Printer Friendly

"El Caribe como area sociocultural": reflexiones y comentarios.

The Caribbean as a Sociocultural Area: Reflections and Comments

"El Caribe como area sociocultural" es un texto que promueve multiples discusiones y acercamientos. A continuacion examinare el contexto de ese ensayo: su lugar en el conjunto de la obra de Sidney Mintz; su importancia en los estudios del Caribe; y los debates aun vigentes en los cuales el ensayo se ubica. Luego pasare a analizar los criterios que Mintz ofrece para definir el Caribe, con el fin de destacar el alcance historico de cada uno y sus interacciones. Al final ofrecere algunas apreciaciones generales sobre "el Caribe ..." y sus implicaciones mas amplias.

Las paginas introductorias de "El Caribe como area sociocultural" (1) sientan pautas para comprender el ejercicio analitico de Mintz. En primer lugar, el autor conecta la antiguedad del colonialismo en el Caribe con su precoz modernidad como dos caras del mismo proceso. Afirma la novedad historica del Caribe como el primer y mas antiguo espacio de colonizacion europea; subraya el caracter radical de esta colonizacion, al barrer con las poblaciones indigenas; y traza su rol clave en el desarrollo ultramarino del capitalismo. Todo esto forjo en el Caribe una particular modernidad que impacto medularmente la configuracion del propio Occidente. De cara a la importancia geopolitica y estrategica que cobro (o mas bien recupero) el Caribe a mediados del siglo XX, sobre todo debido a la Revolucion Cubana, Mintz resalta la importancia economica que tuvo el area en siglos previos. Igualmente destaca la antiguedad y duracion (algunos dirian permanencia) del colonialismo en el Caribe y lo distingue de la historia colonial de Asia, Africa y la propia America Latina continental. El colonialismo, Mintz insiste, no es un fenomeno monolitico. En el Caribe tiene quiza su expresion mas extrema en el mundo moderno, al grado de que el propio Occidente se forjo en parte alli, en estas sus "colonias 'industriales' mas antiguas". (2)

El ensayo presenta un Caribe cuyo eje es la occidentalizacion y modernidad precoz, ocupando asi una posicion historica mundial como puesto avanzado del capitalismo. Es a partir de ese principio--muchas veces pasado por alto en la discusion de la obra de Mintz--que se articula el conglomerado de plantacion, el racismo y perdurable colonialismo que para Mintz tipifica al Caribe. En un extraordinario ejercicio de sintesis, hace un recorrido desde la ecologia y topografia del Caribe, sus transformaciones demograficas y economicas, hasta las consecuencias politicas y culturales de sus procesos y sus implicaciones durante y despues de los gobiernos coloniales. En su analisis, la vision del Caribe como un todo esta siempre en contrapunto con la de un Caribe heterogeneo, de componentes especificos que contrastan entre si a la vez que interactuan. En esta dimension interna, los contrastes e interacciones entre el Caribe hispano y el Caribe ingles, frances, holandes y danes son los mas notables, pero hay muchos otros contrapuntos (en materia de raza y etnicidad, ecologia, procesos de coloniazacion, relaciones agrarias, tipos de asentamiento rural, patrones familiares, identidad nacional, formas de colonialismo, etc.).

Mintz, en efecto, propone, de una parte, una dinamica externa del Caribe en el desarrollo de Occidente y el capitalismo atlantico y, de otra, una dinamica interna de contrastes e interacciones sociohistoricas. Conecta al Caribe en conjunto con Europa y la historia de la Europa moderna temprana; la occidentalizacion como precursora de la modernizacion; y luego la globalizacion que conocemos hoy dia. Al mismo tiempo, no pierde de vista la complejidad interna del Caribe, que, a la vez, expresa y potencia el proceso mayor.

EL CARIBE "SOCIOCULTURAL"

Mintz ausculta los elementos comunes del Caribe a nivel sociocultural, no en su nivel mas institucional o de tradicion historica, por ejemplo, el idioma oficial, las religiones institucionales y los sistemas juridicos. Su perspectiva le concede menos importancia a esas diferencias, las cuales se asocian con "la cultura" en un sentido estrecho y formal, surgidas de un "cuerpo comun de tradicion historica"--que tantas veces se invocan para dibujar un Caribe fragmentado. Sin descartar en absoluto la dimension cultural, Mintz la reconceptua de un modo mas social, desde una perspectiva sociocultural, "societal" (3) o sociohistorica, que enfoca "las formas de estructura social y organizacion social" como contexto necesario de todo analisis cultural. Tambien usa los terminos "bloque cultural" o "bloque sociocultural" (sociocultural bloc). En La isla que se repite, Benitez Rojo coincidio con Mintz en que "la ruta mas rapida para llegar a definir alguna forma sustancial de 'caribenidad' no es la de la cultura". Benitez Rojo cita directamente un pasaje fundamental de la introduccion de "El Caribe." donde Mintz destaca la importancia de las "formas de estructura y organizacion social". (4)

Al resaltar el Caribe como area sociocultural o societal, Mintz muy bien podria haber titulado el articulo "El Caribe como area sociologica", o "El Caribe como area antropologica". El cuestionamiento de Mintz a los enfoques estrechamente culturales se dirige, claro esta, a las diferencias entre los lenguajes, formas politicas, religiones, etc. que en buena medida fueron impuestos por el capitalismo colonial europeo. En cambio, las estructuras economicas que impuso ese mismo regimen (notablemente, la plantacion) y los patrones sociales que se desarrollaron en oposicion e interaccion con las mismas presentan afinidades a traves del Caribe.

La conceptualizacion del Caribe que ofrece Mintz puede ser cualificada, pero no cabe duda de su coherencia o de la lucidez con que la propone. En fin, es imposible hablar de antropologia historica hoy dia sin hablar de Sidney Mintz, y "El Caribe como area sociocultural" es uno de los textos de su autoria en el cual mas efectivamente ejerce su oficio.

LA CUESTION DEL ARCHIPIELAGO

Mintz distingue al Caribe vis a vis los espacios continentales de America que compartieron experiencias en algo parecidas, incluyendo una historia de plantaciones esclavistas.
   Varios intentos utiles de clasificar el area del Caribe
   como subcategoria de algun bloque cultural mayor no
   han logrado definir plenamente la particularidad de la
   region, ni agruparla convincentemente con aquellas partes
   del continente latinoamericano expuestas a influencias
   sociohistoricas similares. (5)


Su definicion distancia al Caribe de America continental -la geografia insular y la virtual extincion de los indigenas de por si ya marcan la distancia trascendental--para configurarlo como area sociocultural propia, a la vez que lo aproxima relativamente a Europa y al desarrollo del capitalismo atlantico. Cabe senalar que la definicion estrictamente "archipielagica" de Mintz es incluso mas restrictiva que otras que incluyen a las Guyanas y Belice.

Al delimitar su definicion del Caribe para incluir solo las sociedades insulares, Mintz se aparta de lo que ha sido una tendencia comun sobre todo en el medio hispanoparlante. Esto resulta ironico, ya que el enfasis de Mintz en la heterogeneidad del Caribe insular precisamente facilita aproximarlo al litoral continental caribeno, es decir, al Caribe continental. Tienen razon Margaret Shrimpton-Masson y Juan Duchesne Winter al cuestionar (respectivamente) la exclusion del Yucatan y la Guajira de la definicion del Caribe que Mintz propone. (6) Esta critica, aunque valida, se enriqueceria si abordara las conceptualizaciones reiteradas que Mintz ofrece, por ejemplo, sobre el Caribe hispano a traves de su obra, las cuales permiten precisar sus afinidades historicas con el Caribe continental. Ciertamente, las implicaciones de una u otra ubicacion del Caribe son importantes, ante todo en terminos de los campos de discusion intelectual y de disciplinas academicas. Las distintas ubicaciones que se le han asignado al Caribe, implica Mintz, son el resultado de que sus estudiosos "no han logrado definir plenamente la particularidad de la region, ni agruparla convincentemente con aquellas partes del continente latinoamericano expuestas a influencias sociohistoricas similares". (7) Es menester "entender mejor tanto lo que distingue a esta area de otras, como lo que le imparte su caracter particular y algo singular; los puntos principales son de caracter sociohistorico". (8)

MICHAEL G. SMITH Y EL PLURAL SOCIETY

La perspectiva de plural society, elaborada en el Caribe ante todo por el antropologo jamaicano Michael G. Smith, es otro referente importante para "El Caribe.", tanto como punto de partida asi como de "pared de rebote" critico. Plural society estaba muy en boga en el Caribe durante los anos previos a la publicacion del articulo. En A Framework for Caribbean Studies (9) --ensayo clave que precedio a "El Caribe." por una decada--Smith argumento que en el Caribe ingles ("the Caribbean area proper" como la llama) las sociedades estaban escindidas en dos segmentos que coexistian en una relacion desigual forjada sobre bases principalmente raciales y culturales, y con poca interaccion entre si, formando una sociedad "plural". (10) De golpe y porrazo, Smith excluia de "the Caribbean area proper" (que equiparaba con los West Indies) al Caribe hispano y aun al frances y holandes: "Despite the cultural continuities across imperial frontiers, I have excluded the French. Dutch, American, and Latin units from my present field of interest". (11)

En respuesta a Smith, Mintz define al Caribe como un societal o sociocultural area mas abarcador que "the Caribbean area proper." (12) En el analisis de Mintz, el peso concedido a lo social desmonta las premisas geohistoricas del modelo de plural society. (13) En un parrafo fundamental de "El Caribe.", Mintz escribe:
   Con el fin de adelantar el argumento, debe subrayarse
   la diferencia entre "cultura" y "sociedad", segun el uso
   dado aqui a esos terminos. Para comenzar, es inexacto referirse
   al Caribe como un "area cultural" si por "cultura"
   se entiende un cuerpo comun de tradicion historica. Los
   origenes muy diversos de las poblaciones caribenas, una
   compleja historia de imposiciones culturales europeas y
   la ausencia en la mayoria de estas sociedades de alguna
   continuidad firme en la cultura de la potencia colonial
   han resultado en un cuadro cultural sumamente heterogeneo.
   Y, sin embargo, las sociedades del Caribe--tomando
   "sociedad" para referirse aqui a formas de estructura
   y organizacion social--presentan semejanzas que de ninguna
   manera se pueden atribuir a la mera coincidencia.
   Probablemente seria mas exacto (aunque de estilo torpe)
   referirse al Caribe como un "area societal" debido a que
   las sociedades que lo componen probablemente comparten
   mas rasgos socioestructurales que culturales. Las uniformidades
   pancaribenas resultan ser mayormente unos
   paralelos de estructura socioeconomica y organizacion,
   fruto de un dominio colonial prolongado y bastante rigido.
   El hecho de que varias de ellas tambien compartan
   culturas similares o historicamente relacionadas, aunque
   es importante, se considera aqui como secundario. (14)


Smith proponia que su modelo era global, por entender que existian sociedades plurales alrededor del planeta y que estas eran directamente comparables entre si. Plural society tiene alguna utilidad para analisis comparados y su atencion a la historia abono a la conceptualizacion de la plantacion y a sus efectos sociales y culturales duraderos. Pero es un modelo que dificilmente capta especificidades historicas y transformaciones sociales. Y ciertamente, segun conceptuado por Smith, constituia un gran deficit el que enfocara solo al Caribe angloparlante y excluyera del Caribe al resto de la region.

PLANTATION AMERICA Y AFROAMERICA

El analisis de "El Caribe como area sociocultural" es mas afin a otro ensayo que provenia de la decada anterior a "El Caribe ...": "Plantation America: A Culture Sphere", de Charles Wagley, (15) Sin embargo, existen diferencias importantes entre estos textos.

Wagley identificaba los siguientes atributos principales de Plantation America (16): (1) sistemas de plantacion y monocultivo; (2) lineas de clase rigidas; (3) sociedades multirraciales en las cuales nociones de "raza social" matizan caracteristicas estrictamente fenotipicas; (4) estructuras comunitarias debiles; (5) un campesinado numeroso que practica tanto la agricultura de subsistencia como la comercial y que suplementa sus ingresos mediante trabajo en plantaciones o aun en industrias; (6) una organizacion familiar matrifocal y un predominio de uniones consensuales. (17)

Los elementos comunes de Plantation America incluyen, notablemente, la prevalencia de la produccion de plantaciones y una poblacion de descendencia africana (Wagley tambien la llama "Afroamerica"). (18) Wagley situa al Caribe plenamente dentro de la "esfera" o region cultural mas amplia de Plantation America, la cual alcanzaba desde el sur de los Estados Unidos hasta Brasil. Mintz, en cambio, afirma que el Caribe es una region propia, una region societal o sociocultural, con caracteristicas mas especificas. Esas caracteristicas, tomadas individualmente, pueden encontrarse en otras partes de America o del mundo. Sin embargo, fuera del Caribe no se encuentran todas reunidas a la vez.

Mintz entendia que un contexto tan amplio como Plantation America) resultaba demasiado heterogeneo como marco de analisis. "Dentro de un marco de referencia tan vasto, las diferencias regionales de naturaleza historica o contemporanea poseen una importancia obvia para el trabajo comparativo". (19) Plantation America es ademas de poca utilidad para conceptualizar las diferencias entre zonas tan dispares como lo serian Barbados y Santo Domingo, o el noreste de Brasil y el sur de los EE.UU. Por eso, Mintz rechazaba colocar al Caribe meramente como "una subcategoria de algun bloque cultural mas grande" como lo seria Plantation America ("la America de las plantaciones"), segun lo elaborado por Wagley, o en "Afroamerica", planteada luego por Darcy Ribeiro (20) y otros autores. En este punto, Mintz estaba de acuerdo con Smith, aunque varian sus definiciones: el Caribe tiene una trayectoria propia. A diferencia de Wagley, Mintz interesaba destacar la especificidad y coherencia historica del Caribe frente a regiones similares en el continente americano (el noreste de Brasil, la costa caribena de Centro y Sur America, la costa pacifica de Ecuador y Peru). No debate abiertamente con Wagley, pero su rechazo al concepto de culture area, en efecto, representa una critica al culture sphere de Wagley.

A la misma vez, la conceptualizacion de Mintz pone sobre el tapete la ubicacion del Caribe en la historia de America, de Occidente y del capitalismo como tal. De hecho, esta perspectiva facilita un analisis de la trayectoria de Puerto Rico y el Caribe hispano particularmente atento a los contrastes e interacciones con los territorios ingleses, franceses, holandeses y daneses en la region.

Mas alla de las interrogantes que suscitan los linderos de Plantation America y la construccion de su definicion, hay que resaltar un elemento del analisis de Wagley que tiene una importancia indiscutible y que lo aproxima particularmente a la conceptualizacion de Mintz. A pesar de su enfasis en la plantacion, Wagley sagazmente proponia tambien al campesinado como uno de los cinco elementos de la definicion de Plantation America. Consideraba al campesinado de Plantation America como el mas europeo del continente ... !mas que el de la propia Euroamerica! Mas aun, enumerar al final del ensayo unas "caracteristicas culturales adicionales" que derivan "de similaridades de habitat, frecuentemente de un fondo historico comun y la presencia de una gran poblacion de origen africano". (21) Wagley distingue las siguientes: (1) similaridad en cultivos alimentarios, excepto en el sur de los EEUU; (2) agricultura de tala y quema; (3) mercados locales donde las mujeres jugaban un rol protagonico; (4) una gastronomia comun, en terminos generales; (5) musica y baile que comparten una veta comun; (6) folklore fuertemente influenciado por Africa; (7) cultos religiosos afroamericanos o donde al menos se hayan fusionado elementos africanos con cristianos. Estos rasgos tienen sus origenes en los campesinados que se desarrollaron en, y despues, de la esclavitud.

Ahora bien, el componente del campesinado en el analisis de Wagley encaja incomodamente en la estructura de la plantacion segun el la define y se difumina entre las siete "caracteristicas culturales adicionales". En ese contexto, lo campesino queda en parte como un ramillete de atributos que existen de modo colateral y supeditado a las plantaciones. No aparece como un elemento integral, tal como permite verlo un acercamiento mas procesual en el analisis de Mintz, en el cual plantaciones y campesinos existen en estrecha interaccion tanto de conflicto como de complementariedad y en condiciones historicas especificas; y cada polo se fortalece o se debilita conforme a procesos entendibles y con diferente trayecto en distintas partes del Caribe. Quiza no podia ser de otra forma, ya que estas siete "caracteristicas culturales adicionales" que propone Wagley, vistas en todo su alcance, ponen en jaque el modelo de una sociedad de plantaciones avasalladora.

PLANTATION SCHOOL

Cuando Mintz escribe "El Caribe ...", a mediados de la decada de los sesenta, la corriente conocida como la Plantation School estaba aun en desarrollo y Mintz no cita en "El Caribe." los trabajos iniciales de sus autores. (22) Sin embargo, la Plantation School forma parte del contexto inmediato del ensayo de Mintz. Existen ademas afinidades notables entre la Plantation America de Wagley y la Plantation School, y el acercamiento de Mintz a ambas perspectivas tiene mucho en comun.

La Plantation School fue una corriente de pensamiento economico y politico que resaltaba la importancia pasada y presente de la plantacion en el Caribe y su rol en el subdesarrollo de la region. Aparte de la importancia persistente de la agroexportacion en gran parte del Caribe a mediados del siglo XX, la Plantation School senalaba como sucesores de la plantacion a sectores economicos de enclave como el turismo y las petroquimicas. Los terminos de plantation economy y plantation society a menudo se usan indistintamente con el de Plantation School, aunque tambien denotan subcorrientes con enfasis propios. (23)

Esta corriente intelectual y politica surgio a principios de la decada del 1960 en el marco de la reciente independencia de Jamaica. Luego se amplio a Georgetown, Guyana y a traves del Caribe anglofono. Corrio paralelamente a los estudios caribenos en las universidades de la region, EEUU y Canada, mientras interactuaba con ese campo. Su base fue el New World Group, un grupo de discusion informal del Institute for Social and Economic Research de la Universidad de West Indies en Mona, Jamaica. La Plantation School tuvo ademas interacciones interesantes, y no suficientemente comentadas, con la academia y el espacio politico canadiense donde existia una preocupacion amplia por los efectos de la penetracion economica y cultural estadounidense.

La importancia sociohistorica que tiene en "El Caribe ..." la plantacion, particularmente la azucarera, vincula a ese ensayo con la corriente de Plantation School. Esta corriente dinamizo los estudios del Caribe desde principios de los 1960, aunque sus trabajos clave no se publicaron en revistas de circulacion amplia hasta 1968 y en anos subsiguientes. (24) Se pueden senalar tres aspectos importantes de la Plantation School. Primero, que se genero a partir del Caribe mismo, principalmente en Jamaica (en cuya University of the West Indies, en Mona, se congregaban academicos de toda la region) y en Guyana, con una presencia importante, cabe senalar, de caribenos radicados en universidades canadienses y de universitarios anglocanadienses. Segundo, la Plantation School integraba varias de las ciencias sociales--particularmente la economia politica, la sociologia, la historia, no tanto la antropologia--e iba dirigida al analisis del presente y a proponer cambios radicales de politica publica para el futuro. Tercero, la Plantation School participo de un espacio hibrido, a la vez universitario y de activismo politico y social.

Esta escuela singularizaba la plantacion y el sistema economico y politico que se genero en torno a ella como principal responsable del subdesarrollo del Caribe y, a la vez, como expresion maxima del control colonial o neocolonial sobre las sociedades de la region. Represento un paso de avance con relacion a los analisis que tomaban como marco a la esclavitud en si, lo cual se concentraba en la relacion laboral especifica (con acento juridico) y en una epoca dada, a expensas de una optica comparada y diacronica. (25) El modelo de la plantacion abarcaba la relacion laboral pero tambien la estructura de produccion y la jerarquia de mando; era uno elocuente y sencillo, y captaba verdades importantes sobre la historia del Caribe.
   The plantation society construct is an excellent device for
   defining a region on the basis of common features associated with,
   or even caused by, a plantation economy of the past [...]
   Nevertheless, the idea of plantation society has followed a course
   that explanatory constructs often follow: at first they order a
   confused reality and lead us to enlarged understanding; but as we
   absorb and apply our new understanding, the categories begin to
   lose their usefulness and may even blind us to new conceptual
   possibilities. (26)


La Plantation School tendia a exagerar la capacidad de control que ejercian los plantadores, su cohesion como clase y su control sobre el estado colonial. Ademas, aplanaba las diferencias entre las sociedades caribenas y subestimaba tanto el cambio historico como la resistencia a la economia de plantaciones. Como ha senalado Michaeline Crichlow, este paradigma
   ... reifies the plantation as the critical "institution" to
   which folk can act and react to in the Caribbean societies.
   It makes light of the major changes that transpired
   in the post-emancipation period [.] The paradigm does
   not see the West Indies as part of a world system of capitalism
   whose overarching reach occasions adaptive and
   resistant responses on the part of working peoples. (27)


Como veremos, la optica del ensayo de Mintz--si bien comparte muchos atributos de la Plantation School--es mas compleja. La ubicacion de las plantaciones del Caribe en los procesos de la modernidad capitalista, la interaccion entre plantaciones y campesinados y el acento fuertemente historico del analisis de Mintz evitan congelar la forma de plantacion en "El Caribe ...", aunque no la salvan de otros escollos que se veran mas adelante.

"EL CARIBE COMO AREA SOCIOCULTURAL": EL TODO Y LAS PARTES

Segun se ha indicado, en "El Caribe ...", Mintz propone nueve rasgos que considera definitorios de la region. Advierte de inmediato que se trata de rasgos que no son exclusivos del Caribe, pero que se encuentran alli en conjunto, a diferencia de otras zonas de America o del mundo. Ademas, esas nueve caracteristicas no son un modelo para aplicar a cada una de las sociedades caribenas, ya que en cada caso sus efectos combinados han sido algo diferentes. En consecuencia, las distintas sociedades del Caribe "pueden ser vistas en terminos de un continuo multidimensional, en lugar de un modelo singular abstracto". (28) Veamos detenidamente cada uno de los criterios que propone Mintz.

Una ecologia insular, subtropical y de llanura

Este criterio trata sobre un aspecto que algunos estudios historicos del Caribe olvidan: la ecologia y el espacio fisico. (29) La importancia de lo insular en este acercamiento apunta a la intensidad que alcanzaron en las islas del Caribe los procesos historicos que Mintz caracteriza mas adelante en su tipologia, en particular la plantacion esclavista. Las llanuras de las islas fueron el eje de la colonizacion y el establecimiento de plantaciones. La particularidad climatica del Caribe, sin grandes extremos de temperatura, fue importante para facilitar los inicios de la colonizacion europea y, en particular, porque ofrecia las condiciones idoneas para la siembra de cana de azucar. (30) La ecologia ideal de la cana es el tropico, por la fuerza y constancia de su luz solar, siempre que se cumplan unas condiciones de precipitacion abundante y buen drenaje de suelos. (31) El caracter insular y la pequena escala de varias de las islas azucareras (Barbados, Martinica, St. Kitts y Antigua, por ejemplo) implico la proximidad de muchas de sus plantaciones al transporte maritimo, tan importante para las cargas pesadas que conllevaba el azucar, al igual que una mayor dificultad para sus esclavos escaparse dentro o fuera de la isla.

Aun en terminos de ecologia y geografia, se capta de entrada que Mintz no es presa de un concepto homogeneo del Caribe. El destaca en el titulo de su primer criterio las tierras de bajura, pero en su contenido senala la topografia elevada de gran parte del archipielago, inclusive de islas muy pequenas. Los contrastes topograficos del Caribe marcan el paso de un tema fundamental en el ensayo: la heterogeneidad de los espacios sociales del Caribe y su interaccion y conflicto. Estas relaciones se dieron ante todo--lo anticipa Mintz desde este primer criterio--entre las plantaciones y los campesinados de la region. Con su extraordinaria capacidad de sintesis, identifica tres grandes variantes ecologico-sociales en el Caribe:
   En las islas mas pequenas y aridas, las plantaciones nunca
   se desarrollaron; en aquellas pequenas islas mas aptas
   para la agricultura de plantacion, las iniciativas "campesinas"
   o en pequena escala usualmente se han sido
   muy marginales; y en las islas mas grandes, esos sistemas
   agricolas tan diferentes han competido y coexistido
   durante la mayor parte de la historia caribena. (32)


De otra parte, se echan de menos en este primer criterio ecologico historico algunas nociones sobre el mar Caribe mismo como espacio historico "actuante" o incluso como espacio ecologico. (33) Mintz senala unicamente como la conquista del Caribe dependia del control del mar, por lo que este "jugo un papel significativo en la cultura de los colonos".

Un rapido exterminio de la poblacion nativa

El contraste entre el Caribe insular y la America Latina continental es uno de los aspectos fundamentales del segundo criterio. El punto de partida de Mintz para establecer esta distincion es lo que el llama la "rapida extincion" (swift extirpation, en sus palabras) de la poblacion indigena en las Antillas, un cataclismo demografico que no se dio con la misma intensidad en el continente --si bien la conquista provoco alli importantes perdidas demograficas. En su definicion del Caribe, Benitez Rojo articulo este criterio como la "desaparicion o repliegue del aborigen". (34)

Ciertamente, el concepto de "extincion" (o extirpation) puede ser exagerado. La evidencia demuestra que la poblacion indigena de las Antillas no desaparecio. Sin embargo, sus instituciones y estructuras sociales y politicas si quedaron devastadas y en la mayoria de las Antillas los efectos de la conquista fueron mucho mas terminantes que en America Latina continental. Alla, tras un fuerte declive demografico por motivo de la conquista espanola, se mantuvieron o reestablecieron tierras comunales, estructuras de gobierno aldeanas y otras formas sociales indigenas. (35) Lo que es fundamental para el argumento de Mintz es la comparacion con el continente, la diferencia en intensidad en el golpe demografico, y el que ello contribuyera a formar en el Caribe junto a otras coordenadas (en buena parte derivadas de la nuda realidad demografica) unas sociedades muy diferentes de las del continente. (36) Benitez Rojo retoma este punto en La isla que se repite:
   El cuadro colonial del Caribe presento diferencias sustanciales
   con relacion al esquema predominante en los
   territorios continentales, sobre todo en los grandes virreinatos
   de la Nueva Espana y el Peru. Estas diferencias
   surgieron en el proceso de adaptacion colonial del poder
   metropolitano a condiciones geograficas, demograficas,
   economicas, sociales y culturales que ejercian su accion
   de manera especifica en el area insular del Caribe y, en
   menor grado, en la angosta zona costera de Tierra Firme.
   Quiero decir con esto que el Caribe iberico es parte de
   America Latina, pero tambien parte de una region considerablemente
   mas compleja caracterizada por su importancia
   comercial y militar, por el pluralismo linguistico y
   ecologico, y por el caracter repetitivo de la Plantacion. (37)


De otra parte, Mintz subraya el contraste entre el Caribe y las sociedades coloniales de Africa y Asia. En estos continentes, el colonialismo se inicio mayormente en fecha mas reciente--generalmente mediados o fines del siglo XIX--y se extendio por menos tiempo, generalmente hasta mediados del siglo XX. Una presencia europea profunda y un colonialismo longevo trazan, en la conceptualizacion de Mintz, un Caribe como espacio historico especifico. En fin, la segunda caracteristica del Caribe sociocultural remite, de una parte, al colonialismo europeo temprano del siglo XVI y sus diferencias del continente latinoamericano; y de otra, al colonialismo tardio del siglo XIX y XX, donde las diferencias entre el Caribe colonial y las colonias europeas en Africa y Asia son igualmente importantes. Ciertamente, como Mintz no se cansaba de repetir, el colonialismo no es monolitico.

Un capitalismo agrario basado en la cana de azucar, africanos esclavizados y plantaciones

Este criterio, junto a los proximos tres que Mintz propone --estructuras sociales bipolares, la interaccion plantaciones-campesinos y las introducciones masivas de trabajadores- podrian verse en conjunto ya que configuran la estructura cardinal de organizacion economica y social que el plantea para la historia del Caribe: la plantacion. (38) Por la complejidad de esos criterios, sin embargo, es preferible discutirlos por separado. De hecho, este tercer criterio--el capitalismo agrario azucarero--es de por si complejo.

El capitalismo agrario que se fraguo en el Caribe a partir de mediados del siglo XVI, conjugo tres elementos que no habian coincidido en otros contextos: la plantacion como organizacion economica integrada, sistematica y de mando centralizado; el cultivo de la cana de azucar, que en condiciones propicias producia grandes ganancias y aseguraba el margen de lucro que justificaba la alta inversion en la fuerza de trabajo y la planta industrial; y la esclavitud como modo de asegurar una fuerza trabajadora en condiciones donde de otra forma no existiria (en general, la abundancia de tierras) y cuya trata era una actividad tan o mas lucrativa que la produccion azucarera misma. El precedente mas completo para el Caribe como economia de plantacion se desarrollo en la isla de Sao Tome en el golfo de Guinea, a partir de las primeras decadas del siglo XVI (39), y de manera paralela a las primeras plantaciones en el Caribe, en La Espanola y Puerto Rico. (40) La produccion azucarera de Madeira, que tuvo su auge en la segunda mitad del siglo XV, se habia fundamentado en pequenos y medianos productores; la de Canarias, que alcanzo su mayor importancia algunas decadas despues, en guanches esclavizados de las propias islas. (41)

Al menos hasta fines del siglo XIX todas las formas de trabajo en el azucar antillano fueron de caracter coercionado. En la gran mayoria de los casos--Puerto Rico es la principal excepcion--tuvieron como corolario otro de los criterios que senala Mintz: la importacion masiva de mano de obra en olas sucesivas y heterogeneas. Sin embargo, como enfatiza en su analisis historico, la esclavitud no surgio y se extinguio en el Caribe de manera desarraigada y singular, sino en conexion historica y explicable con la sucesion general de formas de trabajo del Caribe.

Con un ojo puesto en la vida material, Mintz delinea asi la estructura economica social del Caribe. Benitez Rojo diria la maquina, recordando que la plantacion era para el la maquina por excelencia. Observese, sin embargo, que las condiciones que acompanan al capitalismo agrario fraguado en el Caribe desbordan sus confines; por eso el concepto de "maquina" resulta restrictivo y es menester discutir separadamente las condiciones necesarias de la plantacion en los proximos tres criterios.

La epoca de la produccion azucarera esclavista en el Caribe hispano duro solo algunas decadas, desde 1530 hasta 1580. (42) Fue mas de medio siglo despues, y en las islas inglesas y francesas, que esa configuracion tendria un nuevo auge, ahora de forma novel--particularmente una organizacion de la plantacion mas dinamica y una escala de produccion mucho mayor. El Caribe hispano, en cambio, siguio otra ruta--aunque siempre en interaccion con las vecinas islas inglesas y francesas- cuyo eje fue la produccion campesina libre, una poblacion dispersa y un cada vez mas activo contrabando. No fue sino hasta fines del XVIII en Cuba (y solo en las regiones de La Habana y Trinidad) y a partir de los 1820 en Puerto Rico que se desarrollo la plantacion esclavista de forma significativa. Este Caribe--fundamentalmente el Caribe hispano--esta presente en "El Caribe ..." y eso es una de las aportaciones importantes del ensayo. Tambien hay que decir, sin embargo, que las formas historicas del Caribe hispano aparecen en "The Caribbean ..." solo de manera supeditada a la plantacion.

La presencia integral del Caribe hispano en la conceptualizacion de Mintz se facilita, de un lado, por la configuracion geografica-ecologica que el le ha dado al Caribe en su definicion y, el otro porque siempre reconoce que hubo en el Caribe otros cultivos y otras formas de trabajo asociadas a la misma, desde campesinos libres (en el tabaco, por ejemplo, en las Antillas inglesas tempranas) hasta trabajadores escriturados o indentured al principio y hacia el final de la epoca azucarera de las Antillas inglesas.

Unas estructuras sociales bipolares sustentadas por el colonialismo, el latifundismo y el racismo

El regimen de plantaciones no existia en un vacio, y para mantenerlo y reproducirlo de modo bipolar se requeria de un medioambiente social y politico especifico. Mintz entra aqui a un territorio que habia sido trabajado mas en la antropologia de la epoca, aunque muchas veces de modo apologetico. En tono mesurado pero inequivoco, Mintz senala el colonialismo ("el dominio ultramarino"), el monopolio territorial y politico en manos de unas elites ("el acceso pronunciadamente desigual a la tierra, riqueza y poder politico") y el racismo ("el uso de diferencias fisicas como indicadores de estatus"). Las "estructuras bipolares" que senala con las perspectivas ya reconocidas desde la decada de 1950 que desarrollaron Rudolf Van Lier, Michael G. Smith, Raymond Smith y otros. (43) Las mismas remitian al marco conceptual de plural society en la obra de John S. Furnivall en torno a Malasia, tambien, por supuesto, locus classicus de plantaciones y colonialismo. (44) Harry Hoetink, cuyo modelo de dos variantes en las relaciones raciales caribenas descansaba en una estructura afin a la de sociedad plural, aclaraba que "solo lo veia como una herramienta para analizar el desarrollo historico de sociedades que inicialmente estaban divididas racial y culturalmente". (45)

En su origen en el sudeste asiatico, el concepto de "sociedad plural" era uno critico de la politica colonial prevaleciente de su epoca y tenia un caracter reformista y aun radical. Furnivall, en particular, veia el diagnostico de "sociedad plural" como una critica hacia el impacto del colonialismo en las sociedades del sudeste asiatico, y un reclamo de que la receta de mayor occidentalizacion no resolveria. Mas bien era necesario un periodo de "autonomia" en el cual el sector "tradicional" de la sociedad colonial pudiera reconstruirse para que, a partir de ello, se reconstruyera la economia y la sociedad nacional.

El modelo desarrollado por Furnivall se fundamento en sus experiencias como funcionario colonial en materia de propiedad territorial y sus investigaciones en Burma y luego en Indonesia (entonces conocida en ingles como "Netherlands India"), donde se familiarizo con la obra de J. H. Boeke. (46) Luego, Van Lier aplico el modelo de Furnivall a la colonia holandesa de Surinam, donde ironicamente habia decenas de miles de trabajadores escriturados (indentured) oriundos de Indonesia. (47) El fue el primer cientifico social en ensayar un planteamiento teorico general sobre los rasgos estructurales en comun de las sociedades caribenas. (48) Pero al trasladarse a la region caribena, sin embargo, el modelo paso de ser uno economico, con raices en la propia irrupcion colonialista, a uno cultural con premisas un tanto ahistoricas, un caracter estatico y abstracto y una incapacidad de contemplar el conflicto y el cambio social. (49) Mintz invirtio las premisas criticas de plural society, pues la misma abstraccion que permitia aplicar el modelo a cualquier sociedad estratificada por razas tambien limitaba drasticamente su analisis.
   [T]he fundamental questions raised by the concept of the
   plural society do not appear to be significantly different
   from those addressed in the study of any complex stratified
   society, Caribbean or other. [...] Perhaps the important
   fact in the case of Caribbean societies is not whether the
   "plural society" concept fits them, but whether the specific
   economic and historical experiences that endowed
   them with their ethnic and racial heterogeneity, and the
   particular systems of power which order the relationships
   among their component groups over time, and at present,
   can explain their particular sociological character. (50)


La interaccion plantaciones-campesinos

En este inciso, Mintz discute una "interaccion continua" entre las plantaciones y la agricultura campesina a pequena escala, "con los efectos socioestructurales que la acompanan". (51) Otras partes de su obra tienen una discusion mas pormenorizada del tema. (52) En lo que concierne a la relacion directa entre campesinos y plantaciones, Mintz establece dos variantes o "contextos". Primero, un campesinado previo a la plantacion (yeoman peasantry). Este campesinado fue virtualmente suprimido por el desarrollo del regimen de plantaciones: aqui incluye al campesinado del Caribe hispano como parte de un proceso general. El desplazamiento del campesinado del Caribe hispano por las plantaciones solo habria sido mas prolongado (de hecho, mucho mas prolongado) que el proceso comparable en las Antillas inglesas y francesas. Segundo, un "protocampesinado" que evoluciono bajo la esclavitud, en casos donde "circunstancias particulares" obligaron al regimen de plantaciones a permitirles autoabastecerse y vender excedente, facilitando asi una acumulacion de ganancias.

En el analisis de Mintz, tanto los yeomen como los protocampesinos del Caribe son "campesinados reconstituidos" (reconstituted peasantries). Los llamaba "reconstituidos" porque se habia reconfigurado en el propio Caribe. No fue un campesinado que evolucionara "naturalmente" del pasado indigena; (53) y carecia de la profundidad centenaria o milenaria de los campesinos autoctonos de otras sociedades; y se habia desarrollado generalmente por oposicion al regimen de plantaciones (Wagley, en cambio, subrayaba las afinidades del campesinado de Plantation America con el europeo). (54) En el Caribe, la adaptacion campesina era una "artificial", "en el sentido de que no se trataba de campesinados autoctonos sobre los cuales el sistema de plantacion se hubiese implantado". (55) Aparte de los yeomen y los protocampesinos, los otros dos subtipos de "campesinados reconstituidos" en la conceptualizacion de Mintz son los ocupantes sin titulo en la serrania (squatters o highland peasants) y los campesinos fugitivos (runaway peasants), es decir, los esclavos cimarrones.

Mintz dedica poca atencion al campesinado mas antiguo en las Antillas hispanas, que dentro de sus categorias eran los squatters o highland peasants. Estos son clave para su argumento, pero la documentacion historica disponible (y, yo diria, la propia la tradicion academica angloamericana) no facilitaba su estudio. Mintz aborda el proceso de modo muy general: "En las Antillas hispanicas, el resurgimiento de la plantacion a fines del siglo XVIII y la legislacion laboral represiva que lo acompano tuvo el efecto de socavar a las adaptaciones campesinas y a los ocupantes sin titulo de la altura." (56)

Al destacar el rol de los campesinos y sus interacciones duraderas con las plantaciones, Mintz demarco un importante apartado en la literatura sobre el tema, tanto a nivel del Caribe como mundial. De hecho, esa conceptualizacion represento un viraje con respecto a sus propios trabajos previos sobre el tema de las plantaciones, incluyendo el celebre articulo que escribio con Eric Wolf el cual se difundio ampliamente en espanol bajo el titulo de "Haciendas y plantaciones en Mesoamerica y las Antillas". (57) Sin duda, la experiencia etnografica de Mintz en Jamaica y Haiti influyo en este cambio, pues en esos paises convivio en localidades de caracter campesino. Su experiencia en Puerto Rico, en cambio, habia sido en una comunidad de trabajadores asalariados. (58)

Mintz dio asi un salto conceptual que ningun estudioso de los regimenes de plantaciones habia dado en trabajos posteriores a "El Caribe ..." incluso extiende ese concepto hasta el interior de la propia plantacion esclavista con la categoria de "esclavos protocampesinos" (slave proto-peasants), un concepto que tendria una larga trayectoria en los estudios de la esclavitud. (59)

Wagley se habia aproximado a la perspectiva que Mintz esboza al proponer la existencia de un campesinado como una de las dimensiones fundamentales de Plantation America. Sin embargo, al colocar el componente campesino junto al Plantation America, ubicado dentro de ese espacio, su celebre texto refleja una conceptualizacion incompleta de la interaccion entre plantaciones y campesinos y entre formas sociales agrarias en general. El contraste entre el manejo que hace Wagley de la cuestion del campesinado y el que hace Mintz ejemplifica las diferencias entre ambas perspectivas--y quiza entre ambas generaciones-a la vez que capta el salto metodologico que dio Mintz, y que dieron otros en su campo, en la decada de los 1960.

El replanteamiento de Mintz en cuanto a la relacion esclavitud/campesinados, en plena evolucion de su pensamiento a fines de los 1960, fue mas profundo que sus propuestas sobre el campesinado del Caribe hispano, las cuales permanecieron muy similares a su formulacion original a principios de esa decada. Mintz habia dado un paso importante al reconocer la existencia de un campesinado en el Caribe hispano, pero su perspectiva reflejaba ciertas dificultades. Primero, a la corta o a la larga, el enfasis en "adaptacion" y sobre todo el llamarlo un campesinado "artificial" acaba caracterizando al Caribe hispano de los siglos XVII y XVIII en terminos de la ausencia de la plantacion, o de una interaccion entre campesinos y plantaciones donde no puede faltar la plantacion, y no en terminos de una presencia afirmativa de ciertas relaciones sociales historicas propias.

Segundo, Mintz ve la interaccion como una dentro de cada isla, y no entre ellas (por ejemplo, mediante el contrabando); o aun dentro de ellas en el caso de una isla dividida como La Espanola. (60) Esta es una ausencia importante en el articulo, aunque debe verse a la luz del estado de la investigacion historica en las propias Antillas hispanas con relacion a los siglos XVII y XVIII y a un afan de modernidad entre nuestros propios historiadores que relegaban al olvido toda la historia insular entre la Conquista y la Cedula de Gracias.

Tercero, el concepto de protocampesinado es muy general y abarca una variedad de tipos historicos demasiado amplia. Cuarto, el cuestionamiento de la categoria debe llevarse hasta su construccion misma, pues el concepto de "protocampesinado no es mas satisfactorio como categoria que semiproletario u otras categoria prefijadas por "cuasi-" o "pre-" que Mintz descarta en otras partes de su obra.

Sucesivas introducciones masivas de trabajadores

La introduccion masiva en oleadas sucesivas de trabajadores para hacer los trabajos mas duros y peor pagos--una situacion que los plantadores representaban siempre como "escasez de mano de obra"--fue en casi todo el Caribe, en mayor o menor grado, un corolario inseparable de la economia de plantacion. Invariablemente se daba en un contexto de coercion. Despues de una primera epoca, las oleadas sucesivas de trabajadores llegaban a sociedades constituidas ya de forma bipolar. Por ende, "las oportunidades de ascenso economico, social y politico eran extremadamente limitadas" (61), las posibilidades de coalescencia entre grupos etnicos nuevos y los anteriores eran reducidas y los procesos de aculturacion se deceleraron. Este proceso se dio en toda su complejidad en las Antillas inglesas y francesas donde hubo migraciones importantes de trabajadores contratados o escriturados.

Tras la abolicion de la esclavitud, Cuba importo, mayormente a Oriente, centenares de miles de trabajadores chinos y luego trabajadores estacionales de Haiti y las Antillas inglesas. (62) La ubicacion de Panama en el Caribe quedo subrayada por su importacion de centenares de miles de antillanos para la construccion del Canal (con tasas de mortandad comparables a la esclavitud antillana). En cambio, Puerto Rico y Santo Domingo no conocieron una verdadera sucesion etnica laboral de trabajadores importados, mas alla de la trata de esclavos y, en el caso de Santo Domingo, las migraciones de haitianos. De hecho, Puerto Rico experimento corrientes de emigracion desde las que se dieron a Hawai y luego Santo Domingo, a principios del siglo XX. Las migraciones internas masivas de trabajadores en Puerto Rico de zonas del interior a la costa para la zafra azucarera--que transformaron la demografia insular en las primeras decadas del siglo XX y fueron la antesala de la emigracion tambien masiva a los EEUU en los 1940 y 1950--cobran un nuevo sentido cuando se consideran sobre el trasfondo de las masivas migraciones intracaribenas y desde Asia (y aun Africa) al final del periodo de la esclavitud y posteriormente. De nuevo vemos como el Caribe hispano se ubica en los procesos amplios del Caribe, pero "a su manera", para citar nuevamente a Benitez Rojo. La sucesion de grupos trabajadores importados tuvo su maxima expresion en el Caribe en Trinidad-Tobago y las Guyanas, donde aparte de los europeos y una poblacion afrodescendiente que originalmente era mayoritaria, se importaron trabajadores de India, China y Java que constituyeron, hasta el dia de hoy, segmentos considerables de la poblacion: la mayoria de la poblacion de Guyana es de ascendencia india y en Trinidad y Tobago los afrodescendientes y los indodescendientes representan proporciones casi iguales de la poblacion.

La sucesion de importaciones masivas de trabajadores ocupa, como criterio, un lugar estrategico en el argumento de Mintz. La "sucesion etnica y agregacion" dificulto los procesos de estabilizacion demografica y cultural (o de "criollizacion" en sentido amplio) que hubiesen facilitado el desarrollo de sociedades menos polarizadas y de alguna forma de identidad nacional. Junto con lo tardio del desarrollo de la esclavitud de plantaciones (excepcion hecha del periodo azucarero del siglo XVI en La Espanola y Puerto Rico), la sucesion etnica traza la demarcacion fundamental entre las Antillas hispanas y noreuropeas. Los segmentos que propone la sociedad plural se fundamentan, correcta o incorrectamente, en las divisiones que fomentaron esas migraciones sucesivas y las diferencias culturales entre los grupos. Mintz, en cambio, interesa proponer una polaridad mas afin a la de clase social (63) que se monta principalmente sobre la estructura de la plantacion.

La ausencia de una ideologia de identidad nacional aculturadora

Este es uno de los criterios mas complejos que presenta Mintz en el ensayo. Aqui engloba cuatro procesos historicos que conectan tanto con todos los criterios anteriores del ensayo como con los ultimos dos, fundamentalmente para historizarlos mas, y bajo la sombrilla de la identidad nacional pero con consecuencias que no se limitan a ella.

Este septimo inciso parece repetitivo y algo confuso, pero en realidad no se trata de un criterio como los primeros seis. Mas bien recoge y sintetiza el analisis historico que subyace al ensayo y que moviliza los criterios sociohistoricos que ocupan el resto del trabajo. El titulo de esta seccion confunde un tanto (como tambien sucede en el primero de los nueve criterios), pues bajo el acapite de "La ausencia de identidad nacional aculturadora" se presentan tanto las sociedades caribenas donde estuvo ausente una "ideologia de identidad nacional aculturadora" como aquellas donde si se desarrollo esa identidad.

Mintz entra al analisis de identidad nacional con cautela. Enfatiza lo "extremadamente dificil" que es definir "identidad nacional" y no se aventura a definir y aquilatar las distintas identidades nacionales en el Caribe. La dificultad que presenta el definir la identidad nacional surge "porque los valores que conlleva rara vez estan plenamente articulados y porque distintos sectores de una poblacion nacional a menudo hacen usos simbolicos diferentes (aunque concordantes) de la cultura." (64) Su "definicion" es mas bien tautologica:
   un sentido subjetivo y compartido de pertenencia al
   estado nacion y de considerarlo como de uno propio.
   [...] Los habitantes de una sociedad caribena, en otras
   palabras, tienen una identidad nacional en la medida
   en que sienten que forman parte de un ente separado e
   independiente. (65)


Es decir, una poblacion tiene una identidad nacional en la medida en que "se sienten formar parte de un ente separado e independiente", es decir, !en la medida en que ha desarrollado una identidad nacional! Mintz enfoca los resultados del desarrollo de una identidad nacional y las aparentes condiciones de esos resultados, y no el fenomeno en si. Sabe cuando existe pero no lo que es. Su aproximacion es menos conceptual que practica o aun instrumental. O es conceptual a su manera, pero no deja de ser efectiva: como la existencia de una identidad nacional facilita una aculturacion exitosa de nuevos grupos inmigrantes, inclusive trabajadores coercionados.

En este punto Mintz gira de lleno hacia el Caribe hispano, pues la condicion fundamental para la existencia de una identidad nacional es, segun el, la existencia de un tipo de cultura criolla (es decir, de nuevo tautologicamente, la existencia de una identidad nacional). El ejemplo en el Caribe son los territorios hispanos:
   Por consiguiente, el surgimiento inicial de una cultura e
   ideologia nacional en las sociedades del Caribe aparenta
   haber dependido en gran medida de las posibilidades de
   crecimiento de un grupo "criollo" (esto es, de origen en el
   Viejo Mundo, pero nacido en el Nuevo) cuyas identidades
   primordiales radicaban en la nueva sociedad, en lugar de
   sus culturas ancestrales de origen. Dicha estabilizacion
   criolla ocurrio de forma mas clara en el Caribe hispano,
   donde los colonizadores llegaron para quedarse y, pronto,
   unos criollos puertorriquenos, cubanos, y dominicanos--en
   marcado contraste con los espanoles o peninsulares--comenzaron
   a crear culturas insulares genuinas. (66)


La condicion principal para el surgimiento de una identidad nacional en el Caribe hispano fue una "estabilizacion criolla". La misma permitio el que una cultura criolla, si bien "sencilla" pudo "aculturar" a los trabajadores importados, aun tratandose de esclavos o trabajadores escriturados. Los cuatro procesos que, segun Mintz, subyacen las posibilidades de desarrollo de una identidad nacional--mediante una "estabilizacion criolla"--son los siguientes:

(a) los procesos de sucesion etnica y de agregacion

(b) los ciclos de plantacion

(c) la duracion e intensidad desigual del colonialismo (incluyendo el estadounidense) en los distintos territorios

(d) los patrones culturales de los poderes metropolitanos, que "de ninguna manera tuvieron el mismo impacto sobre sus respectivas colonias". (67)

Los primeros dos procesos conectan el ciclo caribeno de formacion y declive de las economias de plantacion en el Caribe con la sucesion de importaciones de trabajadores de distintos grupos etnicos. (68) Los procesos tercero y cuarto enfocan las particularidades del dominio colonial. Mintz con razon destaca la importancia de precisar, para cada isla, como ocurrieron estos procesos.

El autor explica la "estabilizacion criolla" en funcion de que los colonos espanoles se quedaron, generando asi una fusion con las culturas africanas y amerindias, en las cuales los tres componentes se dieron en mezclas originales. De esta manera se genero en las Antillas hispanas una cultura ("adaptacion cultural") sencilla, de frontera, pero efectiva como matriz de aculturacion para los que llegaran en el futuro:
   Las descripciones de las sociedades cubanas y puertorriquenas
   en el siglo XVIII, por ejemplo, dejan claro que las
   culturas nacionales de estas islas, cada una con su sabor
   especial, habian surgido con fuerza. (69)


Por que los colonos permanecieron en las Antillas hispanas, por que se mezclaron mas con indigenas y africanos, y cuan integral fue esa "fusion" queda por explicar. Mintz considera que estos procesos son paralelos, poseen un peso desigual y presentan importantes variantes locales. A base de ellos, perfila el contraste entre el Caribe hispano, frances, ingles y holandes: "El Caribe britanico y holandes, en fuerte contraste con el Caribe hispano, carecia de todas aquellas fuerzas de mayor importancia en el desarrollo de nuevas identidades culturales en las islas." (70)

Al discutir las diferencias en el impacto metropolitano, Mintz parece dar un viraje de 180[grados] para presentar--tacita y negativamente, hay que decir--una lista de diferencias "culturales" y politicas entre las Antillas. Las agrupa en tres variantes: las sociedades antillanas hispanas; las francesas; las inglesas y holandesas. (71) Pero precisamente eran las diferencias "culturales" y politicas las que Mintz no habia resaltado hasta ahora en "El Caribe ...", por entender que presentaban una vision fragmentada del Caribe que obviaba sus elementos socioculturales o societales en comun. Dije que la lista aparece de forma tacita y negativa porque Mintz la presenta asi mismo, no al discutir las Antillas hispanas sino al diferenciar de estas al Caribe frances, ingles y holandes. Asi, con respecto al Caribe frances, Mintz asevera (en otro gran ejercicio de sintesis):
   la contribucion cultural amerindia a la cultura criolla
   del Caribe frances fue poco significativa; el sistema de
   plantacion se desarrollo temprano y con fuerza, con
   lo cual confino por varios siglos el crecimiento de una
   identidad cultural insular al molde de la plantacion. Las
   oportunidades para consolidar nuevas culturas de frontera
   en areas al margen del sistema de plantacion--las
   cuales eran comunes en el Caribe hispano--fueron mas
   limitadas en las colonias francesas. (72)


Observese que a la misma vez que Mintz enumera diferencias entre el Caribe frances y el hispano, propone tacitamente varios criterios generales para el surgimiento de una cultura criolla en el Caribe. Estos criterios en gran parte retoman los primeros que enuncio al principio del ensayo, ahora con un acento en lo cultural:

(1) importancia de la aportacion cultural amerindia

(2) timing del sistema de plantaciones en relacion a la historia de la colonia

(3) fuerza del desarrollo de las plantaciones

(4) oportunidades para la consolidacion de nuevas culturas de frontera

Aparecen otras coordenadas al discutir el Caribe ingles y holandes, estas de orden mas cultural y politico, y anteriormente con una menor presencia en el ensayo. La siguiente cita se refiere al Caribe ingles y holandes:
   No tenian una religion misionera a la cual hubiesen podido
   exponer a los esclavos y asi aculturarlos parcialmente.
   Tampoco existia un control ultramarino firme
   sobre las decisiones locales que afectaban a los esclavos,
   permitiendo asi que los poseedores del poder local
   ejercieran un dominio mas severo y arbitrario sobre las
   poblaciones esclavas, lo cual tambien atraso la aculturacion;
   sus grupos de plantadores eran menos propensos
   al asentamiento, Y era mas probable que concibiesen
   sus vidas en las islas como exilios temporeros y--en la
   medida en que se daban relaciones sexuales ilicitas con
   mujeres esclavas--que sintiesen menos responsabilidad
   como padres hacia su prole bastarda. Por lo tanto, grupos
   sociales intermedios crecieron mas lentamente en estas
   islas, y cuando asi sucedio no eran criollos del tipo
   hispano. (73)


De esa cita surgen varios criterios adicionales que marcan diferencias dentro del Caribe, y que en particular distinguen al Caribe hispano y frances del ingles y holandes (o al Caribe "catolico" del "protestante"):

1. existencia o no de una religion misionera (o evangelizadora)

2. fuerza del control metropolitano sobre las decisiones locales que afectaban a los esclavos

3. propensidad de los plantadores al asentamiento y a sentirse responsables por su progenie

En conjunto, los siete atributos asi identificados merecerian un ensayo historico aparte. En algunos casos son atributos contraintuitivos o aun contradictorios (un control metropolitano fuerte = mayores oportunidades de una "estabilizacion criolla"). Mintz no expresa esos rasgos de modo afirmativo, como se ha indicado, sino que senala la ausencia (relativa o absoluta) de unos u otros en el Caribe ingles, frances y holandes, lo cual dificulta su ponderacion. El analisis resultaria mas claro si invertimos sus terminos. El Caribe hispano, ademas, no aparece en el encabezado del criterio, que remite solo a la ausencia de identidad nacional. Hay variables adicionales que ayudan a explicar la diferenciacion interna del Caribe, pero el se limita a reconocerlas (con excepcion de la ecologia, que ya se habia considerado en el primer criterio del ensayo). En el marco de un ensayo no podria considerarlas a todas; si implica que discute las que considera mas importantes.

En fin, el argumento de Mintz sobre identidad nacional es un tanto circular; no presenta afirmativamente el perfil del Caribe hispano; no da cuenta adecuadamente de diversos elementos "culturales" y pudiera sobre enfatizarlos; y presta insuficiente atencion a las interacciones dentro del propio Caribe (!incluyendo su interacciones cruzando el mar con las Antillas no hispanas!). Sin embargo, condenso en pocas paginas un analisis apretado e iluminador.

El ambiente colonial mas antiguo y persistente del mundo

Esta seccion coloca casi al final del ensayo un elemento que muchos autores, particularmente en la decada de 1960, planteaban en primer lugar el colonialismo como factor explicativo. Ya el tema estaba presente en el segundo de los criterios esbozados por Mintz--la "extirpacion" de las poblaciones autoctonas --pero mas como hecho demografico y sociologico que politico. El lo trae para resaltar una dimension del colonialismo en el Caribe que no tiende a destacarse, y que remite a una suerte de longue duree--su antiguedad en esta region. En esta parte, redondea los comentarios que hizo de manera fragmentada a traves del ensayo. La perspectiva de Mintz sobre el colonialismo siempre fue compleja y, para algunos, antipatica. (74) Pero lo que aqui le interesa ante todo es la comparacion con otras sociedades, dentro o no de los mismos imperios coloniales presentes en el Caribe hasta mediados del XX.

Sus puntos claves: primero, el colonialismo no es monolitico, y la variante general del colonialismo en el Caribe configura un tipo especifico de colonia industrial: "Resulta extremadamente importante senalar que en el Caribe, el sistema de plantacion fue una forma de desarrollo capitalista, un hecho parcialmente oculto por su dependencia en la esclavitud". (75) Segundo, la antiguedad del colonialismo en el Caribe, lo cual abona a ocultar su modernidad y a integrarlo o incrustarlo mas a la sociedad local. Algo de esto comentaba Benitez Rojo en La isla que se repite. Estas dos caracteristicas configuran al Caribe como una region colonial unica en el mundo, en comparacion "con areas tales como el oeste africano, el sudeste asiatico o las tierras altas de Latinoamerica." (76)

Un elevado grado de individualizacion, particularmente economica

Este ultimo criterio conecta con el criterio septimo sobre identidad nacional en cuanto a las diferencias entre el Caribe hispano y el noreuropeo, y el contraste entre los modos de vida campesinos y proletarios. Pero se relaciona particularmente con el tema que abrio el ensayo: la occidentalizacion del Caribe. Las sociedades caribenas, segun Mintz, son "no occidentales" solo cuando se observan superficialmente. En realidad, son sociedades altamente occidentalizadas y probablemente son las mas occidentales mas alla de EE.UU. o Europa. Define la occidentalizacion no en terminos de aportes culturales afirmativos de Occidente, como tiende a hacerse, sino como el resultado "de un extenso contacto, del modo principal de organizacion economica y de la eliminacion de lo 'primitivo' en las culturas de los pueblos caribenos". En este noveno y ultimo inciso, la occidentalizacion se aborda a partir de varios criterios ya discutidos en el ensayo:

(a) la antiguedad de las sociedades caribenas como colonias;

(b) la ruptura tanto de sociedades aborigenes como de las culturas ancestrales de esos grupos migratorios que los suplantaron.

(c) la pronta introduccion de un tipo de organizacion economica agroindustrial capitalista

En esta ocasion, Mintz hace su aproximacion al tema no en el plano colectivo, como en torno a la identidad nacional, sino en terminos de relaciones individuales y familiares, sobre el terreno. Y lo hace enfocando el caracter pobre, rural y agrario de las sociedades caribenas de su epoca, en momentos en que la urbanizacion y la emigracion sacudian ese contexto. Al nivel de las comunidades rurales, como en los niveles mas "macro" que analizo en secciones previas del ensayo, reconoce que resulta dificil percibir la occidentalizacion. Sin embargo, senala, tanto la pobreza como el caracter rural y agrario de las sociedades caribenas fueron fundamentalmente producto del regimen de plantaciones:
   Asi, el area del Caribe pone de relieve algo ya bastante conocido
   en cuanto a zonas agricolas retrasadas al interior de
   sociedades mas obviamente occidentalizadas, como en el
   sur de Estados Unidos: cualquier ausencia de "occidentalizacion"
   es en realidad el subproducto de las formas particulares
   de control occidental impuesto a los habitantes. (77)


Esa pobreza y atraso no fue producto del aislamiento, como supondria el folk-urban continuum de Robert Redfield, el modelo "inmensamente influyente" de cambio social en los anos 1940 y 1950. Mintz a la vez que critico el folk-urban continuum, lo encontro sumamente util como tipologia. (78) A partir de su trabajo de campo en Yucatan, Redfield concluyo que el efecto de la urbanizacion, la heterogeneidad y la tecnologia llevaban a una perdida del aislamiento de comunidades a lo largo de un continuo (continuum) de rural a urbano cuyos resultados eran la desorganizacion cultural, la secularizacion y la individualizacion. (79)

En una de sus primeras publicaciones academicas, Mintz hizo una critica incisiva al folk-urban continuum de Redfield. (80) Destaco en el modelo bipolar de Redfield la ausencia de las extensas y numerosas plantaciones de henequen de Yucatan y de sus implicaciones especificas, ya que esas plantaciones constituian un polo de gran importancia economica y social en la region, muy vinculado al mercado mundial. Sin considerar esas plantaciones, sostenia Mintz, era imposible entender la formacion de un proletariado rural yucateco. (81) En lo que respecta a la interaccion social, la urbanizacion y la occidentalizacion "han avanzado aun mas en la ruralia de la plantacion que en ninguna otra parte de las sociedades caribenas"; "[l]as implicaciones teoricas de esta aseveracion son muy serias." (82)

Se trata de una ruralia fragil formada "ante la ausencia de tradiciones agricolas integradas y frente a una resistencia de parte de la plantacion (y a menudo hasta del gobierno)". (83) "Rural" y "urbano" adquieren, pues, en las sociedades de plantacion un significado surrealmente invertido, de tal forma que la occidentalizacion avanzo en el Caribe ante todo en la "ruralia" de las plantaciones.

Mintz pasa a discutir el aspecto de interaccion social y en particular como la precoz occidentalizacion fomento una individuacion tambien muy temprana, asunto que reconoce ser muy serio; tanto que, segun indica, solo lo trabaja preliminarmente en este ensayo. (84) Aunque resalta el ambito economico, su argumento se desplaza mas ampliamente y enfoca la debilidad de instituciones comunitarias, incluyendo iglesias, escuelas, clubes sociales y los comites de partidos politicos. Relaciona esta debilidad con el impacto de las plantaciones y de nuevo marca la diferencia (siempre para el relativa) del Caribe hispano, las diferencias en tradicion cultural y la trayectoria especifica del sistema de plantaciones, las distintas subregiones del Caribe; y dentro del Caribe hispano, entre las zonas de llano y la serrania. Sin embargo, reitera que sus afirmaciones no son mas que programaticas y que las mismas "quedaran casi enteramente hipoteticas hasta que se realicen investigaciones adicionales sobre esos problemas". (85)

Mintz pasa de la debilidad de vida comunitaria a una configuracion tambien fragil de las relaciones familiares. Destaca, como ya lo habian hecho otros, la prevalencia en la ruralia caribena de uniones consensuales y de poca duracion. Estas formas de emparejamiento, segun Mintz, iban de mano con formas de parentesco poco profundas, a diferencia de otras sociedades no occidentales. Reconoce que esta simplificando una realidad muy compleja, en la cual tambien existen patrones de asociacion comunitaria, pero enfatiza, por un lado, la importancia del contraste entre las sociedades caribenas con las sociedades europeas y norteamericanas y, por el otro, con las no occidentales. Esta polemica en dos frentes que sostiene en "El Caribe ..." es una nota fundamental del ensayo; de hecho, son mas de dos frentes si se recuerda las diferencias que establece dentro del Caribe entre las islas hispanas y no hispanas (! ... y Haiti!), aparte de diferencias dentro de las islas entre zonas de bajura y de altura.

Mintz propone que la ausencia relativa de patrones comunitarios y de complejas redes formales de parentesco no deja un vacio, y que los pueblos caribenos han respondido historicamente mediante la creacion de redes de relaciones diadicas. En estas relaciones, irradia de cada persona una serie de relaciones exclusivas con otra persona, y otra, y otra; aunque, sin embargo, el cumulo de relaciones diadicas no forma un conjunto mayor ... no empece que esas otras personas tambien sostienen relaciones diadicas entre si (!algo que el no parece sopesar!). Sustenta el punto, aunque de modo muy general, con un ejemplo del Caribe hispano, el compadrazgo, y otro de Haiti, el pratik de mujeres vendedoras en el mercado.

Como paso final en su argumento, Mintz trae a colacion como las diferencias en "tradiciones culturales", "historias sociales, y condiciones politicas y economicas contemporaneas" matizan el grado de individualismo que operara en casos especificos. Sobre esto se limita a un ejemplo que surge de diferencias ecosociales dentro de las distintas islas, entre comunidades campesinas y comunidades proletarias rurales.

El noveno y ultimo criterio en "El Caribe ..." parece anticlimatico por su tematica local. Este inciso concluye el recorrido del ensayo a traves del tiempo y de niveles de analisis sociohistorico y representa el "aterrizaje" del ensayo en el nivel "rural" y comunitario del Caribe hasta los anos de 1960 en que se escribe. Pero ante todo, esta seccion presenta el abordaje de Mintz a las corrientes centrales de la literatura antropologica de su epoca en torno a la region del Caribe (86,) la cual senala, habia crecido rapidamente en los quince anos previos a su articulo, es decir, a traves de los anos 1950 y principios de los 1960. Sus investigaciones se concentraban en el tema de la parentela (kinship) como era la norma en el campo de la antropologia en esa epoca. En el Caribe, como en estudios sobre los afroamericanos en los Estados Unidos, se le prestaba mucha atencion a los temas de emparejamiento y la matrifocalidad, por sus implicaciones para la formacion de nucleos familiares, la crianza de ninos y la politica social de los estados aun coloniales o recien independizados. La nota al calce mas extensa (por mucho) de "El Caribe ...", la numero 33, tiene mas de cincuenta referencias sobre el tema, que Mintz sintetiza como el de "Caribbean social and domestic organization and mating practices". (87)

Al colocar casi al final del ensayo la discusion de este nivel domestico, comunitario y de parentela, Mintz sugiere que en la jerarquia de su analisis ese nivel de relaciones "cara a cara" debe verse en un contexto mas amplio e historico de como lo veia la mayoria de los antropologos de su epoca. Para usar un lenguaje que Mintz no emplea, podria decirse que plantea que lo domestico y comunitario no es una variable independiente y en cierto grado era una dependiente. Y en cuanto a modelos de relaciones domesticas, reubica la discusion de la parentela en un plano que trasciende los lazos familiares y conyugales para destacar la importancia de las relaciones diadicas, que salen del plano de la parentela e incluyen el compadrazgo de Puerto Rico y el pratik haitiano. El tema es inmenso y Mintz probablemente subestimaba la complejidad de los lazos comunitarios en el Caribe. Ciertamente, como el mismo reconocia, no existian las investigaciones de campo que pudieran fundamentar solidamente el argumento.

El punto central de Mintz, sin embargo, es que el marco analitico de la antropologia cultural era muy limitado al no considerar, en primer lugar, el fuerte impacto del sistema de plantaciones y el desarraigo cultural que presuponia y promovia; y, segundo, las respuestas culturalmente creativas de las comunidades, aun bajo presiones fuertisimas, que lograban reorganizar y redefinir los lazos asociativos. Con este ultimo punto, cierra su discusion de los nueve temas que perfilan el Caribe "sociocultural" o "societal". Como lo hizo a traves del ensayo, insiste con modestia (!o con animo prevenido ante las criticas que anticipaba!) sobre lo tentativo de su ensayo. Sin embargo, no abandona su propuesta esencial: que en el Caribe prevalecio una occidentalizacion temprana y extrema, con sus corolarios--una trayectoria colonial prolongada, unos origenes poblacionales heterogeneos y una muy particular historia economica en gran medida centrada en la economia de plantaciones. En esta seccion final, lleva su razonamiento hasta el nivel "micro" y afirma que las relaciones diadicas han sido una respuesta coherente ante esas fuerzas inmensas y en un contexto de disgregacion social.

En un breve comentario de cierre, Mintz le da la vuelta por completo al argumento que expuso en detalle a lo largo de decenas de paginas y concluye que la historia del Caribe puede ser un anticipo de lo que estaba ya sucediendo en otras partes del mundo, "recientemente empujadas hacia una direccion 'occidental'". Estas sociedades podrian seguir tambien los pasos del Caribe, al menos en algunos de sus sectores sociales (quiza particularmente proletarios rurales), hacia un individualismo extremo y una cultura despersonalizada. Europa y Estados Unidos seguirian a salvo de esto, por haber desarrollado su individualismo desde la posicion ventajosa de formas institucionales de integracion grupal largamente arraigadas.

CONCLUSION

Es imposible hablar de la historia social del Caribe sin hablar de Sidney Mintz, y "El Caribe como area sociocultural" es uno de los textos que mejor refleja su perspectiva en cuanto al Caribe en conjunto. El ensayo es un recorrido en tiempo y espacio desde la ecologia y la epoca indigena, a traves de la conquista, las sucesivas epocas hasta el siglos XX y las comunidades rurales del entorno de las plantaciones. Es un tour de force en el cual se reconsidera el significado de la modernidad en y desde el Caribe. La conceptualizacion del Caribe que ofrece Mintz puede ser cualificada, pero no cabe duda de su coherencia, o de la lucidez con que la propone.

En "El Caribe como area sociocultural", Mintz apuro los linderos disciplinarios de la antropologia en su epoca para englobar la organizacion economica y la modernidad. En estos procesos historicos fue clave la plantacion como forma de produccion, con sus dimensiones inherentes de coercion y coloniaje e importaciones masivas de mano de obra subordinadas racialmente y divisiones sociales rigidas. Estos elementos tuvieron como consecuencia el desarrollo de patrones comunitarios relativamente debiles y con acento individualizado--mas en el Caribe noreuropeo que en el hispano--con consecuencias importantes para las posibilidades de formacion nacional.

La definicion del Caribe que ofrece Mintz enfatiza no solo las tierras bajas, las plantaciones y la esclavitud como claves para entender la region, sino tambien las tierras altas, los minifundios, y los campesinos, el impacto de la dominacion colonial, asi como los procesos sociales locales. Insistio en escudrinar la esclavitud comparativamente y de forma secuencial, como parte de una serie de formas de trabajo que surgieron en un contexto rico en tierras y escasos en mano de obra. Para Mintz, los esclavos y otras formas de trabajo tenian una historia en el Caribe y debian ser vistos en ese contexto. Este enfoque libero a Mintz para cuestionar otros homogeneizantes sobre la esclavitud; para sugerir que habia esclavos "protocampesinos", que a su vez eran parte de una historia mas larga de campesinos "reconstituidos" en el Caribe. Este enfoque tiene importantes implicaciones culturales, ya que ofrecia un marco material para repensar las culturas de los esclavos y su resistencia.

En su obra posterior, continuo afinando sus ideas en torno a la modernidad y el rol del Caribe en ella. Dos articulos subsiguientes de lente amplio sobre el Caribe son particularmente importantes. El articulo "La sociedad en el Caribe" para la Enciclopedia Internacional de las Ciencias Sociales (1968) (88) debe consultarse por su exposicion sistematica, pero sigue de cerca los lineamientos del ensayo de 1966 y no ofrece novedad en cuanto a su analisis. "El Caribe ..." estaba aun centrado en un mundo rural de plantaciones, campesinos y proletarios, donde las unicas migraciones eran las importaciones relacionadas al trabajo de plantaciones; pero ya, la sociedad de inmigrantes que Mintz trabajo en el ensayo se convertia en una sociedad de emigrantes. En "The Caribbean Region", originalmente publicado en la revista Daedalus, (89) la plantacion, las formas de trabajo coercionado y el campesinado estan presentes mas quedan ya opacados por temas de mayor urgencia tras las conmociones culturales y sociales de fines de los anos 1960. "In recent years, the concern with Afro-American culture which swept North American intellectual life has been joined to the somewhat belated recognition of the presence of Afro-American societies elsewhere, and particularly in the Caribbean region." (90) El enfoque en el articulo de 1974 es notablemente contemporaneo, con atencion a los patrones de las relaciones raciales (y su complejidad, la cultura afroamericana y su relacion con las culturas originarias de Africa, el caracter complejo de la resistencia esclava, y el tema de la emigracion y las diasporas caribenas en las metropolis, las cuales crecieron aceleradamente en poblacion y visibilidad en los anos 1960 y 1970.

En The Birth of African-American Culture, (91) Mintz (con Richard Price) no trata al Caribe como region, pero analiza a profundidad la experiencia de la esclavitud a nivel "macro". Mintz y Price extendieron y profundizaron la perspectiva de "El Caribe.", donde la complejidad estaba muy presente, pero de modo mas bien externo a la plantacion, y ello tanto en la relacion entre esclavos y plantaciones como entre campesinos y plantaciones. En The Birth of African-American Culture Mintz y Price proponen que los africanos generaron creaciones culturales originales aun bajo las duras condiciones de la esclavitud y tan temprano como en las primeras dos generaciones (que luego Ira Berlin llamaria los charter generations). (92) Asi la dimension cultural aparece en ese ensayo de modo mas autonomo y creativo que en "El Caribe ..." o aun en el de "The Caribbean Region". El ensayo de Mintz y Price propicio un debate fertil y a veces caldeado, que todavia continua, sobre las "retenciones africanas" y la creatividad cultural bajo los regimenes esclavistas en las Americas, y sobre la cultura americana en general; es decir, sobre el proceso que muchos llaman "criollizacion". (93)

En "Enduring Substances, Trying Theories: The Caribbean Region as Oikoumene" (1996), (94) Mintz hace una critica a nociones sobre criollizacion e hibridez cultural en los estudios de globalizacion que utilizaban el vocabulario ya trabajados en el Caribe pero pasaban por alto la especificidad historica de la region y en particular del caracter culturalmente devastador de la esclavitud y la urgencia que tuvieron los africanos esclavizados, sobre todo en las primeras generaciones, de forjar una cultura que en buena parte era nueva. Como en "El Caribe ...", Mintz categoriza separadamente a las Antillas hispanas como creole societies, donde el proceso no tuvo un caracter tan radical, y al Caribe ingles, frances y holandes en conjunto (y sin establecer las distinciones en "El Caribe ...") donde si lo habria tenido. Finalmente, en Ancient Colonies (particularmente su capitulo final) se refleja un cambio en su perspectiva en cuanto a la historia de las Antillas hispanas, en las cuales acentua la especificidad historica de esas sociedades y su capacidad de desarrollar formas sociales propias, al menos desde principios del siglo XVIII.

Aunque las transformaciones del Caribe, y del planeta, desde mediados de los anos sesenta han fechado a "El Caribe como area sociocultural", el marco analitico que provee este ensayo conserva su valor, como tambien los temas mas amplios del articulo: el trabajo humano y su compleja mezcla de explotacion y dignidad; la relacion del trabajo con las macroestructuras de produccion y los caprichos del consumo; la cultura como proceso y la importancia de la vida material en el mismo; el Caribe/Atlantico como escenario clave de esas interacciones y del desarrollo del capitalismo mundial. Es un legado para releer, recordar y sobre todo para reinterpretar.

Recibido: 11 de abril de 2016

Revisado: 29 de junio de 2016

Aceptado: 30 de agosto de 2016

(1) Publicado originalmente bajo Sidney W. Mintz, "The Caribbean as a Sociocultural Area", Journal of World History, vol. 9, no.4, 1966, pp. 912-937. En adelante, "El Caribe ...". Se citaran las paginas de la traduccion al espanol publicada en este numero. El articulo aparecio posteriormente en Peoples and Cultures of the Caribbean: An Anthropological Reader, editada por Michael M. Horowitz. New York, Natural History Press/American Museum of Natural History, 1971, pp. 17-46.

(2) Mintz, "El Caribe ...", p. 29.

(3) Societal, aunque esta aceptada en el idioma ingles, y se usa en ocasiones en espanol, no existe en el Diccionario de la Lengua Espanola. De tal modo, societal no tendria otra traduccion al espanol que "social". Societal aparentemente pretende transmitir unas connotaciones mas rigurosas de estructura y patrones sociales que contrastarian con las mas difusas de "social". Ese parece ser el objetivo al menos de Mintz.

(4) Mintz, "El Caribe.", p. 5; Antonio Benitez Rojo, La isla que se repite: el Caribe y la perspectiva posmoderna. Hannover, N.H., Ediciones del Norte, 1989, pp. 51-56.

(5) Mintz, "El Caribe ...", pp. 2-3.

(6) Vease Margaret Shrimpton Masson, "Islas de Tierra Firme: ?un modelo para el Caribe continental? El caso de Yucatan", Memorias. Revista Digital de Historia y Arqueologia desde el Caribe, vol.11, num. 25, pp. 178-208, eneroabril 2015, consultado 20 de marzo de 2016, http://www.redalyc.org/pdf/855/85536228008.pdf. Juan Duchesne Winter considera, como Shrimpton-Masson, quees erroneo excluiral litoral continental del Mar Caribe. "Caribeinteriorexcentrico: un asomo a un espacio wayuu", Aguaita, vol. 24, diciembre 2012, pp. 100109, consultado 21 de marzo de 2016, http://occ.dspace.escire.net/bitstream/11223/82/1/AGUAITA_249ag.100.pdf.

(7) Mintz, "El Caribe.", p. 3.

(8) Ibid., p. 4.

(9) Michael G. Smith, A Framework for Caribbean Studies. Mona, Extra-Mural Dept., University College of the West Indies, 1950, p. 5. Tambien en The Plural Society in the West Indies, Berkeley, University of California Press, 1965. En el Caribe ingles, generalmente se le conoce a Michael G. Smith como "M. G. Smith".

(10) Vease la critica de Michel-Rolph Trouillot al modelo de Smith de "sociedad plural" en Trouillot, "The Caribbean Region: An Open Frontier in Anthropological Theory", Annual Review of Anthropology, vol. 21, 1992, pp. 25-28.

(11) Smith, A Framework, p. 4.

(12) Mintz, "El Caribe.", p. 5.

(13) Sobre el trasfondo de "plural society", ver infra, a las pp. 22-24. Smith aplico al Caribe el marco conceptual de "plural society" antes ideado para Surinam (Van Lier) y el sureste asiatico (Furnivall) ... como el mismo reconocia. Mintz solo le acreditaba a Smith "el haber llevado el tema de la 'sociedad plural' algo mas alla". Sobre la relacion entre modelos sociales y economicos como el de Van Lier, y el modelo de William Arthur Lewis de una economia "plural", vease Rudolf A. J. van Lier, The Development and Nature of Society in the West Indies (publicado como opusculo). Instituto Real para las Indias (Koninklijk Instituut voor Taal-, Land-en Volkenkunde), Translation Series 14, 1950.

(14) Mintz, "El Caribe.", p. 5.

(15) Charles Wagley, "Plantation America: A Culture Sphere", en Vera Rubin (comp.), Caribbean Studies: A Symposium. Seattle, University of Washington Press, 1957, pp. 3-13.

(16) Aparte de una serie de "caracteristicas culturales adicionales" que se discuten mas adelante.

(17) Sobre Afroamerica, y una clasificacion posterior muy similar a la que hace Wagley vease, segun Ribeiro, las tres grandes divisiones de America: los "Pueblos testimonio" (que corresponde a la "Indoamerica" de Wagley), los "Pueblos nuevos" (la 'America de las plantaciones") y los "Pueblos trasplantados" (Euroamerica). Darcy Ribeiro, Las Americas y la civilizacion: el proceso de formacion y causas del desarrollo cultural desigual de los pueblos americanos. Buenos Aires, Centro Editor de America Latina, 1969, pp. 69-75.

(18) Antonio Gaztambide Geigel, "La invencion del Caribe a partir de 1898", en Tan lejos de Dios: ensayo sobre las relaciones del Caribe con Estados Unidos. Rio Piedras, Ediciones Callejon, 2016.

(19) Esas caracteristicas "consisten en la expansion europea al Nuevo Mundo, los patrones historicos comunes de conquista, colonizacion, peonazgo o esclavitud y el desarrollo de sociedades multiraciales y multiculturales por toda el area." Cita de Smith en Mintz, "El Caribe.", p. 4, nota 5.

(20) Op. cit. Ribeiro utiliza el concepto de "pueblos nuevos" para signficar las sociedades forjadas al calor de economias de monocultivo y plantacion donde fueron transformados profundamente sus originales componentes indigenas, europeos y africanos.

(21) Wagley, op. cit., p. 9.

(22) Publicados principalmente en el New World Quarterly, editado en Guyana y Jamaica.

(23) No es posible considerar aqui estos diversos acercamientos. Norman Girvan, "The Critical Tradition of Caribbean Political Economy: The Legacy of George Beckford", Social and Economic Studies, vol. 54, no. 3, 2005, pp. 198-221; W. A. Lewis, "The Plantation School and Dependency: An Interpretation", Social and Economic Studies, vol. 54, 2005, pp. 198-221.

(24) Sus participantes incluyeron a Lloyd Best, George Beckford, Norman Girvan, Roy Augier, Mervyn Alleyne, Kari Polanyi Levitt (hija unica de Karl Polanyi), Vaughn Lewis y Havelock Brewster, entre muchos otros. La revista New World Quarterly fue su vehiculo de difusion amplia como tambien, en el plano academico, Social and Economic Studies, de UWI-Mona. El objetivo del Plantation School era analizar los problemas de desarrollo del Caribe a partir de un analisis de su historia y sociedad. Los textos mas importantes del Plantation School fueron publicados poco despues. Lloyd Best, "Outline of a Model of Pure Plantation Economy", Social and Economic Studies, vol. 17, no. 3, September 1968, pp. 283-326; George Beckford, Persistent Poverty. Underdevelopment in Plantation Economies of the Third World. University of West Indies Press, 1999 [1972]; Norman Girvan y Owen Jefferson, Readings in the Political Economy of the Caribbean. Kingston, Jamaica, New World Group, 1971. Si bien la publicacion inicial de "The Caribbean ... " en el Journal of World History tuvo una circulacion limitada en el Caribe, no asi los textos previos de Mintz sobre la plantacion, que datan de principios de los 1950. Asimismo un muy citado articulo de 1957 escrito con Wolf, donde los autores esbozan ampliamente su concepcion de la economia y sociedad de plantaciones en el contexto de una economia capitalista. Eric R. Wolf y Sidney W. Mintz, "Haciendas and Plantations in Middle America and the Antilles", Social and Economic Studies, vol. 6, no. 3, 1957, pp. 380-412. Vease Lloyd Best y Kari Levitt, Essays on the Theory of Plantation Economy: A Historical and Institutional Approach to Caribbean Economic Development. Kingston, Jamaica, University of West Indies Press, 2009. Un libro de Kari Levitt que aplica los enfoques generales de plantation economy a Canada es un clasico en ese pais, Silent Surrender: The American Economic Empire in Canada, Toronto, Macmillan of Canada, 1970.

(25) Carl N. Degler, "Plantation Society: Old and New Perspectives on Hemispheric History", Plantation Society in the Americas, vol. 1, no. 1, February 1979, pp. 9-15.

(26) Riva Berleant-Schiller, "Plantation Society and the Caribbean Present (1): History, Anthropology," Plantation Society in the Americas, vol. 1, no. 3, October 1981, pp. 387-409, a la p. 408.

(27) Michaeline Crichlow, "Reply to Jean Besson", New West Indian Guide/Nieuwe West-Indische Gids, vol. 69, no. 3-4, 1995, pp. 305-308.

(28) Mintz, "El Caribe.", p. 6.

(29) Pero vease David Watts, The West Indies: Patterns of Development, Culture and Environmental Change since 1492. Cambridge, Cambridge University Press, 1987; Reinaldo Funes, De los bosques a los canaverales. Una historia ambiental de Cuba 1492-1926. La Habana, Editorial de las Ciencias Sociales, 2008.

(30) En un sentido tecnico, Mintz se equivoca al llamarla "subtropical". En realidad, el archipielago antillano yace completamente al sur del Tropico de Cancer (23[grados] 26'), es decir, en los tropicos (excepto por las Bahamas, que a menudo se incluyen en definiciones de la region). Cabe senalar que "subtropico" es una categoria muy ambigua en la climatologia. Entiendo que Mintz caracterizo al Caribe como "subtropical" por tratarse de islas expuestas a corrientes maritimas y del viento que refrescan su temperatura. Ademas, varias de las Antillas, sobre todo entre las Mayores (Cuba, La Espanola y Puerto Rico) estan cerca del Tropico de Cancer. La Habana, a los 23[grados] 2' N, casi lo toca. Mintz siempre buscaba el contraste en sus analisis y no estilaba hacer definiciones ingenuas. Probablemente queria establecer un contraste con las sociedades de Africa y Asia de ubicacion y clima indudablemente tropical y cuya trayectoria en relacion con Europa queria distinguir de la del Caribe.

(31) En el noreste de Brasil, que ubica entre los 5[grados] y 15[grados] al sur del Ecuador, en pleno tropico, puede haber dos zafras azucareras al ano.

(32) Mintz, "El Caribe.", p. 8.

(33) Los arqueologos que investigan el Caribe antiguo han hecho algunos de los hallazgos mas interesantes y han propuesto las conceptualizaciones mas innovadoras en torno al espacio maritimo del Caribe y de que maneras este conectaba tanto como separaba. Joshua Torres y Reniel Rodriguez Ramos. "The Caribbean: A Continent Divided by Water," en Basil Reid (ed.), Archaeology and Geoinformatics: Case Studies from the Caribbean, Tuscaloosa, University of Alabama Press, 2008, pp. 13-29; Mark W. Hauser y Kenneth G. Kelly. "Colonies Without Frontiers: Inter-island Trade in the Eighteenth and Nineteenth Century Caribbean", en Luis Antonio Curet y Mark W. Hauser (eds.), Islands at the Crossroads: Migration, Seafaring, and Interaction in the Caribbean, University of Alabama Press, 2011, pp. 41-46; Reniel Rodriguez Ramos, "What is the Caribbean? An Archaeological Perspective", Journal of Caribbean Archaeology, Special Publications #3, 2010, pp. 19-51 y Rethinking Puerto Rican Precolonial History, University of Alabama Press, 2010; Scott M. Fitzpatrick, "Seafaring Capabilities in the Pre-Columbian Caribbean," Journal of Maritime Archaeology, vol. 8, no. 1, June 2013, pp. 101-138; Richard T. Callaghan, "Patterns of Contact Between the Islands of the Caribbean and the Surrounding Mainland as a Navigation Problem", en Curet y Hauser, op. cit., pp. 59-72.

(34) Benitez Rojo, op. cit., p. 52. La investigacion historica continua poniendo en tela de juicio nociones tajantes sobre un supuesto exterminio indigena en el Caribe. Tony Castanha, The Myth of Indigenous Caribbean Extinction: Continuity and Reclamation in Boriken (Puerto Rico). New York, Palgrave/Macmillan, 2011; Maximilian Forte, Indigenous Resurgence in the Contemporary Caribbean: Amerindian Survival and Revival. New York, Peter Lang, 2006. Pero no cabe duda de los efectos catastroficos de la Conquista, especificamente en las Antillas Mayores y parte de las Menores. Para un analisis de la evidencia, vease Frank Moya Pons, "La poblacion taina y su desaparicion", en Consuelo Naranjo, directora, Historia de las Antillas, vol. II, Frank Moya Pons (ed.), Historia de la Republica Dominicana. Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, Academia Dominicana de La Historia, Ediciones Doce Calles, 2010, pp. 19-27; Massimo Livi-Bacci, "The Depopulation of Hispanic America after the Conquest", Population and Development Review, vol. 32, no. 2, June 2006, pp. 199-232. Claro esta, el punto esencial es la diferencia entre las Antillas y la mayoria del continente latinoamericano.

(35) Moya Pons, op. cit., pp. 19-27; Massimo Livi-Bacci, op. cit.

(36) Benitez Rojo, op. cit., p. 58.

(37) Ibid., p. 58. El caso de Norteamerica es mas complejo y varia por regiones y epocas; en la costa noreste de los EEUU, las consecuencias fueron tan rapidas y terminantes como en las Antillas, en cambio, el suroeste y oeste el proceso fue mas largo e intricado. Bradford J. Wood y Bernard Bailyn, The Barbarous Years: The Peopling of British North America: The Conflict of Civilizations, 1600-1675. New York, Alfred A. Knopf, 2012; Walter L. Hixson, American Settler Colonialism: A History. New York, Palgrave Macmillan US, 2013; Roxanne Dunbar-Ortiz, An Indigenous Peoples' History of the United States. Boston, Beacon Press, 2014.

(38) Edgar T. Thompson, Sidney W. Mintz, and George Baca, The Plantation. Columbia, University of South Carolina Press, 2010. Para analisis y reenfoques recientes, vease Dale Tomich, Rethinking the Plantation: Histories, Anthropologies and Archaeologies. Binghamton, N.Y. Center, 2011; Michaeline Crichlow y Patricia Northover. Globalization and the Post-Creole Imagination: Notes on Fleeing the Plantation. Duke University Press, 2009; James A. Delle, The Colonial Caribbean: Landscapes of Power in Jamaica's Plantation System. Cambridge University Press, 2014.

(39) Izequiel Batista de Sousa, Sao Tome et Principe de 1485 a 1755, une societe coloniale: du blanc au noir. Paris: L'Harmattan, 2008; Robert Garfield, A History of Sao Tome Island, 1470-1655: The Key to Guinea, San Francisco, Mellen Research University Press, 1992. Sin embargo, un estudio propone que el modelo de isla-plantacion aun no se daba en Sao Tome: "While Sao Tome is often portrayed as the prototypical Atlantic 'sugar island,' its enslaved population has been described as 'self-sufficient' during the early sixteenth century, due to their cultivation of yams, maize, wheat, sorghum, and taro, and their labor on pig farms." David Wheat, 'The Afro-Portuguese Maritime World and the Foundations of Spanish Caribbean Society, 1570-1640," Tesis doctoral inedita, Vanderbilt University, 2009, p. 129.

(40) Francisco Moscoso, Agricultura y sociedad en Puerto Rico, siglos 16 al 18: un acercamiento desde la historia. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriquena, 1999; Jose Antonio Piqueras, "Islas de azucar y de esclavos", en Consuelo Naranjo, directora, Historia de las Antillas, Vol. V, Jose Antonio Piqueras (coord.), Historia comparada de las Antillas. Madrid, Ediciones Doce Calles, 2014, pp. 97-144.

(41) Alberto Vieira, "Sugar Islands: The Sugar Economy of Madeira and the Canaries, 1450-1650," en Stuart Schwartz (ed.), Tropical Babylons: Sugar and the making of the Atlantic world, 1450-1680, Chapel Hill, University of North Carolina Press, 2004, pp. 42-84; J. H. Galloway, The Sugar Cane Industry: An Historical Geography from its Origins to 1914. New York, Cambridge University Press, 1989; Mintz, Dulzura y poder: el lugar del azucar en la historia moderna, Mexico, Siglo XXI, 1996, capitulo 2.

(42) Moscoso, op. cit.; Piqueras, op. cit.

(43) Sobre la obra de Michael G. Smith en torno a plural society, ver ante, pp. 5-7.

(44) Vease Raymond T. Smith, "Social Stratification in the Caribbean", reimpreso en Leonard Plotnicov y Arthur Tuden (eds.), Essays in Comparative Social Stratifications. Pittsburgh, University of Pittsburgh Press, 1970, pp. 43-76.

(45) Harry Hoetink, The Two Variants in Caribbean Race Relations: A Contribution to the Sociology of Segmented Societies. Oxford, Publicado para el Institute of Race Relations por Oxford University Press, p. xi (enfasis en el original).

(46) A Furnivall le intereso mucho el sureste asiatico holandes, tanto asi que luego de retirarse del gobierno estudio administracion colonial durante dos anos en Leiden, Holanda. Se inspiro en los trabajos de Julius H. Boeke sobre "economia dual" en la colonia holandesa de Indonesia, publicados en holandes desde 1930 y traducidos al ingles en 1942. Julius H. Boeke, The Structure of Netherlands Indian Economy. New York, International Secretariat, Institute of Pacific Relations, 1942.

(47) Van Lier, The Development and Nature of Society in West Indies, op. cit.

(48) Un angulo no explorado en los estudios sobre sociedad plural es la relacion de este concepto con la "pilarizacion" (o soberania sobre esferas, sphere sovereignty) en Holanda y Belgica, concepto vernaculo de separacion o segregacion politico-denominacional en "pilares" de esas sociedades, que esta enraizado en diferencias religiosas y linguisticas (en Belgica, entre valones y flamencos; en Holanda, entre catolicos y protestantes) y que por siglos fue un principio ordenador de la vida social, cultural y politica de esos paises. Hay que preguntarse en que medida un estudioso como Boeke, que origina el concepto de sociedad plural, reflejo en su analisis de una sociedad colonial la problematica de su propio pais. Los recientes ataques terroristas en Bruselas y la participacion de radicales islamicos en los mismos ha puesto en tela de juicio la estructura "pilarizada" del estado, de la administracion publica e incluso de los servicios policiacos de Belgica. "Rattled by Attacks, Many Belgians Still Want Nation Split in Two", New York Times, 7 de abril de 2016.

(49) Malcolm Cross, "Cultural Pluralism and Sociological Theory: A Critique and Re-evaluation," Social and Economic Studies, vol. 17, no. 4, December 1968, pp. 381-397. Pero el "error" original aparenta haber sido de Van Lier. Mintz cita sobre este punto a Raymond Smith, que capto correctamente la secuencia (y virajes) de Boeke, Furnivall, Van Lier y Michael G. Smith. Vease Sidney W. Mintz, "The Caribbean Region", Daedalus, vol. 103, no. 2, Spring 1974, p. 54.

(50) Mintz, "The Caribbean Region", p. 54.

(51) Mintz, "El Caribe.", p. 6.

(52) Vease en particular, Caribbean Transformations, op. cit., cap. 5, "The Origins of Reconstituted Peasantries". De hecho, Mintz extrae la sustancia de esta seccion de un articulo suyo, "The Question of Caribbean Peasantries," Caribbean Studies. vol. 1, no. 3, October 1961, pp. 31-34. Vease ademas "From Plantations to Peasantries in the Caribbean", en Mintz y Price, Caribbean Contours, pp. 127-153.

(53) Mintz, "From Plantations to Peasantries", p. 136.

(54) Mintz utiliza la categoria de "reconstituted peasant adaptations" hacia el final del articulo, p. 932. A mediados de los anos 1960 cuando escribe "El Caribe ...", caracterizaba las relaciones campesinas como una "adaptacion". El concepto de "adaptacion" que origina en la ecologia cultural, puede sugerir una influencia unilateral de los entornos sobre los grupos humanos, aunque no necesariamente. Eric Wolf, "Alfred L. Kroeber" en Sydel Silverman (ed.). Totems and Teachers: Key Figures in the History of Anthropology. 2nd Ed., Walnut Creek, Altamira Press / Lanham, Rowman & Littlefield, Cop., 2004, pp. 38-39.

(55) Mintz, "El Caribe ...", p. 18.

(56) Ibid., p. 19.

(57) Wolf y Mintz, "Haciendas and Plantations.". Fue traducido como Eric R. Wolf y Sidney W. Mintz, "Haciendas y plantaciones en Mesoamerica y las Antillas", en Enrique Florescano (coord.), Haciendas, latifundios y plantaciones en America Latina. Mexico, Siglo XXI, 1975, pp. 493-531. El viraje ya era perceptible en un articulo de Mintz de 1961 titulado "The Question of Caribbean Peasantries: a Comment", op. cit. Mintz reviso ese articulo mas adelante en "The Origins of Reconstituted Peasantries", en Caribbean Transformations. Chicago, Aldine Pub. Co., 1974, pp. 146-156.

(58) Como se indico antes, las otras caracteristicas de la "America de plantaciones", segun Wagley, son el sistema de plantacion y monocultivo; rigidas divisiones de clase; sociedades multiraciales; una debil estructura comunitaria; una organizacion familiar matrifocal y un predominio de uniones consensuales. Vease ante, p. 10.

(59) Ira Berlin, Many Thousands Gone: The First Two Centuries of Slavery in North America, Cambridge, Harvard University Press, 1998, especialmente el capitulo 1; Ira Berlin y Phillip Morgan, Cultivation and Culture ...

(60) Juan A. Giusti Cordero, "Sugar and Livestock: Contraband Networks in Hispaniola and the Continental Caribbean in the Eighteenth Century", Revista Brasileira do Caribe, vol. 15, no. 29, julio-diciembre, 2014, pp. 13-41.

(61) Mintz, "El Caribe.", p. 6.

(62) Jorge Giovannetti, "Migraciones en las Antillas: episodios de transterritorialidad, 1791-1938", en Piqueras, Historia comparada de las Antillas ...

(63) En esto esta de acuerdo con Wagley, quien proponia la existencia de lineas de clase rigidas y estructuras comunitarias debiles como dos de las caracteristicas de la "America de las plantaciones".

(64) Mintz, "El Caribe.", p. 25.

(65) Ibid., pp. 24-25.

(66) Ibid., pp. 25-26.

(67) Ibid., p. 24.

(68) Decir que estos procesos se "repiten", como proponia Benitez Rojo dentro de un argumento enmarcado en la teoria del caos, deja a un lado demasiada historia. Asi lo reconoce el propio Benitez Rojo en otro de sus ensayos en la coleccion La isla que se repite (capitulo 1) que dedica a la formacion de la sociedad criolla en Cuba en Oriente, como parte de un abigarrado contexto de plantaciones, esclavitud y contrabando en el Paso de los Vientos entre Cuba, Santo Domingo/Saint Domingue y Jamaica.

(69) Mintz, "El Caribe ...", p. 26.

(70) Ibid., p. 27. Las danesas se incluyen en el grupo de las noreuropeas; quedan implicitas por lo limitado de su alcance, con solo una isla plantacion de alguna importancia (Santa Cruz), y relativamente tardia; otra mas pequena, St. John; y St. Thomas, que fue puerto libre e isla depot (el otro gran subtipo caribeno, aparte de la isla-plantacion, al cual tambien pertenecieron Curacao y San Eustaquio). Vieques es del tamano de St. Thomas y St. John juntos.

(71) Coloco "culturales" entre comillas para significar una connotacion estrechamente cultural y formal, diriamos incluso ideologica, en contraste con las dimensiones socioculturales que Mintz subraya.

(72) Mintz, "El Caribe ...", p. 27.

(73) Ibid., p. 27.

(74) Quiza se detectan en el pensamiento de Mintz rasgos del internacionalismo (y antinacionalismo) marxista de muchos en Europa oriental, cimentado por la manipulacion de las diferencias nacionales para promover la barbarie de la Primera Guerra Mundial.

(75) Mintz, "El Caribe.", p. 29.

(76) Ibid., p. 29.

(77) Ibid., p. 30.

(78) El folk-urban continuum de Redfield fue "inmensamente influyente en los 1940 y 1950 tanto en la antropologia como en la sociologia"; era "el marco teorico preponderante para comprender regiones dentro de naciones". Eric Wolf y Nathaniel Tarn, "Robert Redfield", en Sydel Silverman (ed.). Totems and Teachers: Key Figures in the History of Anthropology. 2nd Ed., Walnut Creek, Altamira Press / Lanham, Rowman & Littlefield, Cop., 2004, p. 177. Redfield tomo de buen grado las criticas de Mintz. Ricardo Alegria, que estudio con Redfield en la Universidad de Chicago en el curso de sus estudios de maestria en Antropologia, adopto el modelo del folk-urban continuum en su investigacion sobre Loiza. Ricardo Alegria, La fiesta de Santiago Apostol en Loiza Aldea. Madrid, ARO, Artes Graficas, 1954.

(79) Robert Redfield, The Folk Culture of Yucatan. Chicago, The University of Chicago Press, 1941.

(80) Sidney W. Mintz, "The Folk-Urban Continuum and the Rural Proletarian Community," American Journal of Sociology, vol. 59, no. 2, September 1953, pp. 136-143. Oscar Lewis, que mas adelante realizo investigaciones en Puerto Rico, igualmente hizo criticas importantes a Redfield en torno a sus investigaciones en Tepoztlan, donde este investigo antes de dirigirse a Yucatan. Tepoztlan, a Mexican Village: a Study of Folk Life. Chicago, University of Chicago Press, 1930. Oscar Lewis, Life in a Mexican Village: Tepoztlan Restudied, Urbana, University of Illinois Press, 1951.

(81) Mintz elabora menos sobre el aspecto agrario de Yucatan y su economia de plantaciones, pero este subyace en su discusion de la plantacion como forma muy especial, y en absoluto tecnicamente atrasada, de organizacion economica. Sobre la historia socioeconomica de Yucatan, vease Gilbert M. Joseph, Rediscovering the Past at Mexico's Periphery: Essays on the History of Modern Yucatan. Tuscaloosa, University of Alabama Press, 2003 [1986].

(82) Mintz, "El Caribe ...", p. 31.

(83) Ibid., p. 30.

(84) Aparentemente trataria el tema en el libro que contemplaba publicar, vease nota 27, ante.

(85) Mintz, "El Caribe ...", p. 38.

(86) Trouillot, "The Caribbean, an Open Frontier", pp. 25-28.

(87) "From the 1940s-70s, anthropologists focused on the organization of Afro-Caribbean families. Such work offered material, social, and historical analyses of kinship and domestic life, [but] it remained research that was located in individual countries and centered solely on Caribbean kinship, Caribbean family, Caribbean gender ideologies, domestic patterns, and economic roles". Slocum y Thomas, "Rethinking Global and Areas Studies ...", p. 554.

(88) Sidney Mintz, "Caribbean Society", en David L. Sills, and Robert King Merton (eds.), International Encyclopedia of the Social Sciences. New York, Macmillan, 1968,pp. 306-319 y traducido al espanol (ed. 1974) bajo "Caribe, sociedad en el".

(89) Sidney W. Mintz, "The Caribbean Region", Daedalus, vol. 103, no. 2, Spring 1974, pp. 45-71.

(90) Mintz, "The Caribbean Region," p. 55.

(91) Originalmente, An Anthropological Approach to the Afro-American Past ..., ante.

(92) Ira Berlin, "From Creole to African: Atlantic Creoles and the Origins of African-American Society in Mainland North America," The William and Mary Quarterly, vol. 53, no. 2, April 1996, pp. 251-288; y Many Thousands Gone: The First Two Centuries of Slavery in North America. Cambridge, Mass., Harvard University Press, 1998, especialmente el capitulo 1.

(93) Richard Price, "The Miracle of Creolization: a Retrospective," New West Indian Guide/Nieuwe West-Indische Gids, vol. 75, nos. 1-2, 2001, pp. 35-64; Stephan Palmie, "The 'C-Word' Again: From Colonial to Postcolonial Semantics", en Stewart, Creolization, pp. 66-83; Trouillot, "Culture on the Edges: Caribbean Creolization in Historical Context," en From the Margins: Historical Anthropology and its Futures, Brian K. Axel (ed.), Duke University Press, 2002, pp. 189-210.

(94) Mintz, "Enduring Substances, Trying Theories ...".

Juan A. Giusti Cordero

Universidad de Puerto Rico

juangicor@gmail.com

Juan A. Giusti Cordero es Catedratico en el Departamento de Historia de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Puerto Rico, Rio Piedras. Posee un doctorado en Sociologia de la Universidad del Estado de Nueva York en Binghamton y un J.D. de la Facultad de Derecho de la Universsidad de Puerto Rico. Ha escrito extensamente sobre la historia social, legal y ambiental de Puerto Rico y el Caribe. Es coeditor de Sugarlandia Revisited: Sugar and Colonialism in Asia and the Americas, 1800-1940 (2007) y de Sociedad y cultura contemporaneas: Introduccion a las ciencias sociales (2016). Sus areas de interes incluyen la historia social del Caribe, las dinamicas razaclase-cultura, la historia del azucar en la economia mundial y las regiones historicas intranacionales. Por tres decadas, el profesor Giusti Cordero ha participado en la defensa de los derechos de propiedad consuetudinarios de las comunidades negras de Pinones (Loiza), las cuales han estado sujetas a intensas presiones de parte de complejos residenciales-turisticos. Entre 2004 y 2011 dirigio el Centro de Accion Urbana, Comunitaria y Empresarial (CAUCE), adscrito al Recinto de Rio Piedras. En la actualidad coordina el Archivo de Ciencias Sociales y el Caribe (Instituto de Estudios del Caribe, Facultad de Ciencias Sociales) donde se encuentra la Coleccion Sidney W. Mintz.

Leyenda: Mintz en una siembra en las montanas, Jamaica, 1957. Coleccion privada de Sidney y Jacqueline Mintz.

Leyenda: Taso y su familia junto a Mintz, Barrio Jauca, Santa Isabel, Puerto Rico, 1948, Coleccion privada de Sidney y Jacqueline Mintz.

Leyenda: Mintz en un mercado haitiano. Haiti, 1958. Coleccion privada de Sidney y Jacqueline Mintz.

Leyenda: Mintz en su casa, Baltimore, 1997, Coleccion privada de Sidney y Jacqueline Mintz.
COPYRIGHT 2014 Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Giusti Cordero, Juan A.
Publication:Op. Cit. Revista del Centro de Investigaciones Historicas
Date:Jan 1, 2014
Words:17992
Previous Article:El Caribe como area sociocultural.
Next Article:Agustin Stahl: la historia natural y el hombre prehistorico en Puerto Rico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters