Printer Friendly

"Las hijas de Abril".

Dos hermanas, Clara (Joanna Larequi), treintena y pasada de peso, y Valeria (Ana Valeria Becerril), adolescente despreocupada y embarazada, viven en una casa de playa en Puerto Vallaria; aunque la mayor trabaja en una imprenta, ningun adulto parece estar a cargo, y cuando llega Abril (Ema Suarez), la madre de ambas, de inmediato toma el control, de forma casi imperceptible, y todo se desliza hacia el horror.

En el cine de Michel Franco la familia es el caldo de fermento de la psicopatia; en Las hijas de Abril (Mexico, 2017) las fracturas familiares se van mostrando abismales. De entrada a nadie sorprende que el padre de Valeria la haya abandonado, que este casado con una mujer 35 anos menor que el y haya formado otra familia; si acaso inquieta el portazo y su actitud intolerante cuando Abril acude a pedir ayuda para la hija en comun. La misma intolerancia muestra el padre de Mateo (Enrique Arrizon), el sumiso novio de Valeria, que cuando nace la bebe, su nieta, no acepta ni verla.

Con la ausencia y la inconsistencia de la figura masculina, la familia se siente descoyuntada; la mujer, en diverentes versiones, busca ajustar o ajustarse a la institucion mas vieja del mundo; la madre de Mateo con el sometimiento al marido, Clara con su trabajo, Valeria se rebela con sexo y reventon, y es Abril quien decide como deben hacerse las cosas, a su manera, claro.

Sin sangre ni descuaritizados, el metodo Abril va mostrando el espanto, como si esta mujer aficionada al yoga, madre encantadora abierta a todo y que apoya sin juzgar a su hija, fuese poseida por sus demonios, dormidos antes o a penas escondidos. Con el campo abierto, la madre devoradora no resiste darse un festin.

Las hijas de Abril se construye a base de elipsis, mismas que al principio incomodan porque secuencias y escenas, dirigidas con pulso firme, parecen deshilvanadas, no resueltas del todo: el espectador debe ir llenando los huecos en la urdimbre de relaciones y pormenores. Trampa descomunal la que Michel Franco esconde en su narrativa, primero porque al armar la historia que no se ve, el publico que se involucra con los personajes, tambien debe hacerse cargo de los juicios morales que el director no asume, en principio. Al igual que las ellipsis, los gerundios son inevitables al hablar del proceso Michel Franco.

Los comentarios sobre esta cinta premiada en Cannes insisten en la influencia de Haneke por la mirada aparentemente fria ante el sufrimiento, pero se pasa de alto la ternura de la que nunca exime Franco a sus criaturas, y se confunde con crueldad la tecnica epidermica, como la figura embarazada de Valeria desnuda (o la piel enferma en su anterior El ultimo paciente, 2015). La seductora presencia de Ema Suarez, actriz de Almodovar, sugiere afinidad con el realizador siempre enamorado de sus personajes; tanto uno como otro parten del melodrama, solo que Almodovar se distancia con el humor, y Franco entrando por los poros y tocando el alma de sus personajes.

COPYRIGHT 2017 CISA Comunicacion e Informacion, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Betancourt, Javier
Publication:Proceso
Article Type:Resena de pelicula
Date:Jul 2, 2017
Words:526
Previous Article:"Asatia".
Next Article:Cine en television.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters