara Cisneros 45-46).

(18) Carmen Bernand y Serge Gruzinski han realizado un estudio esencial acerca del significado del termino "idolatria" y su recorrido en las ciencias religiosas.
COPYRIGHT 2019 University of North Carolina at Chapel Hill, Department of Romance Languages
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Santacruz Anton, Alberto
Publication:Romance Notes
Article Type:Critical essay
Geographic Code:1MEX
Date:Jan 1, 2019
Words:5012
Previous Article:"SIN MOSTRAR CELOS NI MURMURAR". CONSIDERACIONES SOBRE LA RETORICA DE LOS SENTIDOS Y DE LA SENSIBILIDAD EN LAS CRONICAS DE INDIAS.
Next Article:EL MUNDO INDIGENA EN CRONICAS DE NUEVA ESPANA: LOS CASOS DE HERNANDO DE ALVARADO TEZOZOMOC Y FERNANDO DE ALVA IXTLILXOCHITL.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters