Printer Friendly
The Free Library
23,421,980 articles and books


Seguridad y ciudadania en los 90s en Medellin: el surgimiento de las empresas colombianas de proteccion violenta.

Resumen. El proposito de este articulo es perfilar una aproximacion critica general a la naturaleza de la seguridad publica en areas donde, ambientados por un prolongado conflicto politico armado operan traficantes de droga. Parte de un caso empirico de estudio--las ciclicas oleadas de cruenta violencia que se presentan en la ciudad de Medellin desde los annos 1980, para ilustrar la dimension socio organizacional del modelo mafioso urbano de proteccion y examinar la particularidad de la mercantilizacion de la seguridad publica que se comenzo a producir. En el analisis de los dos asuntos interrelacionados, la proteccion forzada y la naturaleza empresarial de los agentes que realizan esta proteccion, este articulo situa dentro de una perspectiva teorica la naturaleza particular de "laboratorio" de esta ciudad, conocida en el mundo como cuna de carteles de la droga, y cuestiona la reduccion a escuadrones de la muerte exclusivamente o a simples extorsionistas, de los Empresarios de coercion (Blok 1975) y sus organizaciones caracterizadas en Sicilia y Rusia como "Violence-Controlling Enterprises" (Lane 1963), o "violence-managing agencies" (Volkov 2002) y localmente denominadas "Oficinas". Mientras revela el rol de "protection racket" (Stanley 1996) que el Estado cumple cuando, como en el caso colombiano, instrumentaliza las Oficinas de Proteccion Violenta como redes de una guerra irregular contra los movimientos de oposicion social y politica, abre una perspectiva de investigacion sobre las aporias que la coercion criminal masiva genera al ejercicio ciudadano.

Abstract. The purpose of this article is to outline a general critical understanding of the nature of public security in areas where drug traffickers operate. Toward this end, two interrelated issues are examined: forced protection, and the entrepreneurial nature of the agents providing that protection. This article will use an empirical case study--the dramatic and cyclical prevalence of brutal violence in the city of Medellin since the 1980s--to illustrate both the socio-cultural and urban dimensions of the establishment of the Mafia mode of protection and to examine commodified public security in cities affected by the spread of protracted political armed conflict, such as the case of Colombia. This will allow us to situate within a theoretical perspective the particular "laboratory" nature of this city, known around the world as the home of drug cartels, in terms of the creation of armed groups that compel businesses and residents to buy protection services. In so doing, this article takes a comprehensive view of public safety, and specifically of the protection from the risk of criminal coercion that negates the guarantee of autonomy of the protected subject. This article thus questions the reduction of coercive entrepreneurs (Blok 1975) and their organizational forms known as a "Violence-Controlling Enterprises" (Lane 1963), "violencemanaging agencies", or (Volkov 2002), and locally referred to as "Offices" to mere extortionists, and reveals the "protection racket" role that the State plays (Stanley 1996) when it instrumentalizes these Offices of Violent Protection as networks in a war against social and political opposition movements.
 Alguien que produce ambos, el peligro y, por el mismo precio,
 el escudo contra el es un racketeer. Alguien quien aporta un
 necesario escudo pero tiene poco control sobre la aparicion
 de los peligros califica como un protector legitimo, especialmente
 si su costo no es mas alto que el de sus competidores.
 (Tilly 1985)


Introduccion

Durante los ultimos 30 anos del pasado siglo, a la par del "agotamiento de una fase de la industrializacion colombiana basada en la industria textil y de confecciones" (Cuervo y Gonzalez 1997, 441) se presenta en Medellin una explosion de situaciones criticas casi de tipo ciclonico. Mas de 50.000 personas muertas violentamente y alrededor de 23.000 de ellas solo en el decenio de los 80s, profusion de asaltos bancarios y de robos de automotores y motonetas" (Arango 1988, 141), contrabando, estafa, extorsion, atraco, soborno, negocio ilicito, lavado de dinero, lesiones personales y asi sucesivamente. Medellin sera calificada la "mas violenta de Colombia" y una de las mas violentas del mundo, "a pesar de que durante ese decenio no haya sido centro de actividades politicas de grupos insurrectos, como lo fueron Cali e incluso Bogota" (Comision de estudios sobre la violencia 1987, 59) y segun algunos investigadores sera--durante este periodo--eje de "lo sin ley" en Colombia (Roldan 2002, 1) y una ciudad "que ha dejado de ser humanamente habitable, economicamente viable, politicamente gobernable y culturalmente integrable" (Perez y Velez 1995, 17). Ante el recrudecimiento de las acciones de grupos de delincuentes se formaron grupos de vecinos armados denominados Milicias Urbanas; surgio tambien el narcotrafico y el paramilitarismo urbano aparejado de sus guerras y sus asesinos a sueldo y hubo una crisis en la justicia oficial y fortalecimiento de la justicia privada con la creacion de organizaciones dedicadas al exterminio discriminado de minorias (mal llamada "limpieza social", "ajuste de cuentas"). Una ineficaz accion de la fuerza publica sumado a su complicidad en muchos casos con las mismas actividades delincuenciales, provoco un caos en la administracion publica y en los mecanismos de participacion de la poblacion, la desintegracion familiar y una creciente destruccion del capital social.

A lo largo del pais, la aplicacion de politicas salariales restrictivas, la mayor monopolizacion en la distribucion del ingreso y altas tasas de desempleo-aunadas al debilitamiento de la legislacion estatal protectora de los trabajadores, de los consumidores y del medio ambiente-y la disminucion del gasto social, originaron enorme descontento y un previsible ambiente de ingobernabilidad, en la ciudad primeramente, y anos mas tarde de manera generalizada en otras ciudades y pueblos del pais. Por otro lado, los mafiosos consiguieron instaurar un sistema de manejo de poder, de control de la protesta social y de la seguridad publica a traves del sistematico uso de la violencia privada.

Los traficantes de droga de la region aportaron una propuesta de proteccion para sortear una crisis social y economica no generada por ellos, implantando un metodo empresarial de seguridad, un metodo con una logica que ha ido mucho mas alla de asesinar por simples apetitos de "feroces y desquiciados senores de la guerra" (1), o de reducirse a una invasion "rural"de la ciudad por "senores de la tierra" como ha sido interpretada (Duncan 2005). Ese metodo mafioso y su aplicacion-la proteccion forzada--aunque incito la vinculacion reflexiva de las organizaciones comunitarias, academicas y no gubernamentales en la busqueda de alternativas ante el eventual colapso urbano (Uran 2000, 45) permitio sortear el desmantelamiento industrial de la region con sus enormes implicaciones sociales y se quedo fungiendo como estrategia de "seguridad publica" masiva.

La presencia de esta proteccion violenta cuestiona en sus raices la construccion de la ciudadania, en la medida en que exige una renuncia a libertades ciudadanas basicas como la libre expresion, organizacion y movilizacion, ademas de que corrompe el que hacer politico, diluye el control ciudadano de la gestion de la ciudad y va desmontando en la practica los fundamentos del Estado social de Derecho tan esencial a la vida democratica formalmente estatuido por la Constitucion del pais en 1991. Cuando la fuerza social adhesiva es el miedo, la seguridad pierde, ironicamente, su sentido politico pues "La sociedad se rodea de un vacio de competencia e institucionalidad politicas, "incluso de ideas" para gestionar politicamente la amenaza" (Beck 1998, 54). Su sujeto politico es difuso, al igual que las formas politicas de organizacion para su ejercicio. Un analisis de construccion de ciudadania como el que se aborda ahora colectivamente, debe interrogarse profundamente cuando como en este caso, la auto limitacion politica y la defensa propia son convertidas en carta de navegacion ciudadana.

Nos proponemos hacer un seguimiento a la naturaleza de este tipo de proteccion, localizando nuestra preocupacion en el tipo de institucionalidad economico-social que es creada y en el riesgo que conlleva para la construccion de la ciudadania el y libre ejercicio democratico, la privatizacion de "la proteccion territorial contra perdidas" en sociedades inmersas en un conflicto armado, con crisis de vocacion e implante de traficantes de droga. Este articulo hace parte del esfuerzo por contribuir al analisis de la construccion colectiva del riesgo representado por las organizaciones que se crean para ejercer esa proteccion violenta y se inscribe tambien en la perspectiva de desnarcotizar y desmilitarizar el tratamiento de la seguridad publica.

1. El colapso del proyecto de control-cohesion social empresarial Antioqueno

Con costas en los dos oceanos, esta zona del pais cuya principal ciudad es Medellin tiene una ubicacion privilegiada en el noroccidente de la region Andina, el principal y obligado cruce de la ruta que a traves de la cordillera central va de la capital de la republica hacia la estrategica area limitrofe con Panama, distante de mas de 400 kilometros. La ciudad con 2'350.000 habitantes representa el area mas poblada "en la mejor esquina" de America del Sur. (El Colombiano 2 octubre 2005). Aunque la ciudad comparte con otros 9 municipios un Valle llamado de Aburra, es entre ellos el mas poblado y de mayor desarrollo economico e institucional. Constituyo desde mediados del siglo 20, conjuntamente con sus dos municipios vecinos, Itagui y Bello, un lugar de asiento privilegiado de 5 ramas industriales: textil, metalmecanica, automotriz, siderurgico y alimentos. Basado en la produccion de bienes de consumo relativamente tradicionales como los textiles, las bebidas y los alimentos y con un progresivo atraso tecnologico, el modelo de trabajo aplicado fue de caracter ford-taylorista (2) propiciando la dinamica economica de la region y un significativo nivel de generacion de empleo industrial (3).

El caso del desarrollo de Antioquia y su capital Medellin es particular pero no unico. Su innovador estilo ha representado una excepcion por su sobresaliente contraste con el resto del pais o por el prematuro desarrollo y descubrimiento de nuevos metodos en varios campos. Ha sido estudiada en la literatura economica latinoamericana por pensadores tan disimiles ideologicamente como Andre Gunder Frank para quien el desarrollo de Antioquia pudo darse gracias a su prolongado aislamiento de todo tipo de dependencias estructurales, (Frank 1969, 11), y por Everett Hagen, psicologo norteamericano, quien se apoya en el caso de Antioquia para defender su hipotesis socio-psicologica del desarrollo economico. (Hagen 1962, Cap. 15). Algunos incluso llegan a considerarla entre los tres casos excepcionales de industrializacion en America Latina que se apartaron de los patrones tradicionales al igual que Monterrey, Mexico y Sao Paolo en Brasil (Twinam 1985, 5; Dent 1978, 129)

Pese a no existir amplios estudios sobre los origenes, evolucion y transformacion del proyecto que inspiro este tipo de institucionalidad social y economica, es una valoracion bien compartida que en Antioquia no se presento una verdadera oposicion a la industrializacion capitalista ni tensiones sociales excesivas (Brew 2000, xxxviii, 389), y que a comienzos del siglo 20 Medellin disfrutaba "un clima de gobernabilidad conservadora y civica que contribuyo sustancialmente al progreso economico" (Walson 1977, 74). Casi todos los estudios comienzan por cuestionarse sobre los factores que hicieron a los antioquenos actuar como empresarios y sobre el papel que ha jugado esta personalidad no solo en su homogeneidad cultural y politica sino tambien en su gran desarrollo economico popularmente denominado "milagro paisa" (4) en el periodo que va desde mediados del siglo 19 a mediados del siglo 20 (5). El impulso de organizacion e iniciativas "civicas" que ha caracterizado la historia de la ciudad, no es un hecho espontaneo y aunque ampliamente aceptado, su interpretacion difiere ampliamente. Mientras para algunos estudiosos lo que ha existido es "mas una cohesion cultural o un mito etnico" (6), otros como J. Watson van a identificar en funcionamiento todo un Proyecto Empresarial de cohesion y control social con estrategias de cooperacion, cooptacion y regionalismo. Las apuestas economicas y sociales como la creacion de Redes de cooperacion publica-privada con dominio del sector privado sobre el publico, la inversion en beneficencia social, la amplia movilidad social y ocupacional entre el empresariado, la primacia de los intereses regionales y del regionalismo asi como la moralizacion publica--en particular de las y los trabajadores--correspondian a un proyecto empresarial de ciudad, sui generis en el pais. frente a la competencia empresarial externa, la conformacion de los barrios y de sus complejas redes de relaciones se reforzo enormemente "a traves de la participacion en las invasiones, de los enfrentamientos para defender el derecho a un espacio y a la vivienda ..."(Jaramillo 1994, 7). Ese espiritu de autodefensa que inspiro la urbanizacion de las ciudades en America Latina en los ultimos 30 anos del siglo pasado, se acentuo en Medellin, hipotesis aun por explorar, con el arribo de esta propuesta que ve en la inseguridad una oportunidad empresarial.

Los anos 60-70 marcan el apogeo de las cuatro grandes ciudades colombianas Bogota, Medellin, Cali y Barranquilla pero tambien el inicio no simultaneo de su crisis. Medellin, que comenzo a perder su dinamismo demografico e industrial a partir de 1970, era demasiado dependiente de la industria y por lo tanto excesivamente especializada en la generacion de productos de consumo corriente como los alimentos y los textiles, mientras que su participacion en la segunda fase de industrializacion por sustitucion (que se basaba en los bienes intermedios: quimica, industrias mecanicas, electricas, etc.) realizada en el pais despues de 1950 fue escasa (Goueset 1998, 71). En consecuencia, se produjo el cierre de muchos puestos de trabajo, de empresas y hasta de sectores completos de la industria como sucedio por ejemplo con la produccion fosforera. El desempleo abierto supero el 20 % de la poblacion economicamente activa, el subempleo el 30 %, la calidad del empleo cayo dramaticamente y la ciudad, con el 7,5 % de la poblacion de Colombia. Mas de la mitad de la poblacion del departamento de Antioquia porto por anos el liderazgo de la ciudad mas cara del pais, con el PIB per capita por debajo siempre del promedio del pais, las mas altas tasas de desempleo nacional y si bien lograba indicadores de educacion superiores a los nacionales hasta 1986, cayo luego por debajo en cobertura de educacion secundaria. El incremento de la violencia homicida "que posiblemente debe entenderse como un sintoma del deterioro social" tendra un mayor impacto en la calidad de vida a partir del 86. (7) En el campo de la seguridad se comenzo a construir, a la par de otras regiones del pais como Puerto Boyaca, Monteria y Uraba (8), un modelo que desbordaba los marcos de derechos y de libertades, capitalizados por empresarios del crimen.

En un breve recuento de la evolucion de acontecimientos encontramos la conformacion de dos modalidades de proteccion violenta que detallaremos como Milicias y Oficinas. El punto de arranque no simultaneo se ubicaria en un momento entre la bancarrota de la Empresa de textiles Fabricato y el surgimiento del cartel de Medellin liderado por Pablo Escobar. Algunos grupos criminales de este tipo se formaron mucho antes, pero el periodo entre 1989 y 1992 supuso una rapida proliferacion de grupos armados que funcionaban como verdaderas microempresas armadas, desarticulados, con perfiles organizativos tradicionales o vecinales en un comienzo, y luego verdaderas asociaciones al servicio inicialmente de los carteles de la droga, no solo de la ciudad. La llegada de los mafiosos altero el panorama urbano (Arango 1988, ch.5) porque sus actividades absorberan toda otra clase de ilegales y descontrolados comportamientos creando una imagen de distorsion invasiva y caos. En menos de 10 anos, muchos de estos agentes, por algunos elevados al rango de actores de la ciudad, perecieronn en fusilamientos de bandas o se volvieron lideres autoritarios en varias comunidades. Sin embargo, la iniciativa que ayudaron a gestar perdura como una nueva entidad de la seguridad publica, produciendo metastasis, reacomodos y retroalimentandose con innovaciones de otras regiones del pais. El narcotrafico logro capitalizar la crisis de vocacion industrial de la ciudad, a sabiendas que tambien se instalo una crisis por esta misma epoca, con resultados iniciales muy diferentes, en otras regiones: En la Costa Atlantica, causada por la caida de los precios del algodon, en el Valle del Cauca, por la reduccion internacional de los precios del azucar, en el altiplano cundi-boyacense, por la guerra de las Esmeraldas y en la frontera con Venezuela, por la devaluacion del Bolivar? (Betancur y Garcia 1994)

Lo que ha sido ya empiricamente establecido(Angel et al. 1995; Bedoya y Obando 1993; Gomez et al. 1991; Salazar y Jaramillo 1992; Salazar y Carvajal 1996) es que, en el periodo estrechamente asociado con la crisis del Proyecto Empresarial Antioqueno, una inusual alta proporcion de jovenes decidieron hacerse miembros de bandas y pandillas Al mismo tiempo, el cartel de los traficantes de droga, llamado de Medellin, aparecio enrolandolos en sus actividades criminales; esas pandillas especiales ganaron notoriedad al final de los 80 cuando grupos violentos de jovenes aparecieron en los barrios populares y en sus principales esquinas. Un poco mas tarde ellos ocuparon tambien otros lugares donde el comercio publico y privado florecia, o donde muchas personas se congregaban: estadios populares y discotecas.

Ciertamente es complejo desenredar--y tampoco es el proposito central de este articulo--el por que se despliega en la region "un nucleo moderno" de traficantes de droga, no agrario y tradicional que Garcia y Betancur (1994, 294) llaman de version italo-norteamericana; como se articulan aqui crimen organizado y desorganizado, y como los diversos factores del colapso del Proyecto Empresarial construido regionalmente por las elites, contribuyeron a construir un modelo de seguridad publica que Peter Reuter caracteriza como Racketeer (1985, ch. 5). Obviamente estudios y debates controvierten en la interpretacion de la crisis de la ciudad, desde los que articulados en torno a las tesis de la obra de Mario Arango "Impacto del Narcotrafico en Antioquia" publicada en 1988 califican los fenomenos como aparicion y rupturas de subculturas; o las multiples lecturas desde el seguimiento a las violencias y violaciones a los Derechos humanos y el Derecho Internacional humanitario referenciadas en la compilacion Balance de los estudios sobre Violencia en Antioquia (Angarita 2001), hasta el enfoque llamado "teoria del principal enemigo interno".

Sin pretender una presentacion exhaustiva hemos de decir que el primer campo de estudios respaldado en las teorias de la desviacion constata el "inmenso vacio dejado por la quiebra de los valores tradicionales" encontrando en la formulacion de "proyectos de renovacion cultural y de convivencia social, sustentados en la libertad y la justicia", el camino para romper el ciclo de violencia (Salazar 1991, 102). El estudio socio-etnografico de este nuevo escenario urbano, su genesis, sus matrices de accion y sus practicas, han gozado de una amplia aceptacion y profusa aplicacion, asi como los valores basicos y normas de los miembros de esos grupos, el desempeno de sus lideres y sus relaciones con los traficantes de drogas, la policia y las autoridades estatales. Sin embargo no ha permitido concebir ampliamente tales organizaciones del crimen y su integracion funcional a la economia y a la politica. En este articulo, nuestra pretension es, por el contrario, ubicar los mecanismos de la proteccion privada, su dinamica y sus resultados en el contexto de la transicion vivida en la ciudad.

El segundo campo, de perspectiva socio-juridica predominante (Angarita 2001, 10) han prevalecido los criterios juridicos de proteccion de la poblacion asi como las miradas de lo acaecido como "violaciones". "Hechos contra la integridad", "infracciones al Derecho", "impunidad" "agresiones sistematicas". La proteccion ha sido fundamentalmente leida en terminos de Derechos (2001, 17) de "respeto" (Angarita et al. 1997, 19), o en replica a los grupos armados ilegales. La lectura del discurrir diario bajo el prisma del derecho y del conflicto armado ha llevado practicamente a reducir la lectura de los intervinientes en las acciones de control social no solo como "combatientes" sino tambien como "actores" (Angarita 2001, 7, 8).

El tercer enfoque enfatiza la influencia de la lucha de los movimientos rebeldes contra el "establecimiento" (Bedoya Pizarro 1991; Gomez Martinez 1991) o en la precariedad y/ o corrupcion de los funcionarios del Estado (Gomez Aristizabal 1990). Dicho enfoque es heredero de la doctrina de seguridad nacional criolla que analiza el discurrir diario basicamente en terminos de la logica amigo-enemigo. Por el contrario, nuestro interes consiste en--siguiendo la propuesta de Anton Blok, Dario Gambetta, Vadim Volkov--aportar al analisis de "las conexiones entre la prevalencia de la violencia privada y la estructura de la vida economica y politica" (Tilly 1974, xv).

Aunque los vinculos entre crimenes y corrupcion y las mas amplias estructuras economicas y politicas han sido muy estudiados partiendo desde los analisis clasicos de la estructura politica y la funcion de los jefes politicos hechos por Robert Merton (Merton 1968), el papel e importancia de lo informal ha sido subestimado o malentendido. Los criterios y convenciones informales constituyen precisamente una gran parte de las restricciones que dirigen y alimentan las decisiones e interacciones humanas: las instituciones, tanto formales como informales, reducen la incertidumbre, estructuran incentivos, definen derechos de propiedad, limitan la seleccion y finalmente determinan los costos de transaccion. (North 1990) Instituciones informales, incluyendo asociaciones, normas y criterios de conducta, persisten en varios grados y continuan moldeando expectativas y conductas, confrontando e interactuando con residuos de proyectos anteriores (North 1999) especialmente durante periodos de crisis cuando el desmantelamiento de las instituciones formales sucede o cuando las organizaciones, rutinas, seguridades, asociaciones, y maneras de pensar son minados por eventos polticos sociales o economicos, tal cual sucedio en Medellin a final de siglo.

La existencia de un Proyecto social empresarial articulado y en ejercicio permite comprender las vias a traves de las cuales las normas y las formas heredadas para realizar negocios y gestionar la sociedad "paisa", han estructurado las instituciones, pero permite igualmente establecer "los parametros con los cuales, y el stock de conocimiento con el que el cambio ocurrira"(North 1990). North que llama esto "path dependence" (dependencia del camino antes seguido) senala, hablando de la transicion en los paises de la ex-URSS, como procesos mayores tales como la privatizacion de la proteccion privada o la integracion en las redes internacionles opera de manera diferente de acuerdo con ese "path dependence" el que va a gobernar mas el itinerario que la velocidad del mismo cambio economico (North 1999). Especificamente hablando del reino de la proteccion violenta Volkov muestra como "el medio ambiente institucional, tal como la informacion, la seguridad, el forzado cumplimiento de la ley, y el arreglo de disputas" forma "un oscuro sistema de arbitraje" (Volkov 2002, 19).

La formacion de grupos de traficantes de droga que ha sido vista como una causa del periodo caotico de la ciudad durante los 80 en muy pocos casos se ha tratado como un sintoma y menos aun como una forma a traves de la cual una nueva estrategia de proteccion fue introducida. Nosotros partimos de la tesis extrema de Gambetta (1993) "Los mafiosos como tales no tratan con otra cosa que la proteccion violenta de mercancias ilegales, expiden licencias para proveer proteccion mejor que simplemente consumirla". Muy al contrario de la vision clasica de la mafia, los mafiosos son a la par que traficantes de droga, protectores violentos. En realidad ellos comercian con drogas ilicitas, como es bien sabido, pero el apelativo "drug trafficking" pertenece mejor a este negocio visto desde el lado de los paises consumidores. El Gobierno de Ronald Reagan consiguio en 1982 que el prohibicionismo contra el consumo de sustancias sicoactivas esbozado por Richard Nixon en mayo de 1971 (Tokatlian 2005) y convertido en una "Guerra contra las drogas" redujera el asunto de la mafia a narcotrafico, entendida basicamente como un asunto de "seguridad nacional" de los Estados Unidos, confundiendo de paso coca y cocaina (Tovar 1999, 48 y ss.) y asociando con ello sectores sociales tan dispares como campesinos, colonos e indigenas con grandes traficantes, banqueros y productores de insumos quimicos (Garcia y Betancourt 1994, 292).

Las implicaciones de esta vision foranea sobre la implantacion de la mafia en paises como Colombia no ha sido solo el que las politicas para su confrontacion hayan girado en torno al respaldo de la mirada gubernamental estado-unidense sino que se ha perdido de vista la naturaleza propia de la mafia contemporanea en los paises donde se establece. El inocultable fracaso en el control de la oferta de drogas de consumo ilicito en Estados Unidos (Camacho et al. 1999) centrado hasta ahora en la persecucion de los productores en paises como Colombia y los desarrollos del fenomeno paramilitar estan obligando tardiamente a modificar los analisis de la mafia contemporanea en Colombia (ver por ejemplo Romero 2003) y particularmente de la organizacion de la violencia. Los grupos paramilitares tradicionalmente formados y asociados para enfrentar sin ningun miramiento etico o humanitario a la oposicion politica y social al statu quo y a los pueblos y ciudades donde se asiente o transite la guerrilla (Sluka 2000), se han convertido en verdaderos contratistas privados tanto de la contrainsurgencia civil y militar, como de la mafia, de la corrupcion politica y de los depredadores de recursos naturales del pais.

Las practicas asociativas y la consolidacion de la capacidad coercitiva por parte de los grupos de "estilo Mafia" han sido posible gracias a que en dicha coyuntura--y esta conclusion no es una novedad (9)--se reunieron otras condiciones como la privatizacion de la seguridad publica. No ha sido completamente destacado en el conjunto de reformas producidas durante el gobierno de Cesar Gaviria que crearon el marco legal e institucional para la configuracion de la nueva condicion de modernizacion o globalizacion en Colombia (10) las producidas en el campo de la seguridad publica (110, en particular de la seguridad comunitaria. Tampoco estas nuevas politicas de seguridad se inspiraron en la nueva constitucion producida por la Asamblea Constituyente reunida de febrero a junio de 1991, pues en esta tan solo "se reorganizo el articulado y se actualizo su lenguaje" (Leal Buitrago 1994, 129) en lo relativo a materias militares y de seguridad nacional de lo ya establecido en la anterior Constitucion de 1886. Dichas reformas van desde la autorizacion para crear empresas que presten de manera privada el servicio de vigilancia publica (12), la apertura de un establecimiento externo a la policia para vigilar dichos servicios de seguridad privatizados (13) y la flexibilizacion en los requisitos para el porte de armas ofensivas hasta la creacion de Redes urbanas y rurales denominadas de Inteligencia para suministrar, contratar "violence managing agencies" y transmitir informacion al Ejercito, la Armada y la Fuerza Aerea-decision conocida como la Orden 200-05/91 (Human Rights Watch 1996).

La existencia de una demanda creciente de servicios privados producida por el caos en la prestacion de la seguridad publica y la inseguridad desbordada como venimos de mostrarlo, la generacion de formas estables de financiamiento para su adquisicion publica y la consolidacion empresarial del nuevo sector (Laurell 1992, 139-143) (14) producida por esta Reforma en el Gobierno de Cesar Gaviria (1990-94) complementaron las condiciones requeridas para la implantacion de iniciativas privadas como la que venimos registrando. En la ciudad en particular, pero tambien en otras regiones del pais ese proceso de privatizacion fue dejado por el Estado local y por las elites en manos de agentes y grupos portadores del metodo mafioso de la proteccion violenta entre otras razones por el dividendo contrainsurgente que significaba.

El reconocimiento de la disolucion del proyecto de ciudad construido hasta la fecha estuvo presente, por lo menos hasta mediados de la decada de los 90, en el discurso y en el sentir de dirigentes politicos y sociales, de medios masivos, de medios academicos. Quedo registrado de muchas maneras, una de ellas a traves de iniciativas del Gobierno nacional que creo de urgencia una Consejeria Presidencial para la ciudad y convoco a buscar las alternativas a seguir las que fueron discutidas en seminarios (1991, 1992 y 1993) denominados "alternativas de futuro". El proceso de planeacion de la ciudad tambien dio cuenta de ese cambio de vocacion urbana introduciendo en su Plan Estrategico 2000-2015 una nueva vision de ciudad como centro logistico y de servicios (Plan estrategico de Medellin y el Area Metropolitana 2015 Linea estrategica 4). La misma elite empresarial se vio obligada a mediados de la decada de los 70 a asociarse en un solo "cartel" llamado Sindicato Antioqueno creando un nuevo espacio en 1975 para vincularse a la contencion de los efectos sociales de su retirada progresiva de la industria y de la region denominado Pro-Antioquia. Algunas multinacionales aportaron igualmente recursos para ese proceso de cambio como sucedio con el consorcio hispano-constructor del Metro que dio origen a una iniciativa de rehabilitacion de barrios pobres de la ciudad llamada Primed.

Un grupo de investigadores explora el papel de la elite paisa, agrupada en el Sindicato Antioqueno, en el manejo de la crisis industrial de la ciudad desde la decada de los 60 asi como la creacion de riqueza que ocurre en la ciudad en cadenas productivas alternativas al trust empresarial. Constatando la crisis del proyecto empresarial de control-cohesion social llamado por ellos "Entorno Territorial Construido", caracterizan la crisis de la ciudad como manifestacion local de la crisis mundial del modelo de desarrollo fordista (Betancur et al. 2001, 195) e identifican que su eventual reconstruccion estaria mas soportada en las redes de produccion solidaria y cooperativa, aunque de alguna manera ligada a los procesos de desindustrializacion y desconcentracion productiva neoliberal y en las dinamicas politicas y culturales de individualizacion reflexiva.

La division entre entidades con sujetos armados que brindan seguridad y propietarios de riqueza que la compran, la diferenciacion entre quienes usan la fuerza para proteger y gobernar, y quienes para producir mercancias convencionales pagan por su seguridad, es caracteristico de muchas sociedades a traves de la historia, al igual que es una antigua estrategia militar la existencia de Ejercitos regulares con grupos de milicias paramilitares que los apoyan (Singer 2003, ch. 2). Aqui la novedad es la apertura de un nuevo mercado, el de la proteccion forzosa, la conversion de la proteccion de mercancias en una nueva mercancia y el usufructo gubernamental del crecimiento monopolico de las nuevas "empresas"con ese proposito gestadas, asi como la pertinaz e inteligente adaptacion de estas entidades al "confortable impase" de estos complejos Sistemas de Guerra (Richani 2002, chap. 2). Nos encontramos asi con unas organizaciones que son a la vez traficantes de drogas, cabezas de la agresion armada al movimiento social y politico opositor al regimen, y al mismo tiempo empresarios de proteccion violenta. Analicemos en primera instancia su caracter empresarial, para considerar luego su naturaleza protectora y su impacto sobre la construccion democratica de la ciudad.

2. Las empresas de proteccion violenta

La principal unidad del Empresario Violento es llamada por Frederic Lane "Empresa de control violento: Violence-Controlling Enterprise" (1963, 2); Volkov la llama "a violence-managing agency", o "forcewielding organizations", empresas de proteccion o "private enforcers" (2002, 28, xii). Gambetta los ha categorizado como "empresarios mafiosos" (1993, 77). El termino "empresario" fue primeramente utilizado por Anton Blok (Blok 1975) Para Volkov (2002, 108) las "Oficinas" de contratacion de la violencia son "un grupo humano que manda una fuerza organizada y dirige este recurso clave de una manera tal que lo convierte en la fuente de un ingreso permanente, eventualmente por establecer control sobre una economia local". Volkov (2002, 65) llama la naturaleza de esta afiliacion "enforcement partnership", o patrocinio forzado, abarcando con este termino el nucleo central mas que sus negocios afiliados. Su principal actividad es la oficina de administracion de la fuerza de la violencia y de la informacion con lo que obtiene "un permanente ingreso". Lo que produce el empresariado violento es consecuencia de soluciones organizacionales y estrategias de accion que facilitan que la violencia organizada sea convertida en dinero o en otros activos valiosos con una base permanente" (Volkov 2002, 64).

En el caso de Medellin se constata como al mismo tiempo surgen y se desarrollan los dos fenomenos: la creacion de un poderoso frente del crimen organizado liderado por el trafico de drogas, a la par de empresas de proteccion violenta aplicadas a imponer su proteccion forzada no solo a este submundo sino al entorno poblacional, institucional y empresarial legal de la ciudad. Asi como el crimen organizado no es reducible a las empresas de proteccion violenta tampoco esta practica y estas entidades pueden ser vistas o subsumidas, por ejemplo, en la rama del crimen que trafica con drogas, o con armas, o con carros robados.

2.1 Las milicias: Embriones plebeyos de proteccion violenta

A finales del ano 1984 las aspiraciones de defensa de algunas comunidades asfixiadas por la criminalidad que pretendia quedarse con lo ya poco que cada familia obtenia con su trabajo se van a oxigenar con la convocatoria de los Campamentos de Paz que realizo la organizacion guerrillera M 19 en esos momentos en dialogos con el Gobierno del Presidente Belisario Betancur y el nacimiento de grupos de proteccion vecinal llamados Milicias. Un ejemplo de grupos que tomaron aliento en ellos fue la agrupacion conocida como los Capuchos, considerada como un modelo del eslabon que ligo bandas de delincuentes con estos grupos de autoproteccion vecinal armada, agrupacion surgida en torno al Campamento de Paz organizado en los barrios Popular 1 y 2. En este grupo, que debe su nombre al uso de capuchas, conformado por exintegrantes de los grupos guerrilleros M19 y EPL y jovenes ilustrados en el manejo de armas en dicho campamento, "fue mas visible el programa de eliminar sistematicamente delincuentes menores que 'ejercian' en el interior de los barrios, al igual que drogadictos" (Jaramillo et al. 2001).

La ciudad venia de la permitida existencia por las autoridades y complice silencio por la llamada opinion publica de grupos de "limpieza social", de "escuadrones de la muerte", vengadores y justicieros privados.Tambien en los barrios populares a mediados de los ochenta vamos a encontrar nucleos de autodefensa constituidos por vecinos (Salazar et al. 1996, 91) que se autofinanciaban con la pirateria terrestre en un principio y luego con el robo de carros y de electrodomesticos en almacenes (Medina 1997, 40, 45, 87), bandas que ademas de delinquir protegen su vecindad y sus familias amigas, o grupos de autoproteccion comunitaria que para poder cumplir su papel deben financiarse con el robo y el asalto.

Las milicias surgidas hacia 1991 como una verdadera y estable entidad de auto-proteccion forzada vecinal van a ser una manifestacion social y politica articulada de diversas maneras a la vigilancia, al comercio, la politica local asi como a la protesta social. Su caracteristica mas importante sera el estar reconocidas y respaldadas en cada microterritorio. No podran sobrevivir politica y economicamente por mucho tiempo, sobre todo cuando el "crimen" comenzo a no tener fronteras geograficas, sin ese reconocimiento de la poblacion que las entorna. Ese vinculo con "el cliente", como lo muestran Sanchez y Meertens (2000) en el caso del bandolerismo de la decada de los 60, es determinante en todo esquema de vigilancia territorial mas aun si se trata de un contexto que privatiza la seguridad como el actual. Esta relacion directa y permanente con las comunidades caracteriza incluso la tipologia de cuerpo policial denominada "Policing community" y representa la caracteristica que "hace la diferencia" entre las policias privadas comunitarias y las publicas en varios paises. (15) Volveremos sobre la relacion espacio-coercion al final del articulo.

De otro lado la trasnacionalizacion del crimen hara posible y preferible que los grandes delincuentes tengan los barrios como lugares de reposo y sosiego pues sus negocios estaran colocados mas alla de los estrechos marcos de la parroquia o vecindario, e incluso sera de su interes el que su zona de residencia este "limpia"para que no provoque redadas policiacas que les incomoden o los pongan en peligro. Esto originara a los mismos dirigentes milicianos la pregunta por la efectividad de propuestas parcializadas de proteccion y por la etica al tratar de proteger espacios de retaguardia de verdaderas organizaciones criminales.

Las milicias de Medellin, de las que se conocieron unas 15 organizaciones que llegaron a controlar hacia 1993 mas de 32 barrios donde residia el 60 % de la poblacion de la ciudad, surgen en los barrios populares, sin embargo no seran un fenomeno exclusivo de barrios pobres, ni territorial ni ideologicamente. Son sobre todo los nuevos reguladores politico-militares de la realizacion mercantil ilegal e informal, son los primeros incipientes y jovenes empresarios de la proteccion violenta en la ciudad, jovenes novatos en la mayoria de los casos bajo la conduccion de personas experimentadas en asuntos militares, por su condicion de exmilitantes de grupos guerrilleros o de reservistas o en actividad del Ejercito y la policia. Las milicias barriales lograron enorme exito en el control de las bandas informales o pequenas llamadas "chichipatas" y delincuentes menores mas no asi contra las grandes bandas. Por el contrario los grupos empresariales de proteccion violenta van a encontrar en ellas refuerzos, y a usufructuarlas ampliamente.

Sus dificultades crecientes de financiamiento, la no-incursion en otros dominios que ofrecian recursos mas jugosos como la proteccion del comercio de la droga, asi como la corrupcion de su conduccion politico-militar y la rivalidad interna acabaron con el proyecto miliciano. Fue un intento de conformar empresas de proteccion violenta, sin conciencia de ello, sin recurrir en su integridad al metodo mafioso y con distancia frente a la contrainsurgencia y mayores simpatias hacia la lucha insurgente armada (16). El intento de unificacion de 3 sectores de milicias en el primer experimento hecho en la ciudad de vigilancia publica institucionalizada llamada Cooperativa de Vigilancia Coosercom fue igualmente un gran fracaso (17). El otro proyecto miliciano que negocio su desarme, establecido en el lugar donde se asentaron los recolectores del basurero de la ciudad llamado Moravia tuvo mejor suerte disolviendose en una iniciativa comunitaria pero la comunidad estuvo siempre sesgada por la incidencia de pequenos grupos armados que desde dentro o desde fuera pretendieron reemplazar la autonomia civil de su proceso (Mesa Hernan Ramirez 1999. Voces de Moravia. Medellin:IPC).

2.2. Las "oficinas" en Medellin

El nucleo de narcotraficantes de esta region se configuro hacia 1970 con antiguos contrabandistas que tenian como ruta el eje de Colon y ciudad de Panama hasta Turbo y Medellin en Antioquia, apoyado en un intenso flujo de viajeros de esta region occidental hacia Estados Unidos en auge desde mediados de la decada de los 60s. Pero igualmente se instalo en las redes de habilidades creadas en el negocio ilegal de apuestas y joyas, asi como en la pirateria terrestre, combinando el ingenio propio con el conocimiento de los desarrollos del hampa en Estados Unidos.

El trafico de drogas se traslada a Colombia luego de la persecucion iniciada contra los cultivadores de hoja de coca en Peru y Bolivia en la decada de los 70, y fue prospero por la ampliacion del mercado que tuvo tanto en USA como en Europa luego de la crisis del petroleo en 1973 y el comienzo del desmonte del estado de bienestar en esos paises. Pablo Escobar el jefe del cartel de Medellin practicamente "paso inadvertido para el conjunto de la sociedad colombiana entre 1976 y 1982, mientras acumulaba capital y construia su gran emporio de financiamiento y exportacion de cocaina" a la par que se destacaba como gran benefactor social, en particular del deporte y barrios de invasion.

Con el proposito de rescatar a la hermana de los narcotraficantes "Los Ochoa", secuestrada el 13 de noviembre de 1981 por el grupo insurgente M 19, 200 narcotraficantes liderados por los de Medellin (Pablo Escobar y los Ochoas) conformaron un grupo denominado Muerte a Secuestradores MAS, el que fue anunciado con volantes distribuidos desde avionetas en los estadios de futbol y en aviso pagado de pagina entera en toda la prensa nacional (El Mundo 17 enero de 1982, pg. 8). Cerca de 1.000 hombres armados con apoyo efectivo pero no oficial de la policia y el ejercito, acabaron con el regional del grupo guerrillero M 19 en Medellin, 400 muertos en total dejo la persecucion y 20 militantes detenidos aunque no encontraron a la secuestrada. El MAS marca la fecha de conformacion del Cartel de Medellin. A partir de la exclusion de Pablo Escobar del grupo politico liberal que lo respaldo para en 1982 llegar a la Camara de representantes, de su perdida de investidura en el Congreso y de la arremetida desatada por el gobierno del Presidente Belisario Betancur luego del asesinato de su Ministro de Justicia el 30 de abril de 1984, Escobar sera protagonista de multiples acciones de violencia en la ciudad y en el pais hasta su muerte el 2 de diciembre de 1993.

Las empresas de proteccion violenta han nacido en contextos de colapso del Estado, o de profunda transformacion estructural, como lo muestran los investigadores Pino Arlacchi, Diego Gambetta y Vadim Volkov, como por ejemplo, con la introduccion del mercado en Rusia y la transformacion capitalista de la mafia en Sicilia y sur de Italia. En medio de un "entorno turbulento" y de colapso del Proyecto Empresarial de control y cohesion social sobrevenido en Medellin; se han implantado merced a los productores y traficantes de drogas de consumo ilicito, asi como sucedio al sur de Italia o en la Ex URSS. Ligandose mas no identificandose con estos grupos mafiosos, atados pero diferenciados del crimen organizado, los grupos que la proveen no son bandas en el sentido conocido ni simplemente escuadrones de sicarios, y mucho menos "autodefensas". Pero proveyendo proteccion forzada dominan el mundo del crimen organizado, legal e ilegal, y tambien la seguridad publica. Aunque el origen mafioso de estas empresas en Medellin data de menos de dos decadas, los traficantes de droga de la ciudad tuvieron que compartir por un tiempo su mercado con los grupos "artesanales" "plebeyos", no "industrializados" que registramos antes, las milicias populares y los grupos de autodefensa vecinal dedicados tambien a la proteccion violenta.

Medellin ha conocido ya tres generaciones de este tipo de empresas, amen de las Milicias. Fue precisamente en los barrios de tradicion obrera industriales del Valle de Aburra donde aparecieron las primeras bandas de oficina (Salazar 2001, 173): Los Priscos en Aranjuez, y la oficina de Rigo en Santa Cruz-La Rosa, en la comuna nororiental, uno de los 6 distritos o zonas en las que esta dividida administrativamente la ciudad. En la comuna noroccidental, las ramificaciones de las bandas de Tyson en Kennedy, Santander y Castilla y la Oficina de Frank en el barrio Paris zona limitrofe de Medellin con el Municipio de Bello; La Ramada en Bello; y las bandas al servicio de los Galeano y los Moncada, en Itagui, y la del Chopo en La Estrella al servicio exclusivo de Pablo Escobar, bandas que contaban con moderno armamento y con recursos para hacer negocios en el lenguaje popular llamados "cruces" en cualquier parte del mundo.

Sin embargo hay que decir que la mas mortifera banda creada a comienzos de la decada de los 90 (enero de 1993) fueron los Pepes (perseguidos por Pablo Escobar). Liderada por Fidel Castano en Bogota era dirigida por Carlos Castano en Medellin, financiada por el Cartel de Cali y con el respaldo de funcionarios y Fuerzas Armadas del Estado enfrento sin reparos en normas y respeto de derechos humanos al Cartel de Medellin. Dinamitaban propiedades, retenian, torturaban, arrojaban desde helicopteros, desaparecian a todo el que se sospechase del entorno aun lejano de Pablo Escobar. El asesinato de los abogados que le servian a Escobar fue tambien una de sus ultimas acciones. La Fiscalia General de la Nacion, a su turno "entrego perdones judiciales a unos cincuenta narcotraficantes que en ese momento se comprometieron a colaborar con la justicia, es decir a luchar contra Pablo" (Salazar 2001, 312) por presion directa de los Pepes. Pablo Escobar respondio con dosis similares de terror, tal cual lo habia hecho en 1991 cuando mando a matar a traves de las Oficinas a mas de 100 Policias como represalia de las acciones de un cuerpo elite policial creado para perseguirlo.

Durante su enfrentamiento ambos, el Estado y los carteles de la Droga contrataron dichas Oficinas. Al final, aunque el capo del cartel de Medellin fue muerto y el Cuerpo Elite de la Policia que lidero las acciones militares del lado del gobierno fue disuelto, sus respectivas Oficinas, los protectores violentos de Medellin asociados a Pablo Escobar y los Pepes, prototipo de Oficina de seguridad al servicio del cartel de Cali sobrevivieron y bajo otros nombres como La Terraza y la Oficina de Envigado siguieron ejerciendo la proteccion mas alla del llamado "bajo mundo" del crimen, dedicados no solo o la defensa armada del statu quo imperante o del comercio de cocaina.

Se diseno alli el modelo de grupo paramilitar para ejecutar la guerra irregular contra la oposicion politica en Colombia, que sumaria a las vendettas de los carteles las habituales tecnicas de guerra sucia practicadas por el Ejercito y la Policia para obtener confesiones de los capturados. Aunque el Gobierno siempre lo nego y Carlos Castano lo justifico (Aranguren 2001, 142), son varias las versiones que relacionan de manera directa al Bloque Policial de busqueda del capo creado por el presidente Cesar Gaviria y asesorado por el FBI norteamericano con el grupo de los Pepes: no solo en el intercambio de informacion (18) sino tambien en acciones conjuntas y en el rol de guerra sucia por el cumplido (Salazar 2001, 328-330).

Excusados en el asesinato de su padre por la guerrilla, los hermanos Castano, Fidel primero y luego Carlos y Vicente dedicaron la riqueza obtenida del narcotrafico, la apropiacion del ganado y de las tierras de desplazados a la persecucion de organizaciones de izquierda y movimientos sociales. Alimentados por una fiebre anticomunista, con fuertes vinculos con el Ejercito, la Policia y el Departmento Administrativo de Seguridad del Estado DAS tienen a su haber al igual que miembros de las Fuerzas Armadas oficiales el practico exterminio de la coalicion de izquierda enominada Union Patriotica, y el asesinato de defensores de derechos humanos y sindicales de todo el pais. Despues de los Pepes en la ciudad fueron establecidas unas empresas privadas de seguridad publica, instrumentos operativos de las Oficinas, llamadas Convivir, respaldados en el Estatuto de Vigilancia y Seguridad Privada e inspirados en la experiencia de la Cooperativa de exmilicianos Coosercom.

La Oficina la Terraza, segunda generacion de oficinas fue a la postre la que en los ultimos 5 anos del siglo pasado mejor usufructuo como contratista la guerra por el control de mercados y rutas de trafico entre los carteles de Cali y Medellin. Llevo su nombre, como era costumbre para bautizar las bandas, del bar o "Heladeria" donde comenzaron a reunirse y que convirtieron en su lugar de encuentro popularmente denominado "parche". Este prototipo de banda de Oficina tendra un entramado de bandas "chichipatas" bajo control, combos o "comisiones"a su interior (sicariato, robo de carros, secuestro ...), "una impresionante infraestructura: una flotilla de taxis con radiotelefonos y celulares, motos de todas las marcas y calidades, Toyotas cuatro puertas, armas automaticas, equipos de comunicaciones" (entrevista a Felipe en Medina 1997, 107). Llegaron a tener el control territorial de un amplio conjunto de barrios en la zona nororiental y una conexion directa con los contratistas y aprovisionamientos estrategicos de la inseguridad en la ciudad: los nuevos jefes del narcotrafico despues de la muerte de Pablo Escobar, especialmente el apodado Don Berna asentado en Envigado, los grupos de la Alianza Paramilitar de Colombia AUC especialmente el denominado Autodefensas de Cordoba y Uraba liderado por Carlos Castano, asi como oficiales de casi todos los rangos en el Ejercito y la policia.

Toda una Empresa que por anos combino la "proteccion"de intimidados pobladores de la zona mas poblada de la ciudad, con grandes masacres y muertes selectivas a lo largo del pais e hizo viable la implantacion del control paramilitar de la ciudad de Medellin. Sus rumbas en las calles como en los mejores tiempos de las Milicias no pasaban desapercibidas para la ciudad, menos para las Fuerzas Armadas quienes casi impavidas ante este ejercito de sicarios simplemente lo vieron reemplazarlas en sus funciones de vigilancia publica.

Ubicamos la tercera generacion de oficinas por la epoca de la conformacion y consolidacion del Bloque paramilitar Cacique Nutibara que no fue otra cosa que la ratificacion del final de la Terraza, Oficina exterminada por los mismos paramilitares a comienzos del 2000. La disputa fue finalmente ganada por la oficina contra la otra iniciativa paramilitar instalada en la ciudad llamada Bloque Metro y que se hara visible ante el pais por la vinculacion del jefe de la triunfante Oficina de Envigado Adolfo Paz al denominado estado mayor paramilitar en la funcion de "Auditor".

El paramilitarismo en Colombia, como herramienta de uso multiple ha sido utilizado por los narcotraficantes para conseguir "a sangre y tierra" su insercion social, por la Fuerza Publica para oponerse estructuralmente a todo proceso de paz con los insurgentes (Blair 1993, 143), utilizado por gremios y propietarios de la tierra para aumentar sus propiedades y conquistas, y para implantar macroproyectos como el de la explotacion de Palma Africana y en fin por los opuestos al cambio del statu quo para impulsar la persecucion y exterminio de la oposicion, resultando al final ademas de traficantes de droga, empresas de intermediacion de proteccion violenta al servicio preferente de los traficantes de droga, de multinacionales (Richani 2005, 130) y de los organismos de seguridad del Estado (Human Rights Watch 1996). Todas estas Empresas de proteccion violenta coaccionan la adquisicion de sus "servicios" no solo por parte del crimen organizado, la corrupcion politica incrustada en la burocracia estatal sino tambien por parte de una poblacion cautivada no siempre por la fuerza.

Desde los carteristas hasta los comerciantes de droga, desde las organizaciones de ladrones hasta las organizaciones de estafadores, desde la prostitucion hasta los contrabandistas de cigarrillos estan obligados a "trabajar con", a "trabajar bajo", a afiliarse a un grupo central. Entre el primer nivel de protectores violentos, el centro generico del crimen organizado y su segundo nivel, la criminalidad de todo tipo que gira en torno a el existe otro nivel que no usa violencia y esta "raramente el mismo comprometido en las actividades criminales de las que saca provecho" (Lane 1999, 2). Este tercer nivel aporta informacion y respaldos, obtiene recomendaciones, presentaciones, consejo acerca de la competencia en contratos publicos, los nombres de gente clave para contactar, cuestionan la nueva legislacion o remiten demandas por nuevos empleos y beneficios; "ellos traducen al cliente las solicitudes en apropiado lenguaje, simplifican las normas, e identifican medios de evitar sanciones y obtener favores" (Gambetta 1993, 18). Los familiares de protectores violentos, los amigos, los amigos de los amigos "debian ser criminales puesto que ellos comercian mercancias illicitas, pero ellos pueden ser igualmente empresarios de mercancias legales"(Gambetta 1993, 19). Si bien la guerrilla en particular las FARC no escapo a incorporar tambien esta modalidad, el paramilitarismo hizo de ese metodo mafioso de proteccion forzada su razon de ser etiquetandolo de paso como "auto-defensa". Mientras para los primeros es un medio de sostenimiento de la lucha armada para los segundos la proteccion forzada es una nueva y productiva mercancia. La proteccion violenta es una de las caracteristicas centrales que ha tomado la guerra y de paso la seguridad publica en Colombia.

Durante las negociaciones del Gobierno del presidente Alvaro Uribe (2002-06) con las organizaciones paramilitares agrupadas no solo en la Alianza Paramilitar AUC, que formalmente significaron el fin de la Oficina de Envigado a finales del 2005, subitamente la connotacion politica antisubversiva paso a un segundo plano casi hasta desaparecer dejando al descubierto la naturaleza de empresarios protegiendo las riquezas acumuladas y su integridad. Aunque el movil politico (19) hubiese estado en el origen de varias de sus actividades y subsistido en el ideal de algunos de sus mandos, a la base de los dos factores que se les atribuye estuvieron en su conformacion, la defensa de los grandes capos del trafico de drogas y la guerra sucia contra los colaboradores de la guerrilla, estuvo su condicion de empresarios de la nueva mercancia.

La instauracion en la ciudad de este complejo tipo de empresas, este holding empresarial del crimen no fue solamente o principalmente un fenomeno cultural o politico (originado en la codicia de guerreros o criminales) o que haya ocurrido exclusivamente en esa coyuntura (20). La concepcion de la proteccion mecantil mafiosa ha prevalecido, su venta difiere de la extorsion pues en la proteccion violenta hay una cierta utilidad para los individuos que son forzados a pagarla, no es reducible solo a uso de la fuerza o a violencia exclusivamente (Gambetta 1993, 2-3) y su implantacion desata la privatizacion de los espacios publicos y comunales, llamados por Clifford Shearing "propiedad privada masiva" (mass private property) (1981, 1983). Analicemos a continuacion estos elementos centrales de su naturaleza.

3. La proteccion violenta

La proteccion constituye un importante parametro de la economia debido a que el intercambio de mercancias demanda orden y una reducida incertidumbre. Sus costos deben ser pagados directamente con una concreta cantidad o indirectamente con otras formas como impuestos, sobornos, regalos, tarifas de comercio y asi sucesivamente. Hasta ahora la proteccion ha sido corrientemente vendida por los Estados de manera publica a clientes individuales: su precio varia de acuerdo a algunos factores como la coyuntura politica, el balance de control entre las fuerzas en el area y la riqueza y posicion de los clientes, por supuesto y puede ser una genuina mercancia y asi mismo jugar un crucial papel en el intercambio economico. (Gambetta 1993). La proteccion exige "un aparato que debe ser sostenido aun cuando la proteccion misma no sea usada ... pagando impuestos, pagamos por unas mercancias que nosotros nunca usamos y por otras que nosotros podemos creer ser inutiles o inofensivas, tales como el armamento militar". La proteccion pertenece al campo de las "supuestamente mercancias inocuas basadas en el equilibrio colectivo que se distancian de lo ideal" (Gambetta 1993, 28 y 30) como el mercado de carros, de gasolina o de propaganda.

El nuevo tipo de actividad que gira alrededor de "violencia real, disuasion pasiva, amenazas activas y garantias" no necesariamente ilegales, con un patron normativo de una organizacion especifica y unas practicas sera llamado genericamente proteccion violenta. La palabra proteccion, y aun mas proteccion violenta aparecen como un servicio y al mismo tiempo como un mal que debe ser evitado, tiene dos contrastantes tonos. "Uno es tranquilizante, el otro amenazador" "Con un tono enrola imagenes de refugio contra el peligro otorgado por un amigo poderoso, una gran politica de seguros o un fuerte techo. Con el otro evoca el Racket con el que un poderoso hombre de la localidad forza a los comerciantes a pagar tributo para evitar dano, dano que el poderoso hombre amenaza el mismo con enviar"(Tilly 1975). Nosotros retomamos esta segunda caracteristica de la proteccion como coercion, para explicarnos teoricamente no solo el fenomeno creciente de la intimidacion en la ciudad sino tambien la conciencia que de la misma se construye.

No debe confundirse dentro del mundo de la proteccion violenta, dos muy diferenciadas mercancias: Informacion y respaldo armado. Si alguien se limita a vender informacion sin garantizar seguridad en realidad no es verdaderamente un protector violento sino exclusivamente un intermediario, "comun a varios campos, tiempos y lugares" desde matrimonios y el mercado de viviendas hasta el trafico internacional de armas. Informacion, a diferencia de proteccion no requiere el recurso a la violencia. Mientras si alguien vende respaldo armado esta encaminado probablemente, bajo ciertas condiciones, a desarrollar tendencias de proteccion violenta."Es la confianza, mejor que la informacion lo que importa" (Gambetta 1993, 18) cuando se trata de suministrar salvaguardas contra las estafas en las mercancias, el cumplimiento de acuerdos, la proteccion de clientes frente al crimen, los competidores, deudores y asi sucesivamente.

Obteniendo la ganancia de la renta y de la explotacion de mano de obra asalariada (21) estas empresas se dedicaran a la vigilancia, disciplina y regulacion de poblaciones, a la organizacion forzada y el monitoreo de individuos, grupos sociales e instituciones como instrumento para rentar el mantenimiento del orden social y el statu quo, o dicho de otra manera para enfrentar la desviacion o la divergencia frente a las normas aceptadas. La proteccion violenta y todas las acciones que las acompanan como intimidacion, recoleccion de informacion, otorgamiento de garantias, o imposicion de impuestos es una forma local de Gobierno, que incluye la subordinacion a sus propositos o si no el desplazamiento y la renuncia a vivir en el entorno "protegido". Al final sera demasiado complicado tener una conducta que evite este riesgo este donde se este debido a que el paraguas de proteccion violenta se amplia progresivamente.

La proteccion es una mercancia, una ambigua mercancia, mientras que por el contrario las violencias son medios, no fines "un recurso, no el producto final" (Gambeta 1993, 30). Aunque la proteccion descansa en la habilidad para usar la fuerza, fuerza no coincide con proteccion. Tal vez en la identificacion de la violencia como algo estructural, un fenomeno durable de la sociedad colombiana se termine por no diferenciar su condicion instrumental asi como sus recambios por lo que no nos basta saber que la violencia, en particular la producida en las ciudades es una construccion historica, social y que otras ciudades de America y el mundo la padecen (Rio de Janeiro y Caracas, Los Angeles, Nueva York o Detroit). Y si bien es cierto debemos reconocer (Pecault 1997, 29) que "todo sugiere que se ha creado una situacion estable", requerimos aun formularnos muchas preguntas sobre su escalamiento, atribucion, compensacion y posibilidades de remocion, es decir sobre su conversion en un riesgo de la llamada modernizacion neoliberal. Precisamente este aspecto y no el macrocampo del a violencia en Colombia es el que abordamos aqui.

Debido a que el crecimiento de los mercados ilegales estimula el surgimiento y desarrollo de la proteccion violenta con una "secuencia potencialmente infinita de actos que no pueden ser identificados o distinguidos unos de otros" (Gambetta 1993, 55-56) solo describiremos aqui las cuatro esferas basicas de desempeno de estos nuevos empresarios (22) de la violencia organizada: a. Proteger de la competencia, b. Resolver disputas, c. Forzar cumplimiento de acuerdos y contratos, al igual que d. Puesta en marcha de iniciativas de acumulacion de capital.

a. Proteccion contra la competencia.

1. Una cuota economica de proteccion contra robo (por parte de cualquier otro depredador) sera exigida si la entidad o el individuo reside en el area territorial de influencia de la empresa de proteccion violenta como sucede con las tiendas y farmacias de barrio, sedes civicas y de entretenimiento comunitario, residencias y nuevas construcciones, sobre todo en zonas criticas como las de alto riesgo geologico y nuevos emplazamientos urbanisticos, botaderos de escombros, asi como terminales de buses y parqueaderos publicos.

2. Una especial proteccion no solo contra robo sino contra otras posibles agresiones y contra la eventual inspeccion y sancion oficial de la entidad se cobrara cuando se trata de negocios de alta liquidez y rotacion acelerada de inventarios que de un lado generan enormes sumas de dinero y de otro hacen muy dificil el control de la veracidad de las transacciones como "la finca raiz, la construccion, las cajas de cambio, las comercializadoras, los servicios financieros" (Duncan 2005, 39). Igualmente "Sanandresitos" (comercios de mercancia de contrabando), estaciones de gasolina, negocios de expendio de loteria y chance asi como casinos y otros negocios de azar. El funcionamiento del transporte publico (buses, colectivos, taxis y mototaxis) tambien entra en este rango de escenarios donde se cobra dicha tasa popularmente llamada "vacuna". Igualmente toda la actividad de falsificacion y pirateria con los pujantes mercados de articulos, vehiculos y combustible robados y pirateados, al igual que el contrabando de o hacia paises vecinos.

3. Pero igualmente por respaldar el implante de megaproyectos de desarrollo que puedan implicar una desmejora sustancial y masiva de las condiciones de vida y por lo tanto generar malestar y reaccion de la poblacion o que llevan implicito el reapropiamiento de grandes extensiones de tierra con el consiguiente desplazamiento de poblaciones o la explotacion de mano de obra barata tal y como acontece con las explotaciones de palma aceitera en los territorios de las comunidades afro colombianas del Choco(que es entre otras, una causa de la persecucion contra las comunidades de paz de esa region).

b. Solucion de disputas. Estos clasicos "servicios" de las mafias son ofrecidos basicamente en dos ocasiones

1. Existir una endeble y /o perversa incidencia del Estado como sucede en los barrios marginales y excluidos en las grandes ciudades asi como en las veredas y municipios olvidados del pais.

2. Tratarse de esferas donde se disputa el control de ventas masivas y la especulacion y la usura son fenomenos corrientes como plazas mayoristas y minoristas de mercado, carnicerias, terminales de autobuses intermunicipales, espectaculos de entretenimiento masivo y casas y equipos de juego como las maquinas tragamonedas, asi como casas de cambio de divisas.

c. Forzar el cumplimiento de acuerdos y contratos. Su intervencion es requerida y en muchas ocasiones bienvenida especialmente cuando:

1. Ocurre contratacion fraudulenta generalmente con el Estado y deben arreglarse los dividendos obetnidos por la corrupcion como ha sucedido por ejemplo con la subcontratacion privada de servicios sociales en Salud en otras regiones del pais pero tambien con "algunos proyectos del llamado presupuesto participativo" (Rincon 2005) en la ciudad; el apoyo a las "Politicas de gestion con resultados" u operativos "exitosos"que encubran las violaciones de los derechos humanos, eficacia exigida hoy a los mandos policiales y de las Fuerzas Militares. por lo que deben recurrir a vias expeditas no legales para conseguirlos.

2. Por ser escenarios donde fuertes propietarios y debiles clientes intercambian servicios como los prostibulos, ventas callejeras, casas de prestamos.

3. Por ser espacios donde se vive un generalizado ambiente de desconfianza y corrupcion como las carceles, "plazas" y expendios de estupefacientes y el negocio de armas.

d. Capitalizacion personal y familiar:

Sus ingresos "toman la forma de tributo o impuesto recolectado de una manera regular en una relativa estable cantidad" (Volkov 2002, 28), con los que proyectan inversiones de largo plazo que garanticen la acumulacion de capital, es decir asegurar ganancias les exige a los lideres y "duenos" de estas empresas de coercion dotarse de estrategias de inclusion economica. "La Violencia y la coercion son poderosos instrumentos usados en la competencia entre Oficinas de administracion de la Violencia", pero ellas no son suficientes para una sobrevivencia de largo termino". Por ensayo y error llegan "a hacer dos importantes ajustes: introducir un mas eficiente regimen de propiedad para las empresas que ellos controlan y cambiar su status frente a la ley y la opinion publica. "Su reputacion criminal, tan util durante la fase inicial" ya no sera tan conducente a sus propositos al final de sus procesos personales (Volkov 2002, 108).

Pese a que las distinciones de los nexos entre Oficinas, traficantes de droga, Fuerza Publica y Paramilitares no son siempre claras, que se entrecruzan y modifican con el discurrir diario, y que incluso algunos reducen las Oficinas solo a su funcion de recoleccion de dinero extorsionado (El Tiempo 28 Diciembre 2005, online) podriamos esquematizar con un sentido mas pedagogico que de realidad sus articulaciones diciendo que las Oficinas no constituyen en la ciudad ni los carteles de la droga ni el paramilitarismo en si mismos, pero agencian como sus formas administrativas urbanas o a ese esquema recurren los sectores del crimen bien para ejecutar sus operaciones o para obtener el visto bueno de sus grandes golpes. Las Oficinas son esquemas administrativos urbanos que "gerencian" la violencia contratando o dirigiendo grupos o "combos" de matones y ejecutores de delitos. A su vez el paramilitarismo esta historicamente asociado a la Fuerza Publica pero los esquemas de las Oficinas de contratacion les permite a ambos, Fuerza Publica y Contrainsurgentes armados mayor autonomia, encubrimiento y agilidad operativa.

La complejidad y las paradojas que suscita la privatizacion de la proteccion en un contexto de guerra nos dejan en consecuencia frente a grandes dilemas: Si los pobladores y comerciantes aceptan restricciones graves de sus libertades de movilizacion, expresion, reunion y asociacion, [??]podrian invocarse como ciudadanas la defensa y el impulso publico de la coercion violenta? [??]Que alternativas civiles, ciudadanas quedan ante las aplicaciones masivas de sistemas de coercion criminal cuando el mismo Estado las utiliza o las tolera placidamente? Consideremos ahora desde otro angulo el complemento a estos interrogantes.

4. Confianza, coercion y espacio urbano

Jacques Aprile (1992, cap. 3), caracterizando la formacion espacial de la urbanizacion en Colombia, se refiere a la "ciudad del estado de sitio" correlacionando la concepcion positivista de la construccion del espacio publico urbano con la vision restringida y reduccionista de la seguridad: ello es posible en la medida que la vision de la Seguridad de la poblacion como de Seguridad Nacional profesa una restriccion manifiesta de libertades de circulacion y de expresion publica, mientras la propuesta urbanizadora dejo por fuera o segrego a grandes conglomerados de la poblacion. Esta forma particular de construccion coercitiva de ciudad genero, a lo largo de todo el pais, un modus vivendi y un tipo de relacion del ciudadano con las instituciones estatales que alimentara su actitud permanente de confrontacion siempre que se trate de obtener el cumplimiento de un derecho. Esta caracteristica impulsada por la estimulada vocacion empresarial del entorno estara a la base de la busqueda de proteccion por propia mano, de la que se alimentaran profusamente las organizaciones de proteccion violenta despues.

El modelo criollo de Doctrina de Seguridad Nacional en Colombia aplicada en nuestro medio desde mediados del siglo pasado, modelo llamado "Doctrina Lleras" por un celebre discurso del Presidente Alberto Lleras Camargo que entrego el manejo autonomo de la seguridad nacional, publica y ciudadana a los militares en 1958 (Pizarro 1986; General Alvaro Valencia Tovar, El pais, 13 de julio de 1982), tuvo como pieza central no el Golpe de Estado como ocurrio ampliamente en Latinoamerica sino el uso del Estado de Excepcion constitucional o Estado de sitio, practicamente desde 1948, y con mayor fuerza y continuidad desde 1960; esta politica de seguridad "constitucionalizo" la excepcion en la medida que de un lado bajo el manto de la declaratoria de Estado de sitio se suspende el ejercicio de las libertades constitucionales, y de otro la legislacion producida bajo el amparo de la excepcionalidad es luego incorporada en la legislacion ordinaria. Este claro oscuro entre legalidad-ilegalidad que recorre integralmente el tipo de urbanizacion vivido durante medio siglo habituo a la poblacion y al pais a vivir en la excepcionalidad.

Las practicas culturales en ese contexto desplegadas tuvieron un trasfondo politico de construccion de una aparente formalidad democratica que en la realidad diaria se convirtio en una anormalidad formalizada. "La anormalidad constitucional en Colombia-sostiene Mauricio Garcia--ha moldeado un tipo especial de Estado ... el cual se vale de los beneficios estrategicos que obtiene de su ubicacion en la frontera entre el constitucionalismo y el autoritarismo" (Santos y Villegas 2001, vol. 1, 318). Se difunde asi una cultura contra-juridica y contra-politica en todos los niveles del Estado y de la sociedad civil, que esta en el origen tanto de las practicas estatales de violaciones a los derechos humanos, como de las practicas sociales de creacion de grupos armados dedicados al ejercicio de la justicia privada y que conlleva la agonia del ejercicio ciudadano.

En el contexto de la generalizada privatizacion de servicios sociales incluso de la administracion del espacio publico ocurrida en el pais a comienzos de los 90s la vigilancia comunitaria pasara a convertirse en un bien mercantilizable regida por un marco legislativo que permite gobernar territorios. Mientras un nuevo espacio ha aparecido en el mundo, que no siendo publico tampoco es privado, y que ha sido genericamente llamado "mass private property" (Shearing y Stenning 1983; Davis 1998; Abraza 2001) (23), la proteccion violenta construye en nuestro medio similares dominios de acceso publico restringible.

El monopolio de la fuerza se requiere aun como una condicion de Gobierno, pero en sociedades como Colombia hay muchos dominios donde ello ocurre, "dominios de Operacion" los llama Volkov (2002, 21). Un importante punto de esta categoria de habitacion es la permanente y visible presencia del equipo de seguridad actuando como agentes y signos de proteccion, si ellos ordinariamente demuestran altos niveles de control y supervision del territorio y promueven algun tipo de seguridad fisica. En las areas residenciales, en los barrios, sin barreras fisicas de aceso existe tambien "mass private property", son "gate community virtuales" en la medida en la que los miembros de las organizaciones "protectoras" pueden impedir directa y fisicamente su acceso libre, creando una impresion que el espacio es privado. El monopolio es cumplido por quien da proteccion, resuelve disputas, cobra un impuesto y hace uso de la fuerza ejerce el monopolio del "dominio de operacion".

Pero se padece coercion forzada no solamente porque una combinacion de mecanismos urbanisticos historicos y sociopoliticos restrictivos esten actuantes haciendo la constriccion "internalizada, cooperativa y sutil", o porque cada vez mas hoy seamos presa "de invasiva vigilancia, precisa regulacion del movimiento a traves de los territorios, (con) disenos esteticamente atractivos" (Ericson 1997, 7) sino porque desde la introduccion de las Oficinas de manejo de la violencia hay solamente una voluntad que los individuos son exigidos abiertamente a seguir para evitar el peligro: someterse, rendirse y ademas pagar por ello. La poblacion acepta la coercion para alcanzar un cierto estado de libertad que permite al mismo tiempo intentar otras cosas conservandose a salvo. Ellos deben evitar una serie de acciones y comprometerse en ciertas practicas para ratificar su adhesion a los wielders of force. A la ya critica percepcion de abandono estatal parece habersele sumado una nueva zozobra: el sojuzgamiento a grupos de crimen organizado.

Lo ironico es que en estos paises sometidos por anos a un agudo conflicto armado el continuo uso de violencia masiva contra el publico ha legitimizado, ante los ojos de los estados y de las elites, la demanda para fortalecer las actividades militares, acelerando la polarizacion y conquistando la oposicion masiva a la construccion de la paz como horizonte de seguridad, a la resolucion pacifica de conflictos y a la libre participacion socio politica de la poblacion. Esto quiere decir que la extrema violencia ha terminado legitimando la militarizacion de la sociedad y por eso los militares ellos mismos, pero tambien los empresarios de la coercion estan fuertemente interesados y comprometidos bien sea en permitirla o promocionarla o aun hacerla. William Stanley escribiendo acerca de la guerra en El Salvador ha llamado este esquema "a protection racket model" (1996, 13). Las Oficinas tendran interes en realizar "inyecciones publicas y reguladas de desconfianza en el mercado para incrementar la demanda por la mercancia que ellos venden: proteccion". La proteccion de la mafia logra su exito sacando provecho de la desconfianza". Dentro del mundo de la proteccion hay una desconfianza endogena. La ganancia que ellos reciben y el poder del que ellos disfrutan "son primeramente los frutos de la desconfianza" (Gambetta 1993, 8 y 25).

La coercion no es una accion nueva, es consustancial al ejercicio de la autoridad y hace parte del poder otorgado por los ciudadanos a los Estados para procurar el bien comun. Pero confiar "en un mundo donde la confianza que fundamenta las transacciones es "escasa y fragil" (Gambetta 1993, 17) y cuando la norma es confiar en nadie aconseja que al menos de hecho hay otra cosa diferente a la confianza a la cual recurrir. Existe ciertamente una profunda relacion entre seguridad y confianza: espacio no digno de confianza significa espacio inseguro. A medida la desconfianza crece, la inseguridad tambien y viceversa.

En lugar de honestidad encontramos la sospecha que produce el mismo resultado: justifica la compra de proteccion y asegura la tranquilidad de las transacciones. "Los ingresos que el protector violento recibe, el poder del que disfruta son primeramente frutos de la desconfianza" (Gambetta 1993, 25, 32-33). Hay una escision dentro de la sociedad misma cuando la coexistencia entre las personas puede ser minada por la desconfianza, cuando la gente ciertamente sabe que tanto vendedores como compradores pueden ganar mas enganandose que siendo honestos y que mientras existen individuos que garantizan esa practica al mismo tiempo se presenta una creciente connivencia de las instituciones con ella.

La proteccion violenta se constituye en una respuesta pirrica a la desconfianza por el riesgo de coercion criminal que la acompana. En contextos de privatizacion de la seguridad publica como se ha vivido en el Medellin de los 90 ello deviene ampliamente tolerado por lo que estar involucrado, pasiva o activamente, en acciones de coercion representara una comun y diaria conducta urbana. Se construye asi la comunidad del miedo de la que habla Beck (1998, 55). La coercion criminal ha llegado a ser un nuevo tipo de riesgo que se materializa con o sin conciencia de la victima (24). La defensa es entonces la alternativa en estas sociedades, y el oficio de Guardian se vuelve protagonico.

A manera de conclusion

Considerar que las fuerzas contrainsurgentes han capitalizado los desenvolvimientos de la situacion critica de la ciudad de Medellin vivida el siglo pasado desde la decada de los 70 adoptando los metodos mafiosos y su respaldo economico no es una idea novedosa. Puntualizar como la proteccion vecinal y comercial se volvio un proceso sistematico de extorsion caracterizada por investigadores de casos similares al sur de Italia y en el periodo post colapso de la URSS como Modelo Racketeering y demostrar como la construccion de ciudadania esta seriamente lesionada al Estado asumir tambien ese modelo permitiendo el crecimiento y recrudecimiento verdaderamente exponencial de las asociaciones de pistoleros ("wielders of force") a cambio de la visceral persecucion del movimiento social de oposicion son los aportes centrales de este articulo.

No hay una simple causa de la emergencia de este nuevo campo empresarial y de sus ya tradicionales organizaciones llamadas popularmente en Rusia y en Colombia "Las Oficinas" (violence-managing agencies), pero ello es representativo de las amplias transformaciones que estan teniendo lugar en la naturaleza del conflicto mismo en Colombia. El medio ambiente de negocios a final del siglo XX aporto la logica, la legitimidad y los modelos para el ingreso de los mercados dentro de los dominios de la seguridad publica. La coincidencia coyuntural de la falla de las respuestas estatales a la inseguridad surgida por el implante de los traficantes de droga con el colapso del proyecto empresarial de cohesion social de la ciudad pueden ilustran el escenario presentado en Medellin. La particularidad de la vinculacion anticipada de la ciudad en esta dinamica ensena asi mismo que bajo dadas circunstancias, cuando la privatizacion de la seguridad publica ocurre, la propia competencia que le es propia puede desarrollar de manera lesiva un poder monopolico por pate del proveedor de seguridad. Esto quiere decir que aunque la coyuntura y las politicas legales fueron las mismas por doquier, ellas fueron promulgadas en Colombia, en algunas regiones y ciudades como Medellin ellas dieron el aliento de asociaciones de matones imponiendo proteccion violenta. Al comienzo ello solo aparecio como parejas de sicarios recurriendo al asesinato de inocentes e indefensos contendores, pero pronto la imagen cambio. Otros por fuera del circulo estrecho de traficantes de droga quisieron contratar su proteccion, buscarse otro protector y aun vovlerse protectores ellos mismos.

Luego de casi 15 anos la propuesta han subsistido todas las guerras libradas y hasta conserva sus propios recicladores. Son los grandes empresarios del globalizado mundo del crimen que venden un bien publico, la seguridad, reducida solo a la capacidad belica para defenderse. Esto quiere decir que el fenomeno esta empotrado en la naturaleza de la seguridad publica local. Quiere decir que su existencia no depende de individuos y lideres criminales igualmente. Despues de la desaparicion de una generacion de detentadores de fuerza, como sucede ahora con la legalizacion de los fundadores de esta nueva rama empresarial producida por el Gobierno del presidente Alvaro Uribe, los nuevos surgiran mas fuertes y habiles para esta clase de negocios. La ciudad estara entonces lista para reiniciar el circulo vicioso, la nefasta forma de proveer proteccion, al menos este paradigma de seguridad pueda ser cambiado y la dinamica de los mas inseguros espacios y ambitos al igual que transacciones comerciales sea completamente modificada. No puede concluirse que el proyecto empresarial de violencia organizada este consolidado al nivel del que oriento la vida ciudadana hasta el siglo pasado. Pero su legalizacion es una opcion viable a proposito de la legitimacion que las negociaciones con la Alianza Paramilitar y los dos recientes procesos electorales han producido de su presencia y control.

Con una tradicion historica de abandono y confrontacion, con unas politicas economicas y sociales cada vez mas elitistas, con la continuidad consentida de fuertes mercados ilegales y el llamado general a empresarizar todo para lograr sobrevivir, sera muy dificil modificar la onda de mercantilizacion que tiene la seguridad publica en la region. La seguridad es cada vez mas un medio ambiente y ello debe ser tenido en cuenta a la hora de plantearse un cambio de orbita de estas dinamicas de proteccion violenta. Como "la naturaleza de la vigilancia este indisolublemente unida con la organizacion y el uso del espacio" (Wakefield 2003, 18), la comprension de este papel contemporaneo de las organizaciones involucradas en vigilancia urbana y la identificacion de sus territorios de operacion permanece tambien como un importante asunto de los estudios de urbanizacion en paises como Colombia.

Tambien se va tornando discutible la diferenciacion porcentual entre violencia social y violencia politica, no solo porque en la medida que la violencia comun originada por el deterioro de las condiciones de vida de la poblacion, tiene un origen en politicas y programas sociales, economicas, salariales y laborales concebidos en el "establecimiento" y formuladas y puestas en ejecucion desde entidades del Estado, sino tambien porque las empresas de proteccion violenta controlan el crimen organizado y este a su vez articula el desorganizado, mientras los actores armados del conflicto, la Fuerza Publica y la Guerrilla entre ellos, subordinan, se alimentan y tienen negocios con las nuevas entidades de este sector.

Hay que partir del reconocimiento de este campo como nuevo ente empresarial que se mueve mas alla de los movedizos linderos de lo ilegal y lo legal, de lo privado y lo publico, de lo rural y lo urbano, cuya accion no puede ser alegremente juzgada como infiltracion de la supuestamente "pura legalidad" existente en lo institucional, en la medida que esa intermediacion es su naturaleza, su razon de ser, su vision empresarial y que la institucionalidad en el pais no es precisamente la cuna de lo "puro" que viene a ser "infiltrado" por "lo impuro". A la par que la diferenciacion entre lo legal y lo ilegal aqui es bastante inocua en la medida que la razon de ser de este negocio esta ubicada precisamente en la existencia de los dos niveles, y que en las ciudades colombianas, Medellin destacadamente entre ellas, hay una enorme presencia de lo informal y una de hecho aceptada incidencia del mercado llamado impropiamente "negro". Colombia necesita un largo debate para lograr una mas estricta definicion de extorsion no solamente debido a la dificultad para diferenciar extorsion de secuestro, robo y chantaje, sino tambien para comprender el fenomeno de la proteccion violenta y la irrelevancia de la distincion entre economia legal e ilegal en estos dominios.

Obras citadas

Alcaldia de Medellin-PNUD. 1998. Plan estrategico de Medellin y el Area Metropolitana 2015. La vision y los Proyectos. Medellin: Alcaldia-PNUD.

Angarita, Pablo Emilio, ed. 2001. Balance de loes estudios sobre Violencia en Antioquia. Medellin: Editorial Universidad de Antioquia.

Angel, Alina et al. 1995. Combos y cambios. Reflexiones sicoanaliticas en un proceso de paz entre bandas juveniles. Medellin: Alcaldia de Medellin/ Universidad de Antioquia.

Aprile-Gniset, Jacques. 1992. La ciudad colombiana siglo XIX y siglo XX. Bogota: Biblioteca Banco Popular.

Arango Jaramillo, Mario. 1988. Impacto del narcotrafico en Antioquia. Medellin: Editorial J.M.Arango.

Aranguren Molina, Mauricio. 2001. Mi confesion: Carlos Castano revela sus secretos. Bogota: Editorial Oveja Negra.

Arlacchi, Pino. 1988. Mafia business. The mafia ethic and the spirit of capitalism. Oxford: Oxford University Press.

Avant, Debirah D. 2005. The market for force. The consequences of privatizing security. Cambridge: Cambridge University Press.

Beck, Ulrich. 1992. Risk society: Toward a new modernity. London:Sage.

--. 1999. World risk society. Malden, MA: Polity Press.

Bedoya Marin, Diego Alejandro, y Julio Jaramillo Martinez. 1991. De la barra a la banda. Medellin: El propio bolsillo.

Bedoya Pizarro, Harold. 1991. Estudio sociocultural. En En que momento se jodio Medellin, 19-38. Bogota: Editorial Oveja Negra.

Betancourt, Dario, y Martha L. Garcia. 1994. Contrabandistas, marimberos y mafiosos: historia social de la mafia colombiana (1965-1992). Bogota: Tercer Mundo,

Betancur, Maria Soledad, Angela Stienen, y Omar Uran. 2001. Globalizacion, cadenas productivas y redes de accion colectiva. Reconfiguracion territorial y nuevas formas de pobreza y riqueza en Medellin y el Valle de Aburra. Medellin, Bogota: Instituto Popular de Capacitacion/Tercer Mundo.

Blok, Anton. 1975. The Mafia of a Sicilian village 1860-1960. A study of violent peasant entrepreneurs. New York: Harper and Row.

Bottoms, A. E., y P. Wiles. 1994. Crime and insecurity in the city. Paper presented at the International Society of the International criminal course (Belgium), quoted by Alison Wakefield 2003.

Brew, Roger. 2000. El desarrollo economico de Antioquia desde la Independencia hasta 1920. Medellin: Editorial Universidad de Antioquia.

Camacho Guizado, Alvaro. 1994. Seguridad [??]Para la gente o para el Estado? Analisis Politico 21: 70-81.

Cayley, David. 2004. In search of security. Toronto: CBC.

Comision de Estudios sobre la Violencia. 1988. Colombia: Violencia y democracia (informe presentado al ministerio de gobierno). Bogota: Universidad Naconal de Colombia/Colciencias.

Cooley, Dennis, ed. 2005. Re-imagining policing in Canada. Toronto: University of Toronto Press.

Cuervo, Luis Mauricio, y Josefina Gonzalez. 1997. Industria y ciudades en la era de la mundializacion. Um enfoque socioespacial (1980-1991).Bogota: Colciencias/Centro interdisciplinario de estudios regionales/Tercer Mundo editores.

Davis, Mike. 1998. City of quartz. Excavating the future in Los Angeles. London: Pimlico.

Dent, David V. 1978. Urban development and governmental response: the case of Medellin. Latin American Urban Research 6: 127-154.

Douglass, William A. 1973. Reply to Kasdan and Brandes. American Anthropologist, New Series 75.1: 304-306.

Duncan, Gustavo. 2005. Del campo a la ciudad en Colombia. La infiltracion urbana de los sennores de la guerra. Documento CEDE 2005-2. Edicion electronica enero.

Elshtain, Jean Bethke. 1987. Women and war. New York: Basic Books.

Ericson, Richard V., y Kevin D. Haggerty. 1977. Policing the risk. Toronto: University of Toronto Press.

Fajardo, Luis H. 1966. La Etica protestante de los antioquenos. Estructura social y personalidad. Cali: Universidad del Valle.

Gambetta, Diego. 1993. The Sicilian Mafia. Cambridge, MA: Harvard University Press.

Gomez, Ignacio et al. 1991. Los comandos armados. Bogota: Editorial Oveja Negra.

Gomez Aristizabal, Horacio. 1990. Derrumbe moral e injusticia social en Colombia. Bogota: Editorial Milla Batres.

Gomez Martinez, Juan Gomez. 1991. En que momento se jodio Medellin. Bogota/ Lima: Editorial Oveja Negra/Milla Batres.

Goueset, Vincent. 1998. Bogota, nacimiento de una metropoli. La originalidad del proceso de concentracion urbana en Colombia en el siglo XX. Bogota: Tercer mundo editores.

Gutierrez Sanin, Francisco, y Ana Maria Jaramillo. 2004. Crime, (counter)-insurgency and the privatization of security: The case of Medellin, Colombia. Environment and Urbanization 16.2.

Hagen, Everett. 1962. On the theory of social change: How economic growth begins. Homewood, IL: Dorsey Press.

Human Rights Watch. 1996. Colombia's killer networks. The military-paramilitary partnership and the United States. New York: Human Rights Watch

Ignatieff, Michael. 1988. The warrior's honour: Ethic war, and the modern conscience. Toronto: Viking.

Jaramillo, Ana Maria. 1994. Milicias populares en Medellin: entre la Guerra y la paz. Medellin: Corporacion Region.

--et al. 2001 Actores recientes del conflicto armaado en Medellin. En El Caleidoscopio de las Justicias en Colombia. Analisis socio-juridico, edited by Boaventura de Sousa Santos y Mauricio Garcia, 423-462. Bogota: Colciencias/Ediciones Uniandes/Universidad de Colombia/Siglo del hombre editores.

Kasdan, Leonard. 1965. Family structure, migration and the entrepreneur. Comparative Studies in Society and History 7.4: 345-357.

--, y Stanley H. Brandes. 1973. Basque migration again. American Anthropologist, New Series 75.1: 302-304.

Lane, Frederic Chapin. 1966. Venice and history: The collected papers of Frederic C. Lane. Baltimore: Johns Hopkins University Press.

--. 1979. Profits from power: Readings in protection rent and violencecontrolling enterprises. Albany: State University of New York Press.

Laurell, Cristina. 1992. Estado y politicas sociales en el neoliberalismo. Mexico: Friedrich Ebert.

Leal Buitrago, Francisco. 1994. El oficio de la guerra. La seguridad nacional en Colombia. Bogota: IEPRI/Tercer Mundo editores.

Londonno, Argelia. 1993. La violencia contra la mujer. En Rasgando velos. Ensayos sobre la violencia en Medellin, edited by Carlos Alberto Giraldo et al., 135-173. Medellin: Editorial Universidad de Antioquia

Lopez Restrepo, Andres, y Alvaro Camacho Guizado. 2003. From smugglers to warlords: Twentieth century colombian drug traffickers. Canadian Journal of Latin American and Caribbean Studies 28: 249-275.

--. 2005. From smugglers to druglords to "traquetos": Changes in the Colombian illicit drugs organizations. <http://www.nd.edu/~kellog/pdfs/LopeCama.pdf>.

Lopez Toro, Alvaro. 1970. Migracion y cambio social en Antioquia durante el siglo 19. Bogota: Presencia.

McGreevy, W. 1971. An economic history of Colombia 1845-1930. Cambridge: Cambridge University Press.

Medina, Gilberto. 1997. Las Milicias por dentro. (Inedito) Medellin.

Mesa Leal, Gloria Maria, Ana Janett Calle, y Juan Loaiza. 1997. Justicia ciudadana y oligopolio del as armas endos zonas barriales de la ciudad de Medellin. Bach. diss., Facultad de Derecho y Ciencias Politicas, Universidad de Antioquia.

North, Douglass C. 1981. Structure and change in economy history. New York: Norton.

--. 1990. Institutions, institutional change and economic performance. Cambridge: Cambridge University Press.

--. 1999. Transforming post communist political economies: Understanding economic change. In Transforming post-communist political economies, edited by Joan M. Nelson, Charles Tilly, y Lee Walker. Washington, DC: National Academy Press.

Ospina Vasquez, Luis. 1955. Industria y proteccion en Colombia 1810-1930. Medellin: Editorial Santa Fe.

Parsons, James J. 1968. Antioqueno Colonization in Western Colombia. Los Angeles: University of California Press.

Pecaut, Daniel. 1997. Pasado, presente y futuro de la violencia. Analisis Politico 30: 3-36.

Perez Toro, William, y Juan Carlos Velez. 1994. Institucion policial y crisis. Estudios Politicos 5: 5-107.

Peterson, V. Spike, y Anne Sisson Runyan. 1993. Global gender issues.

Pizarro, Eduardo. 1986. El proyecto Reformista de Belisario Betancur. Revista Universidad de Antioquia 204: 4-34.

Reuter, Peter. 1985. Racketeers as cartel organizers. In The politics and economics of organized crime, ch. 4.

Richani, Nazih. 1997. The political economy of violence: The war-system in Colombia. Journal of Interamerican Studies and World Affairs 39.2: 37-81.

--. 2002. Systems of violence: The political economy of war and peace in Colombia. Albany: State University of New York Press. Version en Espanol: 2003. Sistemas de guerra. La economia politica del conflicto en Colombia. Bogota: IEPRI, Editorial Planeta.

--. 2005. Multinational corporations, rentier capitalism, and the war system in Colombia. Latin American Politics and Society 47.3: 113-144.

Rigakos, George. 2002. The new parapolice: Risk markets and commodified social control. Toronto: University of Toronto Press.

--, y David Greener. 2000. Bubbles of governance: Private policing and the law in Canada. Canadian Journal of Law and Society 15.1: 145-185.

Roldan, Mary. 2002. Blood and fire: La violencia en Antioquia, Colombia, 1946-1953. Durham, NC: Duke University Press.

Romero, Mauricio. 2003. Paramilitares y Autodefensas 1982-2003. Bogota: Instituto de Estudios Politicos y Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Colombia.

Safford, Frank. 1965. Significacion de los antioquenos en el desarrollo economico colombiano: un examen critico de las tesis de Everett Hagen. Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura 3: 49-69.

Salazar, Alonso. 1994. Born to die. London: Latin American Bureau.

--. 2001. Drogas y narcotrafico en Colombia. Santafe de Bogota: Planeta colombiana editorial.

--. 2002. La parabola de Pablo: auge y caida de un capo del narcotrafico. Bogota: Editorial Planeta colombiana.

--, y Lucelly Carvajal. 1996. La genesis del os invisibles. Historias del a segunda fundacion de Medellin. Santafe de Bogota: Programa por la paz.

--, y Ana Maria Jaramillo. 1992. Las subculturas del narcotrafico. Bogota: CINEP/Ed. Anthropos.

Sanchez, Gonzalo, y Donny Meertens. 2000. Bandoleros, gamonales y campesinos. El caso de la violencia en Colombia. Bogota: El Ancora editores.

Santos, Boaventura de Sousa, y Mauricio Garcia, eds. 2001. El Caleidoscopio de las Justicias en Colombia. Analisis socio-juridico. Bogota: Colciencias/ Ediciones Uniandes/Universidad de Colombia/Siglo del hombre editores.

Schelling, Thomas. 1984. Choice and consequence. Cambridge, MA: Harvard University Press.

Singer, P. W. 2003. Corporate warriors: The rise of the privatized military industry. Ithaca: Cornell University Press.

Sluka, Jeffre A. 2000. Death squad: The anthropology of state terror. Philadelphia: University of Pennsylvania Press.

Stanley, William. 1996. The protection racket state: Elite, politics, military extortion and civil war in El Salvador. Philadelphia: Temple University Press.

Tickner, J. Ann. 1992. Gender in international relations: Feminist perspectives on security. New York: Columbia University Press.

Thoumi, Francisco E. 1995. Political economy and illegal drugs in Colombia. Boulder, CO: L. Rienner.

Tilly, Charles. 1985. War making and state making as organized crime. En Bringing the state back in, edited by Petr B. Evans, Dietrich Rueschemever, y Theda Skocpol. Cambridge: Cambridge University Press.

Tovar, Hermes. 1999. Colombia: droga, economia, guerra y paz. Santafe de Bogota: Planeta colombiana editorial.

Twinam, Ann. 1980. From Jew to Basque: Ethnic myths and Antioqueno entrepreneurship. Journal of Interamerican Studies and World Affairs 22.1: 81-107.

--. 1985. Miners, merchants, and farmers in Colonial Colombia. Austin: University of Texas Press.

Uran, Omar, ed. 2000. La ciudad en movimiento. Movimientos sociales, democracia y cultura en Medellin y el Area Metropolitana del Valle de Aburra. Medellin: IPC.

Volkov, Vadim. 2002. Violent entrepreneurs: The use of force in the making of Russia capitalism. Ithaca: Cornell University Press.

Wakefield, Alison. 2003. Selling security: The private policing of public space. Cullopton, UK: Willan.

Walson, John. 1977. Elites and economic development: Comparative studies on the political economy of Latin American cities. Austin: University of Texas Press.

Webber, Irving L. 1975. Valores, desarrollo e historia: Popayan, Medellin, Cali y Valle del Cauca. Bogota: Tercer Mundo editores.

Notes

(1) El termino "senor de la guerra" ha sido utilizado profusamente, por ejemplo por Michael Ignatieff (1988) para referirse a personajes poderosos (strongmen) que no obedecen ordenes de las autoridades centrales y controlan una region gracias a su capacidad para desarrollar la guerra. Un grupo de investigadores prefiere utilizar esta denominacion que nosotros consideramos imprecisa para la entidad y los sujetos a los que se refiere este nuevo tipo empresarial de proteccion violenta. Ver por ejemplo Pizarro Leongomez, Eduardo. 2004. Una luz al final del tunel. Balance estrategico del conflicto armado en Colombia. Nueva Sociedad 192:72-84.

(2) "El patron de acumulacion fordista se fundamento en la division estructural entre creacion, diseno y administracion, por un lado; Fuerza de trabajo (intensiva y rutinaria con bajos niveles de valor agregado) y consumo masivo no-inteligente por otro (Betancur et al. 2001, 78). La gran factoria de produccion en serie y la ciudad de altos edificios y avenidas seran su simbolo. Se conjugara con la existencia de grandes partidos obreros y movilizaciones masivas. Su periodo posterior con nuevas formas de competencia, de gestion del trabajo y organizacion de los trabajadores sobrevendra con la crisis del Estado de Bienestar y del modelo keynesiano de desarrollo y crecimiento economico.

(3) Medellin producia el 64 % de toda la produccion agroalimentaria del departamento y su sector textil-empleaba en 1974 el 47 % del Valle de Aburra) si bien su area metropolitana producia cerca del 20,5 % de la produccion industrial nacional y la industria representaba, el 43,6 % del PIB del Valle de Aburra (Goueset 1998, 235).

(4) La region "Paisa" corresponde a los departamentos colombianos de Antioquia, Caldas, Risaralda y Quindio.

(5) Siguiendo a Roger Brew (2000) podriamos agrupas estas pesquisas en dos campos diferenciables por su recurso a las condiciones sicoculturales, o socioeconomicas e historicas:

a. Corriente sicosociologica encuentra la respuesta en el patron de conducta y en la etica "paisa". Los valores eticos y personales de preocupacion por los logros materiales y los asuntos de organizacion estan a la base del "milagro paisa". Comparten esta vision: Everett Hagen 1952; John Walson 1977; Irving Webber 1975; Luis Ospina Vasquez 1955, 310; Alvaro Lopez Toro 1970, 86.

b. La Corriente socioeconomica encuentra el origen de esta mentalidad empresarial en las oportunidades economicas surgidas por la explotacion de los recursos naturales propios de la region o en el legado de una sociedad colonial impulsora de un patron de tierras de pequena propiedad. Sus principales defensores son: Frank Safford 1965; Ghislaine Ibiza de Restrepo 1970b, 11-12; David W. Dent 1978, 131; Luis Fajardo 1966, 63; William McGreevy 1971, 200; James J. Parsons 1968, 101; Roger Brew en un esfuerzo de sintesis, ilustra como la estructura socioeconomica de la Colonia y "La industria minera antioquena conformo la mentalidad social, las actitudes frente al trabajo y las tecnicas necesarias al desarrollo" (Brew 2000, xxxiii, 388).

(6) Uno de los debates se refiere a la influencia de los colonizadores vascos en la formacion de dicho espiritu empresarial. Ver por ejemplo Kasdam 1965; Douglass 1973; Kasdan y Brandes 1973; Twinam 1980).

(7) Varios trabajos de investigacion han mostrado que si bien son los hombres en cuanto agentes armados del conflicto los que han muerto en mayor numero, y las mujeres en estratos bajos duran menos tiempo solas despues de una separacion" (Alcaldia de Medellin-PNUD 1998, 73), son las mujeres las que a ultima hora estan soportando creciente perdida de calidad de vida y afectacion mayor de la equidad social y de genero (Londono 1993, 135-173). No solo deben asumir la muerte violenta o las lesiones de hijos, hermanos, esposos, familiares y amigos hombres sino que soportan un mayor empeoramiento de las condiciones laborales.

(8) El modelo construido en otras regiones, cuyo paraleo merece una reflexion aparte posee, caracteristicas especificas por su origen y contexto regional particular, como puede seguirse en reconocidos estudios de caso tales como Medina (1990), Botero (1990) y Garcia (1996).

(9) Ver por ejemplo Gutierrez Sanin y Jaramillo (2004).

(10) Por ejemplo Rudolf Hommes, ministro de Hacienda durante la administracion de Gaviria las clasifico en dos grupos: a. Reformas dirigidas a liberalizar los mercados de bienes, trabajo y capitales (la denominada "apertura economica") y de inversion extranjera, reforma laboral. y b. Reformas que modificaron las instituciones de salud y seguridad social. (vease en Mejia A. 1999, 74-75 y Betancur et al. 2001, 195).

(11) Hay destacadas excepciones. Richami (1997, 55-56); Camacho Guizado (1994); Leal Buitrago (1994, 179-212); Bulla (1995, 230-252), entre otros.

(12) El conjunto de leyes y decretos que crearon y reglamentaron la seguridad privada comunitaria esta centrado en el decreto 356 de 1994, denominado Estatuto de vigilancia y seguridad privada el que ha servido de base a todas las posteriores reglamentaciones de este tipo de empresa: Decreto 2974 de 16 diciembre de 1997 Gobierno de Ernesto Samper: Decreto 2187 de 12 Octubre de 2001 y el Decreto 1612 de 31 julio de 2002 por el gobierno de Andres Pastrana y despues por el Decreto 3222 del 27 de diciembre de 2002 gobierno de Alvaro Uribe.

(13) Cuando hablamos de privatizacion de la seguridad publica no se trata solo ni fundamentalmente de las 35 empresas de vigilancia privada y 4 escuelas de educacion ya existentes en ese tiempo, en su inmensa mayoria dirigidas por oficiales y suboficiales retirados, especialmente del Ejercito y de escasa vigilancia por el Ministerio de Defensa. Tampoco de los 118 Departamentos de Vigilancia formados al interior de las grandes y medianas empresas, verdaderos aparatos militares tambien dirigidos por miembros retirados de la Fuerza Publica, ni de las 6 empresas de servicios espaciales de transporte de valores, ni de las Empresas de Guardaespaldas y Escoltas atendidas por reservistas y exmiembros de la Policia y el Departamento de Seguridad del Estado DAS. Se trata ahora de la vigilancia publica de sectores comerciales, parques, barrios y conjuntos residenciales. De hecho "Las construcciones comerciales y residenciales son ahora los predominantes sitios del despliegue de la seguridad privada" (Rigakos 2002, 11).

(14) Investigando sobre condiciones para el desarrollo de una industrializacion netamente nacional Roger Brew identifico 4 bastante similares pero en ese caso presentes en el proceso de surgimiento de la industrializacion paisa:

a. existencia de un espiritu empresarial; b. Capacidad de financiacion de la industria; c. capacidad de adaptacion a la nueva tecnologia; d. La existencia de un mercado de trabajo para personal calificado y no calificado (Brew 2000, 390).

(15) Ross McLeod, director de una de las companias de seguridad privada canadienses y autor de "Intelligarde the parapolice", dice "What people were yearning for was a type of community policing, so that when there was disorder, and there was crime, somebody would intervene and remediate and restore. And what they wanted was police, but the police would not, could not, do it. They would not deliver community policing. They delivered the rhetoric, but they would not deliver the reality" (Cayley 2004, 3).

(16) Incluso se podrian calificar 7 Milicias como propiamente guerrilleras (Jaramillo 1994).

(17) Gilberto Medina en un trabajo de investigation inedito "Las Milicias por dentro" asi como Gutierrez y Jaramillo 2005 han profundizado en el analisis de esta parte de dicho proceso.

(18) Varios atentados organizados por Pablo Escobar a traves de Carlos Castano, segun su propia confesion, fallaron por delacion directa de este al Departamento de Seguridad estatal DAS con el proposito de posicionarse ante los organismos de inteligencia del Estado (Salazar 2001, 308; Aranguren 2001, 129 y 134).

(19) La Corte Constitucional en Mayo 2006 declara inconstitucional el articulo 71 de Ley de justicia y Paz que fundamento las negociaciones con los grupos paramilitares.

(20) Se rumora en la prensa nacional la instalacion de un nueva oficina ene l vecino municipio de Bello (El Tiempo 22 abril 2006, online)) mientras en otrs regiones ya se habla de paramilitares de Nueva generacion (El Tiempo 30 Mayo 2006, online).

(21) Un paramilitar entrevistado en esta investigacion establecio como principales diferencias entre ser combatiente con la guerrilla a estar enrolado con la Alianza Paramilitar AUC el que en esta ultima hay "libre ingreso y libre retiro" y sobre todo se recibe un salario mensual.

(22) Siguiendo el analisis de Gambeta (1993, 24) y Volkov (2002, xiii).

(23) Espacios urbanos accesibles publicamente como centros comerciales, parques de distraccion y complejos de entretenimiento multiples con salas de encuentro tales como los cinemas multiples, pistas de bolos, restaurantes, clubes nocturnos y bares, algunas plazas de mercado. A cualquiera puede ser pedido aceptar ciertas condiciones de uso y no tener derecho de acceso alli "aun si el acceso publico libre aparezca implicito en la naturaleza de los objetivos de sus servicios sociales"--como un hospital, une establecimiento educacional, bibliotecas publicas (Wakefield 2003, 19). Esos espacios orientados a crear "situaciones de confianza" (Bottoms y Wiles 1994) o "burbujas de seguridad" (Rigakos y Greener 2000) y donde los constructores usan tambien un sutil diseno y tecnicas de vigilancia no son solo los relacionados con la venta y el consumo de mercancias y servicios de entretenimiento, como ha ocurrido en el caso de las Urbanizaciones cerradas o "gate community" europeos y norteamericanos.

(24) La red de ONGs colombianas se ha explicado este fenomeno, especialmente tratando de interpretar el respaldo generalizado a las politicas gubernamentales de" mano dura" llamandolo "Embrujo Autoritario".

JOHN J. BEDOVA

University of Bradford
COPYRIGHT 2006 Canadian Journal of Latin American and Caribbean Studies
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 Reader Opinion

Title:

Comment:



 

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Bedoya, John J.
Publication:Canadian Journal of Latin American and Caribbean Studies
Date:Jul 1, 2006
Words:16409
Previous Article:The Mexican Oportunidades program: questioning the linking of security to conditional social investments for mothers and children.
Next Article:"They are the experts:" a workers' agenda for social change in Mexico's maquiladoras.
Topics:

Terms of use | Copyright © 2014 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters