Printer Friendly

El largo adios de la burguesia: de la sustancia al valor en El metro de platino iridiado.

EL metro de platino iridiado (1990), la obra de mayor exito critico de Alvaro Pombo, (1) cuenta la historia de una familia de clase media-alta que, durante la primera fase de la democracia espanola (los anos ochenta), afronta una serie de crisis profesionales y emocionales. Aunque tiene razon Wesley J. Weaver al afirmar que "el argumento de El metro de platino iridiado no tiene complejidad alguna" (2003: 100), esta escueta trama da pie a un abigarrado discurso narrativo en el que una voz en tercera persona cambia su focalizacion de un personaje a otro para trazar un paisaje de incomunicacion, desencuentro y profunda desorientacion. Esta obra admite ser entendida como la reconstruccion fenomenologica de un conjunto de conciencias en el marco de una cotidianeidad un tanto estatica pero amplificada por los continuos analisis y contra-analisis que los personajes proponen de sus (por otra parte) aletargadas vidas. Este desfase entre el quietismo acomodado de unas existencias externas y fisicas, y la intensa agitacion de unas experiencias internas y mentales, dota a la obra de una particular factura estetica: una suerte de hiper- o sobre-narratividad mediante la que cualquier acontecimiento menor propicia extensas especulaciones filosofico-meditativas. El fraseo encabalgado, el zigzagueo especulativo, el fluir de conciencia, la supresion de toda pausa prolongada o cierre narrativo, la yuxtaposicion de fragmentos y el uso constante de los dos puntos son algunos de los rasgos de esta estetica.

No es extrano, por ende, que los criticos de Alvaro Pombo hayan entendido su obra como una lucida y coherente reflexion "sobre la falta de sustancia" (Weaver 1994: 194), "la disolucion de la realidad" (Ingenschay 157), "the development, or lack thereof, of an alienated personality" (Overesch-Maister 56), y "la busqueda de la verdad en medio de la apariencia y el fingimiento" (Gonzalez 106). A esta falta de sustancia (que sirvio como titulo al volumen de cuentos publicado por Pombo en 1977) se refiere el mismo autor en una de sus entrevistas mas importantes: "esta 'vuelta hacia si mismo' propiciada por el cartesianismo y, en ultima instancia, por el subjetivismo, acaba en el vacio" (Morales Villena 19). El "vacio", la "ausencia" o la "falta" parecieran senalar, en definitiva, la marca fundacional de un sujeto que representa mucho mas que una problematica generacional o una fase de la reciente historia espanola. Estas aproximaciones postulan que el desolador diagnostico de Pombo se refiere, en realidad, a una maladie que ha adquirido una profundidad metafisica en la edad moderna. Este novelista no reflexiona sobre el desconcierto de unos personajes de clase media que viven en el Madrid de finales del siglo XX, sino sobre la condicion ultima de la subjetividad post-cartesiana. Los escasos datos contextualizadores que aparecen en El metro de platino iridiado funcionan, de acuerdo a esta perspectiva, como una aparente y minima tramoya tras la que acontece el verdadero drama, uno de caracter trans-geografico o, en unos terminos mas exactos, no condicionado en primera instancia por la materialidad inmediata de unas circunstancias sociales y politicas especificas.

Este ensayo busca precisamente contextualizar los asuntos abordados en El metro de platino iridiado, aparcando la categoria de "sustancia" (tan primordial en los acercamientos previos) para retomar la del "valor". El problema de la sustancia ha sido un tema recurrente en la filosofia de pensadores como Santo Tomas, Berkeley, Locke, Hume o Kant, y cuenta, por lo tanto, con un extenso cuadro de variantes que aqui no tenemos espacio para discutir. Hay, sin embargo, dos significados basicos de "sustancia" que si deseamos retomar y que corresponden a la polivalencia semantica de dicha palabra en griego (ousia, posteriormente vertida al latin como "sub-stantia", "sub-stare"): por una parte, entidad, naturaleza o esencia; y, por otra, hacienda, bienes y fortuna ("Los distintos planteamientos"). Ambos sentidos, esencia y hacienda, tienen en la nocion de sustancia un horizonte filosofico comun: "aquello en virtud de lo cual un ente se halla constituido y es capaz, en ultima instancia, de mantenerse y ser aquello que es" ("Los distintos planteamientos"). Existe otra posible interpretacion complementaria que combina los dos significados primigenios del vocablo: nuestra fortuna es nuestra esencia, lo poseido explica al poseedor. Parece evidente, en cualquier caso, que en el campo semantico de la sustancia predominan criterios esencialitas de verdad, fijeza y coherencia. Hablar de la sustancia de un ente implica la aprehension de unas cualidades intrinsecas, identicas a si mismas. La sustancia constituye, en conclusion, una de las piedras de toque de la ontologia y la metafisica clasicas que tanto rechazo han despertado en pensadores como Nietzsche, Heidegger o Derrida.

El concepto del valor, tal y como sera utilizado en este ensayo, funciona de manera muy distinta. Aunque tambien se refiere al patrimonio (economia) y al conocimiento de las cosas (epistemologia), responde a una logica relacional: "claims about value essentially involve a reference to the valuational framework of a particular social group of a particular culture" (Attfield 37). El valor no devela "el" ser del mundo por dos motivos fundamentales. En primer lugar, existe una dimension temporal que va modificandolo. El valor no es eterno, no apunta a lo inerme y constante, no define rasgos inmutables. Por el contrario, el valor es un producto de y en el tiempo. Tal y como explica David Graeber en un interesante ensayo sobre el tema, esta percepcion del valor tiene sus origenes filosoficos en Heraclito, "[that] saw the apparent fixity of objects of ordinary perception as largely an illusion" (50). En segundo lugar (y este hecho resulta decisivo para el analisis de El metro de platino iridiado), la relacion del valor y la entidad valorizada no es intrinseca sino externa. El valor no esta determinado por las cosas mismas, sino por el concierto social que, de acuerdo a multiples factores, negocia que valor se confiere a estas. En definitiva, el valor no emana como si se tratase de un atributo inmanente y esencial. La direccion que este recorre no es de dentro hacia afuera, sino de afuera hacia adentro: es algo que atribuimos y reatribuimos, inventamos y reinventamos en un cambiante y altamente codificado proceso individual y colectivo.

De los resultados de dicho proceso depende, como explica John Chapman, nuestro entendimiento de la identidad: "the embodiment of values in things and places is a potent source of identity for people, places and objects" (127). Esta interdependencia del valor y la identidad constituye uno de los temas centrales en El metro de platino iridiado. El discurso de esta novela, que vuelve una y otra vez sobre las conciencias de sus personajes para mostrar sus siempre inconclusas elucubraciones ante el mas minimo hecho, subraya la imposibilidad de fijar un sistema valorativo. La profusion de discursos que se suceden los unos a los otros en una dinamica muy fluida pero tambien inconexa e irresolutiva (articulada gramaticalmente por los dos puntos), deja ver un problema de base: las enormes dificultades con las que se topa esta familia altoburguesa para establecer unos lazos estables entre su contexto material o animico, y una estructura de valores. Es esta imposibilidad lo que depara esa impresion, tan comentada por los criticos de la novela, de crisis, confusion, desorden, desconcierto y zozobra: un mundo en el que parece no haber hechos, solo interpretaciones; no hay comunicacion, solo "monodialogos" (Weaver 2003: 103); no hay autentico conocimiento, solo "intellectualism, nihilism, agoraphobia, or abulia" (Overesch-Master 61).

Aunque esta crisis puede detectarse en multiples aspectos del texto, aqui nos gustaria destacar tres. En primer lugar, el tiempo experimentado por los personajes no es el tiempo de la modernidad ilustrada en el que, como explica David Harvey, "the conception of past and future as linearly connected by the ticking away of the clock allowed all manner of scientific and historical conceptions to flourish" (1990: 252). Si esta concepcion del devenir temporal subraya su caracter objetivo, medible y progresivo, la narracion de Pombo propone una temporalidad subjetivizada, sinuosa, inaprensible en terminos logicoinstrumentales, y protagonizada por repeticiones y fracturas. La relacion entra cada instante, el anterior y el siguiente no depara una cadena consecutiva y trabada porque cada fragmento temporal emerge como un absoluto, una nueva y breve refundacion que los personajes deben afrontar sin un arco narrativo de mayor longitud, "la longue duree" famosamente teorizada por Fernand Braudel. Esto es lo que El metro de platino iridiado denomina lucidamente "el momento estetico" (300). Este tiempo, que se presenta como una sucesion problematica de unidades atomizadas, ha sido interpretado por Cristina Moreiras en el contexto de la cultura espanola finisecular como una "hegemonia del momento" (69).

En segundo lugar, el valor de las palabras no se rige por un sistema de referencialidad mas o menos consecuente, sino por un juego de tensiones internas en el que cada significante parece colisionar con otros en busca de una inasible posicion hegemonica. (2) Los ejemplos de esto en la novela serian incontables y responden, en general, a una triple dinamica. Para empezar, las palabras padecen una corrosiva inflacion y tienden, por ende, a significar mas de lo que deben. Un caso paradigmatico de esto sucede cuando Martin y Virginia entablan una conservacion sobre la esposa del primero, Maria. Sin llegar a expresar ninguna critica explicita, el conjunto de comentarios termina por enjuiciarla durisimamente. Martin no sabe como se ha producido este enjuiciamiento ya que la charla revela mucho mas de lo pretendido por culpa de un surplus incontrolable de "signos, sobreentendidos y guinos" linguisticos (Metro 211). Este es un mal con el que todos los personajes bregan: los vocablos aparecen aprioristicamente condicionados por un exceso semantico que aborta los intentos de una comunicacion certera. Por otra parte, las palabras sufren tambien de un deficit significativo que las convierte, no en un instrumento desbordado a priori, sino en uno insuficiente. Martin y Maria pasan varias paginas discutiendo, por ejemplo, las dificultades lexico-semanticas para describir la relacion del primero con el hermano de la segunda, Gonzalo (378-380). Finalmente, el lenguaje no solo dice mas o menos de lo deseado, sino que ademas manifiesta sentidos errados; no actua solo como una herramienta excesiva o deficitaria, sino ademas defectuosa. Es precisamente por este desfase entre palabras y cosas por lo que el narrador comenta que "la incomunicacion lo envolvia todo" (340), que el lenguaje es un juego (179), "un imprevisible absoluto" (303) y que este, en definitiva, aisla, deforma (187) y hiere (115).

En tercer lugar, hay un predominio del teatro como paradigma explicativo de las relaciones intersubjetivas. Es evidente que dicho marco conceptual dista mucho de ser novedoso ya que este se encuentra en la base misma de la cultura barroca (Castillo, Egginton, Maravall) y de influyentes empresas filosoficas modernas, como la de Arthur Schopenhauer en El mundo como voluntad y representacion (1819). La teatralidad-espectralidad que condiciona a los personajes de El metro de platino iridiado no responde, sin embargo, a una postura neo-barroca (el enganoso desfase entre las apariencias y una subyacente realidad), ni a la idealista-romantica (el mundo no es mas que la manifestacion/ expresion/representacion objetivizada de cada voluntad individual). En la novela de Pombo, el problema consiste precisamente en que a) parece no existir esa realidad ultima subyacente que las imagenes puedan traicionar, y en que b) el sujeto no es el motor de la representacion sino su victima; no es un origen, sino un instrumento con poco margen de iniciativa. Esto le confiere a las relaciones el caracter de una superficie sin fondo, un deslizamiento de posturas y poses planas. Esta es la causa de que las relaciones entre Gonzalo y su amigo Velez sean calificada de "escenicas" (245), de que Maria tenga "la sensacion [...] de que se hallaba en un escenario y tenia que decir algo" (288), y de que el narrador asevere que en la aventura amorosa de Virginia y Martin "se habia abierto [...] un entreacto de grandes dimensiones" (299). La consideracion de la existencia como una perpetua puesta en escena, un acelerado carrusel de roles, apunta a una postulacion del propio individuo en tanto que "conjunto de estados narrativos" (Metro 128) y "desconcierto ontologico" (Metro 373), es decir, discurso sin referente, fenomeno sin noumeno o, en los terminos elegidos para titular este ensayo, valor sin sustancia.

Estos ejemplos de la extrema movilidad del valor en El metro de platino iridiado no solo esbozan, en nuestra opinion, una teoria general del sujeto post-cartesiano, la crisis fragmentadora de la (pos)modernidad o el ennui congenito de sociedades acomodadas a finales del siglo XX, sino tambien un inteligente retrato de algo mas concreto: una familia de la alta burguesia madrilena durante los anos ochenta del siglo pasado. Esta es la decada en la que el "boom" del sistema bursatil y la sociedad de mercado se afianza en Espana, y en la que las leyes del consumo, la publicidad mercadotecnica y los simulacros mediaticos intensifican sus efectos creando no poca confusion y alerta cultural (Harvey 2006: 14, Martin 79-80, Prieto del Campo 45-47, Appadurai 2000: 3-4). Este contexto (sobre el que volveremos mas adelante) resulta decisivo para entender la logica que subyace a los centrifugos flujos de conciencia y a la ausencia de un criterio valorizador solido en la novela. Esta logica no es otra que la de la mercancia en su clasica definicion: "since commodity can stand in the relation of equivalent to itself, [...] every commodity is compelled to choose some other commodity for its equivalent, and to accept [...] the bodily shape of that other commodity, as the form of its own value" (Marx 23). Tal y como sucede en El metro de platino iridiado, cada valor se refiere a otro valor en un proceso auto-contenido de equivalencias cada vez mas inestable. Es cierto que este proceso no surge ab ovo en la decada que aborda Pombo en su novela, pero no lo es menos que los cambios acontecidos en esos anos hacen mucho mas evidente las secuelas de dicho proceso.

En este contexto, el titulo de la novela de Pombo se refiere obviamente a ese hipotetico valor fijo que podria funcionar como vara de medir para todo lo demas. Este metro de platino iridiado no esta completamente ausente porque un personaje (Maria) puede y llega a realizar esta funcion. Si el resto de personajes fluctua en un sistema de incesantes reorganizaciones del valor, Maria representa eso que Henry Woo denomina "a long-range pattern that governs value" (23). En otras palabras, Maria pone freno a la logica de la mercancia porque su valor no se asienta en otro valor. Maria personifica, por el contrario, una serie de valores anclados en una correspondencia precisa y perdurable con la realidad misma. Asi es precisamente como Martin y Virginia la entienden y describen: "Maria esta donde esta" (209), "[encarna] una cierta invariabilidad" (210) y, por ultimo, "Maria era el valor-oro, el metro de platino iridiado que media todos los otros metros, las irregularidades de todas las demas identidades y que, podia, de puro inalterable, cansar un poco" (257). Resulta paradojico, por lo tanto, que Maria inspire reacciones de atraccion pero tambien, como se observa en la ultima cita, de cansancio e incluso rechazo. Por que unos personajes desarticulados por un tiempo historico tan volatil reaccionan equivocamente ante la promesa de cierta seguridad? Por que la angustia que estos personajes destilan ante la ausencia de un criterio metafisico que dictamine el valor "real" de todo lo real no se traduce en la aceptacion admirativa de Maria?

Las respuestas a estas interrogantes pueden ser varias. En primer lugar, no se puede descartar cierto entusiasmo por un contexto muy inseguro que produce ansiedad y desazon, pero tambien posibilidades ilimitadas y ausencia de determinacion. Este es, no en balde, el doble efecto de una sociedad del riesgo en la que, como explica Aihwa Ong, "the neo-liberal regime requires citizens to be self-responsible, self-enterprising subjects" (237). Si los anos ochenta en Espana acarrean una inestabilidad de muy diversa indole, tambien es cierto que esta nueva sociedad del riesgo produce una considerable cantidad de energia, creatividad e independencia. (3) En segundo lugar, hay otra posible (y necesaria) aproximacion al rechazo de Maria por parte de otros personajes porque, en El metro de platino iridiado, hay constantes muestras del pathos angustiante de una fase historica en la que los valores de una clase social miran a otros valores en una acelerada dinamica de alzas y caidas. En el fondo, Maria no ocasiona el odio de Martin, Virginia o Gonzalo porque la primera represente un vinculo congruente entre realidad y valor, sino porque en este vinculo hay un punto anacronico e imposible, como si este perteneciese, en definitiva, a otro momento historico.

En las paginas finales de la novela, un amigo de esta familia, Velez, formula explicitamente esta tesis: "Lo tuyo es como antiguo, Maria, como Agustina de Aragon o morir por la patria" (425). Maria simboliza metonimicamente la burguesia decimononica, una ( ficticia?) edad dorada y un imaginario moral en el que priman la estabilidad, la familia, el orden, la tradicion, el refinamiento espiritual, el equilibro en las formas, el realismo cognoscitivo, la prudencia moral, la elegancia estetica y el enraizamiento cultural en un espacio especifico (Ossowska 17-59). (4) Ningun otro personaje parece tan consciente de este hecho como Martin, quizas porque pertenece a un estrato un tanto inferior. Es Martin quien reflexiona sobre la cercania fisica e ideologica de un ilustre pasado genealogico no solo de posesiones industriales, sino tambien de coherencia simbolica: "Vosotros, la alta burguesia incalificable del siglo XIX" (133). Para este personaje, hay dos imagenes que cifran paradigmaticamente ese "vosotros" que no solo comprende una clase social sino tambien un tiempo idealizado e idilico para dicha clase. La primera imagen se plasma en el despacho del padre de Maria, un vetusto espacio de libros, ceramicas y madera noble (Metro 253). Martin redecora esta habitacion al morir su suegro no solo por motivaciones esteticas, sino tambien por la presente incongruencia de los valores simbolizados por este despacho (tradicion, orden, autoridad, solemnidad, etcetera). La segunda imagen tiene como protagonistas a "su mujer, su suegra y su amiga en un rincon confortable de la sala con la costura y el punto" (316). Ante esta estampa, Martin anade: "La escena tenia un recogimiento de cuadrito holandes o de grabado ingles" (316).

Resulta iluminador que Martin traiga a colacion un conjunto de escuelas pictoricas que, en el XVII, XVIII y XIX, reprodujeron el imaginario ensimismado, intimo y armonico de la incipiente o creciente burguesia. Estos cuadros no retratan la realidad de dicha clase, sino la percepcion que esta tuvo de si misma: prosperidad material y veneracion de instituciones como el matrimonio, la familia y la privacidad, asi como de valores como la fidelidad, la tradicion y el orden (Helgerson 1-12). Ahora podemos volver sobre la incomoda reaccion que el resto de personajes adopta ante Maria para proponer lo siguiente: esta no despierta animadversion porque actualice un convenio estable de valores y un entendimiento proporcionado del mundo, sino porque dicho convenido y dicho entendimiento irrumpen en la novela como anacronismos, unas posibilidades que apuntan, no al futuro, sino a un pasado que ella presentiza nostalgicamente. En El metro de platino iridiado, este es un pasado en el que el valor podia ser determinado de acuerdo a un sistema de produccion industrial y territorializado que era mucho mas sencillo de aprehender cognoscitivamente y controlar materialmente. Este permitia creer, como explica Jose Luis Romero, en la existencia de "una relacion definida entre los bienes, una pauta de equivalencia, que los tratadistas definia como 'el justo precio'" (106). Por otra parte, este era tambien un tiempo protagonizado por la fe en el humanismo del desarrollo personal, el individuo autonomo y racional, y (como afirma Terry Eagleton) "a high-minded armony" (1990: 367). En conclusion, el tiempo que Maria encarna ante el resentimiento de otros personajes, implica una doble imposibilidad en el presente. En primer lugar, un sistema economico mas estable y visible; en segundo, un organigrama etico y epistemologico de valores fijos. Ambos rasgos parecen inviables en "una epoca de apasionada confusion" (Metro 241) en la que "la vida habia [...] cambiado ya irreversiblemente" (Metro 171).

Desde este punto de vista, El metro de platino iridiado retoma una de las narrativas predilectas de una determinada literatura europea centrada en las contradicciones de la burguesia post-ilustrada: "the image of the heroic existence provides [...] the background against which the consequences of the bourgeois economy, the secret of bourgeois economy, are brought into focus: alienation" (Schlaffer 113). La critica que Schlaffer menciona (tan importante para entender El metro de platino iridiado), tiene su punto de mira en la contradiccion entre dos niveles del proyecto burgues que se vuelve especialmente palmaria durante el inicio de la democracia espanola. Las claves de esta contradiccion son varias. Pombo refleja un mundo ingravido, fragmentado y extremadamente movil. La presencia persistente del signo ortografico de los dos puntos plasma gramaticalmente esta fluidez: cada estimacion del valor se precipita sobre la siguiente en un devenir sin centro ni punto de llegada. Lo importante es que esta situacion no alude a una realidad cualquiera, sino a la realidad de una familia que habita el encarecido barrio de la Moraleja y de una generacion "nacida [...] en la Espana del Generalisimo [...] y del seiscientos" (Metro 173), "sin agobios economicos [...] puesto que [...] eran gente de dinero" (Metro 75) y que maduro en "la atonia y en la ausencia de estimulacion propias de Madrid y de Espana" (Metro 242). Esta ciudad y este pais viven galvanizados por la fatuidad del exito mediatico (66), el consumo (26) y la sutil pero perenne importancia del dinero, que condiciona de continuo las posibilidades identitarias de los personajes.

Este desalentador estado resulta paradojico: marca el exito material de lo que la propia novela denomina "burguesia satisfecha" (27), pero tambien desvela su desorientacion ideologica y moral. Por que una novela sobre el desarrollo de una pudiente familia burguesa del XIX que prospera durante el Franquismo y termina por asentarse en el periodo democratico implica tambien el retrato de un hondo desconcierto? En definitiva, por que el triunfo economico conlleva en esta obra la descomposicion cultural de una familia y de la clase social a la que representa? La respuesta no pasa (desde luego, no en el caso de Pombo) por el tradicional y ascetico desprestigio del dinero que tanto peso ha ejercido en la literatura espanola y, como explica Charles Taylor, en la configuracion de un imaginario moderno contra la modernidad (42). Lo que El metro de platino iridiado parece proponer es algo distinto: el proyecto economico de la burguesia, que en Espana corona un periodo decisivo en los anos ochenta y noventa, tiene unos efectos radicalmente incompatibles con sus aspiraciones ideologico-culturales.

Entre estas aspiraciones hay que destacar, como explican Brigitte y Peter Berger, un racionalismo que aspira a la gestion de toda la realidad y un individualismo que respalda la creencia en un ente psicologico autonomo y autocontenido (109). Este supuesto, que encumbra simultaneamente racionalismo y autonomia, aparece en la novela de Pombo en claro colapso. La volatilidad del valor en un mercado impaciente y muy veloz hace del racionalismo un modelo epistemologico en crisis. Como demuestran Berger y Berger, el control sobre la realidad que prometia el racionalismo se vuelve imposible ante un sistema de produccion de valores cuyas leyes sencillamente ya no son predecibles ni controlables. En esta misma linea, la autonomia del sujeto deja de ser una conquista emancipatoria para convertirse en una condicion divagante que aliena e incomunica. El problema no es la falta de autonomia, sino un exceso de esta: la carencia de lazos intersubjetivos minimamente coherentes y perdurables (algo imposible, como se ha visto, en un lenguaje post-referencial, con unas relaciones teatrales y un tiempo instalado en un presente perpetuo). (5)

La burguesia espanola impulsa y protagoniza el paso de un sistema economico basicamente industrial y geograficamente demarcado a otro financiero y global, de un mercado limitado a otro totalizante, y de un orden social tenido por estable a una inquietante movilidad. En la novela de Pombo, uno de los principales efectos de dicha transformacion es el siguiente: cualquier tipo de valor (incluidos el de la familia y el orden) funciona como una mercancia de precio variable bajo el signo del "capitalismo descentralizado" (Waters 63) o del "capitalismo portatil" (Appadurai 2006: 26) que, como este ultimo critico afirma, "has evolved since the nineteenth century, as it has grown technically more sophisticated, as its technologies have become more modular and mobile, and as its financial component has become increasingly free of direct relation with industry and manufacture" (26-27). Este sofisticado sistema de produccion y reproduccion supone, sin duda, un logro material para una burguesia que, como retrata Pombo, inicia su andadura en el XIX, pero tambien implica el adios definitivo a ese anorado mundo de certidumbres y valores firmes. En definitiva, resulta imposible aspirar a la estabilidad simbolica y al constante cambio material, a la permanencia de los valores y a la mutabilidad extrema del sistema economico en el que dichos valores circulan. El capitalismo impulsado por esta burguesia transforma y desorganiza su realidad fisica pero tambien sus pretensiones metafisicas de sosiego, esencias, sustancias, armonia y proporcion. (6)

Es importante notar que estos asuntos, que articulan el eje tematico de El metro de platino iridiado, distan mucho de ser una excepcion en la mas reciente narrativa espanola. De hecho, conforman uno de los leimotiv de la critica dedicada a este corpus literario. Por citar tan solo algunos ejemplos relevantes, David Herzberger explica que "[Spanish] characters [...] frequently explore ontologically slippery questions about where their identity might reside" (23); Carlos Javier Garcia detecta en estos mismos personajes "una dinamica textual desestabilizadora" (112); Ken Berson apunta tambien a la "experiencia movil, volatil, indeterminada y escapadiza, en continua mutacion" (15); y Rosalia Cornejo-Parriego teoriza sobre "una creciente heterogeneidad cultural" (516). Estas reflexiones, y otras muchas que se podrian traer a colacion, suelen tener un trasfondo teorico posmoderno que, en la linea de pensadores como Lyotard, Derrida, Deleuze, Rorty, Baudrillard o Vattimo, privilegia una vision del mundo "as contingent, ungrounded, diverse, unstable, indeterminate, a set of [...] interpretations which breed a degree of skepticism about the objectivity of truth, history, and norms" (Eagleton 1996: viii). La confluencia de un ethos hermeneutico posmoderno y la novela democratica espanola ha deparado, sin lugar a dudas, un rico y variado corpus critico en el que abundan comentarios (tal y como muestran los ejemplos anteriores) sobre personajes instalados en la inestabilidad identitaria, la incertidumbre cognoscitiva, el desconcierto moral, la perplejidad ideologica, el desarreglo emotivosentimental y la insatisfaccion politica. Palmar Alvarez ha denominado a este sujeto protagonista de la novelistica espanola contemporanea "el nostalgico moderno, solo, desorientado y desamparado" (31). Siendo acertados todos estos comentarios, nos preguntamos sobre el correlato no-cultural de este fenomeno, es decir, sobre la posible correspondencia entre ciertos rasgos de esta generacion de personajes y las vicisitudes economico-sociales mas decisivas de los anos ochenta: el afianzamiento de un capitalismo de mercado y financiero de caracter transnacional. El analisis de El metro de platino iridiado aporta una iluminadora contradiccion entre los dos vectores de este proceso.

En primer lugar, esta novela esgrime un tono sombrio para relatar la angustia que traslucen los discursos divergentes de Martin, Virginia y Gonzalo. Este tono, que contrasta con la modulacion celebratoria y festiva de muchas narrativas sobre la Espana de los anos ochenta, exige de nuestra parte una distancia ironica porque supone, en realidad, la queja de una burguesia conservadora. Esta se comporta en lo material como un revulsivo acicate de cambios, mientras en lo simbolico anora la quietud de un pasado que siempre parece mejor. (7) La circulacion emancipadora de signos y la subversion ludica de sustancias, tan propias de la Transicion, aparecen reformuladas por Alvaro Pombo desde una perspectiva menos feliz porque, recordemos, este proceso es narrado desde la perspectiva de una familia burguesa cuyo legado simbolico resulta radicalmente alterado. Hay un indudable impulso emancipador y democratizador en unos cambios historicos que corroen esencias previas, postulando ademas un paradigma post-esencialista mas flexible (Perez-Sanchez 147-48). Toda lamentacion por un tiempo (real o inventado) mas sencillo y coherente tiende a esconder algun grado de nostalgia casticista o abiertamente reaccionaria. En segundo lugar, la historia de esta familia admite otra interpretacion porque, quizas sin pretenderlo, le confiere a los anos ochenta en la peninsula iberica otro nivel de analisis, muchas veces no considerado. Se olvida a menudo que ese paradigma post-esencialista, que promueve criterios de flexibilidad, fluidez y cambio, no puede ser pensado a la manera idealista como si se tratase de una esfera independiente y autonoma. Esta forma parte de una sociedad en la que el tardo-capitalismo y sus habitos (consumo, publicidad, hiper-productividad, cultura del endeudamiento, invisible movilidad del capital, pronta caducidad de los productos) exigieron precisamente esos criterios de flexibilidad. 8 Desde esta perspectiva, la alabanza de la maleabilidad y la subversion de limites previos resulta mucho mas complicada porque estos parametros constituyen las "reglas de juego" de un proyecto economico de acumulacion poco igualitario y democratico.

La ausencia de un "metro de platino iridiado" (asi como la nostalgia o el entusiasmo ante dicha ausencia) tiene una doble dimension que, a menudo, requiere valoraciones opuestas. Para la burguesia conservadora que protagoniza la novela de Pombo, la celebracion en lo economico de una productiva incertidumbre se vuelve, en lo cultural, una pesadillesca mise-en-abysme de valores cambiantes. Para las narrativas que abordan este proceso desde otra perspectiva (la de otras clases sociales o la de la burguesia progresista), la paradoja es justo la opuesta: la celebracion de saludables incertidumbres culturales se vuelve, en lo economico, una preocupante fase de irregularizacion y permisividad (popularmente conocida en Espana como la "cultura del pelotazo"). (9) En la base misma de ambos procesos anida un dificil problema valorativo que atane a la Transicion pero tambien a las tres ultimas decadas de entendimiento democratico. Esta contradiccion no requiere probablemente ninguna solucion superadora, sino acercamientos que investiguen la productividad de dicha contradiccion en el contexto de los complejos procesos que Espana ha atravesado desde los anos setenta. Este acercamiento puede ademas facilitar un nuevo entendimiento de conceptos-cliche muy favorablemente cotizados en la revision de la ultima cultura y literatura ibericas (como "cambio", "subversion", "trasgresion", "incertidumbre", "deslizamiento", "descentramiento", o "inestabilidad"), que siempre tienen efectos no equiparables en lo cultural y lo economico, en lo simbolico y lo material. Estos ambitos son sin duda distintos pero estan intimamente imbricados. Nuestra respuesta no debiera ser, por lo tanto, siempre la misma cuando el metro de platino iridiado hace de su longitud un juego de variantes.

OBRAS CITADAS

Alvarez-Blanco, Palmar. "Instrucciones para sincronizar el reloj: contranostalgia para un Peter Pan espanol desubicado". Letras Hispanas 4.1 (2007): 28-37.

Appadurai, Arjun. Fear of Small Numbers. An Essay on the Geography of Anger. Durham: Duke UP, 2006.

--. "Grassroots Globalization and the Research Imagination". Public Culture 12.1 (2000): 1-19.

Attfield, Robin. A Theory of Value and Obligation. London: Croom Helm, 1987.

Benson, Ken. "Transformacion del horizonte de espectativas en la narrativa posmoderna espanola: de Senas de identidad a El jinete polaco". Revista Canadiense de Estudios Hispanicos 19.1 (1994): 1-20.

Berger, Brigitte and Peter L. Berger. The War over the Family. Anchor Press: Garden City, 1983.

Braudel, Fernand. On History. Trans. Sarah Matthews. Chicago: Chicago UP, 1980. Castillo, David. "Horror (Vacui): The Baroque Condition". Hispanic Baroques. Reading Cultures in Context. Ed. Nicholas Spadaccini and Luis Martin-Estudillo. Nashville: Vanderbilt UP. 87-106.

Chapman, John. "Objectification, Embodiment, and the Value of Places and Things". The Archeology of Value. Essays on Prestige and the Processes of Valuation. Ed. Douglass Bailey. Oxford: British Archeological Reports, 1998. 106-130.

Cornejo-Parriego, Rosalia. "Espacios hibridos, iconos mestizos: imaginando la Espana global". Letras Peninsulares 15.3 (2002-03): 515-531.

Eagleton, Terry. The Illusions of Postmodernism. Oxford: Blackwell, 1996.

--. The Ideology of Aesthetic. Oxford: Blackwell, 1990.

Egginton, William. How the World Became a Stage. Albany: SUNY Press, 2003.

Fraser, Nancy. Justice Interruptus. Critical Reflections on the "Postsocialist" Condition. New York: Routledge, 1997.

Garcia, Carlos Javier. "La resistencia al saber y Corazon tan blanco de Javier Marias". Anales de Literatura Espanola Contemporanea 24.1-2 (1999): 103-119.

Gomez Lopez-Quinones, Antonio. "La peninsula ingravida: sobre la novela espanola contemporanea". Anales de Literatura Espanola contemporanea 32.1 (2007): 53-109.

Gonzalez Herran, Jose Manuel. "Alvaro Pombo, o la conciencia narrativa". Anales de Literatura Espanola Contemporanea 10 (1985): 99-109.

Graeber, David. Toward an Anthropological Theory of Value. The False Coin of Our Own Dreams. New York: Palgrave, 2001.

Harrison, Joseph. The Spanish Economy. From the Civil War to the European Community. Cambridge: Cambridge UP, 1995.

Harvey, David. Spaces of Global Capitalism. Towards a Theory of Uneven Geographical Development. London: Verso, 2006.

--. The Condition of Postmodernity. An Inquiry in the Origins of Cultural Change. Oxford: Balckwell, 1990.

Helgerson, Richard. Adulterous Alliances: Home, State, and History in Early Modern European Drama and Painting. Chicago: U of Chicago P, 2000.

Herzberger, David K. "Writing Without a Grain: Identity Formation in Three Works by Munoz Molina". Arizona Journal of Hispanic Cultural Studies 2 (1998): 23-40.

Ingenschay, Dieter. "Alvaro Pombo, El heroe de las Mansardas de Mansard: sobre el problematico hallazgo de la identidad y la gracil disolucion de la realidad". La novela espanola actual: Autores y tendencias. Eds. Alfonso del Toro y Dieter Ingenschay. Kassel: Reichenberger, 1995. 157-166.

Labanyi, Jo. "Engaging with Ghosts; or, Theorizing Culture in Modern Spain". Constructing Identity in Contemporary Spain. Theoretical Debates and Cultural Practices. Ed. Jo Labanyi. Oxford: Oxford UP. 1-14.

"Los distintos planteamientos en torno al concepto de sustancia". Servicios Laborales Especializados en la Docencia y la Educacion. 22 octubre 2007 <http://www.edu cajob.com/xmoned/temarios_elaborados/filosofia/Los%20distintos%20plantea mientos%20en%20torno%20al%20concepto%20de%20sustanc.htm>

Lupton, Deborah. Risk. London: Routledge, 1999.

Maravall, Jose Antonio. Culture of the Baroque. Analysis of a Historical Structure. Trans. Terry Cochran. Minneapolis: U of Minnesota P, 1986.

Martin Lipset, Seymour. "The Americanization of the European Left". Journal of Democracy 12.2 (2001): 74-87.

Marx, Karl. Capital. Trad. Samuel Moore and Edward Aveling. Chicago: The U of Chicago P, 1990.

Medina Dominguez, Alberto. Exorcismos de la memoria. Politicas y poeticas de la melancolia en la Espana de la transicion. Madrid: Libertarias, 2001.

Morales-Villena, Gregorio. "Entrevista con Alvaro Pombo: Tan precioso licor". Insula 467-477 (1986): 19-20.

Moreiras-Menor, Cristina. Cultura herida: literatura y cine en la Espana democratica. Madrid: Ediciones Libertarias, 2002.

Ong, Aihwa. "Experiments with Freedom: Milieus of the Human". American Literary History 18.2 (2006): 229-244.

Ossowska, Maria. Bourgeois Morality. London: Routledge, 1986.

Overesch-Maister, Lynne. "Echoes of Alienation in the Novels of Alvaro Pombo". Anales de Literatura Espanola Contemporanea 13 (1988): 55-70.

Perez-Sanchez, Gema. Queer Transitions in Contemporary Spanish Culture. From Franco to La Movida. Albany: SUNY Press, 2007.

Pombo, Alvaro. El metro de platino iridiado. Barcelona: RBA Editores, 1993.

Prieto del Campo, Carlos. "Springtime in Madrid?". New Left Review 31 (2005): 42-68.

Romero, Jose Luis. Estudio de la mentalidad burguesa. Mexico: Alianza Editorial, 1987.

Ruiz Macia, Jose Pascual. La vida espanola hacia una economia moderna. Elche: Servicio de Publicaciones de la Universidad Cardenal Herrera, 2003.

Schlaffer, Heinz. The Bourgeois as Hero. Savage: Barnes & Noble Books, 1989.

Schopenhauer, Arthur. El mundo como voluntad y representacion (1819). Trans. Pilar Lopez de Santa Maria. Madrid: Trotta, 2003.

Shell, Marc. The Economy of Literature. Baltimore: Johns Hopkins UP, 1978.

Subirats, Eduardo. La cultura como espectaculo. Madrid: Fondo de Cultura Economica, 1988.

Taylor, Charles. Modern Social Imaginaries. Durham: Duke UP, 2004.

Vilaros, Teresa M. El mono del desencanto. Una critica cultural de la transicion espanola. Madrid: Siglo XXI, 1998.

Waters, Malcolm. Globalization. London: Routledge, 1995.

Weaver, Wesley J. Alvaro Pombo y la narrativa de la sustancia. Lewiston: The Edwin Mellen Press, 2003.

--. "Novelas sobre la falta de sustancia: El metro de platino iridiado de Alvaro

Pombo y sus fabuladores". Revista Hispanica Moderna 67.1 (1994): 194-209. Woo, Henry K.H. Cognition, Value, and Price. A General Theory of Value. Ann Harbor: The U of Michigan P, 1992.

por Antonio Gomez L.-Quinones

Dartmouth College

NOTAS

(1) El metro de platino iridiado se alzo con el Premio Nacional de la Critica y supuso la consagracion de un escritor que posteriormente obtuvo otros galardones importantes (como el Premio Planeta o el Premio Fastenrath), y al que tambien le fue concedido un sillon en la Real Academia Espanola.

(2) Consecuentemente, los personajes parecen, como afirma Marc Shell en sus clasicas reflexiones sobre la economia de las palabras, alienados en el lenguaje (4).

(3) Espana no es una excepcion sino otro ejemplo de un modelo de sociedad tardo-capitalista en la que el riesgo se ha convertido, como argumenta Deborah Lupton, en un pivote esencial del progreso, el desarrollo, la renovacion, la expansion y el impulso modernizador y desregularizador (tan importantes en el vocabulario del desarrollo economico defendido por el neoliberalismo).

(4) Maria tampoco simpatiza con los excesos intelectualizantes de Martin porque su razon pragmatica no busca sofisticadas elucubraciones intelectuales sobre la realidad, sino organizarla proporcionadamente.

(5) Esta contradiccion interna del proyecto burgues puede resumirse en el celebre argumento de Terry Eagleton: "as sheer anarchic process or productive force, the bourgeois subject threatens in its sublime inexhaustible becoming to undercut the very stabilizing social representations it requires" (1990: 242).

(6) El metro de platino iridiado debe ser entendida, por lo tanto, como una de las grandes novelas espanolas sobre los reajustes de la cultura y sociedad peninsulares ante los efectos de un proyecto modernizador que venia abriendose paso desde el siglo XIX pero que, en la decada de los ochenta del siglo XX, encuentra un contexto politico e internacional muy favorecedor (Gomez 51-66). Se podria alegar que este proyecto tuvo una fase anterior muy pujante en los anos sesenta, durante los que, bajo la batuta de los tecnocratas franquistas y el Plan de Estabilizacion de 1959, se declara "the government's intention to liberalize foreign trade and promote inward investment" (Harrison 12). Jose Pascual Ruiz Macia cifra en un 7% real el crecimiento medio del Producto Interior Bruto (PIB) de Espana entre 1960 y 1975, "una fase de crecimiento desconocida hasta entonces" que vino acompanada de "un fuerte deseo de los espanoles por desarrollarse y mejorar su nivel de vida" (Ruiz Macia 34). La diferencia entre estos dos momentos radica en que la llegada inicial de un turismo masivo, la construccion de una infraestructura de servicios y la aparicion de una incipiente sociedad de consumo y ocio tuvieron en los aparatos estatales del Franquismo un dique de contencion que imponia, a pesar de todos las transformaciones materiales, unos minimos ideologicoculturales para una clase media conservadora de fondo.

(7) Esta es la cultura que Jo Labayi describe precisamente "[as] obsessed with creating the image of a brash, young, cosmopolitan nation.... based on a rejection of the past" (66). Esta es la cultura de "la movida" y de la fiesta celebratoria como nueva y privilegiada practica social de la recien instaurada democracia. Para este asunto, ver tambien Subirats.

(8) Este es, como explica Nancy Fraser, uno de los angulos muertos "of fashionable neostructuralist models of discourse that dissociate 'the symbolic order' from the political economy" (5-6). Esta deficiencia debe ser subsanada mediante modelos analiticos, que en palabras de esta misma politologa, "connect the study of signification and social structure" (6). Este ha sido precisamente nuestro proposito al conectar la serie de problematicas formales y tematicas de la novela con una serie de cambios economicos que, durante los anos ochenta, alteraron el paisaje social y cultural de Espana.

(9) Para un analisis del ambiente cultural y politico de este momento, ver Vilaros y Medina Dominguez.
COPYRIGHT 2009 University of North Carolina at Chapel Hill, Department of Romance Languages
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2009 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 Reader Opinion

Title:

Comment:



 

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gomez L.-Quinones, Antonio
Publication:Hispanofila
Date:May 1, 2009
Words:6540
Previous Article:Lope de Vega's evolving rhetoric and poetics: the dedicatory epistle to Arguijo (Rimas, 1602).
Next Article:Las damas del fin del mundo o la novela historico-fantastica femenina.

Terms of use | Copyright © 2014 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters