Printer Friendly

"Deus ex machina. Boris Viskin".

[ILUSTRACION OMITIR]

Esplendida por las obras que contiene y muy sugerente como proyecto curatorial, la exposicion Deus ex machina. Boris Viskin, que presenta la Galeria Le Laboratoire, nos recuerda que en Mexico todavia hay artistas y promotores que le apuestan al arte y no a la espectacularidad del evento, del tumulto o de la resonancia mediatica.

Concebida entre el galerista Julien Cuisset y el pintor conceptualista Boris Viskin, la muestra presenta un territorio tematico que ha acompanado la creacion del artista desde la pasada decada de los anos noventa: el alejamiento de Dios que generan los fanatismos o imposiciones de religiones como la catolica y la judia.

Nacido en 1960 en la Ciudad de Mexico, educado en la tradicion judia y residente en Israel de los 11 a los 22 anos, Boris Viskin ha desarrollado un pensamiento artistico que fusiona convenciones pictoricas, signicas y objetuales de referencia religiosa: la sensacion de lo divino inconmesurable a traves de atmosferas luminicas o espacios monocromaticos, la imposicion de creencias y conductas fanaticas a traves de simbolos, y la identidad bicultural del artista develada en el uso de ornamentos virreinales y referencias visuales modernistas.

Sin temor a recurrir al humor, a la afectividad o a iconografias de creadores tan criticamente politico-religiosos como el conceptualista aleman Joseph Beuys, Viskin expone una narrativa visual que seduce por la pictoricidad de poeticas abstractas, la expresion grafica de simbolos y el encuentro de objetos que remiten a esteticas artisticas, ornamentales y populares. Con monocromos negros que sin referirse directamente al modernista Kazimir Malevich evocan la luminosidad de la deidad con el fuego de una vela, con pizarrones que no solo recuerdan a Beuys sino tambien a la divinidad con la palabra Dios y el tetragrama Yaweh, y con ensamblados que homologan la resurreccion con la transformacion de la materia --el pie de un estofado virreinal en un polin de madera de futuro infinito--, las obras de Boris Viskin establecen un extrano y atractivo vinculo entre el arte, la critica religiosa y la experiencia --o deseo--de lo divino.

Sin temor a deconstruir visualmente convenciones y tradiciones, Viskin homologa signos que inciden en la destruccion de la humanidad: cruces, dinero, suasticas, soldados de juguete.

Con una estetica que magistralmente vincula el lenguaje pictorico con el conceptual, Deus ex machina--titulo inspirado en el contexto teatral de la tragedia griega y que en la tradicion moderna remite a que la solucion creativa puede encontrarse en lo imprevisto--, recuerda los planteamientos del teorico de la religion Rudolf Otto quien ubicaba en lo misterioso y fascinante el origen de la experiencia religiosa.

Acompanada de un sugerente catalogo que a manera de misal recorre el vinculo entre Boris Viskin y la deconstruccion de su religiosidad, la muestra puede visitarse tanto en la galeria como en http://lelaboratoire. mx/index.php/15--expos/88--expo2015-06.

COPYRIGHT 2015 CISA Comunicacion e Informacion, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gonzalez Rosas, Blanca
Publication:Proceso
Date:Oct 11, 2015
Words:529
Previous Article:"No habria de esperarse mucho de los politicos ...".
Next Article:Regresa la leyenda italiana de Ataraxia.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters