Printer Friendly

"El tiempo nos alcanzo": huellas de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca en el contexto de la alternancia.

"Time caught up with us": traces of the Popular Assembly of the Peoples of Oaxaca (APPO) in the context of political change

Introduccion

En julio de 2010 un candidato opositor al PRI gano las elecciones para gobernador por primera vez en Oaxaca, un estado marcado por una larga historia de marginacion politica y economica. Esta victoria fue resultado de un cumulo de factores nacionales y locales; pero sobre todo la mayoria de los oaxaquenos reconoce la indiscutible influencia que tuvieron las movilizaciones de 2006 y la formacion de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO). Este articulo explora las distintas rutas que tomaron varios de los sectores mas representativos de la APPO despues de 2006, sobre todo ante la llegada de la oposicion a la gubernatura en 2010. Para ello, primero rastreamos brevemente las divisiones internas en las que cayo la APPO dentro de un contexto de continuidad de autoritarismo bajo el gobierno de Ulises Ruiz. Posteriormente, analizamos el impacto que tuvo la alternancia politica --o de "transicion a la democracia"--en Oaxaca a partir de 2010, en la relacion politica entre varios de los sectores que participaron en la APPO y las esferas locales de gobierno. Finalmente, en este contexto, destacamos algunos cambios y continuidades en las demandas, formas de protesta y organizacion de las principales luchas politico-sociales del estado en sus distintas vertientes. Consideramos que el significado de la APPO y su legado en las relaciones politicas y la protesta social son relevantes, ya que se conformo por una diversidad de sectores populares que innovaron formas de organizacion y protesta mas alla de las tradicionales, generando diferentes identidades, motivaciones y acciones como parte de una lucha mas amplia por la democratizacion en el estado. De esta manera, esperamos contribuir a una discusion mas critica y profunda sobre el rol que tienen las protestas sociales en la reproduccion, readaptacion y renegociacion de las relaciones politicas, y en la disputa sobre las distintas visiones de democracia en nuestro pais. (1)

I. Expectativas y desilusiones de 2006 (2)

La catarsis de movilizacion y participacion popular en Oaxaca en 2006, levanto tales animos que pudo unir a una pluralidad de sectores y organizaciones a lo largo y ancho del estado--aun sin compartir un proyecto politico-ideologico-bajo un mismo objetivo. (3) Aunque las protestas iniciaron por demandas gremiales del magisterio estatal (Seccion XXII del SNTE), el conflicto escalo hasta exigir la renuncia del gobernador y formar la APPO. La legitimidad y apoyo que recibieron los maestros radico en la historia de su relacion con las clases populares oaxaquenas y en las injusticias y marginalidad compartidas que veian reflejadas en el gobierno de Ulises Ruiz. (4) De esta manera, a lo largo de los 5 meses que duraron las movilizaciones, la cantidad y diversidad de las demandas y de simpatizantes crecieron y nutrieron a la APPO, lo cual permitio una mayor creatividad y apertura en las formas de protesta.

Conforme aumentaron la solidaridad y participacion masiva, los nuevos integrantes vivieron las formas de organizacion y movilizacion que surgieron en la APPO de distintas maneras, generando sus propias expectativas de cambio politico y social en el estado. Mientras que para algunos la APPO representaba una forma de protesta multitudinaria que impulsaria una alternancia en el gobierno y la solucion del pliego petitorio politico-sindical, para otros se trataba de una rebelion profunda que buscaba transformar las relaciones politicas y sociales. Para muchos, las acciones colectivas, espacios e identidades aparentemente autonomas y horizontales que se estaban forjando, inspirarian una transformacion total en las formas de gobierno y poder ciudadano-popular; mientras que otros nunca perdieron la nocion de la institucionalidad de las demandas y su relacion intrinseca e historica de negociacion con las autoridades. Aunado a una vasta gama de simpatizantes no afiliados y activistas de organizaciones de la sociedad civil, se intercalaron organizaciones con perspectivas politico-ideologicas tan disimiles como el anarquismo, poder popular, sindicalismo y marxismo-leninismo (Bolos & Estrada Saavedra, 2013; Ortega Bayona, 2011). A pesar de estas diferencias, las motivaciones y experiencias de organizacion y resistencia vividas durante las movilizaciones rescataron una identidad multitudinaria-popular con vinculos historicos entre estos sectores.

No obstante, estos vinculos sufrieron un desgaste significativo ante una coyuntura de fuertes obstaculos. El contexto de la represion gubernamental contribuyo a la division de la APPO, ya que se enfatizaron diferencias politico-ideologicas entre sus distintos sectores que, a pesar de haber convivido y obviado sus contradicciones por meses, de pronto se hallaron incompatibles. Frente a la impunidad de los grupos paramilitares locales, la entrada de la Policia Federal Preventiva a Oaxaca y el aumento de los abusos y violaciones de derechos humanos, se dieron al interior de la APPO estrategias y posiciones cada vez mas divergentes entre la posibilidad de una salida negociada o de continuar la lucha frontal hasta lograr la renuncia del gobernador. Este escenario dificulto mas la toma de decisiones dentro de una organizacion horizontal y descentralizada, donde crecio cada vez mas la distancia entre los acuerdos de las asambleas y las acciones llevadas a cabo en las calles, colonias y barricadas por los simpatizantes. Paralelamente, varias de las organizaciones politico-sociales integrantes entraron en una disputa por influir en los nuevos espacios politicos que se habian desarrollado, lo cual tambien fue ahuyentando y debilitando la participacion popular no afiliada. De esta manera, la intervencion de las autoridades estatales y federales genero tensiones entre los distintos objetivos y estrategias de las filas de la APPO, vulnerando la misma pluralidad y horizontalidad que habia fortalecido a la organizacion en un principio (Ortega Bayona, 2014). Finalmente, inmersos en la coyuntura de represion y divisiones, el magisterio decidio aceptar la oferta del gobierno federal de resolver sus demandas gremiales iniciales, lo cual ocasiono aun mayores rupturas dentro de la APPO.

Para diciembre de 2006, el saldo de las movilizaciones era de 11 personas muertas como resultado directo del conflicto y otras nueve indirectamente, 366 personas detenidas y 381 lesionadas (CNDH, 2007); y la economia local castigada por meses de bloqueos, paros y cierres. Sobre todo, la poblacion se encontraba intimidada y desilusionada por el papel--ambivalente en el mejor de los casos, y autoritario en el peor--que habian tenido las autoridades y representantes politicos en el conflicto (Mal de Ojo TV, 2007; Osorno, 2007; Yescas Martinez, 2010). Muchas organizaciones ligadas a la APPO no sobrevivieron al clima de persecucion y se desintegraron, o fueron fuertemente castigadas con el apresamiento de sus lideres (como el caso de Flavio Sosa Villavicencio, entre varios otros dirigentes de la organizacion politica Comuna). Dado por terminado el conflicto magisterial, a inicios de 2007 la APPO se hallaba dividida sobre varios temas centrales como: que fines deberia perseguir la organizacion; con que estructura o formato de representacion; si buscaria participar en los proximos procesos electorales; y quienes y bajo que modalidad. El tema electoral fragmento definitivamente a la organizacion, y de ahi varios sectores comenzaron a autodenominarse como la "autentica" voz de la APPO (Ortega Bayona, 2014). El gobierno de Ulises Ruiz tambien tuvo un rol en esta desarticulacion, ya que inyecto una cantidad enorme de recursos desde 2007 para gestionar demandas de manera individual y cooptar a organizaciones que habian participado en la APPO, segmentando y desactivando asi la protesta (Romero Miranda & Balderas, 2008). Todo este ambiente contribuyo a que los simpatizantes y la poblacion en general se fueran distanciando de los procesos politicos, y la credibilidad y legitimidad de la APPO menguaran.

Este escenario determino la ruta que seguirian a partir de ese momento muchas de las organizaciones que participaron en la APPO. Por un lado, gran parte de la lucha se concentro en exigirjusticia para las victimas de los abusos y violaciones de derechos humanos de 2006--y que continuaron por el resto del periodo de Ulises Ruiz (EDUCA, 2009; Peace Watch Switzerland, 2009)--. Tal fue el caso de varias organizaciones de derechos humanos como la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos-Oaxaca (LIMEDDH) y el Comite 25 de Noviembre, que se encargaron de presentar demandas legales a nombre de las victimas, principalmente agrupadas en el Comite de Familiares y Amigos de Desaparecidos, Asesinados y Presos Politicos de Oaxaca (COFADAPPO). (5) Otras organizaciones y simpatizantes decidieron continuar luchando por un cambio de gobierno y la democratizacion del estado. Por ejemplo, algunos lo hicieron mediante la colaboracion con partidos politicos y la via electoral, como el caso de Comuna, Comite de Defensa de los Derechos del Pueblo (CODEP), y el Frente Popular Revolucionario (FPR), (6) o a nivel municipal como en Zaachila. Otras organizaciones ciudadanas continuaron su trabajo de monitoreo y presion politica para lograr reformas legislativas y transformaciones institucionales, como EDUCA (Servicios para una Educacion Alternativa) y Consorcio para el Dialogo Parlamentario y la Equidad-Oaxaca (EDUCA, 2010, pp. 47-50). Por su parte, la Seccion XXII continuo su activismo por demandas gremiales y justicia para las victimas de 2006, aunque tambien se encontro ante la encrucijada de una crisis de liderazgo y de lucha de poder entre las distintas facciones internas que la conforman. Asimismo, el Frente de Sindicatos y Organizaciones Democraticas de Oaxaca (FSODO), el cual en gran medida lideraba la Seccion XXII y tuvo un papel principal en la APPO, se vio disminuido ante las prioridades gremiales del magisterio. Otros colectivos, como Mal de Ojo, que en algun momento protagonizaron la cobertura y difusion de las movilizaciones de 2006 a traves de medios alternativos, fueron agotando su vida natural con el cambio de la coyuntura. Mientras, sectores mas radicales de mujeres, jovenes, colonos y comunitarios, decepcionados de los mecanismos institucionales y del comportamiento de la clase politica, decidieron alejarse y seguir formas de protesta mas localizadas y autonomas, como fue el caso de las agrupaciones Nueva Mujer, la Coordinadora de Mujeres Oaxaquenas 1 de Agosto (COMO), el colectivo de artistas callejeros Asamblea de Artistas Revolucionarios de Oaxaca (ASARO), y los colectivos juveniles vocal y La Casota (EDUCA, 2009, pp. 33-36; Romero Frizzi & Dalton, 2012).

El fracaso de las movilizaciones de 2006 (traducido en la permanencia de Ulises Ruiz en el gobierno y la continuidad de un clima de corrupcion, impunidad y autoritarismo en el estado), asi como las divisiones y faccionalismos internos de las organizaciones politicas y sociales, condujeron a un desgaste y desilusion generalizados de los sectores populares movilizados y sus simpatizantes. A pesar del legado de la APPO como ejemplo de lucha multitudinaria y de las posibilidades politicas que lograron generar las redes solidarias y de organizacion popular, de la misma manera los eventos de 2006 reflejaron la crisis de representatividad y legitimidad que sufrieron no solo las autoridades, sino tambien las organizaciones politicas, sindicales y sociales oaxaquenas. Ante este panorama, los resultados electorales locales de 2007 y 2008 se caracterizaron por el abstencionismo y el PRI mantuvo su liderazgo (Lopez Velasco, 2009; Romero Miranda & Balderas, 2008). No fue sino hasta la perspectiva de una victoria de la oposicion en las elecciones de 2010, que comenzaron a reactivarse y reorganizarse muchas de las fuerzas que formaron parte de la APPO.

II. La lucha opositora en el gobierno: logros, colaboraciones y tensiones

Las perdidas electorales de la oposicion en Oaxaca despues de 2006, despertaron en varios sectores la necesidad de organizarse para evitar que el PRI nuevamente ocupara el poder del estado en 2010, particularmente la gubernatura. De esta manera, organizaciones de la sociedad civil, grupos de intelectuales y algunas organizaciones politicas y sociales decidieron promover y apoyar al candidato que--aunque no se origino dentro de las filas del activismo social--habia sido el mas cercano a las luchas por la democratizacion del estado: Gabino Cue Monteagudo, (7) a traves de una coalicion de partidos de oposicion al PRI (PRD/Convergencia/PAN) denominada "Unidos por la Paz y el Progreso". La posibilidad de derrocar al PRI despues de decadas de autoritarismo, nuevamente reunio a diversos sectores de la poblacion oaxaquena bajo un mismo objetivo, esta vez a traves de las urnas. Asi, Gabino Cue conquisto la gubernatura con una legitimidad y respaldo popular sin precedentes, y se logro una pluralizacion de la camara de diputados estatal y los gobiernos municipales (Diaz Montes, 2010). (8) Este fenomeno dio pie a una serie de reformas legislativas e institucionales que de alguna manera pretendieron responder a las demandas mas profundas de las movilizaciones de 2006, particularmente en lo que corresponde a nuevos mecanismos de participacion y monitoreo ciudadano y en materia de legislacion de derechos humanos (LXI Legislatura Constitucional del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, 2012; EDUCA, 2012, pp. 18-20; Gobierno del Estado de Oaxaca, 2011; Ortega Bayona, 2016). (9)

La victoria de la oposicion tambien significo para los sectores populares movilizados, la posibilidad de conquistar espacios politicos en el terreno municipal, poder legislativo, organos de monitoreo ciudadano e incluso en el gabinete del ejecutivo. Este nuevo escenario, sumado a las reformas constitucionales aprobadas en 2012, influyo cambios en las relaciones politicas entre autoridades y sectores populares movilizados, sobre todo en cuanto a formas de negociacion, presion y protesta. Como exploraremos a continuacion, este nuevo tipo de relaciones y espacios ganados generaron ciertos logros, pero igualmente se desarrollaron y reprodujeron tensiones y obstaculos al proceso de democratizacion.

Como nos lo senalo el academico y activista Victor Raul Martinez Vasquez, en un principio, los esfuerzos organizativos de la coalicion opositora tuvieron como principal motor a las organizaciones de la sociedad civil y grupos de intelectuales que desde 2006 habian continuado presionando por una democratizacion del estado (Ortega Bayona, 2011, pp. 208-212). Destaco una serie de foros, talleres y encuentros encabezados por las agrupaciones Nuevo Pacto Social con Espiritu Juarista y despues el Foro Ciudadano por la Transicion Democratica de Oaxaca (Bautista Martinez, 2011: 30; Martinez Vasquez, 2010). Una vez logrado un acuerdo entre los partidos politicos sobre la coalicion y candidatura de Gabino Cue, y ya encaminadas las campanas politicas de 2010, varias organizaciones sociales se sumaron, como el Frente Amplio de Lucha Popular (FALP) y la Convencion Estatal Democratica Oaxaca Libre, lidereada por CODEP, asi nos lo reconto uno de sus principales dirigentes, Castulo Lopez. Algunas incluso presentaron candidatos para gobiernos municipales y diputaciones locales (como Comuna y el FPR), y la Seccion XXII apoyo extraoficialmente (EDUCA, 2010, pp. 50-51). Como nos lo remarcaron activistas entrevistados de Comuna, el FPR y CODEP, la lucha por conquistar espacios politicos dentro de las comunidades y municipios, incluyendo via partidos politicos, es un fenomeno historico en Oaxaca, del cual no han estado ausentes las organizaciones politicas y sociales, y 2010 no fue la excepcion.

En este sentido, varias poblaciones se inspiraron en su experiencia organizativa de 2006 para impulsar un proyecto politico con representantes propios en los procesos electorales locales. Un claro ejemplo fue la municipalidad de Zaachila, en la region de Valles Centrales del estado, que en 2006 se organizo en torno al proyecto politico-cultural de Zaachila Radio y se declaro municipio autonomo (Ortega Bayona, 2011, pp. 186-188). Posteriormente, el principal grupo opositor al PRI logro conquistar espacios por la via electoral en 2008, y la propia presidencia municipal en 2010 y 2013. En la opinion de Adan Lopez, sindicalista magisterial con una larga trayectoria, y quien ocupo la presidencia municipal de 2010 a 2013, esto se logro gracias a que, despues de perder las elecciones locales en 2007, evaluaron que era necesario cambiar de estrategia y ocupar los espacios de poder institucional en la municipalidad. De esta manera, harian viable la transformacion profunda que exigian y que el trabajo popular alcanzado en 2006 trascendiera. Concretamente, era necesario sacar del poder al sector del PRI que estaba obstaculizando estos cambios, y tener control y poder decisorio sobre la administracion de recursos, el diseno de politicas y la gestion publica a nivel municipal. Para ello, mas alla de la inercia de la organizacion popular y experiencia de 2006, construyeron alianzas con otros sectores y lideres locales con la perspectiva de consolidar un proyecto politico de izquierda en comun, y esto implico lograr acuerdos con los partidos politicos de oposicion, como el PRD.

Esta vision permitio al grupo opositor al PRI en Zaachila instaurarse en el poder municipal, retenerlo en las elecciones locales de 2013, y poner en practica su proyecto de democratizacion a nivel institucional. Asimismo, en estos anos pudieron experimentar de primera mano las ventajas y desventajas de ser gobierno. Como nos lo remarco Adan Lopez, este hecho les abrio las posibilidades de concretar proyectos que de otra manera serian inaccesibles, como en comunicacion alternativa; infraestructura con conciencia ecologica; cultura e identidad; defensa del territorio; y la consolidacion de una postura politica y difusion en comunidades. Ademas, considero que, en comparacion con el trabajo realizado por los nuevos representantes del congreso estatal, al concentrar sus esfuerzos a nivel municipal, no dependieron tanto de acuerdos con partidos politicos, con un margen de accion mas amplio, logrando asi resultados mas efectivos y una base social de apoyo estable. Aunque reconocio que fue necesaria la colaboracion con el gobierno estatal, partidos politicos y otras organizaciones sociales y politicas para consolidar objetivos mas ambiciosos, afirmo que sostuvieron su legitimidad por su trabajo en conjunto con la ciudadania. Por ejemplo, fortalecieron esta relacion a partir de la dinamica de asambleas, donde se discutieron y aprobaron decisiones importantes. (10) Mediante este ejercicio, tambien pudieron construir alianzas de una manera mas transparente y legitima con las autoridades estatales, otros grupos politicos y sectores movilizados, como la Seccion XXII. Finalmente, ocupar el gobierno municipal les permitio ofrecer apoyo moral a otros sectores movilizados en su presion por el cumplimiento de demandas, por ejemplo con pronunciamientos en solidaridad, que a su vez pudieron respaldar via canales institucionales. (11) Para muchos activistas como Adan Lopez, otros sectores movilizados han errado precisamente en obviar estos instrumentos institucionales y legales como mecanismos de lucha.

Otras organizaciones lograron conquistar representaciones a traves de partidos politicos en el poder legislativo estatal. Por ejemplo, Hugo Everardo Guzman, diputado del PRD, asociado con CODEP y el magisterio; Flavio Sosa, Erendira Cruz Villegas y la maestra Ita Ortiz, quienes llegaron por el PT; y el profesor Mesinas Quiero, diputado de Convergencia. De hecho, 2010 marco la primera vez que se integro una legislatura con mayoria opositora al PRI, e indudablemente las reformas legislativas y constitucionales del nuevo gobierno no hubiesen sido posibles sin esta conformacion. Aun asi, activistas y legisladores entrevistados que participaron en la APPO, como Flavio Sosa, coincidieron en que el trabajo de la nueva legislatura sufrio serias limitantes. Primero, en su experiencia, los partidos politicos en Oaxaca--incluyendo Morena y el PRD--cerraron a la posibilidad de candidaturas independientes y de representantes de sectores populares movilizados, coartando asi a muchos activistas de incidir en la agenda partidista y legislativa. Ademas, Sosa reconocio que los partidos y organizaciones de oposicion representados, no fueron capaces de trabajar una postura y estrategia legislativas en comun, en tanto que las propuestas de ley presentadas correspondieron principalmente a iniciativas del ejecutivo o de algunos legisladores de manera dispersa. De esta manera, aun perdiendo su mayoria absoluta, el PRI continuo siendo la faccion mas fuerte e influyente en la camara de diputados estatal, y las votaciones siguen estando determinadas por intereses partidistas y la logica de la agenda electoral.

Por su lado, organizaciones civiles representativas de la APPO presionaron por una mayor ciudadanizacion y profesionalizacion de los organos de gobierno, precisamente para abrir la posibilidad de influir de manera mas directa en el diseno y ejercicio de las politicas publicas. Como nos lo reconto el dirigente de EDUCA, Marcos Leyva Madrid, fue asi que tuvieron la habilidad de empujar su propia agenda de lucha por la democratizacion en el estado --en linea con las exigencias de las movilizaciones de 2006--. Primeramente, mediante el trabajo de promocion y diseno de proyecto politico que realizaron para la candidatura de Cue (Martinez Vasquez, 2010; Ortega Bayona, 2016). Este se vio reflejado en la reestructuracion que implemento la nueva administracion de instancias clave para las demandas de democratizacion, como la Defensoria de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), la Comision Estatal de Transparencia, Acceso a la Informacion Publica y Proteccion de Datos Personales (COTAIPO) y el Instituto Estatal Electoral y de Participacion Ciudadana (IEEPCO) (EDUCA, 2012, pp. 18-22). Asimismo, fue significativa la creacion de la Fiscalia Especial para la Investigacion de los Abusos de Derechos Humanos cometidos en 2006 y 2007. Segundo, se abrio una serie de espacios en el gabinete del ejecutivo y los organos de monitoreo, a intelectuales y dirigentes de organizaciones que participaron o simpatizaron con las demandas de 2006. Tal fue el caso de los titulares del Instituto de la Mujer Oaxaquena (Anabel Lopez Sanchez, de Consorcio), la Secretaria de Asuntos Indigenas (Adelfo Regino Montes, de Servicios del Pueblo Mixe-SER), Subsecretaria de Asuntos Indigenas (Zenen Bravo-FpR), el Instituto del Migrante (Rufino Dominguez Santos, del Frente Indigena de Organizaciones Binacionales), la Secretaria de Trabajo (Daniel Juarez Lopez de la Coalicion Obrera Campesina Estudiantil del Istmo-pT); y de los academicos Fausto Diaz, Isidoro Yescas y Victor Raul Martinez a cargo de la Subsecretaria de Fortalecimiento Municipal, el IEEPCO, y la Coordinacion General de Asesores, respectivamente. De la misma manera, se incorporo la figura de consejos consultivos, integrados por especialistas y activistas--por ejemplo en la DDHPO y la Subsecretaria de Asuntos Indigenas--.

Esta integracion de activistas y academicos a ciertas esferas gubernamentales, evidentemente significo ventajas para los sectores populares movilizados del estado. Primordialmente, se reanudo la colaboracion directa entre organizaciones politicas, sociales y civiles e instituciones gubernamentales (una dinamica que se habia roto durante el gobierno de Ulises Ruiz), gracias a la mejor relacion con la nueva administracion, especificamente con las instancias dirigidas por simpatizantes y exintegrantes de la APPO. Por ejemplo, --como destaco Roberto Olivares, fundador de la organizacion de medios alternativos Ojo de Agua--, en cuanto a proyectos colaborativos en medios de comunicacion, como la realizacion de radionovelas con perspectiva de genero a cargo de Consorcio y el Instituto de la Mujer Oaxaquena; la produccion y difusion de medios comunitarios y publicos; el cabildeo ante el gobierno federal sobre la nueva Ley de Telecomunicaciones, mediante el apoyo de organizaciones como Ojo de Agua, la Secretaria de Asuntos Indigenas y el Frente por la Comunicacion Democratica-Capitulo Oaxaca; o los espacios de programacion logrados por organizaciones como Ojo de Agua y EDUCA en la televisora local de Oaxaca (Canal 9) y Radio Universidad.

Las mejores oportunidades de canales de dialogo y negociacion institucional con el nuevo gobierno, tambien facilitaron que muchas organizaciones politico-sociales--tales como el FPR, FALP, CODEP, Comuna, UCIZONI (Union de Comunidades Indigenas de la Zona Norte del Istmo), CIPO (Consejo Indigena Popular de Oaxaca) y OIDHO (Organizaciones Indias por los Derechos Humanos en Oaxaca)--, regeneraran su papel de mediadores o gestores de demandas entre comunidades y autoridades, ganando asi mayor influencia en las comunidades y gobiernos municipales. (12) Por ejemplo, el caso del FPR fue notorio, ya que su presencia y membresia incremento sustancialmente en sectores tanto urbanos como campesinos en todo el estado. Como nos narro su dirigente Florentino Lopez, este crecimiento se logro gracias a su acompanamiento de comunidades y colonias populares en sus demandas, sobre todo de servicios publicos; lo cual a su vez les sirvio en su lucha por conquistar puestos de poder a nivel local, como regidurias y presidencias municipales (p.e. en Ixtla de Juarez). Su labor consistio en respaldar con el diseno de las demandas mismas, con las estrategias y fuerza de presion de la protesta (marchas, bloqueos, etc.), y en la gestion mediante mecanismos legales e institucionales.

Estas renovadas relaciones entre organizaciones ciudadanas, sociales, politicas y autoridades no estan libres de tensiones y dilemas. Primeramente, como senalaron los activistas y academicos--ahora funcionarios--entrevistados, como Victor Raul Martinez y Benjamin Maldonado, fue complejo para los integrantes de organizaciones que ocuparon puestos gubernamentales, marcar los limites entre su rol como activistas y marco de accion como funcionarios. De hecho, entre los entrevistados se observaron distintas posturas sobre la naturaleza y grado de colaboracion apropiados entre estas organizaciones y el gobierno, sobre todo en cuanto a la dependencia de recursos gubernamentales que de alguna manera sostienen e inciden en los proyectos y agenda de las organizaciones. Por otro lado, este escenario tambien conlleva cuestionamientos sobre la representatividad de estas organizaciones y sus agendas respecto a los intereses de la ciudadania en general. Por ejemplo, cuando se hace referencia a la cooperacion entre el gobierno y la "sociedad civil", en realidad encontramos que se trata de su relacion con un grupo especifico de organizaciones presentes desde los anos noventa. (13) Si bien su labor y trayectoria son indudables, debe considerarse que constituyen un sector con visiones y agendas heterogeneas, que no necesariamente son compartidas totalmente por otras organizaciones que participaron en las movilizaciones de 2006 o el resto de la ciudadania.

Asimismo, un analisis mas detallado de los primeros anos de las relaciones politicas bajo la alternancia en Oaxaca, revelo que persistieron problemas de legitimidad, representatividad, clientelismo y gobernabilidad; y con necesidades tan urgentes en el estado, la eficiencia del gobierno de Cue se encontro bajo constante escrutinio y presion (Ortega Bayona, 2016). Uno de los principales problemas es que la mayor parte de la fuerza y presencia que sostienen las organizaciones sociales y politicas en Oaxaca, radica y sigue recreandose en funcion de su eficiencia como gestores de demandas, no respecto a la legitimidad o representatividad de sus proyectos, organizacion o liderazgos politicos. Lo mismo se puede decir del apoyo que reciben los candidatos, diputados, funcionarios o las autoridades municipales y estatales en turno, indistintamente del partido politico al que pertenezcan. Sumado a esto, la insuficiencia de recursos economicos es enorme en relacion con las necesidades en el estado, lo que hace mas vulnerables a las poblaciones dependientes del presupuesto publico, y primordialmente accesible via estas organizaciones sociales y politicas (Audelo Cruz, 2007). Esta dinamica entonces regenera relaciones clientelares entre estos sectores, incidiendo en que el apoyo popular tanto a estas organizaciones como a las instituciones politicas sea muy fluctuante, lo cual a su vez tiene un impacto significativo en la estabilidad y gobernabilidad del estado.

Es igualmente importante considerar que los esfuerzos de democratizacion profunda en el estado se disputan en un escenario nacional, donde los intereses, relaciones, estructuras y actores politicos a nivel federal tambien tienen un rol en sus obstaculos. En este sentido, el ejemplo mas claro fue la volatilidad que caracterizo la relacion entre la Seccion XXII y el gobernador. Lo que en un principio aparento un giro transcendental en su convivencia, sobre todo en comparacion con el gobierno de Ulises Ruiz, (14) eventualmente se ensombrecio por la coyuntura de la llamada reforma educativa federal. Al iniciar su periodo, Cue valoro la negociacion con el sindicato como estrategica para mantener cierta estabilidad y paz social en el estado, ya que se trata del principal sector movilizado y con capacidad de convocatoria--como se dejo ver en 2006--. (15) De tal forma, el gobernador tuvo la habilidad de desviar las inconformidades del magisterio, sobre todo en materia de sueldos y salarios, hacia el gobierno federal y solo fungir como mediador. Asi se pudo observar ante la firme oposicion de la Seccion XXII y la CNTE a la reforma educativa federal promovida desde 2012. Despues de varios meses de protestas, Cue negocio un acuerdo particular con el magisterio para la aplicacion de la reforma en el estado: el Plan para la Transformacion de la Educacion de Oaxaca (PTEO), el cual incluiria una nueva ley estatal de educacion, como un mode lo de educacion multicultural y alternativo a las reformas federales. En abril de 2014, el gobierno federal interpuso una controversia constitucional en contra del estado de Oaxaca por su desacato a la reforma educativa; y por el otro lado, en junio la Seccion XXII rompio con la camara de diputados local debido a que la legislatura comenzo a realizar una nueva serie de consultas y propuestas de ley paralelas a las que ya se habian llevado a cabo. Nuevamente, la intervencion del gobernador fue clave para mediar y comprometer a ambas partes a trabajar una propuesta de ley conjunta que eventualmente se acordo y entrego al gobernador en agosto de 2014. Sin embargo, el 21 de julio de 2015 el gobernador decreto la reestructuracion del Instituto Estatal de Educacion Publica de Oaxaca (IEEPO), lo cual en la practica le restaria a la Seccion XXII control del mismo, ademas de viabilizar la implementacion de la reforma educativa federal en Oaxaca. Inevitablemente, esto fracciono gravemente la relacion entre el magisterio y el gobierno estatal, pero la presion del gobierno federal por aplicar la reforma en todo el pais, y restarle fuerza a la disidencia mas fuerte dentro del sindicato nacional, sobrepaso la dinamica politica local.

Independientemente de estas limitaciones, es un hecho que la llegada de la oposicion a la gubernatura marco la pauta para una reconciliacion--por lo menos temporal--entre los sectores populares que se movilizaron en 2006 y las autoridades estatales. La apertura de espacios politicos, asi como la voluntad de dialogo y negociacion con organizaciones de la sociedad civil, politicas y sociales, presento a las mismas con la posibilidad de diversificar sus frentes de accion y lucha tambien hacia instrumentos institucionales.

III. El legado de la APPO mas alla de la APPO: cambios y continuidades en la protesta social oaxaquena

Una mirada a la vida cotidiana en Oaxaca, revela de inmediato que la logica de la protesta social continua siendo el principal mecanismo para exigir, presionar y negociar el cumplimiento de demandas en el estado a pesar de los espacios, legislacion e instrumentos institucionales de participacion ciudadana abiertos desde 2010. Como lo confirmaron de manera unanime los activistas entrevistados, los sectores populares dependen de la lucha organizada para entablar un dialogo y pactar acuerdos con las autoridades estatales. Incluso para muchos de ellos, como lo remarco el dirigente sindical Marcelino Coache, la desconfianza y decepcion historica que se tiene de los instrumentos institucionales, en relacion con la corrupcion, ineficiencia y autoritarismo que subsisten entre sectores del gobierno y la clase politica, mantienen vigentes las reglas informales de las relaciones politicas. Por tanto, en su vision, el rol de la protesta social es precisamente exigirle al gobierno de manera permanente, para evitar ser absorbidos por la logica electoral de los proyectos gubernamentales o de los partidos politicos. En este sentido, la APPO sento un precedente de aprendizajes para los sectores populares, de formas y tacticas autogestivas y descentralizadas de organizacion y protesta, alternativas a las formas politicas tradicionales. A continuacion veremos el alcance que tuvieron en la protesta social oaxaquena dentro del contexto de la alternancia politica.

A primera vista, las formas de protesta tradicionales en el estado de Oaxaca--tales como el planton, bloqueo, marchas, huelga y mitin--continuan siendo las mas usuales. Sin embargo, como lo describio la mayoria de los activistas entrevistados, gran parte de la ciudadania y los propios simpatizantes de los movimientos sociales consideran que las formas de lucha tradicionales ya estan desgastadas y viciadas. En la opinion publica, mas que lograr una mayor concientizacion y empatia hacia las demandas de las organizaciones politicas y sociales, estos mecanismos coartan la vida cotidiana del estado (obstaculizacion de vias, cierre de espacios y actividades, disminucion de la actividad economica, etcetera). Aunado a esto, la politica misma sufre una crisis de credibilidad, lo cual hizo evidente para muchos sectores movilizados la necesidad de hacer un balance y autocritica de sus mecanismos de lucha.

Por ello, muchos sectores recurrieron al referente de la APPO y las formas alternativas surgidas durante las movilizaciones de 2006, para recrear y ampliar su marco de accion y formas de protesta. Por ejemplo, varios reconocieron la importancia de utilizar los medios de comunicacion como herramientas de su manifestacion y demandas. Tales son los casos del trabajo de medios alternativos y comunitarios que realiza la organizacion civil Ojo de Agua; el reportaje y acompanamiento de los movimientos sociales que hacen colectivos como ManoVuelta, Revolucionemos Oaxaca y OaxacaLibre; las estaciones de radio que mantienen el magisterio (Radio Planton) y la Universidad de la Tierra (Radio Tlayuda); o el programa de analisis y opinion--"Espejos de Oaxaca"--que conduce EDUCA en Radio Universidad. Otras organizaciones y exintegrantes de la APPO (sobre todo activistas sin afiliacion) revirtieron la dinamica tradicional de la protesta, interiorizando la lucha hacia sus comunidades y colonias--por ejemplo mediante talleres locales de arte y manualidades--, donde tambien se discuten temas politicos y necesidades de la comunidad. Por otro lado, aunque se trata de mecanismos con sus propias problematicas, muchas organizaciones y lideres sociales acudieron a las nuevas instancias de participacion ciudadana--como la audiencia--para presentar sus demandas (Ortega Bayona, 2016). No obstante, estos ejemplos representan esfuerzos pequenos en comparacion con la inercia historica de la protesta en las calles que demanda la atencion del funcionario publico.

Muchas organizaciones tambien identificaron la necesidad de unificar esfuerzos y construir un proyecto politico comun; aunque podemos observar estrategias distintas. Algunas organizaciones de la sociedad civil valoraron la importancia de acompanar a los movimientos sociales en sus luchas por la democratizacion, y de servir como catalizadores de analisis y opinion en el contexto de la transicion en Oaxaca a traves de talleres, foros y encuentros. Tal fue el caso de EDUCA, quienes despues de 2008 consideraron prioritario darle a estas luchas seguimiento y difusion, principalmente mediante su boletin diario La Minuta y su revista bimensual de analisis El Topil. Asimismo, organizaron encuentros con el objetivo de promover el dialogo y acuerdos entre las principales organizaciones y sectores movilizados en la busqueda de una agenda comun; por ejemplo el foro "Construyendo la Agenda de la Movilizacion Social", en julio de 2013, donde participaron agrupaciones como OIDHO, CODEP, UCIZONI y CMPIO. De la misma manera, en marzo de 2014 un conjunto de 36 organizaciones (entre ellas, CODEP, UCIZONI, OIDHO, EDUCA, Flor y Canto, Codigo DH y CMPIO) y mas de 150 representantes comunitarios, realizaron el Encuentro de Pueblos, Organizaciones y Comunidades de Oaxaca para discutir el contexto politico-economico, sus impactos en el estado, y las formas de organizacion y movilizacion que pudieran tomar frente a los mismos para la transformacion social (Declaracion Politica, 2014).

Otras organizaciones continuaron con la dinamica de construir alianzas en funcion de fortalecer sus posibilidades de presion y negociacion de demandas. Muchas organizaciones sindicales, politicas y sociales que participaron en la APPO se reapropiaron de sus ideales formando nuevos frentes. Entre los casos mas destacables encontramos: el Frente Unico de Lucha-APPO, integrado por el FPR, FALP, Comite Democratico Ciudadano (CODECI), y algunos sectores de la Seccion XXII; los intentos de reagrupacion de la Coordinacion Oaxaca Magonista Popular Antineoliberal (COMPA); y la Coordinadora de Organizaciones Sociales de Oaxaca (COA), integrada por COCEI, CODECI, CODEDI-Xanica, OIDHO, OPI y UNTA. Como nos informaron dirigentes de estos esfuerzos, entre ellos Marcelino Coache y Castulo Lopez, las prioridades de lucha de todos estos esfuerzos giran en torno al rechazo de las reformas estructurales (principalmente la educativa y energetica); justicia para las victimas de 2006; liberacion de presos politicos; desmantelamiento de grupos paramilitares en comunidades y combate a las formas politicas autoritarias que permanecen en las instituciones gubernamentales; mayor respeto a las comunidades indigenas; y sanciones a los funcionarios del gobierno de Ulises Ruiz por el mal uso de recursos publicos. Tambien se manifestaron en contra de firmar cualquier tipo de "pacto de gobernabilidad" con el gobernador. Asimismo, muchas de estas organizaciones se sumaron al esfuerzo nacional --Congreso Social por un Nuevo Constituyente--conformado por grupos estudiantiles, sindicales, sociedad civil.

Sin duda, los esfuerzos mas significativos de organizacion y movilizacion popular desde 2006 han sido en relacion con la protesta por la instauracion de megaproyectos de desarrollo en el estado. Para la mayor parte de los activistas entrevistados, estos megaproyectos estan fuertemente apoyados por el gobernador y no ha habido ni transparencia ni consideracion a las comunidades en su diseno, ni mucho menos en su implementacion (EDUCA, 2012, pp. 29-30). Tampoco consideran que se ha implementado un programa estatal de desarrollo sustentable e integral, solo proteccion de intereses particulares, y esto ha ocasionado serias tensiones y rupturas con las comunidades afectadas. Muchas de estas luchas frente a empresas multinacionales estan inspiradas en las experiencias de autogestion y protesta que surgieron en la APPO. Como ejemplos representativos tenemos: la Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle de Ocotlan en contra de la construccion del parque eolico y del proyecto minero en San Jose del Progreso en la misma region; el Colectivo Oaxaqueno en Defensa de los Territorios; la poblacion de Alvaro Obregon-Juchitan, unida a la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco (APPJ) y la Asamblea de Pueblos Indigenas del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio para luchar frente a mas de 10 proyectos de parques eolicos en la region, asi como al proyecto minero de Ixtepec en el Cerro Taberna; la Cooperativa Cacalotillo, formada para recuperar mediante proceso juridico predios sobre la playa y evitar su explotacion para la instauracion de megaproyectos turisticos en la zona; el Consejo de Pueblos Unidos por la Defensa del Rio Verde (Copudever), quienes protestan contra la implementacion de la presa hidroelectrica Paso de la Reina, incluso con el apoyo de la Seccion XXII; la organizacion de los Encuentros de Pueblos en Resistencia (seis encuentros hasta la fecha), integrada por mas de una docena de comunidades, municipios y organizaciones sociales; y el grupo de comunidades de la Sierra Norte de Oaxaca, que se unieron a la Red Mexicana de Afectados por la Mineria (REMA) para protestar por los abusos cometidos por la minera canadiense Goldcorp. Varios de estos esfuerzos, sobre todo en la region del Istmo, se aliaron con otras organizaciones regionales para protestar frente a las reformas energeticas nacionales y su impacto en sus comunidades (Codigo DH, 2014, pp. 18-33; Declaracion de Zanatepec, 2014; EDUCA, 2010, pp. 24-35, 37-40).

Sin embargo, a pesar de todas estas muestras de organizacion y movilizacion, en el sentir de la mayoria de los entrevistados, el escenario de la protesta social oaxaquena en el contexto de la alternancia revela la continuidad de muchas de las dificultades que enfrentaron los sectores populares movilizados en 2006. En principio, aunque abundan ejemplos de esfuerzos colaborativos de lucha y de agendas y demandas en comun, como las arriba mencionadas, coincidieron en que no se ha desarrollado un proyecto o tactica de lucha conjunta a nivel estatal que englobe objetivos mas amplios que los de cada grupo en particular, y que las alianzas se han manifestado mas bien como redes de organizacion coyunturales. Esto lo atribuyeron a que muchas organizaciones y simpatizantes se muestran renuentes a participar por el protagonismo y rivalidades de las organizaciones politicas y sociales, que incluso llegan a enfrentarse y competir por recursos y espacios, sumado a la crisis de representatividad y legitimidad que sufren la politica y formas de protesta social tradicionales ante la sociedad.

En este sentido, es representativo el caso del magisterio oaxaqueno, ya que aun siendo el gremio y organizacion historica mas fuerte del estado, su lucha ha perdido paulatinamente el apoyo popular que habia logrado reactivar en 2006. Si bien varios de los maestros y activistas entrevistados coincidieron en que es imprescindible el liderazgo y experiencia de lucha del magisterio para revigorizar la protesta social en Oaxaca, tambien reconocieron la crisis de legitimidad que sufren. En la opinion de la mayoria de los entrevistados, desde 2006 las dirigencias de la Seccion XXII incrementaron una retorica de izquierda radical en sus objetivos y metodos, por lo que se limitaron las posibilidades de reforma interna y de formas de protesta alternativas. Las distintas corrientes internas tienen un peso definitivo en los liderazgos en turno y las decisiones tomadas, (16) por lo que las tendencias mas radicales han ahuyentado a la opinion publica e incluso sus potenciales alianzas con otros sectores y organizaciones.

Por otro lado, desde 2010, el reto mas grande que enfrento la Seccion XXII en su busqueda por incidir en la agenda politica y las luchas por la democratizacion en el estado, fue el peso de la coyuntura misma, ya que las reformas en el sector educativo promovidas por el gobierno federal le exigieron priorizar la lucha gremial por encima de sus objetivos politicos y sociales. Por lo mismo, fue notoria la ausencia de su trabajo politico y social en comunidades y colonias. Incluso, su liderazgo en el Congreso por un Nuevo Constituyente fue mas que nada en funcion de construir alianzas con otras secciones de la CNTE para protestar contra la reforma educativa a nivel nacional. Estas circunstancias se suman a la cada vez mas precaria formacion politico-sindical entre sus filas; un problema que el magisterio lleva arrastrando por anos y por lo que muchos maestros exigen revisar la vigencia de sus principios rectores (Guillen & Ortega Bayona, 2014; Bautista Martinez & Briseno Maas, 2012). Como enfatizo la maestra y sindicalista Belen Salas, es precisamente la dinamica del "acarreo" la que ha hecho mas facil que sean los liderazgos, grupos y facciones los que coopten las propuestas e incidan en las asambleas sin gran resistencia de las bases; y hace que las consignas y formas de lucha--aunque ampliamente respaldadas por el gremio-se vayan quedando vacias de contenido por la falta de concientizacion. Por ejemplo, las contrapropuestas que presento el magisterio a las formas de evaluacion planteadas en la reforma educativa federal fueron ensombrecidas por las protestas y bloqueos callejeros de los sectores mas radicales. (17)

Ademas, como tambien remarco la maestra Belen, en todo este ciclo de protestas, la Seccion XXII omitio a los padres de familia de su estrategia de lucha, lo cual le implico dificultades para legitimar el PTEO ante los mismos. (18) Por ello, en 2013 particularmente, tras meses de planton y huelga en el Distrito Federal protestando contra la reforma educativa, los maestros se vieron obligados a retornar a sus bases, comunidades y escuelas, para reconquistar su legitimidad ante los padres de familia, contrarrestar la enorme campana de desprestigio al movimiento, y evitar el crecimiento y reconocimiento oficial de la Seccion 59. (19) Para convencer a los padres de familia de su apoyo, los maestros tuvieron que rendir cuentas de su ausencia, reiterar su compromi so de reponer las clases perdidas, limitar las reuniones sindicales a horarios no laborales, acortar sus vacaciones, promover actividades extracurriculares y ofrecer tequio en las comunidades.

Otro gran problema latente son las denuncias de corrupcion interna y cuestionamientos sobre las formas de eleccion de los representantes sindicales (Estrada Saavedra, 2014, pp. 178-189). Estas contradicciones son indicativas no solo de relaciones politicas al interior del magisterio, sino que tambien muestran los vicios de una cultura politica corporativa y clientelar que se ha infiltrado y reproducido en los movimientos sociales mas alla de la apertura politica en el estado. Desafortunadamente, estos vicios desgastan y desvirtuan la protesta social ante la opinion publica, lo cual pone en jaque la contribucion de las movilizaciones sindicales en la concientizacion politica y democratizacion en Oaxaca.

Otro factor que continuo distrayendo gran parte de la atencion de las organizaciones civiles, politicas y sociales oaxaquenas es la lucha por el respeto de los derechos humanos y la imparticion de justicia. Desde la llegada de Gabino Cue al gobierno, el monitoreo de derechos humanos en el estado reporto un alza definitiva en la violacion y abusos de los mismos. Los reportes indican que estos abusos fueron perpetrados en su mayoria por funcionarios y autoridades de los gobiernos municipales controlados por fuerzas caciquiles. En la opinion de los expertos: activistas de derechos humanos como Alba Cruz, y la misma DDHPO, la mayor apertura del gobierno estatal y el reacomodo de fuerzas politicas generaron una serie de tensiones y enfrentamientos violentos de grupos priistas que lucharon por preservar sus espacios. Las autoridades no han podido detener ni controlar a estos grupos, que incluso--como sostienen los reportes de derechos humanos--estan protegidos por funcionarios clave como el secretario de gobierno, oficiales de seguridad y procuracion de justicia, y los mismos cuerpos policiacos que siguen fuertemente influidos por las elites y practicas autoritarias priistas (Codigo DH, 2012; 2014; Codigo DH, Consorcio Oaxaca y EDUCA, 2013; EDUCA, 2012). Por lo mismo, organizaciones como Consorcio, EDUCA y Codigo DH canalizan enormes esfuerzos a exigir la procuracion de justicia, sobre todo se concentran en casos de feminicidio, violencia a periodistas; en acompanar las luchas por el territorio (como el caso Ayotzinapa); empujar la formacion de una Comision de la Verdad para los abusos cometidos en 2006, y promover la capacitacion de funcionarios en materia de derechos humanos.

Reflexiones finales

Las movilizaciones de 2006 y la formacion de la APPO contribuyeron en abrir los espectros de la protesta a otros sectores. Desde entonces, como lo ilustramos a lo largo del texto, muchos sectores populares oaxaquenos se han inspirado en la creatividad de las formas de protesta que surgieron, y sobre todo en las motivaciones, experiencias y organizacion compartidas durante 2006, para continuar su lucha. La apertura de espacios politicos y oportunidades de utilizar instrumentos institucionales, presentadas despues de la victoria de la oposicion en 2010, tambien ha contribuido en un replanteamiento y revigorizacion de las movilizaciones sociales y su relacion con las autoridades. No obstante, como tambien hemos analizado, hay varios factores profundos de la cultura politica de la protesta social que no han variado mas alla de las transformaciones del contexto politico.

Primero, a pesar de los esfuerzos de algunos, en general las formas de protesta permanecen igual, lo cual continua desgastando seriamente la legitimidad de los movimientos sociales ante la sociedad. Particularmente, como hemos presentado, es dificil transformar esta dinamica cuando pesa tanto la agenda gremial de la Seccion XXII sobre la protesta social en Oaxaca. Asi, en cuanto a sus objetivos politicos y sociales, todavia no han sido capaces de construir una relacion mas cercana a la ciudadania, que logre una mayor empatia hacia sus demandas ni que contrarreste la campana de desprestigio en los medios de comunicacion. Por otro lado, las autoridades estatales han huido de su responsabilidad en la transformacion de las relaciones politicas con los sectores populares movilizados, ya que han evitado la atencion y resolucion profunda de los graves problemas y demandas, asi como la democratizacion de mecanismos de participacion ciudadana, dando pie a la perpetuacion de la logica de la protesta en las calles como principal mecanismo de presion.

Segundo, continua una reproduccion de relaciones politicas clientelares entre las organizaciones sociales y politicas y la poblacion, en su labor como intermediarios y gestores de recursos. Como hemos planteado, este rol es frecuentemente aprovechado para beneficios personales y la cooptacion de espacios de participacion y movilizacion, sobre todo en comunidades donde estas organizaciones han tenido una influencia historica. Ademas, independientemente de las siglas o ideologia politica, la logica partidista ha permeado la agenda y dinamica de la protesta social y organizaciones civiles, ya que la via electoral continua siendo el principal metodo para obtener acceso a espacios politicos clave y los escasos recursos publicos asignados. Se reproduce, entonces, una colonizacion de los espacios politicos ciudadanos y de representacion popular, subordinados a los intereses de los partidos politicos. Esta monopolizacion de la politica debilita tanto a la sociedad civil como a los movimientos sociales; y representa un grave obstaculo para las luchas por democratizar las relaciones politicas en el estado. Como hemos senalado, la mayor parte de los esfuerzos de las organizaciones populares movilizadas se destinan a presionar por el cumplimiento de demandas sectoriales y gremiales particulares para mantener cierta legitimidad y apoyo; es decir, adoptan la funcion de gestores politicos, demorando la posibilidad de organizarse en torno a objetivos mas amplios o proyectos politicos alternativos. Por lo mismo, la negociacion y resolucion de problemas se da de acuerdo con las coyunturas, generalmente en funcion de procesos electorales, y la inmediatez de la necesidad toma prioridad por encima de la solucion de problemas de fondo.

Tercero, en el caso oaxaqueno, la dinamica partidista y municipal sigue dominada por caciques locales, generalmente priistas, que no han modificado sus metodos autoritarios y corruptos; y que en un contexto de alternancia, su prioridad es recuperar el control del estado con miras a las elecciones de 2016, contando con el apoyo del gobierno federal. Esto nos muestra la relevancia del escenario nacional, en donde la criminalizacion y persecucion de la disidencia continuan y en el cual la falta de voluntad politica por combatir practicas de corrupcion y autoritarias trasciende en todos los niveles.

Cuarto, podemos observar un panorama donde distintos sectores y organizaciones se han autoapropiado de los ideales, experiencias y significados que dejo la APPO. Cada uno asume que su vision y estrategia es la mas representativa y legitima, y pesan mas las rivalidades que el respeto a la pluralidad y la voluntad de dialogo o colaboracion para enfrentar los serios problemas del estado. Mientras tanto, las condiciones de marginacion economica y politica que perduran, coartan seriamente un ambiente propicio para la construccion y organizacion de esfuerzos colaborativos y proyectos politicos alternativos.

Para concluir, es cierto que existe una desilusion generalizada respecto a la alternancia politica, la posibilidad de un cambio democratico en las instituciones y la protesta social en Oaxaca. Sin embargo, el legado de 2006 y los resultados electorales de 2010 tambien sembraron una mayor concientizacion entre la poblacion sobre la capacidad de injerencia que tiene la movilizacion popular en la vida politica de su estado. La experiencia de 2006 y la APPO inspiraron a muchas comunidades para la organizacion propia, incluso sin necesidad de afiliarse a organizaciones politicas y sociales. De esta manera, asi como la presion y movilizacion popular logro influir en la alternancia politica, el gobierno y las reformas institucionales del periodo de Gabino Cue, podemos mirar hacia la protesta social para exigir un cambio en las practicas antidemocraticas de los partidos politicos y las organizaciones politicas y sociales, y como referente de formas alternativas de hacer la politica.

Recibido: julio de 2015

Revisado: febrero de 2016

Correspondencia: Av. Dr. Jose Ma. Vertiz 1194/int. 5/Col. Letran Valle/ Deleg. Benito Juarez/C. P. 03650/Ciudad de Mexico/correo electronico: bereniceob@yahoo.com

Bibliografia

Arellanes Meixueiro, A. & Martinez Vasquez, V. R. (1988). Oaxaca en el siglo XX. Testimonios de historia oral. Oaxaca, Mexico: Meridiano.

Audelo Cruz, J. M. (2007). Organizaciones sociales y partidos politicos en Oaxaca: sus vinculos. Politica y Cultura, (27).

Bautista Martinez, E. (2011). Oaxaca 2010, la ruta accidentada del cambio politico. Cuadernos del Sur, 16(30), 41-53.

Bautista Martinez, E. (2010). La lucha por el reconocimiento: maestros indigenas de Oaxaca. El Cotidiano, (159), 101-107.

Bautista Martinez, E. & Briseno Maas, M. L. (2012). El derecho a la educacion en Oaxaca, entre la desigualdad y el conflicto. Cuadernos del Sur, 17(32), 49-57.

Beas Torres, C. (Ed.) (2007). La batalla por Oaxaca. Oaxaca, Mexico: Yope Power.

Bolos, S. & Estrada Saavedra, M. (2013). Recuperando la palabra. La Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca. Ciudad de Mexico, Mexico: Universidad Iberoamericana.

CCIODH (Comision Civil Internacional de Observacion de los Derechos Humanos) (2007). Informe sobre los hechos de Oaxaca. Quinta visita del 16 de diciembre de 2006 al 20 de enero de 2007. Barcelona, Espana: cciodh.

CNDH (Comision Nacional de los Derechos Humanos) (2007). Informe especial. Sobre los hechos sucedidos en la ciudad de Oaxaca del 2 de junio de 2006 al 31 de enero de 2007. Ciudad de Mexico, Mexico: CNDH, texto completo: http://www.cndh.org.mx/lacndh/informes/espec/CDINFOAX/IO_I._PRESENTACI_N.htm, fecha de consulta junio de 2010.

Codigo DH (Comite de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha) (2014). Rostros de la impunidad en Oaxaca. Perspectivas desde la defensa integral de los derechos humanos. Oaxaca, Mexico: Codigo DH, texto completo: http:// www.codigodh.org/wp-content/uploads/2014/03/InformeConPortadasFinal.pdf, fecha de consulta agosto de 2014.

Codigo DH (Comite de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha) (2012). Informe. La situacion de los derechos humanos en Oaxaca. Grandes pendientes. Oaxaca, Mexico: Codigo DH.

Codigo DH, Consorcio Oaxaca & EDUCA (2013). Informe ciudadano. Una deuda pendiente. Oaxaca, Mexico: Codigo DH, EDUCA, Consorcio Oaxaca.

Cook, M. L. (1996). Organizing dissent. Unions, the state, and the democratic teachers' movement in Mexico. University Park, PA: The Pennsylvania State University Press.

Declaracion de Zanatepec (2014). Oaxaca, Mexico: EDUCA.

Declaracion Politica (2014), Encuentro de Pueblos, Comunidades y Organizaciones de Oaxaca. 1-marzo-2014, San Luis Beltran, Oaxaca de Juarez, Mexico: EDUCA, texto completo http://educaoaxaca.org/1198-declaraci%C3%B3npol%C3%ADtica-del-encuentro-de-pueblos,-comunidades-y-organizacionesde-oaxaca.html, fecha de consulta agosto de 2014.

Denham, D. & Collective C.A.S.A. (2008). Teaching rebellion. Stories from the grassroots mobilization in Oaxaca. Oakland: CA, PM Press.

Diaz Montes, F. (2010). Oaxaca 2010: los municipios en la eleccion de la alternancia. In I. Yescas Martinez & C. Sanchez (Eds.), Oaxaca 2010. Voces de la transicion (pp. 135-143). Oaxaca, Mexico: Carteles Editores.

EDUCA (Servicios para una Educacion Alternativa) (2012). El papel de los organismos publicos de derechos humanos en Oaxaca. Oaxaca, Mexico: EDUCA, texto completo: http://educaoaxaca.org/images/DIAGN%C3%93STICO_AGRESIONES_ DEFENSORES_COMUNITARIOS.pdf, fecha de consulta septiembre de 2013.

EDUCA (Servicios para una Educacion Alternativa) (2010). Los movimientos sociales y el cambio democratico en Oaxaca, informe publico sobre democracia y derechos humanos. Oaxaca, Mexico: EDUCA, texto completo: http://educaoaxaca.org/ images/informe-final-los-mov-soc-04-10-10.pdf, fecha de consulta febrero de 2013.

EDUCA (Servicios para una Educacion Alternativa) (2009). Oaxaca, un regimen agrietado, Informe Publico sobre Democraciay Derechos Humanos en Oaxaca, 20072009. Oaxaca, Mexico: EDUCA, texto completo: http://educaoaxaca.org/images/ oaxaca_regimen_agrietado_%202009.pdf, fecha de consulta febrero de 2013.

Esteva, G. (2007). Oaxaca: the path of radical democracy. Socialism and Democracy, 21-2(44).

Estrada Saavedra, M. (2015). Sistemas de protesta: esbozo de un modelo no accionalista para el estudio de los movimientos sociales. Ciudad de Mexico, Mexico: El Colegio de Mexico.

Estrada Saavedra, M. (2014). Disidencias y connivencias: la colonizacion del sistema educativo oaxaqueno por parte de la Seccion XXII del SNTE. In M. Estrada Saavedra & Alejandro Agudo Sanchiz (Coords.), Formas reales de la dominacion del Estado: perspectivas interdisciplinarias del poder y la politica (pp. 153-196). Ciudad de Mexico, Mexico: El Colegio de Mexico.

Freidberg, J. (2005). Un granito de arena. USA, Corrugated Films, video.

Gobierno del Estado de Oaxaca (2011). Plan estatal de desarrollo 2011-2016. Oaxaca, Mexico: Coordinacion de Planeacion, texto completo: http://www planestataldedesarrollo.oaxaca.gob.mx/downloads/Plan_Estatal_de_Desarrollo_Oaxaca_2011_2016.pdf, fecha de consulta febrero de 2013.

Gramsci, A. (2000). Hegemony, relations of force, historical bloc. In D. Forgacs (Ed.), A Gramsci reader, selected writings 1916-1935 (pp. 189-221). Londres, Inglaterra: Lawrence and Wishart.

Gramsci, A. (1971). Selections from the prison notebooks. Londres, Inglaterra: Lawrence & Wishart.

Guillen, D. & Ortega Bayona, B. (2014). Alternancias electorales y continuidades autoritarias: una mirada al caso oaxaqueno. In P. Castro Domingo & H. Tejera (Eds.), Continuidades, rupturas y regresiones: contradicciones y paradojas de la democracia mexicana. Ciudad de Mexico, Mexico: Juan Pablos, Universidad Autonoma Metropolitana unidad Iztapalapa.

Lopez Velasco, D. A. (2009). Crisis politica y el cambio legislativo en Oaxaca: 2006-2008. In V. R. Martinez Vasquez (Ed.), La APPO: ?rebelion o movimiento social? (nuevas formas de expresion ante la crisis) (pp. 89-116). Oaxaca, Mexico: IIS-UABJO.

LXI Legislatura Constitucional del Estado Libre y Soberano de Oaxaca (2012). Constitucion Politica del Estado Libre y Soberano de Oaxaca. Oaxaca, Mexico: LXI Legislatura.

Mal de Ojo TV (2007). Compromiso cumplido, impunidad en Oaxaca. Ciudad de Mexico, Mexico: Mal de Ojo TV, video.

Martinez Vasquez, V. R. (2010). La Coalicion Unidos por la Paz y el Progreso. In I. Yescas Martinez & C. Sanchez (Eds.), Oaxaca 2010. Voces de la transicion (pp. 63-72). Oaxaca, Mexico: Carteles Editores.

Martinez Vasquez, V. R. (Ed.) (2009). La APPO: ?rebelion o movimiento social? (nuevas formas de expresion ante la crisis). Oaxaca, Mexico: iis-uabjo.

Martinez Vasquez, V. R. (2007). Autoritarismo, movimiento popular y crisis politica: Oaxaca 2006. Oaxaca, Mexico: uabjo.

Martinez Vasquez, V. R. (2005). !No que no, si que si! (testimonios y cronicas del movimiento magisterial oaxaqueno). Oaxaca, Mexico: Seccion 22-SNTE.

Norget, K. (2010). A cacophony of autochthony: representing indigeneity in Oaxacan popular mobilization. Journal of Latin American and Caribbean Anthropology, 15(1), 116-143.

Ortega Bayona, B. (2016). La APPO y el proceso de democratizacion en Oaxaca: cambios, retos y continuidades. Polis, 12(1).

Ortega Bayona, B. (2014). Cuestionamientos hacia la representacion politica y la gobernabilidad: el caso de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca. In D. Guillen & A. Monsivais Carrillo (Coords.), La representacion politica de cara al futuro: desafios para la participacion e inclusion democraticas en Mexico. Tijuana: Mexico, El Colegio de la Frontera Norte.

Ortega Bayona, B. (2011). Disputing the state: the popular assembly of the peoples of Oaxaca (APPO) and Mexico's crisis of legitimacy. Colchester, UK: Sociology, University of Essex, tesis de doctorado.

Osorno, D. E. (2007). Oaxaca sitiada. La primera insurreccion del siglo XXI. Ciudad de Mexico, Mexico: Grijalbo.

Peace Watch Switzerland (2009). Diagnostico sobre la situacion de las defensoras y los defensores de derechos humanos en Oaxaca. Oaxaca, Mexico: Peace Watch Switzerland, Espacio de Defensoras y Defensores de Oaxaca.

Romero Frizzi, M. de los A. & Dalton, M. (2012). Para que no se olviden. Mujeres en el movimiento popular, Oaxaca 2006. Oaxaca, Mexico: Secretaria de la Culturas y Artes de Oaxaca.

Romero Miranda, M. A. & Balderas, R. (2008), Oaxaca: convulsion social y consolidacion del PRI. El Cotidiano, 23(148), 73-84.

Roseberry, W. (1994). Hegemony and the language of contention. In G. M. Joseph & D. Nugent (Eds.), Everyday forms of state formation. Revolution and the negotiation of rule in Modern Mexico (pp. 355-366). Durham, NC: Duke University Press.

Simon, R. (1991). Gramsci's political thought. An introduction. Londres, Inglaterra: Lawrence & Wishart.

SIPAZ (Servicio Internacional para la Paz) (2007). Oaxaca, un conflicto todavia abierto: actualizacion. Situacion socio-politica y violaciones a derechos humanos en Oaxaca (Agosto de 2007). Oaxaca, Mexico: sipaz.

Yescas Martinez, I. (2010). Oaxaca 2006: alianzas y rupturas en la clase politica. Cuadernos del Sur, 15(29), 65-79.

Yescas Martinez, I. & Zafra, G. (2006) [1985]. La insurgencia magisterial en Oaxaca, 1980. Oaxaca, Mexico: Instituto Estatal de Educacion Publica de Oaxaca, UABJO.

Berenice Ortega Bayona obtuvo el doctorado en sociologia por la Unviersidad de Essex, Reino Unido. Ademas de una estancia posdoctoral en sociologia politica en el Instituto Mora. Es profesora del Colegio de Estudios Latinoamericanos de la Facultad de Filosofia y Letras de la UNAM. Se especializa en movimientos sociales contemporaneos en Mexico y America Latina y sociologia politica. Dos de sus publicaciones recientes son "Cuestionamientos hacia la representacion politica y la gobernabilidad: el caso de la APPO", en D. Guillen y A. Monsivais Carrillo (eds.), La representacion politica de cara al futuro: desafios para la participacion e inclusion democraticas, Mexico, COLEF, 2014; asi como, con D. Guillen, "Alternancias electorales y continuidades autoritarias: una mirada al caso oaxaqueno", en P. Castro Domingo y H. Tejera (eds.), Continuidades, rupturas y regresiones: contradicciones y paradojas de la democracia mexicana, Mexico, Juan Pablos, UAM-I, 2014.

Berenice Ortega Bayona

Universidad Nacional Autonoma de Mexico

bereniceob@yahoo.com

(1) Aunque existen planteamientos teoricos que debaten la definicion y caracterizacion de la APPO como ejemplo de movimiento social, revuelta, rebelion, sistemas de protesta, democracia radical (p.e. Martinez Vazquez, 2009; Estrada Saavedra, 2015; Esteva, 2007), ese no es el proposito de este articulo. Esta investigacion parte de un marco teorico gramsciano particularmente en cuanto a su conceptualizacion de hegemonia, relaciones de dominacion, grupos subalternos y legitimidad en el Estado moderno (Gramsci, 1971, pp. 52-124, 125-205, 211-276; 2000, pp. 189-221; Roseberry, 1994; Simon, 1991), utilizado en mi tesis doctoral para analizar a la APPO y los sectores populares que participaron en la misma (Ortega Bayona, 2011). Con ello, colocamos el enfasis en la construccion historica de las relaciones politicas, economicas y sociales en Oaxaca, en donde se entiende hegemonia como un conjunto de formas de dominacion constantemente disputadas, renegociadas y legitimadas. En este sentido, estudiamos el rol que han tenido las relaciones contenciosas entre los sectores movilizados y las autoridades, asi como las luchas por la democratizacion de las ultimas decadas en el orden politico oaxaqueno. Con esta perspectiva, pudimos comprender las diferentes ideologias, expectativas y comportamientos, formas de organizacion y protesta, asi como las alianzas y rupturas, y cambios y continuidades en las relaciones politicas entre los sectores movilizados y las autoridades en 2006 y los escenarios politicos posteriores.

(2) Este articulo esta basado en gran medida en una serie de entrevistas realizadas en febrero de 2014 con varios academicos, activistas, representantes politicos, miembros de la Seccion XXII del SNTE y exparticipantes de la APPO. En todos los casos, se revisito a personas que fueron entrevistadas entre 2007 y 2009 sobre su trayectoria politica y experiencias de organizacion y lucha en las movilizaciones de 2006, como parte de mi investigacion de tesis doctoral (Ortega Bayona, 2011). En 2014 se les pregunto sobre los cambios y continuidades en sus organizaciones o formas individuales de participacion politica despues de 2006, particularmente en relacion con el nuevo contexto de alternancia en la gubernatura en 2010. A traves de contactos personales en organizaciones de la sociedad civil, se intento conjuntar un muestreo representativo de participantes de la APPO que incluyeron miembros de organizaciones politicas y sociales como CODEP, FPR, OIDHO, Comuna, vocal; ONG como EDUCA, Consorcio, Ojo de Agua, ASARo, Comite 25 de Noviembre, limedh, organizaciones de mujeres y las comunidades eclesiales de base; evidentemente miembros de la Seccion XXII y otros sindicatos; asi como jovenes, amas de casa, artistas, entre otros simpatizantes sin afiliacion que participaron activamente en medios alternativos, municipios, colonias y barricadas simbolicas. Originalmente, las entrevistas se realizaron con un enfoque de historia oral,--breves historias de vida--, y en ambas rondas se transcribieron y seleccionaron fragmentos de acuerdo con un analisis tematico de contenido. Por motivos de confidencialidad y limite de espacio en este articulo, en general se omitieron nombres y citas explicitas. No obstante, los resumenes biograficos (perfil socioeconomico familiar asi como trayectorias, afiliaciones y formas de participacion social y politica) de los 34 activistas y seis expertos/academicos entrevistados, se pueden consultar en el apendice metodologico de la tesis doctoral; y las grabaciones, transcripciones y guion de preguntas de ambas rondas de entrevistas se pueden consultar directamente con la autora.

(3) Para mayor informacion sobre las condiciones que condujeron a la formacion de la APPO, los distintos sectores que la conformaron, formas de protesta que se desarrollaron, y las consecuencias de la intervencion de las autoridades estatales y federales, puede consultarse: (Beas Torres, 2007; Bolos & Estrada Saavedra, 2013; Denham & Collective C.A.S.A., 2008; Esteva, 2007; Martinez Vasquez, 2007; 2009; Norget, 2010; Ortega Bayona, 2011; Osorno, 2007; Romero Frizzi & Dalton, 2012) y los articulos de la revista Cuadernos del Sur, vol. 12, nums. 24/ 25, noviembre 2007.

(4) Entre las investigaciones y compilaciones de testimonios mas representativas que narran la influencia historica del magisterio oaxaqueno en la protesta popular del estado y su vinculo con la poblacion, se encuentran: (Arellanes Meixueiro & Martinez Vasquez, 1988; Cook, 1996; Freidberg, 2005; Martinez Vasquez, 2005; Yescas Martinez & Zafra, 2006).

(5) Estas demandas llegaron al cauce de la Suprema Corte de Justicia de la Nacion, la cual fallo a favor de las victimas, responsabilizando al gobierno de Ulises Ruiz y sus funcionarios de seguridad publica de los abusos cometidos. Sin embargo, esta decision no condujo a acciones penales concretas ni a una mayor investigacion sobre los perpetradores especificos de estos abusos y violaciones (cciodh, 2007; CNDH, 2007; sipaz, 2007).

(6) En 2007, el FPR logro una representacion plurinominal en el congreso local, Zenen Bravo, a traves del Partido del Trabajo (PT).

(7) Aunque la carrera de Cue inicio como funcionario publico en la administracion del gobernador priista Diodoro Carrasco, su trayectoria politica posterior en la oposicion como alcalde de la ciudad de Oaxaca, diputado federal y senador, su cercania a las organizaciones de la sociedad civil, sumadas a un perfil de funcionario conocido, honesto y critico--mas no radical--lo hicieron un candidato idoneo tanto para la clase media como para las fuerzas opositoras en Oaxaca.

(8) La coalicion opositora gano 26 de las 42 diputaciones locales, y en 73 de los 152 municipios que eligen sus autoridades por el regimen de partidos politicos, incluyendo la capital del estado.

(9) Para un analisis mas profundo sobre los cambios e impactos de estas reformas institucionales y mecanismos de participacion ciudadana en la experiencia de exparticipantes de la APPO, vease Ortega Bayona (2016).

(10) La asamblea general en Zaachila se conformo por aproximadamente 1 500 personas y por microasambleas representativas de las colonias; se convocan asambleas ordinarias cada fin de ano y extraordinarias cada que se requiere el apoyo para tomar una decision crucial.

(11) Por ejemplo, el gobierno municipal de Zaachila no reconocio ni permitio la toma de escuelas por parte de la Seccion lix, y esta medida fue apoyada por los padres de familia.

(12) Entre la diversa gama de organizaciones y corrientes politico-ideologicas halladas en los sectores populares movilizados en Oaxaca, destacan por su presencia y trabajo de masas y gestion de demandas en todo el estado: el CODEP (poder popular); el FPR (marxistas-leninistas); y algunos grupos de autonomistas-indigenistas como CIPO, OIDHO y UCIZONI. La colaboracion con autoridades y partidos politicos para negociar y gestionar demandas es una caracteristica comun de todas independientemente de sus principios politico-ideologicos. Las diferencias radican en los matices de su programa politico; desde una organizacion como Comuna,--ligada al liderazgo de Flavio Sosa--que no disimula sus pretensiones electorales, hasta otras que solo establecen colaboraciones coyunturales para apoyar proyectos comunitarios.

(13) Entre las tendencias principales de organizaciones civiles que han estado activas en la lucha por la proteccion de derechos humanos y la promocion de una democratizacion legislativa e institucional en el estado desde los noventa, se encuentran: aquellas originadas o influidas por la Iglesia progresista, Teologia de la Liberacion y comunidades eclesiales de base como Flor y Canto, EDUCA y la Red Oaxaquena de Derechos Humanos; aquellas pertenecientes a una corriente feminista como el Colectivo Huaxyacac y Consorcio; y otras derivadas de movimientos populares de base como Coalicion de Maestros y Promotores Indigenas de Oaxaca (CMPIO) y UCIZONI.

(14) Si se revisa la prensa local de los primeros anos del gobierno de Cue, incluso abundaban las criticas al gobernador por "doblegarse" ante la agenda de protesta del magisterio.

(15) Su importancia tambien radica en su influencia sobre la economia y educacion por la enorme cantidad de flujo de recursos que implican sus sueldos, las repercusiones de sus huelgas en los ciclos escolares y niveles educativos, y el ejemplo que representa para otros sectores movilizados.

(16) Las denominadas "corrientes" internas van desde un extremo ideologico como el grupo que representa al FPR (UTE), con prioridades mas que nada gremiales y estrategias radicales; hasta la corriente indigena-magisterial (donde sobresalen los integrantes de CMPIO), que busca incidir sobre todo en propuestas y proyectos educativos (Bautista Martinez, 2010; Estrada Saavedra, 2014, pp. 178-183), ademas de los grupos ligados a partidos politicos--incluyendo el PRI--.

(17) Segun testimonios de varios maestros, el PTEO se discutio predominantemente en los centros de trabajo, no en las asambleas, en donde mas bien se decide sobre demandas gremiales, por lo que hubo muy poco conocimiento del mismo entre las bases. Una de las implicaciones especificas de la reforma educativa en Oaxaca es que los normalistas egresados tendrian que someterse a una serie de evaluaciones y sus plazas ya no estarian garantizadas. La respuesta de los normalistas--liderados por un grupo anarquista, la Coordinadora Estudiantil Normalista del Estado de Oaxaca (CENEO)--y apoyados por el ala radical de la Seccion XXII, fue principalmente la protesta callejera y bloqueos, dejando a un lado la presentacion de propuestas de evaluacion alternativas que habian sugerido algunos grupos de maestros, como la evaluacion de las normales mismas y a los normalistas antes de titularse.

(18) Por ejemplo, como nos comento la maestra Salas, no se informo ni consulto a los padres de familia sobre los motivos de la huelga, ni mucho menos sobre una calendarizacion, diseno de estrategia o seleccion de escuelas que pararian. Ademas, como fue consigna de la Seccion XXII no aceptar recursos federales para evitar que se les condicionaran a cambio de la aceptacion de la reforma, el gobierno entrego los recursos a la Seccion 59. Estos factores fueron aprovechados por la Seccion 59 para cabildear el apoyo de los padres en las escuelas que tomaron.

(19) Incluso llegaron a confrontaciones violentas, como en los casos de San Pedro Martir, San Pedro Jicayan, San Jacinto Amilpas y Etla (EDUCA, 2010, pp. 18-20).
COPYRIGHT 2017 El Colegio de Mexico, A.C.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ortega Bayona, Berenice
Publication:Estudios Sociologicos
Article Type:Ensayo
Date:Jan 1, 2017
Words:12460
Previous Article:La crisis de 2001 y el tango juvenil: de la protesta politica y social a las formas alternativas de organizacion y expresion.
Next Article:El dispositivo eco-tecnocratico: el caso del manejo del agua agroindustrial en Mendoza-Argentina.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters