Printer Friendly

Inteligencia emocional, regulacion emocional y estilos/trastornos de personalidad.

Introduccion

El concepto de inteligencia emocional (IE) fue propuesto en 1990 por Peter Salovey y John Mayer. Ambos definieron el constructo como la capacidad de las personas para atender y percibir sus emociones de forma apropiada y precisa, la habilidad para asimilarlas y comprenderlas de manera adecuada y la destreza para regular y modificar el propio estado de animo y el de los demas. En anos posteriores, el modelo de Salovey y Mayer se modifica con el objetivo de determinar que habilidades estaban implicadas dentro del constructo de inteligencia emocional y se proponen cuatro (Mayer y Salovey, 1997): 1) percepcion, evaluacion y expresion emocional, definida como la capacidad de percibir las emociones en uno mismo y en los demas, asi como en los objetos, el arte, etc. a traves del lenguaje, los sonidos, la imagen y el comportamiento. Incluye la habilidad para identificar los estados de animo, las reacciones fisicas, los sentimientos y los pensamientos en uno mismo, asi como la expresion adecuada de las emociones, las necesidades y los sentimientos propios, y la capacidad para discriminar entre las expresiones sinceras (vs. las no sinceras) de sentimientos. 2) Facilitacion emocional del pensamiento, considerada como la capacidad para generar, sentir y utilizar las emociones de la forma necesaria para comunicar los sentimientos o utilizarlos en otros procesos cognitivos, como el pensamiento. Esta capacidad incluye la priorizacion de las emociones pensando en como dirigir la atencion a la informacion que es relevante, la comprension de que los estados de animo pueden influir en la perspectiva (optimista/pesimista) que adopte el individuo y pueden alentarlo a considerar multiples puntos de vista y, por ultimo, la comprension de como los diferentes estados de animo dirigen formas especificas de aproximarse a los problemas facilitando/dificultando los procesos de razonamiento inductivo y la creatividad. 3) Comprension y analisis de las emociones, entendida como la capacidad para etiquetar las emociones y reconocer las relaciones entre las palabras y las emociones mismas, para comprender la informacion emocional, como se combinan (p. ej., como puede sentirse al mismo tiempo amor y odio, miedo y sorpresa) y como cambian las emociones (p. ej., como puede pasar de la ira a la satisfaccion o a la verguenza); ademas, incluye la capacidad para apreciar los significados emocionales, es decir, para interpretar las emociones segun las situaciones (p. ej., entender que la tristeza a menudo acompana a la perdida) y como emplear el conocimiento emocional. 4) Regulacion emocional, definida como la capacidad para aceptar las emociones (tanto placenteras como displacenteras), para mantener o distanciarse de una emocion dependiendo del juicio reflexivo que se realice sobre su utilidad, la capacidad para manejar las emociones en uno mismo y en los demas moderando las negativas y promoviendo las positivas sin reprimir o exagerar la informacion que ellas proveen; en pocas palabras, es la regulacion reflexiva de las emociones para promover el crecimiento emocional e intelectual.

La evolucion del campo senala que la IE no se limita unicamente a la capacidad para razonar sobre las emociones, sino que se amplia a la capacidad para utilizar la emociones y el conocimiento emocional para mejorar los procesos de pensamiento. Bajo este modelo se han desarrollado algunos instrumentos de evaluacion de la IE que se centran en las habilidades para utilizar la informacion emocional y mejorar el procesamiento cognitivo. Uno de dichos instrumentos es el que se utiliza en el presente estudio, la "Escala rasgo de metaconocimiento emocional" (Trait Meta-Mood Scale, TMMS; Salovey, Mayer, Goldman, Turvey y Palfai, 1995), cuya adaptacion al espanol y su correspondiente validacion fue realizada por Fernandez-Berrocal, Extremera y Ramos (2004).

Este mismo desarrollo del concepto de IE ha conducido de algun modo al solapamiento con otro concepto psicologico, la regulacion emocional, entendida actualmente como la forma en que las personas utilizan estrategias adaptativas en situaciones estresantes (Gratz y Tull, en prensa). Podria decirse que el enfasis se centra en la funcionalidad de las emociones, teniendo en cuenta que ellas pueden orientar las acciones hacia las metas personales, y no unicamente en que el individuo intente controlar las emociones o atenuar la activacion emocional. La regulacion emocional implicaria varios aspectos: 1) conciencia, comprension y aceptacion de las emociones; 2) capacidad para producir los comportamientos que estan dirigidos a un objetivo e inhibir aquellos que son impulsivos cuando se experimentan, sobre todo, emociones negativas; 3) flexibilidad para utilizar las estrategias que resulten mas apropiadas (en una situacion) para modular la intensidad y la duracion de las respuestas emocionales, en vez de intentar eliminar las emociones totalmente, y 4) disposicion (apertura) para experimentar las emociones negativas como parte de las actividades importantes de la vida. Por el contrario, un deficit en cualquiera de estas areas seria considerado indicativo de las dificultades en la regulacion emocional. Estos componentes son los que recoge la "Escala de dificultades en la regulacion emocional" (Difficulties in Emotion Regulation Scale, DERS; Gratz y Roemer, 2004) que se utiliza en el presente estudio.

Como puede observarse, gracias a estas nuevas conceptualizaciones, las emociones han pasado de ser consideradas como elementos perturbadores de los procesos cognitivos a elementos facilitadores a la hora de afrontar los problemas de la vida cotidiana. Sin embargo, segun Extremera y Fernandez-Berrocal (2004), esta nueva vision no se encuentra exenta de criticas relacionadas con su conceptualizacion debido a su similitud con otros constructos (p. ej., personalidad, otras inteligencias) asi como con relacion a los metodos de evaluacion empleados (Davies, Stankov y Roberts, 1998). No obstante, ya sea entendida la IE como rasgo o como habilidad, en lo que si concuerdan la mayoria de investigaciones de ambas aproximaciones es que se trata de un constructo diferente, tanto respecto a los rasgos de personalidad como a la inteligencia cognitiva general, con una gran validez predictiva (o de criterio) e incremental (Bastian, Burns y Nettelbeck, 2005; Brackett y Mayer, 2003; Caruso, Mayer y Salovey, 2002; Graves, 2000; Huntington, 2009; Petrides, Pita y Kokkinaki, 2007; Rosen y Kranzler, 2009).

La diferenciacion de la inteligencia emocional con estos otros constructos conduce a que se planteen cuestiones sobre la relacion que puede haber entre aquella y, por ejemplo, la personalidad. Sin embargo, hasta la fecha, las investigaciones se han centrado en la relacion con rasgos de personalidad (p. ej., Mayer, Roberts y Barsade, 2008) y pocas han considerado los trastornos de la personalidad (TTPP) (p. ej., Beblo etal., 2010; Hertel, Schutz y Lammers, 2009; Leible y Snell Jr., 2004), siendo inexistentes aquellas que investigan la IE y los estilos de personalidad (EEPP). Con referencia a los TTPP, que se hallan recogidos en las dos principales clasificaciones nosologicas de los trastornos mentales, el "Manual diagnostico y estadistico de los trastornos mentales" (DSM-IV-TR; APA, 2000) y la "Clasificacion internacional de las enfermedades" (CIE-10, OMS, 1992), comentar que son un patron permanente de conducta y experiencia interna que se desvia notablemente de las expectativas generadas por la cultura del sujeto y que se manifiesta en al menos dos de las siguientes areas: cognicion, afectividad, funcionamiento interpersonal y control de los impulsos. Este patron suele expresarse en la mayoria de las situaciones, mostrando la inflexibilidad del sujeto para adaptarse a las demandas externas, a lo largo de la vida, afectando de modo importante al individuo y/o a las personas de su entorno (APA, 2000). Segun la CIE-10, estas formas de conducta son la expresion de un estilo de vida y, por tanto, de la manera como se relaciona la persona consigo misma y con los demas. Y al igual que en el DSM-IV-TR, se indica que los comportamientos son persistentes, estables y generalizables a un amplio expectro de situaciones sociales y personales y suponen una desviacion extrema (o al menos significativa) de las normas culturales del individuo.

Para este estudio no se asumen formas tan extremas de comportamiento, como es el caso de los TTPP, sino que se considera una vision dimensional de los estilos de la personalidad (EEPP), en la que se senalan tendencias en la forma de pensar, actuar y sentir que no necesariamente tienen que ser patologicas, pues no estan acentuadas y son lo suficientemente flexibles como para permitir que la persona modifique y adapte sus respuestas a las demandas especificas de la situacion y el contexto. Estos patrones de comportamiento se establecen dentro de un continuo de "normalidad-anormalidad", son funcionales y, en principio, no ocasionan ningun deterioro en algun area vital (personal, social, profesional, etc.) (Caballo, Guillen y Salazar, 2009; Caballo, Guillen, Salazar e Irurtia, 2011; Caballo, Salazar, Irurtia, Arias y Guillen, 2010).

Los estilos de personalidad, con base en las caracteristicas del DSM-IV-TR (APA, 2000) para los trastornos de la personalidad, se encuentran evaluados por el "Cuestionario exploratorio de la personalidad-III" (CEPER-III; Caballo et al., 2011), a utilizar en el presente estudio. Segun Olhman y Morris (1995), los sujetos con un estilo paranoide de la personalidad se caracterizan principalmente por realizar evaluaciones de los demas antes de entablar una relacion con ellos, no precisan del consejo ni aprobacion de los demas para tomar decisiones, son buenos para captar sutilezas en los distintos niveles de comunicacion, se toman en serio las criticas, le otorgan una gran importancia a la fidelidad y a la lealtad, mantienen la independencia en todas las areas de su vida, son reservados y cautelosos en sus relaciones sociales, etc.

Por su parte, las personas con un estilo esquizoide de la personalidad se caracterizan por sentirse mas comodos en soledad y preferir las actividades en solitario; no necesitan de la compania o el vinculo intimo con otras personas y la ausencia de las relaciones sociales no esta motivada por la hostilidad o la ansiedad social. Suelen ser desapasionados y poco emocionales y son indiferentes tanto a los elogios como a las criticas (Olhman y Morris, 1995).

Las personas con un estilo esquizotipico de la personalidad se sienten atraidas por lo mistico, lo sobrenatural, el ocultismo. Suelen destacar entre los que le rodean por sus excentricidades, tanto a nivel cognitivo y comportamental como de apariencia, y pueden presentar, a nivel social, algunos deficit en sus capacidades para relacionarse con los demas.

Quienes tienen un estilo antisocial de la personalidad no muestran preocupacion por las consecuencias de sus actos ni por la aprobacion de los demas, llegando a mostrarse indiferentes, culpando a los demas o justificando el dano ocasionado. Carecen de empatia y tienen un codigo propio de valores, no dejandose influir ni por el resto ni por la sociedad. Son muy persuasivos con los demas y se muestran muy extravertidos en sus relaciones sociales.

Los individuos con estilo limite de la personalidad suelen ser sujetos desinhibidos, alegres, al menos cuando se encuentran en un estado emocional positivo. Su vida se compone por un cumulo de emociones extremas y fluctuantes asi como por la busqueda de nuevas experiencias que le alejen del vacio existencial que experimentan (Caballo, 2009). Su caracteristica principal es la inestabilidad afectiva y en sus relaciones interpersonales. Sus vinculos emocionales son intensos, no toleran la soledad, se entregan completamente a nivel emocional y esperan ser igualmente correspondidos. Son impulsivos, activos, curiosos y creativos.

Los sujetos con un estilo histrionico de la personalidad se caracterizan principalmente por la necesidad de ser el centro de atencion. Son personas muy emotivas y con una gran labilidad afectiva. En sus relaciones sociales suelen comportarse de manera sensual, espontanea, utilizan su atractivo fisico y demuestran de manera abierta sus sentimientos, siempre con el objetivo de no pasar desapercibidas. Sus relaciones interpersonales suelen ser menos intimas de lo que consideran.

Las personas con un estilo narcisista de la personalidad tienen la tendencia a sobrevalorarse, mostrando un exceso de seguridad en si mismas, exagerando sus logros y capacidades y negando sus defectos. Son ambiciosas, emprendedoras y con gran capacidad de liderazgo. En sus relaciones sociales no son empaticas ni aman de forma desinteresada y esperan que los demas las admiren, quieran, necesiten y les den un trato especial.

El principal atributo del estilo evitativo de la personalidad es el temor intenso al rechazo, a la desaprobacion y a la critica por parte de los demas. Los sujetos pertenecientes a este estilo suelen ser inhibidos socialmente y muestran una preocupacion excesiva por lo que los demas puedan pensar de ellos. Experimentan sentimientos de inferioridad (p. ej., no ser tan interesantes, atractivos o listos como los demas) y necesitan la aprobacion constante de los otros para poder sentirse bien consigo mismos.

El estilo dependiente de la personalidad se caracteriza porque son incapaces de tomar decisiones, resolver conflictos o determinar el rumbo de sus vidas sin la ayuda y el consejo de quienes les rodean. Anteponen las necesidades de los demas a las propias y a este respecto sus comportamientos suelen ser de sumision (p. ej., temen expresar puntos de vista distintos a los de los demas, decir que "no" y expresar emociones negativas). No soportan la soledad y necesitan sentirse protegidos y cuidados. Temen al abandono y si sucede pueden pasar de una relacion a otra en cuanto la primera se rompe.

Los sujetos con un estilo obsesivo compulsivo de la personalidad muestran una alta dedicacion al trabajo, son perfeccionistas, planificadores, ordenados. Tienen una gran autodisciplina, se rigen por el intelecto y no por las emociones, suelen ser reservados y poco efusivos afectivamente (Caballo, 2009). Su inflexibilidad y escrupulosidad en la forma de hacer las cosas puede conducir a la falta de espontaneidad, a la sobrecarga de responsabilidades y al sacrificio del tiempo de ocio y de sus relaciones interpersonales.

Los estilos pasivo agresivo y depresivo de la personalidad se describen a continuacion tomando como base el planteamiento hecho en el DSM-IV-TR como dos categorias de los TTPP que podrian considerarse en revisiones futuras. Aquellos con estilo pasivo agresivo de la personalidad son personas que presentan resistencia a las demandas externas y al cumplimiento de las normas y las responsabilidades mediante conductas de oposicion pasiva y obstruccion (nunca de forma directa) y, por tanto, pueden esperarse comportamientos de aplazamiento, olvido de sus responsabilidades o realizar mal el trabajo. Conceden una gran importancia al tiempo de ocio, limitandose a aquellas obligaciones que son necesarias. No suelen andar por la vida con prisa, buscan el disfrute y no precisamente en el area laboral.

En cuanto al estilo depresivo de la personalidad, se podrian describir dos cualidades principales: la seriedad y la tristeza. Tienen una tendencia a la hipercritica negativa de si mismos y de los demas y, en general, a los diversos aspectos de la vida ("ven la botella medio vacia"). Para ellos la vida es responsabilidad y trabajo, una serie de tareas encadenadas una tras otra (Caballo, 2009).

Por ultimo, entre los estilos de personalidad, se han incluido tambien aquellos que aparecian en el apendice del DSM-III-R (pero que desaparecieron con el DSM-IV), como son el estilo autodestructivo (o masoquista) y el estilo sadico de la personalidad. Las personas con un estilo autodestructivo de la personalidad alcanzan la felicidad a traves de la entrega incondicional a los demas. Anteponen las necesidades de los otros a las suyas propias, se dejan arrastrar por situaciones en las que experimentan sufrimiento, frustracion o malos tratos y, por el contrario, evitan las que pudieran ser agradables, placenteras o las relaciones en las que los demas les traten bien.

El estilo sadico de la personalidad hace referencia a sujetos con una gran capacidad de mando y altamente motivados por el logro y el poder. Llevan a cabo sus objetivos aunque para ello tengan que pisotear a quienes les rodean. Experimentan placer cuando humillan y frustran a los que tienen a su alrededor y suelen explotar emocionalmente a los demas.

Tomando en consideracion que no existen estudios sobre la inteligencia emocional, la regulacion emocional y los EEPP, se revisaron algunos estudios (presentados aqui en orden cronologico) que podrian considerarse como los mas cercanos a este trabajo y que investigan la relacion entre la IE y/o la regulacion emocional con otros TTPP, especialmente con el trastorno limite de la personalidad (TLP). Leible y Snell Jr. (2004), por ejemplo, evaluaron la relacion entre la sintomatologia de los TTPP y la IE en 1418 estudiantes universitarios. Utilizaron el "Cuestionario diagnostico de personalidad" (Personality Diagnostic Questionnaire-4+, PDQ-4+; Hyler, 1994a) para evaluar los 12 TTPP segun el DSM-IV y el "Cuestionario multidimensional de conocimiento emocional" (Multidimensional Emotional Awareness Questionnaire, MEAQ; Snell Jr., 1999) y la TMMS (Salovey et al., 1995) para medir la IE. Sus resultados mostraron una correlacion negativa significativa entre la Claridad emocional y los 12 TTPP del DSM-IV (paranoide, esquizoide, esquizotipico, evitativo, antisocial, limite, histrionico, narcisista, dependiente, obsesivo compulsivo, pasivo agresivo y depresivo) y correlaciones negativas entre la Reparacion emocional y todos los TTPP del DSM-IV excepto el histrionico. En Atencion emocional hubo correlaciones negativas con los trastornos esquizoide y antisocial de la personalidad y positivas con el histrionico. Berenbaum et al. (2006) examinaron las relaciones entre las dimensiones de la IE, evaluadas por la TMMS y las caracteristicas del trastorno esquizotipico de la personalidad y encontraron que una mayor Atencion a las emociones estaba asociada a una mayor perturbacion cognitiva-perceptual y una menor Atencion a las emociones se relacionaba con alteraciones interpersonales, mientras que los niveles mas bajos de Claridad emocional se asociaban con mayores niveles de suspicacia.

Hertel et al. (2009), por su parte, midieron la IE con el "Test de inteligencia emocional Mayer-Salovey-Caruso" (Mayer-Salovey-Caruso Emotional Intelligence Test, MSCEIT; Mayer, Salovey y Caruso, 2002) en pacientes diagnosticados con trastorno depresivo mayor, trastorno limite de personalidad o trastorno por abuso de sustancias y un grupo control no clinico (sin ningun trastorno). En lo que respecta a los pacientes con TLP (n= 19) encontraron que estos tenian un mayor deterioro en la capacidad para comprender la informacion emocional y en la capacidad para regular las emociones, asi como en la IE total, en comparacion con el grupo control (n= 94). En este mismo ano, Gardner y Qualter (2009) midieron las caracteristicas de la IE en 300 sujetos de la poblacion general con rasgos de TLP, utilizando la "Escala de inteligencia emocional, de Schutte" (Schutte Emotional Intelligence Scale, SEIS; Schutte et al., 1998) y el MSCEIT para medir la IE y 9 items del "Cuestionario diagnostico de personalidad-4a ed.-Escala de TLP" (Personality Diagnostic Questionnaire-Fourth Edition-BPD Scale, PDQ4-BPD; Hyler, 1994b), 10 items del "Instrumento de cribado para el TLP, de McLean" (McLean Screening Instrument for BPD, MSI-BPD; Zanarini et al., 2003) y el "Inventario de evaluacion de personalidad-Escala de caracteristicas del limite" (Personality Assessment Inventory-Borderline Features Scale, PAI-BOR; Morey, 1991) para medir las caracteristicas del TLP. Se encontro que los componentes de la IE estaban altamente relacionados y de forma negativa con los aspectos del TLP y la IE total se asociaba con el total del TLP. Glenn y Konsky (2009) examinaron la relacion entre la sintomatologia del TLP y las dificultades en la regulacion emocional en dos muestras distintas de universitarios, utilizando la DERS para evaluar la regulacion y dos instrumentos mas para las caracteristicas del TLP, como el MSI-BPD y la "Entrevista estructurada para personalidad, segun el DSM-IV" (Structured Interview for DSM-IV Personality, SIDP-IV; Pfohl, Blum y Zimmerman, 1997). Los resultados obtenidos apoyaron los planteamientos teoricos de que las dificultades en la regulacion emocional juegan un papel central en el TLP.

Por su parte, Beblo et al. (2010) investigaron sobre la IE (evaluada con el MSCEIT), la inteligencia general y la regulacion emocional autoinformada (evaluada con la DERS) en pacientes con TLP y encontraron que, al comparar pacientes con TLP (n= 19) con sujetos "normales" (sin ningun trastorno del eje I o del eje II) (n=20), no existian diferencias ni en la IE ni en la inteligencia general, pero si en la regulacion emocional, siendo mas deficitarios los pacientes con TLP que los sujetos normales.

Teniendo en cuenta la variabilidad y especificidad de los distintos estilos de la personalidad, la diferencia de resultados obtenidos en estos estudios indicados como referentes y la inexistencia de trabajos empiricos que aborden la relacion existente entre los EEPP y la IE y la regulacion emocional, el objetivo de esta investigacion fue explorar dichas relaciones.

Metodo

Participantes

Participaron 354 sujetos de entre 18 y 60 anos (M= 25,66 anos; DT= 9,14), de los cuales 252 eran mujeres (M= 24,29 anos; DT= 8,28) y 94 eran hombres (M= 29,36 anos; DT= 10,34). La mayoria era estudiante universitario (54%), principalmente de Psicologia (40%) y el 14% pertenecia a otra carrera universitaria. El resto de la muestra estaba compuesta por psicologos (12%), profesionales de otras carreras (13%), trabajadores sin carrera universitaria (14%) y otros no especificados (5%). El 2% de los sujetos no dio este tipo de informacion.

Instrumentos

Las medidas de autoinforme utilizadas fueron:

1. El "Cuestionario exploratorio de la personalidad-III" (CEPER-III; Caballo et al., 2011). Este instrumento constituye la tercera version del CEPER (Caballo y Valenzuela, 2001). El CEPER-III esta formado por 150 items que evaluan 14 estilos de personalidad: paranoide, esquizoide, esquizotipico, histrionico, narcisista, antisocial, limite, por evitacion, por dependencia, obsesivo compulsivo, pasivo agresivo, sadico, autodestructivo y depresivo, y cuatro items que evaluan sinceridad. Estos estilos siguen los criterios del DSM-IV (APA, 1994) y DSM-III-R (APA, 1987) (autodestructivo y sadico) para los trastornos de personalidad, pero tratan de evaluar estilos, no trastornos. El formato de respuesta es tipo Likert con siete opciones (desde 0= "nada caracteristico de mi" hasta 6= "totalmente caracteristico de mi"). Las puntuaciones mas altas indican la presencia del estilo de personalidad. En esta muestra, la consistencia interna (alfa de Cronbach) del cuestionario fue de 0,97 y los niveles de las subescalas estuvieron entre 0,74 y 0,89. La fiabilidad de cada uno de los estilos, segun el metodo de las dos mitades, estuvo entre 0,75 y 0,88.

2. La "Escala rasgo de metaconocimiento emocional" (Trait Meta-Mood Scale, TMMS-24; Fernandez-Berrocal, Extremera y Ramos, 2004). Se trata de una version reducida y adaptada a la poblacion espanola a partir de la escala original (TMMS) de Salovey et al. (1995). Esta escala mide el proceso continuo asociado con los estados de animo, que pasa por reflexionar sobre las emociones, hacerles seguimiento, evaluarlas y regularlas. Se compone de tres subescalas que evaluan la inteligencia emocional percibida: 1) Atencion emocional (capacidad para prestar atencion y pensar sobre los sentimientos), 2) Claridad emocional (capacidad para identificar y comprender las emociones) y 3) Reparacion emocional (capacidad para regular los estados emocionales negativos y positivos, interrumpiendo los primeros y promoviendo los segundos). La TMMS-24 esta formada por 24 items cuya escala de respuesta es Likert con cinco opciones que evalua el grado de acuerdo con el item (desde 1= "nada de acuerdo" hasta 5= "totalmente de acuerdo"). En el factor de Atencion emocional, las puntuaciones extremas (altas o bajas) indican que hay dificultades (exceso o falta de atencion a los sentimientos, respectivamente). En los factores de Claridad y Reparacion emocional, las puntuaciones bajas indican deficit en la comprension y en la regulacion de los estados emocionales, respectivamente. Los niveles de consistencia interna de las subescalas con muestras espanolas son superiores a 0,80 (p. ej., Aguilar-Luzon, Calvo-Salguero y MonteolivaSanchez, 2012; Augusto-Landa, Lopez-Zafra, Berrios-Martos y Pulido-Martos, 2012; Fernandez-Berrocal et al., 2004; Sanchez-Nunez y Latorre, 2012). En esta muestra, los niveles alfa de Cronbach para las subescalas estuvieron entre 0,85 y 0,90. La fiabilidad, segun el metodo de las dos mitades, estuvo entre 0,90 y 0,93.

3. La "Escala de dificultades en la regulacion emocional" (Difficulties in Emotion Regulation Scale, DERS; Gratz y Roemer, 2004), adaptacion espanola de Hervas y Jodar (2008). Esta escala evalua diferentes aspectos de la regulacion emocional, concretamente las dificultades funcionales y deficit que pueden presentarse durante el procesamiento emocional de una situacion. La version espanola, a diferencia de la original, esta compuesta por cinco (y no seis) sub-escalas: 1) Desatencion emocional (incapacidad para atender y reconocer las emociones), 2) Confusion emocional (dificultad para clarificar y comprender las emociones), 3) Rechazo emocional (tendencia a rechazar las experiencias emocionales negativas o de malestar, generando una respuesta emocional secundaria tambien negativa), 4) Interferencia cotidiana (incapacidad para descentrar la atencion de las emociones negativas y dirigir el comportamiento hacia otras metas) y 5) Descontrol emocional (incapacidad para manejar las emociones negativas y utilizar estrategias de regulacion emocional que se perciban como eficaces). La version espanola de la DERS esta formada por 28 items con cinco opciones de respuesta en una escala Likert (desde 1= "Casi nunca/0-10% de las veces" hasta 5= "Casi siempre/90-100% de las veces"). Las puntuaciones mas altas indican que hay dificultades en la regulacion emocional. Los indices de consistencia interna de los factores, con muestra espanola, estan entre 0,73 y 0,93 (Hervas y Jodar, 2008). Para esta muestra los indices de consistencia interna de las subescalas estuvieron entre 0,75 y 0,90. La fiabilidad de las subescalas, segun el metodo de las dos mitades, estuvo entre 0,80 y 0,90.

Procedimiento

Las formas de obtencion de la muestra fueron variadas. Una de las estrategias utilizadas fue la aplicacion colectiva en clase a los alumnos de dos Facultades de la Universidad de Granada (Psicologia y Educacion). La otra opcion fue solicitar permiso a los profesores para explicar (en sus clases) el objetivo de la investigacion y entregar los cuestionarios a los estudiantes, que voluntariamente aceptaron participar, para que los rellenasen en casa y los trajeran a la semana siguiente. La ultima alternativa utilizada fue pasar los cuestionarios a personas (de la poblacion general) en diferentes contextos que, tambien voluntariamente, los rellenaron en presencia del evaluador o que acordaron entregarlo al dia siguiente. El tiempo de aplicacion de los instrumentos fue de entre 50 y 65 minutos aproximadamente.

A todos los participantes se les entregaron los cuestionarios organizados de tal forma que en primer lugar contestaran el CEPER-III, seguidamente la DERS y, finalmente, la TMMS-24. Una vez recogidos los cuestionarios, las respuestas fueron introducidas en una base de datos creada y validada en Excel (con el fin de minimizar los posibles errores en su digitacion) y, posteriormente, se hizo la depuracion de la base de datos (utilizando los items de sinceridad) eliminando asi aquellos cuestionarios que podrian haber sido contestados al azar o de manera poco fiable y, finalmente, se realizaron los analisis con el programa Statistica version 7.1.

Resultados

Relaciones entre estilos de personalidad e inteligencia emocional y regulacion emocional

En la tabla 1 se presentan las correlaciones significativas entre los estilos de personalidad, evaluados con el CEPER-III, y las caracteristicas de la inteligencia emocional y la regulacion emocional, que fueron evaluadas por la TMMS-24 y la DERS, respecticamente.

En la TMMS-24, la subescala de Atencion emocional se correlaciono con todos los estilos de personalidad excepto con el esquizoide y el obsesivo compulsivo. Todas las correlaciones importantes fueron positivas con los estilos limite, esquizotipico, paranoide, narcisista, depresivo, histrionico, pasivo agresivo, dependiente, evitativo, antisocial y autodestructivo. No se dieron correlaciones negativas debido al formato de la subescala, que tiene su puntuacion optima en un punto medio. La subescala de Claridad emocional no mostro correlaciones con el estilo obsesivo compulsivo, antisocial y sadico de la personalidad. La mayoria de las correlaciones significativas fueron negativas y se dieron con los estilos dependiente, evitativo, depresivo, limite, autodestructivo, paranoide, pasivo agresivo, esquizoide y esquizotipico de personalidad. Las correlaciones positivas se observaron con los estilos narcisista e histrionico de la personalidad. Por ultimo, la subescala de Reparacion emocional correlaciono de forma significativa y negativa con los estilos de personalidad depresivo, evitativo, dependiente, limite, paranoide, pasivo agresivo, esquizoide, autodestructivo y sadico, mientras que el unico estilo de personalidad con el que correlaciono de manera positiva fue el histrionico. No correlaciono con los estilos narcisista, esquizotipico, antisocial y obsesivo compulsivo de la personalidad.

En el caso de la DERS, en la subescala de Desatencion no se hallaron correlaciones con los estilos de personalidad excepto con el histrionico y el narcisista cuya relacion fue negativa y con el esquizoide cuya relacion fue positiva. La subescala de Confusion emocional mostro correlaciones con todos los estilos de personalidad excepto con el histrionico, el narcisista y el obsesivo compulsivo, siendo positivas con los estilos limite, depresivo, dependiente, evitativo, autodestructivo, sadico, paranoide, pasivo agresivo, esquizotipico, antisocial y esquizoide de personalidad. La subescala de Rechazo tuvo correlaciones importantes con todos los estilos de personalidad excepto con el histrionico y el narcisista. Esas relaciones fueron positivas con los estilos depresivo, limite, dependiente, evitativo, autodestructivo, pasivo agresivo, paranoide, esquizotipico, sadico, esquizoide, antisocial y obsesivo compulsivo de personalidad. La subescala de Interferencia correlaciono de manera positiva con la mayoria de los estilos de personalidad (limite, pasivo agresivo, paranoide, dependiente, evitativo, autodestructivo, esquizoide, esquizotipico, antisocial, narci sista y obsesivo compulsivo) excepto con los estilos depresivo, sadico e histrionico de la personalidad. Y finalmente, la subescala de Descontrol mostro correlaciones positivas con todos los estilos de personalidad (limite, depresivo, paranoide, dependiente, pasivo agresivo, esquizotipico, autodestructivo, sadico, evitativo, antisocial, histrionico, esquizoide, narcisista y obsesivo compulsivo).

Relacion entre inteligencia emocional y regulacion emocional

Con el fin de analizar si existia o no una interrelacion entre la IE y la regulacion emocional se hallaron las correlaciones entre la TMMS-24 y la DERS (tabla 2). Como se observa, todas las subescalas de ambos instrumentos se relacionaron. La excepcion la constituyen la subescala Atencion emocional de la TMMS-24 y la de Confusion de la DERS que no parecen tener ninguna relacion entre ellas.

Las correlaciones mas altas se presentaron entre la subescala de Atencion emocional y Desatencion, la de Claridad emocional y Confusion y la de Reparacion emocional y Descontrol, de la TMMS-24 y la DERS, respectivamente. Para los tres casos, las correlaciones fueron negativas.

Diferencias de sexo

Al comparar hombres y mujeres no se encontraron diferencias significativas en cuanto a la regulacion emocional, pero si en la inteligencia emocional, especificamente en las subescalas Claridad y Reparacion de la TMMS-24. Dichas diferencias estan a favor de los hombres, quienes obtuvieron mayores puntuaciones (tabla 3), aunque la magnitud de esas diferencias es pequena (d de Cohen= 0,28 para la Claridad y 0,26 para la Reparacion emocional).

Por otra parte, en lo que se refiere a los estilos de personalidad, se hallaron diferencias significativas segun el sexo en nueve de los 14 estilos evaluados (tabla 4). Las medias obtenidas fueron mayores en los hombres que en las mujeres en los estilos antisocial, sadico, narcisista, esquizoide, esquizotipico y autodestructivo de la personalidad, mientras que las mujeres puntuaron mas alto que los hombres en los estilos obsesivo compulsivo, dependiente y evitativo de la personalidad. Una vez hallada la d de Cohen se vio que la magnitud de todas las diferencias era pequena (d< 0,50) y solo las diferencias en el estilo antisocial parecian mas marcadas (d= 0,48).

Discusion

Este estudio tuvo por objetivo analizar la relacion existente entre la inteligencia emocional (IE) percibida, la regulacion emocional y los estilos de personalidad (EEPP) basados en los criterios diagnosticos del DSM-IV-TR, variables que fueron evaluadas con la TMMS-24, la DERS y el CEPER-III, respectivamente. Con base en la revision de la literatura, este es quizas uno de los pocos estudios que examina dichas relaciones. Estudios similares han investigado otras variables como "rasgos de personalidad", "asertividad", habilidades mentales como la "inteligencia verbal" o la "organizacion perceptual" (para mayor ampliacion del tema vease Mayer et al., 2008), o "trastornos de la personalidad" (TTPP) (p. ej., Berenbaum et al., 2006; Leible y Snell Jr., 2004), especialmente el TLP (p. ej., Beblo et al., 2010; Gardner y Qualter, 2009; Glenn y Konsky, 2009; Hertel et al., 2009), que si han encontrado relaciones con la inteligencia emocional o la regulacion emocional.

Los resultados obtenidos revelan que la mayoria de los estilos de personalidad (EEPP) evaluados tienen una relacion significativa con la inteligencia emocional. Lo que no queda claro es su interpretacion. Un problema es con la subescala de Atencion emocional, donde tanto puntuaciones altas como bajas indican dificultades. En principio, pareceria que la falta de relacion de los estilos esquizoide y obsesivo compulsivo con dicha subescala indicaria una falta de atencion a los sentimientos (algo coherente con las caracteristicas de ambos estilos). Pero las relaciones positivas y significativas del resto de los estilos no sirven para aclarar la situacion. Asi, por ejemplo, los estilos narcisista e histrionico, que son los que parecen tener una mayor inteligencia emocional, especialmente este ultimo, se relacionan al mismo nivel de significacion que los estilos paranoide, esquizotipico, pasivo agresivo o depresivo, algo que no parece muy coherente. Creemos que los items o la forma de contestar e intrepretar esta subescala deberian ser modificados si se quiere que sea util para la investigacion con otros constructos. No parece que en el campo de los estilos/trastornos de la personalidad ofrezca mucha informacion.

Las otras dos subescalas de la TMMS-24 parecen comportarse mejor y dar mas informacion. Los estilos dependiente, evitativo, depresivo y limite son los que parecen tener mas dificultades tanto para identificar y comprender las emociones (subescala de Claridad emocional) como para regular los estados emocionales negativos y positivos de forma adaptativa (subescala de Reparacion emocional). Asi, por ejemplo, los sujetos con estilo limite de personalidad prestan una elevada atencion a sus estados emocionales, exhiben un desorbitado descontrol emocional y muestran confusion a la hora de identificar sus emociones y explicar la naturaleza de su estado emocional. Estos deficit concuerdan con lo informado en estudios previos (p. ej., Gardner y Qualter, 2009; Hertel et al., 2009; Leible y Snell Jr., 2004), pero difieren de lo hallado por Beblo et al. (2010), en cuyo caso, los sujetos con TLP no se diferenciaban en IE de los sujetos que pertenecian al grupo control. Con respecto a los individuos con un estilo depresivo de la personalidad, se puede afirmar que presentan una gran incapacidad para reconocer sus emociones y fallan en regular sus estados emocionales negativos, lo hacen de manera poco adaptativa, con sentimientos de culpa, verguenza, autoacusaciones de debilidad, etc. en mayor medida que el resto de estilos de personalidad evaluados. Su mayor dificultad ocurre en el plano del control emocional, por lo que se trata de personas con graves dificultades para manejar sus estados de animo negativos y promover los positivos. Los sujetos con estilos dependiente y evitativo de la personalidad suelen ser sujetos "ansiosos" o "temerosos". El primero teme principalmente al abandono y el segundo a la critica o el rechazo por parte de los demas, no pudiendo manejar de forma adaptativa sus emociones posiblemente al no poder discernir con claridad las posibles causas de su malestar emocional ni ser capaces de atender a sus emociones. Estos resultados coinciden parcialmente por los informados por Leible y Snell Jr. (2004).

Los individuos con un estilo paranoide o pasivo agresivo de personalidad informaron de deficit en claridad y reparacion emocional, y en el caso de los primeros los resultados coincide plenamente con los de Leible y Snell Jr. (2004). Por otra parte, el estilo autodestructivo tambien se relacionan significativamente con la falta de Claridad y Reparacion emocional, algo coherente teniendo en cuenta que este tipo de personas tienen reacciones emocionales diversas que se mezclan de una forma compleja dificultandoles posiblemente su comprension, tienen dificultad para manejar los estados de animo negativos, que suelen manifestarse de forma descontrolada, sobre todo ante situaciones sociales que no cumplen sus deseos de entrega hacia los demas y no atienden adecuadamente a sus emociones.

Los estilos narcisista e histrionico de la personalidad, como se comento antes, parecen tener una mayor IE percibida que el resto de los estilos. Segun los resultados de la TMMS-24, estos sujetos son mas capaces de atender y reconocer sus emociones y poseen una mayor capacidad para reparar los estados afectivos negativos y fomentar los positivos. Este hallazgo podria ser sorprendente, debido a que no se esperaria que estos individuos fueran inteligentes emocionalmente. Sin embargo, hay tres aspectos para considerar y entender los resultados: 1) la IE medida en este estudio es la percibida por el propio individuo, 2) no son estilos en los que destaque la capacidad critica hacia si mismos y, 3) los sujetos con estilo narcisista o histrionico disocian mas facilmente su "yo privado" de su "yo publico", sobretodo cuando se enfrentan a situaciones en las que el conocimiento profundo de si mismos pueda resultar perturbador o en las que puedan ver afectada su imagen publica (por sus experiencias emocionales). Cabe senalar que estos resultados son contrarios a los informados por Leible y Snell Jr. (2004) y una vez mas se plantea entonces la necesidad de realizar otros estudios empleando medidas mas "objetivas", como son las de maximo rendimiento (p. ej., MSCEIT), que permitan esclarecer si los sujetos con estos estilos verdaderamente poseen una buena inteligencia emocional o, por el contrario, solo presentan una autopercepcion sesgada como mecanismo psicologico para evitar el sufrimiento.

Para finalizar lo que concierne a la IE percibida, hay que destacar la ausencia de relacion entre los distintos componentes de la IE y el estilo obsesivo compulsivo de la personalidad. Estos resultados podrian explicarse en funcion de que para estas personas las emociones pueden ser una fuente de problemas, con lo cual intentan alejarse de aquello que las implique.

En lo que respecta a la regulacion emocional, las correlaciones altas y directas con las subescalas de la DERS indicarian dificultades en el proceso de regulacion emocional. Tomando de nuevo como referente la potencia de las correlaciones y el numero de subescalas afectadas, las mayores dificultades en la regulacion emocional las tienen los estilos limite, depresivo, dependiente, evitativo, autodestructivo, paranoide, pasivo agresivo, sadico, esquizoide y antisocial de la personalidad. Las menores dificultades las tienen los estilos, obsesivo compulsivo, narcisista e histrionico de la personalidad.

Estos deficit en la mayoria de las capacidades involucradas en el proceso de regulacion emocional en casi todos los estilos de personalidad es algo que podia esperarse, en la medida que se considere que los estilos forman parte de un continuo entre lo no patologico y lo patologico y, en estos casos, los comportamientos mas extremos (reflejados principalmente por las puntuaciones superiores) se acercan a lo que podria empezar a ser patologico. A partir de aqui, los patrones empiezan a ser mas rigidos e inflexibles y las personas dan senales de no poder variar y adaptar sus conductas a las situaciones y a los contextos. Una cuestion interesante es observar detenidamente cada una de las subescalas, porque se puede apreciar como la Desatencion es la que menos relacion guarda con los EEPP, excepto en el caso de los estilos histrionico y narcisista (de forma negativa) y esquizoide y autodestructivo (de forma positiva). Este hallazgo apunta a que esta primera fase de los procesos de regulacion emocional, que tiene que ver con la capacidad para prestar atencion a las emociones, no esta muy afectada en los distintos EEPP. Los principales problemas se observan cuando se ven abocados a promover emociones positivas y manejar las negativas (p. ej., "cuando me encuentro mal creo que acabare sintiendome deprimido", "cuando me siento mal creo que tardare mucho tiempo en sentirme mejor", "cuando me siento mal creo no hay nada que pueda hacer para sentirme mejor", "vivo mis emociones como algo desbordante y fuera de control", etc.), cuando se muestran incapaces de aceptar las emociones negativas como parte de la vida (p. ej., "cuando me encuentro mal me siento culpable/ avergonzado/enojado/ irritado por sentirme de esa manera"), cuando no se descentren de ellas para realizar sus actividades cotidianas (p. ej., "cuando me encuentro mal tengo dificultades para concentrarme, para pensar en otras cosas, para sacar el trabajo adelante", etc.) y cuando no son ni siquiera capaces de identificar sus emociones (p. ej., "tengo dificultad para comprender como me siento", "estoy confuso sobre lo que siento").

Nuevamente, los estilos limite y depresivo de personalidad son los que alcanzan valores mas extremos en la mayoria de las dimensiones de la regulacion emocional que fueron evaluadas. Los sujetos con estilo limite presentan una gran confusion a la hora de identificar sus emociones, muestran una elevada sensibilidad a los estados emocionales negativos con sentimientos intensos de verguenza, odio e ira dirigidos hacia si mismos y un desorbitado descontrol emocional, cuyos niveles son los mas altos en comparacion con el resto de estilos de personalidad. Estas dificultades de regulacion emocional tambien han sido informadas en estudios previos, con personas con sintomatologia o diagnostico de TLP (p. ej., Beblo et al., 2010; Chapman, Leung y Lynch, 2008; Glenn y Klonsky, 2009; Gratz, Rosenthal, Tull, Lejuez y Gunderson, 2006; Hertel et al., 2009) y con trastornos depresivos (p. ej., Hertel et al., 2009), pero, como se comento anteriormente, no existen estudios empiricos con muestras no clinicas en las que se hayan evaluado esos estilos de personalidad y que permitan comparar los resultados de este estudio.

Con respecto a los individuos con un estilo depresivo de la personalidad puede afirmarse, con base en los resultados de la DERS, que presentan una gran incapacidad para reconocer sus emociones y actuan ante los sentimientos negativos de manera poco adaptativa, con sentimientos de culpa, verguenza, autoacusaciones de debilidad, etc. en mayor medida que la mayoria de los estilos de personalidad evaluados. Tienen dificultades a la hora de descentrarse de su malestar y llevar a cabo las tareas de la vida cotidiana, prestando una gran atencion a sus emociones negativas. Su mayor dificultad ocurre en el plano del control emocional, por lo que se trata de personas con graves dificultades para manejar sus estados de animo negativos y promover los positivos.

Un aspecto muy interesante de esta investigacion es que los EEPP con mayores deficit en IE tambien presentan mayores dificultades en la regulacion emocional. Esta informacion condujo a analizar la posible relacion entre ambos constructos. Teoricamente se ha hecho referencia a que la IE y la regulacion emocional estan unidas, sobretodo porque el regular los estados emocionales, tanto propios como ajenos, se ha considerado una de las principales capacidades de la IE. De hecho, las correlaciones obtenidas entre las distintas subescalas de la TMMS-24 y la DERS, revelan que coinciden en tres de los aspectos mas importantes de ambos constructos: 1) la capacidad (o dificultad) para atender a los sentimientos y hacer un seguimiento a los estados de animo (Atencion-Desatencion emocional), 2) la capacidad (o dificultad) para identificar las emociones y comprender las posibles causas de dicho estado de animo (Claridad-Confusion emocional y 3) la capacidad (o dificultad) para manejar las emociones de una forma adaptativa segun las situaciones y el contexto en que se producen (Regulacion-Descontrol emocional).

Los resultados de este estudio apoyan el planteamiento de que la IE se relaciona con la regulacion emocional, pero el valor de las correlaciones permite pensar que se trata de dos conceptos bien diferenciados. Si se considerasen unicamente los aspectos evaluados por los instrumentos elegidos, la autorregulacion emocional pareceria un concepto mas amplio que la IE, puesto que abarca al menos otras dos capacidades, una de ellas, la de comprender y aceptar que tambien las emociones negativas forman parte de las situaciones vitales y, la otra, la capacidad para descentrarse de las emociones negativas y dirigir los comportamientos a las metas propuestas. Sin embargo, en este punto, hay que tener en cuenta dos aspectos importantes: 1) la TMMS-24 no incluye una subescala que permita evaluar la capacidad para acceder y/o generar emociones que faciliten los procesos de pensamiento, y esta es una de las capacidades mas importantes que forman parte de la IE, segun Mayer y Salovey (1997). La TMMS incluye algunas afirmaciones (p. ej., items 5, 17) que teoricamente formarian parte de esta capacidad pero que, posiblemente por el momento historico en que fue creada la escala, han pasado a formar parte de las subescalas preestablecidas por los autores del instrumento y que mantuvieron quienes hicieron la adaptacion de la version espanola (la TMMS-24 utilizada en este estudio). 2) El uso de instrumentos de autoinforme en lugar de otros que midan directamente las competencias emocionales, como el MSCEIT, supone otra limitacion importante y esta seria una de las cuestiones a corregir en futuras investigaciones.

Al comparar los resultados de este estudio con los obtenidos en trabajos previos vale la pena comentar que dichos resultados habrian sido "anticipados" por Hertel et al. (2009), quienes encontraron que los pacientes con TLP tenian problemas en ambos aspectos, la IE y la regulacion emocional, pero se distancian de los informados por Beblo et al. (2010), quienes encontraron que los pacientes con TLP tenian dificultades en la regulacion emocional pero no tenian deficit en IE. De nuevo, se entiende que en estos casos las investigaciones se han realizado con sujetos con una patologia, pero son quizas los antecedentes empiricos mas cercanos al presente trabajo.

En cuanto a las diferencias de sexo en variables de IE, diversas investigaciones (p. ej., Petrides y Furnham, 2000; Schulte, Ree y Caretta, 2004) han obtenido que cuando se toman puntuaciones globales de esta, las mujeres obtienen mayores valores promedios, lo que sugeriria pensar en una mayor capacidad emocional asociada al sexo femenino. Sin embargo, cuando se analizan mas detalladamente las posibles correlaciones, tomando la IE como un constructo compuesto tanto por factores interpersonales como intrapersonales, se obtienen resultados contradictorios. Por ejemplo, Fernandez-Berrocal, Cabello y Castillo (2012) defienden una mayor capacidad por parte de las mujeres en la comprension, facilitacion y regulacion emocional, mientras que en el trabajo de Mclntyre (2010) los hombres parecen poseer mayores capacidades en IE intrapersonal, que consistiria en el manejo y control de las propias emociones, y las mujeres mayores capacidades a nivel de IE interpersonal, concretamente una mayor capacidad empatica y de comunicacion emocional. En el presente trabajo las diferencias de medias indican que los hombres tienen una mayor IE percibida que las mujeres, al menos en dos (de las tres) subescalas: Claridad y Reparacion emocional. Estos hallazgos se encuentran en consonancia con los ultimos estudios empiricos anteriormente citados, lo que parecen indicar que los hombres tienen una mayor capacidad para identificar y definir sus sentimientos, asi como para manejar y controlar sus propios estados emocionales negativos, es decir, la IE intrapersonal. Por otro lado, en lo que no existen diferencias es en cuanto a las capacidades que forman parte del proceso de regulacion emocional.

Respecto a las diferencias en estilos de personalidad entre mujeres y hombres, los resultados obtenidos sugieren que estos ultimos obtienen una puntuacion significativamente mayor en los estilos esquizoide, esquizotipico, antisocial, narcisista, autodestructivo y sadico. Exceptuando al estilo autodestructivo de la personalidad, cuya distribucion por sexos parece ser mayor en mujeres (APA, 1987; Kass, Mackinnon y Spitzer, 1986), el resto de estilos muestra un patron de frecuencia coherente con los hallazgos obtenidos con referencia a los TTPP que aparecen en investigaciones anteriores. Por ejemplo, existen coincidencias con el trabajo de Caballo et al. (2011), en el que los hombres puntuaban significativamente mas alto que las mujeres en los estilos esquizoide, antisocial, narcisista y sadico y que no existen diferencias significativas entre ambos sexos en los estilos limite e histrionico. En otros estudios han encontrado que el trastorno esquizoide de la personalidad es mas comun en hombres que en mujeres (DSM-IV-TR, APA, 2000; Kass, Spitzer y Williams, 1983) y que estos son mas propensos a cumplir con los criterios de la categoria A de los TTPP (Grilo, Becker, Walker y Edell, 1996). En relacion con el trastorno antisocial de la personalidad, hay numerosos estudios que hacen referencia a la mayor prevalencia de dicho trastorno en varones (p. ej., Carter, Joyce, Mulder, Sullivan y Luty, 1999; Golomb, Fava, Abraham y Rosenbaum, 1995; Grilo, 2002) y el DSM-IV-TR (APA, 2000) senala una prevalencia del 3% en varones y de 1% en mujeres en muestras pertenecientes a la poblacion general. Lo mismo ocurre con el trastorno narcisista, que segun el DSM-IV-TR, del 50 al 75% de las personas diagnosticadas son hombres, y con el esquizoide, cuya epidemiologia es mayor en varones (Caballo, 2004). Finalmente, en cuanto a la proporcion de hombres y mujeres para el trastorno sadico de la personalidad, Fiester y Gay (1991) encontraron que era de 5 (hombres) a 1 (mujeres). Igualmente Spitzer, Feister, Gay y Pfohl (1991), en su estudio con casos de psiquiatras forenses, hallaron que el 98% de las personas que padecia trastorno sadico de la personalidad era varon. Con base en los datos expuestos con anterioridad, podemos sugerir que los estilos esquizoide, esquizotipico, antisocial, narcisista y sadico son mas acusados en hombres que en mujeres, de la misma manera que lo hacen los correspondientes trastornos de la personalidad, corroborando la idea de continuidad estilos-trastornos de la personalidad. El hecho de que concretamente sea en estos estilos donde los hombres puntuan mas alto podria deberse, al menos en parte, a la socializacion diferencial segun el sexo. Asi, podria ser que se promueva en los varones una mayor represion de la expresion emocional (estilo esquizoide), la curiosidad y creatividad (estilo esquizotipico), una mayor tolerancia con las conductas violentas y comportamientos agresivos (estilo antisocial), el fomento de la autoestima y la autosuficiencia (estilo narcisista) y mayores conductas de explotacion hacia los demas (estilo sadico) que en la mujeres. Las mujeres puntuaban significativamente mas alto que los hombres en los estilos dependiente, evitativo y obsesivo compulsivo, reflejando tal vez valores que van mas asociados culturalmente al sexo femenino. No obstante, tenemos que senalar que la magnitud de todas estas diferencias es pequena y solo en el estilo antisocial las diferencias son mas acusadas

En cuanto a las limitaciones de este trabajo, es importante comentar dos aspectos: 1) el uso de medidas de autoinforme para la evaluacion de las variables (EEPP, IE y regulacion emocional) podria haber dado lugar a sesgos en las respuestas debido a la deseabilidad social de los sujetos. No obstante, el hecho de que los participantes contestaran a los cuestionarios de manera anonima, pudiera haber reducido, al menos en parte, esta limitacion; y 2) debido al tamano de la muestra y a que la edad media de los hombres es significativamente mayor que las mujeres no se han alcanzado conclusiones muy solidas sobre las diferencias que pudieran existir segun el sexo.

Para terminar, cabe senalar que para futuras investigaciones seria conveniente llevar a cabo el estudio sobre estas mismas variables, pero complementandolas con el uso de instrumentos de medida mas objetivos, al menos para el caso de la inteligencia emocional, campo en el que se han propuesto pruebas de medicion de maximo rendimiento con el fin de establecer comparaciones entre inteligencia emocional "subjetiva" y "objetiva".

Referencias

Aguilar-Luzon, M. C., Calvo-Salguero, A. y Monteoliva-Sanchez, A. (2012). La inteligencia emocional percibida y su relacion con el apego adulto. Behavioral Psychology/Psicologia Conductual, 20, 119-135.

Augusto-Landa, J. M., Lopez-Zafra, E., Berrios-Martos, M. P. y Pulido-Martos, M. (2012). Analyzing the relations among perceived emotional intelligence, affect balance and burnout. Behavioral Psychology/Psicologia Conductual, 20, 151-168.

American Psychiatric Association (1987). Diagnostic and statistical manual of mental disorders DSM-III-R (3a ed. rev.). Washington, DC: Autor.

American Psychiatric Association (1994). Diagnostic and statistical manual of mental disorders DSM-IV (4a ed.). Washington, DC: Autor.

American Psychiatric Association (2000). Diagnostic and statistical manual of mental disorders DSM-IV-TR (4a ed. texto rev.). Washington, DC: Autor.

Bastian, V. A., Burns, N. R. y Nettelbeck, T. (2005). Emotional intelligence predicts life skills, but not as well as personality and cognitive abilities. Personality and Individual Differences, 39, 1135-1145.

Beblo, T., Pastuszak, A., Griepenstroh, J., Fernando, S., Driessen, M., Schutz, A., Rentzsch, K. y Schlosser, N. (2010). Self-reported emotional dysregulation but no impairment of emotional intelligence in borderline personality disorder. An explorative study. Journal of Nervous and Mental Disease, 198, 385-388.

Berenbaum, H., Boden, M. T., Baker, J. P., Dizen, M., Thompson, R. J. y Abramowitz, A. (2006). Emotional correlates of the different dimensions of schizotypal personality disorder. Journal of Abnormal Psychology, 115, 359-368.

Brackett, M. A. y Mayer, J. D. (2003). Convergent, discriminant, and incremental validity of competing measures of emotional intelligence. Personality and Social Psychology Bulletin, 29, 1147-1158.

Caballo, V. E. (dir.) (2009). Manual de trastornos de la personalidad. Descripcion, evaluacion y tratamiento (2a ed.). Madrid: Sintesis.

Caballo, V. E., Guillen, J. L. y Salazar, I. C. (2009). Estilos, rasgos y trastornos de la personalidad: interrelaciones y diferencias asociadas al sexo. Psico, 40, 319-327.

Caballo, V. E., Guillen, J. L., Salazar, I. C. e Irurtia, M. J. (2011). Estilos y trastornos de personalidad: caracteristicas psicometricas del "Cuestionario exploratorio de personalidad-III" (CEPER-III). Behavioral Psychology/Psicologia Conductual, 19, 277-302.

Caballo, V. E., Salazar, I. C., Irurtia, M. J., Arias, B. y Guillen, J. L. (2010). Relaciones entre ansiedad social y rasgos, estilos y trastornos de la personalidad. Behavioral Psychology/ Psicologia Conductual, 18, 259-276.

Caballo, V. E. y Valenzuela, J. (2001). Evaluacion de los trastornos de la personalidad por medio de un nuevo instrumento de autoinforme: el CEPER. Psicologia Conductual, 9, 551-564.

Carter, J. D., Joyce, P. R., Mulder, R. T., Sullivan, P. F. y Luty, S. E. (1999). Gender differences in the frequency of personality disorders in depressed outpatients. Journal of Personality Disorders, 13, 67-74.

Caruso, D. R., Mayer, J. D. y Salovey, P. (2002). Relation of an ability measure of emotional intelligence to personality. Journal of Personality Assessment, 79, 306-320.

Chapman, A. L., Leung, D. W. y Lynch, T. R. (2008). Impulsivity and emotion dysregulation in borderline personality disorder. Journal of Personality Disorders, 22, 148-164.

Davies, M., Stankov, L. y Roberts, R. D. (1998). Emotional intelligence: in search of an elusive construct. Journal of Personality and Social Psychology, 75, 989-1116.

Fernandez-Berrocal, P., Cabello, R. y Castillo, R. (2012). Gender differences in emotional intelligence: the mediating effect of age. Behavioral Psychology/Psicologia Conductual, 20, 77-89.

Fernandez-Berrocal, P., Extremera, N. y Ramos N. (2004). Validity and reliability of the Spanish modified version of the Trait Meta-Mood Scale. Psychological Report, 94, 751-758.

Fiester, S. J. y Gay, M. (1991). Sadistic personality disorder: a review of data and recommendations for DSM-IV. Journal of Personality Disorders, 5, 376-385.

Gardner, K. y Qualter, P. (2009). Emotional intelligence and borderline personality disorder. Personality and Individual Differences, 47, 94-98.

Glenn, C. R. y Klonsky, D. (2009). Emotion dysregulation as a core feature of borderline personality disorder. Journal of Personality Disorders, 23, 20-28.

Golomb, M., Fava, M., Abraham, M. y Rosenbaum, J. F. (1995). Gender differences in personality disorders. The American Journal of Psychiatric, 152, 579-582.

Gratz, K. L. y Roemer, L. (2004). Multidimensional assessment of emotion regulation and dysregulation: development, factor structure, and initial validation of the difficulties in emotion regulation scale. Journal of Psychopathology and Behavioral Assessment, 26, 41-54.

Gratz, K. L., Rosenthal, M. Z., Tull, M. T., Lejuez, C. W. y Gunderson, J. G. (2006). An experimental investigation of emotion dysregulation in borderline personality disorder. Journal of Abnormal Psychology, 115, 850-855.

Gratz, K. L. y Tull, M. T. (en prensa). Emotion regulation as a mechanism of change in acceptance-and mindfulness-based treatments. En R. A. Baer (dir.), Assessing mindfulness and acceptance: illuminating the processes of change. Oakland, CA: New Harbinger Publications.

Graves, M. L. M. (2000). Emotional intelligence, general intelligence, and personality: assessing the construct validity of an emotional intelligence test using structural equation modeling. Dissertation Abstracts International: Section B: The Sciences and Engineering, 61, 2255.

Grilo, C. M. (2002). Are there gender differences in DSM-IV personality disorders? Comprehensive Psychiatry, 43, 427-30.

Grilo, C. M., Becker, D. F., Walker, M. L. y Edell, W. S. (1996). Gender differences in personality disorders in psychiatrically hospitalized young adults. Journal of Nervous & Mental Diseases, 184, 754-757.

Hervas, G. y Jodar, R. (2008). Adaptacion al castellano de la Escala de dificultades en la regulacion emocional. Clinica y Salud, 19, 139-156.

Hertel, J., Schutz, A. y Lammers, C. H. (2009). Emotional intelligence and mental disorder. Journal of Clinical Psychology, 65, 942-954.

Huntington, S. L. (2009). Correlational study between emotional intelligence scores and specific personality traits of professionals working in the nonprofit sector in the northwest. Dissertation Abstracts International: Section B: The Sciences and Engineering, 70, 3828-3934.

Hyler, S. E. (1994a). PDQ-4 and PDQ-4+: Instructions for use. Documento no publicado, Universidad de Columbia.

Hyler, S. E. (1994b). Personality Diagnostic Questionnaire-4. Nueva York: New York State Psychiatric Institute.

Kass, F., MacKinnon, R. A. y Spitzer, R. L. (1986). Masochistic personality: an empirical study. American Journal of Psychiatry, 143, 216-218.

Kass, F., Spitzer, R. L. y Williams, J. B. (1983). An empirical study of the issue of sex bias in the diagnostic criteria of DSM-III Axis II personality disorders. American Psychologist, 38, 799-801.

Leible, T. L. y Snell Jr., W. E. (2004). Borderline personality disorder and multiple aspects of emotional intelligence. Personality and Individual Difference, 37, 393-404.

Mayer, J. D., Roberts, R. D. y Barsade, S. G. (2008). Human abilities: emotional intelligence. Annual Review of Psychology, 59, 507-536.

Mayer, J. D. y Salovey, P. (1997). What is emotional intelligence? En P. Salovey y D. J. Sluyter (dirs.), Emotional development and emotional intelligence (pp. 3-31). Nueva York: Basic Books.

Mayer, J. D., Salovey, P. y Caruso, D. R. (2002). Mayer-Salovey-Caruso Emotional Intelligence Test (MSCEIT). Toronto: Multi-Health Systems.

Mclntyre, H. H. (2010). Gender differences in the nature and linkage of higher-order personality factors to trait and ability emotional intelligence. Personality and Individual Differences, 48, 617-622.

Morey, L. C. (1991). Personality Assessment Inventory. Lutz, FL: Psychological Assessment Resources.

Olhman, J. M. y Morris, L. B. (1995). Autorretrato de la personalidad. Gerona: Tikal. (Orig. 1990).

Organizacion Mundial de la Salud (1992). CIE-10: decima revision de la Clasificacion internacional de las enfermedades. Trastornos mentales y del comportamiento. Descripciones clinicas y pautas para el diagnostico. Madrid: Meditor. (Orig. 1992).

Petrides, K. V. (2009). Psychometric properties of the Trait Emotional Intelligence Questionnaire (TEIQue). En C. Stough, D. Saklofske y J. Parker (dirs.), Advances in the measurement of emotional intelligence (pp. 85-101). Nueva York: Springer.

Petrides, K. V. y Furnham, A. (2000). Gender differences in measured and self-estimated trait emotional intelligence. Sex Rolex, 42, 449-461.

Petrides K. V., Pita, R. y Kokkinaki, F. (2007). The location of trait emotional intelligence in personality factor space. British Journal of Psychology, 98, 273-289.

Pfohl, B., Blum, N., St. John, D., McCormick, B., Allen, J. y Black, D. (2009). Reliability and validity of the Borderline Evaluation of Severity over Time (BEST): a self-rated scale to measure severity and change in persons with borderline personality disorder. Journal of Personality Disorders, 23, 281-293.

Pfohl, B., Blum, N. y Zimmerman, M. (1997). Structured Interview for DSM-IV Personality. Washington DC: American Psychiatric Press.

Rossen, E. y Kranzler, J. H. (2009). Incremental validity of the Mayer-Salovey-Caruso Emotional Intelligence Test version 2.0 (MSCEIT) after controlling for personality and intelligence. Journal of Research in Personality, 43, 60-65.

Salovey, P., Mayer, J. D., Goldman, S. L., Turvey, C. y Palfai, T. P. (1995). Emotional attention, clarity, and repair: exploring emotional intelligence using the Trait Meta-Mood Scale. En J. W. Pennebaker (dir.), Emotion, disclosure and health (pp. 125-154). Washington, DC: American Psychological Association.

Sanchez-Nunez, M. T. y Latorre, J. M. (2012). Inteligencia emocional y clima familiar. Behavioral Psychology/Psicologia Conductual, 20, 103-117.

Schutte, N. S., Malouff, J. M., Hall, L. E., Haggerty, D. J., Cooper, J. T., Golden, C. J. y Dornheim, L. (1998). Development and validation of a measure of emotional intelligence. Personality and Individual Differences, 25, 167-177.

Schulte, M. J., Ree, M. J. y Caretta, T. R. (2004). Emotional intelligence: not much more than g and personality. Personality and Individual Differences, 37, 1059-1068.

Snell Jr., W. E. (1999). The Multidimensional Emotional Awareness Questionnaire. Documento no publicado.

Spitzer, R. L. Feister, S., Gay, M. y Pfohl, B. (1991). Results of a survey of forensic psychiatrists on the validity of the sadistic personality disorder diagnosis. American Journal of Psychiatry, 148, 875-879.

Zanarini, M. C., Vujanovic, A. A., Parachini, E. A., Boulanger, J. L., Frankenburg, F. R. y Hennen, J. (2003). A screening measure for BPD: the McLean screening instrument for borderline personality disorder (MSI-BPD). Journal of Personality Disorders, 17, 568-573.

Recibido: 6 de marzo de 2011

Aceptado: 10 de septiembre de 2011

Eulalia Ruiz, Isabel C. Salazar y Vicente E. Caballo

Universidad de Granada (Espana)

Correspondencia: Vicente E. Caballo, Facultad de Psicologia, Universidad de Granada, 18071 Granada (Espana). E-mail: vcaballo@ugr.es
Tabla 1
Correlaciones de los estilos de personalidad con la inteligencia
emocional y la regulacion emocional

Estilos de la           Inteligencia emocional (TMMS-24)
personalidad
(CEPER-III)           Atencion   Claridad    Reparacion

Paranoide             0 27 ***   -0,17 **    -0 27 ***
Esquizoide              0,04      -0,14 *    -0,20 ***
Esquizotipico         0,28 ***    -0,12 *      -0,08
Antisocial            0,15 **      -0,09       -0,05
Limite                0,34 ***   -0 23 ***   -0 32 ***
Histrionico           0,26 ***    0,14 **      0,12*
Narcisista            0 27 ***    0,18 **       0,09
Evitativo             0,16 **    -0 29 ***   -0 37 ***
Dependiente           0,19 **    -0 33 ***    -0,34***
Obsesivo compulsivo     0,08       0,09        -0,02
Pasivo agresivo       0,24 ***   -0,16 **    -0 23 ***
Autodestructivo        0,11 *    -0 22 ***   -0 18 ***
Depresivo             0,26 ***   -0,24 ***   -0 39 ***
Sadico                0,15 **      -0,11       -0,13*

Estilos de la             Regulacion emocional (DERS)
personalidad
(CEPER-III)           Desatencion   Confusion   Rechazo

Paranoide                0,03       0,36 ***    0,39 ***
Esquizoide              0,15 **     0 29 ***    0,32 ***
Esquizotipico            -0,02      0 32 ***    0,37 ***
Antisocial               0,08       0,30 ***    0,22 ***
Limite                   0,01       0,47 ***    0,56 ***
Histrionico            -0,20 ***      0,05        0,07
Narcisista             -0 18 ***      0,03        0,08
Evitativo                0,09       0 39 ***    0,49 ***
Dependiente              0,05       0 41 ***    0,51 ***
Obsesivo compulsivo      -0,07        -0,04     0,16 **
Pasivo agresivo          0,02       0 33 ***    0,39 ***
Autodestructivo         0,16 **     0,38 ***    0,42 ***
Depresivo                0,01       0,42 ***    0,58 ***
Sadico                  0,15 **     0 37 ***    0,32 ***

Estilos de la         Regulacion emocional (DERS)
personalidad
(CEPER-III)           Interferencia   Descontrol

Paranoide               0,42 ***       0,52 ***
Esquizoide              0,34 ***       0,26 ***
Esquizotipico           0,32 ***       0,48 ***
Antisocial              0,28 ***       0,40 ***
Limite                  0,52 ***       0,72 ***
Histrionico               0,08         0,27 ***
Narcisista               0,18 **       0,21 ***
Evitativo               0,40 ***       0,45 ***
Dependiente             0,42 ***       0,51 ***
Obsesivo compulsivo      0,13 **       0,11 ***
Pasivo agresivo         0,43 ***       0,50 ***
Autodestructivo         0,37 ***       0,48 ***
Depresivo               0,49 ***       0,65 ***
Sadico                  0,29 ***       0,45 ***

Notas: CEPER-III= "Cuestionario exploratorio de la personalidad-
III"; TMMS-24= "Escala rasgo de metaconocimiento sobre estados
emocionales" (Trait Meta-Mood Scale); DERS= "Escala de dificultades
en la regulacion emocional" (Difficultties in Emotion Regulation
Scale). * p< 0,05; ** p< 0,01; *** p< 0,001. Tabla 1

Tabla 2
Correlaciones entre la inteligencia emocional y la regulacion
emocional

Regulacion        Inteligencia emocional (TMMS-24)
emocional
(DERS)          Atencion    Claridad    Reparacion

Desatencion     -0,65 ***   -0 44 ***   -0,17 **
Confusion        0,04       -0,60 ***   -0 21 ***
Rechazo          0 25 ***   -0 29 ***   -0 23 ***
Interferencia    0 33 ***   -0,15 **    -0 29 ***
Descontrol       0 40 ***   -0,20 ***   -0,34 ***

Notas: DERS= "Escala de dificultades en la regulacion emocional"
(Difficultties in Emotion Regulation Scale); TMMS-24= "Escala rasgo
de metaconocimiento sobre estados emocionales" (Trait Meta-Mood
Scale). * p < 0,05; ** p < 0,01; *** p < 0,001.

Tabla 3
Diferencias en la inteligencia emocional y la regulacion emocional
segun el sexo

Variable      Subescalas       Hombres        Mujeres
(Instrum-                      (n= 88)       (n= 231)
ento)
                            M       DT     M       DT     t       p

Inteligen-    Atencion      24,61   6,25   24,53   6,74   0,09    0,93
  cia         Claridad      28,05   6,27   26,35   5,87   -2,34   0,02
  emocional   Reparacion    28,12   6,26   26,51   6,19   2,13    0,03
  (TMMS-24)
Regulacion    Desatencion   8,66    3,14   8,51    2,98   0,40    0,69
  emocional   Confusion     7,38    2,57   7,90    3,10   -1,47   0,14
  (DERS)      Rechazo       14,48   5,92   14,48   ,89    -1,64   0,11
              Interfer-     10,11   3,79   10,78   4,21   -1,37   0,17
                encia
              Descontrol    15,53   6,25   16,37   6,69   -1,07   0,29

Notas: TMMS-24= "Escala rasgo de metaconocimiento sobre estados
emocionales" (Trait Meta-Mood Scale); DERS= "Escala de dificultades
en la regulacion emocional" (Difficultties in Emotion Regulation
Scale).

Tabla 4
Diferencias en los estilos de la personalidad segun el sexo

Estilos de la         Hombres         Mujeres
personalidad
                    M      DT       M      DT       t      p      d

Paranoide         33,65   11,04   32,62   10,99   0,76    0,44    --
Esquizoide        31,45   9,47    28,81   9,30    2,34    0,02   0,28
Esquizotipico     28,72   10,29   25,92   10,70   2,14    0,03   0,27
Antisocial        30,16   9,76    25,57   9,34    4,02    0,00   0,48
Limite            30,26   10,64   30,29   11,99   -0,03   0,98    --
Histrionico       39,29   9,41    38,06   10,09   1,02    0,31    --
Narcisista        38,06   11,26   35,12   10,11   2,35    0,02   0,27
Evitativo         32,35   12,09   35,63   12,99   -2,13   0,03   0,26
Dependiente       34,28   10,81   37,13   11,49   -2,09   0,04   0,25
Obsesivo          40,06   11,38   42,73   11,00   -1,98   0,05   0,24
  compulsivo
Pasivo agresivo   34,57   9,61    32,76   10,70   1,44    0,15    --
Autodestructivo   28,52   8,72    25,99   8,54    2,42    0,02   0,29
Depresivo         31,63   12,25   32,42   13,63   -0,49   0,62    --
Sadico            20,51   7,87    17,95   7,08    2,88    0,01   0,34
COPYRIGHT 2012 Fundacion VECA, Asociacion Psicologia Iberoamericana de Clinica y Salud
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 Reader Opinion

Title:

Comment:



 

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ruiz, Eulalia; Salazar, Isabel C.; Caballo, Vicente E.
Publication:Behavioral Psychology/Psicologia Conductual
Article Type:Perspectiva general de la enferm
Date:May 1, 2012
Words:10791
Previous Article:Conducta agresiva entre iguales y rendimiento academico en adolescentes espanoles.
Next Article:Validacion del "cuestionario de creencias de personalidad-version breve" (PBQ-SF) en poblacion no clinica Colombiana.
Topics:

Terms of use | Copyright © 2014 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters